Issuu on Google+


Cr茅ditos Moderadora: Vettina Traductoras Nelly Vanessa Mir Melusanti nelshia Bluedelacour Malu_12 Vettina Brenda Carpio Curitiba Elena Ashb Azuloni Marijf22 Axcia Laura Soto Nayelii Wells Mere MaryJane Mona Antonella

Correctoras sttefanye Vai francatemartu maggiih Merlu Prims22 Nanis

Recopilaci贸n Sttefanye

Revisi贸n Nanis

Dise帽o Nanuhd

Montaje Jenn


Índice Sinopsis

Capítulo 20

Capítulo 1

Capítulo 21

Capítulo 2

Capítulo 22

Capítulo 3

Capítulo 23

Capítulo 4

Capítulo 24

Capítulo 5

Capítulo 25

Capítulo 6

Capítulo 26

Capítulo 7

Capítulo 27

Capítulo 8

Capítulo 28

Capítulo 9

Capítulo 29

Capítulo 10

Capítulo 30

Capítulo 11

Capítulo 31

Capítulo 12

Capítulo 32

Capítulo 13

Capítulo 33

Capítulo 14

Capítulo 34

Capítulo 15

Capítulo 35

Capítulo 16

Capítulo 36

Capítulo 17

Capítulo 37

Capítulo 18

Capítulo 38

Capítulo 19

Sobre la autora


Sinopsis Mi nombre es Tate. Sin embargo, él no me llama así. Nunca se referiría a mí de manera informal, si se refería a mí en absoluto. Somos vecinos, y una vez, fuimos los mejores amigos. Pero entonces, un verano, se volvió contra mí y ha hecho su misión de arruinar mi vida en cada oportunidad. He sido humillada, excluida, y calumniada durante toda la secundaria. Sus bromas y rumores se hicieron más sádicos con el tiempo, y de enfermarme tratando de esconderme de él. Me preocupaba acerca de que estuviera alrededor de cada esquina y detrás de cada puerta. Así que me fui.

1

Pasé un año estudiando en el extranjero y bañándome en la libertad de la vida sin Jared. Ahora estoy de vuelta para terminar la escuela secundaria y largarme fuera de aquí para siempre. Espero que después de un año de espacio para respirar, él haya seguido adelante y se haya olvidado de mí. Pero incluso si él no ha cambiado, yo lo he hecho. No estoy interesada en evitarlo o poner la otra mejilla más. Vamos a ir cabeza a cabeza, porque ninguno de los dos quiere ceder.


Capítulo 1 Hace un año

―¡No! Gira aquí ―gritó K.C. en mi oído derecho. Los neumáticos del Bronco de mi padre chirriaron con el repentino y corto giro de un auto en la calle. ―Sabes, tal vez deberías solo conducir como sugerí ―solté, a pesar de que nunca me había gustado que nadie condujera cuando yo estaba en el auto. Como si leyera mi mente, K.C. respondió: ―¿Y qué entierres la cara en tus manos cada vez que no me lanzo por cada luz amarilla? No.

2

Sonreí para mis adentros. Mi mejor amiga me conocía demasiado bien. Me gustaba conducir rápido. Me gustaba moverme rápido. Caminaba tan rápido como mis piernas me podían llevar, y me dirigía con la mayor celeridad que era razonable. Corría por cada señal de alto y luz roja. Me daba prisa y esperaba, esa era yo. Pero al escuchar el ritmo palpitante de la música a lo lejos, no tuve ganas de correr más. La calle estaba llena de auto tras auto, mostrando la magnitud de la fiesta que había. Mis manos se apretaron en el volante mientras me metía en algún lugar a una cuadra de la fiesta. ―¿K.C.? No creo que esta sea una buena idea ―declaré... otra vez. ―Estará bien, ya lo verás. ―Me palmeó la pierna―. Bryan invitó a Liam. Liam me invitó, y yo te estoy invitando a ti. ―Su tono tranquilo, plano, no hizo nada para aliviar la presión en mi pecho. Me suelto el cinturón de seguridad, mirando hacia ella. ―Bueno, sólo recuerda... si me siento incómoda, me iré. Y buscas un paseo con Liam. Salimos y corremos al otro lado de la calle. El alboroto de la fiesta se amplifica cuanto más nos acercamos a la casa.


―Tú no irás a ninguna parte. Te vas en dos días, y nos divertiremos. Sin importar lo que pase. ―Su voz amenazante sacudió mis nervios ya no tan firmes. Mientras caminábamos por el camino, ella se quedó detrás de mí. Mensajes de texto de Liam, supuse. Su novio había llegado antes, después de haber pasado la mayor parte del día con sus amigos en el lago mientras K.C. y yo íbamos de compras. Vasos Solo rojos cubrían el césped, y las personas se filtran dentro y fuera de la casa, disfrutando de la noche de verano. Varios chicos que reconocí de la escuela se lanzan fuera de la puerta principal, persiguiéndose unos a otros y chapoteando sus bebidas en el proceso. ―Hola, K.C. ¿Cómo te va, Tate? ―Tori Beckman está sentada en la puerta principal con una copa en la mano, charlando con un chico que no conozco―. Deja las llaves en el plato ―indica, volviendo su atención a su compañía. Tomándome un momento para tramitar su petición, me di cuenta de que me estaba haciendo entregar mis llaves. Supongo que no dejaría a nadie borracho conducir esta noche.

3

―Bueno, no voy a beber ―grité sobre la música. ―Y puedes cambiar de opinión ―me desafió―. Si quieres hacerlo, necesito las llaves. Molesta, cavé en mi bolso y dejé caer mi juego en el recipiente. La idea de renunciar a una de mis cuerdas de vida me irritó como el infierno. No tener las llaves conmigo significaba que no podría salir rápidamente si quería. O si necesitaba hacerlo. ¿Y si ella se emborrachaba y dejaba su puesto? ¿Qué pasaba si alguien tomaba las llaves accidentalmente? De repente me acordé de mi madre, que me decía que dejara de preguntar “Y si”. ¿Qué pasa si Disneyland está cerrada por limpieza cuando lleguemos allí? ¿Qué pasaría si todas las tiendas de la ciudad se quedaran sin ositos de goma? Me mordí el labio para contener la risa al recordar lo molesta que era con mis interminables preguntas. ―Guau ―grita K.C. en mi oído―: ¡Mira aquí! Gente, algunos compañeros de clase y otros no, se movían con la música, reían y disfrutaban. El vello de mis brazos se erizó ante la vista de todo el bullicio y el entusiasmo. El suelo se hace eco de los latidos de los altavoces, y me quedo sin palabras al ver tanta actividad en un solo espacio. La gente bailaba, jugaba, saltaba, bebía y jugaba fútbol... sí, fútbol en la sala de estar.


―Será mejor que él no arruine esto para mí ―dije, el tono de mi voz sonó más fuerte que de costumbre. Disfrutar de una fiesta con mi mejor amiga antes de dejar la ciudad durante un año no es pedir demasiado. Sacudiendo la cabeza, miré a K.C, quién hace un guiño de sabiduría hacia mí. Hice un gesto hacia la cocina, y las dos caminamos de la mano, por la gruesa multitud. Entrando en la gran cocina, todo-el-sueño-de-una-madre, me fijé en la improvisada barra en el centro de la isla. Botellas de licor cubrían la parte superior de granito junto con dos litros de soda, vasos y un cubo de hielo en el fregadero. Suspiré, resignándome a seguir con mi compromiso de permanecer sobria hoy. Emborracharse es tentador. Qué no daría por dejarme ir solo por una noche. K.C y yo habíamos probado el licor de nuestros padres aquí y allá, y habíamos estado en unos cuantos conciertos fuera de la ciudad donde nos divertimos un poco. Sin embargo, era inadmisible dejar de ser protectora alrededor de algunas de estas personas esta noche.

4

―¡Hola, Tate! Ven aquí, muchacha. ―Jess Cullen me agarró en un abrazo antes de llegar a la barra―. Te extrañaremos, sabes. Francia, ¿eh? ¿Durante todo un año? ―Mis hombros se relajaron mientras abracé de vuelta a Jess, mis músculos se tensaron menos cuando entré. Al menos una persona en este espacio, además de K.C. estaba emocionada de verme. ―Ese es el plan. ―Asentí, dejando escapar un suspiro―. Llegaré con una familia anfitriona y ya me registré para mis clases. Regresaré para el último año, sin embargo. ¿Me guardarás un lugar en el equipo? Jess estaría compitiendo para ser capitana del equipo de cross-country en el otoño, y la competencia era una experiencia en la secundaria que me perdería. ―Si soy la capitana, cariño, tu lugar está seguro ―se jactó ella animadamente, claramente borracha. Jess siempre había sido amable conmigo a pesar de los rumores que me seguían año tras año, y a las embarazosas bromas que les recordaban a todos por qué era una broma. ―Gracias. ¿Nos vemos más tarde? ―Me acerqué a K.C. ―Sí, pero si no te veo, buena suerte en Francia ―le gritó Jess mientras ella bailaba su salida de la cocina. Al verla salir, mi cara cayó rápidamente. El terror arrastró su camino por mi pecho y hasta mi estómago. No, no, no...


Jared entró en la cocina y me quedé helada. Era exactamente la persona que esperaba no ver esta noche. Sus ojos se encontraron con los míos con sorpresa seguida de desagrado inmediato. Síp. Estoy totalmente familiarizada con esa mirada. La mirada de no-puedosoportar-la-puta-vista-de-ti-así-que-sal-de-mi-planeta. Él apretó la mandíbula, y noté cómo su barbilla se levantó ligeramente, como si acabara de ponerse la máscara de “matón”. No pude recuperar el aliento. Lo familiar golpeó mi pecho y se hizo eco en mis oídos, y a un centenar de kilómetros de distancia sonaba como un lugar muy agradable para estar en este momento. ¿Sería mucho pedir que tuviera una noche de diversión adolescente normal por mí misma? Había tantas veces cuando éramos niños, cuando crecimos al lado del otro, en que pensaba que Jared era el más grande. Era dulce, generoso y amable. Y el chico más hermoso que había visto nunca.

5

Su rico cabello marrón todavía complementaba su piel oliva, y su sonrisa era impresionante, cuando sonreía, exigía atención. Las chicas estaban demasiado ocupadas mirándolo en el pasillo de la escuela que se quedaban contra las paredes. Como si en realidad se encontraran en las paredes. Pero el chico se había ido ahora. Rápidamente volteándome lejos, encontré a K.C. en la barra y traté de prepararme una copa, a pesar de mis manos temblorosas. En realidad, sólo me serví un Sprite, pero el vaso rojo se veía como si estuviera bebiendo. Ahora que sabía que él estaba aquí, tenía que mantenerme sobria con todo mi culo. Él caminó alrededor de la barra y se puso detrás de mí. Un nervioso calor recorrió mi cuerpo por su proximidad. Los músculos de su pecho se frotaron contra la fina tela de mi camiseta, y una ráfaga de ondas de choque salió de mi pecho a mi estómago. Cálmate. ¡Cálmate como el infierno! Recogiendo un poco de hielo y agregándolo a mi bebida, obligué a mi respiración a entrar y salir lentamente. Maniobré hacia la derecha para salir de su camino, pero su brazo se disparó para tomar un vaso y me cerró el paso. Mientras traté de moverme a la izquierda, junto a K. C., su otro brazo se extendió para tomar el Jack Daniels. Diez escenarios pasaron por mi cabeza de lo que debía hacer ahora. ¿Y si le doy un codazo en el estómago? ¿Qué pasa si lanzo mi copa en su cara? ¿Qué pasa si tomo la manguera del fregadero y...?


Oh, no importa. En mis sueños, soy mucho más valiente. En mis sueños, podría tomar un cubo de hielo y hacer las cosas que Dios no tenía la intención que una chica de dieciséis años hiciera sólo para ver si podía hacer que su actitud fría vacilara. ¿Qué pasaba si? ¿Qué pasaba si? Había planeado mantener mi distancia de él esta noche, y ahora estaba situado justo a mi espalda. Jared hace este tipo de cosas sólo para intimidarme. No daba miedo, pero era cruel. Quería que yo supiera que él tenía el control. Una y otra vez, dejé que el imbécil me obligara a esconderme para no tener que soportar ningún tipo de vergüenza o malestar. Disfrutar de al menos una de las fiestas había sido mi prioridad durante todo el verano, y ahora aquí estaba de nuevo, con una terrible anticipación torciéndome en nudos. ¿Por qué no me dejaba en paz? Dándome la vuelta para mirarlo, me di cuenta de que las comisuras de sus labios estaban levantadas. La sonrisa se perdía en sus ojos, sin embargo, mientras se servía una porción considerable de alcohol en su vaso. ―¿K.C.? Vierte un poco de Coca-Cola aquí, por favor ―habló Jared con K.C. pero sus ojos estaban puestos en mí mientras sostenía su vaso para ella.

6

―Um, sí ―tartamudeó K.C., finalmente mirando hacia arriba. Le sirvió una pequeña porción de líquido a Jared y miró nerviosamente hacia mí. Como de costumbre, Jared nunca me hablaba a menos que fuera a decir una amenaza. Su ceja se levantó antes de tomar un trago de su bebida y alejarse. Viéndolo salir de la cocina, me sequé el sudor frío que se desató en mi frente. No había ocurrido nada, y él ni siquiera me había dicho nada, pero mi estómago se había vaciado del todo. Y ahora él sabía que estaba aquí esta noche. Mierda. ―No puedo hacer esto, K.C. ―mi susurro cansado es una contradicción a la fuerza con la que apreté mi vaso. Fue un error haber venido esta noche. ―Tate, no. ―K.C. niega, seguramente reconociendo la rendición en mis ojos. Tirando la taza en el fregadero y haciendo mi camino fuera de la cocina, fui por la multitud de personas con K.C. siguiéndome detrás. Agarrando la pecera de vidrio, comencé a buscar por las llaves. ―Tate, no te irás ―ordenó K.C., cada palabra cayó con decepción―. No le dejes ganar. Estoy aquí. Liam está aquí. No tienes que tener miedo. ―Me estaba tomando en sus brazos mientras yo continuaba mi búsqueda. ―No le tengo miedo ―le dije a la defensiva, sin creerlo realmente yo misma―. Sólo ya... terminé con eso. Tú lo viste allí. Él ya está jugando conmigo.


Está planeando algo. A cada fiesta que vamos, o cada vez que me relajo en la escuela, hay una pequeña broma o vergüenza que lo arruina. Todavía en busca de mi llavero en forma de cadena de ADN de colores, relajé el punto en mi frente y ofrecí una sonrisa tensa. ―Está bien. Estoy bien ―le aseguré, mis palabras saliendo demasiado rápido―. Es sólo que no me importa quedarme y ver lo que ha cocinado esta vez. El imbécil puede morirse de hambre esta noche. ―Tate, él quiere que te vayas. Si lo haces, entonces gana. Él, o el tarado de Madoc, podrían llegar a algo, pero si te quedas y te mantienes firme, entonces ganas. ―Estoy agotada, K.C. Prefiero ir a casa enojada ahora que en lágrimas después. ―Volví mi atención a la taza. Cada vez que separaba un montón de llaves sin embargo, mis manos no encontraban algo parecido a mi juego―. Bueno ―le grité sobre la música y puse el tazón de nuevo en el soporte―, parece que no puedo irme de todos modos. Mis llaves no están ahí. ―¿Qué? ―K.C. pareció confundida.

7

―¡Qué no están allí! ―repetí, mirando alrededor de la habitación. Mi dinero y mi teléfono estaban en mi bolso. Dos líneas de vida sanas y salvas. Mi otro plan de escape se había perdido, y las paredes se sentían como si se estuvieran derrumbando. Maldiciones pasaron por mi cabeza, y el cansancio que me hizo correr antes convertido en ira. Apreté los puños. Por supuesto, debería haber sabido que esto sucedería. ―Alguien podría haberlas agarrado por casualidad, supongo ―ofreció, pero ella debía haber sabido que las probabilidades de que eso ocurriera eran más delgadas que las personas que abandonaban la fiesta tan pronto. Los accidentes no me ocurrían a mí. ―No, sé exactamente dónde están. ―Me encontré con los ojos de Madoc, el mejor amigo y hombre de confianza de Jared, en el extremo opuesto de la sala por la puerta del patio. Él me sonrió antes de redirigir su atención a alguna pelirroja al azar que había estado presionada contra la pared. Acechándolo, K.C. utilizó mi estela mientras con saña enviaba un mensaje en su teléfono, a Liam probablemente. ―¿Dónde están mis llaves? ―exigí, interrumpiendo la búsqueda de su siguiente aventura de una noche. Él alzó los ojos azules lentamente de la chica. No era mucho más alto que yo, tal vez unos pocos centímetros, por lo que no me sentía como si se cerniera sobre


mí como Jared. Madoc no me intimidaba. Sólo me molestaba. Trabajó duro para hacer una tonta de mí, pero sabía que era todo por instancias de Jared. ―Están unos dos metros abajo ahora mismo. ¿Te sientes como para un baño, Tate? ―Sonrió ampliamente, mostrando su deslumbrante sonrisa que volvía la mayoría de las chicas cachorros en una correa. Obviamente le encantaba cada momento de mi situación. ―Eres un idiota. ―Mi tono se mantuvo en calma, pero mis ojos ardían por la ira. Salí al patio y me asomé a la piscina. El tiempo era perfecto para darse un baño, y la gente estaba de juerga en el agua, así que caminé alrededor de la piscina en busca del destello plateado de mis llaves a través de todos los cuerpos. Jared estaba sentado casualmente en una mesa con una rubia en el regazo. La frustración se hizo nudos en mi estómago, pero traté de aparecer inmune. Sabía que cada gramo de mi malestar le daba placer.

8

Espiando la plata brillante de mis llaves, miré a mi alrededor por un palo para agarrarlas. Cuando no pude encontrar nada, miré a algunos de los nadadores en busca de ayuda. ―Oye, ¿te importaría tomar mis llaves ahí abajo, por favor? ―le pregunté. El chico volvió sus ojos a Jared, quién estaba sentado en silencio de nuevo, observando la escena, y retirándose de mí como un cobarde. Grandioso. Sin palo, sin ayuda. Jared quería verme mojada. ―Vamos, Tate. Tírate y ve a buscar las llaves ―gritó Madoc desde la mesa de Jared. ―Vete a la mierda, Madoc. Tú las tiraste allí, sin duda, así que, ¿por qué no vas por ellas? ―Liam, el novio de K.C., se había unido a ella y se pegaba a mí como hacía a menudo. Me quité mis sandalias y me acerqué al borde de la piscina. ―Tate, espera. Yo lo haré. ―Liam se acercó y se ofreció. ―No. ―Negué―. Gracias, sin embargo. ―Le di una sonrisa de agradecimiento. Un año entero, me recordé a mí misma, saboreando la promesa. Tendría un año de distancia de Jared. Sumergí las manos primero, y el agua fría refrescó mi piel. Mi cuerpo se relajó de inmediato por el placer de la piscina. No hay sonido, ni ojos en mí. Saboreé la tranquilidad de ello, el tipo de paz que obtengo cuando corro.


Seguí hacia abajo utilizando el estilo de pecho. Dos metros y medio no eran nada, y llegué a mis llaves en cuestión de segundos. Agarrándolas fuerte, subí la cabeza primero a regañadientes, soltando el aire en mis pulmones. Esa fue la parte fácil. ―¡Whoo hoo! ―Un aplauso sonó de los transeúntes que no estaban realmente animándome. Tenía que salir de la piscina y frente a todo el grupo estando mojada. Ellos se reirían y bromearían. Sufriré algunos comentarios, y luego me iré a casa y comeré mi peso en pescado sueco. Con suavidad fui al borde y subí, retorciendo mi largo cabello y poniéndome mis sandalias. ―¿Estás bien? ―K.C. vino a mi lado, el viento sopló su cabello largo y oscuro. ―Sí, por supuesto. Es sólo agua. ―No puedo mirarla a los ojos. Aquí estaba yo de nuevo. El hazmerreír. La vergüenza.

9

Pero K.C. nunca me culpaba. ―Salgamos de aquí. ―Me abrazó, y Liam nos siguió. ―Espera un momento. ―Hice una pausa y miré a Jared, quién todavía tenía los ojos marrones duros en mí. Acercándome a él, algo que sabía que era una mala idea, me crucé de brazos y le di una mirada puntiaguda. ―Me iré en dos días, ¿y eso es lo mejor a lo que puedes llegar? ―¿Qué diablos estoy haciendo? Jared me miró con una sonrisa hostil mientras repartía las cartas en la mesa. ―Que tengas un buen momento en Francia, Tatum. Estaré aquí cuando vuelvas. ―Su amenaza me hizo querer pegarle. Quería desafiarlo para que me enfrentara ahora. Y no estaba muy cómoda con la idea de la inminente ira cerniéndose sobre mi cabeza todo el año en que estaría fuera. ―Eres un cobarde. La única manera que puedes sentirte como un hombre es metiéndote conmigo. Pero tendrás que conseguir tus patadas en otro lugar ahora. ―Dejando caer mis brazos a los costados, mis puños se apretaron mientras todos alrededor de la mesa y en el área en general eran testigos de nuestro intercambio. ―¿Todavía estás hablando? ―Jared soltó un bufido y risitas estallaron a mi alrededor―. Vete a casa. Nadie quiere a tu engreído trasero aquí. ―Jared apenas


se salvaba del contacto visual mientras continuaba repartiendo las cartas. La chica en su regazo se rió y se apoyó en él aún más. La sensación aplastante en mi pecho me lastimó. Lo odio. ―¡Oigan, todo el mundo, miren! ―gritó Madoc mientras traté de contener las lágrimas―. Sus pezones están duros. Debes estar excitándola, Jared. ―La risa de Madoc resonó en el patio trasero, y todo el mundo comenzó a aullar y a reírse. Mis ojos se cerraron con mortificación mientras recordaba que llevaba una camiseta blanca y estaba definitivamente fría del agua. Mi primera reacción fue cruzar los brazos sobre mi pecho, pero luego sabrían que me tenían. Diablos, ya lo sabían. Todo mi rostro picaba en humillación. Hijo de puta. Me iré a casa llorando otra vez. No hay duda.

10

Abrí los ojos, sintiéndome sonrojada viendo a todos visiblemente entretenidos por el acoso que había soportado esta noche. Jared se quedó mirando la mesa, sus fosas nasales estaban dilatadas, ignorándome. Su comportamiento me desconcertaba aún después de todo este tiempo. Solíamos ser amigos, y todavía buscaba a ese chico en sus ojos en alguna parte. Pero, ¿qué bien me hacía que todavía me quedara el recuerdo de él? ―¿Por qué está todavía parada aquí? ―pregunta la rubia sentada en el regazo de Jared―. ¿Es como “especial” o algo así? ¿No puede entender la pista? ―Sí, Tate. Ya oíste a Jared. Nadie te quiere aquí. ―Las palabras de Madoc salieron lentas, como si realmente fuera demasiado estúpida para entender. Mi garganta se cerró. No podía tragar, y me dolía respirar. Fue demasiado. Algo dentro de mí se rompió. Moví mi puño hacia atrás y le di justo a Madoc en la nariz. Él se dejó caer de rodillas, con las manos sobre la cara, mientras la sangre salía a través de sus manos. Las lágrimas me nublaban la visión, y los sollozos comenzaban a hacer erupción en mi garganta. Antes de que pudiera darles más satisfacción de mí esta noche, caminé lo más rápido posible a través de la casa y por la puerta sin mirar atrás. Me metí en mi auto, K.C. se subió del lado del pasajero y Liam en la parte posterior. Ni siquiera me había dado cuenta de que me habían seguido. Estaba en la punta de mi lengua preguntar acerca de la reacción de Jared, pero luego me di cuenta de que no debía preocuparme. Al infierno con él.


Miré por la ventana, dejando que las lágrimas se secaran en mis mejillas. Liam y K.C. estaban sentados en silencio, probablemente sin saber qué decir o hacer. Acababa de golpear a Madoc. ¡Acababa de golpear a Madoc! La novedad de mi acción era abrumadora, y dejé escapar una risa amarga. Eso sí que acababa de suceder. Tomé una respiración profunda y la solté lentamente. ―¿Estás bien? ―K.C. me miró. Ella sabía que nunca había hecho algo así antes, pero me encantó la emoción del miedo y del poder que sentí. Infiernos, la última cosa que quería hacer era ir a casa ahora. Tal vez un tatuaje o algo más estaba en las cartas esta noche. ―En realidad, sí. ―Fue raro decir eso, pero era cierto. Limpiándome las lágrimas, miré a mi amiga―. Me siento bien. Puse la llave en el contacto, pero me detuve cuando Liam intervino.

11

―Sí, bien, no dejes que se te suba a la cabeza, Tate. Tendrás que volver a la ciudad con el tiempo. Sí. Tendría que hacerlo.


Capítulo 2 Hoy en día

―Entonces... ¿cómo se siente estar de vuelta en casa? ―Mi padre y yo charlábamos por videoconferencia en la laptop que compró para mí antes de irme a Europa. ―Es muy bueno, papá. Estoy lista. ―Conté con mis dedos―. Hay comida, dinero, ningún adulto, y aún tengo cerveza en la nevera abajo. Huelo una fieeesta ―bromeé. Pero mi padre podía dar lo mejor de sí. ―Bueno, yo también tengo algunos condones en mi cuarto de baño. Úsalos si es necesario.

12

―¡Papá! ―Lo miré con ojos muy abiertos por la sorpresa. Los padres no debían usar la palabra “condón”, al menos no en torno a sus hijas―. Eso... sólo... cruzó una línea. En serio. ―Empecé a reír. Él era el padre que todos mis amigos deseaban tener. Tenía unas cuantas reglas sencillas: respetar a los mayores, cuidar de tu cuerpo, terminar lo que comienzas, y resolver tus propios problemas. Si mantenía buenas calificaciones, demostraba dirección, y seguía las cuatro reglas, confiaba en mí. Si perdía su confianza, perdería mi libertad. Eso es un padre militar. Sencillo. ―Entonces, ¿cuál es el plan esta semana? ―preguntó papá, pasándose la mano por el cabello gris rubio. Había conseguido mi color de él, pero afortunadamente no las pecas. Su voz vibrante y ojos azules estaban apagados por el cansancio, y su camisa y corbata estaban arrugadas. Trabajaba muy duro. Crucé las piernas sobre la cama matrimonial, agradecida de estar de vuelta en mi habitación. ―Bueno, tengo alrededor de una semana antes de que empiecen las clases, así que tengo una reunión con la consejera el próximo miércoles acerca de mi programación de otoño. Espero que las clases adicionales que tomé el año pasado aumenten mi solicitud para Columbia. Me está ayudando con eso, también. También tengo que hacer algunas compras y luego ponerme al día con K.C., por supuesto.


También quería empezar a buscar un coche, pero él me diría que esperara hasta que llegara a casa en Navidad. No era que no supiera lo que estaba haciendo. Sólo sabía que querría compartir esa experiencia conmigo, así que no reventaría su burbuja. ―Me gustaría que estuvieras en casa para ayudarme con mis proyectos de investigación para la feria de ciencias. ―Cambié de tema―. Creo que deberíamos haber hecho eso mientras te visité este verano. Mi padre se había retirado del ejército después de la muerte de mi madre hace ocho años y trabajaba para una compañía de Chicago, a una hora de distancia, que construía aviones y los vendía en todo el mundo. Ahora, se encontraba en un largo viaje por Alemania, dando cursos de formación mecánica. Después de que mi año terminó en París, me reuní con él en Berlín durante el verano. Mi madre estaría feliz de saber que había viajado y que tenía planes de continuar con ellos tan pronto como fuera posible después de la secundaria. La extrañaba mucho, más aún en los últimos años que cuando falleció. En ese momento, las puertas francesas de mi habitación volaron abriéndose con una ráfaga repentina de viento frío.

13

―Espera, papá. ―Salté de la cama y corrí a la puerta a mirar fuera. Una fuerza constante de viento acarició mis brazos y piernas desnudas. Me incliné sobre la barandilla e hice un inventario de las hojas aleteando en las ráfagas y de los botes de basura rodando. El olor de las lilas flotaba a mi puerta de los árboles que salpicaban nuestra calle, Fall Away Lane. Una tormenta estaba a un segundo de distancia, y la electricidad llenaba el aire con anticipación. Escalofríos corrieron por mi piel, no de frío, sino por la emoción de una tormenta. Me encantaba la lluvia de verano. ―Hola, papá ―lo interrumpí mientras hablaba con alguien en el fondo―. Tengo que dejarte ir. Creo que una tormenta está en camino, y debo ir a comprobar todas las ventanas. ¿Hablamos mañana? ―Me froté los brazos para borrar el frío. ―Por supuesto, cariño. Tengo que correr yo también. Sólo recuerda que la pistola se encuentra en la mesa de entrada. Llámame si necesitas algo. Te quiero. ―Yo también te quiero, papá. Hablaré contigo mañana ―dije. Cerré la laptop, me encogí en mi sudadera negra con capucha de Seether y abrí la puerta de mi habitación. Estudiando la parte exterior del árbol, mi cerebro rompió espontáneamente a los recuerdos de las muchas veces que me había sentado en ese árbol para disfrutar de la lluvia. Que había compartido muchas de esas veces con Jared... cuando todavía éramos amigos.


Buscando rápidamente, tomé nota de que la ventana estaba cerrada, sin luz saliendo de su casa que estaba a menos de diez metros de distancia. El árbol actuaba como una escalera entre las ventanas de nuestros dormitorios, y siempre parecía que las casas estaban conectadas de alguna manera. Durante mi año lejos, había luchado contra el impulso de preguntarle a K.C. sobre él. Incluso después de todo lo que había hecho, parte de mí todavía extrañaba a ese chico que era mi pensamiento de vigilia y compañero constante cuando era niña. Pero Jared se había ido. En su lugar había un amargo e imbécil odioso que no tenía sentido para mí. Cerrando y bloqueando las puertas francesas, solté las cortinas transparentes y negras cerrándolas. Momentos más tarde, el cielo se abrió con un crujido, y la lluvia se desató.

* * *

14

Despertando más tarde esa noche, con mi cerebro incapaz hacer caso omiso de los truenos y el resonar del árbol contra la casa, encendí la luz de mi lado de la cama y me arrastré hacia las puertas para comprobar la tormenta. Capté la vista de faros acelerando peligrosamente por la calle. Incliné la cabeza tanto como pude y alcancé a ver un Boss negro 302 en su camino a la calzada de Jared. El coche derrapó un poco antes de volar fuera de mi vista en el garaje. Era un nuevo modelo de vehículo con una gruesa franja de carreras roja corriendo a lo largo del coche. Nunca lo había visto antes. Lo último que supe que Jared tenía era una motocicleta y un Mustang GT, por lo que el coche podría haber sido de cualquiera. ¿Tal vez tenía un nuevo vecino? No estaba segura de lo que sentía con esa posibilidad. Por otro lado, el coche habría totalmente sido del gusto de Jared. Después de un minuto más o menos, una tenue luz cayó sobre mi piso por la iluminación procedente de la habitación de Jared. Me sorprendí al ver una figura oscura moverse detrás de sus persianas. Mis dedos comenzaron a sentir un hormigueo, volviéndolos demasiado débiles para doblarse. Intentando volver a centrar mi atención en la fantástica exhibición del viento y en las cortinas de lluvia, mi corazón dio un salto al oír el sonido de las persianas de Jared levantarse y la luz derramarse entre nuestras dos casas. Entrecerré los ojos cuando vi a Jared alzar su ventana e inclinarse hacia la tormenta en la noche. Diablos.


Parecía estar observando el espectáculo, igual que yo. Apenas pude distinguir su cara a través de las densas salpicaduras de las hojas, pero supe cuando se fijó en mí. Sus brazos se tensaron mientras se apoyaba en el alféizar de la ventana, y su cabeza se inclinó hacia mí, inmóvil. Casi pude imaginar esos ojos color chocolate penetrándome. No hizo ningún saludo ni movimiento de cabeza. ¿Por qué lo haría? Mi ausencia no haría que su corazón se volviera más afectuoso, claramente. La preocupación y aprehensión solían molestarme cuando ese tipo estaba ahí, pero ahora.... sentí una extraña mezcla de nerviosismo y expectación. Poco a poco retrocedí para cerrar y asegurar las puertas. Lo último que quería era viajar y regalar las emociones que hervían bajo mi calma exterior. Durante mi tiempo fuera, había pensado en Jared, pero no preocupado por él, creyendo que el tiempo y la distancia lo calmarían. Tal vez esa predicción había sido demasiado optimista. Y tal vez ya no estaba tan preocupada por su mierda.

15


Capítulo 3 ―Entonces, ¿ya lo has visto? ―K.C. se apoyó en el marco de mis puertas dobles mirando hacia la casa de Jared. No tenía que preguntar a quién se refería. ―No... bueno, sí. Más o menos. Vi un Boss de apariencia bastante severa entrando en su garaje anoche. ¿Sería él? ―No quería decirle a K.C. sobre haberlo visto por la ventana. Con la esperanza de tener un par de días de respiro antes de enfrentarnos cara a cara, estaba tratando de aferrarme a la calma que había logrado durante mi año de distancia. Seguí ordenando la ropa de la maleta, sacando lo que necesitaba ser colgado y lo que tenía que ser lavado.

16

―Síp. Cambió al GT poco después de que te fuiste y compró ese. Supongo que ha estado haciéndose conocido al correr en el Loop. Mis dedos se apretaron en la percha ante sus palabras. La decepción me recorrió cuando me di cuenta que las cosas habían cambiado en el año que me había ido. Cuando éramos más jóvenes, Jared y yo habíamos soñado con poner un auto juntos en el Loop. ―Es un coche caliente. ―Odiaba admitirlo. Jared solía trabajar con mi padre y conmigo en nuestro garaje arreglando el viejo Chevy Nova de mi padre. Los dos éramos ansiosos estudiantes y apreciábamos la maestría que tomaba conseguir montar un coche en las mejores condiciones. ―En cualquier caso ―continué―, con las carreras y su trabajo, sólo espero que esté demasiado ocupado para cruzarse por mi cara este año. ―Circulé por la habitación guardando cosas, pero mi cerebro latía con fastidio. K.C. se apartó del marco de la puerta y se dejó caer boca abajo sobre la cama. ―Bueno, yo, por mi parte, estoy muy emocionada de ver la expresión de su cara cuando te vea. ―Apoyó la cabeza en su mano, y me dio una sonrisa burlona. ―¿Y eso por qué? ―murmuré mientras caminaba a mi mesilla de noche para colocar mi reloj. ―Porque te ves muy bien. No tengo idea de lo que pasó entre ustedes dos, pero no va a ser capaz de ignorarte. Ningún rumor o broma mantendrá a los chicos


alejados, y Jared probablemente se enfurruñará por haberte tratado tan mal. ―K.C. movió las cejas. No sé lo que quería decir sobre “te ves muy bien”. Por lo que yo sabía, lucía igual que siempre. Me quedé en 1.74, cabello rubio cayendo a la mitad de la espalda, y ojos de color azul oscuro. Los entrenamientos de gimnasio me daban ganas de vomitar, pero había seguido corriendo para mantenerme en forma para las carreras a campo traviesa. La única diferencia era el tono de mi piel. Después de viajar este verano y estar mucho en el sol, estaba muy bronceada. Con el tiempo, sin embargo, eso desaparecería, y estaría pálida de nuevo. ―Oh, nunca tuvo problema en ignorarme. Me gustaría que lo hubiera hecho. ―Aspiré una bocanada de aire a través de mis dientes y le sonreí―. Tuve un año tan increíble. ¡La gente que conocí y los lugares que vi! Todo esto me dio mucha perspectiva. Tengo un plan, y no voy a dejar que Jared Trent se interponga en mi camino. Me senté en la cama y dejé escapar un suspiro. K.C. me agarró la mano.

17

―No te preocupes, cariño. Esta mierda tiene que llegar a un punto final. Después de todo, nos graduamos en nueve meses. ―¿De qué estás hablando? ―Estoy hablando del juego previo entre tú y Jared ―pió K.C., con cara seria mientras saltaba de la cama y entraba en mi armario―. Esto no puede seguir así para siempre ―dijo en voz alta. ¿Juego previo? ―¿Perdón? ―Juego previo era una palabra sexual, y mi estómago dio un vuelco ante la idea de “Jared” y “sexo” en la misma frase. ―Srta. Brandt, no me digas que esto no ha pasado por su cabeza. ―K.C. asomó la cabeza fuera del armario, usando un acento sureño mientras juntaba sus cejas y ponía su mano sobre su corazón. Sostenía uno de mis vestidos sobre su figura mientras se veía en el espejo de tamaño completo que colgaba de la parte posterior de la puerta de mi armario. ¿Juegos previos? Giré la palabra en mi cabeza tratando de averiguar lo que estaba diciendo hasta que finalmente hizo clic. ―¿Crees que su trato hacia mí es juego previo? ―casi le grité―. Sí. Fue juego previo cuando le dijo a toda la escuela que tenía el Síndrome del Intestino Irritable y todo el mundo hizo ruidos de pedos mientras caminaba por el pasillo de primer año. ―Mi tono sarcástico no pudo disimular mi rabia. ¿Cómo podía pensar que


todo esto era juego previo?―. Y sí, fue completamente erótico como hizo que la tienda de comestibles entregara una caja de crema contra la infección por hongos en la clase de matemáticas en segundo año. Pero lo que realmente me puso caliente y lista para lanzarme sobre él fue cuando pegó folletos para tratamientos de verrugas genitales en mi casillero, ¡lo que es completamente hilarante que alguien tenga una ETS1 sin tener relaciones sexuales! ―Todo el resentimiento que había dejado de lado este año ahora estaba de vuelta con venganza. No había perdonado ni olvidado nada. Parpadeando largo y duro, me tomé unas vacaciones mentales de nuevo a Francia. Queso Port Salut, pan francés, bombones... solté un bufido cuando me di cuenta de que tal vez no era Francia, sino la comida lo que realmente había amado. K.C. me miró fijamente, con los ojos muy abiertos.

18

―Uh, no, Tate. No creo que él esté interesado en el juego previo sexual. Creo que realmente te odia. Lo que estoy diciendo es, ¿no es hora de que te defiendas? ¿Qué juegues el juego? Si él te empuja, empújalo tú a él. ―Traté de dejar que sus palabras se entendieran, pero ella continuó―: Tate, los chicos no son malos con las chicas atractivas sin ninguna razón en absoluto. De hecho, la energía de la mayoría de los chicos adolescentes es con el único propósito de echar un polvo. Ellos no quieren disminuir sus opciones, por lo que rara vez son malos con cualquier chica… a menos que ella lo hubiera traicionado, por supuesto ―reflexionó. Sabía que K.C. tenía razón hasta cierto punto. Tenía que haber una razón de por qué Jared actuó como lo hizo. Había roto mi cerebro una y mil veces tratando de averiguarlo. Él era frío con la mayoría de la gente, pero era francamente cruel conmigo. ¿Por qué yo? Me puse de pie y continué con la tarea de colgar la ropa, con mis bufandas por encima de mi hombro. ―Bueno, no he traicionado a Jared. Te lo he dicho cien veces, fuimos amigos por años, él se fue por unas semanas el verano antes de primer año, y cuando regresó, era diferente. No quería tener nada que ver conmigo. ―Bueno, no sabrás nada hasta que te enfrentes. Como antes de ir a Francia. Te defendiste esa noche, y eso es lo que tienes que seguir haciendo. ―Disparó K.C. como consejo como si yo no hubiera pensado en ello durante el año pasado. Mi ira se escapó de mí la noche de la fiesta de Tori Beckman, pero nada bueno iba a salir de mí hundiéndome hasta el nivel de Jared de nuevo.

1

ETS: Enfermedad de Transmisión Sexual.


―Mira. ―Igualé mi voz en un esfuerzo por aparentar calma. No había manera de que fuera a tragarme más drama de este chico, maldita sea―. Vamos a tener un año increíble. Espero que Jared se haya olvidado de mí. Si lo ha hecho, entonces ambos podemos ignorarnos tranquilamente hasta la graduación. Si no lo ha hecho, entonces voy a hacer lo que creo que es mejor. Tengo cosas más importantes en mi mente de todos modos. Él y ese idiota de Madoc pueden empujar y pinchar todo lo que quieran. Ya no les daré atención. Ellos no tomarán mi último año. ―Me detuve a mirarla. K.C. se quedó pensativa. ―Está bien ―ofreció complaciente. ―¿Está bien? ―Sí, dije “está bien”. ―Abandonó la discusión. Mis hombros se relajaron. Ella quería que fuera David para el Goliat de Jared, y yo sólo quería centrarme en entrar en Columbia y ganar la Feria de Ciencias en primavera.

19

―Está bien ―le imité y cambié rápidamente de tema―. Así que mi papá no estará en casa por tres meses más. ¿En qué problemas crees que debería meterme? ¿Crees que realmente debería romper el toque de queda, mientras no esté? ―Seguí ordenando mi ropa. ―Todavía no puedo creer que tu padre te deje sola durante tres meses. ―Él sabe que es ridículo hacer que me quede con mi abuela, empezar una nueva escuela y luego volverme a mudar aquí cuando él llegará a casa en Navidad. Es mi último año. Es importante. Él entiende. ―Mi abuela siempre se quedaba conmigo mientras mi padre estaba ausente, pero su hermana no estaba bien y necesitaba ayuda constante. Yo estaba sola esta vez. ―Sí, bueno tu abuela sólo está como a dos horas de distancia de todos modos, así que estoy segura de que va a entrar aquí y allá ―señaló K.C.―. ¿Deberíamos arriesgarnos a tener una fiesta? Sabía que yo era una preocupona, por lo que su tono era prudente. Mis padres me criaron para pensar por mí misma, y usar el sentido común. Con demasiada frecuencia decepcionaba a K.C. por mi falta de actitud de “a quién diablos le importa”. ―De esa manera, ¡no estarías violando el toque de queda! Porque tú... estarías... en casa ―razonó rápidamente. Mi pecho se tensó ante la idea de una fiesta no autorizada, pero tenía que admitir que aun así era algo que quería hacer en algún momento.


―Creo que es un rito de paso para todos los adolescentes, tener una fiesta mientras los padres están fuera ―admití, pero tragué saliva cuando me acordé de que tenía sólo un padre. Aunque mi madre había fallecido hacía ocho años, todavía dolía todos los días. Eché un vistazo a la última imagen de toda la familia apoyada en mi mesa de noche. Estábamos en un juego de los White Sox, y mis padres estaban besando cada una de mis mejillas, mis labios arrugados como los de un pez. K.C. me dio unas palmaditas en la espalda. ―Vamos a ir poco a poco contigo. Podemos empezar estirando las reglas antes de romperlas. ¿Qué hay de invitar a un chico antes de tener una gran multitud? ―Ella agarró una blusa de seda negra que había comprado en París y la sostuvo en alto.

20

―Sí, de alguna manera creo que mi padre encontraría a un chico más amenazante que una casa llena de adolescentes de fiesta. Y rompo algunas reglas a veces. Soy culpable de exceso de velocidad y cruzar la calle imprudentemente y... ―Mi voz se apagó mientras mis labios se detuvieron en una sonrisa. K.C. y yo podríamos ser aventureras, pero nunca era de mucho interés para mí perder la confianza de mi padre. Normalmente, ni siquiera doblaba las reglas. Lo respetaba mucho. ―Sí, está bien, Madre Teresa ―murmuró K.C. con desdén cuando empezó a hojear algunas fotos que había tomado durante mi año lejos―. ¿Así que puedes hablar francés con fluidez ahora? ―Sé algunas palabras útiles para ti ―dije sin expresión. Ella agarró una almohada de mi cama y la lanzó hacia mí, sin apartar la vista de las fotos en su mano. Después de tres años de fiel amistad, podríamos intercambiar insultos inofensivos tan fácilmente como ropa. Entrando en mi cuarto de baño privado, grité: ―Entonces, ¿puedes quedarte a cenar? Podemos hacer pizza. ―Esta noche tengo que estar en casa, de hecho ― gritó en respuesta―. Liam viene a cenar. Mi mamá está un poco preocupada por nuestra relación y quiere verlo más. ―Enunció “relación” como si allí hubiera un doble significado. Liam y K.C. habían estado saliendo por dos años, y habían estado teniendo relaciones sexuales por un tiempo. Su madre sin duda sospechaba que su “relación” había progresado. ―Uh oh, ¿está el sargento Carter encima de ustedes dos? ―gruñí mientras empujaba la maleta ahora vacía debajo de mi cama. Llamaba “sargento Carter” a la mamá de K.C. debido a su autoritario cuidado maternal. K.C. tenía poca


privacidad y se esperaba que informara sobre todo. Sin embargo, eso sólo hacía que quisiera ocultar más sus secretos. ―Estoy segura. Encontró mi camisón y se puso loca. ―K.C. se puso de pie y agarró su bolso de la cama. ―Me hubiera gustado ver tu forma de salir de esa. ―Apagué la luz de mi habitación y la seguí por las escaleras. ―Si mis padres fueran como tu padre, entonces tal vez no estaría tan nerviosa de decirles las cosas ―murmuró K.C.. Estaba bastante segura de que nunca le diría a mi padre sobre mi primera vez, cuando quiera que sucediera. ―Bueno, podemos conectar mañana o cuando sea. Siempre y cuando sea antes de que empiecen las clases. ―Absolutamente, mañana. ―Me dio un fuerte abrazo―. Tengo que ir a ducharme antes de la cena. Te veré más tarde. ―Y corrió hacia la puerta. ―Hasta más tarde.

21


Capítulo 4 ―¡Maldición! ―grité al techo de mi dormitorio, ahora iluminado por la llegada de otro fiestero. Un déjá vu me golpeó cuando la casa de al lado rugió con música y voces. Felizmente había olvidado las fiestas ruidosas de Jared. Las vibraciones constantes de los motores acelerando y las chicas gritando ―esperaba que de placer― llenaban el aire durante las dos últimas horas y aún se mantenían fuertes. Mis músculos se tensaban con cada nuevo ruido. Miré de nuevo el reloj de la mesilla de noche, deseando que dejara de marcar los minutos. Era pasada la medianoche, y tenía que despertar en cinco horas para reunirme con mi club de corredores para nuestro entrenamiento semanal. Tenía que despertar pensé, y eso estaría dado si pudiera llegar a dormir en primer lugar.

22

Y eso no iba a suceder sin una intervención. ¿No es hora de que te defiendas? Las palabras de K.C. zumbaban a través de mi cabeza. No había casi ninguna posibilidad de que Jared bajara la música si se lo pedía, pero la diplomática en mí pensó que valdría la pena intentarlo. La “vieja Tate” habría permanecido aquí despierta toda la noche, demasiado intimidada por su agresor para pedirle que bajara su música. Ahora, la fatiga corporal y el cansancio habían erosionado mi paciencia. Tal vez, sólo tal vez, Jared había sacado la mazorca de su culo y superado cualquiera que fuera el problema que tenía conmigo. No dolía tener esperanzas. Las noches se habían vuelto frías, así que era reacia a salir de mi cama caliente. Quitándome las cubiertas antes de que me acobardara, me resbalé dentro de mis converse negras y me cubrí con mi camiseta blanca con capucha negra. Mi cabello colgaba suelto, no llevaba nada de maquillaje, y lucía mi pantalón corto de lino para dormir favorito de rayas azules y blancas. Podría haber tenido mejor aspecto y probablemente debería haberme puesto pantalones más modestos, pero simplemente no me importaba. Estaba muy cansada, así que sólo bajé por las escaleras y salí por la puerta principal en toda mi gloria desaliñada. Fue tanto la calidez de la tarde de agosto o mis nervios, que tuve que subirme las mangas para refrescarme al salir de mi patio y deambular por el suyo. El


césped contaba con algunas personas al azar, ninguna de las cuales reconocía, y los latidos de mi corazón se relajaron un poco al saber que habría pocas personas que me conocieran aquí. Sabía que la lista de amigos de Jared incluía personas de otras escuelas, colegios, e incluso legalmente adultos de antecedentes cuestionables. Por ahora, el público ya estaba tan perdido que me deslicé pasando desapercibida. Dentro de la casa, la juerga era fuerte y desagradable. La gente bailaba en la sala de estar, o mejor dicho, algunas chicas se dejaban manosear, mientras que otros estaban sentados o de pie en varias partes de la planta baja conversando, bebiendo y fumando. Mi nariz se arrugó ante el asqueroso antro de libertinaje de menores de edad y el hedor... pero, admitía, que todo el mundo parecía estar divirtiéndose y siendo normal. Era oficial. Yo era una aguafiestas. Chevelle comenzó a bombear a través de los altavoces, los que parecían tener una salida situada en cada habitación. Hats Off to the Bull podría hacer que valiera la pena venir después de todo.

23

Al entrar en la cocina en mi búsqueda de Jared, inmediatamente me detuve. Mientras que varias personas estaban alrededor del barril y otras ofrendas más duras ubicadas en la encimera, la visión de Madoc sentado en la mesa de la cocina jugando juegos de beber me tomó por sorpresa. Estaba con algunos otros chicos y un par de chicas. Era demasiado tarde para dar media vuelta. ―¿Qué demonios estás haciendo aquí? ―Él salió de su silla y caminó hacia mí. Su desprecio era de plástico. Sólo con el propósito de mostrar. Sabía que Madoc disfrutaba cualquier drama que fuera aderezado a su noche. Y yo era drama. Decidí jugarla de engreída. ―Bueno, no te estoy buscando a ti. ―Sonriendo, continué escaneando la habitación luciendo desinteresada―. ¿Dónde está Jared? ―Ya tiene una chica para esta noche. Y dudo que estuviera interesado en ti de todos modos. ―Se puso en mi cara con lo último. Más que unas pocas chicas querían atención de Madoc, pero yo no era una de ellas. Él era guapo, con sus brillantes ojos azules y el cabello rubio con estilo. Tenía un gran cuerpo y su ropa complementaba su figura. Sin embargo, dudaba que alguna vez utilizara a las chicas más de una noche. Me di la vuelta para salir y continuar con mi búsqueda, pero él me agarró por el codo. ���En realidad, soy un masoquista, pero te ves jodidamente fantástica en tu pijama. Si estás buscando un poco de acción, puedo ocuparme de ti.


Mi estómago se revolvió y mi cuerpo se puso rígido. ¿Estaba bromeando? ¿No tenía nada de orgullo? En primer y segundo año, él y Jared hicieron mi vida un infierno. Era sofocada donde quiera que iba. Incluso en casa. Ahora, ¿él quería llevarme arriba? ¿Ahora, yo era lo suficientemente buena? ―Oye, amigo, Jared dice que ella está fuera de los límites. ―Sam Parker, uno de los amigos más agradables de Jared, intervino desde la mesa. Los ojos de Madoc se deslizaron por mi cuerpo, deteniéndose en mis piernas. ―Jared está arriba follando a Piper. Él tiene otras cosas en su mente en este momento. Mi boca se secó. Imágenes no deseadas del chico que solía compartir una tienda de campaña conmigo en mi patio trasero destellaron en mi mente. Jared estaba arriba, en la cama ahora mismo, acostándose con una chica. Soplando un suspiro, me volví para salir. Sólo tenía que salir de aquí.

24

Madoc me tiró hacia atrás contra su cuerpo y envolvió sus brazos a mi alrededor. Brevemente registré a Sam saliendo rápidamente de su asiento y de la habitación. Mi cuerpo se retorcía y mis músculos se tensaron, pero no presenté ningún forcejeo serio por el momento. Quería ver a Jared, y esperaba que allí fuera donde Sam había ido. Si podía salir de aquí sin mayor drama, lo prefería así. Pero era mejor que Sam se diera prisa, porque la nariz de Madoc estaba a punto de encontrarse con la parte posterior de mi cráneo. ―Tú no aprendes, ¿verdad? ―Me quedé mirando al frente. A unos metros de distancia, algunos chicos estaban jugando al billar, pero no nos prestaban atención. Evidentemente, el juego era más importante para ellos que una chica siendo asaltada―. Oh, ¿mi nariz? Se curó bien, gracias. Y creo que te debo por eso, por cierto. ―Sus palabras eran ahogadas mientras sus labios se deslizaban por mi cuello. Mis hombros se movieron de lado a lado mientras trataba de hacer palanca fuera de su alcance. ―Hueles bien ―susurró―. Sigue luchando contra mí, Tate. Me enciende. ―Su bufido fue seguido por su lengua saliendo de su boca y lamiendo el lóbulo de mi oreja antes de agarrarlo entre los dientes. ¡Hijo de puta! Mi pulso se aceleró con ira, no miedo. Fuego surgió en mis brazos y piernas. Juega el juego. Olvidé si esas eran palabras de K.C. o mías, y no me importaba. Vamos a ver cómo le gusta ser manipulado. Trabajé mi mano detrás de mí, en medio de nuestros cuerpos, y agarré a Madoc por la entrepierna. Le apreté lo


suficiente como para llamar su atención, pero no lo suficiente como para hacerle daño.... todavía. Madoc no me soltó, pero se quedó quieto. ―Déjame. Ir ―dije entre dientes. Los espectadores comenzaron a prestarle más atención a la escena, pero aun así se quedaban fuera de ella, luciendo divertidos. Nadie hizo un movimiento para ayudarme. Apliqué un poco más de presión, y finalmente soltó su agarre. Rápidamente me alejé antes de girar hacia él, forzando mi cólera hacia abajo. Hasta que no hiciera que Jared bajara la maldita música, no iba a irme. Madoc levantó una ceja. ―Probablemente todavía seas virgen, ¿no es así? ―Me tomó por sorpresa―. Los chicos seguramente querrían follarte, pero Jared y yo nos ocupamos de eso. ¿No es hora de que te defiendas? Me incitó la voz de K.C. ―¿De qué demonios estás hablando? ―Tirando de mi capucha de nuevo a su lugar, me mantuve firme, mi cuerpo era una pared.

25

―¿Qué demonios pasa entre tú y Jared de todos modos? Quiero decir, cuando lo conocí, y me peleó para sabotear todas tus citas de primer año, asumí que era porque él sentía algo por ti. Como si estuviera celoso o algo así. Pero después de un tiempo, estaba bastante claro que no estaba persiguiéndote... por alguna razón. ¿Qué le hiciste? ―Madoc me miró acusadoramente, inclinando la cabeza hacia un lado. Mis dedos se cerraron en puños. ―No le hice nada. Nuestro enfrentamiento se estaba convirtiendo en una escena. Mi voz elevada obligó a la gente a comenzar a despejar el espacio. Di la vuelta hacia el otro lado de la mesa de billar para poner distancia. ―Piensa ―incitó Madoc con una sonrisa arrogante―. Eres preciosa, y en cuanto a mí, ya te habría follado de todas las formas posibles. Un montón de chicos lo habrían hecho, si no fuera por Jared. Mis muslos se apretaron juntos. La idea de este imbécil pensando que podría entrar en mis pantalones alcanzó un nuevo nivel de ordinariez. ―¿Qué quieres decir “si no fuera por Jared”? ―El vello en mis brazos se erizó mientras mi respiración se volvía espesa. ―Es simple. Cada vez que nos enterábamos de que alguien estaba interesado en ti o te había invitado a salir, lo arreglábamos para asegurarnos de terminarlo tan rápido como había empezado. Éramos bastante patéticos en ello durante los


primeros meses. Todd Branch te invitó a esa hoguera de primer año, pero escuchó que estabas recibiendo tratamientos para las ladillas y nunca te llamó. ¿Nunca te preguntaste cómo él se enteró de eso? Ese rumor en particular era uno de los menos dañinos en los últimos años, pero en ese momento, fue devastador. Acababa de empezar la secundaria, estaba tratando de hacer amigos, y luego me di cuenta que la gente se reía a mis espaldas. ―Daniel Stewart te invitó al baile de Halloween ese año, también, pero nunca te recogió porque oyó que habías perdido tu virginidad con Stevie Stoddard. ―Madoc apenas terminó la última palabra, se echó a reír con mucha fuerza. Hice una mueca sin control mientras el calor se elevaba por mi cuello. Stevie Stoddard era un chico muy dulce, pero sufría de acné grave y se comía sus mocos. Cada escuela tiene un Stevie Stoddard. Madoc continuó:

26

―Sí, estábamos muy ocupados en un principio. Un montón de chicos quería meterse en tus pantalones, pero para segundo año los rumores se hicieron más sofisticados. La gente había captado bastante que eras una leprosa social. Las cosas se pusieron más fáciles para Jared y para mí... finalmente. Y las cosas se habían vuelto más difíciles para mí. Moverme era imposible. ¿Qué había estado pensando? ¡Por supuesto, todo había sido por Jared! Sabía que él estaba detrás de algunas de las bromas, así como todas las fiestas de las que era sacada, pero no pensé que había sido responsable de todos los rumores, también. Nunca supe por qué Daniel Stewart me había dejado plantada, y nunca había oído el rumor sobre Stevie Stoddard. ¿Cuánto más se escapó de mi atención? Él hacía bromas sobre mí, filtraba algunas mentiras, y era un completo idiota en la secundaria, pero nunca sospeché que era tan activo en mi infelicidad. ¿Había perdido los estribos sin una puta razón? Piensa. ―¿Qué está haciendo ella aquí? ―Sacada de mis cavilaciones internas, encontré a Jared apoyado en la puerta entre la sala de billar y las escaleras. Tenía los brazos por encima de su cabeza, las manos aseguradas a ambos lados del marco de la puerta. Me cortó la respiración. Verlo cara a cara me hizo olvidar todo lo demás. Madoc, sus revelaciones... ¡mierda! ¿De qué demonios estábamos él y yo hablando? No podía recordar.


Incluso con mi resentimiento hacia Jared, no podía apartar la vista de la forma en que los músculos de su pecho suave se estiraban con sus brazos. Mi cuerpo reaccionó involuntariamente mientras el calor se reunía debajo de mi vientre y el vapor se trasladaba hasta mi cuello. Había estado en Francia durante un año, y volver a verlo de cerca hacía que mi estómago diera una voltereta doble. Su cabello castaño oscuro y sus ojos parecían hacer que su piel brillara. Las severas cejas rectas realzaban su presencia intimidatoria. Mirarlo debería ser un deporte. El primero que apartara sus ojos de él, ganaría. Estaba de pie medio desnudo, vistiendo sólo un par de pantalones negros con una cadena de una cartera colgando de su bolsillo. Su piel estaba bronceada y su cabello descaradamente revuelto. Sus dos tatuajes resplandecían, uno en el antebrazo y otro en el costado de su torso. Su bóxer a cuadros azules y blancos se asomaban por la parte superior de sus pantalones, que colgaba suelto por el cinturón desabrochado alrededor de su cintura. Desabrochado. Cerré los ojos.

27

Las lágrimas ardían detrás de mis párpados, y la magnitud de sus obras llegó de golpe. Ver a esta persona que me odiaba lo suficiente como para hacerme daño día tras día me hizo doler el corazón. Él no tomará mi último año, me comprometí conmigo misma. Parpadeé las lágrimas no derramadas, mi respiración se ralentizó. Sobrevivir es la mejor venganza, diría mi madre. Bajo un brazo, vi a Sam asomándose, luciendo cómicamente como Dobby encogiéndose detrás de Lucius Malfoy. Bajo el otro brazo, una sexy morena ―cuyo nombre asumí que era Piper― se abrió paso, luciendo como el gato que acababa de comerse al canario. La reconocí vagamente de la escuela. Llevaba un vestido sin tirantes rojo ajustado a la piel con aterradores zapatos negros de tacón. A pesar de los quince centímetros añadidos a su altura, aún le llegaba por debajo de la barbilla a Jared. Era bonita de una forma... bueno, en todos los sentidos, supongo. Jared, por otro lado, podría haber estado a punto de comerse un bebé vivo con el ceño fruncido que llevaba. Sin hacer contacto visual conmigo, dejó en claro que él le habló a Madoc y no estaba siendo considerada. Me metí antes de que Madoc abriera la boca. ―“Ella” quería unas breves palabras contigo. Crucé los brazos sobre mi pecho y dejé caer mi mirada, tratando de parecer más dura de lo que era. Jared hizo lo mismo, y mientras sus labios estaban quietos, sus ojos estaban entretenidos.


―Que sea rápido. Tengo invitados ―ordenó. Entró en la habitación y tomó posición al otro lado de la mesa de billar. Madoc y Sam tomaron la señal y se arrastraron de nuevo hacia la cocina. Capté a Madoc por el rabillo de mi ojo, golpeando con fuerza a Sam en la cabeza. El control que estaba tratando desesperadamente de mantener amenazaba con romperse. Después de la epifanía provocada por la confesión de Madoc, odiaba a Jared más que nunca. Era difícil mirarlo. ―Tengo. Invitados ―repitió Jared, clavándome con una mirada molesta. ―Sí, puedo verlo. ―Miré alrededor de él a la puerta donde la morena seguía en pie―. Puedes volver a servirlos en un minuto. La expresión de Jared cayó a una ligera mueca. La morena finalmente captó la indirecta, se acercó a Jared cuyos ojos nunca se apartaron de los míos, y le dio un beso en la mejilla. ―Llámame ―le susurró.

28

Su mirada se quedó en mí mientras continuaba ignorándola. Después de vacilar unos momentos, salió de la habitación, giró sobre sus talones y se fue. No era de extrañar que los chicos actuaran como idiotas. Las chicas como esas se lo permitían. Juntando fuerzas, sostuve mi cabeza en alto. ―Tengo que estar levantada en unas cinco horas para una cita en Weston. Te estoy pidiendo amablemente que por favor bajes la música. ―Por favor, no seas un idiota, por favor, no seas un idiota. ―No. Allí va el poder de la oración. ―Jared. ―Hice una pausa, aunque ya sabía que no iba a ganar―. Vine aquí siendo amable. Es más de medianoche. Te lo estoy pidiendo amablemente. ―Estaba tratando de mantener mi tono uniforme. ―Es más de medianoche un viernes por la noche. ―Mantuvo los brazos cruzados sobre su pecho, dando la impresión de estar aburrido. ―Estás siendo irracional. Si quisiera que apagaran la música, podría presentar una queja por el ruido o llamar a tu mamá. Vengo a ti por respeto. ―Miré alrededor de la habitación vacía―. ¿Dónde está tu madre, por cierto? No la he visto desde que he vuelto. ―Ya no está mucho por aquí, y no arrastrará su culo, en medio de la noche para terminar mi fiesta.


―No estoy diciendo que la “termines”. Te estoy pidiendo que bajes la música ―le aclaré, como si todavía tuviera alguna posibilidad de que Jared lo concediera. ―Ve a dormir a casa de K.C. los fines de semana. ―Empezó a rodear la mesa de billar y a rodar las bolas en las troneras. ―¡Es más de medianoche! ¡No voy a molestarla tan tarde! ―Me estás molestando a mí demasiado tarde. ―Eres un idiota. ―El susurro salió de mis labios antes de que pudiera detenerlo. ―Cuidado, Tatum. ―Se detuvo y me miró―. Has estado fuera por un tiempo, así que te la dejaré pasar y recuerda que mi buena voluntad no va muy lejos contigo. ―Oh, por favor. No actúes como si fuera una carga soportar mi presencia. He soportado más que un poco de ti en los últimos años. ¿Qué podrías hacerme que ya no me hayas hecho? ―Yo, una vez más, crucé los brazos sobre el pecho y traté de lucir confiada.

29

Mi pasado nerviosismo venía de mi incapacidad para manejarlo. Él era inteligente y rápido, y yo siempre perdía cuando nos enfrentábamos verbalmente. Pero no le tenía miedo. ―Me gustan mis fiestas, Tatum. ―Se encogió de hombros―. Me gusta ser entretenido. Si tomas mi fiesta, entonces tienes que entretenerme. ―Su mirada entrecerrada y la voz ronca probablemente estaban destinadas a ser sexys, pero sólo salieron como una amenaza. ―¿Y qué tarea desagradable, dime por favor, quieres que haga? ―Extravagantemente ondeé la mano en el aire como si estuviera hablando con un duque o señor. Tal vez el pajero quería sus inodoros limpios o los calcetines doblados. De cualquier manera, lo único que iba a obtener era mi dedo medio apuntando su rostro. Paseando hacia mí, Jared agarró el dobladillo de mi sudadera y dijo: ―Sácate esto y dame un baile privado. Mis ojos se abrieron. ―¿Perdón? ―Me ahogué en un susurro ronco. Él estaba parado tan cerca de mí y mi cuerpo vibraba de energía. Su cabeza estaba nivelada, pero sus ojos oscuros tenían una mirada baja y penetrante. Estaba híper consciente de su cuerpo, su piel desnuda, y luego las imágenes mentales de un baile privado comenzaron a fluir. Oh, Dios. Lo odio, lo odio, me recordé a mí misma.


Jared sacudió el emblema Seether en el pecho izquierdo de mi sudadera con capucha. ―Te pondré Remedy. ¿Aún es tu canción favorita? Dame un rápido baile privado, y se acabó la fiesta. ―Las comisuras de sus labios se elevaron, pero una frialdad de muerte se encontraba todavía en sus ojos. Él quería humillarme otra vez. El monstruo necesitaba ser alimentado. ¿No es hora de que te defiendas? Si aceptaba su oferta, Jared sólo encontraría una manera para salir de la transacción y avergonzarme. Si no aceptaba la oferta, estaríamos en un punto muerto. De cualquier manera, Jared era consciente de que no tenía que renunciar a nada. El idiota también asumía que estaba demasiado aturdida para pensar en una tercera opción. ¿No es hora de que te defiendas?

30

En el breve momento en que me llevó tomar mi decisión, tomé una inspección final de él. Era una pena. Jared era increíblemente hermoso, y una vez había sido un buen chico. Si las cosas hubieran sido diferentes, podría ser suya. Érase una vez, que pensaba que era suya. Pero no sacrificaría mi orgullo para él. Nunca. Más. Mis piernas comenzaron a temblar, pero se negaron a dejar de lado mi resolución. Me aparté y grité en la sala de estar. ―¡Policías! ―Los bailarines miraron a su alrededor con confusión―. ¡Policías! ¡Todo el mundo fuera de aquí! ¡Los policías vienen por la puerta de atrás! ¡Corran! ―Me sorprendió la cantidad de compromiso que pude convocar para sacar esto adelante, pero funcionó. Maldita sea, ¡funcionó! Pandemonium sobrevino mientras la multitud reaccionó con pánico inmediato. Fiesteros, aquellos menores de edad por lo menos, comenzaron a dispersarse a los cuatro vientos y parecían pasar la palabra a la gente de afuera, también. Todo el mundo tomó su hierba y botellas antes de salir corriendo. Estaban demasiado borrachos para escanear el área correctamente y realmente buscar a la policía. Sólo corrían. Girando para encontrar los ojos de Jared, me fijé que no había reaccionado. No se había movido. Mientras todo el mundo saltaba de su casa en un frenesí de gritos y motores acelerando, Jared me miraba con una mezcla de rabia y sorpresa.


Acercándose lentamente, la enorme sonrisa que se desarrolló en su rostro obligó a mi estómago a dar una voltereta. Dejando escapar un suspiro lastimero falso, declaró: ―Te tendré llorando en cualquier momento. ―Su tono era tranquilo y decidido. Creí cada palabra. Tomando una larga respiración, mis ojos se estrecharon en él. ―Ya me has hecho llorar en innumerables ocasiones. ―Levanté mi dedo medio lentamente, y le pregunté―: ¿Sabes lo que es esto? ―Llevé mi dedo medio y di unas palmaditas en la esquina de mi ojo con él―. Soy yo, secándose la última lágrima que conseguirás.

31


Capítulo 5 Los días siguientes pasaron en un frenesí de actividad, mientras me preparaba para el comienzo de la escuela. Por más que intenté decirme a mí misma haciéndome creer que el silencio de Jared era una buena cosa, era sólo cuestión de tiempo antes de que el otro zapato cayera. Mis acciones en su fiesta habían sido descuidadas, pero a veces las peores ideas se sentían las mejores. Incluso ahora, después de una semana, mi pulso se aceleraba y no pude evitar sonreír al pensar en la forma en que lo había conseguido. La consciencia que había ganado, mientras vivía en el extranjero, hizo que cosas que fueron una vez amenazantes parecieran más triviales ahora. El nerviosismo subió por mi pecho ante la idea de Jared, pero ya no sentía la necesidad de evitarlo a toda costa.

32

―Entonces ¡estás en la pecera hoy! ―No era una pregunta. K.C. rebotó junto a mí mientras ponía lejos mis libros. Su mano agarró la parte superior de la puerta del armario mientras se asomaba por ella. ―Tengo miedo de preguntar. ―Dejé escapar un pequeño suspiro sin mirarla. Era el primer día de vuelta, el primer día del último año. Había tenido una mañana llena de física, cálculo y educación física. Agarré otro bloc de notas para francés, que era mi última clase antes del almuerzo. ―Así que, ¿no has notado que todo el mundo te ha notado hoy? En una escuela de cerca de dos mil personas, creo que podrías tener a todo el mundo hablando de ti ―dijo con una risita. ―¿Me senté en un pudín de chocolate de nuevo? O tal vez un nuevo rumor está circulando que pasé el año pasado ocultando un embarazo y di al bebé en adopción. ―Cerré la puerta de mi armario luego me giré para ir a francés, sabiendo que ella me seguiría. Realmente no quería escuchar lo que la gente estaba diciendo, en parte, porque no me importaba qué mierda estuvieran circulando ahora, y también porque no era nada nuevo. Francia había sido un respiro de paz, pero Shelburne Falls probablemente era lo mismo, igual de viejo. Gracias a Jared, mi experiencia en la escuela había sido una larga serie de rumores, bromas, lágrimas y desengaños. Esperaba más de este año, pero no estaba aguantando la respiración tampoco.


―Ni siquiera cerca. Y en realidad, lo que dicen es bueno. Muy bueno. ―¿Oh, sí? ―respondí distraídamente esperando que ella sintiera el tono desinteresado y se callara. ―Al parecer, tu año en Europa te ha trasformado de una ubergeek a ubercool ―emitió K.C. con sarcasmo sabiendo que yo nunca había sido ubergeek. No es que alguna vez haya considerado ubercool tampoco. Mi identidad, por defecto, siempre había sido “de los de afuera”, pero sólo porque el largo brazo de Jared Trent me había considerado menos que aceptable en la mayoría de los círculos sociales. Volé por las escaleras hasta el tercer piso de la clase, dejando a un lado a los otros estudiantes mientras corrían hacía su próximo destino. ―Tate, ¿me has oído? ―K.C. trotó detrás de mí tratando de alcanzarme―. Quiero decir, ¡mira a tu alrededor! ¿Podrías parar por dos segundos? ―susurrógritó, con ojos suplicantes cuando la miré.

