Page 1

CAPÍTULO #04. QIMUQSUQ

FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES


2

KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

3


©️Txema Trull

AYMAR NAVARRO


EDITORIAL

CAPÍTULO #04. QIMUQSUQ

La primavera es un momento de cambio, cuando empiezan y acaban las mejores historias. El invierno da paso al despertar de las flores, de los almendros, de la ginesta y de los brotes verdes que dibujan moquetas en los campos de los fondos de los valles. Y también es el nacimiento del mejor esquí de montaña, aquél que se ha practicado de forma más tradicional. De hecho, la piel de foca en diciembre es un invento moderno. En realidad, esta disciplina no es un deporte de invierno, a pesar de su obvia y lógica relación, sino de primavera, ya que es en esta estación cuando puede practicarse en toda su plenitud: se puede gozar de la cara amable de lo que nos ha dejado el largo invierno, los montes aún están llenos con toda la nieve que se ha ido acumulando, ya sea en un invierno generoso como el del pasado año o en uno avaro como el que hemos vivido esta temporada, los grandes bloques de piedra están cubiertos permitiendo el tránsito por donde uno quiera, el riesgo de aludes está más estabilizado, la meteo es mucho más benigna y, si tenemos suerte, uno de los últimos coletazos del invierno nos permitirá esquiar con nieve polvo si aprovechamos bien las pocas horas que un sol, sin la anemia del crudo invierno, transformará rápidamente. Ahora bien, de entre todos los placeres de esta época del año, quizás el mejor sea poder estar en una cima o collado tranquilamente, sin que un viento gélido te invite a marchar. La actividad en primavera permite la calma,

sin la urgencia, el peligro o la incomodidad de las garras del duro invierno. El sueño de largas travesías. Y será una época del año en la que el verde intenso de los valles combine mágicamente con el mantel blanco y uniforme que aún cubre las montañas.

A pesar de que aún queda mucha nieve por esquiar y que como hemos dicho tenemos por delante las mejores salidas a la montaña, es una obviedad que nos quedan ya pocos días de actividad sobre las tablas. También éstas serán las últimas palabras que se escriban esta temporada desde la nueva ventana que hemos abierto para observar el mundo del esquí de montaña. Pronto nosotros también recogeremos las pieles de foca y enceraremos los esquís para que descansen. Ahora bien, de la misma forma que el verano sirve para llenar nuestras ganas de esquiar, aprovecharemos el calor estival para hacer volar la imaginación y la curiosidad y encontrar así más historias de esquí de montaña que contar. Así que, sin más, buen esquí de primavera y buena lectura. Nos vemos en estas mismas pantallas la próxima temporada, la segunda, ya confirmada. Marc Pinsach.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

5


FOTOGRAFÍA DE PORTADA Axelle Gachet-Mollaret | © Jesús Dyañez - Dymages Capítulo #04. Qimuqsuq. Marzo 2019 EDITA Kissthemountain S.L. C/ Albaricoque, 18 18198 Huétor Vega – Granada info@kissthemountain.com DIRECCIÓN Marc Pinsach Juanmi Ávila REDACCIÓN Juanmi Ávila juanmi@kissthemountain.com ARTE Kiko Cardona kiko@kissthemountain.com MAQUETACIÓN Y DISEÑO Kissthemountain PUBLICIDAD publicidad@kissthemountain.com (+34) 670013576 COLABORADORES Kilian Jornet Alfonso Gastón Javier Martín de Villa FOTOGRAFÍA Dymages Alfonso Gastón Aosta Panoramica Peke Bellés Mika Merikanto | Red Bull Content Pool Tero Repo | Red Bull Content Pool Archivo Miquel Sánchez Archivo Dynafit

Prohibida la reproducción, edición o transmisión total o parcial por cualquier medio y en cualquier soporte sin la autorización escrita de Kissthemountain. Kissthemountain no comparte necesariamente las opiniones de sus colaboradores.


SUMARIO

08 EXTREME SKIING

PENDIENTE RADICAL + VELOCIDAD EXTREMA.

28

LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS

EL RECUERDO DE UNA TRAVESÍA DEL PIRINEO EN 12 DÍAS.

42

ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

EKATERINA OSICHKINA. EL DESPERTAR RUSO.

58

76 COMPETICIÓN

TROFEO MEZZALAMA. UNA CITA CON LA HISTORIA.

94 ESQUÍ DE MONTAÑA

SPEED-TRANSALP NONSTOP. POR BENEDIKT BÖHM.

108 GALERÍA FOTOGRÁFICA

LA FIGURA DEL COACH. UN TRIBUTO VISUAL.

RUTAS ESQUÍ DE MONTAÑA

ESQUÍ DE MONTAÑA EN EL VALLE DE ANSÓ.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

7


8

PENDIENTE RADICAL + VELOCIDAD EXTREMA

EXTREME SKIING | SPONSORED BY SALOMON

KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

9

FOTOGRAFÍA © MIKA MERIKANTO / RED BULL CONTENT POOL


EXTREME SKIING

Texto por Kilian Jornet

La evolución en cualquier deporte ha sido desde antaño una búsqueda del más. Del más rápido, del más difícil, del más alto, del más lejos… Y de esto tampoco se ha escapado el esquí extremo. El esquí alpinismo es la conjetura de dos actividades: la del esquí, donde desde siempre se ha perseguido la velocidad, y la del alpinismo, en la que premia la dificultad.

SPEED: LA ACELERACIÓN DE LOS TIEMPOS

Jérémie Heitz hizo algo increíble: unir las pendientes radicales con las velocidades extremas. Dos mundos al límite que juntos dan miedo. Marco Siffredi, el snowboarder Chamoniard, decía que el esquí extremo es ése en el que no tienes derecho al error, y donde la gran velocidad hace que cualquier pequeño desliz pueda tener graves consecuencias en forma de caída imposible de detener. En su proyecto La Liste, Jérémie realizó con esquís 15 de los descensos míticos de los Alpes, entre los que estaban el corredor Gervasutti en el Mont Blanc du Tacul, o la cara norte del Obergabelhorn, en el Valais. Sus inicios fueron en el esquí alpino, pasando palos desde que empezó a andar. A los 16 años decidió que lo suyo era más la libertad y se decantó por el freeride, participando durante cuatro años en el Freeride World Tour. Durante dos, se con-

10 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

sagró a su proyecto que le llevó a esquiar con su marca personal: fluidez y gran velocidad, poniendo sus esquís a más de 120 km/h en pendientes que requieren de dos piolets para ser ascendidas. “Quería llevar al límite mi forma de esquiar en una disciplina en la que se necesita mucha experiencia y saber hacer. Es por eso que ataqué estas cimas de forma agresiva y fluida. Nadie lo había intentado antes”, decía Jérémie en la presentación de la película sobre este proyecto, en la que con unos medios espectaculares podemos ver al esquiador suizo, solo o junto al otro puntal de esta forma de esquiar grandes pendientes, Sam Anthamatten, enfrentarse a descensos como l’Aiguille de l’Almone (3.584 m.), esquiado por primera vez por Olivier Roduit en 1989, el Brunegghorn (3.883 m), cuyo primer descenso corresponde a Heini Holzer en 1976, el Zinalrothorn (4.221 m), con tramos a 55°, el Stecknadelhorn (4.242 m), el Lenzspitze (4.294 m. - 500 m. 50°), el Lyskamm (4.527 m. - 650 m. 5.4/


LA LISTE VERSION FRANÇAISE VIDEO © TIMELINE MISSIONS

E3), l’Aiguille de la Blaitière (3.522 m.) o el Couloir Spencer (3.522 m. 5.2/E2), esquiado por Sylvain Saudan en 1967 dando inicio a su popular carrera. Para poder descender estas pendientes a tal velocidad, la preparación y las condiciones deben ser impecables, con una cantidad suficiente de nieve polvo que permita encadenar los giros y poder frenar al llegar al final de la pendiente. La ausencia de estas condiciones les llevó a darse la vuelta en numerosas ocasiones a la espera de encontrar las idóneas. Esquiadores de la talla de Luca Rolli no podían sino admirar el estilo y la evolución de Jérémie, que estaba escribiendo líneas en la historia de la disciplina, con una técnica depurada, trazando giros de gigante donde los esquiadores precedentes habían hecho giros saltados. Pero la gran velocidad en estas pendientes tiene sus riesgos, y en el Grand Combin de Valsorey (4.184 m. - 670 m. 5.3/E3), Heitz sufrió sus consecuencias cuando en el ter-

cio superior de la cara se encontró con una placa de hielo y sus esquís perdieron el contacto con la nieve haciéndole caer un buen centenar de metros hasta que pudo pararse en la nieve fresca. Pero esto tampoco le detuvo, pues en poco tiempo volvió al Mont Blanc de Tacul para esquiar el Gervasutti (5.3/E4), donde se encontró con nieve primavera, unas condiciones de ensueño para otros esquiadores de pente raide, pero que no eran permisivas para el estilo Heitz, que tuvo que descender de una forma más tradicional y con giros cortos. Para terminar, Heitz realizó cara norte del Obergabelhorn (5.3/E2) con unas condiciones perfectas, realizando un descenso impoluto con una decena de giros a alta velocidad en esta fuerte pendiente de casi 1.000 metros de desnivel. Las imágenes de esta actividad pasarán a la historia del esquí alpinismo. Si bien esquiadores como Jérémie Heitz y Sam Anthamatten están hoy redefiniendo lo

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

11


LA FACE NORD DE TURIA TOUT DROIT EN MONOSKI VIDEO VÍA LOFTBOATS

PASCAL BUDIN.

EXTREME SKIING

que se puede hacer en pendientes más allá de los 50°, antes hubo otros que se atrevieron a poner la velocidad en la ecuación.

EL TORTUOSO CAMINO HACIA LA DIFICULTAD

PASCAL BUDIN. FOTOGRAMA EXTRAIDO DEL VÍDEO DESCENTE DE LA FACE NORD DE TURIA

Pascal Budin no tuvo una primera cita, digamos, perfecta con el esquí de pente raide. Justo salía de la adolescencia cuando quiso probar si estas pendientes extremas donde Saudan y Baud se manejaban podían ser un terreno para él. Solo, se fue hasta el fondo del glaciar de Argentière, escaló la cara noreste de les Courtes y se calzó sus esquís. Un giro, otro y resbaló. La caída, de más de 600 metros deslizando por esta pendiente de casi 50°, hubiera sido suficiente para romper en pedazos a la mayoría de esquiadores, pero Budin, de constitución fuerte, como un oso de hierro, no sólo no se rompió un hueso sino que no se desanimó en esto de esquiar grandes montañas.

