Issuu on Google+

Entrevista a Javier Wolcoff, maestro de Kabbalah

“El gran trabajo es saber qué es lo correcto para uno” ❱ Tiene miles de seguidores en Facebook, un espacio multidisciplinario en Palermo y un programa semanal de radio… Dice que su deseo es contar con los recursos para difundir la Kabbalah y, evidentemente, el universo le ha respondido.

N

i túnica, ni peot, ni kipá todo el tiempo.“Yo, como maestro de Kabbalah, soy una decepción visual para al menos la mitad de mis alumnos”, señala, provocador, Javier Wolcoff, maestro de Kabbalah Aplicada. “Antes de conocerme, imaginan que tengo una barba larguísima y que me visto de negro como un rabino ortodoxo”. “De nada sirve cambiar la forma si no es uno mismo el que ha cambiado. Hacerse vegetariano o kosher o vestirse un cierto modo por creer que verse espiritual es un fin en sí, y olvidar que el verdadero fin es iluminarse. Yo no necesito que alguien certifique mi crecimiento espiritual: el gran error de las religiones es pregonar la unidad de la gente a través de la igualdad; la verdadera unidad es la aceptación del otro tal como es, no su eliminación”, explica el estudioso. —¿En qué consiste la Kabbalah? —No es una religión, una filosofía, ni un camino espiritual pautado. La Kabbalah es un cuerpo de conocimiento que se origina con la creación misma y nos permite conocer cómo recibir lo que buscamos y, más aún, qué es lo que realmente buscamos. Ella trata únicamente con las causas, no con

um.6

los efectos; no se cura el síntoma, sino que trabaja sobre la causa.

La Kabbalah permite identificar el mundo tanto más grande que está confinado dentro de la materia y comprender cómo opera: ¿por qué deseo lo que deseo? Kabbalah quiere decir ‘recibir’.

—¿Qué la diferencia de otras escuelas esotéricas? — La mayoría de ellas buscan como fin el crecimiento espiritual, la Kabbalah, en cambio, busca la iluminación a través del crecimiento espiritual; la espiritualidad es el recipiente que contiene esa iluminación; y a través de esa iluminación, la corrección del mundo. La Kabbalah que aquí en Kabbalah Aplicada enseñamos es la de Rabbi Ashlag, primera persona en la historia en traducir la Zohar a otro idioma que no sea el arameo, es decir, la primera persona en hacer accesible el conocimiento inscripto en esta cuarta y más elevada interpretación de la Torah. Ahora bien, estos niveles de iluminación no son teóricamente transferibles a los alumnos, su incorporación es experiencial. —¿Por eso hablamos de ‘Kabbalah Aplicada’? —Exacto. Uno puede explicar, pero no habrá comprensión en tanto no haya un trabajo espiritual de por medio que sirva de recipiente para la iluminación de lo que se explicó. Es probable que ante un mismo


X Daniela Casaretto

enunciado, todos los alumnos comprendan algo distinto, y está muy bien que así sea: la comprensión depende del nivel de entendimiento en el que la persona se encuentra. Hay 125 niveles de entendimiento, y cada persona comprende lo que necesita para el nivel en el que está. La cuestión es que, cuando uno toma en serio

la Kabbalah y en lugar de simplemente escucharla, la prueba, es muy difícil hacerse el desentendido de la realidad que lo rodea después. —No se trata de una creencia… —Creer es la clave de dominación sobre la que se han asentado las religiones. Creer es muy cómodo; “Creer en Dios es idolatría”, dice la Kabbalah. Uno tiene que conocer a

Dios, no creer en Él. Creer en Dios es una excusa para no saber, no actuar, no probar, no ponerlo en práctica… por eso nuestra propuesta consiste en una Kabbalah aplicada, porque me cansé de alumnos intelectuales, de fomentar la acumulación de información, en lugar de procurar conocimiento. La información se convierte en conocimiento sólo al ponerla en práctica y ese saber

