Issuu on Google+


El Club de las Excomulgadas

Agradecimientos Al Staff Excomulgado: Beti, Csanch, Dahiana, Dg Kaleigh, Excopic, Lady_Grey, Marijf22, Mcgtz, Mdf30y, Nelly Vanessa, Pau Belikov, Rox16 y Selfmachine por la Traducción, De Traducción, Bibliotecaria70, Leluli, Mari, Taratup y Tatta por la Corrección, AnaE por la Diagramación y Cassidy por la Lectura Final de este Libro para El Club De Las Excomulgadas… A las Chicas del Club de Las Excomulgadas, que nos acompañaron en cada capítulo, y a Nuestras Lectoras que nos acompañaron y nos acompañan siempre. A Todas…. Gracias!!!

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Nuevo Mdf30y por la Corrección de la

2


El Club de las Excomulgadas

Argumento Despertó una necesidad dentro de ella… Cole tenía un éxito más allá de sus sueños. Podía tener a cualquier mujer que quisiera, pero sólo hay una en la que no puede dejar de pensar. Su amor de la infancia, Ren. Nunca había olvidado su primera experiencia con el amor inocente y el deseo que los consumió, o el dolor que llevó sobre ella.

Su roce con la sumisión hace tanto tiempo despertó un anhelo en Ren que la llevó a caminar por el borde más oscuro del deseo. Se había convertido en una hermosa mujer que estaba a gusto con su sexualidad y no se disculpaba por necesitar a un hombre dominante. Cuando Cole la encontró de nuevo, se sintió destruida por pertenecer a otro. El Amo actual de Ren se compromete a dársela a Cole durante un breve período, pero luego debe volver a su cuidado. Y aunque Cole está de acuerdo con el trato, sabe que nunca será capaz de dejar ir de nuevo a Ren…

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Pero ahora ella pertenecía a otro…

3


El Club de las Excomulgadas

Parte Uno: Lucas Capítulo Uno Su risa fue lo primero que llamó su atención. Vibrante y brillante. Tan efervescente y llena de alegría sin límites que le detuvo y no podía recordar lo que

Se dio la vuelta, buscando la fuente de esa música cautivadora. Y entonces pensó que la había oído antes. Cuando era mucho más joven. Toda una vida atrás. Ren. El recuerdo de ella todavía tenía el poder de hacerle sentir dolor. Tanta pena. Culpa. Ilusiones. Si tan sólo tuviera la oportunidad de poder volver a intentarlo. No había pensado en ella desde hacía algún tiempo. No porque se hubiera caído de su mente, sino porque había querido dejar de pensar en la hermosa y tímida muchacha de dieciocho años que había significado el mundo para él cuando tenía veinte años. Todavía le hacía daño recordarla años más tarde. Recordar los errores que había cometido. Cómo le había hecho daño a ella, cuando era la última cosa que había querido hacer nunca o que hubiera deseado. Echó un vistazo al interior del restaurante, sus ojos agudos revisaron cada mesa. Pero no pudo encontrar la fuente de la carcajada, ni tampoco escucharla de

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

había estado pensando unos momentos antes.

nuevo.

4


El Club de las Excomulgadas — ¿Ocurre algo?—Preguntó Damon Roche. Cole se volvió a su amigo, y compañero de mesa, y echó una mirada de disculpa en dirección de Serena Roche. —No, nada. Sólo pensé que oí… me recordó a alguien que conocí una vez. Damon deslizó su mano por el brazo de Serena y recogió su copa de vino. Su toque nunca se alejaba de su esposa. Su ahora embarazada esposa. Si Damon había sido posesivo antes, y era prohibitivamente posesivo de Serena, lo era aún

Los dos compartían una relación poco tradicional. Serena se había sometido a la dominación de Damon, dentro y fuera del dormitorio. Era una relación que hacía que Cole los envidiara, de manera peligrosa. Pasar el tiempo con la pareja, que llamaba amigos, le hizo afrontar sus errores del pasado. Le hizo darse cuenta de que si sólo hubiera sido más cuidadoso y consciente en el pasado, podría disfrutar ahora mismo de una relación como la que ellos tenían, con una mujer que había amado con todo lo que tenía. Pero le había hecho daño a ella con su impaciencia e ignorancia. Desde entonces había encontrado a muchas mujeres en los años posteriores. Mujeres que eran hermosas, sumisas, complacientes a someterse a él de una forma permanente, pero ninguna había capturado su corazón como Ren. Una mujer que no podía tener. Hasta hace poco no había hecho más que tocar o preparar a mujeres que frecuentaban The House, el exclusivo club sexual para socios 1, que poseía Damon Roche. Cole era un invitado frecuente. Damon confiaba en el. Sólo a él había confiado a Serena, su esposa querida, e incluso entonces, su papel fue sólo para prepararla.

1

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

más desde que ella estaba redonda por su hijo.

En el original al club lo describe como “sexual largesse”, pero se refiere a un club para el intercambio sexual consensuado, voluntario y en el que no hay de por medio un intercambio de dinero.

5


El Club de las Excomulgadas Sólo con Angelina se permitió a sí mismo hacerse más íntimo, tener realmente sexo y abrirse a sí mismo al placer de tener a una mujer sometida a su toque y orden. Pero una parte de él se dio cuenta de que Angelina le había recordado a Ren. Y Angelina pertenecía a Micah, otro de sus amigos, uno que compartía con Damon. Todas las mujeres con las que se había permitido suavizarse pertenecían a otros hombres. Tal vez por eso estuvo dispuesto a disfrutar con ellas, porque sabía que no eran ninguna amenaza para su corazón o alma.

Serena sonrió. —Es divina. Sólo lamento no poder comer más. Juro que este niño está envuelto alrededor de mi estómago, apretando por todo lo que vale la pena. No puedo comer más que una pequeña cantidad a la vez, y luego me da hambre. ¡El resultado es que estoy comiendo todo el día! Damon se rió entre dientes y levantó un vaso de agua antes de presionarlo suavemente en sus labios. —Tienes que comer. No has dormido bien últimamente. Nuestro hijo te está desgastando. Las calorías te darán más energía. —O sólo me harán gorda y perezosa—Refunfuñó Serena. — ¿Todavía no quieres saber el sexo?—Preguntó Cole, tratando de mantener una conversación educada. Pero se sacudió y la risa había abierto la puerta de su pasado y que trataba de mantener cerrada en todo momento. Una mirada melancólica entró en los ojos de Serena. Era una mujer hermosa. Con unos sorprendentes ojos azules y un pelo negro brillante. Había estado atraído por ella también, aunque nunca había cuestionado nunca su pertenencia a Damon. Pero otra vez, había algo en ella que le había recordado su

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

— ¿Está la comida a tu gusto, Serena mía?—Preguntó Damon.

6


El Club de las Excomulgadas amor de juventud, y con frecuencia se veía incapaz de apartar la mirada de Serena. Y deseaba no haberlo estropeado tanto con Ren, para poder haber envejecido con ella. Cole podría haber sido más prudente. La podría haber dirigido como Damon lo había hecho con Serena. Tal vez así Ren todavía estaría con él ahora. Suya. Hermosa, sumisa, su tesoro. —Hay días en los que realmente quiero saber—Dijo. Echó un vistazo a Damon y sonrió. —Hice prometer a Damon que no me dejara derrumbar aunque él desea mucho saber si vamos a tener un niño o una niña. Realmente quiere una chica. No me importa, y tal vez por eso quiero que sea una sorpresa.

Damon será tan malo como Micah cuando se trate de su hija. Serena hizo rodar sus ojos. —Oh, Dios, ¿no lo sabes? Está amenazando con hacerme llevar uno de esos malditos portabebés, con los que Micah va desfilando por ahí—Dijo Damon con sequedad. —Ha perdido su maldita cabeza desde que Nia nació. Cole soltó una risita. —Recordaré esta conversación cuando tu propio hijo haya nacido. Tú eres demasiado sobreprotector con Serena ya. No me puedo imaginar que vayas a ser menos que eso con el bebe. Especialmente si tienes una hija. —Tal vez, pero eso no significa que lo vaya a llevar veinticuatro horas al día, siete días a la semana—Dijo Damon enigmáticamente. Serena se limitó a sonreír y pasó sus dedos sobre la mano de Damon. Cole le guiñó un ojo a ella como diciendo que estaba de acuerdo con su evaluación privada.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Otra chica en el redil sería entretenido—Dijo Cole. —Supongo que

7


El Club de las Excomulgadas La risa volvió a sonar en la distancia otra vez, enviando escalofríos que llegaron hasta su cuello. Esta vez reaccionó mucho más rápido y se volvió de golpe, con su mirada clavada en la fuente. Finalmente, la vio. Todo su aliento le abandonó, de una forma desigual. Ella estaba de espaldas, razón por la cual no había sido capaz de encontrarla la primera vez. Podía ver solo una indirecta de su perfil. Piel suave, oscura, cremosa, que parecía llamarlo a tocarla. Una cascada de pelo negro caía hacia abajo por su espalda, yendo tan

Era menuda. Se podría decir, desde donde estaba, que era una mujer baja, de no mucho más de metro y medio. Sus facciones eran delicadas. Cuando se volvió, alcanzó a ver la delgada columna de su cuello, pero entonces ella alcanzó y tiró su pelo sobre un hombro, dejando al descubierto toda la extensión de su espalda. El vestido era sin espalda, y se quedó inmóvil cuando su mirada se clavó en el tatuaje que tenía allí. No podía respirar. Sus dedos se cerraron y se abrieron mientras miraba fijamente, clavando los ojos. Casi con miedo, levantó la mirada a su hombro derecho, justo sobre el omóplato. ¿Todavía estaría allí? ¿Los años habrían sido amables y habrían disminuido el recordatorio de su inexperiencia? No podía decirlo desde esta distancia. O tal vez no quería que estuviera allí. Una cicatriz. La evidencia del cuidado que no había tenido con una mujer que había confiado en él con el corazón y cuerpo. Ren. ¿Qué estaba haciendo aquí? Era ella. El tatuaje era inconfundible. Delicado y femenino. Justo como ella. Una vid, una enredadera de flores en la parte baja de

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

abajo, que perdía la pista de ello.

su nuca. La había remontado muchas veces con sus dedos, su boca y su lengua.

8


El Club de las Excomulgadas Antes de que pudiera ponerse de pie, el hombre que estaba sentado con Ren se levantó y le tendió la mano a ella. Ella la tomó con gracia y se levantó de su asiento. El asimiento del hombre era posesivo e íntimo, una señal clara de que la consideraba suya. Pero cuando se dio la vuelta, donde podía verla totalmente, Cole vio la amplia banda de plata que rodeaba su cuello. Fue un puñetazo en su estómago, y sólo podía mirar fijamente, tan atontado que no podía respirar. Conocía el significado de esa pieza de joyería. No era un adorno, aunque le

Era un signo de propiedad. Un regalo de un Amo a un sumiso. Serena llevaba un símbolo así, pero el suyo era una banda que rodeaba la parte superior de su brazo. A Damon no le gustaban los collares. Los encontraba humillantes. Cole estaba de acuerdo. Una oleada de celos, y cólera, que subió a través de sus venas y que le tomó completamente por sorpresa. El hombre puso su brazo protectoramente alrededor de Ren, y ella le sonrió cuando caminaron hacia la salida. El poder emanaba del hombre, un adversario digno. — ¿Lo conoces?—Preguntó Cole con urgencia, echando un vistazo rápidamente hacia atrás a Damon. La mirada de Damon subió, su ceño fruncido por la confusión. —El hombre de allí, con la mujer asiática. Están saliendo ahora mismo. —Por qué crees que sé quién…—Damon frunció el ceño y se inclinó hacia

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

quedara maravillosamente y llamara la atención hacia sus delicados rasgos.

adelante. —Sí, lo sé, en realidad.

9


El Club de las Excomulgadas — ¿Quién es él?—Exigió Cole. —Ha visitado The House antes, pero no a menudo. Prefiere mantener su privacidad. — ¿Quién es?—Preguntó Cole de nuevo, su impaciencia quemando nerviosamente bajo su piel. —Lucas Holt. — ¿Cuál es su historia? ¿Está en la escena o es sólo alguien que está jugando

—Es serio—Dijo Damon lentamente. —Su experiencia fue comprobada o no habría sido admitido en The House. Es rico. Un hombre de negocios exitoso. Posee varios clubes, tanto en Houston como en Dallas. Creo que recientemente abrió uno en Las Vegas. Pasa mucho tiempo allí, pero tiene residencias en Dallas y Houston, también. — ¿Alguna vez la has visto a ella en The House?—Preguntó Cole. ¿Qué tan cerca había estado durante todo este tiempo? ¿Apenas se habían perdido uno al otro? ¿Había estado ella presente en el lugar que él frecuentaba? Su pulso se afianzó y se puso de pie, con el impulso de ir tras ella tan fuerte que casi estaba en movimiento cuando Damon habló de nuevo. —Siéntate, Cole. No hagas una escena. Te diré lo que sé. A regañadientes, Cole volvió a tomar asiento, pero miró a la pareja hasta que desapareció de su vista. — ¿Quién es ella?—Preguntó Serena, con un tono bajo. Ella colocó la mano en su brazo, un gesto de consuelo que apreciaba, a pesar que le tomaba todo lo que tenía no retirarle la mano y salir corriendo detrás de Ren.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

el juego?

10


El Club de las Excomulgadas Ren. Dios. No lo podía creer. Ella estaba allí. Y pertenecía, realmente pertenecía, a otro hombre. Había un sello de propiedad claro, para que el mundo lo viera. Ni siquiera podía conseguir que su mente lo creyera. Nunca se había imaginado que Ren habría pasado de su experimentación fracasada a una relación de sumisión. Celos. Cólera. Rabia. Emoción.

que había comido se convirtió en un puño gigantesco. —Cuéntame—Jadeó en dirección a Damon. Haciendo caso omiso a la pregunta de Serena, por el momento. Tenía que saber todo lo que pudiera de Ren. Damon con calma tomó un sorbo de vino, casi como si estuviera tratando de infundir un poco de calma a Cole. —No la he visto en The House. Pero hace bastante tiempo desde que no veo a Lucas. No es muy activo en la escena, o en demostraciones públicas para el caso. — ¿Con quién lo viste?—Soltó entre los dientes Cole. —No trae sus sumisas al club. Cuando le vi por última vez, sólo estaba allí para observar. Es muy privado. Sólo tiene una mujer en un momento dado. Es leal y exigente por igual, pero sus relaciones no son permanentes. Cole frunció el ceño. — ¿Es un jugador? Damon sacudió la cabeza. —Nunca tuve esa impresión. He hablado con él antes. Tomé unos tragos

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

El deseo comía sus entrañas hasta que su estómago se revolvió, y la comida

con él. Encuentra la comodidad con las mujeres bajo su cuidado. Lo más 11


El Club de las Excomulgadas interesante es que es completamente fiel a su sumiso. Sin embargo, ha preguntado discretamente antes por hombres para su mujer. Creo que le gusta mirar. Quizás hasta participar. Pero él mismo sólo tiene sexo con la mujer que está a su cargo. — ¿Cómo diablos sabes todo eso?—Exigió Cole. Cristo, ¿cómo si quisiera imaginar a Ren con otros hombres, mientras el bastardo miraba? Era un hipócrita ardiendo. No estaba tan enojado que no reconocía la flagrante hipocresía que había en su cólera. Había tenido sexo con una mujer que pertenecía a otro hombre. Lo había permitido con Angelina en más de

Damon se encogió de hombros. —Hemos hablado de vez en cuando. Ha preguntado para pedir recomendaciones. La frente de Serena se arrugó. — ¿Estás tratando de decir delicadamente que has estado con alguna de sus mujeres? Damon sonrió y perezosamente dirigió sus dedos sobre su hombro. —No, Serena mía. De todo el mundo, deberías saber que no comparto. Incluso a la mujer de otro hombre. No aparto la vista por la práctica. Sin embargo, no es para mí. —Necesito volver a verla—Dijo Cole con fuerza. —Yo… tengo… que verla. — ¿Es importante para ti?—Preguntó Serena, su mirada azul estudiándolo atentamente. —Ella era todo para mí. Damon levantó una ceja.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

una ocasión a instancias de Micah.

12


El Club de las Excomulgadas —Me lo preguntaba. Cole le envió una mirada inquisitiva. —Seamos realistas. Tú has tenido tu selección de hermosas mujeres, dispuestas a todo, pero que se lanzan a tus pies—Dijo Damon con sequedad. —Y sin embargo, las has rechazado a todas. Eso habla de un hombre cuya atención se encuentra en otra parte. —Le hice daño—Dijo en voz baja. —Era joven, arrogante y estúpido. Abusé

La cara de Serena se arrugó en compasión. Damon simplemente le devolvió la mirada, en silencio. —Tengo que saber cómo encontrarla—Dijo Cole. —Tengo que verla. Damon suspiró. —Puedo invitar a Lucas a The House. Es todo lo que puedo hacer. No puedo darte nada más. Es muy privado. Tal violación sería imperdonable para él. —Entonces invítale. Asegúrate absolutamente que trae a Ren—Gruñó Cole. —Revolveré toda esta maldita ciudad si tengo que hacerlo. Damon dirigió su mirada a Cole. — ¿Qué vas a hacer si Lucas viene? —No le sé aún. Pero estoy malditamente seguro que no voy a quedarme sentado y no hacer nada. Tengo que verla. Maldita sea, ella era mía. —Y sin embargo no la conservaste—Contestó Damon. Cole se estremeció ante el recordatorio. No, no la había conservado. Y nunca había encontrado a nadie que pudiera ocupar el mismo lugar en su corazón.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

de su confianza. Ella se entregó a mí. Creyó que no le haría daño. Y se lo hice.

13


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Dos —De rodillas. Ren se deslizó con gracia sobre sus rodillas, los muslos abiertos, los labios entreabiertos, las manos con las palmas apoyadas sobre sus piernas. Esperaba pacientemente a la siguiente orden de Lucas, su mirada entrenada en línea recta. —Estabas tan hermosa esta noche, Ren. Pero tú siempre eres bella y

—Gracias, Lucas. —Como recompensa, te dejo elegir el instrumento de esta noche. —Tu mano—Dijo sin vacilar. Sonrió y pensó que le gustó su elección. —Dime por qué. —Me gusta tener la huella de tu mano en mi piel. Es un recordatorio de que te pertenezco. Que me posees. Él asintió con la cabeza. —Abre tu boca. Más amplia. Sin dientes. Si tus dientes me tocan, serás castigada. Las palabras fueron dichas más por efecto que como una verdadera advertencia. La excitación creció, aguda y dolorosa, dentro de ella. Sabía cómo sus palabras avivarían su deseo. Por encima de todo, le gustaba del beso dulce del dolor cuando le parecía adecuado dárselo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

elegante. No tengo ninguna queja en ese aspecto.

14


El Club de las Excomulgadas Si no fuera disciplinada, pasaría sus dientes a través de la rígida longitud, pero no jugaba. Ningún pretexto tonto de desobediencia, para que la castigara. Ambos tenían necesidades, y cumplían las del otro perfectamente. Se suponía que de alguna manera Lucas sentía cariño por ella. La emoción tenía poco que ver con su relación. Él le daba algo mucho más poderoso que el amor. Le proporcionaba la seguridad y el consuelo. La protegía, y, a cambio, ella le daba su sumisión, su total obediencia y su respeto. Su polla se deslizó sobre sus labios y luego sobre su lengua Saboreó el primer estallido de almizcle e inhaló su olor masculino. Era más áspero esta noche, no tan

Empujó profundamente, manteniéndose allí hasta que su pecho quemó. Luego se retiró y ella aspiró un profundo aliento. Él enmarcó su cara en sus manos y deslizó sus dedos alrededor de la parte posterior de su cabeza hasta que se enredaron en su cuero cabelludo. Entonces empujó otra vez, esta vez más duro. Fue entonces cuando ella se dio cuenta que estaba tratando de que lo rozara con sus dientes. Quería castigarla. Estaba en ánimo para ello esta noche. Quería ejercer el dominio sobre ella, empujando sus límites. Durante un momento consideró ceder y permitir que sus dientes mordieran, pero no quería eso tampoco. Era su Amo, sí, pero no quería a una mujer débil o una que se sometiera demasiado fácilmente a sus silenciosas demandas. Sí, era absolutamente obediente. Pero sólo ante las órdenes expresas. Si quería castigarla, lo haría, pero no sería una conquista fácil para él. Se relajó más alrededor de su impresionante contorno, y permitió que él se deslizara más profundo en su garganta. Hizo un sonido que era una mezcla de aprobación y frustración. Él no quería ceder. Y por esa razón, retuvo su liberación por más tiempo que de costumbre. Era áspero, implacable, y no mostró ninguna piedad. Decidió a empujarla más allá de

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

paciente como lo era habitualmente.

sus límites, y ella decidió mostrarle que no tenía ninguno. 15


El Club de las Excomulgadas Deliberadamente, ella se olvidó de todo, salvo la tarea que tenía entre sus manos. Vencerle. Murmurando una maldición, apretó sus manos sobre su cabeza y eyaculó en su garganta, obligándola a tragar cada gota. Cuando finalmente la soltó, ella se echó hacia atrás sobre sus talones, aturdida por el cambio de poder. Lucas respiró con dureza cuando lentamente se retiraba de su boca. Su agarre se suavizó y deslizó sus dedos hacia atrás a lo largo de las líneas de sus pómulos, antes de limpiar el semen de sus labios.

romper esa determinación. Ren no se estremeció porque sabía que Lucas no lo haría. No tenía interés en romperla. Finalmente se aburriría con ella como se había aburrido con las anteriores que había poseído. Y cuando sucediera, estaría a la deriva de nuevo. La veía como un desafío. Sabía sin falsa modestia que le intrigaba más que las mujeres anteriores que había poseído. No fue intencional. Ella era sólo quién era. Sabía lo que quería y lo que ella necesitaba. No tenía nada que demostrar. No estaba interesada en impresionar a su amo. Ella sólo hacía lo que tenía que hacer para que sus necesidades fueran satisfechas. Complacer al hombre al que se entregaba era una necesidad. Extendió una mano hacia ella, y aceptó la orden muda. La ayudó a levantarse y luego la condujo hasta el sillón de suave cuero donde la mayor parte de su placer y dolor era repartida. Se colocó en el asiento, todavía desnudo, sus musculosas piernas abiertas. Su pene estaba semi-erecto. Grueso y largo, extendiéndose por la parte superior de su muslo, y ella lo miró, de pronto alcanzada por el impulso de tenerlo profundamente dentro de su cuerpo, tomando, exigiendo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Tan ferozmente determinada—Murmuró. —Me pregunto que tomaría

Lo más probable es que lo empujara en su culo después de que se lo zurrara.

16


El Club de las Excomulgadas Tiró de ella entre sus piernas, permitiendo que sus manos acariciaran su cuerpo, vagando sobre sus curvas, hasta ahuecar sus plenos pechos. Sus pechos eran una fuente de fascinación para él. Ella era delgada. Caderas escasas, vientre plano, piernas delgadas. Estaba construida de forma ligera y delicada, y a él le encantaba esa sensación de fragilidad en ella que escondía un corazón de acero. Sin embargo sus pechos eran grandes y regordetes, una contradicción con el resto de su figura por otra parte infantil.

estuvieron duros y puntiagudos. Pero él no hacía lo que ella quería. No los tomó en su boca y chupó. —Me alegro que eligieras mi mano. La dobló, colocándola de modo que estaba a través de su regazo, con la cabeza hacia el suelo. Pasó su pierna sobre la parte posterior de sus rodillas y luego frotó su mano sobre sus nalgas. Ella se estremeció y él se rió entre dientes suavemente. Le gustaba sacar su placer. Jugar con ella sin piedad. Era duro. No había dudas en eso. Era implacable, incluso. Pero era justo, y un amante generoso. Él sabía lo que le gustaba a ella y nunca dudaba en darle lo que necesitaba. Si acaso sus necesidades no hubieran estado tan estrechamente alineadas, tal vez la cosa sería diferente. Tal vez no sería tan generoso como era. Pero ellos anhelaban las mismas cosas. Él tomando su placer, estimulaba al suyo propio. El golpe de su mano contra ella por detrás, la sobresaltó de sus sensuales pensamientos. El fuego lamió su espalda cuando al primer golpe, siguieron uno tras otro en rápida sucesión.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Él jugó con sus pezones oscuros, tirando suavemente de ellos hasta que

17


El Club de las Excomulgadas Alternó extender sus dedos y mantenerlos firmemente unidos por lo que la sensación era diferente cada vez que golpeaba su carne. Gimió y se removió en su asimiento fuerte sobre ella, hasta que fue incapaz de moverse, y él sólo consiguió aumentar su deseo. Esto era lo que anhelaba por encima de todo. La sumisión completa en el dominio de un hombre. Saber que no tenía más remedio que aceptar lo que fuera que él quería hacer con ella. El conocimiento era oscuro y agudo. Haciéndola patinar a lo largo de esa línea de lo prohibido, donde era tan fácil caer en la

¿Hasta dónde iría? ¿Hasta qué punto le permitiría a Lucas que fuera? Nunca había respondido a esa pregunta. Nunca se había entretenido permitiendo que las cosas fueran tan lejos. Confiaba en Lucas. Implícitamente. Pero tal vez incluso ni siquiera él mismo confiaba en ir más allá de los límites fuertemente controlados que habían erigido. Él siguió repartiendo la zurra, pero era una palabra absurda que de ninguna manera describía la danza que realizaban. Esto no era un castigo físico a un sumiso indisciplinado. Esto era tan sexual, como follar, más poderoso que besarse. Aquí era donde ella conseguía su punto alto. Donde ella se ponía tan bombeada en la lujuria, que, literalmente, le dejaría llevarla dondequiera que quisiera ir. Era apenas consciente cuando la empujó al suelo, inclinando su mejilla en la alfombra y manteniendo su cabeza gacha, con la mano enredada en su pelo. La montó, áspero, crudo, posesivo, como si fuera una hembra en celo. Empujó primero en su coño y luego arrastró su polla por la costura de su culo. Con su mano libre, aplicó una generosa cantidad de lubricante, pero esta noche no

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

oscuridad completa.

quería incluso eso. Lo quería brusco. Quería que le hiciera daño. Ansiaba la

18


El Club de las Excomulgadas mordedura áspera del dolor cuando se abriera paso por delante de su apertura poco dispuesta. Su mano apretó su pelo y gruñó bajo en su garganta. —Ábrete para mí. Deja que tome lo que es mío. Como él sabía que lo harían, las palabras la enviaron por encima del borde. Ella se arqueó, desesperada por su posesión. Encajó su polla en el apretado anillo y empujó con fuerza.

—Eso es—Dijo con una voz ronca, baja. —Guarda silencio y tómalo. Eres mía, Ren. Nunca olvides esto. Soy tu dueño. Se impulsó dentro de ella y se mantuvo profundamente, ahuecando sobre su cuerpo, cubriendo cada centímetro de su piel. Ella se estremeció. Todo su cuerpo temblaba cuando luchaba contra el orgasmo que se construía como un huracán. Él se rió y alcanzó debajo para presionar la palma de su mano en su vientre. Deslizó sus dedos hacia abajo a la unión de sus piernas y ligeramente tocó su clítoris. Ella apretó sus dientes, cerró los ojos y se esforzó por controlar su reacción. Él era un maestro en conocer su cuerpo. Saber lo que le gustaba. Sabía cómo hablarle, que palabras la excitaban. Como tomarla con fuerza. Cuando ser áspero y cuando ser suave. Sus dedos se deslizaron aún más abajo, jugando con la entrada de su coño. La tocó más o menos al ritmo que su polla se movía profundamente dentro de su culo. Entonces se retiró, arrastrando esa enorme erección sobre la carne hinchada.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Ella gritó pero él tiró de su pelo hasta que se calmó.

19


El Club de las Excomulgadas Ella gimió de nuevo y dejó escapar un suspiro. —No, Ren, no puedes correrte todavía. Voy a follarte por un buen rato y vas a ser una buena chica, y vas a tomarlo mientras follo tu culo, y lo seguirás tomando hasta que yo te diga que puedes correrte. Y luego llenaré tu culo con mi semen y me pedirás más. Y lo haría. Ella cerró sus ojos. Le pediría que no se detuviera nunca. Se había corrido dentro de ella y luego volvería a follarla hasta que el líquido caliente

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

corriera por sus piernas. Y le encantaría cada maldito minuto de ello.

20


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Tres Ren se estiró y miró el reloj. Hizo una mueca. Ya era hora para un descanso. Lucas insistía en que no trabajara hasta que la excluyera de todo lo demás. Eso le molestaba a veces, pero el hecho era, que si él no interfería, ella se olvidaba de comer, no dormiría y trabajaría sin descanso hasta derrumbarse. Y bueno, estaba bastante en contacto con su parte femenina que quería y necesitaba saber que él adoraba cuidar muy bien de ella. Necesitaba eso.

cuidado sus dibujos en una pila ordenada y cerró su cuaderno de dibujo para que el peso impidiera caerse. Las fechas límites tenían poco significado para ella. Una vez que estaba inspirada en la historia que quería contar, y las imágenes empezaban a bailar por su mente, se veía obligada a trabajar hasta que su libro estaba completo. A menudo eso significaba terminar muy por delante de la fecha límite. Era una enfermedad, esta compulsión para estar a tiempo. Pero era quién era, y eso servía bien en su carrera como autora de libros para niños. Rennie Michaels. Una leve variación de su verdadero nombre. Parecía ligero, divertido, y al mismo nivel de los niños para los que escribía. Se levantó de su mesa y se frotó distraídamente un tirón de su cuello. Cuando alzó la vista, para su sorpresa, Lucas estaba apoyado contra el marco de la puerta, su mirada perezosa acariciando suavemente sobre su cuerpo. Él no venía a menudo a su estudio. Era el único lugar que era de ella. Había sido proporcionado por él, y le había insistido en que ella fuera capaz de mantener su privacidad allí. En cualquier otro sitio de la casa, ella era de él. No había ninguna privacidad. Le pertenecía, y él podía inmiscuirse a voluntad. Pero este era

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Dejó el lápiz con el que había hecho los esbozos preliminares, y empujó con

21


El Club de las Excomulgadas su lugar de trabajo, y el sitio para estar a solas con sus pensamientos. Estaba fuera de los límites de él, una condición que él mismo había puesto en el lugar. Se quedó quieta, insegura de lo que él quería que hiciese. Se apartó del marco y entró en el estudio, sus manos se metieron en los bolsillos de sus vaqueros. Estaba descalzo, como normalmente lo estaba en su casa. Para un hombre tan rico y educado como era, en su santuario privado era una criatura que anhelaba la comodidad, por lo general iba en vaqueros gastados, una camiseta, y a veces chanclas.

Ella arqueó una ceja. No conocía a nadie aquí. Ella y Lucas se habían conocido en su club nocturno de Las Vegas hacía un año. Ella había estado de mal humor porque su última relación había sido un desastre completo y se había convertido en una fuente inmediata de seguridad. La había llevado con él a su casa esa noche, y habían estado juntos desde entonces. Era bastante honesta consigo misma para saber que lo había usado al principio. Y él lo sabía también y no se había molestado por ello. Se preocupaba por él ahora. De muchos modos, era su mejor amigo. La suya era una amistad muy rara, desde luego, pero funcionaba para ambos. —Mi amigo, que posee un club privado, nos ha invitado a ambos a asistir a una reunión íntima por la noche, dentro de tres días. Frunció el ceño. — ¿Qué tipo de club privado y qué tipo de reunión íntima? Él le dirigió una sonrisa perezosa. —Sabes muy bien qué tipo de club. No eres estúpida, Ren.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Hemos recibido una invitación—Dijo cuándo se paró delante de ella.

— ¿Conozco a ese amigo?

22


El Club de las Excomulgadas Sacudió su cabeza. —La última vez que lo vi fue justo antes de irme a Las Vegas, justo cuando tú y yo nos encontramos. — ¿Y que se supone que tenemos que… hacer… en ese encuentro íntimo? La tocó entonces. Pasando su mano por su brazo, un gesto destinado a tranquilizarla. Y lo hizo. —Sabes muy bien que no soy de demostraciones públicas de dominio. sido contundente sobre el hecho que me parecen de mal gusto, y nos hemos ceñido a mis deseos sobre el tema. Pero dime, Ren, ¿la idea de actuar ante otros te excita? Ella arrugó su nariz. —Lo que hacemos no es representar, Lucas. No es una actuación. Y es… privado. Al menos hasta el punto de no ser un espectáculo público. ¿Esto es lo que quiere tu amigo? Ella sabía que era una perversión particular de Lucas mirar mientras otro hombre follaba a la mujer que poseía. Le había contado acerca de sus sumisas anteriores, y lo excitante que era mirar a otro hombre, no sólo poseyéndola, sino dominándola. Curiosamente, nunca había invitado a otro hombre a follarla, y Ren no podía decidir si eso la hacía feliz o la frustraba. Ella no mentiría. De alguna manera la idea de excitarlo hacía que todas sus partes femeninas cosquillearan. Había algo muy travieso y prohibido en tener al hombre que la poseía dándola a otro hombre para hacer con ella lo que deseara. Un escalofrío recorrió su espalda, y decidió que sí, la idea realmente la excitaba. La excitaba mucho. Pero, ¿una exhibición pública de dominio? No tanto. Odiaba la teatralidad. De alguna manera lo falso y exagerado de la demostración

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Siento que no están bien, aunque nunca realmente hayamos hablado de eso. He

23


El Club de las Excomulgadas de testosterona no hacía nada para ella. Le encantaba la tranquila relación que compartía con Lucas. —No, no creo que sea lo que quiere en absoluto. Creo que lo que quiere es nuestra compañía esa noche. Es muy parecido a mí. Compartimos una gran parte de los mismos gustos, pero quizás es un poco más posesivo de lo que soy yo cuando se trata de su mujer. Sus cejas se levantaron ante eso, y le sonrió. —Él no comparte a su mujer bajo ninguna circunstancia. Encuentro que no

—Por tanto quiere nuestra compañía, pero quiere que nos acerquemos a su club—Dijo lentamente. — ¿Por qué no invitarnos a cenar? ¿O a tomar una copa? Lucas se encogió de hombros. —Por los mismos motivos que invito a hombres a mi club. Ambos somos personas a las que nos gusta nuestra privacidad, y como tal, estoy seguro que es tan quisquilloso con quién permite entrar en su santuario como lo soy yo. Es un lugar neutral, y sin embargo, quizás más íntimo que un restaurante o un bar. —Si deseas que te acompañe, sabes que lo haré. Asintió con la cabeza. —Lo sé. Pero me gustaría saber si deseas ir o sólo lo harás porque crees que me complaces. Frunció el ceño. Esto no sonaba propio de Lucas. Era un hombre que mandaba. Era arrogante. No detestable, pero estaba muy cómodo con el manto de autoridad. Esperaba obediencia. Nunca había estado especialmente preocupado por si ella realmente deseaba acompañarlo a algún lugar.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

me importa si la situación es correcta.

24


El Club de las Excomulgadas Lo hacía parecer como un bastardo insensible. Y no era así. Si ella no se sintiera bien, o estuviera ocupada por el trabajo, no esperaba que ella se acomodara a sus deseos. Él era muy bueno para darse cuenta de sus estados de ánimo o de su salud. A menudo sabía antes que ella cuando estaba enferma. La cuidaba de forma excelente. No tenía ninguna queja en ese aspecto. Pero si no había ninguna razón sólida para que ella no pudiera asistir a algo que él deseaba que estuviera presente, ella iría. No le ofrecía otra opción. —No es que tenga una preferencia en uno u otro sentido—Dijo con sinceridad. —Sabes que adoro complacerte. No conozco a ese amigo, así que para ver, podría tentarme a estar más dispuesta a ir. Terminó con una pequeña sonrisa, y él se rió, sacudiendo su cabeza. —Me encanta la forma desinhibida en la que eres, y cómo no pides disculpas por que te guste el sexo. Me pregunto si siquiera sabes cómo te hace deseable ante mis ojos. Hay algo intensamente atractivo en una mujer fuerte que es consciente de su sexualidad y, que además, la disfruta. Sus mejillas se calentaron ante la inusitada alabanza. Sus ojos eran cálidos, y parecía tan suave hoy. Que la hizo querer complacerlo aún más. —Entonces deberíamos ir. Nunca se sabe. Tal vez aprendamos algo nuevo, y después lo podamos practicar al regresar a casa—Dijo con atrevimiento. Él tiró de ella contra él, y acarició su mano por su espalda, bajando hasta ahuecarle el culo. Adoraba que él la tocara frecuentemente. Y no sólo la tocaba, sino que era posesivo sobre ello. A menudo lo hacía tan en público, como diciéndole al mundo que le pertenecía a él. Que estaba orgulloso que le perteneciera a él. Con su otra mano, distraídamente pasó un dedo sobre su collar de platino

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

obviamente no tengo ningún interés en verlo. Supongo que si hay sexo pervertido

que llevaba alrededor de su cuello. Y entonces deslizó un dedo entre esto y su piel,

25


El Club de las Excomulgadas y tiró enérgicamente hacia adelante, hasta que sus bocas estuvieran a un soplo de distancia. La besó, devastando su boca hasta que sus labios estuvieron hinchados y sensibles. Después de un momento, retiró la mano, y cuidadosamente la liberó. —Iremos. Compraré algo nuevo para que lo lleves. Tengo en mente algo matador. Puedo no querer demostrar mi dominio sobre ti en público, pero quiero que todos los hombres en ese sitio te miren con lujuria en sus ojos, y que sepan que tú me perteneces.

menudo la llevaba a sus clubes, y para todos los efectos prácticos era como si la llevara por una correa. No había una sola persona en el club que no pudiera ver claramente su sello de posesión por todas partes de ella. Y por su parte, a ella no le importaba un comino que se supiera la naturaleza de su relación. No sentía ninguna vergüenza en absoluto porque cualquiera supiera que se sometía a Lucas en todos los aspectos y que lo buscaba para su absoluta protección y cuidado. —Ahora vamos a comer. Necesitas descansar y he invadido tus cuartos privados el tiempo suficiente. Después siento una clara de necesidad de follarte por todo lo que queda de tarde.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Ella sonrió, porque le encantaba cuando se ponía todo gruñón y posesivo. A

26


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Cuatro Damon entrelazó sus dedos con los de Serena y se llevó su mano a los labios. Parecía una acción tan natural y Cole se preguntaba si Damon siquiera sabía con qué frecuencia tocaba y besaba a su esposa. Lo hacía distraídamente como si el hábito fuera tan fuerte que lo hiciera sin darse cuenta. Serena estaba vestida esta noche. Cole había notado que desde que el vientre de Serena había comenzado a hincharse y la evidencia de su embarazo era tan viera a su esposa embarazada. Antes, era un panorama común para Cole al entrar en The House cuando Damon estaba presente y ver a Serena extendida, esperando el beso del látigo. A menudo Cole la preparaba para Damon, para el beso del látigo, atándola o sujetándola en varias posiciones. Pero en estos días, nadie excepto Damon la tocaba, y se había vuelto sumamente discreto para mostrar a su amante. Estaba muy seguro de que no la había tocado con otra cosa que no fuera la más suave de las manos desde el inicio de su embarazo. La colmaba de afecto en público y en privado. Cole se preguntaba si tener un hijo alteraría las prácticas de Damon permanentemente. De hecho, de no ser porque Damon había invitado a Lucas y a Ren, y que deseaba que ella fuera su anfitriona social, dudaba que ella estuviera siquiera en The House. Entre más avanzaba su embarazo, más protector se volvía Damon con ella. Él mismo no pasaba mucho tiempo en The House estos días. Le cedió la administración a su gerente y le dio rienda suelta a Cole para supervisar según le pareciera. Cole metió las manos en sus caros pantalones y miró hacia la entrada de la sala social por enésima vez desde que había llegado. Damon le había asegurado que

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

visible, Damon se había replegado, casi como si quisiera que nadie aparte de él

27


El Club de las Excomulgadas Lucas había aceptado su invitación y que estaría presente, pero su impaciencia era un demonio que respiraba y vivía dentro de él. —Tranquilo, hombre—Murmuró Damon junto a él. —Ve a buscar un trago. Relájate ¿Has pensado siquiera que dirás? No deseas causar una escena incómoda. No creo que esa sea la impresión que quieres causar después de no verla en tantos años. Tampoco resultaría insultar a Lucas. Una sumisa es muy protectora de su amo. Si siente que le estás faltando al respeto a Lucas, las cosas podrían ir mal. —Sé todo eso—Dijo Cole. —Puedo haber sido estúpido una vez. Pero…

—Tengo fe ciega en tu conocimiento, Cole. O nunca te habría confiado lo que atesoro más en el mundo. Cole giró, considerando la sugerencia de Damon de ir por un trago y calmarse. No estaba acostumbrado a la fiereza de su estado emocional. Era calmado. Vivía su vida de forma tranquila, reflexiva. Nada lo sacaba de sus casillas. Excepto Ren. Siempre Ren. Solo ella tenía el poder de trastornarlo. Tomó un vaso de vino y se lo llevó a la boca. El sabor era simplemente excelente. Damon tenía muy buen gusto. Gustos caros. Suspiró y dio la vuelta, su mirada recorrió una vez más la habitación. Y entonces se paralizó. Lucas Holt estaba parado en la puerta, Ren a su lado.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Damon levantó una mano en disculpa.

28


El Club de las Excomulgadas Cole se paralizó mirándola. No podía mirar a otro lado. Aunque siempre había sido hermosa, se había convertido en una preciosa mujer madura justo con el toque preciso de juventud en sus rasgos. Era pequeña, siempre había sido una cosita, apenas llegándole al hombro a Lucas. Su pelo negro brillante caía sobre sus hombros y su espalda, salvaje y hermoso como ella. Y sus ojos. La leve cadencia en las esquinas representaba su herencia mitad coreana, pero no eran oscuros. Sino de un verde exuberante con manchas café cálido rodeándolos hasta convertirlos en un tono inusual. Eran vibrantes, casi

Era tan perfecta que le dolía. Su mirada vagó sobre ella mientras Lucas caminaba hacia Damon. Ella llevaba vaqueros ceñidos envolviendo sus delgadas caderas y culo. De corte bajo de forma que el anillo en su ombligo estaba descubierto y le guiñaba atrevidamente. Su blusa apenas existía. No llevaba sujetador y el material sedoso del que estaba hecha se aferraba a las curvas generosas de sus senos. Se ataba al cuello exponiendo la espalda por completo y ese tatuaje que Cole conocía tan bien. Él la había llevado a que se lo hicieran. Para su cumpleaños dieciocho. Ella le sonrió a Damon cuando Lucas la presentó. Brillaba. No había ninguna otra palabra para ella. Sonreía vivazmente, confiada. Ni una vez miró alrededor para ver si otros la miraban o si tenían curiosidad sobre ella. Se centraba totalmente en Lucas. Los celos hicieron un nudo en las entrañas de Cole. Odiaba sentirlos. Era irracional. Eran una emoción inútil y estúpida que únicamente acarreaba frustración y una sensación de impotencia. No le eran familiares. Hasta ahora. Quería que lo mirara de esa forma. Lo había hecho antes. Lo había mirado

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

brillantes, incluso a distancia.

como si fuera el único hombre en el mundo.

29


El Club de las Excomulgadas ¿Por qué ella había buscado una relación como esta? Cole no habría imaginado que deseara siquiera una parte de este tipo de vida. Se había equivocado tanto con Ren. No había sido nada más que un niño jugando a ser poseedor de una persona. Defraudó su confianza y era algo que aún hoy lo carcomía. Damon lo miró, pero Cole se congeló, incapaz de moverse viendo a Ren. De pronto se sintió inseguro y odiaba sentirse así sobre todas las cosas. Se consideraba un hombre seguro de sí. Había logrado el éxito pronto en la vida, guiado por la ambición que ciertamente no podía atribuirse a la inseguridad.

Ren y Lucas se alejaron de Damon. Lucas puso una mano sobre la espalda desnuda de Ren y le dedicó una mirada de afecto, y aprobación. Luego la guió hacia la barra. Exactamente donde Cole estaba de pie, mirando a la única mujer que alguna vez atrapó su corazón completamente.

Ren miró alrededor de la habitación, algo sorprendida de lo lujosa y... relajante... que parecía. Era como asistir a cualquier otro cóctel. Quién imaginaría que este lugar se dedicaba a prácticas sexuales que no caían en el ámbito tradicional. Damon y su esposa habían sido extremadamente amables. Serena era elegante y definitivamente sumisa, pero era obvio que Damon la adoraba. Y verdaderamente no había nada más atractivo para ella que un hombre que claramente adorara a su mujer. — ¿Qué te gustaría beber, Ren?—Preguntó Lucas. Ella parpadeó y regresó de su análisis de la habitación. Fue entonces que lo vio, parado a unos cuantos metros de distancia, sus ojos azules quemándola. Le devolvió la mirada en estado de shock, en alerta.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Sus únicos traspiés habían sido con Ren, y tal vez por eso ahora vacilaba.

30


El Club de las Excomulgadas Aún después de tantos años, su corazón saltó y se le erizó la piel al recordar. No había cambiado. Bueno, quizá eso no era totalmente cierto. Los rasgos juveniles y apuestos de sus veinte años habían sido reemplazados por la hermosa robustez de la edad. Era alto pero no tan flaco como cuando estaba con él. Había madurado. Sólido. Fuerte. Emanaba poder. Poder controlado. Era como si hirviera justo debajo de la superficie pero exteriormente proyectara calma y seguridad. Se estremeció cuando su mirada la recorrió. Él también la reconoció y ella se sensación deliciosa. —Cole. Le salió como un susurro, apenas perceptible entre el murmullo de las voces de fondo y los trozos de conversación. Pero la escuchó. Reconoció la dirección con un paso adelante. —Ren. Ella casi gimió. Su nombre era una caricia, resbalándose de su lengua con toda la práctica que había hecho de su nombre algo cariñoso. Siempre lo había dicho como si fuera lo más especial de su mundo. Con reverencia. Con amor. Lucas repentinamente la sujetó más fuerte. Conocía ese toque. Era posesivo. Una clara advertencia a un intruso. Era su forma de decir mía. Era poco frecuente para Lucas asumir tal postura. No era común que considerara a otro hombre una amenaza. El hecho de que lo hiciera ahora le decía claramente que la tensión eléctrica entre ella y Cole era a leguas evidente. —Es bueno volver a verte—Dijo tranquilamente Cole. —Te ves preciosa.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

dio cuenta de inmediato del hambre en sus ojos. Se sintió perseguida, y era una

Igual que siempre.

31


El Club de las Excomulgadas Su corazón se contrajo y por un momento le preocupó ser incapaz de hablar. Tragó y trató de controlar el hecho de que sus rodillas temblaban con nerviosismo. —También tú te ves bien, Cole. ¿Cómo estás? Era una conversación tensa, acartonada, que sólo se hizo más incómoda con cada segundo que pasaba. Lucas sintió su inquietud y la atrajo aún más a la protección de su cuerpo. —Ren, preséntame a tu amigo—Dijo en un tono casual, despreocupado, que

Ren apartó sus ojos para mirar a Lucas. Y otra vez a Cole. —Lucas, es Cole Madison, un viejo amigo mío. Cole, te presento a Lucas Holt. Lucas no hizo intento de soltarla para poder estrechar la mano de Cole, pero tampoco éste se esforzó más que por asentir en dirección de Lucas. —Un viejo amante—Dijo Lucas, elevando la comisura de su boca. Ren asintió. Siempre fue sincera con Lucas. La suya era una relación abierta y honesta. Conoció a las amantes anteriores de Lucas en el pasado. No trató de ocultárselas. Tampoco ella ocultaría su anterior relación con Cole. —Fuimos un infierno mucho más que eso—Dijo Cole sin rodeos. La ceja de Lucas se arqueó y miró fríamente a Cole. — ¿Lo fuisteis? —Fuimos es la palabra clave—Dijo Ren tranquilamente. —Cole eligió una vida que no me incluía. Está en el pasado. Era extraño estar teniendo esta conversación tan directa. ¿No se suponía que

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

desmentía por completo la tensión que se sentía en sus rígidos músculos.

los encuentros con ex-amantes estaban llenos de charla tonta y clara evasión de la 32


El Club de las Excomulgadas profundidad de la relación? ¿No se suponía que debían fingir que no se importaban el uno al otro? —Cometí un error. Nada de lo que dijo Cole podría haberla conmocionado más que esto. Abrió los ojos y se paralizó contra Lucas. Una acción que no pasó desapercibida para el hombre al que pertenecía. —Entonces yo debo estar muy agradecido por tu error—Dijo Lucas en una

Ren miró a Lucas con ojos entrecerrados, desconcertada por su declaración. Ellos simplemente no tenían ese tipo de relación. ¿La valoraba? Absolutamente. Ren no tenía duda de ello. Amistad. Respeto. Le ofrecía protección. Ella le daba su absoluta obediencia y sumisión. Pero nunca habían usado descripciones floridas que cayeran demasiado cerca de insinuar sentimientos más profundos. O quizá era cuestión de postura masculina que tenía que ver enteramente con testosterona en demasía. De pronto, no pudo soportar la tensión. No quería que Cole viera lo afectada que estaba por su presencia. ¡Por su admisión de que había cometido un error! Levantó su barbilla de tal forma que pudiera mirar a Lucas. —Discúlpame. Necesito ir al tocador un momento. La soltó y depositó un beso rápido en su frente. —Por supuesto. Estaré esperándote aquí. ¿Qué te gustaría tomar? —Algo fuerte—Dijo, sin darse cuenta de cuánto hablaba esto de su estado actual. —Tú elige.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

voz engañosamente suave. —Porque ella es ahora mi mayor tesoro.

33


El Club de las Excomulgadas Se alejó, sin siquiera saber dónde estaba el cuarto de baño, pero lo que le importaba era alejarse para recomponerse. Una vez en el pasillo, miró a la derecha e izquierda y escogió derecha ya que habían entrado por la izquierda y no creía que hubieran pasado un baño. Finalmente encontró lo que buscaba y se deslizó dentro, cerrando la puerta tras ella. Se apoyó contra el tocador, sus manos sujetando el borde mientras miraba su reflejo en el espejo. Se veía… sorprendida. Insegura. Sus ojos tenían un aspecto desconcertado.

No era como si se acordara de Cole diariamente. Todo lo contrario. Había hecho las paces con su ausencia hacía mucho tiempo. ¿En serio, Ren? ¿Será por eso que estás aquí parada toda fuera de ti misma? ¿Por qué perdonaste al hombre que adorabas más allá de la razón, quien te dejó después de encender un fuego en tu interior que nunca se ha extinguido? Dejo correr el agua sobre sus manos temblorosas pero tuvo cuidado de no dañar el maquillaje ligero que se había aplicado antes de llegar. No quería que ningún signo de su perturbación fuera evidente. Cuando

finalmente

logró

mantener

su

mano

sin

verla

temblar

perceptiblemente, cerró el agua y se secó las manos. Un golpe en la puerta la sobresaltó. —Ren, abre la puerta. Había esperado que fuera Lucas. Pero era Cole parado a sólo medio metro de distancia y de repente le temblaron tanto las manos, con tanta fuerza, que no tuvo esperanza alguna de recuperar su compostura.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Su pulso era demasiado rápido y la presión en su pecho cada vez era mayor.

34


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Cinco Por un momento Ren contempló negarse pero luego se dio cuenta de que estaba agazapada escondiéndose en un baño, por Dios. Abrió la puerta, se echó el cabello sobre el hombro y arqueó una ceja mirando a Cole. Llenaba la entrada. Grande. Ancho de hombros. Tan malditamente guapo que no podía evitar mirarlo. El tiempo había sido extraordinariamente bueno con él. No era justo. Si malcriados2 y una esposa que lo fastidiara diariamente. — ¿Qué quieres?—Preguntó. La miró un poco más, su mirada acariciándola con tanta seguridad como si lo hiciera con la mano. —A ti, Ren. Te quiero a ti. Sus ojos se abrieron sorprendidos. Si no estuviera tan estupefacta, se reiría. Lucas. Cole. Ella misma. Personas al parecer francas quienes no jugaban a tímidos juegos y pretendían que nada les afectaba. Tenía tantas cosas en la punta de la lengua, pero al final, ninguna de ellas importaba y era mejor dejarlas sin decir. No solucionaban nada. Así que en su lugar dijo una sencilla verdad. —Incluso si yo quisiera tal cosa, pertenezco a otro hombre. No sólo le pertenezco en el sentido simbólico de tener una relación. Me posee. Soy su posesión.

2

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

existiera algo de justicia, estaría calvo, barrigón y casado con dos punto cinco hijos

Dos punto cinco: expresión para definir a una familia promedio.

35


El Club de las Excomulgadas Lo miró para ver si al menos parpadeaba. No lo hizo. Quizá él también había seguido el camino que habían estropeado juntos todos esos años atrás. Después de todo, estaba en un club privado para tales prácticas. —Dijiste “incluso si lo quisiera”. ¿Lo quieres, Ren? Ella frunció el ceño. De nuevo, no había esperado ese enfoque. —No—Contestó honestamente. —Somos dos personas muy distintas ahora, Cole. No podemos recomenzar simplemente porque compartimos algo especial. No

A Cole le brillaban los ojos y su mandíbula se tensó, ante su respuesta. —Dime algo: Si no hubiera ningún Lucas, si no le pertenecieras a otro hombre, ¿me recibirías con los brazos extendidos o estarías dispuesta a ver si todavía hay una chispa entre nosotros? Ya había sido honesta. No tenía sentido falsear la verdad ahora. Cerró sus ojos, exhaló y luego los volvió a abrir, esperando sonar firme y tranquila. — ¿Tal vez? Realmente no puedo contestar eso. Mi lealtad está en otro lugar. El punto es que existe un Lucas. No estoy libre. Esta conversación es inútil. — ¿Qué hay de tu corazón?—Preguntó en voz baja. — ¿En dónde está eso, Ren? Levantó sus manos. —Suficiente, Cole. Esto no traerá nada bueno. Fue agradable verte. Los años te han sentado bien. Nunca le sería desleal a Lucas. Me posee. Me complace ser suya. Soy suya por elección. Mi elección. No hay otro lugar en el que prefiriera estar. —Me alegra escuchar que lo que me pertenece no se deja llevar por las

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

puedes regresar a mi vida después de diez años y esperar que abra los brazos.

palabras bonitas de otros—Siseó Lucas. 36


El Club de las Excomulgadas Ren saltó, dio un paso atrás y miró sobre el hombro de Cole para ver a Lucas apoyado contra la pared opuesta. ¿Cuánto tiempo había estado allí? ¿Y por qué se sentía tan condenadamente culpable? Se frotó las manos por sus pantalones vaqueros, consternada por cómo había resultado esta noche. Simplemente no había estado preparada para ver a Cole de nuevo después de tanto tiempo y definitivamente no para ser bombardeada por los recuerdos de ellos dos juntos y su franqueza acerca de querer... ¿Qué quería? Todo sonaba tan loco. Se veían otra vez, en algún club sexual, y ¿la quería de regreso simplemente así como así?

Lucas. Él deslizó un brazo alrededor suyo, pero era un gesto de apoyo, no un movimiento para indicar posesión al otro hombre. Lo cual agradecía. De momento no tenía ganas de estar en medio de un maldito duelo de meadas3. Necesitaba respaldo y Lucas lo había detectado. Al mirar de nuevo a Cole, Lo vio… mortificado. Pero ¿Por qué? Nada de esto tenía sentido. ¿A menos que...? —Sabías que estaría aquí esta noche, ¿no? ¿Lo planeaste? ¿Cómo lo supiste? No estabas sorprendido de verme. No fue para nada casualidad. La mano de Lucas se apretó en su brazo y la atrajo más de cerca, como diciéndole que no se preocupara. Pero él también esperó a que Cole contestara, sus oscuros ojos mirando fijamente al hombre que audazmente había invadido su territorio. Tal vez sentía curiosidad. Ren no estaba completamente segura por qué Lucas dejaba que esto fuera más lejos. A veces era absolutamente hermético. Esta era una de esas ocasiones. No percibía que estuviera enojado. No quería que se enojara.

3

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Se adelantó frunciendo el ceño mientras iba automáticamente al lado de

Expresión coloquial de lucha de machos, a veces por un territorio o por una supremacía puramente masculina.

37


El Club de las Excomulgadas Los labios de Cole se contrajeron en una línea firme. Su mandíbula se tensó, lo cual solo acentuaba los fuertes rasgos de su cara. Se había ido todo indicio de inmadurez. Era un hombre formidable. Al cual se sentía atraída absolutamente. Esa promesa de dominio. La callada fortaleza en aquellos intensos ojos. Lo había probado. Sólo un pequeño gusto. Mezclado con inocencia juvenil. Había sido agridulce. Lo había amado tanto, pero habían sido demasiado jóvenes para saber en lo que se estaban metiendo. —Le pedí a Damon que os invitara—Dijo a modo de admisión. —Te vi la otra noche mientras cenaba con Damon y Serena. Supe que tenía que volver a

Como lo había hecho antes. Las palabras yacían tácitas y pesadas entre ellos. El aire era eléctrico, el silencio enervante. Ella tragó pero no pudo deshacerse del nudo repentino que estaba cerrando su garganta. —Y sin embargo, sabías que me pertenece—Dijo Lucas con suavidad. —Fue mía primero. Lucas asintió. —Puede que así fuera, pero eres su pasado. Yo soy su futuro. Ren volteó a mirarlo sorprendida, pero Lucas la amonestó con un breve apretón en su brazo. Era la primera vez que le daba una orden desde su llegada. Quería su silencio. Ella bajó la vista y su agarre se aflojó despacio. Los ojos de Cole brillaron desafiándolo. —Eso dices tú. Pero no escuche a Ren decir lo mismo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

verte. No pude alejarme...

38


El Club de las Excomulgadas Lucas lo estudió un momento, con una expresión extraña. —Interesante que hagas tal distinción. Como el único dueño de ella, en cuerpo y alma, las dos cosas son lo mismo. Lo que yo digo es lo que ella dice. Claramente eres un hombre de gustos similares y aun así esperas que refute mis palabras. ¿Tolerarías lo mismo si fuera tuya? —Desearía que fuera feliz—Dijo Cole con los dientes fuertemente apretados. —Incluso si no fuera conmigo. —En eso estamos de acuerdo—Dijo Lucas. —La felicidad del Ren es de

—Entonces permítele elegir. Lucas sonrió. —Ya lo ha hecho. Cole miró a Lucas, el hombre que poseía a Ren. No era un concepto extraño. Se podría argumentar que Damon era dueño de Serena, aunque ella era dueña de su corazón, cuerpo y alma. Él le pertenecía tanto como ella era de él. Nunca había pensado demasiado en el concepto de propiedad. Era algo que durante años había contemplado. Había visto. Había experimentado. Aunque nunca había sido dueño de una mujer. Nunca había estado lo suficientemente cerca de una como para sentirse su dueño. Pero siempre quiso poseer una. Ahora, enfrentando a un hombre tan seguro de su propiedad, y respaldado por la misma Ren, quien parecía bastante cómoda con la etiqueta y el sentimiento, él estaba... ¿horrorizado? ¿Consternado? ¿Frustrado? Era un flamante hipócrita porque desde el momento que había puesto los ojos en Ren nuevamente, lo había poseído una fuerza tan poderosa que lo estremecía. Una voz dentro de su cabeza que le decía que la reclamara. Que le

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

suma importancia para mí.

pertenecía a él. Que él quería poseerla. 39


El Club de las Excomulgadas Quería ser capaz de mostrarle que no era el mismo chico jugando al dominio. No cometería ahora un error tan garrafal. Nunca la lastimaría como lo había hecho cuando era joven e inexperto y sin oportunidad alguna para tantear las aguas con una chica que adoraba. Había sido arrogante y soberbio. No necesitaba ser aleccionado y ciertamente no por otro hombre. Ren era suya y no necesitaba instrucción en lo que a ella se refería, ¿O sí? Conocía íntimamente su cuerpo Había pasado horas explorándolo saboreándolo, poseyéndolo.

No podía aceptar que Ren estuviera más allá de su alcance. Pero también sabía que las reglas eran distintas en el mundo en que vivía. El mundo en que Ren vivía. Asintió lentamente, pero su mirada se enganchó a la de Lucas diciendo claramente: Esto no ha terminado. Ni mucho menos. Lucas inclinó la cabeza en reconocimiento. —Creo que sería mejor retirarnos ahora—Dijo Lucas con esa serena voz controlada. —No quiero causarle a Ren mayor malestar. Ofréceles mis disculpas a Damon y Serena. Se volvió a Ren como si le diera su permiso para hablar. Ella era una sumisa disciplinada. Tan hermosa. Elegante en su obediencia y su respeto por el hombre que la dominaba. Lo cual le dolió a Cole. Ella tocó el brazo de Lucas como para darle las gracias y luego se volvió a Cole. —Fue agradable verte de nuevo, Cole. Le tomó a Cole toda su compostura no acercarse y tocarla. No tomar su mano y sentir la suavidad de su palma. Girarla en la suya y besarla. Quería frotar

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Había sido tan estúpido. Tan equivocado.

40


El Club de las Excomulgadas su mano sobre su propia mejilla y por su cuello. Sólo quería tocarla. Deseaba sentirla contra él. Y ahora que se giraba para marcharse. El pánico estalló en su pecho. Se extendió a su garganta, apretando sin descanso hasta que su pulso latía rápidamente, cada latido como un martillo en sus sienes. Lucas guió a Ren lejos y cuando ella caminó por el pasillo, Lucas le extendió una tarjeta de negocios a Cole. Con el ceño fruncido, tomó la tarjeta. Todavía estaba sosteniéndola, pasillo y desapareció tras Ren.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

mirando el nombre y los datos para contactar a Lucas Holt cuando éste dobló por el

41


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Seis Ren no era ella misma. Lucas la conocía íntimamente. Mejor de lo que había conocido a cualquier otra mujer, lo que era interesante dada la duración de su asociación. Había tenido relaciones más largas. Su año juntos de hecho era uno de sus contratos más cortos. Pero ellos encajaban bien. Y aun así, tan bien como la conocía, también reconocía que aún había mucho que aprender de ella. Tal vez era por eso que aún lo fascinaba tanto.

con disgusto, arrugar el papel y lanzarlo a través de la habitación. Sí, su Ren estaba distraída, y él sabía muy bien la fuente de su preocupación. Si preguntara, sabía que sería sincera. Era lo que más le gustaba de ella. Era refrescantemente honesta aun cuando pensaba que él no estaría feliz con su respuesta. Aunque él nunca se molestaba por la verdad. Era una clara invitación para mentiras, y odiaba las mentiras sobre todas las cosas. Pero no la obligaría a decirle la fuente de su distracción. Podía sentir lo inquieta que estaba y lo hacía preocuparse por su felicidad. Suspiró, se dio la vuelta, sabiendo lo que necesitaba hacer pero al mismo tiempo renuente. Su renuencia lo intrigaba tanto como la idea de que aún no sabía todo lo que había que saber acerca de Ren. Parecería que en verdad tenía la capacidad de sentir celos. Esto era nuevo para él, y mientras lo reconocía por lo que era, se sentía desconcertado por ello. Tal vez le había permitido a Ren acercarse más de lo que quería. Pero no lo había hecho conscientemente. De alguna manera ella se las había arreglado para traspasar sus defensas y dudaba que ella si quiera lo hubiese intentado. Parecía tan feliz con el estatus de su relación como él lo estaba. O había estado. Ahora no

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

La observó fruncir el ceño sobre su dibujo, morder distraídamente el lápiz, y

estaba seguro de que quería o esperaba. Y eso lo molestaba. 42


El Club de las Excomulgadas La pregunta era, ¿qué quería? Caminó en silencio lejos de la puerta del estudio de Ren, fue hacia su propio cuarto, cerró la puerta y se sentó en la silla detrás de su escritorio. Tocó el mensaje que su secretaria había dejado, que llegó en medio de un día dedicado a resolver papeleo. Cole había llamado como Lucas sabía que haría. Puso su mano sobre el auricular teléfono, mirando el mensaje por largo rato.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Entonces lo levantó y marcó el número de Cole.

43


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Siete Lucas entró en el estudio de Ren para encontrarla dormida en su escritorio. Su mejilla descansaba sobre la superficie pulida de caoba y su suave cabello estaba extendido sobre las pilas de papeles que llenaban la superficie. La había dejado pensar durante los últimos dos días. Ella se había sumergido en el trabajo y parecía absorta en sus pensamientos aun cuando estaba lejos del trabajo y en su presencia.

incapaz de castigarla por la confusión que sentía. También se hacía cada vez más evidente que tenía una debilidad por esta mujer en particular. Se inclinó, deslizó sus manos por debajo de su delgado cuerpo y la levantó en sus brazos. Descansó contra su pecho con un pequeño suspiro e inmediatamente se acurrucó en su agarre. Él sonrió y besó su frente mientras salía del estudio hacia el dormitorio que compartían. Una vez ahí, la dejó en la cama y empezó a desvestirla. Ella se despertó y lo miró con ojos somnolientos mientras él deslizaba sus pantalones por sus caderas. —Lo hice de nuevo—Masculló. Él asintió. —Lo hiciste. Trabajaste muy duro y por mucho tiempo sin un descanso. ¿Cuándo fue la última vez que comiste? Ella frunció el ceño y sus labios se apretaron en concentración. —Esta mañana. Creo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Normalmente, no habría tolerado tal falta de atención. Pero se encontró

44


El Club de las Excomulgadas Él arrugó la frente y ella sonrió. Se levantó para pasar sus dedos sobre su frente, peinando lejos su cabello. Él quitó sus pantalones y miró su cuerpo casi desnudo. Solo llevaba su ropa interior. No durarían mucho. Ella tenía un cajón lleno de ropa de encaje cara porque el adoraba destrozárselas. Recorrió hacia arriba las manos por sus piernas hasta que sus pulgares rozaron sobre el fino material que cubría su coño. Deslizó un dedo debajo de la banda, movió hacia abajo y tiró, rasgando el material en dos, los extremos

La lágrima de diamante brilló desde su ombligo. Sobre el capullo que cubría su clítoris había un triángulo de pelo oscuro, recortado y ordenado. Los labios de su coño estaban depilados. Suaves como la seda al tacto. Suaves por la cera de cada semana. Luchaba consigo mismo en como quería hacerlo esta noche. Una parte de él ansiosa por reafirmar su dominio. Llevarla al borde de sus límites hasta que ambos estuviesen satisfechos de que él fuese dueño de cada parte de su cuerpo. Otra parte de él quería ser gentil con ella. Bañarla de ternura. Y pedirle que descubriera sus secretos. Esto último lo detuvo. Pedir. No demandar. De alguna manera, parecía importante que ella le dijera por propia voluntad lo que él quería saber. Ordenaría, si. Y ella de buena gana cedería. Era perfecta en ese sentido. Nunca había conocido a una mujer tan cómoda en su piel. Tan abierta. Tan… en paz. Pero ahora pensaba en esa paz y cuanto le había costado. Su reunión con Cole la había sacudido. Él lo había visto. Lo había sabido. No había sabido exactamente como digerir lo que había visto. Pero sabía una cosa. Quería saber más acerca de la Ren más joven. La Ren

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

revoloteando hacia los lados para dejarla desnuda a su vista.

que una vez le había pertenecido a Cole Madison, un hombre que claramente no la

45


El Club de las Excomulgadas había olvidado en los muchos años que habían pasado desde que habían tomado caminos separados. — ¿En qué estás pensando? Estaba recostada debajo de él, tranquila, suave. Su mirada en él. Su atención enfocada solamente en él. Se inclinó y posó un solo beso en los suaves labios de su coño y disfrutó del rápido estremecimiento que sacudió su cuerpo. Tan sensible. Tan a tono con lo que él quería y necesitaba. Se preguntó si alguna vez encontraría a una mujer más perfecta para él. Y aun así, nunca había

Ahora iba a hacer sólo eso, y no estaba seguro de que le gustaran las circunstancias que iban a forzar su mano. Movió su cuerpo hacia arriba hasta que descansó sobre su costado junto a ella, su cabeza apoyada en su palma y sus ojos mirando hacia los de ella. Aun lo estaba mirándolo con extrañeza, evidentemente perpleja por su estado de ánimo. Toco la suave piel de su mejilla y trazó una línea hacia abajo por su mandíbula. —Háblame acerca de Cole Madison. No se perdió la repentina llamarada en sus ojos o la pequeña tensión de su cuerpo. Se sintió tentada a mirar a otro lado pero su disciplina no la abandonó. Mantuvo su mirada firme y fija en él. Entonces, suspiró. —Fuimos novios desde niños. Digo niños. Yo era joven. Solo dieciséis cuando nos conocimos. Él tenía veinte. En la universidad. Lo adoraba. Era todo lo que una chica de dieciséis años puede soñar. Atlético. Guapo. Dulce. Protector, y muy alfa. Incluso entonces sabía que quería y necesitaba un hombre fuerte. No

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

pensado demasiado en la permanencia de su relación. El papel de ella en su vida.

46


El Club de las Excomulgadas tenía una explicación, o si quiera un nombre para eso en ese momento, pero me sentí inmediatamente atraída por él. Lucas continúo acariciando su mejilla, más para ofrecerle consuelo y dejarle saber que no estaba amenazado por la historia de su primer amor. — ¿Intimasteis a tan temprana edad?—Preguntó. —Eso pudo haberlo metido en problemas legales serios en la mayoría, por no decir en todos los estados. Ren sacudió la cabeza.

Probablemente lo habría hecho sonar débil o beta para la mayoría de las personas, pero él era confiado, seguro de sí mismo. Todo lo que le importaba era yo, y pensaba que era muy joven para una relación sexual. Lucas asintió a regañadientes. No a muchos hombres jóvenes les habría importado si su linda novia era muy inmadura para el sexo. —Pensé que tal vez consumaríamos nuestra relación cuando cumpliera dieciocho. Estaba ciertamente feliz a medida que mi cumpleaños se acercaba. Habíamos estado juntos durante dos años. Él estaba a punto de graduarse de la universidad. Lo amaba. Estaba segura que era el indicado con quien quería estar sexual y emocionalmente. Pero me sorprendió al llevarme a hacerme el tatuaje en mi espalda. Mis padres eran muy estrictos y tal vez esta era otra razón por la que Cole se contuvo y no me presionó. No quería causarme problemas con mi madre y padre. Ellos eran muy conservadores. Incluso me prohibieron perforarme las orejas hasta que cumplí dieciocho. Él tocó su lóbulo. —Nunca te las perforaste. Ella sacudió la cabeza.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Nunca me presionó para el sexo. De hecho, era firme en que esperáramos.

