Page 5

Entrevista a Javier Wolcoff no solo físico, sino mental, emocional, narcisista. El gran trabajo es saber qué es lo que es correcto para uno. Lo que acá tratamos de enseñar es a cambiar el deseo.

quiero…”. La mitad de la gente que viene acá, viene en busca de cosas físicas; la otra mitad es gente que ya las tiene y se siente tan vacía como al principio.

La idea que subyace a la creación de este mundo es que el hombre pueda experimentar ser Dios y la competencia es exactamente lo contrario.

—¿Cuál es tu deseo? —Yo deseo estar feliz y satisfecho con la situación que sea que me toque vivir. La vida no se trata de las cartas que nos tocan sino de cómo se juega la partida.Habiendo dicho esto,deseo la manifestación de todos los recursos necesarios para propagar este conocimiento en el mundo.Deseo un mundo donde el poder esté en manos de gente consciente y donde se entienda qué es realmente ser poderoso.

—¿Qué es lo que verdaderamente busca el ser humano? —Ser Dios: poder ser creadores. El único atributo divino presente en este plano físico es el pensamiento de la creación. Para los kabalistas, Dios es el creador: ¿cómo me acerco a él por igualdad de forma? Creando.

—¿Y por qué Dios nos creó? —Porque le pedimos que lo hiciera. En el principio, Dios no creó este mundo, sino que creó un recipiente, una ‘vasija’ receptora de su puro e infinito dar de energía. Esa vasija, que era puro deseo infinito, empezó a sentir la necesidad de ser como Dios… quiso sentir cómo se siente no recibir.Y en esa restricción de no recibir, creó el primer espacio vacío: todo el infinito se comprimió. A diferencia de lo que sostiene el Big Bang, el universo es un punto de constricción de todo el infinito en un vacío: la esencia del universo es el vacío.

—¿Qué observás en los alumnos que acuden a la escuela? —Los mejores resultados los obtiene la gente más simple, porque no tiene tanta resistencia a recibir, o no necesita que todo pase por lo intelectual. En el plano espiritual, los iguales se atraen y los opuestos se repelen. Si Dios es puro dar y satisfacción, tener carencia, pedirle a Dios, es lo que más lo aleja a uno de Dios. Si Dios es una energía de satisfacción pura, nunca puede ser afín a alguien que está en la carencia pura, esclavo del “quiero, quiero,

En Kabbalah Aplicada, señalamos que en el mundo hay dos tipos de personas: los competidores y los creadores; es decir, gente que piensa que en el mundo hay recursos limitados y que hay que competir por ellos a costa de otros; y quienes entienden que la verdadera esencia de Dios es ser creador, inteligencia creadora. Si yo tengo una empresa, en lugar de ver a la otra empresa como competidora, tengo que proponerme ser el que más da al público. No me importa si los demás facturan o no millones, mi trabajo es agregar valor a este universo, crear algo nuevo.

—¿Cómo llegó la Kabbalah a tu vida? —A decir verdad, de un modo muy poco kabalístico. A los 18 años, fui a vivir a los EEUU para escapar del descontrol hiperinflacionario del alfonsinismo. Me mudé del lado de los acreedores en lugar de permanecer del lado de los deudores.

DVD: Ser y vivir libres Kabbalah Aplicada, ‘Ser y vivir libres’ es un curso práctico introductorio de espiritualidad. Dictado por el maestro en Kabalah Javier Wolcoff, el curso es una invitación a liberar al ‘ser creador’ que habita en nosotros, un convite a empoderarnos de la capacidad de transformar a conciencia la realidad que nos rodea. “¿Eres realmente libre?”; “¿Diriges tu vida o la vida te dirige a ti?”, nos cuestionamos al atender al curso. Las herramientas que ofrece fortalecen a la persona en la construcción de su autonomía y control para dejar atrás las ataduras que le impiden responder a su propio destino: “Toda acción humana está alimentada por algún deseo consciente o inconsciente. La kabbalah explica cómo funciona el sistema

um.12

—¿Y cómo creamos a partir del vacío? —El pensamiento original de la creación comprende un montón de posibilidades que aún no existen en este plano. Dejadas en un estado de suspensión para que los seres humanos las creen, todas están presentes en el pensamiento original de la creación. La materia prima es la idea de crear, el poder de realizar nuevas manifestaciones de Dios en la Tierra, que faciliten la existencia humana.

Una vez allá, conocí a un venezolano, que luego sería mi socio, que me insistió tanto para que fuera a tomar clases de Kabbalah que finalmente fui. En ellas, me encontré con un rabino al que en un principio creí un farsante que trataba de hacer que “gente normal se convirtiera en religiosa” cosa que yo detestaba, pero terminé estudiando con él 13 años de mi vida. Este año se cumplen 19 años de aquella primera clase. mediante el cual recibimos aquello que buscamos”. De la mano de esta guía en DVD, hemos de preguntarnos qué es lo que verdaderamente buscamos.

Entre seis y siete meses más tarde de haber empezado las clases, estaba ya enseñando; al principio era ir a repetir, se ve que era un buen repetidor, una caradurez.

Entrevista al maestro de Kabala Javier Wolcoff Autor del DVD KABALAH APLICADA