7.um


Entrevista a Javier Wolcoff Los archivos del conocimiento universal están siempre disponibles para todos. La información nunca llega a traerte algo cómodo para el cuerpo, implica un esfuerzo, no solo físico, sino mental, emocional, narcisista.

elimina un nivel de tu libre albedrío, es decir ya no podes cometer el mismo error puesto que se eliminó “La Duda”. —¿Qué es un kabalista? —Alguien que lo quiere todo. Sabe que tiene que estar dispuesto a hacerlo todo. Es una persona que tiene tremendo deseo de recibir y que recibe; en una actitud totalmente indiferente a un credo o a una clase social. La mayoría de la gente cree que es libre; sin embargo, suelen ser esclavos de los asuntos más bajos o más sutiles. El propio cuerpo de la persona es una limitación para el alma; ella es prisionera del cuerpo de la persona. El trabajo del kabalista es justamente enseñar que el cuerpo ya no sea un obstáculo a recibir la beneficencia divina. —¿Eso no se lograría con la muerte? —Cada vez que uno se eleva en los 125 niveles, de algún modo, una parte de uno muere y nace otra, se resucita en un ser más elevado. —¿Hay una jerarquía entre estos niveles? —Si bien hablamos de escalar, en verdad ocurre al revés: un alma desciende en un cuerpo. Un cuerpo humano es como la suela de los zapatos respecto a lo que es su alma que se extiende infinitamente a los mundos metafísicos más elevados.

Qué son los niveles La escalera del Creador abarca 125 niveles. Estos se dividen de manera uniforme entre cinco mundos espirituales, los cuales son: El Mundo de Adam Kadmón, El Mundo de Atzilut, El Mundo de Beriá, El Mundo de Yetzirá, El Mundo de Assiyá. Cada uno de ellos provee una percepción diferente del Creador, dependiendo de las pro-

um.8

piedades de cada nivel en particular. Por consiguiente, quienes han adquirido las propiedades de un nivel específico, ven la Kabbalah y al Creador de una manera completamente nueva. Todo el que logra un nivel particular del mundo espiritual recibe la misma percepción que todas las demás personas en el mismo nivel.

Todo lo que existe abajo, existe arriba, en un estado de intelectualidad, de pensamiento o potencial. Una simple acción como puede ser tomar agua, puede realizarse como acción egoísta destinada a satisfacer el cuerpo o con la conciencia de estar participando a todo el universo del placer de esa acción: tal como dijo Abraham, el primer monoteísta,


Entrevista a Javier Wolcoff La idea que subyace a la creación de este mundo es que el hombre pueda experimentar ser Dios y la competencia es exactamente lo contrario.

“Todo es Uno y es Dios”, todos estamos conectados. Todas nuestras acciones generan un efecto a nivel global. —Efecto mariposa. —Exactamente. Los kabalistas dicen:‘Yo soy ese árbol’, ‘yo soy el tipo tirado en la calle pidiendo limosna’. Uno es parte del Todo, entre niveles bajos y altos de la existencia. Ese indigente es una parte de uno mismo y el nivel de responsabilidad que uno siente o asume frente a él es el nivel de posibilidad de responder a eso que pasa: darle plata a ese hombre no va a resolver su problema; pero si vos lo sentís parte tuya y te preocupás por tu elevación espiritual sabiendo que él está unido a vos, cuando vos te elevás, lo elevás a él y a todo aquello que considerás parte tuya. El trabajo no es donar, si eso sirviera, el hambre ya habría terminado: hay que eliminar el hambre, no dar de comer. No hay que eliminar la pobreza, hay que enseñar a los pobres a ser ricos, aunque a los ricos de hoy eso les moleste y por eso prefieren sus dádivas. Hay que educar. —¿Recibimos lo que buscamos? —Sí, y en la mayoría de los casos, buscamos cosas que hacen mal. En la Kabbalah no existen el bien y el mal. Cada cual tiene que