47


El Club de las Excomulgadas —Me hice un tatuaje en su lugar. Era exactamente lo que quería. Lo diseñé yo misma. Cole insistió en que no fuera a un sitio cualquiera, así que me llevó a la ciudad con un artista muy caro que hizo el trabajo. Fue el mejor regalo de cumpleaños que he recibido. En muchas formas, no era solo un tatuaje. Era un signo de mi independencia. Un nuevo hito en mi vida. Hasta ahora, Lucas no había visto el problema en su relación con Cole. Parecía un chico muy decente, lo cual lo molestaba, la verdad sea dicha. Quería, necesitaba, una razón para retractarse de la decisión que ya había tomado. —Solo después de que el tatuaje estuvo completamente curado, hicimos el mí. No dijo nada por un momento y aunque aún lo miraba, ya no lo veía. Estaba en otra parte. Perdida en sus recuerdos. La tristeza llenó sus ojos y de repente él no quería más que abrazarla y protegerla del dolor. —Después de esa primera vez, nos volvimos inseparables. Cole se hizo cargo. No en una forma negativa. Yo le di la bienvenida. Adoraba que me cuidara. Se anticipaba mis necesidades. Proveía para mí. Era como un cuento de hadas. Era precisamente lo que quería en una relación. Empezamos a hablarlo. No nos metimos en eso nada más. Sabíamos que éramos… diferentes. Era excitante. Éramos jóvenes y no estábamos seguros de cómo definir ese tipo de relación. Empezamos a experimentar. Sexualmente. Rápidamente descubrimos lo que disfrutábamos y lo que no. Aceptamos lo que nos excitaba y satisfacía emocionalmente y rápidamente descartábamos lo que no satisfacía nuestras necesidades. De nuevo se desconectó y permaneció en silencio. — ¿Qué pasó?—Preguntó Lucas. —Una noche las cosas fueron demasiado lejos. Fue un accidente. Él estaba

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

amor por primera vez. Fue tan perfecto. Fue mi primero y lo hizo tan especial para

usando un látigo y no tenía demasiada experiencia. 48


El Club de las Excomulgadas Lucas hizo una mueca. Un látigo no era para manos sin experiencia. En absoluto. Tomaba largas horas de práctica ser capaz de manejarlo sin herir a tu pareja. Él no usaba látigos. No le gustaban. Le gustaba el cuero. Fustas. Cinturones. O su propia mano. También le gustaba la madera. Suave, madera tratada para que no hubiese posibilidad de que Ren saliera lastimada por astillas o superficies rugosas. Entonces frunció el ceño cuando se le ocurrió algo. La movió hasta que la cicatriz de su hombro fue visible. Era aproximadamente de diez centímetros de largo, curvándose sobre su omoplato.

— ¿Él hizo esto? Ella tragó visiblemente y asintió. Lucas tomó su hombro, la besó de nuevo y suavemente olfateó el área levemente hinchada de carne. ¿Habría estado asustada? ¿Habría roto su confianza? —Debió de haberte asustado. Ren se levantó sobre su codo y ambos quedaron a nivel. —Ese es el asunto, Lucas. No me asustó. Dolió, si. No dudes con respecto a eso. Cole estaba devastado. Me refiero a, verdaderamente devastado. Estaba tan horrorizado de haberme lastimado. Pero yo lo amaba. Confiaba en él. Sabía que no había sido su intención. Sabía que se cortaría el brazo derecho antes de lastimarme por propia voluntad. Yo sabía todo eso. Pero él era el que no podía superarlo. La frente de Lucas se arrugo en confusión. —Él fue el que se alejó—Dijo Ren suavemente, el dolor evidente en su voz. —Le rogué. Dios, le rogué. Se odiaba a sí mismo. Creo que fue peor para mí decirle que no importaba, que lo amaba y que sabía que no había sido su intención. Hizo este comentario acerca de lo frecuente que era que las mujeres perdonaran a sus

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Trazó la cicatriz con su dedo y se inclinó para besarla.

maltratadores una y otra vez, como estaban dispuestas a decir que había sido un 49


El Club de las Excomulgadas accidente cuando eran heridas. En su mente, había cruzado una línea imperdonable y nada de lo que dijera podría hacerlo cambiar. Empezó a cuestionarse cada aspecto de nuestra relación. La manera en la que él tenía completo control y dominio. Como yo cumplía con sus deseos. Estaba preocupado de que hubiese perdido mi individualidad, de que de alguna manera me había engullido. Estaba horrorizado de haberse convertido en ese monstruo que me había sostenido en una correa tan apretada que no tenía vida fuera de él. — ¿Se había convertido en ese monstruo? Su negación fue inmediata y él le creyó. Ella era honesta en todas las creía que había sido maltratada, se lo habría dicho ahora. —Cometió un error—Ren dijo dolorosamente. —Un error. Éramos jóvenes. No teníamos experiencia. Estábamos probando las aguas de una relación que sabíamos desafiaba las normas sociales. Decidimos juntos lo que funcionaba y lo que no para nosotros. Él y yo estábamos hundidos en la idea del dolor como placer, y cuando el dolor era demasiado antes de que anulara todo lo demás y simplemente se convirtiera en… dolor. Él siempre era tan cuidadoso y simplemente cometió un error. — ¿Esa fue la única marca?—Preguntó Lucas. La reacción de Cole parecía extrema, pero había sido un hombre mucho más joven y parecía que tenía un profundo sentido de responsabilidad hacia Ren incluso desde una temprana edad. Era difícil saber si Lucas se habría sentido de la misma manera si hubiese cometido un error en su juventud con una mujer por la que no se preocupara tanto como lo había hecho Cole por Ren. Ren frunció el ceño y sus ojos brillaron con lágrimas no derramadas. —No. Pero fue la única marca que dejó cicatriz. Mi espalda estaba marcada. La piel se rompió en tres lugares pero lo de mi hombro fue lo peor. El látigo abrió la piel y sangré mucho. Cole me llevó a que me suturaran.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

circunstancias. Acerca de ella misma. Sus errores. Sus deficiencias. Si de verdad

50


El Club de las Excomulgadas Lucas la acercó, ofreciéndole su calor y la fuerza de su cuerpo. Sabía que era algo que la reconfortaba, y su tristeza lo desconcertaba. No le gustaba la mirada en sus ojos o el sonido de su voz. Se sentía… impotente y era una sensación extraña. Nada a lo que estaba acostumbrado en absoluto. Ella estaba llegándole. Deslizándose más profundamente dentro de él y lo encontró sorprendente. ¿Por qué ella? ¿Qué había en ella?

Ren suspiró contra él y de nuevo, su infelicidad lo golpeó como una cuerda muy profunda en su pecho. —Al principio no. Me cuidó. Cuidaba de la herida cada día. Fue conmigo a que me quitaran la sutura. Pero no me tocó sexualmente. Ni siquiera una vez. Se alejó cada vez más. Era como si sintiera que ya no me merecía. Era tan frustrante. Traté de hablar con él pero no podía llegarle. Mientras más trataba, más convencido estaba que tenía demasiado poder sobre mí y no era lo suficientemente responsable para asumirlo y manejarlo apropiadamente. Se culpó a sí mismo por “obligarme” a ese estilo de vida. Parecía olvidar que me había interesado igual que a él desde el principio. Era una necesidad que tenía, que reconocía, incluso antes de que nos embarcáramos en el lado sexual de nuestra relación. Pero él no lo vio de ese modo. Pensó que me había obligado a hacer algo que no quería. Que lo había hecho todo para complacerlo. Y sé que lo hago parecer un mártir y que ahora, años después, puede sonar ridículo pero tienes que entender, esto lo afectó profundamente. —Sí, veo que lo hizo—Murmuró Lucas. —De verdad sintió que lo mejor que podía hacer para mí era alejarse, cuando de hecho eso fue lo único que me lastimó más allá de cualquier herida con látigo. Cole me cambió. Despertó algo dentro de mí que nunca ha muerto. Es una

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

— ¿Así que se fue?—Lucas finalmente preguntó.

gran parte de quien soy hoy. 51


El Club de las Excomulgadas —Creo que no te das a ti misma suficiente crédito—Lucas dijo. Ella sacudió la cabeza. —Sé lo que estás diciendo. Lo sé. Pero el asunto es, él es mi inicio al dominio y sumisión. ¿Habría llegado allí con el tiempo sin él? Oh si, definitivamente lo habría hecho. Era una necesidad dentro de mí que despertó. Pero con él, probé lo que es tener a un hombre que me apreciara. Que me protegiera. Que me amara con todo lo que tenía. ¿Habría sido mi experiencia igual con otro hombre? Absolutamente no. ¿Qué habría pasado si hubiese escogido al hombre equivocado? ¿Qué habría pasado si hubiese experimentado con alguien que incluso alguien que no hubiese estado dispuesto a escuchar lo que me gustaba o lo que no, lo que necesitaba y lo que no? Es por el que supe exactamente lo que quería y necesitaba en una relación, y me negué a quedarme con menos. Soy honesta con mis necesidades y deseos por él. Porque él me mostró que hay hombres que me darán exactamente lo que quiero sexual y emocionalmente. Su discurso apasionado lo sacudió. Sus ojos se habían oscurecido y se inclinaba hacia delante, su voz rota por la emoción. Esta no era una mujer que había avanzado y se había olvidado del hombre al que alguna vez le había entregado el alma. Una sensación muy parecida al terror se instaló pesadamente en su pecho. El peso era incómodo, como una roca empujando dentro de él. Cole había dicho que quería que Ren fuera feliz. ¿Podía Lucas decir lo mismo? Le había dicho a Cole lo mismo. ¿Pero eran solo palabras? Una semana atrás, habría dicho sin dudar que la felicidad de ella lo era todo para él. No escatimaba en gastos para asegurar que tuviera todo lo que pudiera querer o necesitar. Anticipaba su humor, la protegía, se preocupaba por ella y sí, la apreciaba.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

no se preocupara tanto por mí como Cole? ¿O alguien no tan paciente como él, o

52


El Club de las Excomulgadas ¿Pero realmente podría dar el paso para asegurar su felicidad? ¿De darle una elección? Su boca estaba seca y odiaba la indecisión que lo atormentaba. Ya había dado el primer paso. Ren era suya. No cuestionaría lo que el decidiera hacer con su cuerpo. Pero no podía controlar su corazón y entender eso sacudió su cuidadosamente ordenada existencia. Lo que planeaba hacer podría significar perderla, y no estaba para nada

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

seguro de que pudiera vivir alguna vez con eso.

53


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Ocho Lucas eligió la reunión en las oficinas de Cole. Cole no hubiera esperado que Lucas lo buscara. La decisión que había esperado es que hubiera propiciado un juego de poder, invitándolo a su santuario para que el enfrentamiento se produjera en su territorio. Lucas no era de los que se sentían amenazados por el poder de otros. Fácilmente podría encontrarse con Cole en sus propios términos y donde éste se celebrara la reunión. Estacionó en la calle frente al alto edificio de oficinas en el centro de Houston y se dirigió al interior. Se registró con seguridad, obtuvo un pase de visitante, y luego tomó el ascensor al piso treinta. Había hecho sus deberes con Cole Madison. Era un promotor de bienes inmobiliarios de éxito, pero tenía sus manos en muchas otras ollas. Tenía un toque de Midas tratándose de negocios y lo que tocaba se convertía en oro, haciéndolo un inversor popular para empresas emergentes. En los últimos años, se había centrado bastante en la industria maderera en el sur de Texas, y era socio de Damon Roche en algunos proyectos. Cuando salió del ascensor, fue recibido por Cole en persona. Al parecer Cole no gustaban los juegos de poder más de lo que lo hacían a él. No lo hizo esperar y lo condujo directamente a su oficina. Lucas rechazó su ofrecimiento de una bebida pero tomó asiento en el área de estar al otro lado del escritorio cuando Cole hizo la invitación. Lucas se echó hacia atrás y simplemente esperó, siguiendo a Cole con la mirada mientras tomaba asiento frente a él.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

sentía más cómodo. No cambiaría el resultado independientemente de dónde se

54


El Club de las Excomulgadas —La quiero—Dijo Cole sin rodeos. Apreciando que no se anduviera por las ramas, Lucas asintió. —Lo sé. — ¿Cuál es exactamente la naturaleza de tu contrato con ella? Lucas levantó una ceja. — ¿No esperas que responda a eso, o si?

los ojos. Lucas comprendía la diferencia, pero no le agradaba que Cole se adentrara en lo que él consideraba un territorio muy privado. A pesar de que entendía bien por qué Cole lo hacía. —Es ambas cosas—Dijo simplemente. —Te preocupas por ella. —Me preocupo por todas las mujeres a mi cuidado. La vaga respuesta irritó a Cole. Lucas no estaba seguro por qué le hizo creer que Ren no significaba para él más que cualquier otra mujer que hubiera tenido. Quizás se lo dijo a sí mismo más que al otro hombre. Pero de cualquier forma era una mentira, y Lucas despreciaba a los mentirosos. —Dime, Madison, ¿qué te hace pensar que Ren te quiere de vuelta? ¿Has considerado que es feliz dónde está? El dolor oscureció los ojos de Cole y miró a lo lejos brevemente. Cuando su mirada volvió a Lucas, era inflexible y fría, sin revelar nada.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

— ¿Es tu amante o es simplemente tu sumisa?—Le preguntó, entrecerrando

—Puedo hacerla feliz. 55


El Club de las Excomulgadas Estaba en la punta de la lengua de Lucas discutir ese punto. En decirle que no importaba lo que pensara porque Ren era suya. Pero no era a eso a lo que había venido. No era en absoluto lo que iba a decir. No tenía caso pinchar al otro hombre. —Estoy dispuesto a dártela por un período de dos semanas—Dijo. Cole se quedó completamente quieto, y sus ojos se abrieron de repente. Era evidente que estaba sorprendido por su oferta. Experimentó un momento de satisfacción al ser capaz de atraparlo con la guardia baja ya que sentía que no

Cole finalmente encontró su lengua y su respuesta fue explosiva. — ¿Qué? Lucas se quedó en silencio, permitiendo que procesara la repentina declaración. Cole entrecerró los ojos inclinándose hacia adelante. — ¿Cuál es la trampa, Holt? —No hay trampa—Contestó Lucas con calma—Ren ha estado distante desde su encuentro contigo. Está claro que vosotros tenéis sentimientos sin resolver. Preferiría que se aclararan para poder dejar el pasado atrás. — ¿Y si no lo hacen?—Desafió Cole. —De una manera u otra, lo harán. Cole se levantó, se pasó una mano por su pelo y le dio la espalda para mirar por la ventana. Cuando se giró, Lucas pudo ver cuán inseguro estaba. Sin importar el pasado, era obvio que aún le preocupaba Ren profundamente. —Tengo condiciones—Dijo Lucas antes de que pudiera decir nada más.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

ocurría a menudo.

56


El Club de las Excomulgadas —Por supuesto—Dijo secamente. —Estaré presente en la primera cita. No cederé sin más a una mujer que me importa tanto a un hombre en quien no confío. Me demostrarás cómo la manejas y estaré convencido de que ella va a estar bien cuidada o nos vamos juntos. — ¿Quieres verme follarla?—Preguntó Cole incrédulo. Lucas se encogió de hombros. —Si eso es lo que ocurre, entonces sí, te veré follarla. No le faltarás al cualquier cosa que me haga creer que estoy cometiendo un error, tiro del tapón y Ren se va conmigo. Cole sacudió su cabeza. — ¿Cuál es tu juego? ¿Por qué lo haces? No tiene ningún sentido. Debes saber que voy a hacer todo lo que esté en mi poder para asegurarme que ella se quede conmigo. —Sí, lo sé—El aspecto absoluto de que coños 4 de Cole divertía a Lucas. —Si eres capaz de quitármela entonces nunca me perteneció realmente ¿O sí? —Estás loco—Murmuró. —Quiero que ella sea feliz aunque no sea conmigo. Me pregunto si puedes decir lo mismo. —No lo sé—Dijo Cole honestamente. Lucas se puso de pie. —Me doy cuenta que corro el riesgo de que Ren no regrese a mí. Podría elegirte. Te estaría mintiendo si dijera que estoy seguro de saber a quién elegirá de 4

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

respeto. La tratarás con sumo cuidado. Si siento cualquier cosa, y me refiero, a

Expresión coloquial de desconcertado.

57


El Club de las Excomulgadas entre los dos. Pero sé esto: Si vuelve a mí cuando su tiempo contigo termine, nunca la dejaré ir otra vez. —Sí, entiendo. En tu posición, yo no lo haría tampoco. —Te estoy entregando algo muy preciado para mí—Dijo tranquilamente. — Si haces algo que la lastime, vendré contra ti. Cole asintió con la cabeza. —Solo para aclararlo, sin embargo, no recibo órdenes tuyas. Si realmente

—Creo que Ren estaría muy decepcionada si el hombre encargado de cuidar de ella le permitiera a otro dictar sus actos. Ren necesita un hombre muy fuerte. No pienses envolverla en algodón y fingir que no eres un hombre dominante. No te lo agradecerá e inmediatamente se alejará. Es una mujer que está muy cómoda con sus necesidades y deseos. No le gustan los juegos y no apreciaría que finjas ser lo que no eres en un esfuerzo por deslumbrarla. Cole exhaló fuertemente con un sonido que rayaba entre la confusión y la exasperación. —Eres un hijo de puta retorcido, ¿sabes? Me estás dando un manual para seducir a la mujer que quieres y alejarla de ti. Eres mordazmente posesivo en un instante e indolentemente conformista al siguiente. Una lenta sonrisa curvó las comisuras de la boca de Lucas. —Pero no necesitas dicho manual. Fuiste el primero para Ren. Debes saber cómo complacerla. Y si no, ella simplemente volverá a mí mucho más rápido. Cole se acomodó en el sofá y después de un momento, Lucas tomó asiento frente a él. Por espacio de unos cuantos segundos, Lucas estudió al hombre que significaba tanto para Ren.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

me estás dando a Ren, ese período de tiempo será bajo mis términos.

58


El Club de las Excomulgadas —Ve con cuidado, Madison. Te extraña que te haya dado tanta información. Deseo que Ren sea feliz, pero sobre todo quiero que se sienta segura y a gusto. Su última relación la dañó. Cole resopló de inmediato, y se inclinó hacia adelante, con la expresión en blanco. — ¿A qué te refieres con “dañó”? —Su amante no le dio lo que necesitaba. Peor aún, la hizo cuestionarse de lo que ella sabía que era cierto. De que necesitaba y buscaba. La hizo sentirse inferior. segura de sí. Intentó destruirla. Quería una miserable muñeca para dar rienda suelta a su autoridad. No quería una mujer fuerte, vibrante y por eso trató de hacer de Ren algo que no era. —Hijo de puta—Escupió Cole —Dime, Madison, ¿alguna vez intentaste hacer a Ren sentirse así? — ¡Demonios no! ¿Qué coños quieres decir? Lucas sonrió de nuevo. —Es gracioso, es lo que ella misma me dijo. Que no fuiste nunca sino cariñoso, posesivo y cuidadoso. Los ojos de Cole se entrecerraron. — ¿A qué te refieres con exactitud? —Ya has admitido tu error. Simplemente estoy volviendo al punto de origen. Pero al mismo tiempo, sólo puedo estarte agradecido de que te alejaras de ella porque si no yo no la tendría ahora. —Si logro lo que quiero, no la tendrás más—Dijo Cole con voz tensa.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Una puta y una cualquiera demasiado audaz, demasiado fogosa y demasiado

59


El Club de las Excomulgadas Lucas ignoró el desafío. Quería asegurarse de establecer todas sus condiciones para que Cole tuviera todo bien aclarado cuando tomara su decisión. —Hay otra condición. Una que tomo muy en serio. Cole asintió brevemente para indicarle que debía continuar. —No habrá ninguna otra mujer mientras Ren esté contigo. Me doy cuenta de que en algunos círculos, se acepta que una sumisa acceda a lo que sea que su amo elija. Algunos hombres toman varias mujeres. No puedo hablar de sus motivos

Las cejas de Cole se juntaron. —No tengo ningún interés en otras mujeres, pero siento curiosidad del porqué del énfasis. —Jamás la haría sentir como si necesitara más de lo que ella puede darme. De nuevo, en su anterior relación, fue algo que el pendejo con el que estaba hizo y que minó su confianza. Me tomó un tiempo recobrar su chispa y no volvería a apagarla. Por otra parte, si necesitas más de lo que Ren puede darte, entonces no es para ti de todos modos. —Estamos de acuerdo en eso—Admitió Cole. —Nunca la lastimaría así. —Estoy contento de saber que mi intuición no se equivocaba respecto a ti. La frente de Cole se frunció nuevamente pero Lucas lo ignoró y prosiguió con su última condición. —Ren debe tener un lugar privado propio para trabajar. Su carrera es muy importante para ella. Es parte de su identidad. Necesita un área donde pueda escribir y dibujar sin distracciones. Espero que se la proporciones y no interfieras en aquellos momentos cuando ella decida trabajar.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

o deseos. No toleraré tal insulto a Ren.

— ¿Qué hace?—Preguntó.

60


El Club de las Excomulgadas —Escribe e ilustra libros infantiles. Las cejas de Cole se elevaron. Se veía sorprendido pero no lo expresó abiertamente. —Claro que le proporcionaré a Ren un lugar para trabajar sin distracciones. Lucas asintió y luego se levantó. La reunión había concluido. Cole necesitaría tiempo para considerar su propuesta. No tenía sentido volver a lo mismo otra vez.

Cole una vez más. —No tomes mi generosidad por lo que no es. Lo hago por Ren y sólo por Ren. No confundas la dádiva como prueba de que la estoy cediendo. Nunca renunciaría a ella sin pelear. —Entendido. —Piensa en lo que te he ofrecido. Tienes mi número. Llámame cuando hayas tomado una decisión y haré los arreglos para traerte a Ren. Quiero que sea en tu casa. Es importante para ella saber que yo nunca permitiría que esto suceda en el santuario de ella. Conmigo, y en su casa conmigo, está a salvo de todas las cosas, de todos los males y todo lo que le incomoda. Protegeré eso a toda costa. Cole asintió. —Estaré en contacto. Y Lucas se dio cuenta mientras bajaba por el elevador, que Cole estaría en contacto. Pues tenía el aspecto de un hombre muy decidido. El tiempo que Ren pasaría con Cole serían las semanas más largas de la vida de Lucas.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Se volvió para irse pero luego en la puerta vaciló, y se volvió para mirar a

61


El Club de las Excomulgadas Al principio cuando tomó la decisión de ofrecer a Cole la propuesta, no imaginó que él se sentiría tan... aplastado. Simplemente no había otra palabra para describir la fea sensación serpenteando a través de su pecho.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Podía perder a Ren. Y era lo último que quería.

62


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Nueve Ren supo cuando Lucas le dijo que se vistiera para una noche en el club que ella había estado trabajando muy duro. Era una señal que había llegado a reconocer. Cada vez que Lucas creía que se estaba presionando demasiado, la llevaba al club a pasar una noche para dejar salir un poco de vapor, relajarse y disfrutar de una de sus actividades favoritas. A ella le encantaba bailar. Adoraba vestirse de modo sexy y hacerlo de esta era una situación doblemente ventajosa para ella. Esta noche, quizá más que nunca, necesitaba un impulso extra, por lo que se vistió un poco más atrevido que de costumbre. Lucas no le había dicho que no usara ropa interior por lo que eligió una falda extra corta que abrazaba las curvas de su culo y parecía pegada a su cuerpo. Su top era escaso, pero no parecía de mala calidad, gracias al gusto impecable de Lucas y su billetera sin fondo cuando se trataba de darle lo mejor de todo. Su estómago estaba completamente desnudo, como lo estaba su espalda. El top se aseguraba atado alrededor de su cuello y caía suelto sobre sus pechos. Cualquier movimiento en absoluto daría a las personas cercanas a ella una vista privilegiada de sus pezones. Pero dado que Lucas rara vez la dejaba a un lado o dejaba que se aventurara demasiado lejos cuando iban a uno de sus clubes, en realidad no tenía que preocuparse de lo que otros vieran. A ella sólo le importaba lo que él sería capaz de ver y apreciar. Estaba considerando sus opciones en zapatos cuando Lucas entró en el dormitorio, sus manos metidas en sus gastados jeans, y como siempre con los pies

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

forma intensa y caliente en la pista de baile. Y a Lucas le gustaba mirarla, así que

63


El Club de las Excomulgadas descalzos. Por un momento dejó que su mirada vagara apreciativamente por encima de su bien tonificado cuerpo. Pero lo que le atrajo más que nada era la comodidad que disfrutaba de su calidez y la forma en que él sentía en su contra. Sus cejas se levantaron mientras él también recorría con la mirada apreciando su cuerpo. —Muy sexy. ¿Es esto una prueba para ver si puedo salir de la casa sin follar contigo? Ella sonrió, relajándose cuando parte de la tensión escapó fuera de ella. qué. Había sido invadida por esta ansiosa sensación de temor, como cuando se preocupaba por algo, pero realmente no sabía por qué. Era como si una pesada nube de mal agüero se hubiera establecido sobre ella. Renunciando a su habitual reserva con Lucas, se dirigió hacia él y puso sus brazos alrededor, abrazándole con fuerza contra ella. Por un momento pareció sorprendido y luego envolvió sus brazos alrededor de ella y le devolvió el abrazo. Él metió la cabeza de ella debajo de su barbilla y frotó la mano hacia arriba y abajo por su espalda desnuda. — ¿En qué estabas pensando tan seriamente cuando entré? Ella sonrió contra su pecho. —Nada demasiado importante. No podía decidir qué zapatos se adaptaban mejor a este conjunto. Su mano pasó sobre su culo y apenas por debajo de la curva de sus nalgas donde el dobladillo de su falda descansaba. — ¿Qué conjunto?

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Había estado así desde su encuentro con Cole, y no podía en verdad explicar por

64


El Club de las Excomulgadas Ella se rió esta vez y se alejó, sonriéndole. Él le devolvió la sonrisa, con claro afecto en sus ojos. Ella lo amaba de esta manera. Calmado y relajado. Al igual que lo amaba en su momento más intenso. — ¿Quieres que me cambie? Su mirada bajó a la deriva por su cuerpo, y sintió una oleada de placer ante la clara apreciación escrita en su rostro. —No. Me gusta lo que estás usando. La pregunta importante es si te gusta y

Era difícil no sentirse de esa manera cuando él la miraba como lo estaba haciendo. —Bueno, si voy a ir sexy y atrevida, pondré toda la carne en el asador—dijo mientras se metía de nuevo en el gran armario que albergaba toda la ropa y los zapatos que Lucas había comprado para ella. Salió unos segundos más tarde con un par de tacones de aguja de color rojo como un coche de bomberos. —Quiero un vistazo previo antes de irnos—gruñó Lucas. —En ese caso, por qué no te vas a vestir. Estaré esperando cuando salgas— dijo, bajando su voz a un susurro malvado. Él le envió una mirada decididamente depredadora y luego se volvió para entrar en su propio armario. Sonriendo, se sentó en el borde de la cama y se puso los elegantes y caros zapatos. Le daban una buena altura y con ellos, llegaba a la nariz de Lucas. Esperó un momento hasta que lo oyó regresar y entonces se puso de pie, colocando sus pies a lo que presentaba una pose sexy, sus piernas mostrándose para

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

si te sientes tan confiada y sexy como te ves.

su mejor ventaja.

65


El Club de las Excomulgadas Él se detuvo en seco cuando la vio. Ella se estremeció ante el repentino fuego en sus ojos. Le encantaba la forma en que reaccionaba, le encantaba que ella pudiera incitar tal reacción en este hombre tan controlado. — ¿Tienes puesta ropa interior? Ella bajó sus pestañas provocativamente y murmuró un tímido: —Sí. Lo observó por debajo de sus pestañas, sabiendo que a él le gustaba cuando excitaba cuando ella decidía jugar a la virgen tímida. —Muéstrame. Decidiendo que simplemente levantar la ajustada falda sería demasiado mundano, se echó hacia atrás, deslizándose sobre el borde de la cama. Se recostó sobre sus palmas y permitió que sus muslos se separaran para que él pudiera ver la sugerente ropa interior de encaje. En un instante, él cruzó la habitación parándose entre sus rodillas. Empujó la tela elástica de su falda hasta que estuvo más allá de sus caderas, dejando al descubierto el atrevido encaje negro transparente de sus bragas. Trató de controlar su sonrisa cuando él rápidamente se dio cuenta exactamente qué par de bragas llevaba puestas. Hizo un sonido que era una mezcla de aprobación y enloquecido deseo. Entonces fue por la bragueta de sus pantalones. Liberó su polla y en un momento estaba presionando a través de la rendija de sus bragas y profundo dentro de su coño. Sus dedos se clavaron en sus caderas y sus ojos perforaron sin piedad los suyos. Le dio un tirón hacia él y luego alzó sus piernas para curvarlas alrededor de

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

se hacia la tímida. Tanto como veneraba la fuerte y segura mujer que era, se

su cintura. 66


El Club de las Excomulgadas —Se cuidadoso—murmuró. —No quisiera ensuciarme antes de llegar al club. Él empujó duro y profundo, forzándole un grito de asombro. Luego se inclinó y la besó, la dulzura una directa contradicción a la fuerza con que la poseía. —Voy a correrme tan profundo dentro de ti que no te ensuciarás—su profunda voz se deslizó sobre ella, oscura y sensual, al igual que su toque. —Sé una buena chica y no derrames una gota. Si lo haces, voy a tener que castigarte. Además, me gusta la idea de que vayas a mi club con mi semen dentro de ti.

Él le respondió con otro empuje castigador. Luego envolvió su mano en su pelo, tirando e inclinando la cabeza de ella para que pudiera pasar sus dientes a lo largo de su mandíbula. —Malditamente correcto, lo soy. Ella dejó escapar un suave e indefenso gemido que sabía lo excitaría aún más. Como era de esperar, se volvió más castigador y pronto la habitación se llenó con los duros sonidos de una ruda follada. Todo su cuerpo se sacudía mientras él bombeaba en ella. Hizo a un lado la delgada barrera de su top de manera que sus pechos balanceándose fueran visibles. Él amasó un oscuro pezón y detuvo sus embestidas por un momento. —Me encantaría perforar tus pezones. Tal vez ese sea tu próximo regalo mío. Una deliciosa emoción rodó a través de su cuerpo. Lucas era generoso en todas las cosas, pero a ella le encantaba sobre todo cuando le entregaba regalos que él disfrutaba. La idea de complacerlo con la joyería erótica la excitaba.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Eres tan cavernícola—bromeó.

67


El Club de las Excomulgadas Empezó a empujar de nuevo, pero eran reducidos y controlados empujes. Tres más y de repente él se quedó rígido y ella podía sentir la caliente y húmeda sensación de su esperma cubriendo su pasaje. Se quedó de pie allí, aún encajado perfectamente dentro de ella mientras la miraba a los ojos. —Usa pintalabios color rojo brillante. Quiero mirarte toda la noche y fantasear sobre esos labios rojos chupando mi polla en el camino de vuelta a casa. Su cuerpo zumbaba y ella estaba desesperada por la liberación, pero él no le

Como si leyera su mente, sacó su pene todavía muy erguido y reluciente con una mezcla de sus fluidos y los suyos. —Ponte de rodillas y lame hasta limpiarme. No permitas que quede nada en mis pantalones. Te quiero hambrienta y en el borde toda la noche. Piensa en mí, Ren. Imagínate lo que te haré cuando lleguemos a casa. O tal vez no vaya a esperar. Tal vez te tomaré allí mismo, en mi club donde cualquiera pueda vernos. ¿Te gustaría eso? Ella cayó de rodillas, las manos entrelazadas detrás de su espalda. Él sostuvo su barbilla y guió su polla hacia su boca. Se deslizó en el interior y se balanceó suavemente adelante y atrás hasta que no quedó ni rastro de sus fluidos o los de él. Sin embargo, continuó, su agarre sobre ella haciéndole saber que él tenía el control. Él folló su boca durante varios minutos antes de que finalmente se apartara y se la metiera él mismo de nuevo en los confines de sus pantalones. Se estiró para tomar su mano y cuidadosamente la ayudó a ponerse de pie así ella no tropezaría en su tacones. Le acomodó su falda para que una vez más cubriera su culo y luego arregló su top para ponerlo sobre sus pechos. Le dio un beso rápido en sus labios hinchados.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

había dado permiso y sabía que probablemente no lo haría.

68


El Club de las Excomulgadas

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Ve a terminar de arreglarte. Esperaré abajo por ti.

69


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Diez Lucas los condujo al club en su Mercedes Roadster plateado. Entró en el espacio del estacionamiento reservado justo fuera de la puerta privada trasera del edificio del centro. Ren ya estaba anticipando el asalto cuando el golpe de la música de club invadiera sus venas. Él se bajó del coche y ella esperó que diera la vuelta alrededor para abrir su Tenía exigentes expectativas y si estaban en público o en privado, cuidaba de cada necesidad suya. Se estiró dentro para coger su mano y la ayudó a salir, sujetándola contra él por un momento hasta que estuvo seguro de que ella tenía equilibrio. Eso le hizo gracia porque él le compraba un número ridículo de tacones altos. Los adoraba en ella. Le encantaba verla en ellos. Pero estaba aterrorizado de que fuera a caerse y romperse el cuello. Fueron recibidos por uno de los porteros de Lucas, así como su gerente del club en el momento que se acercaron a la entrada. Aunque Ren era claramente la sumisa de Lucas, los otros dos hombres la trataban con deferencia y absoluto respeto. Uno de los empleados del club una vez había cometido el error de tratarla como si estuviera mucho más bajo en la cadena alimentaria o como si tuviera el derecho a ordenarle como Lucas le ordenaba. Después de que Lucas le hubiera mostrado, claramente a la fuerza, el error de sus modos, lo había despedido en el acto. Pronto quedó claro no sólo para los empleados sino para los clientes habituales del club que Lucas valoraba altamente a su mujer y que no toleraría ninguna falta de respeto hacia ella.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

puerta. Él era relajado sobre un montón de cosas, pero no cuando se trataba de ella.

70


El Club de las Excomulgadas Como resultado, Ren era reverenciada a cada momento tanto como el propio Lucas lo era. Tal vez más. Muchos se habían dado cuenta de que el camino para complacer a Lucas estaba en complacerla a ella. Lucas contestaba a su manera recompensando a aquellos que atendían cada una de las necesidades de ella. —Buenas noches, señor Holt. Señorita Michaels. Ren sonrió hacia el corpulento gerente que en realidad había sido una vez el jefe de los porteros.

— ¿No es esa mi frase?—preguntó Lucas con sequedad. —Concurrido. Justo de la manera en que nos gusta—contestó Duffy. — ¿Quiere lo de costumbre, señor? Lucas negó con la cabeza. —Llevaré a Ren a dar una vuelta por el club. Mira que mi mesa esté disponible y que una camarera sea asignada a mí. — ¿Debería acompañarlo?—preguntó Craig. Lucas se volvió hacia el portero. —No. Puedes esperar en mi mesa. Lucas envolvió un brazo protector alrededor de ella mientras caminaban por el oscuro pasillo, más allá de las oficinas hacia la puerta que llevaba al club. Podía sentir su descontento, pero no estaba segura de lo que había sucedido en el corto período de tiempo desde que habían llegado. Su pregunta fue respondida pronto y esta tanto la divertía como la conmovía.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Hola, Duffy. ¿Cómo están las cosas esta noche?

71


El Club de las Excomulgadas — ¿Dónde está la iluminación de los pasillos?—le espetó a su gerente. — Pedí que esto fuera solucionado hace dos semanas. ¿Qué pasa si Ren se cae? Está muy oscuro. Podría tropezar con cualquier cosa y nunca verlo venir. —El contratista vendrá mañana—dijo Duffy a toda prisa. Mientras se acercaban a la puerta, el fuerte golpe del bajo y el rugido de la multitud se filtraban a través de las gruesas paredes a prueba de sonido. O al menos tan a prueba de sonido como podrían conseguir con el nivel de ruido a través del techo.

sabiendo que quería que se quedara cerca donde pudiera protegerla de cualquier cosa. Ella estaba feliz de acercarse a su calidez y fuerza cuando Duffy abrió la puerta y entraron en la cascada de luces parpadeantes, aclamaciones ruidosas y música a todo volumen desde todos los rincones. Entraron cerca de la pista de baile, pero Lucas la llevó a las escaleras que conducían hacia las tribunas como en un estadio que alojaban mesas en cada fila. En la parte superior, situada en el centro, con la mejor vista del escenario y la pista de baile, estaba la mesa privada de Lucas, acristalada sobre tres de los lados. El único acceso era desde el frente, subiendo desde la pista de baile, y para ir dentro de la caja, tenías que pasar entre dos filas de tres guardias de seguridad. Sin embargo, la guió lejos de su mesa, y hacia donde un grupo de hombres se reunía, con bebidas en la mano. Estaban hablando con las chicas que pasaban por su camino, coqueteando como locos y pasando un buen rato. Ren reconocía a algunos de ellos como habituales, hombres que conocían Lucas y que él a menudo los invitaba a su mesa. Cuando se acercaron, tres se separaron al reconocer a Lucas, rápidamente

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Lucas le tomó la mano y ella entrelazó sus dedos a través de los de él,

dándoles la espalda a las mujeres que habían estado cortejando. Ren encontraba eso

72


El Club de las Excomulgadas una acción interesante. Un testimonio del poder que Lucas ejercía. Atraía la atención dondequiera que fuera. Llevaba ese poder tan cómodamente como la gente llevaba los zapatos. Lucas soltó su mano sólo lo suficiente para inclinarse hacia adelante así podía decirle algo a uno de los hombres. Ren estaba segura de que sabía su nombre, pero había sido presentada a los tres al mismo tiempo, y era difícil para ella recordar quién era quién. Daryl. Estaba bastante segura de que el hombre más alto era Daryl. El tipo

Vio a Daryl asentir y gesticular hacia sus amigos. La siguiente cosa que Ren supo, fue que Lucas le tomó la mano y tiró de ella hacia adelante. Entonces Jace tomó su mano de la de Lucas, sobresaltándola. Echó un vistazo rápido a Lucas sólo para atraparlo asintiendo con la cabeza para que ella aceptara esto. Lucas se inclinó, ahuecó su mejilla en un gesto amable e inclinó su cabeza para que su boca estuviera cerca de su oído. —Van a bailar contigo. Ve con ellos. Confío en ellos. No era inusual que Lucas tuviera que dejarla para hacer las rondas, o para realizar negocios. Lo que le sorprendió era que les permitiera a otros hombres bailar con ella, o incluso más, responsabilizarles con el esencial cuidado de ella. Lucas no era de confiar en los demás lo que él valoraba. No, a menos que estuviera presente y supervisando todos los aspectos. Le besó en la mejilla y luego se alejó, dejándola con los hombres. Jace le dirigió una sexy sonrisa y entonces galantemente hizo un gesto hacia las escaleras que conducían a la pista de baile. Ella no miró hacia atrás a Lucas mientras Jace la guiaba por las escaleras. Hacer eso sería enviar el mensaje de que no se fiaba de él. No lo apreciaría y se

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

rubio más bajo era Matt, y el tipo afroamericano a la izquierda de Daryl era Jace.

73


El Club de las Excomulgadas moriría antes de permitir alguna vez que alguien creyera que ella no tenía completa y absoluta fe en él. Daryl cayó sobre su otro lado y puso una mano ligera en la parte baja de su espalda, mientras que Matt caminaba detrás de ellos, eficazmente apartándola de cualquiera que pudiera acercarse. La música murió por una fracción de segundo mientras que el DJ agitaba a la multitud a un frenesí. Jace se inclinó hacia Ren donde pudiera escuchar y dijo:

—Me encanta—dijo con una sonrisa exuberante. Jace le devolvió la sonrisa. —A mi también. Vamos a pasar un buen rato. ¿Te parece bien? Asintió y se relajó. Él parecía perfectamente amable, y si no lo era, no albergaba ninguna ilusión de que al menos cuatro gorilas entrenados no estuvieran centrados únicamente en ella, y que tan ocupado como Lucas podía estar por el siguiente rato, él no estuviera observando también. Jace tiró de ella hacia la concurrida pista de baile, pero él, Daryl y Matt rápidamente formaron un triángulo a su alrededor para que nadie se acercara demasiado. La música comenzó de nuevo y el bajo se estremeció por sus venas, haciendo que cada músculo saltara a tiempo con el ritmo. Las luces destellaban, la música eléctrica y enérgica se deslizó por debajo de su piel y la dejó fluir a través de su cuerpo a todas partes, hasta que se relajó y se dejó llevar. Los hombres se acercaron, sujetándola en medio de ellos. La multitud alrededor de ellos giraba al compás de la música, pero Ren tenía su propio trocito de pista de baile y era libre de moverse sin temor a chocar con nadie.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Lucas dice que te gusta bailar.

74


El Club de las Excomulgadas Aquí nadie podía tocarla. Ninguna preocupación. Ningún temor. Ninguna inseguridad. Ningún pasado. No había nada más que ella y el sensual pulso de la música y el movimiento. Rápidamente perdió sus inhibiciones. Olvidó que no conocía a estos hombres. Se acercó a uno, hizo un rápido zigzagueo hacia abajo por su cuerpo. Rápidamente entrando en el espíritu, Jace levantó sus brazos, inclinó su cuerpo hacia adelante, y ella lo encontró a mitad de camino, sus cuerpos apretados y moviéndose en perfecta sincronía. El calor se reunió por detrás y de repente se encontraba entre dos cuerpos sobre ella, pero sus cuerpos ahuecaron protectoramente el suyo y ella se perdió en el momento. Levantó sus manos y se volvió de frente a Daryl. Jace se deslizó hasta su espalda, puso sus brazos hacia adelante para bloquearla dentro y bailaron como una unidad, sonriendo, retorciéndose, riendo, su sonrisa cada vez más grande todo el tiempo. Matt juguetonamente empujó a un lado a Daryl y curvó su dedo malvadamente hacia Ren. Nunca daba marcha atrás ante un desafío, desfiló hacia adelante, confiando en que sus piernas se veían asesinas esta noche. Se alegró de haber escogido los zapatos rojos, ya que la hacían verse y sentirse audaz. Atrevida. Como una sirena decidida a seducir a cada hombre en su camino. Pasó su largo cabello hacia atrás y lo dejó deslizarse sobre sus hombros entonces lentamente movió sus brazos por encima de su cabeza, sabiendo que ellos conseguirían un vistazo a sus pechos. Ellos los verían. Lo sabía. También sabía que no tocarían. No si valoraban sus manos. Matt fue más atrevido que sus dos compañeros. Cuando Ren se acercó lo suficiente, él agarró sus caderas y la atrajo hacia su cuerpo para que las suyas

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

duros. Ellos no hicieron ningún movimiento para tocarla o para poner sus manos

75


El Club de las Excomulgadas acunaran las de ella. Una mano se mantuvo en su cadera mientras que la otra se deslizó a la parte baja de su espalda. La sostuvo con fuerza contra él y bailaron, mientras que Daryl y Jace se acercaban, las manos en el aire, para protegerlos de todos los demás. Bailaron durante varias canciones hasta que el sudor brillaba sobre su piel. El aire estaba vivo a su alrededor. El entusiasmo era contagioso. Era el mejor momento de su vida. Ella había necesitado esta noche y Lucas lo había sabido. Siempre sabía cuando ella ni siquiera se daba cuenta. Su corazón

Lo encontró de pie dentro del recinto de su mesa. Estaba detrás de la barandilla, sus manos hacia abajo, enroscadas alrededor del metal mientras la observaba bailar. Podía sentir su mirada en ella, sabía que observaba cada movimiento. Había gente alrededor de él, pero sabía sin falsa modestia que ellos no existían. Nada existía para él excepto ella. Sintiéndose deliciosamente traviesa, se giró, así no parecería que ella estaba centrada en Lucas y entonces comenzó a darle su propio show privado. Aceptaba que estaba en frente de cientos de otras personas y que cualquiera podía ver, pero él sabría que esto era solo para él y que a ella no le importaba nadie más. Sólo él. Jace y los demás se apartaron un poco, sus expresiones una mezcla de “Santa mierda” y “Quiero algo de eso”. Ren deslizó sus manos hacia abajo por su cuerpo, llamando la atención sobre sus pechos, sus caderas y la línea de sus piernas. Las dejó quedarse en los abultamientos de su culo y luego las trasladó de regreso hacia arriba para ahuecar sus pechos a través del delgado top. Si ella creyera que él podía ver desde tan lejos, le daría un vistazo del pezón, pero las únicas personas que disfrutarían ese espectáculo en particular eran los hombres que Lucas había encargado que bailaran con ella y sólo se burlaría más de ellos.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

se apretó e inconscientemente lo buscó en el club lleno de gente.

76


El Club de las Excomulgadas Rodó sus caderas, luego sus hombros. Cerró los ojos, inclinó su cabeza hacia atrás y se pasó las manos por el pelo y luego hacia abajo por su cuerpo como si estuviera en la agonía del éxtasis. Estaba tan dentro de su baile que no se dio cuenta de que Jace, Daryl y Matt se movieron a un lado. Cuando abrió sus ojos, Lucas estaba allí de pie, sus ojos oscuros y posesivos. Sin mediar palabra caminó elegantemente hacia adelante, curvando su dedo entre su collar y la piel sensible de su garganta y tiró de ella hacia adelante. Era un gesto que ella asociaba con la posesión. Un recordatorio para ella y para todos

La rodeó, su cuerpo presionándose con vehemencia al de ella y luego comenzó a bailar con ella. Envolvió su brazo alrededor de ella, ahuecó su culo y la apretó con más fuerza contra su ingle. Se balancearon y ondularon al ritmo, sus cuerpos tan entrelazados juntos que parecían como si estuvieran follando en la pista de baile. Había pasado mucho tiempo desde que él había bailado con ella. Era una persona privada. No era mucho de ser un exhibicionista. Nunca le importaba que ella amara bailar, pero la mayoría del tiempo se quedaba de pie velando por ella desde la distancia mientras ella se entregaba a su amor por la música. Esta noche la tenía en la pista de baile como la tenía en cualquier otro lugar. Su marca estaba sobre ella para que el mundo la viera. Mientras la música crecía, la empujó hacia abajo y ella balanceó sus caderas mientras se deslizaba hacia abajo por su cuerpo. Cuando llegó a su entrepierna, la sostuvo en su lugar mientras imitaba follar su boca. En torno a ellos la multitud enloqueció ante la erótica vista. Sus dedos se cerraron en puños en su pelo mientras la mantenía en su lugar. La cresta de su polla

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

aquellos que buscaran, que le pertenecía.

77


El Club de las Excomulgadas estaba dura contra su barbilla. Él la miró fijamente, sus ojos brillando con dura excitación. Después de un momento él rudamente la puso de pie, le dio la vuelta y tiró de ella hacia atrás contra él hasta que su culo estuviera acunando su entrepierna. Con una mano empujó su cabeza, obligándola a inclinarse hacia adelante y luego deslizó la mano hacia abajo por su desnuda espalda, sobre el tatuaje y entonces envolvió sus dedos en su pelo una vez más. Esta vez tiró de manera que su cabeza se levantó, pero ella seguía doblada por la cintura. Su pelvis moliendo eróticamente contra su culo, como si la estuviera

El aire se volvió más espeso a su alrededor. El estado de ánimo había cambiado rápidamente en el club. Otras parejas estaban siendo más atrevidas. Más sensuales. Era una intensa y hermosa demostración erótica. Lucas la enderezó, pero la mantuvo apretadamente presionada contra él. Su mano extendida sobre su caja torácica, pero entonces sus dedos se adentraron más abajo, por debajo de la cinturilla de la estrecha falda que llevaba. Ella contuvo la respiración cuando él se deslizó más allá de sus bragas, encontró su humedad y su dedo circuló sobre su clítoris. Para ese momento estaba más allá de preocuparle quién miraba. Sólo era consciente de Lucas. Cómo dominaba su cuerpo. Cuán sensual se sentía, ahuecada a su cuerpo mientras la música inundaba sus cuerpos, obligándolos a moverse en un ritmo atemporal. Ella estiró los dos brazos por encima de su cabeza y los envolvió hacia atrás alrededor de su cuello para que esto arqueara su pecho hacia delante. Para su sorpresa, Jace se acercó, deslizó sus manos hacia arriba por su vientre por debajo de su top para ahuecar sus pechos.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

follando por detrás.

78


El Club de las Excomulgadas Sus ojos se abrieron y contuvo la respiración, atrapada entre los dos hombres, uno su amante, el otro alguien con quien simplemente había bailado. —Respira—dijo Lucas en su oído. —No va a ir más allá de lo que le he instruido. Inmediatamente cedió. Sintiendo que cualquier protesta que podría haber puesto en marcha había pasado, Jace frotó sus pulgares sobre sus tensos picos, mientras que Lucas toqueteaba la carne ultrasensible entre sus piernas. Daryl y Matt estaban a cada lado de Ren para que ella estuviera otros en la pista de baile, pero nadie probablemente podría dudar de lo que Lucas y Jace le estaban haciendo. Y a ella no le importaba un carajo. Quería correrse. Aquí entre estos dos tipos duros. Lucas se inclinó para mordisquear bruscamente su cuello y luego dijo en su oído en voz lo suficientemente alta para que pudiera escuchar. — ¿Quieres su boca en ti, Ren? Era una pregunta sorprendente, una que ella nunca habría imaginado que realmente se le preguntaría. Lucas no era del tipo que preguntaba. Si él quería que Jace la tocara más íntimamente, simplemente lo permitiría. Si no lo hacía, nada de lo que ella dijera o hiciera cambiaría su opinión. Ahora no estaba segura de cómo responder. —No es una trampa—dijo Lucas. —Sólo responde la pregunta. Sus dedos acariciaron más duro, y entonces se deslizaron más abajo para jugar en su entrada. — ¡Sí!—se atragantó. —Dios, sí.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

completamente encajonada por los cuatro hombres. No mucho era visible para los

79


El Club de las Excomulgadas El chocolate caliente de los ojos de Jace se incendió. Parecía que le habían otorgado las llaves del reino. Sus grandes manos se movieron con sorprendente suavidad sobre sus pechos y luego simplemente levantó su top, empujándolo más alto mientras se ponía de rodillas delante de ella. Oh querido Dios, no podía creer que esto estuviera sucediendo en medio del club de Lucas y que a ella no le importara. Lucas movió su mano para permitir el acceso de Jace, y se apoderó de su cadera, sosteniéndola sólidamente en el lugar. Como si ella necesitara algo para instarla a permanecer inmóvil para lo que se avecinaba.

ombligo. Siguiéndolo con el áspero borde de su lengua. Esta raspó sobre su delicada piel, provocando un gemido muy bajo para que cualquiera pudiera escucharlo. Pero Lucas lo sintió. Sabía que él lo hizo. Jace lamió un camino recto hacia arriba por su línea media hasta que alcanzó la zona justo entre sus pechos. Mantuvo esas grandes manos ahuecadas a ambos lados de sus pechos para protegerla de la vista tanto como era posible, pero incluso con los otros dos hombres de pie a cada lado de ella y la altura de Jace para ocultarla, no había manera de que no fueran vistos por los asistentes del club. Él se apartó y luego su boca se cernió justo por encima de su pezón. Su aliento caliente bailó a través de la arrugada punta y ella se tensó a la espera. Finalmente su boca se cerró caliente y húmeda sobre su pezón y sus rodillas casi se doblaron. El agarre de Lucas se apretó alrededor de su cintura para mantenerla y su mano se deslizó de nuevo en su falda, bajando para acariciar suavemente sobre su clítoris, una vez más. Jace alternó jugueteando con cada pezón. Lamió, mordisqueó y chupó en turnos hasta que ella estuvo rogándole a Lucas que le dejara correrse. Lucas la mantuvo sobre el borde, acariciando hasta que estuvo a punto de explotar y luego

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Primero la boca de Jace tocó su vientre, justo por encima del círculo de su

80


El Club de las Excomulgadas se detuvo para tirar de ella hacia atrás, permitiéndole a Jace seguir avivando las llamas con su malvada boca. — ¿Quieres sus dedos dentro de ti?—preguntó Lucas contra su oído. Esta vez ni siquiera dudó. Haría cualquier cosa para conseguir la liberación. — ¡Sí! Lo sintió asentir en la dirección de Jace y de repente una de las manos de Jace se deslizó por su pierna, por encima de su rodilla y en el interior de su muslo. encima de los suaves labios de su coño y entonces sintió a Lucas usar sus dedos para separarlos para el otro hombre. La acción provocó casi un orgasmo en el acto. Empezó a temblar. Se sacudía de pies a cabeza, mientras Jace succionaba su pezón con fuerza en su boca de nuevo. Su pulgar encontró su entrada y se precipitó en el interior justo cuando Lucas comenzó a toquetear su clítoris otra vez. Era demasiado. La sala giraba a su alrededor en círculos vertiginosos. La música era un grito lejano. Las luces titilaban como el polvo de hadas, y ella ya no podía dar sentido a nada de eso. Jace retiró su pulgar y luego deslizó dos dedos gruesos en su interior mientras Lucas ligeramente aplastaba su clítoris entre su pulgar e índice. —Córrete, Ren. Córrete sobre su mano. No necesitó más instancia. Su cuerpo corcoveó violentamente. Daryl y Matt se empujaron más cerca, sus cuerpos añadiendo soporte para que no se cayera. Los dientes de Jace rozaron su pezón, cada toque enviando más espasmos de placer directamente a su coño. Mientras Lucas mordía en su cuello, Jace

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Él se levantó sobre sus rodillas, su cabeza al nivel de sus pechos. Él acarició por

81


El Club de las Excomulgadas mordisqueaba bruscamente en un pezón, ambos haciendo magia en los lugares más sensibles de su cuerpo. Ya no era capaz de estar de pie por sí misma. Se relajó contra Lucas, confiando en que, como siempre, nunca la dejaría caer. Él la abrazó estrechamente, besando y lamiendo suavemente su cuello mientras Jace trabajaba su decreciente orgasmo. Yació allí varios segundos, desplomada en los brazos de Lucas, su respiración

viniendo

en

ráfagas

irregulares.

Entonces

Lucas

enderezó

cuidadosamente su ropa. Jace retiró su mano de debajo de sus bragas y le arregló la

Él se puso de pie en toda su altura una vez más mientras la música y el baile continuaban a su alrededor. Con la ayuda de Lucas, ella consiguió que sus pies la sostuvieran otra vez y se quedó de pie, aunque todavía se inclinaba hacia Lucas. —Puedes besarlo y darle las gracias—ordenó Lucas. Ren entró en los brazos de Jace, se puso de puntillas, y con su ayuda y le dio un beso en los labios. Él recorrió su lengua sobre la suya, saboreándola, permitiéndole brevemente saborearlo antes de que se apartara. —Gracias—dijo Ren para que él pudiera escuchar. Él le pellizcó con cariño en la mejilla. —Cuando quieras, cariño. Lucas la acompañó de nuevo hacia las escaleras por donde habían bajado. Daryl, Matt y Jace regresaron con ellos, rodeándolos por todos lados. En las escaleras, dos de los guardias tomaron el relevo y los tres hombres se fundieron de nuevo en la multitud, desapareciendo antes de que ella pudiera parpadear.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

falda.

82


El Club de las Excomulgadas Siguió subiendo los escalones con Lucas, todavía en una niebla postorgasmo. Atrajeron las miradas de muchos. Lucas nunca había sido tan atrevido con ella, a pesar de que se habían vuelto un poco juguetones en la mesa de Lucas antes. Pero nunca algo tan abierto y público. Esto fue... diferente. Nada que ella hubiera pensado que Lucas haría. ¿En privado? Apostaría cualquier cosa. No había nada que ella hubiera puesto más allá de él se tratara de un hombre o una docena. A pesar de que no había sucedido nunca con ella, no se hacía ilusiones acerca de lo lejos que estaba dispuesto a llevar las cosas. Lucas la dejó en su asiento y luego hizo un gesto a la camarera que se había

—Agua para Ren y yo tomaré una cerveza. La camarera estuvo de vuelta rápidamente, pero probablemente había previsto, precisamente, lo que Lucas ordenaría. No se salía a menudo de su rutina y su pedido habitual sólo consistía en una serie de tres bebidas. Ren bebió con avidez del agua y se echó hacia atrás, de pronto agotada por el baile y el alucinante orgasmo. Que no daría por acurrucarse bien y en una cama cómoda. Lucas se estiró por encima para curvar su mano alrededor de su nuca. Frotó un pulgar arriba y abajo por la línea de su cuello mientras seguía estudiando lo que pasaba en el club. Mientras estaban sentados y él frotaba su cuello, ella se volvía cada vez más aletargada y tranquila, varias personas se detuvieron para hablar con Lucas. Ella se desconectó de la conversación y en cambio se concentró en su toque. Cerró los ojos y absorbió la deliciosa sensación de sus dedos, el calor de su mano, la comodidad de saber que le pertenecía a él. Durante más de una hora, vio a la gente entrar y salir de la mesa de Lucas. Hablaba con facilidad con sus clientes, socios de negocios y personalidades. Dirigía

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

quedado cerca.

la corte como un profesional, nunca iba hacia los otros, pero les permitía llegar a él. 83


El Club de las Excomulgadas Incluso los ricos y famosos se le acercaban, acariciaba su ego que él les permitiera entrar en su círculo íntimo. Entonces se volvió hacia ella, levantó su mano para presionar un beso a la parte posterior de su muñeca y le dijo: — ¿Estás lista para irte? Asintió con la cabeza, sin molestarse en preguntarse lo que él querría. Le había preguntado y ella no mentiría. Había conseguido lo que había venido a buscar y para lo que él la había traído. Su mente estaba mucho más libre del peso

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

que había soportado durante los últimos días.

84


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Once Cole no estaba seguro de cómo se sentía por su reunión con Lucas Holt. No quería que le gustase el hombre. Maldita sea. Pero era difícil cuando parecía tan... decente. Suspiró y miró el reloj. Estaba inquieto. Jodidamente nervioso y eso le molestaba. Sentía como si estuviera preparando algún tipo de maldito examen del que no conocía las respuestas.

sorpresa en su proposición. Había estado a punto de rehusarla. Le enfureció en nombre de Ren. Pero, después, recordó esas malditas reglas. O más bien que no había unas malditas reglas en la vida que Lucas, Ren y él habían escogido. Sólo las que ellos mismo crearan. Y después, cuando su ira y sorpresa se habían aplacado, supo que no había forma en el infierno de que pudiera alejarse de este tipo de oportunidad. No estaba del todo seguro de cuáles eran los motivos por los que le ofrecía a Ren en una bandeja de plata, pero lo que hiciera Cole con la oportunidad era lo que importaba. Tenía otra oportunidad de conseguir que Ren lo amara. Reconciliarse con ella por todo el dolor que le había causado. De demostrarle en el hombre en que se había convertido. Se había vuelto más centrado. Intenso. Tenía un borde más duro ahora y eso podría ahuyentarla. No era el mismo joven que la adoraba más allá de cualquier razón y que fue un vacilante participante en su experimentación. Ni siquiera estaba seguro de que pudiera ser ese hombre mucho más tiempo. Era una decisión que le angustiaba. Enseñarle la verdad y correr el riesgo de que ella nunca regresara con él. O mentirle y mantener esa verdadera parte de sí mismo para siempre.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Lucas era un bastardo astuto y pilló a Cole total y completamente por

85


El Club de las Excomulgadas No tenía ninguna ayuda, pero sabía que no podría mentirle a ella o a sí mismo. Lucas le había advertido de las consecuencias de semejante acción. Ren sufriría si fingía y él estaba ferozmente contento por eso. Quería honestidad entre ellos. Tenía dos semanas. Dos semanas para hacer volver a la mujer que nunca había dejado de amar. Y al final de ese tiempo, tenía la maldita esperanza de que ella le eligiera porque no podría enfrentarse a perderla por segunda vez. La primera

Ren se sentó entre las rodillas de Lucas conforme la limusina se adentraba en la autovía a sólo Dios sabía dónde. Lucas había sido críptico en detalles y muy explícito en cómo debía ir vestida y lo que llevaba y lo que no. Estaba sobre sus rodillas, piernas separadas, los pliegues de su falda de seda abiertos en abanico sobre el suelo. La parte de arriba que llevaba tenía escote muy profundo que resaltaba su abundante pecho y apenas cubría sus pezones. Era un conjunto elegido con la idea de tener acceso. Él quería completo acceso a ella. Sin embargo, estaba distante. Y preocupado. Ya fuera por negocios o algo completamente diferente, no estaba segura, pero parecía inquieto y cauteloso, y sabía por experiencia que era más duro y salvaje cuando estaba con ese estado de ánimo. Deslizó su mano hacia abajo por la mitad de su pecho y, luego impacientemente, retiró la tela que cubría sus pechos. Apretó el pezón perezosamente, casi como si él no pudiera decidirse qué quería hacer con ellos. Era inusual para Lucas mostrar una clara indecisión y se preguntaba en que podría estar ocupando su mente para estar tan distraído.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

vez le había cambiado irrevocablemente. Esta vez le destruiría.

86


El Club de las Excomulgadas De repente, deslizó su dedo entre el collar de cintas y su piel y tiró hasta que ella se inclinó contra él, su vientre presionaba su entrepierna. La besó. Salvaje. Ella se sintió... marcada. Como si estuviera probando de nuevo a quién le pertenecía. Sus dientes mordieron su labio, sacando sangre y luego pasó la lengua por la sensible área, retirando la sangre con su lengua. Quería preguntarle que le molestaba, pero sabía que ese límite en particular entre ellos no debía ser violado. Era privado, y si quería que lo supiera, se lo diría. Mientras la soltaba, mantuvo su rostro en una mano, su agarre firme asido y que podía colocarla abajo y tomarla con aspereza. Se quedó sin aliento por la anticipación. Su cuerpo se estremeció y cobró vida. Su clítoris palpitaba y le dolía. Sus pechos se apretaron, sus pezones se endurecieron. —Qué bien me conoces—le murmuró. Le acarició con la mano en la mejilla y luego sobre el labio que había lastimado, calmando el ligero dolor. Sus facciones se endurecieron, y ella tembló ante la repentina aparición de la oscuridad en sus ojos. —Súbete al asiento. Sobre tus manos y rodillas. Ella se levantó sobre sus rodillas, gateó sobre la pierna izquierda de él y a lo largo del asiento en que estaba recostado. Sus palmas se hundieron en el suntuoso cuero y sus rodillas presionaron justo en la unión entre las dos secciones del asiento. Sintió que se movía detrás de ella. Una ráfaga fría se deslizó sobre su culo mientras empujaba la falda hacia la cintura y la amontonó ahí.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

mientras miraba dentro de sus ojos. Parecía como si su control estuviera apenas

87


El Club de las Excomulgadas —Hay dos cosas que quiero esta noche—dijo, el roce de la excitación hacia profunda su voz. —Mi marca en tu culo y mi semen dentro de tu cuerpo cuando lleguemos. Casi preguntó hacia donde iban, pero se mordió la lengua. A él no le gustaría ese desliz. Se movió inquieta, por el dolor de su mano contra su culo. La bofetada, cuando llegó, sobresaltándola y la empujándola hacia delante. Se agarró contra el sillón y empujó hacia atrás, rogando en silencio por más. Él adoraba cuando hacía eso.

proporcionó otro golpe punzante en el otro cachete. Ella gimió suavemente. Con otro hombre, podía haberle metido en problemas. Pero a Lucas le gustaba oír sus sonidos de pasión. Le gustaba saber que le daba placer pese a que el propósito de ella era darle placer a él. Él alentaba sus respuestas desinhibidas siempre y cuando estuviera dentro de los límites de la obediencia. Si disfrutaba de lo que experimentaba, esperaba que lo expresara, si no lo disfrutaba, era también libre de expresarlo, pero podía o no hacer que terminara. Lucas seguía una simple regla. Si no era perjudicial; y por perjudicial, él entendía causar un daño permanente físico o psíquico, entonces no tenía otra opción que soportarlo. Después, podía invitarla a contarle por qué no le gustó la experiencia y luego consideraría no hacérsela sufrir de nuevo. Cole no había sido su único amante dominante. Habían existido un total de cuatro en los últimos diez años desde Cole. Aunque Lucas era su favorito. Él... él sólo la tenía. La comprendía. No necesitaba demostrar su masculinidad o su poder. No tenía miedo de equivocarse o cometer errores, aunque no podía recordar un momento en que hubiera hecho nada que ella considerara un error.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Él restregó la palma sobre el ardiente punto para calmar lo herido y luego le

88


El Club de las Excomulgadas Probablemente sonaría dramático, pero no podía pensar en mucho que no haría por Lucas. Y era porque confiaba en él. Un componente que había estado ausente en su última relación, y consecuentemente, había sido la más corta. La siguiente bofetada la pilló de improviso por su brutalidad. Luego el dolor la golpeó y, de repente, la mano de Lucas se enredó en su cabello y tiró hacia atrás, forzando a su cabeza para que sus miradas se encontraran. — ¿Te estoy aburriendo, Ren? ¿Preferirías estar en otro lugar? Su boca se torció en consternación porque era la última cosa que ella quería

—Lo siento, Lucas, estaba pensando. Su agarre se aflojó sólo ligeramente. — ¿Qué estabas pensando que fuera más importante que yo? —Estaba pensando en ti,—dijo con sinceridad—estaba comparando mi relación contigo con las otras que he tenido. Su mano se suavizó y pasó sus dedos a través de su cabello como por un animal doméstico. — ¿Sabes lo que más me gusta de ti, Ren? La pregunta le sorprendió. Había esperado su ira. No ese repentino... afecto. —Me dices la verdad, no importa cómo sea de desagradable o potencialmente incómoda. Sería fácil mentir y decir que no lo recordabas, o que estabas pensando donde íbamos. ¿Por qué?—Terminó en voz baja. Su frente se arrugó por la confusión. La mano de él se calmó sobre la zona ardiendo donde la había marcado.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

que él pensase.

— ¿Por qué no te miento? 89


El Club de las Excomulgadas —Supongo que eso es por lo que pregunto. Sé que eres inherentemente una persona honesta, pero incluso la más honesta de las personas no buscaría quedarse vulnerable ante otro. Su expresión se calmó y ella enlazó su mirada con la de él. —Porque confío que no usarás mi vulnerabilidad contra mí. Sus ojos eran cálidos por la aprobación. Se inclinó y, suavemente, presionó sus labios con los de ella.

Ella se restregó contra su palma, deseosa de sentir el ardor de nuevo. Su mano estaba inmóvil y luego presionó otro beso en su frente como disculpa. —Estoy descuidando tus necesidades. Cuando termine de administrar las adecuadas marcas a tu culo y cuando me haya servido de tu cuerpo, entonces, terminaremos esta conversación. Ella suspiró de alivio y le regaló una sonrisa. — ¿Cómo de duro y salvaje lo quieres, Ren? Resulta que estoy de buen humor esta noche. Normalmente no soy tan indeciso entre querer permitir que la oscuridad surja libre o tratarte con ternura. Estoy con un estado de ánimo cariñoso, y luego tú me sonríes así, y sólo refuerzas mi deseo de mostrarte mi ternura en lugar del dominio. Ella levantó la cabeza y se recostó contra sus talones, permitiendo que su cabello se derramara por su espalda. Tenía una rodilla sobre el suelo y giró su cabeza hacia el lado en que podía verle. —Soy tuya, Lucas. Haz conmigo lo que quieras. Me gustará sea lo que sea que decidas otorgarme y lo tomaré sin quejas.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Ahora dime cómo nuestra relación se compara con las anteriores.

90


El Club de las Excomulgadas Levantó su mano para acariciar su mejilla sus ojos brillaron con una oscura promesa. —Estoy muy contento de escuchar esas palabras. Especialmente esta noche. Ella ladeó la cabeza, frotando su mejilla contra su palma. No le preguntó por qué. Simplemente esperó a que él se lo dijera. O no. —Esta noche te voy a entregar a otro. Ella se quedó completamente inmóvil, tan asombrada que era incapaz de y no tenía prisas por darle más explicaciones. — ¿Te excita eso? —No lo sé. Estoy... sorprendida. — ¿Por qué lo encuentras sorprendente? He hablado contigo en el pasado que encuentro excitante en entregar la mujer que poseo a otro hombre para poder observar y disfrutar. Ella asintió con la cabeza. —Es sólo que nunca lo hiciste. Al principio lo esperé. Pero cuanto más tiempo pasaba, parecías contento de no compartirme con otro hombre. — ¿Te molesta que te lo pida ahora? Frunció el ceño, sin saber cómo se sentía. Había considerado tal cosa hacía poco tiempo y encontró que esa idea la excitaba. La idea. Había una gran diferencia entre lo que la excitaba sexualmente en teoría y lo que la excitaba en la realidad. Más de una vez, una perversión que estaba excitada por intentar resultó ser algo de lo que ella no disfrutó en absoluto ¿Seguiría en la misma línea?

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

moverse o reaccionar. Ella le devolvió la mirada, pero él también estaba esperando,

91


El Club de las Excomulgadas Ahora se preguntaba si la noche del club había sido una mera degustación de lo que estaba por llegar. ¿La había probado para ver cómo de receptiva estaba a tener las manos y la boca de otro hombre sobre su cuerpo? Y, ¿qué le había llevado a dar este paso ahora? ¿Se había aburrido de ella? Ese pensamiento envió pánico y consternación corriendo por su columna vertebral. ¿Había llegado al final el tiempo que habían pasado juntos? Alejó la idea porque no había manera de que pudiera mantenerse entera pensando semejantes cosas. —Ren—solicitó él.

que me vaya a divertir. La idea me excita, pero también me asusta. Mi confianza en ti es absoluta, pero no se extiende a otro hombre. —Todos son argumentos válidos. ¿Y si te digo que el hombre en cuestión es Cole Madison?—acarició su mejilla de nuevo. Sus ojos se abrieron por la sorpresa. Su pulso se aceleró, disparándose tan rápido que por un momento se tambaleó, de repente mareada. — ¿Cole?—susurró. Cerró los ojos y renunciando a toda disciplina, se alejó de Lucas. No la reprendió, ni la obligó a devolverle la mirada. Se deslizó de nuevo en el asiento detrás de ella, en silencio, mientras esperaba. Después... —Quítate la falda, Ren. Sus ojos se abrieron y parpadeó. Los dedos de ella se cerraron en apretados puños en el asiento entre sus piernas separadas. —Tienes justo tres segundos para hacerlo como te he dicho o te arrepentirás. El sonido de su voz se deslizó sobre ella como una navaja de afeitar. Estaba

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—No me molesta que lo hicieras—dijo lentamente. —No estoy segura de

paralizada por el shock. Y por las preguntas. Tenía tantas preguntas.