33

―¿Qué? ―Su urgencia por pasar sobre los últimos chismes era divertido, pero lo único que quería era caminar en la escuela sin llevar mi armadura invisible―. ¿Cuál es el problema? ¿Y qué? La gente piensa que me veo bien hoy. ¡Hoy! ¿Qué pensarán mañana después de que Jared llegué a ellos? ―No le había dicho de la fiesta de Jared y lo que había hecho. Si lo supiera, no sería tan optimista acerca de mis posibilidades. ―Tú sabes. Él no fue tan malo después de que te fuiste. Tal vez estamos preocupándonos por nada. Todo lo que estoy diciendo es que… ―K.C. fue cortada. ―Hey, Tate. ―Ben Jamison se acercó por detrás de K.C. y llegó detrás de mí―. Déjame abrir la puerta para ti. Me hice a un lado, dándole espacio para abrir la puerta. Al no tener más remedio que poner fin a nuestra conversación, fruncí mis labios y saludé a una K.C. con la boca abierta. ―Es genial tenerte de vuelta ―susurró Ben mientras entrábamos a clase, yo primera y él cerca detrás de mí. Abrí mis ojos y tuve que reprimir una risa nerviosa. La realidad de que Ben Jamison me dedicara una charla era demasiado surrealista. Era protagonista en el fútbol y baloncesto y era uno de los chicos que mejor lucían en la escuela. Habíamos estado en francés I y II juntos, pero nunca habíamos hablado. ―Gracias ―dije manteniendo mi mirada baja. Esto estaba fuera de mi zona de confort. Me deslicé sigilosamente en un asiento de primera fila. ¡Extraño!


¿Era genial tenerme de vuelta? ¿Como si alguna vez le importara antes? Este era, probablemente, uno de los trucos de Jared. Hice una nota mental para pedirle disculpas a K.C. por tratar de advertirme sobre la inusual atención. Chicos lindos que hablaban conmigo igualaban lo inusual. Madame Lyon, nuestra actual francesa profesora de francés, comenzó a lanzarse en una soplada conferencia completa de buenas a primeras. Consciente de Ben sentado justo detrás de mí, traté de concentrarme en la lección, pero ni siquiera el estudio de Madame era lindo, balanceando el corte de cabello no podía apartar de mi mente las miradas aburridas en la parte de atrás de mi cabeza. Fuera de mi visión periférica, noté a varios estudiantes en torno a la sala echando un vistazo en mi dirección. Me moví en mi asiento. ¿Cuál era el problema de todos? Pensando en lo que había dicho K.C. la primera vez que regresé, no creía que realmente me viera nada diferente. Después de todo, mi año en el extranjero no había consistido en ningún gran cambio de imagen o ir de compras. Mi piel estaba un poco más oscura, mi ropa era nueva, pero mi estilo no había cambiado.

34

Llevaba jeans ajustados, metidos en mis botas negras altas a media pierna, sin tacones, y una fina camiseta blanca de cuello barco suficiente para cubrir mi trasero. Amaba mi estilo, y no importaba lo que pensaran los demás, me limitaba a ello. Después de unos cincuenta minutos dolorosamente largos de clase con sonrisas de gente inesperada, saqué mi teléfono de mi bolsa negra de mensajero. ¿Te veo afuera para el almuerzo?, le envié un texto a K.C. ¡Demasiado viento!, replicó ella. Siempre se trataba del cabello. Bien. Adelántate ahora, búscame. Tan pronto como entré en la línea de la cafetería, la piel de gallina se apoderó de mi piel. Agarré la bandeja y cerré los ojos. Él estaba en alguna parte. No necesitaba darme vuelta o escuchar su voz. Tal vez era el clima de la habitación, la manera en que otros viajaban o la polaridad de su presencia en relación a mí. Lo único que sabía con certeza era que él, definitivamente, estaba aquí. En la escuela primaria jugábamos con imanes que chocaban entre sí cuando se les daba la vuelta hacia el lado positivo, pero si les daba vuelta hacia el lado negativo, los imanes se repelían entre sí. Jared era un lado de un imán volteándose para nunca dar cabida a nadie. Él era lo que era. Todos los demás ya sea, se acercaban o se apartaban, y el flujo de un ambiente reflejaba eso. Hubo un momento en que Jared y yo éramos inseparables, al igual que los lados positivos de los imanes.


Mis pulmones dolían con la respiración que no me había dado cuenta de que había estado conteniendo, y exhalé. Después de elegir una ensalada con aderezo ranchero y una botella de agua, le entregué a la cajera mi tarjeta para que la deslizara y encontré un asiento cerca de la ventana. El bullicio de la habitación era una entretenida distracción de las miradas. Varios estudiantes asintieron al pasar y ofrecieron un “bienvenida de vuelta”. Mis hombros finalmente se relajaron después del remolino de saludos. Jess Cullen me saludó desde unas pocas mesas más, y me recordé a mí misma acerca de la práctica de esta tarde. ¿Dónde estás? K.C. mandó un texto. Por la ventana del norte. En la fila ahora. OK. Le envié un mensaje de vuelta. Girando alrededor de mi asiento, la vi en la fila. Le di un pequeño saludo para señalar donde estaba y rápidamente me giré de vuelta antes de dejarme llevar por las ganas de escanear la sala por él.

35

Girando la tapa de mi botella de agua, tomé un largo trago, disfrutando del alivio. Sentí que mi corazón había estado latiendo a mil por hora durante la última hora. Hidratar, hidratar, hidratar. Mi descanso, sin embargo, fue interrumpido por la voz de Madoc Caruthers. ―Hey, nena. ―Madoc puso su mano sobre la mesa a mi lado y se inclinó a mi oreja. A medida que ponía la tapa en mi botella de agua, mis hombros cayeron ligeramente. ¡Otra vez no! ¿Él pequeño hijo de puta nunca aprendería la lección? Miré hacia delante en un esfuerzo por ignorarlo. ―¿Tate? ―Estaba tratando de provocarme para que lo reconociera. Sin confrontarlo todavía, no hice contacto visual―. ¿Tate? Sé que puedes oírme. De hecho, sé que cada parte de ti es muy consciente de mí en estos momentos. ―Madoc pasó los nudillos de su mano izquierda por mi brazo. Aspiré una bocanada de aire, y mi cuerpo se sacudió con su toque―. Mmmm, tienes la piel de gallina, ¿lo ves? ―Jugueteó conmigo. ¿Piel de gallina? Si no estuviera tan enferma, me reiría. ―Sí, tú me haces poner la piel de gallina. Pero sabías eso, ¿verdad?―Mis desprecio no podía ser más grande. ―Realmente te extrañé el año pasado, y en realidad me gustaría hacer una tregua. De hecho, ¿por qué no dejamos todo atrás y dejas que te lleve afuera este fin de semana?


Él tenía que estar soñando si creía… Su mano se deslizó por mi espalda y bajó rápidamente a mi trasero. Aspiré otra respiración. ¡Hijo de puta! ¿De verdad acababa de agarrar mi culo? ¿Sin mi permiso? ¿En público? Oh, no. Entones, apretó. Todo después de ese momento pasó a toda prisa por la reacción y la adrenalina. Salí de mi asiento como si mis piernas tuvieran resortes. Los músculos de mis muslos estaban tensos por la tensión, y apreté los puños. Cuando me enfrenté a Madoc, quien se había levantado para mirarme a los ojos, lo agarré por los hombros y levanté mi rodilla en su ingle. Fuerte. La cantidad de presión debe de haber sido mucha, porque él gritó y cayó de rodillas, gimiendo mientras agarraba su entrepierna. Había tenido suficiente del maltrato de Madoc. No había manera de que fuera capaz de poner mi otra mejilla nunca más. Romperle la nariz el año pasado, claramente no era el final de la cuerda. Era el comienzo de una nueva.

36

Con el corazón palpitante y un calor fresco surgiendo por mis brazos, no me detuve a pensar en dónde me pondría esto mañana o la próxima semana. Sólo quería que se detuviera. Jared me había amenazado durante años, pero nunca había cruzado esa línea. Nunca me había tocado o hecho sentir violada físicamente. Madoc siempre cruzó esa línea, y me pregunté ¡cuál era su maldito problema! Si lo que Sam había dicho era cierto, que yo estaba fuera de los límites, entonces ¿por qué Madoc se metía tanto conmigo? ¿Y a la vista de Jared? ―No me toques y no me hables. ―Me cerní sobre él, burlándome. Los ojos de Madoc se cerraron mientras respiraba con fuerza―. ¿De verdad crees que me gustaría salir contigo? He oído las charlas de las chicas, y contrariamente a la creencia popular, las cosas buenas no vienen en paquetes pequeños. ―Toda la sala estalló en carcajadas, y torcí mi dedo meñique a los transeúntes. Vi a K.C., con la bandeja en la mano y una expresión “Oh Dios mío” en su cara. ―Gracias por la oferta de todos modos, Madoc ―entoné con dulzura fingida. Agarrando mi bandeja, pasé a través del océano de ojos y tiré mi comida. La única cosa que importaba era salir de la cafetería antes de que me derrumbara. Todo se sentía débil, con hormigueo, y tuve miedo de que mis piernas cedieran. ¿Qué acababa de hacer?


Pero antes de llegar a la puerta, actué imprudentemente. Oh, qué diablos, había desarrollado un deseo de muerte últimamente. ¡Puedo también ahogarme en ello! Me di la vuelta y de inmediato bloqueé mis ojos con la única persona que me hacía hervir la sangre además de Madoc. Toda la atención de Jared estaba centrada en mí, y el mundo en mi visión periférica se detuvo cuando nos miramos el uno al otro. Él llevaba raídos jeans oscuros y una camiseta negra. Sin joyas, sólo tatuajes como accesorios. Tenía los labios ligeramente abiertos, pero no sonreía. Esos ojos, sin embargo, parecían desafiantes y demasiado malditamente interesados. Parecía que me estaba evaluando. Joder. Mierda. Recostándose en su silla, tenía un brazo enganchado detrás de él en la parte trasera de su asiento y un brazo apoyado sobre la mesa. Me miraba, y el calor no deseado se precipitó a mi cara.

37

Hubo un momento en que tuve toda su atención y me encantó. Por mucho que quería que me dejara en paz, también me gustaba la forma en que parecía sorprendido. Me gustaba la forma en que me miraba ahora. Y entonces me acordé de que lo odiaba.


Capítulo 6 El resto del día se desarrolló como en un momento surrealista tras otro. Tuve que decirme a mí misma constantemente que estaba en un sueño y esto no era realmente el primer día de clases. He recibido un montón de admiración por mi pelea en el almuerzo, y sentí como si está no podría ser realmente mi vida. Después de que mi adrenalina se disipara, se me ocurrió que había golpeado a otro estudiante en la escuela. Podría meterme en problemas, ―un montón de problemas― por eso. Cada anuncio o golpe en la puerta de la clase tenía mis manos temblando.

38

Le envié un mensaje a K.C. después de salir de la cafetería, y me disculpé por dejarla plantada. Desde que me escondí en la biblioteca por el resto del almuerzo, tuve tiempo para tratar de averiguar qué demonios estaba pasando conmigo. ¿Por qué no solo me había alejado de Madoc? ¿Había sido divertido darle un rodillazo en las bolas? Sí. Pero últimamente estaba perdiendo el control, y tal vez estaba tomando el consejo de K.C. de luchar demasiado literalmente. ―¡Hey, Jackie Chan! ―Maci Feldman, una compañera de mi clase de Gobierno, se sentó a mi lado. Inmediatamente metió la mano en su bolso y sacó un tubo de brillo labial de color rosa, aplicándolo mientras me miraba felizmente. ―¿Jackie Chan? ―Elevé mis cejas, saqué una nueva libreta de mi bolsa de mensajero. ―Ese es uno de los nuevos apodos. Los otros son Súper Perra y Destructora de Bolas. Me gusta Jackie Chan. ―Chasqueó los labios y deslizó el brillo de nuevo en su bolso. ―Me gusta Súper Perra ―murmuré mientras el señor Brimeyer entregaba el plan de estudios con un cuestionario adjunto. Maci susurró: ―Ya sabes, muchas chicas estaban felices con esa escena en la cafetería. Madoc se ha acostado con la mitad de la clase senior, por no hablar de algunas junior, y se merecía lo que le pasó. Sin saber qué responder, me limité a asentir. No estaba acostumbrada a que la gente esté de mi lado. Mis respuestas a las payasadas de Jared y Madoc podrían haber cambiado, pero mi objetivo de mantener la cabeza centrada en la escuela


sigue siendo el mismo. Mi primer día había incluido demasiado drama ya. Si hubiera mantenido mi cabeza agachada, quizá hubiera pasado desapercibida para la mayoría de los casos. Pero era casi como si ya no tuviera ganas de estar en silencio, y mis acciones estuvieran invitando a más problemas. ¿Qué estaba haciendo? ¿Y por qué no me detenía?

* * *

Poniéndome al día con la señora Lyon después de la escuela, fui capaz de dejar de pensar en los acontecimientos del día. Ella esperaba que hablara totalmente en francés con ella ahora, y me molestaba que el alemán que aprendí durante el verano estuviera poniéndome nerviosa. Me decía cosas como Ich bin bien en lugar de Je suis très bien. Y Danke en lugar de Merci. Pero nos reímos, y no pasó mucho tiempo antes de que pudiera mantener el equilibro.

39

La entrenadora Robinson nos quería en las gradas antes de las 3:00, así que corrí a cambiarme para la práctica de carrera a campo traviesa. Después de un año fuera, mi lugar en el equipo no existe, pero tenía toda la intención de ganarlo de nuevo. ―¿Has tenido algún contragolpe de lo que pasó en el almuerzo? ―Jess Cullen, nuestra capitana ahora, me preguntó mientras nos dirigíamos a los vestuarios después de la práctica. ―Todavía no. Estoy segura de que va a ocurrir mañana, sin embargo. Esperemos que el decano sea suave conmigo. Nunca he estado en problemas antes ―contesté esperanzadoramente. ―No, me refiero a Madoc. No tienes que preocuparte por el decano. Jared se encargó de eso. ―Me miró mientras caminábamos por el pasillo a nuestros casilleros del gimnasio. Me quedé helada. ―¿Qué quieres decir? Abrió la puerta del armario y se detuvo para sonreírme. ―El Sr. Sweeney llego justo después de que te fuiste del comedor preguntando qué pasó. Jared se acercó y dijo que Madoc se resbaló y cayó en una mesa o una silla... o algo así. ―Jess se echó a reír. No pude evitar contenerme tampoco. Era demasiado ridículo. ¿Resbaló y cayó en una mesa?


―¿Y se lo creyó? ―Bueno, probablemente no, pero todo el mundo lo respaldó, así que era poco lo que el Sr. Sweeney podría decir al respecto. ―Empezó a sacudir la cabeza con incredulidad―― Y cuando Madoc finalmente se levantó, respaldo la historia, también. No, no, no. ¡Ellos no salvaron mi trasero! Hundiéndome, me senté en el banco en el medio del pasillo y planté mi cabeza en mis manos. ―¿Qué pasa? Esta es una buena noticia. ―Se sentó a mi lado y empezó a quitarse los zapatos y los calcetines. ―No, creo que prefiero estar en problemas con el decano que en deuda con esos idiotas. ―No me habrían cubierto, a menos que quisieran administrar el castigo ellos mismos.

40

―¿No estás aplicando para Columbia? No creo que estén interesados en jóvenes de brillantes mentes científicas que tienen una inclinación a la agresión de chicos. Simplemente estoy diciendo que cualquier cosa es mejor a que esto termine en tu expediente. Se levantó, terminando de desnudarse, y se dirigió a la ducha con su toalla. Me quedé allí unos momentos, considerando sus últimas palabras. Ella tenía razón. Había mucho por venir para mí si podía mantener los ojos en la pelota. Mis notas eran buenas, hablaba fluido en francés, tenía un año en el extranjero bajo mi cinturón y un montón de actividades extra-curriculares notables. Podría sobrevivir a lo que sea que Jared tenía bajo la manga. Mi primer día de regreso a Shelburne Falls High School fue más agitado de lo que hubiera querido, pero estaba siendo notada en una manera positiva. Quizá en realidad podría dejar mi último año con unos buenos recuerdos, como el baile de bienvenida y la graduación. Agarrando mi toalla, me dirigí a las duchas. El agua caliente caía en cascada por mi espalda, dándome la clase de escalofríos que tienes cuando estas cómoda y disfrutando de algo totalmente placentero. Después de todo el trabajo que el entrenamiento nos dio, acabé tumbada bajo la presión estimulante de la ducha por más tiempo que nadie. Mis músculos estaban exhaustos. Después de salir envuelta en mi toalla, me uní a las otras chicas en los vestidores, que estaban en su mayoría vestidas y secándose el cabello. ―Fuera. Tatum se queda.


Giré mi cabeza hacia la voz masculina y jadeos audibles. Me enfoqué en Jared... ¡que estaba en el vestuario de chicas! Agarré mi toalla, que todavía estaba envuelta alrededor de mi cuerpo, y tiré de ella más fuerte mientras desesperadamente buscaba alrededor a la entrenadora. Un escalofrío recorrió mi cuerpo. Sus ojos estaban sobre mí mientras hablaba con todo el mundo, y me hizo asquearme con mi sexo al ver cómo todo el mundo se escabulló, dejándome a solas con un chico que no tenía derecho a estar aquí. ―¿Me estás tomando el pelo? ―le espeté mientras sus pasos avanzaban igualando a los míos retirándome. ―Tatum. ―No había usado mi apodo Tate desde que éramos niños―. Quería asegurarme de que tenía tu atención. ¿La tengo? ―Parecía relajado, sus hermosos ojos se clavaron en los míos haciéndome sentir como si no hubiera nadie más en el mundo entero, sólo nosotros.

41

―Di lo que tengas que decir. Estoy desnuda aquí, y estoy a punto de gritar. Esto es ir demasiado lejos, incluso para ti. ―Me detuve en retirada, pero mi frustración era evidente cuando alcé mi voz y mi respiración se aceleró. Un punto para Jared. Me había sorprendido, y ahora estaba completamente vulnerable. Sin cuerda salvavidas y... sin ropa. Agarré la toalla en la parte superior de mis pechos con una mano y me abracé con la otra. Todas mis partes importantes estaban cubiertas, pero la toalla cubría hasta justo debajo de mi trasero, dejando la mayor parte de mis piernas al descubierto. Jared entrecerró los ojos en mí antes de que comenzaran a caer hacia abajo... y siguió bajando. Mi mente se arremolinaba y mi rostro enrojecía por el calor mientras continuaba registrándome. Sus tácticas de intimidación eran estelares. Ninguna sonrisa acompañó a su transgresión. No me jodió con los ojos como Madoc. Su mirada vagabundeaba resistiendo, como si fuera involuntario. Su pecho se movía un poco, y su respiración se volvía más pesada. Un estremecimiento cubrió mi cuerpo, y otra sensación por lo que estaba un poco molesta se asentó entre mis piernas. Después de unos momentos, su mirada se encontró con la mía de nuevo. Las comisuras de sus labios se alzaron. ―Saboteaste mi fiesta la semana pasada. Y asaltaste a mi amigo. Dos veces. ¿En realidad estás tratando de hacer valer alguna fuerza en esta escuela, Tatum? ―Creo que ya es hora, ¿no? ―dije sorprendiéndome, él ni siquiera parpadeo. ―Por el contrario ―dijo, apoyando su hombro en los casilleros y cruzando sus brazos―, me he mudado a pasatiempos más interesantes que agredirte, lo


creas o no. Ha sido un año muy tranquilo sin tu petulante, soy-demasiado-buenapara-todos-los-demás maldita cara por estos pasillos. Su tono mordaz era noticia vieja, pero sus palabras me cortaron, y apreté los dientes. Me burlé de él con falsa preocupación. ―¿Qué, está el gran y malo Jared sintiéndote amenazado? ―¿Qué demonios estaba haciendo? Tenía una salida. Él me estaba enfrentando. Debería estar tratando de hablar con él. ¿Por qué no estaba tratando de razonar con él? En un instante, él se apartó de los armarios e invadió mi espacio. Caminando hacia mí, puso sus manos en las puertas de los casilleros a ambos lados de mi cabeza, con sus ojos mirando hacia mí. De pronto me olvidé de cómo respirar. ―No me toques. ―Había querido gritar, pero salió como un susurro. Incluso con los ojos en suelo, podía sentir el calor de su mirada vapuleándome. Cada nervio de mi cuerpo estaba en estado de alerta por su proximidad, y cada pequeño pelo en mi piel se erizó.

42

Jared movió la cabeza de lado a lado tratando de atrapar mis ojos, sus labios a centímetros de mi cara. ―Si alguna vez pongo mis manos sobre ti ―dijo en voz baja y ronca―, tú lo querrás. ―Llevó sus labios aún más cerca. El calor de su aliento me tapó la cara―. ¿Lo quieres? ¿Lo deseas, quiero decir? Lo miré a los ojos y respirándolo. Había algo que iba a decir, pero se me olvidó por completo mientras su esencia invadía mi cerebro. Me gustaba cuando los hombres usaban colonia, pero Jared no llevaba ninguna. Bueno. Impresionante. El idiota simplemente olía a jabón. Delicioso, delicioso, jabón corporal almizcle. ¡Mierda, Tate! Obtener el control. Su mirada caída vaciló mientras mantenía contacto visual. ―Estoy aburrida ―finalmente logré decir―. ¿Vas a decirme lo que quieres o qué? ―¿Sabes? ―Me miró con curiosidad―. ¿Esta nueva actitud con la que regresaste? Me sorprendió. Solías ser un objetivo bastante aburrido. Todo lo que hacías era huir o llorar. Ahora que tienes algo de lucha en ti. Estaba dispuesto a dejarte en paz este año. Pero ahora... ―Su voz se apagó. ―¿Qué vas a hacer? ¿Ponerme zancadilla en clase? ¿Derramar jugo de naranja en mi camisa? ¿Difundir rumores sobre mí, para que así no tenga citas? ¿O quizás subirás tu juego al acoso cibernético? ―A pesar de eso no era una broma, y


de inmediato lamenté darle la idea―. ¿De verdad crees que algo de eso me molestara más? No puedes asustarme. Debía callarme. ¿Por qué no me estaba callando? Me observó mientras trataba de controlar mi temperamento. ¿Por qué siempre parece tan tranquilo, tan indiferente? Él nunca gritó o perdió los estribos. Su temperamento estaba bajo control, mientras que mi sangre hervía hasta el punto que me sentí como si pudiera ir por otra ronda con Madoc. Mis ojos estaban al nivel de la boca mientras se inclinaba lentamente. Uno de sus brazos estirados sobre mi cabeza apoyada en los casilleros para traer su cara a un centímetro de la mía. Una sonrisa atractiva jugaba en sus labios, y tuve un momento difícil para apartar la mirada de su boca. ―¿Crees que eres lo suficientemente fuerte como para enfrentarme? ―Su lento susurro acariciaba mi cara. Si no fuera por sus formidables palabras, su tono podría haberme calmado... o algo así. Debería haberme alejado, pero quería aparentar confianza manteniéndome firme. Podía devolvérselo tanto como podía tener. Al menos pensaba que podía.

43

―Adelante. ―Mi mirada se encontró con la suya mientras el rasposo desafío salió de mi garganta. ―¡Tatum Brandt! ―Sacada sorpresivamente del extraño trance que Jared creó, miré hacia arriba para ver a la entrenadora y a la mitad del equipo al final de la fila mirándonos. ―Entrenadora. ―Sabía que había algo que tenía que decir, pero las palabras me fallaron. El horror echó raíces en mi cerebro y lo sostuvo como rehén mientras trataba de buscar una explicación. Jared estaba inclinado hacia mí, hablando íntimamente. No podría haberse visto bien. Algunas de las chicas tenían sus teléfonos fuera, y me encogí ante el sonido de fotografías siendo tomadas. ¡No! ¡Maldita sea! ―Hay otros lugares para que ustedes dos hagan eso ―me habló la entrenadora, pero luego miró a Jared―. ¿Sr. Trent? ¡Salga! ―Hablaba entre dientes, y las chicas a su alrededor estaba riendo detrás de sus manos. Nadie miró hacia otro lado. Jared me atacó con una sonrisa satisfecha antes de salir de los vestuarios, guiñando a algunas chicas que babeaban mientras salía. La realidad se hundió, y mis ojos se abrieron. ¡Había planeado esto! ―Entrenadora… ―Empecé y jalé la toalla más apretada a mi alrededor.


―Damas ―la entrenadora me interrumpió―, vayan a casa. Nos vemos el miércoles. ¿Tate? Te veré en mi oficina antes de salir. Vístete. ―Sí, señora. ―Mi pulso latía en mis oídos. Nunca había estado en problemas antes, no en la escuela. Me vestí rápidamente y até mi cabello mojado en un moño antes de jalar mi trasero a la oficina de la entrenadora. Sólo unos pocos minutos habían pasado, pero supuse que esas fotos estaban probablemente ya en Internet. Me sequé el sudor de mi frente y tragué la bilis elevándose en mi garganta. Jared había caído bajo ―muy bajo― en esta ocasión. Volví a la ciudad preparada para otro año de agravios y vergüenzas, pero me heló los huesos cuando me di cuenta de cómo nuestro intercambio debe haberse visto. Los rumores antes había sido sólo eso, pero ahora había testigos y pruebas a nuestro encuentro. Mañana, la mitad de la escuela tendría alguna versión de lo que ocurría en esas fotos. Si era afortunada, la historia sería que me había arrojado a él. Si era desafortunada, el rumor sería más sórdido. Jess salió de la oficina de la entrenadora mientras caminaba en esa dirección.

44

―Hola. ―Ella me detuvo―. Hablé con la entrenadora. Sabe que Jared te tendió una emboscada allí dentro... que no fue invitado. Lo siento, por abandonarte así. ―Gracias. ―El alivio me inundó. Por lo menos mi trasero estaba a salvo de la ira de la entrenadora. ―No hay problema. Por favor, no le digas a nadie que hable por ti. Si la gente supiera que metí a Jared en problemas, no sería bueno ―explicó Jess. ―¿Tienes miedo de él? ―Jared tenía mucho poder alrededor de la escuela. ―No. ―Negó―. Jared está bien. Puede ser un idiota si es provocado, pero nunca me ha interesado. Sinceramente, me parece que eres la única que quiere derribar, metafóricamente hablando, por supuesto. ―Los ojos entrecerrados de Jess me hizo pensar que estaba dándole vueltas a algo en su cabeza. ―Sí, bueno. Qué suerte la mía. ―Jared es importante por aquí, así que no quiero que la gente me haga pasar un mal rato por delatarlo. ―Enarcó las cejas mientras esperaba mi comprensión. Asentí, preguntándome qué demonios hizo Jared para merecer la lealtad de cualquiera.


Capítulo 7 La pecera se volvió más pequeña en los próximos días. Algunas personas escucharon que Jared y yo estuvimos en el vestuario teniendo relaciones sexuales. Otros creían que yo le había invitado en un esfuerzo para seducirlo. Unos pocos pensaban que había llegado a amenazarme después del episodio con Madoc. Cualquiera fuera la historia que la gente creyó, estaba recibiendo más miradas y escuchaba más susurros a mi espalda. ―Hey, Tate. ¿Sólo tienes sexo en el vestuario o también haces mamadas ahí? ―Hannah Forrest, la abeja reina de las chicas malas, gritó a mi espalda mientras caminaba a cálculo. Sus clones rieron con ella. Me di la vuelta para hacerles frente y me llevé una mano a mi corazón.

45

―¿Y robarles a ustedes toda la atención? ―Me tomé el tiempo para disfrutar de su estupefacción antes de girar sobre mis talones y dirigirme a clases. Mientras desaparecía dando vuelta a la esquina, el eco de improperios de ella y su tripulación trajo una sonrisa a mi cara. Me habían llamado zorra antes, y no había dolido tanto cómo dolía la forma en que me llamaban puta. Ser zorra podía ser una técnica de supervivencia. Son respetadas. No había honor en que la gente te llamara puta. El castigo de Jared por estar en el vestuario de chicas no debía haber sido muy duro, ya que él estaba en la escuela todos los días. No me miraba ni saludaba a pesar de que compartíamos una clase juntos. Yo había sido transferida de la clase de computación en las tardes, habiendo excedido el plan de estudios en Francia, y me transferí a Introducción al Cine y Literatura, sin saber que él estaba en esa clase también. El electivo se suponía que era un curso de relajación, un montón de películas y lectura. ―Tate, ¿tienes una pluma adicional para prestarme? ―preguntó Ben Jamison cuando nos sentamos en Introducción. Él, por suerte, había seguido siendo amable y respetuoso en francés, a pesar de los chismes actuales, y me sentí aliviada con la distracción de Jared en esta clase. ―Um... ―Tomé mi bolsa, buscando―. Creo que sí. Aquí vamos.


Ben me recibió con una sonrisa brillante que acentuaba su cabello rubio oscuro y ojos verdes. Nuestros dedos se tocaron, y se alejó rápidamente, dejando caer la pluma antes de tomarla. No sé por qué me alejé, pero sentí los ojos de Jared clavados en el fondo de mi cabeza. ―No, ¡lo tengo! ―Él me detuvo cuando me agaché para agarrarlo―. No olvides recordarme que te lo devuelva cuando termine la clase. ―Quédatelo. ―Moví mi mano en el aire―. Estoy bien surtida. La mayoría de veces uso lápices, de todos modos. Con todas mis clases de ciencias y matemáticas, es una necesidad. Especialmente conmigo... mucho por borrar. ―Estaba tratando de ser humilde, pero salió diarrea verbal en su lugar. ―Oh, sí, eso es correcto. Me olvidé que estabas en eso. Probablemente no se olvidó. Es casi seguro que no tenía ni idea. Mis fosas nasales se inflaron con el recordatorio de todo el daño que Jared había hecho. Él era la razón de que muchos chicos no hubieran tomado un interés en mí.

46

―Estoy tratando de entrar en Columbia, pre medicina. ¿Qué hay de ti? ―pregunté. Tenía la esperanza de no sonar como si estuviera presumiendo, pero no me sentía cohibida con Ben. Su familia era dueña de un periódico, y su abuelo era juez. Probablemente estuviera solicitando ingreso en alguna de las grandes cinco, también. ―He aplicado en algunos lugares. No tengo cabeza para las matemáticas o la ciencia, sin embargo. Será de negocios para mí. ―Bueno, espero que te guste un poco de matemáticas. Negocios acompaña a economía, ¿sabes? ―señalé. Abrió mucho los ojos, y me di cuenta que no sabía. ―Uh, sí. ―Parecía confundido, pero se recuperó rápidamente―. Por supuesto. Mientras que no sea demasiado. ―Sonrió nerviosamente mientras registraba una risita que venía detrás de mí. ―Así que... ―Traté de cambiar de tema―, estás en el Comité de Bienvenida, ¿verdad? ―Sí. ¿Vas a venir? ―Ben se veía emocionado. ―Ya veremos. ¿Has reservado una banda, o habrá un DJ? ―Banda. Banda. Banda. ―Una banda estaría bien, pero tienden a tocar un género de música, así que es difícil complacer a todos. Tendremos un D.J. Creo que eso es lo que todos decidieron. Va a seguir la fiesta con una buena mezcla: pop, country... ―Lanzó una sonrisa cuando se detuvo mientras luchaba por mantener una cara feliz.


―Oh... ¿pop y country? Eso podría salir mal. Mentalmente me encogí mientras registraba otra risita detrás de mí, esta vez más fuerte. Sin el sentido de dejarlo ir como la última vez, miré de nuevo a Jared, cuyos ojos se movían mientras jugueteaba en su teléfono; pero vi sus labios elevarse y sabía que su diversión acumulada era provocada por mi conversación con Ben. Imbécil. Jared sabía que odiaba la música country y tenía poca tolerancia por el pop. Así como él. ―Entonces, ¿te gusta el pop y el country? ―Redirigí mi atención a Ben. Por favor, di "no." Por favor, di "no". ―Sobre todo el country. Ugh, eso es peor.

47

¿Matemáticas y ciencias? Negativo. ¿Gustos musicales? Negativo. Bien, último esfuerzo para encontrar algo en común con el tipo que estaría sentado al lado en dos clases de este semestre. El profesor iba a entrar pronto. ―Sabes, he oído que veremos El Sexto Sentido aquí, en este semestre. ¿Lo has visto? ―Mi teléfono sonó con una notificación de texto, pero lo hice callar y lo metí en mi bolso. ―Oh, sí. Hace mucho tiempo, sin embargo. No lo entiendo. No soy un gran fan de las películas tipo thriller, de misterio. Me gustan las comedias. Tal vez veamos Borat. ―Movió las cejas burlonamente. ―Hey, ¿Jamison? ―Jared hiló por detrás de nosotros, su inflexión excesivamente amable―. Si te gusta Bruce Willis, Unbreakable es buena. Deberías darle una oportunidad... ya sabes, si estás buscando cambiar de opinión acerca de los thrillers, esa es la indicada. Mi escritorio se había convertido de repente en la vista más interesante. Me negué a dar la vuelta y enfrentar a Jared. Las palabras me fallaron al darme cuenta de que se había acordado. Ben se volvió en su asiento y respondió: ―Sí, lo recordaré. Gracias. Él se dio la vuelta y me dedicó una sonrisa. Jared era audaz. Quería que yo supiera que recordaba que Bruce Willis era mi actor favorito. Habíamos visto Duro de Matar un día en que mi padre se había ido, porque papá no me dejó verla debido a todas las malas palabras. Jared conocía


mucho acerca de mí, y eso me molestaba. No tenía derecho a reclamar una parte de mí. ―Muy bien, clase ―llamó la señora Penley con una gran pila de papeles en sus manos―. Además del paquete que estoy repartiendo, Trevor está dando una plantilla de una brújula. Por favor escriban sus nombre en la parte superior, pero dejando las áreas circundantes del Norte, Este, Sur y Oeste en blanco. Todos tomamos papeles, llenando la lista de la señora Penley a un lado y siguiendo las indicaciones con respecto a la brújula. Comenzar clases con una actividad, me aliviaba. La presión tormentosa de la mirada que podía sentir aburrida en la parte de atrás de mi cabeza era molesta, por decir lo menos. ―Muy bien. ―La señora Penley juntó las manos―. Los paquetes que di son listas de películas en las que se produjeron importantes monólogos. Como ya hemos empezado a discutir monólogos y su importancia en el cine y la literatura, me gustaría empezar a buscar algunos de ellos a través de Internet para su investigación. Vamos a discutir, durante la clase de mañana, el primer proyecto para la presentación de un monólogo a la clase.

48

Presentación en solitario. ¡Ugh! Representar un monólogo. ¡Doble ugh! ―Además ―continuó la señora Penley―, para diversas discusiones este año, se les pedirá emparejarse con una persona diferente en la clase. Ustedes sabrán con quien emparejarse en base a esta brújula. Disponen de cinco minutos para circular en el aula buscando compañeros para su Norte, Sur, Este y Oeste. Cualquiera que ustedes escojan para rellenar en el Norte, por ejemplo, también los pondrá como su norte, y así sucesivamente. Algo elemental, lo sé, pero va a ayudar a mezclar las cosas. El trabajo en grupo estaba bien de vez en cuando, pero yo prefería trabajar por mi cuenta. Mi nariz se arrugó ante la idea de escuchar "¡Agrúpense!" Constantemente este año. Terribles palabras. ―¡Adelante! ―gritó la profesora. El chirrido de las sillas raspando por el suelo llenó la habitación. Agarrando mi papel y lápiz, me puse a buscar a alguien que no estuviera emparejado. Al mirar alrededor, otros fueron anotando los nombres de los otros, mientras que yo ni siquiera había comenzado. Ben sonrió y asintió, así que me presenté a él intercambiando nombres en el Este. Al ver los papeles de los demás y sus espacios en blanco, fui capaz de asegurarme ser Oeste y Sur de otras dos chicas. Necesito un Norte, me cantaba mentalmente a mí misma mientras buscaba por otro socio. Casi todo el mundo iba a sus asientos mientras los cinco minutos


llegaron a su fin. Eché un vistazo a Jared, no creí que ni siquiera se hubiera levantado de su asiento. Todo el mundo probablemente se precipitó hacia él. Esta era la parte de la escuela que odiaba. El nudo en el estómago me recordó todas las raras veces, antes de Francia, cuando me sentía excluida. La escuela primaria fue fácil. Tenía amigos y nunca tuve que sentirme sola en estas situaciones. La escuela secundaria me había hecho menos segura y más introvertida. Todavía me faltaba un compañero y sería rara de nuevo. Cansada de esta sensación después de ser aceptada en Francia durante un año, tomé el toro por los cuernos. ―Sra. Penley, me falta un Norte. ¿Está bien si hago un trío con los otros dos? Resoplidos sonaron por toda la habitación, mientras algunos susurraban en voz baja. Sabía que había entrado en esa. ―Hey, Tate. Voy a hacer un trío contigo. Mi brújula siempre apunta al Norte. ―Nate Dietrich chocó su puño con su compañero mientras los otros se rieron de nuevo.

49

Sorprendiéndome a mí misma, no me eché hacia atrás. ―Gracias, pero creo que tu mano derecha se pondrá celosa. ―La clase estalló en Whoa y ¡ardió! Era tan fácil. Debido al uso de un par de bromas inmaduras hoy, tuve la oportunidad de recuperar un poco de respeto por parte de mis compañeros de clase. ¿Quién sabía? El orgullo me golpeó, y tuve que reprimir una sonrisa. ―¿Alguien necesita un Norte? ―La Sra. Penley interrumpió las puyas antes de que Nate pudiera disparar de nuevo con otra cosa. Todo el mundo estaba sentado, lo que significaba que todos tenían sus socios. Mantuve mi atención en la señora Penley, esperando a que me dijera que buscara un trío. ―Ella puede ser mi Norte. ―La formidable voz de Jared me golpeó por detrás, enviando escalofríos por mi espina dorsal. La profesora miró expectante a mí. Esto no podía estar pasando. ¿Por qué no había bajado de su culo y encontró un Norte como todo el mundo? ―Bueno, Tate. Adelante entonces ―me pidió la señora Penley. Girando alrededor, prácticamente resoplé al regresar a mi asiento sin escatimar un vistazo a mi Norte, y tallé "Jared" en mi trabajo... y creo que por accidente en mi escritorio, también.


Capítulo 8 ―Así que, ¿cuándo llegas a casa exactamente? ―Mi tarea de cálculo estaba hecha, y mi libro de gobernabilidad se hallaba acostado en mi regazo mientras tenía una video llamada con papá. ―Estaré en casa para el vigésimo segundo con seguridad.

50

Todavía a más de tres meses. La llegada a casa de mi padre sería bienvenida. Mis días se sentían solitarios sin él para compartir cosas, y después de que mi madre murió de cáncer hace ocho años, nuestra casa estaba aún más vacía y sin nadie que la rodeara. K.C. y yo pasábamos tiempo juntas, pero ella tenía novio. Estaba haciendo lentamente amigos en la escuela, a pesar del último golpe de Jared a mi reputación, pero había decidido quedarme en casa este fin de semana y centrarme en la planificación de la Feria de Ciencias. Todavía no tenía decidido mi tema de investigación. ―Bueno, no puedo esperar. Necesitamos un cocinero decente por aquí ―gorgojé, aguantando la humeante taza de sopa de tomate. Ligera como era la cena, el calor en cascada calmaba mi cuerpo. Mis piernas todavía estaban ajustándose a las prácticas a campo traviesa. ―Esa no es tu cena, ¿verdad? ―Sí. ―Saqué eso con un “duh” tácito. ―¿Y dónde están las verduras, los cereales y la leche? Oh, aquí vamos. ―Los tomates en la sopa son los vegetales, hay leche en la sopa también, y voy a hacer un queso a la parrilla con ello si eso te hace feliz. ―Mi aire juguetón le decía a mi papá: Mira, soy más lista de lo que parezco. ―En realidad, los tomates son una fruta ―respondió papá rotundamente, tirándome de mi pedestal. Riendo, asenté la taza y agarré un lápiz para continuar mi esquema para el ensayo que nos asignaron con Henry Kissinger. ―No te preocupes, papá. Estoy comiendo bien. La sopa sonaba bien esta noche.


―Está bien, voy a retroceder. Sólo me preocupas. Heredaste mis hábitos alimenticios. Tu madre se asustaría si viera las cosas que te dejé comer. ―Papá frunció el ceño, y sabía que todavía extrañaba a mamá como si hubiera sido ayer. Los dos lo hacíamos. Después de un momento, continuó: ―Tienes las facturas de agosto todas pagadas, ¿no? ¿Y tienes suficiente dinero en tu cuenta todavía? ―No he volado toda mi confianza en una semana. Todo está bajo control. ―Hacía esto cada vez que hablábamos. Tenía acceso completo a los seguros de vida que mi madre me dejó, y aun así él siempre me preguntaba si tenía suficiente dinero. Era como si pensara que iba a disparar mi fondo para la universidad sin mirarlo, y él lo sabía mejor. Tal vez pensaba que estaba haciendo su trabajo como padre lo mejor que podía desde tan lejos. Mi teléfono sonó con un texto, y lo agarré de mi mesita de noche. Estaré allí en 5. ―¿Oh, papá? Olvidé que K.C. vendría. ¿Puedo dejarte ir?

51

―Claro, pero me iré mañana por un día o dos. Tomaré el tren a Nuremberg por un poco de turismo. Quiero hablar contigo en la mañana antes de salir y escuchar acerca de la preparación para la Feria de Ciencias que estás haciendo. Ugh, mierda. No había preparación organizada, porque no estaba ni siquiera cerca de decidir mi proyecto. ―Está bien, papá―murmuré, dejando la discusión para mañana―. ¿Llámame a las siete? ―Te llamaré entonces, cariño. Adiós. ―Y se fue. Cerrando mi laptop y lanzando mi libro sobre la cama, me acerqué a las puertas francesas y las abrí de par en par. La escuela había terminado por la semana hacía tres horas, pero el sol aún emitía un brillo radiante por el barrio. Las hojas de arce fuera de mis puertas crujían en la brisa sutil, y algunas nubes diminutas salpicaban el cielo. Dándome la vuelta, me quité mi ropa escolar y me metí en un par de pantalones cortos de pijama a cuadros con una camiseta raglan blanco y gris. Dejé escapar un suspiro demasiado dramático. Por supuesto, me gustaría estar en pijama a las seis de la tarde de un viernes por la noche. El timbre resonó en la planta baja, y corrí a abrir la puerta.


―¡Oye! ―respiró K.C., entrando en la casa con los brazos cargados. ¿Qué demonios? Íbamos a arreglar mi cabello, no a hacer un cambio de imagen. Mis ojos se humedecieron por su perfume. ―¿Qué es ese olor que llevas puesto? ―Oh, es nuevo. Se llama Secret. ¿Te gusta? ―Me encanta. ―No me lo prestes. ―Vayamos a tu habitación. Quiero tener acceso a tu cuarto de baño cuando lo hagamos. ―K.C. había insistido en venir a darme un tratamiento capilar de miel sobre el que había leído en Día de Mujer. Se supone que suaviza el cabello dañado por el sol, que según ella es un peligro con todas las visitas turísticas al aire libre que hice este verano y con las prácticas de a campo traviesa. Está bien, así que realmente no me importaba. Pensaba que mi cabello se veía muy bien, pero quería ponerme al día con ella después de la primera semana ocupada.

52

―¿Puedo tomar la silla de la ventana? Hay una agradable brisa entrando. ―La miel podría ser un poco pegajosa, pero la habitación tenía pisos de madera oscura, por lo que sería una limpieza fácil. ―Sí, claro. Simplemente átate el cabello en una cola de caballo y cepíllalo hacia fuera. ―Me dio un cepillo y me coloqué delante de las puertas, disfrutando de la noche serena. ―Voy a poner un poco de aceite de oliva en él para aclararlo, y un poco de yema de huevo para la proteína. ―Lo que digas ―acepté. Mientras mezclaba los ingredientes y me traía una toalla para proteger la ropa, vi a Jared dar marcha atrás su auto en el garaje en el camino de entrada. Mi estómago se agitó, y me di cuenta de que mis dientes estaban apretados como si estuvieran pegados. Su camiseta negra ondeando mientras salía y abría el capó. Agarrando una toalla del bolsillo trasero de sus vaqueros, la utilizó para desatar algo debajo del capó. ―Así que, ¿te gusta la vista? ―La voz de K.C. me hizo parpadear mientras aparecía a mi lado. Rápidamente miré hacia abajo. ―Déjalo ―murmuré. ―Está bien. Para un idiota, es bastante lindo. ―Comenzó humedeciendo el cabello con una botella de agua, corriendo los dedos por los mechones húmedos.


―Pero sigue siendo un idiota. ―Busqué un cambio de tema―. Entonces, ¿cómo es de malo? La charla en la escuela, quiero decir. ―Me había quedado muy lejos del Facebook, Twitter y del blog secreto del equipo de animadoras. Ver fotos de mí misma en una toalla, fotos que todo el mundo en la ciudad había visto probablemente, sólo me darían ganas de saltar en un avión de regreso a Francia... o matar a alguien. K.C. se encogió de hombros. ―Ya está decayendo. La gente todavía está circulando esta historia o eso, pero ha perdido su impulso. Te lo dije, ninguna broma o rumor mantendrá a los chicos lejos este año. Y con este tratamiento para el cabello, estarás absolutamente fabulosa. ―No podía ver su rostro, pero estaba segura de que estaba bromeando conmigo. Absolutely Fabulous fue un programa de televisión británica que vimos en la Central de Comedia un par de veranos atrás.

53

Deseché la idea de decirle a K.C. sobre las cosas que Madoc me había dicho en la fiesta de Jared, sobre la cita saboteada y los rumores. Pero el drama que me había seguido todos esos años era vergonzoso. No tenía ningún interés en ser una de esos amigos siempre atrapados en problemas, así que traté de actuar como si todo me molestara menos de lo que realmente hacía. Cuando empezó a cepillar la mezcla de jarabe en mi cabello, mis ojos se dirigieron a Jared, que estaba tirando de su camiseta sobre su cabeza. Sus brazos increíblemente tonificados se vieron avergonzados cuando se dio la vuelta y vi su cincelado torso. Mi boca se secó, y escalofríos salieron disparados como agujas por mi cuerpo. Era la brisa. Era totalmente la brisa. ―Oh, ¿llegas a ver esto todos los días? Rodé los ojos. ―No, tengo que ver esto todos los días. ¿De qué lado estás, de todos modos? ―Mi quejido se entendía como una broma, pero no estaba segura de que hubiera salido de esa manera. ―El chico no tiene que hablar para que pueda mirarlo. Estoy apreciándolo desde lejos. ―Tienes a Liam, ¿recuerdas? ―Me molestaba que estuviera babeando sobre Jared, aunque fuera en broma. Era hermoso, pero no necesita ser señalado como lo que realmente importaba. Su personalidad apestaba―. ¿Cómo va todo contigo y Liam? ―No lo había visto excepto al paso desde el regreso a la escuela.


―Oh, estamos bien. Ha conseguido tener su Camaro listo para el Loop, y ha estado pasando el rato ahí mucho. He ido una vez, pero es aburrido colgar de su brazo mientras él discute de autos toda la noche. Ni siquiera tiene la carrera todavía. Al parecer, hay una lista de espera, y aun así estará detrás de los autos probados que consiguen los primero puestos, porque eso es lo que el público quiere ver. Odiaba tener que preguntar, pero lo hice de todos modos. ―¿Cómo lo hace el idiota de allí fuera? ―¿Por qué necesito saber eso? ―¿Jared? Es uno de los que no tienen que esperar. Por lo general, puede sólo correr siempre que le convenga a su humor. Según Liam, él está ahí afuera los viernes o sábados por la noche, pero usualmente no ambos días. ―¿Estás gastando suficiente tiempo con Liam? ―Había notado un cambio en el tono y la actitud cuando lo había traído a colación. Ella se encogió de hombros.

54

―Me siento mal, porque debería tener un interés en sus aficiones, supongo. Es que, si no va a correr, me siento como si estuviera pintada de pie a su lado. No conozco a mucha gente ni nada acerca del escenario del auto. ―Bueno, ¿tal vez podrías simplemente ir de vez en cuando? ¿Salir con él de vez en cuando? ―sugerí mientras el peso en mi cabeza aumentaba con la cantidad de miel apilada en ella. ―No lo sé. ―K.C. caminó a mi alrededor hacia las puertas y se asomó―. Estoy pensando en venir más a tu casa en lugar de eso. Le di una patada a su pierna. ―Mmm. ―Devoró a Jared con los ojos mientras retrocedía hasta mi cabello―. Odio decirlo, pero me pregunto cómo sería tenerlo. ―¡K.C.! Basta. Eres mi amiga ―regañé. ―Lo siento, ¿de acuerdo? Es sólo que no fue tan malo mientras no estabas. Honestamente. Él no es el infierno que era antes de que te fueras. ―¿Qué quieres decir? ―No lo sé. Ni siquiera sé si tiene algo que ver contigo. Pareció más sombrío por un tiempo, pero luego mejoró. Es sólo que tengo que verlo con otros ojos. Antes era siempre acerca de cómo te trataba… que era horrible ―se apresuró a añadir―. Pero después de que te fuiste, parecía diferente. Más humano. La idea de que el Jared de hoy fuera un ser humano era incomprensible para mí. Era manejado, confiado e intenso. Esas eran las únicas partes de él que había


visto desde que teníamos catorce años. No lo había visto feliz en años, y estaba segura de que él estaría contento de deshacerse de mí durante un año. Pero, ¿por qué había actuado más sombrío después de que me fui? No tenía sentido. ¿Estaba teniendo dificultades para entretenerse a sí mismo sin su juguete favorito de masticar? Aww, pobre bebé.

55


Capítulo 9 ―¡Ugh! ―dejé escapar un gemido gutural en la oscuridad mientras miraba mi techo esa noche, que estaba iluminado por los faros delanteros de otra llegada en la casa de al lado. Era después de la una de la mañana, y el bombardeo de sonidos de fiesta viniendo de al lado no cedían. La almohada llevada a mis oídos para ahogar los sonidos no había ayudado. Enviar un mensaje a K.C. para que enviara un mensaje a Liam para que enviara un mensaje a Jared no había ayudado. Llamar a la policía y llenar una queja una hora atrás no había ayudado.

56

Si no era la música alta o la constante llegada y salida de autos potentes con sus lamentables sistemas exhaustos, entonces estaban los gritos o risas viniendo del patio de Jared. Me gusta la música fuerte, pero una fiesta en la mitad de la noche que estaba manteniendo a todo el vecindario despierto debería ser terminada. Apartando las mantas, salí de la cama pisando fuerte y me paré ante las puertas francesas. Toda su casa estaba iluminada y desbordante de sonido y actividad. Algunas personas tropezaban alrededor del patio delantero, que estaba lleno de vasos de plástico rojos, y algunos estaban reunidos en el patio trasero fumando o disfrutando del jacuzzi. ¡Es un completo idiota! Mis manos estaban en mis caderas, apretando más fuerte de lo normal. ¿Qué clase de persona no tiene en consideración a nadie más? El cabrón egoísta viviendo a lado de mí, supongo. Tenía una vídeo llamada con mi papá en seis horas, y no iba a estar despierta toda la noche sólo porque él quisiera embriagarse y drogarse. Al diablo. Me puse mis Chucks morados y mi sudadera con capucha negra y me dirigí escaleras abajo. Abrí la puerta en la cocina dirigiéndome al garaje y fui a la banca de trabajo de mi papá, aún organizada como la dejamos. Tomando los grandes corta pernos del cajón inferior de la caja de herramientas, los maniobré arriba por mi manga derecha. Con mi mano libre, abrí otro cajón y tomé un candado de uno de los tres extras. Deslizándolos en el bolsillo frontal de mi sudadera, me dirigí fuera.


Rodeé la esquina de mi casa y caminé a la parte posterior, con mi corazón latiendo más rápido con cada paso. Encontrando el agujero que había hecho en el seto años atrás, moví el nuevo crecimiento a un lado y me deslicé a través. Al tomar hacia la derecha y continuar caminando, podía escuchar a los fiesteros en su patio trasero en el otro lado del seto. Estaba cerca de un metro y medio lejos de ellos, pero no había manera que pudieran verme. El patio trasero de Jared, al igual que el mío, estaba recubierto por cercas a los lados y altos setos en la parte trasera. Cuando llegué a la cerca al otro lado de su casa, metí mi mano a través de la densa maleza de hojas. Traté de empujar las ramas a un lado tanto como era posible pero aún las ramitas como agujas rasgaron y picaron mis piernas al caminar a través. La fiesta era grande, y había montones de personas aquí. Lo que iba hacer necesitaba suceder rápido.

57

Tomando varios vistazos en todas direcciones para asegurarme que hubiera llegado sin ser vista, troté al lado de la casa de Jared alrededor del interruptor. Había pasado suficiente tiempo en su casa de niña para ser capaz de encontrarlo en la oscuridad. Deslicé el corta pernos fuera de mi delgada manga y sujeté ambas manijas con toda mi fuerza en el candado del panel de seguridad. Tan pronto como puse el viejo candado en mi bolsillo, abrí la puerta del panel y comencé apagar los interruptores. Traté de no registrar qué estaba pasando alrededor de la casa, la repentina pérdida de música y luz, y la cacofonía de ¿Qué demonios? viniendo de todas partes. Terminé de apagar los interruptores, tomé el nuevo candado de mi sudadera, y lo aseguré para cerrar el panel. Jared no era estúpido. Una vez que se diera cuenta de que ninguna otra casa había perdido electricidad, estaría aquí revisando el interruptor. Así que salí de ahí. Rápido. Corriendo con piernas como gelatina y deslizándome de vuelta a través del seto, comencé a jadear al instante. Una gota de sudor se deslizó por mi espalda, y me di cuenta de que quería reírme, gritar, y vomitar todo al mismo tiempo. No estaba segura de qué ley acababa de romper, pero estaba segura de que me metería en alguna clase de problema si alguien lo averiguaba. Mis piernas bombeaban con calor líquido, haciendo débiles mis rodillas. La ansiedad de ser atrapada llevó a mis cansados músculos de vuelta a través de mi lado del arbusto dentro del garaje. No pude evitar la sonrisa de oreja a oreja en mi cara. Tenía miedo de ser atrapada, pero el sentimiento de darle una patada en el trasero metafóricamente hizo que mis dedos se curvaran.


Y después de todo eso, no estaba cansada ya. Jodidamente genial. Me aseguré de que las puertas estuvieran cerradas, por hábito, y corrí escaleras arriba, dos escalones a la vez. Cerré la puerta de mi habitación, y manteniendo las luces apagadas, fui a las puertas francesas y miré afuera con esperanza de ver la fiesta dispersarse. Escaneé los patios delanteros y trasero, y, afortunadamente, vi pocas personas dirigiéndose a sus autos. Me estremecí al pensar que tal vez poner personas ebrias en el camino no era la idea más inteligente. Vi más y más personas dirigirse a sus autos y algunos comenzando a caminar por la calle hacia sus casas. La única manera de que Jared pudiera poner de vuelta la luz era cortando el cerrojo o llamando a la compañía de electricidad. Mirando alrededor, de adelante a atrás, mis ojos rápidamente se dirigieron a la única luz que sí vi. Jared estaba parado debajo de la ventana de su habitación con una linterna en la mano y ambas manos en cada lado del marco de la ventana arriba de su cabeza. Y estaba mirándome.

58

¡Mierda! Mi pulso se aceleró otra vez, y un calor abrasador recorrió mi cuerpo. Mis transparentes cortinas negras estaban recogidas, pero estaba segura de que podía verme. Su cabeza estaba inclinada en mi dirección, y aún estaba demasiado… quieto. Lanzando mi sudadera y subiendo a mi cama, me decidí a negar todo si venía a mi puerta. O quizás no debería, pensé. No era como que pudiera hacer una maldita cosa sobre eso, de cualquier manera. Quizás quería que supiera. Me acosté ahí por cerca de dos minutos resistiendo la urgencia de investigar que estaba pasando afuera. No era difícil averiguar que la fiesta estaba dispersándose, sin embargo, mientras los sonidos de motores desvaneciéndose llenaron el vecindario. La emoción se apoderó de mi cuerpo, dándome energía suficiente para querer salir de la cama y comenzar a bailar. Asombroso. Asombroso, canté para mí misma. Pero me congelé a media canción y casi me ahogué con un respiro ante el sonido de una puerta siendo azotada a través de la casa. ¡Mi casa!


Capítulo 10 ―Qué dem… ―Temblores sacudieron mis piernas hasta mis huesos. ¿Eran esas las vibraciones o yo temblando? Me moví rápidamente de las mantas, tome mi bate de béisbol de debajo de mi cama y corrí fuera de la habitación. No tenía intención de ir escaleras abajo, incluso aunque ahí es donde estúpidamente deje la pistola. Sólo necesitaba mirar sobre el barandal para ver si en realidad había escuchado a alguien entrar en mi casa.

59

Mi cuerpo reacciono al instante ante la vista de un Jared sin camisa rodeando la esquina del recibidor y volando escaleras arriba. Él estaba definitivamente enojado y preparado para asesinato con la manera que cargo arriba por las escaleras, tomando dos a la vez. Regrese a mi habitación, dejando salir un pequeño grito al tratar de correr por las puertas francesas y escapar. No tenía idea de cuál era el plan de Jared o si debería de tener miedo, pero lo tenía. Acababa de irrumpir en mi casa y eso me asustó. ―¡Oh no, no lo harás! ―Jared irrumpió a través de la puerta de mi habitación, y la manija golpeo contra la pared, probablemente abollándola. No había manera de lograr salir por la puerta a tiempo. Me gire para enfrentarlo, levantando el bate. Lo quito de mis manos antes de siquiera prepararme para un batazo. ―¡Sal! ¿Estás loco? ―Comencé a girar bruscamente alrededor de él, tratando de llegar de vuelta a la puerta de mi habitación, pero me corto el camino. Estaba sorprendida que no me estuviera estrangulando. Juzgando por la mirada en su cara. Lava estaba a punto de salir de su nariz, estaba segura. ―Cortaste la electricidad de mi casa. ―Sus fosas nasales se dilataron al acercarse a centímetros de mi cara y me miro. ―Pruébalo. ―Un baile de claqué estaba ocurriendo en mi pecho. No, más como Paso Doble. Inclino su cabeza a un lado, labios curvándose peligrosamente. ―¿Cómo entraste aquí? ¡Llamare a la policía! ―Otra vez, pensé. No que me hiciera ningún bien cuando llame más temprano acerca del ruido. ¿Tal vez aparecerían si fuera asesinada?


―Tengo una llave. ―Cada palabra fue lenta y amenazante. ―¿Cómo tienes una llave de mi casa? ―Si él tenía una llave, no estaba segura si pudiera llamar a la policía. ―Tú y tu papá estuvieron en Europa todo el verano ―dijo con una sonrisa―, ¿quién crees que recibió el correo? ¿Jared recibió nuestro correo? Casi quería reírme. La ironía de él haciendo algo tan mundano disminuyo mi latido un poco. ―Tu papá confía en mí ―continuó―. No debería. Apreté mi mandíbula. Mi papá y abuela sabían muy poco acerca del estado de mi relación con Jared. Si supieran cuán malo se había vuelto, habrían hablado con su madre. Yo no era una quejica, y no quería ser rescatada. Dolía que fuera agradable con mi papá pero un monstruo conmigo. ―Fuera ―siseé a través de mis dientes. Él avanzo hacia mí hasta que estaba forzada contra las puertas francesas.

60

―Eres una perra entrometida, Tatum. Mantén tu maldito trasero en tu propio lado de la cerca. ―Mantener al vecindario despierto vuelve a las personas irritables ―respondí. Cruce mis brazos sobre mi pecho mientras se apoyó contra la pared con ambas manos posicionadas a cada lado de mi cabeza. No sé si era de la adrenalina o su proximidad, pero mis nervios estaban disparados. Algo tenía que ceder. Mire a todos lados menos sus ojos. El tatuaje de la linterna ardiendo en su brazo era todo en negro y grises. Me pregunte qué quería decir. Sus abdominales estaban apretados con tensión, al menos esperaba que no estuvieran normalmente así de rígidos. El otro tatuaje en el lado de su torso estaba en escritura e imposible de leer en esta luz. Su piel lucía suave y… El aire dejo mis pulmones al tratar de ignorar la sensación de cosquilleo en mi núcleo. Es mejor si sólo lo miro a los ojos. No habíamos estado así de cerca el uno al otro en un largo tiempo, y habíamos estado nariz a nariz desde mi regreso. Jared debió haberse cuenta de lo mismo, porque sus ojos se endurecieron sobre mí y su respiración se volvió irregular. Su mirada viajo debajo de mi cuello a mi camisola, y mi piel ardió en todas partes donde miro. Reenfocándose y enderezando su expresión, inspiro profundamente. ―Nadie más se está quejando. ¿Así que por qué no te callas y lo dejas en paz? ―Empujándose de la pared, comenzó a alejarse.


―Deja la llave ―llamé, acostumbrándome a esta nueva audacia. ―Sabes. ―Él se río por lo bajo y se dio vuelta―. Te subestime. No has llorado aún, ¿cierto? ―¿Por el rumor que comenzaste esta semana? Ni hablar. ―Mi voz era plana, pero una sonrisa presumida amenazaba con salir. Me estaba emocionando con nuestra confrontación, y la comprensión de que las cosas estaba “llegando a un punto crítico” como K.C. había dicho. Mírennos. Jared y yo no habíamos estado en mi habitación por tres años. Esto era progreso. Por supuesto, no había sido invitado, pero no iba a encontrarle tres pies al gato. ―Por favor, como si tuviera que recurrir a esparcir rumores. Tus compañeras de campo traviesa hicieron eso. Y las fotos ―agregó―. Todos llegaron a sus propias conclusiones. ―Dejo escapar un suspiro y se acercó a mí otra vez―. Pero estoy aburriéndote supongo. Creo que tengo que mejorar mi juego. ―Sus ojos eran maliciosos, y mi pie se sacudió con la urgencia de patearlo. ¿Por qué seguir con esto?

61

―¡¿Qué te hice?! ―La pregunta que me maldijo a través de años exploto de mi voz quebrada. ―No sé porque pensaste que hiciste algo una vez. Eras empalagosa, y me canse de aguantar todo esto. ―Eso no es verdad. No era empalagosa. ―Mis defensas estaban desmoronándose. Recordaba, muy bien, la historia entre nosotros, ¡y sus palabras me hicieron querer golpearlo! ¿Cómo podía olvidar? De niños, pasamos cada momento despiertos juntos cuando no estábamos en la escuela. Éramos mejores amigos. Él me sostuvo cuando lloré por mi mamá, y aprendimos a nadar juntos en el lago Ginebra―. Tú estabas en mi casa tanto tiempo como yo en la tuya. Éramos amigos. ―Sí, sigue viviendo ese sueño. ―Él empujó nuestra historia y amistad de vuelta como una cachetada. ―¡Te odio! ―le grité y quise decir cada palabra. Un dolor se asentó en mis entrañas. ―¡Bien! ―gritó él en mi cara, enterrándolo en mí―. Al fin. ¡Porque hace mucho tiempo desde que podía soportar la vista de ti! ―Él golpeó su palma contra la pared cerca de mi cabeza, causando que saltara. Estremeciéndome, me grite a mí misma. ¿Qué nos pasó? Me asustó, pero me mantuve en mi lugar, diciéndome que no iba a lastimarme, no físicamente. Sabía eso, ¿cierto?


Mi cerebro gritaba para que corriera, alejarme de él. Ningunas lágrimas cayeron, afortunadamente, pero el dolor de sus palabras hizo que mi respiración casi se convirtiera en arcadas. Había amado a Jared una vez, pero ahora sabía, sin duda alguna que “mi Jared” se había ido. Mientras tomaba un respiro profundo, encontré su mirada. Él pareció buscar la mía, probablemente por lágrimas. Que se joda. Por el rabillo de mi ojo, vi luces parpadeantes viniendo desde el exterior y me volví para mirar fuera de la ventana. Una pequeña, insolente sonrisa tiro de las esquinas de mi boca. ―Oh, mira. Es la policía. Me pregunto por qué están aquí. ―Jared no pudo evitar la insinuación de por qué los policías estaban ahí y quién los había llamado. Supongo que finalmente respondieron a mi queja por el ruido. Girando mi cabeza para enfrentarlo, me deleite en su furia. La cara del pobre chico se veía como si alguien acabara de orinar en su auto. Él levanto su barbilla y relajo sus cejas.

62

―Prometo que estarás en lágrimas para la próxima semana ―su susurro vengativo llenó la habitación. ―Deja la llave ―llame hacia él mientras se iba.


Capítulo 11 El domingo en la tarde, estaba bronceándome en el patio trasero cuando K.C. llegó y se dejó caer en una silla de la mesa del jardín. ―Liam ha estado engañándome ―lloró. Su cabeza estaba en sus manos mientras sollozaba. ―¿Qué? ―Un chillido salió de mi garganta y levanté mi cabeza. Me levanté de mi estómago y caminé para sentarme en la silla al lado de ella.

63

―Lo vi ayer por la noche alrededor de otra chica. ¡Al parecer, ha estado jodiendo doble durante un tiempo! ¿Puedes creerlo? ―Se enjuagó las lágrimas, pero cayeron más. Su cabello largo y oscuro parecía como si no lo hubiera peinado hoy. K.C. siempre estaba vestida para impresionar y nunca salía de la casa sin el cabello y maquillaje hecho. Manchas rojas le cubrían la cara, así que sabía que había estado llorando por un tiempo. Probablemente toda la noche. ―¿Qué has visto exactamente? ―le pregunté, frotando círculos en su espalda. ―Bueno ―dijo, secándose las lágrimas y tomando un respiro―. Yo estaba en el Loop, y él estaba allí. Jared dijo que corría ayer por la noche, así que me presenté para sorprenderlo… ―Espera, ¿qué? ¿Jared? ―Confundida, la interrumpí―. ¿De qué estás hablando? ¿Has hablado con él? ―No había visto a Jared durante dos días. Él y K.C .eran cercanos. ¿Qué demonios? ―Sí... no ―respondió vagamente―. Me encontré con él en el trabajo ayer. Yo estaba en el cine, y él vino a ver una película. Mencionó que Liam estaba recibiendo un tiro en carreras de la noche anterior y que él estaría feliz de llevarme a darle una sorpresa. ¡Ugh! ¿En serio era tan estúpida? ―¿Eso no parecía un poco conveniente para ti? ―Tate, ¿qué quieres decir? ―K.C. parecía confundida mientras se sonó la nariz con un pañuelo de su bolso. Al instante me sentí culpable por tomar el foco de la conversación de Liam y girarlo hacia Jared. Pero no podía dejarlo ir.


―Jared, que buen tipo es, ofrecerte un viaje para sorprender a tu novio donde convenientemente descubriste que te ha sido infiel. KC., Jared sabía que Liam estaba haciéndolo. ―Estoy segura de que es algo del código de los chicos no meter en problemas al otro con sus novias. Así que, ¿por qué Jared haría eso? Mirando desconcertada y nerviosa, K.C. lanzó su pañuelo sobre la mesa. ―Está bien, pero eso no cambia el hecho de que Liam estaba siendo infiel. Quiero decir, honestamente, Jared parecía tan sorprendido como yo. Él estaba muy bien con todo el asunto. Por supuesto que lo estaba. Jared rompió con Liam y K.C., que era una buena cosa teniendo en cuenta, pero sus acciones no surgían de la bondad de su corazón. Definitivamente no estaba protegiendo a K.C. Entonces, ¿cuál era su plan? ―Está bien ―le ofrecí―. Así que, ¿cómo sabe a ciencia cierta que Liam estaba engañándote con regularidad? ¿Has hablado con él?

64

―Sí ―dijo casi en un susurro―. Yo había salido del auto de Jared. Él me recogió ya que sólo se puede entrar con invitación, y miramos alrededor, en busca de Liam. Lo vi apoyado en su auto con una mujer que realmente era sexy en ropa súper cachonda. Se besaban y él tenía sus manos sobre ella. No había error. ―Su barbilla comenzó a temblar, y sus ojos se llenaron de lágrimas otra vez, así que cavó en su bolso por más pañuelos. Y continuó: ―Nos metimos, y la chica con que se frotaba dijo que habían estado conectando durante meses. ¡Meses! Quiero vomitar. Le di a ese tipo mi virginidad, y ahora tengo que ir a comprobar si tengo una ETS. ―Siguió llorando, y sostuve su mano mientras ella lo dejaba salir. Liam siempre me había tratado con respeto, y yo estaba un poco afligida por K.C. ¡Qué culo! Habíamos estado pasando el rato durante años, y había poca gente en esta ciudad que podías llamar amigo. Ahora no era más que una persona más, en la que no se podía confiar. Estaba cansada cuando llegó la gente, pero K.C. no estaba, y odiaba que estuviera herida. Ella estaba completamente ciega. Dos cosas pueden ser asumidas de forma segura, sin embargo: Jared probablemente sabía que Liam estaba engañando por un tiempo pero no interfirió hasta ahora y el rompimiento de K.C. con Liam tenía un propósito tratando de antagonizarme. ―Bueno, no me gusta hacer una pregunta tonta, pero, ¿cómo iba la carrera? ¿Ganó Liam? ―Probablemente no había corrido. Otra estratagema por parte de Jared para llevarla al Loop.


―Nos quedamos por un tiempo, pero Jared corrió, no Liam. Exactamente. ―¿Por qué? Podría haber sido genial que vieras su culo hecho polvo. ―Traté de sonar como si estuviera solo aligerando su estado de ánimo, pero realmente quería información. ―Oh, resulta que él no corría anoche. Jared mal entendió. ―Ella hizo un gesto apagado. Completo. Estructuración. ―Pero Jared dijo que se aseguraría de que Liam estuviera en la lista para la próxima semana, y él lo vencerá por mí. ―K.C. soltó una risita, como si eso haría que se sintiera mejor. ―¿Vas a estar bien? ―El fin de una relación de dos años en el momento en que tienes diecisiete años toma tiempo para superarlo.

65

―Estoy segura… de que con el tiempo. Jared fue muy atento y me trajo a casa temprano. Creo que se sintió mal de que hubiese tenido un momento tan horrible. Realmente, Tate, aunque lo supiera, me hizo un favor. ―Recostada en su silla, sacó otro pañuelo. K.C. se quedó un rato. Nos quedamos bajo el sol, tratando de apoyarnos la una a la otra. Era evidente que necesitaba llegar a un acuerdo con el hecho de que le dio su virginidad y dos años al mujeriego, y yo había tenido al menos una estelar primera semana de clases. Liam había engañado a K.C. Todavía no podía envolver mi cerebro alrededor. Si alguna vez hubo un caso de romance duradero en la escuela secundaria, Liam y K.C. estaban ahí. Así que, ¿por qué estaba preocupado por el papel de Jared en todo esto? K.C. claramente creía que estaba en alza y en marcha, pero sabía que tenía un plan. ¿Me escucharía si trataba de mantenerla lejos de él? Después de que K.C. se fue, regresé al patio para limpiar y regar las plantas. Decorada en mi pequeño bikini rojo que había comprado en Europa, pero sólo fui lo suficientemente valiente para usar en casa, agarré la manguera y di vuelta a los altavoces en mi iPod. Chalk Outline llegó fuerte a través de mis oídos y di vuelta a la niebla a las flores y arbustos. Mis caderas y hombros se balanceaban, mientras mi cabeza se perdía en la música. Un par de árboles frutales decoraban nuestra pequeña zona de patio trasero, junto con arbustos y diversas plantas y flores. El pavimento de adoquines y el olor de las rosas hacían de nuestro oasis un gran refugio. Cuando el tiempo era


agradable, mi papá y yo comíamos aquí, y yo a menudo leía en la hamaca. La tarea no iba bien, ya que los pájaros, el viento, o los perros ladrando creaban distracción demasiado esporádica. Hablando de perros... Un ladrido excitado perforó a través de la música, capturando mi interés. Estaba cerca, al igual que al lado de cerca. ¡Madman! Jared y yo encontramos a Madman, un Terrier Boston cuando teníamos doce. Mi padre se iba mucho, y mi abuela era alérgica, por lo que Jared lo llevó a su casa. El perro estaba loco, pero era totalmente adorable. Nosotros lo llamamos Madman. Juro que deliberadamente esperaba a que los autos se acercaran antes de intentar cruzar una calle. Tener peleas con perros más grandes era un juego de niños, y él saltaba a alturas increíbles cuando estaba emocionado... lo que era mucho.