El vínculo con la Astrología

aprender a identificar lo bueno para sí según lo que haya venido a corregir en su vida. Por eso no tiene sentido juzgar el trabajo espiritual de otra persona, porque uno no sabe cuál es la corrección que trae de vidas pasadas. En hebreo la palabra “malo”es “RA” y los Kabalistas explican que RA es un acrónimo de Ratzon Atzmi (Deseo Egoísta) Lo que sea que despierta tu ego eso es “Malo”. Todo pasa por reactivo o proactivo: quien está y quien no está en control de cada episodio de su vida. La gente se guía por las leyes de la moral y la buena costumbre, entonces, dar plata en la calle puede parecer bueno, pero muchas veces la gente da, no por convicción, sino por culpa… es barato sentirse bien por 5 pesos… Ah! ¿Sólo hay que dar 1 peso para sentirse bien? Estuve pagando de más, jajaja.

ambas materias: el alma de la mesa es de una inteligencia inferior, es de un deseo inferior al de mi mano. —¿Qué es ‘lo oculto’? —Lo único que genera movimiento en este mundo es el deseo. El conocimiento es lo que está detrás de lo que no se ve, es la cantidad de deseo. La kabbalah permite identificar el mundo tanto más grande que está confinado dentro de la materia y comprender cómo opera: ¿por qué deseo lo que deseo? Kabbalah quiere decir ‘recibir’. En esta escuela, apuntamos a que nuestros alumnos aprendan a identificar qué es lo que el hombre realmente quiere. El hombre cree que quiere cosas y en el momento que las tiene deja de quererlas: se satisface, se frustra y busca un nuevo sustituto.

Ver lo oculto “Todo lo que nos rodea es una escenografía hecha de tres elementos principales: el día y hora en el que nace la persona (aspectación astral que tiene), el lugar en el que nace y los padres que elije. Estos aspectos agregan la información arquetípica que la persona tiene que superar; así las características astrales de un signo no son una excusa para justificar un rasgo de carácter, sino que justamente el alma reencarnó en ese signo para enfrentar la corrección de ese rasgo”, explica el experto Javier Wolcoff.

um.10

“El nombre tradicional de la Kabbalah es ‘Jojmat Nistar’, ‘conocimiento oculto’ -explica Wolcoff-, que también puede traducirse como ‘conocimiento de lo oculto’. Los verdaderos kabalistas siempre se refirieron a la Kabbalah en estos términos, no como un saber sectario, restringido a una élite”. —Sino como un saber de lo invisible… —La materia es 99% espacio vacío, lo que la mantiene unida es un campo magnético, pero concretamente mi mano nunca podrá tocar esta mesa. Mesa y mano están hechas de lo mismo, difiere la inteligencia entre

—Un círculo vicioso. —La mayoría de las personas basa su movimiento en satisfacer el deseo del cuerpo, que es justamente lo que las esclaviza, y no a su verdadera esencia. Alimentan al faraón que los tiene esclavizados. En este mundo, no hay cuerpos que tienen almas, hay almas que temporalmente ocupan un cuerpo y ese cuerpo es una especie de prisión. Los archivos del conocimiento universal están siempre disponibles para todos. La información nunca llega a traerte algo cómodo para el cuerpo, implica un esfuerzo,


Entrevista a Javier Wolcoff no solo físico, sino mental, emocional, narcisista. El gran trabajo es saber qué es lo que es correcto para uno. Lo que acá tratamos de enseñar es a cambiar el deseo.

quiero…”. La mitad de la gente que viene acá, viene en busca de cosas físicas; la otra mitad es gente que ya las tiene y se siente tan vacía como al principio.

La idea que subyace a la creación de este mundo es que el hombre pueda experimentar ser Dios y la competencia es exactamente lo contrario.