92


El Club de las Excomulgadas ¿Era esta una extraña prueba? —Uno—dijo suavemente. Despertó de la ensoñación. Lucas nunca tuvo que castigarla por desobediencia. Sería una falta de respeto si no obedecía la orden. Se levantó en el asiento, tirando de la falda hasta que llegó a los pies. La pateó lejos, pero todavía no le miraba. No quería que viese como de desecha estaba. —Ahora la parte de arriba.

cintura, descubriendo sus pechos. Él se levantó y movió hacia la parte trasera de la limusina, al asiento que daba hacia delante. El roce de su cremallera resonó en el absoluto silencio. Levantó sus caderas para empujar los vaqueros por las caderas, pero se detuvo allí, luego sacó su polla por encima de sus calzoncillos y la empuñó, bombeándola arriba y abajo, con lo que ya su dura longitud se convirtió en una erección aun mayor. —Ponte a cuatro patas en el suelo. Preséntame tu culo. Mira hacia el cristal divisor. Ella se levantó, con cuidado de no golpear su cabeza con el techo. —Gatea hacia mí—ordenó Lucas. Bajó hacia el suelo y luego maniobró sobre las manos y rodillas hasta que le enfrentó. Luego, se giró para hacer lo que le había dicho y esperó, el culo presionando contra el asiento, sus piernas a cada lado de sus caderas. La agarró por detrás y luego la empujó hacia delante mientras se resbalaba por el borde del asiento. Ella comenzó a andar sobre sus manos para darle más espacio, pero él le dio una fuerte bofetada en su culo como reprimenda.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Tanteó a tientas el nudo en su nuca, aflojándolo para que cayera sobre su

93


El Club de las Excomulgadas Se quedó inmóvil, las manos aferradas al suelo, la boca temblando, su mente en un caos. Él metió las manos bajo sus piernas, enganchando sus brazos y tirando de ella arriba y debajo de tal forma que ella estaba increíblemente abierta, su cuerpo inclinado hacia abajo y sus pies golpeando la parte trasera del asiento. En lugar de empujar dentro de ella, se inclinó y colocó su polla en su entrada y luego, agarró sus piernas y tiró de ella hacia él. La posición forzaba a doblar sus codos y su mejilla ahora descansaba sobre

Él deslizó sus manos por debajo de ella y la agarró por la cintura con ambas manos, moviéndose hacia abajo para ajustar las caderas. Eso le facilitó arrastrarla y luego, tiró de ella otra vez, asentándose profundamente dentro de ella. Cada bache en el camino, cada ligera caída, incluso la más rugosa superficie de la carretera. Ella las sentía todas. Una mano dejó su cadera y se inclinó para tirar de su cabello. —Ahora, discutamos unas pocas cosas. ¿A quién perteneces, Ren? —A ti—se aseguró de que pudiera oírla. Tiró de ella de nuevo, haciéndole contener la respiración. Él estaba duro. Muy duro. Se sentía tan rígido dentro de ella. Casi tanto que podía sentir la ira palpitando a través de su polla hacia el cuerpo de ella. —Si decido entregarte a otro hombre, ¿tengo derecho? —Sí. —Si te entrego esta vez a un hombre que una vez significó algo para ti, estarás agradecida y me darás las gracias. Además, harás lo que él te diga. ¿Estás

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

el suelo. Sus pechos estaban aplastados contra la áspera alfombra.

entendiendo?

94


El Club de las Excomulgadas Su estómago se apretó y su pecho se tensó. —Sí. —Es por ti que hago esto, y no me avergonzarás. —Nunca—suspiró, rota por la sola idea de avergonzarlo. —Si le digo al conductor que pare a un lado de la carretera y te pido que lo folles, lo harás.

—Si te digo que le permitas hacer lo que quiera con tu hermoso cuerpo, lo harás. —Sí. A esas alturas, estaba empujando bruscamente dentro de ella. No sólo estaba empujando con su polla. Estaba encontrando cada tirón de ella con un poderoso empuje. Cerró los ojos y permitió que el placer de su inexorable posesión la alcanzara. Adoraba eso por encima de todo. Amaba la dureza y brutalidad cuando la tomaba y le hablaba de forma tan explícita. En ese momento, parte de ella deseaba que le ordenara al conductor que parara a un lado. La imagen de ella inclinada en la parte trasera del coche, el conductor empujando dentro de ella por detrás mientras Lucas hacia guardia, satisfacción y aprobación brillando en sus ojos, hizo que sus sentidos ardieran. Si había habido alguna duda sobre si ella disfrutaría con Lucas mirando mientras otro hombre la tomaba, había desaparecido. Ahora imaginaba a Cole empujando dentro de su cuerpo. Cole dominándola. Sus duras y ásperas manos sobre su piel. Su polla castigándola. Todo mientras Lucas observaba, en silencio y con aprobación.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Sí, Lucas.

95


El Club de las Excomulgadas Su orgasmo brillaba a través de ella como las olas sobre la superficie de un lago. Lucas se detuvo y se inclinó hacia adelante, echando su peso sobre ella, presionando su rostro aún más contra el suelo. —Oh no, no lo harás—dijo con dureza. —Tenemos varias cosas que aclarar, Ren. Si te corres, voy a amoratar ese precioso culo tuyo de tal forma que no podrás sentarte en una semana. Ella gimió, sabiendo perfectamente que haría justo eso. Quería correrse. Necesitaba correrse, pero tener el culo dolorido durante una semana no valía el placer inmediato. Eliminó las imágenes de Cole que estaban bombardeándola y coño. El ángulo de su penetración estaba pensado para ser doloroso y no para darle a ella placer. Sólo cuando ella hubo retrocedido del borde, él alivió su control y se echó hacia atrás para aliviar la presión de su cuerpo. El fuego dentro de su coño se alivió, y la acarició una y otra vez unas pocas veces hasta que estuvo húmeda una vez más a su alrededor. Sin previo aviso, se agachó y la levantó hacia arriba, todavía enterrado profundamente dentro de ella. Tiró de ella hacia atrás, apoyándose para que quedara sentada a horcajadas sobre él, completamente vulnerable, empalada en su rígida longitud. Y, tan repentinamente como la había levantado, la empujó de nuevo hacia delante de modo que su polla se soltó y ella tropezó fuera del asiento. —Túmbate sobre tu espalda—ordenó. —Y dame tus piernas. Se tumbó en el suelo otra vez y luego avanzó hacia él hasta que le agarró los tobillos. Tiró de ella hacia delante, la áspera alfombra sobre su espalda. Luego empujó sus piernas hacia atrás, moviéndola de manera que su peso reposó sobre sus hombros y su culo le era presentado.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

enfocó su atención en la sensación de Lucas encajado incómodamente dentro de su

96


El Club de las Excomulgadas Dobló sus piernas en dos, lo que la abría a él aún más. Luego, le dedicó una sonrisa de satisfacción. —Me parece que si vamos a tener una importante conversación, al menos quiero ser capaz de mirar a tu cara. Mi polla en tu culo no debería proporcionar

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

distracción a una mujer de tu disciplina.

97


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Doce Ren tembló por la anticipación, su mirada se centró solamente en Lucas. Miró dentro de sus oscuros ojos mientras él se levantaba sobre ella y metió la polla entre los cachetes del culo. Ella se sentía vulnerable esta noche. Un poco descentrada. Era una sensación que no le gustaba. Por mucho que amara todas las oscuras aristas de Lucas y abrazara su disposición a empujarla para ver como pasaba de fuerte y misma. Nunca se había sentido tan insegura y fuera de sí. En lugar de su implacable dominancia y posesión, quería, no, necesitaba, su ternura, un lado que, aunque raramente le daba o mostraba, era tan poderoso si no más que su lado salvaje. Lucas se detuvo, mirándola fijamente, buscando en sus profundidades. Lentamente, soltó sus piernas y tiró suavemente de ella hacia él para que sus piernas descansaran a ambos lados de sus caderas. Luego, simplemente, se inclinó, deslizando sus manos bajo sus hombros y tiró de ella hacia arriba para que se sentara en sus muslos mirándole. Desconcertada, sólo podía mirar sin poder hacer nada y esperar por lo que siguiera. ¿Había visto él lo que tan desesperadamente había intentado ocultarle? ¿Había sacado los pensamientos de su cabeza? Sus palmas se deslizaron arriba y abajo por su espalda y se percató entonces de que, de hecho, estaba calmándola. Inesperadas lágrimas se agolparon en sus párpados y, después, la envolvió en sus brazos y la abrazó. Él no dijo una palabra. No tenía que hacerlo. Él veía dentro de su corazón. Todas las veces. Siempre sabía cuando podía empujar y cuando no. Lo había visto ahora, y en lugar de castigarla por estar indecisa, le ofreció la fortaleza y el consuelo que ella ansiaba tan desesperadamente.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

rápido sobre las líneas grises de sus límites, de repente estaba muy insegura de sí

98


El Club de las Excomulgadas — ¿Por qué estás tan alterada, Ren?—preguntó varios minutos más tarde. Ella se aferró a él, su rostro enterrado en su cuerpo. La separó de él y suavemente limpió las lágrimas de sus mejillas con su pulgar. Odiaba ser tan débil delante de él. Haber llorado sobre él. Nunca lloraba. Siempre era muy cuidadosa de enseñarle sólo su fortaleza y tranquila determinación. La había visto en su peor momento, pero nunca la había vista tan... angustiada. —No lo sé—dijo honestamente. —Lo sé y no lo sé. Estoy tan confundida.

—Esa no eres tú. Eres la mujer más segura de sí misma y con más confianza que he conocido. Estás cómoda en tu piel. Siempre sabes precisamente lo que quieres, y nunca te has avergonzado de perseguirlo. Siempre he admirado eso de ti. Volvió a recostar su cabeza en su hombro y envolvió su mano alrededor del lado de su cuello, aferrándose a él, necesitando ese contacto. —Me preguntaste qué era diferente en nuestra relación, o más bien, en cómo se diferencia nuestra relación de las otras que he tenido. Esto, Lucas. Esto es lo que las diferencia. Él le acarició el pelo. Luego presionó sus labios contra su frente en el más dulce de los besos y después dijo. —Explícalo. —Me tienes. Realmente me tienes. No es todo sobre ti, como mucha gente asumiría en una relación donde la dominancia sería un factor que giraría en torno a tus necesidades y deseos por encima de todo. —Tu felicidad es importante para mí—dijo como forma de acuerdo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

No sé lo que quiero.

Ella suspiró. 99


El Club de las Excomulgadas —En todas mis otras relaciones, excepto una, ha sido todo y para el hombre. No siempre o todo el tiempo, pero mayoritariamente. En todas excepto en una, mi compañero nunca tuvo mi completa confianza. En todas menos una, nunca estaba en... casa. Tú eres mi casa, Lucas. Me siento segura y querida por ti. Confío en ti. Parecía complacido por esa sincera declaración. La abrazó cálidamente y pudo sentir el placer filtrarse a través de él. Eso la hizo feliz. Quería que supiese cuánto significaba para ella. Cuánto significaba su protección para ella. —Dijiste excepto una. ¿Te refieres a Cole?

—Sí. Era feliz con Cole. Mi relación con él se parece a muchas de las cosas que más valoro de mi relación contigo. Solo que la nuestra es una versión más adulta de la que tuve con él. Me gusta pensar que si Cole y yo hubiéramos tenido tiempo podríamos haber crecido a algo como lo que tú y yo tenemos ahora. —Y, sin embargo, la idea de que te entregue a él te angustia—murmuró Lucas —Estoy asustada—admitió. —Y confundida. Tal vez un poco amenazada, ¿sabes? Él rozó su boca contra su sien, un simple gesto que sintió que iba directo a su alma. — ¿Por qué, Lucas? ¿Por qué lo estás haciendo? No lo comprendo. Tengo miedo de escarbar demasiado profundo por una respuesta. Antes no había estado dispuesta a preguntar, pero ahora tenía que saberlo. ¿Era una prueba? No estaba segura de que pudiera hacer esto. No lo había hecho para herirla. Nunca creería que Lucas fuera tan cruel. Lo que significaba que tenía una razón específica para enviarla de vuelta a los brazos del hombre que le había roto el corazón.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Respiró profundamente.

100


El Club de las Excomulgadas Él tiró de ella lo suficiente para poder acariciar su mandíbula, su mentón, pasó su pulgar suavemente por sus labios. Tan reconfortante. Así como tan real. —Dijiste que confiabas en mi—asintió sin dudarlo. —Entonces confía en mí, en que siento que esto es lo mejor para ti. Creo que esto es algo que necesitas. No lo haría si pensara que te lastimaría. Puede hacerte sentir incómoda, pero creo que cuando todo haya terminado, esto será lo mejor. La tranquilidad en su voz calmó sus crispados nervios. Confiaba en él. Sin reservas. Nunca había hecho nada sin velar por sus mejores intereses en el fondo.

sería que la tocara de nuevo como lo había hecho una vez. Se preguntaba si aún la deseaba. No había sido capaz de dejar de pensar en él desde la noche que Lucas y ella habían ido a The House. Lo que le había sacudido mucho más que su encuentro con el primer amor, era la culpa que había sentido por pensar en él desde entonces. Lucas lo era todo para ella, y aun así no podía dejar de pensar en un hombre que no debería ocupar sus pensamientos o sus fantasías. El hecho de que Lucas parecía entenderlo solo hacía que la culpa ardiera más fuerte. Que hubiera ido tan lejos como para preparar un encuentro con Cole porque pensaba que era algo que necesitaba, hacía que quisiera acurrucarse en una bola por la vergüenza. —Ren. La suave amonestación de Lucas hizo que mirara hacia arriba, y las lágrimas se acumularon una vez más cuando vio la comprensión reflejada en sus ojos. — ¿Crees que estaría enfadado porque fueras lo suficientemente humana para sentir emoción cuando te enfrentaras a alguien a quien quisiste? ¿Crees que te

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Y la verdad era que ella quería ver a Cole otra vez. Había imaginado cómo

101


El Club de las Excomulgadas castigaría por ser lo suficientemente honesta contigo misma y conmigo por admitir esos sentimientos? Acarició con la mano su mejilla, limpiando el rastro de humedad que goteaba por el lado de su rostro. —Estoy enfadada conmigo misma—se atragantó. —No mereces esto. Me siento tan desleal. Entonces, él sonrió.

en mi camino?—Ella frunció el ceño y negó con la cabeza. — ¿Por qué? —Porque sé que no sientes más que un antiguo afecto por ella ahora. Lucas asintió. —Exacto. Ahora, quizás hago esto para que puedas determinar qué es exactamente lo que sientes por Cole Madison. Creo que es importante, ¿no? Lentamente, ella asintió con la cabeza, maravillada por la lógica y el control de él. Ella era un desastre balbuceante y él era una roca. Siempre su roca. Suspiró y se acurrucó entre sus brazos otra vez, restregando la mejilla contra su pecho. —Gracias—suspiró. —Por comprenderme—Por saber cuándo ser suave, y cuando ser salvaje y fuerte. No dijo esto último, pero él lo sabía. Siempre lo sabía. Lucas bajó el cristal separador para poder hablar con el conductor. —Ya puedes llevarnos a nuestro destino. A juzgar por la cantidad de tiempo que habían estado en la carretera, Ren asumió que Lucas le había dado la orden de que solo condujera. Después de que el cristal subiera, Lucas se inclinó para recoger la ropa que

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

— ¿Te enfadas cuando miro cariñosamente a una ex novia cuando se cruza

estaba tirada sobre el suelo. 102


El Club de las Excomulgadas —Vístete y adecenta tu apariencia. Estoy seguro de que querrás enfrentarte a tu pasado lo mejor vestida posible. Acarició su mejilla y luego recorrió con un dedo sus todavía temblorosos labios. —No muestres miedo, Ren. Muestra a la mujer que conozco tan bien. La mujer en que te has convertido. No tienes nada de qué avergonzarte. Si lo haces, le mostrarás el gran error que cometió alejándose de ti. Ella sonrió y sintió el cálido roce de la confianza mientras se deslizaba necesitaba enfrentarse a Cole antes de seguir adelante con su futuro. Un futuro que esperaba de todo corazón que incluyera a Lucas.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

cuidadosamente de vuelta a su lugar. Tal vez Lucas tuviera razón. Tal vez

103


El Club de las Excomulgadas

Parte Dos: Cole Capítulo Trece Para cuando redujeron la velocidad para girar dentro de la entrada de Cole, Ren había recobrado la compostura, la mayor parte, arreglado su maquillaje y alisado la ropa. Si no fuese por sus aceleradas pulsaciones, podría engañarse a sí

Pero no lo era y nada que se dijera a sí misma cambiaría el hecho de que esa noche, era de Cole Madison. Una nerviosa agitación sobrepasaba a la culpa y la preocupación. Su cuerpo temblaba por una fuerte excitación, y curiosidad. ¿Respondería siquiera a sus órdenes ahora? ¿Poseía los conocimientos necesarios para darle lo que necesitaba ella? Se detuvieron ante la puerta y levantó las cejas cuando el conductor paró y presionó el botón del intercomunicador. Miró por la ventada hacia la oscuridad, pero no pudo ver la casa donde estaban detenidos. Un momento después, la puerta se abrió lentamente y la limusina accedió a los terrenos. El camino de entrada era largo y sinuoso, y sólo después de varios segundos la casa apareció ante su vista. Era hermosa. La luz se proyectaba sobre la casa por una serie de focos en el suelo. La parte delantera estaba compuesta por piedra en lugar de ladrillo. De aspecto rústico y resistente. Exactamente como imaginó que sería la casa que tendría Cole. Por lo que podía ver del terreno, estaba exquisitamente arreglado y profesionalmente cuidado. Nada parecía fuera de lugar.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

misma pensando que esto era otra excitante aventura sexual para Lucas y ella.

104


El Club de las Excomulgadas El conductor se paró en frente de la rotonda delantera de la casa y antes de que Lucas pudiera abrir la puerta, Cole apareció en la parte superior de las escaleras justo fuera de la entrada principal. Ren se deslizó hacia el borde del asiento mientras Lucas salía delante de ella. Durante un momento, su visión de Cole estaba bloqueada pero, después, Lucas se movió a un lado y extendió la mano para ayudarla. Cole estaba centrado exclusivamente en ella, con la mirada clavada. Conforme extendió la mano hacia la de Lucas rezó para que su nerviosismo no la

No importa lo que Lucas había organizado, estaba allí como la posesión de Lucas y no lo avergonzaría, actuando menos que tranquila y controlada. Todo lo que hiciera se reflejaría en Lucas. Ella le representaba en todos los sentidos. Se levantó con elegancia mientras Lucas tiraba de ella lo que le faltaba para salir, la puerta se cerró detrás de ella y escuchó sutilmente a Lucas dar las instrucciones al conductor. Se comió a Cole con la mirada. Se apoyó sobre una de las columnas decorativas del porche delantero, con las manos en los bolsillos de sus pantalones. La postura era de fingida relajación, porque podía ver la tensión en sus ojos. Podía sentirla. Dios, esto era real. Estaba caminado por la acera a la puerta principal de Cole Madison. Estaba allí para pertenecerle durante la velada. Tal vez, incluso la noche. No tenía ni idea de los planes de Lucas. Sólo que tenía que entregarse sin reservas. Las mariposas revolotearon en su estómago, pero esta vez no era por los nervios. La excitación danzaba hacia sus venas. Deseo. Lujuria. Todo ello ante la idea de este hombre poseyéndola incluso por tan breve periodo de tiempo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

traicionara haciendo que temblara.

Lucas le ayudó a subir las escaleras y se detuvieron en frente de Cole.

105


El Club de las Excomulgadas Cole desvió la mirada de Ren como si se resistiese incluso a reconocer a Lucas, pero siguió el protocolo y se dirigió primero al hombre que la poseía. —Lucas, me alegro de que Ren y tú pudierais venir. Lucas extendió su mano y Cole la estrechó mientras los dos hombres intercambiaban saludos corteses. Luego, tomó la mano de ella y Lucas la soltó. Una carga eléctrica se extendió sobre su piel tan pronto como Cole curvó sus dedos sobre los de ella. La

—Ren, estás hermosa. Se ruborizó. En realidad se sonrojó, su rostro se calentó por el placer. Cole bajó lentamente su mano y, luego, hizo un gesto hacia la puerta. —Por favor, entrad. Tan pronto como Ren puso un pie dentro se percató de la innata comodidad que rezumaba de cada rincón. No había nada frío o estéril en esta casa. Era cálida y acogedora. Decorada y amueblada para el confort. Los sofás y las sillas eran de suntuoso y lujoso cuero. Las obras de arte no eran modernas representaciones inexplicables de sólo Dios sabía que. En su lugar, había un rústico ambiente tanto en la decoración como el ambiente que a ella le encantaba. Se veía, y sentía, como Cole. El Cole que recordaba. El Cole que él siempre quiso ser. La tristeza y el pesar llenaron su interior. Quizás esta hubiera sido su casa. O tal vez tenía que aceptar que no estaban destinados a estar juntos.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

levantó en un gesto formal y le dio un beso sobre sus nudillos.

106


El Club de las Excomulgadas Durante un momento, se perdió en sí misma y estuvo a punto de sentarse cuando Cole hizo una seña a Lucas para que se pusiera cómodo. Después de medio paso, se detuvo y se dirigió al medio de la sala de estar para esperar instrucciones. Lucas ya se lo había dicho. Esta noche estaba a las órdenes de Cole. Miró en dirección a Lucas, lo bastante insegura como para querer su tranquilidad. Se la proporcionó con un ligero asentimiento. La aprobación brillaba en sus ojos, ojos que normalmente no expresaban nada delante de otros, pero que sabían en el filo que ella estaba.

encontró con la de él. La intensidad de su expresión envió escalofríos por su espalda. Era una sensación deliciosa saber que estaba siendo cazada. No había ninguna duda sobre el puro deseo en esos brillantes ojos azules. Contuvo la respiración, de repente nerviosa, aturdida, excitada por oír cuál sería su primera orden.

Cole miraba a Ren, su pecho tan tenso que amenazaba con rajarse. Ella estaba aquí. En su sala de estar, en su casa, donde pertenecía. Donde siempre había pertenecido. Estaba aquí, pero pertenecía a otro hombre, y se esperaba de Cole que actuara delante de él para que pudiera ser juzgado. Considerado digno de Ren. Demonios, esto apestaba. No quería compartir a Ren con nadie más. La quería donde nadie pudiera verla, donde pudiera prodigarle su atención. Disfrutar de ella hasta la saciedad. Las palabras de Lucas brillaban en su mente. Ella necesitaba fuerza. Le gustaban los extremos duros. Los anhelaba, los necesitaba. Lo que fuera que ocurriera entre ellos el resto del tiempo que estuvieran juntos, esta noche tenía que

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Con cuidado, se giró en dirección a Cole y levantó la mirada hasta que se

convencer a Lucas Holt que podía hacer saber a Ren que se haría cargo de ella.

107


El Club de las Excomulgadas —Ven hacia mí—dijo, sin hacer un movimiento hacia ella. Le llevó una gran cantidad de disciplina no cargarla sobre su hombro y llevarla a su habitación. Jodido Lucas Holt y sus malditas expectativas. Pero se obligó a sí mismo a mantener la férrea disciplina que mantenía en todas las áreas de su vida. Al parecer, cuando se trataba de Ren, todo lo que sabía le abandonaba. Lo dejaba al descubierto. Ren caminó como flotando sobre los pies los pocos pasos hasta donde el permanecía. Estaba tan cerca que podía olerla. Dulce, un poco exótica, e

Sus miradas se cruzaron y se mantuvieron unidas. Podía ahogarse en esos extraños ojos color verde que ella poseía. —Bésame. Sus ojos se abrieron. Estaba sorprendida por su orden. Sin embargo, con algunas dudas, recortó la distancia entre ellos, presionando su cuerpo contra el de él y se inclinó para apretar los labios contra los suyos. Él inhaló profundamente, asombrado por el ataque a sus sentidos. Tacto, olor, gusto... Dios mío, su sabor. Le tomó su rostro en las manos y, luego, deslizó los dedos por detrás hasta que se enredaron en sus cabellos. La mantuvo cautiva, o tal vez ella le mantuvo en su esclavitud. De cualquiera de las formas, no estaba dispuesto a darse prisa en este momento. Se alimentó de sus labios. Absorbiendo su dulzura. Sus lenguas se restregaron, flirtearon, retiraron y, luego, descaradamente, avanzaron de nuevo. Durante mucho tiempo, había sólo soñado en abrazarla de nuevo. En ser capaz de besarla y saber que era suya.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

infinitamente misteriosa.

108


El Club de las Excomulgadas Sus pulmones gritaban por el aire, obligó a su boca a alejarse y lentamente la liberó. Ella se tambaleó un poco y la cogió entre los brazos, mirando hacia abajo a los perversos tacones de agua que llevaba. Frunció el ceño. —Quítate los zapatos antes de que te hagas daño. Hubo una ligera diversión en su rostro mientras se quitaba los zapatos tipo fóllame, y los dejaba caer al suelo. Como si necesitara que llevara esos zapatos para

—Suenas como Lucas—murmuró. Frunció el ceño, no del todo halagado por la comparación. Ella lo frunció un poco a cambio, con una preocupación destellando en sus ojos. Miedo a disgustarle. Endureció a propósito su expresión, enfadado de haber permitido que ella viera su reacción. —Quítate la ropa. Prenda a prenda. No corras. Puedes dejarlas sobre la mesa al lado de la ventana. Sus mejillas se tiñeron de color y miró hacia abajo. Encontró su timidez tanto atractiva como desgarradora. Le hería que la mujer que solía desnudarse tan descaradamente enfrente de él estuviera ahora tan avergonzada, como si fuera un completo extraño. Se movió hacia ella y tiró de la cabeza de ella hacia arriba, ahora el miedo se agolpaba detrás de su nerviosismo. Ella se lamió los labios, a punto de expresar una disculpa por su vacilación. Él podía leerla tan claramente como si ya hubiera dicho las palabras en voz alta. Él simplemente sacudió la cabeza y, luego, la tomó entre sus brazos. Bajó su cabeza para poder susurrar en su oído.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

él para que la follara... es en todo en lo que pensó en los últimos días.

109


El Club de las Excomulgadas —No tengas miedo de mi, Ren. Me mataría. Nunca te haré daño. Preferiría estar a solas contigo para poder redescubrirnos en privado, pero esta es la petición de Lucas, y la única forma en la que podía tenerte. Ella se relajó entre sus brazos y frotó su mejilla contra su hombro, un movimiento tan dolorosamente familiar que casi le destruye. En lugar de obligarla a obedecer su orden, comenzó a desvestirla él mismo. La última cosa que quería era que estuviera nerviosa a su alrededor. Cualquier cosa que pudiera hacer para mitigar sus miedos e incertidumbres, la haría.

Ella intentó tirar de la falda, pero él puso la mano sobre las de ella. —No. Déjame. He decidido que quiero hacerlo yo mismo. Los dedos de ella temblaban mientras dejaba caer sus manos a los lados. Los nudillos adoraban la suavidad de su vientre mientras bajaba la mano para coger la cintura de la falda con volantes. No estaba seguro de quién se estaba burlando más, él o ella, tiró de la tela hasta que finalmente cayó en el suelo a sus pies. Allí estaba ella, cubierta solo por ropa interior de encaje negro, con una apariencia muy sensual y absolutamente hermosa que le quitó el aliento. No quería respirar. Sólo quería mirar y embeberse de ella hasta emborracharse con nada más que con ella. Ella levantó la mejilla, y por primera vez desde que le había dado la orden, giró la cabeza para devolverle la mirada. Estaba tan excitada como él. La satisfacción era una emoción salvaje que recorría sus venas como una potente droga. Ella lo deseaba. No había forma de disfrazar la verdad en unos ojos que nunca mentían.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Contuvo la respiración mientras desataba la parte superior y la dejaba caer.

110


El Club de las Excomulgadas —Quítate las bragas, sólo las bragas—susurró, apenas audible para el cuello de su camisa. Los pulgares recorrieron el camino hacia abajo hasta que agarraron la delgada tira de su delicado encaje. Hizo un pequeño movimiento con las caderas para facilitar que la tela bajara por sus piernas y casi se atraganta con la lengua. Piel suave y cremosa. Suaves piernas. Las caderas con bastantes curvas para ser condenadamente sexys y un lugar excitante donde descansar sus manos. En la V de esas perfectas piernas había un diminuto triángulo de oscuro desnudos como lo hacía cuando estaban juntos? Nunca olvidaría la primera vez que le había enseñado tímidamente su nueva depilación. Él había pasado horas tocándola, lamiéndola y proporcionándole orgasmo tras orgasmo. Por el rabillo del ojo, vio a Lucas moverse. Simplemente cambió una pierna sobre la otra, pero lo devolvió a la realidad. Un aguafiestas total. Estaba esperando que actuara. Según las normas del otro hombre. Hacía que quisiera sacar los dientes y gruñir como un depredador ante un desafío. Si fuera sólo tan simple... Se alejó de Ren, dejándola permanecer en pie sólo con el sujetador. Sacó un preservativo de su bolsillo, resentido por necesitar usar uno. Lucas probablemente lo hacía sin ello de forma habitual. Si Ren fuera suya estaba tan seguro como el infierno que no habría nada entre su verga y la pura dulzura de su carne. Se sentó en la silla de cuero sin brazos y dejó que sus piernas se separaran. Luego le tendió el preservativo y le hizo señas. Ella fue sin dudarlo y permaneció delante de él, esperando su próxima orden. —Baja la cremallera, chúpamela fuerte y, después, ponme el preservativo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

cabello recortado, y disparó su imaginación. ¿Conservaría sus labios suaves y

111


El Club de las Excomulgadas Los ojos de ella se estrecharon hasta convertirse en rendijas y ardieron con un fuego repentino. Se sonrió secretamente a sí mismo. Todavía le gustaba cuando le hablaba con rudeza y de forma explícita. Se puso ágilmente sobre sus rodillas, su cabello caía hacia delante por encima de un hombro. Sus manos se movieron sobre sus piernas, un sutil roce, antes de desabrochar su bragueta y bajar lentamente la cremallera. Ella tiró de su ropa interior, deslizando la tira sobre su rígida excitación hasta que finalmente la liberó. Su polla saltó fuera y hacia la caliente sujeción de su

Él le había dicho que consiguiera que se pusiera más duro, pero desde el momento en que salió por la puerta principal para verla salir de la limusina, no había sido más que una erección que caminaba y hablaba. Ella bajó la cabeza y suavemente la metió en su boca. Él gimió, sin ocultar el placer que le proporcionaba. Ella realizó un sonido de reconocimiento alrededor de la cabeza de su polla y, después, la chupó más profundo. —Eso es—murmuró. —Buena chica. Eso se siente tan bien. Más profundo. Ahora, mantenla. Sí, justo así. Sintió su temblor alrededor de él, su suave sonido de placer derramado sobre la garganta. A ella siempre le gustó cuando hablaba durante el sexo. Adoraba cuando él le decía exactamente lo que le complacía Enredó los dedos en su cabello, tirando de los mechones hacia atrás para poder ver sus mejillas hincharse y luego succionar alrededor de su polla. Sus ojos estaban medio cerrados, la satisfacción brillaba intensamente en su profundidad. Apenas podía creer que ella estaba allí, entre sus rodillas, su boca alrededor de él. Era una escena que tenía en sus más profundos sueños, los que no admitiría a sí mismo a la luz del día, pero que buscaba todas y cada una de las noches.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

mano. Tan pronto como lo agarró, casi se corre.

112


El Club de las Excomulgadas Debía irritarle o de alguna forma hacerle sentir mucho más joven y menos maduro que los treinta y pico de años que tenía, que a todos los efectos hubiera suspirado por esta mujer durante diez años. Pero todo lo que podía pensar era que, finalmente, estaba allí, con él, donde ella pertenecía. Apretó el cabello que sostenía y, suavemente, tiró de los mechones para poder extenderlo sobre su mano como un cielo de medianoche. —Tú decides cuando es suficiente—le dijo en voz baja. —Después de que coloques el preservativo. Quiero que te sientes a horcajadas y me tomes dentro de

Apenas podía esperar para tenerla en sus brazos. Toda ella. Ella colocada a horcajadas, con su polla enterrada profundamente en su cuerpo, sus brazos llenos de una mujer exuberante y hermosa. Ella trabajó su polla dentro y fuera de su boca varios segundos más y luego, con cuidado deslizó sus labios sobre la cabeza y después se alejó, dejando su polla resbaladiza y brillante con su saliva. Abrió el preservativo, hábilmente lo desenrolló en su rígida longitud y él lo miró, odiando cada centímetro del látex conforme lo envainaba. Luego, ella se levantó, colocándose de pie delante de él sólo con el excitante sujetador que apenas cubría la parte superior de sus pezones. Extendió las manos para tomarla y ayudarla a colocarse a horcajadas sobre él. Se sentó con sus rodillas a cada lado de sus caderas y, después, se inclinó para coger su polla. Él negó con la cabeza y empujó su brazo hacia arriba —Pon tus manos sobre mis hombros y mantente ahí.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

ti. Si no estás lista, dímelo para que pueda prepararte mejor.

113


El Club de las Excomulgadas Él se acopló para colocar su polla en su vagina, frotando arriba y abajo sobre su abertura para martirizarla. Ella dejó escapar un pequeño suspiro y cerró brevemente los ojos. —Abre los ojos—dijo en el mismo tono comedido que había usado con ella hasta el momento. —Quiero verte cuando me deslice dentro de ti, Ren. Quiero que me veas y sepas quién está dentro de ti. —Lo sabré—susurró. Él sonrió. Elevó su cadera poco a poco para que la cabeza de su polla se orden. —Tómame. Sus ojos se abrieron, las pupilas brillaban. Un escalofrío le recorrió y sus dedos se clavaron en sus hombros. —Así es, Ren. Quiero que me folles. Tenemos tiempo de sobra para que te folle. Pero ahora quiero que me montes. Dejó salir un pequeño gemido mientras comenzaba a bajar. Se abrió alrededor de él que dejó salir un ahogado gemido mientras ella le envolvía en su caliente y aterciopelado interior. Movió las manos por esas deliciosas caderas y alcanzó los cachetes de su culo. Justo la correcta cantidad de nalgas suaves. De la forma correcta. Firmes y suave todavía. Sí, era un hombre de culos. Tenía que admitirlo. Pero sus piernas estaban en un cercano segundo puesto. Especialmente con esos zapatos sexyscomo-el-infierno. Estaba decidido a follarla con esos zapatos en algún momento más tarde. Sólo los zapatos y una sonrisa. Se levantó, ayudándole a empujar hacia arriba hasta que la polla estaba casi libre y luego la bajó hasta que estuvo otra vez rodeado de su caliente y húmeda

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

alojara en su interior. Después, se encontró con su mirada y emitió su siguiente

114


El Club de las Excomulgadas seda. El sujetador negro de encaje le estaba atormentando. Mirándole a la cara, la parte superior de sus senos se ahuecaban encima de las medias copas casi desnudando sus pezones. Casi. Y eso era lo que le estaba matando. Puso sus brazos alrededor de ella y deslizó las manos por su espalda para desabrochar el sujetador. En un solo movimiento soltó el enganche y el sujetador se abrió. Lo elevó y levantó los brazos de sus hombros lo suficiente para quitarle el sujetador, y luego la miró ávidamente esas curvas generosas y los oscuros pezones que estaban tan tensos que se habían fruncido en pequeñas cuentas prietas. —Ofréceme tus pechos—dijo—agárralos y guíalos hacia mi boca. Quiero

Ella se estremeció de nuevo y apretó sobre su polla, enviando espasmo de placer hacia su ingle. Luego, dejó caer las manos de sus hombros y agarró sus hinchados pechos con las palmas. Acarició los pezones con la punta del pulgar y, después, se inclinó hacia delante, ofreciéndole uno, manteniéndolo cerca de sus labios. En lugar de tomarlo en la boca, lo golpeó con la lengua y lamió la punta. —Ahora el otro—dijo con voz ronca. Ella se movió para que el otro estuviera allí para que lo cogiera. Esta vez rozó la punta con sus dientes y mordió juguetonamente hasta que emitió otro sonido que rayaba la desesperación. —Pídeme que te los chupe. Tragó saliva, y luego dijo con una voz que apenas era un susurro. —Chúpame los pezones, Cole. Por favor. —Más alto. No puedo oírte—dijo Lucas.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

saborearlos.

115


El Club de las Excomulgadas La cabeza de Ren se levantó y se giró en dirección a Lucas, sus ojos abiertos y culpables. Cole maldijo al otro hombre por la intromisión, pero quizás había sido intencionada. Un recordatorio de su presencia. Lanzó una mirada fulminante en dirección al otro hombre. No había agradecido la interrupción. Mientras pudiera escuchar a Ren, le importaba un comino si Lucas podía o no. No estaba follando con Lucas. Estaba follando con Cole. Entonces, Lucas se levantó y caminó hacia la silla donde Cole estaba

—Dime, Madison. ¿Prefieres su coño o su culo durante los próximos momentos?

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

sentado con Ren a horcajadas sobre él.

116


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Catorce Lo que Cole quería hacer era decirle a Lucas que se fuera al carajo. Esto no había sido parte del acuerdo. Según Cole entendió, Lucas iba a mirar. Nada más. Luego saldría tranquilamente dejándole a Ren por las próximas dos semanas. Y no era que Cole no hubiera estado en algún que otro trío, pero eran por mucho el método de liberación sexual que menos le agradaba. Simplemente no era bueno compartiendo. Podía verle el atractivo. Lo entendió cuando se había unido a Cole. Pero la idea de compartir a Ren lo hizo ponerse todo gruñón y posesivo, y un montón de otras cosas que realmente no quería examinar muy de cerca. Lucas encontró su mirada y con calma él también lo miró. Había algo en los ojos del otro hombre que le decía a Cole que necesitaba sobrellevarlo. Y Lucas no presionó. No insistió. Ni tampoco trató de tomar el control y darle órdenes a Cole. Bueno, porque de haberlo hecho, todo habría acabado. Cole habría echado a Lucas para después llevarse a Ren a su cama donde la habría mantenido atada los próximos veinte años cuanto menos. No, Lucas no estaba siendo prepotente en absoluto. Pero su expresión le decía a Cole que no lo desafiara en esto. Demonios. La idea de girarse y continuar no hizo más que cabrearlo. Recordando también que Lucas había dicho que Ren tenía normas exigentes... Bueno, quizás esto era una maldita prueba que debía pasar para que Ren aceptara todo esto.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Micah para tener sexo con su sumisa, Angelina. Ella había sido una excepción para

117


El Club de las Excomulgadas En tal caso, tragaría un puñado de píldoras amargas si esto significaba tener a Ren. —Ya que estoy en su coño hasta los huevos, creo que tomaré su culo— gruño Cole. — ¿Qué tienes en mente, exactamente? —Exigirá que te acerques e intimes conmigo y ciertas partes de mi anatomía—dijo Lucas perezosamente. — ¿Crees poder manejarlo? —Si estoy en el culo de Ren, realmente me importa un mierda lo que tú

Joder, ¿Lucas era bisexual? Porque de ser así, esto no funcionaría en lo más mínimo. Había visto suficientes vergas. No le molestaba. Podía apreciar el cuerpo de otro hombre con lo mejor de ellos. Pero lo apreciaba mejor cuando estaba follando a otra mujer hasta volverla loca y lo podía mirar. Sí, apreciaba ese tipo de verga. Pero eso no quería decir que la quisiera en alguno de sus orificios. Lucas parecía divertido, casi como si deliberadamente tratara de sacarlo de quicio. Cole no estaba divertido. Sólo quería que Lucas se fuera ya. —Ren, bájate al suelo, los hombros abajo y sube las piernas en el regazo de Cole—ordenó Lucas. Las cejas de Cole se elevaron porque no imaginaba realmente cómo iba a funcionar esta posición, pero aun así consiguió intrigarlo bastante. Ren se levantó, liberando la verga de su coño. Su polla se balanceó hacia arriba, esforzándose por regresar dentro de ella. Aún a horcajadas en su regazo, ella alcanzó sus manos y las estrechó con fuerza. —Bájame—dijo ella.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

hagas—contestó Cole apretando los dientes.

118


El Club de las Excomulgadas Aunque dudaba de lo que hacía con exactitud, la obedeció y la sostuvo mientras ella se inclinaba hacia atrás deslizándose de cabeza hasta el suelo, hasta que sus hombros tocaron la alfombra. Su espalda ahora descansaba entre sus muslos contra la silla, y el culo… Bueno, en posición perfecta. Ahora captaba la idea. Lucas la tomó de las piernas y tiró de ella hacia él, lo que no hizo sino darle a Cole una mejor vista, y ni que decir del acceso a su pequeño culo apretado. Lucas plantó sus pies a ambos lados de la cintura de Ren y se les unió. Forcejeó con su bragueta, sacando su verga con un tirón impaciente. Estaba parado

Santo cielo sí que se veía excitante. En silencio Lucas le pasó un tubo de KY, y Cole no perdió el tiempo en aplicar una cantidad abundante sobre su erección cubierta por el condón. Se enderezó para meter la verga en su pequeño ano pero dudó, mirando a Lucas. Los dos eran hombres grandes. Ella era una mujer pequeña. Con Lucas metido por completo en su coño, su culo parecía más pequeño. —No quiero lastimarla. — ¿Acaso crees que haría algo para dañar a Ren?—preguntó Lucas tranquilamente. Sin señales de ira. Ni ego. Ni orgullo herido. Sólo una simple cuestión que obviamente no esperaba que contestara. Cole presionó hacia abajo, cerrando los ojos al sentir la exquisitez de su carne abriéndose alrededor suyo y tirando de él más profundo. Santo cielo, era estrecha. Sus manos cubrieron esas nalgas rellenas. Las junto con sus manos,

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

sobre la vagina de Ren, y se deslizó dentro con un fuerte empujón.

apretando y masajeando mientras empujaba más fuerte. 119


El Club de las Excomulgadas Tras un momento en que su cuerpo combatió la invasión, se abrió alrededor suyo y él se deslizó hasta el fondo. —Ahora fóllala—dijo Lucas. —No recibo órdenes tuyas—gruñó Cole. —Lo harás hasta que la deje a tu cuidado—dijo tranquilamente Lucas. — Ahora fóllala. Muéstrale los bordes duros ahora que ha visto los más suaves. Dale lo que quiere, Madison.

cumplió con la solicitud. Comenzó a clavarse en el culo de Ren, mientras Lucas montaba su coño con embates rápidos y despiadados. —Ella no se correrá—dijo Lucas mientras se movían al unísono. —Todavía no. No hasta que me haya ido. Una vez que hayamos terminado, serás tú el que le dé el placer que se merece. Algo del enojo de Cole desapareció. Empezaba a comprender que se trataba de un tipo de ritual. Uno que no entendía enteramente pero era un rito de cesión nada menos. Lucas tomaba en serio su compromiso con Ren. Incluso ahora él la inducía hacia el dominio de Cole. Le desconcertaba Cómo podría alejarse simplemente, pero él mismo se había ido una vez así que no estaba en posición de juzgarlo. Más aún si se preocupaba tanto por lo que era lo mejor para Ren. Durante varios largos minutos, la embistieron sin descanso. La follaron sin piedad y ella pareció encantada en todo momento. Alternando entre suaves quejidos de placer, pequeños gemidos contenidos y gruñidos de frustración cuando ellos postergaban su orgasmo. La cara de Lucas se puso más tensa y luego le dijo a Cole entre dientes: —Sal.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Queriendo tan solo deshacerse del otro hombre lo antes posible, Cole

Sin analizar el por qué, Cole se deslizó fuera del culo de ella. 120


El Club de las Excomulgadas —Mantenla abierta—dijo Lucas. Cole la agarró de las nalgas y las separó, de forma que su apertura se abrió al máximo estirada por su ruda posesión Entonces Lucas salió de su coño y se rodeó la verga con la mano, masturbándosela con pequeños movimientos rápidos. El semen chorreó en su culo, la mayor parte deslizándose en su abertura. Soltó dos chorros más y luego se deslizó ágilmente en su coño, clavándose mientras

—Ahora fóllala—dijo Lucas roncamente. Cole entendió que esto era simbólico. Una especie de marca. Lucas la marcó como suya en la forma más íntima que pudo antes de ponerla al cuidado de otro hombre. Raramente estimulado y excitado enormemente de solo pensar en forzar el semen de otro hombre en el cuerpo de ella con su verga, Cole se acomodó y luego se hundió a fondo, impulsando el líquido dentro de ella. —Ahora córrete—dijo Lucas cuando sus embates se hicieron más lentos. Cole no necesitó que se lo dijera otra vez. Estaba tan cerca que el más leve toque lo enviaría en espiral al abismo. Apretó su mandíbula y después lanzó sobre ella. Media docena de duros embates y se estaba corriendo y corriendo hasta que creyó que la cabeza de su verga había estallado. —Levántala pero quédate dentro mientras me despido—dijo Lucas suavemente.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

continuaba corriéndose en ella.

121


El Club de las Excomulgadas Cuando Cole obedeció y tiró de Ren para sentarla en su regazo, con la verga todavía clavada a fondo dentro de su culo, ella abrió los ojos con alarma. Y pánico. Miró desesperadamente a Lucas sobre su hombro, y era obvio que él no le había contado su acuerdo con Cole. O al menos no todo. Cole maldijo por lo bajo.

Ren miró a Lucas, segura de no haberle escuchado correctamente. ¿Despedirse? ¿Qué significa eso exactamente? No se atrevía a moverse. Ni a saltar

Esperó. Muriendo un poco con cada aliento. Lucas fue a su lado y luego se inclinó hacia adelante y tomó su rostro en sus manos. Su toque era exquisitamente suave, su expresión tierna mientras bajaba su boca para rozar sus labios. —Obedecerás a Cole como me obedeces a mí. Complacerás a Cole como me complaces a mí. Dentro de dos semanas volveré por ti. Ella cerró los ojos ante la súbita puñalada de dolor. Pero él besó cada párpado cerrado y le ordenó con un susurro que lo mirara. Sus párpados pestañearon abriéndose y acarició su pómulo con el pulgar. Cuidadosamente abrió el broche de su collar de platino hasta que cayó en su mano. Oh Dios, no, él no estaba. ¡Él no podía! Observo impactada como le quitaba el collar del cuello. El temor y la incertidumbre la arañaron. Era peor que cualquier látigo o azote. Se sentía desnuda y por lo tanto muy vulnerable. Despojada. Ya no tenía un signo tangible de su propiedad. Él se volvió para colocarse la ropa y recomponer su apariencia.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

del regazo de Cole como de pronto sentía la urgencia de hacer.

122


El Club de las Excomulgadas Su corazón iba y venía, golpeteando dolorosamente contra su pecho. Contuvo el aliento hasta que se sintió mareada. No te vayas. Quería decirlo en voz alta, pero en vez de hacerlo se mordió el labio hasta que probó su sangre. Era como revivir el día en que Cole se marchó lejos de ella nuevamente. No se dio cuenta de lo lastimada que podía sentirse todavía hasta que vio a Lucas

¿Se había cansado de ella? ¿Era esta su manera de asegurarse que estaría atendida? ¿Entregándola a un antiguo amante que alegaba sentir aún algo por ella? ¿Se molestaría Lucas siquiera en volver en dos semanas, como había prometido, o era todo un pretexto para evitar una despedida incómoda? Solo cuando él dejó la habitación una lágrima resbaló por su mejilla. Sus respiraciones oprimían dolorosamente su pecho. Cole maldijo suavemente y le rodeó el cuerpo con sus brazos, tirando de ella contra su pecho. La sostuvo cerca, envolviéndola con su calor. Apoyó la mejilla contra el lateral de su cabeza y luego con cuidado la acomodó a su cuerpo. Ella se estremeció mientras él salía de su culo. Su deseo se había esfumado en el momento en que Lucas había mencionado la palabra adiós. Estaba congelada, atrapada en un terreno baldío. No quería tener sexo con Cole. Quería estar con Lucas. Quería que él fuera el que cuidara de ella y le ordenara. Suavemente, Cole la giró en sus brazos y luego la acunó cerca, su mano acariciando suavemente su cabello. Él no dijo nada. Simplemente la sostuvo apoyando la barbilla en su cabeza. —Lo siento—dijo simplemente. —Nunca fue mi intención hacerte daño.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

alejarse de ella sin siquiera mirar hacia atrás.

123


El Club de las Excomulgadas No, sentía que estaba tan sacudido como ella con la repentina partida de Lucas. Lo que no sabía era si esto era un arreglo predeterminado, o si Cole estaba molesto únicamente por cómo lo había manejado Lucas. De cualquier manera, ahora pertenecía a otro hombre durante las dos próximas semanas, y en el fondo

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

temía que Lucas no volviera por ella. Nunca.

124


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Quince Ahora que Lucas se había ido, Ren sintió que la incomodidad descendía. No estaba segura de lo que se suponía que hiciera. Cómo se suponía que se sintiera. Era una persona directa, franca, pero ahora, lo último que quería era hablar de sus sentimientos. Primero tomaría ácido. Ya podía sentirse derrumbándose. Los límites parecían desmoronarse. Odiaba esta sensación. No se había sentido así desde que huyó de su última seguridad. Oh Dios, ¿y si él no regresaba? ¿Y si, simplemente se alejaba como Cole? Y, entonces, la voz de Cole. Afilada. Escueta como un látigo. Crujió. Cortó en sus pensamientos dispersos y la instó a reaccionar. —Levántate. Parpadeó, pero se apresuró a obedecerlo. —De rodillas. Se hundió de rodillas y bajó su mirada al suelo. —Mírame. Ella levantó su mentón lo suficiente para poder mirarlo a los ojos. Él también la miraba. Duro. Determinado. — ¿Quién es tu dueño ahora, Ren? —Tú—dijo quedamente. —Entonces vamos a establecer algunas cosas.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

relación y había estado tan desesperada por restablecer sus parámetros. Su red de

125


El Club de las Excomulgadas Estaba tan agradecida que las lágrimas inundaron sus ojos. ¿Sabía él cuánto necesitaba esto? Necesitaba esta dirección. Este enfoque. Necesitaba la disciplina. Necesitaba que fuera firme, porque si fuera gentil ahora, se derrumbaría. Deseaba la protección y seguridad de su dominio. Necesitaba con desesperación restablecer los límites y saber su lugar. Se levantó, quitándose el condón de su menguante erección. Cruzó la habitación, dejándola de rodillas frente al sofá. Tras tirar el condón, se volvió a poner sus pantalones y entonces permaneció allí, recorriendo a Ren con su mirada.

—Ve al centro de la habitación y arrodíllate. Se puso de pie y caminó al centro con piernas temblorosas y se arrodilló sobre la afelpada área alfombrada. Ocurriéndosele que él no quería que estuviera arrodillada en el piso duro de madera, como había estado. Su pánico y ansiedad se aliviaron un poco. —Por las próximas dos semanas, me perteneces exclusivamente a mí, Ren— dijo con una firme y tranquila voz que le provocó escalofríos por la columna. Había acero en esa voz. Una promesa oscura que la excitó y le aseguró al mismo tiempo. —Harás lo que te mande sin dudar. Tu cuerpo es mío. Tú eres mía. ¿Entendido? —Sí—susurró. —Me contestarás algunas preguntas y luego discutiremos tu alojamiento aquí, así como mis expectativas. Asintió en aceptación.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Era como si le acariciara con su mano.

— ¿Usabais tú y Lucas una palabra segura?

126


El Club de las Excomulgadas —Lo hicimos al principio. — ¿Y ahora no? Negó con la cabeza. —Confío en él. Me conoce mejor que yo. Todavía podría usarla. Es decir, no es que él la ignorara. Es sólo que nunca he tenido que usarla. —Debes elegir una conmigo. Su corazón se retorció. Su mente se rebeló. Lógicamente entendía y relación, siempre habían puesto límites. Y establecido una palabra de seguridad. Cole y Lucas habían sido los únicos dos hombres en quienes había confiado plenamente alguna vez, sin embargo, algo dentro de ella se resistía a la idea de que aún ahora Cole pudiera lastimarla. Lo miró más a fondo, estudiando el conjunto de su boca firme y sus ojos azul intenso. —Fue un accidente, Cole—ofreció suavemente. —Sé que nunca me herirías. Él se estremeció. Luego se recuperó y su mandíbula se apretó como si ella lo hubiera encolerizado. —Eres una tonta si confías en mí tan ciegamente. No soy el mismo hombre, Ren. Soy muchísimo más duro. —Bien. Su ceño se frunció. Lo tomó por sorpresa su respuesta. Ella levantó su barbilla. —No lo quiero fácil. Nunca lo he querido fácil.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

aceptaba incluso la necesidad de una. Cada vez que había iniciado una nueva

127


El Club de las Excomulgadas Por un momento no dijo nada. Luego acortó la distancia entre ellos, mirándola desde su impresionante altura. —Tu palabra segura, Ren. Escógela ya. —Lucas. La palabra cayó entre ellos, y qué apropiada palabra de seguridad era. Era un nombre que nunca invocaría con Cole, a menos que estuviera justo en su límite. Era también el nombre del hombre con quien se sentía más segura.

lo mismo que irse, o mejor dicho que regresar con Lucas. Los ojos de Cole brillaron con comprensión y juraría que vio aprobación —Inteligente—dijo, confirmando sus sospechas. —Muy bien. Lucas será tu palabra de seguridad. Él tocó su cara, recorrió su pómulo con el pulgar y luego dejó caer la mano lejos de ella. —Estás más hermosa que nunca. Tan hermosa como eras de jovencita, te has convertido en una mujer mucho más impresionante. Un calor fluyó a través de sus venas ante su evaluación sincera y franca. —Pasarás cada minuto de las próximas dos semanas conmigo. La única excepción serán las veces que trabajes. Por la mañana, te mostraré el lugar que he acondicionado para que lo uses. Lucas dijo que hará arreglos para que te envíen tus cosas. En lugar de estar feliz por la previsión de Lucas, únicamente estaba más convencida de que se trataba de su adiós. La tristeza se deslizó en su pecho hasta que cada respiración le dolía.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Lo vio comprender que si alguna vez ella usaba su palabra de seguridad sería

128


El Club de las Excomulgadas —Sin embargo no utilizarás el trabajo para evitarme—agregó suavemente. —Dormirás conmigo. Comerás conmigo. Irás a dónde yo vaya. ¿Entendido? Ella asintió en conformidad. —Lo más importante, Ren. Serás honesta conmigo en todo. —No tengo razón alguna para mentir. —Puedes levantarte. Es tarde y te ves cansada y trastornada. Le horrorizó que pudiera ver claramente a través suyo después de sólo unos entonces, por supuesto, Cole siempre había sido bueno leyendo su estado de ánimo, sabiendo al momento en que algo estaba mal o si ella simplemente no parecía ella misma. Al igual que Lucas ahora lo hacía. Todo había empezado con Cole. Se puso de pie pero no caminó hacia él. Estaba desnuda y vulnerable, sus emociones y lealtad divididas y dispersas como piezas de un rompecabezas. Y luego se las arregló para tomarla desprevenida nuevamente. —Bésame, Ren. Había algo extraño en su voz. Un hilo de ternura que subrayaba la orden. Fue el leve dolor en su tono el que se abrió paso hasta su mismo corazón. Caminó hacia él, se pegó cerca de su cuerpo y entonces se levantó de puntillas echándole los brazos alrededor de su cuello. Por supuesto que podía besarlo sin tocarlo o abrazarlo, pero un beso así sería impersonal. Frío. Sin corazón.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

pocos momentos de estar con ella. No habían estado juntos en años. En ese

129


El Club de las Excomulgadas No importaba que hubieran pasado tantos años. O que él le hubiera herido insoportablemente alejándose de su vida. No podía pretender que él no le importaba o que no luchaba todavía contra sus sentimientos hacia él. Verlo nuevamente le había estremecido. Había revivido muchas cosas que había pensado que estaban enterradas para siempre. Lucas lo había sabido. Lo había visto y reconocido incluso si Ren no lo había hecho. Sabía lo que Cole había significado para ella y lo que podía significar ahora y por eso le había entregado a un hombre al que una vez amó, que quizás aún

Presionó sus labios a la firme línea de la boca de Cole y suspiró cuando la familiaridad del gesto trajo viejos recuerdos rugiendo de vuelta. Al principio le preocupaba haber hecho algo mal porque él se quedó tan inmóvil. No podía incluso sentirlo respirar. Cuando empezó a retirarse para mirar su reacción, sus brazos la rodearon, y la atrajo contra él. Una mano se deslizó hacia abajo sobre la curva de su trasero para ahuecar su nalga. La otra se enredó en su pelo y sujetó su nuca, manteniéndola en su sitio mientras hundía la lengua en su boca. —Ren. Su nombre se deslizó de sus labios, fue tragado por ella, pero lo escuchó, lo sintió, hasta el centro de su alma. Era el más tierno de los halagos. Una sola palabra, arrancada de su garganta, le decía más que otras cien que la había extrañado. Que había sufrido por ella, que aún sufría por ella. —Abrázame. Esta vez la solicitud procedía de ella. No era una orden. Era una suave súplica, una que no tenía derecho a hacer. No había expuesto plenamente lo que

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

amaba.

130


El Club de las Excomulgadas esperaba de ella, pero se le escapó. Hasta que lo dijo, no había tenido ni idea de cuánto lo deseaba y lo necesitaba. No le dio ninguna reprimenda. Ningún recordatorio de su autoridad o su control sobre ella. En cambio simplemente la cogió en sus brazos, sujetándola como si fuera preciosa y frágil. Mientras la miraba a los ojos, se dio la vuelta y salió de la sala. Subió las escaleras y ella clavó la cara contra su cuello, inhalando su aroma, permitiendo que su calor y fuerza la envolvieran.

él accionó un interruptor en cuanto atravesó la puerta y la lámpara de la esquina se encendió, proyectando una luz tenue sobre la habitación. Perfecta. No demasiado brillante pero suficiente como para que no estuvieran envueltos en la oscuridad. Cuando llegó a la cama enorme en el centro de la habitación, cuidadosamente la colocó sobre el suave colchón. —Ponte cómoda—dijo en voz baja. —Tan pronto como me desnude, vendré a la cama. Y te abrazaré como has pedido.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Entraron en una gran habitación que debía ser la principal. Usando su codo

131


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Dieciséis Ren miró a Cole desaparecer en el baño y se deslizó en la cama, escondiendo su cabeza bajo las almohadas. Miro a través de la habitación sin ver realmente nada mientras trataba de procesar todo lo que había ocurrido esa noche. Ahora que el dolor inicial y la confusión habían pasado, estaba furiosa. ¿Cómo pudo Lucas hacerle esto? ¿Sin ni siquiera avisarla? Oh claro, le había a casa de este, pero no le dijo nada de dejarla con él. Se sentía traicionada y esa traición le dolía más de lo que podía haberse imaginado. Por un momento el pensamiento de que no le debía nada a Lucas cruzó su mente, que su abandono no le daba ninguna razón para obedecer su orden de quedarse con Cole por dos semanas, al cabo de las cuales Lucas podría o no regresar. Pero al mismo tiempo no podía creer que Lucas hubiera hecho esto para herirla. Fuera o no esa su intención el resultado era el mismo. Sin embargo no podía evitar pensar que lo había hecho pensando de corazón que era por el bienestar de ella. Suspiró y cerró los ojos. Después de un año de sentirse tan… fuerte. Reconstruida. Segura y cómoda en su piel de nuevo. Ahora se sentía a la deriva y odiaba no saber su camino. Era una persona que sentía gran placer en la rutina y los rituales. Su percepción de ella misma y su confianza habían sido golpeadas en su última relación. Había dejado algún daño irreparable antes de acabar, sin embargo le había tomado un buen tiempo sobreponerse a los efectos.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

dicho que tendría relaciones sexuales con Cole unos minutos antes de que llegaran

132


El Club de las Excomulgadas No quería volverse a sentir así. Nunca. Era más fuerte de lo que esa mujer había sido. Pero ahora Lucas ponía a prueba la fortaleza que tanto le había costado construir. La cama se hundió y sus ojos se abrieron de inmediato. Había estado tan perdida en sus pensamientos que no se dio cuenta que Cole había regresado. Tal descuido solo le ganaría su censura. Sin embargo no se lo mencionó. Sencillamente deslizó sus brazos alrededor de su cuerpo y la acercó hasta que su espalda se amoldó a su pecho.

Se puso rígida por un momento mientras captaba el significado de sus palabras. Era como si los últimos años no hubiesen existido y fueran jóvenes de nuevo. Inseparables. Listos para conquistar el mundo de la mano. Ren y Cole. Oh Dios, no podía manejar esto sin derrumbarse. Se volvió en sus brazos y se aferró a él mientras hundía la cara en su pecho. Lágrimas calientes corrieron por sus mejillas hasta la piel desnuda de él. La sujetó contra él, sosteniéndola muy cerca, un pierna posesivamente alrededor suyo como si la estuviera protegiendo del mundo. Era una afirmación clara. Nada puede herirte aquí. Era un gesto tan familiar que envió una nueva ola de dolor a su corazón. — ¿Cómo pudo hacer esto?—susurró ella. Cole besó su frente mientras acariciaba su cabello. — ¿Cómo pudo simplemente irse? ¿Especialmente cuando sabe lo mucho que me dolió cuando tú hiciste lo mismo? Cole se puso tenso. Su mano se detuvo en su cabeza y la barbilla que

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Puedes hablar conmigo Ren.

descasaba contra su frente se movió cuando se echó hacia atrás.

133


El Club de las Excomulgadas Luego suspiró. —Ren, no puedes esperar que defienda al bastardo. No es ningún secreto que yo te deseaba. Ella se levantó sobre un codo y miró fijamente a los ojos de Cole. Se limpió tan furiosamente las lágrimas, impaciente y enojada por permitirle ver que tan devastada estaba. —Contéstame esto, Cole. ¿Me habrías entregado a otro hombre? ¿Me habrías llevado a la casa de otro hombre y dicho tómala, es tuya, volveré en dos

—Ven aquí—dijo suavemente, atrayéndola de nuevo hacia él. Dejó su mano vagar por su cadera y por su pierna antes de recorrer de nuevo el camino hasta el hombro. —No puedo pretender saber lo que Lucas estaba pensando. No conozco al hombre. Tú lo conoces malditamente mejor que yo. No puedo sentirme tan indignado como tú porque he conseguido precisamente lo que quería. A ti. — ¿Habrías hecho lo que él hizo?—insistió. —Demonios no. Pero tal vez soy un bastardo más egoísta que él. Tal vez siente que está haciendo lo mejor para ti. Yo, por otro lado, iría al infierno y de regreso antes de entregarte voluntariamente a otro hombre. Te dejé ir una vez Ren. Si piensas que me voy a echar para atrás y dejar que salgas de mi vida esta vez, estás equivocada. Lucharé con todo lo que tengo. Las palabras dichas con tanta determinación se deslizaron en las pequeñas grietas de su corazón como alcohol sobre una herida. —Él no lucho por mí—susurró. —Sólo me dejó. Como lo hiciste tú antes.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

semanas?

134


El Club de las Excomulgadas —No te voy a dejar ir ahora Ren. Estoy aquí. ¿Has considerado que Lucas sencillamente te está dando tu espacio para que puedas decidir? Me mata darle algún crédito, pero creo que solo quiere que seas feliz. Definitivamente no te entregó a mí porque tenga alguna clase de afecto hacia mí. Ren llevó su cabeza hacia atrás de nuevo y acarició la cara de Cole. Recorrió los huesos de su rostro y suavemente rozó su boca con las yemas de los dedos. —Sí, me entregó a ti por dos semanas. Sabe que te amé. Y quiere que elija. ¿Se le ha ocurrido a alguno de vosotros que no importa a quien escoja, que será

Cole frunció el ceño —Me siento manipulada, Cole. Siento como si me dijeran que esto debería ser sencillo. He estado con Lucas por un año. Confío en él tanto como confiaba en ti cuando estuvimos juntos. Te amaba con todo mi corazón. Estuve desolada cuando me dejaste. Lo que Lucas y yo tenemos es indefinible. Lo que tú y yo teníamos era igualmente indefinible. ¿Se supone que tengo que estar contigo dos semanas y luego tranquilamente escoger entre los dos hombres que han significado más para mí que cualquier otro hombre con el que he tenido una relación? —No puedo mantenerte aquí contra tu voluntad—dijo Cole suavemente. — No te detendré si sales por esa puerta. No era lo que esperaba que le dijera. Sus hombros se hundieron como globos desinflados. Rodó sobre su espalda y miró fijamente el techo. Él había puesto la pelota en su tejado. Era cierto. Podía ceder todo el poder en una relación al hombre, pero era su elección. —Toma tu decisión Ren. Te daré esta noche para lidiar con tu enojo. Esperaré tu decisión por la mañana. Si decides marcharte me aseguraré que llegas a donde quieras ir.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

devastador para mí?

135


El Club de las Excomulgadas Ella levantó su mano para tocar su cuello donde había estado el collar durante un año. Sus dedos temblaron contra su piel desnuda. — ¿Y si me quedo? —Si te quedas te someterás a mí. Sin reservas. Sin preguntas. Serás mía por las dos semanas enteras. — ¿Y después qué? Él rodó sobre su costado para mirarla a la cara. Ella lo miró para

—Después tendrás una decisión que tomar.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

encontrarse con la intensidad que reflejaban esas dos piscinas azules.

136


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Diecisiete Cole no hizo ningún movimiento hacia ella a pesar de haber dormido en la misma cama. No exigió nada de ella. De hecho, ni siquiera la tocó. Después de decirle que tendría que tomar una decisión, sencillamente se volvió sobre su costado, apagó la lámpara y se preparó para dormir. Ella por otro lado se mantuvo despierta, mirado a la oscuridad mientras contemplaba su situación.

primera vez que la estaba entregando a Cole, sus emociones habían estado en un torbellino. Nada había estado bien desde la noche en The House cuando Cole había entrado de nuevo en su vida. Era difícil ver más allá de su dolor y la traición, pero después de mirar al techo toda la noche, estaba empezando a entender lo que Lucas había visto en ello. Y porqué había tomado la decisión que tomó. Lucas no era del tipo que pidiera atención. O lealtad. Si estabas con él, sí, él esperaba tu absoluta atención, tu fidelidad y tu obediencia. Pero no te hacia hacer nada que no estuvieras comprometida a hacer. Debía saber lo que la reaparición de Cole le había hecho a ella. Su distracción no debía de haberle agradado. Lo que la sorprendió más fue la forma en que lo manejó. Con tanta delicadeza y comprensión. ¿No estaba enojado? ¿No le preocupaba perderla? ¿O estaba resignado? ¿Acaso le importaba el resultado? Era acaso que como Ren temía, él simplemente había decido que era tiempo

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Estaba completamente perpleja con la situación. Desde que Lucas le dijo por

de seguir adelante. 137


El Club de las Excomulgadas Y si ese era el caso, porque estaba ella gastando tanta angustia mental en su deserción. Porque lo amas. Ese reconocimiento la asustaba. No se había permitido amar a nadie después de Cole. Y no era que Cole la hubiera arruinado para el resto de los hombres para toda su vida, bla, bla, bla. Había estado con varios hombres después de él. Hombres que la habían satisfecho. Hombres que ni siquiera se habían acercado a hacerlo. La mezcla usual de perdedores y ganadores en la vida de una

Lo que pasaba era que ninguno la había conocido como Cole. Ninguno había logrado llegarle al corazón como él lo había hecho. No hasta Lucas. Y ni siquiera estaba segura de que él lo hubiese planeado así. Simplemente lo hizo. La entendía. Y si amaba a Lucas, lo cual estaba bastante segura que hacía ¿Por qué ver a Cole la había hecho sentir como si cayera en picado? Porque lo amas también O por lo menos había amado al hombre que Cole había sido. Amaba el recuerdo de quien había sido él y lo que había significado para ella. ¿Quién sabía si era aun el mismo hombre? ¿Acaso seria un mejor hombre? Lagrimas de frustración ardían en sus párpados. Había tenido más emociones en los últimos días de las que había tenido en años. Había sido muy cuidadosa en mantenerse firme. Calmada. Controlada. No le gustaba sentirse desequilibrada y fuera de control.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

mujer.

138


El Club de las Excomulgadas Entendía, o por lo menos creía que entendía, la decisión de Lucas ahora. Quería que ella enfrentara su pasado. Quería que manejara el tema de Cole antes de que pudiera avanzar hacia el futuro. Con Lucas. Era eso o que había visto la oportunidad de asegurarse que Ren estuviera cuidada antes de seguir adelante como lo había hecho con tantas de sus otras relaciones. No sabía qué era lo que tenía Lucas que lo imposibilitaba a comprometerse en relaciones a largo plazo. Había sido sincero desde el principio, su acuerdo no era

Sin embargo conforme pasaba el tiempo y parecía que él estaba contento, ella se olvidó de que ese era un arreglo temporal. Había bajado la guardia. Se permitió enamorase de un hombre que sabía no podía tener. Estúpida. Se volvió suavemente para mirar la parte de atrás de la cabeza de Cole mientras una pálida luz se filtraba y suavizaba la habitación. Cole la deseaba. No podía mentirse a sí misma y decir que no seguía teniendo fuertes sentimientos hacia él. Los tenía. Él se lo expuso claramente. La deseaba. Lucharía por ella. Nunca la entregaría a otro hombre como Lucas lo había hecho. Además le había ofrecido la clase de relación que ella quería y necesitaba. ¿Cierto? Tenía dos semanas para averiguarlo. Dos semanas en las cuales podía explorar una relación con Cole y averiguar si Lucas vendría por ella o no. Y si, luego tenía que tomar una decisión. Una decisión que desde ahora le

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

permanente, no podía serlo.

estaba haciendo doler el corazón. 139


El Club de las Excomulgadas ************* Ella sintió cuando él se levantó de la cama. Lo hizo en silencio para no despertarla, pero ella no se había dormido. Estaba dándole la espalda y cerró brevemente los ojos, no queriendo que supiera que aun estaba despierta. Cuando lo oyó entrar al baño abrió los ojos y tomó una respiración profunda. Por las siguientes dos semanas ella haría esto. No habría medias tintas. Ningún tipo de cosa intermedia. Ella necesitaba, anhelaba, una posesión total. La seguridad y comodidad de un amante completamente dominante.

supiera cuando no empujarla demasiado. Lucas había sido ese hombre. Pero también lo había sido Cole. Se obligó a sí misma a levantarse y a salir de la cama, sus pies se flexionaron cuando tocaron el piso de madera. No había alfombra o tapete que suavizara su posición de rodillas, pero no importaba. Su incomodidad no era importante. El mensaje que le enviaría a Cole lo era. Completa obediencia. Completa sumisión. Por dos semanas era de él para que le ordenara. ¿Después? No se atrevía a pensar en el futuro. Había demasiado que no sabía y tenía miedo de pensar en el posible resultado. Caminó desnuda alrededor del pie de la cama y se volvió hacia la puerta del baño. Se hincó elegantemente sobre sus rodillas, las palmas de la mano descansando hacia arriba sobre la parte superior de los muslos, su mirada hacia el frente esperando a que Cole regresara. No era posible que malinterpretara el significado del gesto.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Necesitaba la rigidez y la estructura pero también necesitaba un hombre que

140


El Club de las Excomulgadas Varios, largos minutos después, había casi cerrado sus ojos cuando escuchó la puerta abrirse. Mariposas revolotearon en su estomago, pero se obligó a levantar la barbilla para poder reunirse con su mirada en el momento en que la viera. Él frunció el ceño No era exactamente la reacción que esperaba. —Jesús, Ren. Tus rodillas. ¿Cuánto tiempo has estado arrodillada así? Se lanzó hacia adelante, se agachó y suavemente la puso sobre sus pies. Se

La llevó de regreso a la cama y la depositó en el borde. Él tenía una toalla envuelta alrededor de su cintura y su cabello seguía húmedo después de la ducha. Una sola gota de agua recorría su costado y ella tuvo la loca urgencia de recogerla con la lengua. Para aumentar su asombro, él se arrodilló en frente de ella para que pudieran estar al mismo nivel. Todo su ser rechazó la imagen de él arrodillado enfrente de ella. Lo miró fijamente sin idea de cómo reaccionar o que decir. Él toco su mejilla y suspiró. —Agradezco el sentimiento. Y lo entiendo. Me siento malditamente aliviado. No me malinterpretes, la imagen de ti sobre tus rodillas me volvió loco. Pero no quiero que sufras. Tengo un duro piso de madera en la habitación. No puede ser cómodo para ti. —Quería que lo supieras—Empezó a susurrar. Él asintió. —Sé que lo querías. Soy yo, ¿recuerdas? Creo que me temblaron un poco las rodillas cuando abrí la puerta y te vi. Me llevó de regreso a tiempos mejores. De

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

tambaleó un poco, sintiéndose sorprendida por su reacción.

cuando éramos jóvenes y estábamos juntos, probando algo nuevo y poderoso. Me

141


El Club de las Excomulgadas sentí tan agradecido de que no te levantaras y te fueras mientras estaba en la ducha. ¿Sabes lo difícil que fue para mí no salir corriendo para ver si seguías ahí? ¿Tomar calmadamente una ducha y afeitarme mientras tenía un nudo en el estómago porque tenía miedo que te fueras? —Me quedé. Soy tuya. Él ahuecó su mejilla y se inclinó hacia ella, rozando sus labios con los suyos. Al principio fue solo un leve roce. Se acercó de nuevo, fusionando su boca con la de ella. Los labios de ella se separaron con un suspiro y él introdujo su lengua hasta

Mientras se separaba, él murmuró: —Oh sí Ren. Tú eres mía. Y no lo dudarás ni por un momento. Se levantó y tiró de la toalla que tenía alrededor de la cintura. Era un hombre tan bello. Había perdido la suavidad de la juventud y en su lugar había un hombre musculoso, más duro, que la hacía babear. Su polla estaba dura, elevándose hacia su ombligo desde un nido de vello castaño, casi tan rubio como el resto de él. —Trae un condón de la mesita de noche y pónmelo—dijo en una voz tensa, apenas contenida. Ella se deslizó fuera de la cama y se apresuró a hacer lo que le ordenaba. Lo quería de nuevo dentro de ella. La noche anterior se sintió… ensayado. Casi como si estuvieran montando un show para satisfacción de Lucas y tal vez Cole lo había hecho. Hoy, no había nadie más que Cole y Ren. Sin Lucas. Sin pretensiones o incomodidades.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

que probó el sabor mentolado de la pasta de dientes.