66

Apagué el agua y me acerqué a la valla que separaba el patio trasero de Jared a la mía. Escudriñando a través de la franja de espacio que ofrece entre los paneles de madera, me sentí como si estuviera brillando por dentro. Mi corazón se calentó al ver a Madman de nuevo. Hizo todo el "rebote en la valla” lo que hacen los perros pequeños y alternando entre carreras la longitud del patio trasero para saltar arriba y abajo. A pesar de que técnicamente era el perro de Jared ahora, en mi corazón, el pequeño seguía siendo parte mía. Me encontré con un pequeño agujero, y miré a través. Jared entró en mi visión, y me estremecí al recordar nuestro último encuentro. Empezó a tirar trozos de carne en miniatura para que Madman atrapara. El perro se los tragó, y movió la cola con ansiedad para otro bocado. El pequeño animal parecía aturdido y bien cuidado. Jared se arrodilló y ofreció el último trozo de carne de su mano. Madman se acercó y le lamió la palma después de engullir todo. Jared sonrió y cerró los ojos mientras Madman se levantó sobre sus patas traseras para lamer la cara de su amo. Jared sonrió, y me di cuenta de cuánto tiempo había pasado desde que lo había visto realmente feliz. Su sonrisa revolvió mi estómago, pero no podía apartar la mirada. Como mi corazón tiró de la rara escena de Jared luciendo como un humano, mis ojos de golpe fueron a su espalda desnuda y las cicatrices desvanecidas estropeando su piel. Divertido.


No lo vi la otra noche cuando estaba sin camisa en mi habitación, pero la luz era tenue, así que supongo que me lo perdí. Dispersos en ningún patrón particular eran ronchas, unos cinco o menos, cubriendo sus músculos y sus partes suaves de espalda. No lo tenía cuando éramos niños. Traté de recordar si había oído hablar de él sufriendo lesiones. No se me ocurrió nada. En ese momento, Heavey Metall Cello de Apocalyptica vibraba por los altavoces, y la cabeza de Madman se giró hacia mí. Me quedé inmóvil un momento antes de decidir retroceder. Él comenzó a ladrar de nuevo, y el sonido de garras arañando la valla hizo que mi corazón latiera más rápido. A Madman le encantaba esta canción que había estado escuchando durante años. Desde el aspecto de la misma, recordé. Agarrando la manguera de la tierra, se me cayó de nuevo cuando escuché los paneles de la cerca temblar. Dándose la vuelta, me reí al ver subir a Madman a través de una de las tablas sueltas y con rapidez me puse un top.

67

―¡Oye, amigo! ―Me arrodillé y agarré al perrito en brazos mientras se retorcía de emoción. Su respiración jadeante calentaba mi rostro, y la baba era bastante asquerosa. Pero él estaba contento de verme y me sonrió con alivio. No me había olvidado. Me detuve en seco al oír la voz de Jared. ―Bueno, no es el aguafiestas molestando a todo el vecindario con su ruido. Mi temperamento estalló. No tenía ningún problema con mi música, solo conmigo. Miré hacia arriba y me encontré con la mirada sardónica de Jared. Él trató de parecer molesto con su ceja levantada, pero yo sabía que no iba a participar a menos que él viniera. Se colgó en la parte superior de la cerca, su cuerpo se encaramó en algo lo que le dio altura. Hijo de puta. ¿Por qué siempre me tomaba un par de segundos recordar por qué lo odiaba? Su cabello castaño brillante era un desastre. Me encantaba eso. Sus ojos de chocolate brillaban con confianza y travesuras. Me encantaba eso. Sus brazos tonificados y el pecho solo hacían que me preguntara cómo se sentiría su piel.


Me encantaba eso. Él me hizo olvidar lo horrible que era. Odiaba eso. Parpadeé, reorientando mi atención en Madman y acaricié su pelo blanco y negro en movimientos largos y suaves. ―La orden de sonido en Shelburne Fall no entra en efecto hasta las 10 p.m. ―aclaré y miré el reloj invisible―. ¿Ves? Un montón de tiempo. Madman comenzó a jugar mordiendo mis dedos, y negué, incapaz de creer que podíamos continuar donde lo dejamos después de tanto tiempo. Desde Jared y mis consecuencias, no lo había presionado por ver al perro. El único contacto que Madman tuvo conmigo en los últimos años fueron accidentes como el de hoy. Pero no lo había visto nada desde mi regreso, e, incluso después de un año, él me respondió como si hubiésemos estado juntos sólo ayer.

68

Jared todavía estaba al otro lado de la cerca, mirándonos en silencio. No podía decir lo que estaba pensando, pero una parte de mí se preguntaba por qué no trataba de conseguir el perro de vuelta inmediatamente. Casi parecía amable de su parte que nos dejara juntos. No pude evitar la enorme sonrisa en mi cara, aunque lo intenté. ¿Qué demonios? El maldito perro parecía tan feliz de verme que mi pecho se estremeció con una risa silenciosa. Nunca he tenido una mascota que no fuera Madman, y después de estar sola en el último par de semanas, supongo que era difícil un poco de amor. Si la atención de un perro puede hacerme esto, no podía imaginar lo feliz que sería ver a mi padre cuando llegara a casa. ―Madman, ven. ―Jared soltó, chocando con mi pequeña utopía―. La visita terminó. ―Silbó y sacó la tabla posterior, por lo que Madman podría deslizarse a través. ―¿Has oído eso? ―Me atraganté, mis labios temblorosos―. Vuelve a tu celda, pequeño. ―Dejé que el perro me lamiera la cara, y luego le di unas palmaditas en el trasero antes de empujarlo suavemente. Jared volvió a silbar, y Madman corrió a través de la valla. ―Jared, ¿estás ahí? ―gritó una mujer. Jared se volvió hacia la voz, pero no asintió ni respondió―. Tate, ¿eres tú, cariño? ―Katherine, la madre de Jared, se subió en lo que él estaba de pie para por encima de la valla. ―Hola, Sra. Trent ―saludé con pereza―. Es bueno verla. ―Su madre se veía bien con su cabello castaño largo y elegante blusa. Mucho mejor que la última vez que la había visto. Debe de haberse mantenido sobria en el último año.


Al crecer, a menudo le había visto el cabello en una cola de caballo desordenado demasiado alta para molestarse con una ducha y una piel de apariencia opaca por la falta de alimento saludable. ―Tú también. ―Sus ojos parpadearon con dulzura genuina―. Y es bueno verlos a los dos a hablar de nuevo. Por supuesto, ella no tenía idea de que estábamos todavía alejados. Parecía que Jared y yo teníamos eso en común. Hemos mantenido a nuestros padres fuera del circuito. ―¿Por qué no vienes por un rato? Me encantaría ponerme al día contigo y ver cómo fue tu año. ―Vamos, no ahora. ―La cara de Jared fue torcida con desagrado, para mi deleite. ―Eso suena muy bien, señora Trent. Sólo déjeme ponerme algo de ropa. ―Los ojos de Jared pasaron sobre mí, como si acabara de darse cuenta de que estaba en un bikini. Su mirada se detuvo demasiado tiempo, y sin embargo, no suficiente, por lo que mis dedos se doblaron.

69

―Está bien ―suspiró Jared y miró hacia otro lado―. Me voy, de todos modos. ―Con eso, saltó en un paso y desapareció dentro de la casa. Antes de haber llegado a mi habitación para cambiarme, oí el estruendo de su motor y los neumáticos.


Capítulo 12 ―¿Por qué no la he visto en las dos semanas que he estado en casa? ―le pregunté a Katherine después de que habíamos hablado de mi viaje y los planes para el último año. Se sirvió más café para ella. ―Bueno, conocí a alguien hace unos meses, y me quedo mucho con él. Levanté las cejas con sorpresa, y ella debió haberlo visto. Negó y me dio una sonrisa contrita.

70

―Supongo que suena mal ―ofreció―. Estoy dejando demasiado a Jared solo. Entre mi trabajo, su escuela y trabajo, y luego, todas las cosas en las que está involucrado, sólo simplemente no corremos mucho el uno al otro. Me imagino que es más feliz por su cuenta más y mejor... Su exceso de explicación e inhabilidad para terminar sus pensamientos decía más acerca de su decepción por la relación con su hijo que cualquier otra cosa. Y ¿por qué estaba tan ocupado que ella en su casa estaba siendo innecesaria? ―¿Qué significa todo en lo que está involucrado? ―pregunté. Frunció el ceño. ―Bueno, trabaja en el garaje unos pocos días a la semana, las carreras, y luego tiene otras obligaciones. Él casi nunca está en casa, y cuando lo está, es sólo para dormir normalmente. Pero, puedo mantener control sobre él. Cuando nos compré a ambos nuevos teléfonos para la navidad del año pasado, instalé una aplicación GPS en el suyo así que siempre sé dónde está. Bueno, eso no es raro. ―¿A qué otras obligaciones te refieres? ―pregunté. ―Oh ―dijo con una sonrisa nerviosa―. En la época en que te fuiste el año pasado, las cosas se pusieron muy mal aquí. Jared estaba fuera a todas horas. A veces, ni siquiera volvía a casa. Mi... bebida... empeoró con el estrés de la conducta de Jared. ―Hizo una pausa y se encogió de hombros―. O tal vez su comportamiento empeoró con mi bebida. No sé. Pero entré en rehabilitación durante un mes, y me desintoxique.


Desde que había vivido en esta calle, hace ocho años, la madre de Jared había tenido un problema con la bebida. La mayoría de las veces había estado funcional, capaz de ir a trabajar y manejar a Jared. Después de que regreso de visitar a su padre ese verano hace tres años, había cambiado, y la madre de Jared había intentado escapar a la botella más a menudo. ―Se metió en algunos problemas, y luego se controló. Pero era necesario tomar medidas, para los dos. Continué escuchando, por desgracia demasiado interesada en este raro vistazo de la vida de Jared. Todavía no había explicado las otras obligaciones, pero no iba a curiosear más. ―De todos modos, hace unos meses empecé a ver a alguien, y me he quedado con él los fines de semana en Chicago. Jared tiene mucho que hacer, y yo no siento como si me necesitara. Me alojo aquí casi todas las noches de escuela, pero él sabe que debe mantenerse fuera de problemas en los fines de semana. Sí, en lugar de tomar su libertinaje en otros lugares, lo trajo a casa con él.

71

Algunas personas podrían ver su razonamiento como lógico, ya que Jared era casi un adulto, pero dejé formarse mi opinión. Por mucho que me gustara ella, le echaba la culpa por mucha de la infelicidad de Jared al crecer. No sabía toda la historia, pero había oído lo suficiente como para darme cuenta de que el padre de Jared no era un buen hombre. Se fue cuando Jared tenía dos años, antes de que yo incluso viviera en el vecindario. Katherine crío a su hijo casi completamente sola, pero había desarrollado un problema con la bebida durante su matrimonio. Cuando Jared tenía catorce años, su padre llamó y preguntó si Jared podía ir a visitarlo por el verano. Felizmente, Jared accedió y fue por ocho semanas. Después de la visita, sin embargo, él volvió frío y cruel. El problema de su madre empeoró, y él estuvo completamente solo. Siempre supe, muy en el fondo, que el problema de Jared conmigo estaba atado a ese verano. La verdad era que estaba resentida con Katherine. Y a pesar de que nunca había conocido al padre de Jared, estaba resentida con él, también. Habría asumido la responsabilidad si hubiera lastimado a Jared, pero no tenía ni idea de lo que podría haber hecho para merecer su odio. Sus padres, en cambio, claramente lo habían abandonado. Estaba en la punta de mi lengua el preguntarle acerca de sus cicatrices, pero sabía que no me lo diría. En su lugar, le pregunté:


―¿Ve a su padre? Me miró, y al instante sentí como si hubiera invadido territorio de alto secreto. ―No ―fue todo lo que dijo.

* * *

Al día siguiente, en el primer periodo, me senté tomando notas acerca de aproximaciones lineales cuando recibí un mensaje de K.C. Secretamente deslizando la pantalla para abrir el mensaje, perdí completamente mi atención de cálculo. Jared me envió un mensaje anoche. Tragué saliva. Antes de que tuviera la oportunidad de responder, había enviado otro mensaje.

72

Quería asegurarse de que estaba bien ¿Ves? Él no es del todo malo. ¿Qué demonios quería con ella? K.C. era bonita. Por supuesto. También era mi mejor amiga, y eso tenía que influir de alguna manera con él. Le envié un mensaje de regreso: ¡Él está tramando algo! Tal vez, tal vez no. Fue su respuesta. Eso fue lo último que escuché de K.C. hasta el almuerzo. Física, educación física y francés pasaron en un borrón mientras luchaba contra el impulso de mandarle un mensaje de texto de nuevo. ―Hey ―dijo cuando nos encontramos en la fila para tomar nuestro almuerzo. ―Oye, así que habla conmigo. ―Bueno, como he dicho, me envió un mensaje para ver cómo estaba, e intercambiamos algunos mensajes más después de eso. Sólo pensé que fue amable de su parte asegurarse que estaba bien. ¿Pensó que era amable? Salimos de la línea después de pagar y nos dirigimos afuera, mientras yo trataba de escudriñar cómo en el infierno K.C. pasó de estar de acuerdo con que Jared era un idiota a pensar que era agradable.


―¿Y bien? ―Estaba tratando duramente de parecer que no me importaba―. ¿De qué podrían ustedes dos haber hablado después de eso? ―Oh, no mucho... ¿aparte de ti cortando la electricidad en su casa? ―Se río pero me di cuenta que no estaba tan divertida como pensaba que lo estaría. Tal vez estaba enojada de que no le había dicho. ―Um, sí. ―Estaba luchando por las palabras. ¿Jared se quejó de mí con ella?―. La fiesta del idiota estaba demasiado fuerte, así que la apague. ―Me aclaré la garganta. No sonaba tan bueno decirlo en voz alta. Nos sentamos en una mesa de picnic y empezamos a cavar en nuestra comida. Ella se quedó callada, pero la atrapé mirándome entre bocado y bocado. ―¿Qué? ―le pregunté molesta―. Me dijiste que jugara el juego, ¿recuerdas? ―¿Al menos le pediste que bajara el volumen primero? ―No. ―Salió más como una pregunta chillona―. Bueno, sí. En otra ocasión lo hice. ―Empezaba a sentir como si estuviera en un juicio. ―Y ¿cómo resulto? ―Ella hizo una pausa, botella de agua en la mano.

73

―Bueno, él no estaba cooperando. Así que... incité el pánico y grité policías. Las personas como que se fueron después de eso. ―Incliné mi cabeza hacia atrás y bebí un poco de agua para evitar mirarla a los ojos. Todavía estaba orgullosa de esa noche, pero K.C. claramente no lo encontró divertido. En cambio, ella rodó los ojos. ―Tate, cuando dije que jugaras su juego quise decir… ―¡Querías decir jugar su juego! ―solté―. No dijiste matarlo con amabilidad. ¿Lo estás defendiendo? ―¿Qué había pasado aquí? Era como si estuviera en Twilight Zone y el cuerpo de K.C. hubiera sido usurpado. ―Todo lo que estoy diciendo es que Jared ha hablado contigo. ―Su voz era tranquila, lo contrario de la mía―. Eso es todo. Te ves como el matón ahora. Haz roto dos de sus fiestas, roto la nariz de su amigo, y le has dado un rodillazo a ese mismo amigo en las pelotas. ¡Genial! ¡Jodidamente genial! ¿Él saldría de esto viéndose como la víctima? ―Él no está diciendo toda la historia ―farfullé―. Él entró en el vestuario de las chicas mientras me estaba vistiendo. K.C. frunció el ceño, confundida. ―Sin embargo sólo habló contigo, ¿correcto? ¿No te tocó? ―Afortunadamente, mostró cierta preocupación por mí, finalmente. Estaba dispuesta a arrancarle la cabeza.


―Bueno, no me atacó, por supuesto ―le espeté defensiva. Por un momento, pensé en decirle que había irrumpido en mi casa, pero eso sería sólo la enviaría de regreso a él con preguntas que él iba a responder... a su manera. ―Él tiene problemas ―admitió K.C. ―, pero te lo dije, hay algo pasando entre ustedes dos con lo que no han tratado. Sólo no estoy convencida de que sea un chico tan malo después de todo. El sudor perlaba mi frente, y tomé una respiración profunda. ―K.C., Jared es malas noticias. Lo sabes. Me refiero a realmente, es un idiota, y no quiero que inventes excusas para él. Él no vale la pena. Ella se encogió de hombros, probablemente no queriendo discutir, pero sin duda no queriendo ceder. La discusión había terminado, y por primera vez, quería estrangular a mi mejor amiga. Mi única amiga, bastante. ―Así que, ¿has hablado con Liam en absoluto desde el sábado por la noche? ―Cambié de tema antes de tomar un mordisco de mi sándwich de pollo. ―No, y no me podía importar menos ―cortó y se concentró en su teléfono.

74

―Ajá ―dije no convencida. Liam y K.C. habían estado juntos más tiempo que cualquier otra pareja que conocía. Tuve un momento difícil envolviendo mi cabeza alrededor de la idea de que K.C. no se preocupaba por su traición y por perderlo. Si yo fuera ella, probablemente no sería capaz de perdonarlo, pero eso no significaba que no dolería. ―Hey, Tate. ¿Cómo estás? ―Ben Jamison se dejó caer en el banco junto a mí, viéndose tan bien como siempre. No teníamos nada de nada en común, pero era lindo y me hacía reír. ―Hola. Estoy bien. ¿Tú? ―Había hablado con Ben unas cuantas veces últimamente. Parecía no darse cuenta del rumor acerca de Jared y yo en el vestuario. ―Estoy bien... ―Se ahogó un poco en el bien como si estuviera nervioso y buscando qué decir a continuación―. Hay un restaurante mexicano, Los Aztecas, que se abrió mientras estabas lejos, y me preguntaba si me dejarías disculparme por ser un idiota y no invitarte a salir mucho antes llevándote a cenar esta semana. ―Levantó las cejas y esperó. Una risa de sorpresa saltó de mi garganta. Bueno, él era refrescantemente honesto. ―Um, bueno... ―Busqué palabras―. ¿Cómo sé que no serás un idiota en nuestra cita? ―Lo desafié. K.C. río a mi lado.


Los ojos de Ben sonrieron y se mordió el labio inferior, claramente dándole vueltas a algo en su cabeza. Sacó un pedazo de papel de su cuaderno y empezó a escribir. Después de un minuto, me entregó el papel y se alejó. Mirando por encima de su hombro una sola vez y ofreciendo una sonrisa ganadora, se dio media vuelta y desapareció en la cafetería. ―¿Qué dice? ―K.C. miró hacia abajo a la nota en mi mano antes de tomar un bocado de su enrollado de pollo. Al abrirlo, inmediatamente sonreí. Había escrito un contrato. A quien le pueda interesar, Prometo llevar a Tatum Brandt a cenar. Es guapa, inteligente y encantadora. Me consideraría afortunado si dice que sí. Si actúo como un idiota, entonces soy un estúpido, sin cerebro imbécil. Todos los que vean esta nota tienen mi permiso para tomar represalias de cualquier modo necesario. El más atractivo, divertido, rico superhéroe de la escuela, Ben Jamison

75

Pasé la nota a K.C. y la observó mientras trataba de no escupir la comida con su risa. Ni tres segundos después recibí un mensaje. Esta noche, ¿te recojo a las 7? No me daba mucho tiempo para pensarlo, ¿o sí? Había estado utilizando el coche de mi padre desde que regrese, así que le envié un mensaje de vuelta y le dije que me reuniría con él allí. Prefería tener la opción de irme cuando quisiera. ¡Suena bien!, replique de inmediato. No podía mantener la sonrisa fuera de mi cara, y K.C. me miraba con curiosidad. ―¿Y bien? ―preguntó con la boca llena. ―Me va a llevar a cenar esta noche. ―A pesar de que estaba emocionada de estar en una cita real, mi tono era arrogante. Ben parecía buen tipo, pero me di cuenta de que mi corazón no latía más rápido cuando estaba cerca. ¿No se supone que debería?―. Me voy a reunir con él a las siete. Ha habido un par de citas, mientras estudiaba en el extranjero, pero ninguno de ellos resultó ser más que amigos. Ben y yo teníamos diferentes intereses, pero no era como si los chicos hubieran estado golpeando en mi puerta últimamente. Podía salir una cita con él. Hey, tal vez me sorprenda. ―Eso es impresionante. Llámame esta noche después de llegar a casa. Quiero saber cómo va. ―K.C. Probablemente sabía que todavía estaba preocupada por la


atención que había estado recibiendo. Después de tanto tiempo de no confiar en la gente y ser ignorada fuera de mi círculo pequeño, mi cabeza se confundía con la idea de que uno de los mejores chicos en mi clase me invitará a salir. ¡Paranoica!, me castigué. Después de los últimos rumores, las cosas parecían haberse calmado, sin embargo. Al parecer, el Sr. Fitzpatrick, el profesor de teatro, fue capturado en un encuentro con la senior Chelsea Berger, así que yo era una noticia vieja... por ahora.

76


Capítulo 13 La cena con Ben comenzó con él limpiando el aire, por así decirlo. ―Nunca creí en la mierda sobre ti, Tate. Tengo que admitir, era uno de los que se reían al principio, pero después de un tiempo todo lo que tuve que hacer fue mirarte o ver cómo actuabas en la clase para saber que algo no sumaba. ―Tomó un sorbo de soda y añadió―: Además, te veías demasiado limpia para tener piojos. Negué y me reí de esos estúpidos rumores. ―Bueno, serías uno de los pocos que piensan diferente de mí, entonces. Pero para ser honesta. Es una imagen mía en mi toalla lo que tienes, ¿no?

77

Ben casi se atragantó con el chip mientras se reía. Quitando toda la mierda de los últimos años parecía la mejor idea en estos momentos. Jared era drama. K.C. era drama. Quería que Ben fuera fácil. Sólo quería divertirme esta noche. Comimos enchiladas, y él bromeó diciendo que si abrían un restaurante sushi-mexicano, nunca comería en ningún otro sitio de nuevo. A pesar de que yo no era una fanática del sushi, me reí por la burlesca idea. ―Entonces, ¿por qué me invitaste a salir? ―Metí una de las papas chips restantes de nuestra comida en la salsa y tomé un bocado. ―¡Honestamente? He esperado hacerlo por mucho tiempo. Nunca tuve el valor, sin embargo. Tú como que estás en mi lista de cosas por hacer. No estaba segura de sí era un cumplido o un insulto. ―¿Qué quieres decir? ―Esta cita podría estar llegando a su fin más pronto que tarde. ―Ya sabes, una de esas listas tipo “simplemente-debe-hacer esto-antes-deque-me-muera”. Tenía que llegar a conocerte mejor. Siempre me has interesado. Entonces, cuando volviste de Europa, y te vi el primer día de escuela, no podía sacarte de mi cabeza. Entrecerré los ojos, escuchándolo. Me mantuve con la cabeza baja durante la mayor parte de la escuela secundaria, sin saber que Ben había tenido un enamoramiento. No podía dejar de pensar en ¿cómo de diferente hubiera sido la escuela si Jared nunca me hubiera conectado?


―¿Así que has sido ahuyentado por los rumores todos estos años? Que cobarde. ―Castigué con sarcasmo. Lo que me sorprendió fue que la púa salió de mis labios con tanta facilidad. No estaba nerviosa a su alrededor y con los hombros relajados. Esto pellizcó detrás de mi mente que también significaba que no me importaba lo que él pensaba tampoco. Se inclinó, sus labios carnosos levantados. ―Bueno, espero poder remediar eso esta noche. ―Hasta ahora, todo bien. Salimos del restaurante y nos reímos mientras caminábamos por el centro, hablando de los planes para la universidad. En el camino de regreso a nuestros carros, contuve el aliento cuando él se inclinó para besarme. Sorprendentemente, sus labios eran suaves y amables, y su calidez me hizo inclinarme hacia él. Coloqué mis manos en su pecho mientras me envolvía en sus brazos, y no trató de forzar su lengua en mi boca. Era seguro... cómodo. Definitivamente no lo que debería ser.

78

No había experimentado ninguna de las emociones que K.C. habló al estar cerca de un hombre que te atrae. Definitivamente no es el tipo de emoción que he leído en los libros de las chicas de la escuela secundaria y ángeles caídos. Y no el tipo de calor palpitante que siento cuando estoy cerca... ¡no, no! Paré mi tren de pensamiento en seco. Eso no es atracción, me dije. Es sólo adrenalina provocada por la confrontación. Es sólo la reacción de mi cuerpo a él, no es algo que pueda controlar. ―¿Te puedo llamar? ―susurró. ―Sí. ―Asentí, un poco avergonzada de que mi mente estuviera preocupada con otro tipo. Estaba interesada en salir con él otra vez. Tal vez la chispa no había estado allí esta noche, pero se destacó, y merecía otra oportunidad. Es posible que simplemente necesitara más tiempo. Ben esperó que entrara en mi carro antes de retirarse. Agarrando mi teléfono, me apresuré a mandar un mensaje de texto a K.C. y compartir los detalles de mi cita. A pesar de la ligera duda sobre mi atracción, disfruté de un buen tiempo y estaba emocionada de compartir buenas noticias con ella. ¿Puedo ir? ¿Te divertiste?, preguntó ella.


Sí, pero quería hablar... personalmente. conversación entera a través de mensajes de texto.

No iba a tener una

¿Fue agradable? ¡Sí! Estuvo bien. No te preocupes. Sólo algo emocionada y quería hablar. Mi impaciencia casi me hizo arrancar el auto y dirigirme a su casa sin una respuesta. Tengo que trabajar hasta tarde. ¿Nos vemos mañana antes de clase? Mis hombros cayeron ligeramente con su respuesta. Estaba cerca de su trabajo, pero no iba a molestarla allí. Sí, eso está bien. Buenas noches, le respondí. ¡Buenas noches! Me alegro de que te hayas divertido.

79

En ese momento, escuché el estruendo de un motor de motocicleta junto a mi carro y di un giro en U. Paré al otro lado de la calle, a unos cincuenta metros de distancia, frente a Spotlight Cines, donde K.C. trabajaba. Mis dedos se estremecieron al ver a Jared, y todo lo demás se detuvo. Dejó el motor en marcha mientras se sentaba, sosteniendo la moto en su lugar con las dos piernas vestido en jeans. Sacó su teléfono desde su hoodie negro y parecía estar enviando mensajes de texto... y esperando. Ni un minuto más tarde, K.C. llegó rebotando fuera del teatro, corriendo hacia él. Ella se inclinó y le tocó el brazo. Hijo de Santa madre... Estaba teniendo problemas para respirar. ¿Qué diablos estoy viendo en este momento? Vi como ella le sonrió. Él le devolvió la sonrisa, pero no la tocó. Ella era tan íntima con él. Quitándose el casco, se lo ofreció a ella con unas pocas palabras. Ella no estaba recibiendo las sonrisas o los tipos de miradas de amenazas que yo recibía. Se pasó los dedos por el cabello despeinado antes de tomar el casco y ponérselo sobre su propia cabeza. Él sujetó las correas para ella antes de que se subiera detrás de él y le echara los brazos alrededor de su estómago. Al instante me repantigué en mi asiento al pasar, veloces junto a mí. Ambos sabían que era el auto de mi papá, pero esperé que no lo notaran. En cualquier caso, no era como si fueran a parar y decir “hola”. Agujas excavaban bajo la superficie de mi piel y mis oídos zumbaban. Me dolía la garganta mientras luchaba por contener las lágrimas. Él había persuadido a K.C.


K.C. había mentido acerca de trabajar hasta tarde. Ella tenía sus brazos alrededor de él. No estaba seguro con cuál de los dos estaba más molesta.

80


Capítulo 14 Después de quedarme sentada en el coche por más minutos de lo que me gustaría admitir, me tranquilicé lo suficiente como para conducir. Todo el tiempo que me tomó para llegar a casa y caminar hacia el porche, me lo pasé manteniendo conversaciones imaginarias con K.C. y selectos monólogos dirigidos a Jared, incluyendo todos mis insultos favoritos. Cuanto más me hablaba a mí misma, más enojada me ponía. Gritar, llorar, patalear y aplastar envoltorios con burbujas, todo sonaba bien en este momento. ¿En qué estaba pensando? Aun si fue él quien la buscó, ¿valía la pena herir a su mejor amiga?

81

Ahora entendía cuál era el movimiento de Jared. Estaba tratando de volver a mi amiga en mi contra. K.C. era muy consciente de lo que Jared me había hecho, pero había llegado a ella. Le prestó su atención cuando su novio la estaba engañando y luego se precipitó a recoger los pedazos. ¿Cómo podía ser tan débil de mente? Tenía que saber que Jared estaba utilizándola. Pero, ¿cómo diablos iba a decírselo? Manteniéndome ocupada, para no hacer nada estúpido, terminé mi tarea de cálculo, completé la lectura asignada por gobierno y limpié la nevera y armarios de alimentos caducados. Después de que me agoté con suficientes tareas hasta finalmente dejar de hablar conmigo misma, subí las escaleras para tomar un baño. Alrededor de una hora después de haber salido de la bañera, el zumbido de la motocicleta de Jared sonó por nuestra calle. Salté de la cama para espiar por la ventana. Noté que el reloj marcaba la medianoche y calculé que había pasado tres horas desde que lo había visto con K.C. ¡Tres putas horas! ¿Qué habían estado haciendo? Iba a casa solo. Eso era bueno, por lo menos. Mientras se ponía en su camino, noté los faros de otro vehículo que se detuvieron bruscamente frente a su casa. Jared saltó de su motocicleta y se quitó el casco, pero lo mantuvo sujeto en su mano. Trotó hacia la acera para encontrarse con los ocupantes del coche. El conductor y su pasajero ya se habían bajado del coche y se reunieron con Jared. ¿Qué es esto?


Jared se alzaba sobre ellos, no sólo en altura sino en complexión. A los catorce años ya era alto, y ahora tenía que estar por sobre el uno ochenta de estatura. A juzgar por la expresión en sus rostros, estos chicos no eran sus amigos. Abrí las persianas dobles para tener una mejor vista; Jared los señaló con su casco, entonces los otros chicos comenzaron a gritar y avanzaron enfrentándolo. Pude oír las palabras "jódete" y " supéralo". Siguieron ladrándose el uno al otro, en voz alta y con énfasis. De pronto no podía respirar. La discusión parecía estar fuera de control. ¿Debía llamar a la policía? Por mucho que los tipos se acercaban, Jared no retrocedía. Las probabilidades estaban en contra de él, sin embargo. Mierda, Jared. Sólo sal de allí. Uno de los hombres lo empujó y me estremecí. Reaccionando, Jared le hizo frente y lo empujó con su cuerpo hasta que el hombre se vio obligado a retroceder.

82

En ese momento, la GTO de Madoc aceleró por la calle. En cuanto los extraños lo vieron saltar fuera de su coche y correr en dirección a ellos, comenzaron a tirar golpes a Jared. Perdió el agarre de su casco, y se estrelló contra el suelo. Jared atacó a uno de los chicos, y se tiraron al suelo como en una pelea de lucha libre. Todos rodaron por el césped, lanzando golpes y gritando a todo pulmón. Agarrando mi teléfono de la cama, corrí fuera de mi habitación y bajé las escaleras. Abriendo el cajón de la mesa de entrada, tomé la Glock -17 que mi padre me instruyó guardar allí cuando estaba sola en casa. Agarré el pomo de la puerta. ¿Llamar a la policía o salir a la calle? Para cuando llegaran ya sería demasiado tarde. A la mierda. Abrí la puerta y salí al porche. Los chicos estaban en el jardín delantero de Jared, con Madoc y Jared sentados a horcajadas en sus oponentes, dándoles puñetazos en la cara. Mi corazón latía con fuerza ante lo que estaba viendo, pero no podía apartar la mirada. La sensación de urgencia que me hizo correr se volvió disminuida cuando me di cuenta de que Jared estaba ganando. Hipnotizada por la lucha sucediendo delante de mí, parpadeé cuando oí gritar afligido a Jared. Su oponente, un hombre tatuado más viejo, había sacado un cuchillo y lo deslizó en su brazo. Bajé corriendo las escaleras, pistola en mano, a tiempo para ver a Jared buscar su casco y golpear al chico en la cabeza con él. El otro hombre se desplomó en el suelo, gimiendo y la sangre goteando de su frente.


El cuchillo estaba en la hierba a su lado. Jared se irguió sobre el hombre semiinconsciente. Madoc lo golpeó con su puño una vez más el estómago de su oponente, balanceándolo por encima de su hombro, dejándolo en el suelo cerca de su Honda. Jared dejó a su oponente sangrando, mientras él se apretaba su bíceps izquierdo. La manga de su sudadera negra estaba empapada de sangre y brillaba por donde había sido cortado. Mis ojos preocupados se dispararon a la mano de ese brazo. Una fija corriente roja goteaba de sus dedos. Tuve un breve impulso de ir a ayudarlo, pero resistí. La bondad sólo me sería arrojada a la cara. Él y Madoc necesitarían ir la sala de emergencia pero, como era una noche de escuela, la madre de Jared debía estar en casa. Caminando hacia el Honda, Jared levantó su casco sobre su cabeza y la dejó caer con un ensordecedor estrépito en el parabrisas. Una vez más, repitió la acción, rompiendo el parabrisas una y otra vez hasta que se rompió más allá de su utilidad. Regresando hacia la casa, Jared se detuvo junto al hombre en el suelo.

83

―Ya no eres bienvenido al Loop. ―Su voz fue baja y tensa. Su tono era extrañamente tranquilo. No pude hacer otra cosa más que quedarme allí, paralizada por la sorpresa en la escena que acababa de presenciar. Mientras Madoc se agachaba para levantar al segundo chico, se percató de mi presencia. ―Jared ―advirtió. Jared, siguiendo su mirada, volvió sus ojos en mí. Un poco tarde, me di cuenta de que estaba de pie con un arma... al aire libre... en mi ropa interior. Mi camiseta y shorts rojos me cubrían, pero eran ajustados. Mis pies estaban desnudos, y mi cabello colgaba suelto por la espalda. La Glock asegurada firmemente en mi mano derecha colgaba a mi lado con el seguro puesto. ¿Estaba puesto? Sí, el seguro estaba puesto... creo. Madoc estaba sangrando por la nariz, sin duda rota de nuevo, pero me sonrió. Jared miró... peligroso. Me observó, sus ojos oscuros y la frente severa haciéndome sentir más expuesta de lo que ya me sentía. Sus manos se cerraron en puños, mientras su mirada viajaba con recelo por mi cuerpo y luego a la pistola en mi mano. Podía sentir la energía que venía de él en olas de calor. Ugh, ¡soy una estúpida! ¿Realmente había querido ayudarlo? Fruncí el ceño y apreté los labios, en un esfuerzo por parecer molesta. ¡Que imbécil por traer este drama a nuestra calle! Volviendo, caminé rápidamente los escalones del porche y cerré la puerta detrás de mí.


LlevĂĄndome la pistola a mi habitaciĂłn esa noche, no estaba segura de quĂŠ me estaba protegiendo. Una maldita arma no me iba a mantener a salvo de los ojos marrones de mis sueĂąos.

84


Capítulo 15 El sonido de burbuja estallando de mi computadora sonó temprano a la mañana siguiente, notificándome que tenía una llamada entrante. ―Oye, papá. ―Arrastré las palabras adormilada después de hacer clic en la llamada. ―Buenos días calabaza. Parece que te he despertado. ¿Durmiendo el día de hoy? ―Parecía preocupado. Echando un vistazo al reloj de mi laptop, me di cuenta de que en la hora se leían las seis y media.

85

―¡Maldición! ―Lanzando las sábanas, corrí a mi armario―. Papá, ¿puedo hablar contigo después de que llegue a casa esta noche? Se supone que debo estar en el laboratorio dentro de media hora. Martes y jueves funcionaba mejor para el Dr. Porter, mi mentor y profesor de química desde el segundo año, así que opté por hacer el laboratorio las mañanas desde hace algún tiempo de trabajo extra en mi investigación para la feria de ciencias. ―Sí, claro, pero será muy tarde para mí… o temprano, en realidad. Escucha, sólo tenía que decirte que la abuela viene esta noche. Asomé la cabeza por la puerta del armario y reprimí un gemido. ―Papá, ¿crees que puedas confiar en mí? He estado bien por aquí por mi cuenta. ―Se sentía casi como si estuviera mintiendo. En todo, desde la noche anterior, K.C. y después la pelea, me afectó tan fuerte que no quería más que golpear algo. ―Confío en ti por completo… pero tu abuela no la hace. ―Se rió―. Ella sólo está preocupada por ti estando sola, así que me dijo que vendría por unos días, quizás una semana y echarte una mano. Sigues siendo una menor de edad, después de todo, y ella sigue viendo esos programas de noticias como Las esclavas Sexuales en los Suburbios. Se preocupa. Mi papá y su mamá odiaban la idea de que yo, prácticamente viviera sola durante tres meses, pero mi deseo de estar en mi propia escuela para mi último año, ganó.


Me puse unos jeans ajustados, deslicé una camiseta violeta de manga larga ajuntada sobre mi cabeza, y salí del armario. ―Si eso va a poner a su mente a gusto, pero como puedes ver, estoy bien ―suspiré. ―Ni siquiera estoy seguro de lo que dice la ley al respecto, en realidad. Te vas a quedar fuera de problemas, ¿verdad? ―Sus ojos se estrecharon mientras me calzaba unas bailarinas negras. Papá estaba en calma sobre la mayoría de las cosas, pero tratar de ser un padre para mí desde Alemania lo conducía hasta la pared. Esta era la séptima vez que habíamos hablado en las últimas dos semanas. Con la diferencia de tiempo, eso era un logro. ―Por supuesto. ―Casi me ahogué con mis palabras. Si se lo puede llamar a correr fuera de la casa para disparar, posiblemente a un par de matones callejeros―. No meterse en problemas… y tendré dieciocho en un par de semanas. Soy apenas una menor de edad exactamente. ―Lo sé. ―Mi padre suspiró de cansancio―. Está bien. Voy a dejarte ir. Simplemente estate en casa para la cena de tu abuela esta noche.

86

―Sí señor. Te llamaré mañana por la mañana. ¿Suena bien? ―Te llamo entonces. Que tengas un buen día, calabaza. ―Y colgó.

* * *

La barra de desayuno y la caja de jugo que agarré antes de salir de casa, me sostuvo, otra vez, durante el trabajo en el laboratorio, pero para la primera campana, la sensación de hambre comenzó. Junto con el hecho de que K.C. no se había presentado o enviado mensajes de texto de nuevo esta mañana, me precipité en el agravamiento por el pasillo hasta la cafetería hacia una máquina expendedora antes de la clase. Mi concentración estaba volando en cinco direcciones diferentes esta mañana. Me había olvidado de correr a la tienda de hardware para los suministros la otra noche, por lo que la investigación que había querido realizar esta mañana resultó ser muy poca. Después de que rompí un vaso de precipitados y malditamente cerca de quemarme la mano con el mechero Bunsen, me despejé del laboratorio antes de matarme a mí misma. Mi mandíbula dolía de apretar los dientes durante toda la mañana. Las imágenes de las piernas de K.C. abrazando las caderas de Jared en la moto se mantuvieron asaltándome. “Y que sí” o qué habría sucedido la noche anterior, si el


cuchillo hubiera cortado el cuello o el estómago en lugar del brazo de Jared cruzó por mi mente. Al doblar la esquina, inmediatamente me detuve. ¿Qué? ¡QUÉ! K.C. se apoyaba en la pared amarilla al lado de las puertas de la cafetería, mientras Jared se apoyaba en ella. Su brazo estaba apoyado por encima de la cabeza de ella. El top blanco que llevaba se subió para revelar una porción de piel que el pulgar de Jared acariciaba suavemente mientras sostenía su cadera. Él dijo algo contra sus labios, y el pecho de K.C. subió y bajó en respiraciones profundas. No. Mi corazón latía con fuerza y el calor se precipitó a través de mi cuerpo. Finalmente lo vi atrapar los labios de ella con los suyos. Lentamente puso su cuerpo cerca de él, y ella envolvió sus brazos alrededor de su cuello. La náusea subió por mi garganta y mis ojos ardían. K.C. parecía que estaba en un buffet, saboreando todos los postres en un bocado a la vez.

87

¡Esa perra! Espera, ¿qué? Debería estar enojada con él y no más que con K.C., por lo menos igual. Jared la había perseguido, y yo lo sabía, con toda certeza, que iba a hacerme daño. ¿Por qué la quería a ella fuera de él y no a él fuera de ella? Por suerte, casi todo el mundo estaba en clase. De lo contrario, estarían haciendo un gran espectáculo. Yo era su único público. Al mirarlos de nuevo, los labios de Jared seguían devorando los de ella. Mordisqueó su boca antes de pasar a su cuello. Consiguiendo un gemido de placer de ella. Sus ojos estaban cerrados, y se mordió el labio inferior, demostrando que ella era masilla en sus manos. Él se veía como un buen besador, y yo estaba sin aliento por el dolor en mi pecho. Me estremecí cuando vi la delicada forma en que enterró sus labios detrás de la oreja de ella. Oh, Cristo. La segunda campana sonó. Teníamos un minuto para ir a clase. K.C. saltó y se rió por la interrupción. Jared le dio una sonrisa antes de tocar la punta de su nariz. Cuando ella se giró para correr a clase, él le dio una palmadita en el culo. Corrí de vuelta a la esquina. Si él no la seguía, entonces iba a venir por aquí. Definitivamente no quería que él supiera que había sido testigo de su demostración. Mi ira alimentaba su hambre, y no quería perder mi calma alrededor de él.


―Oye, hombre. ―Oí la voz de Madoc cuando interrumpió a través de las puertas de la cafetería―. ¿Esa era K.C. la que salió corriendo? ¿No has aprovechado eso aún? Jared exhaló una pequeña risa mientras sus pasos se acercaban. ―¿Quién dijo que no lo hice? Tragué saliva. ―Uhm, porque nunca has sido visto con una chica después de habértela follado. Dudo que siquiera esperes en sacarte el condón antes de olvidar sus nombres. Jared se detuvo justo en frente de las escaleras al otro lado del portal oscuro en donde me había escondido. Él frunció el ceño con sorpresa. ―¿Y tú lo haces? ―preguntó a la defensiva, metiendo sus manos en los bolsillos de sus pantalones vaqueros. Su camiseta blanca y su térmica negra, colgaba sobre su torso.

88

―Sí, sí. Lo sé. ―Madoc rodó sus ojos, magullados de la noche anterior. Su nariz no estaba vendada, pero estaba cortada―. Sólo estoy diciendo que nunca has tenido que trabajar tan duro para conseguir a una chica en la cama. ―No tengo prisa. Puede ser que quiera jugar con esta por un tiempo. ―Jared se encogió de hombros cuando empezó a subir las escaleras, pero se detuvo y se volvió hacia Madoc, luciendo como si estuviera a punto de decir algo antes de que Madoc lo interrumpiera. ―Tate va a estar enojada. ―La voz de Madoc sonaba divertida, y sólo quería salir corriendo al oír mi nombre. ―Ese es todo el punto ―declaró Jared rotundamente. ―Oh… así que ese es el plan―. Asintió Madoc, finalmente comprendiendo el fin del juego. Mi garganta se apretó y mi boca estaba seca. Él sabía que ella era mi mejor amiga, mi prácticamente única amiga, y la pérdida de ella me haría miserable. La tensión se extendió a mi mandíbula y sacudí mi cabeza con disgusto. ¿Él me odiaba tanto? ―Gracias de nuevo por ser mi respaldo anoche. ―Jared hizo un gesto con su barbilla hacia Madoc antes de volverse hacia las escaleras. Madoc habló:


―Esta cosa, con Tate… ―Jared se detuvo y se giró de nuevo. Madoc continuó―: ¿Por qué lo hacemos? Sé que lo he preguntado antes, pero no me dices mierda. Simplemente no lo entiendo. Los ojos de Jared se estrecharon. ―Creo que vas por encima y más allá. Te metes con ella sin que yo te lo diga, así que, ¿por qué te importa? Madoc dejó escapar una sonrisa nerviosa. ―Esto no es sobre mí. Nunca quise hacerme enemigo de esa chica. Ella salió ayer por la noche como si estuviera lista para respaldarnos. Es caliente, atlética, fuerte, y puede manejar un arma. ¿Qué más se puede pedir? Jared bajó la escalera parándose uno por encima de Madoc. Su ceja se juntó en un ceño mientras miraba a su amigo hacia abajo. ―Mantente alejado de ella. Madoc levantó las manos.

89

―Oye, hombre, no te preocupes. Ella me rompió la nariz y me dio una patada en las pelotas. Creo que ese barco zarpó. Pero si no la quieres, ¿por qué no puede tener alguien más la oportunidad? Jared hizo una pausa como si estuviera buscando las palabras. Luego dejó escapar un suspiro de exasperación. ―No me pondré en su camino nunca más. Si ella quiere salir y joder a todos los chicos en la escuela, puede tener la bola. He terminado. ―Bueno, bueno, porque lo que se dice es que salió con Ben Jamison anoche. ―El tono de Madoc sonaba un poco demasiado complaciente en ofrecer la noticia. Las cejas de Jared se fruncieron más, si era eso posible. Su expresión sombría acompañado por su apariencia oscura lo hacía parecer formidable. ―Eso está bien ―dijo, pero su mandíbula se mantuvo cerrada―. No me podría importar menos. Todos ellos pueden tenerla. Me respiración se retuvo en mi garganta. Él terminó de subir las escaleras y desapareció. Madoc se quedó mirando a Jared por un momento antes de continuar por el pasillo y desaparecer. La sensación punzante en mi garganta se rindió a las lágrimas que querían su liberación. Corrí al baño de damas más cercano y me encerré en un cubículo. Mi espalda se desplomó contra la pared, y me deslicé hacia abajo hasta que mi trasero se posó en el suelo. Abrazando mis rodillas, me entregué a las lágrimas. Mi ruptura era tranquila, la miseria se desarraigó de mis entrañas y no por mi


garganta. Lo peor era que no sabía si estaba enojada, triste, desesperada o miserable. El gemido profundo salió de mi cuerpo en silencio, pero las lágrimas corrían por mis mejillas como un río. Jared se satisfacía en mi miseria como si fuera caramelo. Me había dado de comer a los lobos una y otra vez, disfrutando de la infelicidad que causaba. Jared, mi amigo, completamente se había ido, dejando un monstruo frío en su lugar. Sus últimas palabras también me molestaron. Me estaba dejando libre, permitiéndome tener citas. ¡Qué descaro! En mi enfermo, y retorcido apego al chico que solía ser mi amigo, todavía tenía algo de consuelo en la atención que me mostraba. Aunque fuera una atención negativa, al menos reconocía mi existencia de alguna manera. Tal vez, si todavía se tomaba la molestia de cruzarse en mi camino, entonces podría sostener un pedazo de mí con él, también. Pero él había terminado, como lo había dicho. Mientras estuve parada, recordé que Jared había prometido tenerme en lágrimas esta semana. Trabajo bien hecho, y era sólo martes. Limpiando mis ojos, tenía que admitir que el idiota tenía habilidad.

90

* * *

―Perdón por dejarte colgada está mañana. ―Se disculpó K.C. mientras deslizaba la pierna por encima del banco de la mesa de picnic. Fue a almorzar tarde, demasiado―. Así que, ¡dime todo sobre lo de anoche! ―Sonaba plástica, como si su entusiasmo tomara esfuerzo. Su cabeza estaba en otra parte. Ayer por la noche, pensé. La primera imagen que me golpeó fue la de ella y Jared en su motocicleta, y luego el beso de esta mañana. La segunda cosa que se me vino a la mente fue la lucha que había presenciado. La súper figura de miedo que Jared presentaba ayer por la noche mientras golpeaba a su oponente era por lo que la gente en este colegio se reducía a su alrededor. Algunos querían estar en su órbita, mientras que otros mantenían una distancia respetuosa. Algunas personas querían ser reconocidas por él, mientras que otros se consideraban afortunados de pasar desapercibidos. ―¿Ayer por la noche? ¿Por qué no empiezas tú? ―La miré por el rabillo del ojo mientras bebía mi agua. Me tiré en la idea de actuar como que no sabía nada, pero ella y Jared no estaban en control de mis emociones. Esto tenía que ser resuelto. ―¿Qué quieres decir? ―K.C. estaba con los ojos abiertos.


Te tengo. ―¿Me vas a mentir, entonces? Te vi. Te vi a ti y a él en la motocicleta ayer por la noche y de nuevo esta mañana en la cafetería. ―Fruncí mis labios y tiré mi servilleta arrugada sobre la mesa. ―Tate, es por eso que no te lo dije… ―¿Decirme que? ¿Qué estás follando con el chico que me lastima? ¿Qué los dos se reían a mis espaldas? ―Mi voz se rompió, pero estaba agradecida de que no hubiera empezado a gritar. ―No es así. Sabía que ella no quería hacerme daño, pero no podía escucharlo. No había excusa. El calor de la ira nublaba mi razón. Estaba jodidamente loca, y quería que se sintiera tan mal como yo. Así es como están hechos los matones, pensé, pero todavía se sentía bien arremeter, y no quería parar. Dejé escapar una pequeña risa, rencorosa.

91

―Sabes, creo que voy a tener que agradecerle a Jared por salvarme de todo este drama en los últimos años. Amigos en los que no puedo confiar y chicos que sólo quieren molestarme. ¿Qué estás haciendo con él? Ella ignoró mi pregunta. ―¿Jared salvándote de qué? ¿Qué quieres decir? Maldita sea. ¿Qué le importaba a ella de todos modos? Sólo debía alejarme, pero no lo hice. ―Madoc me dijo acerca de cómo ambos hundieron cada posible cita que tuve en mi primer y segundo año. Empezaron todos los rumores y arruinaron toda esperanza que tenía de hacer amigos o conseguir novio. ―¿Estas escuchando a Madoc, ahora? ―Me golpeó con su tono acusador. ―Parece razonable, ¿no? Madoc no mentiría sobre su mejor amigo. Y él no me dijo si creía que Jared se enfadaría. Creo que los dos están orgullosos de sí mismos. El placer que Jared tendría al iniciar una pelea con mi mejor amiga sobre mi odio hacia él o su implicación con ella. El bulto doloroso en mi garganta se hizo más grande. Quería calmarme y solucionar este problema, pero me llevó hasta la última gota de razón que tenía para no alejarme. Ella me había traicionado, pero también se había metido a través de todo por mí. Se lo debía por no salir corriendo a la primera señal de problemas.


―K.C. ―continué después de un par de respiraciones―. No estoy de acuerdo con esto. Si vas a ir a citas con Jared… ―Supongo que no debería preocuparme por Jared quedándose en la casa de K.C. o tratando con una cita doble. Si él tenía éxito, perdería a mi amiga, de todos modos. Debía decirle que la estaba utilizando, pero eso la molestaría―. No me fío de él y eso no va a cambiar. K.C. me miró a los ojos. ―Somos amigas. Eso no va a cambiar. Todavía furiosa con ella, exhalé el aliento qua había estado reteniendo. ―¿Vale la pena? ―le pregunté―. ¿Salir con él cuando sabes que lo odio? ―¿Por qué era tan importante? ¿Realmente él significaba algo para ella? Ella ofreció una sonrisa tensa, con los ojos bajos. ―Se merece lo que sientes por él, pero ¿qué te ha hecho para llevar este odio? Molesta, sacudí mi cabeza. ―Créeme, si pudiera deshacerme de ello, lo haría. Un último esfuerzo para que ella llegara a usar su cabeza.

92

―Sabes que Jared es un jugador importante, ¿verdad? Al igual que ha tenido un montón de chicas de esta escuela y alguna de otras, también. ―Sí, mamá. Soy consciente de su historia. No soy un blanco fácil, ¿sabes? ―No. Pero Jared es un buen disparo ―dije sin expresión. Las dos nos miramos y reímos. La tensión en el pecho se alivió cuando me di cuenta de que nuestra amistad estaba a salvo… por hoy. ―Ven a cenar. Necesitamos una noche de chicas ―preguntó K.C. mientras pelaba una naranja. ―No, no puedo. ―Estaba agotada, y para ser honesta, no quería actuar como si todo estuviera bien―. Mi abuela está viniendo hoy. Te invitaría, pero estoy segura de que querrá ponerse un montón al día. Ha pasado más de un año desde que no la veo. ―Sí, claro. ―En ese momento, recibió un mensaje de texto. Al abrirlo, sonrió de oreja a oreja, como disfrutando de una broma privada. Al darse cuenta de que la miraba, me dio una sonrisa de disculpa y siguió comiendo. Echando un vistazo a las ventanas de la cafetería, espié a Jared en el interior, tranquilamente sentado en su mesa con su teléfono en la mano. Él me sonrió y sabía que nos había estado observando. Y limpié una lágrima falsa con mi dedo medio. Otra vez.


Capítulo 16 Por la tarde, bostezos brotaron de mi cuerpo cada cinco minutos. Después de la llamada de atención, el laboratorio, los episodios entre Jared, K.C. y Madoc, la sesión de sollozos en el baño, y el corazón a corazón en el almuerzo, mi cuerpo necesitaba apagarse por un tiempo. Una clase más y podía dirigirme a casa a dormir. Si tenía suerte, veríamos una película en Banda Sonora, aunque, una renovada tensión lanzó fuego a través de mi hombro y músculos del cuello. Después de sentarme, Nate Dietrich caminó a mi escritorio y se inclinó. ―Hola, Tate, ¿qué tal si sales conmigo este fin de semana? No puede evitar reírme para mí misma. El chico me pasó en el pasillo la semana pasada y sujetó su ingle en mi dirección.

93

―No gracias, Nate. ―Con su cabello castaño rizado y ojos avellana, era algo lindo, pero demasiado estúpido para tolerar. Si no estaba contando alguna broma inmadura, entonces él era la broma inmadura. ―Oh, vamos. Dame una oportunidad. ―Su largo tono cantarín sonó como si estuviera hablándole a un bebé. ―No. Estoy. Interesada. ―Hice contacto visual deliberadamente, lanzándole una advertencia con mis ojos. Ahora definitivamente no era secreto que podía encargarme de mí misma. Debería tomar la advertencia. Abriendo mi cuaderno y mirando mis notas, esperaba que tomara la pista de que esta conversación había terminado. ―No te entiendo. ―Nop. Como dije, demasiado estúpido―. Se lo diste a Trent en los vestidores la semana pasada, y luego dejas a Jamison salir contigo. Probablemente se lo diste a él también. ―Se inclinó más y recorrió su mano por mi brazo. Cada nervio en mi cuerpo estaba electrificado. Quería llevar la cabeza de este tipo contra mi rodilla tan duro que brotara un flujo de sangre que competiría con las cataratas del Niágara. ―Vete ―rechiné, aún tratando de estudiar mis notas―. Esa es tu última advertencia. ―No podía siquiera mirarlo, tan repugnante como el encuentro me había hecho sentir. La idea de todos pensando que era alguna sórdida desechable hacía que las paredes se cerraran sobre mí. Tanto como tratara de actuar como esto


fuera normal para mí y que estaba acostumbrada a eso, aún se sentía como mierda. Lo que las personas pensaran de mí importaba. ―Jared tiene razón. No vales la pena ―susurró Nate con un gruñido. ―Siéntate, Nate. ―La profunda y autoritaria voz nos sorprendió a ambos. Alzando la mirada, vi a Jared de pie detrás de Nate, dándole su mirada asesina. Mi corazón dio un vuelco cuando me di cuenta de que, por una vez, el ceño de Jared no estaba dirigido a mí. Como siempre, Jared daba la impresión de que podía vencer a un ejército por sí solo. Nate se giró lentamente. ―Hola, hombre, sin ánimo de ofender. Si no has terminado con ella… ―Nate se encogió de hombros, retrocediendo del camino de Jared. ―No hables con ella de nuevo. ―La voz de Jared era plana, pero sus ojos eran amenazadores. ¿Qué demonios?

94

―Vete. ―Jared movió su barbilla, y Nate se fue como si sólo fuera despedido. Dejé salir un suspiro amargo. ¿Cómo se atrevía a resolver un problema que él creó? Todos ellos, en un momento u otro, habían pensado que era una zorra debido a él. ¿No es eso lo que quería? ¿Que fuera acosada e incómoda la meta de toda esta intimidaci��n? Enferma de su tormento y juegos, obligué a calmar la urgencia en mis puños sacudiéndose de golpearlo. Fue entonces que me di cuenta de que quería lastimar a Jared. Realmente lastimarlo. Te odio. Mis emociones cayeron en una lividez relajada. ―No me hagas ningún favor ―espeté, encontrando sus ojos. La satisfacción de lastimarlo por una vez se sentiría jodidamente bien―. Eres un miserable pedazo de mierda, Jared. Pero entonces, supongo que sería miserable también, si mis padres me odiaran. Tu papá te dejó, y tu mamá te evita. Pero quién puede culparlos, ¿cierto? Jared se estremeció, e inmediatamente sentí mi interior temblar. ¿Qué estaba haciendo? ¡Esta no era yo! Bilis subió por mi garganta. ¿Qué acababa de decirle? Esperé a que la satisfacción llegara, pero nunca lo hizo.


Él se mantuvo callado, y sus ojos se entrecerraron en mí con un toque de rabia y desesperación. No había manera de que pudiera borrar lo que acababa de hacerle. Incluso aunque escondió sus emociones, lo había visto estremecerse. Así es como se hacen los matones. Acababa de hacerlo sentirse no amado ni querido a propósito. Le dije que estaba solo. Incluso con todo lo que me había hecho, nunca me había sentido abandonada o aislada. Siempre había alguien que me amaba, alguien con quien contar. ―Bien, clase. ―La señora Penley entró por la puerta, sorprendiéndome. Jared no dijo nada y continúo por el pasillo a su asiento―. Por favor saquen sus brújulas y busquen su Este. Cuando diga “vayan”, por favor tomen sus materiales y siéntense junto a esa persona para la discusión de hoy. Siéntanse libres de mover escritorios lado a lado o frente a frente. Vayan. Parpadeando alejando las lágrimas que se acumularon, apenas tuve tiempo de atrapar mi aliento antes de que mi Este llegara a mí.

95

―Hola, chica bonita. ―Levanté la vista para ver a Ben ya a mi lado, buscando un escritorio vacío. No hoy. Acomodé mi cabello detrás de mis orejas y tomé un respiro profundo. Ben y yo no habíamos hablado desde nuestra cita la noche anterior, y no me había dado cuenta hasta ahora, ―Hola, Ben. ―Aguanta una hora más, canté para mí misma. Necesitaba mi música, mi cama, y definitivamente a mi abuela. ―Estoy bien. Ahora. ―Él lanzó una sonrisa brillante, y no pude evitar exhalar una débil risa. Era un chico feliz y era fácil de estar con él. Le concedería eso. ―Bien, todos, como hicieron con su Sur la clase pasada, por favor preséntense con su Este ―instruyó la Sra. Penley a la clase. Todos gimieron, al igual que la otra clase, porque todos nos conocíamos de cualquier manera―. Lo sé, lo sé. ―La maestra movió sus manos para callar a todos―. Es buena práctica para todas esas entrevistas para la universidad que harán. Al igual que presentarse, quiero que, esta vez, compartan su recuerdo favorito para conocerse. Adelante. La señora Penley comenzó a recorrer el salón que ya vibraba con conversación. Miré a Ben, y ambos resoplamos como si esta fuera la última cosa en la que quisiéramos pasar el tiempo. ―Hola. ―Él extendió su mano, la cual tome, rodando mis ojos y asintiendo―. Mi nombre es Benjamin Jamison. Mi recuerdo favorito es hacer mi


primer touchdown en la preparatoria. Saber que era del equipo universitario, y la multitud era mucho más intensa, ese sentimiento fue increíble. Era difícil no simpatizar con un recuerdo como ese. Con todos los espectadores animándolo, apuesto que debió haber tenido su corazón latiendo con fuerza. ―Hola, mi nombre es Tatum Brandt. ―Sacudí mi mano y sentí como si estuviera en una película durante una escena de Alcohólicos Anónimos. Le diría “soy alcohólica” después―. Y mi recuerdo favorito fue cuando… ―Mis ojos fueron inmediatamente a Jared y después a mi escritorio. Ese recuerdo en particular no tenía precio para mí, pero tenía un momento difícil admitiéndolo a mí misma. Quizás debería sólo mentir, ¿pero entonces por qué debería ser quien se escondiera?―. Uh, supongo que no parecerá un gran asunto como el tuyo, pero… tuve un picnic en un cementerio una vez. Los ojos de Ben se ampliaron. ―¿De verdad? ―Me miró con curiosidad―. ¿Entonces por qué fue eso?

96

―Bueno. ―Tragué con dificultad―. Mi mamá murió cuando tenía diez, y tenía miedo de visitarla en el cementerio. Realmente me asustaba. Por dos años, me negué a ir. Odiaba la idea de que ella estuviera debajo del suelo así. Entonces, este chico del que era amiga… en ese tiempo, empacó un almuerzo para nosotros y me llevó al cementerio un día. Estaba bastante enojada cuando me di cuenta de dónde me estaba llevando, pero me dijo que debería estar feliz de que mi mamá estuviera ahí. Dijo que es el más bonito, silencioso lugar en la ciudad. Él fue realmente comprensivo y paciente. No sentamos cerca de la tumba de mi mamá y comimos nuestro almuerzo, escuchamos la radio que había traído. Me hizo reír en poco tiempo. Nos quedamos un rato, incluso después de que la lluvia comenzara. Ahora, es uno de mis lugares favorito al que ir. Debido a él. ―Mi rostro dolía, y me di cuenta que tenía una sonrisa pegada durante toda la historia. Tan horrible como Jared se había convertido, y ahora cuan terrible me había convertido, aún atesoraba ese recuerdo. Sonreía cada vez que pensaba en lo que había hecho por mí ese día. Me dio un poco de mamá de vuelta. ―Wow. Mi historia del touchdown parece un poco superficial ahora. ―Ben en realidad parecía interesado en lo que le había dicho. ―Me gusta tu historia del touchdown. Me gustaría tener más touchdown, por decirlo de una manera. ―Entonces, ¿son tú y este chico aún amigos? ―preguntó Ben.


Mientras miraba a Jared al otro lado del salón, su mirada encontró la mía, y el cabello en mi cuello se erizó. Su helada mirada se movió hacia Ben, y luego de vuelta a mí. Ni una pista de emoción pareciendo algo humano. ―No, prácticamente somos extraños ahora.

* * *

Caminando a mi auto después de la escuela, noté al exnovio de K.C. apoyándose contra él ―¿Liam? ―pregunté, momentáneamente curiosa de por qué estaba esperándome pero más molesta, porque sólo quería llegar a casa. ―Hola, Tate. ¿Cómo has estado? ―Sus manos estaban metidas en sus bolsillos, y miró entre el suelo y yo.

97

―Estoy aguantando. ¿Qué puedo hacer por ti? ―pregunté abruptamente. Era impropio de mí no preguntar a alguien cómo estaban cuando me habían preguntado, pero estaba molesta con Liam. Podía pudrirse en sus propias lágrimas por todo lo que me importaba. Él sonrió nerviosamente. ―Um, escucha. Me siento realmente mal acerca de lo que pasó entre K.C. y yo. He intentado llamarla, y pasado por su casa, pero no me verá. Esto era noticia para mí. Cuando le pregunte a K.C. si había escuchado de Liam, me dijo “no”. Mi amiga no era tan honesta como solía ser. ―¿Y? ―Abrí la puerta del Bronco de mi papá y lancé mi bolsa dentro. ―Tate, sólo necesito verla. ―Sus ojos estaban rojos, y estaba moviéndose nerviosamente―. Lo arruiné. Sé eso. ―¿Esa es tu excusa? ―No era asunto mío, pero me gustaba Liam. Al menos lo hacía antes de que engañara a mi mejor amiga. Quería entender―. ¿Por qué la engañaste? Recorriendo su mano a través de su cabello oscuro, se inclinó hacia atrás contra la camioneta. ―Porque podía. Porque me enredé en la escena de Loop. Siempre había chicas alrededor, y lo dejé subirse a mi cabeza. K.C. sólo venía conmigo cada tanto, e incluso entonces no estaba tan interesada.


Mi cabeza dolía sólo tratando de pensar en qué decirle. No podía hacer esto ahora. ―Liam, necesito irme a casa. Le diré a K.C. que te gustaría hablar con ella, pero no puedo estar de tu lado acerca de esto. Si lo mereces, te perdonará. Personalmente, no estaba segura si lo perdonaría si fuera ella. ―Lo siento. No era mi intención meterte en esto. ―Sí, lo querías ―bromeé de mala gana. De corazón, no creía que Liam fuera un mal chico. Lo arruinó, y no estaba segura de si valía el riesgo perdonarlo. Por suerte, yo no tenía que tomar esa decisión. ―Sí, lo sé. Lo siento. Eras mi última esperanza. Cuídate, y… si sirve de algo, lo siento por todo este desastre. ―Se alejó y caminó a su Camaro. Dejando salir un suspiro, entré en la camioneta y conduje antes de que esta telenovela del día se convirtiera en Lo que el Viento se llevó.

98


Capítulo 17 ―Mmm... ¿qué estás cocinando, mango? ―grité mientras abría la puerta principal. Mi cuerpo estaba gritando por mi cama, pero decidí poner una cara feliz para mi abuela. La había echado de menos. Y egoístamente necesitaba que me recordara que era una buena persona. Después de lo que le había dicho a Jared hoy, ni siquiera quiero enfrentarme a mí misma en el espejo. Su llegada se podía oler desde el camino de entrada. El rico aroma de la salsa y la carne que bailaba a través de mi nariz me envolvía en una manta caliente, incluso antes de cerrar la puerta.

99

―¡Hola, Durazno! ―La abuela parecía bailar desde la cocina hasta el vestíbulo, tomándome en sus brazos. El año en que me había ido, había extrañado sus abrazos llenos de aroma. La laca de cabello mezclado con la crema y el perfume que usaba, y el cuero de sus cinturones y zapatos creaba este aroma de casa en mi mente. Después de la muerte de mamá, necesitaba mucho a mi abuela. ―Oh, me olvidé de "Durazno". Papá todavía me llama "Calabaza". ¿Qué pasa con ustedes y sus nombres de fruta? ―bromeé, sabiendo que sus nombres eran de cariño. ―Oh, vamos. No niegues a una anciana el placer de dar apodos. ―Ella me pegó un beso en la mejilla con un mua. ―Abuela, eres más joven de corazón que yo. ―Dejé mi bolso en la pared y crucé mis brazos sobre mi pecho―. La única cosa vieja de ti es tu música. Me levantó una ceja. ―Los Beatles son clásicos. A diferencia de esos "gritos" que llamas música. ―Puse los ojos en blanco, y se enganchó en mi brazo y me llevó a la cocina. Mi abuela es un producto de la paternidad autoritaria de los autoritarios años cincuenta, cada cabello en el lugar adecuado, pero también floreció durante la adolescencia y la rebelión de los años sesenta. El deseo de ser activa en su entorno y experimentar el mundo la llevó a viajar mucho de joven. Cuando se enteró de que me iba a Francia durante un año, no podía haber estado más encantada. La experiencia es el mejor maestro. Su eco me seguía a todas partes.


Mientras que ella tenía un poco más de sesenta años, parecía mucho más joven. Tenía el cabello castaño claro con algunas canas, que solía llevar hacia abajo alrededor de sus hombros. Una alimentación saludable y el ejercicio la mantienen en forma, feliz y llena de energía. Su estilo es ecléctico. La he visto en pantalones y con una camiseta de los Rolling Stones. ―Así que dime, ¿qué ha estado pasando la escuela? ―Agarró lechuga y comenzó a lavarla en el fregadero. ―Está bien. ―Mi cama no estaba lejos ahora, y mi cuerpo estaba demasiado apático para siquiera considerar la idea de decirle la verdad. Sus ojos se alzaron hacia mí, sin embargo, y cerró el grifo. ―¿Qué pasa? ―Ella estaba respirando por la nariz. Eso nunca es bueno. Esta mujer me conocía demasiado bien. ―No hay nada de malo ―dije que todo estaba bien. Por favor, sólo déjalo. Sus ojos se estrecharon.

100

―Cuando eres feliz, me dices todo: deberes, Club de Ciencias, Francia, Cross Country... ―Estoy totalmente bien ―le interrumpí, pasando la mano por la frente―. Ha sido un día duro, es todo. Me desperté tarde y bajé con el pie izquierdo. ¿A qué hora llegaste? Ella levantó una ceja notando mi cambio de tema pero lo dejó pasar. ―A eso del mediodía, supongo. Pensé que vendría un poco más temprano para limpiar y comenzar a lavar algo de ropa... ―Sus palabras se desvanecieron mientras agitaba una mano en el aire―. Pero parece que tienes todo bajo control. ―Bueno, me enseñó la mejor. No es que no me alegre de que estés aquí, pero realmente no tienes que preocuparte. He estado haciéndolo muy bien. ―Eso es bueno. ―Frunció el ceño un poco, continuó―: En realidad, es muy bueno. Saber que vas a ir a Nueva York el año que viene me preocupaba, y ver lo bien que has cuidado de ti misma y de la casa. Supongo que no me necesitas o a tu papá. ―No sé nada de eso. Mi cocina apesta, así que tenerte alrededor significa que ¡voy a comer mejor! ―Me reí mientras ella sacudía la lechuga y gotas de agua volaron a mi cara―. ¡Hey! ―Me reí, tomando una toalla de papel de la encimera de la isla, limpiando mi rostro. Sintiéndome un poco más ligera, reboté en mi silla para ayudar con la cena. Mi abuela armaba una ensalada, pasta y setas salteadas. Hice mi delicioso pan de


ajo que era lo único que realmente horneaba. El resto de mi dieta por lo general incluye cualquier cosa que pudiera ser cocinado en el microondas. Puso la mesa en el patio trasero, y puso un poco de música ambiental, que era un terreno común para los dos. ―¿Así que crees que voy a entrar en Columbia? ―le pregunté al servir. ―Tengo un presentimiento. ―Sí, también había un presentimiento de que mi primer beso iba a ser épico. Las dos sabemos cómo terminó eso ―bromeé con ella, completamente contenta con este momento. La comida era suculenta, mientras la brisa traía los árboles a la vida y el olor de las rosas a nuestra mesa. Ella se echó a reír, casi ahogándose con su sorbo de vino. ―Sabes ―mi abuela levantó un dedo―, para ser justas, no sabía que tu primer beso ibas a estar con alguien que apenas conocías. Pensé que sería con ese chico de al lado. Jared.

