Page 1

NÚMERO #06. TIERRA


SUMARIO

05

74

PÁGINA ABIERTA TRAIL.

06

PERSONAJES RAMÓN PORTILLA. PERSEGUIDOR DE SUEÑOS.

TERRENOS DE JUEGO ZEGAMA AIZKORRI. SEÑORA DE LAS ALTURAS.

38

ESPACIOS NATURALES LAS DOLOMITAS. CARA A CARA CON EL VÉRTIGO.

108

PARALELO 70 GROENLANDIA. WHITE OUT.

54

ESCAPARATE. MATERIAL, CARRERAS Y NUTRICIÓN.

CHARLAS EN LA CIMA OIHANA KORTAZAR. COMPETICIÓN POR SUS VENAS.

4

KISSTHEMOUNTAIN

92

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


PÁGINA ABIERTA

TRAIL

Imagina por un momento que un día decides practicar tenis. Compras una raqueta, te apuntas a unas clases, practicas dos o tres veces por semana con algún amigo, y al cabo de un año, realizas tu inscripción para jugar el torneo de Wimbledon. Llega el mes de junio, haces la maleta, y te vas al All England Club en Londres donde por unos días vives rodeado de las estrellas a las que tanto admiras y que, por supuesto, están dispuestas a cruzar unas palabras contigo. Siempre te ha gustado ir en moto. Cuanto más rápido mejor. Ahorras durante un año y te inscribes para correr el campeonato del mundo de Moto GP. Pasas una temporada viajando por todo el mundo, disfrutando de la compañía de tus pilotos favoritos, y sentándote con ellos en los comedores instalados en cada uno de los circuitos que visitas. Tomando unas cervezas, decides con tu peña de amigos que el próximo año os apuntareis para jugar la Champions. ¿Por qué no? Tiene que ser increíble jugar en los más grandes estadios del mundo. Además, debe de ser una agradable sensación la de regatear a uno de tus futbolistas más admirados, o marcarle un gol a aquel portero que tan bien gestiona las situaciones de uno contra uno.

Tres párrafos y tres situaciones completamente inviables. El deportista normal no tiene cabida dentro del deporte al más alto nivel. Es más, la élite de cualquier disciplina deportiva prefiere no mezclarse con el deportista amateur, pues este seguramente esté tan emocionado que no sepa cuando poner fin a una conversación. En ningún deporte se produce lo descrito en los tres primeros párrafos. ¿O sí? Hay uno donde el deportista aficionado puede saludar antes de cualquier prueba a aquellos otros a los que admira. Puede incluso preguntarles sus dudas sobre algún aspecto del entrenamiento a través de las redes sociales y obtener con casi toda seguridad una respuesta. A la hora de recoger el dorsal para competir, la élite se acercará a la misma cola que tú guardas para situarte detrás de ti y esperar su turno para recogerlo. Incluso, a la hora de buscar su lugar en la salida, pasará por los mismos controles que tú, porque no hay privilegios para ellos. Por supuesto que todos los participantes les dejarán pasar hasta situarse en las primeras posiciones de salida porque lo piden educadamente. Esto es trail. Y esto ha sido lo que hemos vivido el penúltimo fin de semana de mayo en Zegama. Un pueblo volcado con una carrera que vigila que la esencia de este deporte no cambie por más que algunos se empeñen en separar a los corredores buenos de los normales.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

5


ZEGAMA AIZKORRI S E Ñ O R A MARATOIA DE LAS ALT U R A S


FOTOGRAFÍA: FOTOIOSU


PLAY VIDEO

FOTOGRAFÍA: FOTOIOSU

8

KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


TERRENOS DE JUEGO

SEÑORA DE LAS ALTURAS. Sentimientos muy intensos. Pasión y sacrificio. Esfuerzo y satisfacción. Búsqueda del desenlace perfecto. Difícil que lo vivido caiga en el olvido. Muy difícil. Casi imposible.

* “No es manía ni locura esto que tengo contigo.

No es manía ni locura que los mejores doctores no hayan encontrado la cura, que no venga de tu mano, Señora de las Alturas”. Elementos agua y aire. Frío. Lluvia y viento que se aliaban con las bajas temperaturas para hacer que el día en el que Zegama Aizkorri Maratoia cumplía los quince años, la montaña nos recordase lo pequeños que somos comparados con su inmensidad. Otzaurte, Aratz, Aizkorri, Aitxuri, Oltze, Urbia, Andraitx…

EL ESCENARIO DE LA BATALLA.

* “Si te quieres venir, puedo pasar a buscarte, así

te quedas conmigo para que pueda contarte lo mucho que te necesito. Aunque creo que ya lo sabes, voy a volver a decirlo, que te quiero más que a nadie, que te sigo queriendo lo mismo, para que alivies mis males, Señora de las Alturas”. Elemento tierra. Barro y piedra. Compañeros desde el principio de esta lucha en la que el más fuerte adversario es uno mismo, y en la que aquellos que también portan un dorsal, de rivales se transforman en compañeros en los que apoyarse una y otra vez. Elemento fuego. El que habitó en los corazones de todos los afortunados combatientes. Zegama. Señora de las Alturas. Larga vida.

*Señora de las alturas. Canción de Los Planetas de su disco Una ópera egipcia. REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA: XXX

KISSTHEMOUNTAIN

9


TERRENOS DE JUEGO

PREVIOS.

Yngvild y Oihana. Juventud y veteranía. Calma tensa y fingida. Los nervios y las dudas circulan por sus venas. Fuerza. ¡Aupa!

10 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA: JORDI SARAGOSSA

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

11


FOTOGRAFÍA: CARLOS LLERANDI

12

KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


TERRENOS DE JUEGO

LA SALIDA.

Aritz y el resto. Cielo amenazante. Zegama os espera. Volved con el deber cumplido. Ese que os permitirรก reposar con la satisfacciรณn de haberlo dado todo. Casi hasta la vida.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAร‘A

KISSTHEMOUNTAIN

13


TERRENOS DE JUEGO

LA BATALLA.

Oihana. Contención para no dejarse embriagar por los ánimos de un público enloquecido que no entiende de reservas de fuerza para la soledad que sigue a la cumbre del Aizkorri. Experiencia.

14

KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA: JORDI SARAGOSSA FOTOGRAFÍA: XXX

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

15


FOTOGRAFÍA: CARLOS LLERANDI

16 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


TERRENOS DE JUEGO

LA BATALLA.

Azara. Pasión. Pura fuerza. Su sonrisa desconoce aún que el frío iba a romper sus ilusiones apenas unos kilómetros después. Volverá. Sin duda. Zegama te espera.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

17


TERRENOS DE JUEGO

LA BATALLA.

Kilian y Marc. El rey y el príncipe. Camino de Sancti Spiritu donde librarán una batalla grabada a fuego en los ojos de cientos de afortunados testigos.

18 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA: IGOR QUIJANO FOTOGRAFÍA: XXX

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

19


FOTOGRAFÍA: JORDI SARAGOSSA

20 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


TERRENOS DE JUEGO

LA BATALLA.

Jokin. Sentimiento puro. Orgullo euskaldun. Guerrero casi invencible. De aquí hasta la eternidad, la meta. Sin guardar absolutamente nada. Vacío.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

21


TERRENOS DE JUEGO

LA BATALLA.

Maite. Fuerza y coraje. Por méritos propios. Superación y entrega. Lesión superada porque sí. Porque llegaba la cita perfecta. Su cita.

22 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA: FOTOIOSU FOTOGRAFÍA: XXX

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

23


FOTOGRAFÍA: JORDI SARAGOSSA

24 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


TERRENOS DE JUEGO

EL DESENLACE.

Luis Alberto y Manuel. Esto es Zegama. Esto es montaña. La cara de Manuel lo dice todo. La de Luis no podemos verla, pero sabemos que es de respeto por el compañero, no rival.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

25


TERRENOS DE JUEGO

EL DESENLACE.

Zegama. Un pueblo volcado. Público, voluntarios, corredores y organización. Todos a una. Todos por la mejor prueba de montaña del mundo. Un sentimiento común.

26 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA: CARLOS LLERANDI FOTOGRAFÍA: XXX

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

27


FOTOGRAFÍA: JAVIER COLMENERO

28 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


TERRENOS DE JUEGO

EL DESENLACE.

Kilian. Maestro de maestros. El Señor de Zegama. Una leyenda en vida. Un mito. Algún día, en el futuro, los libros hablarán de él. Eso ya se lo ha ganado. El más grande.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN 29


TERRENOS DE JUEGO

EL DESENLACE.

Yngvild. Todo el futuro a sus pies. Luchadora de aspecto frágil pero de armas tomar. Sonríe. Sonríe. Sonríe. Y guarda para siempre este recuerdo. Has entrado en la historia.

30 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

PLAY VIDEO


FOTOGRAFÍA: JAVIER COLMENERO FOTOGRAFÍA: XXX

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

31


FOTOGRAFÍA: CARLOS LLERANDI

32 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


TERRENOS DE JUEGO

EL DESENLACE.

¿2?, ¿1? Es indiferente. Quizás en otra edición en lugar de un número debería aparecer “K” O “D” de Dios.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

33


TERRENOS DE JUEGO

Vivir Zegama es algo diferente. Se tienen experiencias que no da ninguna otra carrera. Y no hablo de la prueba deportiva en sí. Mucho se ha escrito sobre la subida por Sancti Spiritu hacia el Aizkorri. Los ánimos de la gente son algo que no olvidarán jamás todos aquellos que han tenido la oportunidad de participar en esta prueba. Los gritos son tan ensordecedores que, cuando terminan, y se afronta la cresta hacia el Aitxuri, el silencio que se vive se convierte en un zumbido similar al que penetra en tus oídos después de haber asistido a un concierto de volumen considerable. Es realmente difícil no dejarse llevar por los ánimos de un público que no entiende de reservas de fuerzas para el resto de la carrera. Antes de correr esta prueba, había oído hablar de la belleza de su recorrido, del barro y de los ánimos de la gente. Quizás no tanto de su dureza. Pero es que claro, probablemente ésta no esté en su desnivel, que desde luego es muy considerable para 42 kilómetros, sino en las condiciones climatológicas y por ende, en el barro. En la edición de 2016, hubo mucho, muchísimo. La sensación de patinar, más que de correr, es frecuente en muchos tramos. Se nota perfectamente quien está habituado a correr por él y quien, entre risas primero, y temeroso después, afronta esas bajadas. Sin duda un elemento característico de esta prueba junto a la niebla que convierte los bosques que se atraviesan en paisajes sacados de una leyenda. Todo es muy bello. Senderos, cimas, crestas, campas, bosques… Pero no creo que la carrera sea la verdadera protagonista del fin de semana. Al menos para mí. Lo que más me ha maravillado de estos

34 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


días, es el ambiente que se vive en Zegama. Se puede decir sin temor a equivocarse, que es diferente. Y esto probablemente sea porque este deporte no es comparable a ningún otro. ¿Dónde puede un aficionado cruzarse una y otra vez con campeones del mundo o de Europa y saludarlos sin ningún impedimento? ¿En qué otro ambiente es posible ver en primera persona la excelente relación que tienen deportistas de distintos equipos? ¿Dónde puede uno tomarse algo justo a escasos centímetros de ese corredor que tanto admira? Corredores, organización, asociaciones nacionales e internacionales, marcas, prensa, voluntarios… La convivencia es perfecta. Todo parece perfectamente engranado para vivir un fin de semana soñado. Incluso la presencia de las furgonetas de marcas como Salomon, Buff o La Sportiva, con sus puertas abiertas y el equipo congregado en torno a ellas, te arrancan una sonrisa cada vez que pasas junto a ellas. Un último detalle. He participado en muchas pruebas de reconocido prestigio, tanto en territorio nacional como más allá de sus fronteras. Alguien podría discutirme si dijera que en ninguna de ellas se congrega tanto deportista de élite entre los quinientos participantes que tienen la suerte de poder tomar la salida. Lo que no admite dudas, y esto es único en el mundo, es la integración entre todos los corredores. Todos somos iguales. Es la esencia de las carreras de montaña y por favor, que esto no cambie. Pruebas como Zegama velan por ello. Pasando por el control de dorsal y material hacia el recinto de salida, tenía justo detrás a Zaid Ait Malek, delante a la izquierda a Alfredo Gil, y a la derecha a Oihana Kortazar. No hay privilegios para el corredor de élite. Todos vamos a enfrentarnos a la más dura y bella batalla. Zegama es Zegama. Por siempre.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

35


NO CONQUISTAMOS LAS MONTAÑAS SINO A NOSOTROS MISMOS. EDMUND HILLARY..

publicidad@kissthemountain.com


WHITE OUT

GROENLANDIA

BLANCO S O B R E BLANCO


FOTOGRAFÍA: © paralelo 70 | ALWAYS EXPLORING.