142


El Club de las Excomulgadas Ella rompió el paquete de un condón y se sentó de regreso al frente de Cole. Su erección estaba al nivel de su boca, sin embargo no parecía que él tuviese intensión de hacer que ella lo complaciera con sus labios y lengua. Con dedos temblorosos, desenrollo el látex a lo largo de su rigidez. Automáticamente su mirada encontró la de él mientras esperaba su próxima orden. —Acuéstate, separa tus muslos y dobla tus rodillas de manera que las plantas de tus pies estén sobre el colchón. Luego ábrete y sostén las rodillas. Ella se inclinó hacia atrás, agarrándose de las rodillas mientras las plantas de vulnerable pero increíblemente excitada. Él recorrió con la punta del dedo desde su clítoris hasta su coño y luego lo introdujo hasta el nudillo. Ella se sacudió violentamente, sus caderas separándose del colchón en respuesta. —Mantente abierta—espetó cuando aflojó las rodillas. Aseguró su posición e inhaló fuertemente cuando Cole bajó su cabeza y la colocó entre sus muslos abiertos. Oh Dios. Él le dio el más tierno beso en su abertura y luego perezosamente deslizó su lengua hacia arriba hasta que rodeó el clítoris. Sus dedos se hundieron en sus rodillas, batallando para mantener la posición cuando todo su cuerpo gritaba de placer. La lamió de nuevo, dándole largos y sensuales golpes con su lengua. La rugosidad de esta sobre la piel sensible y tierna la estaba llevando a la locura. Se estremeció de pies a cabeza y estaba a un suspiro de estar completamente destrozada. Pero él no tenía ninguna prisa y parecía contento con acariciarla con su lengua y succionar perezosamente su carne temblorosa. Bordeó su entrada y luego introdujo su lengua, probándola de adentro hacia afuera.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

los pies se hundían en el colchón. La posición la exponía por completo. Estaba

143


El Club de las Excomulgadas Presión. Lo único que necesitaba era un poco de presión en el lugar indicado y explotaría en la madre de todos los orgasmos. Sin embargo, él sabía exactamente qué tan cerca estaba de derretirse porque continuó con sus suaves caricias y golpeteos como plumas. Giró su lengua con experiencia alrededor de su clítoris, sin nunca poner la suficiente fuerza en sus movimientos como para enviarla hacia el límite. Pero la volvía loca. Era bueno. Muy bueno en hacerla sentir un exquisito y estremecedor placer. También era paciente. No se cansaba mientras la seducía cada vez más cerca de la máxima cima de placer.

cariñoso y generoso. Aun cuando todo era sobre lo que él deseaba, se las arreglaba para ponerla en primer lugar. Siempre lo había adorado por eso. —Sabes tan bien como lo recuerdo—dijo roncamente mientras se alejaba. Lo miró con sus ojos vidriosos por la pasión, incapaz de moverse. Todo su cuerpo era líquido. La convertía en una masa temblorosa de deseo. Dio un paso hacia atrás, colocándose en su abertura. La miró fijamente, con esos increíblemente hermosos ojos azules. —Mírame. Solo a mí. Ella fijó su mirada en él mientras la penetraba. Sostuvo su respiración y luego la soltó con un jadeo por su repentina posesión. —Mía, Ren. Empujo más profundo, hasta que sus caderas se nivelaron contra la parte trasera de sus muslos y se mantuvo ahí. — ¿A quién le perteneces?

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Él siempre había sido así. Completamente posesivo y exigente, pero también

—A ti—contestó suavemente.

144


El Club de las Excomulgadas — ¿Quién te cuida? —Tú. —Di mi nombre. —Cole—dijo obedientemente. — ¿Quién es tu Dueño, te manda, te cuida, vela por todas tus necesidades? —Tú lo haces, Cole. Soy tuya.

mientras bombeaba en ella. Era un acto puro de posesión. La estaba marcando. Poniendo su sello en ella. Era una muestra de puro dominio. De la misma manera repentina que la había tomado, se volvió más lento y sus empujes fueron más suaves. Se inclinó hacia adelante y deslizó sus manos hasta su cintura, haciendo que los brazos de ella cayeran en la cama. Sus rodillas cayeron hacia adelante, sus piernas se relajaron y la acercó más, de manera que sus cuerpos quedaron muy juntos y él muy dentro de ella, sus caderas ondulando en un ritmo sensual. — ¿Y quién te apreciará, protegerá, y te entregará todo el cariño que te mereces?—dijo contra su boca. Su corazón le dio una punzada y un nudo cerró su garganta. Le devolvió el beso, ardientemente, sin responder la pregunta por varios segundos. Luego se alejó y miró fijamente esos fascinantes ojos azules. —Tú lo harás—susurró. —Por supuesto que lo haré—gruñó mientras se lanzaba hacia delante de nuevo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Por un buen rato la penetró duramente, el esfuerzo se reflejaba en su rostro

145


El Club de las Excomulgadas Él era fuerte y poderoso. La clavó al colchón, su peso la hacía fácilmente cautiva de sus demandas. Pero la hacía sentir… segura. Deseada. Querida. Y sí apreciada. Debía sentirse incómoda e insegura, como le sucedía cada vez que dormía con un hombre por primera vez al iniciar una nueva relación. Pero con Cole, era como regresar a casa. Era como volver a sentir algo que largamente se había negado. Sabía que nunca la lastimaría, sin importar lo que él pensara o que falta o

La confianza no era algo que entregara fácilmente. Era difícil de ganar y la racionaba cuidadosamente. Ella sabía que él nunca la lastimaría físicamente. ¿Pero emocionalmente? Le había roto el corazón una vez y no sabía si podía resistir otro golpe como el día que él se fue de su vida. Solo que ahora, podía ser ella la que se fuera y eso no la hacía sentir en lo más mínimo mejor o poderosa. La asustaba a muerte. Él la besó con tal salvajismo que pareció una pizca, y de repente liberó una violenta tormenta. Como si se hubiese mantenido fuertemente en control todo este tiempo. Su hambre se podía palpar. La consumía. El deseo los consumía a ambos. Lucas podía haberla marcado la tarde anterior, pero Cole estaba poseyendo su cuerpo y alma como si pudiera eliminar al resto del mundo menos a él. —Córrete para mí, Ren. Muéstrame tu pasión. Muéstrame a la chica que conocí. Muéstrame que aun sigue aquí, la Ren que amé con todo lo que tenía.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

culpa llevara.

146


El Club de las Excomulgadas Las lágrimas eran pequeños puñales en sus ojos. Cada palabra aguijoneaba su alma. Aun ahora, tantos años después, podía cortarla hasta la médula con sus palabras. El orgasmo flotaba sobre ella, suave y delicado, una clara contradicción con la fuerza con la que él estaba retomando su reclamación. Su cuerpo se introdujo sin piedad en el de ella, pero sus ojos… sus ojos hablaban de un mensaje distinto. Eran amables y cariñosos. Intensos. Atravesando las barreras que había construido por años.

placer. Dulce. Suave. Golpeando su cuerpo como una pluma cubierta en miel. Ella jadeó y se apretó contra él. Sus manos acariciaban sus duros músculos, su piel firme y luego lo abrazó contra ella, hundió su nariz contra su cuello e inhaló su aroma. Él era la mejor parte de su pasado. De un chica uniendo la brecha entre una niña y una mujer. Y ahora, si él se salía con la suya, sería una parte importante de su futuro. —Esa es mi chica—murmuró mientras la acariciaba durante su orgasmo. — Ahora es mi turno. Se levantó lo suficiente para que ella estuviera obligada a nivelarse a su mirada. Luego empezó a empujar rítmicamente. Más duro. Hasta que el golpeteo de sus caderas contra su carne hizo eco en la habitación. —Mírame—dijo ásperamente cuando ella cerró los ojos y se alejó soñadoramente. Sus ojos se abrieron de prisa y miró fijamente la firme línea de su mandíbula. El fuego y la determinación de sus ojos.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Se extendió perezosamente por sus venas, llenándola con su dulce e infinito

147


El Club de las Excomulgadas El grito de posesión sin decir una sola palabra. Su cuerpo era su dueño. Una y otra vez la tomó hasta que ella gimió suavemente, sin saber si quería piedad o no quería ninguna. —Cada parte de ti… es mía. Tu cuerpo es mío. Tu culo es mío. Tus pechos son míos. Tu coño es mío y los tendré cuando quiera por todo el tiempo que quiera. Tu boca es mía para tomarla. Dilo, Ren. Dilo mientras me corro dentro de ti. Dime que eres mía y haz que lo crea. Se levantó para alcanzarlo, rodeó su cuello con sus brazos y lo empujó hacia

—Soy tuya Cole. Toda yo. Cada parte de mí. Soy tuya para que hagas lo que quieras. Y por ahora esa era la verdad absoluta.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

abajo.

148


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Dieciocho Ren yacía acurrucada en el regazo de Cole en el mullido sofá en su terraza acristalada. Era una habitación bonita, llena de ventanas que daban luz por un lado y por encima. La habitación estaba casi totalmente acristalada y la vista de su jardín era magnífica. Le recordaba a un libro para niños. Un jardín de fantasía que escondía caminos secretos. Encantado y mágico. Estaba claro que esta casa era el refugio de la mente. Aquí nada podía invadirte y le daba a ella una medida adicional de seguridad y comodidad. Él tomó otra fresa y la acercó a su boca. Ella le dio un mordisco, la fruta dulce, deliciosa en su lengua. Cole había organizado un buffet completo allí y la había alimentado con su mano con lo que ella quisiera. Se sentía mimada y ridículamente consentida, y ahora estaba contenta de yacer en sus brazos. Él se había extendido a sus pies, a lo largo del sofá para que su espalda estuviera hacia el reposa brazos. Ella caía sobre él y de vez en cuando él alcanzaba algo para darle de comer. Su otra mano se quedaba en su pelo y lo acariciaba distraídamente y bajaba por su brazo casi como si fuera imposible dejar de tocarla. —Creo que esto sería el sitio ideal para tu estudio—dijo. — ¿Crees que puedas trabajar aquí o prefieres algo no tan abierto? No debió sorprenderla que él lo hubiera organizado para que tuviera espacio para trabajar. Lucas lo habría hecho igual. —Es perfecto. —Y así lo era. ¿Qué mejor lugar para crear sus propios cuentos infantiles que un escenario que parecía sacado de uno? —Voy a hacer que todas tus cosas sean colocadas aquí y estén dispuestas a

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Cole. Construida con rigurosos estándares. Con el máximo confort y privacidad en

tu gusto. 149


El Club de las Excomulgadas Ella frunció el ceño. —Todavía no tengo mis cosas. —Él ha enviado todo esta mañana—dijo Cole en voz baja. —Oh. El silencio descendió y ella trató muy duro de no leer nada en el hecho de que Lucas no había hecho ningún esfuerzo por verla. No le permitiría hacerle daño porque no tenía ni idea del motivo o de la falta de uno, y se negaba a especular.

La pregunta de Cole la trajo abruptamente de sus pensamientos y envió su mente en busca de una dirección completamente diferente. Tal vez había sido intencional. Pero era eficaz, porque su mente vagó a días pasados parecidos a ese. Extendida a través del cuerpo de Cole, ambos contentos de estar simplemente así. Su sonrisa fue melancólica y un poco agridulce. —Sí, lo recuerdo. Tuvimos buenos tiempos. La besó en la frente. —Sí, los tuvimos. Ella ladeó la cabeza para poder mirarlo. — ¿Cómo es que podemos simplemente caer de nuevo en esto, Cole? Ni siquiera nos conocemos ya. Han pasado diez años desde que estuvimos juntos. Esto ha sucedido tan rápido que me está costando mucho para poner todo junto. ¿Es un juego? ¿Estamos teniendo una aventura en recuerdo de los viejos tiempos? Siento que necesito saber cuáles son las expectativas. Quiero decir, Lucas me entregó a ti. Lo entiendo. Los tres nos adherimos a reglas que la mayoría de las otras personas no tienen idea, y sin embargo, son importantes para todos nosotros. O al menos lo

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

— ¿Te acuerdas de cuando solíamos hacer esto los fines de semana?

150


El Club de las Excomulgadas son para mí. Necesito saber dónde estoy contigo. Quita las reglas, el acuerdo, el hecho de que las próximas dos semanas soy para todos los efectos prácticos de tu propiedad y sólo dime qué es esto. —No pides mucho—dijo secamente. Le acarició los dedos por el pelo, la besó tiernamente en la frente de nuevo y luego expulsó el aliento en un largo suspiro. —Cometí un error, Ren. Siempre lo he sabido. Alejarme de ti fue la peor decisión que he tomado. Te hice daño, y a mí también. Éramos tan jóvenes y yo estaba muy preocupado de que te estaba controlando. Debería haber confiado en tu fuerza. Debería haber tenido más fe en mí mismo, pero te amaba tanto, que me futuro. Ella se apartó para descansar contra el respaldo del sofá, para poder ver su rostro. —Pero la necesidad en mí no se iba. Me avergonzaba, porque pensaba que todo el dolor que le causaba a alguien que amaba era una… abominación. No fue hasta más tarde que me di cuenta de que no era la práctica de la dominación y la sumisión lo que estaba mal. Era mi manejo de la misma y mi ignorancia. Era yo quien te colocó en una posición de peligro. Fuiste mía para proteger y cuidar, y te he fallé en todos los niveles. —No—susurró, sacudiendo la cabeza. Él le tocó la cara, le acarició la mejilla, mientras su mirada la devoraba. Casi como si no pudiera creer que estaba allí y que desaparecería en cualquier momento. —Después de ti, me negué a participar en cualquier práctica que no estudiara ampliamente y dedicara largas horas a dominar. Nosotros nos preguntamos cuando empezamos si era curiosidad o una profunda necesidad en nuestro interior. Para mí era una necesidad, y ahora me doy cuenta de que era lo mismo para ti. Qué perfectos éramos el uno para el otro—dijo con tristeza. — Incluso más de lo que nunca imaginamos. Pero la verdad del asunto es, que

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

mataba pensar en hacerte daño, de lo que te hiciera o lo que podría hacerte en el

151


El Club de las Excomulgadas necesitaba tiempo para madurar y crecer, y tiempo para adquirir los conocimientos necesarios para proporcionar un ambiente seguro para ti. — ¿Has tenido otras relaciones? ¿Igual que la nuestra?—Preguntó, a pesar de que temía la respuesta. Era estúpido e hipócrita. Ella sin duda había tenido relaciones. No había sido célibe, pero de alguna manera le hacía daño al pensar en Cole acariciando a otra mujer tan profundamente como la había acariciado. —No como la nuestra—negó. —Nada como la nuestra. Mis… Bueno, ni asépticos. Había mujeres que me intrigaban. Por las cuales me sentía atraído, pero las que fueron tal vez de las que me sentí más atraído pertenecían a otros hombres. Tal vez inconscientemente me sentía seguro en dejarme llevar por ellas porque sabía que nunca tendría una oportunidad. Ella frunció el ceño en confusión. — ¿Por qué no habrías querido una oportunidad? Su mirada se posó en ella. Profunda y seria. —Porque no eran tú—ella se quedó sin aliento y se sintió mareada. —Ren, te amo. Sé que no lo creerías. Especialmente cuando te dejé. Pero para mí nunca ha habido otra mujer que me hiciera sentir como tú lo hiciste. Hubieron unas pocas que se acercaron, y tal vez si no hubieran pertenecido a otros hombres me hubiera gustado estar con ellas—le tomó la mano y la llevó hasta su boca para besar su palma. —He tenido mucho éxito en la vida. He logrado todas las metas que me he propuesto. Eso me trajo en cierta parte felicidad. Pero siempre ha habido algo que faltaba, y cuando miré hacia alrededor de aquel restaurante y te vi por primera vez en todos estos años, todo cayó en su lugar para mí. Fue como ser golpeado por un rayo. No puedo explicar cómo se sintió.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

siquiera se les puede llamar relaciones. Eran encuentros. Y todos eran muy

152


El Club de las Excomulgadas Ella le devolvió una mirada de desconcierto total. Su estómago se anudó y apenas podía exprimir el aire de sus pulmones. —Yo te miraba y sabía lo que faltaba en mi vida. Lo que yo quería en mi vida. Nunca he dejado de amarte, Ren. No puede haber nada más sencillo que eso. Ella tragó el nudo, pero no desapareció. No tenía ni idea de qué decir. Cómo sentirse. ¿Cómo podía hacerse tan vulnerable cuando ella se estaba preparando para salir herida, no importaba cómo terminara?

—He sido brutalmente honesto contigo por una razón y una sola razón. Porque quiero que sepas desde el principio cuál es mi posición, para que pase lo que pase estas semanas, no importa lo duro que te presione, no importa cuán lejos te lleve de tu zona de confort, sabrás una cosa si es que no sabes nada más. Sabrás que te quiero y que nunca haría nada para dañarte de nuevo—le soltó la cara, pero su mirada la mantuvo cautiva. —Puedes pertenecer a cualquier hombre. Puedes ser poseída. Puedes ser una posesión. Puedes ser sometida. Puedes ser dominada. Pero nada de eso necesariamente significa que no puedes ser amada y apreciada por encima de todo. Tú sabrás eso conmigo, Ren. Tú nunca lo dudarás ni por un momento, si puedo evitarlo. Las lágrimas se reunieron en sus ojos. —Oh Cole—se inclinó hacia delante hasta que su frente tocó la suya y él nadó en su visión mientras ella trataba de contener la oleada de emoción. —Te he echado tanto de menos. Él enredó sus dedos en su pelo y la abrazó, mientras sus respiraciones se mezclaban. —También te he echado de menos, querida. —Todo va tan rápido—murmuró ella.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Cole le enmarcó la cara y se inclinó para besarla ligeramente en los labios.

153


El Club de las Excomulgadas Él asintió con la cabeza. —Así es. Vamos a reducir la velocidad. Nunca pensé que fuera fácil. No te puedes imaginar lo que sentí al verte y saber que pertenecías a otro hombre. Realmente pertenecer. Yo sabía lo que el collar5 significaba, y sabía que tendría que luchar por ti. Pero no había manera en el infierno de que fuera a alejarme de nuevo. Ella se acurrucó en sus brazos y apoyó la cabeza en su hombro. Era tan fuerte y reconfortante. Caliente. Necesitaba de esa fuerza. —No será fácil—advirtió él. Ella se estremeció ante la promesa oscura en su realmente. Ella lo miró a los ojos. —Y tú verás que no soy débil. Que necesito tu fuerza y la rigidez de una relación dominante. No es sólo lo que yo quiero, Cole. Es lo que necesito. Es lo que tengo que tener. Él asintió con la cabeza. —Lo entiendo. Voy a darte eso, Ren. Voy a darte todo. La satisfacción se deslizó sobre ella, aflojando un poco la tensión en sus músculos. Se relajó contra él mientras él continuaba trazando su cuerpo, su toque tierno y calmante. —Ahora dime acerca de esta carrera tuya—dijo contra su cabello. — ¿Rennie Michaels? ¿Extraordinaria escritora de libros para niños? Ella se rió un poco.

5

El collar, dentro del BDSM, es un símbolo de pertenencia al Amo, demuestra que la sumisa ha llegado a un nivel en su enseñanza y entrega que la hacen merecedora de que el Amo la reconozca como suya y el Amo se compromete a respetarla y cuidarla como su bien más preciado. Generalmente lleva el nombre de la sumisa con las iniciales del nombre del Amo, por ejemplo brisa {ABC}. En las parejas bien establecidas este símbolo puede tener el mismo significado que una alianza matrimonial y la ceremonia donde el Amo entrega el collar es íntima e intensamente emocional.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

voz. —Este tiempo que tenemos juntos te dará la oportunidad de ver quién soy

154


El Club de las Excomulgadas —Comenzó como una vía de escape. Una manera de tratar con mi infelicidad. Mi insatisfacción supongo que se podría decir. Me gustaba escapar, inventando historias en mi cabeza y un día me decidí a ponerlas por escrito. Y entonces empecé a dibujar escenas, añadir palabras a las imágenes que bailaban alrededor de mi mente. El segundo día que estuve con Lucas, después de que me mudé con él, encontró mis dibujos y uno de los libros que había reunido por mí misma. Insistió en que lo presentara y así lo hice. Para ser sincera, creo que me ayudó. Tenía conexiones. Antes de que me diera cuenta tenía un agente y luego una oferta. Ellos lanzaron el primer libro por la vía rápida porque ya estaba terminado y era pequeño por lo que las revisiones no fueron necesarias. Se lanzó segundo será lanzado en cuatro meses más. —Estoy orgulloso de ti. Sus mejillas se tiñeron con el calor y ella sonrió. —Me encanta. A veces me meto demasiado en ello, pero lo disfruto. Tengo un propósito ahora. Un trabajo inteligente, quiero decir. Antes trabajaba en marketing. Me gradué después de que tú y yo nos separamos. Pero era tan estresante, y en contra de mi verdadera personalidad. Era agotador hacer de mí misma esa persona que realmente no era, y finalmente dejé de intentarlo. Le debo mucho de eso a Lucas. Él estaba contentó con sólo dejarme... ser. Ella miró ansiosamente a Cole, lamentando haber traído a colación a Lucas en dos ocasiones. No era que lo hiciera intencionalmente poniéndolo en la cara de Cole ni que estuviera tratando de ponerle celoso o hacer que se sintiera amenazado. La simple verdad era que Lucas tenía todo que ver con la mujer que era ahora. La mujer que se había convertido en el último año. Ella habría llegado allí por su cuenta al final, pero Lucas había sido una fuente sólida de apoyo. Siempre le debería eso. —Parece que Lucas se dio cuenta de la mujer tan especial que eras del

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

hace unos meses, y estoy trabajando en el tercero de la serie ahora mismo. El

momento en que te vio—dijo en voz baja. Ren asintió con la cabeza, aliviada de

155


El Club de las Excomulgadas que no lo tomara como una ofensa. — ¿Y qué hay de tu última relación? Lucas dijo que el hombre con el que estabas te hizo daño. Ren podía sentir cuan rígido estaba Cole al momento de mencionar el tema. Había una oscuridad en sus ojos que le decía cuan peligroso podía ser cuando se le provocaba. Tragó saliva y suspiró. —Mucho de eso fue mi propia culpa—Cole frunció el ceño. —No, en serio lo era. Quiero decir, no fue culpa mía que fuera un imbécil, pero fue mi culpa que que nunca me haría feliz, ni me llenaría. Eso está en mí. — ¿Qué hizo?—Cole rechinó. —Quería cambiarme. Tenía unas ideas, ideas estereotipadas, de como una relación de dominante y sumiso debía funcionar. Para ser honesta, él había visto muchas películas porno, o leído demasiadas novelas malas sobre el tema. Con toda franqueza él era una broma. Quería ser el rey del castillo y que yo le besara los pies. Su idea de la dominación era el abuso, y la falta de respeto. Se sentía poderoso cuando estaba humillándome. Las ventanas de la nariz de Cole se ensancharon y la ira creció como una tormenta en sus ojos. Su agarre se apretó en ella y con la misma rapidez él empezó a frotar su mano arriba y abajo por su brazo en un movimiento reconfortante del que estaba segura era inconsciente. —Ese hijo de puta—susurró. —El pequeño bastardo. Así que tenía su satisfacción actuando como un idiota abusivo. Ren se encogió de hombros. —Básicamente, sí. Es mi culpa. Quiero decir, que lo aguantara tanto tiempo. Yo estaba en una encrucijada y mi problema no era tanto que pensara que lo

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

me quedara tanto tiempo como lo hice, y que me conformara con algo que yo sabía

156


El Club de las Excomulgadas quería. Yo sabía que no. Mi problema era que no sabía lo que yo quería, y por eso tenía miedo. La tomó fuertemente entre sus brazos y apretó sus labios en su sien. —Siento mucho que tuvieras que soportar eso. Me alegro de que encontraras a Lucas. Parece que él era un hombre mucho mejor. —Lo era, lo es—se quedó silenciosa. —En muchos sentidos me salvó. De mí misma. Él se negó a dejar que me conformara.

puta. Cuando una mujer se somete a un hombre, es el más precioso regalo que puede dar. Ella misma. Sin reservas. El hombre tiene que respetar y honrar ese regalo por encima de todo. Incluso si él no respeta nada más en el mundo, debe respetar a la mujer a su cuidado. Es su deber jurado proteger, honrar y cuidar a su sumisa. Cuidar de ella y proporcionarle un refugio seguro. Alguien que pondría sus propias necesidades por encima de las de su mujer no es un hombre. Ella se levantó y se reajustó a sí misma, para sentarse a horcajadas sobre él en el sofá, con las rodillas descansando a cada lado. Lo miró a los ojos, conmovida indescriptiblemente ante su declaración vehemente. —Sabes, cuando dices esas cosas, no creo que son sólo palabras—dijo. — Las quieres decir realmente. —Malditamente cierto que lo hago—dijo con el ceño fruncido. Por primera vez, ella miró a las dos semanas siguientes sin punzadas de tristeza e incertidumbre. La anticipación lamió a través de sus venas, y más potente que la anticipación, era el anhelo. No sólo necesitaba lo que Cole le daría. Ella lo quería, y a él. Nunca había dejado de amarlo o quererlo. A veces había pensado que estaba atrapada todavía en una fantasía juvenil y que los recuerdos nunca se traducirían a la realidad.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Me duele que alguien te hiriera. Me gustaría matar al pequeño hijo de

157


El Club de las Excomulgadas Pero ahí estaba delante de ella. Fuerte. Exigente. Inquebrantable. Dominante, tan dominante. Duro y, sin embargo increíblemente tierno. Era todo lo que quería y necesitaba, y todo lo que se había perdido durante los últimos diez años. Cole no era el mismo hombre joven que había conocido cuando apenas era una niña.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Él era mucho mejor.

158


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Diecinueve Echaron una siesta y holgazanearon en la terraza acristalada. En algún momento, dos hombres llevaron dentro las cajas que contenían los escritos de Ren y los suministros de pintura, pero Cole hizo señas para que no hicieran ruido. Ren aún dormía profundamente sobre su pecho y no tenía ganas de despertarla y dejarla ir. No había palabras para describir su alegría. Su satisfacción absoluta al había buscado en vano todo eso que había perdido cuando había salido de su vida. Tenía suerte y estaba muy agradecido de que ella no hubiera elegido alejarse de él. Que hubiera decidido quedarse y darle, a ellos, una oportunidad. Cuando los hombres terminaron de desempacar las cajas a satisfacción de Cole, les hizo señas de que se fueran y luego suavemente sacudió a Ren para que se despertara. Sus ojos se abrieron y se vio desorientada por un breve instante antes de que sonriera y se acurrucara un poco más profundo en sus brazos. —Tengo planes para esta tarde, si tienes ganas de salir. Ella levantó la cabeza y se apartó la seda pesada de su cabello. —Por supuesto. He hecho el vago durante todo el día. Él sonrió y le acarició la mejilla. —Si tú lo has hecho, entonces también lo he hecho yo. He disfrutado de nuestro día juntos hasta ahora. Pero necesitas ropa y pensé que podríamos disfrutar de una cena con amigos. Me gustaría que los conocieras en un ambiente más relajado.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

sostenerla en sus brazos. Lo abrumó y le trajo de vuelta los últimos años, cuando

159


El Club de las Excomulgadas Sus cejas se arrugaron juntas. —Cole, tengo más ropa de la que necesito. A menos que... ¿Lucas no envió nada más con mis cosas de escritura? Cole tomó un aliento medido. —Lo hizo. Las envié de vuelta—ella ladeó la cabeza, obviamente confundida, pero no lo interrogó. Una acción que él aprobó. —Ahora eres mía, Ren—dijo en voz baja. —Es mi responsabilidad proveerte. Cuidarte. Para garantizar que todas tus necesidades sean satisfechas mientras estés en mi poder.

Ella asintió comprendiendo. —Así que pensé que tal vez podríamos ir de compras. Tengo un claro deseo de equiparte con ropa que complemente tu belleza natural. Después, nos reuniremos con dos parejas de las que soy amigo para la cena. Has conocido a Damon y Serena ya, pero aún no has conocido a Micah y su esposa, Angelina— ella apretó los labios y sus ojos se quedaron pensativos por un momento. Podía ver la pregunta flotando, pero no hizo ningún esfuerzo por ponerla en voz alta. —Haz tu pregunta, Ren. —Realmente no es asunto mío—dijo con tristeza. —Sólo un pensamiento que se produjo y ni siquiera estoy segura de por qué quiero saberlo. —Pregúntalo. —Estas mujeres. Serena y Angelina. Tú hablaste de estar atraído y de… intimar con mujeres que pertenecían a otros hombres. Son... —Tomó una respiración profunda. — ¿Son las mujeres de las que hablaste? Cole se ablandó ante lo pequeña que sonaba su voz. Estaba tratando de fingir tan duro sólo un interés pasajero, pero recordó lo que Lucas le había dicho de

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

No voy a tener a otro hombre haciendo esas cosas por ti.

160


El Club de las Excomulgadas su anterior relación y la promesa que le había exigido a Cole sobre tener otras mujeres. Como si él se atreviera incluso a mirar a otra mujer con Ren a su lado. —Mírame—dijo con una voz tierna. —En primer lugar, tú lo eres todo para mí, Ren. Todo lo que quiero. La única mujer que yo necesito. No tengo ningún deseo, no siento ningún deseo, por otra mujer cuando tengo la perfección mirándome a la cara. —Oh—susurró, sus ojos redondeándose y luego chispeando, con deleite. —Ahora, para responder a tu pregunta, porque nunca voy a ser otra cosa forma en que te imaginas. Damon es muy, muy posesivo con ella. Él no comparte. Él confía en mí y yo pasé mucho tiempo en su club, y por eso a menudo me dejó preparar a Serena. Para él. Para sus atenciones. Era parte de su proceso. Es muy metódico en todas las cosas. Eso es lo más lejos que las cosas fueron con Serena. Y nunca he tenido ningún deseo de llevar las cosas más allá. Son amigos míos. Ella y Damon. Ren asintió comprendiendo, el alivio iluminando sus ojos. Él la tocó y luego se movió para que poder sentarse mientras la sostenía porque consideraba que lo siguiente no sería tan fácil de escuchar. —Angelina... ella era diferente y con el fin de establecer la diferencia, tengo que volver y decirte mi papel en The House. Un papel que básicamente hice para mí mismo y con el que estaba contento. Ella asintió con la cabeza de nuevo, pero el ceño estaba de vuelta. Incapaz de resistirse, se inclinó hacia adelante y tiró de ella hacia abajo en un beso largo y caliente. Ella se derritió al instante, tan dulce y sin ofrecer resistencia. Honestamente podría pasarse todo el día solamente tocándola. Las próximas dos semanas iban a ser difíciles porque todo lo que quería hacer era encerrarse en una habitación con ella y hacerle el amor hasta que ninguno de los dos pudiera soportarlo más.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

sino honesto contigo. He tocado a Serena. Íntimamente. Sin embargo, no en la

161


El Club de las Excomulgadas Pero lo que tenía que hacer era mostrarle su vida. Cómo podía ser su vida juntos. No podía permitirse un solo paso en falso. No cuando todo su futuro giraba en convencerla de que él era el hombre que necesitaba. —Ahora, sobre Angelina. Ella pertenece a Micah. Completa y totalmente le pertenece a él. Está tan locamente enamorado de ella. Haría cualquier cosa para hacerla feliz. Ren suspiró.

Podía oír la nota nostálgica en su voz y quería con tantas ganas decirle que ella podía tener lo mismo. Podía tener eso y más, porque si se quedaba con él, ni un día pasaría sin que le mostrara cuan valiosa era. Como siempre lo había sido. —Micah es también... duro. Más oscuro supongo que se podría decir. Angelina le queda bien, porque sus deseos y necesidades son tan oscuros como los suyos. Es feroz y exigente, pero él la ama malditamente mucho más. —A él le gusta que ella esté con otros hombres—adivinó Ren. —Sí y no. Verás, es un poco complicado, él y el pasado de Angelina, razón por la cual ella luchó durante tanto tiempo. Él estuvo una vez casado con una mujer a quien amaba mucho, pero la compartía con el hermano de Angelina, su mejor amigo. Los dos la querían. Ella estaba con los dos. Ren frunció el ceño y ladeó la cabeza. —Entonces, ¿cómo…? —Lo sé. Todo esto suena como una especie de telenovela, ¿no? Hannah, su esposa, y David, su mejor amigo, murieron en un accidente de coche. Sólo que no fue realmente un accidente. Fueron asesinados por un hombre que estaba obsesionado con Angelina, que en ese momento era demasiado joven y David era

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Eso es maravilloso.

muy protector con ella. 162


El Club de las Excomulgadas —Oh, Dios mío. ¡Eso es horrible! Cole asintió con la cabeza. —Así que Micah dejó Miami, y vino aquí. Estaba desconsolado. Le tomó un buen tiempo superar lo que pasó. Y luego llegó Angelina, que había estado enamorada de él todo el tiempo. Así que tú puedes imaginar todo el conflicto de emociones que estaba sintiendo Micah cuando se enfrentó a esta hermosa, y ahora adulta, bomba latina.

Ella se inclinó hacia adelante ahora, al parecer absorbida por la historia un poco retorcida. De acuerdo, porque era muy retorcida mirándola de vuelta en el pasado. —Él la presionó muy duro—dijo Cole. —No creía que ella supiera qué era lo que realmente necesitaba y quería. Él no creía que ella supiera en todo lo que se estaba metiendo. Ren bufó. —Típico hombre-lo-sé-todo. Siempre saben mejor que la mujer lo que ella quiere o necesita. Él la miró torvamente. —De todos modos, si puedo seguir, voy a llegar al punto. —Ah, sí, ¿cuál era el punto de esta charla? Lo he olvidado. Él golpeó el lado de su culo. —Una falta de respeto en tu cuenta. Voy a tener que castigarte por eso más tarde.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Él no lo tomó muy bien, supongo—murmuró Ren.

163


El Club de las Excomulgadas El escalofrío que se apoderó de su cuerpo le encantó. Y agitó su sangre como un loco. No podía esperar a tenerla despatarrada delante de él. Desamparada. Dependiendo exclusivamente de él y de su misericordia. Él no siempre la tenía. —Ahora, la cosa es, volviendo de nuevo a mi papel en The House, porque esto entra en eso. Hice un montón de preparación. Toqué. Pero sobre todo observé. Nunca he tenido relaciones sexuales reales con las mujeres allí. Estuve tentado varias veces pero no era la situación correcta. Me gustaba estar en el club. Me gustaba el estilo de vida. Pero sobre todo yo era alguien de fuera mirando hacia

Ren luchó contra su ceño fruncido. Trató de no permitirle ver su reacción. Se quedó inmóvil y él podía sentir la batalla que libraba con ella misma. Era obvio que aún llevaba las cicatrices de su relación anterior y le molestaba como el infierno que algún hijo de puta la hubiera engañado. ¡A ella! Quién demonios en su sano juicio siquiera miraría a otra mujer cuando tenía a Ren a sus pies. Una sumisa voluntaria. Deseosa de hacer su voluntad, para complacerlo. Ella era tan hermosa por dentro y por fuera, y odiaba a este hijo de puta por hacerla dudar de esa belleza interior. Que ese imbécil hubiera hecho desfilar a esas mujeres frente a Ren, infiernos, probablemente las había follado delante de ella, a la vez que le enviaba el mensaje de que no era lo suficientemente buena, que nada que ella hiciera podría complacerle. Si él no hiciera otra cosa en estas dos semanas, le mostraría que ninguna otra mujer existía para él, excepto ella. Sabría sin lugar a dudas que, mientras se sometiera a él y le diera el regalo más precioso que una mujer puede dar a un hombre, en realidad, ella ejercería un poder absoluto sobre él. —Así que tuviste relaciones sexuales con Angelina. ¿Ella era tu primera? Quiero decir, ¿de la casa?—Preguntó Ren.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

adentro. Hasta Angelina.

164


El Club de las Excomulgadas —Bueno, sí y no. Micah me invitó. Confiaba en mí. Había cosas que deseaba que no se sentía cómodo haciéndolas él mismo. Las cejas de Ren se levantaron y pudo ver el brillo de interés en sus ojos. —Cera caliente—explicó. —No quería hacer daño a Angelina y tengo experiencia con la práctica. Micah no. Él puede haber puesto a prueba sus límites y puede que incluso tratara de alejarla y probarle que ella no podía aguantar lo que él le exigiría, pero habría muerto antes de hacerle daño.

—Creo que podría gustarme esta Angelina. Excepto la parte de ella teniendo relaciones contigo. Él se rió entre dientes. —Había hombres presentes. Otros dos, para ser exactos. Sus ojos se abrieron de nuevo. — ¿Así que ella tuvo relaciones sexuales con todos vosotros? Cole estudió su reacción de cerca. Parecía intrigada y no estaba seguro de cómo tomar eso. No era muy bueno en compartir. Lo que era una cosa que tenía en común con Damon. Antes de Angelina, nunca había participado en un trío. Era demasiado posesivo para compartir una mujer que le importaba con otro hombre. Pero él podía entender mejor el atractivo ahora. Finalmente, asintió con la cabeza. —Sí, era algo que a ella le excitaba. Nos aseguramos de que ella se divirtiera. Hubo otro encuentro en otra ocasión, y tal vez yo disfruté más de ese. Fue más... íntimo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Ren se quedó con una mirada pensativa, meditando.

165


El Club de las Excomulgadas Ren cambió de posición para que poder reclinarse hacia atrás con los pies por encima de su vientre y colgando del sofá. —Esta es una conversación fascinante. Estoy muy intrigada por todo. Así que hubo otra ocasión en otro momento. ¿Sólo contigo, Micah y Angelina? Él asintió con la cabeza. —Sí. Micah me invitó a The House. En aquel tiempo él y Angelina se alojaban allí. Ella tenía un imbécil acosándola y Micah quería mantenerla a salvo. Por primera vez, entendí el atractivo de compartir una mujer con otro hombre. El para llevar a cabo determinados servicios. Esta vez él quería mirar. Quería verme dominar a su mujer. Su posesión. Yo nunca había considerado lo excitante que sería. —Así que la otra noche, cuando Lucas... cuando intervino. ¿Te gustó entonces? Él hizo una mueca. —Sí y no. Yo odiaba que él mismo se metiera. Pero entonces comprendí por qué. Y bueno, si soy honesto, fue jodidamente caliente. Me encantó verte entre nosotros. Ni siquiera puedo empezar a explicar por qué. Tal vez es mejor si no lo analizamos. Lo único que sé es que fue un infierno de excitante. —Es la primera vez que me ha compartido con alguien más—admitió en voz baja. — ¿Te molestó? Ella suspiró y echó su cabello detrás de su cabeza y lo sostuvo allí, en una cola de caballo antes de soltarlo otra vez. La miró muy de cerca, porque él sentía... No era exactamente decepción. Pero había visto la curiosidad e incluso tal vez el deseo que había destellado cuando había hablado de Angelina después de haber

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

primer encuentro, con los otros hombres, fue más aséptico para mí. Yo estaba allí

166


El Club de las Excomulgadas tenido relaciones sexuales con varios hombres. Si tuviera que adivinar, era un deseo que tal vez había entretenido a Ren pero que Lucas nunca le había proporcionado. —Lucas... Bueno, aquí está la cosa con Lucas. Es duro. Estoy segura de que tú sabes esto, y bueno, yo no estaría con él si no me hubiera proporcionado exactamente lo que necesito en una relación. Él no tiene arrepentimientos. No me malinterpretes. Sé sin lugar a dudas que nunca haría nada que me hiciera daño. Pero yo le pertenezco a él. No sólo en el sentido de ser suya. Incluso para una relación dominante sumisa, él es incondicional. Soy de él. Yo soy su propiedad. Él hace lo que quiera conmigo cuando quiera, a menos que me causara un daño físico

Cole asintió con la cabeza. —Lo entiendo. —Por lo tanto, una de sus perversiones, como tú dijiste acerca de Micah, es que a él le gusta ver a otro hombre dominar, y me refiero a dominar por completo, a su mujer. A veces, sólo le gusta mirar mientras otro hombre se adueña de su mujer. En otras ocasiones, le gusta dirigir. Y con esto quiero decir que el mira, pero organiza todas las cosas que suceden. Él le dice al hombre qué hacer, cómo hacerlo, lo duro que debe azotar o golpear con el flogger, cuan duro follar. Ya sea follarle el culo, el coño o la boca. Yo sé que él disfruta de eso y lo ha practicado con sus otras sumisas. —Pero no contigo—adivinó Cole. Ella sacudió la cabeza. —Yo lo he esperado. Y tal vez una parte de mí incluso lo haya anticipado. Creo que es lo desconocido y todo ese tipo de cosas prohibidas y nerviosas— entonces se echó a reír. —Bueno, eso suena ridículo. Como si hacer un trío fuera más afilado que el estilo de vida absoluto que vivo con Lucas... y ahora contigo— añadió en voz baja. —Me he preguntado si es algo que me gustaría, y entonces, la

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

o estrés emocional.

otra noche cuando me llevó a su club… 167


El Club de las Excomulgadas Se interrumpió y sus mejillas se colorearon ligeramente. Cole levantó las cejas. — ¿Qué pasó en el club? —Bueno, él es siempre muy posesivo conmigo. Del estilo de se mira pero no se toca. Ese tipo de cosas. Es muy exigente con quien se me acerca. Especialmente en el club. Pero me mandó a bailar con esos tres tíos, lo cual fue bastante sorprendente. Pero luego él salió y bailó conmigo, y, bueno, fue diferente. No es muy exhibicionista, pero estaba fingiendo follar mi boca, me hizo inclinar como si

—Oh, no puedes parar ahora—dijo Cole con sequedad. —No cuando se está poniendo tan bueno. —Él permitió que uno de los hombres me tocaran. Con la boca. Me chupó los pechos. Y entonces él me tocó. Deslizó sus dedos dentro de mí. — ¿Te gustó? —Sí—Suspiró. —Fue caliente. Emocionante. Me sentí muy traviesa y malvada. Y ahora pienso que tal vez era sólo un preludio o un calentamiento, porque sabía que me iba a dar a ti. Cole frunció el ceño. No le gustaba la idea de que Lucas la dejara a tíos al azar hasta que sintiera que la tenía lista para él. —Así que ayer por la noche, cuando Lucas y yo estábamos dentro de ti. ¿Fue la primera vez que experimentaste eso? Sus pupilas se dilataron y ella asintió. Su piel se había enrojecido y ella estaba más cálida de lo que había estado hacía un momento. —Te gustó.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

me estuviera follando por detrás. Y entonces...

Él sabía que sí, pero quería oírlo de ella.

168


El Club de las Excomulgadas —Sí, me gustó—susurró. —Ni siquiera puedo explicarlo. Fue tan... fuerte. Completamente diferente a la noche en el club. Yo no conocía a los otros hombres. Y si bien tenía ese nervioso y prohibido sentimiento hacia eso, todavía me aferraba a Lucas, porque me sentía segura con él. Ayer por la noche, estaba entre dos hombres en los que confiaba. Me sentí completamente segura con los dos. Sabía que ninguno de los dos jamás me haría daño. Fue... liberador. No creo que nunca me hubiera sentido más poderosa y sin embargo, estaba total y absolutamente impotente y vulnerable. Me encantó. La atrajo hacia sí para besarla de nuevo, como lo había hecho con recordarse a sí mismo que estaba allí, en sus brazos. Ella era la suya. —Siempre estarás a salvo conmigo, Ren. Incluso cuando te esté presionando. Cuando sea duro y exigente, y yo puedo ser ambos a la vez, sin dudas. Me encanta que seas abierta conmigo sobre lo que te gusta. Lo que te enciende. Y lo qué te hace sentir segura. Nunca voluntaria o deliberadamente haría cualquier cosa que alguna vez pudiera hacerte sentir miedo, inseguridad o inferior. Y condenadamente seguro que nunca voy a hacer cualquier cosa para humillarte. Si no te sientes cómoda para ir a cenar con Angelina porque es alguien a quien he follado, entonces vamos a quedarnos en casa. Pero debes saber esto: la follé. ¿Me gustaba? ¿Yo la respetaba? Por supuesto. No soy un imbécil. Pero la follé porque se sentía bien, me encendía y era lo que ella y Micah querían. No hice el amor con ella y ahí se encuentra la diferencia. Ren sonrió, se inclinó para darle un beso y luego enroscó sus brazos alrededor de su cuello y lo abrazó con fuerza. Cuando por fin se echó hacia atrás, llevaba una sonrisa pícara. —Espero que esto no signifique que vas a pasarte las dos semanas enteras "haciéndome el amor". Él le envió una mirada ardiente que debería haberla preocupado. Y tal vez lo

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

frecuencia en las últimas horas. Simplemente no se cansaba de ella. Le encantaba

hizo por el aumento repentino de sus respiraciones.

169


El Club de las Excomulgadas —Oh, no, Ren—dijo en voz baja. —Voy a hacerte el amor, absolutamente. Pero también voy a follarte tanto tiempo y tan duro que me vas a pedir misericordia. Y si eres una buena chica, podría decidir darte un poco. Sabía que él había dicho exactamente lo correcto, porque sus ojos se encendieron y se agitó como un animal salvaje en sus brazos. Recordó todo lo que Lucas había dicho en su reunión y por mucho que le amargara recibir consejos de otro hombre, sobre todo un hombre que tenía una fuerte influencia en Ren, también sabía que Lucas tenía toda la razón. Ren no quería ni necesitaba un hombre que la mimara o consintiera que la llevaría hasta el mismo borde de sus límites y luego tiraría de ella hacia atrás con una mano suave. E infiernos, sí, él podía ser ese hombre. Era ese hombre. Ren podía no saberlo todavía. Pero con el paso de unos días, cualquier duda que pudiera tener se habría ido. Él se aseguraría malditamente de ello.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

eternamente. Necesitaba un hombre dominante que no quisiera dar una pulgadas y

170


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veinte Ir de compras con Cole fue una experiencia totalmente nueva para Ren. No era como si ella no hubiera ido de compras con él en el pasado, pero habían tenido un presupuesto decididamente más pequeño en aquellos días. Habrían comprado cosas como pantalones vaqueros, zapatillas de tenis y visto películas de bajo presupuesto en el cine de un dólar. Podrían haber entrado en una exclusiva tienda minorista, pero estaban fuera del alcance cualquier compra de marca para ellos.

no sólo eso, sino que estuvo involucrado en todas y cada una de las compras. Estudió cada conjunto, la tuvo probándose cada par de zapatos y luego se limitó a hacer sus selecciones en base a lo que pensaba que le quedaba mejor. Mientras por su parte, ella no tenía una sola queja. Sus gustos eran tan impecables como los de Lucas. Él sabía exactamente lo que complementaba su figura, su pelo, su color y parecía adorar cualquier top que dejara ver su tatuaje. También descubrió su gusto por la ropa interior ultra femenina. Le gustaba en colores suaves. Rosas, melocotones, lavandas. Lucas por lo general se inclinaba más hacia el negro y colores oscuros, más sensuales. A Cole le gustaba... más chica. También era perversamente malo. Había solicitado que se probara un determinado conjunto de lencería completa con los calientes tacones de aguja de color rosa que había elegido él mismo. Ren los llamaba los zapatos de Barbie. Cole solo le informó que se veía caliente en ellos. Le brillaban los ojos en señal de aprobación mientras permanecía de pie delante de él, vestida con pálidas bragas de encaje de color rosa y un sujetador a juego y con esos zapatos asesinos que decían fóllame. Está bien, bueno, tenía que admitir, que se sentía como una total bomba con la forma en que la devoraba con la mirada.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

En esta ocasión, Cole parecía decidido a atender a cada uno de sus deseos y

171


El Club de las Excomulgadas —Esta noche voy a follarte usando nada más que los zapatos—dijo con una voz gruñona. —Voy a aferrarme a los tacones y extenderte amplia, mientras te cabalgo largo y duro. Oh, diablos. Un estremecimiento corrió por su cuerpo. Sus rodillas temblaron y casi se cae de los tacones. Cole se puso en pie y la sostuvo contra él, pero se echó a reír por lo nerviosa que ella parecía. Sabía exactamente su efecto en ella. Se deleitaba en ello. —Podría follarte justo aquí, Ren. La vendedora no interrumpiría. Está muy

—No es ella la que me preocupa—murmuró Ren, poco dispuesta a admitir cuán excitada estaba por la idea de él follándola justo en el probador. O tal vez incluso girarla sobre su rodilla y marcarle el trasero con su bonita nueva ropa interior. O tal vez la haría chuparle la polla de rodillas mientras él se sentaba indolentemente en la silla donde la había visto hacer de modelo. Su imaginación la había llevado en un delicioso viaje a través de todas las posibilidades. —Qué no daría yo por ver lo que está pasando en esa bonita cabeza tuya en este momento—murmuró Cole. — ¿Te importaría compartirlo? Sacudió la cabeza con vehemencia y realmente se ruborizó. No se había sentido como una niña pequeña en mucho tiempo y ahora estaba de hecho ruborizándose como una preadolescente con su primer amor. — ¡De ninguna manera quiero a alguien que entre aquí y nos pille!— Susurró. Cole sonrió. Esa sonrisa la hizo sospechar de inmediato y sus ojos se redujeron mientras su sonrisa sólo se hacía más arrogante. Él retorció su dedo, sus ojos retándola a que lo rechazara.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

feliz con darnos todo el tiempo y la intimidad que queremos.

172


El Club de las Excomulgadas Ella dio los pasos para cerrar la distancia, acelerándose su pulso. Él le tocó la mandíbula y luego se inclinó a un mero aliento de su boca. Oh, pero estaba delicioso. Se veía y olía tan delicioso que quería lamerlo de arriba a abajo y por todas partes en medio de eso. Él emanaba sexualidad por cada poro. Era el tipo de hombre que ella elegiría de entre una multitud, todas y cada una de las veces. Distante. Confiado. Un poco arrogante. Audaz. Y absolutamente, precioso, de los que te hacen agua la boca. —La tienda está cerrada, mi amor. Estamos sólo tú y yo, y una vendedora muy feliz que estaba sumamente emocionada en cerrar la tienda para que nosotros aparecerá hasta que la llame. —En ese caso—murmuró. — ¿Te importaría compartir los pensamientos retorcidos que estabas teniendo? Ella sonrió. —Yo soy siempre obediente. —Mmm, sí lo eres. Ahora tengo que considerar lo que yo quiero que mi querida sumisa haga. Ella bajó los ojos recatadamente y luego dio un paso atrás sólo para que él pudiera mirarla en los decadentes zapatos de tacones y la espumosa ropa interior de color rosa que le parecía gustar tanto. Estaba tan excitada que casi se puso de puntillas en su afán de ver lo que él haría exactamente de ella. Sus ojos se oscurecieron de inmediato con aprobación. El poder que salía de él era una ola tangible que se envolvía a su alrededor y la atraía seductoramente. Oh, sí, ella era de él. Haría lo que él ordenara. Lo complacería como nadie lo había hecho. Era una necesidad repentina y feroz que venía de muy adentro. De

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

tuviéramos una excursión de compras muy privada. Y te garantizo que no

173


El Club de las Excomulgadas su alma. Era un deseo más fuerte de lo que ella hubiera experimentado jamás. Quería ser suya, quería su fuerza y su dominio. Aquí mismo, ahora mismo, entre la hermosa ropa con la que la estaba rodeando. Ella quería que él hiciera valer su dominio y su propiedad. Cuando sus manos llegaron a su cinturón, las rodillas de ella amenazaron con dejarla caer. Lenta y metódicamente, abrió la hebilla y tiró del cuero hasta que se soltó de sus pantalones. No tenía la menor idea de lo que pensaba hacer con el cinturón, pero tenía la esperanza. Oh Dios, ella lo esperaba. Ella, literalmente, podía sentir el beso caliente

—Ve al espejo—ordenó él. Su voz era todo negocios y, sin embargo con capas de una áspera oscuridad que era muy seductora. Ella no estaba segura si podría dar los tres los pasos hacia el espejo. Puso un pie vacilante frente a otro, agradecida cuando se mantuvo estable. —Frente a él, pon tus manos sobre tu cabeza, las palmas de las manos contra el vidrio, y luego aléjate, de modo que haya espacio entre tu cuerpo y el espejo. Hizo lo que le había mandado. Presionó las palmas de las manos al espejo de cuerpo entero y luego dio un paso atrás. —Abre las piernas, y mírate a ti misma. Ella levantó los ojos asombrados para verse a sí misma, sorprendida por lo excitada, y como de... drogada... se veía. Ya estaba en camino a un lugar que sólo él podía llevarla. Ella abrazó eso. Le dio la bienvenida. Lo anhelaba con cada centímetro de su cuerpo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

del cuero en su culo y casi se desmayó con el deseo.

174


El Club de las Excomulgadas Él deslizó su mano sobre la curva de su trasero. Acarició las mejillas, una y luego la otra. Jugó con la delgada franja que le cubría el hueco de su culo y luego suavizó su mano sobre la regordeta carne de nuevo. —Tan hermoso culo, Ren. Perfectamente formado. Tan deliciosamente follable. Pero ¿igualmente delicioso? Mi marca en esas lindas y morenas mejillas. Sin previo aviso le dio una fuerte bofetada con la mano. La meció adelante y ella cerró los ojos mientras la mordedura del dolor era rápidamente reemplazada por la bruma cálida del placer.

tu culo. Quiero ver lo hermosa que eres. Y luego vas a verme follarte por detrás mientras mantienes tus manos contra el cristal. Si las mueves. Incluso un centímetro. Te voy a castigar. Sus ojos se abrieron. No habían discutido castigos. Ni siquiera estaba segura de lo que él consideraba un castigo. Lucas rara vez la había castigado. No había necesidad. Ella tomaba su obediencia muy en serio. Era una cuestión de respeto y nunca le habría faltado el respeto a Lucas o Cole. Cole le sonrió desde atrás. —Tú no vas a mover las manos, Ren. Te conozco. No, no las movería. No importa lo que él hiciera. No importa lo que la hiciera sufrir. No importa lo mucho que la volviera salvaje, con la mente loca de placer. Ella obedecería y no movería sus manos. —Mira hacia adelante. Su mirada se volvió a su propio reflejo y vio el entusiasmo y la anticipación brillando en sus ojos. Detrás de ella, él se movió y luego la miró directamente, asegurándose que ella lo estaba haciendo como le había ordenado.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Abre los ojos, Ren. Quiero que te observes mientras utilizo el cinturón en

175


El Club de las Excomulgadas Ella flexionó los dedos contra el cristal justo mientras el cuero chasqueaba en su culo. Ella saltó, retrocediendo frente al repentino fuego. Con la misma rapidez un susurrante gemido escapó de sus labios y sus ojos se volvieron suaves y brillantes mientras el placer zumbaba a través de sus venas. —No mires hacia otro lado—dijo con voz ronca. —Mira cómo te ves de hermosa y salvaje. Ve lo que yo veo. Ella le devolvió la mirada a la mujer en el espejo. Estaba hermosa. Sus ojos iluminados. Su cuello arqueado. Su cabello cayendo sobre los hombros y se veía

El cinto rompió en contra de su carne de nuevo y era todo lo que podía hacer para mantener los ojos abiertos, mientras la felicidad descendía. Cada golpe era una mezcla erótica de dolor afilado, ardiente y del éxtasis decadente. Él no era fácil. Él no era un enclenque. Él no fingía azotarla y daba palmaditas hacia ella. Habría estado profundamente decepcionada y muy insatisfecha. Esto era lo que necesitaba. Ese borde. La delgada línea entre lo que podía y no podía tomar. Quería que la presionara. Quería que empujara sus límites cada vez. Quería que la llevara allí y luego tirara de ella de vuelta con una mano amorosa. Al igual que Lucas. — ¿Cuántas puedes tomar, Ren? Parpadeó, perpleja por la pregunta. No era una que debería responder. A través de su bruma, sabía la respuesta correcta. —Todas las que elijas darme. La satisfacción talló una línea a través de sus facciones. Su boca firme y sus ojos brillaron en aprobación.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

seductora, sensual y vibrante.

176


El Club de las Excomulgadas —Tu culo es tan bonito. Tiene un agradable rubor rosado que complementa tu ropa interior muy bien. La única cosa mejor que las marcas de mi cinturón serán las huellas que dejaré cuando te mantenga agarrada y te folle. Ella se estremeció y las palmas de sus manos se deslizaron el más mínimo centímetro, de repente resbaladizas contra el cristal liso. Se apresuró a volver a su posición, lista para el próximo latigazo. Llegó como fuego. Rápido. Devastador. De repente uno después de otro. Él renunció a crear las rayas metódicas con las que había comenzado y salpicó una línea sobre su culo hasta que toda su parte trasera palpitaba y quemaba. de metal chocando en el azulejo pulido. La agarró por el culo con ambas sus manos, casi masajeando por encima de su carne quemada. Impaciente, le arrancó el cordón fino de las bragas y estas se cayeron por una pierna para colgar en su rodilla. Empujó hacia arriba sus nalgas, dejando al descubierto la entrada de su coño, dejándolo tan tirante que ella sabía que sería casi imposible para él meterse en su interior fácilmente. Ella no lo quería suave. Quería una toma de animal. Él se desabrochó los pantalones, pero se los dejó puestos. Su polla sobresalía a través de la apertura e hizo rodar un condón en ella antes de regresar sus manos a su culo. Le dio una palmada en las mejillas para traer de vuelta la quemadura. Continuó administrándole azotes que picaban hasta que ella gimió y se retorció sin descanso en su agarre. Entonces él estaba dentro de ella. Rápido. Brutal. Sorprendente. Sin embargo, muy bueno. Apoyó la frente contra el vidrio, abrumada por la ferocidad de su posesión. Estaba tan grueso y enorme dentro de ella. Estaba húmeda, pero no completamente

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

A continuación, el cinturón se deslizó de su mano y aterrizó en el suelo, la hebilla

preparada. Le encantaba la forma que encajaba perfectamente en torno a él. Le

177


El Club de las Excomulgadas encantaba la fricción de su deliciosa y demasiado grande erección en la estrecha abertura. —Te me estás resistiendo, Ren—dijo Cole mientras sus dedos se clavaban más tensos en su culo. Él dio otro empujón y ella se quedó sin aliento cuando él ganó otro centímetro. Luego salió, su polla palpitando sobre su carne hinchada, inflamada. Estuvo a punto de tener un orgasmo en el acto y tuvo que utilizar toda su contención para no dejarlo ir.

Luego se lanzó hacia delante, hasta que sus caderas abofetearon en contra de su cadera. Su entrada fue dura, deliciosa, dolorosa, intensamente placentera. Una gran cantidad de sensaciones contradictorias que la tenían incoherente. Su mente quedó en blanco. Ni siquiera podía evocar el más simple de los pensamientos. Todo de lo que estaba al tanto era de la posesión de Cole. Él dentro de ella. Y cómo de correcto se sentía. Tenía la cara enrojecida. Ojos pesados y drogados. Tenía los labios hinchados y sin embargo no la había besado. ¿Se los había mordido en reacción a la felicidad que estaba experimentando? Su cabello estaba revuelto y sexy alrededor de su cara. Se veía como una criatura salvaje que luchaba y era subyugada. Arqueó el cuello y gimió cuando él se estrelló contra ella. Entonces de repente él se salió y envolvió su brazo alrededor de la cintura de ella. La levantó en el aire y la llevó a través de la habitación donde uno de los sillones estaba colocado. La empujó más o menos hacia abajo y le ordenó que se agarrara a los brazos de la silla con las manos. Luego levantó la mitad inferior de su cuerpo de tal manera que su peso estaba apoyado por sus manos agarradas de los brazos. La extendió y luego se metió de nuevo en ella.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Ábrete para mí. Llévame hasta el final—le ordenó.

178


El Club de las Excomulgadas —Lo

necesitaba

más

profundo—jadeó.

—Puedo

tomarte

más

profundamente esta manera. Mantén tu cabeza hacia abajo. Arquea tu culo. Ábrete a mí, nena. Ah infiernos, eso es. Me encanta cuando estoy muy dentro de ti. Las palabras se deslizaron por su carne como la seda más fina. La folló sin piedad, tomando su placer, y conduciéndola más y más a la locura. Después de un momento, la levantó de nuevo, como si no pesara nada, y la colocó en la gran otomana sobre sus manos y rodillas. Y entonces la folló desde atrás durante cinco largos minutos. Su resistencia la asombró. Era una máquina. Una hermosa, máquina

Le envolvió la mano en el pelo, lo retorció y luego tiró de su cabeza hacia atrás, inclinándola, obligándola a encontrarse con su mirada feroz. Sus ojos brillaban. ¿Animal? Oh, sí, ella había conseguido su deseo. Esto no era un gentil cortejo. No era una dulce sesión de amor. Esto era gutural. La estaba follando, adueñándose de ella, no dejándole duda de que él era dueño de cada centímetro de su cuerpo y que podía hacer lo que le diera la real gana con ella. —Vamos, Ren. Tienes exactamente diez segundos para tomar tu placer antes de que yo tome el mío. Para reforzar su mando tiró con más fuerza de su pelo y comenzó a follarla en golpes largos y rápidos que sacudieron todo su cuerpo. Su visión se volvió borrosa. El calor se desplegó a lo largo de su cuerpo hasta que el sudor estalló en su frente. Tensión. Tanta tensión. Él se condujo en su cuerpo, golpeando con una velocidad y fuerza que la dejaban sin aliento. Y luego la otra mano se dirigió a su cuello. Apenas una simple, suave caricia. Pasó los dedos por encima del hombro y luego hasta su pecho para rozar con ternura sobre su pezón.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

despiadada diseñada para llevarla a su máximo placer.

179


El Club de las Excomulgadas El contraste entre el salvajismo de su posesión, su mano en el pelo sosteniéndola con tanta fuerza y la otra mano acariciándola tan dulcemente la deshicieron por completo. Su orgasmo brilló sobre ella, brutal en su intensidad. Tan... poderoso. No podía respirar. Sólo podía tomar lo que él continuaba dándole mientras ola tras ola de placer insoportable la consumían. No quería que terminara. No sólo el orgasmo, sino la experiencia de ser tan consumida por este hombre. Quería que él se mantuviera tocándola. Para mantener el contacto entre ellos y la íntima conexión que se hacía mucho más fuerte por la confianza.

tonta, pero no vio engaño en él. Lo único que veía era genuino arrepentimiento, y un deseo profundo desde el alma de resarcir los errores del pasado. Incluso cuando ella se había sentido traicionada por él, sabía que nunca le haría daño. Nunca. Sus embestidas se desaceleraron y llegó a ser más suave mientras su piel hormigueaba con una sensibilidad post-orgásmica. Luego se salió y caminó hacia quedar delante de ella, tirando con impaciencia del condón. —Abre tu boca—sus labios se separaron obedientemente, y él puso la punta de su polla en su labio inferior y comenzó a trabajar su mano hacia atrás y hacia delante. —Saca tu lengua fuera. Eso es—dijo cuando ella cumplió. Él cerró los ojos y gimió, dio un tirón más y el primer chorro de semen se disparó en su boca. Continuó guiando al líquido caliente en su lengua y luego se deslizó en su boca, cálido y rígido y vació lo último de su liberación en la parte posterior de su garganta. Durante mucho tiempo permaneció allí, con la polla en su boca mientras le acariciaba el pelo con caricias amorosas. Luego, finalmente, se alejó y pasó rozó el pulgar por los labios hinchados.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

¿Ella confiaba en él? Definitivamente, lo hacía. Y a lo mejor eso la hacía una

180


El Club de las Excomulgadas Él se metió de nuevo en los pantalones y luego se inclinó para recuperar el cinturón que había caído en el suelo. Su culo se estremeció de nuevo mientras revivía todas y cada una de las estocadas del cuero. —Vístete—dijo suavemente. —Voy pedir a la vendedora que recoja nuestras

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

compras y me envíe la cuenta.

181


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veintiuno Ren estaba nerviosa y deseaba no estarlo. Con Lucas no se preocupaba porque… Frunció la frente por un momento, sintiéndose desleal por los pensamientos que cruzaron por su mente. Pero no era como si pudiera desligarse de un año entero de una intensa conexión, cercana a un hombre que confiaba implícitamente. Cuando estaba con Lucas, no temía nuevas situaciones. Sabía con absoluta miedo o nerviosismo que pudiese enfrentar sería aliviado. Con Lucas, se sentía confiada y en paz, tanto con ella misma como con su papel en su vida. Ahora estaba yendo con Cole para reunirse con sus amigos y el hecho de que ella estaba en el límite era malditamente ridículo. Ya conocía incluso a Damon y a su esposa, aunque no en las mejores circunstancias. Pero solo estaba con Cole desde hacía dos días. Sólo estaba de vuelta en su vida desde hace poco tiempo. Aunque confiase en él, aún no había alcanzado el mismo nivel de confianza que tenía con Lucas. No, Cole no la lastimaría físicamente, pero ya la había lastimado emocionalmente. La había destruido y tenía el poder de hacerlo de nuevo, no importaba cuánto desease que ningún hombre tuviese ese poder sobre ella. Y bien, estaba el hecho de que Cole había sido íntimo en varios grados con ambas mujeres. Si eso no volviese las cosas extrañas, no sabía lo que lo haría. Se puso un vestido rosa que se ajustaba como un sueño, con apenas un pequeño frufrú a la mitad de sus muslos. Lo suficiente para hacerla sentirse algo atrevida y destacaba el dramático color negro de su cabello y su tono de piel cremoso.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

certeza que cuidaría de ella, se aseguraría que estuviese a gusto y que cualquier

182


El Club de las Excomulgadas Los calientes zapatos rosa tipo fóllame eran la elección natural, pero al ponerlos junto con el vestido, la hizo sentirse como una prostituta. Los zapatos de Barbie quedarían para otra noche, cuando no le importase de una manera o de otra lo que los demás pensaran de ella. En su lugar, se puso unas sandalias de tiras plateadas, con un ligero tacón, lo suficientemente ostentosas para hacer brillar sus pies. ¿Qué chica podría resistirse a unos zapatos brillantes? Si había tal mujer, no era ella. Se cepilló el pelo, aplicó brillo labial rosa, y entonces fue en busca de Cole quien la estaba esperando al final de las escaleras y silbó apreciativamente mientras

Su sonrisa le trajo de vuelta muchos recuerdos. Él parecía… feliz. Y joven. Muy parecido al joven que había conocido diez años atrás. Solo que ahora había pasado el tiempo la vida, era más viejo, más sabio y tan malditamente guapo y seguro de sí mismo, que hacía que sus rodillas temblaran. ¿Cómo sería su vida ahora, si él no se hubiese marchado? ¿Estarían juntos? ¿Serían felices, incluso ahora? Cuando llegó al último escalón, la alcanzó y tomó su mano para ayudarla a bajar. La empujó cerca y respiró el perfume de su cabello, como siempre acostumbraba hacer, y entonces levantó su mentón para poder tomar su boca. Sí, tomar, fue exactamente lo que hizo. No la besó simplemente, aunque fuese lo que ocurrió. Fue la manera en la que la besó. Era un recordatorio, un fuerte e inconfundible recordatorio, de su posesión. Que la consideraba suya. Pero, al mismo tiempo, no era un gesto estéril y clínico. Fue… dulce. Impresionante. El calor se extendió a través de sus venas hasta que su pulso latía y su pecho se apretaba por aire. Todo su brillo labial se fue, pero le importaba un comino.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

bajaba.