101

Mi cara al instante cayó con el recuerdo de él. Recuerdos distantes de los ahora antiguos sueños que una vez tuve por Jared bailaban en mi cabeza. Hubo muchas veces mientras crecíamos que quería darle un beso. ―El hecho de que salíamos cuando éramos niños no significa que teníamos sentimientos por el otro. Éramos sólo amigos ―murmuré, mi frente arrugada. La conversación fue agradable hasta que el tema de él se acercó. ―No, pero era también otras cosas. ―La expresión pensativa de mi abuela me hizo querer cambiar el tema de nuevo―. Había cosas que me gustaría retomaran. La forma en que los dos siempre tenían sus cabezas juntas, la forma en que te miraba cuando no lo sabías... y la forma en que se arrastraba para dormir fuera de casa. Ella arrastró la última parte lentamente, con los ojos burlándose de mi expresión. ¡Oh, mierda! ―Pensaste que no sabía sobre eso, ¿verdad? ―preguntó. Por supuesto, ¡no tenía ni idea de que mi abuela sabía de eso! Desde los inicios de nuestra amistad, Jared subía a través del árbol entre nuestras habitaciones y furtivamente entraba a través de mis puertas francesas. No era mucho, justo cuando su madre había estado bebiendo y tenía que escapar. Desde siempre he tenido una cama grande, que era muy cómoda y mantenía nuestros propios espacios, a pesar de que su mano llegaba a encontrar la mía durante la noche.


―Bueno, no tienes que preocuparte por eso. No somos cercanos. ―Girando un poco de pasta alrededor de mi tenedor, lo metí en mi boca esperando que este tema terminara. ―¿Cómo te ha estado tratando desde que volviste? Boca aún llena, rodé mis ojos y sacudí la cabeza para indicar que las cosas todavía no estaban bien, y no me importa hablar de ello. ―¿Alguna vez has hablado con él, como he sugerido? ―preguntó antes de comenzar su ensalada. ―Abuela, ni siquiera me importa intentarlo. Fuimos amigos una vez y ahora no lo somos. Mi corazón no se está rompiendo por ello ―mentí. ―Tate, sé que duele. Ha sido un idiota contigo. ―Realmente, no podría importarme menos. Y aunque me dolió, sin duda no va a dejar que lo vea. Me ha hecho cosas horribles y si mis lágrimas son lo que necesita para parar, entonces él puede sufrir. No merece mi atención.

102

Mi abuela puso su tenedor en el plato, ensalada sin comer sumergida en la pasta. ―Tatum, ésa es tu madre hablando. Mis ojos se dirigieron hacia ella, sorprendida por su tono molesto. ���Cariño, amaba a tu mamá. Todos lo hicimos. Y sé que ella tenía buenas intenciones, tratando de enseñarte a ser fuerte, ya que sabía que no estaría aquí para guiarte a través de tiempos difíciles. Pero cariño, dejarse vulnerable no es siempre una debilidad. A veces, puede ser una decisión consciente para llamar a la otra persona. A pesar de lo que mi abuela decía sonaba razonable, la idea de acercarme a Jared de corazón a corazón desencadenó mi reflejo nauseoso. Me sentí muy mal por lo que le había dicho hoy, pero no acabaría con toda la basura que había hecho de mi memoria. En busca de él lo convertiría en el objeto de risas. Esa fue una imagen que apestaba. ―No me importa Jared. Todo lo que tiene en el culo no puede ser tan malo como para tratar a la gente como lo hace. No me importa. ―Sus ojos castaños brillaron en mi mente. ―Sí, así es ―dijo mi abuela rotundamente―. Sé cómo la muerte de tu madre te afectó. Sé que quieres ser médico, para poder ayudar a las personas que están sufriendo de la forma en que lo estaba tu madre con cáncer. Sé que tomas su consejo en serio y piensas que todo va a ser mejor una vez que vayas a la universidad. Pero las fallas de Jared no son las únicas que te lastiman.


Lancé mi tenedor en mi plato, me limpié la fina capa de sudor de mi frente. ¿Cómo llegó esto a dar vuelta en mí? ―Ahora, espera un minuto. Estoy bastante cansada de que todos estén de su lado. Él se alejó de mí. ―En mi silla, crucé mis brazos sobre mi pecho. ―Y lo dejaste, Tate. ―¿Qué diablos se supone que debo hacer? No quiso hablar conmigo. Traté. Cama. Sueño. Escapar. ―Cálmate. No estoy diciendo que no eras una buena amiga. Por supuesto que lo eras. Sus problemas empezaron esto. Pero es fácil decir que lo has intentado y luego irte. Es fácil decir que no se puede obligar a la ayuda de alguien que no quiere ayuda y después irte. ¿Crees que estás siendo noble y fuerte por poner la otra mejilla o aguardando su tiempo hasta que la escuela acabe? Pero todo lo que no estás dejando fuera te está debilitando. A veces es la mejor medicina para ser vulnerable, dejar todo y dejarle ver cómo te ha hecho daño. Entonces se puede decir que lo has intentado.

103

Mis ojos se cerraron, y ahuequé mi frente una vez más. Tenía mucho en mi plato ahora mismo con la Feria de Ciencia, Cross Country y K.C. ¿por qué estaba incluso perdiendo el tiempo hablando de esto? Exasperada, ondeé con la mano en el aire y deje salir todo. ―¿Por qué te importa? Amenazaste con ir a hablar con su madre cuando esto comenzó. Por lo que yo sabía, mi abuela no era la mayor fan de Jared. Aunque ella siempre me animó a hablar con él, también estaba disgustada por su comportamiento. Me detenía de decirle a mi papá todos los desagradables detalles de su comportamiento conmigo, porque no quería que esto se resolviera a menos que Jared iniciara. Cuando eso sucedió, me di cuenta que me buscaban fuera. Él nunca lo hizo. ―Debido a que nunca has sido la misma. Y porque cuando tengas que ir a la universidad, quiero que tu corazón sea libre. Libre. ¿Cómo se sentía eso? ―Lo he dejado ir. Soy libre. ―No sabía lo que quería de mí. ―Actuar como si no te importa no es dejarlo ir. ―Me clavó su mirada desafiante. Mi cuerpo se desplomó. No había nada en mi arsenal después de eso. Sentirse mental y físicamente agotada, estaba encantada cuando la abuela me dejó ir a la cama sin ayudar con la limpieza. Una vez en mi cuarto, me desnudé y


me metí en el calor y la tranquilidad de mi ducha. Este escondite palpitante era el único lugar que podía escapar sin salir de mi casa. Podía pensar y simplemente estar en silencio cada vez que lo necesitaba, y no había nadie más sabio, y nadie me molestaba. Eran sólo las seis, y tenía algunos capítulos de Catcher in the Rye para mañana, así como algunas cuestiones de física, pero no sirvió de nada la lucha contra la somnolencia. Puse la alarma para cuatro horas, me daba tiempo suficiente para levantarme y hacer mi trabajo de la escuela, y fui a las puertas francesas a correr las cortinas. Me di cuenta del viento y el cielo eclipsado con nubes cenicientas. Los árboles del vecindario eran todavía de un vibrante color verde y la tensión que de repente corría por el cielo hizo una pequeña y agradecida sonrisa en mi cara. Sabiendo que una tormenta estaba en camino me tranquilicé, por lo que dejé las puertas abiertas.

* * *

104

Aturdida desperté por un ruido de perforación, me senté en la cama tratando de orientarme. Me limpié la somnolencia de mis ojos al bostezar. Mirando alrededor de la habitación, me di cuenta de que las puertas francesas aún estaban abiertas, y la lluvia caía constantemente en el exterior. Echando un vistazo a mi reloj, me di cuenta de que había estado dormida durante unas seis horas. Quitando las sábanas y saliendo de la cama, fui a la barandilla fuera de mis puertas francesas y vi el espectáculo de truenos y relámpagos en todo el cielo de medianoche. Eso debe haber sido lo que me había despertado. El aire frío me puso la piel de gallina, y las gotas de lluvia cayeron sobre mi piel. Afortunadamente, no estaba cayendo en cubos. De lo contrario, habría sido empapada. Estudié el árbol al lado de mi puerta, tomando en consideración que la lluvia que entraba por el dosel de hojas fue la luz. Con los latidos de mi corazón surgiendo a través de mi pecho, me agarré a la moldura de alrededor de mi puerta, puse mi pie en la barandilla y me icé. Sostuve una de las ramas por encima de mi cabeza y toqué con el pie la otra rama que se adentraba en la barandilla. Miedo delicioso calentaba mis músculos y me recordó que había sido mucho más valiente como niña. Me acerqué hasta las ramas más gruesas y luego me tambaleé hasta llegar al tronco. Sentada en mi viejo espacio, el familiar repiqueteo de las gotas de lluvia en las hojas me dio la bienvenida a casa. Apoyada con la espalda en el tronco y las


piernas descansando en la rama gruesa de donde salí, me glorifique por lo fácil que era reclamar esta simple parte de mí misma. No había estado aquí en años. Por el rabillo de mi ojo, vi una luz, posiblemente desde el porche de la casa de Jared. Segundos más tarde, una chica salió corriendo por la vía delantera con una sudadera negra sobre su cabeza. No podía verle la cara, pero sabía quién era cuando vi el coche al que estaba corriendo. K.C. En la casa de Jared. A la medianoche. No había ni rastro de él, y la luz del porche parpadeó tan pronto como ella estaba en su coche. El incontrolable golpeteo en mi pecho comenzó, así que cerré los ojos durante varios minutos tratando de recuperar la paz que estaba disfrutando hace un minuto.

105

―¿Sentada en un árbol durante una tormenta eléctrica? Eres una especie de genio. ―La voz profunda casi me impactó. Mis ojos se abrieron, y giraron para ver a Jared asomado en su ventana. Estaba vestido, por lo menos. Eso me hizo sentir mejor después de ver a K.C. salir de su casa. ―Me gusta pensar que sí, sí ―murmuré, volviendo a la tormenta. Mi ira con Jared había disminuido. Considerablemente. Después de mis palabras de odio a él hoy, me sentí avergonzada y apenada ahora. ―¿Árbol? ¿Rayo? ¿Te suena? Por supuesto que sabía que era peligroso. Eso es lo que lo hace divertido. ―Nunca te importaba antes ―señalé, manteniendo los ojos fijos en la carretera reluciente que brillaba bajo las farolas. ―¿Qué? ¿Sentada en un árbol durante una tormenta? ―No, que salga herida. ―El impulso de mirarlo era fuerte. Quería ver sus ojos tan mal que se sentía como si una mano invisible estuviera forzando mi cara a recurrir a él. Quería que me viera. Quería que vernos. No hubo respuesta durante varios segundos, pero sabía que todavía estaba allí. Mi cuerpo reaccionaba a su presencia, y podía sentir sus ojos en mí. ―¿Tatum? ―Su voz era suave y gentil, y al instante me sentía caliente por todas partes. Pero luego volvió a hablar―. No me importa si estás viva o muerta. Todo el aire salió de mi cuerpo, y estaba sentada en la rama de un árbol completamente derrotada.


No más. No podía seguir con esto. No había vida en sentirse así. Todo era un juego para él, pero yo no tenía el corazón para jugar más. No soy fuerte. No soy un matón. No estoy contenta. Sabía lo que tenía que hacer. Lo voy a dejar ir. ―¿Jared? ―le dije, sin dejar de mirar a la calle empapada por la lluvia―, siento lo que te dije hoy. Miré por encima de él, pero no estaba.

106


Capítulo 18 ―Oye, ¿recibiste mi mensaje? ―Ben apoyó su mano en mi hombro mientras se daba la vuelta para mirarme. ―Sí. ―Recordé vagamente algunas palabras dulces sobre estar ansioso de volver a verme―. Pero no fue hasta mucho más tarde. Me fui a la cama temprano. Por fin había vuelto a quedarme dormida anoche a eso de las dos y me desperté a las cuatro con el estómago lleno de nudos. Después de mi comportamiento desagradable ayer en clase y la forma en que había conseguido desviarme de mis metas, decidí abandonar el acto de chica dura. Su juego era demasiado difícil, y me estaba convirtiendo en una persona que no me gustaba.

107

Necesitaba hablar con K.C., pero no estaba segura de cómo manejarla. Mi temperamento se encendía más aún ante la idea de ella y Jared citándose, pero una cosa que dijo tenía sentido. Esta ira no me llevaría a ninguna parte, y yo quería seguir adelante. No sabía si podía sin guardar rencor. ―Así que, ¿te gustaría salir este fin de semana? Habrá una hoguera en lo de Tyler Hitchen la noche del viernes después de la carrera. ―Me encantaría, pero estoy tan abrumada en estos momentos. Voy a tener que ver cómo va mi semana. ―Cerré la puerta del casillero y empecé a caminar lejos lentamente. ―¿Puedo ayudarte en algo? ―Ben frunció el ceño con preocupación. Era dulce y me hizo sonreír. ―Bueno, no puedes correr mis vueltas por mí, o hacer mi tarea de matemáticas o ciencias, o tomar mis pruebas, así que eres bastante inútil. ―Sí, sí, lo soy. Veo que has estado hablando con mi mamá. ―Sus ojos brillaron con diversión, y su mueva estaba tomándome el pelo―. Trata de liberarte. Va a ser divertido. Hannah la perra caminó hacia nosotros con su séquito, y arrojó un poco de su ni-siquiera-tienes-que-llevarme-a-cenar-primero hacia Ben. Sus travesuras eran tan transparentes. ¿Mover de un tirón su cabello mordiéndose el labio inferior? ¿En


serio? ¿Quién hace eso? Ella me envió una "L" de Luser2, y se lo devolví tras la espalda de Ben mientras pasaban. Supongo que debería estar encantada de que alguien como Ben quiera salir conmigo. Hannah, y probablemente la mayoría de las otras chicas en esta escuela, estarían agradecidas de tener su atención. Él era muy atento y se comportaba como un caballero. Me encantaba pasar tiempo con él. Simplemente estaba tomando más tiempo de lo que pensaba desarrollar la chispa. ―Bien ―le contesté―. Lo intentaré. Él tomó mi mochila y me acompañó a física. ―¿Nos vemos en el almuerzo? ―Me miró expectante. ―Por supuesto. Voy a estar sentada fuera hoy. ―Su presencia será bienvenida. Puede que necesite un amortiguador entre K.C. y yo si pierdo mi temperamento de nuevo. ―Nos vemos ahí. ―Su voz era baja y cálida. Al llegar a clase, me entregó mi bolso y se alejó en la dirección del pasillo.

108

Desearía que me gustara más Ben. Tal vez sólo tenía que llegar a conocerlo mejor. El examen sorpresa de física hizo que el pánico quemara directo a través de mis huesos. Por suerte, fue suficiente para sacar mi mente de mi vida personal. Había hecho la lectura y completado las preguntas esta mañana en medio de mi bruma, pero aun así no me sentía preparada. Las carreras que hicimos en educación física después alejaron el vapor de la mañana. Aunque la entrenadora estaba poniendo a prueba nuestro tiempo de carrera en un kilómetro, y lo completé en seis minutos exactos, ella me permitió seguir corriendo. La quemadura de mis músculos chamuscaba la frustración y el dolor de las palabras de Jared anoche, que habían estado flotando en mi cabeza toda la mañana. No me importa si estás viva o muerta. Mis talones se hundieron en la tierra cuando me imaginé cavando su tumba. ―Hola, chicos. ―K.C. se colocó detrás de Ben y de mí cuando nos sentamos en una mesa de picnic afuera, comiendo nuestro almuerzo. ―Hola ―dije con la boca llena de ensalada de pasta, incapaz de mirarla a los ojos. ―Entonces, ¿cómo estás, Ben? ¿Listo para el partido del viernes? 2

Luser: Perdedora.


―No estoy tan preocupado por el juego como por la carrera de más tarde esa noche. Tengo puesto algo de dinero encima del Chico Maravilla allí. ―Señaló con el pulgar hacia a la cafetería, en referencia a Jared, asumí. ―Oh, esa es una apuesta segura. ―Ella sonrió y agitó la mano en el aire―. Voy a estar en la carrera, también. ¿Vas a traer a Tate? ―Su mirada se deslizó hacia mí. ―No pensé que ella disfrutaría de la carrera, pero estoy tratando de conseguir que venga a la hoguera después. K.C. entrecerró los ojos hacia mí mientras mezclaba el polvo saborizador en su agua. ―Tate sabe mucho sobre autos. A ella le encantan ―señaló. ―Chicos, estoy sentada aquí. Háblenme, imbéciles ―les grité sarcásticamente a ambos, sintiéndome como si fueran los padres discutiendo qué hacer con el niño. Ben me metió el cabello detrás de la oreja, y me sacudí ante la intimidad del gesto.

109

―Lo siento, Tate. A lo que iba, ama los autos. ¿Lo sabías, Ben? ―No lo hacía. Bueno, ella tiene que venir conmigo entonces. ―Sonrió mientras hacía estallar un Cheetoh en su boca, y me sentí presionada como la crema en una galleta Oreo. Ellos me estaban empujando. Todas las otras veces que habíamos estado en un entorno social anteriormente, Jared había hecho algo para arruinarlo. ¿Por qué molestarse? Mirando a K.C., me preparé para el combate verbal. ―¿Esperas que vaya al Circuito y aliente por Jared? ―No, pero amaría que estuvieras allí conmigo, ya que no conozco a nadie. Puedes ver la carrera, disfrutar de los autos, y explicarme la diferencia entre una batería y un motor. Nunca entendí eso. Si tienes una batería, entonces ¿por qué necesitas un motor? Ben y yo nos echamos a reír. Estaba siendo deliberadamente mentecata para conseguir que yo fuera agradable. Quería ir, pero sabía que K.C. estaría toda sobre Jared. Si quería pasar tiempo con ella, entonces tendría que estar cerca de él. No podía pasármela patéticamente sobre Ben toda la noche. ―Le dije a Ben que vería cómo va mi semana. Tengo mucho que hacer en este momento. ―Además de estar atrapada en mi tarea, quería salir adelante en algunas lecturas y llegar a la biblioteca para investigar sobre los temas de ciencias, así podría tomar mi decisión final. Por no hablar de que tenía que estar en la


escuela a las siete de la mañana del sábado para tomar el autobús hacia una reunión a campo traviesa en Farley. No es como si estuviera tratando de evitar a Jared. ―Y sé lo que eso significa. ―K.C. agarró su teléfono y comenzó a desplazarse por él, claramente molesta. ¿Ella está enojada conmigo? A la mierda con eso. ―¡K.C.! ―Mi estado de ánimo se volvió negro como mis uñas―. Dije que lo intentaría. Jesús. ―Sólo estoy diciendo… ―sus ojos sobre su teléfono―, que creo que si no fuera por Jared, entonces irías. Tienes que intentarlo, Tate. Él dijo que no tendría ningún problema contigo estando allí. Mi cara enrojeció de vergüenza, eché un vistazo a Ben. Nunca aireaba mi ropa sucia frente a testigos. ―Oh, ¿él no tendría ningún problema con que yo esté allí? Supongo que ya que tengo el permiso del imbécil, entonces debería caer de rodillas en gratitud.

110

―Bueno, Jared no es el dueño de las carreras, y no dice quién está dentro o fuera. Puedo invitar a quien yo quiera ―aseguró Ben mientras se levantaba―. Necesito un Gatorade. ¿Alguna de ustedes quiere algo? ―preguntó, probablemente en busca de un escape, mientras K.C. y yo instalábamos nuestra pequeña discusión. ―Quisiera una botella de agua. ―Metí la mano en el bolsillo para sacar algo de dinero. ―No, no. Ya lo tengo. ―Él se alejó en el interior de la cafetería. Mi mirada lo siguió mientras me gustaba lo bien que se veía en sus pantalones vaqueros. Bueno, eso era algo al menos. La voz de K.C. rompió el trance. ―Así que si Jared es un imbécil, ¿qué soy yo por verlo? ―La voz de K.C. estaba en calma, pero me di cuenta por la mirada puntiaguda y los labios fruncidos que la ira hervía debajo. Jared era un imbécil. No era una suposición, sino un hecho comprobado. Mi frustración con ella por pasar tiempo con ese imbécil empezó a escaparse. Estaba tratando de agarrar mi ira antes de que se saliera de control, pero la maldita cosa seguía escapando. ―Tú dímelo. Él es un idiota. Tú lo sabes y yo lo sé. ―¿Qué demonios estaba haciendo?―. Pero de lo que no te das cuenta es que está usándote. Te está


utilizando para conseguir meterse bajo mi piel. Se preocupa por ti tanto como Liam lo hacía cuando te engañó. ¡Mierda! Demasiado lejos. Y lo hice. La expresión de su rostro me perforó el pecho. La había lastimado, y esperaba que se enojara, resoplara y finalmente entrara en razón. Pero la mirada de sus ojos me dejó con sólo la duda. Después de vacilar unos momentos, comenzó a empacar sus cosas y agarró su bandeja. ―Ya sabes, Jared me pidió que me sentara con él hoy, y ahora mismo quiero su compañía mucho más que la tuya ―escupió sus palabras antes de irse. Y la dejé ir, porque entendía su decepción. En este momento, ni siquiera yo misma me gustaba.

* * *

111

Por más que traté de tomar parte en una conversación cuando Ben regresó, mi mente estaba demasiado centrada en volver a escribir la discusión con K.C. Mi papá siempre me dijo que puedo decir lo que tenga que decir, siempre y cuando lo diga bien. Y que me jodan por gruñir mis palabras como una niña de cinco años. Podría haberlo manejado mucho mejor. Ya sabes lo que dicen de los mejores planes. Mis emociones la alejaron de mí, y probablemente la enviaron a llorar en el hombro de Jared. Apuesto a que estaba disfrutándolo. Mientras me empujaba a través de inglés y gobierno, ya estaba bostezando por el cansancio y de ninguna manera estaba llena de energía para la práctica o la cena que mi abuela había planeado. ―¡Siéntense todos, por favor! ―gritó la señora Penley por encima del estruendo de los escritorios y las risas. Acabábamos de terminar nuestra discusión sobre los capítulos determinados de Catcher in the Rye y movíamos nuestros escritorios de nuevo a la posición normal. La clase fue energética por la historia. La mitad de ellos, creo, daban gracias de que no fuera una historia de agricultura, como pensaban, y a todo el mundo le gustaba la idea del adolescente rebelde que fumaba muchos cigarrillos. La discusión había apestado para mí. Habíamos estado obligados a cambiar nuestras mesas en un círculo, así podríamos hacer contacto visual con quien


hablara. Jared me mantuvo con intermitentes sonrisas, sin duda plenamente informado de sus progresos en la Operación Matar a Tate y K.C. El sentimiento corrió por mis brazos y piernas, dándome ganas de gritar hasta que la fuerza de mi malestar lo hiciera desaparecer por arte de magia. No me importa si estás viva o muerta. Odiaba admitirme a mí misma que me importaba si él estaba vivo o muerto. Me había engañado todos los días con que no me quería cerca de él. Pero el equipaje que no estás dejando fuera te está debilitando. La abuela tenía razón. No estaba en mejores condiciones ahora que antes de que me decidera a devolverle la pelea.

112

―Ahora, clase. ―La señora Penley se puso en la parte delantera del aula―. Antes de copiar las tareas asignadas, quiero tocar la base de sus monólogos. Recuerden, son dentro de dos semanas. Voy a poner una hoja de inscripción en la puerta, y pueden escoger su día. Su monólogo puede ser de la lista que les di o pueden elegir otro con mi aprobación. Ahora, no estoy buscando actuaciones dignas de un Oscar ―aseguró―, así que no se asusten. Esto no es teatro, después de todo. Sólo realicen el monólogo y giren el ensayo utilizando la rúbrica que les di explicando cómo reforzar un monólogo con el tema del libro o la película. ―La señora Penley se apaga cuando la gente empieza a sacar sus cuadernos y copiar la asignación de la placa. Actuar como si no te importara es no dejar que se vaya. ¿No es hora de que te defiendas? Quiero que tu corazón sea libre. Cansancio arrugó mi corazón. Me di la vuelta para mirar a Jared. Sus ojos se levantaron de su bloc de notas, y se clavaron agudamente en mí. Quería caminar por el pasillo y saber que no había dolor en la siguiente esquina. Quería que se detuviera. Y sí, lo admití, quería conocerlo de nuevo. Pero el equipaje que no estás dejando fuera te está debilitando. Antes de que pudiera detenerme, me di la vuelta y levanté la mano en el aire. Opresión anudaba mi estómago mientras me sentía como si hubiera entrado en el sueño de otra persona. ―¿Señora Penley? ―¿Sí, Tate? ―La señora Penley estaba en su escritorio, escribiendo algo en un post-it.


―Tenemos cinco minutos para el final de la clase. ¿Puedo dar mi monólogo ahora? ―Sentí los ojos y los oídos girándose hacia mí, toda la clase centrando su atención en mí. ―Um, bueno, no me esperaba nada de ese grado todavía. ¿Tienes tu ensayo listo? ―La señora Penley metió la pluma de su mano a su apretado moño. ―No, lo tendré listo para la fecha establecida, pero realmente me gustaría darlo ahora. Por favor. Vi las ruedas girar en su cabeza mientras probablemente se preocupaba sobre si estaba preparada, pero le mostré mis ojos suplicantes para hacerla esperar a ver a qué quería llegar con esto. ―Está bien ―suspiró―, si estás segura de estar lista. Me indicó que fuera al frente, mientras se hacía a un lado para apoyarse contra la pared.

113

Me levanté de la silla y caminé hacia el frente de la clase, sintiendo la quemadura de las miradas sobre mi espalda. Dándole la cara a todos, mi corazón latía como un martillo en mi pecho. Barrí mis ojos por la habitación antes de comenzar. Si no lo miraba a los ojos, podría hacer esto. ―Me gustan las tormentas ―comencé―. Truenos, lluvias torrenciales, los charcos, los zapatos mojados. Cuando las nubes ruedan, me lleno de esta expectativa vertiginosa. Sigue adelante, Tate. Traté de imaginar que estaba hablando con mi papá o la abuela. Mantenlo natural. ―Todo es más hermoso en la lluvia. No me pregunten por qué. ―Me encogí de hombros―. Pero es como si hubiera todo este otro reino de posibilidades. Me sentía como un superhéroe montando en bicicleta por las carreteras peligrosamente resbaladizas, o tal vez una atleta olímpica soportando duras pruebas para llegar a la línea de meta. Mi sonrisa se dibujó ante los recuerdos. Los recuerdos de Jared y míos. ―En los días soleados, como una niña, todavía podía despertar ese sentimiento emocionado. Me mareabas con las expectativas, como una lluvia sinfónica. Ya fuera una tormenta en el sol, el trueno en un aburrido cielo sin nubes. Recuerdo que cavaba en mi desayuno lo más rápido posible, así podía ir a golpear tu puerta. Jugábamos todo el día, sólo volviendo a casa para comer y dormir. Jugábamos al escondite, me empujabas en el columpio, o subiríamos a los árboles. Ser tu compañera me dio la sensación del hogar de nuevo.


Suspiré, finalmente relajándome, y mis ojos se dirigieron a encontrarse con los suyos. Lo vi mirándome, respirando con dificultad, casi como si estuviera congelado. Quédate conmigo, Jared. ―Ya ves ―Mis ojos se quedaron en los de él―, cuando yo tenía diez años, mi madre murió. Ella tenía cáncer, y la perdí antes de realmente conocerla. Mi mundo se sentía tan inseguro, y estaba tan asustada. Tú fuiste la persona que cambió las cosas para bien de nuevo. Contigo, me hice valiente y libre. Fue como si la parte de mí que murió con mi mamá hubiera regresado cuando te conocí, y ya no me dolía. Nada de nada podía herirme si sabía que te tenía. Charcos de lágrimas llenaron mis ojos mientras la clase se inclinaba para escucharme. ―Entonces, un día, de repente, te perdí también a ti. El dolor volvió, y me sentí mal cuando vi que me odiabas. Mi tormenta había desaparecido, y te habías vuelto cruel. No había ninguna explicación. Sólo te habías ido. Y mi corazón se desgarró. Te extrañé. Extrañé a mi madre. Mi voz se quebró, y no me sequé las lágrimas que caían.

114

―Lo que fue peor que perderte fue cuando comenzaste a hacerme daño. Tus palabras y acciones me hicieron odiar ir a la escuela. Me pusieron incómoda en mi propia casa. Tragué, y el nudo en mi pecho disminuyó. ―Todo eso todavía me duele, pero sé que nada de esto es culpa mía. Hay un montón de palabras que podría utilizar para describirte, pero la única que incluye a triste, enojado, miserable y lamentable es “cobarde”. En un año me habré ido, y tú no serás más que algún fracaso cuya existencia más alta estaba en la escuela secundaria. ―Mis ojos estaban todavía en Jared, y mi voz se hizo fuerte otra vez. El dolor en mi cara por tratar de contener las lágrimas que me aliviarían―. Tú eras mi tempestad, mi nube de trueno, mi árbol bajo el aguacero. Amaba todas esas cosas, y te amaba a ti. ¿Pero ahora? Eres una maldita sequía. Pensé que todos los imbéciles conducían autos alemanes, pero resulta que los cretinos en Mustangs también pueden dejar cicatrices. Mirando alrededor de la clase, me di cuenta de que todo el mundo estaba inclinado e inmóvil. Una chica estaba destrozada. Terminé de limpiar una lágrima de mis mejillas y sonreí. ―Y me gustaría darle las gracias a la Academia... Todo el mundo se echó a reír, saliendo de su trance por mi historia seria y triste, y comenzaron a vitorear y aplaudir. Mi cabeza cayó hacia atrás para mirar hacia el techo antes de hiciera una reverencia dramática y sarcástica que hizo que


mis compañeros de clase se rieran aún más. El aplauso ensordecedor me distrajo del temblequeo en mis piernas. Esto fue todo. Jared me podía empujar, lastimar, tomar lo que quería, pero al demostrarle que podía herirme pero no romperme, yo ganaba. Euforia se instaló en mi estómago en forma de ondas de alegría que se apoderaron de mí. Libre. ―¿Qué fue ese monólogo? Señora Penley, ¡ hizo llorar a la gente! ¿Cómo es que alguien puede vivir aguantando eso? ¿Y se nos permite maldecir? ―se quejó una de las chicas en tono de broma. ―Estoy segura de que lo harás bien, y Tate, fue maravilloso. Realmente estableciste la marca. No recuerdo que esté en la lista, sin embargo, ¿pero confío en que todo estará en tu ensayo? Asentí mientras me dirigía a mi asiento, pensando en que me encargaré de esa parte después. La campana sonó y la gente comenzó a ir hacia la puerta, dispuesta a seguir con su día. ―¡Buen trabajo, Tate!

115

―¡Guau! Gente que nunca había hablado conmigo me daba palmaditas en la espalda y ofrecía elogios. Jared se desvió fuera de la clase, como la mecha de un cartucho de dinamita. Sólo que esta vez, yo estaba libre de la explosión. Lo dejé ir, ni escatimando esfuerzos en hacer que pareciera como si no me importara. Desnudé mi alma ahí en frente, y ahora la pelota estaba en su cancha. ―Tate. ―Ben se acercó a mi escritorio cuando agarré mi bolso―. Eso fue genial. ¿Estás segura de que quieres perder tu tiempo en la medicina y no ir al teatro o algo así? ―Él tomó mi bolso de mi hombro y lo colgó en el suyo. Me dirigí a la puerta mientras él me seguía detrás. ―¿Estás bien? Estabas llorando. ―Sonaba realmente preocupado. Me volví hacia él y enyesé una sonrisa sin esfuerzo en mi cara. ―Estoy muy bien. Y me encantaría ir a la carrera contigo este fin de semana. Parecía sorprendido por mi cambio de tema, pero sus ojos se iluminaron mientras tomaba mi mano. ―¡Está bien! Pero... ya sabes que tienes que llevar una falda muy corta, ¿no? Es una especie de uniforme para las chicas ―bromeó, y me di cuenta de que estaba siendo coqueto.


―Bueno, soy una rebelde, ¿no lo sabías? Empujamos la puerta, de la mano. Mis ojos se dispararon hacia Jared, quien había apoyado su frente en la pared. Se dio la vuelta, y noté que el blanco de sus ojos estaba enrojecido. Las manos metidas en el bolsillo delantero de su sudadera negra; respiraba como si acabara de correr un kilómetro. Aparte de eso, no había emoción. No parecía molesto o feliz. Nada. ―Nos vemos, Jared ―dijo Ben a nuestro paso, ajeno a lo que acababa de pasar entre Jared y yo en el salón de clases. Jared no contestó, sino que mantuvo sus ojos fijos en mí. Por una vez, no había ira o crueldad en su mirada. ¿Qué estaba pasando por su cabeza? ¿Y llegaría yo a saberlo?

116


Capítulo 19 ―Tate. Me di la vuelta, aturdida por mi celebración, y me encontré con la mirada expectante de mi abuela. ¡Huy! Me pregunté cuánto tiempo había estado allí. Corrí hacia el reproductor de CD y apagué a Miss Murder de AFI. ―Lo siento. Ha sido por rutina. ―Sonreí tímidamente. Después de una práctica donde pude haber corrido al menos una hora, regrese a casa con energía de sobra. Me había quitado un peso de encima, y me sentía con ganas de celebrarlo.

117

Había decidido dejar de lado mi tarea ―ya que de todos modos todo estaba cumplido esta semana― y forjar un entero en mi alfombra con algunos movimientos de baile horrendos. ―Bueno, dejaste el teléfono abajo. K.C. llamó. ―Ella me lanzó mi móvil, el cual cogí―. Y casi son las siete. ¿Estás lista para ir a comer? ―La abuela agitó su mano hacia la puerta. ―Por supuesto. ―Agarré mi chaqueta negra y mis Chucks negras. Me había puesto unos jeans y una camiseta tras bañarme en casa al venir de la práctica. Después de la intrusión de Jared en el vestuario, había optado por ducharme en casa. ―Voy a estar en un minuto. Quiero llamar a K.C. La abuela asintió y se marchó. La idea de pedir disculpas a K.C. hizo que mi estómago rodase. Ella estaba saliendo con un chico que me trataba mal, y me dolía que hiciese la vista gorda a eso. Sin embargo, también me di cuenta de que ella y Jared se utilizaban mutuamente. Con el tiempo, probablemente más temprano que tarde, esta aventura entre ellos terminaría. Mientras ella no formase un equipo con él en tratarme como una mierda, había decidido no darle lo que quería. ―Hey ―saludé a K.C. tímidamente cuando ella contestó. ―Hey. ―Su voz sonó cortante.


Respiré hondo y deje escapar un suspiro. ―Así que, espero poder hacer efectivo salir de la cárcel con la tarjeta de libertad. Siento haber dicho lo que te he dicho hoy. Ella guardó silencio durante unos momentos mientras yo andaba nerviosamente a la deriva alrededor de mi habitación. ―Actuaste como una idiota ―murmuró. Casi me reí. Bueno, al menos me estaba hablando. ―Lo sé. Él no tiene que ver conmigo más. Si es lo que quieres, entonces puedo crecer y superarlo. ―Disculpa aceptada. ―Podía oír la sonrisa en su voz. ―Está bien. Nos vemos mañana. Me voy a cenar con la abuela. ―De todos modos podía oír de fondo que su madre la llamaba. ―Que se diviertan. Y te quiero, Tate ―dijo ella con dulzura. ―Yo también te quiero.

118

Colgamos, y ya me sentí mejor. Gracias a Dios que se arregló. Ahora, si tenía suerte, solo me encontraría pocas veces con Jared. Sin embargo, si resultaba que tenía mala suerte, haría todo lo necesario por K.C. y las salidas en tríos. Aun así, todavía tenía ganas de abofetear a mi amiga un poco. Pero, al menos, había soltado mi amargura por Jared. Si quería estar de rebote con él, era cosa de ella. Estaba cansada de hacer un problema donde no había uno, y para salvarme a mí misma de un poco de estrés, estaba decidida a ocuparme de mis asuntos. Ella sabía lo que sentía, y yo sabía que no traicionaría mi confianza. Eso era todo lo que necesitaba. Prácticamente bailaba por las escaleras, sintiendo que el hipopótamo que había estado sentado en mi pecho había decidido finalmente seguir hacia delante. ―Bueno, parece que estás de buen estado de ánimo. ―Los ojos de mi abuela siguieron mis movimientos―. ¿Hoy ha estado bien la escuela? ―Sí, en realidad. Fue genial. ―Dejar saber a Jared lo mucho que me había herido sacaba fuera la frustración. Ya no me sentía sepultada bajo sus acciones y luchando por mantener una fachada. ―Bueno. ¿Qué te apetece hacer? A juzgar por tus jeans, supongo que O'Shea está fuera. ―Su tono plano mostró su decepción. O'Shea era su restaurante favorito en nuestra poca ciudad diversa. ―¿Qué hay de Mario? ―le pregunté mientras me sentaba a atarme los zapatos. Me encantaba su pasta con albahaca y aceite de oliva. La vieja pareja que


dirigía el restaurante era agradable y acogedora, y mis padres fueron a su primera cita allí. ―Por supuesto. Suena bien. ―Tomó su bolso, y yo le arrebaté las llaves. Siempre tenía que conducir a menos que la situación no lo permitiese. Parecía una eternidad llegar a cualquier parte a menos que yo tuviese el control del vehículo. Afortunadamente, los adultos de mi vida habían sido indulgentes. Mientras ella se detuvo para esponjar el cabello y abrochar el botón de la chaqueta delante del espejo de la puerta, pase mis brazos a través de mi chaqueta y enganche la correa de mi bolso sobre mi cabeza. ―¿Abu? Mientras estamos fuera, ¿te importa si rodeamos algunas partes, para que pueda comprobar algunos coches después de la cena? ―Encontrar un coche no había estado en mi mente en las últimas semanas, pero la idea se había derramado de mi boca como si hubiera estado en la punta de mi lengua todo el día.

119

No podía fingir que necesitaba el coche para desplazarme. Después de todo, tenía el Bronco de mi padre. El control que había obtenido estaba deslizándose por mi nueva piel. Todo estaba caliente, delicioso, y posible. Conseguir un coche propio era como una dosis de control, directo a la vena. La abuela entrecerró los ojos azules hacia mí a través del espejo. ―¿Tu padre sabe que quieres comprar un coche? ―Sí, pero de todos modos en este momento solo estoy mirando. ―No vas a querer tener un coche en la ciudad de Nueva York, cariño ―afirmó ella, dándose la vuelta para abrir la puerta. ―¿Está bien si sólo miramos? Después de todo, podría tener el coche para cuando regrese de vacaciones. ―La seguí fuera. Dando la vuelta para cerrar la casa, ella asintió. ―Claro, yo no veo nada de malo en mirar.

* * *

Después de una noche de necesitada y alegre conversación con mi abuela, llegaba a casa sintiéndome más tranquila de lo que había estado en semanas. Me senté en la cama, leyendo un thriller de Chelsea Caín, cuando escuché ladridos que venían de fuera.


Mis puertas francesas estaban abiertas una grieta, por lo que se podía oír la lluvia. La ligera llovizna que comenzaba cuando la abuela y yo llegamos a casa había dado paso a cubos de agua. Giré una de las puertas abiertas, me incliné hacia afuera y escuché. Los ladridos eran constantes, afligidos... y cercanos. Madman. Cuando miré había abajo alrededor del patio de Jared, no vi ninguna luz o señal de la perrita. Toda la casa estaba silenciosa y oscura. Eran más de las once, así que él y su madre debían estar dormidos o se habrían ido a pasar fuera la noche. Deslizándome en mis Chucks, bajé las escaleras, tomando un momento para comprobar que la luz del dormitorio de mi abuela estuviese apagada. Una vez en la puerta, encendí mi luz del porche y salí a la calle. ¡Mierda! Estaba lloviendo.

120

¿Cómo se me había olvidado en los tres segundos que me llevo llegar abajo? Gracias a Dios por el porche cubierto. Abrazándome a mí misma, me acerqué a la orilla más cercana de la casa de Jared y eche otra mirada. Me llevé la mano a la boca para ahogar un pequeño grito de asombro al ver a Madman lloriqueando y arañando la puerta principal. Estaba empapado, y me di cuenta desde aquí que estaba temblando. Por suerte, tenía un pequeño toldo que le protegía de la lluvia estruendosa. Sin pensarlo dos veces, me lancé a la tormenta, y corrí a través de nuestros jardines hasta la pequeña escalera de la entrada de Jared. Sólo llevaba puestos mi pantalón corto de pijama y una camiseta, así que, como loca, ahora estaba temblando bajo la fría lluvia que salpicaba en mis piernas y brazos desnudos. ―Hey, amigo. ¿Cómo llegaste aquí? ―Me agaché para acariciar su cabeza, y lamió mi mano con entusiasmo―. ¿Dónde está Jared, eh? Un temblor derribó mi cuerpo, haciendo que mis hombros se contrajesen. La última cosa que quería hacer era llamar a la puerta del idiota, pero no había forma de coger a Madman y llevarlo a casa conmigo. Jared probablemente me acusaría de tratar de robarme su mascota. Madman era una víctima colateral de Jared y mis consecuencias. Por mucho que me encantase el perro, lo justo era que estuviese con Jared. Algunas cosas habían sido así después de su regreso de aquel verano de distancia. Uno de nuestros lugares favoritos era un estanque de peces en Eagle Point Park. Cuando Jared y yo dejamos de ser amigos, dejó de ir allí. Tengo el estanque. Él se quedó al perro.


―¿Jared? ¿Señora Trent? ―llamé mientras sonaba el timbre de la puerta. La lluvia golpeaba en el suelo, dando sensación de inundación a nuestra calle. El viento aullaba forzando la lluvia hacia los lados, que empapaba mis zapatos y pantorrillas, incluso bajo el toldo. Dudaba que alguien pudiese oírme gritar con este escándalo, por lo que llame a la puerta y toqué el timbre dos veces más. La casa permaneció oscura y silenciosa. ―Bueno, Madman. Es posible que te vengas conmigo a casa. ―El pequeño ladró de nuevo, claramente infeliz de estar afuera. Antes de alejarme, me agarré a la manija de la puerta y me volví. Para mi sorpresa, la puerta se abrió. ¿No estaba cerrada con llave? Raro. Madman se precipitó dentro, empujando la puerta completamente abierta como si estuviera huyendo de un incendio. Sus garras hacían eco por el pasillo contra los pisos de madera. Había ido a la cocina, probablemente por su plato de comida.

121

Di un paso vacilante hacia el vestíbulo. ―¿Hola? ―La casa estaba casi en tono negro a excepción de las farolas que arrojaban un brillo opaco a través de las ventanas―. ¿Sra. Trent? ¿Jared? ―Miré a mi alrededor y sentí un escalofrío derribar por mis brazos. Algo no estaba bien. La casa parecía casi muerta. No había relojes marcando, no había zumbido de la pecera. Ni siquiera estaba segura de sí había peces, pero una casa ocupada hace algún tipo de ruido, incluso en medio de la noche. Madman ladró, y yo di un paso hacia la cocina, pero me detuve cuando escuché un crujido bajo mi zapato. Tomando una mirada más de cerca, después de ajustar mi vista a la oscuridad, me di cuenta de vidrio roto o... tal vez era cerámica, en el suelo. Analicé la zona y note el desorden en el que no me había fijado cuando había entrado. Las sillas estaban volcadas, una lámpara rota, y cojines del sofá tirados alrededor de la sala de estar. Incluso las fotografías enmarcadas de Jared en la pared junto a la escalera estaban hechas añicos y colgando de una esquina. ¡Jared! Mi corazón latía con fuerza en mis oídos. ¿Qué había pasado? Madman continuó ladrando, más persistente en esta ocasión. Corrí por el pasillo hasta la cocina. El perro estaba sentado mirando por la puerta abierta de atrás, gimiendo y moviendo la cola.


Al mirar a través de la puerta, pude ver sentado a Jared en el escalón más alto que conduce al patio trasero. Dejé escapar un suspiro. Estaba de espaldas a mí, y estaba empapado. El agua corría por su espalda desnuda y el cabello de su cabeza se pegaba a su cuero cabelludo. ―¿Jared? ―grité dando un paso al marco de la puerta. Volvió la cabeza lo suficiente para verme con el rabillo del ojo, el cual estaba casi completamente cubierto por su cabello empapado. Sin reconocerme, se dio la vuelta y levantó una botella de licor a los labios. Jack Daniels. Directamente. Mi primer pensamiento fue marcharme. Estaba a salvo. El perro estaba a salvo. Lo que estaba haciendo no era asunto mío. Pero mis pies no se movían. La casa había sido destruida, y Jared estaba bebiendo solo.

122

―¿Jared? ―Salí, agradecida por la cubierta sobre la puerta de atrás―. El perro estaba ladrando afuera. Toqué el timbre. ¿No lo oías? ―Supongo que sentí la necesidad de explicar mi presencia en su casa. Al ver que no respondía, bajé las escaleras hacia él. La lluvia caía sobre mi rostro, empapando el cabello y la ropa. Mis músculos se tensaron con la urgencia de volver a entrar, pero, por alguna razón, me quede donde estaba. La cabeza de Jared estaba a nivel, pero sus ojos estaban abatidos. Sus brazos descansaban sobre sus rodillas, y la botella medio vacía estaba asegurada en la mano izquierda, donde giraba hacia atrás y adelante entre los dedos. ―¿Jared? ¿Podrías responder? ―le grité―. La casa está destrozada. No es asunto mío. Solo vete. Jared lamió sus labios, y las gotas de lluvia en su rostro parecían lágrimas. Lo vi como alzaba los ojos perezosamente y parpadeaba lejos el agua. ―El perro se escapó ―murmuró de manera casual. Su voz era tranquila. Aturdida por una respuesta tan críptica, casi me eché a reír. ―¿Así que tuviste una rabieta? ¿Tu madre sabe que lo que hiciste a la casa? Su frente se arrugó, mientras me miraba a los ojos muertos. ―¿Qué te importa? No soy nada, ¿verdad? ¿Un perdedor? Mis padres me odian. ¿No eran esas tus palabras? Por un momento, cerré los ojos, sintiéndome culpable de nuevo. ―Jared, nunca debería haber dicho esas cosas. No importa lo que hayas…


―No te disculpes ―interrumpió él. Balanceándose mientras se levantaba, adoptando su tono sádico habitual―. El servilismo te hace parecer patética. ¡Cabrón! ―No estoy arrastrándome ―espeté mientras lo seguía a la casa―. Puedo admitir que la jodí. Me puse de pie en el umbral, mientras que él dejaba la botella en la mesa de la cocina y tomaba un paño de cocina de la encimera. Caminando hacia Madman, que estaba acurrucado debajo de una silla, envolvió la tela alrededor del perro y poco a poco le secó. Continuó ignorándome, pero no podía irme hasta que hubiese dicho lo que tenía que decir. ―Lo siento si te hice daño, y no volverá a ocurrir. ―No, me dije. No tengo necesidad de estar aquí. Pero no me detuve ahí. Mi mirada se posó en la botella aun-no-vacía de Jack, y estaba preocupada. Su madre era una alcohólica en recuperación, y los licores fuertes podían ser peligrosos en grandes cantidades. Por el aspecto de la casa, él no estaba en control de sus facultades.

123

Cogiendo la botella de la mesa, me acerqué al fregadero y empecé a verter su contenido por el desagüe. ―Y tampoco voy a dejar que te hagas daño. ―¡Hija de puta! ―Jared soltó a mi espalda, y estreché la botella con nerviosismo cuando oí sus rápidos pasos detrás de mí. Jared intento arrebatarme el envase, el cual estaba a unos pocos sorbos de estar vacío, pero me di la vuelta para enfrentarme a él, manteniendo la espera. ―Esto no es de tu incumbencia. Déjalo ―gruñó. Su aliento cayó en mi cara, oliendo a whisky y a lluvia, y sus ojos salvajes hicieron que mis brazos se debilitasen. Casi suelto la botella, abrumada por la fuerza que utilizaba para conseguirla. Cuando él tiró, todo mi cuerpo se sacudió. Bueno, esto es nuevo. Me había acostumbrado a caminar en torno a un Jared tranquilo y sereno, pero este Jared estaba desesperado e imprudente. Debería estar asustada, pero, por alguna razón, estaba intoxicada con esta faceta. Quería esta confrontación con Jared. Estaba deseosa de ella. Ambos respirábamos duro mientras tratábamos de conseguir la botella lejos uno del otro, pero nadie iba a abandonar. Sus brazos flexionados con la lucha, y yo sentía que la botella empezaba a deslizarse de los dedos. Sabía que iba a perder.


―¡Basta! ―lloré. ¿La maldita botella era tan importante? ¡Contrólate, idiota! Era evidente que él había perdido el control, y yo necesitaba sacarlo de esto. Dejé que se llevara la botella y le di una bofetada en la cara. Su cabeza giró a un lado con el impacto, y me picó la mano. Nunca había golpeado a Jared. Ni siquiera cuando éramos niños y jugábamos. Aturdido y furioso, Jared dejó la botella en el suelo, olvidándola, y volvió sus ojos viciosos a mí. Me quedé sin aliento cuando me levanto por mi cintura y me golpeo sobre el borde duro del fregadero. Antes de darme cuenta, me había bloqueado las muñecas por detrás de mi espalda y colocado su cuerpo entre mis piernas. Me arrastró contra él y quede atrapada. Mi pecho subía y bajaba rápidamente, desesperada por aire. Oh, Dios. ―¡Déjame ir! ―grité.

124

Mi cuerpo estaba constreñido entre sus brazos en la parte de atrás y su torso en la parte delantera. El agarre era estrecho, suficiente para mantenerme quieta pero no lo suficiente como para hacerme daño. Intentaba moverme y girarme para liberarme, pero sólo me sacudía más contra él y me apretaba. ―Jared, déjame ir. ―Traté de hacer que mi voz sonase contundente, pero con la lucha, mi fuerza se había reducido. Sus ojos se encontraron con los míos, nuestros rostros a menos de un centímetro de distancia el uno del otro. Pasé un buen rato mientras me abrazaba, tratando de mirar hacia abajo. Pero no funcionó. Una vez que mi mirada se encontró con la suya, fue imposible apartar la mirada. Sus ojos eran como la portada de un libro que da un resumen, pero no toda la historia. Y quería saber la historia. Si busco sus ojos por largo tiempo y despacio, tal vez lo que anhelaba pudiese salir. ¡Maldita sea! Incluso con el licor en su aliento, olía increíble. Como una especie de gel de baño en el que quería envolverme para siempre. Mis muslos estaban fríos donde sus pantalones mojados se frotaban, pero el resto de mi cuerpo estaba en llamas. El calor se derramó en los poros de mi cuello, y una gota de sudor se deslizó entre mis pechos donde él me tocaba. Mareos empañaban mi cabeza con la presión que ponía entre mis piernas. Nuestra respiración emparejada, y su expresión ya no era de enfado.


Habló con voz temblorosa, casi con tristeza. ―Me jodiste hoy. Supuse que se refería al monólogo. ―Bien ―le espeté. Él me sacudió de nuevo. ―¿Tú querías hacerme daño? ¿Te gusta meterte en todo? Te hace sentir bien, ¿no? ¿Se refería a mí o a él? Yo incluso traté de mantener mi rostro, pero mi cuerpo cosquilleaba en todas partes. Su olor estaba a mi alrededor mientras él se inclinaba sobre mí. Nuestros cuerpos se fundían juntos y nuestros labios estaban muy cerca. Cuando lo sentí endurecerse entre mis piernas, apreté mis ojos cerrados, con demasiado miedo porque ya no estaba luchando más. Respirando hondo, abrí los ojos y lo mire con valentía, mi pulso latiendo en los oídos.

125

Él no es nada para mí. Nada. ―No, no me meto en eso ―le respondí con calma―. No siento nada. No eres nada para mí. Él se estremeció. ―No digas eso. El calor de su boca flotaba a mi alrededor mientras yo me inclinaba. ―Nada ―repetí apenas en un susurro―. Ahora, ¡fuera…! Su boca cayó sobre la mía, ahogando mi protesta. Sus labios me devoraron, fuerte y rápido, como si estuviera siendo comida viva. Su lengua se metió en mi boca, y me dejó, necesitando sentir todo de él. La sensación pulsante en mi interior se aceleró, y envolví mis piernas alrededor de su cintura antes de cerrar los ojos, saboreando la liberación. Traté de pensar, pero no pude. No quería hacerlo. Todos los años que habíamos estado separados eran llenados por este momento. Soltó mis brazos, enroscando una mano por el cabello y la otra agarrando el culo. Tirando mis caderas con más fuerza contra él, asaltó mi boca como si se estuviera muriendo de hambre. Me chupó el labio inferior y luego dirigió su atención a la mandíbula y al cuello, con besos frenéticos. Una legión de mariposas saltaban en el estómago, y yo gemía de placer.


Y le devolví el beso. ¡Oh, Dios mío! ¡Le estaba besando de nuevo! ―Jared ―dije con voz entrecortada. Él debía parar. Debemos parar. Pero me olvidé de eso. Estaba perdida. Apreté mis piernas alrededor de su cintura y agarré su cabello mojado, sujetándolo, mientras chupaba mi cuello. Su mano izquierda se deslizo por mi muslo, y llevó sus labios a los míos una vez más, necesitando más. La presión iba aumentando mientras apretaba nuestros centros juntos. Él gimió, y yo no quería que se detuviera. Nunca. Cuando él inclinó la cabeza para mordisquear debajo de mi oreja, imágenes de él y K.C. ayer en el salón pasaron por mi mente. Esto es lo que sintió ella. Todo vino de golpe. Mis ojos se abrieron mientras la comprensión alboreaba. Él me hacía daño.

126

Él me odiaba. ―Jared, detente. ―Mi tono estaba destinado a ser más fuerte, pero sólo sonaba desesperado. Él me ignoró mientras besaba y mordía suavemente mi hombro, mientras que su mano se movía debajo de mi camisa. ―Jared! Te he dicho detente. ―Poniendo mis manos sobre su pecho, le aparté. Retrocedió unos pasos, respirando con dificultad y mirándome como a un animal. Demasiado lejos. Salté de la repisa del fregadero, casi corriendo de la cocina y de la casa. Sentía como vapor saliendo de mi piel mientras la lluvia fresca me golpeaba los brazos y las piernas. El corazón me latía casi fuera de mi pecho cuando llegué a mi porche. ¿Qué estás haciendo?, me grité a mí misma. Un dolor hueco se instaló en mi estómago, y un vacío horrible llenaba mis brazos donde antes habían estado llenos. Dejé que me besara. Y había hecho lo mismo con él. Traté de recuperar el aliento. ¿Cómo he podido dejar que esto suceda? ¡Era como si no hubiese tenido control! Sabía que lo que estábamos haciendo era una locura, pero la sensación de sentirle me hizo olvidar todo. Incluso ahora, mi cuerpo


todavía lo anhelaba, y odiaba eso. La vergüenza me quemaba la piel en los lugares en los que me había tocado. Jared siempre calculaba sus movimientos. ¿Había planeado esto? Esto era lo más bajo a lo que pensé que iría alguna vez. Probablemente estaba allí riéndose de mí en este momento, sabiendo que había pisoteado mi orgullo. Mil preguntas llenaron mi cabeza, pero las rechacé. No. Una cosa era cierta: Jared no era de fiar. Ni siquiera habíamos empezado a hacer las paces, y estaba hirviendo de humillación. Eso no sucederá de nuevo.

127


Capítulo 20 Fui corriendo de una clase a otra al día siguiente. Tenía el corazón en la garganta ―sabiendo que en cualquier momento podría encontrarme con Jared―, así que mantuve mis ojos al frente. Literalmente. Durante la clase de francés fue casi imposible dejar de pensar en la noche anterior. Sus manos, sus labios, su… Nop. No iba a ir ahí. Me había gustado. Mucho más de lo que estaba dispuesta a admitir. Pero, ¿por qué me beso, sino para probar que podía hacerlo? ¡¿Y por qué diablos le dejé?!

128

Había decidido tratarlo como un borracho movimiento por su parte, y una crisis emocional por la mía. Mientras me dirigía a almorzar, metí a toda prisa mi mierda en mi casillero y giré rápidamente la esquina en dirección a la cafetería, tratando de evitar que mis ojos vagasen. ―Oomph. ―El aire salió de mis pulmones y tropecé hacia el suelo. ¿Qué de...? Me estremecí con dolor en el culo por la caída al suelo de baldosas frías, e intenté alejarme de lo que había perturbado mí equilibrio. Algo me había sacado de mis pies. Mirando hacia arriba, tomé aire y sentí una calidez revoloteando en mi estómago al ver a Jared cernirse sobre mí. Mierda. Debía de haberme chocado justo con él. Y ahí estaba yo, tratando de evitarlo como a la peste. Esto en cuanto a los mejores planes. No podía creer lo que solo su presencia me hizo. Lo miré boquiabierta estúpidamente, incapaz de apartar los ojos de lo asombrosamente que su camiseta colgaba bajo su estrecha cintura o lo sexy que su rico y oscuro cabello estaba peinado hoy.


Al verme completamente en mi culo, debería haberme dado una sonrisa de suficiencia o haber fruncido el ceño. Me sonrojé de vergüenza, sabiendo lo estúpida que debía parecer. Pero no obtuve nada de él. Nada malo, de todas formas. Se acercó a mí y lo miré con los ojos muy abiertos, preguntándome qué demonios estaba haciendo. ¿Estaba... ayudándome a levantarme? Levantó su suave mano, de largos dedos, con la palma hacía arriba, para mí, y mis dedos se encresparon con el gesto. Wow. Tal vez ese beso no fue algo malo. Tal vez se sería él mismo de nuevo. Y luego me arqueó una ceja, como si le molestase tener que esperarme. Fruncí el ceño ante su misma vieja actitud altanera. Oh, no. ¡No me hagas favores, amigo! Empujándome a mí misma más o menos fuera del suelo, me sacudí el polvo del pantalón y pasé junto a él, girando en la esquina.

129

Mientras mi cuerpo definitivamente reaccionó positivamente a él, mi cerebro practicaba una política de tolerancia cero... a partir de ahora.

* * *

Ben y yo quedamos el viernes por la noche después del partido. Quise mantener nuestra cita, a pesar de que había pasado la mayor parte de los últimos dos días intentando no pensar en otra persona. No había nada entre Jared y yo, y no había razón para cancelar una cita con un todavía-no-novio sólo porque besé a otro hombre, aunque me sintiese un poco culpable por ello. Ben era fácil. Y yo necesitaba lo fácil. Me lo merecía. Sólo tenía que mantener mi cuerpo bajo control. Jodidas hormonas. ―Así que quería preguntarte algo. ―Ben parecía entretenido, pero tímido mientras terminamos nuestra pizza. ―Vamos a ver. ―Puse mi dedo índice en los labios―. Sí, hago todos mis trucos, y no, no suelo comer tanto ―bromeé, y tomé un sorbo de mi Coca-Cola. ―No, no exactamente. ―Él agitó su dedo hacia mí y le sacó su tarjeta de crédito a la camarera cuando pasó por allí.


―Estoy escuchando. ―Hablaste de este chico del que tu personaje era amigo en el monólogo. Eran cercanos, y luego él se volvió en su contra. ¿Dijiste que conducía un Mustang? Asentí, preguntándome a dónde iba con esto. ―Jared Trent conduce un Boss 302. Un Mustang Boss 302 ―señaló. El sudor estalló en mi frente, pero asentí otra vez. Sabía a lo que quería llegar, pero no hallaría ninguna respuesta si era eso lo que estaba esperando. Ya era bastante malo que hubiese besado a Jared, a espaldas de K.C., pero Jared y yo sólo habíamos tenido un beso. Y eso es todo lo que habría. No iba a explicarle a Ben algo que ni siquiera yo entendía. ―¿Y? ―Él puso sus codos sobre la mesa y se cruzó de brazos, inclinándose. ―¿Y cuál es la pregunta? ―Tenía la esperanza de que ser evasiva saliera bien, y él volvería a su línea de preguntas. Mirando hacia un lado y luego de nuevo a mí, se rió entre dientes.

130

―Noté como te dio toda su atención durante el monologo. ¿Tú y Jared Trent fueron amigos? ―Sus grandes ojos verdes estaban interesados. ―¿Qué quieres decir? ―Jugar duro para conseguirlo estaba resultando ser fácil. Podría hacer esto toda la noche. Parecía como si él estuviera tratando de contener una sonrisa, pero apretó más. ―¿El monologo iba sobre él? Incliné mi cabeza hacia él. ―Pensaba que se suponía que los monólogos trataban sobre un libro o una película. ―¿De qué libro o película viene el tuyo? ―me espetó. Mientras el juego continuaba tenía el estómago temblando con la risa contenida. Esto se estaba poniendo divertido. ―Todo estará en mi ensayo ―le susurré cuando la camarera trajo la tarjeta de Ben y el recibo―. Pero... Jared no es nada para mí, para que lo sepas. Sus labios se curvaron hacia arriba en las esquina, con suerte satisfecho con lo que le di. Tomó mi mano, me llevó fuera del restaurante y hasta su coche. Por desgracia, él conducía, por lo que me abrió la puerta para que me deslizase dentro. ―Nunca has estado en el Loop, ¿verdad?


―No. ―Até mi cinturón y empujé mi falda a rayas negra hasta los muslos como pude. Las tres hebillas finas sobre el muslo derecho brillaron a la luz de la farola tras la ventana. -―Bueno, vas a amarlo. Y van a amarte. ―Su mirada se deslizó a mi pecho antes de que desviase rápidamente la mirada. De repente me hubiera gustado haber llevado una camiseta en su lugar. Mi top blanco era, por suerte, un poco menos revelador debajo de mi corta chaqueta militar gris, pero aun así me sentí expuesta. La necesidad de taparme me molestaba. Quería estar guapa para Ben esta noche, ¿no? O tal vez no era en Ben en quien estaba pensando cuando me vestí. ―¿Me van a amar? ¿Por qué es eso? ―pregunté. ―Porque te ves dulce. ―Sacudió la cabeza y encendió el motor. Las palabras de K.C volvieron para atormentarme. Bueno, yo, por mi parte, ¡estoy muy emocionado de ver la expresión de su cara cuando te vea! Mis manos se cerraron en puños, y me mordí el labio inferior para reprimir una sonrisa.

131

Sí, me mordí el labio inferior. Mierda.

* * *

El Loop se encontraba en la granja del señor Benson, fuera de los límites de la ciudad. Su hijo, Dirk, que se graduó hace dos décadas, comenzó una carrera por semana alrededor de la laguna que había en las instalaciones. Con el tiempo, Dirk tomó el control de la granja y aún permitía las carreras que tenían lugar en la propiedad, a pesar de que él rara vez asistía. Mientras que reciba la comisión cobrada por pasar a través de la puerta, todo el mundo puede hacer sus apuestas y divertirse sin ningún tipo de intrusión. Viajamos por un sucio, largo camino de tierra que conducía a la finca. Normalmente, la granja estaría completamente a oscuras a esta hora de la noche, pero con el tráfico que venía por el camino, estaba iluminada como un crucero en sábado. ―Voy a estacionar aquí. No te importa caminar un poco, ¿verdad? ―preguntó Ben. Coches se alineaban a los lados de la carretera, y ya que estábamos cerca de la hora de la carrera, el estacionamiento era escaso.


―Aquí está bien. ―Mis dedos se estremecieron con la anticipación en el aire. Salté fuera de su Escalada, inmediatamente agradecida por los Chucks que llevaba. No era muy elegante, con la falda, pero no era una chica de tacones. El camino de tierra tenía baches y charcos, junto con pequeños guijarros. ―Aquí, toma mi mano. ―Ben salió por la parte delantera, yendo a mi encuentro. Él me hizo parar e hizo un gesto hacia el coche―. ¿Quieres dejar tu bolso en el maletero? ―No, podría necesitar mí teléfono. Estoy bien. ―Puse mi dedo pulgar detrás de la correa de mi bolso, que tenía dos de mis tres líneas de vida―. Vamos ―gorjeé, y comencé a caminar a paso ligero. Delante de nosotros, la pista se dividía a izquierda y derecha. Justo enfrente estaba el estanque. El olor del escape ya llenaba mi nariz, y no pude evitar el rebote en mi paso. Mis ojos hambrientos barrían la escena, y vi los faros de los coches estacionados a lo largo de los bordes, mirando hacia el interior, iluminando la pista.

132

Afortunadamente para la familia de Dirk, el estanque no era visible a la vista del ojo desde la casa principal. La mayoría de las veces, la gente iba y venía sin ninguna perturbación a la familia. Dado que la mayoría del actual cuerpo de policía se graduó en la misma época que Dirk, el Loop era visto como un tesoro local más que como una molestia. Ya que las carreras eran tan ilegales como permitir a la gente usar su propiedad para ello, cualquier persona lesionada no podía tirar a los Benson debajo del autobús sin tirarse a sí mismos también. Todo era muy cómodo y ordenado. Mientras nos dirigíamos hacia el Loop, Ben me guio a la derecha, en dirección a lo que parecía ser la línea de salida. Había dos coches ya estacionados uno al lado del otro, y personas aplastadas por la escena como moléculas muy juntas. Uno de los coches era el de Madoc, un 2006 GTO y el otro era una moderno modelo de Camaro. Liam. ―¡Tate! Me di la vuelta para reconocer el grito y vi a K.C. marchando hacia mí. Ella cayó sobre mí intentando darme un abrazo, y yo me tambaleé intentando mantener el equilibrio. ―¡Whoa! ―exclamé―. No ha pasado tanto tiempo desde que nos vimos la una a la otra, ¿verdad? ―Riéndose de su evidente amor inducido por la cerveza, nos enderecé a ambas.


Habíamos hecho las paces, pero ahora me sentía incómoda por haberme besuqueado con Jared, y su relación todavía me molestaba. Aspiré a mantener mi promesa de sólo preocuparme por mis asuntos, pero había una distancia entre nosotras que no estaba allí antes, y no estaba segura de cómo volver a lo que solíamos tener. Tal vez la miraba de manera diferente, o tal vez nuestra conversación no era tan fácil, pero sabía que algo había cambiado. Ben levantó el dedo y gesticuló "un minuto" con la boca antes de acercarse a hablar con un chico de nuestra clase. ―¿Ese es el Camaro de Liam? ―Agité mi cabeza hacia la línea de salida donde se encontraba la máquina roja tenaz. La simetría de su vehículo cabría en cualquier multitud o en cualquier carretera. Era un asunto difícil no respetar a un Camaro. Y los neumáticos eran tan grandes que parecían iban a ayudar a que el coche flotara esa noche. ―Sí ―dijo ella, arrugando la nariz con disgusto.

133

―¿Él está corriendo contra Madoc? ―Lo que Madoc le haría al coche de Liam sería considerado una tragedia shakesperiana. A pesar de que nunca había visto correr a Madoc, había oído hablar de él. No era tan sucio como imprudente y asustaba como la mierda a los otros conductores. ―Al parecer ―respondió ella. ―Pensé que habías dicho que Jared iba a vengarte. ―Puse mi mano sobre mi pecho e hice batear mis pestañas. ―Oh, cállate ―lo dijo K.C. con una fingida irritabilidad y tomó un sorbo de su cerveza―. Ese era el plan, pero Roman regresó de la universidad para el fin de semana y quería correr contra Jared. Así que ya sabes... ―Su voz se apagó. El mejor tenía que correr con el mejor, supongo. Empecé a inquietarme ante la mención de Derek Roman. Él era un idiota de primera clase y trataba a todos por igual. Como la mierda. No importa si eras hombre, mujer o niño. Jóvenes, viejos, ricos o pobres. Roman se comportaba como si todo el mundo estuviera por debajo de él, y no tenía ningún sentido de la ética. Era sucio. ―¿Dónde está Jared? ―Repentinamente incómoda ante la idea de su carrera con Roman, examiné la multitud en busca de su ralo cabello castaño. ―Más allá con Madoc, dándole una charla. ―K.C. engulló su cerveza, y por la forma en que se balanceaba sobre sus pies, me di cuenta de que estaba inquieta. ―Estoy seguro de que Madoc no va a hacer nada estúpido. Él no quiere echar a perder su coche. Liam va a estar bien ―le aseguré.


―No me podría importar menos. ―Sus ojos miraban cualquier cosa menos a mí. Sí, claro. Sobresaltándome por el estruendoso rugido de un motor, sacudí mi cabeza hacia la línea de salida y me puse de puntillas para mirar por un hueco entre la multitud. Jared estaba apoyado en el marco de la puerta de Madoc, hablando con el conductor oculto. El cabello le caía en los ojos y una sonrisa fácil cruzaba sus labios. La forma en que su cara se elevaba con la sonrisa radiante... Oh, alguien estaba tocando unos tambores de acero en mi estómago. Me odiaba a mí misma por ser tan cursi. Era inaceptable sentirme afectada por Jared, de entre todas las personas. Estaba aquí con Ben, y él también es muy guapo, me dije. ―Oye. ―Ben regresó y puso un brazo alrededor de mí. Su cuerpo junto al mío me calentó, y olía a colonia. Casi rogué por las mariposas o lo que sea que echara raíces en mi estómago, pero nunca llegó. Tenerlo cerca o tener sus ojos en mí simplemente no me afectaba como debería.

134

Maldición. ―Oye ―le contesté―. ¿Deberíamos movernos para obtener una mejor vista? ―A ti realmente te gusta esto, ¿no es así? ―Ben me miró, con una expresión divertida jugando en su rostro. ―¿Autos? ¿Chicas sensuales? Sí. ―Entrecerré mis cejas en una expresión “duh”. ―Vengan por aquí. ―K.C. hizo un gesto hacia la derecha―. Jared está estacionado justo al lado de la pista. Podemos ver desde allí. ―Ella estaba aquí con Jared. Casi me había olvidado. Por supuesto que ella querría ver la acción con él. ¿Y por qué no? Yo estaba harta de nuestras tonterías, y si él podía ignorarme durante los últimos dos días, entonces yo podría hacer lo mismo. Nos abrimos paso entre la multitud mientras todos tomaban sus posiciones de visualización. Jared ya estaba apoyado en el capó de su malvado coche negro. Con una pierna apoyada en el parachoques, jugueteaba con algo en la mano. Su botón negro inferior estaba desabrochado y revelaba una camiseta blanca, y tanto él como el coche parecían enfadados. ―Hola, tú. ―K.C. caminó hacia él y se inclinó en su contra. ―Hola a ti. ―Él le sonrió con la boca cerrada, antes de mirarme. Su sonrisa se desvaneció antes de que sus ojos se estrecharan sobre Ben.


―Oye, hombre. ―Ben saludó a Jared. ―Oye, ¿cómo te va? ―preguntó Jared amablemente, pero miró hacia otro lado demasiado pronto. Ben debió darse cuenta de la pregunta retórica, porque no respondió. Me quedé allí de pie, tratando de parecer desinteresada, de mirar a cualquier lugar excepto a Jared. Rompiendo a sudar cuando las imágenes de nosotros envueltos el uno alrededor del otro la otra noche pasaron por mi cabeza, me abaniqué ligeramente con la solapa de mi chaqueta. El ambiente extraño en el aire me hizo contemplar quién necesitaba ser eliminado de esta ecuación para que fuera más cómodo: Jared, K.C., Ben, o yo. K.C. rompió el silencio. ―Y Jared, esta es Tatum Brandt. Di “hola” ―bromeó ella mientras Jared deslizaba un brazo alrededor de su cintura.