12

KISSTHESNOW

Unos años más tarde, en 1996, y siendo uno de los esquiadores más completos, Budin

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


ideó un sueño descomunal: el proyecto Amok, como el nombre del perro que siempre le acompaña, o como la palabra del sudeste asiático que describe el ataque del elefante dispuesto a conseguir su objetivo sean cuales sean los obstáculos en el camino. Amok, para Pascal Budin, era el intento de descenso de la cara noroeste de las Courtes en línea recta. “Yo no soy ningún Kamikaze”, decía, “porque el Kamikaze se enfrenta a lo que ha escogido sean cuales sean las situaciones, incluso si tiene miedo. Yo estoy dirigido por el miedo. Si lo tengo, intento definirlo, resolverlo y me lanzo solamente cuando he encontrado la solución”.

fuera con esquís, como en el Couloir de la Table (4.3/E2 250 m. 45°), o con su monoesquí en el impresionante descenso en el año 1985 de la cara norte de la Turia (5.1/E2 650 m. 45°) donde echado hacia atrás y en la posición de cristo en la cruz para equilibrarse sobre su tabla, en tan solo medio minuto descendió 1.000 metros de desnivel, llegando a superar los 200 km/h en una pendiente de montaña sin preparar que presentaba secciones con nieves heladas o ventadas. Amok no terminó materializándose pues el proyecto era también titánico a nivel de infraestructura y de preparación. Había que pisar el llano donde frenar, y para ello era necesario llevar una máquina pisanieves, a piezas, con un helicóptero hasta el glaciar de Argentière. Y esto implicaba un presu-

Si bien en su primer descenso a la NNE Pascal no sufrió daños, sí los tuvo años más tarde cuando cayó de un telesilla e impactó con la cabeza en una zona de piedras que le llevó a pasar un mes en estado de coma. Cualquier otra persona, si hubiera sobrevivido, habría tenido enormes dificultades para hacer vida normal, pero, como sabemos, Budin está hecho de otra pasta, y si bien necesitó cinco años para recuperarse concluía: “para mí, todo volvió, o casi, aunque no me acuerde exactamente de lo que era antes. Sin duda recuperé otra cosa”. Durante estos años, el alto-alpino deslizó ya por algunas pendientes a toda velocidad, ya

JEREMIE HEITZ | FOTOGRAFÍA © TERO REPO / RED BULL CONTENT POOL

Los objetivos del proyecto Amok eran por un lado superar los 250 km/h, lo que supondría lograr un récord de velocidad en descenso; por otro, alcanzar también el récord de velocidad para los 1.000 metros de desnivel -Pascal quería bajar en 20 segundos-; y por último, buscar una aceleración superior a la de un coche de Formula 1, es decir, de 0 a 200 km/h en seis segundos. La mayoría de los que leáis esto, pensareis que el tal Pascal Budin era un flipado, pero él no hablaba en vano, pues ya había esquiado por encima de los 220 km/h en diversas ocasiones desde que en 1991 inaugurara la mítica pista de kilometro lanzado de Vars. Y desde su caída en esta pendiente, que desde los 3.856 metros de la espalda de Les Courtes baja a 1.081 hasta llegar al glaciar de Argentière con una inclinación media de 48°, Budin había realizado el descenso en 8 ocasiones.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

13


TERRENOS DE JUEGO

14

KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

15

JEREMIE HEITZ | FOTOGRAFÍA © TERO REPO / RED BULL CONTENT POOL


EXTREME SKIING

puesto gigantesco y, sobre todo, nivelar la rimaya y grietas de la parte inferior, pues a una velocidad entorno a los 300 km/h, un salto de diez metros de desnivel sería fatal. Esta rimaya entre el fin del glaciar y el corredor fue lo que le impidió lanzarse, aunque en su cabeza todavía cree que con un poco de preparación para tapar esta grieta todo sería posible. Por cierto, si antes hablábamos del descenso de Budin en el Couloir de la Table en l’Aiguille du Tour, creo necesario señalar que éste ya había sido descendido en línea recta en 1979, primero por Bernard Garcia con su monoesquí, y luego con esquís por Dominique Potard junto a Jean-Paul Lassale, alcanzando los 150 km/h en este corto (250 m. de desnivel) pero ya empinado corredor. INTENTAR ACOTAR LO CAMBIANTE

LA FACE NORD DE TURIA TOUT DROIT EN MONOSKI VIDEO VÍA LOFTBOATS

PASCAL BUDIN.

Si os habéis fijado, en la descripción de los descensos hay una serie de números y letras acompañando al dato del desnivel. Se refieren a la dificultad y a la inclinación. El esquiador francés Volodia Shahshahani escribió un sistema de cotación para los descensos de esquí alpinismo, al igual que el existente para las graduaciones de escalada

16 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


SAMUEL ANTHAMATTEN | FOTOGRAMA © TERO REPO / RED BULL CONTENT POOL

o alpinismo. La Cotación Toponeige, como se conoce, se compone de una graduación de dificultad de esquí y una de exposición. Si bien en esquí de pendiente las condiciones cambian enormemente la dificultad de un descenso, y pueden hacer que una bajada al Mallory en nieve polvo nos permita errores y sea mucho más fácil que un Glacier Rond en hielo vivo, sí que nos dan una idea de donde nos estamos metiendo y de las consecuencias de una caída. Así, deberemos graduar o hacer una lectura de la misma en unas condiciones similares y buenas, digamos, de nieve dura-primavera. La graduación de dificultad de esquí va de 1 a 5, con subdivisiones dentro del grado. Si en el nivel 1 las pendientes son de hasta 30°, en el nivel 4 entramos en lo que se considera esquí de pendiente, con inclinaciones de 40 a 45° sostenidas (de más de 200 metros). Es importante tener clara la diferencia entre porcentaje de inclinación y grados de inclinación. ¡Quién no ha oído a algún esquiador decir que 50° no son nada pues

ellos han bajado el Escornacabres de Baqueira o la Zapatilla en Candanchú que tienen 90! Si nos fijamos bien, una inclinación porcentual del 100% no equivale a vertical ni mucho menos, sino a 45° de inclinación que, en un descenso largo, son el inicio del esquí de pendiente. En el grado 5 ya estamos hablando de descensos serios que tienen más de 45° en grandes desniveles o más de 50 en pendientes más cortas. A partir del 5.4 ya hablamos de rutas consideradas “extremas” en condiciones normales, como el Pain de Sucre o el Mallory en l’Aiguille de Midi. Los grados 5.5 y 5.6 son los más altos propuestos, pues requieren pendientes de más de 50 o 55°, con dificultades técnicas como estrechamientos, resaltes de roca o navegación y desniveles importantes como los del Nant Blanc, los Austríacos o el descenso de Chantriaux en el Artesonraju. La cotación de exposición viene a definir las consecuencias de una caída, que van

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

17


TERRENOS DE JUEGO

18 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

19

JEREMIE HEITZ | FOTOGRAFÍA © TERO REPO / RED BULL CONTENT POOL


THE PERFECT MOMENT (DI STEFANO DE BENEDETTI) VIDEO VIA KOSMOKI

EXTREME SKIING

desde la 1, donde no hay obstáculos más allá de la pendiente, hasta la 4, donde hay paredes altas a sortear o esquivar y donde una caída tendría como consecuencia una muerte segura. Pongamos un par de ejemplos. El Vermicelle en la Cerdanya sería PD+ 4.3/E2 270 m. 45°. PD es la dificultad de subida en alpinismo; 4.3 indicaría que estamos en la parte superior del grado 4, ya que se trata de una pendiente de hasta 45° o secciones cortas de 50°, pero de un desnivel poco importante; E2 nos indica que en caso de caída habría algunos obstáculos como las paredes del corredor o pequeños saltos, y nos podríamos lesionar de forma grave; 45° hace referencia a la inclinación media; y 270 m. al desnivel de las dificultades. La cara norte del Taillón en Gavarnie sería un AD+ 5.3/E4 700 m. 50°. Se trata ya de un descenso serio con secciones complicadas y un desnivel importante por encima de los 45°, y donde una caída, en nieve dura, sería fatal. Esta explicación es necesaria para contar la otra evolución del esquí extremo: la dificultad. A LA VELOCIDAD SE SUMA LA DIFICULTAD Si bien desde principios del siglo pasado ya se esquiaron montañas empinadas, la prio-

20 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


De esta manera, vinieron actividades con una gran exposición, pues había barras a superar que requerían el uso de rápeles o des-

escalada. La búsqueda de estos itinerarios fue en algunos casos extrema, como en el descenso de la niche de los Drus, una clapa de nieve de 45° de un centenar de metros de largo suspendida en medio de la pared norte, realizado por Bruno Gouvy en los 90. Para acceder a ella, se necesitaba de un largo rápel desde la cima para después de hacer una decena de virajes, volver a tener que rapelar más de 500 metros, o saltar en parapente como hizo el bueno de Gouvy. Los esquiadores ya no buscaban descensos que saltaran a los ojos, como corredores o grandes palas, sino itinerarios de alpinismo que fueran suficientemente blancos y continuos para poder imaginarse allí dentro con los esquís. Las vías de alpinismo de dificultad moderada (AD+ hasta D+) empezaron a llamar la atención de los esquiadores, acometiéndose dificultades de 5.5, como en el caso de Stefano de Benedetti en la Innominatta en el Mont-Blanc o en la cara este de l’Aiguille Blanche de Peuterey a finales de los 70 e inicios de los 80, o la brutalidad de

BRUNO GOUVY - DRUS EXPRESS VIDEO © DIDIER LAFOND

ridad era únicamente el ascenso y el descenso, no buscar una línea más difícil. Esto no sucedió hasta finales de los 60, con Saudan, Briggs, Valeruz y compañía, quienes empezaron no sólo a hacer alpinismo con esquís, sino a buscar líneas atractivas para esquiar y que fueran cada vez más empinadas y complicadas. Primero se acometieron las grandes clásicas, con descensos lógicos que saltan a la vista incluso desde lejos. Pero una vez esquiadas las líneas más evidentes, las nuevas generaciones fueron buscando otros retos, ya fuera explorando nuevos macizos y en altura como vimos en este artículo, o eligiendo líneas más complicadas, primero por su pendiente, y más tarde, al comprobar que lo que pasa de 60° no es esquiable pues la nieve no se engancha a la roca o hielo, por su exposición y complicaciones derivadas de resaltes y paredes de roca o hielo a superar durante el descenso.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

21


TERRENOS DE JUEGO

22 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 23

JEREMIE HEITZ | FOTOGRAFÍA © TERO REPO / RED BULL CONTENT POOL


ANDREAS FRANSSON | FIRST DESCENT OF DENALI VIDEO © HAGLÖFS

EXTREME SKIING

la cara suroeste del Artesonraju por Gérard Chanterieux en 1980. Por no hablar del Nant Blanc por Boivin, o el Pilier d’Angle por Tardivel. Cuando las caras norte de les Courtes o de l’Aiguille de Midi pasaron a ser descendidas por estos esquiadores como simples entrenamientos, nació la necesidad de buscar la dificultad en líneas complicadas de cimas lejanas. Es el caso de la cara sur del Denali por Andreas Fransson, un descenso empinado, largo y con una gran exposición, que requería de numerosos rápeles para poder superar la barra de roca inferior.