183


El Club de las Excomulgadas ¿Qué mujer no quiere ser besada de esa manera? Tierna. Pero aun fuerte, dominante, reconfortante. Esta era la palabra que estaba intentando encontrar. Tranquilizador. Su toque tenía una gran cantidad de paz. Le decía que nunca dejaría que le pasara nada. Que cuidaría de ella. Que ella era suya. Cuando se apartó, sus miradas se quedaron fijas y parecía satisfecho simplemente mirándola. Tocó su mejilla y trazó una suave línea en los contornos de su cara. —Eres hermosa, Ren. Siempre fuiste bonita, pero hay algo fascinante sobre ti ahora. El tiempo ha sido muy bueno contigo. Pareces… satisfecha. Confiada. Y mujer que no tiene que demostrar nada y me haces querer poseerte aun más. Sus mejillas se ruborizaron con placer ante el elogio, pero también con la sinceridad que calentaba sus ojos. Ella tímidamente metió un mechón de pelo detrás de la oreja y él se rió suavemente, trazando el camino de su mano con la suya. —Siempre hacías eso cuando te elogiaba. Aun es tan adorable como lo era antes. Para cubrir el hecho de que no tenía idea de cómo responder, se escabulló y dio un atrevido giro, y luego levantó las manos. — ¿Estoy bien? ¿No voy a avergonzarte delante de tus amigos? Él frunció el ceño, y entonces tomó su mano. —Nunca. La colocó a su lado y siguió hacia la puerta de enfrente. Estacionado delante tenía un Aston Martin gris acero. Ella levantó una ceja mientras le abría la puerta y se deslizaba en el asiento de lujoso cuero.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

no puedo decirte como de sexy encuentro la confianza en una mujer. Pareces una

184


El Club de las Excomulgadas Cuando Cole se deslizó a su lado y encendió el motor, rápidamente se abrochó el cinturón, pero miró hacia arriba mientras él salía del paseo. — ¿Cómo hiciste tu fortuna, Cole? No es que hubiese dudado jamás de que te convirtieras en alguien con éxito, pero cuando nos separamos aun estabas consiguiendo el dinero para tu primer negocio. En esa época, nadie quería tratar contigo porque eras demasiado joven y aun no tenías una licenciatura en económicas. ¿Terminaste la universidad? Cole sonrió, llegó a la carretera y aceleró el motor.

el régimen, la disciplina y, sobre todo, la paciencia. Nunca subscribí la idea de hacer A y luego B, y finalmente, conseguir un trabajo haciendo C. Ella suspiró. —Al contrario que yo, que deseaba las rutinas, horarios y la seguridad de que saber que sería empleada después de la graduación. Aunque haya acabado no usando nunca mi licenciatura. Entonces, ¿hiciste todo por tu propia cuenta? —Compré parte de una sociedad, porque nunca fui capaz de reunir el capital suficiente para hacerlo solo. Después de dos años, compré las de mis socios, pasé un año más optimizando los negocios hasta que estaban rindiendo un beneficio saludable, y entonces lo vendí por una buena suma de dinero. Suficiente para vivir y comenzar una nueva aventura. — ¿Y qué es en lo que te gusta aventurarte?—Preguntó. —Damon y yo somos socios en muchos proyectos ahora. Tengo un gran interés en madera, chips y biocombustibles. Ella torció la nariz.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—No. Sabes mejor que nadie que la universidad me frustró. No me gustaba

185


El Club de las Excomulgadas —Todo me suena a griego6. ¿Inviertes en patatas fritas? Él se rio y se estiró para darle un tirón en su pelo. —No, listilla. Chips 7 de madera. Para hacer papel. Suministro las virutas para las fábricas de papel. También poseo una serrería y soy socio con Damon en otra. Pero también financio un montón en desarrollo y vuelvo a los bienes raíces. —Entonces estás en el negocio de hacer dinero—saltó. Cole resopló.

Ella se encogió de hombros. —Supongo que sí. Tan solo creo que eres particularmente bueno en eso. Él estuvo de acuerdo y no ofreció cualquier falsa modestia, que ella encontró hasta más digno de babear. Odiaba a un hombre que no admitía su éxito. O daba disculpas locas, o culpaba a la suerte. Cole sabía que era bueno. No andaba por ahí vanagloriándose, pero no estaba dispuesto a no darse el merecido crédito tampoco. —Así que dime algo—dijo después de aclararse la garganta. —Sobre esta noche. Él se giró para mirarla rápidamente, con una ceja levantada. —No estás preocupada por esta noche, ¿verdad? No tenemos que ir. Basta con que digas la palabra. Y me encargaré de que tengamos una buena cena juntos, solos tú y yo. Ella sonrió, conmovida por su preocupación.

6 7

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

— ¿No lo estamos todos?

Sonar a griego, expresión que significa que no entiendes nada. Chips: virutas o astillas.

186


El Club de las Excomulgadas —No, eso no es lo que quiero decir. Sólo quiero saber cómo se va a desarrollar. Quiero decir, voy como tu…—Intentó formular la palabra cuidadosamente, no queriendo sonar ofendida o como si creyese que estaba siendo irrespetuoso con ella, sumisa. —Quiero decir, sé que dijiste que tanto Damon como Micah son como estos grandes machos dominantes con las mujeres que son completamente sumisas a ellos, y no estoy segura de cuál será mi papel esta noche. Sólo no quiero avergonzarte, o hacer o decir algo equivocado. Para su absoluta sorpresa, su expresión quedó sombría y entonces se desvió hacia el arcén antes de parar abruptamente. Después se giró en el asiento para

—Lo que eres, es alguien muy importante para mí. Estos son mis amigos. Buenos amigos. No es diferente a cualquier otro grupo de amigos que se reúnen para cenar, tomar algunas bebidas, reír y tener una buena conversación. Sí, Serena y Angelina son sumisas. También resultan estar muy enamoradas de sus maridos, y recíprocamente son adoradas más allá de la razón por sus hombres. Si quieres saber si ellos saben alguna cosa sobre nuestra relación, la respuesta es no. Por otro lado, están bien familiarizados con mis inclinaciones, si esa palabra no te ofende, entonces es muy probable que vayan a adivinar, o por lo menos, especular sobre tu papel en mi vida. —Lo siento mucho—dijo suavemente. —Aún estoy un poco fuera de sintonía con todo esto. Hace tres días, yo estaba con un hombre completamente diferente. Un conjunto diferente de reglas. Tienes que saberlo, esto no es típico de mí. Prefiero relaciones de larga duración, íntimas y con una base de confianza. No estoy saltando de cama en cama o haciendo relaciones por un capricho. Aun estoy un poco confusa con la rapidez con que me volví propiedad de otro hombre. Él tocó su mentón, forzándola a mirar de nuevo hacia arriba. —No solo otro hombre, Ren. Yo. Hay una diferencia. Fuiste mía primero. Y no te disculpes por querer información antes de ir hacia una nueva situación. Yo

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

encararla.

debería haber hecho un mejor trabajo explicándotela. Jamás quiero que te sientas

187


El Club de las Excomulgadas incómoda, avergonzada o intranquila. No soy un idiota que tiene que lucirse con su sumisa con un collar a fin de probar que soy algún tipo de hombre. No necesito de ese tipo de declaración para que el mundo sepa que eres mía. Las únicas personas que necesitan saberlo somos tú y yo. ¿Todos los demás? Me importan una mierda. Ella sonrió, porque ahora más que nunca había sonado como el Cole que había conocido. No, nunca había dado mucho crédito a lo que los otros pensaran. Era, probablemente, lo que lo había hecho ser el exitoso hombre en que se volvió. Acarició su cara con la palma de la mano, apartando un mechón de cabello.

Allí, tras la confianza y las contundentes palabras, tenía una fina capa de preocupación. No exactamente inseguridad, pero tal vez decepción. Ella se inclinó, pasó la mano por su firma mandíbula y entonces presionó los labios contra los suyos. —No—susurró. —No me molesta para nada. Creo que tan solo no quiero decepcionarte de alguna manera. Nunca quise decepcionarte. Eso no ha cambiado. No en diez años. La besó de nuevo. Metió la mano en su pelo y la acercó hacia su boca. La lengua deslizándose a través de sus labios, saboreando, echándose atrás, y entonces avanzando valientemente de nuevo. Descansó la cabeza contra la de ella, aun abrazándola hacia él mientras silenciosamente recuperaba el aliento. —No, Ren. Nunca me decepcionaste. Fui yo quien te falló. Todo lo que quiero es que seas tú misma y estés feliz. Amo a la Ren real. Y jamás me gustaría que fueses otra persona. Ella tragó en seco. Su corazón se retorció, robando su respiración. Eso era

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

— ¿Te molesta, Ren? ¿Qué ellos sepan que eres mía?

todo lo que ella siempre quiso, ¿no? 188


El Club de las Excomulgadas Hace un año, habría dicho que sí, inequívocamente. Tener a Cole de vuelta, tenerlo aquí, diciendo las palabras que estaba diciendo. Para tener otra oportunidad de rehacer el pasado. Pero eso fue antes de Lucas. Aunque su corazón absorbiese cada pedazo de Cole, aun había una parte que se agarraba obstinadamente a Lucas. Tal vez se le pasaría con el tiempo. Tal vez no. Si Lucas viniese a buscarla por la mañana, ¿sería capaz de decir que no? ¿Había sido más fácil agarrarse a Cole y aceptar ese fuego entre ellos, porque temía

No le gustaban las posibles respuestas para esas preguntas. No le gustaban porque, si Lucas estuviese de pie delante de ella ahora, no sabía cómo reaccionaría. ¿Cómo podría? La cobarde dentro de ella esperaba que Lucas se hubiese ido porque significaba que no tenía que hacer una elección. Estaba profundamente avergonzada con esa parte suya. Pero la idea de tener que escoger entre dos hombres que le importaban profundamente tenía el potencial de quebrarla completamente. Sacudió los sombríos pensamientos y se reorientó hacia el presente. Si pudiese mantener a Lucas a distancia en una pulcra caja, estaría feliz, extremadamente feliz, con Cole. No, ellos no estaban justos desde hacía mucho tiempo. Tal vez ni siquiera funcionase. Pero por el momento… ¿Por el momento? Estaba feliz. Un poco excitada. Esperanzada. ¿Quién sabía lo que traerían las dos próximas semanas? Cole besó su nariz, y entonces la empujó de vuelta, reposicionándose en su asiento. La alcanzó para apretar su mano, y entonces volvió a la carretera. Algunos minutos después, pararon en una entrada cerrada y Cole abrió la ventanilla para hablar en el pequeño interfono. El portón comenzó a abrirse y Cole

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

que Lucas la dejase del mismo modo que Cole la había dejado antes?

aceleró por el sinuoso paseo y dio la vuelta a una bella casa. 189


El Club de las Excomulgadas Era mayor que la de Cole, y mientras que el paisaje era exquisito, no se sentía tan acogedora o personal para ella como la casa de Cole. Pero para ella, la casa de Cole combinaba con él, o por lo menos con su imagen de él. Cole estacionó detrás de otro vehículo y Ren esperó a que diera la vuelta para abrirle la puerta. Él le extendió la mano y tiró de ella hasta estar de pie a su lado. —Quise decir eso, sabes. —murmuró él.

—Eres hermosa. Ella sonrió y se relajó. Él entrelazó los dedos en los de ella y siguió hacia la puerta, manteniéndola a su lado todo el tiempo. Como Lucas, acababa de asegurarse de que ella se sintiese cómoda. Cerró los ojos. Suficiente sobre Lucas. Tenía que parar con las comparaciones mentales. No era justo con ninguno de los hombres, pero cierto como el infierno no era justo para Cole, que estaba haciendo todo a su alcance para hacerla feliz. Un hombre alto e imponente atendió la puerta. La frente de Ren se frunció y miró cautelosamente hacia Cole. El tío parecía un gorila. Una versión de la más alta clase, pero alguien de seguridad personal, ciertamente. Cole tan solo sonrió. — ¿Cómo estás, Sam? ¿Serena te está manteniendo en vilo estos días? Sam hizo una mueca, y entonces se apartó gesticulando para que Cole y ella entrasen.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Ella levantó las cejas interrogativamente.

190


El Club de las Excomulgadas —El Sr. y la Sra. Roche os esperan en la sala de estar. ¿Te gustaría algo de beber? ¿Y a tú señora? —Esta es Ren—dijo Cole. —Ren, este es Sam, es el hombre para todo de Damon. Ren sonrió mientras Sam con seriedad estrechaba su mano. — ¿Te gustaría una bebida?—Le preguntó Cole. —Damon tiene una selección de vino muy buena. Bueno, y todo lo demás. Es probable que, si lo

—Me gusta el vino blanco. No soy exigente. Cole estuvo de acuerdo. —Que sean dos. Sam desapareció y Cole tomó nuevamente la mano de Ren y la llevó aun más dentro de la casa. Estaba ricamente decorada, pero no era ostentoso. Damon, y tal vez Serena, tenía buen gusto. Las obras de arte eran bonitas. El mobiliario era agradable y elegante. Toda la casa tenía un aire de refinamiento que era difícil lograr a propósito. Pero aun así la dejaba vagamente incómoda. Casi como si estuviese en un lugar que podía mirar, pero no tocar. Ya sentía el deseo de tensarse, colocarse una máscara falsa y nunca dejar a esas personas verla por dentro. Entraron en una espaciosa sala de estar, aunque pareciese una sala de estar normal para Ren. Pero tal vez cuando las personas tenían muchas salas en una casa, sentían la necesidad de nombrarlas todas de forma diferente. Damon y Serena estaban sentados en uno de los sofás grandes y otra pareja se sentaba en el sofá de dos plazas diagonal al sofá. La mujer era pequeña y curvilínea, con la piel de un bonito color caramelo que hablaba sobre su herencia

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

quieres, él lo tiene.

hispánica y largos cabellos castaños oscuros. Sus ojos eran oscuros también, una 191


El Club de las Excomulgadas combinación perfecta con el cabello oscuro del hombre de ojos oscuros que estaba sentado a su lado. Las dos parejas se levantaron cuando Cole entró en la sala con Ren. Ella automáticamente se quedó atrás, aunque Cole la llevase hacia delante con él. —Cole, estoy feliz de que tú y Ren pudiesen venir—dijo Damon calurosamente. —Es muy bueno verte de nuevo, Ren. Ren le devolvió la sonrisa hasta que su mandíbula se sintió congelada.

—Ven conmigo, Ren. Voy a presentarte a Micah y Angelina, y entonces, nosotras las chicas, podemos dejar a los tíos con sus cosas. Damon puso los ojos en blanco, pero soltó su mano. Serena agarró la muñeca de Ren y la guió en dirección a Micah y Angelina. —Micah, Angelina, esta es Ren Michaels. Ren, éstos son nuestros queridos amigos, Micah y Angelina Hudson. Su hija, Nia, está con la canguro esta noche. —Es un placer, Ren. —dijo Micah, con voz ronca y profunda fluyendo sobre ella. Tenía aquel hilo de autoridad que ella tanto anhelaba, una garantía para hacerla sentarse y prestar atención. Él también era un hombre seguro de su dominio. —Hola, Ren—ofreció Angelina dulcemente, su tímida sonrisa encantando a Ren. —Ok, ahora suelta a Angelina, para que las chicas podamos sentarnos. Hay tan solo una cantidad de tiempo que una mujer embarazada debe estar de pie, y mis pies están gritando—dijo Serena impaciente. Micah esbozó una sonrisa.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Serena estaba al lado de Damon y ofreció también a Ren una genuina sonrisa.

—Seguro, muñeca. Sé cuando recibo orden de marcharme.

192


El Club de las Excomulgadas Se inclinó para besar a Angelina, y entonces rodeó a las mujeres y fue hacia donde estaban Cole y Damon. Ni dos segundos después, Sam apareció con el vino para Cole y Ren. Después de que Ren tomó su copa, Serena gesticuló hacia ella y Angelina en dirección al sofá. —Vamos a sentarnos. Angelina sonrió y se inclinó hacia Ren.

—Oí eso—gruñó Serena. Se recostó en el sofá y suspiró tan alto que los hombres lanzaron miradas divertidas sobre sus hombros. Ren se encaramó al sofá de dos plazas al otro lado de Angelina y Serena, aun insegura de cómo actuar con estas mujeres. —Ella y las demás se pasaban todo el tiempo haciendo bromas sobre mí cuando estaba como pato bamboleante—continuó Angelina con una sonrisa de satisfacción. —No es más tan divertido para Serena, ahora que el zapato está en el otro pie. Serena miró hacia Angelina. —Cállate. — ¿Quién son las otras?—Preguntó Ren curiosa. —Nuestras otras amigas. Enamoradas—explicó Serena. —Están Faith, Julie y ahora Lyric, y claro, Angelina y yo. A pesar de realmente no quería entrar en asuntos sensibles, Ren estaba fascinada por Serena embarazada y como eso influía en su relación, el tipo de relación, que ella y Damon tenían. Sabía lo suficiente por Cole para saber que

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Está de mal humor. No le hagas caso.

193


El Club de las Excomulgadas Damon era la fuerza dominante veinticuatro por siete 8, dentro y fuera de la cama. Y aun así, cuando miraba hacia su esposa, sus ojos se ablandaban con amor. Cuando la tocaba, había gentileza y cariño. Damon era el tipo de hombre que la propia Ren ansiaba y que había encontrado con Cole y Lucas. ¿Los otros hombres en su vida? No tanto. —Pareces preocupada—dijo Serena, interrumpiendo sus pensamientos. — ¿Está algo mal? Ren sonrió levemente.

Ambas, Angelina y Serena levantaron las cejas. —Oh, hazla—dijo Angelina. —Creo que definitivamente quiero oír eso. Las mejillas de Ren se calentaron y su coraje vaciló. —No es de mi incumbencia. Serena se encogió de hombros. —Te avisaré si te hundes muy hondo en un territorio fuera de los límites. Ren respiró hondo. —Tan solo quería saber, como es ahora que estás embarazada y hay un bebé entrando en la imagen. ¿Cómo cambia tu relación? Y antes de que pienses que soy un bicho raro con demasiada curiosidad para su propio bien, es solo que yo frecuentemente deseé tener una familia, con niños, con el tipo de relación que necesito, y no conseguí conciliar las dos. Pero tú… tú pareces tener todo. Creo que te envidio.

8

El 24/7 se refiere a la pareja (generalmente en los roles Amo/a-sumiso/a) que extiende la escenificación de su vivencia hasta la totalidad del tiempo disponible, es decir, 24 horas al día, siete días a la semana, dentro de sus roles.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Estaba curiosa e intentando decidir si sería rudo hacerte una pregunta.

194


El Club de las Excomulgadas Los ojos de Serena se suavizaron y ella y Angelina intercambiaron secretas sonrisas. —Estaba preocupada al principio. La decisión de tener un hijo no fue tomada a la ligera por ninguno de nosotros. Pero de varias formas ensalzó nuestra relación. Es difícil de explicar. Siempre amé la dominación de Damon y su lado protector cuando se trata de mí, y de cómo me valora y cuida de mí. Pero es aun más pronunciado ahora que estoy embarazada de su bebé. Ha sido realmente maravilloso.

—Fue lo mismo conmigo y Micah. Él estaba tan majara con la idea de que estuviese embarazada de su hijo. No me dejaba levantar un dedo. No era menos dominante, pero su dominación era ejercida de otras formas. —No es que las cosas no cambiaran—continuó Serena. —Lo hicieron. Quiero decir, no es como si él fuese a utilizar un flogger o algo así cuanto estoy tan grande como una casa y con los tobillos hinchados y con unas oscilaciones hormonales del infierno. Aun exige mi obediencia y mi respeto, pero es menos exigente físicamente si eso tiene sentido. Pero no menos emocionante. —No, tiene todo el sentido—murmuró Ren. —Creo que debe ser maravilloso tener eso. —Deberías haber visto a Cole aquella noche en el restaurante—dijo Serena en voz baja. —Cuando te vio de nuevo. Nunca lo vi así. Estaba determinado a encontrarte. Ren sonrió. —Sí, lo estaba.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Angelina asintió en acuerdo.

195


El Club de las Excomulgadas —Tanto como odio interrumpir, señoras, la cena está siendo servida—dijo Damon mientras venía a quedarse al lado de Serena. Bajó la mano y gentilmente tiró de su esposa a su lado. Ren se levantó y fue en dirección a Cole. Él deslizó la mano sobre su hombro y apretó tranquilizadoramente. Tan solo un simple gesto que la calentó hasta los dedos de los pies. Envolvió el brazo alrededor de su cintura y permaneció abrazándola, mientras esperaba que los otros los precedieran fuera de la sala. — ¿Todo bien?—Murmuró en su oído mientras se giraban para seguirlos. Ella asintió y después unió su mano con la de él, gustándole el consuelo de su comedor, y entonces la condujo hasta su silla antes de sentarse a su lado. La conversación durante la cena fue ligera y se relajó más mientras avanzaba la noche. Los amigos de Cole eran buenas personas. Con los pies en el suelo. Damon, obviamente, tenía más dinero que Dios, pero no era pretencioso, parecía no tener ego, pero vestía confianza, tan seguro como Cole. Micah no era tan rico como los otros dos hombres, pero encajaba bien con ellos. También rezumaba confianza. Su expresión, su comportamiento, todo hablaba de un hombre fuerte, que sabía exactamente lo que quería y no se disculpaba con nadie. En compañía de tan magníficos machos alfas, Ren estaba mareada. Estaba bien familiarizada con todo el espectro de hombres dominantes. Había aquellos que jugaban a ser dominantes, aquellos que intentaban ser dominantes, y después estaban aquellos que lo eran. Que no necesitaban ningún esfuerzo o práctica. Venía a ellos tan natural como respirar. No tenían nada que probar, ningún ego que ser acariciado. Les gustaba lo que les gustaba y adoraban las mujeres a su cuidado. Estos tres eran tales hombres.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

toque. Él mantuvo los dedos entrelazados con los suyos mientras entraban en el

196


El Club de las Excomulgadas De repente estaba ansiosa de volver para casa con Cole para disfrutar de sus caprichos. Se le calentaba la sangre sólo de imaginar lo que él querría y lo que haría exactamente, o como buscaría ganar su placer. Y entonces se imaginó redonda y grande, con su hijo. ¿Cuánto más adorable sería él? Ya era muy atento con su bienestar. Su garganta se apretó con los nostálgicos pensamientos. Tener su bebé era una linda fantasía. Sacudió la cabeza. Ver a Serena la había hecho fantasear. Aun era bastante joven para preocuparse por tener bebés. Ni siquiera había conseguido aterrizar en

—Espero que estés pensando en mí. El murmullo de Cole acarició su oreja y se sintió culpable. Cuando notó que había notado su falta de atención en la actual conversación, se relajó y se inclinó hacia su lado. —Lo estaba—admitió. —Estaba pensando sobre esta noche. Cuando esté a tus órdenes. Estaba imaginando lo que querrías. Su mirada ardió y el azul de sus ojos quemó como una llama. Y entonces él simplemente se levantó, la ayudó graciosamente a levantarse y dijo en dirección a Damon: —Gracias por la cena, Damon –asintió hacia Serena. —Y a ti, Serena. Estás adorable. Voy a llevar a Ren a casa ahora. Temo que la noche haya sido cansadora para ella. Diversión brilló en los ojos de Micah mientras su mirada iba de Cole a Ren. Le llevó todo su control no ruborizarse. —Hasta otra, hombre—dijo Micah. —Fue bueno conoceros a las dos—dijo Ren hacia Serena y Angelina. —

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

una relación estable. Pero un día…

Espero verlas nuevamente algún día. 197


El Club de las Excomulgadas —Oh, creo que puedes contar con eso—dijo Angelina con una sonrisa. La mano de Cole apretó su brazo y se vio impulsada hacia la puerta donde Sam esperaba. —Buenas noches—dijo Sam educadamente mientras los acompañaba hasta la salida. Cole murmuró un buenas noches, y entonces con prisa empujó a Ren hacia el coche. Mientras se deslizaba en el asiento del conductor, un momento después,

Se giró para mirarla mientras aceleraba a través del paseo. —Espero que estés lista para lo que tengo en mente, querida. Fue un infierno permanecer sentado a tu lado toda la noche mientras estás tan malditamente sexy con ese vestido. Y después de saber que estabas pensando en mí y en lo que te haría más tarde… Ella sonrió, satisfecha con la promesa en sus ojos. —Estoy dispuesta para eso.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

sus manos temblaban mientras colocaba las llaves en la ignición.

198


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veintidós El viaje a casa fue tenso y silencioso. Cada centímetro de la piel de Ren estaba vivo y consciente. Sus sentidos hiperactivos. Con cada mirada que él le lanzaba en su dirección. Cada vez que se movía. Todo servía para aumentar la expectativa de cuando llegasen a casa y ella pudiese ver cuán implacable él podía ser. Ella lo sintió esa noche. Cuan cerca del límite se deslizaba. Como si ahora

Ella difícilmente podía esperar. Cuan magnífico sería sentir la fuerza completa de todo su poder. Saber que estaba segura y protegida por su fuerza. Se estremeció cuando se detuvieron en su entrada. Era difícil respirar. Cada respiración era corta y rápida, y tan leve que a veces pensaba, que no lo hacía. —Sal—dijo con voz concisa. Su mano temblaba, tanteó la manija antes de finalmente abrir la puerta. Salió y él estaba allí inmediatamente, tan cerca que podía olerlo, podía sentir el calor que emanaba de su tenso cuerpo. —Ve dentro y desnúdate. Déjate tan solo los tacones rosa que compré para ti. Espérame en el cuarto, de rodillas, lista para recibirme. Tienes cinco minutos. No vaciló. Girándose, corrió hacia dentro, su pulso retumbando con fuerza suficiente para desestabilizarla. Tuvo que esforzarse a ir lenta por las escaleras para no arriesgarse a una caída.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

hubiese amarrado aquella parte de sí mismo que más quería dejar suelta.

199


El Club de las Excomulgadas Una vez en su cuarto, se desnudó totalmente, y entonces se inclinó en su armario por los zapatos rosa. Deslizó los pies en ellos y echó una ojeada de sí misma en el espejo de cuerpo entero de la puerta del armario. Parecía deliciosamente pervertida. El pelo estaba revuelto y se derramaba sobre sus hombros y abajo por su espalda. Sus pezones estaban oscuros y tensos, al punto de doler. Y los zapatos fóllame la hacían ronronear con aprobación. Oh Cole, estás enhorabuena. Sonrió, pues no tenía falsa modestia. Se veía bien. Estaba en forma. Y le

Deslizó las manos por las caderas, y después hasta la cintura para agarrar sus pechos. Cole creía que era guapa y lo dijo de una manera que la hizo creerle que absolutamente lo era. A él le gustaba su seguridad en sí misma, pero había notado rápidamente que su seguridad estaba en su nivel más alto con él y con Lucas. Creía firmemente que una de las razones de que algunas de sus relaciones pasadas no funcionaron, fue porque un hombre en particular había trabajado muy duro para romperla, lo hizo porque él y otros como él se sentían amenazados por su seguridad. Algunos hombres no lidiaban muy bien con una mujer capaz y segura de sí misma, y su instinto era hacer todo en su poder para destruirlas. Por otro lado, había hombres como Lucas y Cole que se deleitaban con una mujer fuerte y con confianza en sí misma. Sí, eran dominantes, pero celebraban la fuerza en sus mujeres. Aunque ellos la controlasen, protegiesen y estimasen. Era una contradicción no comprendida por muchos. ¿Cómo un hombre que se empeñaba en dominar completamente a una mujer, podía apreciar la fuerza y la auto suficiencia? Ren había visto hombres de todo el espectro. Algunos jugaban a la dominación. Algunos eran abusivos con su absoluto control. Algunos no tenían

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

gustaba su cuerpo.

ningún interés en la felicidad de la mujer, sólo en la suya propia. Para algunos era 200


El Club de las Excomulgadas un juego y nada más. Pero entonces, había hombres como Cole y Lucas. Hombres que apreciaban la belleza. La celebraban de muchas formas. Y reconocía que venía de un lugar mucho más profundo que la carne. Estos eran hombres que tenían un profundo respeto por las mujeres en su custodia y a cambio ganaban el respeto de Ren. No era algo que ella ofrecía a la ligera. Ni su confianza. Ambos tenían que ser conquistados. Mirándolo de esa forma, notaba que no había perdido nada. No importa el camino que escogiese o el camino que fuese escogido para ella, si Lucas se había apartado realmente. Aún era afortunada. Más feliz que la mayoría, porque no dos. La paz descendió sobre ella como un abrazo caliente y reconfortante. La paz, como todo lo demás, era pasajera. Por la mañana podría volver a preocuparse o angustiarse, pero ahora, podía dejarse ir y vivir el momento. Porque no podría jamás conseguir que el hoy volviera, y el mañana nunca ofrecía garantías. Sonrió y asintió a sí misma en el espejo. Tenía un hombre para agradar, y al hacerlo, se agradaría a sí misma. Se giró y caminó devuelta al cuarto, caminando sobre la espesa alfombra que Cole había colocado esa mañana después de que la había encontrado arrodillada en el suelo de madera esperando por él. No había dicho ni una palabra, pero el mensaje fue alto y claro. No quería nada que la lastimara. Permaneció arrodillada, cerró los ojos brevemente y respiró hondo, calmándose. Entonces, tan deprisa como la tranquilidad descendió sobre ella, oyó sus pasos en la escalera. Su pulso saltó a la vida y golpeó sobre su piel. Su respiración se aceleró y se hizo más superficial. La anticipación lamía su espina dorsal, enviando estremecimientos por toda ella de ida y vuelta.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

había encontrado tan solo un hombre en el que podía confiar absolutamente, sino

201


El Club de las Excomulgadas Y entonces entró en el cuarto, se paró y dejó su mirada vagar apreciativamente por su cuerpo. Él llenaba el cuarto. El propio aire a su alrededor cambió y permaneció espeso y pesado. Se movía como un sueño. Había autoridad en la manera en que se conducía. Sin vacilar. Su mirada no dejándola nunca, pero tampoco mostrando ningún tipo de reacción. Caminó a su alrededor, abriendo los botones de su camisa. Mantuvo su mirada al frente, y permaneció quieta mientras él se tomaba su tiempo desnudándose. Después de un momento entró en el baño, y pareció una eternidad

Se quitó los vaqueros y ella no se pudo contener, miró la magra masa muscular de su pecho y costillas. Sus hombros eran anchos y los brazos ondulaban con los músculos. Un puñado de cabello castaño, casi rubio, se juntaba en el hueco de su pecho, y entonces serpenteaba en línea recta hasta el ombligo. Era un infierno tener que esperar, cuando no quería nada más que llegar a sus pies y tomar lo que le mostraba. Y él parecía no tener prisa. Cruzó el cuarto y abrió un armario de roble. Un momento después, cerró la puerta y pudo verlo sujetando una cuerda enrollada. Mucha cuerda. Ella tragó y aspiró el aire por la nariz. Volvió enfrente de ella, sujetando la cuerda, y entonces comenzó a desenrollarla lentamente. —Levántate—ordenó. —Piernas separadas, mirada al frente, brazos a los lados. Esperando no caer hacia delante, torpemente se puso de pie, asegurándose de no tambalearse en sus tacones. Satisfacción oscureció sus ojos, y ella absorbió su aprobación.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

hasta que volvió.

202


El Club de las Excomulgadas —Me encanta una mujer con restricciones—dijo, con voz baja y ronca, y tan apasionada que se encontró inclinándose en su dirección. —Hay algo muy atrayente en una mujer atada e indefensa, dependiendo de mí para su placer, a mi merced, para todo. La estaba matando. Cerró los ojos y gimió suavemente, incapaz de suprimir la necesidad que subió fuerte dentro de ella. —Voy a cubrirte de cuerda, Ren. Tan solo tus pechos quedarán descubiertos. Tu coño, el culo, la boca. Todas las cosas que más me agradan y que

Ella tragó nuevamente y bajó ligeramente la cabeza en una demostración de sumisión. Él deslizó los dedos bajo su mentón y lo empujó hacia arriba una vez más. —Nunca mires hacia abajo, Ren. Puedes someterte a mí. Puedes obedecerme. Pero nunca, jamás, mirarás hacia abajo como si fueses menos. Los ojos y el mentón siempre hacia arriba. Muéstrame la mujer orgullosa y viva que escogió darme el regalo de su sumisión. Las lágrimas quemaron sus párpados y luchó para impedir que cayeran. Le devolvió la mirada con feroz gratitud. Por entenderla. Por aceptar que ella fuese fuerte. Él se inclinó y apretó los labios sobre los suyos. Sólo un susurro. Como un homenaje a la mujer que ella era. El reconocimiento de quien era ella. Entonces comenzó a enrollar la cuerda alrededor de su cuerpo en complicados patrones. Era suave contra la piel y él tuvo cuidado de que no abrasase su carne por ningún lugar. Era flexible y no le haría ningún daño a su cuerpo. Bajo los pechos y entonces por arriba, atrayendo la atención hacia las curvas rechonchas y presentándolos de la mejor forma. Por medio y encima de sus piernas, por debajo

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

aprovecho para mi propio placer.

y sobre los hombros.

203


El Club de las Excomulgadas —Voy a acostarte en la cama para terminar—dijo cuándo hizo una pausa. Suavemente, la levantó y la colocó a su lado en la cama. Inmediatamente enrolló sus piernas detrás de ella, doblando las rodillas antes de fijar la cuerda alrededor de sus muslos y tobillos para mantener las piernas juntas firmemente. Cuando terminó, la rodó sobre la barriga y llevó las manos detrás de su espalda y las fijó a su cintura. Quedó inmovilizada. La única parte de su cuerpo que podía moverse era la cabeza. Estaba amarrada de pies y manos y posicionada de tal forma que

Su mano acarició su culo en un gesto tranquilizador. —Voy a colgarte del techo. Hay cuerda suficiente para no cortarla y aguantar fácilmente tu peso, pero si algo te lastima en cualquier momento, quiero que me lo digas. Ella asintió. Sus manos se movieron sobre su cuerpo, agarrando más cuerda, y entonces retrocedió y apretó un botón en la pared al lado de la cama. Resopló cuando fue levantada por encima de la cama y comenzó a moverse hacia los pies y después por encima del suelo. Osciló varios metros por encima de la alfombra donde estuvo arrodillada, y al principio la sensación fue impresionante. Cole estaba allí, inmediatamente, la mano sujetando su cara y acariciándola hasta que consiguió equilibrarse. — ¿Sabes lo que más adoro de esta posición? Además del hecho de que estás increíblemente interesante envuelta en mi cuerda, colgada en mi cuarto. Estás abierta y vulnerable. Puedo tenerte de cualquier forma que quiera, y cuantas veces quiera, y por el tiempo que quiera. Voy a tenerte, Ren. —Fue detrás de ella y

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

permanecía totalmente impotente.

204


El Club de las Excomulgadas arrastró un dedo por la hendidura de su culo hasta el coño. Circuló la entrada, empujó hasta el nudillo una vez antes de retirarse y toquetear su clítoris. Después la giró lentamente alrededor de forma que quedó de pie delante de su boca. Extendió la mano y tomó su mentón, manteniéndola en el sitio, una clara señal de lo que pretendía hacer. La soltó y ella oyó el raspar de la cremallera. Entonces él giró su cabeza hacia un lado para tener un mejor ángulo de entrada en su boca. Su pelo colgaba hacia abajo, arrastrándose hacia el suelo. Él acarició su mejilla, acariciando y

—Voy a follar tu boca, Ren. Hay una diferencia. Podría exigir que me chupes, pero lo que quiero es que permanezcas perfectamente inmóvil mientras te follo largo y duro, usaré tu boca exactamente como usaría tu coño. Sus palabras incitaron un fuego oscuro en el fondo de su alma. Aquellas palabras, aquellas oscuras promesas llamaban una necesidad enterrada tan profundamente que era una parte esencial, respirando dentro de ella. No era sólo lo que necesitaba o quería. Era lo que ella era, y lo abrazó con cada parte de su ser. Agarró la parte de atrás de su cabeza y guió su polla a su boca. Tan pronto sus labios se separaron, empujó hasta el fondo. Áspero, duro, bien hasta el fondo de su garganta. Tuvo un reflejo nauseoso, pero batalló con cada gramo de su fuerza, obligándose a relajarse y dejarlo usarla como quería. La última cosa que deseaba era luchar. Quería esto. Lo quería a él. Todas las sombras, las duras aristas, las partes que escondía de todos. Ella se balanceaba descuidadamente en las cuerdas mientras él la empujaba para satisfacer sus embestidas. Se deslizaba sobre su lengua, su sabor llenando su boca. Haciendo sonidos húmedos de succión mientras se molía contra su mentón, sonidos que a él parecían gustarle.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

tocando incluso cuando empujaba en su boca abierta.

205


El Club de las Excomulgadas Su dominación sobre ella era implacable y aun así había ternura en sus dedos. O tal vez ella lo imaginaba. No había nada gentil en su postura. La follaba tan duro como había afirmado. Forzó el aire por sus fosas nasales que quemaban cuando él se enterró hasta el fondo de su garganta y permaneció allí por varios largos segundos. Pero siempre parecía saber precisamente cuando ella tenía suficiente o estaba en el límite. Retrocedió, concediéndole la libertad de respirar, tragar y estabilizarse. Entonces estaba de vuelta dentro de su boca. Acariciándola. Empujándola. Follándola. Más tarde, giró su cabeza más hacia atrás inclinando su boca hacia

Caliente semen salpicó sobre su boca y mejilla, pero la mayoría la hizo pasar por sus labios, sobre su lengua, llenando su boca. Entonces se deslizó hacia dentro, ahora con golpes más lentos y más largos, forzándola a tragar su liberación. Cuando se apartó, ella estaba jadeando, su sabor en su lengua, su cuerpo ardiendo por más. Él limpió el semen de sus labios con el pulgar y entonces se apartó. Un segundo después, fue bajada sobre la alfombra de felpa en el suelo. La giró de lado para que no quedase de bruces, y entonces caminó calmadamente alejándose, dejándola atada, esperando sus atenciones.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

arriba mientras la empujaba en su erección.

206


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veintitrés El cuarto permaneció silencioso. No tenía ni idea de a donde había ido o cuánto tiempo había pasado desde que se fuera. Esperaba el malestar que ciertamente vendría de estar en tal posición, pero la verdad, estaba cómoda en la suave alfombra. Lo que la dejaba tensa no era el malestar. Era la anticipación de cuando él volviese y de cómo tomaría su placer esta vez.

de su sangre y zumbó en sus venas. Su cuerpo se estremeció un poco cuando se elevó una vez más en el aire y permaneció colgada del techo. Ella giró en un lento y perezoso círculo, antes de que él colocase una mano en su pierna para parar su progreso. —Me gustaría que pudieses verte como yo te veo. Las primeras palabras se deslizaron como seda sobre su piel. —Hermosa. Vulnerable. Abierta. Mía. La última palabra envió un estremecimiento por sus músculos. Suya. Amaba la forma en que sonaba. Amaba el primitivo salvajismo que acompañaba tal declaración tan posesiva. Era su posesión. Su mujer. Suya para hacer cualquier cosa que quisiese. Tal poder hizo a su garganta apretarse. Él se colocó entre sus muslos. Estaba presa de tal forma que su coño permanecía descubierto, los muslos abiertos y las piernas dobladas hacia atrás y atadas de forma que era incapaz de moverse incluso un centímetro.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Cuando los pasos sonaron en el piso de madera, la excitación corrió a través

207


El Club de las Excomulgadas Él acarició con una mano la curva de su trasero, apretando y acariciando la rechoncha carne. —Relájate. La orden fue concisa. Esperaba obediencia. Era un hombre paciente, pero cuando emitía una orden, quería resultados inmediatos. Obligó a todos los músculos de su cuerpo a relajarse. Sintió el sondeo de una boquilla grande y contundente en su abertura anal. lubricante. Entonces él la empujó nuevamente hacia delante y se tensó por reflejo. Él retrocedió inmediatamente y antes de que pudiese hasta imaginar lo que pretendía hacer, el fuego estalló sobre su culo, llevándose su aliento. Una pala. Tan solo un estallido, pero fue lo suficiente para recordarle las consecuencias de su descuido, no importa lo pequeño que fuera. Nuevamente se obligó a relajarse y él comenzó otra vez, trabajando la punta del plug9 por detrás de ella. Era amable y sin prisa. Tomándose su tiempo hasta que estaba debidamente estirada lo suficiente para empujar el resto del plug. Se estremeció y arqueó, inadvertidamente, causando que se balanceara hacia fuera. Cole la sujetó, pero en vez de emitir otra reprimenda, se inclinó y besó el centro de su espalda. —Shhh, Querida. Pasará. Respira e intenta relajarte. Dale algún tiempo. No voy a apresurarte. Sus palabras más que ninguna otra cosa, la calmaron e hicieron que parara de luchar contra la quemadura de la invasión del plug. Era uno grande, mayor de cualquiera que hubiese usado en el pasado. Pero él no era un hombre pequeño y si 9

El plug anal o también llamado butt plugs es un consolador anal, un juguete sexual pensado para disfrutar de esta penetración. Su forma es parecida a un tapón, cuyo tamaño no es demasiado largo y en el extremo debe tener un tope o ensancharse para evitar que se pierda en el interior del recto.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Se estiró alrededor de ella antes de que la apartara y aliviara el camino con

208


El Club de las Excomulgadas planeaba usarla de esa manera, necesitaba preparación, tanta como fuese posible, si no podría lastimarla en el proceso. A veces ella quería el dolor. Quería ser tomada sin tener en cuenta o consideración su comodidad. Quería ser usada, quería dar el máximo de placer al hombre que la poseía. Pero esta noche, más que la mayoría, se sentía más vulnerable, y aunque quería los extremos duros e implacables, sabía que sus límites no serían tan capaces de ser empujados como lo eran normalmente. La dulzura mezclada con su dominación era lo que necesitaba y quería ahora. Él parecía estar en sintonía con sus emociones. Lucas siempre le dijo que un Cole, ambos, realmente parecían anticipar sus necesidades antes de ella fuera capaz de articularlas hasta para sí misma. — ¿Todo bien hasta ahora?—Preguntó Cole mientras acariciaba la parte baja de su espalda. Asintió, ayudando a su pelo a colgar hacia debajo mientras colgaba de las cuerdas en que Cole la había envuelto tan intrincadamente. Él se acercó, recorriendo las manos por su culo antes de moverlas más abajo hacia la parte de atrás de sus caderas, bien arriba donde la cuerda había sido enrollada en sus piernas. Sus dedos cavaron en su carne, y entonces sintió el sondeo duro de su polla. En un instante, la empujó hacia atrás mientras se empujaba hacia delante. Enterrándose hasta las bolas, hasta el fondo de su coño, y ella soltó un ronco grito con el impacto de su invasión. Ella era pequeña, mucho más ahora con el plug metido en su culo. Cole no era un hombre pequeño, pero ahora se sentía enorme dentro de ella, estirándola, forzándola a acomodarlo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

buen dominante conocía a su sumisa mejor que ella misma. Tenía razón, y él y

209


El Club de las Excomulgadas Suspendida por las cuerdas, él podía moverse libremente, empujándola para responder a cada embestida. Entonces, la mantuvo inmóvil y comenzó a conducirse en ella hasta que su cuerpo entero temblaba con la fuerza de su posesión. Enrolló los dedos alrededor de las cuerdas que cruzaban su espalda y la fijó en el lugar mientras se hundía en ella repetidas veces. Rápidamente, agarró las puntas de su cabello y los empujó hasta que su cabeza se acercó. Envolvió los dedos en los mechones y continuó impulsándose dentro de ella. Ella gemía mientras su mano vagaba por arriba del plug enterrado en su

Apareció sudor en su frente y se mordió el labio inferior para impedirse desmayarse. Quería correrse. Necesitaba correrse tan mal que tenía miedo que con el más leve toque, se quebraría. Entonces el plug salió libre y con la misma rapidez Cole se retiró de su coño, y entonces se deslizó profundamente en su trasero. —Córrete Ren—dijo con una voz ronca que le decía cuán cerca estaba él de su propia liberación. Pero ella ya había empezado a deshacerse en el momento en que la mordedura del dolor mezclada con el embriagador placer de su posesión la alcanzó. Su orgasmo no fue uno suave, fluyendo como el mar, sino que era un tsunami que cayó sobre ella a la velocidad de la luz. Ella no era consciente de nada, excepto del placer fuerte e implacable que parecía volverse aún más explosivo con cada segundo que pasaba. El ruidoso golpe de carne contra carne alternado con sus propios suspiros llenaron sus oídos, hasta que todo era tan solo un rugido que no podía distinguir.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

culo. Jugó con la base, enviando sensaciones perversas a través de su cuerpo.

210


El Club de las Excomulgadas Lo siguiente de lo que se dio cuenta era que estaba siendo abrazada en los brazos de Cole. La cuerda se había ido y él la acunaba suavemente de un lado a otro, su cabeza metida bajo su mentón. La besaba entre susurros, aunque ella no tuviese idea de lo que estaba diciendo. Las manos se deslizaban de arriba abajo de su cuerpo, acariciando y calmando. Estaban en la cama y se quedó desconcertada de que hubiese pasado tanto tiempo sin conocimiento. Sin siquiera darse cuenta, pasó los brazos alrededor del cuello de Cole y metió la cara aún más en su cuello. Él la acomodó en sus brazos para que estuviese

—Te eché de menos—susurró ella. Él acarició su pelo y por un momento no habló. Cuando lo hizo, su voz se quebró un poco. Casi como si tuviese que tener un tiempo para recomponerse y responder. —También te eché de menos, querida Ren. Demasiado. No soy capaz de decirte cuanta alegría me trae tenerte de vuelta en mis brazos. Ella besó su cuello, inhalando su masculino olor, dejándolo que la rodease y bailara en su nariz. —No puedo dejarte ir otra vez—dijo él en una voz tan baja que casi no pudo oírlo. —No voy a dejarte ir.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

más confortable, y entonces la abrazó más firmemente.

211


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veinticuatro Cole se despertó temprano, como era su costumbre, pero esta mañana no tenía prisa por salir de la cama. Hoy había despertado con un cuerpo caliente y suave cubriendo su pecho. Ren estaba desparramada encima de él, una pierna doblada sobre la suya e intercalada entre sus rodillas. Un brazo estaba arrojado sobre su barriga y la cara descansaba contra su pecho. Tenía los brazos llenos de todo lo que siempre deseó y no tenía ninguna de su cuerpo, acariciando su pelo, oyéndola respirar. Y se percató de que nunca había sido más feliz de lo que lo era aquí, ahora. Hace un mes, habría dicho que estaba feliz. Satisfecho. O tal vez fuese porque estaba resignado. Había pensado en Ren cada vez menos con el pasar de los años. Había sido relegada al pasado. Un doloroso error que había cometido y que se vio forzado a admitir. Solo cuando la vio nuevamente, se dio cuenta cuanto había echado de menos su presencia en su vida. Cuanto la quería de vuelta. No había forma posible que pudiese ver a alguien diez años más tarde y tener ese tipo de reacción si no estuviese aun seriamente colgado por ella. Diez años era un tiempo malditamente largo. Toda una vida para la mayoría. La gente hacía un infierno cambios en una década. Él realmente los hizo. Así como Ren. Y, aun así, de muchas maneras, no lo hicieron. El dicho era que no podías volver atrás, pero podría malditamente bien seguir adelante. Con ella. Inclinó la cabeza para poder besar su frente. Ella se agitó y desperezó somnolienta antes de acurrucarse más fuerte en su abrazo. La besó de nuevo, simplemente porque no podía resistirse.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

prisa por acabar con el momento. Así que se quedó allí, el brazo envuelto alrededor

212


El Club de las Excomulgadas Sus párpados se abrieron y posó su desenfocada mirada sobre él. —Buenos días—murmuró ella. —Buenos días. Quería girarla y deslizarse en el cierre satinado de su cuerpo. Quería eso más de lo que quería respirar. Pero había sido duro con ella la pasada noche. La había tomado muchas veces y usado duramente. Era probable que estuviese sensible y de ninguna manera quería causarle malestar.

hombro y su pecho. —Necesito trabajar esta mañana—dijo casi disculpándose. —Claro. No voy a interferir con tu escritura. Vendré para llevarte a comer. Lucas me dijo que tienes el mal hábito de olvidarte de comer. Esta vez a ella no pareció importarle la mención del otro hombre en su vida. Esperaba que con el tiempo, se volviese insensible al oír el nombre de Lucas. Torció los labios en una triste sonrisa. —Desgraciadamente tiene razón. Tiendo a quedar atrapada con las cosas y acabo olvidándome del tiempo. Ya me quedé dormida en mi mesa más de una vez. —Bien, tienes algunas horas para trabajar antes de que te arrastre a comer. Ella sonrió y se inclinó para besarlo. —Trato hecho.

Parecía extraño entrar en la espaciosa sala que Cole había destinado como

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Ella se empujó sobre un codo, el cabello cayendo como una cortina sobre su

su área de trabajo. Estaba acostumbrada al estudio que Lucas había instalado para 213


El Club de las Excomulgadas ella. Era confortable. Sabía dónde estaba todo. El mobiliario se amoldaba a ella. Hasta adoraba su mesa. Cole realmente había hecho quilómetros extras para tenerla a gusto y había sido extremadamente generoso, pero aún era todo nuevo y desconocido. Alguien había desempacado todas sus cosas y hasta las organizó, o había, por lo menos, intentado hacerlo. Comenzó a reorganizar, necesitando el consuelo de saber dónde deberían estar las cosas y en qué orden. La primera hora la pasó colocando su material de arte en orden. Para ese cogió su bloc con cubierta de cuero que tenía el primer borrador de sus escritos y sus esbozos. Su proceso era probablemente más complicado que los demás, pero le convenía y le había dado una medida de consuelo. Siempre hacía esbozos preliminares y el borrador escrito en el bloc. Cuando estaba convencida de que había hecho las cosas como quería, entonces hacía copias impresas que, finalmente, entregaría a su editor. Para cada libro compraba un bloc diferente. Adoraba la sensación del papel encuadernado en cuero. Las páginas habían sido falsamente desgastadas para darle una apariencia de usadas, envejecidas. Y la cubierta de cuero tan desgastada y suave que adoraba acariciarla con la punta de los dedos. Era una persona muy táctil. Amaba tocar. Lo necesitaba. Lucas, y ahora Cole, le daban lo que necesitaba. Eran abiertamente afectuosos con ella. Parecían necesitar tocarla tanto como ella necesitaba ser tocada. No todos los hombres con quien había estado habían sido conscientes de sus necesidades, o tal vez, simplemente no les importase descubrirlas. Pero había descubierto que sufría cuando le era negado el contacto cercano y personal. Lo que era contradictorio dado cuán cerca guardaba su espacio personal y

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

momento, ya estaba ansiosa por empezar a crear, así que se colocó en la mesa y

214


El Club de las Excomulgadas solo confiaba en algunos para llegar lo suficientemente cerca para alguna vez tocarlo. Adoraba las cosas confortables, por otro lado. Como zapatos, mobiliario, diarios. Se rodeaba de cosas que se sentían bien y que apelaban a sus sentidos. Pero por encima de todo, necesitaba y deseaba estructura y rutina. Acarició la cubierta del bloc antes de abrirlo por la página donde había diseñado el último esbozo. Los lápices estaban en un cubilete a su derecha, los colores ordenados de claro a oscuro. Cuando tomó uno para perfeccionar algunas

La excitación la atravesó. Lucas no era mucho de mensajes de texto. Prefería mucho más la comunicación directa, pero esperaba que tuviese por lo menos contacto con ella así, durante las dos semanas que estaría con Cole. Seguramente, por lo menos, lo haría para averiguar si estaba feliz. Cogió el móvil del bolsillo de los jeans y abrió el mensaje. Era de su amiga Savonna. Intentó no permitir que la decepción la comiese. No debería ni haber estado pensando en Lucas. Vi a Lucas en el club ayer por la noche. ¿Dónde estabas tú? Por un largo momento, Ren miró al mensaje, batallando contra su reacción a él. Entonces, lentamente, borró la pantalla y colocó el teléfono de lado, sin responder a la pregunta. ¿Qué podría decir de todas formas? Lucas está siguiendo adelante, después de que me dejó con otro tío. Sí, así no quedaría mal. Le llevó toda su disciplina no escribir de vuelta y preguntar a Savonna si Lucas había estado allí con otra mujer. La simple verdad era que había algunas preguntas de las que no le gustaría saber la respuesta. Tomó el lápiz. Un color lavanda suave con el que tenía la intención de perfeccionar el cielo de la mañana sobre el lago de uno de sus diseños. Su mano

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

líneas en el diseño, su móvil señaló una entrada de texto.

215


El Club de las Excomulgadas tembló y las dudas lucharon en su mente, a pesar de sus esfuerzos para no insistir en Lucas. Date a ti misma un descanso, Ren. Nadie en el mundo sobrelleva una ruptura en pocos días, no importa que tuviera este maravilloso, hermoso y guapo hombre a quien recurrir. Pero aun así deseaba que hubiese una llave que pudiese tan solo girar y cambiar todo eso. La duda, el miedo, la preocupación y la tristeza. El lápiz cayó de sus torpes dedos sobre el bloc abierto y el diseño de dos subía en el cielo Distraídamente miró las páginas, retrocediendo en la historia, estudiando cada uno de los diseños y las simples historias infantiles en toda su inocencia. Las lágrimas se reunieron mientras la comprensión la golpeó. Tal vez hubiese estado en su subconsciente desde el principio, pero no lo había notado hasta ahora. Esta era la historia de ella y de Cole. Días felices. La dulzura del primer amor y la tristeza que acompaña a la primera despedida. Aun antes de volver a ver a Cole otra vez, había canalizado esas memorias para el libro. Tal vez fuese su forma de dejarlo ir. Solo que ahora estaba de vuelta en su vida. ¿Por qué no lo había encontrado otra vez hacia un año, cuando estaba saliendo de su relación con Grant? No habría obstáculos, sin barreras, nada estaría en el camino de su reencuentro. Bajó la cabeza mientras lenta y cuidadosamente cerraba el bloc. No habría ningún trabajo hecho hoy. En su lugar tomó el bloc de dibujo, lo abrió en una página en blanco, y entonces escogió un lápiz carbón cerca del cubilete. ********

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

niños sentados en un embarcadero, los pies en el agua, observando mientras el sol

216


El Club de las Excomulgadas Cole verificó el reloj y entonces se giró en dirección a la terraza acristalada. Había esperado tanto como era posible. No quería apartarse de Ren ni siquiera por algunas horas para darle tiempo a trabajar. Se había ocupado con llamadas y recuperado el atraso en sus e-mails, pero su concentración estaba hecha polvo. Después de enviar un e-mail para la persona equivocada, desistió de intentar seguir las rutinas de trabajo. Paró en la puerta, observando como Ren se inclinaba, con el lápiz en la mano, el rostro arrugado por la concentración. Su labio inferior metido entre los dientes y raspándolos distraídamente con los dientes superiores mientras miraba

Estaba vestida con nada más elegante que un par de jeans azules desgastados y un corto top blanco que descubría una porción de su espalda, donde el tatuaje serpenteaba por su columna. Pero el contraste de su piel oscura y el blanco de su blusa junto con las trenzas negras de su cabello, lo hizo querer despegar las ropas fuera de ella para poder deslizar las manos y la boca sobre aquella bonita carne. Era un infierno de aviso cuando la vida de un hombre cambiaba en el espacio de algunos momentos a lo largo de un encuentro casual. Él no era de luchar contra lo inevitable, y sabía sin duda que Ren era una gran parte de su futuro. La única parte que importaba. Nada en su vida había sido fácil. Ninguna razón para que ésta debiese ser diferente. —Ren. Esperó un momento y entonces notó que no lo había escuchado. Estaba curvada sobre el diseño, su mano en movimientos rápidos y bruscos. Caminó en su dirección, curioso por descubrir en lo que estaba trabajando

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

hacia su creación.

tan duramente. Cuando se aproximó, pudo ver que el diseño era en blanco y negro

217


El Club de las Excomulgadas y era de una mujer sentada en una piedra mirando hacia el mar. A la derecha, sumergida en una ola cercana estaba lo que parecía ser una serpiente de mar con largos dientes irregulares. Debería parecer amenazadora, pero había una belleza simple en la criatura. A la izquierda, un dragón con las alas extendidas estaba aterrizando en lo alto de una ola. Ambas criaturas estaban enfocadas en la mujer y aun así ella miraba más allá de las dos, casi como si no fuese consciente de su existencia. —Interesante—dijo por encima de su hombro.

direcciones y el papel fue a parar al suelo. —Lo siento. No era mi intención asustarte. Te llamé desde la puerta pero no me escuchaste. Por un momento parecía perpleja, entonces inspeccionó el desastre con una mueca. —Voy a recogerlos. Tan solo siéntate por un minuto—dijo él. Se inclinó rápidamente para recoger los lápices, pero cuando fue a colocarlos de vuelta en el cubilete, ella los arrancó de su mano y comenzó a clasificar los colores, frunciendo la frente en concentración mientras los manipulaba. La estudió por algunos segundos, y entonces se arrodilló para recoger cuidadosamente el diseño. Cuando se levantó, ella lo tomó y lo alisó sobre la mesa, los dedos recorriendo levemente sobre la mujer en la imagen. —Hey, ¿Estás bien?—Preguntó gentilmente. Ella inclinó la cabeza para mirarlo hacia atrás y sonrió, con los ojos un poco más despejados de lo que habían estado un minuto atrás.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Ella botó, saliendo fuera de su silla. Los lápices se desparramaron en todas

218


El Club de las Excomulgadas —Sí, claro. Tan solo quedé atrapada en lo que estoy haciendo. No permanezco como la persona más consciente del mundo. No quería parecer desagradecida por tu ayuda. Tan solo me gustan las cosas de una determinada manera. Él le devolvió la sonrisa. —Siempre fue así. Ella frunció la frente, pensativa por un momento.

Particularmente, Cole siempre había pensado que ella estaba en el límite del TOC10. No era extremo, pero le gustaban las cosas de cierta manera y en un determinado orden, y era siempre más feliz cuando se adaptaba a una rutina de la que no se apartaba. Había descubierto eso sobre ella pronto y tenía sus propias teorías sobre el porqué, pero habían sido solo eso. Teorías. Sus padres eran rígidos, pero al mismo tiempo, eran volubles, personas desorganizadas. Moralmente, eran estrictos y mantuvieron un collar muy apretado sobre Ren, buscando protegerla de la “corrupción moral”. Pero en todos los demás aspectos de sus vidas, no tenían disciplina y estructura. No había reglas en la casa. Nunca estaba ordenada. Habitualmente siempre estaban retrasados para todo, un hecho que incomodaba a Ren, que le gustaba llegar pronto y si estuviese retrasada, preferiría probablemente no asistir. Era otra razón de por qué Cole había tenido tanto miedo de estar asumiendo la vida de Ren y colocándola en algo que no era ella. Había proporcionado estructura y disciplina a una joven que quería y necesitaba desesperadamente de

10

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Creo que sí, ¿no?

Trastorno Obsesivo Compulsivo.

219


El Club de las Excomulgadas ambas. Siempre había estado secretamente temeroso de que ella despertara un día y decidiría que él era tan solo una muleta y nada más. Solo uno más de los muchos errores que había cometido cuando era joven. Por qué el destino le estaba dando una segunda oportunidad, no lo sabía, pero a caballo regalado no se le miran los dientes11. — ¿Estás lista para la comida? Pensé que nos gustaría algo casual. —Define casual.

ocasiones, con lo que tienes garantizado encontrar algo que te guste en el menú. Ella sonrió y saltó de su silla. —Me parece bien. Él la empujó en sus brazos, solo queriendo abrazarla por un minuto. Parecía un poco… frágil. Tal vez solo estuviera un poco fuera de sí hoy. Había algo en sus ojos que le hizo detenerse Ella envolvió sus delgados brazos alrededor de su cintura y recostó la cabeza en su pecho. Se apretó a él firmemente y él le devolvió su abrazo cariñoso, pasando los labios por su brillante cabello. Te amo. Siempre te amé. Él quería decírselo tanto. Las palabras quemaban en sus labios, pero las aseguró de vuelta porque sentía que no era el momento adecuado. No estaba seguro de cuál sería el momento, pero no era ahora. Dijo eso de manera casual antes. Lo había dicho en el pasado también. Hasta mencionó que amaba a la Ren real. Pero no se lo dijo con toda la

11

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Como lo que llevas puesto, que está muy bien y sirve para todas las

Refrán español que significa que ante una oportunidad o un hecho que es bueno para ti, no debes buscar excusas, porqués, o mirarle fallos, lo mejor es sencillamente aceptarlo.

220


El Club de las Excomulgadas profundidad de la emoción detrás de la declaración. Tal vez no estuviese ni seguro de sí mismo. Pero cuanto más tiempo pasaba con ella, aunque solo estuviesen juntos desde hacía unos días, más urgente se hacía la necesidad de decírselo. Ella estaba caliente y suave en sus brazos. Perfecta. No era una fantasía. Estaba aquí. Real. Y tan perfecta que hacía que sus entrañas doliesen. —Vamos allá, querida. Vamos a comer. Hay un bello día allí afuera. Un poco frío, ve a tomar tu abrigo.

—Gracias. Él le lanzó una mirada perpleja. — ¿Por qué? Sonrió un poco triste, sus hermosos y conmovedores ojos encontrando los de él. —Por ser perfecto para mí.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Ella se apartó y después se levantó en la punta de los pies para besarlo.

221


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veinticinco El clima era absolutamente perfecto. Sólo la insinuación de la brisa en el aire. El cielo brillante sin una nube a la vista. Sin neblina en la ciudad. Las hojas secas deslizándose a través de la entrada pavimentada mientras Cole guiaba a Ren hacia el coche. Él adoraba ese sonido. Adoraba más el olor de las hojas quemadas. Tal vez esta noche él y Ren podrían encender una fogata y sentarse fuera y mirar las estrellas. El simple pensamiento lo llevó de vuelta a las noches en casa en estirado una manta y ella había apoyado su cabeza sobre su regazo mientras contaban luciérnagas. Nunca se había considerado una persona nostálgica, pero se encontró a sí mismo pensando más y más en el pasado sin el filtro negativo. Habían pasado algunos buenos momentos. Realmente buenos momentos. Durante mucho tiempo no había sido capaz de ver más allá de sus propios errores para recordar lo mejor de su tiempo con Ren. Condujo hacia Cattleman’s, un restaurante que era la elección habitual de su grupo de amigos, con la mano de Ren y la suya durante todo el camino. Era un restaurante de carnes de aspecto rústico que era el favorito de los locales y la comida era de hecho realmente buena. Y hoy quería que Ren se relajara. Un ambiente informal. Relajado. No le importaba mientras pasara el tiempo con ella. Se metió al estacionamiento, salió y fue alrededor para abrir la puerta de Ren. Tan pronto como ella estuvo fuera, deslizó su brazo alrededor de su cintura, sujetándola sólidamente contra él mientras caminaban hacia la entrada del restaurante.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Tennessee. Más de una vez, había llevado a Ren al lago, encendido un fuego,

222


El Club de las Excomulgadas Ella echó la cabeza hacia atrás, cerró los ojos e inhaló profundamente. Entonces sonrió y eso iluminó toda su cara. —Tienes razón. Hoy es un día absolutamente hermoso. Me alegra no estar pasándolo en el interior trabajando. Él dejó un beso sobre su frente. —No hay posibilidad de eso. No puedo estar lejos de ti más que un par de horas.

la parte posterior del restaurante. —Ah, bien, mi mesa está libre—Dijo mientras la guiaba hacia atrás. Ren levantó ambas cejas. — ¿Tu propia mesa? —Bien, algo así. Como que la comparto con unos pocos amigos. Quien sea que llegue tiene la primera opción. Es un poco más tranquilo. Fuera del camino y obtenemos una excelente atención. —Suena como que estás todo echado a perder—Dijo ella con una sonrisa. Acercó una silla para ella y le palmeó el culo justo antes de que se sentara. —No tienes derecho a hablar de alguien siendo echado a perder. —Eso es verdad—Reconoció mientras se sentaba frente a ella. —No me avergüenza decir que adoro ser echada a perder. —Y a mí no me avergüenza admitir que adoro echarte a perder—Añadió. La cara de ella se ruborizó de deleite y sus ojos se iluminaron. Sí, fue bueno

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Entraron y Cole le hizo una señal al barman que señaló con su pulgar hacia

hacerla salir. No estaba completamente seguro sobre qué la había puesto tan 223


El Club de las Excomulgadas melancólica más temprano en la mañana, pero parecía que ahora se le había pasado. — ¿Ahora, qué te gustaría comer? Ella estudió el menú y luego le brindó una suave sonrisa. —Elige tú. Sabes lo que me gusta. Él le hizo señas al camarero y ordenó dos trozos de carne, término medio, dos ensaladas y en un pedido aparte aros de cebolla. Ante la mención de los aros de luego sonrió. —Oh hombre, ha pasado mucho tiempo desde que comí aros de cebolla. Me sorprende que lo recuerdes. —No hay mucho que haya olvidado sobre el tiempo que pasamos juntos, Ren—Dijo con suavidad. —Hubo partes que elegí no recordar, pero estar otra vez contigo me ha hecho darme cuenta de lo bien que estábamos juntos. Ella se estiró a través de la mesa para cubrir su mano con la propia, sorprendiéndolo con el gesto afectuoso. —Lo estábamos ¿verdad? Él se inclinó hacia adelante, tomando su mano y levantándola hasta su boca para poder besar la suave parte interna de su palma. —Y tan bueno como fue entonces, estamos incluso mejor ahora. —Si estuviera teniendo esta conversación con alguien más, pensaría que perdí la cabeza. La idea de contemplar estas cosas con un hombre con el cual he estado sólo unos pocos días es simplemente… Bien, es una locura. Él sonrió porque entendía su desconcierto.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

cebolla, Ren levantó la cabeza de un salto y abrió mucho los ojos, sorprendida y

224


El Club de las Excomulgadas —Pero no hemos estado juntos sólo durante unos días y yo no soy simplemente cualquier hombre. Ella asintió. —Exactamente. Aun así, simplemente parece tan… rápido. Y tal vez demasiado bueno para ser verdad. Él se rió suavemente. —Todavía la Ren directa que siempre he conocido.

—No sé cómo ser alguien más. Tal vez lo haya intentado en el pasado, pero eso nunca pareció funcionar ¿sabes? Ya he decidido que si tengo que ser alguien más con un hombre, entonces no necesito estar ahí. —Y yo siempre he sostenido que eres una mujer extremadamente inteligente. Pero querida, no es demasiado bueno para ser verdad. Sí, es bueno. Pero es cierto. —Lo sé—Susurró. —Entones, cuéntame cómo es que estás en Houston—Dijo él mientras se reclinaba hacia atrás en la silla. Ahora tenía una vista mucho mejor de ella y le gustaba mirarla. Le gustaba saber que al menos por ahora era de él. Su mujer. Su posesión. —Lucas—Dijo a modo de explicación. —Nos conocimos en Las Vegas. Tiene un club aquí y mantiene una residencia aquí. Está bien, tal vez esa no fue la mejor pregunta pero ahora que había abierto ese particular tarro con gusanos e infiernos, el hombre formaba parte de gran parte de su vida y la razón de que Ren estuviera sentada frente a Cole ahora. No podía

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Ella se encogió de hombros.

ser ignorado aunque fuera lo que Cole más quisiera.

225


El Club de las Excomulgadas — ¿Entonces cómo terminaste tú en Las Vegas? Ella hizo una mueca. —Mi última relación. Sueno como todo un desastre ¿no es así? Como si no pudiera tomar decisiones propias y vagara de hombre en hombre siguiéndolos hasta donde quiera que se dirigieran. El disgusto en su voz era pesado y sacudió la cabeza incluso mientras hablaba.

—Siendo Grant el imbécil con el cual estabas involucrada antes de Lucas— Confirmó Cole. Ella asintió. —Conocí a Grant en Los Ángeles. No había estado involucrada seriamente con otro hombre durante dos años. Tenía citas pero nada fuerte y definitivamente nada que llevaría a una relación dominante-sumisa a tiempo completo. Cole se sentó un poco más hacia adelante. —Está bien, déjame preguntar porque ahora tengo curiosidad. Cuando dices a tiempo completo ¿Qué quieres decir exactamente? Ella suspiró. —No confío con facilidad, lo cual probablemente suena como una chorrada para ti. Probablemente parezco una estúpida ingenua que confía en cualquier hombre que parezca un poco autoritario. —Eso no es para nada lo que pienso. —He tenido cinco relaciones que podría llamar a tiempo completo,

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—No vivía en Las Vegas. Estaba ahí con Grant en un viaje de placer.

relaciones serias en las que voluntariamente le di el control a un hombre. Dos de 226


El Club de las Excomulgadas ellas fueron contigo y Lucas. Eso deja tres en… mmm… los últimos nueve años, ya que he estado con Lucas durante el último año. De los cinco, diría que sólo confié completa e inequívocamente en ti y Lucas. No estoy diciendo que los otros dos aparte de Grant fueran terribles. No lo fueron. Cole la miró con cuidado, la consternación en los ojos de ella y lo nerviosa que se puso de repente. Aparentemente no se sentía cómoda discutiendo su pasado, pero era importante para él saber lo que había pasado durante los diez años después que la dejara. —Pero entre esas relaciones estables, visité clubes, solté algo de vapor, hice arreglado. Él se tensó mientras la imaginaba en algún club de calabozos oscuros como el culo, con un montón de tipos aspirantes que usaban demasiado cuero, y balanceando látigos y cadenas. Cristo. Sobre su cadáver ella volvería a aventurarse alguna vez en uno de esos. La sola idea de lo que podría haberle sucedido lo hacía mostrar los dientes y le debilitaba las rodillas. Ella ondeó una mano con ligereza. —De cualquier modo, volvamos a Las Vegas y cómo llegué ahí. Estaba viviendo en Los Ángeles cuando conocí a Grant. Había tenido una pelea con mis padres después de última relación porque habían llegado inesperadamente a visitarme. Vivía en Nashville en ese tiempo. Sólo digamos que vieron más de lo que una chica querría que vieran sus padres. Estaban horrorizados. Llamaron a la policía y fue un inmenso desastre para arreglar y estaba avergonzada como el infierno. Mamá y papá estaban mortificados. Yo estaba mortificada. El tipo con el que estaba, estaba molesto porque pasó la noche en la comisaría mientras yo les explicaba a los policías que estaba en una relación consensuada y que no estaba siendo maltratada.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

unas pocas escenas pero siempre lo odiaba después porque se sentía falso y

227


El Club de las Excomulgadas —Jesús—Murmuró Cole. Podía imaginarse muy bien cómo había resultado eso con sus padres. —Necesitaba un corte limpio y algo de distancia. Mamá y papá, después de su horror inicial, estaban molestos y desaprobaban lo que hacía, y es una palabra suave para eso. Básicamente se me dijo que no era bienvenida en su hogar mientras eligiera vivir una vida de pecado y si no cambiaba mis maneras, me iba a ir directa al infierno. —Qué agradable—Dijo mordaz.

—Tú sabes cómo eran, Cole. Tú mejor que nadie sabes lo firmes que son en sus opiniones. La primera vez que vieron mi tatuaje pensé que mi madre iba a explotar. Realmente llamó e hizo una cita para quitármelo. —Aun así, eso no debe haber sido fácil para ti—Dijo calladamente. Ella se quedó en silencio por un momento. —No, no lo fue. Primero pensé que les daría algo de tiempo. Haría una ruptura limpia. Dejar que las emociones se calmaran y luego volvería a contactar con ellos. — ¿Lo hiciste? —No. Me fui a Los Ángeles y podía usar la excusa de que estaba ocupada o que estaba envuelta en mi propia vida, pero la simple verdad es que estaba asustada -sigo estando asustada- de que si los contactaba otra vez, o realmente iba a verlos, que me cerraran la puerta en la cara, y no estoy segura de poder manejar eso. Pensar o asumir lo que va a suceder es muy distinto de la fría realidad de verlo. —Lo entiendo—Dijo Cole. —Aun así, tal vez…

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Ella se encogió de hombros.

Ella asintió.

228


El Club de las Excomulgadas —Sí, lo sé. Sigo diciendo tal vez. Tal vez algún día. Quizás algún día lo haré. Pero entonces me involucré con Grant, y tal vez en la parte posterior de mi mente pensé que ellos tenían razón sobre mí porque me sentía tan miserable con él, y no había nada correcto sobre mi relación con él. Simplemente no podía enfrentar su juicio porque una pequeña parte de mí se preguntaba si ellos habían tenido razón sobre mí todo el tiempo y yo había salido de algún juego de genes mutantes. Cole frunció el ceño, sintiendo el caliente borde de la ira rasgando a través de él.