PARALELO 70

FOTOGRAFÍA: © paralelo 70 | ALWAYS EXPLORING.

Por Fede Arcos Zafra

“Acompañado únicamente por su arpón, el pescador solitario avanza sobre el hielo. El cuadro es totalmente blanco. Al girar la vista se pierden todas las referencias y el sonido de tu respiración es lo único que te hace saber que la experiencia es real”. Groenlandia 2016.

40 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


N

ieva. Es extraño. La sensación debe de ser parecida a la de estar encerrado dentro de una inmensa esfera blanca.

Con el cuerpo totalmente cubierto, el único sonido que oigo es el de mi propia respiración. Cuando me detengo…, nada. Un vacío silencioso y sobrecogedor. La única referencia que tengo es la del pescador que avanza hacia el blanco, a unos 30 metros, y aún así, la nieve no lo difumina. La imagen es profunda. No se trata de la visión plana y cerrada que se forma con la niebla, sino que tiene mucha profundidad. Pero es imposible saber cuánta. Es la imagen de una paranoia onírica, más propia de la imaginación que de la realidad. Durante un momento me retiro la máscara. El blanco es absoluto. Casi no puedo creer los valores de

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

41


FOTOGRAFÍA: © paralelo 70 | ALWAYS EXPLORING.

medición de luz que me da la cámara; la luminosidad es tan alta que vuelvo a ponerme la máscara antes de que se me desprendan las retinas.

La imagen del pescador parece sacada de un cuento para niños. Sin embargo es real, arcana, pura.

Es el White Out, un fenómeno ártico que se produce cuando se funde el blanco del suelo con el del cielo, se pierde la línea del horizonte, y todo se vuelve igual, de un blanco tan intenso y tan homogéneo, que impide distinguir la propia huella ya que no se proyectan sombras.

Havanna recoge con la pala la nieve de la superficie y comienza a picar el hielo hasta que forma un cuadrado. La capa es muy fina. Prepara el sedal, el cebo, lanza el lastre y, con ayuda de un gran carrete de metal oxidado, introduce una línea de unos 300 metros. Dos horas después han picado en casi la mitad de los anzuelos.

Avanzamos sobre la helada superficie del mar en busca de alimento. Nos parece mentira poder arrancar algo de vida a este vacío.

Cuando regresamos, con el trineo lleno de peces, el viento empieza a soplar con fuerza. La nieve se arremolina junto a los pequeños

42 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


PARALELO 70

“Ha nevado durante toda la noche y el trineo encuentra más resistencia para desplazarse. Los perros se hunden en el manto blanco y los esquíes del transporte emiten un sonido parecido a las olas del mar en un día calmado”

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

43


PARALELO 70

44 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA: © paralelo 70 | ALWAYS EXPLORING.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

45


FOTOGRAFÍA: © paralelo 70 | ALWAYS EXPLORING.

“Es la 01:00 de la madrugada, el silencio sólo lo rompen los crujidos de las placas de hielo bajo nuestros pies. La banquisa nos parece muy inestable. El estado del hielo se ha estado deteriorando a un ritmo endiablado los últimos días, pero la presencia de la aurora boreal nos mantiene inmóviles junto a los icebergs. A esta altura del año el crepúsculo dura toda la noche, y la luna llena ilumina el hielo, que emite un reflejo azulado que identifico como el color del frío.”

46 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


PARALELO 70

accidentes de la superficie, y los perros, enroscados sobre sí mismos, comienzan a cubrirse de nieve. Empieza a caer la luz y la tempestad gana en intensidad. El viento barre la nieve acumulada en las laderas de los fiordos, proyectándola con fuerza. En el interior de la cabaña de cazadores, bebemos café caliente y cenamos la foca que cazamos hace un par de días. Sin embargo, no puedo permanecer dentro demasiado tiempo. El justo para calentarme. El espectáculo está fuera, el infierno blanco bañado por la espectral luz de la luna que se filtra a través de las nubes. No queramos ni siquiera imaginar lo que debe de ser pasar una noche a la

intemperie dentro de una auténtica tormenta ártica… Durante toda la noche cruje la cabaña. El aullido del viento, que hace horas engulló el propio aullido de los perros, nos muestra la realidad; estamos totalmente aislados en una remota región de la costa este de Groenlandia. A la mañana siguiente todavía sopla algo de viento racheado que desplaza nieve y hielo a escasos centímetros de la superficie helada. Todavía no ha amanecido pero la claridad inunda ya todo el paisaje. Conforme empieza a elevarse el sol, los sutiles colores de las luces del norte dan paso al

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

47


PARALELO 70

48 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA: © paralelo 70 | ALWAYS EXPLORING.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN 49


FOTOGRAFÍA: © paralelo 70 | ALWAYS EXPLORING.

dorado que va pintando los picos de las montañas que conforman el fiordo. Durante la noche han caído 30 centímetros de nieve, y ahora la banquisa vuelve a ser de un blanco inmaculado. Sobre la delgada capa de hielo que cubría el brazo de mar no se aprecian ahora grietas, lo que unido al peso añadido de la nieve, la hace aún más inestable y peligrosa.

gresar, sobre su trineo, días después a Sermiligaaq. El mar se habrá abierto completamente, obligándolo a embarcar con sus perros. Pero eso será días más tarde, y nosotros, huyendo del avance del agua, tenemos todavía mucho blanco que ver. La banquisa, lenguas glaciares, hielo caótico, icebergs y mucha nieve, pero nada de aquello será comparable al blanco absoluto del White Out.

Debemos salir de allí lo antes posible en una carrera contra el hielo que está deteriorándose a un ritmo exponencial. De hecho, a la vuelta, Havanna no podrá re-

50 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


PARALELO 70

“El viento arrastra partículas de nieve y hielo formando una nebulosa que envuelve todo lo que asoma sobre la superficie. El blanco vuelve a apoderarse de todo, y el frío cala los huesos helando el aliento.”

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

51


PARALELO 70

FOTOGRAFÍA: © paralelo 70 | ALWAYS EXPLORING.

52 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

53


OIHANA KORTAZAR P O R S U S V E N A S

COMPETICIÓN

54 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

55

FOTOGRAFÍA: ORIOL BATISTA


CHARLAS EN LA CIMA Al sol, en el puerto de Mutriku, su lugar de residencia, dos días antes de Zegama, charlamos con Oihana Kortazar, uno de los emblemas del equipo Salomon, para el que compite desde 2008. La charla no puede evitar dirigirse una y otra vez a la prueba de Zegama. Se nota que no es una carrera cualquiera para quien la ha ganado ya en dos ocasiones. En 2011 fue campeona de la copa del mundo Skyrunning, campeona de Europa, campeona de España de carreras de montaña, campeona de la copa de España, campeona de Europa combinada, campeona de España de kilómetro vertical. Desde entonces, no ha dejado de ganar. Respeto.

Por J.M.A. Prat

: Hace un poco de frío aquí, ¿no? K: Si quieres nos sentamos allí junto al puerto que hace sol. O: Sí, vamos ya. Te ayudo con el vaso. K: Es bonito esto. O: Mucha gente llega aquí [Mutriku, Gipuzkoa, localidad de residencia de Oihana] y baja pensando que arriba no hay nada, pero hay mucho que ver. Tenemos mar pero también montaña. Me venía bien quedar en ese lugar. Estaba en una plaza con los niños muy cerca, justo ahí, donde está esa casa azul. Es lo que llaman plaza de abajo. Hay plaza de abajo y plaza de arriba. [Risas]. K: No me podía imaginar que vivieras aquí. Hace poco, cuando estuve charlando con Maite [Maiora] para el número #04 de la revista, por la mañana fui a Deva para hacer el recorrido de la Zumaia Flysch. Si llego a saber que vivías aquí, igual hubiese venido a verte. Estáis al lado. ¿No os encontráis entrenando? O: A veces nos hemos encontrado una en bici y la otra corriendo por la carretera, pero por montaña no. Cada una tiene sus horarios de en-

56 KISSTHEMOUNTAIN

treno y no solemos coincidir. Además, yo siempre que puedo voy a mi pueblo porque allí tengo más montaña. K: Hace un rato le he visto en Zegama, justo antes de tomar la salida del kilómetro vertical. O: Sí, hoy he estado con ella en la rueda de prensa. La vertical yo creo que la hará bien. La maratón a ver si aguanta. Es una tía muy fuerte pero lleva muchos meses sin poder entrenar bien por la lesión que ha tenido. [Maite Maiora se impuso con rotundidad en el kilómetro vertical. En el maratón fue quinta clasificada]. K: Me ha dicho que su primer objetivo era poder participar y terminar, y que el puesto era secundario. Encima va a hacer muy malo de lluvia y será todo una pista de patinaje. O: Sí, las caídas, la inseguridad que te da… Pero bueno, hay quien baja como una bala en seco o embarrado. K: ¿Vives aquí en Mutriku? O: Desde 2008. K: Justo cuando empezaste con las carreras de montaña. O: Exacto, fue al venir aquí a me-

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

diados de junio. En mayo había terminado la temporada de duatlón. Había oído hablar muy poco de las carreras de montaña. Sabía que existían Zegama y “Las tres grandes” [Hiru Haundiak]. ¿Sabes cuál es? K: No. O: Es una carrera que se hace cada dos años. Este año toca en octubre. Pero en aquel momento era sólo marcha, no carrera. Pero ya sabes, la gente empieza a ir en algunos tramos corriendo y al final se ha convertido en una carrera. Se apunta mucha gente y también tiene sorteo. Se llama “Las tres grandes” porque pasa por Gorbea, Anboto y Aizkorri. Tiene cien kilómetros. Yo sólo había oído hablar de esas dos carreras, pero muy de lejos porque no tenía a algún conocido que las hiciera. Pero aparte de andar mucho en bici y corriendo, también solía ir mucho al monte porque soy de un pueblo del interior de Gipuzkoa. K: De Elgeta, ¿no? O: Sí. Muchos montes bajitos. Estaba federada en un club de montaña de un pueblo de al lado, el club Erdella de Elorrio, y con