m/ Pero al igual que en la escalada se evoluciona de la artificial a la libre o a la red point, en el esquí de pendiente algunos esquiadores empezaron a esquiar los descensos que conocían sin quitarse los esquís y evitando el uso de rápeles o de medios artificiales para descender. El Nant Blanc es considerado uno de los descensos más difíciles de los Alpes, con una graduación de 5.5/E4. Solo había sido repetido una vez en 30 años -por Marco Siffredi en

24 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

snowboard- hasta que Pierre Tardivel, quien en su “Liste de mes premières en ski extreme” contaba ya con numerosas aperturas de la máxima dificultad, sobre todo en los Aravis y el Mont-Blanc, fue el primero en imaginar su descenso sin el uso de rápeles. Después de un intento fallido el año anterior, en junio de 2009, junto a Stéphane Brosse, fue capaz de encontrar un par de travesías, muy expuestas, para contornear las goulottes y barras rocosas que hasta entonces habían requerido del uso de cuerdas. Unos años más tarde, al cumplir los 50, y con más de 100 aperturas en esquí extremo, Pierre buscó nuevos retos, sin cambiar mucho de terreno, pero encontrando en una tabla de snowboard una nueva forma de ver las mismas montañas. Y no tardó mucho en empezar a ampliar su lista, pero ahora surfeando. Jerome Ruby y Dédé Rhem encontraron unas condiciones perfectas para descender la vía Mallory en l’Aiguille de Midi sin rápeles, a finales de los noventa, con sus tablas de snow. En 2013, el inglés afincado en Chamonix Ben Briggs hizo lo mismo con esquís.


REDESCUBRIR LO CONOCIDO Cuando conocí a Vivian Bruchez, sabía que era un esquiador de pendiente pero poco más. La primera vez que me puse los esquís junto a él fue en la cima del Chardonnet en el otoño de 2012 con la intención de descender el Éperon Migot en su cara norte. En la mitad del descenso había un estrechamiento para superar una barrera rocosa, una chimenea ancha de unos cuantos metros. Al llegar allí vi como Vivian se acercaba a ella hasta que las espátulas y las colas tocaron la piedra, entonces dejó caer su espalda hasta que ésta estuvo apoyada en una de las caras de la chimenea poniendo los esquís en la otra cara. Empezó a bajar, usando la espalda, las manos y los esquís como si estuviera desescalando. “Esto es dry ski”, me dijo mientras yo intentaba comprender cómo podría bajar por allí. Vivian es uno de los esquiadores más creativos que hay en unos Alpes sobre explorados. Siempre anda buscando nuevas líneas que nadie más puede imaginar posibles con los esquís, enlazando las debilidades blancas en las paredes de granito rojo. Con su técnica del dry ski, que básicamente es desescalar con los esquís a los pies, podía encontrar la forma de enlazar estos corredores o placas de nieve suspendidas en medio de una pared. Si bien puede parecer que sea rizar el rizo, tiene su lógica. El descenso es más elegante y fluido, sin las manipulaciones de quitarse y ponerse esquís que supone pera Alex Lafarge, me desplacé a les Courtes der tiempo en buscar los lugares donde codonde escalamos la vía de los suizos. La locar protecciones, instalar la cuerda y reconieve no era suficiente para poder descengerla. También es más comprometido, pues der sin demasiadas maniobras, así que nos la dificultad técnica y la precisión requerida decantamos por la paralela vía de los Ausson muy altas, donde antes uno se descoltríacos, un descenso de 5.5/E4 850 m., esgaba con la seguridad de una cuerda. Pero a quiado por primera vez en 1977 por Daniel veces, la dificultad de estas secciones pueChauchefoin. Desde entonces las repeticiode llevar a que estos “crux” requieran más nes se contaban con una mano. En la cima tiempo que instalar un rápel. nos encontramos con otro par de alpinistas que empezaban a bajar. Los alcanzamos Durante la primavera de 2016, las condiciorápidamente y en el primer rápel, que Alex nes en los Alpes eran espectaculares para y yo pasamos en dry ski, íbamos al mismo el esquí de pendiente. Las grandes cantidaritmo, pero al llegar a donde se hacen los des de nieve polvo en altura hicieron que últimos dos rápeles, una travesía bastante el Couturier en la Aiguille Verte se esquiara expuesta que requería hacer un pequeño como si se tratara de una pista, y en los dessalto hacia delante para buscar una arista censos míticos de Argentière se veían esde nieve desde una vira de roca y una mano quiadores a diario. Con este panorama, junto en una regleta, la dificultad y concentración

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 25


JEREMIE HEITZ | FOTOGRAFÍA © TERO REPO / RED BULL CONTENT POOL

EXTREME SKIING

requerida para pasar con los esquís hizo que la progresión fuera mucho más lenta que la de nuestros colegas que rapelaban. Sin duda, en este caso, la eficiencia no fue la razón del estilo, pero quizás, como en tantas otras actividades en la montaña, la elección más comprometida no se puede entender de ninguna forma racional, sino que hay que buscar en el campo emocional. Durante estos últimos años, Vivian Bruchez en el Mont-Blanc, Paul Bonhomme con sus aperturas en los Aravis, de gran dificultad y compromiso, Roberto y Luca Dallavalle en los Dolomitas , Hervé Dégonon en los Ecrins, o los británicos Ben Briggs y Tom Grant en Nueva Zelanda, entre otros, han llevado al máximo la dificultad en los descensos. Imaginar la línea es la mitad del camino; la otra es un despliegue de técnica y aceptación de un alto compromiso.

26 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

¿Y MAÑANA? Hace unos años, cuando Saudan, Holzer y Valeruz realizaban sus descensos, nadie podía imaginar que 50 años más tarde alguien haría los mismos encadenando giros de freeride a gran velocidad. Quizás ahora nos parezca imposible que alguien descienda el Nant Blanc o los Austríacos en pocos giros, saltando las barras rocosas o haciendo un back flip donde antes se hacían rápeles y hoy dry ski, pero seguro que tarde o temprano, alguien lo hará.


FUTURE AT PLAY At the Annecy Design Center, athletes and engineers work together to shape the future. Like when Cody Townsend and Benoit Sublet worked hand in hand to create the nextgeneration S/LAB SHIFT MNC binding, blending the touring efficiency of a lightweight pin binding, with the power and safety of a Salomon alpine binding. Earn your turns by SHIFTing into a higher gear.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 27


28 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

MIQUEL SÁNCHEZ Y JACQUES SOULIÉ

EL RECUERDO TRAVESÍA DEL PIRINEO DE UNA EN 12 DÍAS


FOTOGRAFÍA © ARCHIVO MIQUEL SÁNCHEZ

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 29


LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS

Texto por Marc Pinsach | KisstheSnow Fotografía: Archivo Miquel Sánchez

Un refugio de montaña es uno de esos lugares donde las revistas antiguas resisten al paso del tiempo, permitiendo que éstas desafíen al aluvión de novedades que hacen de sus vidas algo demasiado fugaz. Pero no son sólo revistas, también libros, cartas y juegos de mesa antiguos viven al margen de la actualidad y simplemente se conforman con amenizar las noches de los montañeros entre los días de travesía. Si uno va al refugio Ventosa i Calvell en el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici quizás encuentre al protagonista de alguna de las historias que cuentan estas antiguas revistas con las paginas rotas y desgastadas. Miquel Sánchez es desde hace muchos años el guarda de este refugio. Probablemente, entre los montones de revistas y libros que hay en el comedor se encuentre un número de la revista Desnivel del año 1993 donde aparece la noticia de la travesía en esquís de montaña del Pirineo en sólo 12 días durante el mes de enero de ese mismo año, y cuyo protagonista era el mismo Miquel junto a Jacques Soulié. Suerte del papel que aún lo aguanta todo, porque Miquel Sánchez recuerda poco acerca de etapas, desniveles, kilómetros o fechas. Por no acordarse, ni siquiera sabe con certeza el año en el que llevaron a cabo la travesía. La memoria es selectiva y limitada, y sólo conserva lo que más nos ha removido por dentro. La amistad, entre los que a finales de los ochenta y principios de los noventa se encontraban cada fin de semana al frente de las carreras de esquí de montaña del Pirineo, forma parte de estos recuerdos imborrables. De este espacio de socialización y amistad que se crea alrededor de las competiciones surgió la idea de esta travesía. Tal y como nos cuenta Miquel en una conversación telefónica, “en aquella época ha-

30 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © ARCHIVO MIQUEL SÁNCHEZ

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

31


LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS

cíamos carreras y nos encontrábamos este grupo de buenos colegas (Jordi Canals, Jacques Soulié, Alfons Valls, Enric Lucas, Pep Ollé…, entre otros) casi todos los fines de semana. También con Jordi empezábamos a hacer cosas largas como ir de Masella a Setcases o hacer la Carros de Foc en esquís. Poco a poco nos animábamos los unos con los otros y finalmente fuimos Jacques Soulié y yo quienes tiramos hacia adelante con este proyecto”. La originalidad de esta actividad no recae en la travesía en sí misma. Cruzar los Pirineos desde el Canigó, a orillas del Mediterráneo, hasta el Pic d’Ori, el primer dosmil viniendo del Atlántico, es un clásico que lleva haciéndose desde siempre. Hay algunos GR que proponen recorridos para cruzar la cadena montañosa. Pero la visión sobre cómo ir a la montaña que les daba la competición invitaba a hacer algo distinto. “Aquí en el refugio había visto pasar a gente haciendo la travesía, pero con el clásico mochilón o dejando depósitos de comida en medio del recorrido días antes de empezar. Pero entre que no teníamos muchos días de fiesta y que nos motivaba la idea de la velocidad y de la libertad, buscamos la forma de ir rápidos.” Se trataba de trasladar a esta actividad lo que hacían en las carreras en la montaña sin el contexto de la organización de una competición. Sin saberlo ni quererlo, ni seguir ningún precedente, fueron los primeros en plantear una travesía en el Pirineo de esta forma. “Era como hacer una carrera, pero con la seguridad de ir siempre primeros ya que no teníamos la presión de establecer ningún registro concreto ni nada de esto, simplemente