—No. Es el modo en que me sentía entonces, pero tienes que entender que era una ruina y dramaticé todo. Así que para volver al punto de todo esto, Grant quería ir a Las Vegas por un fin de semana. Realmente no quería ir a ningún lugar con él pero todavía me seguía aferrando a la idea de que le debía mi lealtad y mi obediencia. Fui una estúpida, pero ahí lo tienes. Fui, y fue el peor fin de semana de mi vida. Las cejas de Cole se levantaron. Quería presionar. Quería saber con detalles exactos precisamente lo que sucedió y no quería que quedara nada fuera. Lucas había cubierto parte de ello, pero había sido vago. Ren había insinuado las cosas que Grant había hecho, pero Cole quería los hechos duros porque luego quería ir a patearle el culo. —Qué te hizo, Ren—Preguntó suavemente. Fueron interrumpidos por el camarero que traía la comida. Ren parecía aliviada, pero Cole no lo iba a dejar pasar. Era un hombre paciente, y esta era información clave. Esperó hasta que ella tuvo su comida y el camarero desapareció. — ¿Ren?—Indujo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

— ¿Y todavía te sientes de ese modo?

229


El Club de las Excomulgadas Ella dejó el tenedor y sus labios se curvaron hacia abajo en una mueca infeliz. —Esto es tan vergonzoso. Suena como algo salido de una fiesta de fraternidad en lugar de un hombre de treinta y tantos con una cantidad razonable de inteligencia. Cole frunció los labios. —Diría que estás siendo generosa en el factor inteligencia, pero continúa.

Fue cruel y me humilló en cada oportunidad. Si eso no fuera suficiente, también quiso tener una auténtica orgía en su habitación de hotel. Una orgía en la cual quería que yo participara. Soy tan depravada como cualquiera, pero mis gustos simplemente no van hacia las mujeres. Él folló hasta salírsele los sesos, pero yo no tenía deseos de unirme. Todo el tiempo me provocó diciéndome que eran buenas siguiendo instrucciones, blablabla. Bueno, por supuesto, les estaba pagando un montón de dinero. —Hijo de puta—Dijo mordaz. — ¿Te hirió, Ren? ¿Quiero decir físicamente? Ella negó con la cabeza. —Puedo cuidar de mí misma, aunque probablemente sea difícil para ti creerlo. Estaba consternada conmigo misma por soportar su mierda durante todo el tiempo que lo hice. Ni siquiera sé por qué lo hice. Él estaba ahí, fue cómodo -por un tiempo- y no me sentía tan sola cuando estaba con él. Al principio por lo menos. Después de un tiempo, creo que me sentía incluso más sola cuando estaba con él simplemente porque sabía que la relación era un desastre. Volvió a ondear la mano y negar con la cabeza. —De cualquier modo, para acortar la historia, empaqué mi mierda y conseguí mi propia habitación en el hotel. La noche siguiente fui a un club porque

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Él quiso demostrar su autoridad sobre mí de una manera muy pública.

230


El Club de las Excomulgadas adoro la música y adoro bailar, y simplemente quería soltarme por un rato. No quería tener que pensar o sentir. Lo último que quería era liarme con otro hombre, pero conocí a Lucas y todavía no estoy segura de lo que sucedió exactamente. Me llevó a su casa, y he estado con él desde entonces. Había un montón que estaba pasando por alto. La dejó comer y se concentró en su propia comida por un rato antes de volver suavemente la conversación a Lucas. Ren suspiró.

importarle y fui honesta con él. Pero me ayudó a levantar los trozos, y me devolvió algo que había estado extrañando desde todo el incidente con mamá y papá en Nashville. Me devolvió a mí misma. Mi confianza. Mi sentido de identidad y me hizo saber que estaba bien ser yo, y se negó a dejar que me disculpara por quien yo era o lo que quería. Él quería odiar al bastardo. Realmente lo hacía. Pero maldita sea, había cuidado de Ren cuando más lo necesitó. ¿Cómo podría sostener eso contra Lucas? Si no fuera por Lucas podría estar fuera allá en Los Ángeles, Las Vegas, o estancada en alguna horrible relación con algún bastardo que no la tratara como el tesoro que era. El pensamiento lo hacía sentirse enfermo. La idea de que le debiera a Lucas gratitud lo hacía sentir más incómodo. Ni siquiera iba a pensar en lo que le debía a Lucas por estas dos semanas, porque iba a ser un completo bastardo e iba a luchar por Ren con todo lo que tenía. —Lo realmente malo era que antes de Grant, y antes de ese desastre con mamá y papá, yo estaba totalmente cómoda en mi piel. Así que no fue como si no supiera cómo estar bien con quién yo era o que me faltara autoconfianza. Sólo la perdí por un rato y tenía que volver a encontrarla. De algún modo creo que yo habría sido más indulgente si siempre hubiera sido insegura y vacilante.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Lo utilicé. Al principio, quiero decir. Él lo sabía. Yo lo sabía. No parecía

231


El Club de las Excomulgadas Le dolía la auto condenación en su voz. —Estás siendo demasiado dura contigo misma, querida. No te perdiste a ti misma por mucho tiempo, y a pesar de lo que hayas podido decirte a ti misma, no hay modo de que jamás me vayas a hacer creer que finalmente no hubieras recuperado todo sin Lucas. Estoy seguro de que él ayudó y me alegra que estuviera ahí en un momento en que lo necesitabas. Pero te conozco. Puede que hayas tenido un contratiempo pero de ningún modo habrías mantenido esa cáscara de ti misma por mucho tiempo. La sonrisa de ella fue más torcida esta vez. Puso un codo sobre la mesa y

—Eres muy bueno para mi ego, Cole Madison. —Y tú simplemente eres buena para mí, Ren Michaels. La traviesa sonrisa de ella estaba de vuelta y se le formó un hoyuelo en la mejilla mientras su sonrisa se ensanchaba. Algo del fuego había vuelto a sus ojos y titilaban con una risa silenciosa. —Vayamos a hacer algo divertido. — ¿Cómo qué? Su sonrisa se profundizó. —Oh, no lo sé. Tú eres bastante hábil con la cuerda. Él echó atrás la cabeza y se rió. —Salgamos de aquí. Estoy seguro que pensaré en algo que podamos hacer. Ella frunció el ceño mientras se levantaba de la silla. — ¿Qué hay de la cuenta?

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

apoyó la barbilla en su palma mientras lo miraba.

232


El Club de las Excomulgadas Él le tendió la mano para ayudarla a levantarse. —En mi cuenta. Ella se limpió las manos y luego deslizó los dedos alrededor de los suyos, permitiéndole ponerla de pie. Él mantuvo el agarre mientras caminaban hacia fuera. En la puerta se detuvo lo suficiente para ayudarla a ponerse su ligera chaqueta y luego salieron. Él iba delante de ella cuando repentinamente se abalanzó sobre él desde atrás. Subió a su espalda y envolvió sus brazos alrededor de su cuello, riéndose

Como represalia, dio vueltas con ella hasta que ella se rió y rogó que se detuviera antes que vomitara la comida. La agarró por debajo de las rodillas, levantándola más alto y se fue hacia el coche. Ella se recuperó y se rió todo el camino, y él sonrió, dejando que su felicidad lo cubriera como el sol. Probablemente se veían como idiotas, pero le importaba una mierda. Daría casi cualquier cosa por oírla reír tan libremente. Estaban acercándose a su auto cuando un Mercedes plateado se estacionó en el lugar frente a ellos. Cole se detuvo cuando Lucas salió del auto. Su fría mirada se deslizó sobre Cole y Ren, y luego miró más allá de ellos hacia la entrada del restaurante. Ren se quedó completamente quieta. Tan silenciosa que ni siquiera podía oírla respirar. Sin decir una palabra, Lucas pasó por delante de ellos. Sin reconocerlos. Sin una sola palabra de saludo. La inspiración de Ren fue aguda en el oído de Cole. Su angustia irradiaba en oleadas y Cole contuvo una serie de maldiciones antes de que pudieran escapar de sus labios.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

junto a su oído.

233


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veintiséis Por espacio de un momento, la mirada de Ren se enganchó con la de Lucas. Se quedó quieta contra Cole y su corazón saltó a su garganta. Entonces Lucas miró más allá de ellos. Sin reconocerlos. Podría haber sido una extraña en la calle. Él pasó por allí. Ella se volvió pero él no miró atrás. La frialdad se arrastró por su cuerpo hasta que quedó entumecida. Se dejó deslizar por la espalda de Cole y habría terminado de rodillas sobre el duro y agrietado pavimento del

—Ven, Ren—Dijo, su voz calmada y tranquilizadora en su oído. Ella ni siquiera pensó en desobedecer mientras gentilmente la ayudaba a mantenerse de pie y la guiaba hacia su auto. Volvió a mirar hacia atrás, aunque odiaba la debilidad que la obligó a hacerlo. Lucas había desaparecido dentro del restaurante. ¿Qué estaba haciendo aquí? Nunca habían venido a este lugar juntos. Nunca había estado aquí ni una vez hasta hoy cuando Cole la había traído a almorzar. ¿Cómo pudo mirar a través de ella como si no fuera nadie? Rápidamente se limpió los ojos, determinada a no dejar que Cole viera lo que le había hecho su encuentro –o desencuentro– con Lucas. Luego casi se rió porque no había modo de esconder su devastación. — ¿Cómo pudo?—Se ahogó mientras Cole cerraba su puerta, encerrándolos en el interior de su auto. —Oh Dios, Cole ¿Cómo pudo simplemente pasar por mi lado de ese modo? Cole no tenía una respuesta. Simplemente encendió el motor y retrocedió de su espacio antes de salir rugiendo del estacionamiento. El camino a casa fue silencioso y tenso. Cole miraba directamente hacia adelante, su mandíbula tensa.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

estacionamiento si Cole no la hubiera atrapado.

Se veía… enojado. ¿Con ella? 234


El Club de las Excomulgadas Su reacción no sólo había sido indisciplinada y desleal, hacia Cole, sino que también había sido una bofetada en su cara. No lo podría culpar si no quisiera tener nada más que ver con ella. Se giró para mirar por la ventana mientras sentía el traicionero deslizamiento de lágrimas por sus mejillas. Incluso mientras se las limpiaba con su palma, más humedad remplazaba lo que se limpiaba. Se odiaba a sí misma por preocuparse. Tenía a Cole. Cole que la adoraba. Cole que haría cualquier cosa para hacerla feliz. Y aun así le permitía a Lucas

Atrapada entre dos hombres. Perteneciendo a ambos, y aun así a ninguno. Era la posición más horrible que podía imaginar alguna vez. Cuando llegaron de regreso a la casa de Cole, ella abrió su puerta tan pronto como se detuvo el auto y voló hacia la puerta. No podía soportar enfrentar a Cole. No podría soportar la decepción en sus ojos o la rabia. Al principio no estaba segura de a dónde debería ir. No tenía una identidad real en esta gran casa, tan espaciosa y cómoda como era. Era el hogar de Cole. No de ella. Pero sus pertenencias estaban en el dormitorio de Cole. En su armario. Subió apresuradamente la escalera e irrumpió en su dormitorio, su miseria creciendo con cada segundo que pasaba. Casi estaba en el armario cuando se dio cuenta de que nada aquí era de ella. Retrocedió hasta la cama y se hundió en el borde. Bajó la cabeza y cerró los ojos. Cole había comprado todo lo que estaba usando. Había rechazado las cosas que Lucas había comprado para ella. No había querido que tuviera las cosas que otro hombre la había comprado. Lo único que era de ella eran sus escritos y sus dibujos.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

herirla y al hacer eso, estaba traicionando su acuerdo con Cole.

235


El Club de las Excomulgadas Envolvió los brazos alrededor de sí misma y se abrazó, tratando de rechazar el profundo frío hasta los huesos. No debería importar. Se seguía diciendo que no debería. Pero lo hacía y nada de mentirse a sí misma cambiaría ese hecho. Amaba a Lucas. Amaba a Cole. Se tensó cuando oyó a Cole entrando a la habitación. Mantuvo los ojos fuertemente cerrados y su cabeza cayó porque no podía enfrentar su juicio. El silencio descendió. Tan denso y pesado que se sentía opresivo. Y

—Mírame, maldita sea. Levantó la cabeza bruscamente y se encontró con toda furia de su mirada. Oh Dios, no podría hacer esto. No podría. —No te atrevas a alejar la mirada de mí—Dijo cuando ella empezó a bajar otra vez la cabeza. Sus ojos llameaban. Un azul furioso que envió una conmoción a través de su entumecimiento. —He sido demasiado blando. Lucas tenía razón. No es eso lo que necesitas. Sin mimos. De rodillas, Ren. No me hagas decirlo dos veces. Se bajó de la cama, desconcertada y torpe mientras se arrodillaba sobre la alfombra a los pies de su cama. — ¿Quién es tu dueño?—Espetó. —Tú—Pronunció suavemente. —No puedo oírte. —Tú—Dijo más fuerte.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

entonces.

236


El Club de las Excomulgadas — ¿Quién te protege? —Tú. — ¿Quién te cuida? —Tú. — ¿Quién te ama, Ren? Su boca se abrió pero nada salió. Sus ojos estaban llenos de esas malditas

—Mírame—Ladró él. Lentamente volvió a levantar su mirada llena de lágrimas hacia él pero lo que vio la impactó. No había rabia. Los ojos de él ardían brillantemente con… amor. Y comprensión. Los labios de él estaban apretados en una línea delgada y determinada. Le sorprendía que pudiera estar tan furioso y aun así mirarla con tal ternura. — ¿Honestamente pensante que estaría enojado contigo por ser humana?— Le preguntó ásperamente. — ¿Que te castigaría porque ese hijo de puta te hirió? Maldita sea, Ren. ¿Qué debes pensar de mí? No tenía respuesta. ¿Qué podía decir? Sus manos temblaban. Todo su cuerpo temblaba. Lentamente se arrodilló frente a ella, hasta que tuvo los ojos a su mismo nivel. Entonces simplemente abrió sus labios y ella se lanzó hacia adelante, envolviéndose alrededor de él tan fuerte como pudo. Por varios largos minutos él le acarició el cabello y simplemente la sostuvo mientras sollozaba contra su cuello. Odiaba hacer esto. Odiaba estar rompiéndose frente a Cole. Pero también se dio cuenta de que no había otro hombre –aparte de

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

lágrimas y un sollozó formó un nudo en su garganta.

237


El Club de las Excomulgadas Lucas– en el que hubiera confiado lo suficiente para estar así de vulnerable frente a él. Exhausta por la energía gastada y la emoción, yació débilmente contra Cole hasta que finalmente la separó con gentileza. Pasó su dedo por una mejilla mojada. Y entonces volvió a preguntarle con voz baja y ronca. — ¿Quién te ama, Ren? —Tú—Susurró.

autoridad estaba de vuelta en su actitud y su expresión. Le brindó una mirada que no admitía discusión. —Empaca un bolso para varios días. Asegúrate de tener ropa de baño y ropa para un clima mucho más cálido. Si hay algo que te falte, házmelo saber. Ella frunció el ceño. — ¿Dónde vamos? Él levantó una ceja hacia ella ante su atrevimiento y se recordó una vez más que Cole no era un hombre con el cual cruzarse. Nunca. —Haz lo que digo. Dame una lista con todo lo que necesites en una hora. Estaré muy disgustado si llegamos a nuestro destino y no tienes ropa adecuada. Ella asintió, aunque sus rodillas todavía temblaban y sus piernas estaban lo suficientemente débiles que le preocupaba ser capaz de caminar la distancia hasta el vestidor. Él se volvió y se alejó cuidadosamente, dejándola sola en el inmenso vacío de su enorme dormitorio.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

La satisfacción brilló en sus ojos. Entonces se levantó, llevándola con él. La

238


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veintisiete Ren alzó su rostro al brillante sol mientras desembarcaban del pequeño jet. El aire salado danzaba a través de sus fosas nasales y a distancia podía ver el oleaje esmeralda del Caribe. Cole le hizo un gesto a uno de los botones quien inmediatamente apiló su equipaje en un carro. Después deslizó un brazo alrededor de la cintura de Ren y la condujo hacia el coche que esperaba.

obedientemente una lista de las cosas que necesitaría para nadar y para el clima cálido, y él arregló que le entregaran todo lo que posiblemente ella pudiera necesitar dentro de los próximos días. Entonces la había llevado al aeropuerto donde el jet de Damon esperaba y habían volado a la isla. Qué isla era, no tenía idea. Un cosquilleo de excitación le atravesó el cuerpo mientras el coche arrancaba y el océano le parecía más grande a través de la ventanilla. — ¿Dónde viviremos?—Preguntó, incapaz de controlar la excitación en su voz. La sonrisa de Cole era indulgente. Distraídamente acarició la parte superior de su brazo hacia arriba y abajo con los dedos mientras ella se acurrucaba en la curva de su brazo. —Ya verás. Hubiera querido resoplar pero eso sólo le habría hecho ganar una de sus miradas. Y la promesa de un castigo después. Y era obvio que él quería sorprenderla y estaba determinada a no arruinarlo siendo una mimada.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

No había soltado palabra acerca de sus planes. Ren le había dado

239


El Club de las Excomulgadas Se acomodó en el asiento y se acurrucó aún más en su costado. Su brazo la sujetaba con firmeza y sus labios rozaban su cabello. —Si tuviéramos más tiempo, te pondría en mi regazo y te follaría aquí mismo en el asiento trasero—Murmuró él. Su boca se secó y entonces se inclinó y lo miró acusadoramente. —Hiciste eso a propósito. Él sonrío.

Ella suspiró. —Eres un hombre malvado, muy malvado. ¿Te serviría si follara tu cerebro aquí y ahora? Él soltó un bufido. — ¿Es una amenaza? ¿Se supone que debo estar arrepentido y prometer ser un buen chico? Porque eso no va a pasar si ese es mi castigo. Lo miró severamente. Abrió la boca para replicar cuando el coche disminuyó la velocidad y ella se tambaleó. Cole la atrajo hacia él para estabilizarla y ella se volvió a mirar hacia la ventana. Estaban en un puerto deportivo. El olor era fuerte como lo era el aire salado. Los botes estaban desperdigados en el agua, algunos pequeños y algunos enormes. Cole salió y luego se volvió para buscar su mano. Ella salió del coche y miró el despliegue de barcos, y el agua azul turquesa que se expandía tan lejos como el ojo era capaz de ver. El conductor comenzó a bajar el equipaje del maletero y Cole la condujo

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Quizás.

hacia el embarcadero que sobresalía del agua. Al final, un gran yate estaba atracado 240


El Club de las Excomulgadas con la escalerilla haciendo pie sobre la plataforma de madera. Cole se hizo a un lado y le hizo un gesto a Ren para que abordara. —Estaré justo detrás de ti. Cuidado donde pisas—La alertó. Al final, un hombre de la edad de Cole, vestido con pantalones cortos blancos, una camiseta tipo polo y usando lo que parecía un sombrero de capitán, apareció y le ofreció la mano a Ren conforme se iba acercando. —Bienvenidos a bordo—Dijo con acento ligeramente inglés.

—Usted debe de ser Cole Madison. Soy el capitán Mike. Estaré a su servicio durante los próximos días. Ren miró boquiabierta la cubierta. Hacia atrás había un jacuzzi grande, varios asientos tipo salón y un sofá, un mini bar, una barbacoa y una mesa de Ping Pong. —Planeo patear tu culo más tarde12—Dijo Cole, siguiendo su mirada hacia la mesa. — ¿Ping Pong?—Preguntó riendo. —Sí, y si mandas las pelotas hacia fuera, tendrás que irlas a buscar. Ella se rió más fuerte y lo siguió hacia la puerta que conducía al interior. Les mostraron un lujoso dormitorio, y un momento después, su equipaje ya estaba allí. —Si quieres cambiarte a algo más apropiado… digamos un bikini, el capitán dijo que dejaríamos el muelle en unos minutos. —Un bikini, huh. Él sonrió. 12

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Ella pisó la cubierta y Cole la siguió. Luego saludó con la mano al capitán.

Expresión coloquial para decir que ganará ampliamente en algo.

241


El Club de las Excomulgadas —Por supuesto. Mientras menos ropa uses en los siguientes días, más contento estaré. — ¿Cómo conseguiste esto?—Preguntó mirando alrededor, todavía asombrada por la magnitud del yate. Cole era un hombre rico, sí, ¿pero así de rico? —Contactos—Dijo con aire de suficiencia. —Siempre vale la pena tener amigos en altas esferas. Ella fue hacia sus brazos y lo abrazó fuertemente.

Él le devolvió el abrazo y la sostuvo por un largo momento. —Vamos a desembarcar en una pequeña isla privada. Puedes nadar cerca del barco o podemos llevarlo a la orilla y anclar en la playa, o podemos tomar el sol aquí en la cubierta. Cualquier cosa que se te antoje, estoy para complacerte. Ella se separó y negó con la cabeza. —A veces me digo a mí misma que es imposible que seas real. —Apuesto a que no dirás eso con mi pene dentro de ti más tarde—Dijo con voz sedosa. Ella se estremeció y se le puso la piel de gallina. Él sonrió y se inclinó para darle un beso. —Cámbiate. Encuéntrame arriba.

Cuando Ren volvió a cubierta, no vio a Cole por ninguna parte. Asumiendo que estaba con el capitán, caminó cautelosamente a través de la cubierta, pero rápidamente se dio cuenta que no iba a caerse.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Gracias. Estoy tan emocionada que no puedo creerlo.

242


El Club de las Excomulgadas Aumentando su confianza en sí misma, se fue hacia la barandilla, agarrándose con fuerza mientras miraba el océano. Parecía como si estuviera mirando un lago en un día tranquilo. Las únicas olas eran las producidas por el yate mientras surcaba a través del agua. Y era tan brillantemente azul, que dañaba a los ojos el mirarlo. Después de un momento, se relajó y descansó los antebrazos en la barandilla para poder inclinarse hacia delante. La brisa le revolvía el pelo y vagamente pensó en que debió habérselo recogido. ¿Unos días en el agua sin tener nada más estresante que tomar el sol?

Una mano firme se deslizó por su trasero desnudo y se quedó ahí, acariciándolo descaradamente. —Ah, me gusta—Murmuró Cole mientras metía un dedo por el hilo de su tanga. —Tan fácilmente accesible. La pregunta que me planteo es si debo tomarte el coño o tu trasero. Esta posición es ideal para ambos. Un escalofrío recorrió sus venas y empezó a enderezarse, pero la mano de Cole la presionó en la parte baja de su espalda. —Ah no, quédate en donde estás, querida. Oyó cómo bajaba la bragueta de sus vaqueros. No se había puesto el bañador ni algo más cómodo. ¿De verdad iba a follarla ahí mismo en la cubierta donde cualquier pudiera verlos? No es que hubiera mucha gente. Hasta ahora sólo había visto al capitán, ¿pero no había un sobrecargo? ¿Y podría verlos el capitán desde donde quiera que estuviera dirigiendo el barco? No tuvo mucho tiempo de pensar en las posibilidades. Cole separó las mejillas de su culo y su polla golpeó impacientemente en su coño. Tan pronto como ajustó la cabeza en su abertura, empujó hacia

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Sonaba al paraíso.

delante, posicionándose profundamente dentro de su cuerpo.

243


El Club de las Excomulgadas Ella se aferró al pasamano para equilibrarse a sí misma mientras la fuerza de su posesión la empujaba hacia delante. Ya estaba al borde de su orgasmo. La excitación de que él la estuviera tomando ahí mismo al aire libre la tenía al borde. Y lo sentía grande dentro de ella. Estaba apretada alrededor de él. No había estado completamente preparada para su intrusión y lo agarró como un puño. Era implacable, no le dio tiempo para ajustarse. Parecía gustarle mucho lo ceñida que estaba. Sus dedos se hundieron en su culo e hizo ruidos bajos de satisfacción mientras la follaba. —Me pregunto si tienes alguna idea de lo jodidamente sexy que eres. —

La apretó más cerca, su cuerpo contra el de ella, su boca flotando cerca de su oreja. Se enterró así mismo en su carne, sujetando sus caderas, manteniéndola en su lugar y follándola un poco más. —Cuando vine a la cubierta y te vi de pie contra el pasamano, llevando sólo esa tanga y el top del bikini cubriendo apenas tus pezones, casi me trago la lengua. Ella cerró los ojos, reclinándose contra su pecho, en trance por sus palabras de deseo. —Tus piernas son espectaculares. Eres delgada pero con curvas en todos los lugares correctos, y tu piel, Dios, tu piel. Me recuerda al atardecer, morena y cremosa, suave y tan condenadamente hermosa. Y tu pelo. Tengo la más pervertida de las fantasías acerca de enredar mi polla en tu cabello y correrme sobre él. Ella contuvo la respiración. Sus dedo se aferraban alrededor de la barandilla hasta que estuvieron blancos y sin sangre en las puntas. Le fascinaba que tanto él como Lucas amaran sus facciones coreanas. No sólo las aceptaran sino que las encontraran excepcionalmente hermosas y celebraran los rasgos que marcaban su herencia asiática.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Gruñó.

244


El Club de las Excomulgadas Como Cole, Lucas adoraba su piel y su pelo. Adoraba la forma de sus ojos y la inusual mezcla de marrón con verde. Lucas combinaba con ella con su pelo oscuro y su piel. Cole era su opuesto. Luz a su oscuridad, su pelo era de un rubio ceniciento, tenía ojos azules y penetrantes, los de Lucas eran oscuros y algunas veces amenazadores. No es que Cole fuera la dulzura. Podía ser tan temible como Lucas, pero quizá era más incongruente en él. En una de sus más secretas fantasías, se había preguntado cómo sería un hijo

— ¿Te estoy aburriendo Ren?—Preguntó amenazadoramente. La mordió en la columna de su cuello, haciéndola soltar una exclamación. Le dio una nalgada con una aguda palmada que la hizo prestar atención. — ¿Cuál es tu jodido problema? Estás como ida. ¿No te interesa mi polla? ¿Debería metértela en el culo? ¿Tendría así tu atención? Salió de ella, envolviendo su brazo en su cintura y la apartó de la barandilla. La empujó con rudeza para ponerla de rodillas, con su mano envuelta en su cabello. —Si no estás disfrutando de mis atenciones, por lo menos te encargarás de mi placer. La cabeza roma de su polla golpeó contra sus labios. Abrió la boca, ni siquiera tratando de defenderse. Él tenía razón. Le dio la más grande falta de respeto cuando le estaba dando todo lo mejor. Se deslizó hasta el fondo de su garganta y se quedó ahí por unos largos segundos, hasta que sus ojos lagrimearon y su garganta se convulsionó. Sólo entonces él la sacó y le permitió tomar un respiro.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

de ella y de Cole.

245


El Club de las Excomulgadas Su mano se envolvió más ajustadamente en su pelo y levantó su cabeza, acomodando su mandíbula para que pudiera entrar mejor. Entonces empujó de nuevo y empezó a follar su boca con estocadas largas y despiadadas. —Arrodíllate ahí y tómala—Dijo apretando los dientes. —Póntelo más fácil Ren. No luches conmigo. No, no lo haría. Después pelearía porque recordaba cómo se excitaban los dos cuando ella se resistía y él la dominaba, forzándola a su voluntad. Era una práctica que nunca se atrevió a hacer con otro hombre. Ni siquiera con Lucas. Siempre había tenido miedo de lo que podría pasar si su amante fuera demasiado

Pero Cole no le haría daño. Nunca lo había hecho. Sin importar lo que él hubiera pensado o se hubiera sentido culpable. ¿Se acordaría de él sometiéndola, siendo ella vulnerable y él dando rienda a su deseo? ¿Seguiría siendo una fuente de excitación para él? No lo había pensado hasta ahora. Un doloroso recuerdo revivido por su orden de que no luchara. ¿Le estaba diciendo lo contrario? No, se veía demasiado enfadado. Demasiado firme. No estaba jugando. Quería castigarla y que ella tomara su castigo porque se lo merecía. Su otra mano se deslizó por su otra mejilla, sobre su oído y dentro de su cabello en el otro lado. Él tomó su cabeza con ambas manos y la sostuvo en su lugar mientras la follaba ruidosamente. Los húmedos sonidos de succión, mezclados con sus arcadas, llenaban sus oídos. Su cuerpo estaba electrificado. Sus pezones estaban dolorosamente duros. Su coño se contrajo con un agudo placer que giraba en su pelvis y se difundía por su estómago.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

lejos, si se dejara llevar por el acto.

246


El Club de las Excomulgadas Su control y su dominio sobre ella la excitaban de una manera que no podría explicar. Simplemente no podía describir la euforia que acompañaba a la mordedura de la disciplina. Jadeaba alrededor de su polla, demasiado abstraída que apenas era consciente de lo que había a su alrededor. Pero entonces oyó una voz. Como un látigo. Atravesando la neblina. —Dígame capitán, ¿no es la vista más hermosa que haya visto? Hay algo acerca de una mujer tragando la polla de un hombre que dispara los sentidos. Sus ojos se abrieron y su mirada localizó al capitán a una corta distancia, el joven, su mirada se posaba sobre Ren mientras Cole introducía su polla más profundo en su garganta. Su cuerpo entero tembló y sintió que el fuego recorría sus venas. Oh Dios, estaba a punto a correrse y no había nada que ella pudiera hacer al respecto. Cerró sus ojos, tratando de contenerse pero su ingle estaba encharcada y se tensaba insoportablemente. Gimió alrededor de la erección de Cole y se quedó completamente sin sentido mientras su orgasmo la golpeó como el azote de una fusta de cuero. Justo entonces su boca fue llenada con semen. Se atragantó al principio pero sus dedos se envolvieron cruelmente alrededor de su mandíbula y oyó su amenaza distante, rompiendo la bruma que la envolvía. —No derrames una jodida gota. Mantenlo en tu boca. No tragues. Y no pierdas una gota. Era lo suficientemente inteligente para obedecer a pesar de que estaba desecha por la total fuerza del momento.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

bulto en sus piernas era evidente incluso a esa distancia. A su lado estaba otro

247


El Club de las Excomulgadas Él sacudió su polla, dejando cada gota de su liberación en su lengua. Cuando entró de nuevo, se deslizó profundamente, cubriendo su polla con el semen de su boca. —Aprieta tus labios y limpia cada pedazo de mi polla mientras la saco. Hizo lo que le ordenó y él lentamente sacó su polla por sus labios, saliendo de su boca tan limpia como ella pudo lograr. —Ahora déjalos ver—Dijo él. —Déjalo deslizarse sobre tus labios y tu

Dejó ir su contención sobre el líquido tibio y lo dejó filtrarse por sus labios y barbilla hasta que goteó a la cubierta que estaba debajo. —Joder—El segundo hombre, que ella adivinó que era el sobrecargo, dijo con voz ronca. —Jodidamente asombroso. —Sí, ella lo es—Dijo Cole, su voz estaba teñida de orgullo. —Y es mía. El capitán se volvió como para irse, pero Cole lo detuvo. —Caballeros, si no les importa. Hay un castigo que debo impartir. Me gustaría que se quedaran y observaran.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

barbilla. Déjalos imaginarse que acaban de correrse sobre toda tu preciosa boca.

248


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veintiocho El capitán Mike asintió. —Como desee, señor. Cole miró en dirección a C.J. El joven camarero parecía como si se hubiese tragado su lengua y un poco como si estuviera enamorado. Ren tenía ese efecto en los hombres. Quién podía resistirse a una mujer hermosa, dispuesta y sumisa que

La tranquila aceptación de Ren a las exigencias de Cole impresionaba los otros dos hombres. Para el momento en que él hubiese terminado con su castigo, ella haría de esclava de ambos hombres, lo que divertía a Cole desde que ella era la sumisa. Pero entonces, ¿él mismo no era un esclavo absoluto de cada uno de los deseos y necesidades de ella? Ella tenía todo el poder en esta relación. Tenía la capacidad de acabar con él o hacerlo el hombre más feliz del mundo. Él tenía el control porque ella se lo dio y no por otra razón. Ella se reflejaba en ello y era tan malditamente hermosa que dolía. —Su cinturón, por favor—Le dijo con calma al Capitán Mike. Luego miró a C.J.. — ¿Supongo que habrá un remo de algún tipo? Debe ser una pieza de madera suave. Recubierto y tratado sin posibilidad de astillas. —Tengo un remo decorativo, o más bien el c-capitán lo tiene—Balbuceó C.J. Miró en tono de disculpa hacia la dirección del Capitán Mike. —Es decir, si no le importa, señor. El que está en su pared es de un tamaño perfecto. Cole contuvo su sonrisa. El joven se veía tan ansioso de ser testigo de lo que venía a continuación que parecía tener miedo de que si no ofrecía el equipo perfecto no habría ningún castigo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

hacía al arte de la sumisión parecer elegante y espiritual.

249


El Club de las Excomulgadas Mike asintió. —Ve a buscarlo. Cole decidió burlarse de ellos un poco y subir las apuestas. Esperó pacientemente, Ren de rodillas delante de él todo el tiempo, su esperma todavía manchando su rostro, hasta que C.J. se apresuró a volver con el pequeño remo. Se lo entregó a Cole y este lo revisó, girándolo una y otra vez, tocando que no tuviera bordes filosos, astillas de la madera o cualquier otra ranura que

Luego bajó el remo a su costado mientras Mike le entregaba el cinturón que había estado usando. Dirigió su atención hacia Ren, mirando fijo hacia abajo a su rostro vuelto hacia arriba. —Tomarás tu castigo y si haces un solo sonido, chuparás las pollas de los dos hombres mientras te follo desde atrás. Y no será fácil, Ren. Voy a follar tu culo y no seré amable ni te prepararé. La boca de C.J. cayó abierta y se movió con agitación, pero nada de lo que hacía podía ocultar la erección abultada que lucía. — ¡Ponte de pie! Ella se levantó, tambaleó y luego recuperó su equilibrio. Le puso una mano suave en su codo para que no cayera y luego la condujo hasta la barandilla donde la había follado sólo unos minutos atrás. —Manos sobre la barandilla. Barbilla hacia arriba. Piernas separadas. Si haces un solo sonido, cumpliré mi amenaza. Mike y C.J. se acercaron y se quedaron de pie a los costados. Los ojos de C.J. estaban muy abiertos, pero los de Mike brillaban con lujuria. Cole sabía que estaba esperando como el infierno que Ren se rompiera. Cole sabía más.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

perjudicara a Ren más de lo necesario.

250


El Club de las Excomulgadas —No hay azotes que contar, Ren. Aún no he decidido cuántos. Me detendré cuando esté satisfecho con la forma en que tu dulce culito se ve. Y luego probablemente voy a follarte, siempre y cuando no pierdas tu disciplina primero. Si eso ocurre, me temo que tu linda boca va a conseguir bastante trabajo. Ella se estremeció bajo su toque y no pudo discernir si era en anticipación por el castigo o tal vez porque estaba excitada por la idea de chupar las pollas de los dos hombres. De todos modos, todo estaba en sus manos. Optó por utilizar primero el cinturón. Le entregó de nuevo el remo a C.J., quien lo tomó con entusiasmo, su rostro enrojecido por la excitación. Cole

Ren se estremeció y él sonrió. El primer latigazo era uno de los más difíciles para que ella no reaccionara. Él lo sabía y lo hizo a propósito agudo. Los dos hombres observando se inclinaron hacia adelante a la espera de escuchar escapar un sonido de los labios de Ren. Con el segundo, ella mostró más contención y lo tomó estoicamente como lo hizo con el tercero y el cuarto. Y los siguientes. Pero entonces esto se convirtió en una prueba de su resistencia mientras continuaba azotando sus nalgas, trabajando en toda la zona así no golpeaba el mismo lugar dos veces seguidas. Trabajó por debajo de sus nalgas hacia la parte inferior de sus piernas, pero no se atrevió por encima de su culo hacia la parte baja de su espalda. Ren era especialmente sensible en esa área y lo convertía en un punto para nunca golpearla allí. C.J. parecía cerca de la desesperación para el momento en que Cole descartó el cinturón y agarró el remo. Mike simplemente parecía enfadado. Cole le dio un momento para recuperarse a sí misma. El propósito no era quebrarla o causarle tanto dolor que ella perdiera de vista su propósito. Y debido a que la conocía muy bien, en el momento en que el último golpe del remo cayera, estaría tan cerca de

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

cuidadosamente dobló el ancho cinturón de cuero y le dio un golpe de prueba.

251


El Club de las Excomulgadas llegar al orgasmo que se necesitaría muy poco esfuerzo de su parte para enviarla en espiral hacia el abismo. Golpeó el remo en una nalga, haciendo temblar el globo deliciosamente. Ella saltó, pero ningún sonido escapó de sus labios disciplinados. El orgullo creció en el interior de Cole. Ella preferiría morir antes de mostrarle la falta de respeto de desobedecer una orden directa. Si, efectivamente, se rompía y emitía un sonido, la habría llevado demasiado lejos. Su culo estaba deliciosamente rojo. Brillando con las marcas del cinturón y ahora la madera. No la había azotado lo suficientemente duro para dejar moretones serían visibles por igual todo el tiempo. Es por eso que ella no iba a cubrir ese delicioso pequeño trasero por el resto del día. Quería ver su marca en ella. Probablemente la follaría hasta la locura tantas veces como pudiera hasta que los llevara a los dos fuera. Eso es lo que ella le hacía a él. Lo hacía doler de adentro hacia afuera. C.J. estaba casi fuera de sí, claramente agitado porque Ren no se hubiera quebrado. Había respeto a regañadientes en los ojos de Mike. Su mirada se hizo más tierna con cada golpe que caía en el culo de Ren. Su deseo se había convertido en otra cosa. Parecía como si no quisiera nada más que recogerla en sus brazos y ofrecer confort, y tal vez alabanza. Cole dejó que el remo se deslizara de sus dedos. Este golpeó la cubierta con un golpe y los hombros de Ren se desplomaron hacia adelante. Sus manos se deslizaron sobre la hinchazón de su culo, rojo y marcado. Así muy hermoso. Su polla estaba a punto de estallar de sus pantalones una vez más, por lo que entendía bien la frustración de Mike y C.J. Con dedos torpes, se bajó la cremallera, sacó su polla y se empujó en Ren, sintiendo su calor ajustado tragándoselo entero. Ella se agitó frenéticamente a su alrededor, ya en la agonía de su orgasmo. Echó su cabeza hacia atrás y se apoyó en ella, envolviendo sus brazos a su

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

o romper la piel, pero su culo estaría de color rojo durante horas y los verdugones

252


El Club de las Excomulgadas alrededor, apretándola contra su pecho mientras murmuraba palabras de elogio en su oído. —Está bien ahora, Ren—Murmuró. —Querida, Ren. Déjame oír tu placer. Ahora está bien. Ella gimió suavemente y después más fuerte. Sus palabras parecieron catapultarla aún más sobre el borde. Se fundió alrededor de él. Satén caliente, fluyendo sobre su polla, acariciándolo tan íntimamente que podía sentirlo en su alma.

de sus labios. Envió un escalofrío corriendo por sus venas. Al igual que una droga. Una de la que no podía tener suficiente. Su nombre. El de nadie más. La aceptación de su propiedad. Ahuecó sus pechos, frotando sus pulgares sobre sus firmes pezones. Después, recordando su relato de la noche en el club con Lucas, la apartó de la barandilla hasta que ella estuvo frente a Mike y C.J. Todavía estaba enterrado profundamente dentro de ella, pero se había quedado quieto, queriendo ahuyentar su orgasmo para poder llevarla a la liberación de nuevo. —Tóquenla. —Dijo con voz ronca. —Pueden tocarla, pero con amabilidad. C.J. cayó de rodillas, sus ojos tan oscuros de lujuria que Cole se preguntó si ya se había corrido en sus pantalones. Sus manos temblaban cuando se estiró tentativamente para tocar sus pechos. Luego miró hacia él como si buscara permiso para más. Cole asintió. —Tócala como quieras. Con tus manos, tu boca. Pero no le hagas daño. Le mostrarás el respeto que se ha ganado. Quiero que disfrute de cada minuto.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Cole—Susurró. Su nombre era como la más dulce de las caricias cayendo

253


El Club de las Excomulgadas Tan pronto como la boca de C.J. se cerró alrededor de su pezón, ella gimió y se tensó. Su coño se apretó alrededor de su polla y él gimió junto con ella. Mike renunció a su cuerpo y se puso en ángulo desde el costado, su mano ahuecando la cara de Ren justo antes de que la besara. Fue un beso salvaje, como si tuviera la intención de devorarla. Era una extraña sensación tener a otro hombre besando a su mujer con tanta pasión mientras que la estaba follándola desde atrás, pero él estaba increíblemente excitado y así estaba Ren, a juzgar por sus frenéticos movimientos y la repentina humedad alrededor de su polla. Queriendo que ella tuviera tanto placer como él mismo estaba encontrando, lejos, como si asumieran que Cole estaba pidiendo que pararan. Pero simplemente se reposicionó a sí mismo en el culo de ella, extendiéndola un poco más para que el ángulo estuviera ajustado y luego con cuidado comenzó a trabajarse en su interior. No había utilizado ningún tipo de lubricante y sabía que su humedad no era suficiente para que fuera soportable. Quería esa delgada línea entre el dolor y el placer. No quería hacerle demasiado daño, por lo que trabajó pacientemente para conseguirse meter dentro de ella. Algo de dolor era bueno. Quería ese borde. Quería sentirla rechazar su polla y seguir adelante de todos modos. Ella también lo quería. —Tengo aceite—Dijo Mike bruscamente. —Aceite bronceador. Está aquí en uno de los compartimientos. Cole sonrió. Ren ya había hecho otra conquista. Por mucho que Mike quería ser testigo de su castigo, ahora no podía soportar la idea de ella siendo herida. Él reunió el pelo de Ren en su mano y tiró un poco hacia atrás.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

se deslizó fuera de su cuerpo. Al principio C.J. se retiró e incluso Mike dio un paso

254


El Club de las Excomulgadas —Dile, Ren. Dile cómo lo quieres. ¿Quieres que sea fácil? ¿Todo aceitado para que me deslice hasta el fondo en tu dulce culito? ¿O quieres esta mordedura? ¿Quieres luchar contra mi invasión y hacerme obligarte a rendirte? Dile así él sabrá. Sólo podía ver el brillo en los ojos de Ren desde el ángulo que él miraba hacia abajo a su cara. Su rostro estaba bañado de color y calor, y con tanta expectación. Tenía una mirada drogada y sus labios estaban hinchados del beso del otro hombre. Esto lo hizo desear salvajemente su boca, para reemplazar la marca de Mike con la suya. Pero había jurado que esto sería para el placer de Ren ahora que había soportado su castigo.

Las manos de Cole se trasladaron hacia sus caderas hasta que la agarró duro, sin darle lugar a moverse, ninguna forma de defenderse de lo que se avecinaba. Entonces empujó fuerte. — ¿Te gusta? Ella se estremeció y convulsionó en torno a él, clavada a su cuerpo, indefensa. —Oh, Dios mío, sí. Justo así. —Entonces quédate de pie y tómalo. Dile a tus hombres que te toquen mientras el que te posee folla tu culo. —Tóquenme—Suplicó, su mirada buscando a Mike y a C.J. una vez más. C.J. no necesitó ruego. Como antes, se dejó caer sobre sus rodillas y ahuecó ambos pechos en sus manos. Parecía un niño en una tienda de dulces. Su boca se cerró alrededor de un pezón y las húmedas succiones que hacía estimularon a Cole. Mike tomó su boca de nuevo, pero esta vez metió su mano entre los muslos de Ren.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Quiero el dolor—Dijo con voz ronca. —Quiero que sea duro.

255


El Club de las Excomulgadas —Eso es—Dijo Cole en aprobación. —Dale lo que ella necesita. Utiliza tus manos para mostrarle cómo se sienten dos pollas—Y luego, hacia Ren. —Dime lo que se siente, pequeña. ¿Están sus manos dentro de ti? ¿Son sus dedos largos y gruesos como una polla? ¿Cómo se siente la boca de C.J. sobre tus pezones? ¿Estás deseando que los deje follarte? ¿Qué sucedería si los dejo tomarte aquí mismo, en la cubierta mientras yo miro? ¿Y si te follan tan largo y duro que no puedas caminar mañana? Ella dejó escapar un grito y supo que ella se había ido. —Hijo de puta—Murmuró Mike cuando reclamó su boca. —Se está

Las manos de C.J. se deslizaron alrededor de la parte trasera de las rodillas de ella mientras Cole continuaba la despiadada follada a su culo. La boca de C.J. nunca dejó sus pechos. Chupó y lamió como un hombre muerto de hambre. Actuaba como si nunca hubiera estado así de cerca e íntimo con los pechos de una mujer en su vida y parecía decidido a sacar el máximo provecho de la experiencia. La boca de Mike se suavizó en la de Ren. La besó con reverencia y luego le acarició la mejilla con la otra mano, haciendo a un lado un mechón de su cabello mientras la miraba fijamente a los ojos. Luego, lentamente, apartó la mano de su coño y Ren se hundió, todavía empalada por la polla de Cole. —Manos detrás de tu espalda—Ordenó Cole. Ren le dio sus manos y las capturó en la parte baja de su espalda, manteniéndola cautiva mientras la inclinaba hacia adelante para que él pudiera terminar. Golpeó contra su culo, duro, con el propósito del orgasmo. Su liberación se reunió en sus bolas, dominando absolutamente a su polla y corriendo a toda velocidad por la cabeza hasta que sintió que iba a explotar. Y entonces empezó a eyacular profundo en su culo. Vagamente se le ocurrió que no había usado un condón en esta ocasión. No podía invocar ningún

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

corriendo en mi mano.

256


El Club de las Excomulgadas arrepentimiento real. Ella le pertenecía. Era suya. Suya para utilizarla. Su cuerpo era suyo. Mike deslizó una mano en el cabello de ella y sostuvo su cabeza mientras Cole la inclinaba más hacia adelante y se estrellaba en su culo, sacudiéndose con lo último de su liberación. Entonces, finalmente, se estremeció hasta detenerse y se quedó enterrado dentro de ella por un largo rato. Cuando por fin se retiró, el semen se deslizó de su culo y dejó un rastro húmedo por el interior de su pierna. Él vio el resultado con una profunda

Síp, ella era suya. Marcada. Poseída. Su propiedad. Suavemente separó sus manos, pero mantuvo el agarre mientras las guiaba de nuevo hacia sus costados. Esperó hasta que estuvo seguro de que ella tenía el equilibrio y luego dio un paso atrás. —Date la vuelta, Ren. Muéstrales de quien es el semen que se desliza de tu cuerpo y sobre tu piel. Muéstrales quién te ha marcado, quién es tu dueño. Poco a poco obedeció su orden, dándose la vuelta de forma que su espalda se presentó hacia Mike y C.J. —Buena chica. Entonces dijo hacia Mike. —Llévala abajo. Asegúrate de que se mete en el baño de forma segura y espera fuera en caso de que necesite algo. Cuando haya terminado de limpiarse, pídele que vuelva a subir aquí arriba. Esta vez, sin traje de baño. La quiero desnuda para así poder ver las marcas en su culo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

satisfacción.

257


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veintinueve Cole se desvistió en la parte de arriba y se puso un traje de baño. C.J. había ido a preparar refrescos para él y Ren, y ahora sólo esperaba a que ella regresara. No había planeado la escena como había sucedido. Pero había sabido de antemano que el Capitán Mike estaba acostumbrado a mirar estas cosas. El dueño del yate era un hedonista hasta la médula y a menudo, tenía a su última sumisa, a bordo, follándola de seis maneras hasta el domingo13.

observado para el caso, no tenía duda de que Mike se había unido en una buena parte de aventuras sexuales. O por lo menos, las había visto todas. C.J. tenía que ser nuevo o por lo menos todavía verde porque había estado malditamente cerca de deshacerse ante la oportunidad de tocar a Ren. Era bueno tener amigos con juguetes caros y que el personal empleado, o bien mirara hacia otro lado o fuera discreto por encima de todo. Con el sueldo que tanto Mike como C.J. recibían, era dudoso que denunciaran un asesinato si sucedía justo en frente de sus narices. Cole tendría que recordar una vez más darle las gracias a Jon por el uso de último hora de su yate. Este servía bien a su propósito. Consiguió a Ren lejos de cualquier posible encuentro con Lucas y los aisló a ambos del resto del mundo. Unos pocos días para vivir, amar y hacer nada más que disfrutar el uno del otro, que esperaba que pudiera recorrer el largo camino en la consolidación de la frágil relación que había comenzado a repararse desde el momento en que él y Ren se habían reencontrado. Su cuerpo saltó a la vida tan pronto como vio la parte superior de la oscura cabeza de Ren aparecer de la parte superior de las escaleras que conducían bajo 13

Six ways to Sunday: Significa hacerlo de todas las formas que quieras, el seis representa los seis días que hay antes del domingo. Puede significar algo positivo o negativo, según el contexto en el que se use esta expresión

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Mientras dudaba de que C.J. alguna vez hubiera participado o incluso

258


El Club de las Excomulgadas cubierta. Subió lentamente, su cuerpo desnudo brillando bajo la luz del sol. Su pelo derramado sobre sus hombros, los extremos levantados y volando de uno a otro lado. Honestamente, ella le quitaba el aliento. Mike la seguía a una discreta distancia por detrás, llevando un bote de protector solar y dos toallas. Ren se detuvo enfrente de donde estaba holgazaneando en la hamaca, esperando su próxima orden. Maldita sea, era un bastardo con suerte. Ren se adaptaba a él y a sus necesidades a la perfección. Nunca sería capaz de encontrar una mujer que estuviera tan

—Date la vuelta—Dijo en voz baja. Hizo lo que le pidió y se volvió hasta que miró a lo lejos, su culo regordete todavía rojo y con las señales de su castigo. Maldita sea, si no quería derribarla y follarla otra vez hasta que uno de ellos no pudiera caminar. Probablemente él mismo. —Hermoso. ¿No crees eso, Mike? —Sí, de hecho—murmuró Mike. En ese momento llegó C.J. llevando un carro con ruedas con varias bandejas, una botella de vino y varias botellas de agua. —Justo a tiempo—Dijo Cole en aprobación. —Estoy seguro de que Ren tiene hambre y sed también. Sin embargo, antes de que le dé de comer, sus necesidades deben ser satisfechas. Ella necesitará protector solar. No quiero que se queme. Me gustaría que vosotros dos os ocuparais de esa cuestión por mí. C.J. tragó visiblemente y Mike hizo girar el bote en su mano, su mirada hambrienta iba hacia Ren. Probablemente era realmente cruel tener a los dos hombres aplicando el protector solar cuando no tenía ninguna intención de permitir que la follaran, pero Ren disfrutaría de ello y esto era todo para Ren y para nadie más.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

tranquilamente satisfecha para entregarse a su cuidado.

259


El Club de las Excomulgadas —Vamos acuéstate, querida. Boca abajo primero para que puedan llegar a tu espalda. Después, puedes darte la vuelta para que alcancen tu frente. Escogió la tumbona junto a él y con gracia se estiró para ponerse sobre su estómago. Él estiró su mano para echar su pelo por encima del hombro y luego dejó que sus dedos vagaran por su espalda, sólo para hacerle saber que estaba cerca y observando. Siempre mirando, siempre protegiendo. Luego le hizo una seña a Mike y a C.J. para que hicieran el trabajo. Mike le indicó a C.J. hacia el otro lado de Ren y luego tomó la posición

—No te apresures—Mike le indicó a C.J. . —Y ten en cuenta sus ronchas. Cole sonrió. Síp. Una conquista total. —Muy bien. —Dijo con aprobación. —Quiero que Ren disfrute de esto. Asegúrense de que ella lo haga. Ren contuvo la respiración en el momento en que las desconocidas manos comenzaron a deslizarse sobre su piel. Incluso sabiendo dónde cada hombre estaba colocado, era fácil saber de quién eran las manos de quién. Mike era más... experto. Esa era la palabra que buscaba. Era paciente. No tenía prisa. Parecía saber exactamente cómo tocar a una mujer. C.J. se esforzaba, pero estaba excitado y no dejaba de tener que reducir la velocidad, como si se recordara lo que se suponía que debía estar haciendo. Poco a poco se instalaron en un ritmo. Acariciando, masajeando. Cálido, calmante. El calor del sol, junto con las sensuales exploraciones en su espalda la tenían casi dormida y tan drogada en el placer que no hubiera podido moverse si quisiera.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

opuesta a C.J.

260


El Club de las Excomulgadas Trabajaron hacia abajo hasta su culo y Mike se hizo cargo allí, como si no se fiara de C.J. para no hacerle daño. Le oyó decirle a C.J. que trabajara sobre sus piernas y luego sus dos palmas cubrieron su dolorido trasero. Suspiró de felicidad mientras él trabajaba con mucha ternura la loción sobre su piel. Su culo todavía zumbaba y estaba hipersensible a cada toque. Pero Mike fue muy amable y cubrió cada centímetro de su carne. Después de largos y gloriosos minutos de él ahuecando y masajeando su trasero, deslizó sus manos hacia abajo por sus piernas hasta sus pies y empezó a frotar las plantas. Apretó en sus arcos y le frotó la parte superior de sus pies, incluso

Ella hizo un sonido. Tal vez había intentado hablar. Salió como un ininteligible e incomprensible desastre. Cole se rió en voz baja a su lado. Ella abrió un ojo para mirarlo estirado en la tumbona, con las manos detrás de su cabeza, pareciendo como un dios del sol. Tan confiado y superior que quería saltar sobre él y lamerlo de un lado y del otro. Pero eso requeriría esfuerzo y no tenía ninguna fuerza de sobra en este momento. — ¿Disfrutando, querida? ¿Están haciendo un buen trabajo? —Oh, Dios mío, sí—Gimió de nuevo cuando Mike golpeó justo en el sitio correcto sobre su pie. —Date la vuelta—Dijo Mike bruscamente. —Tenemos que hacer tu parte delantera. Sus manos y brazos temblaron tanto que no podía levantarse de la tumbona para girarse. Mike tomó su brazo y cuidadosamente la maniobró hasta que estuvo sobre su espalda. El deseo estaba de vuelta en los ojos de C.J. mientras miraba sus pechos. Ella quería reír. El tipo era, obviamente, un tipo de tetas. No veía nada más una

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

corriendo un dedo sobre cada uno de sus dedos de los pies.

vez que se centró en esas.

261


El Club de las Excomulgadas —No la maltrates—Murmuró Mike mientras echaba más loción en su mano. Cole se rió entre dientes. —Eso es. Comenzaron en su cuello y trabajaron hacia abajo hasta su pecho. Mike se mostró más cauteloso. Le tocó sus pechos experimentalmente al principio y luego, como si se tranquilizara a sí mismo de que no la estaba lastimando, comenzó a masajear suavemente, haciendo un patrón alrededor de sus pezones que los tuvo todo. C.J. fue más entusiasta. Acarició, frotó y pellizcó su pezón entre su pulgar e índice. Las sensaciones duales, tan diferentes, la tenían tan excitada que estaba a punto de agitarse fuera de su tumbona. —Esto se supone que es para relajarte—Dijo Cole divertido. Abrió un ojo de nuevo para mirarlo. — ¿En serio? Así que me estás diciendo, que si dos hermosas mujeres estuvieran pasando sus manos por todo tu pene, ¿estarías relajado y murmurando? Él sonrió. —Sólo si esas hermosas mujeres fueran tú. —Oh, eres bueno—Murmuró. —Relájate, cariño. Esto es todo para ti. Disfrútalo. Cerró sus ojos de nuevo y se entregó a las manos masculinas que exploraban su cuerpo, frotando protector solar en áreas que probablemente nunca veían el sol.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

tan rígidos y tensos que la más leve brisa por encima de ellos le hacía que le doliera

262


El Club de las Excomulgadas Mike deslizó sus dedos entre sus muslos y ella separó sus piernas de forma automática. Encontró sus labios desnudos, y pasó su pulgar arriba y abajo por los pliegues suaves hasta que estuvo casi ronroneando. — ¿Quieres que él te haga correr, Ren?—Preguntó Cole en voz baja. Abrió los ojos para concentrarse con él una vez más. Ella miró fijo a sus ojos, en busca de la respuesta correcta, pero como lo había sido con Lucas, no era una pregunta capciosa.

—Pídeselo entonces. Pídeselo dulcemente y tal vez te dará lo que quieres. Su mirada se desvió hacia las tensas facciones de Mike. Estaba bronceado de las horas bajo el sol. Probablemente no había parte de él que no hubiera sido besada por el sol. Era difícil saber su origen étnico, debido al bronceado. No podía localizar su acento, a pesar de que parecía al menos ser en parte latino. De cualquier manera el hombre era malditamente sexy y la estaba mirando con esos ojos negros suaves que decían que haría cualquier cosa por complacerla. ¿Qué mujer podría resistirse a eso? —Por favor, hazme correr. —Dirígete como es debido—Advirtió Cole. —Por favor, hágame llegar, Capitán Mike—Se corrigió. —Será un placer—Dijo Mike mientras deslizaba sus dedos por los pliegues hacia la carne ya mojada más abajo. Rodó su pulgar sobre su clítoris mientras acariciaba un círculo alrededor de su entrada con su dedo medio. Todo el tiempo la miraba fijamente a los ojos y se sintió incapaz de mirar hacia otro lado. No tenía idea de lo que estaba haciendo C.J. o si todavía la estaba tocando. Estaba sólo la magia de los ojos de Mike y sus

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Sí—Susurró. —Por favor.

dedos mientras acariciaban perezosamente su carne más íntima. 263


El Club de las Excomulgadas — ¿Te gustaría que usase mi boca?—Preguntó Mike. Su mirada voló hacia Cole. Él se mostró complacido por su reacción, pero asintió su autorización, dejándoselo efectivamente a ella. —Oh, Dios mío, sí—Suspiró ella. —Por favor. —Separa tus piernas y coloca tus pies a cada lado de la tumbona—Dirigió Mike. Hizo lo que le pidió y apoyó las plantas de sus pies en la cubierta calentada una sensación que envió una emoción embriagadora a través de su cuerpo. Mike se sentó a horcajadas en la tumbona y deslizó sus manos hasta cubrir la parte superior de sus muslos y moviéndose cálidamente hacia su pelvis. Bajó su boca a la vez que extendía los pliegues de su coño con sus pulgares. Sosteniendo su abertura, hundió su lengua hacia abajo y la lamió desde su entrada hasta su clítoris. Casi se cayó de la tumbona y lo habría hecho, pero de repente se dio cuenta de que C.J. no se había ido. Estaba sosteniendo sus hombros hacia abajo para que no pudiera moverse. Su mirada se fue sin poder hacer nada hacia Cole, que la miró con arrogancia perezosa. Mike acarició su carne, el indicio de su barba en su mandíbula rozando áreas sensibles, volviéndola loca. Lamió y chupó, suavemente, tan suavemente. El hombre era un Dios cuando en el sexo oral. No había una mujer que no se arrojaría a un hombre que tuviera una boca como esta. Y el hombre era paciente. No se cansó. No se impacientó cuando no se corrió de inmediato. Estaba contento de trabajarla lento y suave. Él la lamió profundo, deslizando su lengua tan lejos en su interior como podía alcanzar. Luego se puso a trabajar su camino hasta su clítoris, donde lamía y chupaba suavemente en el tembloroso manojo de nervios. Estaba a punto de gritar porque estaba sobre el

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

por el sol. Su coño estaba extendido y desnudo, y estaba completamente vulnerable,

borde, pero no podía llegar todavía.

264


El Club de las Excomulgadas —Necesita más—Dijo Cole en voz baja. —Ella necesita ese borde. Un poco áspero. Presiónala un poco más y se correrá. Oh, cómo la entendía. Incluso viendo a otro hombre estar sobre ella, podía leerla como un libro. Sabía que estaba cerca y lo que necesitaba para conseguir la liberación. Mike mordió suavemente su clítoris y luego frotó la cerda de su barba crecida a través de sus pliegues. Deslizó dos dedos dentro de ella mientras mordisqueaba la tensa protuberancia por encima de su entrada y entonces comenzó

—Eso es—Dijo Cole. —No tengas miedo de hacerle daño. A ella le gusta rudo. ¿No, querida Ren? —Síííí. La palabra salió como un silbido largo, porque justo mientras Cole le daba a Mike instrucciones adicionales, este añadió un tercer dedo y empujó duro. —Córrete en mi boca—Dijo con voz ronca. —Quiero que te corras encima de mi lengua. Quiero probarte. Nunca he probado algo tan dulce. Esas palabras, tan dulcemente dichas, hicieron mucho más que la mordedura de dolor y el borde duro de sus dedos. Se catapultó por encima del borde, todo su cuerpo elevándose y luego explotando con la fuerza de una bomba. Se estremeció de pies a cabeza y era consciente sólo de Mike lamiéndola. De él succionando cada pedacito de su liberación en su boca. Gimió y se fundió en la tumbona, tan cansada que no podía moverse. Sus piernas se hundieron sin fuerzas al costado. Cuando Mike levantó la cabeza de su coño, ni siquiera podía reunir la fuerza para cerrar las piernas por lo que se mantuvieron abiertas como una completa desenfrenada. —Tráemela.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

a follarla con los dedos.

265


El Club de las Excomulgadas La tranquila orden de Cole fue a la deriva por encima de sus oídos y pronto se encontró siendo levantada de la tumbona y entregada a los brazos de Cole. La abrazó y sostuvo un vaso de agua fría a sus labios. Bebió con avidez y luego se apoyó en su pecho mientras él acariciaba su mano arriba y abajo por su espalda. —Acuéstate aquí conmigo, Ren. Te daré de comer la deliciosa comida y veremos la puesta de sol. Ella lanzó un dichoso y feliz suspiro y se acurrucó un poco más apretado en

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

su abrazo. Ah, pero él hacía el amor hasta echarla a perder.

266


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Treinta — ¿En qué estabas pensando hoy? Ren yacía en la tumbona, acurrucada entre los brazos de Cole mientras el atardecer hizo una exhibición de fuego digna de los dioses. El cielo estaba pintado en brillantes tonos dorados con pinceladas de rosa y lavanda. Y justo sobre el horizonte, el sol era un gran orbe naranja, hundiéndose más y más, colgando por un fino hilo.

Fue la causa de su castigo y el catalizador para todo lo que había ocurrido desde entonces. Mirándolo fijamente, no podía muy bien estar arrepentida de lo que había ocurrido, pero podía al menos hacérselo comprender. —Estaba pensando. — ¿Sobre? Se sonrojó, avergonzada por la primera cosa que había desviado el curso de sus pensamientos mientras Cole la estaba follando. — ¿Ren?—Apuntó. —Estaba imaginando cómo serían nuestros hijos—Murmuró. Él se quedó en absoluto silencio. Todavía contra ella. Desconcertada, se arriesgó a mirarle para evaluar su reacción y se asombró por el hambre salvaje en sus ojos. Parecía... nostálgico. —Creo que sería una niña preciosa como su mamá—Dijo Cole tranquilamente. —Piel oscura, cabello oscuro. Quién sabe de qué color de ojos con la mezcla de tu marrón y verde, y mis ojos azules. Pero apostaría a que sería impresionante.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

No fingió malinterpretarlo. Sabía exactamente lo que le estaba preguntando.

267


El Club de las Excomulgadas — ¿Y un niño?—Preguntó con una sonrisa. —Me lo imagino como tú también. Un Ren en miniatura con tu traviesa sonrisa. — ¿No heredarían nuestros hijos nada de ti? —Sólo mi amor por ti. Se quedó impactada con la declaración. No tenía respuesta. Se sentía como que si se estuviera tambaleando mientras el mundo giraba aún a su alrededor.

—Cuando comenzaste el castigo, recordé cuando éramos jóvenes, de cómo solíamos representar esas escenas en las que yo decía no y tú me forzabas. Cole detuvo la perezosa exploración de su piel. — ¿Te asusté? Negó con la cabeza. —No es la razón por la que lo mencione. Me hizo recordar. Me... excitó. Me excitaba entonces. — ¿Y ahora? —Todavía eres la única persona en que jamás confiaría una situación como esa. Nunca he llevado las cosas tan lejos con nadie más. Él le acarició el cabello, pasó los dedos distraídamente por los mechones. — ¿Ni siquiera con Lucas? Negó la cabeza.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Apoyó la cabeza en su hombro con miedo a soñar más.

268


El Club de las Excomulgadas —Lucas es intenso. Uno, no lo veo realmente apreciando semejante situación. Es demasiado serio. Muy impaciente con los juegos. Dos, es muy posible que me hubiera empujado demasiado lejos. No creo que se hubiera dejado llevar. Quiero decir, confío en él. Supongo que nunca he querido ver ese lado de él. Puede ser intimidante. —Eso no es lo que yo estaba haciendo. Anteriormente, quiero decir. Tú... — Pareció afligido durante un momento como si realmente no quisiera decir lo que tenía en la mente. —Llegaste a mí, Ren. Como nadie había sido capaz de hacerlo. Te miro y mi instinto es dominar y no sólo porque sea un aspecto sexual que me llegar tan dentro de tu mente y de tu piel que nunca me puedas echar. Eso probablemente te asuste a muerte, pero no puedo ser más honesto que eso. Miedo era la última cosa que había en su mente. La calidez la inundó por dentro, agitándose en su pecho y filtrándose en su alma, consolándola de dentro a fuera. — ¿Y si te digo que eso es precisamente lo que necesito? ¿Lo que quiero? Más que nada. — ¿Pero serías feliz con esas cosas sin importar quién las proporcione?— Preguntó con tono grave. Ella respiró hondo, herida por la casi acusación incluso cuando entendía por qué lo preguntaba. Era una pregunta válida. En su lugar, se habría preguntado lo mismo. Pero en lugar de responder o quizá a modo de respuesta, se giró hacia él. — ¿Lo haría alguna mujer por ti? ¿Serías feliz protegiendo y amando a cualquier mujer o sólo a mí? Parecía enfadado e inmediatamente se arrepintió del pequeño demonio que le hizo preguntarlo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

excita. Contigo es algo más profundo que eso. Quiero protegerte y amarte. Quiero

269


El Club de las Excomulgadas —Ni siquiera lo voy a reconocer, mucho menos responder, a esa pregunta. Creo que he hecho más que contestarla. Tú, por otro lado, todavía no lo has hecho a la mía. Eso no es propio de ti, Ren. Has sido honesta y franca en todas las demás ocasiones. Incluso en tu perjuicio. Ella suspiró. —Lo siento. Me hace sentir un poco enfadada y frustrada conmigo. — ¿Te importaría compartir por qué?

sentimientos detrás de su pregunta, y comenzó a acariciar su brazo con la mano otra vez, ofreciendo consuelo. El hombre realmente era demasiado bueno para ser verdad y aquí estaba a punto de ser la mayor ingrata de todas las brujas vivas. —Porque no puedo responder y decir lo que querría decir. No mientras sea la verdad. Desearía ser capaz de decirte que como tú, sólo podría estar de esta forma contigo. Que sólo querría esas cosas de ti. Pero estaría mintiendo y no quiero mentirte, Cole. No puedo. —Lucas. Esa palabra lo dijo todo. La sombría resignación en la voz de Cole le dijo sin ninguna otra explicación que él sabía bien que Lucas era la única excepción. La única cosa que se situaba en el camino de su total y completa aceptación de lo que Cole y ella tenían juntos. Porque había compartido muchas cosas similares con él. Porque confió en Lucas y se preocupaba por él. No, eso no era ser siquiera honesta consigo misma. Lo amaba como amaba a Cole. Incluso sabiendo que podría acabar con ella. Incluso sabiendo que él la había lastimado horriblemente apenas unos días antes. Una parte de ella no podía aceptar que lo que ella temía era verdad hasta que le presentaran pruebas irrefutables y en este caso significaría enfrentarse a

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Se había relajado un poco para el momento en que ella había admitido los

Lucas y dejar que se lo dijera.

270


El Club de las Excomulgadas La hacía estúpida. La hacía... la hacía alguien que no quería ser. Lo odiaba. Pero Dios, ¿cómo dejas de amar a alguien? ¿Cómo? No era como apretar un botón. Había estado con Lucas durante todo un año. Sólo había regresado con Cole hacía unos días. No podía quitarle valor a su amor por Cole siendo tan inconstante como para decir que ya no amaba más a Lucas. ¿Qué diría eso sobre lo que sentía por Cole? Las palabras quemaban en su garganta y supo que tenía que decírselo. Tenía que explicarlo. Y oh Dios, si no lo entendía, si se cabreaba, no sabía que haría

Abrió la boca pero las palabras se atascaron. Cómo odiaba esa horrible parálisis que la agarrotaba. Entonces, la suave mano de Cole se deslizó sobre su mejilla y la giró completamente para mirarla. —Háblame, Ren. Hay mucho tormento en tus ojos. No puedo soportar verte así. Su garganta se hinchó y luego se apretó en un vicioso nudo de culpa, a través del cual apenas podía respirar. —Lo amo—Susurró. Algo murió en los ojos de Cole. Sus manos bajaron lentamente hasta apoyarse sobre su pierna. Fue entonces cuando se percató que nunca había sido honesta sobre sus sentimientos sobre él. Todo había ocurrido tan rápido y había luchado con tantas emociones conflictivas. Nunca existió ninguna duda en su mente de que amaba profundamente a Cole. Siempre lo hizo. Pero no se lo había dicho y ahora acababa de desembuchar que quería a Lucas y en la mente de Cole eso significaba que le había elegido por encima de él.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

porque no había nada más para ella que la verdad.

271


El Club de las Excomulgadas Ella colocó ambas manos sobre su rostro, obligándolo a mirarla mientras le suplicaba con la mirada. Pero en lugar de decir nada, ella apretó sus labios contra los suyos en un ansioso beso y derramó cada gramo de sus sentimientos hacia él en ese beso. —Por favor, perdóname—Susurró. —Soy terrible en algo tan importante. Por favor, sólo escucha mientras me explico. — ¿Qué más hay que decir?—Preguntó con voz quebrada.

