Issuu on Google+

Pasión de amor anhelado Amor, ¿por qué no me has alcanzado? amor, ¿por qué me has traicionado? amor, ¿por qué humillaste mi deseo? amor, ¿por qué destruiste a Perseo? amor, ¿por qué has quebrado mi blasón? amor, ¿por qué has roto corazón adorado? Sueño con valles de verde y oro adornados. Amor, no alcanzaste mi corazón, y me dejaste para imposible tortura en mi existencia. Amor, ¡vuelve!, ¡ven aquí!, ¡aún existo! ¿clamo por tu regreso! Dejé de ser persona, para convertirme en un algo sin corazón, por tortura quebrantado. Sueño con el amplio y ancho mar en mi horizonte. Quiero verte, quiero tocar tu alma... quiero quebrantar tu corazón de piedra, con versos ilógicos, quiero encontrar tu ser. Sueño con nuestros seres acomodados en ventana sin barrera en el confín, rodeados de ruinas de mármol blanco. Moveré, y tanto que moveré: tierra, torturas, cielo, paraíso, mar, muertes, aire, pasado, fuego, hades. Solo por sentir la brisa, que tu corazón produce al batir el abanico del amor. Sueño con nubes que imitan de forma profunda seres mitológicos y reales que conviven en los cielos de los sueños. Pero si te hallo, no temo perderte, león te protegerá, búho te aconsejara, ciervo te honrará; son partes de este mísero indigno, que te amará, mujer extraordinaria. Por desorbitada nobleza, por abundante belleza, por inexplicable clemencia, por gigantesca gracia...


Sueño con fantasía hermosa, llena de inexplicables hazañas. Dulzura que me miras, hermosura que me acechas, amor que me odias, ¡os anhelo! Me he perdido por valles hermosos, me he encontrado con el otoño, me he sentado a contemplar paz, me he escondido en la primavera, ¡reclamo un cambio! Romántico talento, ...¡vuelve!... Pues sueño con vida en la nada.


Pasión de amor anhelado!