CHARLAS EN LA CIMA

ellos hacía muchas salidas. K: Como era antes. O: Sí, eso es. K: Antes la gente veía correr a alguien por la montaña y se preguntaba dónde iría ese loco. Se te quedaba la gente mirando. Y ahora es muy habitual. O: Es curioso. La última vez que fui a hacer una tirada larga, reflexioné sobre el gran número de personas con las que me había cruzado corriendo. Hace nada no lo hacía con casi nadie. Una pasada. K: Oihana, ¿estás nerviosa? O: ¿Por la entrevista o la carrera? [Risas]. K: [Risas]. Por la carrera. A pesar del tiempo que llevas compitiendo, ¿te sigues poniendo nerviosa? O: Este año no lo estoy tanto. Otros años mucho más. Pero en este mi nombre no está entre las primeras favoritas. K: Bueno, si no es primera o segunda, será tercera... O: Bueno, pero los dos primeros puestos... Lo normal es que sean para Azara [García de los Salmones] y Megan [Kimmel]. Yngvild [Kaspersen] es una duda. No sé cómo se manejará en esta distancia porque será su primera maratón. Es una tía dura de pelar y hay que tenerla en cuenta. Que no pongan mi nombre como primera, me tranquiliza, y si estoy tranquila suelo hacer mejor las cosas. Dicen que conozco muy bien el circuito, que he ganado dos veces... [Finalmente Yngvild fue primera, Megan segunda y Oihana tercera. Azara tuvo que abandonar con síntomas de hipotermia]. K: Azara está muy fuerte. O: Exageradamente fuerte. He hecho algunas carreras anteriores a estas en las que no he tenido muy buenas sensaciones, pero en Zegama, conociendo tan bien el terreno, me pasan cosas como que

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

57


CHARLAS EN LA CIMA

ZEGAMA AIZKORRI MARATOIA 2015. FOTOGRAFÍA: ORIOL BATISTA


CHARLAS EN LA CIMA

justo el día de la prueba me encuentro muy bien. Espero que este año también. K: Te preguntaba lo de los nervios porque llevas compitiendo ya ocho años. ¿Qué rivales tenías en tus inicios? No sé, entre 2008 y 2011. ¿Quedan algunas? O: Esto ha evolucionado un montón, tanto en número de corredoras como en la forma de correr. Parece que hablamos del siglo pasado pero es que ha cambiado mucho. El tipo de corredoras que había antes era más gente que venía de montaña y ahora son más atletas. En aquella época... En 2011 cuando gané Zegama, estaba Emanuela Brizio, que aún mantiene el récord de la carrera y venía de ganar unas cuantas ediciones seguidas en Zegama. Que yo sepa por Italia sigue corriendo, por aquí ya no se le ve. También Corinne Favré, que también ha ganado en Zegama. Pero ella es escaladora, es alpinista, vienen de otro mundo, es diferente a lo de ahora. K: ¿Silvia Serafini? O: Sí, también he coincidido. Creo que ha vuelto a correr pero ha estado una temporada lesionada y también desmotivada. Le ha costado levantar la cabeza. Antes era otra cosa. No había el mismo número de rivales. K: ¿Y españolas? O: Mónica Ardid, Nerea Amilibia... Cuando yo empecé en 2008 en todas las carreras yo empezaba tirando y Nerea siempre me pilla-

MARATÓ PIRINEU.

ba. Nerea Amilibia, no Martínez, ella es de otra distancia. No éramos tan rivales. Nerea Amilibia, que ahora tendrá 42 o 43, sigue corriendo. Ha hecho de todo, montaña y asfalto. Tiene más de 100 txapelas ganadas, y ha sido de las más fuertes de la selección vasca. Una tía dura de pelar. Para mí es un referente porque a pesar de haberse visto desplazada de las posiciones de cabeza, sigue yendo a las carreras, y eso

pillaba. Siempre ha habido buena relación, no un pique insano. A día de hoy ella continúa. Hace tres o cuatro semanas coincidí con ella en una carrera, y yo hice primera y ella segunda. Para mí Nerea Amilibia es un referente porque muchas personas el día que no ganan, dejan de correr. Pero que siga ahí, demuestra que corre no solamente por ganar sino porque le gusta correr. K: ¿Te vuelves a mirar en ella? ¿Lo hacías en 2008-2009 y ahora otra vez por motivos diferentes? O: Sí. En aquella época también estaba Oihana Azkorbebeitia, que en Zegama 2010 fue segunda. No me acuerdo quién ganó [Emanuela Brizio], pero segunda fue ella y tercera Nerea. K: Ha cambiado mucho. O: Muchísimo. K: Fíjate ahora... sólo a nivel nacional hay un nivel tremendo... Azara García, Maite Maiora, Laura

“Para mí Nerea Amilibia es un referente porque muchas personas el día que no ganan, dejan de correr. Pero que siga ahí, demuestra que corre no solamente por ganar sino porque le gusta correr. ”

60 KISSTHEMOUNTAIN

dice mucho de ella. K: ¿Era quien te ganaba al principio? O: Sí, en 2008 Oihana era la jovencita explosiva que empezaba rápido, pero luego siempre me cogía en las bajadas. Estaba muy tranquila porque luego siempre me

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA: © JORDI VILA


CHARLAS EN LA CIMA

Orgué, Paula Cabrerizo, Gemma Arenas, Vanesa Ortega... O: Sí. Azara por ejemplo, una chica que viene de asfalto, atletismo o de pista, como Tòfol [Castanyer]. K: Asfalto has hecho, ¿no? ¿Qué marcas tienes? O: He hecho pero... He corrido poco. Behobia, donde hice 1 hora y 14 minutos y poco más. Hasta hace tres meses nunca me había federado en atletismo. Ahora lo he hecho para correr en El Reventón Trail [perteneciente a la Real Federación Española de Atletismo]. En 10 kilómetros tengo 37 minutos y 10 segundos. Pero nunca he estado una temporada entera de cross o de asfalto. Yo empecé a coger disciplina en el mundo del ciclismo. Con mi hermano, en verano hacíamos ruta y en invierno ciclocross. Al llegar a la universidad dejé el ciclismo. Hacía algo de deporte. Si iba a clase por la mañana, trabajaba de tarde, y al año siguiente al revés. Un día sí y un día no corría por asfalto, y otros días hacía spinning en el gimnasio, y algunas carreras de duatlón. Ese era mi perfil. Y los fines de semana salidas al monte y andar con la bici de carretera. Pero hacer sólo atletismo o técnica de carrera y esas cosas, no. En la vida he estado en una pista de atletismo. Si lo hubiera hecho, tal vez en alguna faceta sería mejor corredora de montaña, pero eso de tener que andar pendiente de los tiempos... En las carreras de montaña donde he hecho algún récord ni siquiera sabía en cuánto estaba. K: ¿Qué tiempo tienes en Zegama? El año pasado hiciste 4 horas y 45 minutos, pero ¿cuál es tu mejor tiempo? O: 4 horas y 42 minutos. K: Te quería preguntar sobre eso. ¿Te ves al mismo nivel ahora que

62 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


CHARLAS EN LA CIMA

en 2011? Te lo comento por dos factores. Primero por la edad, y segundo por los embarazos. ¿Te ves a un nivel menor o por el contrario piensas que cada año corres mejor pues tienes más experiencia y dominas otros aspectos? O: A ver... Primero te doy algún dato numérico: el año pasado hice 4 horas y 45 en Zegama haciendo tercera. La primera vez que gané en 2011, hice 4 horas y 42, pero la segunda vez que gané, en 2012, hice 4 horas y 50. El tiempo del año pasado está en medio de los dos. Fui capaz de hacer un tiempo mejor que el que hice antes de mi segundo embarazo. El nivel de corredoras era mayor y se corrió mucho más rápido. Ese tiempo me hizo terminar contenta. Me dijo más el tiempo que el puesto en sí. Me dije: “mira, has hecho mejor tiempo que la segunda vez que gané siendo las condiciones parecidas”. En cuanto a facultades, creo que después de los embarazos, he tenido altibajos, me pasa factura el cansancio que puedo tener. Va como por rachas. Si los críos están enfermos, en casa caemos todos. Entonces me encuentro peor, más cansada o desmotivada; en otros momentos me vengo arriba y me encuentro mejor... Físicamente, después del primer embarazo me encontré mejor que antes, pero después del segundo me ha costado mucho más. K: Te ha costado, pero por ejem-

plo, ¿te sorprendería muchísimo si el domingo volvieras a hacer 4 horas y 42 minutos? O: No, no me sorprendería. Mira, hay otra carrera que este año corrí en marzo, que es la Sara Korrika, en el país vasco francés, que es de 25 kilómetros y que gané por primera vez en 2011 con 2 horas y 27 minutos. Este año he hecho 2 horas y 18 minutos... Sí me veo capaz de hacer mejores tiempos, pero mi forma de correr ha cambiado. Antes me arreglaba mejor en corta o media distancia, y ahora mejor acercarse a los 42 kilómetros.

que Azara saldrá a tope desde el principio... O: Igual tanto como seguir a Azara, no creo. Ya he corrido muchas carreras con ella este año y ya sé cómo sale. Pero querer intentar mantenerme con Megan o con Yngvild u otra que salga y sorprenda a todos, sí. K: Aunque te exija un poco más que esa nueva forma de correr. O: Igual sí, porque... Sé que es un lío un poco contradictorio, pero más dudas que tengo yo en mi interior nadie tiene. Pero también... si empiezo y dejo que la gente se vaya, no estaré tranquila. Una cosa es que empiece más relajada que antes, pero no súper tranquila, porque si veo que se escapan me agobio, y luego no me veo capaz de alcanzarlas. Si me vengo abajo, encontraré excusa para decir que no es el día. Hay que buscar el punto medio. K: Pero es difícil. La distancia del maratón es muy jodida. En una carrera más corta te puedes decir: “venga, dos horas, a aguantar como sea”, y en un ultra, pues los ritmos son otros… O: Maratón es jodido porque no lo puedes dar todo desde el principio, pero no te puedes dejar nada. K: ¿Corres con pulsómetro en carrera? O: No llevo banda. K: ¿Y para entrenar? O: Si hago algo de series, sí que me lo pongo, pero si no, no lo uso.