Sus cejas se fruncieron y la miró completamente perplejo. —Pero acabas de decir... Ella asintió. —Lo hice. Simplemente pensé todo eso fuera de mi cabeza en lugar de pensarlo dentro. Debí habértelo dicho. Te amo. Siempre te he amado. Incluso cuando estaba tan dolida y asolada porque me abandonaste. Mi amor por Lucas no cambia eso. Podrá sonar ridículo. Tal vez incluso ni me creas. Pero es la verdad. He estado con Lucas durante un año. Me llevó mucho tiempo aclarar mis sentimientos hacia él. Ya te dije que al principio le estuve utilizando. No maliciosamente. Pero me aferré a él porque fue un ancla en un momento tumultuoso en mi vida. Le necesitaba. Me proporcionó mucho de lo que necesitaba para volver al camino. Le respetaba. Me gustaba. Era un amigo y un amante. Ni siquiera estoy segura cuando todo eso cambió y comenzó a ser algo más profundo y más significativo. Tal vez ni siquiera me percaté de eso por mí misma hasta que me trajo a ti. Porque dolió. Dolió más que de lo que podía haber imaginado que se alejara de mí tan fácilmente. Era como tragarse una antorcha y estar ardiendo de dentro a fuera. Pero luego estás tú. Tan malditamente perfecto. Tan protector y amoroso. Verte otra vez fue como hacer que el pasado me golpeara como una ola gigantesca. Inmediatamente supe que si alguna vez me dije que había dejado de amarte, era

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Te amo, Cole. Te amo demasiado.

una maldita mentirosa. Pero oh Dios, Cole. También amo a Lucas, y no sé qué se 272


El Club de las Excomulgadas supone que debo hacer. Simplemente no puedo desconectarlo. Incluso si él me ha dejado y ha seguido con su vida. No sé cómo se supone que tengo que lidiar con eso. No quiero herirte. No quiero faltarte al respecto. Pero no puedo fingir que esto no me está desgarrando por dentro. No puedo fingir que no te amo cuando lo hago. Pero no puedo, no permitiré, hacer que pienses que no te amo con cada parte de mí ser. Su respiración salió como un sollozo, tartamudeando sobre los temblorosos labios. No se había dado cuenta de lo mucho que estaba temblando hasta que Cole le agarró los brazos con sus manos y simplemente la sostuvo.

segunda mejor opción o que no te amaba, o, Dios no lo quiera, que eres un sustituto de Lucas y que cualquier hombre me daría lo que quiero y necesito. Él tiró de ella hacia sus brazos y la sostuvo fuertemente, su pecho subía contra el de ella. —Ren, Mi querida, Ren. Te amo tanto. Malditamente tanto. Tan honesta y tan atormentada. Desearía que me lo hubieras contado antes, odio que te hayas estado sintiendo rota y con miedo. —Ni siquiera yo misma sabía qué decir o qué hacer—Dijo con la voz amortiguada por su boca contra la garganta de él. Inspiró su aroma, cerró los ojos mientras su pulso latía contra sus labios. Firme y tranquilo. Simplemente como él siempre lo era. Su Cole. —Te amo—Dijo de nuevo, porque parecía lo correcto y la mejor cosa que decir. Quizá la única cosa de todas que realmente importaba. Besó su cabello, acarició su piel y simplemente la abrazó mientras se aferraba a ella.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Te amo, Cole—Susurró. —Lo siento si te he hecho sentir como la

273


El Club de las Excomulgadas —Todo va a estar bien, Ren. Te lo juro—Dijo Cole finalmente. Era una promesa. Tan firme que la embargaron la esperanza y el consuelo. —

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Encontraremos la forma, querida. La encontraremos.

274


El Club de las Excomulgadas

Parte Tres: Ren Capítulo Treinta y Uno Durante varios largos y gloriosos días, Ren vivió una mimada, idealista existencia. Cole miró por todas sus necesidades, tanto emocionales como físicas. El Capitán Mike y C.J., estuvieron igualmente atentos tanto si se trataba de poner protector solar sobre su piel, como para que apareciera comida o bebida cada vez

Ella y Cole nadaron en el mar. Nadaron a lo largo de un arrecife no muy lejos de la embarcación y se deleitaron con todas las criaturas del mar que se les acercaron. Una tarde, llevaron el motor fuera borda para ir a la isla en que habían anclado e hicieron un picnic en la arena. Jugaron haciendo surf, tomaron una siesta a la sombra de una palmera y luego regresaron al yate al atardecer. Sus dos semanas casi se habían acabado, pero ninguno había abordado el tema a pesar de que era un gran peso en la mente de Ren. Pero sabía que Cole pensaba demasiado en ello porque podía ver la forma en que sus ojos cambiaban cuando pensaba que ella no lo estaba mirando. En la mañana de su séptimo día, Cole la despertó abriéndole las piernas y sumergiéndose profundamente en su interior. No había usado condón desde el primer día en el barco y ella había estado ferozmente aliviada por eso. No era como si hubieran sido totalmente irresponsables. Ambos estaban sanos y habían discutido sus antecedentes al inicio de su momento juntos. Había sido Lucas quien había insistido en que Cole usara condón y lo había hecho porque no quería que otro hombre tuviera lo que era suyo. Había

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

que Cole la solicitaba.

275


El Club de las Excomulgadas querido que Ren retuviera algo. No dejar que Cole disfrutara de los mismos privilegios que él tenía. Pero ni Ren ni Cole habían estado dispuestos a seguir esa línea de respeto a la luz de las acciones de Lucas. Y tenía más que ver con su propia relación personal y profunda que cualquier otra consideración o desprecio por Lucas. Envolvió sus brazos alrededor del cuello de Cole y dejó que sus palmas se deslizaran de sus hombros a su espalda, hasta la esbelta cintura y sobre sus nalgas firmes.

enorme. Simplemente perfecto. —Tenemos que volver hoy—Murmuró mientras mordisqueaba su oído. Ella envolvió sus piernas alrededor de su cintura y tiró de él más profundo. —Lo sé. —Mike ya ha elevado anclas y nos dirigimos de nuevo a la isla donde el jet está esperando. Ella suspiró su pesar. Su regreso a la realidad era inevitable, pero los pocos días que se había podido escapar habían sido un cuento de hadas que nunca olvidaría. Quizás un cuento de hadas adulto muy perverso, pero uno no obstante. Él siguió meciéndose en ella hasta que su liberación se deslizó cálida y agradable sobre ella. Como el sol acariciaba la tierra al amanecer. Ella le dio un beso. Aferrándose a él mientras bajaba su cuerpo al de ella. Durante mucho tiempo se quedaron allí, con las piernas entrelazadas, con sus respiraciones mezcladas hasta que finalmente Cole se dio la vuelta para que Ren quedara tirada encima de él.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Era un hombre magnífico. Tonificado. Musculoso. Pero no descomunal ni

276


El Club de las Excomulgadas —Tomaremos una ducha juntos y nos vestiremos—Dijo en tono pesaroso. Ella bajó su boca a la suya y dejó que la dulzura del beso la tranquilizara. Él había dicho que conseguirían que funcionara y ella le había creído. —El último en la ducha es un huevo podrido—Ella le soltó mientras se lanzaba de la cama y corría hacia el cuarto de baño. — ¡Tú, pequeña tramposa! Se echó a reír como una loca mientras abría el agua y esperaba a que se encontró su cuello. Entonces, para su absoluta sorpresa la arrastró a la ducha y la empujó debajo del pulverizador aún frío. Ella gritó y luego se echó a reír mientras la piel de gallina rompía a lo largo de su piel. El agua empezó a calentarse y, de repente se vio forzada contra la pared de la ducha. Cole extendió las piernas y la alzó lo suficiente para que sus pies dejaran el suelo y estuviera orientada para que pudiera penetrarla fácilmente. Las palmas de ella golpearon contra la pared húmeda de la ducha y volvió la cabeza para que su mejilla estuviera contra la pieza, ahora tibia. Ella cerró los ojos mientras sin piedad la follaba por detrás mientras el agua llovía sobre los dos. No era un hacer el amor sin prisas, como acababa de ser momentos antes. Empujó duro y rápido, con el único propósito de tener su liberación. Su pelo no estaba completamente empapado y sin embargo, él envolvió su mano en su cabellera antes de tirar de ella hacia abajo para que se arrodillara en la ducha. Él inclinó el cabezal de a ducha lejos y comenzó a bombear su pene con su mano libre, dirigiendo los chorros de semen a su pelo. Las delgadas cuerdas de semen cayeron a intervalos y gotearon sobre el piso donde desaparecieron en el agua que se arremolinaba en el desagüe.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

calentara. Un momento después, sus brazos se cerraron alrededor de ella y su boca

277


El Club de las Excomulgadas Cuando él terminó, ella esperaba que se hundiera su boca y que ella lamiera la rigidez restante de su pene, pero en lugar de eso se limpió con sus cabellos, extendiendo el líquido a través de sus mechones. Por un largo momento simplemente la miró con ojos brillantes mientras se arrodillaba delante de él. Luego esbozó una lenta, arrogante sonrisa que le decía que estaba muy satisfecho de sí mismo. Él pasó los dedos por su pegajoso pelo antes de finalmente tirar de ella para ponerla de pie y una vez más dirigir la boquilla de la ducha directamente sobre ella.

cuerpo con manos suaves. La envió por delante de él, mientras acababa su propia ducha, y ella se secó y se fue al dormitorio a vestirse. El desayuno fue servido arriba, y Ren vio como la isla frente a la que habían anclado se hacía más y más pequeña en el horizonte. Luego sonrió, porque no importaba lo que pasara en el futuro, siempre atesoraría el recuerdo de los últimos días con Cole. — ¿De qué te ríes?—Preguntó Cole. Su mirada se movió hacia él y su sonrisa se amplió. —Estaba pensando en vencerte otra vez al Ping-Pong en el viaje de vuelta. Los ojos de Cole se estrecharon. — ¿Qué quieres decir con otra vez? Claramente gané nuestro último combate. Ella negó. —Hiciste trampa. Yo gané. Él chisporroteó y dejó el vaso de zumo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Le lavó con champú el pelo y lo hizo a fondo, antes de lavar el resto de su

278


El Club de las Excomulgadas — ¿Me acusas de hacer trampa? Ella asintió solemnemente. —Lo hago. Pero otro partido debería aclarar las cosas. El ganador se lo lleva todo. Reclamará los derechos del campeonato para todo el viaje. —Acepto. Lo que antes había sido un partido amistoso se había convertido rápidamente en un competitivo baño de sangre ya que ambos estaban decididos a

Ren clavó los dientes en su labio inferior y dejó que su naturaleza competitiva se afianzara. Por encima de su cadáver iba a derrotarla. —Punto de partido—Se burló ella. Ella sopló un mechón de pelo de sus ojos y miró sombríamente a través de la mesa hacia él mientras se preparaba para servir. Si ella perdía este, empatarían y entonces tendría que ganar por dos. Cole parecía igual de decidido a ganar como ella. Era ahora o nunca. En lugar de golpear la pelota hacia la esquina, ella puso una perversa con efecto de retroceso y apenas la puso al otro lado de la red. Cole, que había dado un paso atrás, anticipando el golpe duro, se lanzó hacia adelante, con la paleta extendida. Acababa de tomar la pelota al caer por un lado y la golpeó a lo alto. Ella la golpeó violentamente al lado opuesto y él no tuvo ninguna opción de llegar a tiempo. Sonrió triunfante mientras él le lanzaba una mirada de contrariedad. Ella se paseó alrededor de un costado y deslizó la paleta de nuevo sobre la mesa.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

salir vencedores. La pelota voló rápido y furiosa.

—Mi juego.

279


El Club de las Excomulgadas —Así es. No me gusta perder, ya sabes—Ella levantó una ceja. —Date la vuelta. Con las manos hacia abajo sobre la mesa. Deliciosos escalofríos bailaron por su espalda cuando vio que él seguía sosteniendo la paleta. Su vagina se estremeció y apretó, y sus pechos se hincharon de repente súper sensibles al menor contacto. Él metió su mano alrededor de ella para desabrocharle los vaqueros. Luego bajó sus pantalones justo debajo de su trasero. Sin preámbulo, llevó la paleta a su nalga con una bofetada.

volvió a placer caliente. La golpeó en la otra nalga y luego se detuvo para acariciar las marcas en su trasero. —Muy bonito. Pero, ¿sabes lo que sería aún más bonito, Ren? —No—Susurró. —Que chupes mi pene mientras tu bonito trasero es marcado. Una sacudida de excitación quemó a través de su vientre. Esto no lo había previsto. Era a la vez aterrorizador y excitante más allá de la medida. — ¿A quién debo pedirle para hacer el trabajo, Ren? Tú eliges. ¿Debo conseguir al Capitán Mike? Obviamente, tiene experiencia y te ha dado gran placer en estos últimos días. Luego está C.J., al que has conquistado. Pero es joven y exuberante. Apuesto a que se deja llevar y sus golpes te dolerían un infierno. Pero a lo mejor podrías desear eso. —Al Capitán Mike—Se las arregló para decir. Porque entonces, oh Dios, podía fantasear sobre él follando su trasero rojo, dolorido mientras Cole la follaba su boca. Sólo la idea la tenía tan caliente que con un solo toque se podría ir como

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Se sentía como fuego. Del mejor tipo. Un dolor agudo que rápidamente se

un cohete. 280


El Club de las Excomulgadas —Terriblemente rápida con tu decisión—Se burló él. —Por suerte para ti está de pie justo detrás de mí. Ha estado observando mientras te golpeaba el trasero desnudo. Creo que quiere entrar en acción. Se estremeció y cerró los ojos. Sus dedos se cerraron en puños contra la mesa de Ping-Pong. Entonces, de repente fue apartada. El brazo de Cole se curvó alrededor de su cintura y la levantó en el aire, lanzándola por encima del hombro como si no pesase nada. El Capitán Mike arrojó uno de los gruesos cojines de una de las tumbonas

—Ponte sobre tus manos y rodillas. Se apresuró a obedecer su orden y colocó las palmas de sus manos hacia abajo mientras sus rodillas se clavaban en la colchoneta. Cole se puso de rodillas delante de su cara y metió la mano en su pelo, tirando de su cabeza hacia su pene erecto. —Chúpalo. La orden cruda la incitó aún más que su propia excitación. Abrió la boca y deslizó sus labios sobre su gruesa erección. Él no le dio ningún momento antes de que le agarrara la cabeza y empezara a follarla con movimientos largos y poderosos. Ella lo había olvidado por completo hasta que Mike hizo arder su trasero. Se quedó sin aliento y consiguió su garganta llena con su pene en respuesta. —Sí, nena, abre esa boca así de nuevo. Voy a metértela por completo. Tú decides. Cada vez que grites así, meteré mi pene hasta tu garganta tanto como me sea posible. Ella se estremeció y tembló, y luego Mike la golpeó de nuevo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

sobre la cubierta y Cole la tiró encima.

281


El Club de las Excomulgadas Lo intentó. Realmente trató de no hacer ruido, pero luego él la golpeó de nuevo, más fuerte, y gritó. Cole hizo un sonido de triunfo y se empujó más profundo hasta que su garganta se convulsionó en torno a él. —Oh infiernos, así. Adoro cuando tienes arcadas a mí alrededor así. Se siente jodidamente loco. Los golpes de Mike eran metódicos, bien situados y actuaba como un hombre que estaba bien disciplinado a la hora del castigo. O del placer. Debido a recompensa por haber ganado porque no podía pensar en una mejor. Su culo estaba en llamas. No había un centímetro de su piel que estuviera sin tocar. Estaba tan hipersensible que si él soltaba el aliento sobre su piel ardiente, ella gemiría. Y eso sólo causaría que Cole le follara la boca aún más duro. —Fóllala, Mike. Fóllala. Ella lo desea. Mírala. Tiene la boca llena de pene y quiere más. Casi está agitando ese rojo trasero en ti. Si la deseas, tómala, pero tómala con fuerza. Cole se metió en su boca y apretó la pelvis contra su barbilla hasta que sus bolas estuvieron descansando justo debajo de sus labios. Y se quedó así. Ella aspiró desesperadamente en busca de aire por la nariz y trató de arreglárselas para no pelear. Si luchaba contra él en este momento, probablemente le daría la vuelta y le follaría la boca igual que le había follado la vagina. No sería fácil. No sería para su placer. Ásperas manos se apoderaron de su trasero. Las lágrimas quemaron en sus párpados mientras luchaba contra el impulso de empujar a Cole. Entonces, de repente él se retiró y mientras ella jadeaba en busca de aire, Mike se estrelló contra ella, abriéndola con un empuje rápido.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

que estaba segura de que no era un castigo. A Ren le gustaba pensar que era su

282


El Club de las Excomulgadas Cole agarró su cabeza y se empujó de nuevo dentro de su boca, y los dos hombres comenzaron a follarla tan despiadadamente que se sintió completamente impotente entre ellos. Adoraba ese sentimiento. Abrazándolo y sosteniéndose con fuerza a él. Perdió toda conciencia de dónde estaba, sólo de que estaba siendo follada por dos hombres fuertes, de una forma animal que debería haberla horrorizado. Tal vez lo hacía. Pero la emoción era mayor a partes iguales. Sólo deseaba poder verlo. Porque estuvo segura de sentirlo. Después de un tiempo su vagina ardió, igual que su garganta por los ásperos

—Está secándose—Dijo Mike mientras salía. Ella se estremeció ante la magnitud devastadora de su manera de salir de su coño. Cole se apartó bruscamente de su boca y se dio la vuelta a la parte posterior de ella. Mike se retiró por completo y de repente Cole estuvo dentro de ella, empujándose duro. —Quítate el condón y folla su cara por un tiempo—Dijo Cole. —Me correré dentro de ella y tendrás un montón de lubricante para follarla un poco más. Oh diablos, era lo único que podía tomar. Ella fue bombardeada por las palabras, las imágenes y la realidad de estos dos hombres abriéndose camino en ella a todos los niveles posibles. La posesión de Cole lastimaba. Era grande, más grande que Mike, y luchó con su invasión con cada embestida. Y a él le encantó. Eso solo hizo que él fuera más fuerte y ella gimió mientras Mike se apoderaba de su cabello y se abría paso a su boca. —Sólo un momento más y podrás tenerla de vuelta—Jadeó Cole.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

empujes.

283


El Club de las Excomulgadas Mike no parecía estar preocupado. Se hundió en su boca y gimió suavemente mientras ella lo tragaba hondo. Su cuerpo entero se sacudió con la fuerza del empuje de Cole y de repente su vagina estuvo bañada en el calor pegajoso y líquido. Él cubrió su pasadizo con su semen y continuó empujando hasta que ella sintió el calor correr por el interior de su pierna. Luego salió y le dio una palmada en el trasero. —Oh infiernos sí. Permaneceré aquí de nuevo un momento mientras veo mía. Se la estoy prestando, pero es toda mía. Mike se retiró obedientemente. Lo oyó rasgar otro envoltorio de condón y luego sus grandes manos estaban agarrando su cintura de nuevo y se deslizó hasta la empuñadura. Bombeó rápidamente y luego, para su sorpresa, salió y se colocó en su ano. ¿Qué le estaba diciendo Cole que hiciera? ¿O estaba tomando la iniciativa por sí mismo? Oh Dios. En el momento en que violó su trasero y empujó la cabeza roma más allá de la resistencia de su apertura, se empezó a correr. Ella trató de gritar, pero Cole estaba metiendo su pene cubierto de semen de nuevo en su boca con órdenes severas para chupárselo todo. Mike follaba su trasero mientras su semen se filtraba fuera de su vagina. Estaba sobre su pene dentro de su trasero también. Cole tuvo su liberación. Y Cole seguía goteando en su boca, todavía eyaculando ligeros chorros contra la parte trasera de su garganta. Ella ya no pudo seguir el ritmo y se hundió en el colchón.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

como Mike folla tu vagina que está llena de mi semen. Mía, Ren. Esa vagina es

284


El Club de las Excomulgadas Cole se deslizó de su boca, pero Mike siguió, implacablemente empujando su pene en su trasero, incluso cuando ella estaba obligada por su peso a que se acostara sobre el cojín. La montó duro y largo hasta que estuvo delirando. Entonces, y sólo entonces se estremeció contra él y se obligó a sí mismo profundamente mientras se corría. Se balanceó sobre ella, tirando de su pelo como si tirara de unas riendas. Entonces se detuvo, todavía enterrado profundamente en su trasero, a horcajadas sobre ella mientras la poseía.

—Me gustaría que pudieras ver esto, Ren. Todo tu trasero está abierto y su pene rellenándote. Si no me hubiera corrido, me gustaría sacarlo y hacerlo dentro de tu pequeño y dulce agujero abierto. Entonces Mike se levantó de encima y sacó su pene, haciéndola gemir mientras estaba allí, boca abajo, agotada. Cole se arrodilló detrás de ella, deslizó sus dedos en su vagina para sacar algo de su semen. Luego deslizó sus dedos en su trasero, depositando el semen allí. Golpeando su culo una vez más, él se levantó de nuevo e hizo un sonido de satisfacción. —Ahora esta es una maldita vista hermosa, Ren. Mi mujer, mi posesión toda tirada en el suelo con mi semen escapándosele de ambos orificios. Te ves muy bien utilizada. Levántate y danos las gracias a mí y a Mike por haberte follado. Se levantó y puso sus pies firmes. Mike seguía de pie allí, con su pene erecto y desnudo del condón que había usado hace un momento. Cole estaba a su lado, acariciándose su erección a sí mismo. Sabiendo lo que se esperaba de ella, se dejó caer de rodillas frente a ellos,

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Cole se rió entre dientes sobre ella.

con ambos rodeándose sus penes con los dedos. 285


El Club de las Excomulgadas —Gracias—Susurró mientras cerraba su boca alrededor de la erección de Cole. Se chupó un momento y luego se apartó para deslizar sus labios sobre el pene de Mike. —Gracias—Le dijo mientras chupaba codiciosamente su grosor. —Oh infiernos sí—Murmuró Mike. —Me encanta tu forma de agradecerle a un hombre, cariño.

— ¿No es bonita? Ahora haznos correr, Ren. No importa el tiempo que haga falta. Quiero que tengas la boca llena de nuestro semen y quiero que te tragues hasta la última gota.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Cole sonrió.

286


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Treinta y Dos Estaba lloviendo cuando aterrizaron en Houston. Una fría llovizna había estado cayendo y no mostraba señales de terminar en el corto plazo. Cole apresuró a Ren al coche donde la calefacción ya estaba en marcha y comenzar el camino de regreso a su casa. Se acurrucó en el asiento delantero y se volvió hacia él, observándolo mientras conducía. Estaba un poco en shock por estar de vuelta en el mundo real estado en una realidad alternativa. En el paraíso. En la Isla de la Fantasía. Su cuerpo estaba deliciosamente dolorido por haber sido utilizado tan duro, y nunca se había sentido mejor. Quería estirarse como un gato y ronronear. Cole se volvió hacia ella mientras maniobraba entre el tráfico. — ¿Disfrutando? Ella sonrió y asintió. Luego inclinó la cabeza hacia un lado. — ¿Por qué lo hiciste? Él levantó una ceja ante la pregunta. —Quiero decir, ¿por qué dejaste que Mike hiciera lo que hizo? Yo hubiera pensado que nunca dejarías que otro hombre tomara lo que consideras que es tuyo. Dijiste muchas veces que no te gustaba compartir. —Sabía que era lo que querías—Dijo simplemente. Sus ojos se abrieron. — ¿Lo dejaste follar conmigo porque era lo que yo quería?

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

como ella lo llamaba. Los últimos días habían sido surrealistas. Como si hubieran

287


El Club de las Excomulgadas — ¿Puedes pensar en una mejor razón? Sabía que te excitarías. Puedo leer tu lenguaje corporal. Tan pronto como te tocó, tu pulso subió, tu respiración se aceleró e inmediatamente te excitaste. Lo deseabas, así que te lo di. Ella le tocó la mejilla, acariciando la línea férrea y explorando el ligero roce del inicio de su barba. —Gracias. Por todo. No sólo por Mike y C. J. y por todo el cuidado del cuerpo. Sino gracias por los recuerdos. Fueron unos días maravillosos. Él capturó su mano y le besó el interior de su palma antes de soltarla una vez

—De nada. Llegaron a casa unos minutos más tarde y Cole le ordenó ir a la cama. Lo hizo riendo porque podía ver que ella se estaba cayendo de fatiga. Agradecida se arrastró entre las sábanas y se fundió en las almohadas. Ni siquiera recordaba que él se hubiera metido en la cama. Durmió mucho y profundo, pero cuando se despertó a la mañana siguiente, él estaba envuelto alrededor de ella, un recordatorio de que le pertenecía a él. Sonrió y le besó el cuello. Luego empezó a salir de su agarre. — ¿A dónde vas?—Murmuró somnoliento. —Al trabajo—Respondió en voz baja. —Quiero trabajar un momento. No he escrito en días. Quiero terminar. Él la besó en la frente. —Está bien. Iré a ver cómo estás más tarde. Y así fue. Pero ella estaba tan inmersa en su escritura y en sus dibujos que lo despidió con un gesto, con los labios fruncidos en absoluta concentración. Estaba

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

más.

obligada a terminar la historia y los dibujos. Estaban tan claros en su cabeza que

288


El Club de las Excomulgadas temía que si incluso tomaba un descanso todo desaparecería antes de que pudiera acabar. Trabajó durante el día y la noche. Cole le llevó una bandeja de comida y la dejó sobre la mesa a su lado, pero se movió tranquilamente, no perturbándola o insistiendo en que se detuviera. Después de más de veinticuatro horas de trabajo, se reclinó de nuevo en su silla y giró su cuello rígido. Su espalda estaba matándola. Sus músculos estaban rígidos y doloridos, y sus ojos se sentían como papel de lija cada vez que

Pero había terminado. Cerró la libreta donde siempre completaba el proyecto preliminar y acarició el cuero envejecido y suave. Luego ató los lazos del flexible manuscrito y lo acercó a su pecho. Ya sabía lo que haría con él. Tenía una copia en su ordenador. Había escaneado sus dibujos y compilado todo en un solo archivo para enviarlo a su editor. Pero esta copia sería para Cole. Apenas podía esperar para mostrársela. ¿Reconocería la historia? ¿Se vería a sí mismo y a Ren en las páginas? Limpiando el sueño de sus ojos, agarró la libreta contra su pecho y corrió a buscarlo. No estaba en la sala de estar ni en la cocina, así que el lugar lógico para encontrarlo lo sería su oficina. Se detuvo frente a su puerta cuando oyó su voz a través de la puerta entreabierta. Estaba al teléfono. Abrió la puerta para mirar en el interior y su mirada se encontró con la de Cole. Le hizo un gesto para que entrara y levantó un dedo para señalar que sólo le llevaría un minuto.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

parpadeaba.

289


El Club de las Excomulgadas Entró y se sentó frente a él. Se recostó y dejó que su mirada vagara sobre él y su entorno. Había visto su oficina, pero nunca había pasado tiempo en ella. Por supuesto que no, cuando estaba allí, él estaba haciendo negocios. Vestía incluso para ir a la oficina. O casi. O por lo menos lo había hecho. Había llevado una corbata, una camisa blanca de manga larga y pantalones. Ahora las mangas estaban enrolladas hasta la mitad de su brazo, y la corbata aflojada por lo que colgada a mitad de su pecho. O tal vez incluso había ido a una reunión mientras ella había estado

Colgó entonces, bajando el teléfono, y volviendo la mirada hacia ella. —Hey. ¿Estás bien? Te ves cansada. Apartó la libreta de su pecho y la colocó en el escritorio. —He terminado. La empujó hacia él, repentinamente nerviosa. ¿Y si él lo odiaba? ¿Y si no veía las similitudes entre la historia en las páginas de un libro para niños y las suyas? — ¿Quieres que lo lea?—Le preguntó vacilante. Ella asintió. —Es para ti. Quiero decir, esto. Siempre hago mi borrador en una libreta como esta y la guardo, pero quiero que tengas esta. — ¿Está bien si lo leo ahora? Pediré el desayuno. Puedes ir a comerlo o puedo hacer que lo traigan hasta aquí. Depende enteramente de ti. Asintió.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

encerrada en su estudio.

—Comeré aquí contigo, si te parece bien. 290


El Club de las Excomulgadas Él sonrió. —Me gustaría eso. Ponte cómoda. Obedeciendo su petición, ella se fue hacia el sofá, pero más que por la comodidad que ofrecía, quería alejarse de él, donde no pudiera ver sus expresiones faciales mientras leía su historia. Él se reclinó en su silla y abrió cuidadosamente la libreta. Lo miró por el rabillo del ojo mientras giraba cada página, con su frente

Un momento después, un golpe sonó y la empleada de Cole que cocinaba entró con una bandeja de desayuno para Ren. La dejó sobre la mesa de café frente al sofá donde estaba sentada y luego se fue, desapareciendo tan rápidamente como había llegado. Ren sonrió. Todas sus preferencias. Una taza de chocolate caliente. Un panecillo tostado con queso en crema y con huevos revueltos y beicon apilado en la parte superior. Se puso a comer, pero todavía vigiló sutilmente a Cole. Cuando terminó, todavía estaba profundamente concentrado, y sabía que no podía estar aquí cuando terminara. Se levantó y se limpió las manos en sus pantalones. —Yo, uhm... Tomaré una ducha. He estado levantada una eternidad. Necesito lavarme los dientes. Hacer todas mis cosas de chica. Cole levantó la vista del diario, parpadeando como si se hubiera olvidado de que estaba allí. —Está bien. Te buscaré más tarde.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

arrugada por la concentración.

291


El Club de las Excomulgadas Huyó de la habitación, agradecida de tener una excusa para irse. Se bañó pero no hizo ninguna de las cosas de chicas que había insinuado. Ni siquiera se secó el pelo, sino más bien lo peinó liso, se vistió y luego salió al jardín. Había un pellizco en el aire y respiró profundamente, disfrutando el olor a humo ya sea de las hojas quemadas o tal vez de una chimenea cercana. Vagó por uno de los caminos que rodeaban una fuente en el centro del jardín. Se sentó en el banco y escuchó el suave burbujear de salpicaduras de agua sobre el borde.

aunque no había habido muchos, siempre temía poder duplicar la creatividad que se necesitaba para la creación de una historia. ¿Y si no podía hacerlo de nuevo? Lucas se había reído de su miedo y le había dicho que ella era brillante y que sólo la gente así se preocupaban por no ser brillante más tiempo. No tenía sentido para ella, pero le gustaba la idea de que alguien la encontrara inteligente. No siempre se sentía lista por algunas de las elecciones que había hecho. Por cuánto tiempo se había sentado, absorbiendo la paz y la tranquilidad en torno a ella, no estaba segura, pero oyó pasos y se giró para ver a Cole caminar hacia ella, con la libreta en la mano. Su boca se secó. ¿Por qué su opinión le importaba tanto? Debería poder prestarle atención. Ser subjetiva y todas esas cosas. Se sentó a su lado y durante un buen rato no dijo nada en absoluto. Luego se volvió hacia ella, con los ojos llenos de asombro. —Eres increíble, Ren. Estoy muy, muy orgulloso de ti. Sus mejillas se calentaron y se relajó aliviada. La alegría se disparó por sus

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Había terminado. Otro libro hecho. Con cada proyecto que completaba,

venas como una dosis de adrenalina. 292


El Club de las Excomulgadas — ¿Te gustó? — ¿Que si me gustó? Creo que esa es una palabra demasiado simple para describir mi reacción. Tienes tanto talento. Las imágenes, la forma que escribes una frase. Tu escritura es muy evocadora. Es muy... nostálgica. Dios, me hizo pensar en muchas cosas de mi infancia que son agridulces—Él extendió la mano para tocarle la mejilla, acariciando su pulgar sobre su piel. —Y me recordó a nosotros. A ella le dolía el pecho y tenía un nudo en su garganta. —Éramos nosotros. En cierto modo. Tal vez un más joven y más inocente ellos, como la nuestra significa el mundo para nosotros. —Sí, puedo ver eso. Tu lectura me conmovió, Ren. Estoy tan orgulloso de ti. Fue una historia asombrosa. Atesoraré el borrador que me diste por siempre. E incluso cuando valga millones de millones de dólares porque te hayas vuelto rica y famosa más allá de las palabras, todavía atesoraré mi copia y la mantendré segura y privada. Ella se inclinó hacia un lado y envolvió sus brazos alrededor de su cintura. —Gracias. Eso significa mucho para mí. Por muchos años me sentí tan... a la deriva. Sólo en el último año empecé a pensar que sé lo que estoy destinada a hacer y ser. Probablemente suena tonto y melodramático, pero me ha tomado mucho tiempo llegar a este punto en que me siento como si tuviera sentido. Él le besó la parte superior de la cabeza. —No creo que sea tonto en absoluto. A veces algunos necesitan más tiempo que otros para encontrar su camino. Y eso no hace que su contribución sea menos valiosa. Ella sonrió y lo abrazó con más fuerza.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

nosotros. Una amistad en ciernes, pero una relación que significaba el mundo para

—Te amo. 293


El Club de las Excomulgadas —Y yo también te amo, querida Ren. Se acurrucó un poco más en sus brazos y cerró los ojos. Él la dejó permanecer allí un rato más antes de alejarla cuidadosamente. — ¿Qué dices si te llevo a la cama? Has estado levantada más de veinticuatro horas. Tienes que estar agotada. Asintió con tristeza.

Se levantó y tiró de ella de pie a su lado. Pasó un brazo alrededor de sus hombros y la llevó de vuelta hacia la casa.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Lo estoy. Me siento como si pudiera dormir una eternidad.

294


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Treinta y Tres —Lucas está aquí. La cabeza de Ren se disparó ante la sombría declaración. Estaba sentada en su escritorio comprobando sus e-mails y arreglando las cosas que había dejado languidecer durante el tiempo que estuvo con Cole y cuando había estado trabajando. Quería estar tranquila, pero sus manos temblaron, traicionando la confusión obtener una lectura de él. Sus rasgos eran impasibles. No había expresión en su cara. Sus ojos estaban cerrados. Se alzó y caminó vacilante hacia la puerta hasta situarse ante él. — ¿Dónde?—dijo con voz ronca. —Fuera. Apartó a Cole y bajó las escaleras, su ritmo se aceleraba a cada paso. En el momento en el que llegó a la puerta estaba casi corriendo. Su mano se cerró alrededor de la perilla y tomó respiraciones estabilizadoras, mientras trataba de calmar sus violentas emociones. Luego abrió la puerta y salió. El coche de Lucas estaba aparcado a pocos metros de distancia y él permanecía de pie, apoyado en la puerta del pasajero, pareciendo tan arrogante como siempre. Parecía relajado, mientras que ella misma era un maldito desastre. Él estaba aquí pero ¿ahora qué? ¿Se estaba despidiendo? ¿Había venido para

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

que se agitaba en su interior. Miró a Cole, que estaba junto a la puerta, tratando de

traerle sus cosas? 295


El Club de las Excomulgadas Y entonces él simplemente abrió los brazos y ella voló a través de la gravilla para lanzarse a su abrazo. Envolvió sus fuertes brazos alrededor de ella y la abrazó con fuerza. Para su sorpresa él tembló contra ella. Tanto como ella temblaba. —Viniste—susurró. —Viniste. La alzó en brazos hasta que ella se montó a horcajadas sobre su cintura y la sostuvo al nivel de los ojos.

Sus ojos negros brillaron con ternura, claro afecto, pero esta vez había algo mucho más fuerte ahí. Algo más allá de la dulzura. Él presionó sus labios contra los suyos en un gesto tan suave que casi la deshizo. No había ningún control o dominio en el beso. Se sentía tan inseguro y tan aliviado como ella había estado. —Pensé que te habías ido—dijo con voz queda. —Que esta era tu manera de seguir adelante. De asegurarte de que yo estaba atendida. Pensé que estabas cansado de mí. Maldijo en voz baja y suavemente la bajó hasta ponerla de pie. Luego le alzó la barbilla para que se encontrase con su mirada ardiente. —Hice esto por ti, Ren. Sólo por ti. No tengo ninguna intención de abandonarte. Nunca. ¿Lo entiendes? ¿Sabes lo que estoy diciendo en realidad? Porque no creo que lo hagas. Estas dos semanas han sido un infierno para mi, y he contado cada maldito minuto hasta venir a reclamar lo que es mío. Parecía que no podía respirar bien. Había registrado las palabras, pero no sabía muy bien qué hacer con ellas. El alivio cruzó sus sentidos. Lucas estaba aquí. No la había abandonado. La quería de vuelta.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Siempre volveré por ti, Ren. Nunca lo dudes.

296


El Club de las Excomulgadas Entonces su estómago cayó. Cole. Oh Dios, Cole. Cole a quien amaba. Cole quien la amaba. Cole, con quien quería estar en cada momento, tanto como quería estar con Lucas. Se volvió, con la firme intención de volver a entrar. Para, de alguna manera, encontrar una forma de evitar este desastre. ¿Pero qué? ¿Cómo? ¿Cómo podía encontrar una solución? ¿Qué diablos se suponía que debía hacer? Y entonces lo vio. De pie en las escaleras mirándolos a ella y a Lucas.

mientras su mirada pasó sobre ella. Ella hizo un sonido como el grito de un animal herido. —Me encargaré de que tus cosas sean enviadas—dijo. —Adiós, Ren. — ¿Adiós?—susurró—- Pero Cole, tu dijiste... —mordió su labio dolorosamente no queriendo hacer el ridículo. Pero entonces, ¿qué más había para ella? No había orgullo en el amor. Ya se había puesto al descubierto delante de él. Ante ambos hombres. — ¿Cole? Lo prometiste. Me dijiste que encontraríamos la manera. Pero Cole no estaba escuchando. Asintió en dirección a Lucas y simplemente se dio la vuelta y regresó a la casa. La boca de Ren se abrió y el dolor la recorrió, lanzando astillas a su alma. Comenzó a ir detrás de él. Tenía que saber por qué había mentido. Quería saber cómo podía hacer esto de nuevo. ¿Por qué? Lucas tomó su mano y tiró de ella hacia atrás. —Vámonos, Ren. Se acabó. —Pero él dijo… Prometió... —se atragantó con angustia. —No puedo irme

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Una vez más con el rostro impasible. Esos ojos fríos. Apenas parpadeó

todavía, Lucas. Por favor.

297


El Club de las Excomulgadas Forcejeó con él, luchando contra él por primera vez. Nunca antes había desafiado su domino. Se giró hacia la casa, tratando de volver a Cole mientras miraba fijamente la puerta que había cerrado tras él. Lucas la tomó suavemente en sus brazos y la condujo hacia el asiento del pasajero del coche. Abrió la puerta, la colocó en el asiento y cuidadosamente abrochó su cinturón de seguridad. Luego rozó su frente con los labios. —Me odio a mi mismo en este momento por lo que te he hecho. Nunca quise hacerte daño. Es la última cosa que quise hacer. Lo siento, Ren. Ven a casa

Se quedó sentada aturdida, con la mirada fija en la puerta principal de la casa de Cole. Volvería, ¿verdad? Se daría cuenta del terrible error que había cometido. Recordaría su promesa, ¿verdad? Lucas se deslizó en el asiento del conductor y arrancó el motor. Se puso en marcha y comenzó a alejarse. Ren se volvió para poder ver la puerta, con las lágrimas deslizándose por ambas mejillas. Por favor, por favor regresa. Solo abre la puerta. Te amo. Pero se mantuvo firmemente cerrada mientras Lucas se alejaba y se perdió de vista. Se volvió y bajó la cabeza, permitiendo que su cabello cubriese su rostro mientras lloraba silenciosas lágrimas de dolor. A su lado, Lucas tomó su mano y tentativamente cerró sus dedos alrededor de los de ella. —Todo estará bien, Ren—dijo en voz baja. —Te lo juro, todo estará bien. Ella sacudió la cabeza, porque nunca iba a estar todo bien. ***

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

conmigo. Déjame hacer esto bien.

298


El Club de las Excomulgadas Cole permaneció en la ventana de arriba, en melancólico silencio mientras observaba el coche de Lucas arrancar. Luego se quedó mirando la libreta en su mano. Tuvo la súbita necesidad de lanzarlo a través de la habitación, pero en su lugar lo abrazó contra su pecho. Era un precioso regalo y lo atesoraría siempre. Ren se había ido y había dejado atrás un enorme agujero en su alma. Su corazón. Su mente. Se había llevado la parte más esencial de él con ella. Su amor. Siempre su amor. La había visto con Lucas. Visto el alivio y el dolor en sus ojos. Había visto cuan desgarrada estaba en el momento en el que se dio cuenta de que Lucas no la

Ren nunca elegiría entre los dos hombres y tampoco ellos la dejarían ir. Pero uno de ellos tenía que hacerlo. Era la única manera. Ren se rompería en pedazos y por encima de todo, Cole quería que fuese feliz. Así que había tomado la decisión por ella. La había echado porque era la única cosa que podía hacer. Si se ponía de pie y luchaba por ella, aunque ganase, nunca sería feliz con él porque Lucas siempre estaría entre ellos. Si la dejaba ir, con el tiempo ella superaría su sentimiento traición, tal como había hecho antes y Lucas estaría allí en cada paso del camino. Ella sería feliz de nuevo. Juntos, ambos serían miserables. Separados, sólo él lo sería. Era una mierda de decisión y hacía dos días que había dicho que nada en la tierra podría mantenerlos a él y Ren separados. Pero esa era una promesa egoísta e irreal. Había sido un tonto al irrumpir en su vida de nuevo y manipularla como lo había hecho. Sabía exactamente por qué Lucas había accedido al trato. Lucas había tomado un riesgo calculado y el bastardo había ganado. Y una vez más, Cole había perdido la única cosa que alguna vez le había

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

había abandonado. Supo entonces que había perdido.

importado.

299


Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

El Club de las Excomulgadas

300


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Treinta y Cuatro — ¿Por qué lo hiciste?—Ren se atragantó. Se sentó acurrucada en el sofá de la casa de Lucas, un hogar que no había sido suyo durante dos semanas. Una eternidad. Se agarró a la manta alrededor de ella, más por consuelo que por verdadero calor. Se estaba perfectamente cómoda en casa de Lucas. Como siempre. Miró a su alrededor, medio esperando que las cosas hubieran cambiado. Su cosas que ella y Lucas habían elegido juntos. Y estaban sus cosas también. Sus libros. Un bolso. Un par de zapatos. Una bufanda. Cosas que normalmente deberían haber sido retiradas, pero era como si él las hubiese dejado como recordatorios. Lucas se quedó mirando por la ventana a una corta distancia, su cuerpo tenso y meditabundo. El silencio cayó entre ellos y ella insistió, donde antes nunca se hubiera atrevido. Ella quería, merecía, una respuesta. — ¿Por qué me enviaste a él? Si no estabas cansado de mí. Si no ibas a seguir adelante y aprovechar la oportunidad para asegurarte de que era cuidada. Si ninguna de estas es la razón, entonces ¿por qué, Lucas? Entonces él se volvió, algo feroz brillaba en sus ojos. —Porque te quiero, maldita sea. ¿De acuerdo? ¿Contenta ahora que has conseguido dejarme al descubierto? Estoy sangrando ante ti, Ren. Soy tan vulnerable como un hombre puede serlo cuando la mujer a la que ama está llorando por otro hombre. Ella parpadeo con asombro y luego le lanzó una mirada perpleja.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

presencia de alguna manera desaparecida. Pero estaba llena aún con muchas de las

301


El Club de las Excomulgadas —No lo entiendo. Si me querías, entonces ¿por qué hiciste como si no existiera cuando te vi en el restaurante? Si me querías, ¿por qué me mandaste de vuelta a los brazos de un hombre que una vez me lastimó tanto? ¿Estás loco? Se echó a reír, una risa seca, sin humor que la hizo estremecerse. — ¿Loco? Esa es una palabra para ello. En el restaurante... ¿Sabes siquiera por qué estaba allí? Ella sacudió la cabeza.

un vistazo. Quería ver como estabas. Si ese bastardo estaba cuidando de ti. ¿Y qué vi? Te vi sonriendo, riendo y pareciendo tan malditamente feliz que estuvo condenadamente cerca de matarme. Y supe que si te miraba, estaría de rodillas rogándote que me perdonaras y pidiéndote que regresaras conmigo en ese minuto. Pero di mi palabra y parecías feliz—Dijo con voz amarga. Ella se cubrió el rostro con las manos. Y entonces él estuvo allí delante de ella, de rodillas en el suelo mientras le retiraba suavemente las manos de la cara. Mantuvo sus muñecas cautivas delante de ella mientras la miraba a los ojos. —Me preguntaste, Ren. Y te diré por qué. Porque cuando lo encontraste de nuevo, vi algo en ti. Vi una chispa de algo que me inquietaba. Ver eso también me hizo darme cuenta de varias cosas. Principalmente que te amaba y que la idea de perderte me volvía loco. La boca de ella se abrió, pero el liberó una de sus muñecas y puso un dedo sobre sus labios. —Déjame terminar. Ella asintió con la cabeza y él dejó caer su mano.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Estaba porque sabía que allí era donde tú ibas a estar y quería echar solo

302


El Club de las Excomulgadas —Tuve que llegar a un acuerdo muy rápidamente con el hecho de que no eras como las otras mujeres con las que he estado. Lo que sentía por ti no era sólo sexual, o que estuviera cumpliendo una fantasía. Y eso me confundió. Había conseguido hacer una práctica de no establecer lazos emocionales con las mujeres. Pero te moviste sigilosamente en mí. Ni siquiera puedo decirte el punto en el que mis sentimientos por ti cambiaron. Solo lo hicieron. Con cualquier otra mujer que no fueras tú, te habría enviado a Cole y habría estado muy contento de hacerlo. No habría sentido como si mis entrañas hubiesen sido arrancadas y no habría contado los días hasta que pudiese regresar a ti. Me habría largado como tú me acusaste que

—Todavía no lo entiendo—dijo entre lágrimas. —Quería que fueras feliz, Ren—dijo en voz baja. —Si Cole era la persona que iba a hacerte feliz, entonces quería que tuvieses tu oportunidad con él. ¿Quería que te fueras? Maldición, no. Pero creí que debías ir para que cuando regresaras a mí -si regresabas a mí- pudieras olvidar el pasado y abrazar tu futuro... conmigo. Ella tragó saliva y lo miró con asombro, tratando de digerir todo lo que acababa de admitir. Su corazón estallaba, pero no estaba segura de si estaba feliz o devastada. ¿Cómo podía estar segura cuando le dolía tanto? Él se movió al sofá a su lado y tiró de ella hacia su regazo. Durante un largo momento la abrazó con fuerza contra su pecho y acarició su brazo. —Estaba equivocado, Ren. Lo siento. Nunca quise que fueras herida. Debería haber sabido que esto te pondría en una situación insostenible. No pensaba de esa manera. Tal vez pensé que sería una fácil elección. Tu pasado o tu presente. Soy un tipo de persona de blanco o negro, pero tú no lo eres, y debería haberlo visto venir. Te juro que solo quería tratar de ser generoso y darte la felicidad que te mereces.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

hacerlo.

303


El Club de las Excomulgadas Lucas no solía admitir que estaba equivocado. No era que fuera demasiado arrogante como para siquiera admitir que estaba equivocado. Simplemente no se equivocaba a menudo. —No sé qué hacer, Lucas—susurró. Él se quedó inmóvil contra ella y luego en voz baja le dijo: —Si quieres volver con él, te llevaré. Las lágrimas le picaban en los ojos. Ojos que ya estaban rojos e hinchados y

—No es tan fácil. Nunca va a ser tan fácil. — ¿Por qué? Háblame, Ren. Dime en qué estás pensando. Se levantó para poder mirarlo a los ojos. Le debía eso al menos. —Lo amo. La falta de brillo en sus ojos le dolía más de lo que podría haber imaginado nunca. Lucas no era alguien que a menudo mostrase emoción. Ren no podía recordarlo pareciendo vulnerable. Era fuerte, disciplinado y siempre controlado. Ella le palmeó la cara, incapaz de soportar el dolor en su expresión o la desolación que había entrado en su mirada. —Te amo también, Lucas. Me sentía tan miserable con Cole. Lucas frunció el ceño. —Pero... —Es tan retorcido. Me sentía muy mal porque me di cuenta después de que te fuiste que te amaba. Todo lo demás ya estaba allí. Confianza. Respeto. Amistad.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

que ella no había creído que tuviesen más lágrimas que derramar.

Deseo. Estaba angustiada porque me convencí a mi misma de que me habías 304


El Club de las Excomulgadas arrojado a Cole y que nunca te volvería a ver. Pero al mismo tiempo, estar con Cole me hizo increíblemente feliz. Satisfecha. Me di cuenta de que también lo amaba. Que nunca he dejado de amarlo. La expresión de Lucas se suavizó. Había alivio mezclado con tristeza. Le acarició la mejilla, incluso mientras ella tenía su cara entre sus manos. — ¿Alguna vez has estado dividido entre dos cosas imposibles y sabías en tu corazón que no importaba la forma en que fuera o que camino eligieras, que estabas condenado a la infelicidad?

Apoyó su frente para presionar contra la de ella. Le tomó la cara y la besó, le secó las lágrimas con sus pulgares. —Lo siento, nena. Vamos a encontrar una forma. Te lo prometo. Lo miró fijamente, superando el dolor hasta que las palabras casi la estrangularon. —Él también lo dijo. Me dijo que íbamos a encontrar una manera. Que no me dejaría ir. Y, sin embargo en la primera oportunidad, se alejó. Una vez más. Lucas la rodeó con sus brazos y se meció hacia atrás y hacia adelante mientras ella hundió la cara en su cuello. —Voy a hacer lo correcto—susurró. —De alguna manera voy a arreglar todo esto para ti. Se aferró a él, pero bloqueó la promesa. No quería más promesas. Solo quería la verdad. La dura y fea verdad. —Te quiero, Lucas. Lo hago. Quiero que lo creas. No quiero estar sin ti, no importa como suene eso. Ahora estoy herida, pero sobreviviré. Sobreviví antes.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Oh Dios, Ren. Nunca tuve la intención de que te sintieras de esta manera.

305


El Club de las Excomulgadas Solo, por favor, se paciente conmigo. No te enojes porque no te pueda dar el cien por cien de mí todavía. Lo lograré. Te lo juro. Hizo la promesa, porque estaba determinada a que fuera así. Cole se había alejado de ella una vez antes y había estado devastada entonces. ¿Ahora? Estaba destruida. Era peor la segunda vez. Pero se negaba a permitir que aquello dictase el curso del resto de su vida. Lucas era el mejor de los hombres. Ella lo amaba y él la amaba. Con el tiempo sería capaz de abrazar su futuro con él. Pero primero tenía que dejar a su

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

pasado descansar.

306


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Treinta y Cinco —De rodillas. Ren se deslizó de rodillas y centró su atención en Lucas, a la espera de su siguiente orden. Él la miró fijamente, con una mirada penetrante y evaluadora. Él era más paciente antes. Casi como si le pesara cada orden o tal vez tenía miedo de estar siendo demasiado duro con ella. Ren no estaba segura, pero sabía que necesitaba necesitaba duro y firme. Inquebrantable. Porque si no lo era, entonces su mundo realmente se desmoronaría. Quería decirle que no se vendría abajo. Que necesitaba su dominio y la rutina, ahora más que nunca. Pero se negó a sonar tan débil y necesitada. Además, él lo sabía. Él podía ver directamente en el interior de ella, razón por la cual la estaba tratando con guantes de seda. Suspiró con tristeza y se obligó a esperar lo que venía después. —Elige el instrumento de esta noche—dijo, y la hizo recordar tantas noches atrás similares a ésta. La misma noche que habían cenado en un restaurante y el curso de su futuro había sido alterado para siempre, aunque ella no lo sabía en ese momento. Fue la noche que Cole la había visto. Se lamió los labios, indecisa de repente. Le hubiera gustado haber dicho un cinturón, pero la picadura de cuero le recordaba demasiado a Cole. A él le había gustado el cinturón y lo había usado a menudo. Nunca, jamás la había tocado con un látigo. Se preguntó si alguna vez había tocado alguno después de tantos años. Incluso pidiendo una pala de madera le traía a la memoria estar a bordo del yate, cuando Cole había utilizado el remo de madera. Un escalofrío le pasó cuando

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

esto. En su muy inestable mundo, necesitaba la constante que era Lucas. Lo

lo que había seguido volvió a ella con una sorprendente claridad. 307


El Club de las Excomulgadas —Tu mano—dijo finalmente. — ¿Fue una decisión difícil?—preguntó con suavidad. Si sólo supiera. Pero negó con la cabeza y dijo en cambio: —Estaba sopesando mis opciones. Prefiero la mano. —Tal vez más tarde me dirás por qué—murmuró. —Muy bien. Levántate y ven conmigo a la silla. Tomó la mano que él le ofrecía y le permitió que la ayudara a ponerse en hundió en el cojín y le indicó que se pusiera en su regazo. Ella cerró los ojos mientras él pasaba la mano sobre su culo desnudo, ahuecando y acariciando sus mejillas. Cuando el primer golpe llegó, lo aceptó. Se concentró en sí misma y se aisló de todo, excepto de Lucas y la comodidad que le ofrecía. Estaba tan fuertemente inmersa que ni siquiera se dio cuenta de cuando se detuvo. Para su horror, cuando llegó la conciencia, él estaba sosteniendo sus hombros mientras ella se arrodillaba entre sus muslos y la miraba fijamente a los ojos. —Oh, Dios mío, lo siento—susurró ella. Para su mayor horror, una lágrima se deslizó por su mejilla. Y luego otra y otra, hasta que hubo un flujo constante de humedad mojando su rostro. Lucas no dijo ni una palabra. Simplemente se levantó de su silla y se inclinó hacia abajo y la tomó en brazos. La llevó a la cama y suavemente la tumbó en el colchón. Subió a su lado y tiró de las mantas sobre sus hombros. Entonces la tomó en sus brazos y enroscó la pierna sobre las de ella hasta que estuvo rodeada por él.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

pie. Él se tomó su tiempo de moverse a la silla enfrente de la cama y luego se

308


El Club de las Excomulgadas —Duérmete ahora, mi amor—murmuró junto a su oído. —Recuerda que te quiero. Ella cerró los ojos y se acurrucó aún más en su abrazo hasta que no tuvo conciencia donde terminaba él y comenzaba ella. Y se deslizó a un lugar donde no había dolor. Ni tristeza. Ni Cole. Sólo ella y Lucas antes de que Cole volviera a entrar en su vida.

Los labios de Cole se torcieron en una mueca, pero se tragó su respuesta explosiva. —Sí, hombre, yo diría que realmente la jodiste esta vez—agregó Micah. Cole perdió la batalla en no responder. — ¿Qué coño se supone que debo hacer? Ella lo ama. Resultó herida por la idea de que él la había entregado a mí y había seguido adelante. Pero luego aparece de nuevo por ella y es obvio que no tiene intención de dejarla alejarse tranquilamente de él para venir hacia mí. — ¿A quién le importa una mierda él?—preguntó Micah. —Ren era feliz contigo, ¿no es así? Has dicho que te ama. Si todo eso es cierto, entonces eso me dice que ella estaría feliz de nuevo contigo otra vez. Pero no vas a saber eso porque la dejaste ir. Damon levantó una mano. —Sabe que cometió un error. La verdadera pregunta aquí es cómo va a rectificarlo. —No lo haré—dijo Cole sombrío.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Eres un idiota—dijo Damon suavemente.

309


El Club de las Excomulgadas —Eres un idiota—Micah hizo eco de la afirmación de Damon con disgusto. —Oh, como si fueras el Príncipe Azul con Angelina—escupió Cole. Las fosas de la nariz de Micah llamearon. Angelina era un tema delicado para él y Cole sabía qué botones apretar. Estaba siendo un gilipollas de primera clase, pero no podía evitarlo. Estaba de un humor de perros. —Puede que la haya tratado como la mierda y pude hacer un gran maldito esfuerzo por ahuyentarla, pero finalmente saqué la cabeza fuera de mi culo, me

Cole dejó escapar el aliento. —Mira, ama a Lucas. Sí, y también dijo que me ama a mí. No creo que mintiera. Pero lo ama también. Eso me dice que estará bien con él. Infierno, ella está probablemente mejor. Al parecer no puedo tomar las decisiones correctas cuando estoy a su alrededor. —Esto suena como que ninguno de los dos la merece—dijo Damon. —Ella no es una pieza de propiedad para ser empeñada, cambiada, o empujada de acá para allá. Es una mujer hermosa, inteligente, con sentimientos y no deberíais jugar con ella. Micah sonrió. —Siempre el caballero refinado, ¿eh Damon? Me pregunto si alguna vez la has jodido con la mujer de tu vida. Damon le envió una mirada de “cierra tu puta boca” —Al parecer, tú y yo somos los únicos que no tenemos sentido cuando se trata de mujeres—murmuró Cole hacia Micah. Damon puso los ojos en blanco y negó con la cabeza en dirección a Cole.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

puse de rodillas y arrastré mi culo. ¿Piensas que tú podrás llegar a ese punto?

310


El Club de las Excomulgadas —Mira, si yo hubiera hecho esa mierda con Serena, no habría oído el final de ello de ti. Te sentarías ahí y me recordarías cómo una vez te alejaste de una mujer y que fue el peor error de tu vida, y que yo no debería hacer lo mismo. Piensa en ello, hemos tenido esta conversación hace unas tres semanas, y admitiste que dejar a Ren fue lo peor que alguna vez habías hecho. Entonces, ¿qué te poseyó para hacerlo todo de nuevo? ¿Eres un masoquista o simplemente eres un estúpido? Micah se rió y se ahogó con su cerveza antes de dejar la botella sobre la mesa.

—Te lo juro por Dios, si no estuviéramos en un lugar público... —escupió Cole. —No estoy seguro que Cattleman’s sea un lugar civilizado—dijo Damon. — Nunca he encontrado su atractivo, así que, actúa como si no nos encontramos en un lugar público. —Ya sabes, Cole es un hijo de puta rico también, pero nunca actuaría como si Cattleman's estuviese por debajo de él—Micah arrastró las palabras. — Simplemente no le gusta porque las chicas tienen sus salidas nocturnas aquí con Drew el camarero. Damon le envió una mirada de represión. — ¿Cómo está Serena?—preguntó Cole. Quería desesperadamente cambiar de tema. Hablar de Ren hizo que el agujero en su estómago se agrandara. No había dormido en varias noches. Cada vez que cerraba los ojos, se sentía como si estuviera lanzándose sobre el borde de un abismo sin manera detenerse. Así eran los días sin Ren. Infiernos, era dramático, la jodió y lo sabía muy bien.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Te pilló allí.

311


El Club de las Excomulgadas —Está bien. Cada día está más inquieta. Su médico cree que tal vez calculó mal la fecha y que va a salir de cuentas pronto. Tiene citada una ecografía esta semana para tomar mediciones más precisas. — ¿Y cómo estás tomando esta noticia, papá?—preguntó Micah. —Me asusta—Admitió Damon. —No estoy preparado para esto. Se supone que debo ser el fuerte y el que mantiene el control, y es Serena la que está en constante calma y me tranquiliza a mí. Es malditamente vergonzoso. La idea de que algo le suceda a ella me aterra.

helaba la sangre. Un sentimiento de inquietud se instaló en su estómago. ¿Estaba bien ahora? ¿Era feliz? No se había asegurado de nada antes de que la dejara salir con Lucas. Ren había temido que Lucas hubiese seguido adelante y no estuviera interesado en ella. Cole no conocía al otro hombre, pero ella lo conocía muy bien. ¿Lucas había venido a recoger a Ren porque su ego se lo exigió? ¿Y si la había dejado de lado? ¿Y si estaba por ahí sola? Cerró los ojos y se pellizcó el puente de la nariz con los dedos. Podía llamar a Lucas, pero ¿sería sincero con él si hubiera dejado a Ren? ¿Sabría siquiera Ren cómo ponerse en contacto con él si ella estaba allí sola? ¿Querría ella hacerlo? —Soy un idiota—dijo disgustado. Micah suspiró con exasperación. — ¿No estábamos Damon y yo diciendo eso durante la última media hora? ¿Qué te hizo ver la luz ahora? Cole puso de pie y arrojó un billete para pagar sus bebidas. —Me tengo que ir. Damon, por favor, mantenme informado del progreso de

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Cole podría entenderlo porque la idea de Ren herida lo paralizaba y le

Serena. Quiero saber cuándo va a dar a luz. 312


El Club de las Excomulgadas Damon se puso un poco verde con la mención del nacimiento, pero asintió con la cabeza. —Buena suerte, tío—dijo Micah, su mirada seria. —Espero que esto signifique que no vas a sentarte y dejarla escapar de tu vida. Cole hizo una mueca mientras empujaba su silla. —Puedo no tener otra opción. —Siempre hay una opción—dijo Damon. —Lo importante es qué haces con

—Realmente no puedo soportar cuando te pones todo filosófico—gruñó Cole. —Los veré más tarde. Mucho más tarde. Micah se echó a reír cuando Cole se dirigió hacia la puerta. El aire frío le golpeó en la cara al igual que la espesa niebla en el aire. Era una noche horrible para estar fuera, pero era peor para estar solo en casa con sus lamentos por toda compañía. Si Ren estuviera con él, pasarían la noche en frente del fuego y luego ella se pondría de rodillas, su pelo brillando con el resplandor de las llamas mientras él se deslizaba en su boca. Demonios, ¿a quién quería engañar? Si tuviera alguna posibilidad de estar con Ren esta noche, estaría en sus malditas rodillas delante de ella rogándole por otra oportunidad. Condujo a casa, sin saber qué iba a hacer, o si es que iba a hacer algo en absoluto. Lo único que sabía era que sus demonios estaban golpeando dentro de su cabeza. Implacables y crueles. Y todos estaban gritándole que se había equivocado. Otra vez.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

esa opción.

313


El Club de las Excomulgadas Estaba cansado. No había dormido en varias noches. Pero cuando se detuvo en su camino de entrada y giró para ver el Mercedes plateado de Lucas estacionado en el frente, su pulso latió y una inyección de adrenalina se disparó a través de sus venas. En lugar de seguir a su garaje, se detuvo detrás del coche de Lucas y fue entonces cuando lo vio de pie junto a la puerta del lado del conductor, con las manos en los bolsillos. Los ojos de Cole se estrecharon mientras apagaba el motor y abría la puerta. Entró en la noche cruda y se dio cuenta que había venido solo. Ren no estaba con

— ¿Qué diablos quieres, Holt? Lucas se apoyó en el lado de su coche. —Invítame a entrar, Madison. Creo que estarás interesado en lo que tengo que decir. Cole cerró la puerta y lo miró por un largo momento. El otro hombre ni siquiera parpadeó. Sin darle algún indicio de lo que quería hablar. —Más vale que sea bueno—murmuró cuando se dirigía a la puerta principal. Entró, encendió las luces y llevó a Lucas a la sala de estar. La misma sala donde él y Ren habían estado hacía apenas tres semanas. Cole juró que todavía podía olerla en su casa. Además, él no había hecho limpiarla desde que ella se fue. — ¿Una bebida?—preguntó Cole mientras se dirigía a la licorera. —Nada para mí—dijo Lucas.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

él.

314


El Club de las Excomulgadas —Creo que lo necesitaré—dijo en voz baja. Se sirvió un vaso de whisky irlandés y tomó un sorbo fortalecedor antes de volver la atención a su visitante. — Ahora, ¿qué es lo que deseas hablar que encontraré tan interesante? —Ren. Cole contuvo el aliento. —Bien, ya tienes mi atención. Definitivamente estoy interesado en todo lo que tienes que decir sobre Ren. ¿Está bien?

—No tengo tiempo para tus tonterías—dijo con frialdad. —Yo no te busqué e hice los arreglos para pasar dos semanas con una mujer de la que no me preocupo. —Déjame que te diga cómo lo ve Ren. Pasó dos semanas con un hombre que una vez amó más allá de la razón. El mismo hombre que se alejó de ella y la dejó devastada cuando era joven. Ella se da cuenta durante esas dos semanas que todavía ama demasiado a este hombre y él le promete que va a encontrar una manera. Una promesa a la que se aferra aun cuando no está segura de cómo puede funcionar. Luego, al final de las dos semanas, este mismo hombre se aleja de ella una vez más. Así que dime, Madison. ¿Suena como un hombre a quién malditamente le importa? Cole lo miró estupefacto. Luego meneó la cabeza. —Hay tantos “qué demonios” en esa mierda que acabas de decir que no sé ni por dónde empezar. Pero vamos a hacerlo con: ¿por qué demonios te importa? ¿Por qué estás aquí? Y para el caso por qué apuntarme con el dedo a mí cuando tú la lastimaste tan intensamente porque, A: me la diste a mí en primer lugar, lo que de inmediato la hizo asumir lo peor y que la estabas dejando y B: la miraste como si no existiera cuando te vio fuera de Cattleman’s.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

— ¿Te importa?—preguntó Lucas bruscamente.

315


El Club de las Excomulgadas La cara de Lucas estaba tallada en piedra. —Sólo dime por qué te fuiste, Madison. ¿Por qué renunciaste a ella cuando una vez me juraste que lucharías por ella con cada aliento que tuvieras? Más o menos, me dijiste que harías lo que fuera necesario para asegurarte que nunca volviera a mí. Y sin embargo, me parece que no pudiste deshacerte de ella lo suficientemente rápido. Cole dejó su bebida en el aparador con la fuerza suficiente para hacer que se derramara.

ama, y nunca va a elegir entre nosotros. Nunca. Ella nos ama, pero uno de nosotros tenía que perder. Sólo quiero que sea feliz, incluso si estoy siendo miserable en el proceso. Lucas suspiró. —Pensé que podría ser algo así, tú, maldito bastardo, martirizándote. —No me cabrees. Me he pasado la noche decidiendo que tan idiota fui. Esta es la única advertencia que vas a conseguir. Voy por ella. Lucas lo miró fijamente durante un momento, como estudiando, o tal vez decidiendo si era o no lo que él había querido decir. Y finalmente habló. —Yo tenía en mente algo diferente. Cole estaba en el límite de su paciencia. Estaba cansado. Estaba cabreado. Y lo que realmente quería era golpear a Lucas en el culo y luego ir a buscar a Ren, echarla sobre su hombro y llevarla de vuelta a su cueva. En ese orden. —Ve al grano.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Maldita sea, no me deshice de ella. La dejé ir porque era lo correcto. Te

316


El Club de las Excomulgadas

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Creo que debemos compartir a Ren—dijo en voz baja y sombría.

317


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Treinta y Seis Cole se quedó sin palabras mirando a Lucas. El hombre estaba fuera de su jodida mente. — ¿Compartirla? ¿Cómo un trozo de carne o algo así?—no podía dejar de recordar la afirmación enojada de Damon esa misma tarde. Demonios, pero la sugerencia de Lucas lo hizo sonar como si fuera exactamente así como ellos querían tratarla.

—Mira, lo que estoy sugiriendo no es fácil para mí. No, no creo que deberíamos pasarla de un lado a otro como un sabroso manjar. Creo que deberíamos considerar seriamente entrar en una relación donde ella perteneciera a los dos. A tiempo completo. Todo el tiempo. Lo que significa que tú y yo tendríamos que llegar a un acuerdo. Y tendríamos que tomar un infierno de montón de decisiones sobre cómo hacer los arreglos. Cole abrió los ojos cuando comprendió. Lo que le estaba sugiriendo era un acuerdo permanente, a tiempo completo. Demonios, vivirían juntos y estarían en constante contacto. Realmente compartirían a Ren. Había tantos potenciales escollos, que Cole no quería darle muchas vueltas al asunto. Pero lo único que sobresalía en su mente más que nada era que tendría a Ren. Ella sería feliz. Ella no tendría que elegir. ¿Era una locura, incluso para considerarlo por una fracción de segundo? ¿Y por no arrojar a Lucas sobre su culo? ¿En qué clase de monstruo lo convertía a él? Y entonces recordó que Micah había tenido tal arreglo. Antes de Angelina. Él y su mejor amigo habían compartido la misma mujer. Una mujer con la que se había casado, pero Micah la había compartido con su mejor amigo. Había pertenecido igualmente a los dos.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Lucas hizo un sonido enojado, frustrado.

318


El Club de las Excomulgadas Pero ellos habían sido los mejores amigos. Había habido un nivel de confianza ya establecida previamente. No había nada entre Lucas y Cole, excepto animosidad. —Jesús—murmuró Cole. — ¿Es esto lo que quiere Ren? Lucas apretó los labios. —No sé. No he hablado con ella sobre eso. No haré nada para qué sus esperanzas se eleven o que pueda molestarla. Quería hablar contigo primero, para

Sí, entendía eso, y a regañadientes sintió respeto por el otro hombre por proteger a Ren. — ¿Realmente considerarías esto?—preguntó Cole con incredulidad. —Yo no comparto muy bien. No es algo que haya considerado. Lucas hizo otro ruido grosero. —La he compartido con los hombres en el club. Tú la compartiste con el capitán Mike y un tipo llamado C.J. Sí, me lo contó todo. Es el mismo principio, sólo que ahora la compartiríamos con nosotros mismos. Y, preferiblemente con nadie más. —Eso fue diferente—escupió Cole. —Ella no amaba al capitán Mike o a C. J. Ellos le dieron placer, pero no sentía nada por ellos. Los labios de Lucas se apretaron. —Ah, así que ahora llegamos a eso. Ella me ama y tú te sientes amenazado por eso. — ¿Me estás diciendo que no te sientes amenazado por el hecho de que ella me ama?—exigió Cole. —Porque no lo creo. No lo creo ni por un minuto. Eres un

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

que si no fuera posible, nunca se le mencionará a ella.

319


El Club de las Excomulgadas hombre demasiado intenso. Demasiado posesivo. Demasiado apasionado, como yo para no molestarte. —Siéntate, Madison. Tú y yo tenemos mucho de qué hablar y no voy a estar aquí como dos lobos dando vueltas toda la maldita noche. No me gusta dejar a Ren sola mucho tiempo y, en particular, cuando sé que no es ella misma. Cole se congeló y parte de su irritación disminuyó. Se sentó en el sofá cuando Lucas hizo lo mismo en un sillón frente a él.

—No muy bien—respondió. —Pero eso es de esperar. Está enamorada de dos cabrones que han hecho todo mal. Es por eso que estoy aquí, así que tal vez, tal vez podamos hacer algo bien, para variar. Cole no podía ni siquiera ofenderse. Holt tenía razón. Eran dos de los idiotas más grandes de la tierra. Habían manipulado, jugado y lastimado a Ren. Y sí, tal vez ya era hora de mover el culo, trabajar juntos y arreglar la situación. — ¿Cómo se supone que funcionará esto?—preguntó Cole con cansancio. — Tú eres dominante. Yo soy dominante. Ren es una sola persona. —No te pido que te sometas a mí—dijo Lucas con diversión. Los labios de Cole se curvaron de un lado y miró al otro hombre. —Ja, ja, muy gracioso. —Mira, no tengo todas las respuestas. Es algo que tendríamos que trabajar, y más que eso, comprometernos a trabajar en ello. Cada maldito día. No espero que sea fácil. ¿Alguna cosa que valga realmente la pena lo es? Lo que sí sé es esto. Amo a Ren. No voy a dejarla ir. Tú amas a Ren. La dejaste ir porque pensabas que era lo correcto. Ella nos ama y se siente herida ante la idea de que te alejaste de ella y que yo se la di a un hombre que la había lastimado una vez. Eso nos hace tan tontos

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

— ¿Cómo está?—preguntó con voz ronca.

