Issuu on Google+

PERFIL DE OPUS (CARLOS CLARIÁ) Antes que nada queremos decir que no ha sido fácil preparar un "perfil" de Carlos Clariá (Opus), por la densidad y volumen de su correspondencia, sobre todo, con Chiara Lubich. La elección es limitada y esperamos tener otras instancias para lograr que el patrimonio de su vida, de sus escritos, los innumerables testimonios de quienes han sido tocados por su amor, llegue a todos. Hoy nos concentramos en los momentos más significativos de su vida y su relación con Dios. La primera cosa que nos llega en contacto con sus cartas es la profunda comprensión de la grandeza de la espiritualidad unidad y de la figura de Chiara, desde su primer contacto con esta luz, todavía siendo joven. Carlos, nace en Buenos Aires (Argentina) el 2 de octubre 1940. Segundo hijo de una numerosa familia de 17 hermanos y hermanas. Apenas finalizada su carrera de derecho, entra en contacto con el movimiento de los Focolares. En una carta dirigida a Chiara el 9 de mayo del ‘65, le cuenta parte de su historia: "(...) Pienso que sabrás de nuestra numerosa familia. Una gran gracia de Dios. Hemos sido educados en el catolicismo (…) a medida que transcurría mi adolescencia me esforzaba por alcanzar la perfección… ahora veo que “humano” era mi ideal de perfección: faltaba la vida! Hace dos años conocí el ideal de la unidad a través de Vittorio Sabbione: el primer encuentro me tocó fuertemente, mi alma se conmovió! El testimonio de vida de Vittorio y todo el amor a Dios y al prójimo que se descubrían a través de sus palabras, me hicieron sentir mi inmenso vacío, al mismo tiempo que me permitían intuir el único camino que, como consecuencia, podía darme la perfección que yo buscaba: amar a Dios con todo el corazón, con toda la mente, con toda el alma! Desde ese momento, me parece que El empezó un nuevo trabajo en mi alma. Uno a uno caían o desaparecían mis ideales humanos: el estudio, la familia, la política, etc. Solamente se ha mantenido el amor que sentía por mi novia, Marta. Ya eran seis años que tratábamos de vivir un noviazgo que fuera la preparación a una familia realmente cristiana. También ella conoció el Movimiento por medio de Lia Brunet y Eletta Fornaro. Dios le ofreció la posibilidad de pasar un período en un focolar de Buenos Aires, y a mí la de venir a la escuela de focolarinos en Loppiano". También ella (Marta) llegó unos meses después. Habían ido allí para prepararse para el matrimonio, seguros de que era su camino. "Ahora aquí, (en Loppiano– sigue la carta) trato de aprender a amar Dios con toda el alma, con todas mis fuerzas. Quiero que él sea mi todo. Aquí comprendí que debo hacerme amigo de Jesús, llenándome de él, para que todos los actos de mi vida no sean otra cosa que actos de Jesús. Me parece que sólo así, muriendo yo completamente, puedo ser un instrumento útil a la gran obra que Dios amor quiere realizar hoy en el mundo a través de María. Sólo muriendo yo en cada instante puedo hacer posible la presencia de Cristo en medio a nosotros, del Cristo que conquista, que vivifica, que transforma. Queridísima Chiara, ruega para que todo esto sea cada vez más una realidad de mi alma. Todo para la mayor gloria de Dios». Los planes de Dios, sin embargo, eran diferentes. A medida que la experiencia de Dios se profundiza, tanto en Carlos, como en Marta, ambos advierten que él quiere algo diferente para ellos. Y, sostenidos de la mano de Chiara, precisamente en la capilla de este Centro, cada uno dice su sí personal en este camino de consagración a Dios. Inmediatamente después Carlos escribe: "Loppiano, 15/10/65 – Queridísima Chiara, quiero agradecerte por haberme mostrado la voluntad de Dios sobre mí y por haberlo hecho con tanto amor de madre (…) me he consagrado otra vez a Jesús abandonado. En estos días pienso a menudo en la anunciación de María. El Señor le cambió sus MAYO DE 2009