32 KISSTHESNOW

tratar de ir lo más rápido y directo del Mediterráneo al Atlántico.” Tener ideas originales e inspiradoras es muy difícil; llevarlas a cabo muy complicado. Para poder sacar una travesía así y con este estilo tienen que darse una serie de condicionantes que no siempre son fáciles de encontrar. La nieve tiene que haber cubierto todo el Pirineo, incluidos los fondos de los valles para poderlos esquiar y no quedar atrapados en una ratonera. Esta nieve, además, tiene que haber transformado y ser dura para no tener que abrir traza y así poder ir rápidos y directos, tanto subiendo como bajando. También es necesario para evitar el riesgo de aludes. “Yo tenia controlado que en enero, después de Navidad, siempre hay una época larga de anticiclón y buen tiempo”. Parece una cuadratura del círculo casi imposible, pero durante el enero de 1993, de poca nieve y largo anticiclón, se dieron las condiciones para no sólo poder hacer la travesía, sino también para acometerla de una forma rápida. Para esto

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 33

FOTOGRAFÍA © ARCHIVO MIQUEL SÁNCHEZ

FOTOGRAFÍA © ARCHIVO MIQUEL SÁNCHEZ


LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS

34 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © ARCHIVO MIQUEL SÁNCHEZ

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 35


FOTOGRAFÍA © ARCHIVO MIQUEL SÁNCHEZ

FOTOGRAFÍA © ARCHIVO MIQUEL SÁNCHEZ

LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS

36 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


hay que ir ligeros de material. “No llevamos casi nada en la mochila. Ni DVA, ni sonda, ni pala, ni piolet. Sólo crampones para trampear las zonas de nieve dura, como la que encontramos bajando el Puerto de la Pez en el macizo del Posets”. Los esquís, las botas y las fijaciones, a pesar de ser los modelos de competición de la época, bastante ligeros en comparación con las clásicas tablas con las fijaciones de placa de la marca Diamir, hacían un conjunto como mínimo dos veces más pesado que el que puede llevarse a día de hoy.

de ascenso pero sin implicar dar una vuelta muy larga en kilómeOtra de las claves que hay que cuadrar para el éxito tros por valles interde una empresa así es la logística. Para ir ligeros, minables. Este trabajo comer bien, dormir adecuadamente y recuperar de de la ruta queda en las forma apropiada, es necesario tener antípodas de lo que asistencia. “Engañamos a un amigo, puede hacerse a día Josep Mohedano, actual guarda del de hoy con la descarrefugio de Restanca, que con un Land ga y seguimiento de Rover nos recogía al final de cada etarecorridos en un GPS. pa en el lugar donde habíamos conPero este esfuerzo y venido por la mañana. Nos bajaba al los quebraderos de pueblo donde dormíamos y comíamos cabeza les proporciobien en hoteles. Al día siguiente, nos naban una visión sobre volvía a subir al sitio donde lo habíael terreno que no sé si mos dejado el día anterior. Además, a día de hoy se desarrolla. El ojo analítambién contábamos con su ayuda tico de Jacques Soulié hizo que el senen el caso de que fuera necesario restido de la travesía -del Mediterráneo catarnos de algún fondo de valle sin al Atlántico- no fuese casual. Resulta nieve gracias a la comunicación por que en esta dirección, los valles que radio.” Toda esta logística se tenía que hay que transitar de bajada son más planificar con el diseño de las etapas. largos y tendidos que los que hay que “El recorrido se lo trabajó Jacques con afrontar de subida, más directos para el criterio de ir por la línea más recta ganar el desnivel más rápido. Este cay directa posible a través de los collapricho geográfico hacía que bajar por dos y olvidándonos de hacer cimas”. estos valles les permitiese sortear esEsto implica buscar un trazado con el tas distancias de una manera mucho compromiso óptimo entre kilometraje más rápida que si lo hubiesen tenido y metros de desnivel. Ahorrar metros que hacer en subida.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

37


LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS

Para terminar el diseño de la ruta hay que unir geografía y resistencia física. O sea, saber cuántos metros, kilómetros, horas y ritmos se podían hacer en cada etapa durante 12 días. “En aquella época corríamos carreras muy a menudo. Físicamente estábamos bien y conocíamos el rendimiento de nuestro cuerpo. Al final fue coger los desniveles y kilómetros que hacíamos en las carreras y trasladarlos a las etapas de la travesía. Sabíamos qué tipo de esfuerzo podíamos aguantar, más aún pudiendo adaptarlo sin tener la presión de la clasificación”. Se trataba de aprovechar todo el poderío físico que les daban las carreras para trasladarlo a una actividad en la montaña. “Lo comparo un poco con la escalada deportiva o el boulder con la escalada más clásica: estoy fuerte y hago mucho grado, pues esto me permite ir a un pared majestuosa y hacer una vía de gran envergadura alpina no sólo de alta dificultad técnica y física”.

FOTOGRAFÍA © ARCHIVO MIQUEL SÁNCHEZ

A pesar de no ser una ruta muy técnica, sí que hay que tener un bagaje

en la montaña que no da sólo el hecho de hacer carreras. Pero en aquella época las cosas eran muy distintas a como lo son hoy. “La gente que hacia carreras eran más montañera y alpinista que atleta. En todo caso, tanto Jacques como yo, veníamos de la montaña y, sin buscar el rendimiento físico competitivo en exclusiva, daba la casualidad de que también andábamos muy fuertes”. Así pues, la preparación montañera se daba por descontada en aquella época. “Recuerdo que cuando fuimos con Enric Lucas a una de las primeras ediciones de la Pierra Menta [fueron los primeros españoles en participar] veías allí a Patrick Gabarrou y a otros muchos alpinistas y guías de primer nivel de Chamonix. Y aquí era un poco lo mismo. Gente potente de montaña. Los deportistas puros y duros aún no habían entrado”. Tanto Miquel Sánchez como Jacques Soulié y otros de su quinta, como Alfons Valls, Jordi Canals o el mismo Enric Lucas, habían participado en expediciones al Himalaya y llevaban un nutrido currículum alpinístico en paralelo a las

38 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


carreras. Ahora todo se ha especializado mucho más en detrimento de la polivalencia. Los que están delante en las competiciones no necesariamente provienen de esta escuela montañera más general. Se trata de atletas de alto rendimiento que entrenan de forma especifica cada una de las técnicas que se requiere para las carreras, sin realizar estas actividades de montaña que no son necesarias para afrontar una competición y que, en cambio, pueden distraer la atención y la energía del atleta. Todo lo que hace un esquiador de montaña que quiera rendir en una competición debe tener su justificación y su traslado especifico a la carrera. Lo demás supone crear fatiga extra y disminuir el potencial.

FOTOGRAFÍA © ARCHIVO MIQUEL SÁNCHEZ

Varias son las razones por las que pocas son las cordadas que han intenta-

do repetir esta travesía con este estilo. Quizás es porque los corredores que actualmente tendrían el nivel físico para afrontar una empresa así no han pasado por este bagaje montañero que les permite adentrarse a cruzar los Pirineos. Quizás es porque el deporte ha ido evolucionando y ahora el nivel es mucho más alto, y una actividad así dejaría unas trazas de fatiga imposibles de recuperar ya en toda la temporada. Quizás es porque una temporada de competiciones muy densa con más de una carrera por semana hace imposible encontrar fechas libres y en las que además se reúnan todas las condiciones necesarias. O quizás es todo esto, junto con la envergadura del desafío físico y las complicaciones logísticas, lo que hace que la travesía al Pirineo en esquís con este estilo se haga muy pocas veces y el registro de doce días de 1993 aún sea la mejor marca. Sin embargo, en el invierno de 2013, un equipo formado por Xavi Sadurní, Joan Cardona, Jordi Palomares y Alfonso Gastón se lanzó

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 39


LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS

a la aventura. Con un perfil deportivo y filosofías similares a las de Jacques Soulié y Miquel Sánchez, se pusieron en marcha con la intención de repetir esta actividad siguiendo una ruta con más desnivel. No tuvieron tanta fortuna y en el Valle de Arán se vieron obligados a abortar la travesía por el mal tiempo para retomarlo unas semanas más tarde. Las condiciones de la montaña siempre son la clave del éxito o el fracaso de una actividad. Como cada noche, después de servir la cena, Miquel Sánchez recoge en el comedor del refugio del Ventosa i Calvell las viejas revistas y libros llenos de historias –como la suya y la de Jacques- que han motivado, y seguirán haciéndolo, a sus huéspedes. Al mismo tiempo que recuerda con una sonrisa lo vivido durante aquellos años de carreras y travesías. “Siento orgullo e ilusión al ver que todo esto que a ti te llena tanto

ETAPA

DISTANCIA

D+

ahora es compartido por mucha más gente que antes”. La reivindicación de la popularidad de estos deportes va de la mano del orgullo que siente por estas montañas. “Pienso por otro lado que el Pirineo esta poco valorado y es un lugar perfecto, un paraíso poco aprovechado. A veces nos vamos a la otra punta del mundo en busca de actividades para hacer en la montaña cuando en realidad en el Pirineo puedes encontrar muchas y que te dejen plenamente satisfecho”. Tanto que, más de 25 años después y a pesar de no recordar ni los nombres ni los datos concretos de la travesía, el buen sabor de boca y la satisfacción general por lo vivido durante una actividad así aún siguen muy vivas. En realidad el éxito es esto.

D-

D+ (En remontes mecánicos)

TIEMPO

1ª La Preste - Núria

28 km.

1.840 m.

1.500 m.

340 m.

6h. 30’

2ª Núria - Coll de Pimorent

42 km.

2.400 m.

2.650 m.

200 m.

7h. 40’

3ª Coll de Pimorent - El Serrat

29 km.

2.525 m.

3.100 m.

800 m.

5h. 30’

4ª Arcalís – Tabescán

30 km.

1.930 m.

2.600 m.

-

8h.

5ª Tabescán – Baqueira

45 km.

1.900 m.

1.500 m.

-

8h.

6ª Bagergue – Valle de Varradòs

18 km.

600 m.

600 m.

-

3h.

7ª Artiga de Lin – Refugio de Estós

27 km.

1.550 m.

800 m.

-

3h. 25’

8ª Refugio de Estós – Valle de Ordiceto

40 km.

1.900 m.

1.350 m.

-

7h. 50’

9ª Pineta – San Nicolás de Bujaruelo

32 km.

2.500 m

2.450 m.

500 m.

8h.

10ª San Nicolás de Bujaruelo – Panticosa

26 km.

1.700 m.

1.400 m.

-

7h

11ª Formigal – Oza

34 km.

1.600 m.

1.700 m.

-

6h. 30’

12ª Oza – Pierre Saint Martin

TOTAL

40 KISSTHESNOW

27 km.

1.800 m.

1.200 m.

-

7h. 20’

378 km.

22.445 m.

20.850 m.

1.840 m.