135

Mi respiración se enganchó. Él me miró con ojos entornados, y memorizó mi atuendo, sólo asintiendo con la barbilla hacia mí antes de volver su atención a la línea de salida. Hice rodar mis ojos y me volví hacia la acción. ―¡Y estamos listos! ―Un chico joven que supuse era el Maestro de la Carrera llamó a las personas para despejar la pista. Mis ojos se clavaron en todo el dinero que se movía de mano en mano mientras las personas hacían sus apuestas. El rugido de los motores vibró bajo mis pies, y envió escalofríos por mis piernas. Mis dedos de los pies se curvaron. Maldita sea, desearía estar corriendo. Odiaba ser un espectador, pero aún me sentía inquieta por la anticipación. Una niña en una falda corta a cuadros y una pequeña camisola roja tomó posición frente a los coches, y levantó las manos en el aire. ―¿Preparados? ―gritó. Los motores aceleraron, provocando gritos de entusiasmo entre la multitud―. ¿Listos? ―Levantó los brazos hacia arriba―. ¡Fuera! Salté hasta colocarme de puntillas de nuevo para ver las cubiertas de los neumáticos levantando polvo mientras luchaban por ponerse en marcha. Me balanceé un poco arriba y abajo con la emoción, y no pude contener mi sonrisa de oreja a oreja. Los coches pasaron junto a nosotros como un relámpago, enviando una ráfaga de viento hacia mi cara y un atronador golpeteo en mi pecho. ―¡Mierda! ―Oí decir detrás de mí y me volví para ver a K.C. limpiándose la camisa―. Derramé cerveza ―murmuró. Vi a Jared unos metros detrás de ella,


todavía apoyado en su coche, ni siquiera viendo la carrera. Su atención estaba centrada en mí por completo, con algo familiar en su expresión. En ese momento, la carrera, Ben, y K.C. ni siquiera existían. Un pequeño gemido apenas logró salir de mi garganta, al mismo tiempo que mi corazón se aceleró y mi estómago dio un vuelco. Él me estaba dando la misma mirada que me dio la noche del miércoles justo antes de que me besara, y yo sabía que no había imaginado nada. Era ira y deseo mezclados juntos para crear algo lo suficientemente caliente para que mis rodillas se debilitaran. Por la forma en que él me había estado ignorando ayer y hoy, apenas dedicándome alguna mirada, había empezado a preguntarme si todo habría sido un sueño húmedo de mi parte. Pero, no. Respirando hondo, y alejando con dificultad mis ojos, me quité la chaqueta y se la tiré a K.C. ―Ponte esto. ―Gracias. ―Sostuvo el vaso en una mano y se metió en la chaqueta con la

136

otra. Echándole otro vistazo a Jared, me di cuenta de que su pecho subía y bajaba con fuerza mientras sus ojos escupían fuego. El deseo se había ido. Su mirada estaba en Ben ahora, quien también noté me había estado viendo, pero se dio la vuelta como si hubiera sido atrapado echando un vistazo a algo que no debería tener. Una vez más, quise cubrirme inmediatamente. Estaba aquí por la carrera, me recordé a mí misma y me volví hacia la pista. Madoc y Liam nunca iban cabeza a cabeza. O Madoc estaba drásticamente alejado de Liam, o Liam se encontraba a una distancia ridícula detrás de Madoc. Después de un minuto, la multitud comenzó a reírse cuando se dieron cuenta de que Madoc estaba jugando con su oponente. No es de extrañar que Jared no estuviera mirando. Sabía que sería una victoria fácil. No es que el Camaro de Liam no fuera digno, pero Madoc era más experimentado y había hecho un infierno de un montón de acondicionamiento en su coche. En la última vuelta, Madoc se adelantó por última vez y cruzó la línea de llegada con el sonido de aplausos y silbidos. La gente se apresuró hasta su coche, y Madoc surgió con una sonrisa estúpida en su cara presumida. Una chica le agarró su camiseta gris y le metió la lengua en su boca. ¡Asco!


Liam lentamente bajó de su automóvil e inmediatamente miró a K.C. quien, me di cuenta, estaba descaradamente envuelta alrededor de Jared nuevamente. Mi pierna se convulsionó con ganas de patear algo cuando lo vi enterrar la cabeza en su cuello. Ella se rió de placer, obviamente, actuando. ―Jared es el siguiente. ―Ben se frotó la mandíbula―. Roman es impresionante. Espero no haber apostado por la persona equivocada. Sinceramente, yo no sé por quién apostaría si estuviera interesada en colocar dinero por cualquier imbécil. ―¡Todo el mundo despeje el camino! Salté. El Maestro de la Carrera estaba empezando el próximo evento. ―Trent y Roman, traigan sus culos a la línea de partida. Y de repente, estuve nerviosa por esa pareja.

137


Capítulo 21 Ben y yo nos movimos hacia la multitud para que Jared pudiera posicionar su auto. K.C. se acercó a nosotros pero, por alguna razón, no podía mirarla. Cuando Jared se subió y encendió el motor, las chicas alrededor empezaron a saltar y chillar, Papa Roach retumbaba a un nivel ensordecedor de sus altavoces. Aceleró el motor varias veces para mantener animada a la multitud con una sonrisa juguetona en los labios. El Boss 302 se detuvo en la pista, y noté que me sentía casi como si estuviera dejándome atrás. Jared y yo habíamos soñado con estar aquí, juntos en la carrera, y ahora lo veía cumplir el sueño desde afuera. Lo estaba viviendo sin mí, y odiaba ser dejada de lado.

138

Roman ya había puesto en marcha su Pontiac Trans Am. A pesar de que su auto de 2002 se consideraba antiguo en comparación con el de Jared, tenía de hecho mucha oportunidad de ganar. La cantidad de trabajo y cosas que Roman había añadido a su vehículo lo hacía una máquina formidable. Desafortunadamente, Derek Roman no se basaba simplemente en sus habilidades como mecánico para ganar. Había habido muchos heridos por aquí cuando corría en la escuela secundaria. ―¡Muy bien! ―anunció el Maestro de Carreras―. Despejen la pista para el evento principal de la noche. Según K.C., el Loop sólo tenía unas cuantas carreras por semana durante el año escolar hasta que los universitarios regresaban a la universidad, así que esta era una noche de sólo dos carreras. La música de Jared llenaba el aire y lo vi tomar algo en su mano para colgarlo en el espejo retrovisor. No pude ver bien de qué se trataba, sólo que era abultado y parecía un collar. La misma chica que marcó la salida de Madoc y Liam se paró delante de los automóviles, sacudiendo su culo mientras caminaba delante de sus faros. El olor a combustible y neumáticos impregnaba el aire, mientras que el rugido de los motores vibraba por mis piernas. Jared miraba fijo al frente con expresión de piedra, esperando la señal. ―¿Preparados? ―preguntó la Pequeña-Señorita-Mírame.


―¿En sus marcas? ―Los motores rugieron. ―¡Fuera! ―Sus brazos cayeron con fuerza a los lados, y los autos se dispararon a sus lados, levantando polvo y rocas a su paso. Me lancé a la pista con la avalancha de gente para ver desde atrás, sintiendo más miedo que emoción en ese momento. Por mucho que odiara admitirlo, estaba preocupada. Roman era capaz de hacer algo sombrío para herir a Jared; incluso después de todo, no quería verlo sufrir. Las luces traseras de los autos se hicieron más pequeñas cuanto más cerca estaban de llegar a la primera curva. Eran cuatro en total, y la carrera habría terminado. Las curvas eran cerradas, y aquí es donde dónde cualquier pista sería mejor que el Loop. Las calles eran pequeñas, estos autos eran grandes, y las curvas un infierno. Es por eso que no había coches estacionados.

139

Jared tomó la ruta del caballero reduciendo la velocidad al acercarse a la curva, dejando que Roman tomara la delantera. Roman tenía que ganar o los mataría a los dos. Ambos autos se deslizaron por la curva, levantando una densa nube de polvo en el aire para deleite de los espectadores que gritaban sin cesar. Acelerando, Jared alcanzó a Roman y quedaron cabeza a cabeza. Vamos, vamos. Junté las palmas de las manos contra el pecho, con los dedos entrelazados tan fuerte que mi piel estaba estirada. Me fui girando a medida que la carrera avanzaba, viendo cómo Jared se retiraba en cada curva con paciencia, dejando que Roman tomara las curvas primero. Mi corazón latía con fuerza, y mi estómago se sentía tenso por el nerviosismo. Casi en la última curva, Jared retrocedió detrás de Roman de nuevo, pero no redujo la velocidad. Cuando Roman tomó la curva, patinó más hacia el borde permitiendo que Jared tomara el interior. Ambos autos se recuperaron y siguieron codo a codo mientras se acercaban a la línea de meta. La multitud se abrió camino en una loca carrera, y vi como los dos motores tronaban al pasar. Los autos estuvieron tan cerca que no pude distinguir quién ganó. Cuando los dos autos desaceleraron hasta detenerse, todos corrieron en un lío de empujones y gritos. Nadie parecía saber quién había ganado. Giré mi cuello alrededor, buscando al Maestro de Carreras. Parecía estar deliberando con un par de otras personas, probablemente tratando de llegar a una decisión. ―Entonces, ¿viste quién ganó? ―preguntó K.C., viéndose confundida mientras íbamos hacia los autos.


―No, ¿y tú? Negó. ―¡Allí están! ―Ben se acercó a mi lado y tomó mi mano―. Supongo que no están seguros quién ganó. Qué impresionante carrera, ¿eh? Solté una carcajada. ―Pregúntale a mis uñas. ―Vamos. Vamos a ver a Jared. ―K.C. me agarró la muñeca y los tres caminamos hasta la pista. Al acercarnos a los autos, me di cuenta de que los conductores estaban enfrentándose entre los vehículos. Sus bocas estaban apretadas, y estaban demasiado cerca. Parecían estar a punto de convertir el evento en una pelea. Cuando caminamos más cerca, escuché lo que decían.

140

―¡Estabas metiéndote en mi carril! ―dijo Roman entre sus dientes―. O tal vez simplemente no sabes cómo manejar tu auto. ―Tenía el cabello negro echado hacia atrás, y sus jeans y camiseta blanca le daba el aspecto de un perdedor de los cincuenta. ―No hay carriles en la pista ―se rió Jared―. Y no vamos a hablar de quién no sabe manejar. Roman señaló con el dedo cerca de la cara de Jared mientras hablaba. ―Te diré algo, princesa. ¡Cuando regreses de que te hayan crecido tus bolas y corras sin ruedas de entrenamiento, entonces serás lo suficientemente hombre para correr! ―¿Lo suficiente hombre? ―Jared frunció el ceño como si eso fuera la cosa más ridícula que jamás hubiera escuchado. Mirando hacia la multitud, Jared extendió las manos a los lados, las palmas hacia arriba―. Lo suficientemente hombre ―dijo con sarcasmo. La morena de la fiesta de Jared, Piper, se acercó y se pegó a él como una serpiente. Acarició su mejilla con una mano y le agarró el culo con la otra. Hundiendo la lengua en su boca, le dio un beso lento y profundo, poniendo todo su cuerpo en ello. La maldita multitud no podía gritar más alto. El calor salió disparado de mi nariz, orejas y ojos antes de desviar la mirada. ¡Él me había besado de esa manera hacían sólo dos días! Que se joda.


Miré por encima de K.C., cuyas cejas se elevaron con sorpresa. ―¿Estás bien? ―le pregunté. ¿Realmente importaba? Probablemente no, pero al menos se llevaba mi dolor en el pecho. ―Malditamente fantástica ―espetó―. Liam acaba de ver eso. Impresionante. Casi me eché a reír, al darme cuenta de que por lo único que estaba molesta era la reacción de Liam. Si Liam no creía que Jared fuera en serio acerca de K.C., entonces no se sentiría amenazado. A ella le importa un comino Jared, eso era seguro. Y eso me hacía sentir un poco mejor de estar besándolo a sus espaldas. ―¡De acuerdo! ―dijo el Maestro de Carreras abriéndose paso entre la gente―. Fuera del camino, fuera del camino. Sus ojos recorrieron la multitud, esperando a que se calmara. Piper se despegó a sí misma de Jared y regresó a sus amigos. ―Escuchen. Tenemos buenas y malas noticias. La mala noticia es que lo llamaremos un empate. ―Gemidos y palabrotas sonaron alrededor de la multitud. Habían apuestas acordadas, y la gente se molestaba―. Pero, la buena noticia es… ―continuó―: tenemos una manera de definir al ganador.

141

Su sonrisa era de susto. Solté la mano de Ben para acercarme, quedando en medio de la multitud. ―¿La revancha? ―preguntó Jared. ―Más o menos. ―El Maestro de Carreras se veía un poco demasiado divertido―. Si quieren resolver esto, entonces sus autos competirán de nuevo, pero... no los pilotearán ustedes. Murmullos se escucharon alrededor de la multitud, y mis ojos se dirigieron a Jared para ver su expresión de asombro. ―¿Disculpa? ―cuestionó Roman acercándose. ―Sabemos que son pilotos excepcionales. La carrera ha sido lo suficientemente cerrada para probarlo. Lo que haremos, es ver quién tiene el mejor equipo. ―Entonces, ¿quién va a conducir los autos? ―casi chilló Jared, su rostro palideciendo. Los ojos del Maestro de Carreras brillaron. ―Sus chicas.


Capítulo 22 Estaba segura de que la risa en el Loop se podía escuchar todo el camino hasta la casa de Benson. Algunas personas vitorearon la solución innovadora del Maestro de Carreras, mientras que otros se quejaban de sus apuestas. Pero todo el mundo parecía estar de acuerdo en que una carrera de dos adolescentes torpes en máquinas de alto rendimiento sería muy graciosa. ―¡Amigo! ¡Eso no sucederá! ―Roman miró a su novia, una chica pequeñita mexicana con más peso en el pecho que en el resto de su cuerpo. Conociendo a Roman, podrían haber estado saliendo durante dos meses o dos minutos. ¿Quién sabía? ―Zack, no tengo una novia. Nunca tengo una novia ―declaró Jared el punto en blanco al Maestro de Carreras, haciendo hincapié en la palabra “nunca”.

142

―¿Qué pasa con la pequeña cosa bonita con la que llegaste? ―preguntó Zack. La mirada de Jared volteó a K.C., cuyos ojos parecía que se iban a salir de las orbitas. Tragando saliva, K.C. gritó: ―Él es solo para recuperarme. ―La multitud dejó escapar un sonoro “ohhhh”, a lo que K.C. sonrió ante su propia tenacidad. Jared arqueó las cejas a Zack en una especie de mirada de “¿ves?”. ―Nadie conduce mi auto ―le aclaró Jared a Zack. ―Aquí estoy de acuerdo con la princesa. ―Roman hizo un gesto con la cabeza a Jared―. Esto es una estupidez. Zack se encogió de hombros. ―La gente ya te ha visto en dos carreras. Ellos quieren ser entretenidos. Si tienen algún interés en el ajuste del resultado para que la gente les pague, entonces van a hacerlo a mi manera. Están en la línea de salida en cinco minutos o se van. ―Empezó a alejarse, pero se detuvo y se volvió―. Oh, y tú puedes montar de copiloto si te gusta... ya sabes, para darle apoyo moral. ―No pudo conseguir las últimas palabras sin carcajearse. Probablemente esperaba que las pobres niñas terminaran en lágrimas antes de terminar la carrera.


Zack se alejó, y los susurros se rompieron alrededor de la multitud. Roman se alejó, mientras que Jared se acercó a nosotros. ―Esto es una mierda. ―Se pasó los dedos por el cabello. ―Oye, hombre. Podría conducir por ti ―intervino Madoc―. Sólo tendríamos que decirles acerca de nuestra relación secreta. ―Puso los brazos sobre mis hombros y los de Ben en broma, pero le resté importancia. Jared no le hizo caso. Las ruedas de su cerebro giraban mientras paseaba frente a nosotros. Probablemente estaba tratando de pensar en una manera de salir de esto, pero cuando se detuvo y dejó escapar un suspiro de derrota, sabía que estaba acorralado. Miré a Roman, quien llevaba a su novia a su auto, al parecer dándole instrucciones de la caja de cambios manual. Oh, hombre. Me mordía las mejillas tratando de no reírme. ―Jared, no puedo correr por ti ―se reía K.C. ―. Tiene que haber alguien más.

143

Miró hacia el cielo y sacudió la cabeza. A pesar de que no quería ver su auto deteriorado, encontré la situación divertida. Se lo merecía. ―Sólo hay una persona en la que me fio ligeramente de conducir mi auto. ―Levantó una ceja y se volvió entrecerrando los ojos sobre mí. Todo el aire salió de mi cuerpo. ―¿Yo? ―¿Ella? ―estalló Madoc, y Ben y K.C. le hicieron eco. Jared cruzó los brazos sobre el pecho y se me acercó como un policía en una sala de interrogatorios. ―Sí, tú. ―¿Yo? ―Miré hacia él como si estuviera loco. Si pensaba que le haría algún favor, estaba loco. ―Te estoy mirando a ti, ¿no? ―El tono maleducado y la mirada condescendiente de Jared me dieron ganas de decir “sí” y luego estrellar el maldito auto con la esperanza de que rompiera a llorar. Lo quité y miré a mi cita. ―Ben, ¿podemos empezar temprano la hoguera? Me aburro aquí. ―Dándome la vuelta, ignorando la mirada atónita de Ben, me dirigí hacia el borde de la multitud.


Una mano me enganchó del pliegue del codo y suavemente me paró. Miré hacia arriba para ver a Jared esforzándose por mantener mi mirada. ―¿Puedo hablar contigo? ―Su voz era baja, y su comportamiento apacible. Había pasado tanto tiempo, que me había olvidado de lo humano que podía ser. Sin embargo, tampoco lo suficiente para olvidarme de lo terrible que había sido. ―No ―escupí la misma respuesta plana que él me había dado hace semanas cuando le había preguntado si podía bajar la música. Tomó aliento. ―Sabes lo difícil que es para mí. ―Él miró hacia otro lado y luego de vuelta otra vez―. Te necesito ―suspiró, sonando derrotado. Aspiré una bocanada de aire con esas palabras. ¿Él me necesitaba? Por la forma en que respiraba por la nariz y no hacia contacto visual, supe que le incomodaba decir esas palabras. Una parte de mí quería ayudarlo, pero otra parte de mí sólo quería alejarse. ¿Dónde estaba cuando lo había necesitado en el pasado?

144

Me odié a mí misma, por un momento, había considerado perdonarle todo después de pronunciar esas tres sencillas palabras. Demasiado poco, demasiado tarde. ―¿Y mañana cuando no me necesites? ¿Voy a ser una mierda bajo tu bota de nuevo? ―Mi respuesta fue más enojada de lo que había planeado. Me molestaba con qué facilidad me encontraba derrumbándome ante él. ―Lo hará ―gritó K.C. sobre el hombro de Jared. No me había dado cuenta de que estaba de pie cerca de nosotros, pero cuando miré hacia arriba me di cuenta de que Ben y Madoc escuchaban nuestra conversación, también. Mi corazón se aceleró de nuevo. ―K.C. ―la regañé―. No hables por mí. ¡Y no lo voy a hacer! ―Dirijo esto último a Jared. ―Quieres ―replicó ella. Y tenía razón. Quería conducir su auto demasiado. Quería mostrarle a toda esta gente de lo que estaba hecha. Quería mostrarle a Jared que valía algo. Y ese pensamiento me dio ganas de marcharme. No tenía que demostrarle nada a él. Sabía mi valor y no necesitaba de su aprobación. ―Tal vez ―admití―. Pero tengo orgullo. Él no tendrá nada de mí. ―Gracias ―cortó Jared a K.C. antes de que tuviera la oportunidad de responder.


―¿Por qué? ―le respondí. ―Porque me recuerda lo muy decepcionante perra egoísta que eres. ―Jared apretaba sus dientes mientras se ponía frente a mi cara. El calor subió a mi cabeza cuando empecé a sentir que las palabras ya no eran suficientes. Mis brazos se pusieron tensos, mis dedos se encresparon en puños. Estaba fantaseando con tener a Jared esposado mientras golpeaba la mierda de él. Antes de que pudiera responderle con una remontada sarcástica, Madoc espetó: ―Es suficiente. Ambos. ―Él se interpuso entre nosotros, pasando su mirada de Jared a mí―. En este momento no me importa una mierda la historia entre ustedes dos, pero necesitamos sus culos de asnos en ese auto. La gente va a perder un montón de dinero. Se arremangó la camisa, como si nos fuera a meter personalmente en el auto.

145

―¿Jared? Tú vas a perder un montón de dinero. ¿Y Tate? ¿Crees que todo el mundo te trataba mal antes? Dos terceras partes de la gente que está aquí apuesta esta noche por Jared. Cuando se enteren de que su primera opción lo rechazó, el resto de tu año escolar será el infierno sin que Jared o yo tengamos que mover un dedo. ¡Ahora, ustedes dos, suban al maldito auto! Todo el mundo estaba allí sorprendido. Madoc nunca tuvo sentido, pero consiguió que me sintiera inmadura e infantil. Mucha gente confiaba en la victoria de Jared, y por mucho que odiara admitir que Madoc tenía razón, su punto era válido. ―Tiene que pedírmelo bien. ―Crucé los brazos, manteniendo la expresión impasible. ―¿Qué? ―soltó Jared. ―Él tiene que decir “por favor” ―repetí para K.C., Madoc y Ben, no estando dispuesta a hacer frente a Jared después de que me había insultado. Los otros se quedaron mirando a Jared y a mí como esperando a ver qué bomba estallaría primero. Jared sacudió la cabeza con una sonrisa amarga en su cara y finalmente respiró hondo antes de responder. ―Tatum. ―Su voz era tranquila, pero la amargura subyacente estaba allí―. ¿Quieres venir conmigo, por favor? Lo miré por un momento, apreciando esa rara muestra de humildad, aunque se viera obligado, antes de extender la mano. ―¿Llaves?


Jared las dejó caer en mis manos. Mientras me mordía la comisura de los labios para reprimir una sonrisa, me subí a la pista con Jared siguiéndome detrás. Vi a Roman saltando fuera de su auto, después de dejarlo en su lugar detrás de la línea de partida para su novia. Corrí hasta el auto de Jared, y los grupos de personas alrededor de la pista estallaron en susurros y silbidos al ver mi cabeza en el lado del conductor. Jared subió al asiento del acompañante, y cerré mi puerta mientras me hundía en el fresco cuero. El auto era impresionante y era casi completamente negro en el interior, de inmediato sentí escalofríos en mis brazos. El auto de Jared cantaba su poder, con su sensación parecida a una cueva: fresca, oscura y animal. Maldición. Al girar la llave, me apoyé en posición cuando parte del público se fue a un segundo plano. La vibración a través de mis muslos hizo que mi centro cosquilleara, y de inmediato miré a Jared, que me observaba.

146

Su codo apoyado junto a la ventana, la cabeza en su mano y mirándome con una mezcla de curiosidad y diversión. Me pregunté qué pensaba de mí detrás de la rueda. ―Estás sonriendo ―señaló él, casi como una acusación. Acaricié el volante sin mirarlo a los ojos. ―No arruines esto para mí hablando, por favor. Jared se aclaró la garganta y continuó de todos modos. ―Tu padre nos enseñó a ambos conducir con marchas y el Bronco es de cambio manual, así que estoy asumiendo que no tienes preguntas sobre esa parte, ¿verdad? ―Ninguna. ―Mi pulso latía a través de mis dedos. ―Bueno. Los giros son muy ajustados. Más estrechos de lo que parecen. La idea es llegar primero, o quedarse a la zaga. No trates de girar a la izquierda con el auto de Roman, ¿entendido? Asentí. Mis ojos miraban al frente, lista para ponerme en marcha ya que mi pie ansiosamente dio un toque. ―En cada izquierda, deja salir el gas antes de girar, y luego acelera después de haber enderezado. Si sientes que es necesario aplicar el freno en la vuelta, hazlo, pero lo menos posible. No aceleres hasta que hayas redondeado la vuelta. Podrías girar hacia fuera. Asentí otra vez.


―Golpea el gas entre turnos. En la última etapa, golpéalo con fuerza. ―Su voz estaba al mando. ―Jared, lo tengo. ― Miré hacia él―. Puedo hacer esto. No parecía como si me creyera, pero lo dejó estar de todos modos. ―Cinturón de seguridad. Tras su orden, miré a mi izquierda y vi a Roman ladrando órdenes a su novia mientras ella asentía con nerviosismo. Zack caminó entre los dos autos para tomar su puesto en la delantera. Afortunadamente, parecía que no iba a enviar en su lugar a la pequeña Lolita cachonda de antes. Al mirar a través del parabrisas, manteniendo mis ojos en Zack, me di cuenta de lo que Jared había colgado en el espejo retrovisor. Extendí la mano y agarré la pieza en forma de óvalo de arcilla que estaba asegurada por una cinta de color verde claro. El calor se deslizó a través de mi cuello y se me cerró la garganta. Era el collar del Día de la Madre que había hecho para mi madre después de que había muerto.

147

Un año, Jared y yo habíamos hecho nuestras huellas fósiles para dar a nuestras madres. Usando arcilla de secado al aire, hicimos una huella digital y colgamos la pequeña pieza ovalada de una cinta, haciendo un collar. Él le dio la suya a su mama, y yo había puesto la mía en la tumba de mi madre. La próxima vez que fui a visitarla, el collar había desaparecido. Pensé que se había perdido o el clima la había desgastado. Resultaba que había sido robada. Miré a Jared, en parte desconcertada y en parte enojada. ―Amuleto de la buena suerte ―me ofreció, sin mirarme a los ojos―. Lo tomé un par de días después de que lo dejaste allí. Pensé que iba a ser robado o arruinado. Lo tengo conmigo desde entonces. Tratando de calmarme, me asomé a la ventana y traté de igualar mi respiración. Supongo que estaba contenta de que todavía existiera. Pero era para mi madre, y no tenía derecho a tenerla. ¿Pero aún la guardaba? Incluso después de todo. ¿Por qué? Hice una nota mental para recuperarlo después de la carrera. ―¿Están preparados? ―La voz de Zack me sorprendió cuando gritó a la multitud. Gritaron a través de su emoción empapada de cerveza. Jared sintonizó el iPod a los altavoces para My Valentine de Waking the Demon. Agarré el volante, utilizando la música para aclarar mi cabeza y la zona.


―¿Listos? ―gritó Zack y aceleré el motor, viendo a la muchacha de Roman saltar al acelerar su motor inmediatamente después. ―¿Lista? ―Jared puso una mano en el tablero mientras que con la otra subía el tono de la música. ―¡Fuera! ―Zack dejó caer los brazos. Presionando de golpe el gas, derrapé sobre el camino de tierra y me fui. Como la música llenaba el momento, mis manos empujaron contra el volante, de modo que mi espalda excavaba en el asiento. Con mis brazos llenos de tensión, me centré en la carretera. ¡Mierda! El auto tenía mucho poder. ―La primera vuelta se acerca rápidamente ―advirtió Jared. No sé si el otro auto estaba a mi lado o detrás de mí. Todo lo que sabía era que no estaba frente a mí, y no me importaba nada más. Me gustaría correr este auto sin ningún oponente.

148

Mis muslos, estaban empapados de sudor, chirriaron a través del asiento cuando levanté la pierna para empujar el embrague. Ligeramente apliqué los frenos preparándome para el redondeo de la esquina. Cuando dejé ir el freno e hice la primera vuelta, la parte trasera comenzó a deslizarse. Rápidamente me orienté hacia la derecha mientras que el auto se deslizaba hacia la izquierda para evitar el arrastre hacia fuera. El polvo nubló la pista, y el corazón me latía con fuerza. Bajé el embrague y cambié de nuevo a la tercera marcha. Cuando aminoré mi velocidad, volví a cambiar de inmediato a la cuarta, mientras me fijaba en el otro auto por el espejo retrovisor. ―¡Pisa el acelerador! ―gritó Jared―. Y no des la vuelta muy duro. Estás perdiendo tiempo corrigiéndolo después. Lo que sea. ―¿Quién está en primer lugar? ―le recordé. ―No te pongas presumida. ―Jared alternó entre examinar la carretera y mirar detrás de nosotros al Trans Am. El sudor goteaba de mi frente y mis dedos estaban agotados de apretar el volante con tanta fuerza. Relajándome, me concentré en la música y dándonos un puntapié con la sexta marcha, sin pasar por la quinta por completo. ¡Esto es impresionante! La forma más fácil de impulsar el auto acelerando hacia adelante se sentía como un transbordador espacial. O al menos eso supuse. ―En la próxima vuelta es necesario reducir la velocidad.


Yap, yap, yap. ―Tatum, es necesario reducir la velocidad. ―La voz de Jared se hizo eco en algún lugar del fondo de mi mente. La vuelta estaba a tres segundos de distancia, y las vibraciones que se deslizaban a través de mis piernas me impedían frenar. Agarrando fuertemente el volante, cargué hacia delante. Sacando mi pie del acelerador, pero no frenando, hice un giro brusco a la izquierda, y luego patiné hacia la derecha y de nuevo forcé a la rueda a la izquierda hasta que me enderecé. Más polvo voló a nuestro alrededor, pero me recupere rápidamente y aceleré de nuevo. Mirando atrás, vi que el Trans Am había hecho un trombo alrededor de la vuelta, y ahora estaba tratando de recuperarse. Estaban a más de treinta metros detrás de nosotros. ¡Sí! ―No vuelvas a hacer eso ―se quejó Jared, ahora sosteniendo el tablero con las dos manos mientras yo miraba por el camino lista para más. La siguiente vuelta llegó y la pasé con éxito sin importar cuánto se quejaba Jared sobre el frenado.

149

Para un imbécil y rompedor de reglas, realmente le gustaba jugar sobre seguro. Y para alguien que siempre ha jugado sobre seguro, resulté ser la rompedora de reglas. A medida que avanzábamos en la última vuelta ganando significativamente, reduje la velocidad a unos treinta kilómetros por hora y cambié a tercera. Giré alrededor de la curva a una velocidad cómoda sin derrapar ni producir polvo, miré a Jared con los ojos abiertos con una expresión inocente. ―¿Esto está bien, Srta. Daisy? ―Mordiéndome la comisura de los labios para no reírme, me fijé que sus ojos destellaban sobre mis labios. El calor subió con su mirada, y un hormigueo floreció a través del estómago y subió hacia el área sensible de entre mis piernas. ―¿Tatum? ―Sus ojos se estrecharon hasta convertirse en rendijas―. Deja de jugar con tu oponente y gana ya la maldita carrera. ―Sí señora, señorita Daisy ―repliqué con mi mejor acento sureño. Crucé sobre la línea de llegada a sesenta y cuatro kilómetros por hora mientras que veía en mi espejo retrovisor que el resto que corría el Trans-Am estaban alrededor de la última vuelta. Agrupaciones de personas invadieron el auto, pero Jared y yo nos quedamos en el interior por unos momentos. Puse el auto en punto muerto y levanté el freno de mano, apoyé la cabeza contra el reposacabezas y masajeé el volante. Mi pulso todavía iba a mil por hora, y


me sentía viva. Esto fue lo más emocionante que jamás había hecho. Cada nervio de mi cuerpo se sentía como si estuviera en un nivel alto de azúcar. ―Gracias, Jared ―dije en voz baja, sin mirarlo―. Gracias por invitarme a hacer esto. Estiré la mano y agarré el collar de mi madre sobre el espejo y lo puse sobre mi cabeza. Cuando lo miré, estaba apoyado contra su puño con un dedo entre sus labios. ¿Qué estaba tratando de esconder? ¿Una sonrisa? Rastrilló la mano por el cabello, abrió la puerta, y los sonidos de aplausos y gritos se precipitaron como el agua en un barco que se hunde. Mirando hacia abajo a sus botas, movió la cabeza. ―Despertando al demonio... ―murmuró para sí mismo, y no estaba segura de lo que quería decir. Antes de salir, él me miró de nuevo a través de los párpados entornados. ―Gracias, Tate ―susurró.

150

El pelo de mi cuello se erizó, y mis manos temblaron. Él no me había llamado “Tate” desde los catorce. No desde que no éramos amigos.


Capítulo 23 Maci Feldman me dice una vez Ben y yo habíamos llegado a la hoguera. ―¡Eso fue increíble! Mi hermano está tan increíblemente feliz porque ganó aquella apuesta. Las hogueras se llevaban a cabo en la propiedad de Marcus Hitchens, a orillas del lago de Swansea, prácticamente cada semana, sobre todo después de las carreras y de los juegos de fútbol. En el intenso frío de enero y febrero eran los únicos meses en que poco pasaba, tanto en el lago como en la pista de la granja de Benson.

151

―Me alegro de haber podido ayudar ―le respondí. Y era verdad. La carrera de esta noche ha sido el mejor momento que había tenido―. Pero sólo gané porque la otra chica no tenía ni idea de cómo manejar un auto manual. ¿Por qué dije eso? Gané esa carrera tanto si la imbécil sabía o no lo que estaba haciendo. Ella me enganchó el brazo, mientras que Ben tenía su mano alrededor de mi cintura. Los demás se acercaron a saludarnos, ya sea para decir “hola” a Ben o para felicitarme. ―Bueno, por mi parte, me encantaría verte correr de nuevo. ¿Y tú, Ben? ―Maci se dirigió a mi cita cuando él volvió la atención de sus compañeros de fútbol. ―Creo que soy un tipo con suerte. ―Él me miró detenidamente de arriba abajo, y esto no evitó que me percatara de la forma en que evadió la pregunta. Me pregunté si lo avergonzaba tener a su cita haciendo algo con los chicos en lo que por lo general sólo ellos participaban. Como ya eran las diez y media, me comprometí a permanecer durante una hora antes de que Ben me llevara a casa. Con la reunión en la mañana, tenía que ir a casa y descansar, me gustara o no. ―Gran carrera la de esta noche, Tate. ―Jess Cullen me dio una palmada en el hombro al pasar por mí. ―Gracias ―exhalé, sintiéndome inquieta con la atención. ―¿Estás bien? ―Ben se me acercó.


―Absolutamente. ―Me ahogué antes de avanzar hacia los refrescos―. ¿Podemos conseguir algo de beber? Sostuvo su mano para mantenerme en el lugar. ―Quédate aquí, ya regreso. ―Y se marchó al barril. Grupos de personas estaban alrededor del fuego o se sentaban en las rocas, mientras que otros circulaban. K.C. aún no había llegado, que yo pudiera ver, y supuse que llegaría con Jared. Me quedé allí, sintiéndome incómoda con el lugar. Supongo que podría agradecer a Jared por sentirme más cómoda en torno a un pequeño grupo que a mucha gente. Debido a él, nunca me habían invitado a estas cosas. Sacudí la cabeza un poco para aclarar mis pensamientos. Tenía que dejar de echarle la culpa. Era su culpa que yo hubiera estado en la lista negra en el pasado, pero no fue su culpa que yo lo aceptara. Esto pesaba sobre mí ahora. Mirando hacia el grupo de chicas risueñas cerca del agua, noté una de mi equipo de cross-country.

152

―A la mierda. ―Me encogí de hombros y decidí zambullirme. Di un paso hacia el grupo cuando una voz me detuvo. ―¿A la mierda qué? Mi cuerpo todo se puso piel de gallina cuando me di vuelta para afrontar a Jared. Sostenía una taza en una mano y el teléfono en la otra. Parecía estar enviando un texto mientras esperaba mi respuesta. Se puso el teléfono en el bolsillo trasero y levantó los ojos hacia mí. Los vellos de mis brazos se sentían electrizados con estática como si fueran atraídos hacia él. Frotando las manos por los brazos, me volví hacia el fuego, tratando de ignorarlo. Todavía no estaba segura de dónde estábamos. No éramos amigos, pero ya no éramos enemigos tampoco. Y tener una conversación normal aún estaba fuera de cuestión. ―Tienes frío. ―Jared se detuvo a mi lado―. ¿K.C. todavía tiene tu chaqueta? Suspiré, sin saber lo que estaba causando mi molestia en este momento. Tal vez era porque cada vez que Jared estaba a mi alrededor, los nervios de mi cuerpo se ablandaban pulsando calor, mientras que Ben me hacía tener ganas de acurrucarme en el sofá a ver American Idol. Jared probablemente nunca veía la televisión. Demasiado mundana la actividad.


Además, me pareció ridículo que Jared actuara preocupado de que estuviera con frío cuando a principios de esta semana me había dicho que no le importaba si vivía o moría. Él no se había disculpado por nada, y no podía olvidarme de esto. ―Bueno, ella estaba usando mi chaqueta cuando la trajiste aquí, ¿no es cierto? ―Mi comentario insolente fue recibido con una sonrisa. ―Ella no vino conmigo. Es más, incluso no sé si está aquí todavía. ―Volvió la cabeza y me miró fijamente. ―¿Qué quieres decir? Dejaste la carrera sin ella, ¿no es así? ―No, ella agarró un paseo con Liam. Vine aquí solo. ―El tono de voz bajo y ronco de Jared se coló sobre mí y me defendí con una risa al oír sus últimas palabras. Parecía que K.C. y Liam estaban en el camino de la reconciliación. Me aclaré la garganta. ―¿Y eso te pareció bien? ―le pregunté.

153

―¿Por qué no lo estaría? ―me preguntó a quemarropa, con una expresión confusa en su rostro. Por supuesto. ¿En qué estaba pensando? Jared no salía en citas, y no había manera de que invirtiera en K.C. Busqué en el pequeño bolso que descansaba en mi cadera y agarré mi teléfono. ―Si la veo, le diré que te encuentre. ―Jared empezó a alejarse, pero se detuvo después de unos pasos y se volvió hacia mí―. Voy a necesitar nuevamente el fósil. ―Hizo un gesto hacia el collar alrededor de mi cuello. Me di cuenta de que estaba hablando de su amuleto de la buena suerte. ―No va a suceder. ―Y puse toda la atención a mi teléfono. ―Oh, Tate. Siempre consigo lo que quiero. ―Su tono bajo y coqueto me congeló. Mis dedos se detuvieron por encima de la pantalla de mi celular como si me hubiera olvidado de repente de cómo enviar un texto. Alcé la vista a tiempo para verlo sonreír y marcharse. Lo vi dirigirse donde estaban Madoc y otros miembros de su equipo, y me quedé más perpleja ahora de lo que estaba a principios de esta semana. Quería que Jared fuera más humano, y que me tratara bien. Ahora que está mostrando signos de ambos, me aquejaba con preguntas sin respuesta. Los viejos sentimientos se rezumaban por las grietas de la pared que había construido para mantenerlo fuera. ―Oye, aquí tienes. ―Ben se acercó con dos cervezas, y me entregó una.


―Gracias. ―Me lamí los labios y tomé un sorbo, dejando un sabor amargo en la lengua y garganta. Ben se pasó los dedos por mi cabello y lo acomodó detrás de la oreja. Mis músculos se tensaron. Mi invisible metro de espacio personal había sido violado, y quería alejarme. ¿Por qué? ¿Por qué no podía querer a este tipo? Estaba frustrada conmigo misma. Él parecía decente y orientado a objetivos. ¿Por qué no apartaba la basura en mi interior o me hacía soñar despierta? Sentí la certeza acercarse a mí, y estaba impotente para detenerla. No quería a Ben. Simple y llanamente. No iba a ser una de esas chicas tontas de una novela romántica en un triángulo amoroso que no podía elegir. No es que estuviera en un triángulo amoroso, pero nunca entendí cómo una chica no puede saber si realmente quiere a un tipo. Podemos estar confundidos acerca de lo que es bueno para nosotros, pero no sobre lo que realmente queremos Y no quería a Ben. Eso ya lo sabía.

154

―¿Era Jared con quien estabas hablando? ―Él hizo un gesto con su cerveza al otro lado de la hoguera, donde Jared se reía con un par de chicos de la escuela. ―Sí. ―Tomé otro sorbo. Ben exhaló una risa y tomó un trago de su cerveza. ―Todavía no eres grande para dar información, ¿verdad? ―Oh, no fue nada. Yo estaba buscando K.C., y pensé que habían venidos juntos. ―Ella está jugando, ¿eh? ―comentó más que preguntó. ―¿Qué quieres decir? ―dije a la defensiva. K.C. y yo no nos habíamos enfatizado últimamente, pero ella era mi mejor amiga. ―Pasar de Liam a Jared, y de nuevo a Liam. Los he visto después de la carrera. Se veían muy cerca. ―¿Dos chicos quiere decir que ella juega? ―En realidad estaba aliviada de que se hubiera alejado de Jared, pero no me gustaba que Ben o cualquier otra persona sacara conclusiones acerca de ella. Ben me dio una mirada contrita y cambió de tema. Claramente, fue lo suficientemente inteligente como para saber que no debería ir por allí. ―Bueno, lo hiciste genial esta noche. La escuela va a estar hablando de ello por un tiempo. Parece que anoté el premio gordo. ―Ben pasó un brazo alrededor de mí y me llevó alrededor de la hoguera.


¿El premio gordo? ¿Qué se suponía que significaba eso? Ben y yo circulamos entre los diferentes grupos de sus amigos, entre él corriendo ida y vuelta al barril por cerveza. Habiendo tomado dos sorbos de mi cerveza la dejé. A pesar de mis mejores insinuaciones a Ben de que tenía que estar en casa pronto, él estaba en su cuarta cerveza, y sabía que no iba a ser capaz de conducir. Estaba empezando a preguntarme cómo iría a casa. Había visto a K.C. y Liam hace una media hora, sentados en una roca conversando. O más bien, Liam hablaba mientras K.C. escuchaba y chillaba un poco. La conversación parecía intensa e importante por la forma en que sus cabezas estaban juntas, por lo que había optado por dejarlos solos. Mientras trataba de ignorar la sensación de la presencia de Jared, me encontré incapaz de evitar buscarlo. Lo había visto charlando con sus amigos, y la última vez que miré, Piper tenía la cara enterrada en su cuello. Ella se veía vulgar en su corto y ajustado vestido negro y zapatos de tacón. ¿Quién llevaba tacones a la playa? Ni siquiera una playa real, tampoco, sino una orilla rocosa y barro.

155

Para mi alegría, él parecía tan interesado en ella como si fuera un plato de nabos. Le robé bastantes miradas y lo vi tratando de quitársela de encima un par de veces. Ella finalmente captó la indirecta y se alejó con un puchero. Jared atrapó mis ojos más de una vez, pero siempre rompí el contacto de inmediato. Las imágenes de la otra noche mezcladas con su penetrante mirada ahumada crearon una necesidad palpitante dentro de mí. Dejé escapar un suspiro áspero. Es sin duda el momento de salir de aquí. Echando un vistazo a mi reloj, me encontré con Ben en su camino de regreso desde el barril. ―Oye, me tengo que ir ahora. Tengo una carrera en la mañana ―le recordé. Las cejas de Ben levantaron con sorpresa. ―Oh, vamos. No es más que once y media. ―El lloriqueo fue un shock, y definitivamente fue apagado―. Podemos quedarnos un poco más de tiempo ―dijo. ―Lo siento, Ben. Por eso me ofrezco a ir conduciendo yo misma a mi casa. La verdad es que me tengo que ir. Con mi mejor sonrisa de disculpa, me mantuve firme. No tenía miedo de lo que pensaba, porque sabía que esto era probablemente nuestra última cita. La chispa no estaba allí, y aparte de las carreras, habría estado más contenta en casa con un libro esta noche.


―Vamos a quedarnos otra media hora. ― Trató de empujar su cerveza hacia mí como si conseguirme emborrachar fuera la respuesta, pero se terminó balanceándose a un lado y tuvo que agarrarse de mi brazo por apoyo. ―No estás bien para conducir ―señalé―. Te puedo dejar en tu casa, y puedes recoger tu auto en mi casa mañana. ―No, no. ―Levantó las manos―. Voy a terminarlo ahora y estaré listo en segundos. Estaremos en camino pronto. ―Bueno, no debes conducir. No, en absoluto. ―Aparté mis ojos, en reprobación. ―Puedo cuidarme, Tate ―afirmó Ben―. Si quieres irte ahora, entonces tendrá que encontrar otro aventón. Si quieres salir conmigo, voy a estar listo en un rato. ¿¡Qué?! ¿Cuánto tiempo es “un rato”? Esto se estaba volviendo ridículo, y mi paciencia se agotaba. Él había dicho que podríamos marcharnos a las 11:30, y le había tomado la palabra.

156

Ben tiró de mi brazo para llevarme de vuelta a la hoguera, pero le di un tirón para liberarme y me alejé. Él no dijo una palabra más, así que supuse que seguiría su camino sin mí. Tenía que llegar a casa, y Ben ya no me llevaría. ¿Este era el escenario que había estado ansiosa por formar parte? Ben y sus amigos estaban tan interesantes como cereales, las chicas no tenían ningún otro interés que no fueran tiendas y maquillaje, y los chicos de aquí me dieron el impulso de desinfectar mis ojos después de ver la forma en que me miraban. Después de un barrido rápido de la zona, averigüe que K.C. ya se había ido. Saqué el teléfono de mi bolso y le marqué de todos modos. No hubo respuesta. Mirando alrededor por la compañera de equipo de cross-country que había visto antes, me di cuenta de que tampoco estaba a la vista. La única otra opción era llamar a mi abuela, quien temí iba a despertar a esta hora, pero al menos ella iba estar contenta de saber que la llamaba por un viaje seguro. Torcí mis labios decepcionada cuando mi abuela no contestó su teléfono, tampoco. No era inusual, ya que a menudo se olvidada de llevar su teléfono a la cama. Y gracias a la comodidad de los teléfonos celulares, habíamos desconectado nuestro teléfono fijo hace años. Impresionante.


Mis únicas opciones en este punto eran esperar a Ben y convencerlo de que me dejara conducir o ir de excursión al estacionamiento y pedir a alguien que conociera a que me diera un aventón. Ben podría ir a orinar encima de un árbol. Caminé con dificultad por las rocas y en el bosque deambulé hasta al claro cerca de la carretera donde todos estacionaron. Sin linterna disponible, usé la pantalla de mi teléfono celular para alumbrar un poco mi camino. Era un camino recto, pero estaba lleno de palos y troncos. Los árboles ya habían comenzado a perder sus hojas, pero la lluvia que habíamos recibido este otoño había guardado toda lo húmeda y blandura. Gotas salpicaron mis tobillos cuando pisé muy fuerte en el follaje mojado, y algunas ramas desnudas que rozaran en mi piel, me causando escozor. ―Bueno, mira lo que encontré. Di un salto, sorprendida en la tranquilidad que me rodeaba. Buscando, me estremecí al ver a Nate Deitrich... que me miraba siempre como mierda.

157

Parecía que venía de donde yo estaba tratando de ir, y ahora me bloqueaba el camino. ―Es el destino, Tate ―rimó su voz cantarina. ―¡Fuera de mi camino, Nate. ―Me acerqué a él lentamente, pero no se movió. Traté de ir a su alrededor, pero sus manos se dispararon a agarrar mi cintura y me atrajo hacia él. Mis músculos se tensaron, y mis manos se cerraron en puños. ―Shh ―imploró Nate cuando traté de apartarme. Su respiración haciendo eco en mi oído, y apestaba a alcohol―. Tate, te he querido durante mucho tiempo. Ya lo sabes. ¿Qué tal si te apiadas de mi miseria, y dejas que te lleve a casa? ―Tenía la nariz en mi cabello, y sus manos bajó a mi culo. Me puse rígida. ―Basta ―supliqué y traté de poner mi rodilla entre sus piernas. Pero parecía que anticipó mis movimientos, porque sus piernas estaban demasiado juntas. Nate se sacudió de risa. Amasándome el culo, me susurró: ―¡Oh, conozco tus trucos, Tate! Dejar de luchar. Te puedo tomar aquí en el suelo ahora mismo si quisiera. Sus labios se aplastaran en los míos, y el sabor ácido del vómito se elevó en mi garganta.


Le mordí el labio inferior, lo suficiente fuerte para que mis dientes de abajo sintieran mis dientes de arriba a través de la piel. Él gruñó y me soltó, escarbando en la boca para comprobar si había sangre. Agarrando el spray pimienta de mi bolso que tanto mi padre insistió en que mantuviera ahí, le tiré a los ojos. Él gritó y se tambaleó hacia atrás mientras sus manos cubrían su rostro. Finalmente llevé mi rodilla entre sus piernas, y le vi encogerse en el suelo, quitando el agarre de mi camiseta mientras caía. ¡Corre! ¡Sólo tiene que correr!, me grité. Pero no. Me incliné sobre él cuando dejó escapar los alaridos de dolor. ―¿Por qué los chicos de nuestra escuela son tan idiotas? Con una mano cubriendo los ojos y la otra mano agarrando su entrepierna. ―¡Mierda! ¡Maldita perra! ―gimió Nate mientras trataba de abrir los ojos.

158

―¡Tatum! ―La voz de Jared resonó detrás de mí, y mis hombros se sacudieran antes de que me volteara. Con ojos llenos de furia volando entre Nate y yo, Jared estaba tan rígido como un león al acecho. Dejó escapar un soplo de respiración entre sus labios y sus manos en puños apretadas. Vi su ojos se movieren a mi hombro, donde la correa de mi top yacía tirado hacia adelante, donde había sido arrancado―. ¿Te hizo daño? ―preguntó de manera uniforme, pero tenía los labios apretados, y sus ojos eran crueles. ―Lo intentó. ―Cubrí mi hombro donde estaba expuesta mi piel―. Estoy bien. ―Mi voz fue cortante. La última cosa que quería esta noche era jugar a la damisela en apuros para Jared. Desabotonando el botón negro de arriba, Jared me la tiró mientras me adelantaba en el camino. ―Ponte esto. Ahora. Agarrando la camisa cuando me golpeó en la cara, una parte de mí quería aventarla de regreso. Aunque Jared y yo habíamos encontrado un terreno común durante la carrera, eso no significaba que quería o necesitaba su ayuda. Sin embargo, estaba expuesta, con frío, y sin humor para llamar la atención. Deslizándome en la camisa, el calor del cuerpo de Jared calentó mis brazos y el pecho. Los puños cayeron debajo de mis manos, y cuando los alcé para que la calidez cubriera mis mejillas frías, podía oler su aroma de hombre. El almizcle híbrido y olor de neumáticos casi hizo que mis pulmones estallaran mientras trataba de respirar profundamente el aroma.


―Tienes una pobre puta memoria, Dietrich. ¿Qué te dije? ―Jared se agachó para gruñir en el rostro de Nate. Agarró un puñado de la camisa en su pecho y lo tiró en posición vertical antes de asentarle un fuerte golpe en el estómago. Mis ojos malditamente cerca se abrieran saltones con el ataque de Jared. La inclinación del cuerpo de Nate con el golpe me recordó a la arcilla de moldear y no sería el mismo por un tiempo. Sus jadeos, mientras trataba de recuperar el aliento, sonaban como un cruce entre un fumador y el gorgoteo de un zombi. Jared utilizó su mano izquierda para sujetarlo alrededor del cuello mientras lo apoyaba a un árbol. Con su puño derecho entregó golpe tras golpe en el rostro de Nate. Mis rodillas empezaron a ceder cuando vi a Jared exprimir el cuello de Nate hasta que sus nudillos se pusieron blancos. Para, Jared. Siguió dando puñetazos hasta que la sangre goteaba de los ojos y de la nariz de Nate. Cuando no mostró ningún signo de parar, di un paso hacia adelante.

159

―¡Para! ¡Jared, para! ―grité, mi voz firme más alta que los gruñidos y jadeos de Nate. Jared cesó su asalto, pero de inmediato agarró a Nate por el hueco de su codo y lo tiró al suelo. ―Esto no ha terminado ―aseguró al ensangrentado y arrugado lío en el suelo. ¿Qué estaba haciendo? Jared se dio la vuelta para afrontarme, con el pecho subiendo y bajando pesadamente con su respiración. El esfuerzo hizo su cuerpo parecer agobiado con los hombros caídos, pero sus ojos seguían viciosos. Me miró con una mezcla de cansancio y furia. ―Te voy a llevar a casa. ―Se volvió a caminar por la trilla, sin siquiera ver si yo lo seguía. ¡Llevarme a casa! Sí, ¿entonces podía sentirse como el gran héroe? Dejar que Jared sintiera que me había sacado de una situación que tiene el control de cortarme el orgullo. Jodete. ―No, gracias. Tengo un aventón ―escupí la mentira antes de dejarlo que me haga algún favor. ―Tu aventón ―Jared se volvió hacia mí con disgusto―, está borracho. Ahora, a menos que desees despertar a tu pobre abuela para que salga en el medio


de la nada para recogerte porque tu cita se emborrach贸, y casi conseguir ser violada, estoy seguro que va a hacer maravillas para que tu padre conf铆e en dejarte sola, por cierto, por lo tanto metete en el maldito auto, Tate. Y se volvi贸 para alejarse, sabiendo que lo seguir铆a.

160


Capítulo 24 El clic señalando que las puertas del auto habían sido abiertas había sonado, y subí dentro del cálido auto de Jared, el lado del pasajero esta vez. Mis manos estaban temblando por mi encuentro con Nate, así que luché mientras trataba de quitarme la camisa de Jared. ―Déjala puesta. ―Ni siquiera escatimó una mirada antes de encender el motor. Dudé. Su ira era visible cuando los músculos de su mandíbula se apretaron. ―Pero no tengo frío ya. ―Y no puedo mirar tu blusa rota ahora.

161

Coloqué la camisa de vuelta sobre mis hombros, me puse el cinturón, y me azoté en la parte trasera del asiento cuando salió del estacionamiento. ¿Cuál era su problema? ¿Estaba enojado conmigo o con Nate? Obviamente, Jared no quería verme lastimada, no físicamente, de cualquier manera. ¿Pero por qué estaba siendo tan cortante conmigo? El auto derrapó un poco al dejar el estacionamiento de grava y salió a la carretera pavimentada de la autopista. Jared aplastó el acelerador y se movió con fuerza al tomar velocidad. No sonaba música, y él no hablaba. La autopista estaba desierta excepto por los inquietantes árboles cerniéndose sobre nosotros a los lados. Juzgando por cuán rápido todo pasaba volando por mi ventana, Jared estaba mucha más allá del límite de velocidad. Robando una mirada a él por el rabillo de mi ojo, vi que estaba furioso. Lamió sus labios y tomó varias respiraciones profundas, mientras apretaba y volvía a apretar su agarre en el volante. ―¿Cuál es tu problema? ―pregunté y tomé el toro por los cuernos. ―¿Mi problema? ―Alzó sus cejas como si acabara de hacer la pregunta más tonta―. Tú vienes a la fogata con ese idiota de Ben Jamison, quien no puede mantenerse lo suficiente sobrio para llevarte a casa, y luego deambulas en el bosque, en la oscuridad, y eres manoseada por Dietrich. Quizás tú eres la del problema. ―Su voz era baja pero amarga y maliciosa.


¿Estaba enojado conmigo? Oh, demonios no. Me giré en mi asiento y lo miré directamente. ―Si recuerdas, tenía la situación bajo control. ―Traté de mantener mi voz calmada―. Cualquier favor que creas que estabas haciéndome solo satisfizo tu propia ira. Déjame fuera de ello. Chupó sus mejillas y continúo por la autopista. Al mirar al velocímetro, mis ojos saltaron cuando noté que Jared estaba conduciendo por arriba de ciento veinte kilómetros por hora. ―Disminuye la velocidad ―ordené. Ignoró mi suplica y sujetó el volante más fuerte. ―Van haber situaciones que no podrás manejar, Tate. Nate Dietrich no iba a tomar muy bien lo que le hiciste esta noche. ¿Pensaste que iba a ser el final eso? Él pudo haber venido tras de ti otra vez. ¿Sabes cuántas ganas tenía Madoc de hacer algo después de que rompiste su nariz? Él no quería lastimarte, sino quería contraatacar.

162

¿Por qué no lo hizo entonces? Madoc había sido humillado, sin duda, en la fiesta hace más de un año cuando rompí su nariz. Pero solo lo dejó pasar, o eso pensé, y no había buscado venganza. Gracias a Jared. Supongo que Nate Dietrich no buscaría retribución tampoco. No con Jared involucrado. Sentí la gravedad jalar mi cuerpo hacia el otro lado del auto, y mi corazón latió salvajemente cuando vi que Jared no estaba disminuyendo la velocidad mientras rodeábamos la suave vuelta. ―Necesitas bajar la velocidad. Jared resopló. ―No, no lo creo, Tate. Querías la experiencia de la secundaria completa, ¿cierto? ¿Novio futbolista, sexo casual, comportamiento imprudente? ―Me provocó con su sarcasmo. ¿De qué estaba hablando? Nunca quise esas cosas. Solo quería ser normal. Y entonces apagó sus luces. Oh, Dios. El camino estaba negro, y no podía ver más de un metro de distancia frente a nosotros. Afortunadamente, había reflectores que separaban nuestro carril del


tráfico que venía, pero los caminos de campo estaban ocupados con venados y otros animales, no solo tráfico. ¿Qué demonios estaba haciendo él? ―¡Jared, detente! ¡Enciende las luces! ―Sujeté una mano en el tablero mientras giraba para confrontarlo. Estábamos pasando zumbando por el camino a una temerosa velocidad, y un bulto se formó en mi garganta. El tatuaje en su brazo se asomó por su camiseta, y se estrechó con sus músculos tensándose mientras sujetaba la palanca de cambios. Mis piernas estaban débiles, y por primera vez en mucho tiempo, estaba demasiado asustada para pensar. ―¡Jared, detén el auto ahora! ―grité―. ¡Por favor! ―¿Por qué? ¿No es esto divertido? ―La voz de Jared era perturbadoramente calmada. Nada de esto lo asustaba, o siquiera lo emocionaba―. ¿Sabes cuántas cabezas huecas chillando he tenido sentadas en ese asiento? Ellas lo aman. ―Sus cejas se contrajeron juntas mientras me miraba con asombro fingido. Me estaba provocando.

163

―¡Detén. El. Auto! ―grité, mi corazón latiendo con miedo. Nos iba a matar. Jared giró su cabeza para enfrentarme. ―¿Sabes por qué no te gusta esto? Porque no eres como ellas, Tate. Nunca lo fuiste. ¿Por qué crees que mantuve a todos lejos de ti? ―Su voz sonaba enojada, pero clara. No estaba ebrio, al menos no pensaba que lo estuviera, y esto era más emociones de las que había experimentado de él en años, excepto por la noche del beso. ¿Él mantuvo a todos alejados de mí? ¿Qué quería decir eso? ¿Por qué? Las llantas rechinaron ante el sonido de otra curva, y derivamos al otro carril. Estaba respirando tan rápido como el auto estaba acelerando ahora, estaba segura. ¡Íbamos a golpear algo o volcarnos! ―¡Detén el maldito auto! ―grité con toda la fuerza de mis pulmones, golpeando mis puños en mis muslos antes de golpearlo en el brazo. La última cosa que quería hacer era distraerlo, conduciendo a una velocidad como esa, pero funcionó. Jared golpeó los frenos, usó algunas palabras dirigidas hacia mí y cambió de velocidad al desviarse hacia el lado de la carretera y se detuvo. Salí del auto, y Jared saltó fuera al mismo tiempo. Ambos nos inclinamos sobre el techo, ojo a ojo.


―Vuelve al auto. ―Los dientes de Jared estaban a la vista mientras gruñía. ―¡Pudiste habernos matado! ―Mi garganta se apretó, y me di cuenta de que sus ojos miraron sobre mi top roto que había salido de la camisa de botones que aún llevaba. ―¡Vuelve al maldito auto! ―Golpeó la palma de su mano en el techo, sus ojos encendidos. ―¿Por qué? ―pregunté, lágrimas amenazando. ―Porque necesitas ir a casa ―escupió como un “duh”. ―No. ―Sacudí mi cabeza―. ¿Por qué mantuviste a todos lejos de mí? ―Él comenzó esta conversación, y yo tenía cada intención de terminarla. ―Porque no pertenecías al resto de nosotros. Aún no lo haces. ―Los ojos de Jared se entrecerraron con disgusto, y mi corazón se hundió. Estaba siendo deplorable como siempre. Lo odio.

164

Sin otro pensamiento, me escabullí dentro y sujeté las llaves de Jared fuera del encendido. Rodeando la puerta del auto, corrí unos metros adelante y desabroché el giro en el llavero ovalado. Sacando una de las llaves, la sostuve en un puño cerca de mi cara. ―¿Qué estás haciendo? ―Se acercó lentamente, molestia evidente en sus ojos. ―Un paso más, y vas a perder una de tus llaves. No estoy segura si es la llave del auto, pero eventualmente llegaré a esa. ―Cargué mi brazo detrás de mi cabeza, lista para lanzarla en cualquier segundo. Él se detuvo―. No voy a entrar a tu auto. Y no voy a dejarte ir. No nos moveremos de este lugar hasta que me hayas dicho la verdad. Sudor mojó mi frente, incluso con la temperatura debajo de los quince. Labios fruncidos, esperé a que comenzara. Pero no lo hizo. Parecía estar trabajando algo en su mente, pero no estaba dispuesta a darle tiempo para pensar alguna mentira para distraerme. Cuando alcé mi brazo para lanzar la llave, sus ojos fueron con impotencia entre mi puño y yo, mientras levantaba su mano haciendo seña de que me detuviera. Después de un momento más de duda, finalmente dejó salir un suspiro de derrota y encontró mi mirada. ―Tate, no hagas esto.


―No es la respuesta que estaba buscando. ―Y lancé una de sus llaves en los arbustos al lado de la carretera. ―¡Demonios, Tate! ―dijo bruscamente, mirando nerviosamente entre el bosque oscuro donde su llave había desaparecido y yo. Rápidamente desenganché otra llave y lancé mi mano detrás de mi cabeza lista para lanzarla en cualquier segundo. ―Ahora, habla. ¿Por qué me odias? ―¿Odiarte? ―Jared respiró pesadamente y sacudió su cabeza―. Nunca te odié. ¿Qué? Estaba impresionada. ―Entonces, ¿por qué? ¿Por qué hiciste todas las cosas que has hecho? Dejó salir una risa amarga, sabiendo que estaba acorralado.

165

―El primer año, escuché a Danny Stewart diciendo que iba a invitarte al baile de Halloween. Me aseguré que nunca lo hiciera, porque también les dijo a sus amigos que no podía esperar para descubrir si tus pechos eran más que un puñado cado uno. Me estremecí en disgusto. ―Ni siquiera pensé dos veces en mis acciones. Esparcí ese rumor acerca de Stevie Stoddard, porque no encajabas con Danny. Era un idiota. Todos lo eran. ―¿Así que pensaste que estabas protegiéndome? ¿Pero por qué harías eso? Ya me odiabas para ese momento. Eso fue después de que regresaras de casa de tu papá por el verano. ―Mi confusión brotó con cada silaba. Si nuestra amistad había terminado para ese punto, y no se preocupaba por mí, ¿entonces por qué le importaba protegerme aun? ―No estaba protegiéndote ―dijo Jared como un hecho, sujetándome con su caliente mirada―. Estaba celoso. Aleteos atacaron mi vientre. Se sentía como si algo estuviera dando vueltas a un desagüe en mi estómago, el hormigueo yendo más lejos y más abajo. Apenas lo noté avanzando poco a poco, acechando más cerca mientras trataba de recuperar el aliento. ―Llegamos a la escuela secundaria, y de repente, tenías a todos estos chicos que les gustabas. Lo manejé de la única manera que sabía. ―¿Intimidándome? Eso no tiene sentido. ¿Por qué no hablaste conmigo?


―No podía. ―Limpió su frente antes de meter su mano en su bolsillo―. No puedo. ―Lo estabas haciendo bien hasta ahora. Quiero saber por qué todo esto comenzó en primer lugar. ¿Por qué querías lastimarme? ¿Las bromas, el vetarme de las fiestas? Eso no era sobre los chicos. ¿Cuál era tu problema conmigo? ―lo acusé. Sus mejillas se inflaron al suspirar. ―Porque tú estabas ahí. Porque no podía lastimar a quien quería herir, así que te lastimé a ti. Eso no puede ser. Tiene que haber más. ―Era tu mejor amiga. ―La frustración empujó la paciencia más lejos de mí―. Todos estos años... ―Mi voz se interrumpió apenas conteniendo las lágrimas que se agrupaban en mis ojos.

166

―Tate, tuve un verano de mierda con mi padre ese año. ―Su voz sonaba más cerca―. Cuando regresé, no era el mismo chico. Ni siquiera cerca. Quería odiar a todo el mundo. Pero contigo, todavía te necesitaba en cierto modo. Necesitaba que no me olvidaras. ―La voz de Jared nunca se quebró, pero me di cuenta de que había remordimiento en su tono. ¿Qué le había pasado? ―Jared, me he preguntado una y otra vez en mi cabeza qué podría haber hecho para que actuaras como lo hiciste. ¿Y ahora me dices que todo fue sin motivo? ―Miré hacia arriba para mirarlo a los ojos. Su cuerpo se acercó un poco más, pero no me importaba. Quería escuchar más. ―Nunca fuiste empalagosa o una molestia, Tate. El día que te mudaste al lado pensé que eras la cosa más hermosa que jamás había visto. Joder, te amaba. ―Lo último fue apenas un susurro mientras sus ojos cayeron al suelo―. Tu padre estaba descargando el camión de mudanzas, y miré por la ventana de mi sala de estar para ver qué era el ruido. Allí estabas, andando en bicicleta en la calle. Llevabas un mono con una gorra de béisbol roja. Tu cabello se derramaba por la espalda. ―Jared no me miró a los ojos en su confesión. Nos mudamos a una nueva casa en la ciudad después de que mi madre murió. Recordé haber visto a Jared por primera vez en el día. ¿Se acordó de lo que llevaba puesto? Te amaba. Una lágrima se derramó y cerré los ojos.


―Cuando recitaste el monólogo esta semana, yo... ―se desvió con un suspiro―. Sabía que entonces realmente había llegado a ti, y en lugar de sentir alguna satisfacción, estaba enojado conmigo mismo. Quería odiarte todos estos años, quería odiar a alguien. Pero no quiero hacerte daño, y no me di cuenta de eso hasta el monólogo. De repente, él estaba delante de mí. Ladeando la cabeza hacia un lado, con los ojos brillantes buscando los míos. No sabía lo que buscaba, y no sabía lo que quería revelar. Lo odiaba por los años de tormento. Tiró todo lo que tenía porque estaba enojado con otra persona. Agujas perforaron mi garganta mientras luchaba por contener las lágrimas. ―No me estás diciendo todo. ―Mi voz se quebró, mientras alcanzaba mi mejilla y limpiaba la lágrima con el pulgar. Sus dedos largos y musculosos eran cálidos sobre mi piel. ―No, no lo hago ―su susurro ronco provocó un hormigueo que se extendía por encima de mi cuerpo, o tal vez era su pulgar acariciando círculos en mi mejilla. Me estaba mareando con todo lo que había sucedido esa noche.

167

―Las cicatrices en la espalda. ―Me ahogué, mis ojos revoloteando con la sensación de su tacto―. Dijiste que tuviste un mal verano, y que cuando volviste querías odiar a todo el mundo, pero no has tratado tan mal a cualquier otro... ―¿Tate? ―Sus labios estaban a centímetros de los míos, y su cuerpo irradiaba calor―. No quiero hablar más esta noche. Parpadeé y me di cuenta de cómo su cuerpo me había atraído. O tal vez yo lo había atraído a él. Éramos como los aspectos positivos de imanes gemelos de nuevo. Estaba tan cerca, y él había cerrado la distancia entre nosotros y sin que me diera cuenta. No se va a librar tan fácilmente. ―¿No quieres hablar más? ―escupí, sin poder creer lo que oía―. Bueno, yo lo hago. ―Y me di la vuelta para poner en marcha otra llave en el aire, pero los brazos de Jared salieron rápidamente en círculos alrededor de mi cuerpo, capturándome desde atrás. Me faltaba el aliento, mientras intentaba retorcerme y ser libre. Los pensamientos se arremolinaban en mi cabeza, y era difícil adherirme a uno solo. Nunca me había odiado. ¡Yo no había hecho absolutamente nada! A pesar de que sabía que, una parte de mí siempre pensó que tenía que haber una razón. ¿Y ahora él no quería terminar su historia? ¡Necesitaba saber! Sus brazos sólidos me aseguraron, su aliento era caliente contra mi cabello mientras luchaba por salir de sus brazos.


―Shhh, Tate. No voy a hacerte daño. Nunca te haré daño de nuevo. Lo siento. ¡Al igual que eso va a borrar todo! ―¡No me importa que lo sientas! Te odio. ―Mis manos agarraron sus antebrazos, que se apoyaban sobre mi pecho mientras trataba de dar un tirón y soltarlos. Mi enojo se volvió rabia con sus juegos de mente y la mierda, y estaba enferma de la vista de él. Su poder sobre mí disminuyó mientras usaba sus manos para agarrar las llaves de mi puño. Me soltó y di un paso adelante antes de darme vuelta para mirarlo. ―No me odias ―afirmó―. Si fuera así, no estarías tan molesta. ―El giro engreído en su tono hizo que mi cuerpo se pusiera rígido, pero sentí alivio cuando sentí el escozor de las uñas que se enterraban en mi piel. ―Ve a joderte a ti mismo ―solté y comencé a caminar.

168

¡Como el infierno iba a tomar la delantera! Él quería que le perdonara en una sola noche por años de vergüenza y tristeza, y luego asumía que me preocupaba por él. Pensó que iba a salir de esta indemne. ¡Qué idiota colosal! La siguiente cosa que supe, era que mis pies estaban siendo arrastrados fuera de la tierra, y estaba al revés. Jared me había arrojado sobre su hombro, y todo el aire que quedaba en mi cuerpo salió expulsado cuando sus huesos se clavaron en mi estómago. ―¡Ponme abajo! ―El calor de la ira era como una llama de fuego que cubría mi piel. Le di una patada con mis pies y golpeé su espalda, pero él simplemente me abrazó fuertemente por la parte trasera de las rodillas, mientras caminaba hacia el camino por el que habíamos venido. Sabía que mi falda no cubría nada en esta posición, pero estábamos solos aquí, y realmente no me importaba de todos modos, en mi estado de ánimo. ―¡Jared! ¡Ahora! ―le ladré. Como si cumpliera mis órdenes, Jared me enderezó, aterrizando en una posición sentada en el capó de su coche. Todavía estaba caliente bajo mis muslos de cuando había sido conducido, pero el calor no era un alivio bienvenido, ya que ya estaba ardiendo de furia. Jared se inclinó lentamente, probablemente con miedo de que le golpeara, y colocó las manos a ambos lados de mí. Sus piernas estaban entre las mías, y de inmediato me vino el recuerdo de la última vez que estuvimos en esta posición.


