Page 90

Aunque el calor no termina de marcharse, estas minúsculas gotas de lluvia que caen ahora del cielo, parecen refrescar un poco el ambiente. Todo es perfecto y está saliendo según lo planificado en los últimos meses de entrenamiento. Si no sufro ninguna caída ni lesión muscular, es realmente difícil que se me escape esta victoria. Sólo tengo que concentrarme en los obstáculos en forma de piedras y ramas de árboles que el potente haz de luz de mi linterna frontal NAO+ dibuja con gran nitidez en mi camino. Su tecnología Reactive Lighting evalúa por mí la luminosidad del ambiente adaptando al instante la potencia de la iluminación. Si no fuera porque los sonidos de la noche son diferentes a los del día, no sería consciente de que hace ya casi tres horas que el sol se despidió. Por momentos incluso me olvido de que llevo un frontal. Su presión es la justa para no resbalar. Sus escasos 185 gramos también contribuyen a esto. Sólo somos el camino y yo. Me siento seguro. Son 750 lúmenes que combinan un haz de luz amplio para la visión de cerca con un haz luminoso focalizado para la visión de lejos que puede llegar a alcanzar los 140 metros. Un fuerte sonido rompe mi concentración. Me detengo. Dirijo mis ojos hacia el origen del mismo. Como si se tratase de un sueño, veo como un haz de luz perfectamente dibujado en el cielo tiñe de rojo los ojos de un ciervo que asustado me mira a unos cincuenta metros de distancia. Sonrío.

90 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE MONTAÑA

Kissthemountain #17. Tormenta  

Revista digital de montaña.

Advertisement