“Si empiezo y dejo que la gente se vaya, no estaré tranquila. Una cosa es que empiece más relajada que antes, pero no súper tranquila, porque si veo que se escapan me agobio, y luego no me veo capaz para alcanzarlas. Si me vengo abajo, encontraré excusa para decir que no es el día. Hay que buscar el punto medio.” Necesito 15 o 20 para empezar a encontrarme bien. Antes voy fatal. Necesito más kilómetros. Antes me daba igual 20 o 30. Salía enchufada desde el principio. El año pasado, tras la vuelta del segundo embarazo me di cuenta de que necesitaba más kilómetros para entrar. He cambiado mi forma de correr y no me importa empezar más suave porque veo que luego remonto. Antes empezaba a tope y luego mantenía o incluso bajaba. Ahora es al revés, empiezo más tranquila y termino más fuerte. K: ¿El domingo en Zegama vas a utilizar esta estrategia? Imagino

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN 63


CHARLAS EN LA CIMA

K: Controlas tu cuerpo perfectamente para saber cómo tienes que ir en una carrera de 20 o de 40, ¿no? O: Sí, y en entrenamientos también sabes cuando no vas bien o vas rara. K: ¿El domingo llevarás riñonera o mochila? O: Sí, saldré con mochila para llevar también los geles. Es algo que a mí también me sorprende. Incluso para hacer una media maratón salgo con mochila, no sólo por agua sino también para llevar geles. Antes, cuando empecé, no. No sé si es que me arreglaba con menos geles. Tampoco existía el chalequito este de ahora. No me gusta tener pendiente en carrera a gente para que me den cosas. Si puedo llevarlo y no me supone peso de más… K: Sí, el chaleco este de Salomon es como si llevaras una camiseta. Oihana, otro tema. Cuéntame una semana de carga. ¿Cómo te la planteas? O: Normalmente los miércoles hago series en llano, y el fin de semana, por ejemplo el sábado, series en cuesta, y el domingo tirada larga. Aunque lo puedo cambiar en función del tiempo. Sábado, la tirada larga y las series en domingo. K: ¿Qué series? O: Para eso soy un poco... Si hago series en cuesta no mido la cuesta. Me digo por ejemplo: “tengo que tirar hasta la antena”. Igual hago ocho subidas recuperando en la bajada. No lo mido. Ese tipo de en-

trenamientos me rallan. Y en asfalto lo mismo. Salgo, caliento 15 o 20 minutos y... aquella señal que veo a lo lejos, voy a tope y descanso volviendo, o sigo hacia adelante y voy a por otra marca. También hago a veces aquí en el puerto cuando hace mal tiempo. A pista no voy. K: Entonces un par de días de series y una tirada larga otro día. O: Y luego, los martes suelo descansar. No hago nada. Tres tardes a la semana que voy al gimnasio a hacer fuerza… No sólo en pretemporada, todo el año. Pero no a la sala de máquinas, sino a clases de core y de body pump. Hago de todo: pectoral, bíceps, hombro, sentadillas, gemelos. Y en core, distintos tipos de abdominales y lumbares. El día que hago series, también dependiendo del tiempo, utilizo la bicicleta de carretera, y si hace malo hago spinning en casa, que no es lo mismo pero al menos sirve. K: ¿Los días que haces series doblas?

“También me gustó de aquella carrera de 55 km que, a pesar de que se me hizo muy dura, el reto psicológico fue increíble. ¡Joder, cuántas cosas te pueden pasar por la cabeza! De repente estás por tirar la toalla y al rato te vienes arriba.”

64 KISSTHEMOUNTAIN

O: Los lunes, bici para recuperar de la tirada larga del domingo. Martes, descanso. El miércoles, bici y series. Jueves, o bici de nuevo o tirada de asfalto y bici. 10, 12 kilómetros, hasta 16 como mucho, pero tranquilita. El viernes, dependiendo de lo del jueves, sólo bici. K: ¿Haces series en bicicleta? O: A veces, pero sólo en pretempo-

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


CHARLAS EN LA CIMA

rada. Ahora utilizo la bici más para descarga o hacer fondo. Me encanta la bici. Me gusta correr, pero llega un momento en el que necesito otra cosa. K: ¿El gimnasio está aquí en Mutriku? O: Sí. K: Era un pueblo ballenero… O: Poca información te puedo dar. El pueblo es pequeño y todas sus tradiciones están vinculadas a la mar, pero a mí todavía no se me ha contagiado esto del amor por la mar [Risas]. Vengo a la playa con los niños a jugar porque hay que venir. Es un pueblo turístico y en verano hay mucha gente. K: ¿Hay pesca o se trabaja en industria? O: Industria hay poca, un par de conserveras. Queda sólo un barco que entra con pescado. Ondarroa, el siguiente pueblo que es ya de Bizkaia, sí que vive de la pesca. Aquí ya no. Hay una pescadería ahí abajo. También el Instituto de la Marina y una escuela de buceo. Pero barcos con pescado poco. Lo traen de Ondarroa. Hace muchos años sí que había movimiento. En Abril se celebra el día del verdel y se hace una gran fiesta. K: ¿Cuántos habitantes ahí aquí en Mutriku? O: 5.000. K: ¿Le das mucha importancia a la nutrición? ¿Tienes nutricionista? O: No tengo para que me diga qué es lo que tengo que comer. Pero sí para apoyarme, por si cojo un trancazo que me diga qué puedo tomar, o si me encuentro decaída que me diga un complejo vitamínico. En ese sentido, sí. Pero el mundo de la nutrición siempre me ha gustado. Leer sobre ello. Me gusta mucho cocinar. Mi padre tiene huerta y siempre me ha inculcado eso de comida de casa. Soy de co-

mer mucho, pero limpio. Sé que en este mundo de las carreras hay gente que pesa las comidas, que llevan el control hasta ese extremo. Yo no. Comer es un placer para mí. Vivo en un sitio privilegiado para el pescado. La carne también es buena, aunque carne roja no como. Y la fruta y la verdura vienen de la huerta de mi padre. También los huevos son de él. K: ¿Cerveza o vino? O: No. No por cuidarme. Es que no me gusta. Nunca he sido de beber. K: Yo sí [Risas]. O: Muy mal [Risas]. K: Hoy me tomaré un par de cervezas. [Más risas]. Oihana, con Salomon llevas desde 2012, ¿no? ¿Cómo llegas a ellos? O: Yo llegué porque gané Zegama en 2011. K: Sí, Zegama, pero ese año también fuiste campeona del mundo de las Skyrunning, campeona de Europa, campeona de España de carreras de montaña, campeona de la copa de España de carreras de montaña y de kilómetro vertical... ¡Ganaste todo! O: Sí, pero yo creo que por el comentario que me hizo Pau Ylla cuando me llamó en diciembre de 2011, fue por Zegama. Me llamó un jueves y me dijo que habían tenido una reunión con Salomon Internacional y que habían puesto mi nombre sobre la mesa. El protocolo es que primero se entre en Salomon España y al cabo del tiempo, en función de resultados y del tirón que uno tenga, en Salomon Internacional. K: Pero tu entraste directamente en Internacional, ¿no? ¿Estás con Miguel Heras, Tòfol Castanyer, Anna Frost o Kilian Jornet? O: Sí. Le dije que me dejara pensármelo hasta el lunes. Antes de esa llamada yo decía que no que-

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN 65


HARÍA EXTREME.

LANZAROTE.

ZEGAMA AIZKORRI MARATOIA 2012.


FOTOGRAFÍA: SALOMON


CHARLAS EN LA CIMA

ría compromisos extras. Mi cuñado que lleva mucho tiempo haciendo carreras de montaña, desde los comienzos, me decía: “tal y como andas, dentro de poco te tienen que llamar de la selección vasca”, y me llamaron, “te tienen que llamar de Salomon”, y yo decía: “¡qué va...! Si me llaman les digo que no, ¡qué presión!” Pensaba que era como mucho lío, viajar demasiado. Pero no tuvo que esperar al lunes. El viernes le llamé yo. Me adelanté. “No vaya a ser que otra me quite el puesto [Risas]”. Hace unas semanas tuvimos la presentación del Salomon Etixx Team en el Montseny, y allí, una tarde en la que nos reunieron a todos con la prensa en una sala con mesitas, nos pidieron que nos levantásemos uno a uno para presentarnos y contar alguna anécdota. Yo conté esta historia con Pau Ylla. “Ah, ¿sí? ¡Qué curioso! ¡Pensabas decirnos que no!” Empecé en 2012, y una de las primeras carreras que hice con ellos fue Zegama. Estaba nerviosilla por si no me salían las cosas en su carrera. Gané. Menos mal. K: ¿Y tu relación con Kilian, Tòfol, Miguel...? O: Muy buena. Con los que más estoy son lógicamente con los de España. A Iker [Karrera], a pesar de ser vasco, lo veo poco. Es difícil coincidir en las mismas carreras. Con Remi Bonnet, Kilian, Anna Frost o Emelie Forsberg coincido al menos una vez al mes en las pruebas de la copa del mundo. Luego hay otros miembros del equipo internacional que si no es por el Advanced Weekend, no los vería... K: Se nota que estáis unidos. O: Hay un detalle que dice mucho del equipo. Cuando me quedé embarazada de Aratz, mi segundo niño, me dijeron que cuando volviera a correr, si es que quería se-

68 KISSTHEMOUNTAIN

guir, que no habría ningún problema, y que continuara como hasta ahora en cuanto a necesidades de material. Pau, tras preguntarme si sabía si era niño o niña, me dijo que hiciera como siempre: escribirle a Biel y solicitarle lo que necesitara. Me mantuve activa en el sentido de ir a carreras a verlas, charlas... Desde el principio me dejaron claro que contaban conmigo. Ese fue un detalle muy bonito. K: Antes que atletas, personas. ¿Tenéis grupo de WhatsApp? O: Sí, pero sólo con los españoles. Lo utilizamos más para organización de carreras, vuelos, coches. A nivel individual me escribo mucho con Pablo Villa, con Paula Cabrerizo y con Laura Orgué. Con los del Internacional, con Emelie Forsberg por ejemplo, no tengo su número de teléfono, pero nos solemos escribir por Facebook. K: Vas a hacer este año el campeonato del Mundo de ultra de la IAAF en Braga, Portugal. Creo que va a ser la distancia más larga que vas a correr. Te he oído resistirte a las redes del ultra, pero al final vas a caer [Risas]. Te has rendido, ¿no? O: [Risas]. A día de hoy la voy a correr, luego cuando llegue octubre... Sinceramente me motiva y no. Me motiva por el hecho del reto. Pero por otro lado, sé que todavía no estoy preparada ni física ni mentalmente para una carrera así. Después de Zegama, a los quince días correré una carrera de 67 kilómetros en Navarra. Se llama Euskal Herria Mendi Erronka. Es una carrera bonita. El 4 de junio. Si no fuera por Portugal, no iría. Ahora es cuando puedo probar alguna distancia larga, porque una vez que pase Junio, tengo un montón de carreras de la copa del mundo. No me quedan tantos fines de semana libres.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA: CARLOS LLERANDI


HARÍA EXTREME. LANZAROTE. FOTOGRAFÍA: XABIER MATA


CHARLAS EN LA CIMA

K: ¿Tienes entrenador? O: Me entreno yo. K: ¿Entrenas a gente? O: Sí. A la gente que entreno sí que les pongo tiempos y series en condiciones. Todos con su banda [Risas]. Les pongo umbrales como dios manda. K: Eso haces ahora para trabajar... O: Sí, estudié ADE, pero hace dos años que dejé ese tipo de trabajo. Me formé como entrenadora, me di de alta en autónomos y..., hasta hoy. K: ¿Son muchos? O: Tengo un grupo de unas treinta personas. Da bastante trabajo. La mayoría son a distancia y eso me requiere mucha dedicación. Mucha gente me escribía para pedirme consejos y ¡joder!, por supuesto que respondo, pero si además puedo dedicarme a esto de otra forma. K: Tú tienes mucha experiencia. O: Retomo lo de las ultras, que si no se me echan encima por ser siempre defensora de distancias más cortas. Pienso que si te dan la oportunidad de correr un campeonato del mundo… Quiero vivir esa experiencia. Ir con la selección española de atletismo. Pero también te digo que cuando crucé la meta en el Reventón Trail, de las primeras cosas que le dije a Depa fue que quizás no estaba preparada para el campeonato del mundo [Risas]. Al ir al control antidoping se me acercó el seleccionador y me dijo que no le había gustado mi respuesta a Depa [Risas]. Una anécdota. También me gustó de aquella carrera de 55 kilómetros que, a pesar de que se me hizo muy dura, el reto psicológico fue increíble. ¡Joder, cuántas cosas te pueden pasar por la cabeza! De repente estás por tirar la toalla y al rato te vienes arriba. Aún así, me sigo quedando y me quedaré con