78h. 55’

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

41


EL DESPERTAR RUSO

EKATERINA OSICHKINA 42 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 43


ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

Que deportistas rusos estén delante en competiciones deportivas de nieve no es novedad. De hecho, no es ninguna excepción que los rusos ocupen posiciones de honor en cualquier deporte. Como todas las superpotencias mundiales, no sólo demuestran su poderío en lo militar, económico o cultural, sino también en lo deportivo. Pero debido a la juventud del esquí de montaña, y al no tratarse de una disciplina olímpica, lugar donde se escenifica la guerra simbólica entre estas potencias en el medallero, no hay ni ha habido grandes nombres rusos en esta modalidad deportiva. El país centra sus recursos –y Rusia ya ha demostrado qué entiende por todos los recursos- en los deportes que le permiten ganar pequeñas batallas para agrandar la imagen de poderío hacia el exterior y de autoestima hacia dentro. Así, la piel de foca no tiene carreras en Rusia, ni goza del dinero de sus sponsors, ni tampoco existen deportistas que reflejen el potencial deportivo del país. Quizás un día todo esto empiece a cambiar. Y tal vez el motivo no sea la incorporación del deporte en el programa olímpico, sino por una pequeña, educadísima y joven rusa que proviene de Kamchatka y que lo gana todo de forma aplastante a la espera de dar la próxima temporada el salto a la categoría sénior.

44 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

De los lugares más recónditos e insospechados pueden surgir las situaciones más curiosas y extravagantes. Jordi Canals, en uno de los muchos viajes que ha hecho a lo largo de su vida para divulgar el esquí de montaña de competición en países con escasa tradición en esta materia, fue a Kamchatka. Durante estas formaciones, explica a gente que hace esquí de montaña cómo son las competiciones, cómo deben organizarse, cómo deben de ser los trazados, el reglamento y, también, nociones básicas de cómo entrenarse para poder rendir bien a nivel competitivo. De esta forma, poco a poco, y a lo largo de mucho tiempo,

FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

Texto por Marc Pinsach


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA: XXX

KISSTHESNOW 45


ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

46 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

estas zonas podrán empezar a ser autónomas para organizar competiciones, entrenarse de forma apropiada y empezar a sacar buenos corredores. Una tarea de hormiga, de resultado incierto y a muy largo plazo. Pero todo esto puede acelerarse si cerca de donde él está haciendo su formación hay un grupo de esquiadores de fondo entre quienes se encuentra Ekaterina Osichkina. Jordi les invitó a unirse al grupo para que hicieran unos ejercicios con material de esquí de montaña. Rápidamente su ojo analítico vio en Ekaterina un futuro en el esquí de montaña, de la misma forma que muchos años atrás vislumbró a una gran promesa en un joven hiperactivo de apenas trece años llamado Kilian Jornet, pero con la diferencia de que es relativamente más fácil descubrir a alguien que vive en la Cerdanya que a una chica que lo hace en la otra punto del mundo. En la cabeza de Jordi se proyectó el futuro a partir de lo que veían sus ojos. Se acercó y le dijo: “si quieres probar a hacer esquí de montaña de competición yo te ayudaré en lo que pueda y seguro que en poco tiempo llegarás a estar entre las cinco mejores chicas del circuito internacional”. Así es como Ekaterina Osichkina descubrió el esquí de montaña en el extremo más oriental de Rusia, más allá incluso de donde se ubica la última parada del Transiberiano y donde el frío y el aislamiento hacen muy dura la vida. Un sitio donde los lugareños ven como la riqueza de su tierra es aprovechada por ricos de otras zonas del mundo que, sobre todo, hacen fortuna exportando su apreciado caviar. Un lugar recóndito y desconocido que tampoco escapa del mundo global y que empieza a despertar el interés turístico por sus parajes salvajes sin explorar, atractivos para cazadores y pescadores debido a sus numerosos salmones y osos.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 47


ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

48 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 49


Antes que a Ekaterina, el mundo del esquí de montaña conoció a su madre. Una mujer alta, corpulenta y ya un poco veterana irrumpió en la Vertical Race de los Campeonatos de Europa de 2016 con un registro muy bueno. Vino a acompañar a su hija que empezaba a descubrir el mundo de las carreras de esquí de montaña y se animó a competir también. Hizo una buena carrera. Esta modalidad es una de las disciplinas donde la técnica influye menos en favor de la capacidad física. Su pasado de fondista, habiendo sido preseleccionada para unos Juegos Olímpicos, daba buena fe de ello. En Rusia, el esquí de fondo es el deporte de invierno rey y son muchos los jóvenes los que nutren una ancha y rica base de deportistas. De aquí se van realizando cribas hasta que sólo llegan los mejores al equipo nacional. Por tradición familiar y nacional, Ekaterina también proviene de la escuela del esquí de fondo ruso. Durante un curso escolar abandonó la lejana península de Kamchatka para vivir en San Petersburgo en un centro de entrenamiento de biatlón. Éste es otro de los deportes más importantes en Rusia que a Ekaterina no le terminó de entrar. Ya sea por el ambiente que reinaba en su internado, con muchos jóvenes con problemas de adicción al alcohol desde edades muy tempranas, o por la lejanía de su hogar, nuestra protagonista volvió rápidamente a casa para seguir con los entrenamientos y competiciones de fondo. Sin embargo, de cualquier experiencia vital se puede sacar algo positivo, y el paso por un centro de formación de deporte ruso deja una doble base imprescindible para cualquier futuro campeón: desarrollo de las capacidades aeróbicas y técnicas desde muy joven -hecho que permite gozar de un motor potente conforme se avanza en edad-, y nacimiento de una disciplina y un compromiso con el trabajo y capacidad de esfuerzo innegociable difíciles de desarrollar en otros ambientes cultu-

50 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

51


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

52 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

rales -como el occidental- donde el bienestar y la riqueza de la sociedad no nadan a favor del sacrificio. En un lugar con escasas comodidades, donde el frío acecha y en el que hay días en los que en la nevera no hay mucho para escoger, y donde el futuro vital no es muy alentador, quizás comprometerse con una disciplina de entrenamiento espartana no sea algo tan duro y sacrificado. Tal vez se relativiza el carácter de esfuerzo y sufrimiento de un entreno supuestamente muy exigente. Porque lo duro en estas regiones no es ir a entrenar, sino la vida misma. En los últimos campeonatos del Mundo disputados en Villars-sur-Ollon (Suiza), Ekaterina se ha llevado la victoria en las tres carreras en las que ha tomado parte en la categoría júnior. Estas categorías inferiores son más importantes por lo que se aprende y por cómo se compite que por lo que se puede ganar. Y es aquí donde -más que por los propios triunfosEkaterina deja a todo el mundo deslumbrado. Gana con una autoridad aplastante dejando a las otras rivales a un mundo de distancia. Incluso en los trazados que son comunes a los de categorías sénior, registra tiempos parecidos a los de las mejores chicas. Pero a pesar de la distancia sideral con sus rivales, nunca la ves relajada, ya sea dándolo todo durante la carrera, o fuera de ella, dedicando una hora a preparar sus esquís con delicado mimo. Uno podría pensar que no le hace falta tanto, que con la superioridad que tiene no le seria necesaria tanta profesionalidad, pero aquí es donde reside su verdadero potencial. Tiene este nivel por su actitud inconformista, perfeccionista y con un compromiso granítico e incondicional con una vida asceta y dedicada a este deporte, sin fisuras, tan difícil de encontrar en nuestro mundo occidental de hoy en día. El tópico de la escuela rusa. Más que las

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 53


ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

A todos nos gusta proclamar la llegada de una nueva reina. ¡A rey muerto, rey puesto! Nos gusta hacer similitudes y jugar a proyectar el futuro. Por esto, somos muchos los que vemos en Ekaterina Osichkina a una nueva Laëtitia Roux, ahora que la francesa se ha retirado dejando huérfano su trono de reina absolutista del esquí de montaña. Sin embargo, hacer este vaticino es quizás demasiado, porque el nivel conseguido por Roux ha sido altísimo y sostenido en el tiempo. Ganó mucho, durante muchísimos años y de forma exuberante. Y de momento, Ekaterina es sólo una júnior. Siempre es más fácil ser un joven con futuro que una realidad, pero seguro que Ekaterina, igual que Laëtitia, sabe poner distancia a todo esto y valorar el ruido a su alrededor sin darle demasiada importancia. Si alguno de nosotros vemos en Ekaterina a una nueva Laëtitia no es en sus victorias, sino por como las consigue y las prepara. Y ésta es la mejor garantía. Si en algo se parecen Katia y Letty no es sólo en la palidez de su piel, el poderío físico, el domino aplastante de las carreras y la perfección técnica, sino –y esto a su vez es lo que más les diferencia de sus rivales- por la forma en la que afrontan las carreras y los entrenamientos. En todo caso, seguro que la joven promesa rusa, más que ser una nueva Laëtitia Roux, querrá hacer su propio camino y ser Ekaterina Osichkina.

54 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

medallas o la distancia a la que pueda dejar sus rivales, son estos detalles, su actitud, su compromiso con el deporte, el entrenamiento y la preparación de la competición sin dejar ningún cabo suelto por muy segura que pueda estar, todo lo que hace proyectar sobre ella el futuro más prometedor y deslumbrante.


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 55


ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

56 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

57


VALLE DE ANSÓ EN EL

ESQUI DE MONTAÑA 58 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 59


RUTAS ESQUÍ DE MONTAÑA

Texto y fotografías por Alfonso Gastón

Para un ciclista, el mejor terreno de juego sería el Tour de Francia; para un atleta, los Juegos Olímpicos; para un futbolista, el Campeonato del Mundo; y para mí, el Pirineo. Sus más de 400 kilómetros de montañas y valles, en los que siempre encuentro algún rincón que no conocía, no dejan de sorprenderme. Es un lugar ideal para el disfrute de los montañeros, los entusiastas de la fauna y de la flora, los fotógrafos y los amantes de la tranquilidad. No tiene cimas muy altas, ni grandes glaciares, ni seracs, pero tiene todo lo demás: bonitas y escarpadas montañas, verticales paredes, clima apropiado, abundante innivación, accesos adecuados, entrañables pueblos y buena gente. Por suerte, aún hay rincones que se conservan bastantes vírgenes, lejos de la masificación turística, del asfalto y de los remontes mecánicos. Imagino que éstos quedan un poco en el olvido, por no tener montañas de 3.000 metros, o porque suelen quedar apartados de los principales ejes viarios.

FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

Este es el caso del Valle de Ansó, el más occidental del Pirineo aragonés y que forma parte del Parque Natural de los Valles Occidentales. Este valle

60 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


tiene uno de los ecosistemas mejor conservados de la cadena pirenaica. La influencia atlántica es la culpable de que proliferen los hayedos, los abetales y de que tenga una gran riqueza faunística. Yo no puedo ser imparcial al hablar del valle de Ansó, de sus montañas y de sus gentes, ya que nací aquí. Tendría unos nueve años cuando subí mi primera montaña, el pico Petrachema, seguramente el más concurrido de la zona. Desde entonces han sido muchas las correrías por sus montañas, a pie, con esquís o escalando, muchas veces solo y otras en buena compañía, pero siempre, con la agradable sensación de pisar la tierra que un tiempo pastorearon mi padre y mis abuelos con sus ovejas. Estamos acabando el invierno y entrando en la primavera, la mejor época para practicar esquí de montaña. Los pájaros ya empiezan a cantar de buena mañana, la nieve está más estable y continua, el monte tiene más luz, la temperatura es agradable y el tiempo suele ser benigno. Si a esto le sumamos unas escarpadas y rocosas pero esquiables montañas, frondosos hayedos y una gran tranquilidad, ya no hay excusas. El extenso término del valle de Ansó abarca las montañas que hay desde la Mesa de los Tres Reyes hasta la estación de esquí de Candanchú, en el valle del Aragón. Esto hace que las posibilidades de hacer ascensiones o recorridos con esquís sean muchas y todas muy buenas. Me he puesto a pensar qué dos excursiones elegiría para este artículo y las neuronas han empezado a sacar mil ideas de todo tipo. Se pueden hacer desde excursiones cortas y tranquilas a vueltas largas muy alpinas. ¡Vaya plan, qué dilema! Al final he pensado en dejarme de rarezas y buscar un par de excursiones, variadas, no muy largas, con buen paisaje y a las que llevaría a un amigo que viene por primera vez a la zona y que tiene un correcto nivel de esquí de montaña. El tema está claro: una por Alano y la otra por la zona de Petrachema. El punto de partida en las dos será Zuriza, que es el nombre que tiene la parte alta y al norte del valle de Ansó. En este abierto valle, vigilado desde las alturas por la Peña Ezcaurri, Alano y Quimboa, confluyen el barranco de Petraficha y el barranco de Petrachema, formando el rio

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

61


RUTAS ESQUÍ DE MONTAÑA

Veral. Aquí se accede desde Ansó, después de recorrer los 14 kilómetros que discurren por la estrecha y bonita carretera que va paralela al rio. Estas dos vueltas circulares son muy bonitas y variadas. Será necesario llevar crampones. Para hacerla con garantías es necesario tener un correcto nivel de esquí de montaña, tanto subiendo como bajando. El horario siempre es relativo, dependerá de muchos factores, pero para estas dos vueltas hay que contar con entre cuatro y seis horas.

TACHERA -PEÑAFORCA-PUNTA ALANO-CANALETAS DE RUZQUIA-TACHERA

A Tachera se accede por una pista desde Zuriza. En primavera, normalmente, está abierta y es transitable en coche. En caso de estar cerrada, tendremos que salir con los esquís desde el camping de Zuriza. Desde esta localidad, y en nuestra aproximación a Tachera, veremos a nuestra derecha la sierra de Alano, una impresionante barrera rocosa que parece imposible que se pueda pasar a pie o con esquís. Desde Tachera cruzamos el puente sobre el barranco de Petraficha y subimos, por un frondoso hayedo, dirección el Achar de Alano. Achar quiere decir estrecho o paso, y será por donde atravesaremos esta sierra hacia Peñaforca. Acabado el hayedo llegaremos a unas naves de ganado, ahora medio cubiertas de nieve, pero que en verano albergan las ovejas de Balero. Dejamos las naves atrás y continuamos subiendo. A medida que ascendemos el terreno se va empinando. Estamos en una cara norte. De buena mañana la nieve suele estar muy dura

62 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 63

FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN


TERRENOS DE JUEGO

64 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 65


FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

RUTAS ESQUÍ DE MONTAÑA

66 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


y hay que prestar atención. Con poca técnica, mejor poner cuchillas o incluso crampones. Pasado este punto llegamos a la pradera de Alano, ahora completamente blanca. En un momento pasamos de la sombra al sol y del terreno tenso a la calma del llano. Peñaforca nos queda a la izquierda. Nos acercamos a él por el valle que lleva a la Collada del Rincón de Alano. La sensación de paz y silencio es total. La subida es progresiva por una zona kárstica con abundantes agujeros, visibles en verano y que ahora en invierno, están tapados, aunque muchos se intuyen. Antes de llegar a la Collada del Rincón, a la izquierda, nos queda la Punta del Rincón. Es una ascensión opcional y que a mí me gusta mucho. Son unos 200 metros de desnivel que se suben muy directos. Es fácil que tengamos que poner crampones en la parte final. La vista es espectacular y el posterior descenso es muy bueno, con buena orientación y con cierta inclinación. Pero nuestro objetivo es el Peñaforca, bien visible a la derecha de la collada y justo al sur de la Punta del Rincón. Empezamos a subir dirección una canal bien visible que desemboca en un pequeño collado debajo de la cima. Volvemos a meternos en plena cara norte. La nieve suele estar dura en la parte final y es fácil que nos tengamos que poner los

crampones. En el pequeño collado nos tocara el sol de nuevo. Por terreno no muy difícil, pero donde debemos estar atentos, llegamos a la cima. Es el momento de comer algo, beber y disfrutar de las vistas, que son espectaculares. Después del pequeño descanso volvemos a bajar al colladito. Aquí nos ponemos los esquís y bajamos la canal en busca de las trazas de subida. Sin tener mucha inclinación, la parte alta de la canal suele tener la nieve muy dura. Al llegar a la zona soleada, la textura de la nieve cambia y el disfrute es máximo. Descendemos por el fondo de valle hasta su punto más bajo, una zona llana en donde encontraremos una caseta de pastor. Tendremos que volver a poner pieles y por una suave subida encaramos al oeste hasta el ancho collado que hay entre el pico de Trasveral y la Peña de Alano, nuestro siguiente objetivo. Del collado subimos a la derecha dirección la Peña. La subida es corta, agradable y con buena nieve. Desde la cima de la Peña de Alano, aparte de unas buenas vistas, podremos ver la bajada que nos espera por las Canaletas de Ruzquía. De la cima bajamos dirección sur pero rápidamente tenemos que girar al oeste en busca del collado que hay entre la Peña de Alano y el Pico de Ruzquía. Es un collado pedregoso y no es extraño que nos tengamos que quitar los esquís para pasar. Este collado da paso a las Canaletas de Ruzquía. El inicio tiene cierta inclinación y suele estar con nieve dura. Sin un buen nivel de esquí es fácil que tengamos que bajar un tramo con crampones. Pasado este punto, la inclinación disminuye y se acaban las dificultades. Continuamos bajando dirección este hacia las visibles naves de ganado que hemos pasado en la subida. Allí encontraremos las trazas de subida que, ahora bajando, seguiremos hasta Tachera. Fin de trayecto.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 67


TERRENOS DE JUEGO

68 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 69


RUTAS ESQUÍ DE MONTAÑA

LINZA-PETRACHEMA-MALLO ACHERITO-LINZA

A Linza se accede desde Zuriza por una estrecha carretera que está abierta todo el año y que acaba en el parking del refugio de Linza. Aquí dejaremos el coche. Empezamos a subir por una suave pendiente dirección la Loma del Sobrante. La bordeamos y continuamos subiendo hasta el Collado de Linza. Desde allí, veremos a la izquierda el pico de la Mesa de los Tres Reyes, el más alto de la zona y punto fronterizo de Aragón, Navarra y Francia. Petrachema nos queda delante de nosotros. La subida continua siendo suave, continua y sin complicaciones. Llegaremos a la ancha y larga arista que nos lleva a la cima. Este tramo suele tener la nieve muy dura y permite llegar hasta la cima. Las vistas son muy buenas: Mesa, Midi d’Ossau, Bisaurin…, y nuestro siguiente objetivo: el Mallo Acherito. Después de reponer fuerzas con unos frutos secos, sacamos las pieles y empezamos a bajar por la pala sur de Petrachema. Es muy ancha, larga y con una inclinación que nos deja disfrutar del esquí. Al final de la pala continuamos bajando por terreno menos inclinado hacia el oeste, hasta llegar a las Foyas del Ingeniero. Aquí paramos y volvemos a poner las pieles. Si continuáramos bajando, llegaríamos otra vez a Linza, pero no es nuestro objetivo, de momento.

parte final esté helada y que tengamos que poner crampones. La temperatura es buena y el trabajo más duro ya está hecho. Imma y yo nos relajamos un rato en la cima. Casi se puede tocar el Chinebral de Gamueta, una bonita cima con una fantástica bajada hasta la Plana Diego. Le hago un guiño malicioso a Imma a ver qué tal responde. La respuesta es una mirada que me está diciendo que ya es suficiente por hoy. “Te cambio el Chinebral por una cerveza en el refugio”. Pues nada, poner esquís y disfrutar de la fantástica

Subimos bordeando el Mallo de Acherito para acabar subiendo por la pala de su cara suroeste. Ésta nos permite subir haciendo amplias zetas. Según como esté la nieve podremos subir con esquís hasta la cumbre. Es fácil que la

70 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

71

FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN


FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

RUTAS ESQUÍ DE MONTAÑA

72 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


pala del Mallo de Acherito. Disfrutada máxima, nieve mantequilla. Bajamos siguiendo nuestras trazas de subida hasta la Plana Diego. De aquí continuamos bajando por la ladera norte, perdiendo altura poco a poco hasta bajar al fondo de valle. Por un bonito hayedo llegaremos a las pistas de esquí de fondo. Éstas nos llevaran al refugio de Linza y a nuestro coche. Sólo nos queda quitarnos la sed con una buena cerveza en el refugio, que paga Imma… Aunque los picos de este valle sean modestos en altura, los desniveles son grandes. En un año bueno, puede acumularse mucha nieve, con todo lo que comporta: placas de viento, cornisas… El terreno, en algunas zonas, puede ser muy escarpado y es importante tener unos crampones siempre en la mochila. Es interesante llevar también un piolet y un cordino si tenemos la intención de liarnos un poco, mapa en mano. Con mala visibilidad y sin conocer el terreno hay que vigilar por donde nos metemos. Es un lugar fantástico para hacer esquí de montaña que no hay que menospreciar porque sus picos no sean muy altos. Más información: w w w. t u r i s m o a n s o . e s

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 73


TERRENOS DE JUEGO

74

KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

75


76 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

UNA CITA CON LA HISTORIA DEL ESQUÍ ALPINISMO

TROFEO MEZZALAMA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 77

FOTOGRAFÍA © AOSTA PANORAMICA | MEZZALAMA


COMPETICIÓN

Texto por Marc Pinsach

En la década de los años treinta, Europa y el mundo dejan atrás los felices años veinte y las viejas heridas mal cerradas de la Gran Guerra empiezan a supurar. Más allá de la retórica de la época, los sucesos deportivos de la Italia de il Duce son deslumbrantes. En los Juegos