320


El Club de las Excomulgadas como jodidos cabrones que tienen un infierno de mucho que hacer para compensarla. Cole suspiró. Maldita sea, pero lo que el hombre decía tenía mucho sentido. Quería odiarlo. No quería respetarlo. Pero el hecho de que Ren siempre estuviera en la mente de Lucas ya se había ganado el respeto de Cole. —Ren va a someterse a dos hombres. No sólo uno. Y no creo que siempre vaya a ser fácil con nosotros tirando de ella en dos direcciones diferentes, por lo que tendríamos que dejar de lado nuestras diferencias, y trabajar juntos para asegurarnos de que está cuidada y no abrumada. Al final, tiene que ser su decisión,

—Debe ser su decisión de todos modos—dijo Cole en voz baja. —Tú y yo hemos tomado ya demasiadas decisiones por ella. Me he alejado de ella dos veces porque pensé que era lo mejor para ella. Pero nunca le pregunté qué pensaba que era lo mejor. Lucas asintió con la cabeza. —Y la llevé hacia ti porque pensé que era mejor para ella hacer frente a su pasado. Creo que es hora de dejar de pensar por Ren y dejar que ella tome sus propias decisiones. —Sí, estoy acuerdo. Lucas se levantó del sofá. —He estado lejos de Ren durante demasiado tiempo. No está siendo la de siempre. Vive como por inercia. Necesita la rutina y la disciplina de la sumisión, pero su corazón no está en ello—miró a Cole. —Piensa en lo que te dije, Madison. Piensa bien acerca de ello. Entonces, cualquier objeción que tengas o si piensas que va a afectar tu vida o cualquier sacrificio que creas estar haciendo, considera a Ren, y pregúntate si tus objeciones valen más que una vida con ella. Cuando lo decidas,

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

porque su vida será la que más cambie.

llámame. La abordaremos juntos. Hasta entonces no voy a decirle nada.

321


El Club de las Excomulgadas Cole observó irse a Lucas, sin saber si debía darle las gracias, maldecirlo, o enviar todo al demonio. Qué maldito lío. ¿Lo era? ¿Era un desastre o era la solución a una situación imposible? En un mundo perfecto, Cole tendría a Ren para sí mismo, y nunca tendría que compartirla con nadie. En el mundo de mierda en el que estaba actualmente, no tenía a Ren en absoluto. Lucas la tenía. Era suficiente para que el compromiso no pareciera tan condenadamente malo después de todo. Sacó su móvil del bolsillo y apretó el botón de contacto de Micah. Este podía al menos entender la situación, y probablemente podría ofrecerle algún

Tenía la sensación de que esto iba a implicar una gran cantidad de alcohol.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

consejo.

322


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Treinta y Siete —Cásate conmigo. Ren se puso rígida en los brazos de Lucas y se apartó de su pecho para mirarle. — ¿Qué?—no pudo haber oído bien. Ren ni siquiera relacionaba el matrimonio con Lucas. El matrimonio era tradicional. Lucas era todo lo contrario. Era un espíritu libre. Le gustaban las cosas a su propia manera. No era de los que separado de la mayoría. No dudaba que él la amaba. Su confesión había sido dolorosa y casi furiosa. Pero había sido crudo y honesto, y sabía sin lugar a dudas que decía la verdad. ¿Pero matrimonio? Ni siquiera podía hacer que su cabeza asimilara la idea. Por lo demás, ella no estaba segura de que fuese tradicional en ese sentido. —Cásate conmigo—dijo otra vez en voz baja. Sus sinapsis cerebrales estaban disparando, pero no era capaz de hacer que su lengua trabajara. Lucas se echó a reír. —Veo que he logrado dejarte sin palabras. — ¿Matrimonio?—finalmente logró decir. —Sí, ya sabes, ¿esa cosa que hace la gente cuando están enamorados y quieren comprometerse con un futuro juntos? Se acostumbra hacer una ceremonia, intercambiar anillos u otros símbolos significativos de su amor, y hacen promesas de permanecer fieles, etcétera, etcétera.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

mantenían la tradición. Era demasiado propenso a forjar sus propios ideales,

323


El Club de las Excomulgadas —Listillo—murmuró. —Sé muy bien lo que es. No me imaginaba que eras el tipo de casarte. Estoy bastante segura de que me has dicho antes que el matrimonio no era una institución de la que quisieras formar parte. Él hizo una mueca. —A veces puedo ser un idiota. Y otras veces me equivoco. Quiero que nos casemos, Ren. Quiero ese compromiso de ti, pero más que eso, quiero ofrecerte mi compromiso para que sepas sin duda que voy a amarte y cuidarte por el resto de mi vida.

—Lucas, si estás haciendo esto para que me sienta segura, te aseguro que no necesito un gesto semejante. —Es lo que quiero, Ren. ¿De acuerdo? Ella parpadeó. —Bueno, está bien entonces. En ese caso... —se mordió el labio, repentinamente sintiendo la seriedad del momento. Esto no era algo para tomarse a la ligera, aunque ella nunca se había imaginado a sí misma en esta posición. ¿Pero no era eso lo que quería? ¿En el fondo? ¿No había soñado con el amor, los niños y felices para siempre? Ciertamente lo hizo una vez con Cole. — ¿En ese caso? Ella tomó una respiración profunda. —Tal vez deberíamos esperar. Sólo un poco. Tal vez cuando las cosas no sean un… desastre. Él ahuecó su mejilla y la miró a los ojos hasta que quedó desconcertada por la intensidad de su mirada.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Ella hizo un sonido de impaciencia.

324


El Club de las Excomulgadas —Dime algo, Ren. ¿Cuál es tu primer impulso? ¿Cuál fue la primera reacción visceral que tuviste justo antes de empezar a pensar demasiado en la situación y encontrar razones por las que no deberías? Se lamió los labios nerviosamente. —Yo hubiera dicho que sí. El triunfo brilló en sus ojos oscuros y deliciosos. Una sonrisa depredadora talló las líneas duras de su boca.

— ¿Te casarías conmigo aun sabiendo que estaba enamorada de otro hombre?—preguntó en voz baja. Odiaba mencionar a Cole de nuevo pero no sería justo si no lo hicieran, para tener en cuenta sus sentimientos antes de tomar una decisión muy importante. Lucas la besó suavemente, moviendo los labios calientes y sensibles a través de ella. — ¿Me amas, Ren? —Sabes que sí—dijo con voz ronca. —Entonces eso es lo único que me importa. Ella tomó una respiración profunda. —Muy bien. Si estás seguro. Entonces sí, me casaré contigo. A pesar de que ella dijo las palabras, se sentía como si estuviera cerrando un sello de hormigón sobre una tumba. Su corazón sufría dolor. Por Cole. Por un hombre al que había amado y amaba. Que amaría siempre. Pero quizás con el tiempo ese amor se haría débil y se desvanecería y no

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Entonces eso es lo que deberías hacer.

pensaría mucho en él. Lo había hecho una vez. Había seguido con su vida cuando 325


El Club de las Excomulgadas ella no había sido capaz de imaginarse hacerlo. Y no había tenido entonces a Lucas. No durante nueve largos años. Pero le tenía ahora y no importaba lo que sentía por Cole, ella amaba a Lucas con todo su corazón y alma. Un núcleo de paz se apoderó de su alma. Con el tiempo no se sentiría tan mal. Sólo tenía que pensar en el presente. Sonrió a Lucas, con el corazón lleno de amor. Él sonrió y tomó su mano en la suya. Trazó una línea alrededor de su dedo anular con la punta de su dedo.

costoso símbolo de su amor y devoción. Ella se echó a reír. —De hecho lo es. —Creo que tal vez deberíamos elegir uno juntos. Me gustaría que tengas un anillo que te haga feliz. Ella se inclinó para darle un beso. —Tú me haces feliz, Lucas. No un anillo o una promesa. Tú. Su expresión se volvió seria. —Vas a ser feliz de nuevo, Ren. Confía en mí para garantizártelo. —Lo hago—Dijo en voz baja. —Ten paciencia conmigo. Él la besó, su boca dulce y posesiva. —Siempre.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Es costumbre que un hombre de a su futura esposa un brillante, un

326


El Club de las Excomulgadas Cole se detuvo fuera de la casa de Lucas y se quedó mirando la acogedora mezcla de piedra y madera. De alguna manera había esperado algo un poco más imponente. Más acorde con la frialdad de Lucas. Pero la casa era cálida y acogedora. Tenía el aspecto de una casa de campo Inglés. Sólo que más grande. Los jardines estaban impecablemente cuidados. Incluso en invierno, los arbustos estaban radiantes y vivos con la promesa de flores en primavera. Era un lugar que parecía que iba a estar vivo con el amor, la risa y los niños corriendo, gritando de alegría y jugando al escondite. Había un agujero en su estómago que parecía ampliarse con cada minuto Aparecer o no aparecer. Pero ya era hora. Hacerlo o morir. Si no tomaba la oportunidad ahora, nunca se presentaría de nuevo. La puerta se le cerraría a Cole para siempre. Incluso después de una conversación durante toda la noche con Micah, no se sentía completamente tranquilo. Micah había simpatizado con la posición de Cole, pero pensó que estaba loco si no tomaba la oportunidad de tener una vida con Ren, incluso si eso significaba compartirla con otro hombre. Pero a Micah el acuerdo le parecía casi normal. Ni siquiera parpadeó ante ese arreglo no tradicional. Si sólo Cole pudiera aceptarlo con la misma facilidad. Cerró los dedos en puños a los costados. Dentro de la gran puerta de madera a pocos metros de distancia, Lucas estaba posicionando a Ren. La llevaba a través de una escena que Lucas había pensado cuidadosamente. Lo único que faltaba era Cole. Todo lo que tenía que hacer era entrar por esa puerta y vería de nuevo a Ren. Pero el miedo se lo impedía. ¿Y si ella no tenía ningún deseo de volver a verlo? ¿Y si había malgastado su segunda oportunidad? ¿Y si realmente Ren estaba mejor con Lucas?

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

que estaba aquí tratando de decidirse si ir o no. Lucas había sido explícito.

327


El Club de las Excomulgadas Ren se dirigió al centro de la sala y se paró frente a la chimenea de piedra frente a Lucas, quien se sentaba cómodamente en un sillón. Se encontraba en un extraño estado de ánimo esta noche, que ella no podía entender. La había bañado, cuidado en exceso, le trajo vino a la bañera y le dio de comer trozos de queso y fruta. Y cuando terminó, le había secado y cepillado el pelo hasta estuvo brillante. Una vez hubo terminado, la había instruido para que fuera a la sala de estar con tan sólo una bata. Entonces la había dejado en la habitación y bajó por delante

Su piel se estremeció de emoción mientras miraba fijamente a los ojos enigmáticos. —Desvístete. La simple orden la hizo temblar. Tiró del cinto que sostenía las solapas de su bata de seda y luego se encogió de hombros para quitársela y la dejó caer al suelo. El calor de las llamas calentaba su espalda, pero era la mirada de Lucas lo que la calentaba desde el frente. Había aprobación, lujuria y... amor en sus ojos. Se quedó de pie con orgullo delante de él, con la cabeza un poco más alta de lo que había estado en la última semana. Aún era difícil para ella dormir por la noche, pero Lucas le había traído un poco de paz con su atención. Estando allí de pie mirándolo y viendo lo que ahora reconocía como amor en su rostro, sintió la tentación de romper su disciplina y arrojarse en sus brazos. Sujetarlo y nunca dejarlo ir. Pero complacerlo era más importante para ella y ahora más que nunca necesitaba su dominación. —Eres hermosa, Ren. Podría sentarme aquí y mirarte toda la noche. Hay tal elegancia en ti. Tus facciones son tan sorprendentes. Pero creo que lo que más me

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

de ella.

328


El Club de las Excomulgadas gusta es tu sonrisa. No has tenido muchas razones para sonreír en las últimas semanas, pero esta noche espero remediar eso. Había un tono extraño en su voz. Casi tierno. Disfrutaba de la calidez en su voz, inconscientemente inclinándose hacia adelante mientras hablaba. —Esta noche tú decidirás cómo empezaremos. Dime cuál es tu mayor deseo y te lo concederé. —Atada. Totalmente sumisa. Para ti. Mi mayor deseo es que esta noche me

Su sonrisa era tierna mientras se levantaba. — ¿Sabes cómo te veo, Ren? Ella negó con la cabeza. —Te imagino en un pedestal, mostrando lo mejor de ti. Hermosa por dentro y por fuera. Él se acercó a la ventana y empujó la otomana cuadrada de cuero. Era enorme, un acompañamiento a la selección de cuero de la biblioteca, pero Lucas había mantenido siempre la silla aquí porque le gustaba poner a Ren sobre ella. La elevaba a una altura perfecta para que ella se pusiera de rodillas y llegara a la altura de su polla para bien hacerle una mamada o para que él la follara por detrás. La silla era elegante y cómoda para sus rodillas. Podía permanecer en ella durante horas y nunca quejarse. Esta noche la empujó hacia el centro de la sala de estar, a distancia del fuego para que no se calentara demasiado, pero que aun así pudiera disfrutar de la calidez de la habitación. Luego salió de la sala de estar por un momento y regresó con dos postes de

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

tomes de cualquier manera que desees—susurró.

metal unidos a bases pesadas. Los colocó a ambos lados de la otomana y luego

329


El Club de las Excomulgadas salió para conseguir dos más. Cuando terminó, había cuatro postes a aproximadamente sesenta centímetros de las cuatro esquinas de la otomana. Sin decir palabra, tomó a Ren, enroscándola en sus brazos y la llevó hasta el cojín de cuero. La giró sobre sus rodillas y le pasó la mano por la curva de su espalda y luego por sus nalgas. —Quédate aquí. Sobre tus manos y rodillas. Vuelvo en un momento. Puso las palmas de las manos hacia abajo, disfrutando de la sensación suntuosa del suave cuero. Luego extendió sus rodillas a una distancia cómoda y se

Un momento después estaba de vuelta y fue detrás de ella. Primero fue el toque caliente de su mano alrededor de su tobillo y luego sintió la ligera abrasión de la cuerda. Cerró los ojos y contuvo el aliento mientras él la envolvía alrededor de un tobillo. Fue entonces cuando se dio cuenta de la finalidad de los postes. Él aseguró la cuerda que unía el tobillo al poste, tirando con fuerza en el proceso. Luego repitió lo mismo con su otro tobillo hasta que sus piernas estaban extendidas y sus pies estaban colocados hacia fuera, abriéndola completamente desde atrás. —Baja la cabeza—le ordenó en voz baja. Ella inclinó la cabeza hacia abajo. —Bájala más. Descansa tu mejilla contra la silla. Obedeció, inclinando su cuerpo hacia abajo para que su culo estuviera más alto que su cabeza y apretó su mejilla contra la suave piel. Sacó un brazo a un lado para que le colgara sobre el borde de la silla y luego él envolvió la cuerda alrededor de su muñeca. Luego la empujó hacia afuera hasta que estirara su brazo y ató la cuerda al poste correspondiente. Cuando terminó con la otra mano, estaba atada de pies y manos de forma eficaz, sujeta a la silla y vulnerable a lo que él quisiera hacer con ella.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

colocó de acuerdo a sus instrucciones.

330


El Club de las Excomulgadas —Lo he dejado lo suficientemente holgado para que puedas levantar la cabeza cuando sea necesario—dijo Lucas. —Por ahora puedes descansar tu mejilla en la silla. Cuando diga que te muevas, levantas la cabeza para que tu boca sea tan accesible como tu culo y coño. Ella asintió comprendiendo. Él vaciló un instante, su mano apoyada en la cabeza de ella. —Antes de empezar, hay algo que tenemos que dejar muy claro.

su rostro. —No hemos discutido sobre una palabra de seguridad desde el comienzo de nuestra relación. Nunca la has usado. Tengo que estar seguro de que la recuerdas por si esta noche sucede algo que no es de tu agrado, cualquier cosa, simplemente di la palabra y todo parará. Estaba confundida y un poco preocupada por su tono, pero asintió. Confiaba en él para detenerse. Por supuesto. —Di la palabra. Ahora, para saber que la recuerdas. —Mariposa—susurró. —Buena chica. Ahora debes elegir tu instrumento. Tengo el deseo de marcar tu bonito culo esta noche. Ella cerró los ojos por un momento. —Un cinturón. Su mano se quedó inmóvil en su hombro. — ¿Un cinturón? Interesante elección. No lo hemos usado antes.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Ella frunció el ceño, aunque su expresión estaba oculta por el velo de pelo en

331


El Club de las Excomulgadas Ella debería haber dicho un látigo. Tendría que haber sido con algo familiar y no poner a Cole en cualquier lugar en este escenario, pero no podía retractarse ahora. —Puedes usar el mío. Su cabeza se levantó, poniendo una tensión dolorosa en sus brazos mientras giraba la cabeza en dirección a la voz. Sopló su pelo para retirarlo de sus ojos y apretó los dientes con frustración cuando no se movió. Entonces Lucas empujó suavemente el pelo de su cara, recogiéndolo en sus habitación a unos cuantos pasos de la puerta estaba Cole.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

manos y llevándolo hasta su espalda para que pudiera ver. De pie al otro lado de la

332


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Treinta y Ocho Ren no podía respirar. Estaba tan conmocionada que ni siquiera podía procesar un simple pensamiento. ¿Qué estaba haciendo aquí? Y por qué Lucas estaba ahí de pie, sosteniendo su pelo, tan calmado y comedido que podría ser cualquiera en absoluto el que estuviera en su cuarto. El pecho le dolió. Los ojos ardieron. Su pulso latía fuerte en sus oídos y todo que podía oír era un rugido sordo.

Y, finalmente, todo tuvo sentido. De alguna manera, de alguna forma, estaban aquí juntos y el recordatorio de Lucas por su palabra segura era su modo de asegurarse de que ella estaba bien, no sólo con el sexo, el dolor y tener sus límites empujados, sino con todo. Él, Cole y cualquier cosa que fuera lo que ellos dos hubiesen planeado. Cole la contempló con sus penetrantes ojos azules y luego caminó lentamente hacia adelante, cerrando la distancia entre ellos. Llegó hasta estar de pie directamente delante de ella y Lucas apretó alrededor su pelo, obligándola a levantar aún más su barbilla. Entonces él se inclinó y la besó. Con fuerza. Tan salvajemente que sus pulmones privados de oxígeno gritaron piedad. Entonces se alejó y dio un paso atrás. La mano de Lucas se relajó y se instaló contra su espalda, frotando ligeramente. Entonces se dirigió a Cole. — ¿Tu cinturón?

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Recuerda tu palabra segura, Ren—murmuró Lucas.

333


El Club de las Excomulgadas Cole se desabrochó el cinturón de cuero, los sacó de los pantalones y se lo dio a Lucas. Su cuello dolía de mantenerse en una posición tan incómoda, pero no podía apartar la mirada, no importaba la tensión en sus muñecas atadas. Tenía tantas cosas que preguntar. Tantas preguntas le quemaban los labios. Pero ninguno de los dos hombres le había dado su permiso para hacerlo. Lo cual planteaba otra cuestión. ¿A quién debía someterse? Cerró los ojos y bajó su cabeza, aturdida y dolorida. —Mírame, Ren. Me mirarás mientras él usa el cinturón en tu culo.

—Aún mejor—murmuró Cole mientras sus manos fueron a la bragueta de sus pantalones. Él mismo abrió la cremallera y la abrió mientras sacaba su polla. La acarició una vez y luego dos veces y se movió hacia adelante hasta que la punta de su erección estuvo a un mero centímetro de su labio inferior. —Abre—ordenó. Ella abrió su boca pero él no hizo ningún movimiento para entrar. No hasta que… El primer latigazo del cinturón rompió a través de su piel, sobresaltándola. Lo había olvidado momentáneamente. Su concentración y enfoque había estado en Cole. Tan pronto como gritó, Cole se deslizó profundamente en su boca, empujando hasta la parte posterior de su garganta. —Hermosa—dijo Lucas con aprobación. —Esa es mi chica. Chupa su polla mientras juego con tu culo. Complácelo o tendrás que ser castigada. Pero ella ya estaba siendo castigada. Tener a Cole aquí, dominándola como era su derecho tenía a su corazón hecho pedazos. ¿Qué había hecho para merecer tal cosa cruel, despiadada?

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Ella sacudió la cabeza hacia atrás, con los ojos volando abiertos.

334


El Club de las Excomulgadas Cole juntó su pelo en sus manos, envolvió los mechones alrededor de sus dedos y tiró de ella hacia adelante para encontrarse con su empuje. Lucas hizo saltar el cinturón a través de sus nalgas otra vez y fue como si estableciese una franja de fuego. Ella jadeó y fue premiada con otro bocado de la gruesa polla. —Relájate, Ren—dijo Cole. No era tanto una orden como un consejo. Su voz era tierna, y sólo el hecho de que estuviese aquí, delante de ella, hablando tan dulcemente, le trajo lágrimas a sus ojos. —Déjanos darte el placer supremo esta

¿Cómo podía ser tan cruel? Cólera. Pena. Amor. Las tres emociones contrarias crecieron en su pecho hasta que la respiración fue imposible. ¿A qué juego estaba jugando? ¿Era esta alguna burla enfermiza? ¿Un último adiós y, ¡ah! a propósito, esto es cómo podría haber sido entre nosotros? Las lágrimas se agolparon, picando en sus ojos. Su nariz moqueó. No podía forzar el aire en sus pulmones. Lucas llevó el cinturón sobre su culo, pero ya no era agradable. Cada golpe era doloroso. Agudo. La neblina eufórica que normalmente la rodeaba cuando Lucas dejaba caer el cuero sobre su carne se había evaporado, dejándola fría. Luchó contra las restricciones, presa del pánico durante un momento porque estaba completamente restringida. Sin concesiones. Estaba indefensa y no había forma de parar lo que le estaba pasando. Cole empujó en su boca. Ya no había ninguna belleza en el acto. Por primera vez, se sintió usada. Degradada. Burlada.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

noche—siguió. —Déjanos mostrarte como puede ser.

335


El Club de las Excomulgadas ¿Cómo podía hacerle esto? ¿Cómo podía estar aquí cuando se había alejado de ella por segunda vez? Aun peor, ¿cómo podía Lucas permitírselo? ¿Quería que ella tuviera un punto final? Porque estaba harta de que tomasen las decisiones por ella. Luchó contra las ataduras, pero tanto Lucas como Cole seguían moviéndose. El dolor del cinturón se detuvo y quedó débil por el alivio durante un momento. Lucas había se había dado cuenta que ella no quería esto. Pero entonces él se deslizó en ella, con fuerza. Profundamente. Sus caderas golpearon contra su culo dolorido mientras Cole seguía usando su boca. No tenían

Mariposa. La palabra flotó en su mente y la aprovechó, dándose cuenta de que era la única manera de hacer que esto parase y hacerlos alejarse. Luchó ferozmente otra vez. Esta vez Lucas se detuvo, deslizando su mano sobre su cadera como si estuviese preocupado. En cuanto Cole se retiró, ella alejó su boca lejos y trató de decir la palabra pero se atascó en su garganta que estaba hinchada por la pena y las lágrimas no derramadas. Cuando Cole ahuecó su mandíbula para guiarla de nuevo a él, ella negó con la cabeza en rechazo silencioso y finalmente, su voz llegó a ella. —Mariposa—dijo con voz ronca. Lucas se quedó inmóvil. Salió de ella al instante y cuando Cole tomó su boca otra vez, Lucas espetó: — ¡Detente! Es su palabra segura. Cole la liberó inmediatamente y retrocedió. Ella no levantó la mirada. No podía soportar mirar hacia arriba. Detrás de ella, Lucas desató la cuerda alrededor de sus piernas.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

piedad. No tenían ni idea de que ella se estaba muriendo por dentro.

336


El Club de las Excomulgadas —Desátala—rechinó Lucas. —Rápido. Con ambos hombres trabajando para desatarla, estuvo libre en sólo unos segundos. Ella se hundió en la otomana, negándose a encontrarse con cualquiera de sus miradas. —Ren—oyó la voz de Lucas, baja y urgente. —Ren, ¿qué sucede? ¿Te hice daño? ¿Estás bien? Dime lo que está mal. Trató de tocarla. Él la habría recogido, pero ella le rechazó, palmeando sus

Se colocó en una posición sentada y arrastró sus rodillas contra su pecho como una medida protectora. Se abrazó a sí misma, sepultando la cara entre sus rodillas y meciéndose adelante y atrás, las lágrimas silenciosas corrían por sus mejillas. —Por favor, sólo déjenme en paz—dijo con voz ronca y desagradable. Una mano cayó tentativamente en su hombro. Cole. Y luego, en el otro lado, Lucas. Él enredó los dedos por su pelo y acercándose hasta el calor de su cuerpo la hizo sangrar por dentro. —Ren, mírame—suplicó Lucas en voz baja. —No puedo dejarte sola. No antes de que sepa lo que ha pasado. ¿Te hice daño? Entonces ella levantó su cara devastada por las lágrimas y los dos hombres nadaron en su visión. Podía ver la cruda preocupación reflejada en sus ojos. Parecían… atormentados. Inseguros. —Sólo necesito que esto termine. No puedo seguir con esto. ¿Cómo pudiste hacerme esto? ¿Cualquiera de los dos? ¿No habéis tenido suficiente? ¿Realmente creísteis que esto me ayudaría? ¿O que me haría sentir menos abandonada?

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

manos, apartándole.

337


El Club de las Excomulgadas Lucas, que nunca se había quedado sin palabras, la contempló como si no tuviese ni idea de que decir o que ni siquiera entendiese por lo que ella había estallado. Tal vez ni siquiera tuviese sentido para ella. Sólo sabía que se estaba desangrando y no había venda en el mundo que parase el flujo. Cole parecía sombrío. Se pasó la mano por el pelo y entonces sobre su cabeza para agarrarse la nuca. —Yo no debería haber venido. No debería haber hecho esto. Esto la puso furiosa y ni siquiera estaba segura de por qué su declaración la pegado un tiro del fuego líquido. Se estremeció lejos del contacto de Lucas y él retrocedió como si presintiera que ella necesitaba desesperadamente el espacio. — ¡No, no deberías haber venido!—gritó. — ¿Por qué viniste, Cole? ¿Por qué? ¿Es esta alguna enfermiza vuelta de tuerca? No era suficiente que te hubieses alejado otra vez después de prometerme que encontraríamos una manera. ¿Es esto una especie de adiós final donde me muestras como podría haber sido pero nunca será porque no tienes ninguna intención de mantener las promesas que me hiciste? Ambos hombres parecían sorprendidos por su arrebato. Ella dejó caer la cara entre sus manos mientras algunos sollozos finalmente encontraron el camino en su pecho. El sonido era horrible en el silencio, pero ya no podía controlar la terrible pena hinchándose dentro de ella. —Ren, oh Dios no, Ren—dijo Cole con voz ronca. —No, no cariño. No es eso en absoluto. Oh Dios mío, tienes que escucharme. Él trató de alejar sus manos de su cara, pero Ren se resistió y lo rechazó, encorvándose en una pelota miserable.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

había golpeado, pero de repente estaba tan enfadada que parecía que le hubiesen

Estaba desnuda y vulnerable y no en el sentido físico. 338


El Club de las Excomulgadas No le importaba su actual desnudez. Era sólo carne. Sin embargo, su alma estaba despellejada. Su corazón estaba en pedazos. Nunca había sido tan sumamente vulnerable delante de nadie más en su vida. Incluso en completa sumisión. En la escena más intensa. No importaba los pasos por los que la habían hecho pasar. No importaba cuán totalmente había dado su obediencia. Nunca se había sentido tan despojada de sí misma antes. Y no era un buen sentimiento. Se sentía fea, sucia, usada… Traicionada. Traicionada por los mismos hombres en los que confiaba y amaba con todo lo que poseía. Se volvió entonces a Lucas porque su cólera era una cosa terrible

— ¿Cómo pudiste permitir que esto sucediera? ¿Cómo pudiste hacerlo? Sabías cuanto me había herido. Te lo dije todo, Lucas. Todo. Se suponía que me protegerías. Me pediste que me casase contigo y luego permitiste que viniera aquí y me usaste, y me echas en la cara todo lo que trato de olvidar. ¿Cómo alejándose él de mí una tercera vez va a hacerme algo más que miserable? Aquellas detestables lágrimas se deslizaban sin cesar por sus mejillas. Ella se las secó furiosamente, queriendo quitar las señales de debilidad. Quería ser fuerte, ahora más que nunca. No podía permitirse ser débil cuando los mismos hombres que juraron guardarla siempre fuertemente le habían fallado completamente. — ¡No voy a dejarte, maldita sea!—rugió Cole. —Maldita sea, Ren, cometí un error. Uno que nunca voy a repetir si puedo malditamente evitarlo. Ella apartó su mirada de Lucas para ver a Cole elevándose sobre ella, erizado con cólera y frustración. Pero cuando ella encontró su mirada, todo que pudo ver fue dolor y desesperación sin fin, un perfecto compañero para los suyos propios. Lucas deslizó sus dedos sobre su barbilla, agarró su mandíbula y suavemente la giró de nuevo para que lo enfrentase.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

envolviéndola en su abrazo despiadado.

339


El Club de las Excomulgadas —Nunca haría nada que te hiriese, Ren. No intencionadamente. Te amo. Eres mi jodida vida. Ninguno de nosotros merece tu confianza ahora mismo, pero te pido que nos escuches. Escucha lo que tenemos que decir. Por favor. Ese por favor amenazó con destruir su control. Lucas nunca le había pedido nada. El ciertamente nunca suplicaba, pero esto era lo más cercano a él de rodillas ante ella, que le era posible ponerse sin estar realmente así. Había una crudeza en sus ojos que se aferró a sus entrañas y las retorció con fuerza. Lo que ella vio en su mirada le provocó más dolor porque no era confianza, arrogancia o hasta el enfado lo que veía. Lo que se reflejaba en aquellos ojos cara de este hombre. Y luego para su total sorpresa, ambos hombres se movieron al unísono. Ambos se arrodillaron torpemente delante de ella, de rodillas por lo que sus ojos estaban a nivel de los de ella. Lucas le tomó la mano y llevó la palma a sus labios mientras inclinaba la cabeza. —Estamos a tus pies, Ren. Danos la oportunidad de explicar. Es todo lo que pedimos. Cole tomó la otra mano, entrelazó sus temblorosos dedos con los suyos y tiró de ella para ponerla sobre su corazón. —No soy tan orgulloso para no suplicar—dijo Cole con voz ronca. —Para ponerme de rodillas. Haré o diré lo que sea necesario para que me des una última oportunidad. Sólo una, Ren. Es todo lo que pediré de ti otra vez.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

oscuros era vulnerabilidad y miedo. Dos cosas que nunca había imaginado ver en la

340


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Treinta y Nueve Ren les devolvió la mirada a los dos hombres de rodillas ante ella y una nueva oleada de lágrimas se acumuló en sus ya ardientes ojos. —Por favor, no llores—dijo Lucas con voz torturada. —Me estás matando, Ren. Haría cualquier cosa en el mundo para que no llores. — ¿Qué es lo que ambos quieren decir?—preguntó con la voz ronca y tensa.

mano pero ella todavía podía sentir temblar sus dedos. Parecía aterrorizado. Nervioso. Más inseguro de lo que hubiera imaginado nunca buscando cualquier cosa. —Hay una decisión que queremos que tomes—comenzó Cole. Contuvo el aliento y pasó su mirada entre los dos hombres mientras el pánico arrasaba en su pecho. ¿Elegir? Nunca sería capaz de elegir entre ellos. ¿Cómo podría? Lucas acarició su mejilla y limpió la humedad de debajo de sus ojos. —No te estamos pidiendo que elijas entre nosotros, amor. Eso nunca. Lo que te estamos preguntando es si puedes someterte a dos hombres muy dominantes. Ella miró primero a Lucas y luego a Cole antes de pasar su mirada desconcertada de vuelta a Lucas. —No entiendo. Cole se acercó más, su mano deslizándose por su pierna para descansar en la parte superior de su muslo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

El alivio fue patente en los ojos de Cole. Su agarre se apretó alrededor de su

341


El Club de las Excomulgadas —Lo que te estamos pidiendo no es fácil. Pero, ¿cuándo lo es tratándose del amor? Si decides someterte a nosotros, sería difícil a veces. Ambos somos exigentes. Tiraremos en direcciones opuestas, aunque hayamos jurado que trabajaremos juntos tan a menudo como nos sea posible para aliviar cualquier presión sobre ti y nuestra relación. — ¿Relación?—graznó. —Cole, estoy confusa. ¿Qué estás preguntándome? ¿Queréis intercambiarme del uno al otro y así sucesivamente? ¿Una semana en tu casa y luego otra semana en la de Lucas? Lucas hizo un sonido estrangulado y sus labios se apretaron en una línea

—Demonios, no. Te queremos con nosotros todo el tiempo. Con los dos. Lo que Cole está tan delicadamente tratando de decirte es que los tres entraríamos en una relación. Juntos. Contigo como el pegamento común, por decirlo crudamente. Serías lo que nos mantendría a todos juntos. Viviríamos juntos. Resolveríamos nuestras diferencias. Juraríamos amarte siempre y hacer todo lo que esté en nuestro poder para hacerte feliz. —Oh. Esto salió como un susurro sorprendido. Era la última cosa que se había imaginado que le dirían. Una oleada de esperanza, tan potente que hizo que se marease, llegó pero a la zaga de esa agridulce emoción, vino la duda y un centenar de preguntas. —Me pediste que me casase contigo—susurró ella. Lucas asintió. —Lo hice. Quiero y necesito ese compromiso de ti. —Entonces ¿cómo?—tomo un respiro ya que su cabeza había comenzado palpitar con fuerza. Se restregó los ojos y luego clavó sus dedos en sus sienes.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

delgada.

342


El Club de las Excomulgadas —Todavía nos casaríamos, Ren. Como pareja invitaríamos a Cole a nuestras vidas. Como un miembro permanente. En vez de un hombre en tu cama, tendrías dos. En vez de un marido, tendrías dos. Ren encontró la mirada de Cole, necesitando desesperadamente conocer sus pensamientos. ¿En qué estaba pensando? ¿Cómo podía semejante arreglo funcionar cuando él era básicamente un extraño mirando dentro de una relación legal establecida? —Cometí un error—dijo Cole con voz torturada antes de que ella pudiese expresar su propia pregunta. —Pensé que estaba haciendo lo correcto. Quería que vi como esto te afectó. Vi lo feliz que estabas. Cuán aliviada. Y entonces me di cuenta de hacerte elegir me convertiría en el gilipollas más grande del mundo y no podía obligarte a hacer algo, que al final, nos haría a todos miserables. Esperaba que al alejarme, podrías encontrar la felicidad con Lucas. Pero no puedo dejarte ir, Ren. No puedo ser el mejor hombre aquí porque sólo soy mejor si estoy contigo. Su aliento la abandonó en una silenciosa exhalación, su pecho se hundió con la agonía de su voz. — ¿Esto es lo qué quieres? ¿Podrás ser feliz en tal situación? ¿Estás de acuerdo con compartirme con otro hombre? Su corazón estaba a punto de salirse de su pecho. Tantas preguntas. Tanta incertidumbre. Lo único que sabía con seguridad era que amaba a estos dos hombres, en alma y corazón. Y si había un camino… cualquier manera… de tener una vida con ambos, sería una tonta alejándose, ¿no? Su expresión se volvió feroz. Sus ojos brillaban con determinación y cuando habló, la convicción en sus palabras era evidente. —Te amo, Ren. Te amo tan jodidamente tanto que no puedo dormir, no puedo comer y tengo un agujero en el estómago que nunca va a desaparecer. Así

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

fueses feliz. Juré que nunca me alejaría otra vez pero entonces Lucas vino a por ti y

343


El Club de las Excomulgadas que sí, ¿qué si tengo la más mínima posibilidad de tener una vida contigo? Entonces sí. Infiernos sí. Te compartiría con el mismísimo Satanás. —No creo ser el equivalente de Satanás—dijo Lucas con sequedad. Ella sonrió y ¡oh Dios!, se sintió bien. Quería llorar otra vez pero ahora más que nunca no quería convertirse en otro lío lloroso. Esto era demasiado importante, el momento más importante de toda su vida. Vacilante se giró hacia Lucas.

Lucas parpadeó. Entonces frunció el ceño. Abrió la boca, sin duda preparado para discutir, pero ella puso un dedo suavemente sobre sus labios para hacerle callar. —Piensa como te sentirías si Cole y yo nos sentásemos delante de ti hablando de matrimonio y te invitásemos a nuestra relación—dijo suavemente. — Si esto va a funcionar -si tienes verdadera intención de que funcione- la relación tiene que comenzar en igualdad de condiciones. No quiero que Cole crea que es menos importante ante mis ojos. No quiero que tú creas alguna vez que eres menos importante. La mano de Cole se apretó alrededor de su pierna y cuando miró de Lucas a él, se sorprendió al ver un brillo de lágrimas en sus ojos. — ¿Tienes idea de cuánto te amo ahora mismo?—susurró él. —Quiero que te cases conmigo—Dijo Lucas con terquedad. —Encontraré la manera para que te cases con ambos si eso es lo que tiene que pasar. Pero te quiero atada a nosotros, legal, emocional, física y mentalmente. —Ahora el hombre está hablando en mi idioma—murmuró Cole. —Y, finalmente, encontramos puntos en común. ¿Ves Ren? Lo único que nos une eres

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—No creo que debamos casarnos.

tú. Tú ere lo único que amamos más allá de la razón. Eres la razón por la que 344


El Club de las Excomulgadas dejaremos de lado nuestra terquedad y estaremos dispuestos a hacer concesiones. Porque ninguno de nosotros quiere afrontar la posibilidad de perderte. Te he perdido dos veces. Dos de los momentos más malditamente miserables de mi vida. Lo único que puedo prometerte por encima de todo es que nunca voy a alejarme de ti voluntariamente otra vez. Puedes no confiar en ello todavía, pero con el tiempo, te lo demostraré. Lo juro. Era difícil creer que estaban de rodillas delante de ella teniendo una discusión absolutamente civilizada sobre establecer una relación, y donde ambos hombres tendrían que compartir a la mujer que amaban el uno con el otro. La

Se volvió hacia Lucas y miró un momento a este hombre duro, sin complejos. Su garganta se anudó otra vez con sospecha y ella se giró para averiguarlo. Tenía que saber si sus sospechas eran correctas. — ¿Fue idea tuya? ¿Fuiste tú a él? Lucas suspiró. — ¿Importa? Asintió. —Sí, lo hace. —Puede que fuese a verle para preguntarle si estaría abierto a un acuerdo así. Se arrojó a los brazos de Lucas, tirándolo de espaldas sobre el suelo. Le besó y luego le abrazó fuerte. —Te quiero mucho—susurró. —Siempre me has entendido mejor que nadie.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

cantidad de sacrificio que implicaba aturdió su mente.

345


El Club de las Excomulgadas Él acarició su pelo y la besó larga y pausadamente, aparentemente contento con estar allí en el suelo con ella encima de él. —También te amo, Ren. Quiero que seas feliz. Nosotros queremos que seas feliz. Ella se apartó y miró tímidamente a Cole. Él le devolvió la mirada, con el corazón en sus ojos para que ella y el mundo lo viese. Tanto amor. Y honestidad. Vulnerabilidad. En ese momento se dio cuenta de la cantidad de poder que realmente tenía sobre ambos hombres.

por tener tal poder. Fue más de silencioso temor reverencial y uno para jurar respetar en todo momento el dominio que tenía sobre ellos. —Te amo—dijo ella simplemente. Porque, ¿qué otras palabras tenían tanto poder? Los ojos de Cole brillaron y la alegría alejó la cautela. —Yo también te amo, mi Ren. Lo haremos funcionar. No podremos resolverlo mañana. O el próximo mes. Pero llegaremos allí. Mientras te tenga, podré soportar cualquier cosa. Ella entró en sus brazos y rodeó su cuello, abrazándole fuertemente mientras enterraba su cara en su hombro. Él la apretó hasta que ella pudo sentir cada respiración entrecortada que brotaba de su pecho. — ¿Puede funcionar de verdad?—susurró. —Estoy tan asustada. Y excitada. Y aterrorizada. Y feliz. No sé qué sentir o que pensar. Cole la separó y luego la ayudó a volver a la otomana para que estuviese sentada frente a ambos una vez más. —Lo haremos funcionar—dijo simplemente. — ¿Qué más hay para

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

No fue un momento de triunfo, donde saboreó la victoria o estuvo satisfecha

nosotros? Te amamos. Nos amas. 346


El Club de las Excomulgadas Ella sonrió entonces, con el alivio deslizándose por su corazón. —Ven aquí, Ren—dijo Lucas con brusquedad. No era la orden de un dominante a su sumisa. Era el gruñido bajo de un amante desesperado por su compañera. Despacio ella se levantó, desnuda pero ya no tan vulnerable como antes. Lucas se levantó para estar de pie delante de ella y luego la cogió, acunándola en sus brazos. Se dirigió hacia el dormitorio y la depositó en la cama. Él y Cole hicieron un trabajo rápido con su ropa. En segundos estaban completamente desnudos cariñosos. Cole se colocó a su derecha, con el calor brillando en sus ojos azules. Sin mediar palabra comenzaron un asalto sensual a sus sentidos. Lucas reclamó sus labios mientras Cole tiraba de su pezón con su boca. Besaron y acariciaron cada centímetro de su cuerpo. Sus manos adorándola. Sus labios amándola. Y suaves, dulces palabras fueron susurradas de sus labios. Le dijeron que la amaban. Le dijeron lo hermosa que era. Lo afortunados que eran por tenerla. Las lágrimas pincharon sus párpados, pero esta vez eran de felicidad. ¿Eran afortunados? Ella tenía que ser la mujer más afortunada en el universo. ¿Quién no moriría por tener dos atractivos y pecaminosos machos alfa amándola y adorándola absolutamente? Lucas se movió sobre ella primero, deslizándose entre sus piernas y meciendo su gran cuerpo sobre el suyo. La penetró en un suave empuje que amenazó con deshacerla. Reclamó su boca del mismo modo como reclamó el resto de ella. Y no se detuvo en su cuerpo. Reclamó su corazón, su mente, su misma alma. Deslizándose profundamente hasta deshacerla completamente y con cuidado colocándola junta pieza por pieza. Después de unos momentos, se retiró con cuidado y antes de que pudiera protestar por la pérdida de su calor y posesión, Cole estuvo allí para ocupar su

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

dejándose caer a su lado. Lucas se acostó a su izquierda, con sus ojos tiernos y

lugar, su cuerpo cubrió el suyo mientras empujaba dentro de ella. 347


El Club de las Excomulgadas Tan cariñoso y desgarradoramente hermoso. Su cuerpo onduló sobre suyo mientras mordisqueaba su cuello y le susurraba al oído que la amaba, y amaría para siempre. Cada promesa que le hacía, tocó su corazón, dejando sus palabras curar todo el daño y angustia que había soportado. Ella le abrazó, sosteniéndole cerca mientras la alegría la envolvía. Tanta felicidad. Tenía miedo de que fuera todo un sueño. Un sueño loco, maravilloso, del cual se despertaría fría y sola. Cole empujó profundamente, presionó su cuerpo al suyo y luego deslizó sus brazos por debajo de ella y sosteniéndola con fuerza, se giró para que estuviese

Ella dejó que sus piernas se deslizasen sobre él de modo que sus rodillas se encontraran sobre el colchón. Sus manos recorrieron su espalda hasta su culo. Él ahuecó sus mejillas y apretó suavemente antes de levantar sus caderas para empujar otra vez. Y luego la cama se hundió. La mano de Lucas se deslizó por su espalda, presionándola hacia bajo hasta que su cuerpo estuvo al ras con el de Cole. Un estremecimiento de placer se apoderó de ella cuando miró hacia abajo hacia los ojos del hombre que había temido se hubiese ido de su vida para siempre. Cole ahuecó su culo más firmemente y luego la extendió mientras Lucas colocaba a la cabeza de su polla en su apertura. Lucas se inclinó y besó el centro de su espalda y luego susurró suavemente mientras sondeaba su estrecha entrada. —Relájate, amor mío. Deja que ambos te tomemos. Déjanos mostrarte lo mucho que te amamos. Ella se derritió sobre Cole. Lucas empujó más firmemente y su cuerpo cedió el paso a su persistencia. Él se deslizó dentro y ella gimió con la plenitud inmediata de tener a dos hombres enterrados en el interior de su cuerpo.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

encima de él.

348


El Club de las Excomulgadas Era... magia. Los dos hombres que amaba sin medida. Ambos profundamente dentro de su cuerpo. Ambos ordenándola, dominándola, apreciándola con palabras y acciones. Ella quería ser consumida. Completamente dominada. Usada. Controlada. Poseída. Esta era su realidad. Su existencia. Entre dos hombres fuertes. Mimada, consentida... amada. Era más de lo que jamás habría imaginado. Esta noche no había cinturones, ni fustas. Sin palabras ásperas destinadas a incitar el deseo. Sin peticiones, ni

Su ternura fue su perdición. Ellos se movieron con una sensual gracia que la hizo gemir de deseo. Cada movimiento. Cada empuje. Cada movimiento dentro de su cuerpo estaba hecho con completo cuidado. Infinitamente dulce. Fuerte y sin embargo, lleno de adoración. Ellos la cubrieron, la rodearon, la tocaron, la besaron… la amaron. —Así es como será, querida Ren—susurró Cole muy cerca de su oído. — Cada día durante el resto de tu vida. Nosotros amándote. Cuidando de ti. Siempre protegiéndote. Podremos ordenarte, pero eres tú la que nos posees en corazón y alma. Ella sonrió y se deleitó con la belleza de sus palabras. Los labios de Lucas rozaron su nuca y la mordió ligeramente mientras la cubría desde arriba. —Te quiero—dijo él con voz ronca. —También te quiero—susurró ella. —Os quiero a los dos muchísimo. Quiero esto. Quiero una vida contigo. Con los dos. Cole se estremeció bajo ella. Lucas se quedó inmóvil y su cuerpo tembló mientras trataba de mantener su control. Pero era como si sus palabras los llevasen

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

órdenes. Sólo amor. Tanto amor que se estaba ahogando en ello.

349


El Club de las Excomulgadas sobre borde. Su control era un delgado hilo que se desenredó en el momento en que abrazó la vida futura con ellos. Con un gemido áspero, Lucas comenzó a empujar, su polla palpitando ya con su liberación. Debajo de ella, Cole agarró sus caderas y la levantó, igualando el ritmo de Lucas mientras ambos eyaculaban en su cuerpo. Ella apoyó la mejilla contra el pecho agitado de Cole mientras Lucas se colocaba sobre ella como una manta pesada. Ambos hombres respiraban con dificultad mientras permanecían sepultados en su interior. Ella sonrió, de repente

Entre dos hombres fuertes, dominantes que la amaban más allá de la razón y que la adorarían cada día. El futuro nunca había parecido tan absolutamente maravilloso.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

teniendo una imagen muy buena del futuro.

350


El Club de las Excomulgadas

Epílogo La boca de Ren se convirtió en una sonrisa cuando miró a Cole y a Lucas entrar en la suite del hotel de Las Vegas. Descansaba en el sofá, sus pies enroscados bajo ella y mirando con avidez como Cole se aflojaba la corbata y Lucas se quitaba los zapatos. Sus miradas inmediatamente la encontraron, invadiéndola, calentándola hasta los dedos de los pies con el amor y el deseo que tan claramente se reflejaban

Las fosas nasales de Lucas llameaban y Ren se levantó, prestando atención a la orden tácita. Cuando caminó hacia ellos, se cerraron a su alrededor, el calor de ellos rodeándola y llevándola al refugio que le ofrecían. Cole deslizó sus brazos alrededor de ella desde atrás, se apretó contra su espalda mientras su boca se deslizaba sensualmente de su cuello a su oído. Ella suspiró y se estremeció cuando la piel de gallina se extendió por su piel. —Te extrañé—gruñó. —No tenías que ir con Lucas—dijo ella inocentemente. Lucas frunció el ceño y ella contuvo la risa. Durante el último año, Lucas y Cole habían ido más allá de una difícil tregua. Su relación había sido una de tolerancia al principio, y había estado lejana a corazones y rosas. Ren había bailado con delicadeza en los primeros días, siempre teniendo miedo de hacer estallar la frágil paz. Pero a medida que las cosas habían progresado, también lo hizo la amistad que había surgido entre los dos hombres. Lucas había confiado en Cole, había pedido su consejo y experiencia empresarial para la gestión de los clubes nocturnos.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

en sus ojos.

351


El Club de las Excomulgadas A menudo, los dos hombres pasaban su tiempo entre sus respectivos negocios de modo que trabajaban juntos, y por tanto su tiempo con Ren se podía planear. Las únicas excepciones eran cuando se requería que uno de ellos saliera de la ciudad. Nunca se iban ambos. Uno permanecía, de modo que nunca se quedó sola. — ¿Qué piensas? La pregunta de Lucas devolvió su atención al presente. Echó un vistazo para verlo mirarla pensativamente.

toda la felicidad dentro de ella brillara a su través. —Pensaba en nosotros—su garganta se apretó y tuvo que trabajar para sacar las palabras alrededor del repentino nudo. —Pensaba en lo afortunada que soy. Y cómo de feliz. Lucas tomó su mano y la apartó lejos de Cole, a sus brazos hasta que se envolvieran alrededor de ella, sus narices sólo separadas centímetros. —Esto es gracioso, porque Cole y yo comentábamos sobre lo afortunados hijos de puta que éramos porque no nos hubieras despedido hace meses. Su sonrisa se hizo más amplia y se inclinó de puntillas para ofrecerle su boca. Su mano posesivamente enredada en su pelo la atrajo a él, devorando sus labios en un beso que la dejó sin aliento. Luego se separó, su mano todavía firmemente enredada en su pelo. Sus ojos brillaban de deseo y se estremeció de la fuerza bruta que emanaba de él. Con su mano libre, trazó una línea a lo largo de su mejilla y luego suavemente sobre sus labios. —Tan hermosa. Tan perfecta. Y nos perteneces a nosotros.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Se colocó más cómodamente en el abrazo de Cole y sonrió, permitiendo que

352


El Club de las Excomulgadas —Siempre—gruñó Cole suavemente desde atrás de ella. —Nunca lo dudes Ren. Las lágrimas escocían en sus párpados y su visión se hizo acuosa. Una se escapó, corriendo por su mejilla, y aterrizando en la mano de Lucas. Pareció al instante alarmado. Su mirada se ablandó y soltó su pelo para ahuecar su mano entre sus dos manos. —Ren, amor, ¿qué pasa? Cole estaba a su lado, empujando al instante. Sus ojos se estrecharon y echó apreciando a estos dos hombres fuertes, dominantes. Los hombres que la amaban, la adoraban, la apreciaban cada minuto de cada día. — ¿Ren?—empujó Cole. — ¿Qué está mal, querida? Sonrió otra vez, tan amplio que sus labios se sentían como si se partieran en las comisuras. —Nada. Nada en absoluto. De hecho todo está muy… bien. Muy bien. Se metió entre ellos y envolvió un brazo alrededor de cada una de sus cinturas. Descansó su mejilla contra el pecho de Lucas, pero se agarró firmemente a Cole. Este deslizó su brazo alrededor de ella hasta que estuvo sostenida por ambos hombres. Amada. Muy, muy amada. —Os quiero a los dos tanto—susurró. Cole le besó la sien y Lucas rozó con su boca la parte superior de su cabeza. —También te queremos, Ren—le dijo Cole. Los dos hombres se separaron de ella y luego Lucas cogió su mano. —Ven con nosotros. Hay algo que tenemos para ti.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

una mirada de forma acusadora en dirección a Lucas. Ella los miró a los dos,

353


El Club de las Excomulgadas Ladeando la cabeza hacia un lado, siguió obedientemente, pero por dentro era como una niña en Navidad. Estaban siempre bañándola en pequeñas sorpresas, y le gustaba ser mimada tanto como ellos disfrutaban de echarla a perder. Lucas se detuvo para recoger varias bolsas que no había visto que trajeran al entrar por la puerta. Cole la condujo hacia el dormitorio y Lucas siguió de cerca. Este posó las bolsas en la cama. —Ponte todo lo que hemos comprado. Vestido, medias, zapatos. Hay

Abrió la boca para preguntar que estaban haciendo, pero Cole deslizó sus labios sobre los suyos, sonriendo contra su boca. —Sólo vístete, querida. Lucas y yo estaremos esperando. Ren necesitó una hora para vestirse, maquillarse y arreglarse el pelo. El vestido era impresionante. Blanco, hasta el suelo. Abrazaba su figura a la perfección. El corpiño era ajustado y justo en las caderas, la seda fluía hasta los tobillos, arremolinándose delicadamente sobre sus piernas. Había una larga raja a un lado que exponía un sexy vislumbre de sus medias y zapatos asesinos. Zapatos de Cenicienta. Claros, pero incrustados con diamantes. Deja a los hombres para comprar zapatos que cuestan más que una casa. Ah, bueno, los recompensaría más tarde dándoles un espectáculo con sólo esos zapatos y esas decadentes medias que había adorado subir por sus piernas. Jadeó suavemente cuando abrió la caja de terciopelo que contenía las joyas. Magníficos pendientes de diamantes y un collar igualmente impresionante. También había un brazalete de diamantes que deslumbró cuando captaba la luz. Ella se veía y sentía como un millón de dólares. Se veía y sentía… apreciada. Mimada. Echada a perder más allá de toda medida por dos hombres que la

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

joyería. Y horquillas para tu pelo. Me gustaría que te vistieras así esta noche.

adoraban. 354


El Club de las Excomulgadas En la puerta que conducía fuera del dormitorio, hizo una pausa, de repente nerviosa por estar frente a ellos. Sabía que se veía espectacular pero no quería mirarse a sí misma en el espejo. Quería verse en sus ojos. Quería ver el destello instantáneo de aprobación y deseo. El orgullo y el brillo posesivo feroz que siempre llevaban cuando miraban en su dirección. Respirando hondo, abrió la puerta y entró en la sala de estar de la suite. Los dos hombres se volvieron y miraron en su dirección. Ya se habían cambiado y ambos llevaban caros pantalones y camisas blancas formales. Se habían duchado y el pelo de Lucas todavía estaba húmedo. Ambos parecían malditamente atractivos, “para morirse” que le habían comprado. —Ven más cerca de la luz—dijo Lucas en voz baja. Dio un paso adelante, sus tacones haciendo clic en el suelo de mármol italiano. Luego se detuvo y se volvió lentamente para su inspección. Cuando terminó su giro, la mirada de Cole se fijó en ella. —Ren, querida, te ves absolutamente magnífica. Lucas no dijo nada y le tendió la mano. —Me faltan las palabras. No hay ninguna para describir suficientemente lo hermosa que estás esta noche. No es que Cole y Lucas no fueran siempre elogiosos, pero esta noche había algo decididamente distinto en su relación. Los miró con curiosidad, pero no le estaban dando ninguna pista. Lucas se inclinó hacia delante para besar su frente, probablemente para no correr su lápiz labial, no es que normalmente se preocupara por esas cosas. —Vamos—murmuró.

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

y quiso dejar a ambos desnudos y montarlos, llevando solamente esos zapatos

355


El Club de las Excomulgadas Ladeó la cabeza. — ¿Dónde? Cole arqueó una ceja. —Lo averiguarás a su debido tiempo.

En algún momento Lucas había tenido una residencia en Las Vegas, pero después de que él, Cole y Ren habían avanzado en su relación de compromiso,

Pasaban la mayor parte de su tiempo en Houston. Ambos hombres habían querido vender sus casas y elegir una nueva juntos, pero Ren no había querido eso. Al final, habían decidido mantener la casa de Lucas, y Cole vendió la suya. Ahora cuando venían a Las Vegas, se quedaban en una de las grandes suites de uno de los hoteles de la zona. Ren adoraba los clubes nocturnos y la animación de Las Vegas. Le gustaba estar en medio de todo el ajetreo y la vida nocturna. A Cole no le gustaba tanto como a ella y a Lucas, y había sido un ajuste de su parte, pero iba donde Ren iba. Cada vez. Sin ninguna queja, y Ren había incluso conseguido meterle en la pista de baile sin siquiera una pequeña cantidad de engatusamiento. El Blackjack y el póquer eran sus dos juegos de elección cuando se trataban de juegos de azar, y Cole y Lucas la financiaban con mucho gusto. Tenía que admitir una emoción decadente por tener a los dos magníficos hombres situados a sus lados, vigilándola mientras jugaba. Atrayendo miradas de envidia de mujeres y de interés no disimulado de los varones. La mimaban descaradamente, consiguiendo sus bebidas, asegurándose de que estaba cómoda, satisfaciendo cada capricho. Pero las noches, cuando estaban

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

había vendido su piso porque sentía que no reflejaba su compromiso con Ren.

de regreso en sus habitaciones, a solas, resguardados del mundo, esas eran sus 356


El Club de las Excomulgadas favoritas. Eran los momentos en que exigían su obediencia, la regaban con el amor y le daban todo lo que necesitaba y mucho más. En el ascensor, bajaron hasta el nivel del casino, y se acomodó al lado de Cole, disfrutando de su olor y calor natural que emanaba de su cuerpo. Él rodeó su brazo alrededor de su cintura cuando la puerta se abrió y salió, flanqueada por los dos hombres. Caminaron a través de la multitud ocupada, pasando el blackjak, ruleta, bacará, pai gow y las mesas de dados. Uno de sus brazos a través del de Lucas mientras sostenía la mano de Cole a su otro lado. Cole frunció el ceño cuando un demasiado cerca de su camino. Una vez que alcanzaron la salida, la condujeron a una limusina que esperaba, con el conductor manteniendo la puerta trasera abierta para que ellos entraran. Ren se acomodó, a la espera de lo que el contenido de la noche esperaría para ella. Unos minutos más tarde, se detuvieron en el estacionamiento de la discoteca de Lucas, que estaba a sólo una manzana de la avenida principal. El coche se paró en la parte frontal y Ren frunció el ceño al ver el estacionamiento completamente vacío salvo por unas otras cuantas limusinas. La puerta se abrió y Cole salió, y se acercó para ayudarla. Lucas salió detrás de ellos, y luego metió la mano de Ren en la suya. Echó un vistazo bruscamente a Lucas porque podría jurar que el hombre estaba nervioso. Su agarre era demasiado apretado y su lenguaje corporal total era tenso como si estuviera incómodo. Miró a Cole, tratando de conseguir alguna pista de lo que estaba pasando,

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

hombre que, evidentemente, había bebido demasiado se tambaleó hacia Ren,

pero parecía inestable de una forma similar.

357


El Club de las Excomulgadas Y luego las puertas de su club se abrieron. Dos hombres vestidos con trajes de etiqueta oscuros, sostuvieron las puertas abiertas cuando Cole y Lucas comenzaron a caminar de nuevo, llevándola con ellos. Cuando entró, se quedó sin aliento. Era el club de Lucas. Y, cuando se pararon dentro, jadeó. Era el club de Lucas, pero no lo era. Había sido completa, y totalmente transformado en algo que no podía describir completamente. Mágico. Un cuento de hadas. Algo sacado de un libro. Y luego se dio cuenta que estaba fuera de un libro. Su libro.

Dio otro paso. Y luego otro. Sus manos temblando, moviéndose hacia delante, ante la maravilla ante ella. Era su jardín. El lugar mágico que había creado dentro de las páginas de su historia. El lugar dónde sus personajes, y ella, se habían retirado. Un lugar de consuelo y refugio. Era su dibujo cobrando vida. Había un verdadero y gran estanque koi a la derecha con agua que caía de la fuente a sus lados. Flores. Enredaderas florecientes. Bancos de piedra. Una arcada hermosa de flores. — ¿Cómo?—Susurró. Se giró y dio vueltas, mirando al techo, que parecía un hermoso cielo justo después del amanecer. — ¿Cómo diablos lo hicieron? Cole y Lucas sonrieron, sus ojos brillantes de emoción cuando la miraron. Sólo entonces se dio cuenta que no estaban solos. Se volvió una vez más, de repente dándose cuenta que había muchas personas. Gente que conocía. Damon y Serena, su hija acomodada en la cadera de ella. Micah y Angelina, su hija sostenida de forma segura en los brazos de Micah. Otros amigos que había logrado ir haciendo en el año que había estado con Cole. Connor y su esposa, Lyric

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

—Oh, Dios mío—susurró. — ¡Oh, Dios mío!

358


El Club de las Excomulgadas Jones, la famosa estrella pop. Nathan Tucker y su esposa Julie. Gray Montgomery y su esposa, Faith. Y Pop. El padre sustituto de todos ellos. El equipo directivo del club de Lucas en Houston. Sus empleados del club de Las Vegas. Dos personas de su club de Dallas. Y todos la miraban a ella, sonrientes, emocionados. Sintió que ese momento era transcendental, pero no pudo hacer que su mente fuera más allá del choque al darse cuenta de todo y de la multitud de las personas reunidas. Se volvió de nuevo desconcertada, buscando a Cole y Lucas,

Ambos le tendieron sus manos, simplemente ofreciendo las suyas. No vaciló, deslizando sus dedos sobre sus palmas. Lucas se aclaró la garganta, y de nuevo pareció nervioso. Era raro verlo parecer cualquier cosa que fuera distinta a seguro de sí mismo y totalmente controlado. Cole parecía poco mejor. —Ren, nosotros, Cole y yo, te hemos traído aquí esta noche porque era importante para nosotros tener una ceremonia simbólica que nos una. Trajimos a nuestros amigos, no sólo para que fueran testigos de nuestra unión, sino para celebrar nuestro vínculo y nuestro amor por ti. Cole apretó su mano y se hizo cargo cuando Lucas se quedó callado. —Te amamos. Queremos que te cases con nosotros, y por supuesto, la única manera de hacerlo legalmente sería que te casaras con uno de nosotros. No queremos eso. Queremos que te cases con los dos. No nos importa un comino la sociedad, legalidad o lo que piensen. Queremos una boda. Queremos un infierno de recepción para celebrar nuestro matrimonio y nos importa una mierda si no tenemos un pedazo de papel que declare todo esto legal y vinculante. Todo lo que nos preocupa es que te prometas a nosotros, y que comprometamos nuestras vidas

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

que ahora estaban a unos metros de distancia, sus expresiones serias.

a ti. Que prometamos amarte, apreciarte y cuidarte por el resto de nuestras vidas.

359


El Club de las Excomulgadas No importa lo que piensen los demás, sepan o que lo acepten. Lo único que nos importa es que lo sepamos, y que tú sepas lo mucho que te amamos y estamos comprometidos contigo. Su corazón latía furiosamente. Luchó con las lágrimas, mordiendo el labio para impedir arruinar el momento berreando como un bebé. Su nariz ardía. Sus ojos también. Entonces, antes de que pudiera responder, ambos poco a poco se pusieron sobre una rodilla, cada uno sosteniendo una de sus manos. Cole metió la mano en su bolsillo y sacó un anillo de diamantes brillante. Lucas sacó una banda de platino

—Cásate con nosotros, querida Ren—Susurró Cole. Lucas encontró su mirada y la miró fijamente a los ojos. —Cásate con nosotros esta noche. Aquí mismo, delante de las personas que más nos importan. Vamos a hacer un infierno de fiesta para celebrar tu matrimonio con dos hombres que te quieren más de lo que es humanamente posible amar a nadie. Ya no siendo capaz de controlarse más corrió hacia adelante, casi tropezando, cuando echó los brazos alrededor de ellos. La agarraron contra ellos, asegurando que ella no se cayera. —Sí—susurró con firmeza. — ¡Sí! Se aferraron a ella tan fuerte como ella se agarraba a ellos. Hundió la cara en el cuello de Lucas, tratando de recobrar la compostura, pero temblaba incontrolablemente. Cuando finalmente pudo separarse, volvió a sacudirse. Temblaba tanto que no podía ponerse de pie sin su ayuda. Se levantaron lentamente, sosteniéndola

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

con tres cuerdas entrelazadas.

360


El Club de las Excomulgadas fuertemente y la mantuvieron entre ellos. Segura. Protectores. Siempre un escudo. Constantes. Se limpió la cara, no importándole si estropeó su rímel, o corrió su sombra de ojos. Para Lucas y Cole era perfecta. ¿Y el resto del mundo? No importaba. Un hombre mayor se acercó hacia delante para estar justo debajo del arco de flores. Sonrió a Lucas y le indicó que se adelantaran. —Este es el Padre Hillman—dijo Lucas en voz baja. —Es un buen y leal amigo de muchos años. Cuando le expliqué nuestra situación, estuvo más que feliz nuestros. Todo lo que falta es un papel, Ren. Sólo un papel. Se dio la vuelta, el amor brillando en sus ojos. —No nos falta nada, Lucas. A nosotros nunca nos faltará. Se acercó al sacerdote, sus manos fuertemente apretadas en las de Lucas y Cole. Echó una mirada entre ellos, su amor era aplastante, brotaba de lo más profundo y no podía contenerlo. No quería. Ahora más que nunca quería que ellos fueran capaces de verlo, de que no dudaran nunca, de lo muchísimo que los amaba. Cuanto confiaba en ellos y que abrazaba su vida juntos sin reservas. Alcanzó las manos de ellos hasta sostenerlas frente a ella, apretando con fuerza sobre su corazón. Entonces sonrió y asintió con la cabeza al sacerdote. —Queridos hermanos…

Fin

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

de llevar a cabo la ceremonia que nos unirá a los ojos de Dios, así como a los

361


El Club de las Excomulgadas

Serie Sweet 01-

Dulce Rendición

A veces el primer paso para tomar el control es rendirse.

El policía de Dallas Gray Montgomery, está en una misión: encontrar el hombre que mató a su compañero y llevarlo ante la justicia. Hasta ahora, ha encontrado un vínculo entre el asesino y Faith, y si Gray ha de acercarse a ella para atrapar al asesino, que así sea. Faith es dulce y femenina, todo lo que Gray necesita y desea en una mujer, pero sospecha que ella está jugando. De ninguna manera va a permitir que un hombre tenga la última palabra en su relación. ¿O sí? Faith ve en Gray un hombre fuerte, dominante como ella necesita, pero él parece decidido a mantener a distancia. Entonces decide tomar el asunto en sus propias manos para demostrarle a él que no es un juego. Ella está dispuesta a entregarse al hombre correcto. A Gray le gustaría ser ese hombre. Pero la captura del asesino de su compañero tiene que ser su primera prioridad. Hasta que Faith se ve amenazada y Gray se da cuenta que va a hacer todo por protegerla.

02- Dulce Persuasión Durante cinco años, Serena ha dirigido Fantasy Incorporated y ha dedicado su tiempo a realizar las fantasías de sus clientes. Nunca las suyas propias. Hasta ahora… Su deseo más secreto es entregar la propiedad de su cuerpo a un hombre. Alguien que de las órdenes, le de placer, y tenga una autoridad completa sobre ella. Así que busca a Damon Roche, el propietario de un exclusivo club de sexo, y un hombre lo suficientemente fuerte para que haga con ella lo que quiera. Cualquier cosa. Juntos viajaran en un mundo con el que ella sólo ha soñado. Le dará la oportunidad de sumergirse en una vida totalmente diferente, mientras la suya normal espera a que regrese en cuanto desee. Damon no tiene ningún deseo de

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Bajo el engañosamente suave exterior Faith Malone es una mujer que sabe exactamente lo que quiere. Un hombre fuerte que la tome sin preguntar, porque está dispuesta a darlo todo...

362


El Club de las Excomulgadas dejarla ir, sin embargo. Serena es la mujer que ha buscado durante mucho tiempo, y hará lo que sea para convencerla de que se quede cuando el juego esté completado. Quiere que la fantasía de ella se convierta en su realidad, y que Serena sea su permanente mimada, y querida sumisa.

03-

Dulce Seducción

Era material de los sueños eróticos de... Propietaria del salón, Julie Stanford quería a Nathan Tucker desde que le dio su primer masaje. ¿Qué te paguen por sentir cada centímetro de su cuerpo, desnudo, con aceite, y expuesto delante de ella? Los sueños se hacen de cosas así. Sin embargo, el sexy sujeto fue ajeno a las señales que enviaba, hasta que terminó su último roce con algo extra. De hecho, el mejor extra que hubiera tenido. Desafortunadamente, él le dio la vuelta demasiado tarde. Ahora Julie cambiaba de rumbo...

La mujer lo estaba volviendo loco. Ella encendió fuego en su interior y después corrió como un gato escaldado. ¿Y ahora se iba a ir con alguien más para que cumpliera todas sus fantasías? Por encima de su cadáver... Estaba más que dispuesto a darle todo lo que ella quería, tan pronto como terminara con esta descarada, iba mostrarle su propia marca de dulce seducción.

04-

Dulce Tentación

Él era un policía de libro, que rompió las reglas en el dormitorio... Micah Hudson tiene secretos dolorosos que son difíciles de entender. Tiene nuevos amigos, una nueva vida, pero él está a punto de enfrentarse a la única persona que le recuerda todo lo que ha tratado de olvidar, Angelina, la hermana de su viejo amigo David. Ella lo sabe todo sobre su pasado, incluyendo la forma en que él y David se enamoraron de la misma mujer, y cómo decidieron que la mejor manera de impedir romper su amistar era compartirla. Pero un terrible accidente dejó a Micah solo... Estaba dispuesta a hacer cualquier cosa para hacerle ver la mujer en que se había convertido... Micah perdió a las dos personas que más significaban en el mundo para él. Angelina perdió a su única familia. Y se quedó con el más profundo secreto a cerca de su corazón. Su amor por Micah. Ya no estaba dispuesta a esperar, decidió que era hora de ir tras él y ponerse a sus rodillas. Ella conoce sus secretos, sus deseos, sus dobleces y fetiches, y va a usar lo que sea necesario para conseguirlo. En el exterior, ama a las mujeres de forma fácil pero en el

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Ella era todo lo que él había soñado...

363


El Club de las Excomulgadas interior se encuentra un hombre con necesidades y pasiones oscuras. Ella puede darle lo que quiere. Pero, ¿él tiene que decidir que es ella lo que necesita?

05– Dulce Posesión Ella es una cantante que vive en el centro de atención, y no pude resistir a sus admiradores…

Él es un guardaespaldas práctico, y hombre de una sola mujer.

06– Dulce Adicción Despertó una necesidad dentro de ella… Cole tenía un éxito más allá de sus sueños. Podía tener a cualquier mujer que quisiera, pero sólo hay una en la que no puede dejar de pensar. Su amor de la infancia, Ren. Nunca había olvidado su primera experiencia con el amor inocente y el deseo que los consumió, o el dolor que le provocó a ella. Pero ahora ella pertenecía a otro… Su roce con la sumisión hace tanto tiempo despertó un anhelo en Ren que la llevó a caminar por el borde más oscuro del deseo. Se había convertido en una hermosa mujer que estaba a gusto con su sexualidad y no se disculpaba por necesitar a un hombre dominante. Cuando Cole la encontró de nuevo, se sintió destruido porque ella pertenecía a otro. El Amo actual de Ren se compromete a dársela a Cole durante un breve período, pero luego debe volver a su cuidado. Y aunque Cole está de acuerdo con el trato, sabe que nunca será capaz de dejar ir de nuevo a Ren…

Maya Banks – Dulce Adicción – Serie Sweet VI

Escandalosa y fuera de control, Lyric Jones es una mimada estrella del pop que vive fuerte y rápido, siempre dejando atrás su pasado y las pesadillas que la atormentan. Está acostumbrada a conseguir lo que quiere, incluidos los groupies, porque no puede soportar estar sola. Así en la cama, es la más alegre, incluso si eso significa cerrar la parte más profunda de ella…

364


Sweet Addiction 06