72 KISSTHEMOUNTAIN

las carreras más cortas. K: Eso es chulo. O: Eso me gustó mucho. K: Yo en el Montseny si no es por Kataka Iñaki hubiese abandonado seguro. Se quedó conmigo media hora... O: En el Reventón, como tengo una rodilla tocada y a veces tengo un dolor que viene y va, me decía: “yo así no aguanto”, pero luego se me iba el dolor, y pensaba que cómo iba a abandonar si no me dolía la rodilla. En todas las carreras cuando voy mal me digo: “has venido hasta aquí, están tus suegros y tus padres cuidando de los niños, ¿con qué jeta vas a decir que te has retirado?”. Ese poder de la mente fue lo que me gustó en el Reventón. En una carrera más larga tiene que ser la leche. Me atrae mucho, Juanmi. K: ¿Quién va a ser segunda el domingo? O: [Tras pensar unos segundos] Si gana Azara será Megan, y si gana Megan será Azara. Y tercera Yngvild. K: A ver si te sale una buena carrera. O: A ver... Muchas gracias por venir hasta aquí.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


RAMÓN PORTILLA

PERSEGUIDOR DE SUEÑOS


FOTOGRAFÍA: © PIPI CARDELL


PERSONAJES

Por Pipi Cardell

ieciocho años después de verla por primera vez y de seis expediciones en los últimos cinco años, había realizado mi sueño. Era feliz por haberlo conseguido, sin duda. Pero me pregunto qué era más importante: el hecho de lograrlo o el tiempo que pasé deseándolo; la ilusión y la pasión que he sentido motivándome a perseguir este objetivo, intentándolo una vez tras otra sin miedo a equivocarme o a lo que pensasen los demás. También es verdad que, de alguna manera, cuando has conseguido algo que deseas tanto se siente como un gran vacío. Antes de esa cima era fácil responder cuando me preguntaban dónde iba a ir, cuál era mi próximo proyecto: el Laila, por supuesto. No, no era una obsesión. Era una historia de amor... Y ahora que ya la he hecho realidad, tendré que volver a enamorarme… Con estos dos párrafos Ramón Portilla da fin a su reciente libro Historias de Bellas Montañas, y en unos meses comienza su nuevo romance, un proyecto de ochocientos metros de roca siguiendo una de las más bellas fisuras del mundo. De su libro y de su nueva aventura charlamos en su pequeña tienda de montaña en Madrid, localizada en el barrio que lo vio crecer: el de Embajadores. Cuando uno llega, lo primero que llama la atención en la puerta de entrada es una viñeta del Capitán Haddock, personaje entrañable de las aventuras de Tintín, en la que aparece escalando mientras masculla: “Y

76 KISSTHEMOUNTAIN

pensar que hay quien hace esto por gusto…” En la persiana contigua se alza la silueta de una montaña que en palabras de Ramón “dibujaría un niño: elegante, esbelta, de afilada arista que corta las nubes”. Se trata del Laila Peak. Ramón es un tipo que va de frente, posee una marcada personalidad con la que ha afrontado de forma particular la vida, como escalador y como persona alejada de esta pasión, si es que en su caso existe alguna distinción. La montaña es como la vida, lo que pasa es que todo se vive de una forma como más intensa, pero no tiene nada que no tenga la vida normal. Una persona que nunca haya hecho montaña puede experimentar las mismas cosas. No es que te aporte sentimientos que no te pueda dar otro tipo de vida. En la mía ha habido momentos de felicidad y tristeza enormes (el nacimiento de mi hijo o la muerte de mis padres), lo que pasa es que es una forma como más…, no sé si salvaje. Es como si miraras con una lupa y todo se agrandara. Allí las situaciones que vives son como muy intensas y en un periodo más pequeño en el tiempo. Todo se amplifica. Las montañas me apasionan y lo que vivo en ellas me hacen realizarme como persona, sentirme bien y ser feliz. Creo que les debo casi todo lo que es mi vida. Tuve la suerte de que con quince años unos chiquitos me sacaron de aquí del barrio donde yo vivía y donde tengo ahora mi tienda. Me llevaron por la sierra de Guadarrama. No fue si quiera a escalar, simplemente a caminar, pero

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA: PIPI CARDELL

FOTOGRAFÍA: © PIPI CARDELL

recuerdo que me pareció tal sensación de libertad, el dormir bajo las estrellas, el hecho de pasar frío… Aún no sabía lo que era sufrir y me pareció algo fascinante. En 1982, con veintepocos años, Ramón realizaba su primera expedición al Himalaya. Supuso el punto de inflexión que determinaría el transcurso de su vida, ya que nada más volver a Madrid dejó la seguridad de un trabajo remunerado para dedicarse a escalar montañas. Sin vuelta atrás, sin mantener lazos ni puertas abiertas. A partir de aquella decisión se convertiría en uno de los alpinistas de referencia dentro del panorama nacional por sus colaboraciones durante trece años en el programa televisivo “Al Filo de lo Imposible”, en el que participó

en setenta documentales como escalador y como cámara de altura. Pero este dato trata tan solo de una pequeñísima parte de su trayectoria, siendo además, el primer español en escalar la cumbre más alta de cada continente. Mientras tanto vendrían las caras norte más complicadas de los Alpes y el salto al continente americano, en el que ascendería más de una veintena de picos y paredes de roca con apertura de nuevas vías. Le seguirían África, la Antártida, Oceanía y Asia, con la cumbre más alta del planeta, la del Everest, entre otras cuatro cimas de ocho mil metros. Pero no todo ha sido escalar. La aventura y la exploración han formado parte de la vida de Ramón, volando en parapente sobre volca-

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

77


nes, atravesando los Andes en globo aerostático, descendiendo aguas turbulentas en kayak o pedaleando kilómetros interminables. Una vida apasionante sin duda, y ¿envidiable tal vez…?

Cuesta. A mí me cuesta estar intentando sacar ahora dinero para irme a Kirguistán y dejar a la familia, el trabajo… No es el mejor momento del mundo económicamente.

A veces me dice la gente joven: “Jo, es que… ¡qué envidia, yo quiero vivir como tú!” Y yo les pregunto si están dispuestos a pagar los precios que yo he pagado, porque en la vida nada es gratis. Cuando tienes que elegir, a algo renuncias. Si tú decides que quieres la seguridad de un trabajo o un amor, luego no puedes estar hecho polvo porque no te puedes ir tres meses de expedición. En la vida se pagan precios.

Tuve la suerte de trabajar muchos años en “Al filo de lo Imposible”, pero nunca me han regalado nada. La suerte también te la buscas. Todo me lo he tenido siempre que currar y me lo tengo que seguir currando. Tengo casi 60 años y ahora estoy metido en este pequeño proyecto de la tienda en parte también porque no tengo muchas más opciones de vida. Pero si dejas de soñar y de tener metas, estás muerto.

78 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


PERSONAJES

Para mí lo más importante cuando miro atrás, es que yo he elegido la vida que he querido vivir, con lo bueno y con lo malo. He hecho lo que yo quería hacer, que en la época que vivimos es mucho. Mientras hablamos mi mirada pasa varias veces por encima de la portada de su libro. Es como cuando quieres evitar algo pero te atrae de forma tan poderosa que cuanto más reniegas, más te atrapa. En ella aparece una foto del Cerro Torre bajo la luz del ocaso. Ramón lo vio por primera vez en la foto de un libro de montaña a los 16 años, y desde ese instante quiso escalar “aquel enorme helado de chocolate con una bola de nata encima”. Si fue gracias a la extraordinaria historia que lo envuelve, a la fulgurante ascensión que realizó junto a sus compañeros, a haber cumplido su promesa de juventud o por tratarse de “la más bella convulsión geológica que jamás haya lanzado al cielo la corteza terrestre”, como lo definió Lionel Terray, no importa, el hecho es que para Ramón fue uno de los días más pletóricos y de recuerdo más imborrable de su vida en las montañas. De aquel momento dijo: “Si existe la felicidad, debe de ser algo parecido a lo que yo sentía en ese momento”.

FOTOGRAFÍA: © RAMÓN PORTILLA

Ramón, ¿la has encontrado ya?

Creo que no era consciente de lo que estaba haciendo cuando tenía 22 años y dejé el trabajo en la notaría, pero siempre he sido un soñador. Independientemente de si me hubiera dedicado a escalar o no montañas, cualquier cosa que haga en la vida necesito hacerla con pasión porque si no, pues sería alcohólico o yonqui. No entiendo vivir por un motivo sin el que apasionarte y luchar por él hasta conseguirlo o no. La montaña ha sido el camino, es la suerte que he tenido porque me ha enseñado a realizar esas pasiones. De hecho, durante una conferencia me preguntaron qué era yo, con el fin de presentarme, pero como no soy nada se me ocurrió decir que soy un perseguidor de sueños.

Como he comentado antes, he tenido momentos de mucha felicidad dentro y fuera de las montañas… ¿Sabes lo que pasa? Que allí vives cosas tan intensas que luego es muy difícil encontrarlas en esta vida que se vive hoy en día, donde lo que prima es el bienestar, la seguridad. Desde que nacemos intentan atraparnos con el miedo; miedo a no encontrar el amor, a no tener un trabajo, a salirte de la línea. De esa forma no das problemas, ahí “metidito”... Entonces ocurre que a veces sales y las cosas que vives se limitan a un mundo más simple que el de aquí, en el que nos comemos la cabeza continuamente. El mundo se vuelve mucho más sencillo. Se trata de luchar un poco por la supervivencia,

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN 79


CERRO TORRE.

PERSONAJES

80 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA: ALEX PROIMOS

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

81


PERSONAJES

vivir el día a día y luego, además, tus necesidades se reducen a lo básico y te conviertes un poco en animal; metido en tu rollo, en tu película, y cuando luego vuelves…, esto ya no te llena. Es difícil encontrar la felicidad, la paz, el equilibrio, cuando has conocido cosas que te han llenado mucho, que te han hecho sentir muy a gusto contigo mismo, con tu historia. Yo siempre he dicho que para apreciar el agua tienes que tener sed. Y para apreciar cualquier cosa tienes que haber tenido la carencia, la “necesidad de”. Tengo clarísimo el paralelismo del agua. Aquí en la vida normal no valoras cuando abres un grifo si no has experimentado lo que es bajar de una montaña seco, con tu organismo a punto de colapsar por la deshidratación. Bebes ese trago de agua que entra y ¡pum! Por dentro…, es la vida. Esas últimas palabras me hacen meditar sobre cada una de las historias de su libro. Da igual la forma en que se haya desarrollado cualquiera de sus ascensiones, siempre hay momentos de sufrimiento, ya sean físicos o que ponen a prueba la fortaleza mental. A veces los precios son apenas simbólicos, pero otras el sacrificio roza la misma vida. Y no puedo evitar preguntarme ¿De qué pasta está hecho Ramón? Yo soy de una generación en la que entrenar no estaba bien visto. Supongo que lo que tengo es capacidad de sufrimiento y eso me lo ha dado la montaña. No sé si es algo que se pueda entrenar… Quizás si te metes en un frigorífico a pasar la noche, pero yo diría que no. Yo simplemente acepto las cosas cómo me vienen. Entonces, si me toca pasar la noche sentado en una repisa pasando un frío que pela, lo único que queda es aguantar y llevarlo lo mejor posible, porque si no, además de pasar frío, se te va a ir la cabeza. No lo sé. Supongo que físicamente, como dice el poema de Miguel Hernández: “a fuerza de golpes, fuerte”. Yo creo que la montaña que he vivido (nací