78 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

Olímpicos de Los Ángeles 1932 consigue el segundo puesto en el medallero justo por detrás de Estados Unidos. En 1934 gana la Copa del Mundo de fútbol. Al mismo tiempo, Gino Bartali, con sus entrenamientos llevando a escondidas en el cuadro de su bicicleta salvoconductos para salvar judíos, pone los fundamentos para llevarse el Tour de Francia de 1938. En medio del desarrollo colosal y global del deporte de la Italia fascista de esta década se encuentra el clima de revolución del alpinismo italiano en la época heroica del “sexto grado”. En este ambiente, también vanguardista y pujante, se inscribe el nacimiento del Trofeo Mezzalama. Otra de las características típicas de la época era la realización de maniobras militares en las montañas, más aún en una zona como la del Monte Rosa, fronteriza con Suiza. La necesitad militar de despliegue en estas remotas zonas llevaba a que el ejercicio de subir montañas fuese muy relacionado con los ejércitos. Las

FOTOGRAFÍA © MEZZALAMA

El Trofeo Mezzalama es una carrera excesiva. La odias o la amas. Exige un cariño, una paciencia y un compromiso superlativos. La fuerza de los elementos que hacen acercarte a ella es tan grande como la que puede alejarte. En esta tensión navegan la motivación y las ganas de los 300 equipos formados por tres corredores que se acercan a Cervinia a finales de abril para transitar encordados por los glaciares valdostanos del Monte Rosa hasta Gressoney-La-Trinité. Pasar por las cimas del Castor, a más de 4.000 metros de altura con su vertiginosa arista, y por el Naso del Lyskamm, con su habitual hielo azul, no deja a nadie indiferente. Frío, viento, mal de altura y la sensación de estar sobrepasados por el paisaje de alta montaña son los elementos que desde 1933 –la decana- atraen a los participantes. Una carrera donde el nombre de esquí alpinismo cobra todo su sentido y profundidad.


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA: XXX

KISSTHESNOW 79


FOTOGRAFÍAS EN ESTA PÁGINA © PEKE BELLÉS

COMPETICIÓN

80 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


competiciones, ya sean por parte de los organizadores o de los participantes, eran la ocasión perfecta para realizar maniobras y prácticas militares de progresión en las montañas. De este contexto proviene el nombre de la “marathona bianca”, un homenaje a Ottorino Mezzalama, profesor de esquí de las patrullas alpinas durante la Primera Guerra Mundial y explorador de los Alpes con esquís durante la década de los años veinte. Un alud en febrero de 1931 en el Alto Adigio puso fin a su vida. Pero amigos del CAI (Club Alpino Italiano) dieron forma a su sueño de travesías alpinas en esquís con el apoyo del periódico La Stampa. Igual que Le Auto con el Tour de Francia, o La Gazzetta dello Sport con el Giro de Italia, en la Mezzalama, como en tantas otras competiciones de la época, también un periódico estaba detrás de la organización de una competición deportiva. El sábado 27 de mayo de 1933 estaba prevista la salida de la primera edición de la carrera, pero se movió al domingo por culpa del mal tiempo. Desde su edición inaugural, el Trofeo Mezzalama viene marcado por el traslado de su celebración a otro día. Il rinvio, como se llama en italiano, de tantas veces que ha sucedido se ha convertido en algo mítico de esta carrera. Las características de una prueba que sube a montañas de más de 4.000 metros y que durante gran parte del recorrido transita por glaciares a alta altitud la dejan a merced del tiempo atmosférico que por razones obvias debe ser ideal. Poco viento, buena visibilidad, nieve que cubra el hielo azul y riesgo de aludes controlado. Estas montañas tan altas son las primeras sobre las que golpean las perturbaciones. Una vez que los corredores abandonan las pistas de esquí de Cervinia en el Colle del Breithorn, la carrera entra en un terreno salvaje y de altísima montaña. Dados estos condicionantes, es a finales de abril la

época en la que habrá más probabilidades de éxito. No obstante, si la primavera explota con buen tiempo y la nieve se funde a gran velocidad, la espera hasta el final del mes puede hacerse muy larga. Además puede ocurrir –y ocurre- que una vez que los corredores están en la línea de salida con el dorsal puesto se anuncie que la carrera se pospone una semana debido al mal tiempo. Con estos alicientes, o amas con locura esta carrera o lo más probable es que no encuentres la motivación en ningún lugar para seguir entrenando y volver a hacer el viaje una semana después. No se puede ir con medias tintas. Il rinvio no debe sorprender a los corredores que quieren hacer la Mezzalama. Finalmente, la carrera salió por primera vez el domingo 28 de mayo de 1933 desde el Col du Théodule (3.290 m.) -actualmente la carrera sale desde el mismo pueblo de Cervinia a 2.000 metros de altura-. Al llegar al Plateau Rosa, los equipos formados por tres corredores ya seguirían el trazado actual hasta el Colle del Breithorn, continuando hasta el Passo di Verra, la cima del Castor con su estética y afilada arista, y pasando por el refugio Sella al Felik y el Naso del Lyskamm para descender hasta Gressoney visitando el refugio Gniffeti. Con astucia, los guías locales Luigi Carrel, Antonio Gaspard y Pietro Maquignaz ganaron la prueba con un tiempo de 2h 48’ 6’’. Como es bien sabido, las heridas mal curadas de la Primera Guerra Mundial terminaron por reabrirse. El clima político enrarecido y cada vez más tenso truncó, como tantas otras cosas, el devenir de la carrera. En 1938 se disputó la última de las seis ediciones de la primera época de la Mezzalama. Las batallas simbólicas reflejadas en la competición dieron paso a otra gran guerra tristemente real y cruenta.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

81


COMPETICIÓN

82 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © MEZZALAMA

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 83


FOTOGRAFÍA © AOSTA PANORAMICA | MEZZALAMA

COMPETICIÓN

84 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


Cuando Europa pudo curar las heridas de la Segunda Guerra Mundial y recuperar la energía y el vigor en los años setenta, se volvió a celebrar la carrera. Aparte de la evolución del material y de la incorporación de nuevas generaciones sin el trauma de la guerra, por fin se aceptó la participación de las mujeres.

FOTOGRAFÍA © AOSTA PANORAMICA | MEZZALAMA

Durante la primera etapa, en los años treinta, la participación femenina estaba prohibida. En la tercera edición de estos años, Giusto Gervasutti, ilustre alpinista cuyo apellido da nombre a numerosas vías en el macizo del Mont-Blanc, estando lesionado, no pudo tomar parte en la carrera con el equipo del Ski Club Torino. Fue sustituido por una célebre alpinista y campeona de esquí originaria de Bolzano llamada Paula Wiesinger, que se disfrazó de hombre para poder engañar a los controles. Lamentablemente, en el refugio de Capanna Sella, el médico de la carrera comprobó que detrás del disfraz se encontraba una mujer y descalificó al equipo mixto. Aparte de reflejar la evolución de los tiempos permitiendo la participación femenina, la edición de 1975 fue el primer campeonato del mundo de esquí de montaña. Ahora bien, la clasificación era un tanto particular pues se dividía entre civiles y militares, siendo la carrera de estos últimos la que realmente contaba como competición oficial. Esto demostraba la íntima relación de los cuerpos militares alpinos con este tipo de pruebas. A pesar del ánimo y el optimismo que había recuperado Europa y la proliferación de actividades en la montaña, fueron pocos los años en los que se disputó la competición. Sólo cuatro ediciones formaron parte de esta segunda etapa de la carrera.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 85


COMPETICIÓN

En esta tercera vida de la carrera, el carácter competitivo y atlético predomina sobre la aventura. La organización puede asegurar mucho más el recorrido con escaleras para cruzar grietas, refugios móviles, cuerdas fijas y constantes vuelos de helicóptero. Los partes meteorológicos son más fiables y los materiales que utilizan los corredores mejores. Además, los numerosos guías de montaña que se responsabilizan del recorrido, aparte de velar por la seguridad, intentan garantizar la igualdad de oportunidades de todos los participantes esforzándose para dejar la huella siempre abierta y en óptimas condiciones para que los primeros equipos no tengan que hacer un esfuerzo extra y evitar así que la competición se vea desvirtuada por la nieve que cubre la traza. Los participantes ya dejan de ser montañeros para ser verdaderos atletas de alto nivel que terminan con esta carrera una densa y larga temporada competitiva. Tanto es así, que ponen en marcha planes de aclimatación –ya sea en cámaras de hipoxia o en concentraciones en altura durante las semanas previas- para compensar la dificultad que supone competir y rendir bien en una carrera que se desarrolla a más de 4.000 metros de altura. Asimismo,

86 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA © AOSTA PANORAMICA | MEZZALAMA

Finalmente, en 1997 se inaugura la época moderna del Trofeo Mezzalama saliendo desde el mismo pueblo de Cervinia, y ya con celebración bianual en los años impares. En los pares, es la carrera hermana suiza de la Patrouille des Glaciers, con origen y organización militar, la competición que cierra la temporada. No podría ser de otra forma que Fabio Meraldi, junto a Enrico Pedrini y Omar Oprandi, se llevara la victoria en esta primera edición de la nueva etapa que a día de hoy aún tiene continuidad.


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 87


LA STORIA DEL TROFEO MEZZALAMA VIDEO VÍA SPORTDIMONTAGNA

COMPETICIÓN

88 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © MEZZALAMA

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 89


COMPETICIÓN

Ahora bien, a pesar de estos cambios acelerados por la modernidad, los ingredientes que hacen de esta carrera la más especial, peculiar y amada/odiada del calendario se mantienen imperturbables. Il rinvio continua siendo un clásico poniendo a prueba la motivación y el compromiso de los participantes; el aire enrarecido a partir del Plateau Rosa afecta igual al organismo; el frío y el viento que dejan manos y orejas tocadas permanecen inalterados; la dificultada para mantener la concentración, el sacrificio y la motivación en los entrenamientos hasta finales de abril sigue siendo la misma o más dada la escasez de nieve de los inviernos tropicales; los largos entrenamientos a tres para preparar bien la Mezzalama en medio de la alta montaña primaveral aún dejan grandes momentos de amistad y aventura más allá de lo que acabe deparando la competición; correr por la afilada y estética arista del Castor que tanto asusta y seduce antes de la salida siempre será un placer indescriptible; poder esquiar con un mono de lycra y a toda velocidad a más de 4.000 metros rodeados de grietas y seracs deja sin palabras y estupefacto al que lo ve por primera vez; y sobre todo, la satisfacción y la sensación de plenitud es igual de intensa y completa una vez que los participantes cruzan la meta de Gressoney y se tumban en la verde y suave hierba que los acoge. Es fácil alejarse y renunciar a la Mezzalama, pero para quien le es fiel y la ama, la llegada a la meta supone una recompensa igual de monumental que los paisajes por los que transita este viaje entre glaciares, aristas y montañas llenas de historia.

