Issuu on Google+

Dioses del sueño

Nosotros creamos mundos,  Los moldeamos a nuestros anhelos y temores, Para que la nada cobre vida.

Exploto ya de pasión, no sé cómo,  Cual sombras en el hades, Vagáis sin apreciar lo que jamás se os ha arrebatado,  Lo que nadie puede quitaros,  Lo que solo vosotros podéis eliminar.

Cuando me deleito en los infinitos mundos de cada persona, Veo lo que es, cómo es, Sus maravillas y sus horrores, pero me maravillo. Maravillado me encuentro en la paz  De poder saborear cada instante De esa misteriosa esencia Que no es más que ignorada en nuestra existencia. Somos dioses de nuestras fantasías, Reyes de nuestra imaginación, Los directores de la orquesta de la realidad, Los alfareros de la verdad.

Transmiten lo que somos, Son reflejos de nos,  Son la lucha en nuestro seno más olvidado.


¡Gritad conmigo, Amor, belleza, paz! ¡El romanticismo no se debe desvanecer! Es nuestro grito de esperanza, Nuestra vida es eterna y finita, Es lo que nosotros deseamos, No lo que nosotros pensamos.

Os amo a cada uno, Solo paz intrínseca os suplico, Hallad vuestra vida, Hallad vuestra fantasía, Hallaos en introspección, Y no os guiéis por la desventura.

Por Alan Staub Negro


Dioses del sueño