82 KISSTHEMOUNTAIN

cuando aún no había rocódromos en los que entrenar, ni escalada deportiva) desde el principio conllevaba sufrimiento y peligro. Es más, no concibo la montaña sin algo de sufrimiento. A ver, no soy masoquista, pero si tengo que sufrir para llegar a la cumbre, si es el precio que tengo que pagar, lo acepto perfectamente. No busco el peligro, pero es que escalar montañas es peligroso, conlleva un riesgo que yo acepto. Hay momentos muy duros como cuando tienes accidentes. Yo los he tenido, pero para mí lo peor ha sido perder a algún compañero o amigo. Es algo que aprendí de muy joven. Escalando con 17 años en Los Mallos de Riglos, se me murió un compañero en los brazos. He convivido con eso desde niño. Formaba parte de nuestra forma de entender la montaña y la vida. No lo buscas pero es parte de ello y, aun así, es tan difícil intentar explicar lo inexplicable… Cuando doy alguna conferencia en la que proyecto como antiguamente, igual que si fueran diapositivas, sin imágenes de vídeo ni música, y cuento que Atxo Apellániz se nos muere entre las manos en el K2, fundo la foto a negro intentando darle un sentido a por qué escalamos montañas. ¿Merece la pena? Por supuesto que no. Ya solo perder una uña de un pie no merece la pena por ir a una cumbre. Y perder a un compañero mucho menos. ¿Pero entonces por qué volvemos? Yo al final la única respuesta que tengo es: porque supongo que lo que nos da la montaña es más que lo que nos quita. Si no, no volvería. Se trata puramente de pasiones. Tratar de convencer a alguien de que eso es así sin que lo sienta, es tarea imposible. Porque como decía Michael Ende en La Historia Interminable, “las pasiones humanas son un misterio. Hay hombres que escalan montañas y ni si quiera saben explicar por qué. Has dicho en alguna ocasión que el tiempo pasa, pero que las pasiones son las mismas…

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA: © RAMÓN PORTILLA

Lo que cambia son las capacidades físicas. No escalo como cuando tenía 30 años. Por el contrario tengo más experiencia y conocimiento. Sé dónde puedo y dónde no puedo meterme, aunque siempre busco un poco que, dentro de mis posibilidades, el reto me cueste. Busco que me obligue a dar lo mejor de mí mismo, pero también con el tiempo he aprendido que hay determinadas cosas que ya no puedes hacer, como que nunca haré octavo grado. Es cuestión de ir adaptándose. En la expedición de este próximo verano elegí el tipo de escalada en fisura porque siempre puedo hacer alguna trampa, y si no consigo

realizar un paso de 7a, pues meto un friend y me agarro para pasarlo. De esta próxima aventura también me atrae el hecho de que posiblemente tengamos que pasar un par de días colgados en la pared con una hamaca; o realizar un vivac y dormir bajo las estrellas. Lo que no ha cambiado es la ilusión que me hace acometer un nuevo proyecto. Desde el momento en el que has decidido que quieres ir, ¡ya todo es una pasada!, porque primero te pones a buscar información, a contrastar lo que hay. Después está el tema económico, si hay o no dinero... Hay marcas que nos apoyan en cuanto a material, pero

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN 83


FOTOGRAFÍA: SVY123

84 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


PERSONAJES

ya nunca nadie nos va a ayudar económicamente. Esa fase de enamoramiento cuando dices: “quiero hacer esto”, me sigue fascinando, sigue provocando que me entre un gusanillo por el estómago. Por otro lado es muy importante para mí con quién voy, tanto o más que el sitio, porque escalando estás uno o dos días, pero el resto del tiempo tiene que ser con gente con la que te lo pases bien, con la que estés a gusto y compartas más cosas que la escalada. Después está la segunda fase que es en sí la realización de la aventura, y para mí también hay una tercera fase que es cuando vuelves y compartes todo lo vivido con los demás.

LAILA PEAK.

Estamos sentados en el mostrador de la tienda, uno frente al otro, y entre medias, encima del cristal, hay una copia de su próximo proyecto. Una fisura perfecta que cruza el folio de portada hace que la mirada apenas repare en el contenido de las letras “Expedición 2016, Aksu Valley. Kirguistán”. Ramón tiene razón al declarar que un nuevo proyecto provoca algo fascinante en el interior de uno y, aunque yo no vaya a ser ninguna de sus compañeras de cordada, no puedo evitar sentir el cosquilleo…

que me viene un poco grande, todavía estoy en condiciones físicas de realizarla. Por eso salió la aventura. Es una vía que me va a exigir ponerme las pilas, cosa que me viene bien porque no escalo ya el grado que hace falta para ascenderla en libre, y aunque haya estado tres veces en Kirguistán, siempre ha sido en montañas altas y frías. Así que me apetecía la experiencia de una escalada en roca por la zona. Se trata de un sitio nuevo que no conocemos, no está masificado con cientos de personas metidas en las mismas vías. Tiene un poco todavía de eso que me gusta de la montaña: el poder ir a sitios de los que tienes información pero no demasiada, sin cobertura, sin previsión meteorológica… En definitiva, la aventura, que es lo que buscábamos en este proyecto. En realidad Perestroika Crack es sólo una parte, porque después queremos hacer una travesía de tres agujas que solo se ha hecho una vez, y aunque técnicamente no sea extrema, sí tiene altas dosis de compromiso. Tendremos que realizar más de 50 rápeles, con lo que calculo que pasaremos tres o cuatro días para completar la travesía.

En las últimas jornadas de montaña que organicé venía Marina Fernández, entre otros invitados, y en un momento dado a ella se le ocurrió decir que a ver si el Portilla le llevaba de expedición. A mí no hay que decirme las cosas dos veces cuando me proponen escalar montañas. Sencillamente no sé decir que no. Además hubo tan buen feeling con ella y con Jesús Velazco (quien finalmente confirmó que podría venir), que en seguida me puse a pensar en sitios a los que ir.

Pero se trata más bien de una historia por ellos, por Marina y por Jesús, más que por mí. Con ellos dos ahora mismo estoy abriendo una vía de granito de 450 metros en una zona tremendamente salvaje en Arribes del Duero, en la frontera entre España y Portugal, que no conoce casi nadie y a la que hay que entrar desde una piragua. Se trata de una vía que aún no hemos acabado, tan solo hemos abierto un largo de 50 metros, con lo que nos quedan otros 400 metros por delante.

Recordé que en el Aksu Valley hay una escalada en roca, una vía de fisura en concreto que está considerada como una de las más bonitas del mundo: la Perestroika Crack en el Pico Slesov (4.420 metros), y como a mí lo de las cosas bellas es algo que me atrae, pues pensé que aunque es una actividad

Dices que para ti es tanto o más importante la compañía que el sitio al que vas a escalar, y que para disfrutar la montaña lo ideal es ir con amigos a ser posible. En una de las historias de tu libro acabas haciendo la ascensión en solitario, la del Shivling concretamente. Me pregunto si este tipo de escalada te aporta algo diferente.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN 85


PERSONAJES

No sé si esto es políticamente correcto, ¡pero me encanta la escalada en solitario! [carcajadas]. De hecho yo escalé en solitario la Pirámide de Carszten en Nueva Guinea, y por una vía complicada. Escalada de verdad. También ascendí al Monte Vinson en solitario. Posteriormente he estado en dos ocasiones en las que he abierto nuevas vías con compañeros y no es lo mismo. Prefiero ir con amigos, pero si tengo un reto que considero que está al alcance de mis posibilidades técnicas, que no me voy a matar en el intento, no me importa ir solo. Ir sin compañeros tiene, como todo, su parte buena y su parte mala. Lo mejor es que las decisiones, los errores, el éxito o el fracaso han dependido enteramente de ti. Cuando vas con un compañero lo divides todo al cincuenta por ciento, incluso los miedos, como cuando estas por la noche lleno de indecisiones antes del día de cima o de la escalada, siempre vas a comentar algo: “y si mañana sigue nevando y no podemos salir de la tienda…” Son cosas que cuando estas solo negocias contigo mismo. A mí me gusta mucho esa sensación de depender nada más que de ti mismo. Es un tema del que tienes que estar muy seguro, porque además está toda la familia o amigos aconsejándote que no lo hagas, y para colmo después también pasas miedo. Porque lo pasas, yo lo sé. Pero si eres capaz de vencer todo eso haciendo bien las cosas y sin problemas, la satisfacción de haber realizado tu proyecto, tu sueño a pesar de tener a todos en contra, es fascinante. Me parece una lección de vida. ¿Y si además prescindes de la cuerda? Porque también has realizado escaladas en solo integral… Bueno, ¡era joven! Da igual, pero ¡eras tú!... ¿Qué significa para ti? Es la sensación de libertad más alucinante que puedes sentir. Lo que pasa es que es

86 KISSTHEMOUNTAIN

serio y delicado. Antes de ayer hizo un año que se mató Dean Potter. Y no fue escalando sino con el traje de alas. Era un personaje que me fascinó tanto que lo traje a España a dar unas conferencias. Yo he realizado escaladas sin cuerda pero a mi nivel, claro está. Aunque las sensaciones son las mismas. Todavía hago alguna de vez en cuando. Me voy a la Pedriza y me pongo a tontear en alguna piedra. En su momento podía ser la sur del pájaro con un grado de 6a o 6b. Era la época en la que no se había hecho nunca y por tanto se trataba de una actividad diferente. Esa sensación de que cada movimiento que haces es perfecto, en la que dices: Ni aunque me den una patada en la boca me voy a caer… Ese no puedo fallar este paso y ¡pum, pum, pum!, continúas subiendo como si el mundo se limitara al metro cuadrado de roca que tienes delante. Es más difícil el momento que transcurre mientras tomas la decisión que cuando has comenzado a escalar, porque una vez metido ya no puedes fallar. Te conviertes, digamos, en la máquina perfecta. Sabes que no puedes cometer un error. Cuando funcionas a ese nivel de seguridad en ti mismo entras en otra dimensión. Sientes que la vida está en los dedos, en tu saber hacer. Me parece una experiencia increíble porque al fin y al cabo es tu vida. Es lo único que tenemos que realmente es nuestro, todo lo demás está de prestado, o lo has conseguido o te lo han dado, pero lo único que realmente es tuyo es tu vida, y el hecho de tener tu vida en tus manos y negociarla con lo que tú sabes hacer realmente, es una sensación única. El reloj de mi estómago no falla, el tic tac se detiene para crujir indicando que estamos próximos a la hora de comer. Efectivamente, son las dos del mediodía. Propongo irme a comer y volver a vernos en la tienda por la tarde para acabar la entrevista y sacar las fotos. Pero Ramón tiene un plan mejor. En el bajo de su tienda ha montado un rocódromo al que no le faltan presas romas, regletas, chorreras,