90 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FFOTOGRAFÍA © AOSTA PANORAMICA | MEZZALAMA

los equipos se configuran mucho más en función del rendimiento en la búsqueda de un resultado que por el espíritu de cordada.


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

91


FOTOGRAFÍA © AOSTA PANORAMICA | MEZZALAMA

COMPETICIÓN

92 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


XEO 19R 2000 lm1 300 m1 20 h1

Vive la noche

A más velocidad, más luz, no habrá reto nocturno que no puedas afrontar.

1) Mediciones por ANSI FL1 en el ajuste respectivo. Si no se indica explícitamente ningún valor, los valores se refieren a Luminosidad (lúmenes / lm) y rango de iluminación (metros / m) en el ajuste más alto y a la duración de la batería (horas / h / h) en el valor más bajo. Una función de refuerzo (si está disponible) se puede utilizar varias veces, pero sólo por períodos cortos de tiempo. Si la luz tiene diferentes modos de energía, la medición se basa en “modo de ahorro de energía”. * Más información sobre la garantía consultar ledlenser.com/warranty. CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 93ledlenser.es

Reiberco Internacional S.A. Avda. Doctor Federico Rubio y GalÍ 86, 28040 Madrid. Importador exclusivo para España y Portugal.


94 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 95

FOTOGRAFÍA © DYNAFIT / YOUR BIG STORIES

POR BENEDIKT BÖHM

SPEED-TRANSALP NONSTOP


ESQUÍ DE MONTAÑA

Texto por KisstheSnow

“Benedikt Böhm es una persona con mucha capacidad no de ver el futuro, sino de imaginarlo”. Estas palabras corresponden al guía de alta montaña y esquiador Javi Martín de Villa, amigo personal del protagonista de estas líneas y con quien me cito para hablar sobre una actividad de la que tuve conocimiento hace unas semanas. Los pasados días 9 y 10 de marzo, alguien cruzaba los Alpes de norte a sur en esquís de montaña en algo menos de 29 horas sin hacer paradas. La ruta comenzaba en Ruhpolding, en Alemania, y terminaba en Kasern, en el Südtirol, Italia. Unos 210 kilómetros con 10.500 metros de desnivel que a un montañero entrenado pueden llevar entre tres y seis días. El proyecto se llama Speed-Transalp; el esquiador de 41 años, Benedikt Böhm. Enseguida quise conocer más sobre una ruta que, a diferencia de otras como la ChamonixZermatt que transcurre entre refugios, sigue un itinerario algo más natural, uniendo valles y territorios por un recorrido complicado que atraviesa frondosos bosques y que hace muy difícil la navegación. Además, el nombre de su protagonista me resultaba familiar sin saber por qué. No me fue difícil encontrar en la red

96 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

que Benedikt era el responsable de Dynafit, marca con la que está vinculado desde hace mucho tiempo Javi, un esquiador de montaña con el que comparto pueblo de residencia y quien hace poco, en el Campeonato de España de esquí de montaña celebrado en el Pirineo catalán, nos mostraba su apoyo a este proyecto que con este número pone fin a su primera temporada. “Benedikt es una persona enamorada de la tradición muniquesa y con una visión de la montaña al más estilo bávaro. Le gusta salir al monte y disfrutar de la naturaleza en el amplio sentido de la palabra. Es un tío muy fuerte. Mide casi un metro noventa, y sus grandes manos y piernas son indicativas de que es un portento


FOTOGRAFÍA © DYNAFIT / YOUR BIG STORIES

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA: XXX

KISSTHESNOW 97


ESQUÍ DE MONTAÑA

98 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © DYNAFIT / YOUR BIG STORIES

de la naturaleza. Más que un enamorado del entrenamiento, lo es de la actividad. Tiene una energía fuera de lo normal. Es capaz de realizar una jornada laboral de más de diez horas habiéndose levantado a las tres de la mañana para realizar cuatro o cinco mil metros de desnivel. Nunca le he oído decir que esté cansado”. Como todo en la vida, siempre hay excepciones, y seguro que Beni, como le gusta llamarle a Javi, sí que manifestó su fatiga en la última media hora de actividad. Javi, quien le acompañó aproximadamente durante las últimas 15 horas para recorrer unos 80 kilómetros, nos contaba, que aunque la noche fue muy bonita, el efecto foehn, con vientos del sur que alcanzan rachas de 100 km/h, hizo realmente dura la última parte de esta travesía. La huella abierta en los días previos había desaparecido, al igual que una gran cantidad de nieve. Tras atravesar valles kilométricos en la parte final de la actividad, Benedikt sí que mostró algo de debilidad. Seguro que las fuerzas que le transmitían las prácticamente diez personas que le acompañaban en la última posta, y el hecho de que esta actividad tenía un gran trasfondo solidario pues estaba sirviendo para recaudar fondos para la organización benéfica Albert Schweitzer Kinderdörfer und Familienwerke, la cual trabaja en favor de niños, jóvenes y familias desfavorecidas, hizo que este agotamiento final fuera más llevadero. “El proyecto surgió en el año 2006. Yo fui uno de los componentes de aquella travesía. La perso-

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 99


ESQUÍ DE MONTAÑA

100 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © DYNAFIT / YOUR BIG STORIES

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 101


na que ideó aquella ruta fue Schorsch Nickaes, alguien que como Beni comenzó como agente comercial para Dynafit y que ahora ocupa un puesto de gran responsabilidad en la marca. Él también fue miembro del equipo nacional alemán de esquí de montaña al que Benedikt se unió al volver de una etapa de su vida en Inglaterra. En 2006 nevó muchísimo. Tras comprar unos mapas y montar la ruta en casa, Schorsch pensó en cruzar los Alpes en esquís de montaña. En aquella época los materiales eran muy diferentes. Piensa que entre esquís, fijaciones y botas, se llevaban unos 2,3 kg en cada pierna, cuando este año no superaban los 1,3. Esto se nota. Al igual que esta vez, las condiciones no fueron las mejores. Hizo mucho calor y la nieve no era ni mucho menos la ideal. Además, no conocíamos ni distancia ni desnivel. Se hizo muy dura una ruta donde la navegación es muy difícil. Aquel año la travesía nos llevó algo menos de tres días de sol a sol, en los que comenzábamos a las cinco de la mañana para terminar a las siete de la tarde”. Sin duda, tal y como nos cuenta Javi, la experiencia fue de ésas que quedan marcadas para siempre en las personas que las viven. Tanto, que cuando este año durante el mes de enero cayeron cuatro metros de nieve, Schorsch propuso a Benedikt volver a repetir esta actividad pero en non stop. “Creo que en 35 horas la puedes hacer. Si quieres te monto la ruta”. No fueron necesarias más palabras para convencerle. Llamaron a Javi Martín de Villa quien con otros cuatro guías de montaña estuvo trabajando la ruta, buscando los pasos más obvios y balizándola en los puntos más conflictivos. Ya no hubo

102 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA © DYNAFIT / YOUR BIG STORIES

ESQUÍ DE MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 103


FOTOGRAFÍA © DYNAFIT / YOUR BIG STORIES

ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

104 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


marcha atrás, a pesar de que un virus uno o dos días antes de comenzar a ganar kilómetros y desnivel fue dejando fuera de combate, momentáneamente, a cada una de las personas que debían asistir por postas a Benedikt. Afortunadamente, se fueron recuperando de forma escalonada para poder ayudarle.

FOTOGRAFÍA © DYNAFIT / YOUR BIG STORIES

El domingo 10 de marzo, a las 10:34, Benedikt y parte de su equipo alcanzaban el pueblo de montaña de Kasern. “Speed-Transalp fue para mí una experiencia indescriptible. Estoy completamente en las últimas, me duelen los pies y todo mi cuerpo está agotado. No puedo esperar a tenderme en la cama, pero a la vez estoy increíblemente feliz de haberlo logrado”, comentaba Benedikt tras agradecer a todos los miembros de su equipo la ayuda prestada. Un deseo más que se cumple para una persona que en el año 2005 o 2006, en la cordillera del Himalaya le decía a Javier que soñaba con que algún día pasearía por Munich y vería a la gente vestida de Dynafit. Quizás Benedikt no recuerde que en aquellos días también le comentaba a Javi que mientras en él veía a un Porsche, él se consideraba un todoterreno con gasoil para rato. “Beni no es una persona rápida, sino resistente. Alguien que con los esquís en los pies es un portento y que se maneja muy bien fuera de su zona de confort”. Sin duda, una actividad realizada por una persona que ha conseguido dedicar el día a día a su auténtica pasión: la actividad en la montaña, y que es capaz de inspirar a aquellos que aman recorrer lugares alejados, solitarios y sobre todo, bellos, sobre unos esquís de montaña.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 105


FOTOGRAFÍA © DYNAFIT / YOUR BIG STORIES

ESQUÍ DE MONTAÑA

106 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


OFTEN COPIED BUT NEVER EQUALLED From the time the first ‘low-tech’ binding was hatched in 1983 to our present collection comprised of 14 models, DYNAFIT has been the benchmark for fast, light, and dependable tech bindings for all forms of uphill skiers. The standard.

180509_DYN_US_Bindings_Ad_215x285.indd 1

#SPEEDUP| DYNAFIT.COM

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 107

09.05.18 16:24


UN TRIBUTO VISUAL

LA FIGURA DEL COACH 108 KISSTHESNOW

Fotografías. Jesús Dyañez | Dymages

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 109


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

GALERÍA FOTOGRÁFICA

110 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 111


112 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

GALERÍA FOTOGRÁFICA

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 113


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

GALERÍA FOTOGRÁFICA

114 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 115


116 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

GALERÍA FOTOGRÁFICA

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 117


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

GALERÍA FOTOGRÁFICA

118 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 119


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

GALERÍA FOTOGRÁFICA

120 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 121


122 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

GALERÍA FOTOGRÁFICA

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 123


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

GALERÍA FOTOGRÁFICA

124 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 125


126 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

GALERÍA FOTOGRÁFICA

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 127


FOTOGRAFÍA © JESÚS DYAÑEZ | DYMAGES

GALERÍA FOTOGRÁFICA

128 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 129


130 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Ywww.kissthemountain.com MONTAÑA

FOTOGRAFÍA © PARALELO 70 | ALWAYS EXPLORING

MOUNTAIN CULTURE

Profile for kissthemountain

KisstheSnow. Capítulo #04. Qimuqsuq  

Cultura de nieve y montaña. Esquí de montaña, Skimo, Freeride, Freetouring, Extreme Skiing.

KisstheSnow. Capítulo #04. Qimuqsuq  

Cultura de nieve y montaña. Esquí de montaña, Skimo, Freeride, Freetouring, Extreme Skiing.