―No trates de escapar ―advirtió―. Como recuerdas, puedo mantenerte aquí. Aspiré una bocanada de aire. Sí, me acordaba. Mis dedos se cerraron al pensar en aquel beso, pero sabía que no podía volver a suceder. ―Y yo sé cómo usar gas pimienta y romper narices. ―Mi voz sonaba como un pequeño ratón patético, chillón y apenas audible. Me apoyé en mis manos para mantener la mayor distancia posible, pero mi corazón latía con fuerza, como los rastrillos de Mallow. ―No soy Nate o Madoc ―amenazó―. O Ben. Y su significado no pasó desapercibido para mí. No me sentía atraída por ellos, y él lo sabía. Se inclinó más cerca, sus ojos negro-marrones haciendo que mi cuerpo quiera hacer cosas que mi cerebro sabía que no debería. Sus labios estaban a unos centímetros de los míos, y podía oler su aliento a canela.

169

Lo odio. Lo odio. ―No lo hagas ―le susurré. Sus ojos buscaron los míos. ―Te lo prometo. No a menos que lo pidas. Su boca cayó a un lado y suavemente rozó mi mejilla. El placer no deseado escapó de mi garganta, y solté un pequeño gemido. ¡Maldita sea! Nunca me besó. Él nunca puso sus labios o me probó. Su boca sólo se deslizó a lo largo de mi piel dejando un delicioso rastro de deseo y necesidad. Por mi mejilla, sus labios aterciopelados acariciaban mi piel antes de pasar a través de mi hueso de la mandíbula y luego descendieron hasta el cuello. Cerré los ojos, saboreando las nuevas sensaciones. Nunca había hecho el amor antes, y sin duda nunca lo hice con nadie que me hiciera sentir así. Diablos, ni siquiera me besaba, y estaba luchando por no rendirme. Cuando sus labios se movieron sobre mi oreja, me preguntó: ―¿Puedo besarte ahora? Oh, Dios. No. No. No.


Pero no estaba diciendo eso. No dije nada. Ceder parecía dejarle ganar. Y decirle estaba fuera de cuestión, también. No quería que se detuviera. Se sentía muy bien. Como una montaña rusa multiplicada por cien. Sus labios se movieron hacia atrás sobre mi mejilla, cada vez más cerca de la boca. ―Quiero tocarte. ―Sus palabras fueron contra mis labios ahora―. Quiero sentir lo que es mío. Lo que siempre ha sido mío. Oh, dulce Jesús. Esas palabras no me deberían encender. Pero el infierno santo, lo hicieron. Mi boca se estremeció con el deseo de tomarlo. Probé el aliento y quería capturar y probar todo de él. Quería cumplir mi necesidad. Pero mis ojos se abrieron de golpe cuando me di cuenta de que iba a cumplir con su necesidad, también. Mierda.

170

Me mordí en la esquina de la boca para ahogar el dolor entre mis piernas, y usé mis músculos débiles para empujarlo lejos. Apenas podía mirarlo a los ojos. Sabía que había llegado a mí. Tenía que saberlo. ―Aléjate de mí. ―Salté del auto y caminé hacia el lado del pasajero. Escuché su risa detrás de mí. ―Tu primero


Capítulo 25 Mis ojos se agitan y se abren con el repentino escalofrío. Estoy en la cama, pero una corriente acaricia mi cuerpo. ¿Están abiertas mis puertas francesas? Mirando a mi alrededor, amplío mis ojos por la sorpresa cuando me doy cuenta de que Jared está parado a los pies de mi cama con mi manta en la mano. ―¿Jared? ―Me limpio los ojos y lo miro inquisitivamente. Mis brazos suben para cubrir mi pecho, que no es nada discreto bajo una camisola blanca. ―No ―me manda su voz ronca―. No te cubras.

171

No sé por qué obedezco. Dejo que mis brazos caigan a mi lado a la cama. La intensa mirada de Jared recorre cada centímetro de mi cuerpo mientras deja caer la manta al suelo. Mi piel quema con su hambrienta observación, y parece que no puedo obtener suficiente aire. Su pecho desnudo brilla en la luz de la luna que entra por mi ventana. Lleva pantalones negros, que cuelgan bajo sus fuertes caderas estrechas. Inclinándose, envuelve sus dedos alrededor de mis tobillos y suavemente los separa. Mis piernas, que están ligeramente dobladas en la rodilla, ahora se extienden y no esconden nada, excepto lo que está cubierto por mi pantalón corto de chico color rosa. Flexionando una rodilla sobre la cama, él se inclina hasta que cada una de sus manos cae a cada lado de mis caderas. Mientras mis rodillas tiemblan de excitado nerviosismo, veo como sumerge su cabeza y besa la parte superior de mi muslo. Suspiro al sentir sus labios, suaves y cálidos, contra mi piel. Los saltos en mi estómago no son nada comparados con el latido en mi interior. ¿Por qué no lo estoy deteniendo? Tengo miedo de dejar que continúe, pero estoy completamente asombrada por las sensaciones vertiéndose sobre mi cuerpo. Lo observo en silencio mientras arrastra más besos, dirigiéndose hacia adentro. El cabello en la parte superior de su cabeza cepilla mi sexo, y yo agarro la sábana de la cama para no envolver mis piernas alrededor de su cuerpo y presionarlo contra mí. Su lengua toca mi muslo con el siguiente beso, y el abrasador calor de su boca casi hace que me caiga de la cama. Enhebro mis manos por su cabello, incapaz de controlarme. ―Jared ―suplico.


Él se cierne sobre mí, mirándome a los ojos con fuego y necesidad. Mientras que su cabeza sigue estando en alto, sin romper el contacto visual, sus caderas se encuentran con las mías, y comienzan a moverse una contra otra. Lo siento endurecerse través de sus pantalones, y me gusta provocarle eso. Mis ojos se cierran por el placer que hierve en mi sangre y mi necesidad por él crece con la fricción de su erección frotándose entre mis piernas. ―No te detengas ―jadeo, el latido se hace más intenso dentro, y sé exactamente donde necesito que él esté. Necesito más de él. ―Eres mía, Tate. ―La mano derecha de Jared sostiene un lado de mi pecho, debajo de mi brazo, y su pulgar acaricia mi pecho. ―Por favor. ―Entre su dedo en mi pezón y el pulso entre mis muslos cada vez más rápido con nuestro ritmo creciente, cierro los ojos, delirando de deseo. Nuestros cuerpos se mueven en un frenesí, y tomo una respiración tras otra para mantener el ritmo. No sé cuánto tiempo esto puede continuar, pero sé que estamos construyendo algo dulce.

172

―Di que eres mía ―ordena Jared mientras muele en mí, más fuerte. Maldición, se siente bien. Él baja sus labios a los míos mientras nos respiramos el uno al otro. Él huele a lluvia, viento y fuego. ―Yo... ―Mi voz está perdida. Sólo necesito unos segundos más. Oh, Dios. ―Dilo ―suplica Jared contra de mis labios, nuestros cuerpos están alineados ahora. Lo agarro por las caderas y lo tiro hacia mí tanto como la ropa lo permite. Mi cuerpo comienza a tener espasmos, y contengo la respiración esperando que venga. ―Dilo ―susurra Jared en mi oído. Tiro mis caderas contra él y con voz entrecortada digo: ―Soy tuya. ―Escalofríos se disparan a través de mi centro y siguen a través de mi vientre y por mi cuerpo. Una oleada de placer se derrama sobre mi cuerpo como vibraciones bajo mi piel. Nunca he sentido nada como esto antes. Y quiero más de ello. A medida que el dulce pulso entre mis piernas palpitaba, mis ojos se abrieron. Miré a mi izquierda y derecha antes de sentarme en mi cama. La luz del sol brillaba a través de la ventana de mi habitación, y me di cuenta de que estaba sola. ¿Qué demonios? Me di la vuelta, segura de que encontraría a Jared allí. Pero no. Nada. Ningún Jared. Ninguna luz de luna. Me había ido a dormir en mi pantalón de pijama y


camiseta negra. Mis sábanas estaban sobre mi cuerpo. Jared nunca había estado aquí. Pero el orgasmo había sido real. Todavía sentía mi cuerpo temblando en el interior con la excitación que él, o más bien el sueño de él, causó. Mis músculos, débiles por la tensión, apenas me mantenían sentada en la cama. Me caí de nuevo en la almohada y dejé escapar un suspiro exasperado. Eso había sido increíble, ¡pero no podía creer que realmente había ocurrido! Había oído hablar de que los chicos tienen sueños húmedos, pero no las chicas. Tate, eres una psicótica. Fantasear sobre ese idiota era enfermo. Tomé respiraciones largas y profundas para calmarme. Todo fue porque él había estado mucho en mi mente. Nada más. No había sido adecuadamente besada en meses, no desde las pocas citas que había tenido en Francia. Jared se había metido debajo de mi piel la noche anterior, pero sin importar lo mucho que me encendía, tenía que recordar que él estaba fuera de los límites. Disculparse por tratarme como basura no era suficiente. No confiaba en él, y nunca lo haría.

173

No sin toda la historia. Él también tenía demasiado control sobre mi cuerpo, y eso tenía que cambiar. Anoche, después del no-beso, Jared me había llevado a casa sin decir una palabra. Se había ido conduciendo después de dejarme, y ahora estaba agotada por quedarme despierta hasta las dos de la mañana preguntándome acerca de sus últimas palabras para mí. Tú primero. ¿Él quería decir que no podía permanecer lejos de él? Atrevido hijo de puta. ―¿Estás levantada, Tate? ―Mi abuela asomó la cabeza a través de mi puerta. Me arrastré bajo las sábanas cuando entró en la habitación, e hice una mueca interna, preguntándome si había hecho algún ruido sospechoso en voz alta durante el sueño. ―Uh, sí. Acabo de despertar. ―Sentándome, pegué una inocente sonrisa en mi cara. ―Bueno. Será mejor que te vistas. Tengo el desayuno abajo. Es necesario que te des prisa si vamos a llegar a tu reunión a tiempo. ―Ella asintió y agitó su mano en un movimiento de “sal de la cama” mientras yo trataba de recordar de qué estaba hablando. ¿Reunión? ―Vamos. Ponte en marcha. ―Aplaudió antes de girarse y salir.


Mirando el reloj, me di cuenta de que había olvidado poner la alarma anoche. ¡Mi reunión! La razón por la que había dejado que Jared me trajera en primer lugar. ¡Debería haberme levantado hacía media hora! Afortunadamente, mi abuela me estaba dando un aventón y se quedaría a observar antes de volver a su casa hoy. Mañana, estaría sola otra vez. Quitándome las sábanas, corrí a mi armario y me puse mi pantalón, sujetador deportivo y camiseta sin mangas. Me pondría la camiseta del equipo cuando llegara allí, así que la metí en mi bolsa de lona con mis calcetines. Agarrando mis zapatos y una coleta para el cabello, bajé las escaleras y llené un plato desechable con un poco de pan tostado y rodajas de fruta. ―Siéntate y come. ―La abuela señaló la silla. ―Voy a comer en el auto. No me gusta llegar tarde. ―Metí un par de barras de cereal y botellas de agua en la bolsa antes de dirigirme a la puerta―. Vamos ―le dije, ignorando su mirada.

174

Lo último que quería hacer esta mañana era estar sentada al otro lado de la mesa con mi abuela y tratar de tomar el desayuno, a sabiendas de que había entrado en mi habitación minutos después de que había tenido un orgasmo.

* * *

Incluso con tan poco sueño como el que había tenido, la oportunidad de gastar un poco de energía y frustración demostró ser útil en el encuentro. Mi equipo participó en una competición en la que logramos el segundo lugar, y también competí en una carrera individual que abarcaba unos pocos kilómetros a través de un área recreativa cercana. Los altos muros de la cantera que nos rodeaba, y la densa población de árboles hacían que el espacio del camino se sintiera agobiante. Y así era como lo quería hoy. No podía imaginar que estaba sola, así que era difícil dejar que mi mente vagara fuera de la carrera. Llegando segunda otra vez, sonreí mientras mi abuela sacaba foto tras foto. Estaba contenta de que estuviera aquí para ver mi carrera, probablemente por última vez en mi carrera de la secundaria. A pesar de que mi padre se la perdió, y ahora lo echaba de menos aún más. Había sido difícil lidiar con el hecho de que mi mamá no estaba cerca de los acontecimientos importantes, pero realmente quería a mi padre hoy. Después de chilidogs en Mulgrew, ella nos llevó a casa.


―Voy a echarte de menos. Le dije a tu padre que estaría de vuelta en Navidad, sin embargo. ―La abuela empacó hasta la última de sus pertenencias y colocó todo junto a la puerta principal. ―Estaré esperando por eso. Y voy a echarte de menos también. ―Así que, ¿quieres decirme sobre anoche? ―Ella apartó la mirada de su bolso mientras comprobaba para asegurarse de que tenía todo. Mi corazón dio un vuelco. ―¿Anoche? ―Podría sincerarme con ella, pero en cambio, opté por jugarla de ignorante. No tenía idea de por dónde empezar sobre anoche. ―Sí. ¿Un auto negro de aspecto peligroso, similar al del chico de al lado, te dejó en casa después del toque de queda? ―preguntó con ojos risueños. Claramente, no estaba demasiado preocupada.

175

―Sssí ―dije estirándolo dramáticamente―. Jared me dio un aventón. Estábamos en la misma fiesta. No es gran cosa. ―Mis ojos se apartaron de mis zapatos, mientras mis omisiones hacían que me sintiera culpable. Había más que decirle, mucho más, pero como siempre, opté por mantener mis problemas con Jared tranquilos. Y ahora había toda una nueva lata de gusanos que resolver: sus besos y mis sueños sucios. Se quedó allí por un momento estudiándome mientras yo continuaba actuando inocente. ―Bueno, si tú lo dices. ―Enganchó su bolso sobre su hombro―. ¿Te acuerdas de las reglas sobre cerrar? Asentí. ―Bien. Bueno, dame un abrazo. Ella extendió los brazos, y me envolví a su alrededor, inhalando su aroma a perfume y loción una vez más. Levanté una de sus maletas y me dirigí hacia su auto. ―Nos vemos en poco tiempo ―le aseguré viendo que llevaba un pañuelo a sus ojos. ―En nada de tiempo ―sollozó―. Pon algunas decoraciones de Halloween. Te animará, si te sientes sola. ―¿Ya? ―Es octubre. ―Se rió―. Es el tiempo para Halloween, Tate.


¿Octubre? No me había dado cuenta. Mi cumpleaños se acercaba. Después de que mi abuela se fue, le envié un mensaje de texto a K.C. Después de todo lo que pasó ayer por la noche, no había tenido la oportunidad de hablar con ella. ¿Cómo va todo? Bien. Siento no haber podido llegar a la reunión. Ocupada, respondió un minuto después. Así que... ¿tú y Liam?, pregunté. Una parte de mí esperaba que ella y Liam estuvieran juntos de nuevo. Me sentía culpable. Sólo una mala persona besaría al hombre con el que su mejor amiga estaba saliendo, y estaba preocupada por cómo iba a decirle. Si ella y Liam estaban juntos de nuevo, ¿tal vez no necesitaba decirle la verdad? No juzgues, respondió. El alivio me inundó. Estaban juntos de nuevo. Nunca. Si eres feliz...

176

Lo soy. Sólo espero poder confiar en él. Ella todavía tenía dudas, y con razón. Yo no creo que pudiera volver con un tipo que me engañó, pero por otra parte, nunca había estado enamorada. Supongo que no sabría nada hasta que lo viviera. Puede que nunca tengas certeza, pero siempre y cuando él valga la pena. Escribí. Creo que sí... así que Jared es todo tuyo. ¡¿Qué?! Los golpes en mi pecho realmente dolían. Al parecer, me tomé demasiado tiempo ahogándome en mi propio sudor, porque ella envió un mensaje de nuevo. No te preocupes, Tate. Nunca fue mío de todos modos. No podía responderle. ¿Qué iba a decir? ¿Gracias? Jared no era suyo, y definitivamente no era mío. Él dejó en claro que no pertenecía a nadie. ¿Jared se estaba conteniendo con ella por mi culpa? ¿Es por eso que ella dijo lo que dijo? Pasé el resto del fin de semana haciendo algo para mantener mi mente lejos de Jared. Sábado y domingo estuve limpiando la casa, lavando el Bronco, haciendo la tarea, escribiendo los procedimientos de mi experimento, y evitando los mensajes de textos de Ben y K.C.


Necesitaba estar sola, y no estaba segura de poder mantener en secreto lo que pasó entre Jared y yo. K.C. merecía saber que lo había besado, pero no quería que nadie lo supiera, así que opté por evitar a todos. Incluso a mi padre cuando llamó. Ben merecía mi silencio, aunque él había llamado y enviado mensajes de texto varias veces para pedir disculpas. Si me hubiera llevado a casa como había prometido, entonces no me habría metido en ese lío con Nate. Honestamente, Ben probablemente era un tipo muy decente, a pesar de su comportamiento en la hoguera. Pero el problema seguía estando: no sentía fuegos artificiales estallando en mi estómago cuando me besaba. No sentía nada. Jared era como el cuatro de julio... por todo mi cuerpo.

* * *

177

Cuando salí de la clase de francés el lunes por la mañana, inmediatamente me detuve. Madoc estaba al otro lado del pasillo, inclinado contra los casilleros, mirándome con una sonrisa tonta. ―Oye, Pequeña Corredora de Velocidad. ―Él se paseó mientras los chicos detrás de mí se agolpaban contra mi espalda tratando de salir de clase. Puse los ojos en blanco, no estaba lista para otra irritación. Ya esta mañana, había llegado tarde a la escuela después de salir de la casa para encontrar que el Bronco tenía una rueda pinchada. El Dr. Porter me había enviado un correo electrónico para decirme que el laboratorio estaba fuera de los límites mañana por la tarde. Y la gente había estado hablándome todo el día sobre la carrera del viernes por la noche. Tan positiva, como era esa atención, era como si alguien raspara sus dientes con un tenedor. No quería que me recordaran cómo el viernes por la noche había pasado de bueno a malo, luego bueno otra vez, y luego a peor. La semana comenzaba dura y no estaba de humor para Madoc el imbécil. ―¿Qué quieres? ―murmuré, pasándolo por el pasillo. ―Bueno, es un placer verte, también. ―Parecía estar conteniendo su habitual ser siniestro. No estaba haciendo insinuaciones o tratando de toquetearme. Sólo me miraba, casi tímidamente, con su sonrisa ridículamente divertida. Ignorándolo y haciendo una línea recta hacia mi casillero, sentí ganas de patear algo cuando Madoc sólo aumentó su velocidad para mantener su paso con el mío.


―Oye, quiero que sepas que quedé muy impresionado con tu forma de conducir la noche del viernes. Y oí que llegaste en segundo lugar en los tres kilómetros. Parece que tuviste un gran fin de semana. No, en realidad, estoy completamente tensa. No había visto a Jared para nada desde el viernes. Su casa parecía abandonada hasta ayer por la noche cuando oí el rugido de su motor arrastrándose por el camino. No lo había visto hoy tampoco. Y lo estaba buscando. Estaba más irritada por eso que por nada más. ―Dilo de una vez, Madoc. ¿Qué asquerosa broma humillante estás tramando para mí hoy? ―Al llegar a mi casillero, ni siquiera gasté una mirada en él mientras tiraba mi bolso y los libros. ―No tengo absolutamente nada en mi manga, Tate. De hecho, he venido a pedirte perdón. ―Madoc tomó mi mano, y giré mi cara para mirarlo. Puso su mano sobre su corazón e hizo una profunda reverencia. Oh, ¿ahora qué?

178

Mirando alrededor para ver la inundación de estudiantes en el salón, todos embobados mirando a Madoc Caruthers haciendo su gran gesto, le di un manotazo en la espalda. ―¡Levántate! ―susurré-grité mientras las personas que nos rodeaban se reían y murmuraban entre sí. ¡¿Qué estaba tramando?! El pavor me apretó el estómago. ―Realmente lo siento por todo lo que te he hecho. ―Madoc levantó su cuerpo de nuevo hacia mí―. No tengo ninguna excusa. No es lo mío hacer mis enemigos a las chicas guapas. Eso has dicho. ―Lo que sea. ―Me crucé de brazos, lista para ir a buscar el almuerzo―. ¿Eso es todo? ―En realidad, no. ―Él movió las cejas―. ¿Esperaba que fueras al baile de Bienvenida conmigo?


Capítulo 26 Mis músculos se tensaron. De inmediato comencé a explorar el pasillo para ver si alguien se reía, una señal de que todo esto era una broma. Pero ninguno de los amigos de Madoc estaban alrededor para presenciar la broma, y Jared no estaba a la vista. Volviendo a Madoc, le clavé la mirada. ―¿De verdad esperas que caiga en eso? ―¿Caer en qué? ¿Mi encanto y mi asombroso cuerpo? Absolutamente. Su sarcasmo no hizo nada para aliviar mi desconfianza. Puse los ojos en blanco, ya preguntándome por qué demonios me quedaba aquí escuchándolo.

179

―Suficiente. Voy a almorzar. Dile a Jared que no soy tan estúpida. Me di la vuelta y me dirigí a la cafetería. ―Espera. ―Madoc corrió a mi lado―. ¿Crees que esto es una trampa? Sin hacerle caso, seguí caminando. Por supuesto, se trataba de una trampa. ¿Por qué Madoc querría ir al baile de Bienvenida conmigo? ¿Y por qué pensaría que yo diría que “sí”? Habíamos estado peleando por años. ―Tate, Jared probablemente prendería fuego a mi cabello si supiera que estoy hablando contigo, y mucho menos que te invitara a salir. Estoy hablando en serio. Nada de bromas. Ni trampas. Realmente quiero llevarte al baile. Seguí caminando en dirección a la cafetería con la esperanza de que captara la indirecta. Empecé a sentir que me ahogaba. Tenía que alejarse de mí. ―Tate, por favor para. ―Madoc me tocó el brazo. Me di la vuelta para mirarlo, enardecida de cólera. ―Incluso si estás hablando en serio, ¿realmente crees que confiaría en ti? Me has toqueteado, y he roto tu nariz. ¿Me estás invitando a salir? ¿En serio? Esto era el giro de los acontecimientos más tonto que nunca había previsto, y lo que es más. Era una pérdida de tiempo. ―Me doy cuenta de que tenemos una historia interesante ―comenzó Madoc, levantando las manos―, y quiero asegurarte que no estoy invitándote a salir de


una manera romántica. Jared tendría mis bolas si así lo fuera. He sido un idiota, y quiero hacer las paces. Si aún no tienes una cita, me encantaría llevarte y mostrarte que puedo ser un buen tipo. Aww, qué bonito discurso. ―No ―contesté. Su encanto no funcionaba conmigo de la forma en que funcionaba en otras, pero la mirada de asombro en su rostro me dio una pequeña pausa. Una parte de mí quería reír, porque realmente parecía decepcionado. Y una parte de mí estaba preocupada, porque realmente parecía decepcionado. No le debía nada a Madoc, me dije. Después de todo, no debería siquiera estar hablando con él. Pero, de nuevo, después de escuchar su charla con Jared la semana pasada en el pasillo, parecía que él nunca estuvo completamente de acuerdo a la hora de tratar de hacerme daño. Tal vez realmente quería hacer las paces. No importa. No va a suceder.

180

Girando, me dirigí a la cafetería de nuevo cuando en realidad sólo quería salir corriendo por la puerta principal. Apenas era la mañana del lunes, y ya estaba trepando las paredes para salir de aquí. Era cierto que quería ir al baile, y todavía no tenía una cita. E ir con Madoc pondría celoso a Jared. Tal vez quería verlo retorciéndose por mí. Saqué esos pensamientos de mi mente. No vayas allí, Tate.

* * *

―¿Estás pensando en probar para una beca deportiva? ―me preguntó Jess mientras tirábamos los restos de nuestros almuerzos. ―En realidad no. Me gusta correr, pero no estoy segura de si quiero tener ese tipo de compromiso cuando esté en la universidad ―le contesté. K.C. y Liam se había unido a nosotros para el almuerzo, pero habían desaparecido hacía un rato, probablemente debajo de las gradas cerca del campo de fútbol para hablar. Ella parecía feliz, y Liam había sido aún más dulce de lo habitual. Pasaría un largo tiempo antes de que pudiera mirarlo sin pensar en su traición, pero me alegraba de que estuvieran juntos de nuevo. Después de que ellos se fueron, apenas comí algo de mi burrito de pollo. Madoc seguía sonriéndome desde el otro lado de la cafetería.


Ben continuó enviándome mensajes de texto, también. Él quería hablar antes de que el almuerzo hubiera terminado, pero gracias a mis amigos, tenía una excusa para no estar a solas con él. Él había sido estúpido, y si bien yo había sido agraviada, sabía que tendría que hablar con él en algún momento. Incluso si era sólo para decir “seamos amigos”. ―Bueno, estuviste increíble el sábado. ―Jess terminó su jugo antes de arrojar la botella―. Oh, y el viernes, también. No vi la carrera, pero la escuela ha estado zumbando sobre ello. Hiciste que la gente ganara un montón de dinero. Derek Roman estaba realmente enojado, me han dicho. ―Estoy segura de que lo estaba. ―Recogí mi largo cabello hacia arriba en una cola de caballo y sentí un destello de calor perforándome la parte de atrás de mi cuello. Era una locura cómo mi percepción de Jared funcionaba, pero estaba bastante segura de que estaba aquí en alguna parte.

181

Había estado ausente sin permiso durante toda la mañana, no había rastros de su auto o de él. Mantuve mi atención en Jess, a pesar de que la necesidad de darme la vuelta, vibraba por todo mi cuerpo. Después de los dos besos y el sueño, por no hablar de su disculpa, había pensado mucho en él este fin de semana. Antes de que pudiera ceder y buscarlo, me dirigí a la puerta con Jess. Un momento después, me detuve cuando escuché que alguien gritaba mi nombre. ―¡Tatum Brandt! Salté, inmediatamente avergonzada de que la persona gritando, me había hecho el centro de atención de todo el comedor. ―¿Por favor, irías al baile de Bienvenida conmigo? ―preguntó la voz del idiota detrás de mí. Cerré los ojos. Voy. A. Matarlo. Me di la vuelta lentamente para ver que Madoc estaba arrodillado a unos pocos metros de distancia. Él me miraba con sus grandes ojos azules como de cachorro, y me di cuenta que el comedor se había quedado muy callado, mientras otras personas callaban a otros y nos miraban con los ojos abiertos y sin aliento. ―Tienes que estar bromeando ―murmuré y le ofrecí una sonrisa de disculpa a Jess. Caminando de rodillas con pasos cortos divertidos, llegó a nivelarse con mis zapatos e inclinó la cabeza hacia atrás para mirarme hacia arriba. Tomó mi mano entre las suyas. Las chicas se reían, y todo el mundo nos miraba. Sólo Madoc podría librarse con una exhibición llamativa y aún ser considerado viril.


―¡Por favor, por favor! No digas que no. Te necesito. ―Su tono dramático causó un alboroto de risas y cantos animándole más. Mi corazón latía con fuerza. En cualquier momento perdería los estribos con él, y probablemente no tendría la suerte de zafar de la oficina del decano por segunda vez. ―Levántate ―espeté, tirando de mi mano. Mi cabeza daba vueltas con ideas de cómo iba a lastimar a este chico. Ellos nunca encontrarían el cuerpo. ―Por favor, vamos a hacer que funcione. Lo siento por todo. ―Él estaba hablando deliberadamente por encima de las risas para que todo el mundo supiera nuestro negocio. ―Dije que no. ―¡Pero el bebé necesita un padre! ―imploró. Mi corazón se hundió con sus palabras. Oh, Dios mío. No, no, no...

182

Gritos y alaridos hicieron erupción de todos los rincones de la habitación, y el calor se levantó por mi cuello y mi cara. Sentí como si estuviera teniendo una experiencia fuera del cuerpo. Esto no puede estar pasando. ¿Es así como estaba haciendo las paces? ¿Avergonzándome más? Agarró mis caderas y apretó su cara contra mi estómago. ―Te prometo que voy a amar a nuestro hijo ―susurró para que sólo yo pudiera oírlo―. Puedo decirlo más alto, si quieres. ―Está bien, iré. Por ahora ―dije con los dientes apretados―. Pero si me tiras más mierda, te romperé el brazo. Él se levantó, envolvió sus brazos a mi alrededor y me levantó del suelo con un abrazo. Girándome alrededor, todo el mundo aplaudió y silbó, y yo sentí ganas de vomitar. Una vez que estuve de nuevo de pie, le di una palmada en el brazo y salí de la cafetería, sabiendo que no quería ver la expresión en las caras de Jess o Jared.


Capítulo 27 Gracias a Dios, para el tiempo en que la escuela terminó, todo el mundo sabía que la broma de Madoc fue sólo eso… una broma. Al menos el idiota probó ser honorable en corregir el rumor. Todavía no había venido a los términos con el hecho de que dije sí. El baile de bienvenida está todavía a dos semanas, así que con suerte encontraré una manera de salir de esto. Como prueba del último mes, un montón puede suceder en un corto tiempo.

183

Jared no estaba en clase de Temas, así que en lugar de luchar para no mirarlo, tuve que luchar para evitar a Ben mirándome. La vida puede ser una perra. Iba a ir al baile de Bienvenida con la única persona en la escuela que ponía mi piel de gallina, estaba consiguiendo atención de un hermoso, jugador estrella de fútbol que no podría importarme menos, y estaba teniendo sueños húmedos de un potencial sociópata que actúa como que me odia la mayor parte del tiempo. Ocho meses más. ―Hola, Dr. Porter ―Sonreí cansadamente mientras caminaba dentro del laboratorio después de la escuela. Desde que la habitación no estaba disponible para mañana como organizamos, opté por tomar la oferta de trabajar hoy. El entrenador nos dio la tarde libre, así que todo funcionó. ―Hola, Tate ―El Dr. Porter era un ex-hippie de mediana edad que a menudo dejaba su largo, rojizo cabello flotar libre y gotas de café colgando de su desaliñado bigote y barba. Mis primeras clases con él en segundo año eran irritantes. Seguía queriendo poner una servilleta en su cara. ―¿Cuánto puedo quedarme hoy? ―Dejando caer mi bolsa al suelo debajo de mi mesa usual, miro al Dr. Porter. ―Estaré alrededor de al menos una hora, probablemente más. ―Reunió algunos sobres y papeles, tratando de encontrar una manera de agarrar su taza de café, también―. ¿Necesitas algo? ―Iré por mi caja al armario, y sé dónde está todo lo que necesito. ―Bien. Tengo planeado reunirme con el departamento de ciencias, pero es en otro salón. Siéntete libre de venir y conseguirme si necesitas algo. Lo digo en serio. Salón 136B. ―Se dirigió a la puerta.


―Está bien, gracias. ―Agarrando un pesado delantal de vinil del perchero, lo deslicé sobre mi cabeza y lo até alrededor de mi cintura. El lazo rasguñaba en mi espalda en el pequeño espacio donde mis jeans y mi top fallaron en cubrir mi piel. Sacando mis suplementos del closet, casi dejé caer la pesada carga cuando entré de nuevo en el salón. Jared estaba sentado en la mesa del profesor. Diablos. Él se inclinó hacia atrás en la silla con sus manos detrás de su cabeza y uno de sus pies apoyado en el borde de la mesa. Sus ojos no daban nada, pero su mirada estaba enfocada completamente en mí. Eso solo hizo que el calor se levantara a mi cara y un sudor frío rezumó de mis poros. Maldito sea. ¿Por qué tenía que mirar así? La suavidad de sus labios, y su lengua caliente y pesada en mi cuello destellaron a través de mi memoria. Una ansiosa contracción nerviosa empezó entre mis piernas y en verdad quería subir a horcajadas sobre él en esa silla. Mierda. Era una bomba de nervios andante.

184

Sacudí mi cabeza y aparté mis ojos mientras cargaba mi caja a mi mesa. ―Ahora no, Jared. Estoy ocupada. ―Honestamente, eso era la verdad. Necesitaba concentrarme, y tanto como parte de mí quería dar rienda suelta a este drama, necesitaba ser dejada sola. ―Lo sé. ―Su suave voz era extrañamente calmante―. Vine a ayudarte. Dejé de descargar la caja y lo miré con los ojos ampliados. ―¿Ayudarme? ―Mi tono goteó con sarcasmo como si no estaba segura si era una broma de su parte o un intento de sabotaje de mi experimento―. No necesito ayuda. Dejando caer sus brazos, él metió las manos en el bolsillo de enfrente de su sudadera negra. ―No estaba preguntándote si querías ―respondió, rápidamente y con firmeza. ―No, tú sólo asumiste. ―Continué descargando mis materiales, evitando sus ojos. Ese maldito sueño seguía pasando a través de mi mente. Y estaba asustada de que iría algo lejos si lo miraba. ―No del todo. Sé lo que puedes hacer. ―Había risa en su voz, y no me perdí el doble significado de ese comentario―. Pensé que si vamos a ser amigos, esto podría ser un buen lugar para empezar. Saliendo de la silla, él caminó hacia mí. Respiré dentro y fuera lentamente.


Sólo toma el vaso de precipitados y el matraz de ponlos abajo lentamente. Lindo y lento. ―Quiero decir, no es como que vamos a ser capaces de volver a subir árboles y tener fiestas de pijamas, ¿cierto? ―preguntó sugestivamente mientras sus dedos rosaban la mesa de laboratorio. ¿Fiestas de pijamas? Mi interior comenzó a pulsar más duro, y sabía que mi cuerpo estaba listo para lo que necesitaba. Lo sentí. La idea de tener a Jared para una fiesta de pijamas, incluso aunque estaba bromeando, me emocionó. Maldición, me encantaría dejarlo mantenerme despierta toda la noche haciendo cosas que estamos seguros no hicimos cuando niños. Quería sus manos sobre mí, trayéndome cerca, y su boca sobre todo. Pero quería que le importara también. Y no confiaba en él. Pestañeando, estreché mis cejas a él. ―Como dije, no necesito ayuda.

185

―Como dije, no estaba preguntando. ¿Creíste que Porter iba a dejarte hacer experimentos con fuego sola? ―Se río amargamente y vino para pararse a mi lado. ―¿Cómo sabes de mi experimento? ¿Y quién dijo que vamos a ser amigos? ―pregunté antes de inclinarme para agarrar mi carpeta de mi bolsa―. Sabes, tal vez demasiado daño ha sido hecho. Sé que te disculpaste, pero no es tan fácil para mí. ―¿No te estás poniendo femenina conmigo, cierto? ―se burló. Cerniendo a través de mi carpeta, saqué las notas y procedimientos que había buscado. Traté de leer el material, pero tener a Jared tan cerca hizo difícil concentrarse. Girando a mi izquierda, lo arreglé con mi mejor expresión aburrida. No quería que pensara que estaba al menos un poco intrigada por su presencia. ―Jared, aprecio el esfuerzo que estás poniendo aquí, pero es innecesario. Contrario a lo que tu ego está soplando, he estado sobreviviendo bien sin ti por los últimos tres años. Trabajo mejor sola, y no apreciaría tu ayuda hoy o ningún día. No somos amigos. Su fría fachada titubeó y pestañeó. Sus oscuros ojos buscaron los míos. O tal vez él buscó por algo que decir. Sintiéndome ligeramente culpable, giré de vuelta a mi carpeta pero terminé golpeándola en el suelo en el proceso. Su contenido no asegurado en los tres


anillos, flotó al suelo. Una ola de vergüenza se esparció por todo mi cuerpo mientras mi discurso de chica dura terminó en un torpe desastre. Jared se lanzó a mi otro lado y se inclinó conmigo para levantar la carpeta y su contenido. ―¿Estás buscando autos? ―Él miró las impresiones que había tomado de internet para estar preparada cuando mi papá llegara a casa. ―Sí ―respondí cortantemente―. Estoy consiguiéndome un regalo de cumpleaños a mí misma. Él sostuvo la información en su mano, no mirando nada en realidad, pero parecía estar pensando acerca de algo. ―¿Jared? ―Levanté mi mano para conseguir la información de vuelta de él. ―Olvidé que tu cumpleaños estaba viniendo ―dijo casi para sí mismo mientras tomaba los papeles y metía todo en mi carpeta.

186

Me pregunté si era cierto. Nuestros cumpleaños eran gran cosa cuando éramos amigos, pero en los años recientes él podría haberlo olvidado, supongo. Yo no había olvidado el suyo. Era el 2 de octubre. ¡Ayer! ¿Ugh, debería decir algo? No había hecho nada para el cumpleaños de Jared los pasados años, pero ahora que el tema estaba, no tenía idea de qué hacer. Que se joda. Él olvidó el mío también. ―¿Tu padre sabe que estás buscando comprar un auto tan pronto? ―Jared interrumpió mis pensamientos. ―¿Tu mamá sabe que das alcohol a menores y duermes alrededor los fines de semana? ―Mi comentario salió más cortante de lo que quería. ―“A mi madre le importa” sería una mejor pregunta. ―Su sarcasmo estaba cubierto por una mirada molesta que vi hirviendo debajo. Fruncí el ceño mientras pensaba en la vida de Jared. Él creció sin un padre y una madre ausente. No tenía sanos modelos o amor en su vida, eso lo sabía, de todos modos. Al no tener respuesta a eso, guardé silencio mientras él lentamente comenzaba a ayudarme a descargar mi caja. Vasos de precipitados, frascos, tubos de ensayo y una variedad de líquidos y materiales secos cubrieron la mesa. No necesitaría todas estas cosas, pero las había reunido de todos modos cuando todavía trataba de decidir mi proyecto. Tres retardantes de llamas comprados en diferentes tiendas y algunos ingredientes para hacer en casa desordenaban el mostrador, junto con diferentes telas de algodón. Mi


experimento consistiría en probar cómo el algodón reaccionaba a diferentes espray resistentes. Había puesto ya mi propósito en la hipótesis, las constantes y variables, y mis materiales. Hoy, pondría todo junto en mis procedimientos y comenzaría la primera ronda de pruebas. Por sobre todo eso, mis nervios estaban ahora disparando en ambos extremos. Hubo un tiempo en que la presencia de Jared me calmaba y me hacía sentir segura. Ahora, su proximidad me tenía híper consciente cada vez que su brazo venía cerca y rozaba el mío o cuando sea que pensaba que sus ojos me miraban. Mi cabeza se sentía nublada, y mis manos apretadas. Molesta, giré para agarrar mis notas de mi carpeta y golpeé un matraz fuera del mostrador. Calor cubrió mi cara mientras me daba la vuelta para tratar de atrapar el matraz, pero en vez de eso, lo miré partirse todo sobre el suelo. Con mi espalda al mostrador, miré abajo al desastre e inhalé profundamente. En este punto, no me importaba si él pensaba que estaba loca o exagerando. Necesitaba que se fuera.

187

Jared se movió frente a mí y miró abajo al cristal roto. ―Te pongo nerviosa ―dijo sin mirarme. Su evaluación fue de muerte. Lo sabía, y él también. ―Sólo vete. ―Mi desesperado susurro suplicó mientras me negaba a encontrar su mirada, la cual estaba segura estaba sobre mí ahora. ―Mírame. ―Jared acunó mis mejillas con su mano, sus dedos alcanzando mi cabello―. Lo siento. ―Mis ojos se dispararon hacia arriba ante el sonido de su disculpa repetida―. Nunca debería haberte tratado como lo hice. ―Ojos quemando, busqué su cara por algo de sarcasmo o deshonestidad, pero vino corto. Su expresión era toda seria, y su respiración era profunda mientras esperaba mi respuesta. Jared trajo su otra mano arriba para acunar mi otra mejilla y se movió más cerca. Sus manos se deslizaron alrededor de la parte de atrás de mi cuello, y sus pulgares rozaron mis orejas. Mi aliento se volvió superficial ante su cuerpo presionando contra el mío. Sus ojos estaban ahora concentrados en mis labios mientras su cara se acercaba más. Jared estaba apenas a un centímetro de mis labios, pero todavía podía probarlo. Él había empezado lentamente, pero gemí en sorpresa cuando bajó en picada y atrapó mis labios con los suyos. Fuegos artificiales empezaron en mi boca y se filtraron a través de la cima de mi cabeza y abajo a mi cuello. Estaba perdida mientras sus brazos se envolvían alrededor de mi cintura y su otra mano se


quedaba enterrada en mi cabello. Me agarró más apretado, tirándome sobre mis puntas de los pies. Lo inhalé, oliendo el viento y la lluvia en su piel, y por un breve momento, estaba en casa. Esto era todo lo que necesitaba. Todo lo que quería… en mí, alrededor de mí, dentro de mí. Mis hormonas estaban fuera de control. Quería desgarrar sus ropas y sentir su pecho desnudo contra el mío. Quería besarlo hasta que estuviera demasiado caliente y delirante con necesidad. ¿A quién estaba engañando? Ya estaba doliendo con deseo. Se agrupaba en mi abdomen y se disparaba hacia abajo a mi sexo como un maldito tornado. Su lengua chasqueó bajo mi labio superior, enviando estremecimientos bajo mis brazos. Deslicé mis brazos apretadamente en su cuello y me presioné en él. Sus manos frotaron bajo mis costados y agarraron mi trasero. Mi cuerpo amaba cada toque. Me moldeé a él como una pieza de arcilla. Donde él acariciaba, yo me derretía. Donde él empujaba, yo seguía. Su boca era tan caliente, que no pude evitar preguntarme cuán bueno sería el resto de él, también.

188

―Te he deseado por tanto tiempo ―susurró, su aliento en mis labios era como una droga arrastrándome―. Todas las veces que te vi al lado… me volvía loco. Las puntas de mis pies se curvaron con sus palabras. Me deseaba todo el tiempo. Me gustaba saber eso. Me gustaba que me deseara. Tomó mis labios otra vez en un profundo beso, mi espalda presionada contra la mesa de laboratorio. Mientras mordía mi labio inferior, mi cabeza se tambaleó con lo que estaba pasando. Amaba averiguar que nunca me odió. Que siempre me quiso. ¿Pero qué estaba pasando entre nosotros? ¿Estábamos juntos? ¿O estaba Jared rascándose una comezón? ―No… ―jadeé y me empujé hacia atrás. No quería moverme, y no quería estar en ningún lugar salvo con él. Pero sabía por qué me detuve. Él no podía ganar. No podía tratarme como mierda y luego tenerme. Jared estaba respirando duro y mirando a mis hinchados labios como que estaba lejos de terminar. Sus ojos se dirigieron a los míos, y vi la intensa necesidad, como si estuviera entre realmente enojado de que lo detuve o encendido al punto de atarme. Soltando su agarre y dejándome caer de vuelta a mis pies, su expresión se volvió indiferente mientras se alejaba.


―Entonces no lo haré ―dijo fríamente. Supongo que no esperaba que discutiera a perseguirme más. Jared no era un rogón. Pero me sacó de balance lo rápido que él podía ir de abrazadoramente caliente a amargamente frío. Lo estudié por unos minutos, preguntándome si alguna vez llegaría a esta indiferencia llena de orgullo suya. ―¿Qué estás haciendo? ―pregunté, estrechando mis ojos a él. Él dejó salir una seca risa. ―Quiero que seamos amigos ―admitió de algún modo sincero. ―¿Por qué ahora? ―¿Por qué tantas preguntas? ―respondió. ¿Hablaba en serio? Él tenía algo de explicación que hacer. ―¿No creíste que iba a ser tan fácil, cierto? ―Sí, estaba esperando que podríamos movernos hacia adelante sin mirar atrás. ―Su tono molesto encajó perfectamente con el ceño formándose alrededor de sus ojos.

189

―No podemos ―dije planamente―. Vas de amenazarme un día a besarme al siguiente. No cambio de marcha tan rápido. ―¿Besarte? Tú me besaste de vuelta… ambas veces. Y ahora estás saliendo al baile de la escuela con Madoc. Podría decir que soy el único golpeado aquí. ―Metió las manos en su bolsillo de la sudadera y se inclinó contra el alfeizar de la ventana. Sus ojos estaban retándome, y apenas tenía una respuesta a su comentario. Él tenía razón. Salí con Ben, iba a ir al baile con Madoc, y besé a Jared. ―No tengo que explicarme contigo. ―Mi respuesta fue patética. ―No deberías ir. ―Quiero ir ―mentí―. Y él me lo pidió. ―Desestimándolo, volví a mi trabajo. Jared vino detrás de mí mientras trataba de lucir ocupada clasificando mis papeles. ―¿Él ha estado en tu mente, Tate? ―Su aliento avivó mi cabello. Colocando ambas manos a mis lados, encerrándome, se mofó de mí―. ¿Lo deseas? ¿O soy yo el de tus sueños? Cerré mis ojos, recordando mi sueño de la otra mañana. La idea de lo que él me hizo, y ahora estaba justo detrás de mí.


―Dije que cuando pongo mis manos en ti, es porque tú lo quieres. ¿Recuerdas? Giré para mirarlo. Él movió su cabeza para encontrar mis ojos. ―No creo que sea ningún secreto que me gusta cuando me tocas. Cuando estés listo para decirme todo lo que guardas, entonces tal vez confiaré en ti. Hasta entonces… Sus ojos se estrecharon en los míos y la rabia descendió como una nube negra en su cara mientras retrocedía. Su espalda se enderezó y sus puños se cerraron. Sabiendo que dijo exactamente lo que necesitaba decir, giré de vuelta a mi trabajo. Mi corazón estaba cediendo a él, y no podía mirarlo más sin el miedo de rendirme. Si él me quería como a una amiga o algo más, entonces tendría que darme más. Tan tentadora como sonaba su oferta de seguir sin mirar atrás, sabía que la historia de Jared lo hizo el hombre que era ahora. Necesitaba conocerlo. ―¿Jared? ―Una voz femenina silbó desde el marco de la puerta―. Estás ahí.

190

Levanté la mirada para ver a Piper con su falda de animadora hacia abajo para mostrar el hueso de su cadera y estómago plano. Creo que sólo vomité un poco en mi boca. ―¿No vas a llevarme a casa hoy? ―Ella cepilló su largo, oscuro cabello sobre su hombro y mordió su labio inferior. Oh, por favor. ―Voy a llevarte hoy, Piper ―sonó Jared más amargo detrás de mí. Él estaba molesto. ¿Con quién? No estaba segura, pero podía suponerlo. ―Puedo manejarlo ―afirmó ella―. Vamos. No parece como que estés ocupado aquí de todos modos. ―Su mirada cayó en mí, y la rabia calentó mis mejillas. Jared estuvo callado por unos momentos, y sentí sus ojos en mi espalda mientras continuaba ordenando materiales para hoy. Cada movimiento era lento y metódico mientras luchaba por no dejar caer nada más. Pero fingir que no ponía atención era tan imposible como no poner atención. ―Sí. No estoy ocupado ―finalmente respondió Jared fríamente mientras caminaba pasándome hacia la puerta. ―Entonces, Terrance… ―La chica idiota actuó como si no conociera mi nombre―. No deberías ir y darle un ojo negro a tu cita del Baile de Bienvenida, ¿no crees? Él apenas puede ver. Deberías en serio dejar de golpear a los chicos o la gente empezará a pensar que eres una perra.


Ella estaba tratando de provocarme pero estaba pérdida. No tenía ni idea de qué estaba hablando. ¿Alguien le había dado a Madoc un ojo negro desde que lo vi en el almuerzo? ―Ella no le dio un ojo negro a Madoc. Yo lo hice. ―Jared caminó pasándola y abrió la puerta, ahora no haciendo contacto visual con ninguna. ―¿Por qué? ―La nariz de Piper se arrugó mientras giraba para salir a la puerta que él sostenía abierta. Jared levantó una ceja hacia mí y osciló la puerta cerrada con suficiente fuerza para que las vibraciones viajaran hacia arriba de mis piernas. Mirando a la puerta cerrada por varios minutos, finalmente me di cuenta de que Jared había golpeado a Madoc por mí. ¿Qué diablos? Bueno, eso definitivamente no era una broma entre ellos dos, entonces. Madoc estaba interesado en pasar un poco de tiempo conmigo, y eso volvía loco a Jared.

191

Dejé salir una áspera risa. No estaba interesada en Madoc. Pero si eso molestaba a Jared, podría estar interesada en tener algo de diversión, después de todo. Deslizando mis auriculares, pasé el resto de la tarde en un humor genial.


Capítulo 28 ―Hey, papá ―dije tras aceptar la video llamada en mi laptop―. ¿Qué estás haciendo tan tarde... o temprano? ―Alemania tiene nueve horas más que nosotros. Acababa de regresar de la carrera y trataba de alejar mis pensamientos de Jared, Madoc, y todos los demás. Eran pasadas las seis, y había calentado un sándwich de jamón y queso para la cena. ―Hola, Calabaza, acabo de llegar de un vuelo desde Munich y me dirigía a la cama. Pensé en a asegurarme de que estás bien sin la abuela.

192

Se veía cansado y desaliñado. Su cabello gris apuntaba a una docena de diferentes direcciones, como si las últimas doce horas hubiera estado pasándose las manos por él; bolsas colgaban debajo de sus ojos azules. Su camisa blanca estaba desabrochada en la parte superior con su corbata marrón y azul floja alrededor del cuello. ―¿Munich? No sabía que ibas allí ―dije con la boca llena. ―Sólo una visita espontánea por una reunión. Tomé un taxi de regreso a Berlín. Tengo libre el día de hoy, así que voy a dormir hasta tarde. La idea de mi padre de dormir hasta tarde eran las siete de la mañana. Si no salía de su habitación para entonces, algo no iba bien. ―Está bien, asegúrate de realmente dormir hasta tarde. Trabajas demasiado. ¿Cómo vas a conseguir una cita luciendo así? Se rió, pero había tristeza en su sonrisa. Inmediatamente me sentí culpable por hablar de citas. Desde que mi madre murió, mi padre se había mantenido tan ocupado como fuera posible. Trabajaba mucho, y cuando no estaba trabajando, salíamos de viaje. Nunca nos quedábamos en casa en las vacaciones, y rara vez pasábamos tiempo libre en la casa. Siempre íbamos a un evento u otro: los juegos de baloncesto, cenas, viajes de campamento, conciertos. Mi padre nunca quiso tener demasiado tiempo para pensar. Estaba segura de que había habido "novias " casuales en los últimos años en sus viajes, pero nunca consideró en serio a nadie. ―Hola, Sr. Brandt ―gritó K.C. mientras salía de mi cuarto de baño y se dejaba caer en el sillón junto a la puerta doble.


Se había aparecido justo cuando llegué a casa, pidiendo detalles sobre Madoc invitándome al baile de bienvenida hoy, pero me salvó la llamada de papá. ―¿K.C.? ―preguntó papá, ya que l no podía verla. ―Sí ―dije arrastrando las palabras, tomando otro bocado de mi cena. Todavía tenía puestos mi pantalón corto de licra color negro con una camiseta blanca y una chaqueta azul. El olor que salía de mí sin duda repelería a cualquier tipo. Visitaría a Madoc en este momento y tiraría mis brazos alrededor de él, pero no era tan cruel. La fatiga en los músculos me llenaba de alivio, sin embargo. No podía pensar ni preocuparme por nada en este momento, incluso si quisiera. ―Tatum Brandt. Esa no es una cena. ―La sorpresa en los ojos de mi padre me hizo rodar los míos. ―Es comida. Ahora cállate ―ordené cómicamente. Miré para ver K.C. sonreír y sacudir la cabeza. ―Estaré en casa en dos meses y medio. ¿Crees que puede mantenerse con vida hasta entonces? ―dijo papá sarcásticamente.

193

―La gente puede sobrevivir con sólo agua durante semanas. ―Traté de mantenerme seria, pero me eché a reír cuando sus ojos se abrieron. Charlamos durante unos minutos más. Le hablé de mis experimentos, pero no mencioné lo preocupada que había estado últimamente. Escuchó mientras le daba un resumen de mi próxima reunión, y me recordó que tuviera todas mis solicitudes para la universidad listas para Acción de Gracias. A pesar de que no podía aceptar la idea de no entrar en Columbia, ambos acordamos que aplicar a otras universidades era inteligente. Sugerí algunos lugares y él sugirió Tulane, la universidad de mi mamá. Estuve de acuerdo para añadirla a la lista. ―Entonces ―se burló K.C. tan pronto terminé de hablar con papá―. Madoc, ¿eh? Sabía que había estado esperando para hablar tan pronto como había llamado a mi puerta. Clavó su mirada en mí mientras me recogía el cabello largo y castaño oscuro en una cola de caballo. Me bajé de la cama y me quité la chaqueta. ―Oh, no es así, y tú lo sabes. Deberías haber visto cómo me tendió una emboscada en la cafetería. ―Entré en mi cuarto de baño recién redecorado. La abuela lo había hecho por mí la semana pasada. Las paredes del baño que una vez fueron blancas ahora eran de un confortable gris profundo. Una cortina de baño negro se acentuaba con accesorios a juego en toda la habitación. Imágenes en blanco y negro de árboles desnudos adornaban la pared de enfrente del espejo, y


una radio con conexión para iPod estaba en el mostrador del lavabo. Mi aromatizador de ambientes contenía Mi Querido Watson, mi esencia favorita. Este era mi oasis. Tan tonto como sonaba, el baño debía ser más venerado. Es el único lugar donde se respeta la privacidad absoluta. La mayoría del tiempo. ―¿Dijiste que sí? ―gritó K.C. de mi dormitorio. ―Pensé en decirle "tal vez" en realidad. Créeme que no quiero ir a ninguna parte con Madoc. Voy a salir de eso. Pero tal vez no. Ahora que sabía que su pregunta no fue orquestada por Jared, y que Jared estaba molesto por ello, estaba considerando en tal vez sí ir. ―Podrías simplemente darle una patada en las pelotas. ―K.C. se asomó por la esquina del cuarto de baño. ―Tal vez, tal vez no. ―Levanté las cejas, y K.C. lo dejó pasar y se acercó a mí en el lavadero. Tomando una de mis barras de labios de la encimera, comenzó a aplicársela y habló mientras me miraba a través del espejo.

194

―Podemos ir a comprar los vestidos juntas ―sugirió. ―¿Saldrás con Liam entonces? ―le pregunté. ―Él preguntó, pero no acepté. ―Agitó su mano a mi mirada inquisitiva―. Oh, aceptaré eventualmente. Sólo quiero que sufra un poco. ―¿Estás segura de que no querer estar un tiempo sin él? Quiero decir, te engañó. K.C. era inteligente y, aunque me gustaba Liam, no quería que la lastimara de nuevo. Si la había engañado una vez, podría hacerlo de nuevo. ―No tienes que preocuparte, Tate. No estás diciendo nada que no me haya dicho cientos de veces a mí misma. ―Suspiró y me miró con una expresión pensativa―. Lo amo. Y creo que lo siente. ¿Confío en él? Por supuesto que no. Y él lo sabe. ―Ella volvió a entrar en el dormitorio, y se apoyó en el marco de la puerta del baño. Así que ella y Jared habían terminado entonces. ¿Hasta dónde habrían llegado?, me pregunté. ―¿Y Jared? ―No pude callarme―. Ustedes dos... ―comencé, sin saber cómo preguntar. Me dio una mirada que me hizo sentir avergonzada de preguntar, pero respondió. ―No fue así. Sirvió para sacar a Liam de mi cabeza, es todo.


―Así que ustedes dos no... ―Miré a mis pisos de madera oscura, sintiéndome muy incómoda. ―¡No! ¿Qué crees que soy? ―Ella estaba en shock. Eso era una buena señal. Suspiré, mi cuerpo de repente se sintió más relajado, hasta que el siguiente pensamiento se me ocurrió. ―¿Podrías haberlo hecho? ―Tal vez ella y Jared no habían cometido el crimen, pero tal vez era sólo porque había resistido un poco. Si hubiera querido, sería como lo habían hecho en mi libro. ―¿Quieres decir que si le interesa tener sexo conmigo? ―Sonrió, evadiéndome para jugar conmigo―. Taaaaallll veeezzz. ¿Por qué? ¿Te importa? ―No. Por supuesto. ―Miré alrededor de la habitación, cualquier lugar, excepto a ella. ¿Por qué me importaba? ―¿Así que estabas caliente por Ben, ahora caliente por Madoc, y secretamente caliente por Jared? ―Me di cuenta por sus labios fruncidos que estaba tratando de contener la risa.

195

―Te estás burlando de mí. Ya basta ―le advertí juguetonamente y cambié de tema―. Muy bien, iremos de compras este fin de semana. Preferiblemente sábado después de la reunión. Sonriendo y mirándome por el rabillo del ojo, se acercó a la puerta y agarró la chaqueta de mi cama. ―Hasta luego, señorita caliente. Tomé mi zapatilla del suelo y se la lancé a la puerta al salir. Ella gritó mientras corría por las escaleras riendo.

* * *

―Creo que debes saber... ―una voz femenina insolente se acercó a mí al otro lado de mi casillero. Me volví para ver Piper, cuyo apellido todavía tenía que descubrir, dándome una mirada rápida antes de estrellarse en mi armario cerrando la puerta, mi nariz salvándose por centímetros―… que Jared no está interesado en ti. Mantente alejada. ―Su advertencia llegó con una ceja levantada y los labios como pato. ¿En serio? Ella estaba haciendo esto demasiado fácil. ―Así que, ¿eres naturalmente insegura o simplemente con Jared? ―le pregunté inocentemente, disfrutando de un oponente débil.


―No soy insegura. Sólo protejo lo que es mío. ―Pude ver sus fosas nasales flamear. Metió las manos en los bolsillos traseros de sus pantalones vaqueros, empujándome el pecho copa D más en la cara. Echándole una mirada, me sentí insegura. Se veía sexy en sus jeans ajustados y camiseta sin mangas de color rojo. Mi aspecto gritaba niña buena, en mis pantalones vaqueros ajustados, pero no demasiado ajustados, y blusa campesina negra. Ella estaba elegantemente adornada con pulseras de plata y sandalias de tacón alto. ¿En serio? ¿Sandalias en octubre? Mis muñecas estaban cubiertas de pulseras de goma. No las cambiaría por nada, pero podía ver por qué los chicos encontraban a chicas como ella atractiva. Mi piel se quemaba al pensar que se había acostado con Jared. Había estado en su cuerpo, en su interior. Mi cabeza empezó a doler. Luché contra la tentación de ceder a mi ataque de celos cuando realmente sólo quería arrancarle el cabello.

196

Tomé mi bolso del suelo y guardé mis libros de física y francés dentro. Opté por pasar el almuerzo en la biblioteca hoy, ya que quería evitar a Madoc y dejar a K.C. tener algo de tiempo con Liam. Cuando no dije nada, ella continuó: ―Cada vez que me doy la vuelta, estás haciendo el ridículo para conseguir su atención. ―¿Es tuyo? ―le pregunté con calma, recordando a Jared y mis dos, casi tres besos―. ¿Lo sabe él? Su expresión vaciló, pero se recuperó rápidamente. ―Jared es un chico malo. Él es lo que es, y puedo manejar eso. Pero si vienes detrás de él, tendrá que vértelas conmigo. ―Es lo que es, ¿no? ―Por una vez, no sentí nerviosismo. Mi ataque era tan fuerte como el de ella y quería―. ¿Cuál es su color favorito? ¿Cómo se llama su madre? ¿Su comida favorita? ¿Cuándo es su cumpleaños? ¿Por qué odia el olor a lejía? ¿Qué banda podría escuchar todos los días por el resto de su vida? Piper entrecerró sus ojos en mí. Claramente, no lo sabía. Por otra parte, estaba molesta, porque estaba insinuando que tenía las respuestas que ella no. Y sí que las tenía. Levanté mi palma antes de que ella replicara. ―Quédate tranquila, linda gatita. No estoy detrás de él. Pero no vuelvas a amenazarme de nuevo, o voy a hacer de veras un gran espectáculo. ¿Entiendes?


―Sin esperar respuesta, di vuelta en mis zapatillas planas rojas y me dirigí hacia la biblioteca. ―Yo sé adónde va los fines de semana ―gritó detrás de mí―. ¿Tú sí? Me di la vuelta, los pelos de mi cuello picando con interés. Piper parecía satisfecha con mi expresión de asombro y me dio una sonrisa de suficiencia antes de darse la vuelta y alejarse. Eso era correcto. Se iba la mayoría de los fines de semana. Pero, ¿dónde? Por lo que sabía, pasaba las noches de viernes en la granja Benson, pero el resto de su fin de semana era un misterio. Normalmente había una fiesta en su casa el viernes o el sábado por la noche, así que no es como si desapareciera el fin de semana. Pero ella tenía razón. No tenía ni idea de dónde estaba durante esos días. En el trabajo supuse. ¡Maldita sea, Piper! El resto de la jornada escolar fue una sombra en mis clases mientras mi mente se mantuvo ocupaba con ideas sobre el paradero de Jared los fines de semana, sus cicatrices, y ese verano hace tres años.

197

Su mirada constante sobre mí durante temas fue mi única distracción mientras trataba de formar una lista mental de lo que sabía y lo que no. Y lo que realmente sabía acerca de Jared ya no era tanto. La idea surgió en mi cabeza, enviando un calor emocionante a través de mi pecho. Era martes, y tenía laboratorio después de la escuela hoy. Pero una tarde de esta semana tenía que hacer un poco de trabajo de reconocimiento. Con suerte, él aún mantendría las ventanas abiertas.


Capítulo 29 ―¿Nos dirigimos a Chicago para pasar el fin de semana comprando vestidos? Probablemente ya estamos retrasadas. A este punto las posibles elecciones apestan ―dijo K.C. mientras la llevaba a su casa luego de la tarde del viernes escolar. Ella iba ir a las carreras esta noche, y aunque Madoc me había invitado para ser su copiloto yo tenía otros planes. ―Tengo esa reunión mañana en la mañana pero es local, ¿puedes venir? Podemos tener un desayuno tardío e irnos a la ciudad. ―Cambié la marcha a segunda mientras desaceleraba y le daba vuelta a la esquina de su casa, noté el auto de Liam estacionado frente a su casa de dos plantas con ladrillo rojo tipo colonial.

198

―Eso suena bien. Mándame por mensaje la hora, y estaré ahí. Y te compraras un vestido rojo, Tate. ―Apuntó su dedo con la uña pintada de un azul eléctrico hacia mí y sonrió. Esta era una vieja discusión. Ella pensaba que las rubias se veían grandiosas en rojo mientras que yo pensaba que me miraba mejor de negro. ―Oh, ¿sí? ―la reté. ―Ya verás ―dijo en un tono como si ya hubiese ganado el argumento que se aproximaba. Cambiando la marcha a neutra, y halando el freno de emergencia, le bajé el volumen a Five Finger Death Punch que sonaba en la radio. ―¿Sabías que Liam iba a estar aquí? Ella miró hacia adelante por la ventada a su Camaro. ―Sí. Fue invitado a la cena esta noche antes de irnos a la carrera. Mis padres realmente no saben lo que sucedió entre nosotros. Solo que discutimos y nos separamos por un tiempo. Si ellos supieran… ―Sí ―la corté. Solo podía imaginarme la reacción del sargento Carter. ―De acuerdo. ―Abrió la puerta y salió―. Mándame un mensaje después. ―Seguro. Te veré después ―dije mientras ella cerraba de golpe la puerta del Bronco de papá. El camino de vuelta a casa me tomó menos de dos minutos. Unas cuantas vueltas y cruces y me encontraba en mi propia entrada hacia el garaje. Noté que el


auto de Jared estaba estacionado dentro de su garaje antes de notarlo a él y a otros dos tipos bajo la capota. Ignorando la sensación que comenzó en mi estómago y se deslizaba hacia abajo, entré pisoteando en la casa con un pesado suspiro. Pasando el resto de la tarde atada a cualquier actividad insignificante en la que pude pensar, pasé el tiempo esperando escuchar el ruido del motor de Jared mientras éste se iba a la granja de Benson. Ya había trapeado y aspirado, terminé de lavar, y cené. Iba a desfragmentar mi disco duro cuando las vibraciones del auto de Jared me hicieron saltar. ¡Finalmente! Mis pies descalzos se quemaron en la alfombra mientras subía saltando las escaleras. Miré por las puertas francesas para ver su auto salir de la entrada. La máquina negra corrió bajo la calle, y mi corazón comenzó a palpitar por lo que estaba a punto de hacer… Su casa estaba oscura, así que asumí que su madre ya se encontraba con su novio para pasar el fin de semana.

199

Salí por la puerta y atravesé el árbol, usando mis pies descalzos para agarrarme de las ramas. Me tambaleé con la sensación de Dé javù. Había pasado un largo tiempo desde la última vez que había hecho esto. El peso de mi cuerpo había aumentado estos pasados tres años. Las ramas crujían y me apresuré a su ventana ya que no había tanta densidad en las hojas. La mayoría de ellas había caído en espera del invierno y era seguro que sería vista desde la calle si me tardaba mucho. Agarré el marco de su ventana con mis dedos, mis uñas descascararon la pintura blanca en lo que mis músculos se esforzaron en abrir la venta. ¡Sí! No tiene puesto el seguro. Usé mis brazos para empujarme hacia arriba, moví una pierna sobre el marco y gateé a través de la ventana. Parándome, dejé que mis ojos se ajustaran a la casi completa oscuridad de la habitación. Mi pulso golpeó tan duro en mis oídos que pensé que sangrarían y estaba temblando por los nervios. Dejé la ventana abierta en caso que necesitara un escape rápido. Dando una mirada a la habitación, noté que él había cambiado los muebles desde la última vez que estuve aquí. El cuarto parecía limpio, pero estaba desordenado. La ropa estaba tirada a través del piso y sobre la cama. La parte de arriba de su vestidor estaba sumergida en dos metros de distintos tipos de basura, dinero, y recibos. Las paredes aún estaban pintadas de un azul media noche.


Cuando él era más joven, su madre había decorado la habitación con un tema acuático. Por lo visto, él había tirado la decoración del bote y el faro. Ahora las paredes mostraban algunos poster de bandas y anuncios de eventos por darse en el área. Comencé a andar de puntadillas pero me detuve. ¿Por qué estoy siendo silenciosa? No hay nadie en casa. Tal vez me estaba sintiendo culpable. El pequeño ángel en mi cabeza susurró su desaprobación a mi indagación deshonesta. Pero el pequeño demonio gritaba la urgencia de ello. ¡Continúa! Caminé hasta su closet, y abrí las puertas de madera. Cualquier cosa de interés probablemente estaría escondida ahí. Aún no estaba segura de qué es lo que buscaba pero en este punto estaba interesada en cualquier cosa que me diera un deslumbre de lo que era su vida ahora. Cerré mis ojos ante el súbito aroma de Jared. Viento, lluvia y hombre. Brevemente recorrí mis dedos sobre las mangas de sus camisas, y sus sudaderas antes de inclinarme para buscar cualquier cosa de importancia en el piso.

200

El fondo del closet se encontraba abarrotado de zapatos y un par de cajas de zapatos llenas con fotografías. En lo que revisaba las cajas topándome con fotos de Jared de niño, comprendí que no había ninguna fotografía mía entre ellas. Eso no estaba bien. Jared y yo estábamos unidos a la carrera durante los cuatro años antes de separarnos. Y había fotografías. Muchas de ellas. Yo aún tenía algunas. ¿Se había desecho de las suyas? Poniendo de vuelta todo tal y como lo encontré, cerré el closet con más fuerza de la necesaria y me di la vuelta. La cómoda de Jared se encontraba al otro lado de la habitación y empecé a revisar los recibos de gasolina apiñados encima. Noté que varios eran de Crest Hill, como a una hora de nuestro suburbio en Chicago. ¿Crest Hill? ¿Qué estaría haciendo ahí? Una búsqueda en los cajones no reveló nada. Así que caminé hacia su cama y me arrodillé para mirar debajo. ¡El premio gordo! Saqué una caja sin tapa que estaba metida con carpetas y papeles. Alzándola en mis brazos la coloqué sobre mi regazo mientras me sentaba en su cama. Su cama. Hace tiempo, no era tan extraño estar en la habitación de Jared, pero era como estar en un parque de diversiones, después de cerrar: malo pero excitante. Dentro de la caja, revisé varias cosas, cada una más interesante que la última. Había un documento legal del abuelo de Jared. Él le dejó una casa del lago en Wisconsin, un


pedazo de mierda por lo que se veía en las fotografías. Pero el terreno era hermoso. Varios recibos más revelaron meses en Crest Hill sucediendo el año pasado. Una orden judicial para que Jared apareciera en la corte municipal por asalto estaba fechada poco después de que me fuera a Francia. Más recibos de comidas y cuartos de hotel habían sido aventados dentro de la caja, al azar, y mientras que escavaba más profundo, mi mano tomó una lisa y gruesa carpeta al final de la caja. Pero la solté y dejé de respirar cuando escuché la puerta del pasillo abrirse. ¡Oh, Mierda! Metí la caja de papales de vuelta bajo la cama y salté a un espacio pequeño escondido entre el armario y la cama de Jared. No podía oír nada ahora por la forma en que mi corazón latía en mis oídos, pero estaba fuera de vista justo a tiempo. Jared entró a la habitación llevando una toalla alrededor de su cintura y secando su cabello con otra. ¡¿Porque está en casa?! Vi su auto irse, y no lo había escuchado volver. Así que, ¿qué está pasando aquí?

201

Él encendió una lámpara en la mesa, creando una suave luz en la habitación, y continúo secándose el cabello. Su largo cuerpo se movió hacia la ventana, donde colocó una mano sobre el marco y miró hacia afuera. Lo observaba, preguntándome qué diablos iba hacer. En cualquier minuto se daría la vuelta y me descubriría. Su toalla estaba envuelta alrededor de su cintura y le cubría hasta las rodillas. Mi estómago se sentía como si estuviera en una montaña rusa, y mi boca se secó como el desierto de Mojave. La suave luz bañaba su piel que tenía gotas esporádicas por todo su resplandeciente pecho. Tuve que alejar el deseo de sentarme aquí y esperar que cayera la toalla. No había forma de salir de aquí sin que él me notara. Estaba a punto de ser capturada y acorralada o salir con alguna historia. Antes de que él se diera la vuelta, me levanté de la esquina y di una respiración dolorosa. ―Jared. ―Mi voz era baja. Se dio la vuelta, y su mirada se estrechó al verme. ―¿Tate? ―Hizo una pausa por un momento―. ¿Qué diablos estás haciendo en mi habitación? Me temblaron las manos, así que las puse detrás de mi espalda mientras me acercaba. ―Bien, pensé en lo que me dijiste acerca de tratar de ser amigos y quería empezar deseándote un feliz cumpleaños.


Tranquila, Tate. En serio tranquila. Sus ojos se dirigieron hacia la derecha mientras se volvía por lo que dije, y sabía que no me creyó. Ni yo me lo creí tampoco. Era una excusa poco convincente. ―¿Así que entraste a mi habitación para decirme “Feliz cumpleaños” una semana después de mi cumpleaños? ―Su sarcasmo no podía faltar. Me estaba ahogando y no podía respirar. Mierda. ―Subí a través del árbol como solíamos hacerlo ―señalé, pero mi cara estaba sonrojada. Solo podía imaginar lo roja que estaba. ―Y mañana es tu cumpleaños. ¿Puedo trepar a tu habitación? ―preguntó condescendientemente―. ¿Qué estás haciendo realmente aquí? ―Me mantuve firme mientras se acercaba, sus severos ojos perforaban un agujero dentro de mí. Mierda, mierda, mierda. ―Yo… um… ―Luché por hablar, pero le mantuve la mirada. ¿Cómo hacer para que se calle?