—¿Cuál es tu deseo? —Yo deseo estar feliz y satisfecho con la situación que sea que me toque vivir. La vida no se trata de las cartas que nos tocan sino de cómo se juega la partida.Habiendo dicho esto,deseo la manifestación de todos los recursos necesarios para propagar este conocimiento en el mundo.Deseo un mundo donde el poder esté en manos de gente consciente y donde se entienda qué es realmente ser poderoso.

—¿Qué es lo que verdaderamente busca el ser humano? —Ser Dios: poder ser creadores. El único atributo divino presente en este plano físico es el pensamiento de la creación. Para los kabalistas, Dios es el creador: ¿cómo me acerco a él por igualdad de forma? Creando.

—¿Y por qué Dios nos creó? —Porque le pedimos que lo hiciera. En el principio, Dios no creó este mundo, sino que creó un recipiente, una ‘vasija’ receptora de su puro e infinito dar de energía. Esa vasija, que era puro deseo infinito, empezó a sentir la necesidad de ser como Dios… quiso sentir cómo se siente no recibir.Y en esa restricción de no recibir, creó el primer espacio vacío: todo el infinito se comprimió. A diferencia de lo que sostiene el Big Bang, el universo es un punto de constricción de todo el infinito en un vacío: la esencia del universo es el vacío.

—¿Qué observás en los alumnos que acuden a la escuela? —Los mejores resultados los obtiene la gente más simple, porque no tiene tanta resistencia a recibir, o no necesita que todo pase por lo intelectual. En el plano espiritual, los iguales se atraen y los opuestos se repelen. Si Dios es puro dar y satisfacción, tener carencia, pedirle a Dios, es lo que más lo aleja a uno de Dios. Si Dios es una energía de satisfacción pura, nunca puede ser afín a alguien que está en la carencia pura, esclavo del “quiero, quiero,

En Kabbalah Aplicada, señalamos que en el mundo hay dos tipos de personas: los competidores y los creadores; es decir, gente que piensa que en el mundo hay recursos limitados y que hay que competir por ellos a costa de otros; y quienes entienden que la verdadera esencia de Dios es ser creador, inteligencia creadora. Si yo tengo una empresa, en lugar de ver a la otra empresa como competidora, tengo que proponerme ser el que más da al público. No me importa si los demás facturan o no millones, mi trabajo es agregar valor a este universo, crear algo nuevo.

—¿Cómo llegó la Kabbalah a tu vida? —A decir verdad, de un modo muy poco kabalístico. A los 18 años, fui a vivir a los EEUU para escapar del descontrol hiperinflacionario del alfonsinismo. Me mudé del lado de los acreedores en lugar de permanecer del lado de los deudores.

DVD: Ser y vivir libres Kabbalah Aplicada, ‘Ser y vivir libres’ es un curso práctico introductorio de espiritualidad. Dictado por el maestro en Kabalah Javier Wolcoff, el curso es una invitación a liberar al ‘ser creador’ que habita en nosotros, un convite a empoderarnos de la capacidad de transformar a conciencia la realidad que nos rodea. “¿Eres realmente libre?”; “¿Diriges tu vida o la vida te dirige a ti?”, nos cuestionamos al atender al curso. Las herramientas que ofrece fortalecen a la persona en la construcción de su autonomía y control para dejar atrás las ataduras que le impiden responder a su propio destino: “Toda acción humana está alimentada por algún deseo consciente o inconsciente. La kabbalah explica cómo funciona el sistema

um.12

—¿Y cómo creamos a partir del vacío? —El pensamiento original de la creación comprende un montón de posibilidades que aún no existen en este plano. Dejadas en un estado de suspensión para que los seres humanos las creen, todas están presentes en el pensamiento original de la creación. La materia prima es la idea de crear, el poder de realizar nuevas manifestaciones de Dios en la Tierra, que faciliten la existencia humana.

