Page 3

hermosa melodía llena de dolor y dulzura y pasión que oscurecen el fin de su suspiro. Las tenues brisas, de las ventanas procedentes, acarician su largo pelo de ocre y lamento tintados. El golpe de una persiana al bailar en su plañido se oye sola y tenebrosa, una vacilación de los arboles al cantar su réquiem, los pájaros de noche atormentan el silencio, pues la unión de agudo sentir lo quiebra. Las nubes comienza a adueñarse del infinito cielo, comienza a traspasar llanto en el aire, el horizonte obscuro en su silencio depara el sino de un temblor incesante. Lega, el momento al ser de lóbrego rededor, el ángel ha venido. ¡No!, grita el espíritu para sí mismo, ¡el lúgubre quebranto llega! Una pausa estremecedora encoge el alma de todo el lar, los faroles comienzan a lucir… La marcha de la noche se inicia al compás de un legendario y fresco réquiem, cual sentir las gotas tañer marcan el caminar… El suspiro de un espíritu funesto se lo lleva… El alrededor se tiñe de negro… El lamento, fenece… Por Alan Staub Negro 24/04/2011

Tormentos del obscuro destino  
Tormentos del obscuro destino  

Representa la vuelta que se le hace a la vida antes del último fenecer, que evolución se torna y llega el momento en el que el espíritu y el...