202

Su cabello recién lavado estaba todo parado, y el desafío en sus ojos le daba un aspecto increíblemente sexy. Estaba en su habitación. Él estaba medio desnudo. Haciéndome preguntas que no puedo responderle. Necesitaba usar las únicas dos cosas que tenía para librarme: el elemento sorpresa y… mi cuerpo. ―Tengo algo para ti, realmente. Considéralo tu regalo también. Él me observó receloso cuando me incliné para besarlo. El hormigueo comenzó cuando toqué sus suaves labios y se extendió a través de mi mejilla. Me presioné en él, y cuando sentí su boca moverse con la mía, envolví mis brazos alrededor de su cuello. Mis labios se abrieron, y me burlaba de él con mi lengua, enviándome a lamer su labio superior. Cuando agarré con los dientes su labio inferior, también él me tomó en sus brazos. Por una vez, nosotros íbamos despacio. Las otras veces que nos habíamos besado, habían sido más como un ataque. Pero ahora, cada toque era como leña para el fuego. Me abrazó, sus fuertes brazos alrededor de mi espalda y nuestros labios consumidos por besos hambrientos. La necesidad de salir de su habitación se me olvidó sin que averiguara por qué realmente estaba aquí. Todo lo que vi y sentí fue a Jared ahora. Olía abrumadoramente bien y anhelaba ver si olía bien por todas partes. Lo atraje hacia mí enterrando mi cabeza en su cuello, besándolo y mordiéndolo. ―Jesús, Tate ―dijo Jared con voz entrecortada.


La fogata en mi vientre se había convertido en una hoguera en mi interior. Mis manos se deslizaban por su espalda, registrando toda su piel llena de cicatrices, y deslicé mi mano dentro de la toalla. Mis dedos se erizaron ante la sensación de su piel suave, y mi estómago dolía hambriento. Le di besos desde su oreja hasta la clavícula, mi lengua se deslizaba afuera cada cierto tiempo para saborearlo. Él respiró entre dientes y me apretó, mientras frotaba suavemente mis caderas con las suyas. Más. Sus brazos aún me rodeaban, pero mis manos corrían por su espalda y por su duro estómago. No podía tener suficiente de él, y ya no me importaba por qué estaba aquí. Lo necesitaba más allá de la razón. ―No voy a parar ―le susurré y luego reclamé su boca de nuevo. Él me tomó al agacharse y me levantó del suelo. Envolví mis piernas alrededor de su cintura mientras me llevaba a la cama. Nos bajó, y lo halé conmigo.

203

Debo parar. Solo un minuto más y me detendré. Levantó mi camiseta hasta encima de mi sujetador y sus dedos rozaban mi piel mientras me observaba. ―Eres tan hermosa. ―La esquina de su boca se convirtió en una pequeña sonrisa. Mi corazón latía más rápido cuando sus labios bajaron a mi estómago. Dejé escapar un gemido y me arqueé hacia él. ―Jared ―dije con voz ahogada. Su boca quemó la piel de mi caja torácica hasta el hueso de mi cadera, y sentí un latido en mi centro. Siguió besándome mientras desabrochaba mis jeans. Podía sentir que estaba listo a través de la toalla. ¿Lo estaba yo? Deseaba demasiado a Jared. Solo quería ceder y dejar que sucediera. Di un grito ahogado por el toque de su boca encima de mi ropa interior. Su lengua se deslizó por mi piel mientras sentí salir mi ropa interior. Apenas lo registré porque su boca estaba por todo mi estómago y mis muslos. El pulso entre mis piernas empezaba a doler y necesitaba aliviarlo. ―Jared ―susurré tratando de controlarme a mí misma. ―No me detengas, Tate. Por favor, nena, no me detengas.


Cerré mis ojos. Había tratado de dar batalla, ¿no es cierto? Estaba bien rendirse ahora. Tiré mi camiseta sobre mi cabeza, y Jared bajó los tirantes de mi sujetador para liberar mis pechos. Sus labios eran un torrente por todo mi cuerpo. Un rastro húmedo de su boca era como una mecha de un cartucho de dinamita. Y la dinamita estaba entre mis muslos. ―¡Oh! ―Mis ojos se abrieron de golpe, y mi cuerpo se sacudió cuando sentí su lengua correr a lo largo de mi sexo―. ¿Qué estás haciendo? ―Oh, mi Dios. Eso se sentía increíble. Si no estuviera tan avergonzada, lo agarraría por el cabello para mantenerlo ahí. Inclinó la cabeza hacia un lado, indagando algo en su cabeza. ―Eres virgen ―afirmó en voz baja. Síp, creo que lo hice bastante evidente ahora. Pero antes de que pudiera sentirme acomplejada por mi falta de experiencia, besó mis muslos, haciéndome tambalear de nuevo.

204

―No tienes ni idea de lo feliz que me hace. ―Y movió su boca de nuevo hacia mi clítoris. Oh. Mi Dios. Todo se sentía tan bien. Casi no podía soportarlo. Su lengua lamía todo de mí, y chupaba mi clítoris. Cada gramo de energía y deseo de mi cuerpo se agrupó entre mis piernas, y sabía que algo se estaba construyendo dentro de mí. Mis pezones estaban duros y Jared amasaba un pecho cada vez mientras trabajaba entre mis piernas. ―Jesucristo, si pudieras verte como te veo. Jodidamente hermosa. ―Sopló en mi centro. Hizo girar su lengua alrededor de mí, y sentí la repentina necesidad de contener la respiración. Sentía que al privarme de aire aumentaría mi necesidad. Y tenía razón. Eso me permitió concentrarme en todo lo que me hacía. Las sensaciones golpeaban dentro de mí, y estaba increíblemente mojada. Jared me penetró con su lengua, y eché mi cabeza hacia atrás, arqueándome más hacia él. Me corrí, conteniendo la respiración mientras olas de éxtasis calentaron mi cuerpo y me hacían llorar por él. Jared continuaba trabajándome hasta que salieron los últimos estremecimientos de mi cuerpo. ―Maldición, Tate. ―Jared avanzó de nuevo para mirarme a los ojos, su excitación empujándome―. Tu belleza no es nada comparada como luces cuando te corres.


―Eso fue... ―No podía pensar. Mi cuerpo nunca había sentido algo tan maravilloso, y quería que él se sintiera igual. Se acercó hasta que nuestros ojos se encontraron y apretó sus caderas contra las mías. Mis muslos se tensaron y yo estaba agonizando con sus movimientos lentos. Él estaba listo. Tomó mi mejilla. ―Te he deseado por un largo tiempo. Me levanté y capturé su boca con la mía. Mi mano bajó hacia abajo entre nuestras piernas y agarré su dureza con mi mano. El tamaño de su lengua y lo que acababa de hacerme no era nada en comparación con su erección. Me asustó un poco y me emocionó. Solté el broche de mi sujetador, y él lanzó la última pieza de ropa y llevó sus labios hacia mis pezones. Escalofríos corrieron por mi piel y el placer rodó fuera de mis poros, y agarré su cabeza hacia mí, saboreando su boca caliente. Cambió de un pecho a otro, y envolví mis piernas alrededor de él, necesitándolo lo más cerca posible. Quería más.

205

Jared y yo saltamos al oír que tocaban la puerta de su habitación. ―Jared, ¿ya estás listo? ―preguntó una voz de hombre. ¿Qué? ¿Quién era? ―Voy a matarlo ―gruñó Jared en voz baja―. ¡Ve abajo! ―gritó a la puerta, pero se quedó ahí. ―Vamos tarde hombre. El auto ya está lleno de gasolina. ¡Vámonos! Y entonces me di cuenta. Por qué no había visto a Jared salir. Uno de sus amigos había tomado el auto para llenarlo de gasolina y Jared se quedó para bañarse. ―¡Dije que esperes abajo, Sam! ―gritó Jared, apretando la toalla alrededor de su cadera mientras se levantaba de la cama. ―¡Está bien! ―Sam debe haber entendido la indirecta, porque oí sus pasos a lo lejos. Agarré mi camiseta y me tapé, el zumbido del deseo desintegrándose lentamente. ―No, no te vistas ―ordenó Jared―. Voy a ir a deshacerme de él y vamos a terminar esto. ―Se inclinó para besarme y el calor inundó mi cara de nuevo. ―¿Vas a correr esta noche?


―Ya no más. ―Se puso sus jeans por debajo de su toalla. Me deslicé la parte superior del top por la cabeza y me levanté para ponerme mis bragas y jeans. ―Jared, ve. Está bien. ―Mi trabajo de investigación de esta noche dio un giro inesperado y su “beso de cumpleaños” se volvió algo mucho más de lo que esperaba. Necesitaba reagruparme, a pesar de que me sentía culpable por dejarlo colgado. Jared no estaba tomando el “no” por respuesta, sin embargo. Me levantó de mis pies de nuevo y me puso en el borde de la cómoda y tomó mi boca con la suya. Su cuerpo metiéndose entre mis piernas, me atrajo hacia él en un lento y profundo beso. ―Las carreras no importan, Tate ―dijo contra mis labios―. No hay otro lugar donde quiera estar que contigo. Creo que mi corazón dio un vuelco, y se formó un nudo en mi garganta. Me sentía de la misma manera.

206

Pero necesitaba refrescarme. Las cosas se movieron demasiado rápido, y todavía no confiaba en él. ―Llévame contigo entonces ―sugerí. Me encanta la emoción de las carreras, y podríamos aparecer juntos en público, asegurarnos de patear alguno que otro. El único inconveniente era que no iba a ser capaz de buscar en su habitación si estaba con él, pero no me sentía bien por ello. ―¿Llevarte conmigo? ―Me miró con escepticismo, pero luego se volvió muy serio―. Está bien, ve a ponerte algo más caliente, y voy a irte a buscar cuando estemos listos. ―Se dirigió hacia la puerta, pero se detuvo―. Y después de la carrera, vamos a volver aquí y terminar esto. ―Su promesa me hizo sonreír a pesar de mí misma. Salté de la cómoda después de que él se fue, decidiendo que sería más fácil para mí volver a subir por el árbol que enfrentar la caminata de la vergüenza enfrente de su amigo, pero me detuve en seco cuando me di cuenta que había algo en el suelo. Me incliné para recoger una fotografía cerca de la cama, y mi corazón se aceleró cuando me di cuenta que debía haberla dejado caer cuando devolví la caja. ¡Mierda! Mientras le daba un rápido vistazo, la bilis se elevó a mi garganta. La imagen era del torso de un niño o un joven, pero la piel estaba ensangrentada y magullada.


Marcas azules y moretones cubrían el pecho y las costillas, mientas había cortes por todo el área del estómago y cuello. Oh, Dios mío. Alguien no solo hirió a este chico. Trataron de matarlo.

207


Capítulo 30 La granja estaba llena. Por el aspecto entusiasta de todo el mundo al despejar el camino para el coche de Jared, habíamos llegado justo a tiempo para la carrera. Las personas salieron de la pista poco a poco, mirando a Jared y a mí con curiosidad. La mayoría de la gente probablemente pensaba que Jared me odiaba, así que debían estar bastante confundidos. No me importaba. El coche vibraba debajo de mí, y daba golpecitos con mis pies en el suelo con una energía incontrolable y un poco de nerviosismo residual.

208

Me metí la foto que encontré en la habitación de Jared en el bolsillo delantero de mi sudadera con capucha. No quería arriesgarme a que me atrapará tratando de ponerla de nuevo en la caja debajo de su cama. No estaba segura de si era Jared en la foto, pero supuse que lo era. ¿Por qué si no iba a tenerlo? A menos que... a menos que él le hiciera eso a un niño. Mis dientes se apretaron juntos. No me gustó ese pensamiento ni un poco. ─¡Hey! ─Personas, en su mayoría mujeres, gritaban hacia el coche. Tomé una respiración profunda y ni siquiera traté de ocultar mi disgusto. Por suerte, no las saludaba de nuevo, y mis hombros se relajaron. Su rostro era de piedra mientras Sick de Adelita´s Way golpeaba por los altavoces. Mientras Jared se detenía en posición junto a un Camaro 80' s que no reconocí, me desabroché el cinturón de seguridad para saltar fuera del coche, pero Jared agarró mi mano. ―Hey ―dijo en voz baja, y me volví para mirarlo―. Me gusta mantener mi cabeza en el juego aquí. Si no actúo muy amable, no tiene nada que ver contigo, ¿de acuerdo? Traducción: Yo no hago la cosa de novia, especialmente en público. No es que Jared y yo estuviéramos juntos, pero sabía lo que estaba tratando de decir. Me encogí de hombros. ―No tienes que sostener mi mano. ―Y salí del coche. Me molestó que Jared mantuviera una imagen, o tal vez simplemente no se sentía a gusto con la gente, pero estaría condenada si iba a quedarme al margen sintiéndome fuera de lugar toda la noche.


Caminando hacia el frente de la multitud, cogí susurros y miradas de reojo dirigidas a mí. “¿Qué está haciendo Jared con ella?” y “Tal vez ella está corriendo” fueron algunas de las cosas que oí. Vi a Jared salir del coche, los ojos fijos en mí, caminar hacia el frente para reunirse con Zack y el otro conductor. ―Tate, ¿cómo te va? ―Ben se acercó a mi lado. Dejé escapar un suspiro. A pesar que pensé que no vería a nadie que realmente conociera aquí esta noche, todavía no quería hablar con él. No estaba segura de lo que había entre Jared y yo, pero estaba interesada en descubrirlo. ―Hola, Ben. ―¿Estás aquí con Jared? ―preguntó. ―Sí ―solté, sin mirarlo a los ojos. ―¿Y vas a ir al baile de Bienvenida con Madoc? ―Aunque no lo miraba, podía escuchar la sonrisa. Pero qué imbécil.

209

―Y podría ir a la graduación con Channing Tatum. Ese es el tipo de chica que soy. ¿No has oído? ―Lo miré a los ojos, audazmente desafiándolo. Sus hombros se apretujaron, y dejó escapar una risa nerviosa. ―Está bien, si tú lo dices. Pero me gustaría optar por dejar fuera a Channing Tatum para el baile. Son los nombres. “¿Channing Tatum acompaña a Tatum Brandt?”. No funciona. Me tomó un minuto averiguarlo, pero su tono juguetón selló el acuerdo. Estaba bromeando. No estaba tratando de pedir disculpas, y no estaba tratando de evitarlo. Estábamos disfrutando de un poco de bromas amistosas, y me sentí un poco más cómoda de que podía manejar esto. No estaba presionando para obtener más información acerca de mi estatus de citas, que era cuestionable y sentí que él ya no me estaba persiguiendo. Sonriendo ante su broma y mirándolo como si acabara de poner lápices en su nariz, sabía que la tensión finalmente se había disipado. Nosotros podríamos no ser amigos, pero estábamos de nuevo como al principio del año y la simplicidad. Hasta que vi a Jared escupiendo fuego hacia nosotros. Zack le estaba hablando a los dos pilotos, pero los fríos ojos de Jared estaban fijos en Ben y en mí. Su mirada se estrechó, y me di cuenta por la forma en que respiraba por la nariz que estaba enojado. Lo que sea. Rodé los ojos.


―¡Despejen la pista! ―gritó Zack, y todos nos dirigimos a un lado de la carretera, levantando polvo frío en nuestra estela. Jared subió a su coche sin dispensarme otra mirada y aceleró el motor, el bajo vibrando bajo mis pies. Me encogí cuando las chicas comenzaron a gritar con entusiasmo. Se sentía como si alguien metiera un palillo de dientes en mi oído. Pero eso no era nada comparado a la sensación de vacío en el estómago cuando Piper salió a la pista para enviar a los corredores. Se paseó delante del coche de Jared, llevaba una falda azul de colegiala y un top halter negro. Gemí en voz baja. Sus brillantes ojos se centraron en Jared. No podía ver su cara desde mi punto de vista, pero sabía que lo estaba mirando. Se meneó hacia atrás y adelante, empujando su pecho, o tal vez eso es lo que parecía. En los faros de los coches, estoy seguro de que era todo un espectáculo. Los hombres del público silbaron y abuchearon, y me pasé los dedos por el cabello para conseguir sacarlo de mi cuello caliente.

210

Mis dedos se cerraron en puños cuando la vi acercarse al lado del conductor. Él había bajado la ventana, y ella se inclinó, dándole una vista perfecta de su pecho y al otro conductor una visión de su culo. Mis ojos ardían con fuego, mientras casi salían de mi cabeza. ―Disculpa ―murmuré a Ben antes de caminar dentro de la pista. Rodeando el coche de Jared, llegué hasta Piper y la agarré por el cabello. La obligué a alejarse de la ventana y la empujé por delante de mí. Tan extremo, me dije a mí misma. Pero no estaba pensando. Y me gusto cómo se sentía no pensar. ―¿Qué demonios? ―gritó ella y se volvió para mirarme. ―Tate ―me llamó Jared, pero lo ignoré. La multitud bullía en el fondo, y sus gritos para iniciar una pelea hicieron que mi corazón se acelerara. Apenas podía oír nada más que gemidos inteligibles llenando el aire. ―¡Perra! ―gruñó ella―. ¿Cuál es tu jodido problema? ―Pero no espero mi respuesta. En cambio me pisó con sus tacones altos y casi me pongo a reír. A medida que me pisoteaba, barrí mi pie por debajo de ella, y se cayó al suelo. Mientras yacía tirada de culo, me llevé las dos manos a la cara y grité:


―¡Hey! Ahora que tengo tu atención quiero que sepas, él no está interesado en ti. ―Le arrojé sus propias palabras de vuelta como si fueran un pastel en la cara. Tomando una respiración profunda, miré a Jared, que había salido del carro y me miraba con una mezcla de sorpresa y diversión. ―No estoy pintada ―le aclaré, caminando hacia él. Saqué el fósil que había hecho para mi mamá del bolsillo de mi sudadera con capucha, y puse el collar en su mano. ―No te escondas de mí, y no me pidas que me oculte ―le dije para que solo él escuchara. Asintió, y levantó mi barbilla hacia arriba, pasando su dedo a lo largo de mi mandíbula. Me acerque a él, y acarició mis labios con un beso en público. Al instante me sentí aliviada. Más gritos y silbidos vinieron de la multitud pero solo me preocupaba por el calor de su cuerpo cerca del mío. ―¡Ejem! ―dijo fuertemente el chico del otro carro―. Jared, si te parece bien, me gustaría hacer esto en algún momento esta noche.

211

Negué y suspiré contenta. ―Buena suerte ―le deseé a Jared cuando me aparté y me dirigí hacia la multitud.

* * *

―¿Estás cansada? ―preguntó Jared mientras nos dirigíamos a casa, a lo que negué. Él había ganado la carrera, por supuesto y sin un rasguño a cualquier carro. Había otra hoguera después, pero Jared ni siquiera había considerado preguntarme si quería ir. No me importó, sin embargo, un hormigueo se extendía por todo mi cuerpo cuando pensaba en llegar a casa a terminar lo que empezamos antes. Una parte de mí estaba asustada. Casi habíamos tenido relaciones sexuales antes, Y si Sam no nos hubiera interrumpido, es probable que las hubiéramos tenido. ¿Quiero hacerlo con Jared? Solo tenía que pensarlo por un segundo pero sabía que la respuesta era sí. ¿Pero él estaba listo para estar conmigo? No estaba tan segura.


Todavía odiaba los recuerdos que me dio en los últimos años, no estaba segura si lo había perdonado. ¿Sabía con seguridad que no me haría daño de nuevo? ¿Me merecía? No. Todavía no. Sin dudarlo, no se había ganado mi confianza todavía. ―¿Jared? ―rompí el silencio―. ¿A dónde vas los fines de semana? Sus dedos apretaron el volante, y no me miró. ―Solo voy fuera de la ciudad ―murmuró. ―¿Pero a dónde? ―presioné. Si se preocupaba por mí entonces llegó el momento de sincerarse del todo. Sus cejas se arrugaron molestas. ―¿Qué importancia tiene? ―Dio la vuelta en nuestra calle y golpeó el acelerador más de lo necesario. Mi cabeza casi golpeó el techo por la forma que pasó por encima de la pendiente que estaba en la entrada. Sin alterarme, me agarré de la manija arriba de la venta. ―¿Por qué puede saberlo Piper, y yo no?

212

―Mierda, Tate. ―Se quitó el cinturón de seguridad, y saltó fuera del carro―. No quiero hablar de ello. ―El tono de su voz era furioso y fuerte. Salí del carro después de él. ―¡No quieres hablar de nada! ¿Qué es lo que piensas que va a pasar? Se quedó de su lado del carro, tan distante, y me miraba como si yo fuera el enemigo. Vi la pared ponerse detrás de sus ojos. La pared que decía que habíamos terminado. ―Lo que haga con mi tiempo libre es asunto mío. Confías en mí o no. ¡Ugh! ―¿Confianza? ―le escupí―. Perdiste la mía hace mucho tiempo. Pero intenta confiar en mí, solo así podremos ser amigos de nuevo. ―O algo más, esperaba. Me miró con desdén. ―Creo que nos hemos movido más allá de amigos, Tate, pero si quieres jugar ese juego, está bien. Podemos tener una fiesta de pijamas, pero estaremos follando juntos. ―Sus palabras agrias me herían y contuve el aliento. ¿No era nada para él? Mi visión era borrosa por las lágrimas acumulándose en mis ojos.


Debe haber visto el dolor en mi rostro, porque su expresión dura vaciló y bajó la mirada. ―Tate… ―Comenzó a caminar hacia mí, con voz suave, pero saqué la foto que metí en mi bolsillo y se la tiré al pecho. Y corrí a su alrededor hacia la casa. Apenas entré a la casa antes de romperme. No más. Me deslicé sobre la puerta después de encerrarme y lloré por su crueldad y mi estupidez. ¿Realmente había estado dispuesta a darle mi virginidad hace un par de horas? Me golpeé la cabeza ligeramente una vez con la puerta, pero no sirvió para borrar el golpe a mi orgullo. Jared no me merecía, pero con un poco de esfuerzo, casi me obtenía. No más.

213


Capítulo 31 ―Amo los cumpleaños. Es la única vez que me dejo comer pastel ―murmuró K.C. con la boca llena de la tarta de helado Mint Chocolate Chip que me había comprado. ―No puedo vivir así. ―Mi tenedor excavó en la dulzura de hielo―. Enloquecería contando calorías. ―No tienes que contar calorías, Tate. Tal vez si empezara a correr... ―Se calló como si no pudiera terminar la frase. K.C. disfrutaba tener clases de ejercicios, pero odiaba la idea de motivarse a sí misma en su propio tiempo.

214

Me había llevado a Mario’s para mi cena de cumpleaños y sólo hizo que el mesero sacara el pastel sorpresa. El sonido distante de Rosemary Clooney Mambo Italiano tocando por los altavoces, y mis nervios, finalmente se relajaron. Había estado al borde todo el día desde la pelea con Jared anoche. Se había ido después de que yo corriera a mi casa y, hasta donde sabía, no había estado en casa todo el día. Era fin de semana. Supongo que estaba haciendo lo que sea que hacía. Las ideas fueron apareciendo en mi cabeza todo el día. ¿Tal vez vendía drogas en Chicago? ¿Trabajaba para una familia del crimen? ¿O tal vez se ofreció como voluntario en un hogar de ancianos? Pero todo pensamiento estúpido me volvía más loca que el anterior. ―¿Tate? ―K.C. dejó de masticar y me miró―. ¿Vas a decirme lo de anoche? Sentí que el golpeteo en mi pecho sacudió mi cuerpo. ¿Estaba hablando de mí irrumpiendo en su habitación? ¿El casi-sexo? Pero, ¿cómo iba a saber algo de eso? ―¿Ayer por la noche? ―La carrera. Oí que apareciste con Jared y... lo reclamaste, por así decirlo. ―Su sonrisa me hizo sonreír. ―Oh, sí ―le contesté, vacilante. Después de la pelea con Jared, estaba más confundida que nunca acerca de dónde nos encontrábamos. No podía explicárselo si no lo entendía ni yo. ―¿Y bien? ―Movió su dedo en un círculo para que continuara.


―No hay mucho que contar, K.C. Jared y yo pedimos una tregua, supongo. Aparte de eso, no estoy segura de lo que está pasando. ―Metí más pastel en mi boca. ―¿Te preocupas por él? ¿Como más que amigo? ―Su tenedor se detuvo en medio del aire, y me miró expectante. Me preocupaba por Jared. Mucho. Pero ¿qué hacía eso conmigo? ―Sí ―suspiré―. Pero él no se preocupa por mí, K.C. Déjalo en paz. Ella me dio una sonrisa triste y no la de buenos amigos de dame un segundo trozo de pastel. Después de Mario’s, me llevó a casa en vez de ir al cine como lo planeamos. Yo estaba más interesada en ponerme al día con los episodios perdidos de Sons of Anarchy que ver la comedia romántica que ella quería. ―¿Qué es eso? ―exclamó, mirando algo a través del parabrisas. Seguí su mirada y contuve el aliento al ver mi patio, lleno de vecinos. Estaban observando un espectáculo sumamente brillante en mi casa.

215

¿Qué? Mi pulso empezó a correr. ¿Estaba mi casa en llamas? Rápidamente salí del auto y corrí hasta mi jardín. Di un grito ahogado por lo que vi. El árbol entre Jared y mi casa estaba iluminado con luces. Centenares. De. Luces. Oh, Dios mío. ¡¿Quién hizo esto?! No pude controlar la sonrisa que se extendió por mi cara. El árbol estaba decorado con una variedad de iluminación radiante. Luces blancas, bulbos pequeños y grandes, así como linternas de diferentes estilos y tamaños adornando el árbol. La cualidad mágica imponente del mundo dentro de las ramas era demasiado intensa para describirla con palabras. Estaba segura de que nunca disfrutaría mirar este árbol sin luces de nuevo. Jared. Mis labios comenzaron a temblar. Mientras caminaba cerca del árbol, entendí por qué tantas personas estaban merodeando afuera ahora. La vista era hermosa. Había pasado mucho tiempo desde que subí este árbol, leyendo en él, y hablando con Jared hasta que las estrellas se desvanecían con la luz de la mañana.


Lo había hecho por mí. No sabía quién más podría haber sido. Este era nuestro lugar especial-uno de tantos-y él lo encendió con magia y maravilla. El temblor en mi pecho se hizo más fuerte, y un par de lágrimas cayeron sobre mis mejillas mientras silenciosamente admiraba el espectáculo. ―¿Sabes de qué se trata? ―preguntó K.C. a mi lado. ―Tengo una idea. ―Mi voz era ronca por el nudo en mi garganta. Al darme cuenta de algo pegado al tronco del árbol, me alejé de mis vecinos y arranqué la hoja de papel de la grapa. El ayer dura para siempre. El mañana llega nunca. Hasta ti. Sin aliento, miré a la casa de Jared, pero estaba completamente oscura. ¿Dónde estaba?

216

―¿Por qué hay luz en tu habitación? ―K.C. elevó la voz, y mis ojos se dispararon hacia el segundo piso de mi casa en el que, de hecho, mi luz estaba brillando. Nunca dejaba ninguna luz encendida cuando salía de la casa, a excepción de la que estaba en el porche. ―Debo haber olvidado apagarla ―murmuré distraídamente mientras corría a la casa―. Te veré más tarde. Gracias por la cena ―dije detrás de mí, corriendo por las escaleras. ―Uh... bien. ¡Feliz cumpleaños! ―tartamudeó K.C. antes de que cerrara la puerta. Estaba siendo definitivamente grosera, pero mi cabeza estaba en otro lugar ahora. Dejé mi chaqueta y mi bolso en el suelo. Podía ver la luz de mi dormitorio brillando por mi puerta abierta, y poco a poco subí las escaleras. No estaba asustada, pero mi corazón latía con fuerza, y mis manos temblaban. Cuando entré en la habitación, Jared estaba sentado en la barandilla de afuera de mis puertas dobles. Se veía muy bien, sus pantalones colgando de sus estrechas caderas y su cabello sexy-desordenado. Mis brazos dolían por sostenerlo. Quería perdonarlo y olvidarme de todo en ese momento, pero mi orgullo me contuvo. Por suerte, él no me dio la oportunidad de tomar una decisión. ―¿Era eso lo que estabas buscando en mi habitación anoche? ―Hizo un gesto a una carpeta manila en mi cama.


Debo haber estado rojo fuego en ese momento. Durante todo el día, había estado pensando acerca de su comportamiento y lo que él tenía tanto miedo de decirme, y había olvidado de que le hice saber que estaba curioseando en su habitación para tomar esa fotografía de él ayer por la noche. Supongo que quería que supiera que sabía que algo estaba pasando. ―Adelante ―instó suavemente―. Echa un vistazo. Debatiendo por un momento si hablaba en serio o no, me acerqué a la cama y me incliné para abrir la carpeta. Casi me ahogo en mi propio aire. Había fotos, como la que había encontrado, de un niño, no, borra eso, de Jared magullado y ensangrentado. Viendo la pila de una treintena de fotos, vi la cara de un Jared de catorce en algunas de ellas. Otras eran de partes de su cuerpo. Separé las fotos, explorando cuidadosamente cada una. Las imágenes detallaban lesiones distintas de su cuerpo: piernas, brazos, pero sobre todo su torso y la espalda. En una de ellas, vi las mutilaciones frescas de las cicatrices desvanecidas que Jared ahora tenía en la espalda. Sostuve mi puño en mi boca para ahogar un gemido de disgusto.

217

―Jared, ¿qué es esto? ¿Qué te pasó? Él miró hacia abajo a sus pies, y me di cuenta que estaba buscando palabras. Jared no disfrutaba de la compasión, especialmente la suya. Así que esperé. ―Mi padre... él me hizo eso ―habló en voz baja, como si ni siquiera quisiera admitirlo a sí mismo―. Y a mi hermano. Lo miré. ¿¡Qué! ¿Un hermano? Jared, como yo, no tenía hermanos. Y añadió: ―El verano antes de primer año de carrera, iba a pasar todo mi verano contigo, pero como recordaras, mi padre llamó de la nada y quiso verme. Así que fui. No lo había visto en más de diez años, y quería conocerlo. Asentí y me senté en la cama. Mi mente daba vueltas preguntándome cómo un padre podía hacer esto a su hijo, o hijos, pero quería oírlo hablar de todo, incluso de este hermano. ―Cuando llegué allí, me enteré de que mi padre tuvo otro hijo. Un niño de otra relación. Su nombre es Jaxon, y él es sólo un año más joven que yo.


Jared se detuvo, pensativo. Sus ojos se habían iluminado cuando dijo el nombre de Jaxon. No podía creer que tuviera un hermano. Lo había conocido tan bien mientras crecíamos, y aunque él no se enteró de este hermano en secreto hasta que había tenido catorce años, todavía me sentía mal no haber sabido de él. ―Vamos ―insté con suavidad. ―Jaxon y yo nos llevamos muy bien. A pesar de que fue un shock descubrir que había tenido un hermano tanto tiempo sin saberlo, estaba agradecido de tener una familia. Teníamos casi la misma edad, nos gustaban los autos, y él quería estar conmigo todo el tiempo. Caray, yo quería estar cerca de él, también. Me pregunté si Jared seguía viendo a Jaxon, pero decidí callar y preguntar después. Y añadió: ―La casa de mi padre era un tugurio real. Estaba sucia, y nunca había gran cantidad de comida en el lugar, pero estaba disfrutando de mi hermano. Éramos sólo nosotros tres. El primer par de semanas no fueron tan malas.

218

¿No fueron tan malas? ―Entonces empecé a notar que algo estaba mal. Nuestro padre bebía mucho. Se despertaba con resaca, lo que no era nada nuevo para mí por mi mamá, pero luego empecé a ver drogas, también. Eso era nuevo para mí. Sus fiestas en casa estaban llenas de estas malditas personas horribles que hablaban con nosotros como no deberías hablar con los niños. ―Los ojos de Jared comenzaron a humedecerse, y su voz era apenas un susurro. Empecé a tener miedo. ¿Qué demonios había pasado? Después de unos segundos de pausa, dejó escapar un gran suspiro. ―Como que tengo la sensación de que Jaxon podría haber estado enredado con estas personas. Al igual que enredado con ellas más que sólo maltratado. ¿Enredado con ellas? Contuve el aliento mientras la comprensión se esclareció. No. Por favor, eso no. Se sentó a mi lado en la cama, todavía sin hacer contacto visual. ―Una noche, cerca de tres semanas después de mi visita, encontré a Jax llorando en su habitación. Entré, y él estaba inclinado sobre la cama sobre su estómago. Una vez que conseguí que se volviera más vi los moretones por todo su abdomen. Mi padre le había dado una patada, más de una vez, y él estaba adolorido.


Cerré los ojos, tratando de no imaginar al niño. Jared continuó: ―No sabía qué hacer. Estaba tan jodidamente asustado. Mi madre nunca me golpeaba. No tenía ni idea de que la gente hiciera estas cosas a los niños. Estaba arrepentido por haber llegado, pero también alegre, por el amor de Jax. Si mi padre le hacía esto mientras yo estaba aquí, no podía ni imaginar lo que hacía cuando no estaba. Jax insistió en que estaba bien y que no necesitaba un médico. ―Los hombros de Jared se desplomaron, y pude sentir la tensión de su cuerpo mientras hablaba despacio y en silencio―. Mi padre dirigía a Jax. Él era un hijo de puta y digno de menos respeto ante los ojos de mi padre, al parecer. No me di cuenta hasta más tarde. ―Dime. ―Necesitaba saber esto. Quería saberlo todo. ―Un día, no mucho después de que me di cuenta de cómo realmente trataba a Jax, mi padre nos pidió que fuéramos a una casa y fingir que estaba vendiendo algo. Quería irrumpir y robar el lugar. ―¿Qué? ―Solté repentinamente.

219

―De las cosas que debían decir, yo sabía que el dinero era escaso, sobre todo con sus hábitos caros. Jax me decía que era normal, que mi padre lo hacía mucho. Nunca se negó. Mi padre abusaba de él para cualquier cosa y todo: cena quemada, desordenes... Jax sabía que decir no, no serviría de nada. Todavía tendríamos que hacer el trabajo, pero sólo con contusiones. Pero de todos modos me negué. Y mi papá empezó a golpearme. Náuseas quemaron mi estómago. Mientras estaba perdiendo mi verano resentida por que no llamó o escribió, estaba siendo herido. ―¿Probaste a llamar a tu mamá? ―me atraganté. ―Una vez. ―Él asintió―. Fue antes de que mi padre comenzara a abusar de mí. Ella estaba borracha, por supuesto. Lo vio como una mala situación, por lo que no fue a buscarme. Traté de hablarle de Jax, pero no lo consideró un problema. Pensé simplemente en salir de allí corriendo. Pero Jax no se iría, y no podía dejarlo. Gracias a Dios que ella se había limpiado, de lo contrario tendría que hacerle daño. ―Así que le ayude a mi padre ―admitió Jared secamente, sus ojos esperando mi reacción―. Ayudaba a Jax y hacía trabajos. Entraba a casas, entregaba drogas para él. ―Se giró hacia a la ventana y miré hacia fuera en el árbol―. Un día, después de semanas de infierno, me negué a escucharlo y pedí volver a casa. Y me llevaba a Jax conmigo. ―Sacó su camiseta sobre su cabeza y me mostró su espalda―. Él tomó un cinturón para mí, al final con la hebilla.


Pasé mis dedos por sus cicatrices. Los bordes eran rígidos, pero la caída de las ronchas era suave. No eran muchas, y su piel todavía era preciosa. Hizo una pausa por un momento y se giró a mirarme, el fantasma de su dolor aún en lo profundo de sus ojos. ―Así que, finalmente, sólo escapé. Robé cincuenta dólares y salté en un autobús a casa. Sin Jax.

220


Capítulo 32 Podía ver el dolor en sus ojos. ¿Qué le había sucedido a su hermano? Jared había creído que la vida con Katherine era mala, pero con su padre resulto ser un horror. Y tenía que tomar la decisión de abandonar el barco sin su hermano. ―¿Fuiste a la policía? ―le pregunté. Negó.

221

―No al principio. No había manera que lidiara con eso. Pero cuando mi madre vio lo que me paso, me obligo a ir. Nunca les dije lo que me paso, pero les informe lo que pasaba con mi hermano. Ella insistió en tomar fotos por si acaso, sin embargo. La policía se llevó a mi hermano lejos de mi padre y lo puso en un hogar de acogida. Lo quería conmigo, pero el alcoholismo de mi madre no inspiraba ninguna confianza al estado. ―¿Has visto a tu padre desde entonces? ―Casi me atragante al usar la palabra “padre” para un hombre como ese. ―Lo vi hoy. ―Me sorprendió Jared―. Lo veo cada fin de semana. ―¡¿Qué?! ¿Por qué? ―Así que es ahí donde va, pero ¿cómo puede estar en la misma habitación que un monstruo como ese? ―Porque la vida es una perra, por eso. ―Me dio una amarga sonrisa y miró para otro lado―. El año pasado, después que te fuiste a Francia, me volví un poco loco. Bebí y me metí en muchas peleas. Madoc y yo anduvimos jodiendo por un tiempo. Odie que te fueras, pero también descubrí que Jax había sido transferido a otra casa de acogida después que la última familia lo había golpeado. Fue un mal momento. Se levantó para ponerse junto a la ventana, y me di cuenta que estaba apretando los puños. No lloraba más. Estaba enojado. ―Así que le seguí la pista a su antiguo padre adoptivo y lo hice mierda. Realmente fue malo. ―Sus cejas se levantaron pero no hubo arrepentimiento en su tono―. Él estuvo en el hospital por una semana. El juez decidió que mis sentimientos eran comprensibles, pero mi reacción no. Pensó que sería justicia poética el condenarme a las visitas obligadas a mi padre en la cárcel, ya que todavía está ahí por abusar de mi hermano, así como por las drogas que la policía


encontró en su casa. Parecía como que yo iba por el mismo camino, así que el juez ordeno las visitas de los fines de semana por un año. ―Así que es ahí a donde vas. A la cárcel de Stateville en Crest Hill. ―No era una pregunta, solo una aclaración. Recordé los recibos en su habitación. ―Si, todos los sábados. Sin embargo, hoy fue mi última visita. Asentí agradecida. ―¿En dónde está tu hermano? La primera insinuación de una sonrisa se dibujó en los labios de Jared. ―Está en Weston. Sano y salvo con una buena familia. Lo visito todos los domingos. Pero mi mamá y yo estamos intentando obtener con el estado un acuerdo para que le permita vivir con nosotros. Ella ha estado sobria por un tiempo. Él tiene casi diecisiete años, no es como que fuera un niño pequeño.

222

Esto era mucho para asimilar. Estaba entusiasmada de que finalmente había confiado en mí. Había sido herido, lo que probablemente lo hizo sentirse abandonado por la gente que debió haberlo protegido. Pero todavía estaba perpleja por una cosa. Me acerqué a él. ―¿Por qué no me lo dijiste en todos estos años? Podría haber estado ahí para ti. ―Me levanté de la cama, y caminé hacia él. Se pasó una mano por el cabello y se alejó de mí para apoyarse en la baranda. ―Cuando finalmente volví a casa ese verano, fuiste mi primer pensamiento. Bueno, aparte de hacer todo lo que pudiera para ayudar a Jax. Tenía que verte. Mi madre se podía ir al infierno. Todo lo que quería eras tú. Te amaba. ―Agarró la baranda a su lado y su cuerpo se puso rígido―. Fui a tu casa, pero tu abuela me dijo que habías salido. Trató de hacer que me quedara. Creo que se dio cuenta que estaba mal. Pero corrí a buscarte, de todos modos. Después de un rato te encontré, en el estanque de peces en el parque. ―Levantó la mirada para encontrar la mía―. Y ahí estabas… con tu papá y mi mamá, jugando a la pequeña familia. ¿La pequeña familia? ―Jared… ―comencé. ―Tate, no hiciste nada malo. Ahora lo sé. Solo tienes que entender mi forma de pensar. Había estado en el infierno. Estaba débil y herido por el maltrato. Tenía hambre. Había sido traicionado por la gente que tenía que apoyarme: mi mamá nunca ayudaba cuando se necesitaba, mi papá hiriéndome a mí y a mi desvalido hermano. Y entonces te veo con nuestros padres, luciendo como la dulce y feliz


familia. Cuando Jaxon y yo estábamos adoloridos y luchando para salir adelante cada día en una sola pieza, tuve que ver a la madre que nunca tuve. Tu papá te llevo de día de campo y te compró un helado mientras el mío me azotaba. Sentí que nadie me quería y que la vida continuaba sin mí. A nadie le importaba. La madre de Jared había salido un par de veces con nosotros ese verano. Mi padre siempre trataba de ayudarla. Él amaba a Jared y sabía que Katherine era una buena persona en el fondo. Solo trataba de sacarla de la casa y mostrarle, de una manera humilde, lo que se estaba perdiendo con su propio hijo. ―Tú te convertiste en un objetivo, Tate. Odiaba a mis padres, estaba preocupado por mi hermano, y estaba seguro que no podía confiar en nadie más que en mí mismo. Cuando te odiaba, me hacía sentir mejor. Muchísimo mejor. Incluso después de darme cuenta que nada era tu culpa, todavía no podía dejar de odiarte. Se sentía bien, porque no podía lastimar a quien quería hacerles daño. Silenciosas lágrimas corrían por mi rostro, y Jared se acercó y tomó mis mejillas en sus manos. ―Perdóname ―susurró―. Sé que no debí hacerte eso. No me odies.

223

Negué. ―No te odio. Quiero decir estoy un poco molesta, sobre todo molesta por el tiempo perdido. Envolvió los brazos alrededor de mi cintura y me atrajo. ―Dijiste que me amaste. Odio que perdiéramos eso ―dije tristemente. Se agachó y me agarró de la parte posterior de mis muslos y me levantó. Me cortó la respiración y me aferré a su cuello. Su cuerpo cálido solo me dio ganas de acurrucarme junto a él. Envolví mis piernas alrededor de él mientras se dirigía a la cama y se sentó. Puso una mano en mi cara y guió mis ojos a los suyos. ―Nunca lo perdimos. Por mucho que traté, nunca pude borrarte de mi corazón. Es por eso que era un imbécil y mantenía a los chicos lejos de ti. Siempre fuiste mía. ―¿Tú eres mío? ―le pregunté mientras limpiaba mis lágrimas. Me besó la comisura de la boca suavemente, y sentí el calor extenderse en mi cuello. ―Siempre lo he sido ―susurró contra mi boca. Envolví mis brazos alrededor de él, y me abrazó fuertemente mientras enterraba mi cara en su cuello. Mi cuerpo se relajó contra el suyo sabiendo sin


dudarlo que por fin habíamos cruzado. Él no me haría daño de nuevo y sabía que lo necesitaba igual que al agua. ―¿Estás bien? ―preguntó. Siendo un poco tarde para una pregunta tonta, pero deseando saber su respuesta. ―¿En serio? ―respondí. Y me encantaba eso de él. Había sido abandonado, abandonado e indefenso para proteger a su hermano. Mi vergüenza en sus manos parecía poca cosa comparada con esto. Pero también sabía que su trauma no era excusa para tratarme tan mal durante todos estos años. ―Lo estaré ―le prometí. Si él podía dar el paso de confiar en mí con todo esto, entonces podría tratar de seguir adelante, también. ―Te amo, Tate. Se acostó en la cama, y me quede junto a él, agarrándolo fuertemente. Nos quedamos así, abrazados, hasta que sentí el constante aumento y la caída de su pecho que me dijo que estaba dormido.

224

* * *

Era más de medianoche cuando desperté. Me había quedado dormida medio abrazada al pecho de Jared. Mis piernas entrelazadas con las de él, mi cabeza metida en su cuello, y mi brazo en su pecho. Su olor almizclado y el viento llenaban mi mundo y cerré los ojos mientras mis dedos se enroscaban en su cabello. Mis labios se deslizaron por un lado de su suave cuello, saboreando su piel salada con una incontrolable necesidad de tocarlo con algo más que mis manos. Mierda. Estaba dormido. Y también lucía tranquilo. No estaba preocupado o con la frente arrugada, y no tenía el rostro desfigurado por su ceño fruncido. Sacudiendo la cabeza y decidiendo dejarlo solo, me salí con cuidado de la cama. Yendo a las puertas dobles para tirar de las cortinas, me di cuenta que llovía ligeramente porque salpicaba los cristales de mis ventanas. Perfecto. Tenía a Jared y una tormenta. Y no podía dejar de sonreír. Me quité los calcetines y caminé de puntillas por la habitación, dejándolo dormir. Al salir por la puerta trasera de la cocina, salí al porche descalza. Mis dedos se estremecieron y apreté los puños con renovada energía corriendo ya a través de mi cuerpo. El aire olía como el otoño. Al igual que manzanas y hojas quemadas.


El toldo me protegió de mojarme, así que bajé las escaleras hacia los ladrillos del patio. Las gotas de agua caían sobre mis pies, derramándose entre mis dedos, y el zumbido familiar de la electricidad pegado a mi piel. Crucé los brazos sobre mi pecho para mantenerme caliente, sentí una ola de escalofríos de repente sobre mis brazos y piernas mientras escuchaba la tranquila caída de la lluvia salpicando los árboles y el suelo. Inclinando la cabeza hacia atrás para que la llovizna cubriera mi cara, me sentí años más joven de lo que me había sentido últimamente, el tintineo de las campanas de viento del patio trasero de la señora Trent, me llevaron por una meditación tranquila. La lluvia estaba poniéndose un poco pesada, y cerré los ojos mientras el suave viento acariciaba mi cara. Los pensamientos flotaban en mi mente como nubes, y nada existía, solo el estruendo distante de los truenos y mi cabello esparcido por el viento. A medida que la llovizna se volvía un aguacero, abrí los ojos y me volví para entrar al interior de la casa. Una aparente calma había caído sobre mí, pero estuve a punto de gritar cuando vi a Jared inclinado en la puerta de atrás de la casa.

225

―¡Jared! Me asustaste. Pensé que estabas dormido. Sostuve mi mano en mi pecho, mi corazón se sentía como si estuviera tratando de salir de mi pecho. Pero Jared no decía nada, y se enderezó cuando empezó a acercarse a mí. Sus ojos eran alarmantemente intensos. No parecía enojado, pero parecía a punto de explotar. Si tan solo pudiera moverme, entonces me encontraría con él a mitad del camino. Pero me quede ahí atrapada. Sus penetrantes ojos ardían, y lucía… hambriento. Cuando me alcanzó, sus manos se posaron en mis caderas, y me miró a los ojos por un minuto. Normalmente, cualquier contacto visual directo conmigo por un largo tiempo se sentía incómodo, pero Jared me miraba como si fuera su última comida. Y vaya si no me encantaba. Sus dientes se veían cuando respiraba y sus ojos cortaban a través de mí. Sabía lo que quería, y cuando me acordé de lo bien que sabía su piel cuando la había probado, no podía dejar de tocarlo. Puse mis brazos alrededor de su cuello, me puse de puntillas para alcanzar su boca. Ahí es donde terminó mi control sobre la situación.


Él era como un animal hundiendo sus dientes en una jugosa presa. Uno de sus brazos se envolvió alrededor de mí, mientras que con el otro sostenía mi rostro. Guió cada uno de nuestros movimientos. Cuando empujo, me rendí. Su lengua hizo que le apretara su culo. Estaba tan caliente, y cuando uso sus dientes para morder mis labios, sabía lo que quería, también. Mi pulso estaba acelerado, y tenía un dolor desesperado entre mis piernas. Lo necesitaba. Lo necesitaba dentro de mí. ―Estás helada ―dijo mientras la lluvia empapaba su ropa. ―Caliéntame ―le supliqué. Le había dejado un rastro de besos suaves a lo largo de su cuello y mandíbula y lo oí contener el aliento cuando mi lengua salió para saborear otra vez su piel. ―Te amo, Jared ―le murmuré en su oreja. Tomó mi cabeza en sus manos y capturó mi boca en un beso profundo. Su aliento era caliente y sabía a lluvia. Como un recuerdo que buscaba guardar dentro de mí para siempre.

226

―Podemos esperar ―sugirió, pero era más bien una pregunta. Negué lentamente, el deseo se fundía en mi vientre como un incendio. No perderíamos más el tiempo. Levanté el dobladillo de su camisa y se la saqué por la cabeza y dejé que mis manos acariciaran los rincones de su piel. Mis dedos flotaban por su espalda, y él se tensó cuando deliberadamente acaricié una de sus cicatrices. Lo ansiaba. Todo de él. Quería que supiera que no le tenía miedo, que amaba cada parte de él. Sosteniéndole la mirada, saqué mi blusa de seda negra por encima de mi cabeza y desabroché mi sujetador, dejando que ambos cayeran al suelo. La respiración de Jared se cortó, y gimió cuando sus dedos tocaron mis pechos. Su toque envió fuego por todas mis venas, mis puños se cerraron anticipando. Quitó mi cabello empapado de mis hombros y me bebía con sus ojos. Normalmente, yo era consiente de todo. Nunca he caminado desnuda por el vestuario. Pero me encantaba su mirada sobre mí. Jared me atrajo hacia él, y el pulso en mi interior latió más fuerte cuando sentí su piel contra mis pechos desnudos. Nuestros labios se fundieron apurados y cuando sentí su dureza a través de sus jeans, gemí, pensando que seguramente me iba a perder. Te necesito.


Me quité mis jeans y dejé escapar un pequeño gemido cuando inesperadamente me levantó. Mis piernas fueron alrededor de su cintura, y me llevó a través del patio a la tumbona que tenía dosel. Se cernió sobre mí abarcando cada centímetro de mi cuerpo con su mirada. Inclinó su cabeza y me besó en el pecho sobre mi corazón. Mi cuerpo se sacudió cuando tomó un pezón en su boca y ahora ya no podía sentir el frío. ―Jared… ―Mi pecho se estremeció con un placer abrumador. Mientras lo succionaba, su mano rozaba mi cuerpo, acariciando mi cadera y la pierna. La presión dentro de mí era agonizante, y sabía lo que necesitaba. ―Jared, por favor. Dejó mi pecho y continuó besándome por mi estómago, su lengua hacía que me sacudiera cada vez que tocaba mi piel. ―Ten paciencia ―ordenó―. Si sigues pidiéndomelo vas hacerme perder el control.

227

Mientras me besaba, sacó mis bragas por mis piernas y las dejó caer al suelo. Poniéndose de pie, sacó un condón de su billetera y se desabrochó sus jeans, haciéndolo todo en un suave movimiento. Oh, Mi Dios. Definidamente estaba tan listo como yo. Bajando junto a mí, se colocó entre mis muslos, su palpitante dureza frotándose contra mí. Cerré los ojos, el temblor de mi clítoris por su piel acariciando mi sexo enviaba olas de deseo por todo mi cuerpo. Esto era todo. Lo necesitaba dentro de mí. Justo. Ahora. Miró cuando envolví mis piernas alrededor de él, arqueando mi cuerpo junto al suyo, lo sentí deslizarse contra mi apertura. Gimió de deseo… o tal vez de agonía, y no podía dejar de amar ese sonido. Todo era perfecto. Tenerlo. Bajo la lluvia. Y me amaba. Sacó el condón de su empaque. Deslizándose en él. Se inclinó para besarme. ―Te amo ―dijo antes de deslizarse dentro de mí. ―Ahhh… ―Me quede sin aliento y mi cuerpo se pudo rígido e inmóvil. Jared se detuvo y se echó hacia atrás para mirarme. Estaba sin aliento y sonrojada cuando me miró preocupado y enamorado. Sabía que dolería, ¡pero esto duele! Tomé varias respiraciones profundas tratando de que mi cuerpo se ajustara. ―¿Estás bien? ―me preguntó.


Asentí, sintiendo poco a poco desvanecerse casi inmediatamente el dolor. ―Estoy bien. No te detengas solo hazlo lentamente. Cuando Jared vio que me relajé, se deslizó profundamente poco a poco hasta estar totalmente dentro de mí. ―Mierda ―dijo con un suspiro―. Te siento tan bien. Perfecta. Mantuvo su peso encima de mí, y levanté mis caderas, sintiendo sus embestidas lentas dentro de mí. Empecé a moverme con él, sintiendo el temblor de lo que su cuerpo le hacía al mío. En cada unión, iba con más fuerza dentro de mí. No dolía más Mi cuerpo se estiraba para tomarlo, pero ahora estaba sintiendo el calor familiar en mi vientre y palpitando entre mis muslos. No estábamos haciendo el amor despacio y con tiempo. No esta noche. Agarré su rostro para que sus labios se encontraran con los míos. Necesitaba cada centímetro de su cuerpo sobre y dentro de mí. Susurré contra su boca: ―Te siento en todas partes.

228

Él dejó escapar un ronco gemido. ―No digas eso, nena. O terminaré demasiado rápido. Nuestros cuerpos se movían en sincronía, mis caderas se levantaban para encontrar las suyas. Él se iba a correr. Tenía los ojos vidriosos y respiraba con dificultad. Pasé mis dedos por su espalda, que estaba húmeda por el sudor y la lluvia, sentía el poder de sus golpes dentro de mí. Nuestras frentes se encontraron y sus dientes se apretaron mientras miraba hacia abajo a mi cuerpo moverse junto al suyo. Mi orgasmo llegó rápidamente mientras sus caderas golpeaban las mías, y grité de placer mientras Jared seguía duro. Después de unos segundos su cuerpo se tensó y cerró los ojos mientras se corría también. Nos quedamos allí, inmóviles tratando de recuperar el aliento durante algunos minutos. No había nada mejor en el mundo que lo que acabamos de hacer. Lo quería para siempre. Todavía podía sentir que estábamos conectados, y no había felicidad más grande que saber que estaba sudando y temblando por mí. Se inclinó y me besó en los labios después que nuestros cuerpos se habían separado. ―Realmente eras virgen. ―No estaba preguntando. ―Sí ―le repliqué―. No he tenido muchas citas en mi vida, ¿sabes?


Se alzó hasta cernirse sobre mí, Jared me besó en la mejilla y la frente. ―Así que realmente eres mía. ―Su voz era ronca. Siempre, me dije a mí misma, pero opté por mi sarcasmo habitual cuando le respondí. ―Solo por el tiempo que me hagas feliz. Me sostuvo mientras me daba una sonrisa cómplice, porque ambos sabíamos que me hacía muy feliz. Rodando sobre nosotros, me quedé encima de su pecho y paso su mano por arriba y debajo de mi espalda. ―No te duermas ―me ordenó―. Puedo hacerte muy feliz de nuevo en cinco minutos.

229


Capítulo 33 ―Sí, papá, te prometo tener cuidado. ―Me reí, tratando de no moverme mucho para no arruinar el cabello o maquillaje―. De todos modos, K.C. y Liam estarán allí, así que voy a ser capaz de encontrar un paseo si estoy demasiado perdida. Mis altavoces portátiles vibraron con el suspiro alto y claro que mi padre dejó escapar. ―Tate. ―Oh, relájate. Sabes que puedes confiar en mí. Creo que todavía podría decir eso, pero de alguna manera me sentí que era menos cierto que antes.

230

Mis dedos se inquietaron. Tenía que salir de esta llamada, para que pudiera entrar en mi vestido. Jared y Madoc se habían comprometido a llevarme a la fiesta. Iba con los dos. Por mucho que sólo quería pasar cada segundo con Jared, me decidí a dar a Madoc una oportunidad para hacer las paces. Él era el mejor amigo de Jared, después que no era la piel de mi nariz podía darle otra oportunidad. Sólo una oportunidad más. ―No es que me preocupe ―se quejó mi papá. Entrecerré los ojos. ―Pero te gusta Jared, papá. ―Es un adolescente, cariño. Confío en él, pero no con mi hija. El calor subió a mis mejillas, y esperaba que mi padre no viera el rubor. Sus sospechas estaban demasiado cerca de casa. Si supiera. La culpa manchaba la noche emocionante que iba a tener. Jared y yo habíamos hecho el amor dos veces en mi cumpleaños hace una semana y de nuevo a la mañana siguiente. Lo mantuve fuera de mí desde entonces, poder conseguir algo de trabajo escolar hecho se había convertido en un trabajo a tiempo completo. Un trabajo a tiempo completo delicioso y divertido. Me gustó mucho el efecto que tenía sobre él y la facilidad con que podía conseguir que


tratara sólo de decir no. Me llamó ayer por la noche como matón, y me reía, porque lo hice un tipo sin poder. Pero si mi padre sabía que Jared pasaba todas las noches aquí, ahora, saltaría en un avión de vuelta inmediatamente. Yo haría lo mismo si fuera mi hija, pero no quería a Jared en ninguna parte sin mí, y él parecía sentir lo mismo. No podíamos controlarnos. O tal vez simplemente no nos importaba intentarlo. ―Bueno, ¿cómo me veo hasta ahora? ―le pregunté, lo que significaba mirarme del cuello para arriba. Él me dio una sonrisa triste, y yo sabía que lamentaba no poder estar aquí conmigo. ―Hermosa. Tanto como tu mamá. Mis ojos se llenaron. ―Gracias ―le susurré apenas. Mi madre y yo no nos parecemos mucho. Ella tenía el cabello rojo y era más pequeña, pero me hizo sentir orgullosa que mi padre pensara que yo era tan hermosa. Querría que esta noche me esponjara el cabello o ayudara a subirme el cierre de mi vestido.

231

Mi cabello color miel con raya en medio, y los rizos en cascada por toda la espalda. El maquillaje que había comprado cuando compré el vestido resultó ser menos abrumador de lo que originalmente pensé. Mientras por lo general aplicaba un mínimo de color a la cara y los ojos, me decidí esta noche hacerlo y el resultado había sido impactante. Mis ojos estallando, y mis labios parecían caramelos. ―Muy bien, ve a vestirte, y mándame un texto cuando llegues esta noche. ―Se frotó la barba en su mandíbula. ―Te quiero. Hablaremos más tarde ―le contesté. ―Yo también te quiero. Pasa un buen rato. ―Y colgó. Bajando el cierre, saqué mi vestido de la percha. Al entrar desnuda en el material de lentejuelas y plata, sentí escalofríos en los brazos y las piernas y el vértigo se apoderó de mí. El vestido es corto y ceñido al cuerpo, con un escote corazón. Mis piernas, los brazos y el escote son los principales lugares de interés, desde que el vestido no dejaba ninguno de ellos cubierto. Tomé una respiración profunda mientras subía la cremallera y se ajustaba en todos los lugares correctos. La mera superposición presentó un patrón de lentejuelas que me hizo ver como si resplandeciera. Mis dedos se clavaron en el suelo cuando me vi en el espejo. Wow. Nunca me había visto así antes. Después de retocar el maquillaje y añadir algunas pulseras y pendientes, me dirigí escaleras abajo para agarrar mis zapatos de tacón salvaje. Al esperar hasta


esta tarde para comprar el toque final de mi equipo había estado jugando con fuego, pero los zapatos habían sido la última cosa en mi mente esta semana. Tomando la caja del lado del pasajero de la camioneta, me di la vuelta para ver a Jared congelado en su camino de entrada, mirándome. Tragué con la súbita conmoción de verlo vestido. Vestía un traje negro, por supuesto, con una camisa negra y zapatos. La chaqueta colgaba de él sin fuerzas, pero se adapta a la cintura antes de que cayera más allá de sus caderas. Llevaba el cabello cortado y peinado a la perfección y fuera de los ojos, por lo que parecían más brillantes. Sólo quería llevarlo dentro y olvidarme del baile. Su profunda mirada viajaba por mi cuerpo, y su respiración se volvía más agitada cada segundo. ¡Sí! Exactamente la reacción que esperaba. Tomé la parte superior de la caja y los saqué, deslizando ambos zapatos a mis pies descalzos. Jared mantuvo sus ojos en mí, después de cada movimiento. ―¿Por lo tanto, el vestido es para él, o para mí? ―bromeó Jared, cruzando a mi patio.

232

―¿Para ti? ―Arqueé una ceja―. ¿Por qué sería este vestido para ti? ―Mi actitud sarcástica estaba destinada a jugar con él. Algo en lo que me había hecho muy buena. Jared envolvió sus brazos alrededor de mi espalda y me levantó, llevando sus labios a los míos en un duro "toma ese" beso. ―Sabes a un Starburst ―gimió contra mis labios―. Y te ves como el sol. Regocijo me invadió con sus palabras. ―Te ves muy bien, también. El zumbido lejano del GTO de Madoc resonó en el barrio, y me retorcí en los brazos de Jared. Estaba segura de que mi vestido se había subido un poco cuando me agarró y esa no era una vista para su amigo. Madoc se detuvo al lado de mi casa y salió del coche en casi el mismo traje negro y camisa como Jared, pero Madoc había añadido un lazo púrpura. Con su cabello rubio y hermoso rostro, parecía arrogante y hermoso. Los moretones de su lucha un par de semanas atrás habían prácticamente desaparecido. Mientras que Jared tenía el aspecto de estrella de cine, Madoc era como un modelo. Demasiado bonito para mi gusto, pero bastante bonito a pesar de todo. Caminando con estos dos esta noche, sería la comidilla de la ciudad mañana. A lo grande.


Madoc desaceleró cuando levantó la vista y vio a Jared delante de mí. Lo que Madoc vio en los ojos de Jared le hizo detenerse. Cualquier rastro de una sonrisa que llevaba ya había desaparecido. ―No voy a ser golpeado de nuevo, ¿verdad? ―preguntó Madoc, medio tímido y medio en broma. ―Vete a la mierda. Tienes suerte de que te esté recibiendo en absoluto esta noche. ―Jared suspiró y volvió a su casa―. Voy a tomar mis llaves. Estamos tomando mi coche. Madoc sonrió tras de Jared mientras veía a su amigo desaparecer dentro de su casa y cerrar la puerta. Registre un silbido y llevé mis ojos de nuevo a Madoc. ―Te ves... comestible. ―Sacudió la cabeza como si no pudiera creer que podía verme bien. Rodé los ojos y lo miré con una mirada impaciente.

233

―Relájate. ―Sonrió y levantó las manos―. Voy a ocuparme de mis modales... esta noche ―añadió al último con una sonrisa amenazadora. Sacudiendo la cabeza, me dirigí hacia la casa. ―Voy a tomar mi bolso. Después que deslicé mi cartera de mano de la mesa de la puerta de entrada, me miré en el espejo, y cerré la casa, me giré para ver a Madoc sosteniendo un ramillete en la mano. Sintiéndome un poco incómoda, ya que pensé que Jared sería el que me conseguiría una flor, lo mire con recelo. Se acercó a mí, con una expresión pensativa en su rostro. ―Si no te importa, le pregunté a Jared si podía conseguir esto para ti. ―Amplió la pulsera, y la deslizo por mi mano―. Lo siento por ser un imbécil todos estos años. Tenía un plan, sin embargo. Perpleja, pregunté: ―¿Cuál era? Sonrió para sus adentros. ―Jared es mi mejor amigo. He sabido por un tiempo que se preocupaba por ti. La primera vez que vine a su casa el primer año de carrera, encontré un montón de fotos de ustedes dos. Él las mantiene en su mesita de noche.


Mi corazón latió más rápido, pero me sentí aliviada. Odiaba no ver ninguna foto de nosotros, en su caja de fotos la noche en que pude entrar. Ahora sé que están guardadas en otro lugar. En algún lugar cerca de él. ―De todos modos ―continuó Madoc―, nunca entendí por qué te trató como lo hizo, y Jared es tan revelador como un cangrejo ermitaño. Es como una de esas alcancías que hay que romper para sacar algo. Puedes sólo sacudirlo y te dará algunas monedas. Tienes que conseguir el martillo. ―Me miró directamente―. Tú eras el martillo. ―Todavía no lo entiendo. Frunció los labios como si estuviera molesto por tener que explicarlo más. ―Metí la pata contigo más de lo que me lo pidió, porque quería que reaccionara. Nunca ha sido un tipo particularmente feliz, y yo estaba harto de sus cavilaciones. Él se puso loco cuando te fuiste a Francia, y me di cuenta de que su comportamiento destructivo tenía algo que ver contigo. Al igual como si se hubiera perdido sin ti o algo así. Por lo tanto, decidí tratar de darle celos cuando volviste para ver qué pasaba.

234

―¿Y crees que es lo que un buen amigo hace? ―¿Por qué querría Madoc sacar de quicio a Jared? ¿Por qué no hablar con él? ―No lo sé ―dijo con sarcasmo―. Ustedes dos parecen muy, muy felices. Estábamos muy contentos. Pero dudo que Madoc pidiéndome ir al baile de Bienvenida consiguiera que Jared actuara. Supongo que ya no importaba, sin embargo. Jared y yo estamos juntos de nuevo, más fuerte espero, y Madoc tenía que asegurarse. ―Así que querías verlo feliz. ¿Por qué te preocupas tanto por Jared? ―le pregunté. Madoc se metió las manos en el bolsillo y trató de ocultar una sonrisa. ―¿Has oído hablar sobre el primer año de carrera, sobre el tiempo en que me metieron desnudo en mi casillero algunos seniors? ¿Madoc intimidado? ―Uh, no. ―Me reí, no creía una palabra de eso. ―Nadie lo sabe. Y es por eso que Jared es mi mejor amigo. ―Su voz era uniforme, y me di cuenta de que hablaba en serio. Jared le había ayudado. Yo no sabía qué decir, pero ambos dirigimos nuestra atención a Jared mientras se acercaba caminando de su casa. Tomando mi mano, me dio un beso debajo de mi oreja.


―Siento haber tardado tanto. Mi mamá me estaba dando una charla. Madoc vino a mi otro lado y extendió su brazo para que yo lo tomara, lo cual hice. ―¿Sobre qué? ―Apreté, un poco nerviosa acerca de qué clase de madre hacia Katherine en la actualidad. ―Que no consiga que quedes embarazada ―susurró sin mirarme. Me aclaré la garganta. ¿Embarazada? Ambos intercambiamos sonrisas cautelosas, sin saber qué decir a eso. Jared y yo habíamos estado utilizando la protección, pero supongo que debería obtener la píldora, también. ―¿Estamos listos? ―Madoc elevó la voz de mi lado. Sostuve a Madoc por la parte interior de su codo y sostuve a Jared cerca de mí por los bíceps. Mientras que hace un mes nunca hubiera pensado que estaría aquí con estos dos, me sentí a gusto.

235

―Por supuesto. Este es el comienzo de una gran amistad. ―Me empujó el brazo de Madoc juguetonamente. ―Podría ser el comienzo de una gran porno, también ―dijo sin expresión Madoc, rompiendo a reír. ―¡Hijo de puta! Vas a conseguirlo esta noche ―lo amenazo Jared, y yo negué riendo.


Capítulo 34 El baile fue más agradable de lo que esperábamos, incluso con la música diluida y tratando de hacer malabares con dos citas. Nueva York, Nueva York era el tema de la fiesta de Bienvenida, y el gimnasio estaba impresionantemente decorado con recortes del perfil de la ciudad de Nueva York y luces centelleantes. Madoc y Jared estaban como yin y yang. Madoc amaba a todos y todo. Jared ―lo amo― apenas toleraba nada. Madoc consiguió grandes fotos de él y yo apoyados contra un taxi retro de la ciudad de Nueva York para nuestra foto de la fiesta de Bienvenida. Le seguí el juego, aun cuando él siguiera tratando de posar como un mafioso. Jared tenía que ser obligado delante de la cámara, pero estoy segura que solamente lo hizo por mí.

236

Después de la rareza inicial de tratar de estar juntos en una cita real, Jared y yo nos relajamos y tuvimos un poco de diversión. Conocí a algunos de sus amigos, y superamos la incomodidad de estar alrededor de K.C. Creo que ella estaba más cómoda con Jared de lo que Liam lo estaba. Pero al cabo de un rato, todo estaba bien. ―Muy bien, vamos a emborracharnos. ―Madoc lideró el camino hacia la casa de Beckman en busca del licor. Llegamos a la fiesta de Tori al igual que la mayoría de personas estaba llegando, y me detuve en cuanto di un paso dentro. El recuerdo de la última vez que estuve aquí hace más de un año puso mi corazón acelerado. Maldición. Jared se detuvo delante de mí, probablemente porque vacilé. Mi respiración se aceleró, y apreté su mano. Incluso en mi cabeza, no podía descifrar por qué reaccionaba de esta manera. No tenía miedo. Sabía que nada iba a pasar esta noche. ―¿Tate, estás bien? ―Los ojos de Jared lucían afectados.


―Sí, necesito un trago. ―Estaría condenada si fuera a ser atrapada por mi pasado. Mi cuerpo estaba en DEFCON 13 ahora mismo, y solamente quería disfrutar de esta fiesta. Una vez que llegamos a la cocina, completa con un bar improvisado justo como la última vez, Madoc se puso a trabajar preparando los tragos. Jared declinó, ya que él conducía, y yo estaba orgullosa de él por ser responsable. Madoc estaba simplemente feliz de que tenía un conductor designado. Arrebatando la copa roja de la mano de Madoc, tragué el ardiente líquido mezclado con Cola tan rápido como pude. Con cada trago, el alcohol picaba peor y el gusto amargo me tenía deseando una galleta o un Jolly Rancher o algo dulce. Consumiendo con éxito hasta la última gota, balanceé la copa en el fregadero y tosí en mi mano mientras Madoc se reía de mí. ―Ah, ella está casi tan roja como un tomate ―bromeó a Jared. ―Vete a la mierda ―murmuré. Jared envolvió una mano alrededor de mi cintura y me atrajo cerca, besando mi cabello. Cerrando mis ojos, dejé que el alcohol calentara mi sangre, relajando mis músculos.

237

―Hey, chicos. ―K.C. se abalanzó en la cocina, tirando a Liam detrás de ella. Él asintió a Madoc y Jared, claramente no contento con Jared y K.C. y su breve cita. Liam la había engañado, pero estaba actuando enfadado porque K.C. pasó un par de citas con otro tipo. Supéralo. ―¿Qué estamos bebiendo? ―preguntó ella. ―Bueno, acabo de tomar un poco de coraje líquido, entonces estoy bien por ahora. ―Mi voz era todavía áspera por las acometidas del licor. Mientras ella y los demás se pusieron a elaborar la preparación de sus mezclas, Jared se inclinó hacia a mi oreja: ―Ven conmigo. Escalofríos se extendieron a través de mis brazos cuando su aliento cosquilleó en mi oreja. Tomó mi mano, y dejé que me guiara fuera de la cocina y por las escaleras al segundo piso de la casa. La casa de Beckman era enorme, por eso las fiestas aquí eran tan populares. La casa de Jared y la mía eran término medio, pero Tori y Bryan Beckman disfrutaban de una casa lujosa y espaciosa de dos niveles con un sótano terminado 3

DEFCON 1: Condición de defecación, un play off de las siglas del gobierno por "Condiciones de defensa". Se refiere al movimiento intestinal inminente. Defcon 1 es el menos urgente y Defcon 5 como una expulsión inminente.


y un patio totalmente embellecido con jardines que era lo suficientemente grande para una modesta cancha de golf. Esta casa probablemente contaba con siete u ocho dormitorios. Y parecía que Jared me estaba llevando a una. Oh, Dios mío. Tocó a una puerta para asegurarse de que la habitación estaba vacía y luego nos condujo dentro. En cuanto la puerta se cerró detrás de nosotros, me sostuvo contra ella, haciéndome agarrar sus brazos en apoyo. Jadeé por la sorpresa y encontré su beso cuando sus labios se aplastaron sobre los míos. Su mano bajó a mi trasero, y me acercó hasta encontrar sus caderas. Arrastré mi boca lejos de él para recuperar el aliento mientras él bajaba su cabeza hacia mi cuello. ―Dios, Tate. Tu vestido debería ser quemado. ―Su boca estaba caliente sobre mi oreja cuando comenzó a succionar el lóbulo. ―¿Por qué? ―pregunté, el deseo quemando por debajo haciendo muy difícil concentrarme.