Una vez allá, conocí a un venezolano, que luego sería mi socio, que me insistió tanto para que fuera a tomar clases de Kabbalah que finalmente fui. En ellas, me encontré con un rabino al que en un principio creí un farsante que trataba de hacer que “gente normal se convirtiera en religiosa” cosa que yo detestaba, pero terminé estudiando con él 13 años de mi vida. Este año se cumplen 19 años de aquella primera clase. mediante el cual recibimos aquello que buscamos”. De la mano de esta guía en DVD, hemos de preguntarnos qué es lo que verdaderamente buscamos.

Entre seis y siete meses más tarde de haber empezado las clases, estaba ya enseñando; al principio era ir a repetir, se ve que era un buen repetidor, una caradurez.


Entrevista a Javier Wolcoff

En el plano espiritual, los iguales se atraen y los opuestos se repelen. Si Dios es puro dar y satisfacción, tener carencia, pedirle a Dios, es lo que más lo aleja a uno de Dios. Si Dios es una energía de satisfacción pura, nunca puede ser afín a alguien que está en la carencia pura, esclavo del “quiero, quiero, quiero…”.

Un espacio abierto al misterio En Niceto Vega al 5200 se encuentra Casa SOD, un espacio multidisciplinario, luminoso en todo el sentido del término, en el que Javier Wolcoff recibe no solo a sus alumnos de Kabbalah Aplicada, sino también a otras escuelas y disciplinas espirituales. Hay clases de Yoga, sesiones de Reiki, brindadas por reconocidos maestros en cada área. También se presentan muestras de arte, conciertos, obras de teatro, y hay además un restaurante que atrae con delicias naturales.

a pensar como creadores desde pequeños. Liberar las mentes. Generar compromiso y responsabilidad por el mundo. Que los niños entiendan que el amor al prójimo es lo que más conviene, lo que más paga. —¿Suerte y azar? —No existen. Todos los seres humanos, en cada instante de sus vidas, están en el lugar y momento adecuado. Suerte tiene el que aprende la lección: las oportunidades sólo son oportunidades si uno las toma, sino no. Uno no se cruza con una persona en la calle si no debe hacer una corrección de vidas pasadas con esa persona. Las personas con ‘suerte’ son aquellas que constantemente ven la oportunidad. La vida no es un random caótico de posibilidades. En última instancia, lo que a todos nos hará felices es exactamente lo mismo: energía; y la mejor energía es la luz infinita del creador, que te permite crear lo que vos quieras crear en tu vida. —¿Cómo surge la necesidad de fundar Kabbalah Aplicada? —Somos una organización sin fines de lucro que surge de ver el deterioro de la institución en la que estaba cuando se enfermó mi maestro. Al pasar a estar conducida por sus hijos, sus preceptos y objetivos básicos se desvirtuaron.Y, por otro lado, también surge de la necesidad de proveer textos en español frente a los que el latino tenga más afinidad y familiaridad. Textos y cursos con la Kabbalah más profunda en un lenguaje accesible.

um.14

—¿Proyecciones a futuro? —Dos cuestiones: por un lado, debemos hacer el esfuerzo de meternos en el barro, salir de lo elitista y glamoroso de la espiritualidad; utilizar la espiritualidad para que la gente pudiente pueda ir a dar al barro y no tenga que experimentar el barro en su vida. Por el otro, comprender que el mundo cambia si yo cambio. Con este entendimiento empezar a enseñar Kabbalah en las escuelas, ensenarle a la gente

—Desde la numerología kabalística, ¿qué nos depara el 2014? —Estamos en el año 5774 en el calendario lunar; el valor numérico del 74 es “Yesod”, el atributo que controla la sexualidad, el dinero, y el conocimiento. Es en estos tres puntos en los que deberemos prestar la mayor atención: la sexualidad por el placer del otro, el dinero altruistamente ganado y gastado, y la comunicación de conocimiento. Quienes lo logren encontrarán que sus logros serán fructíferos por muchos años. ●


Entrevista al maestro de Kabala Javier Wolcoff Autor del DVD KABALAH APLICADA