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


desplomes en todas sus caras y hasta ha fabricado una fisura regulable con maderas. Bajamos a entrenar un rato y después te invito a comer. A pesar del hambre que tengo es imposible negarme. Estoy deseando escalar con él aunque sea en el rocódromo, ya que el plan inicial de llevarme a Peña Cabrera o a la Pedriza se frustró por mi falta de tiempo. Pero si antes de escalar no me como un par de galletas de rescate que suelo llevar en el bolso, corro el riesgo de no cantearme ni en las vías que tiene preparadas para niños. Ramón siempre se ha caracterizado por su alto umbral para aguantar situaciones límite, así que me da un poco de vergüenza y me como las galletas medio a escondidas mientras me calzo los pies de gato. Dónde está su límite y el mío no lo sé, pero lo que sí es seguro es que ¡distan mucho el uno del otro! El límite depende de cada uno, de las situaciones, nunca es el mismo, no todos sufrimos igual, no todos pasamos el mismo frío ni la misma sed. Durante muchos años no he llevado agua a las montañas, lo que hace que aguante un nivel de deshidratación que no aguanta otra gente. Cuando yo lo empiezo a pasarlo mal, hay quien no entiende que hayamos estado tanto tiempo sin beber o comer, e incluso se enfadan, pero tienen razón ellos, no yo. Su postura sería la correcta. Me he acostumbrado y conozco hasta dónde puede llegar mi cuerpo, pero también te puedes equivocar. Joe Simpsom en su libro Este Juego de Fantasmas habla de ello en el sentido de que muchas veces sobrepasamos esa línea que no debemos, pero lo que sé es que cuando estoy agotado, que no puedo más, el ser humano es capaz de sufrir lo increíble hasta que acaba cayendo. Y ahora calienta un poco los brazos que tengo una par de travesías por el rocódromo para ti. No tenemos mucho tiempo, así que pronto me veo luchando por darle la vuelta a toda

la sala usando tan solo las presas que hay en el techo. Mientras tanto él no para de forzar pasos aquí y allá. Sus brazos son como aspas de molino cortando el viento. Son tan grandes que intimidan. Ahora toca la travesía “pedricera” o de los romos, para después meternos de lleno en pasar el techo usando pies y manos exclusivamente por las chorreras. Mis antebrazos se hinchan igual que sin fueran mazas de madera y no me queda más remedio que hacer trampa colocando los pies fuera de la línea. Pero Ramón sigue animándome a que acabe la travesía. No puedo más que preguntarle si en la escalada vale todo…, a lo que me contesta entrañablemente: “vale todo menos hacerse daño”. En más de una ocasión, incluido en tu libro, dices que “cerca de la cima hay mil excusas para bajarse y una sola razón para subir”. Me desconcierta, ¿es siempre la misma o qué hace que ésta cambie? No, no es siempre la misma [risas]. Además, se trata de una frase que me salió un día y quedó muy bonita. De hecho han sacado camisetas con la frase y todo. A ver, yo he subido cinco montañas de ocho mil metros y en ellas llegó un momento en el que me di cuenta de que realmente cuando te levantas en el último campo a casi 8.000m, antes de ir a cima, tienes un millón de excusas para bajarte; estás cansado, deshidratado, tienes frío, el tiempo no es suficientemente bueno, tienes que abrir huella… Cada paso que das es un sufrimiento en el que tu cerebro te dice “¡bájate!”, porque lo que quiere es oxígeno para sobrevivir, hasta el punto de que tienes que engañarte a ti mismo para seguir adelante cuando lo que realmente te pide el cerebro es lo contrario. Siempre me he preguntado por ese paso que das hacia arriba. El ¿por qué lo das cuando la supervivencia esta abajo y tú sigues ascendiendo?, ¿por la ambición de llegar a la cima? No sé si es solo un motivo. Supongo que hay miles… Cada uno tendrá el suyo. En mi caso yo creo que se debía a ser capaz de vencer ese millón de motivos para continuar caminando.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN 87


88 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


PERSONAJES

Ramón habla sin titubeos. Hay que tener mucha confianza en uno mismo cuando se ha sobrevivido a tantas historias en la montaña. ¿Quizás esa confianza sea la razón por la que tus compañeros secundan tus decisiones y te escuchan cuando les animas a continuar? Yo lo que suelo es tener las ideas claras y estoy dispuesto a asumir lo que conlleva ir detrás de un sueño. Esto muchas veces ha hecho que engañe a muchos amigos y los meta en líos bastante gordos. Bueno, los de mi generación, mis amigos de toda la vida ya no se dejan engañar, pero a los jóvenes como tienen más ilusión y más ganas, pues sí. Son casi las cuatro. Tras bajar las persianas de la tienda caminamos calle abajo y nos detenemos tras cruzar la primera perpendicular. Entramos en un pequeño y acogedor restaurante en el que, por supuesto, conocen a Ramón. El tipo que lo regenta es atento y nos sirve una comida de las que te hacen cruzar Madrid sólo por volver allí. Ramón, tu libro posee una genialidad en cuanto a que no te ciñes a contar únicamente tu experiencia en las montañas de las que hablas, sino que en cada una de ellas relatas la historia de los que antes estuvieron allí dejando una huella imborrable en el tiempo. La mayoría de ellos eran alpinistas románticos, por la época en la que vivieron y por su forma de afrontar las escaladas. Creo que tú tienes mucho de alpinista romántico. Yo quería juntar historia, que es una parte importantísima para mí, y belleza. Aunque la belleza puede resultar subjetiva al tratarse de algo estético, la historia es la que es, y hay una historia romántica de la montaña en la que antes que nosotros hubo una gente que con muchos menos medios hizo cosas grandiosas. “Somos lo que somos por lo que han hecho otros antes”.

FOTOGRAFÍA: RAMÓN PORTILLA

Hay una época del romanticismo de las montañas caracterizada por la amistad y el honor, en la que la palabra de un hombre valía más que cualquier documento firmado o cualquier imagen que trajeras de la cumbre. Ese modo

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN 89


PERSONAJES

de actuar me parecía fascinante y desde luego Rébuffat es uno de ellos, probablemente el que más nos supo transmitir esa filosofía que forma una parte muy bella de las montañas. Aunque no soy de idolatrar a nadie. Siempre me ha aportado más el querer hacer lo que se narra en los libros, que el hecho de que quién lo hiciera fuera un ídolo. Los libros de Messner me han llevado a la cara sur del Aconcagua, o el de Rèbuffat a realizar las caras norte de los Alpes. Me encantaba la filosofía de Lionel Terray. Hay una frase de Los Conquistadores de lo Inútil que meto en mi libro: “Si no me está esperando una grieta, un serac o una tormenta en mi camino, acabaré mis días siendo el pastor que soñaba siendo niño” Su historia no acaba como a él mismo le hubiera gustado… Pero esa filosofía hace que me encante esa gente. Conocí en el campo base del K2 a uno de los que para mí, es de los más grandes alpinistas que han existido jamás, Wojciech Kurtyka. Aunque ahora se haya puesto de moda y le hayan dado el piolet de oro a su carrera, lo sigo desde siempre. Es un tipo fascinante no solo como alpinista, aunque como alpinista ya se sale. La escalada a la cara oeste del Gasherbrum IV es de ciencia ficción, está fuera todavía del alcance del 99´99% de los alpinistas actuales en el estilo en el que él la hizo... O la travesía de los Broad que realizó con Kukuczca������������������������������������� . ¡Locuras! Un tipo no es solo fascinante porque escale montañas, es algo más.

En una carpeta tengo metidas fotos de montañas localizadas en Pakistán, en India…, de las que ni siquiera sé su nombre. Son siluetas bellísimas que no conoce nadie y que nunca van a estar masificadas ni llenas de cuerdas. Yo sé que tengo que bajar el listón del nivel técnico, tanto en roca como en hielo, pero no me importa. La lista es interminable y ojalá que no se acabe nunca. No la mía, sino la de todo el mundo. Que siga habiendo historias de bellas montañas. ¿Tu próximo proyecto al Pico Slesov sigue formando parte de esa lista? Es parte del próximo libro. Quiero hacer una trilogía; Las Siete Cumbres, Las Bellas Montañas y Las Torres de Roca de la Tierra (o algo así), porque en el libro Historias de Bellas Montañas no pude meter muchas escaladas en roca maravillosas como el Half Dome, El capitán o La mano de Fátima, en Mali. Creo que con ello se cerraría la trilogía literaria, si la termino. La taza de café da la sensación de ser un objeto absurdo entre sus grandes manos, forjadas a base de “seda y hierro”. Son las manos de un perseguidor de sueños. El estar detrás de un sueño, el luchar por él año tras año, es vivir con pasión.

¿Algún día cerrarás tu lista de “Bellas Montañas”? No, me moriré. La lista de bellas montañas es interminable. No puedo ni económica, ni, a veces ya, físicamente con mis rodillas, pero tengo tal lista de esas que digo que dibujaría un niño… Llevo casi cinco años queriendo ir a nueva Zelanda a subir el Monte Aspiring, dos a la pirámide de Garcilaso en la Cordillera Blanca… ¡Uf!, quiero ir al Ushba en el Caúcaso. Yo subí el Elbrus pero la más bella es la que está en frente que es el Ushba.

90 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA: ARCHIVO KTHEM


LAS DOLOMITAS CARA A CARA CON EL VÉRTIGO


ESPACIOS NATURALES

a naturaleza es en ocasiones caprichosa. Este rasgo del carácter que por norma general no gusta en el ser humano, puede convertirse en algo extraordinariamente bello cuando hablamos de la montaña y de sus formas y perfiles.

Por KtheM Team

Las Dolomitas son una cadena montañosa situada en el nordeste de Italia, en los llamados Alpes Orientales, donde las montañas se encuentran con la llanura del Po y el mar Adriático. Este macizo montañoso se halla geográficamente entre las regiones de Trentino-Alto Adigio y el Véneto, ocupando cinco provincias: Trento, Bolzano, Belluno, Udine y Pordenone. En el año 2009, las Dolomitas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Son más de 230.000 hectáreas las protegidas, albergando un parque nacional y varios parques naturales y regionales. Las dolomías son rocas calizas de origen marino que se visten de color rosáceo al amanecer y al ocaso del día, y que prestan su nombre a esta cordillera que antes era conocida como las montañas pálidas, Monti Pallidi. La acción erosiva de la naturaleza confiere a sus montañas el aspecto de brutales paredes de roca que invitan a encontrarse cara a cara con el vértigo. Allí las llaman ghiaioni y suponen un reto al que pocos escaladores saben resistirse. El macizo de la Marmolada o Regina delle Dolomiti, con el glaciar más extenso de toda esta zona, es el que más alto se eleva: 3.342 metros sobre el nivel del mar. Pero no es la única montaña que supera la cifra mágica de los 3.000 metros: Antelao (3.263 metros), Tofane (3.244 metros), Sasso-

94 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA: © paralelo 70 | ALWAYS EXPLORING. REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN 95

FOTOGRAFÍA: MANUEL MATA OLIVER. ARCHIVO P.N. DE AIGÜESTORTES I ESTANY DE SANT MAURICI


96 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA: ARCHIVO KTHEM FOTOGRAFÍA: © paralelo 70 | ALWAYS EXPLORING.