238

Él se rió contra mi cuello. ―Cada tipo de mierda ha estado mirándote esta noche. Voy a ser arrestado. Tomando su cabeza en mis manos, fuerzo sus ojos a encontrar los míos mientras nuestras narices se tocan. ―Soy tuya. Siempre he sido tuya. ―Mi promesa colgando en el aire mientras él mira hacia mí, sus ojos color chocolate llenos de deseo. ―Ven aquí. ―Me conduce al centro del gran dormitorio, que parecía ser una habitación de huéspedes por la ausencia de fotografías y otras cosas personales. Jared sacó su teléfono y presionó algunos botones antes de que Broken de Seether comenzara a tocar. Colocó el teléfono sobre la cómoda, sosteniéndose en su pie de apoyo, caminó de regreso y me tomó en sus brazos mientras yo envolvía los míos alrededor de su cuello. Lentamente comenzamos a movernos junto a la música en nuestro primer baile lento juntos. ―Lo siento, no bailé contigo esta noche. ―Sus ojos no se encontraron con los míos, y había pesar en su voz―. No me gusta hacer cosas así en público. Se siente demasiado personal, supongo. ―No quiero cambiar quién eres ―le dije―. Pero me gustaría bailar contigo alguna vez o sostener tu mano.


Él me atrajo más cerca en un abrazo y envolvió sus brazos alrededor de mi espalda como una cinta de acero. ―Lo intentaré, Tate. El pasado se ha ido. Lo sé. Quiero que la comodidad que solíamos tener regrese. Incliné mi cabeza más para encontrar sus ojos mientras seguíamos balanceándonos con la música. ―Tu tatuaje “El pasado dura para siempre. El mañana nunca llega” eso es lo que dice. ¿Qué significa eso? ―Finalmente había sido capaz de leer la escritura sobre el lado de su torso una mañana de esta semana mientras él estaba durmiendo. Su mano se deslizó a lo largo de mi cabello. ―Solamente que estaba viviendo en el pasado. Lo que pasó con mi padre, lo que pasó contigo, nunca podría superar la cólera. El pasado me perseguía. Y el mañana, el nuevo día, nunca parecía llegar. Hasta mí, él había escrito en la nota.

239

―¿Y la linterna en tu brazo? ―Oh, haces demasiadas preguntas ―se quejó Jared juguetonamente, y podría decir que estaba avergonzado. Pero esperaba no dejarlo en aprietos. Él me fijó con una sonrisa resignada. ―La linterna eres tú, Tate. La luz. La conseguí después de que entré en problemas el año pasado. Tenía que comportarme de una manera más aceptable, y mi mamá decidió hacer lo mismo con la bebida. Ambos escogimos un pensamiento que nos llevaría a través del día. Un sueño o un deseo… ―Sacudió su cabeza y su voz se fue desvaneciendo. Su confesión me dejó sin aliento. ¿Él había pensado en mí cada día? ―¿Yo? ―pregunté. Él bajó su mirada hacía mí y acarició mi mejilla con su pulgar. ―Siempre has sido tú. ―Él usó mis palabras, y yo no podía tragar el nudo en mi garganta―. Te amo, Tate. ―Jared me miró como si fuera la cosa más importante en su mundo. Cerré los ojos y toqué sus labios con los míos. ―Te amo, también ―susurré contra su boca antes de sellarla con un beso.


Nuestros cuerpos se fundieron juntos, y sus dedos se enroscaron a través de mi cabello mientras nos devoramos el uno al otro. Sus labios eran suaves, pero fuertes contra los míos, y mis dedos se clavaron en su espalda mientras sus manos reclamaron mi cuerpo. Lo quería por todas partes. Yo era insaciable, y la culpa mostró el lado oscuro de mí. Lo quería aquí y ahora, pero el sexo con alguien en esta habitación mientras una fiesta ocurría abajo no era algo que una buena chica hacía. Presioné mis caderas contra las suyas, y ambos estábamos sin aliento entre besos. Seguí un camino hacia su mandíbula, y mis dientes raspando ligeramente su barbilla. ―Bájame el cierre ―jadeé. Él gimió. ―Vámonos de aquí. Estoy de humor para más que un "rapidito". ―Bueno, nunca he tenido un rapidito ―indiqué―. Bájame el cierre.

240

Él obedeció, pero las esquinas de su boca se levantaron en una sonrisa sexy. ―¿A dónde se iría mi chica buena? ―La pregunta era retórica. Sabía que amaba la manera en que lo deseaba. Sentí la corriente de aire cuando la mano de Jared llegó detrás de mí para desabrochar mi vestido, y gemí cuando sus manos se deslizaron hacia abajo y acariciaron mi espalda. Sus manos eran como una droga, casi tan adictiva como su boca. Le quité su chaqueta, mientras dejaba caer mi vestido hasta mi cintura. La boca de Jared quemaba mi cuello en besos suaves, y abrí los botones de su camisa. Aspiré una bocanada de aire cuando sus manos fueron a mis pechos. Estremecimientos se propagaron a través de mi piel, ansiando más de él. ―Jared ―susurré y envolví un brazo alrededor de su cuello, colocando mis labios en los suyos―. Realmente soy una chica buena. Pero esta noche quiero ser muy, muy mala. Su respiración se agitó contra mi boca, y capturó mis labios en un beso feroz. Dios, él me deseaba. Y estaba emocionada, porque no quería esperar hasta que llegáramos a casa. Jared abrió el resto de su camisa, enviando los botones dispersos al piso de madera dura. Dejé a mi vestido desparramarse a mis pies y luego me quité mis bragas, dejando mis tacones altos.


―Joder, Tate. ―Jared apretó su mandíbula, tomando la vista delante de él. Y atrajo mis labios a los suyos otra vez, devorando casi cada parte de mí con su boca y manos―. Lo siento. Quiero ir despacio contigo. Solamente es tan difícil. ¿Crees que en diez años finalmente llegaré a donde realmente necesitaré preliminares para conseguir una erección contigo? Sus ojos me preguntaron, pero yo sólo podía sonreír. Había algo en la manera en que me deseaba, la forma en que sus ojos ahogaron cualquier duda, que me hizo sentir poderosa. Jared, por lo que yo había visto, era la clase de chico de una noche. Él no dormía fuera de casa, y no tomaba números de teléfono. Me preocupaba que perdiera el interés o lo considerara una misión cumplida cuando dormimos juntos por primera vez, pero en cambio, se volvió aún más hambriento. Cada caricia de la semana pasada, cada beso, cada vez que nos habíamos amado, actuaba como que todo lo que nosotros hacíamos fuera nuevo. Ridículo, lo sé. Él tenía más experiencia que yo, así que ¿por qué algo sería diferente a lo que ya había experimentado antes?

241

A no ser que me amara. Eso era algo que estaba segura que él no había tenido con ninguna otra chica. Espero, de todos modos. Quería ser valiente, aun cuando mis nervios quisieran que corriera hacia las colinas. Quería experimentar todo con Jared. Sin huir, sin miedo. Iba a pedir todo lo que deseaba, y ser valiente al respecto. Para siempre o nunca. Su camisa cayó al piso, seguido por sus pantalones. Sé valiente. Puse mi mano sobre la prueba hinchada de que me deseaba. Él se estremeció y aspiró una bocanada de aire mientras envolvía mi mano alrededor de él y lo acaricié. Esperé que él cerrara sus ojos. ¿No se suponía, que hiciera eso? ¿Concentrarse más en la sensación? Pero en cambio, solamente me observó tocándolo. Se puso más duro en mi mano, y apreté mis muslos, encendida por la longitud lisa que había estado dentro de mí y estaría dentro de mí otra vez. Me miró con sus ojos oscuros y calientes. Me vio tocarlo, y pensé que me vendría solamente con lo que le estaba haciendo. La manera que sus manos se apretaban en puños, su erección cuando lo froté de cierta manera y la forma en que su respiración se hizo más pesada, todo me hizo palpitar al punto donde no podía soportar más. Rasgó la envoltura del condón que había puesto sobre la mesa de noche cuando tomó sus pantalones y se lo puso.


¡Gracias a Dios! Fundiendo mi cuerpo en el suyo, mis pechos rozando contra la piel lisa de su pecho, lo besé mucho tiempo y profundamente, corriendo mis manos por toda su espalda. Sé valiente. ―Mi turno ―susurré en su oreja. Los ojos de Jared se ampliaron cuando se dio cuenta de lo que quería decir. Ligeramente lo empujé sobre la cama y me deslicé encima de él. Perfecto. Un disparo de adrenalina corría por mí cuando sentí sus manos sobre mis caderas y su sexo presionado contra mí. ―Tú eres perfecta. Perfecta para mí. ―Pasó sus manos arriba y abajo de mis muslos.

242

Me moví, deslizando su punta a lo largo de mi hendidura, burlándome de él. Cuando bajé sobre él, poniéndolo dentro de mí, mis dedos del pie se curvaron con la increíble sensación. Parecía más grande, y me incliné un poco hacia atrás para ser capaz de absorber cada centímetro. Estaba llena y extendida, y quería que él se sintiera tan completo como yo lo hacía. Jared puso una mano sobre mi pecho y usó su otra mano para dirigir mis caderas mientras se movía despacio. ―Dime que te gusta esto, Tate. ―Yo… ―Apreté mis muslos más fuerte a sus lados y me desplacé en un movimiento adelante y atrás contra él en lugar del arriba y abajo que había estado haciendo. Oh. Mi. Dios. Él golpeó el lugar profundo dentro de mí, y mi cabeza fue hacia atrás mientras gemía. ¡Maldición! No había nada mejor que tenerlo dentro de mí. Me gustaba que todavía podía sentir donde estaba él al día siguiente. Y quería sentirlo mañana, también. Empujó sus caderas con fuerza contra mí, enviando estremecimientos por mi cuerpo. ―Dilo. ―Me gusta esto. ―Mi cuerpo había perdido el control. La onda dentro de mí se convirtió en una ola, y me presioné contra él más rápido y más fuerte―. Me gusta esto contigo.


Después, nos recostamos colapsados en la cama, demasiado cansada para moverme, y sólo quería meterme en la cama con él. No podía creer que acabara de hacer esto en una casa extraña. Teníamos que salir de aquí antes de que todos descubrieran lo que estábamos haciendo. Tenía que comenzar a ser más cuidadosa. Mi papá confiaba en mí, pero esto no duraría si seguía tomando decisiones irresponsables. Desde luego, le gustaba Jared. Yo tenía dieciocho años. Mi papá sabía que tener una vida sexual estaba destinado a suceder tarde o temprano. Sin embargo, este año escolar estuvo lleno de contratiempos conductuales de mi parte, y tener relaciones sexuales en una casa extraña en una fiesta no estaba en mi lista de grandes ideas. Esto fue divertido una vez, pero recordaré no intentar esto otra vez. Besé a Jared, y ambos sonreímos y reímos mientras nos ayudábamos a vestirnos. ―Tengo una pregunta. ―Finalmente rompí el maravilloso silencio mientras alisaba su cabello. Esta era la misma pregunta que había tratado de hacerle antes. Había sólo una pieza más del rompecabezas de Jared que necesitaba.

243

―Dispara. ―No querías contarme sobre tu papá o tu hermano. Pero Piper sabía a dónde ibas los fines de semana. ¿Por qué ella podía saberlo y no yo? ―La idea de Jared lo suficientemente cerca de esa chica para confiar en ella me molestó. ―Tate, no le dije nada a Piper. Su papá es un policía. El policía que me arrestó el año pasado por atacar al padre adoptivo de Jax. Ella se enteró a través de él. ―Él rodeó sus brazos alrededor de mi cintura y me sostuvo cerca. ―¿Entonces solamente por lo ocurrido estabas saliendo con la hija del policía que te arrestó? ―Sabía que era más que una coincidencia sin que él dijera nada. Él había buscado a Piper por alguna venganza tonta. Engancharse con la hija del policía era un “jódete” para su padre. Él se encogió de hombros. ―Sí, no estoy orgulloso de eso, ¿pero te haría sentir mejor si realmente me gustara ella? Aparté la mirada. No. No, lo haría.


Capítulo 35 Conoces esa expresión, ¿caminando en las nubes? Bueno, esa era yo, mientras caminaba por los pasillos el lunes. Todo iba tan genial, K.C. y Liam, Jared y yo, y la escuela, que me sentí como si estuviera en una droga feliz y sin querer volver a la realidad. Jared me había besado al despedirnos el domingo por la mañana después de regreso a casa, tenía que salir para una excursión a Weston a visitar a su hermano. Insinué que me encantaría unírmele algún fin de semana y conocer a Jax, pero no quería empujarlo tampoco. Me dio la impresión de que Jared realmente disfrutaba de su tiempo a solas con su hermano, por lo que me gustaría esperar hasta que llegara el momento.

244

No había llamado o enviado mensajes de texto durante todo el día de ayer, así que empecé a preocuparme cuando no había oído hablar de él. Pero, aproximadamente a las diez de la noche, finalmente se había arrastrado lentamente por mi ventana y se sentó en la cama junto a mí. Mientras nos poníamos en posición de cuchara, ambos caímos en un sueño deliciosamente profundo. Entre la tortura de cosquillas que me despertó esta mañana y las prisas a la escuela, apenas le había preguntado acerca de su visita a su hermano. ―Por lo tanto, lleva tu culo al estacionamiento después de la escuela hoy. ―Madoc pasó junto a mí mientras me dirigía a la clase de francés. Él estaba sonriendo de oreja a oreja―. Vamos a practicar carreras en la Ruta Cinco. Un montón de caminos de tierra y colinas. Empujé las mangas de mi delgada chaqueta de punto negro que llevaba sobre mi camiseta Avenged Sevenfoldt. Estaba calurosa como el infierno por luchar con la gente en el pasillo. ―¿Por qué iba a querer practicar carreras? ¿Y contigo? ―Porque Jared dijo que estabas buscando comprar un G8. Podríamos pasar el invierno preparándolo para competir en la primavera. Jared dijo que tiene trabajo después de la escuela, así que eso significa que eres libre, y que podemos reunirnos. ―Asintió con la cabeza de manera coqueta que debería estar tan emocionada.


No podía mentir y decir que no estaba interesada en la compra de un coche. Jared había visto mis impresiones de Internet. Un tipo en Chicago estaba vendiendo un Pontiac G8 que me tenía babeando, pero no me había decidido a comprarlo todavía. Madoc enarcó las cejas. Su oxford azul claro colgaba abierta sobre una camiseta oscura, y con su actitud de niño, era difícil quedarse quieta frente a él. Él estaba tratando de ser amable, después de todo. Pero forcé una voz severa. ―Tengo laboratorio dos veces a la semana, incluyendo hoy. Tengo la carrera de campo. Por no hablar, que tengo tareas atrasadas en temas y francés que son para la próxima semana, y una prueba de matemáticas y química justo antes de Halloween el próximo viernes. En otro momento... tal vez. ―Suspiré en la última parte cuando abrí la puerta de la clase de francés. ―¡No seas tan aguafiestas! ―Madoc me siguió y gritó lo suficientemente fuerte para que toda la clase escuchara―. Esas fotos de nosotros, bañándonos desnudos eran para mis ojos solamente.

245

Me detuve y cerré los ojos cuando sentí que cada estudiante en el cuarto volteo a mirarme. ¡¿En serio me estaba haciendo esto otra vez?! Risitas y risas no tan sutiles estallaron, mientras me tomaba un momento para enderezar los hombros y acercarme a mi escritorio. Miré a Ben por el rabillo de mi ojo, sus largas piernas cruzadas en los tobillos y una mano tocando un lápiz en su cuaderno. Sus ojos estaban abajo, pero estaba claramente tratando de contener la risa. ―Señor Caruthers. ―Madame Lyon salió de detrás de su escritorio y se dirigió a Madoc en inglés, cruzando los brazos sobre su pecho―. Supongo que tienes un lugar en el que necesitas estar en este momento. Madoc puso una mano sobre su pecho, mientras la otra mano hizo un gesto hacia mí. ―En ningún lugar, sino a su lado hasta el fin del tiempo ―respondió. Me aclaré la garganta cuando me senté. ―Vete a la mierda ―le susurré. Con una mueca falsa frunciendo los labios, Madoc se retiró de la puerta y desapareció. Tan pronto como se cerró la puerta, escuché algunos timbres de teléfonos celulares a mi alrededor entre ellos algunas vibraciones de otros teléfonos,


incluidos el mío. Extraño. ¿Por qué estamos todos recibiendo notificaciones al mismo tiempo? ―¡Mettez vos telephones off, s’il vous plaît!! ―nos dijo Madame que apagáramos nuestros teléfonos, por favor. Era una regla de la escuela mantenerlos silenciados durante el tiempo de instrucción, pero todo el mundo los llevaba con ellos. Rápidamente metí la mano en mi bolso para silenciar completamente el mío como algunos otros que fueron lo suficientemente audaces para comprobar realmente sus notificaciones encubiertos. Cuando fui a bajar el volumen del mío, vi que se trataba de un texto de Jared. Una pequeña inyección de calor se apoderó de mi pecho y escondí mi teléfono debajo de la mesa para que pudiera comprobar el mensaje. Cuando abrí el video que había enviado, casi me ahogo con mi propio aire. No me podía mover. No podía respirar. Me temblaban las manos cuando vi el video de Jared y yo teniendo relaciones sexuales la noche del sábado. Me di cuenta de que era sábado por la noche, por la forma en que mi cabello estaba peinado.

246

¿Qué...? Mi estómago se revolvió y la bilis putrefacta subió hasta la parte posterior de mi boca. Creo que habría vomitado si no fuera por mi garganta cerrando el oxígeno tratando de entrar. Nosotros. Teniendo sexo. Siendo grabados. Y ahí estaba yo, perfectamente visible y muy desnuda a horcajadas sobre Jared. Oh, Dios mío. Quería gritar. ¡Esto no puede ser real! ¿Qué estaba pasando? Risitas, bufidos, y susurros aparecieron a mi alrededor, y me sacudieron la cabeza cuando la joven que estaba sentada a mi lado se rió en voz alta. Ella sonrió, con su teléfono en la mano, y yo sólo podía mirar con horror cuando me mostró su pantalla. No, no, no. El mismo video sórdido puesto en su teléfono. Al mirar alrededor, sabía que los demás en la clase estaban viendo el mismo mensaje de video. ¡Esto no puede estar pasando! Luché para tomar aliento tras aliento mientras mi cerebro trabajaba para averiguar qué demonios estaba pasando. Mis ojos ardían con lágrimas que no cayeron, y me sentí como si estuviera en otro planeta. No, esto no es real. No es... negué, tratando de despertar de esta pesadilla.


No podía parar temblores oscilantes entre mis dedos. Miré hacia abajo a mi teléfono y salí del video. El texto que acompaña el mensaje decía: Ella tiene una gran cogida. ¿Quién la quiere a su lado? Mi pecho se estremeció con sollozos secos. Jared. El mensaje vino de su teléfono. Fue enviado a todo el mundo. Madame gritó, tratando de conseguir que la clase se centrara. ― Écoutez, s’il vous plaît4. Me puse en pie temblando, tiré de mi bolsa sobre mi cabeza y me apresuré fuera de la habitación. Las risas y burlas detrás de mí eran como ruido sordo. Estaban allí. Siempre estaban jodidamente ahí. Maldita sea por sentirme cómoda. ¿Por qué no escuché a mis instintos? Sabía que no podía confiar en él. ¿Por qué era tan débil?

247

Sostuve mi estómago, tratando de contener el llanto, gemidos y gritos a los que quería dar rienda suelta. Mis pulmones se sentían extendidos por las respiraciones profundas y rápidas que había estado tomando. ¡Ese video estaba en todas partes! Y esta noche, no habría una persona en Shelburne Falls que no hubiera visto ni oído hablar de él. Jared. La cabeza se me partía en dos tratando de aceptar la traición de lo que me había hecho. Había sido paciente e inteligente y esperó por su venganza. Me había arruinado. No sólo en la secundaria, sino para siempre. Siempre estaría mirando por encima del hombro ahora, preguntándome quién descubriría ese sucio video en algún sitio de la web y cuándo sucedería. Y yo lo amaba. ¿Cómo podría hacerme algo como esto? Mi corazón se sentía como si se estuviera rompiendo en dos. Oh, Dios. Aflojé mi estómago, y no podía contener más el llanto. ―Tate ―jadeó una voz. Me detuve y miré hacia arriba, con los ojos llenos de lágrimas encontrando a Madoc. Acababa de llegar por las escaleras, y vi su teléfono en la mano. ―Tate, Jesús. ―Él me alcanzó. ―Aléjate de mí ―lancé con enojo. Debería haberlo sabido mejor. Madoc era como Jared. Me había engañado, también. Y no podía confiar en ninguno de ellos. Ahora lo sabía. 4

Escuchen, por favor, en francés.


―Tate. ―dijo otra vez, más lento, como si estuviera acercándose a un animal. Lo quería lejos de mí. No podía escuchar insultos más dolorosos o insinuaciones degradantes. No, olvida es, no quería escuchar más. ―Déjame sacarte de aquí, ¿de acuerdo? ―Madoc avanzó hacia mí. ―¡No! ―Lloré, las lágrimas enturbiaban mi visión. Golpeé sus manos lejos y le di en la cara con la palma de mi mano. Rápidamente se puso delante de mí y envolvió sus brazos alrededor de mi cuerpo, me abrazo fuerte mientras luchaba y gritaba. ―Basta. ―Él tiró de mí un par de veces―. Cálmate. ―Su voz era fuerte y sincera―. No voy a hacerte daño. Y yo quería creerle. ―Ellos vieron todo. ―Lloré, mi pecho agitándose por las respiraciones pesadas―. ¿Por qué hizo eso? ―No lo sé. Por una vez, no sé qué diablos está pasando. Tenemos que hablar con él.

248

Hablar. Estaba jodidamente terminada esa conversación. Nada de lo que traté de hacer con Jared este año me ayudó. Nada hizo que mi vida mejorara. Al final, el acoso escolar había terminado toda esperanza que tenía para la felicidad. De alguna manera me había equivocado al pensar que realmente le importaba. Cuando pensé que realmente me amaba. Creí cada mentira estúpida que él arrojó. Tal vez nunca fue abusado. Es probable que ni siquiera tenga un hermano. Por fin me había empujado tan abajo que sólo quería escapar ahora. Refugiarme en algo más que esperanza, amor, y todas esas tonterías. Mi ira y el dolor eran moldeados en algo más, algo más difícil. Entumecimiento. Indiferencia. Frialdad. Fuera lo que fuese, se sentía mejor de lo que me sentía hace un minuto. Tomé una respiración profunda y sollocé. ―Déjame ir. Me voy a casa. ―Mi voz era ronca pero firme cuando me alejé de Madoc. Me soltó, y se alejó lentamente.


―No creo que debas manejar ―gritó Madoc detrás de mí. Me sequé los ojos y seguí caminando. Bajando las escaleras, a través de los pasillos vacíos, y fuera de las puertas delanteras. Me estacioné junto a Jared esta mañana, y cuando vi su coche dejé escapar una risa dura. No de diversión, sino de la expresión en su cara cuando saliera y viera lo que había hecho. Tomé la palanca de la parte trasera de mi camioneta y la pasé hacia el final a lo largo del lado de su coche mientras caminaba hacia la parte delantera del vehículo. El chillido estridente de metal sobre metal envió un calentamiento elevado a mis venas, y sonreí. Y llevé la palanca hacia abajo justo en el centro de su parabrisas. El impacto astilló el vidrio en un centenar de grietas diferentes. Sonaba como un grueso rollo de plástico de burbujas reventando a la vez.

249

Después de eso, me volví loca. Golpeé abolladuras en el capó, las puertas y el maletero. Mis manos zumbaban con las vibraciones de los golpes, pero no me detuve. No podía. Con cada golpe, era más fuerte y más fuerte. Golpear donde más le dolía me hizo sentir segura. En realidad, nadie podía hacerme daño si podía hacerles daño, ¿verdad? Así es como se hacen los matones, susurró una voz en mi cabeza. Sacudí ese pensamiento. No me estaba convirtiendo en un matón, me dije. Un matón tiene poder. Yo no ejerzo ningún poder aquí. Golpeé la barra de hierro a través de la ventana del conductor, rompiéndola. Trozos de cristal llovieron por todo su asiento. Antes de que pudiera elevar la palanca y reventar una de sus ventanas laterales, me agarraron por detrás y me alejaron del coche. ―¡Tate, ya basta! Jared. Giré fuera de su alcance y di la vuelta para mirarlo. Él levantó las manos como si fuera a calmarme, pero ya estaba en calma. ¿No vio eso? Estaba en control, y no me importaba lo que cualquiera de estas personas pensaran. Madoc estaba detrás de Jared con las manos en la cabeza, observando los daños del coche de Jared. Sus ojos eran tan grandes que pensé que se iban a salir de su cabeza. Las ventanas de la escuela estaban casi repletas de cuerpos deseosos de obtener una vislumbre de la demostración.


Que se jodan. ―Tate... ―dijo Jared tímidamente, mirando el arma en mi mano. ―Aléjate de mí, o conseguirás que tu coche sea más golpeado la próxima vez ―le advertí. No sabía si eran mis palabras o mi tono plano que lo sorprendió, pero vaciló. Me miró como si fuera alguien que no conocía.

250


Capítulo 36 Había salido de allí antes de que alguien tuviera la oportunidad de atormentarme más. Una vez que me subí a mi camioneta y salí a toda velocidad, mi teléfono empezó a iluminarse con llamadas y textos. K.C. marcando cada treinta segundos, y no tenía nada de Jared. Bueno. Él sabía que todo había terminado. Había conseguido lo que quería. Estaba avergonzada y humillada, y estaba hecho su trabajo. Los textos, en cambio, eran de personas al azar, la mayoría apenas los conocía. Pareces un buen polvo. ¿Ocupada está noche?, leí en uno de los textos, y apreté el teléfono con tanta fuerza que lo escuché crujir.

251

¿Hacen tríos?, este texto provenía de Nate Dietrich, y sentí que mi estómago empezaba a girar. Todo el mundo se reía de mí y pasándose ese video horrible, sin duda lanzándolo en el ciberespacio para que cualquiera pueda verlo. Pensar en los viejos hombres sucios que conseguirían verlo, o todas las personas en la escuela que me miraban ahora y sabrían exactamente cómo me veía sin ropa hacía doler mi cráneo y mis ojos arder. Después de dos mensajes más repugnantes, conduje la camioneta a un lado de la carretera y abrí la puerta para vomitar. Mi estómago se retorció, vaciando todo lo que había comido hoy. Tosiendo, lancé el último contenido de mi estómago y cerré la puerta. Tomé los pañuelos de la guantera, me limpié las lágrimas y miré por el parabrisas delantero, en realidad no quería ir a casa. Cualquiera que quisiera encontrarme empezaría por ahí. Y no podía ver a nadie en estos momentos. Realmente sólo quería subirme a un maldito avión e ir a ver a mi padre. Mi padre. Suspiré y dejé caer mi dolorida cabeza en el volante, lo que me obligó a respirar profundamente. Hijo de puta.


No había manera de que mi padre no fuera a enterarse de esto. El vídeo estaba probablemente por todo el lugar por ahora. La escuela y otros padres se enterarían, y alguien lo llamaría a él. ¿Cómo pude haber sido tan estúpida? ¡Olvidando por un momento que era ridículo de mi parte el creer en Jared y confiar en él, pero tuve sexo con él en una fiesta, en la casa de alguien más! Ese maldito teléfono. Lo había colocado sobre la cómoda para reproducir música, pero en realidad lo había puesto a grabarnos teniendo relaciones sexuales. Probablemente pensó que tendría que persuadirme a tener sexo en la casa de Beckman cuando en realidad lo obligué. O eso pensé. Todo era una mentira. La forma en que me mantuvo tan cerca la semana pasada, tocándome y sosteniéndome. Cada vez que sus labios rozaron mi cuello mientras me abrazaba, y todas las veces que me besó en el cabello cuando pensó que estaba dormida. Todo. Una. Maldita. Mentira.

252

Me limpié la nariz y salí a la carretera. Sólo había una persona de la que podía estar cerca en este momento. La única persona que me amaba y no podía mirarme con lástima o vergüenza. Mi madre.

* * *

Las calles estrechas, casi como caminos de Concord Hill Cemetery sólo eran lo suficientemente ancho para un carril. Por suerte, estaba aquí en un lunes por la tarde, así que el lugar estaba vacío y silencioso. Di un suspiro cansado de alivio cuando detecté la tumba de mi madre desde la carretera. No había nadie alrededor. Estaría sola, por lo menos durante un tiempo, para escapar del mundo y lo que había sucedido esta mañana. Salí del coche y me puse la capucha de lana por encima de mi cabeza, protegiéndome del frío de octubre. La brisa fresca era agradable en la cara, sin embargo, aún ardía donde se secaban las lágrimas. No tenía que ver mi cara para saber que estaba probablemente manchada y con los ojos hinchados. Caminando penosamente por el césped bien cuidado, sólo tuve que pasar unas cuantas tumbas antes de llegar a la de mi madre. El brillante, mármol negro de la lápida tenía tres rosas tridimensionales, talladas a mano abrazando un lado del epitafio. Mi padre y yo lo habíamos escogido juntos, pensando que las tres


rosas representaban nuestra familia. Incluso hace ocho años había amado el negro, y las flores también nos recordaban a ella. Le encantaba traer la naturaleza dentro de la casa. Leí la lápida.

Lillian Jane Brandt 1 febrero 1972 ― 14 abril 2005 Ayer se ha ido. El mañana todavía no ha llegado. Sólo tenemos hoy. Comencemos. ―Madre Teresa

Ayer se ha ido. Cita favorita de mi mamá. Me decía que los errores se cometen en la vida. Es inevitable. Pero tenía que tomar una respiración profunda, poner mis hombros hacia atrás y seguir adelante.

253

El ayer dura para siempre. El tatuaje de Jared me vino a la mente, y rápidamente lo empuje a la basura como un plato caliente. No quería pensar en él ahora. O tal vez nunca. Me arrodillé en el suelo húmedo y traté de recordar todo lo que pude sobre mi madre. Pequeñas piezas de los momentos que pasamos juntas surgieron en mi mente, pero con los años, mis recuerdos se habían reducido. Menos y menos de ella quedaba, y me entraron ganas de llorar de nuevo. Su cabello. Me concentré en una imagen de su cabello. Era rojo y ondulado. Sus ojos eran azules, y tenía una pequeña cicatriz en la ceja de cuando se había caído patinando sobre hielo cuando era niña. Le encantaba el helado de chocolate de mantequilla de maní y jugar al tenis. Su película favorita era The Quiet Man, y hacía las mejores galletas de Hershey. Me atraganté con un sollozo, recordando esas galletas. El olor de la cocina durante la horneada de la Navidad me golpeó como mazo, y estaba de repente en dolor. Abracé mi estómago y me incliné hacia adelante, apoyando la frente en el suelo. ―Mamá ―le susurré, mi garganta apretada por la tristeza―. Te echo de menos. Desmoronándome en la tierra, me puse de lado y dejé que mis lágrimas miserables cayeran a la tierra. Me quedé allí mucho tiempo, en silencio, y traté de no pensar en lo que me había sucedido hoy.


Pero fue imposible. El impacto fue muy grande. Quería decir nada de Jared. Una vez más, él me tiró fuera como basura y todo lo que había dicho y hecho para atraerme en hacerme amarlo, era una mentira. ¿Cómo voy a sobrevivir a las burlas crueles y día en día hasta salir? ¿Cómo iba a caminar por el pasillo de la escuela o mirar a mi padre a los ojos cuando todo el mundo había visto ese video? ―¿Lo ves, Tate? ―¿Qué? ―El globo. ―Jared tomó mi mano y me llevó a través del cementerio. Traté de no pensar en lo que estaba bajo mis pies mientras cruzábamos el cementerio, pero todo lo que podía imaginar eran horribles zombies haciendo estallar fuera la tierra. ―Jared, no quiero estar aquí ―lloriqueó. ―Todo irá bien. Estás a salvo conmigo. ―Él sonrió y miró hacia el prado de lápidas. ―Pero... ―Miré a mi alrededor, asustada de mi mente.

254

―Me estoy aferrando a tu mano. ¿Qué quieres que haga? ¿Cambiarte el pañal, también? ―dijo con sarcasmo, pero yo no me lo tome en serio. ―No tengo miedo. ―Mi voz sonaba defensiva―. Es sólo que... no sé. ―Mira este lugar, Tate. Es de color verde y tranquilo. ―Jared miró por los jardines con una mirada melancólica en su rostro, y yo estaba celosa de que podía ver algo aquí que yo no―. Hay flores y estatuas de ángeles. Mira este epitafio. ―Señaló―. “Alfred McIntyre nació en 1922 y murió en 1942”. Tenía sólo veinte. ¿Recuerdas que la señora Sullivan dijo que la Segunda Guerra Mundial fue entre 1939 y 1945? Tal vez murió en la guerra. Todas estas personas tenían vidas, Tate. Tenían familias y sueños. No quieren que tengas miedo de ellos. Sólo quieren ser recordados. Me estremecí cuando me llevó más profundamente en el cementerio. Nos encontramos con una brillante tumba negra adornada con un globo rosado. Sabía que mi padre vino a visitarla, porque siempre ponía flores en la tumba. ¿Quién había dejado un globo? ―Traje a tu mamá el globo ayer ―admitió Jared como si leyera mi mente. ―¿Por qué? ―Se sacudió mi voz. Fue amable de su parte hacer algo como eso. ―Debido a que las chicas tienen cosas de color rosa. ―Se encogió de hombros y tomó a la ligera su gesto. No quería atención. Nunca lo hizo. ―Jared ―lo regañé, esperando una respuesta real. Sonrió para sus adentros.


―Debido a que ella te hizo. ―Y envolvió su brazo alrededor de mi cuello flaco y me dio un tirón en el costado―. Eres el mejor amigo que he tenido, y quería decirle “gracias”. Me sentía caliente por todas partes a pesar de la escarcha de abril sobre la tierra. Jared llenó el vacío y alivio el dolor en una forma en que mi padre no pudo. Lo necesitaba, y pensé por un momento que me gustaría que me besara. Pero la idea desapareció rápidamente. Nunca había querido que un niño me besara antes, y probablemente no debería ser mi mejor amigo. ―Toma esto. ―Jared sacó su camiseta gris sobre su cabeza y me la arrojó―. Tienes frío. Me la puse, dejando que el calor restante de su cuerpo me cubriera como un escudo de calor. ―Gracias ―le dije, mirándolo. Sacó mi cabello de debajo del cuello y dejó que sus dedos permanecieran mientras me miraba. Mi piel se desató en escalofríos, pero no de frío. ¿Qué estaba pasando en mi estómago en este momento? Ambos nos miramos rápidamente, un poco avergonzados.

255

Me senté y me limpié la nariz con la manga de mi chaqueta. A pesar de todo, podría ver la luz en una cosa. Por lo menos le había dado mi virginidad a alguien a quien amaba. A pesar de lo que estaba pasando, lo había amado cuando se la di. Lo que me quitó era honesto y puro, aunque él pensó que era una broma. ―Tate ―susurró una voz temblorosa detrás de mí, y deje de respirar. Sin siquiera darme la vuelta, sabía quién era, y arranqué pasto de la tierra con los puños apretados. Me negué a dar la vuelta. Y que me condenen si escuchaba más mierda de él. ―¿No has ganado, Jared? ¿Por qué no me dejas en paz? ―Mi voz era tranquila, pero mi cuerpo pedía a gritos la violencia. Quería atacar. Golpearlo. Hacer cualquier cosa que pudiera hacerle daño. ―Tate, todo esto es tan jodido. Yo… ―empezó a vomitar sus tonterías, pero lo interrumpí. ―¡No! ¡No más! ―Me di media vuelta para enfrentarlo, incapaz de razonar conmigo misma. Me dije que no iba a entrar en ello con él, pero no podía evitarlo―. ¿Me oyes? Mi vida aquí está arruinada. Nadie va a dejarme vivir sin esto. Has ganado. ¿No lo entiendes? ¡Tú. Has. Ganado! ¡Ahora déjame en paz!


Abrió mucho los ojos, probablemente porque estaba gritando y más loca de lo que había sido nunca. ¿Cuándo era suficiente? ¿No podía simplemente estar satisfecho? Él agarró su cabello, deteniéndose a medio camino, peinando sus manos a través de él. Su pecho subía y bajaba como si estuviera nervioso. ―Simplemente para por un minuto, ¿de acuerdo? ―He escuchado tus historias. Tus excusas. ―Y me alejé hacia mi camioneta, sintiendo mi corazón roto. Él estaba cerca, y mis brazos aún zumbaban con el deseo de retenerlo. ―Lo sé ―me gritó a mi espalda―. Mis palabras no son lo suficientemente buenas. No puedo explicar nada de esto. ¡No sé de dónde vino el video! Sabía que me estaba siguiendo, así que no me di la vuelta. ―¡Venía de tu teléfono, idiota! No, no importa. He dejado de hablar contigo. ―Seguí caminando, sintiendo como si mis piernas pesaran dos toneladas. ―¡Llamé a tu padre! ―me espetó, y me detuve.

256

Cerré los ojos con fuerza. ―Por supuesto que sí ―murmuré, más para mí que él. Justo cuando pensaba que las cosas no podían ir peor. Pensé que tendría unos días para arreglar mis ideas antes de tener que lidiar con mi padre. Pero la tormenta iba a descender más temprano que tarde. ―Tate, no envié el video a nadie. Ni siquiera grabé un video de nosotros. ―Parecía desesperado, pero todavía no podía girar para mirarlo. Y añadió―: No he visto mi teléfono en dos días. Lo dejé en el piso de arriba en la fiesta de Tori, cuando estábamos escuchando música. Cuando lo recordé más tarde, volví a buscarlo, pero ya no estaba. ¿No te acuerdas? Me acordé de él diciendo algo de perder su teléfono esa noche, pero todos estábamos bailando, y era fuerte. Debo haberlo olvidado. Chupé las mejillas y sacudí la cabeza. No, no iba a salir de esta. Su teléfono estaba apuntando a la cama esa noche, exactamente en la posición que tenía que ser para grabar un video. ―Eres un mentiroso ―repliqué. Aunque no podía ver su rostro, lo sentí acercarse, y yo no podía moverme. ¿Por qué no podía simplemente salir de aquí?


―Llamé a tu padre, porque él iba a encontrarlo de todos modos. Ese maldito, maldito vídeo está ahí fuera, y quería que lo escuchara de mí primero. Viene a casa. Mis hombros se hundieron. Mi padre estaría en casa en algún momento mañana entonces. El pensamiento me calentó y me asustó. Las consecuencias de esta broma, odiaba llamarla así, porque era mucho más, sería vergonzoso para mi padre. Pero lo necesitaba en estos momentos. No importa qué, sabía que me amaba. ―Te quiero más que a mí mismo, más que a mi propia familia, por el amor de Cristo. No quiero dar un paso más en este mundo sin ti a mi lado ―dijo en voz baja. Sus dulces palabras se apoderaron de mí, pero eran como una mano que estaba fuera de mi alcance. Podía verla. Quería tomarla. Pero no pude. ―Tate. ―El peso de su mano cayó sobre mi hombro, y me di la vuelta, alejándola. Lágrimas constantes, la ira, y el cansancio quemaron mis ojos mientras le escaneaba con mi mirada.

257

Se pasó una mano por el cabello, y podía ver las líneas de preocupación en su frente. ―Tienes todo el derecho a no confiar en mí, Tate. Eso lo sé. Mi maldito corazón está desgarrado ahora. No puedo soportar la forma en que me miras. Nunca te haría daño otra vez. Por favor... vamos a tratar de arreglar esto juntos. ―Se quebró su voz, y sus ojos estaban rojos. Me dije cien veces hoy que no se podía confiar en él. Él era un mentiroso. Un matón. Pero sus palabras fueron llegando a mí. Se veía molesto. O era un muy buen actor, o... estaba diciendo la verdad. ―Está bien. Te seguiré el juego. ―Saqué mi teléfono y me volví de nuevo. Él parpadeó, probablemente confundido acerca de mi repentino cambio de actitud. ―¿Qué estás haciendo? ―Llamando a tu madre. ―No di más detalles y marqué a Katherine. ―Bueno ―dijo lentamente, todavía confundido. ―Porque ella instaló una aplicación de seguimiento GPS en tu Android cuando lo compró. ¿Dijiste que perdiste tu teléfono? Vamos a encontrarlo.


Capítulo 37 Dejé escapar un suspiro y sacudí la cabeza tan pronto como me encaminé con él. Escuela. No es un lugar al que quería ir. Nunca otra vez. ―¿Y? ―Jared se acercó un poco más. ―La escuela. Es en la escuela ―dije, estudiando el terreno. ―Hijo de puta. Ella es más inteligente de lo que pensaba. ―Jared sonaba casi impresionado con su madre. ¿Qué quería decir esto? Tal vez él dejó su teléfono en la escuela y estaba tratando de cubrir su culo. Quizás Madoc o uno de sus amigos lo tenían, y lo estaban cubriendo. O tal vez realmente fue robado.

258

Prefiero cortarme el cabello que enfrentar a las personas hoy en día. O cualquier día en los próximos cien años. Comer calamar o golpearme el dedo en la puerta de un coche, todo parecía más atractivo que desafiar los pasillos. Unas pocas horas no eran suficiente tiempo para que todos avanzaran a un nuevo chisme. Sería la comidilla de la ciudad durante un largo tiempo. ¿Cómo podría estar pensando en poner un pie de vuelta en la escuela hoy? ―Veo esa mirada en tus ojos. ―Jared me miró y habló con suavidad―. Es el aspecto que tienes cuando quieres salir corriendo. El aspecto de hacerlo correctamente antes de decidir quedarte y luchar. ―¿Por qué estoy luchando? ―desafié, mi voz ronca. Él frunció el ceño. ―No hicimos nada malo, Tate. Estaba en lo cierto. No tenía nada de qué avergonzarme. Por supuesto, odiaba que la gente hubiera visto lo que hicimos, pero di mi corazón y mi cuerpo a alguien a quien amaba. No había nada sucio en eso. ―Vamos. ―Me acerqué a mi camioneta y abrí la puerta. Jared había estacionado delante de mí, y me encogí al ver el daño que había hecho a su auto. Mierda.


Si él era, de hecho, culpable, entonces los atornillaría a él y su tonto auto. Pero si era inocente, entonces ni siquiera quería pensar en lo loco que mi padre iba a ponerse al ver la factura de reparación. ―¿Es... ummm... es tu auto seguro para conducir? ―le pregunté tímidamente. Una sonrisa cansada tiró de sus labios. ―No te preocupes. Esto me da una excusa para hacer más mejoras. Llené mis pulmones con una respiración profunda, sintiéndome como si me hubiera sofocado todo el día. El viento fresco bailó en mi cara y me dio un poco más de energía. ―Detente en la firma de tu madre y recoge su teléfono. Nos vemos en la escuela. ―Y me subí a la camioneta y salí a toda velocidad.

* * *

259

Todo el mundo estaba todavía en su período final, por lo que Jared y yo caminábamos en silencio por los pasillos sin interrupciones. ―¿Todavía sigue parpadeando? ―Eché un vistazo al teléfono de su madre en su mano. ―Si. No puedo creer que mi teléfono esté todavía prendido después de los dos días. Los GPS utilizan una gran cantidad de batería. ―Él miraba a su alrededor, pero yo no estaba segura de qué. ―Bueno, el video fue enviado esta mañana. Si lo que dices es cierto, entonces el que utiliza tu teléfono probablemente lo ha cargado desde la noche del sábado. ―Si lo que digo es verdad... ―repitió lo que dije en un susurro como si estuviera agraviado. Yo no confío en él. Una parte de mí quería creerle. Desesperadamente. Pero la otra parte se preguntaba por qué demonios estaba aquí. ¿Estaba realmente entretenida con la posibilidad de que él no tenía nada que ver con esto? ¿No era un poco demasiado descabellado que esto era poner todo junto sin la ayuda de Jared? ―Mira ―le dije, tratando de cambiar de tema―. Este rastreador es sólo exacto a menos de cincuenta metros. Así que... ―Así que empieza a marcar el teléfono. Tal vez lo escuchemos.


Deslicé mi teléfono de mi bolsillo y marqué su número, dejando que sonara y manteniendo los oídos bien abiertos por cualquier ruido. Pero nuestra escuela era enorme, y teníamos muy poco tiempo hasta que el último período finalizara, y los pasillos se inundaran de cuerpos. Cada vez que su correo de voz entraba, terminaba la llamada y volvía a marcar. ―Vamos a dividirnos ―sugerí―. Voy a seguir marcando. Basta con escuchar un sonido. Creo que está en un casillero. ―¿Por qué? Alguno de ellos podría tener el suyo, también. ―¿Con que me llamaban cada diez segundos? No, no han apagado el teléfono, porque si no se habría ido directamente al correo de voz. Está encendido, y está en un casillero. ―Asentí. ―Está bien. ―Su voz era vacilante y un poco mordaz―. Pero si lo encuentras, llama al teléfono de mi madre de inmediato. No te quiero en los pasillos sola, no hoy.

260

Empecé a hacerme ilusiones por su preocupación por mí. Este era el Jared desde la semana pasada. El que me sostuvo y me tocó suavemente. El único que me importaba. En ese momento, quería agarrarlo y sostenerlo cerca. Pero entonces oí su risa en mis oídos otra vez. Y me acordé que no confiaba en él. Golpeando "rellamada", me di la vuelta y salté por las escaleras, dos a la vez. Mis botas golpearon el suelo de baldosas con más de un golpe que me hubiera gustado dar. Tratando de aclarar mis pasos, me deslicé a lo largo de cada lado del pasillo principal con el oído en los casilleros. Pero cada vez que llamé al número de Jared no escuché ni rings ni ruidos vibratorios. Pasé dos estudiantes en el pasillo, quienes hicieron una doble-toma cuando me vieron. Sí, sabían quién era yo, y en muy poco tiempo todo el mundo sabría que estaba en el campus. Mi corazón se aceleró cuando se hizo cada vez más evidente que había cometido un error al venir de nuevo hoy aquí El teléfono estaba en un casillero, probablemente de Jared, y en silencio. Esto no era más que otro truco. Mi garganta era un nudo apretando.


Respiré fuerte mientras me paseaba por cada pasillo, sin dejar de marcar "rellamada". Cada vez que el correo de voz entraba, me daban ganas de llorar de nuevo. Por favor... por favor... Quería que fuera inocente. Podría vivir con la habladuría y la mirada en los ojos de todos, sabiendo que ellos habían visto el video. Podría vivir con eso, porque no tenía otra opción. Pero no quiero estar sin Jared. Necesitaba que fuera inocente. Porque ella te hizo. Sus palabras flotaron a través de mi mente. No quiero dar un paso más en este mundo sin ti a mi lado. Tampoco yo. Tenía la esperanza de que pudiéramos seguir adelante sin mirar atrás. Atrapé una lágrima con mi pulgar antes de que se desbordara, doblé una esquina y llamé a su teléfono de nuevo.

261

Y me congelé. Behind Blue Eyes de Limp Bizkit’s hizo eco por el pasillo, cerca de la clase del Dr. Kuhl. Entrecerré los ojos e incliné mi cabeza hacia la música. Cuando terminó, presioné de nuevo el botón para llamarlo. Por favor, por favor, por favor. Cuando la línea comenzó a sonar, la lenta y triste balada volvió a sonar desde el pasillo. Estuve a punto de dejar caer el teléfono mientras me encaminaba hacia el sonido. Llevé mi mano al casillero 1622. Sonreí por primera vez desde esta mañana, y con dedos temblorosos, envié un mensaje telefónico al teléfono de la madre de Jared. ¡Segunda piso, junto al salón de Kuhl! Giré mi cabeza hacia el sonido de la campana de la escuela sonando. Mi estómago se hundió. Las puertas se abrieron y bandadas de estudiantes se derramaron, sonando más como una bandada de cuervos que de humanos. Un asesinato. Sí, eso es lo que iba a ocurrir ahora. Pero no sé si yo sería el depredador o la presa. Me paré frente al casillero de espaldas a todos, con la esperanza de que podía salirme con la mía durante tanto tiempo como fuera posible. Por instinto, agaché la


cabeza, tratando de ser invisible. Mi corazón latía con fuerza en mis oídos, y sentí que un millar de ojos estaban clavados en la parte posterior de mi cráneo. Pero la llama de la cobardía me golpeó. Más que la vergüenza que sentí esta mañana, odiaba la forma en que estas personas me dieron ganas de meterme en un agujero. Solía amar a la gente. Me encantó ser parte de las cosas y la socialización. Ahora, lo único que quería era estar sola. Porque sola era la única manera en la que estaba a salvo. No había hecho nada malo. Aquellos en mi escuela que habían pasado el video alrededor o chismes sobre ello eran los que debían sentirse avergonzados. No yo. Pero yo era la única escondiéndome. ¿No es hora de que te defiendas? Tomando una respiración profunda y dándome la vuelta, me recosté en el casillero 1622 y levanté la vista, atrévanse a venir a mí.

262

No tuve que esperar mucho tiempo. ―Hey, Tate. ―Un chico viscoso, con cabello rubio pasó por delante, desnudándome con la mirada. ―¡Whoa, ella regresó! ―se burló otro tipo. Otros desaceleraban al pasar y se reían con sus amigos. Las chicas no se burlaban como los chicos lo hacían. Ellas intimidaban en voz más baja, con susurros detrás de sus manos. Con miradas. Pero todo el mundo tenía algo desagradable que ofrecer. Hasta que Jared subió corriendo. Y entonces todo el mundo se detuvo. Miró entre ellos y yo, y tomó mi cara entre sus manos. ―¿Estás bien? ―me preguntó, con los ojos llenos de amor. ―Sí. ―Mi voz era más suave hacia él ahora―. El teléfono está aquí, en el 1622. No sé de quién es este casillero, sin embargo. Sus labios se apretaron en una delgada línea, y el ceño fruncido cruzó su rostro. Sabía de quién era el casillero. ―¿De vuelta tan pronto? ¿Es tu carrera porno un fracaso ya? ―Una voz maliciosa surgió de los murmullos, y cerré los ojos. Piper.


Sentí los labios de Jared en mi frente antes de que se apartara. Abrí los ojos para verlo dar la vuelta, cubriéndome, pero tiré su brazo hacia atrás y di un paso adelante. Debería haber sabido que Piper era parte de esto. No sé cómo lo hizo, pero ella era la responsable, y quería hacerle frente. ¡Diablos, me deleitaría en eso! Brevemente me di cuenta que todos en el pasillo se apretaron juntos, esperando pacientemente por algo. ―En realidad, sólo estábamos esperándote. ―Le sonreí y seguí con mi tono uniforme―. ¿Ya sabes del video que vino desde el teléfono de Jared esta mañana? ¿El que todo el mundo vio? Él no lo envió. Su teléfono fue robado la noche del sábado. ¿Tú sabes dónde está? ―Levanté las cejas en mi mejor mirada condescendiente. Ella parpadeó, pero enderezó los hombros y levantó la barbilla. ―¿Por qué iba a saber dónde está su teléfono?

263

―Oh, pues... ―Deslicé mi teléfono y pulsé "rellamada." Behind Blue Eyes comenzó a sonar en su casillero, y levanté la pantalla del teléfono para que ella pudiera ver que estaba marcando a Jared. Todo el mundo lo vio. ―Está en tu casillero, Piper ―señaló Jared después de que colgué. ―Sabes, me encanta esa canción. Vamos a escucharla de nuevo. ―Cuando llamé a su teléfono, todo el mundo escuchó el eco de la canción del casillero de Piper, una vez más. Ahora no había duda. Jared dio un paso adelante y se inclinó en su cara. ―Abre tu casillero y darme mi maldito teléfono, o vamos a llamar al decano, y abriremos el casillero. Opción A demostraría a toda la escuela que era una ladrona y una mentirosa. Opción B resultaría lo mismo, pero también la metería en problemas. Ella estaba de pie allí como si tuviera una elección. ―Fue idea de Nate ―dijo bruscamente, con la voz quebrada. ―¡Estúpida perra! ―gruñó Nate entre la multitud, y me miró por encima al verlo dar un paso adelante―. Fue su idea. Jared tiró de su brazo hacia atrás y golpeó a Nate en la nariz, enviándolo desparramado al suelo como un trapo mojado. Los espectadores se quedaron boquiabiertos y dieron marcha atrás, yo traté de resistir la tentación de hacer lo mismo con Piper.


En ese momento, Madoc se abrió paso entre la multitud, con los ojos abiertos por la sorpresa del sangrante Nate en el suelo. ―¿Estás bien? ―preguntó, mirándose enojado cuando se paró a mi lado. Asentí y volví mi atención a Piper. ―¿Cómo lo hiciste? Ella frunció los labios y se negó a mirarme a los ojos. Así que vamos a ser tercos hoy, ya veo. ―Tu padre es policía, ¿no? ¿Cuál es su número? ―Levanté mi teléfono, mis dedos preparados para marcar―. Oh, sí. 911. ―Uf, ¡muy bien! ―dijo entre dientes―. Nate me llevó al baile y a la fiesta de los Tori después. Cuando los vimos a ti y a Jared en la planta alta, Nate tomó su teléfono con cámara y se subió a la terraza. Cuando me mostró el video más tarde, me di cuenta de que Jared había dejado su teléfono en el aparador, así que me metí de nuevo en la habitación para tomarlo.

264

―Así que el video llegó desde el teléfono de Nate. Fue trasladado al de Jared antes de que se enviara el mensaje ―hablé con Piper, pero mis ojos estaban puestos en Jared. Él me miró, no enojado, como debería haber sido, sino aliviado. Ahora sabía que no me haría algo así. Debería haberlo sabido siempre, supongo. Mierda. Realmente arruiné su coche. ―Consigue el teléfono de Jared, Piper. Ahora ―ordenó Madoc, con un ceño fruncido que por lo general no veía en su rostro. Ella resopló y se acercó a su casillero, poniendo la combinación hasta que la cerradura cedió. Tirando de la puerta abierta, revolvió su bolso mientras el resto de nosotros esperaba. La multitud no se dispersó. En todo caso, había crecido. Me sorprendió que los maestros no hubieran salido de las aulas todavía. Jared se cernía sobre Nate, que todavía estaba en el suelo tapándose la nariz. Él tuvo que recordar una noche no hace mucho tiempo que había estado en la misma situación con Jared y probablemente decidió que era mejor quedarse abajo. Piper finalmente tomó el teléfono de su bolso y lo tiró en mi pecho. Fuera de reflejo, mis manos se levantaron para atraparlo, pero quedo una molestia sorda donde había golpeado. Ella tenía el ceño fruncido hacia mí, y casi me entraron ganas de reír. Casi. ―Hemos terminado ―espetó, y agitó la mano para espantarme fuera―. Puedes irte.


Ummm... sí, no. ―¿Piper? Hazte un favor y busca ayuda. Jared no es tuyo, y nunca lo será. De hecho, no volverá a verte de nuevo y ver algo bueno, si es que vio algo bueno en ti en primer lugar. Los ojos de Piper se entrecerraron, y me di cuenta por los susurros apagados que la multitud estaba más de mi lado que del de ella ahora. Supongo que no me duele que todo el mundo supiera que Jared no había enviado ese video. Infierno, supongo que estaban realmente de mi lado. Oh, bueno, no era necesario que les gustara, pero ayudó no tenerlos en mi contra, también. Me di la vuelta para pasar a Jared su teléfono, pero fui retirada de nuevo por el cabello. El dolor atravesó mi cuero cabelludo mientras me estrellé de golpe en los casilleros. Me desequilibré, y me tropecé a la derecha otra vez. Mierda. Eso había dolido. ¿Qué pensaba que estaba haciendo?

265

Vi el puño cerrado de Piper lanzar un puñetazo. Mis ojos casi se salieron de mi cabeza, pero reaccioné. Me agaché y atrapé su puño en mi cabello en lugar de mi cara. Empujando lejos, saqué mi mano y le di un golpe en la cara. Antes de que tuviera la oportunidad de tropezar, llevé mi otra mano sobre su otra mejilla, lo que la envió a caer al suelo. Registré las ingestas nítidas de aliento de la audiencia y sus risas conmocionadas, pero no me importaba. Miré hacia abajo a Piper, quien estaba tratando de sostener su cara y dar un paso atrás al mismo tiempo. Tirando mi mano para darle un nuevo golpe, bueno, se lo merecía, sentí que me elevaba del suelo. Me moví intentado zafarme de las garras de quien me tenía, pero cuando escuché a Jared haciéndome callar en mi oído, me relajé. ―¿Qué está pasando aquí? ―Una voz masculina nos interrumpió. Miré para ver al Dr. Porter, su barba manchada de café y todo, buscando entre los dos montones en el suelo. Hice una mueca. No había manera de que consiguiera estar lejos con todo el daño que había hecho hoy. ¡Y gracias a Jared por detenerme antes que el Dr. Porter viera! Madoc se aclaró la garganta. ―Dr. Porter. Nate y Piper tropezaron uno con el otro.


Oh, Dios mío. Estaba convencida. Madoc era un idiota. ―Sr. Caruthers, no soy estúpido. ―El Dr. Porter miró a su alrededor, tratando de hacer contacto visual con cualquiera que quisiera hablar―. Ahora, ¿qué pasó aquí? Nadie hablaba. Nadie siquiera respiraba, creo. El pasillo estaba en silencio, y yo sólo esperaba que Nate o Piper rompieran el silencio. Iba a estar en muchos problemas. ―Yo no vi nada, señor ―intervino un estudiante, dando al Dr. Porter una mirada en blanco. ―Yo tampoco, Dr. Porter ―otro estudiante dijo lo mismo―. Probablemente sólo fue un accidente. Y me quedé asombrada como todos o bien mentían o se mantenían en silencio, cubriéndonos a nosotros. Bueno, cubrían a Jared, pero yo iba a tomar lo que pudiera conseguir.

266

El Dr. Porter miró a su alrededor, a la espera de que alguien le dijera la verdad. Estaba en lo cierto. Él no era tonto y sabía que algo era sospechoso. Sólo esperaba que no me llamara. Me gustaba el chico y probablemente no podría mentir. Él suspiró y se frotó la mandíbula desaliñada. ―Está bien, ustedes dos. ―Hizo un gesto hacia Nate y Piper―. Levántense, y vayan a la enfermería. ¡Todos los demás, vuelvan a casa! Piper tomó su bolso, cerró su casillero y se alejó por el pasillo, mientras que Nate se tapó la nariz ensangrentada y siguió al Dr. Porter. Mientras todo el mundo se dispersaba, nadie dijo nada. Nadie me dio miradas sarcásticas o risitas crueles. Jared rodeó sus brazos alrededor de mi cuello y me atrajo hacia él, me envolvió a salvo, con la pared caliente de su pecho. Cerré los ojos y aspiré cuando una oleada de alivio me inundó. Lo tenía de nuevo. ―Lo siento mucho por no confiar en ti. Y acerca de lo que le hice a tu auto, también ―le dije en su sudadera. Apoyó la mejilla en la parte superior de mi cabeza. ―Tate, eres mía, y yo soy tuyo. Cada día vas a darte cuenta más y más. Cuando creas que es así sin lugar a dudas, entonces habré ganado tu confianza. ―Yo soy tuya. Es que... no estaba segura de si eras realmente mío.


―Entonces voy a hacerte estar segura. ―Besó mi cabello, y su cuerpo comenzó a temblar de risa. ―¿Te estás riendo ahora? ―Lo miré, confundida. ―Bueno, estaba un poco preocupado por mis problemas de ira, pero ahora estoy un poco preocupado por los tuyos. Te gusta golpear a la gente. ―Su boca perfecta sonreía con orgullo. Rodé los ojos e hice un puchero. ―No estoy enfadada. Obtuvo lo que se merecía, y fui atacada primero. ―Tuvo suerte, en realidad. Después de la mierda que sacó Piper, tuvo suerte que no usé un lanzallamas en toda su colección de camisetas sin mangas. Me levantó por la parte posterior de los muslos, y cerré mis brazos y piernas alrededor de él y caminó. ―Es tu culpa, ¿sabes? ―¿Qué? ―preguntó Jared. Su aliento caliente en mi oído.

267

―Tú me hiciste mala. Y ahora golpeo con los puños a pobres, niñas indefensas... y chicos. ―Traté de hacer mi sonido de voz acusador e inocente. Jared me agarró más fuerte. ―Si eres un bate de metal el tiempo suficiente, te conviertes en acero. Enterré mi nariz en su cabello, besando el lóbulo de su oreja y bromeé. ―Lo que sea que te ayude a dormir por la noche, gran matón.


Capítulo 38 Aire fresco acarició mi espalda, enviando escalofríos abajo por mis brazos. Mis ojos se abrieron por la corriente, una sonrisa incontrolable se arrastró por mis labios. ―Sera mejor que no estés durmiendo. ―Jared crujió detrás de mí mientras estaba acostada en la cama, probablemente quitándose sus botas. Una risa silenciosa escapo de mis labios al girar sobre mi espalda y enfrentarlo. Cerniéndose sobre mí, la luz de la luna se derramó sobre su bello rostro, y su cabello brilló con gotas de lluvia de la ligera llovizna afuera. No podía tener suficiente de la visión de él.

268

―Viniste a través del árbol… en una tormenta ―declaré mientras trepaba a la cama e inmediatamente posicionaba su cuerpo encima del mío. Aún usaba su ropa. Mi papá había llegado a casa la semana pasada, y fue sin que dijera que Jared no era bienvenido para ninguna visita por la noche. Por supuesto, Jared y yo ya habíamos asumido esto. Sabía que mi papá amaba a Jared, pero no iba a soportar encontrarlo en mi habitación tampoco. Eso era entendible. Apoyando ambos brazos a cada lado de mi cabeza, Jared miró abajo a mis ojos. ―Sí, solíamos sentarnos en ese árbol todo el tiempo cuando llovía. Es como montar una bicicleta. Nunca olvido cuán bien se sentía. Lágrimas se acumularon en mis ojos. Los años que nos separaron habían dolido, pero cuán rápido habían pasado. Estábamos juntos de nuevo. Nunca habíamos olvidado cómo estar juntos. ―¿Te gusto tu auto? ―Él sonrió y comenzó a morder mis labios con suaves, provocadores besos. Dándome poca pausa, solo podía asentir. La semana anterior, después de que mi papá llegara a casa, todos tomamos un viaje a Chicago y compramos mi G8. Era dueña del auto brillante, plateado metálico oscuro por solo unos días hasta ahora. Papá había decidido ceder el resto del proyecto de Alemania a su socio, así podría quedarse en casa conmigo. Había sido difícil enfrentarlo después de que el


video se filtrara, pero después de un par de días y mucha conversación, mantuvimos la situación bajo control. Vino a mí para hablarme por tomar tan tonta decisión en la fiesta, y estaba ligeramente incomodo con el nuevo rol de Jared en mi vida. Pero, admitió, probablemente no estaría cómodo con nadie saliendo con su hija en ningún momento. Jared y yo habíamos estado en línea contantemente, quitando el video donde fuera que lo encontráramos. Nuestros compañeros de clases también parecían estar haciendo caso omiso del chisme. Pero estaba segura que tenía más que ver con su respeto por Jared que con su sentido de decencia. Una semana atrás, pensé que nunca viviría a través de esa tormenta, pero ya estaba concentrándome en otras cosas. Tenía una lista de modificaciones que realizar en mi nuevo auto, y esperaba que Jared, mi papá y yo pudiéramos trabajar en él juntos a lo largo del invierno. Madoc parecía pensar que estaría incluido también, y no hice nada para desaparecer su pequeño pedo cerebral.

269

Mi padre estuvo de acuerdo en dejarme tomar el dinero para las reparaciones de Jared de mi fiduciario, pero tengo que conseguir un trabajo para reponerlo. Fue muy estricto con que mi fondo universitario no era un plato de bocadillos en el que podía meter mi mano cada vez que quisiera. Y eso estaba bien. Un trabajo era una buena idea. Necesitaba algo que ocupara mi tiempo ahora que papá estaba limitando mi tiempo con Jared. No creo que él estuviera muy preocupado acerca de nuestra intimidad como lo estaba en que perdiera mi enfoque en la escuela. Jared comenzó un lento movimiento entre mis piernas mientras sus mordiscos suaves rápidamente cambiaron a devorar y acariciar. El frío que entró en la habitación con él fue reemplazado por sudor y calor. Oh. Respiré con fuerza, el pulso entre mis piernas se movió con la fricción que él estaba haciendo. ―Sabes ―jadeé―. Te quiero aquí más que nada, pero mi papá despertara. Es como si todavía estuviera en el ejército o algo así. Duerme con un ojo abierto. Abruptamente se detuvo y me miró como si estuviera loca. ―No seré capaz de mantenerme alejado. No sabiendo que tu pequeño lindo cuerpo esta acurrucado en esta linda, cálida cama sin mí. ―Nunca le faltarías al respeto a mi padre. Hasta yo sé eso. ―No, tienes razón ―concedió, y luego sus ojos se abrieron―. ¿Quieres venir a mi casa? Metí mis labios entre mis dientes para contener la risa.


Mientras guiaba mis piernas hacia arriba y alrededor de él, me besó más fuerte antes de susurrar contra mis labios: ―Te amo, Tate. Y estoy aquí para ti por siempre. Con o sin pijamadas. Sólo necesitaba verte. Sostuve la parte posterior de su cuello mientras él se levantó para mirarme. ―También te amo. La mitad superior de su cuerpo se deslizó fuera de mí, sobre el lado de la cama, mientras buscaba algo en la mesita de noche. Pasé mis dedos por su espalda, apenas notando sus cicatrices debajo de su camisa. Se levantó de nuevo con una caja en la mano. ―¿Qué es esto? ―pregunté. ―Ábrelo ―urgió suavemente.

270

Me senté, y él se echó hacia atrás sobre sus pies, mirándome. Deslizando la tapa, saqué una pulsera. No la clase burda, que se sacude y hace mucho ruido sino una delicada cadena de plata sosteniendo cuatro dijes. Mis ojos se dirigieron a Jared, pero él solo se sentó en silencio, esperando algo. Mirando el brazalete más cerca, vi que los dijes eran un teléfono celular, una llave, una moneda, y un corazón. Un teléfono celular, una llave, una moneda, y… ―Mis líneas de vida ―estallé, finalmente golpeándome. Jared exhaló una risa. ―Sí, cuando me dijiste de camino a Chicago sobre cómo siempre tuviste tus planes de escape cuando lidiabas conmigo en el pasado, no quería que me vieras de esa manera. ―Yo no… ―empecé. ―Lo sé ―se apresuró a asegurarme―. Pero quiero asegurarme de nunca perder tu confianza de nuevo. Quiero ser una de tus líneas de vida, Tate. Quiero que me necesites. Así que... ―Hizo un gesto hacia la pulsera―. El corazón soy yo. Uno de tus líneas de vida. Llevé a Jax hoy conmigo para elegirlo. ―¿Cómo está tu hermano? ―Pasé el brazalete a través de mis dedos, nunca queriendo dejarlo ir o a él. Jared se encogió de hombros. ―Está aguantando. Mi mamá está trabajando con un abogado para tratar de obtener la custodia. Él quiere conocerte.


Sonreí. ―Me encantaría. No sabía qué más decir. El regalo era hermoso, y amaba lo que representaba. Pero lo que más amaba era que estaba conociendo a Jared. Habíamos perdido tiempo a través de los años, pero había encontrado familia en su hermano, y podía ver el amor que sentía por él. Una lágrima se deslizó por mi mejilla, pero la aparte rápidamente. ―¿Me lo pones? ―Le entregué el brazalete y parpadeé más lágrimas. Abrió el cierre y lo aseguró alrededor de mi muñeca, no soltando mi mano mientras se sentaba y me tiró encima, a horcajadas sobre él. Apartó el cabello de mi cara, y me bajó, encontrando sus labios. Él sabía cómo calor y hombre, y envolví mis brazos alrededor de él, saboreando la realidad de solo estar aquí con él. ―Jared. ―Mi padre llamó a la puerta, y ambos levantamos la cabeza―. Tienes que ir a casa ahora. Te veremos para la cena mañana por la noche.

271

Mi corazón latía tan fuerte que dolía. ¡Mierda! Jared resopló una carcajada y se dirigió a la puerta. ―Sí, señor. El calor de la vergüenza cubría mi rostro, mis brazos, mis dedos de los pies, infierno, en todas partes mientras veía la sombra de mi padre desaparecer debajo de la puerta. ―Supongo que me tengo que ir. Apreté su camisa negra y toqué mi nariz con la suya. ―Lo sé. Gracias por mi brazalete. ―Te voy a mimar. ―Sus manos acariciaban mi cabello. Sonreí. ―Ni se te ocurra. Solo hazme un favor. Deja tu ventana abierta. Puede que te sorprenda alguna noche pronto. Él contuvo el aliento, y estrellé mi boca sobre la de él. Su lengua tocó la mía, y clavó sus dedos en mis caderas, llevándome con fuerza contra él. Ya podía sentir que estaba lista para él. Maldición. Debo ganarme la confianza de mi padre de nuevo, repetí mi mantra.


―Adelante. Fuera de aquí. Por favor ―rogué y salí de la cama. Se puso de pie, pero me sujeto para un beso más antes de salir por las puertas francesas. Lo vi subir con seguridad de vuelta a través de su ventana, donde me dio una última mirada antes de sonreír y apagar su luz. Me quedé allí por un minuto, observando la lluvia salpicar a través del árbol. El trueno retumbó en la noche, recordándome mi monólogo y cómo Jared y yo habíamos cerrado el círculo. Éramos amigos otra vez, y también más. Era suya. Y él era el mío. Nunca habíamos estado lejos del otro. Ambos estábamos dándonos forma al otro a pesar de que no nos dábamos cuenta. Y ahora estábamos completos.

272

Fin


Sobre la autora

273

Penélope Douglas es una escritora y profesora en Las Vegas. Nacida en Dubuque, Iowa, es el mayor de cinco hijos. Penélope asistió a la Universidad del Norte de Iowa, obteniendo una licenciatura en administración pública, porque su padre le dijo "!Acaba de obtener el maldito grado!" Luego obtuvo una maestría en Ciencias de la Educación de la Universidad de Loyola en Nueva Orleans, porque odiaba la administración pública. Una noche, se puso borracha y le dijo al guardia de seguridad en el bar donde trabajaba (sí, estaba borracha en el trabajo) que su hijo estaba caliente, y tres años después se casó. Con el hijo, no el gorila. Han desovado, pero sólo una vez. Una hija llamada Aydan. Penélope ama los dulces, el programa Hijos de la anarquía, y va de compras a Target casi a diario.


274


Bully 1