ESPACIOS NATURALES

lungo (3.181 metros), Pelmo (3.169 metros) o Tre Cime di Lavaredo (3.002 metros) constituyen una imponente guardia para la Regina delle Dolomiti. La belleza de estos impresionantes macizos llenos de grietas, torres o agujas, queda aún más resaltada si cabe al elevarse directamente desde valles verdes oníricos. El contraste entre este verde cubierto de bosques y prados y las numerosas paredes de roca recortada y de relieves variados que se elevan verticalmente, aisladas unas de otras, durante cientos de metros, confiere a las Dolomitas unas características únicas en el conjunto de los Alpes. Son numerosas las localidades en las que sus habitantes, durante la puesta de sol, charlan en sus plazas en una lengua retorromance llamada ladino mientras observan cómo sus imponentes montañas cambian de color con el avance del sol. Cortina d’Ampezzo, Auronzo di Cadore, Cadore, Ortisei, Arabba, Selva di Val Gardena, Madonna de Campiglio, San Martino de Castrozza, Canazei (sede de la mítica prueba Dolomites Skyrace), Vigo di Fassa o Moena son poblaciones ricas en historia y tradición que viven al amparo del turismo. Sus gentes comparten con los visitantes ocasionales de estos aislados pueblos, el magnífico espectáculo de ver las impresionantes montañas llamar a las puertas del cielo. Pero no sólo son las personas quienes disfrutan de este espectáculo. Desde bosques y valles encantados, ríos y riachuelos, madrigueras, nidos, grutas naturales y por supuesto desde el aire, rebecos, ciervos, muflones, corzos, marmotas, comadrejas, salamandras, tritones alpinos, azores, cernícalos, águilas, búhos perdices, abubillas o cárabos, también observan orgullosos la cordillera donde la suerte les ha hecho nacer.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

97


ESPACIOS NATURALES

Los Alpes Dolomitas son perfectos para la práctica deportiva. Esquiadores, escaladores, senderistas, ciclistas y también corredores de montaña, encontrarán en sus laderas, vías ferratas, veredas, pistas y caminos, unos compañeros excelentes para el disfrute de todos los sentidos. Siendo aficionado a las carreras de montaña, seguro que alguna vez has sido seducido, ya sea a través de una fotografía o de un vídeo, por las imágenes de las famosas “zetas” que conducen a Forcella Pordoi en la

98 KISSTHEMOUNTAIN

antológica prueba italiana de 22 kilómetros Dolomites Skyrace. Ascender en solitario por su trazado que parece esculpido en tierra y roca, una tarde en la que el sol está diciendo adiós al día, y cerrar los ojos para imaginar a una muchedumbre exaltada animándote desde arriba, puede ser una experiencia sublime. Si estás enamorado de la montaña, algún día tienes que ir a las Dolomitas y dejarte cortejar.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

>


FOTOGRAFÍA: © paralelo 70 | ALWAYS EXPLORING.


FOTOGRAFÍA: © paralelo 70 | ALWAYS EXPLORING.

100 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


ESPACIOS NATURALES

LA GRAN RUTA DE LAS DOLOMI TAS Son sólo 110 kilómetros por carretera los que separan Bolzano de Cortina d’Ampezzo. Es posible atravesar las Dolomitas de oeste a este en vehículo a motor en pocas horas, aunque quizás lo más recomendable sea tomarse un tiempo y convertir este viaje en una experiencia única. Disfrutar de sus pueblos y saborear sus costumbres es algo que difícilmente caerá en el olvido. Antes de 1909, atravesar el norte de Italia por la zona de las Dolomitas era algo realmente difícil y sólo al alcance de los más experimentados montañeros. Fue en este año cuando terminaron de unirse por carretera las dos localidades anteriormente mencionadas. La ruta comienza en Bolzano (Bozen para los alemanes y Bulsan o Balsan en ladino), capital del Alto Adigio o Tirol del Sur y donde aproximadamente un cuarto de su población habla el idioma alemán. Es una ciudad de unos 100.000 habitantes acostumbrados a turistas aficionados al esquí que, cuando no están practicando este deporte, pueden también disfrutar del asombroso tejado con dibujos geométricos policromados de su bella catedral, o de su famoso Museo de Arqueología que alberga a la momia Ötzi encontrada en los Alpes en 1991 a unos 3.200 metros sobre el nivel del mar. En esta villa tomaremos la carretera SS41 que, atravesando cañones, gargantas y desfiladeros que siguen el cauce del río Ega, nos dejará junto al lago Carezza o Karersee. Las vistas de los picos rocosos del Rosengarten son excelentes.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN 101

>


FOTOGRAFÍA: ARCHIVO KTHEM

102 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN 103


FOTOGRAFÍA: ARCHIVO KTHEM

El lago Karersee es de una belleza inusual. Sus aguas adoptan todas las posibles tonalidades del verde y, si la perspectiva del visitante y el momento en el que se observa son los adecuados, reflejan el bosque que hay junto a su orilla y los escarpados picos que las presiden. Camino del encantador pueblo de poco más de mil habitantes Vigo di Fassa (en la región Trentino-Alto Adigio), el paisaje estará presidido por las Torres de Vajolet, muy valoradas por alpinistas de cualquier parte del

104 KISSTHEMOUNTAIN

mundo. Esta pequeña localidad del Valle de Fassa está protegida por la atenta mirada de la cordillera de Rosengarten. Continuando por la SS48 se llega a Canazei. Como todas las localidades que encontramos en esta ruta, su tamaño es pequeño en superficie y población. Aun así, sus no más de dos mil habitantes estarán encantados de enseñarte el desvío hacia Malga Ciapela desde donde se coge el teleférico que asciende hacia el glaciar de la Marmolada, concretamente hasta los 3.300 metros que

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


ESPACIOS NATURALES

tiene Punta Rocca, que junto a Punta Penia (3.343 metros), Punta Ombretta (3.247 metros) y otras cumbres, conforman la cresta de este macizo, paraíso de escaladores. Las siguientes localidades en la ruta son Fodom y Arabba, ya en la región de Véneto. Para llegar a ellas hay que atravesar el siempre conocido por los amantes del ciclismo, Passo Pordoi. Si ya es difícil estar concentrados al cien por cien en los 110 kilómetros de esta ruta de montaña, la visión de las cordilleras Marmolada, Sassolungo y Rosengar-

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

> KISSTHEMOUNTAIN 105


ESPACIOS NATURALES

ten que se tiene en estos 13 kilómetros de ascensión y 9 kilómetros de descenso que separan las localidades de Canazei y Arabba lo complica aún más si cabe. Es uno de los pasos de montaña más bellos por los que se puede circular. La ruta continúa por Passo di Falzarego donde se encuentran el Castello di Andraz (Buchensetein en alemán) y el Museo della Grande Guerra. Desde allí, la gran ruta de las Dolomitas, atravesando un valle cubierto de pinos con infinidad de curvas, nos lleva hasta Cortina d’Ampezzo. Parece que el tiempo se ha detenido en estos 110 kilómetros. El ritmo en la contemplación de sus paisajes no debe hacerlo. Eso sí, la calma y la apertura de los cinco sentidos son imprescindibles en las horas o días que decidas pasar envolviéndote de este maravilloso lugar. Deja que el espíritu de este entorno penetre en ti. Inspira profundamente y percibe los olores de la montaña. Dirige tu mirada hacia lugares donde quizás nadie lo haya hecho antes y encuentra rincones de enorme belleza. Abraza el tronco de algún árbol que te reclame y prométele que volverás. Las Dolomitas estarán siempre esperando tu regreso.

Cortina d’Ampezzo

Bolzano

Passo Pordoi

Arabba

Passo di Falzarego

Canazei Vigo di Fassa

106 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA: ARCHIVO KTHEM

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN 107

FOTOGRAFÍA: MANUEL MATA OLIVER. ARCHIVO P.N. DE AIGÜESTORTES I ESTANY DE SANT MAURICI


PIE DE GATO

LA SPORTIVA

PLAY VIDEO

SKWAMA

Como las escamas de la serpiente, la Skwama es súper sensible, agarra todo el pie para mejorar tu precisión de movimientos incluso en las zonas más técnicas. Diseñado para ofrecer un gran rendimiento, siendo extremadamente flexible gracias a la nueva construcción de su suela, que incrementa la posibilidad de usar el pie de gato en la roca de forma homogénea y uniforme. La microfibra, en combinación con piel de ante, elimina las zonas rígidas y el vacío interno, proporcionando estabilidad en torsión gracias al innovador sistema patentado S-Heel ™ que mantiene la estabilidad, incrementando el rendimiento y la adaptabilidad en los apoyos de talón. Incorpora una goma en la puntera ultra pegajosa. La suela Vibram XS-Grip2 garantiza máximo agarre. Skwama: se ajusta como la piel, te protege como una escama.

CARRERA DE MONTAÑA

SKYRHUNE 2016

ASCAIN – PAYS BASQUE

Sábado 24 de septiembre de 2016. Salida y meta en Ascain. Pais Vasco francés. 21 km – 1.700 metros D+. Aunque la distancia de 21 kilómetros puede parecer corta, no habrá que subestimar la dificultad. El desnivel es muy importante, con pendientes fuertes y tramos muy técnicos. Será un verdadero desafío que exigirá a sus participantes mucha entrega para superar las barreras horarias establecidas. La organización espera una carrera de alto nivel, con los mejores especialistas de Skyrunning, como en su primera edición, con Alexis Sevennec, Hassan Ait Chaou y Benoit Cori en el podio.

108 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

PLAY VIDEO


EXPOSITOR

REVISTAS OFICIALES PARA PRUEBAS DE MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN

TERRENOS DE JUEGO

Terrenos de Juego ofrece a organizadores de carreras de montaña la elaboración de una revista oficial para su prueba. Cada vez son más las carreras que se celebran cualquier fin de semana. Hay que mimar al corredor popular que es quien sostiene este tipo de competiciones. Esta revista (enviada a su mail facilitado en el momento de la inscripción, o introducida en la bolsa del corredor) es un servicio más que se le ofrece. Un recuerdo, un regalo, UNA DIFERENCIA. Digital, papel o ambas. Eso sí, manteniendo los mismos estándares de calidad de la Revista Digital Kissthemountain.

BARRITAS ENERGÉTICAS

226ERS

EVO

Nutrición de calidad y cuidado de la salud son conceptos inseparables. Cada vez somos más los que nos preocupamos por nuestra alimentación. Una vez más, la marca líder 226ERS, rEVOluciona el mercado de la nutrición deportiva. En este caso con unas nuevas barritas para todos aquellos preocupados por los productos saludables. Sin gluten y sin GMO (organismos genéticamente modificados), este producto es perfecto para la nutrición en pruebas de resistencia, e incluso como snack en una dieta equilibrada para el deportista. Una amplia gama de sabores diferentes. Y esto es importante para todos aquellos a quienes se les hace “complicado” la ingesta de este tipo de productos. Están hechas con un sistema de producción de alta calidad y eso se aprecia desde el primer bocado.

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN 109


publicidad@kissthemountain.com

110 KISSTHEMOUNTAIN

REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA


REVISTA DE TRAIL RUNNING Y MONTAÑA

KISSTHEMOUNTAIN 111


FOTOGRAFÍA DE PORTADA: Sancti Espiritu. Zegama. Fotógrafía: Fotoiosu.

Número #06. Tierra. Junio 2016 EDITA kissthemountain C/ Albaricoque, 18 18198 Huétor Vega – Granada info@kissthemountain.com REDACCIÓN Juanmi Ávila juanmi@kissthemountain.com ARTE Kiko Cardona kiko@kissthemountain.com MAQUETACIÓN Y DISEÑO Kissthemountain PUBLICIDAD publicidad@kissthemountain.com (+34) 670013576 COLABORADORES Pipi Cardell Paralelo 70 FOTOGRAFÍA Fede Arcos Zafra Jordi Saragossa Pipi Cardell Iosu Juaristi Oriol Batista Carlos Llerandi Javier Colmenero Ramón Portilla Jordi Vila Xabier Mata

Prohibida la reproducción, edición o transmisión total o parcial por cualquier medio y en cualquier soporte sin la autorización escrita de kissthemountain. Kissthemountain no comparte necesariamente las opiniones de sus colaboradores.


FOTOGRAFÍA: LUIS ORDÓÑEZ Una publicación de:

www.kissthemountain.com

Kissthemountain #06 Tierra  

Revista digital de montaña.