1


PERFIL DE OPUS (CARLOS CLARIÁ) planes; le señaló un camino que, es cierto, pasaba por la desolación junto a la Cruz, pero que, también es cierto terminaba con su coronación como Reina de todo lo creado, como madre de la Iglesia. Vos me dijiste de no volver atrás. Y también, que ésta debe ser la primera piedra para mi santificación. Espero, con la ayuda de Dios y de la Virgen, no detenerme”. Carlos transcurre en Loppiano aproximadamente 3 años y medio. Son años maravillosos de particulares descubrimientos. Es él mismo que le cuenta a Chiara, cuando conoce su nuevo destino: “07.10.1968 (…) cuando supe que tú me querías en España, fui enseguida a Jesús para agradecerle y agradecerte por estos tres años y medio de vida hechos de muchos momentos inolvidables, aquí en la ciudad de la Virgen. Aquí renací y aprendí a conocer y amar Dios, Jesús, la madre, tu. Pero enseguida escuché la insistente invitación a la santidad, a seguir Jesús, a imitarlo en cada momento de su vida hasta la dimensión abismal de su abandono. En España sé que lo encontraré en cada instante, que podré consolidar mi casamiento con Él. Siento Chiara que parto contigo en el corazón para llevar el carisma en España, para que Jesús en medio continúe a desencadenar Su revolución. Como muchos deseaban, también Carlos le pidió a Chiara una frase de la Escritura que pudiera orientar su vida. Ella eligió una frase del Evangelio de Juan que Carlos tratará de poner en práctica con tenacidad y fidelidad durante su vida: "Mi alimento es hacer la voluntad de quien me ha mandado y realizar su obra" (Jn 4, 34). Y de ahí que surge el nombre Opus (obra), con el cual muchos de nosotros lo llamábamos. Feliz, le escribe: "Esta vez me has bautizado! Como agradecer éste tu amor de madre, constante y personal? Pensá: por mucho tiempo no supe que tenía un nombre tan hermoso y una palabra de vida tan adecuada! Me parece que han penetrado en mi alma como una urgente invitación tuya y de Jesús para hacer de toda mi vida la encarnación de esas palabras! Miro y miraré siempre a vos Chiara, porque estoy seguro de que en ti ellas se muestran en toda su plenitud." Con esta realidad en el alma, Opus parte para España en el 68, dónde permanecerá diez años. Antonieta Pantanelli nos dice algo de ese período: "Opus estuvo aproximadamente 10 años en España como responsable, junto a Luminosa. En esos años también yo estaba en esa zona y puedo testimoniar cuánto su amor personal haya atraído a muchos a la vida del Evangelio, cuanto ha sostenido a cada uno y cuánto haya obrado la unidad que testimoniaba con Luminosa en construir y llevar adelante el movimiento. Les leo algún pasaje de una carta que Opus escribió a toda la familia del movimiento en España en ocasión del 50º Aniversario de la llegada del movimiento en aquellas tierras, celebrado el pasado 14 de marzo. "Queridísimos, este es sin duda, un momento especial para dar gracias a Dios y Maria de este gran regalo. Hace cincuenta años era el período en que finalizaban las Mariapolis que hasta entonces se habían llevado a cabo en las Dolomitas y el ideal de la unidad comenzaba a propagarse en otros países. Llegó a Barcelona, que hizo de "cuna" del movimiento en España, para luego llegar al Centro, al norte y al sur de la península… llegando también a las islas Canarias. Al final no quedará ni siquiera un ángulo del país donde no haya llegado de alguna manera el carisma. Todo era obra de Jesús en medio, de María. De lo contrario, nada de esto habría sido posible. Lo debemos agradecer a aquellos que abrieron las "puertas", "el corazón", he hicieron posible que el carisma estableciera sus raíces en España! Hoy, muchos de ellos ya se encuentran en la Mariapolis celestial (con Luminosa). Muchos, quizá, no se insertarán en las "estructuras" más oficiales del Movimiento pero cuánto nos han ayudado a construir, … y estoy seguro que sus nombres permanecen siempre escritos en las listas del cielo y que la Virgen no olvida! MAYO DE 2009

2


PERFIL DE OPUS (CARLOS CLARIÁ) Han sido realmente años de muchos frutos, que no se explican sino conociendo la actitud que ha tenido desde el primer momento, como ha expresado en una carta a Chiara después de pocos meses de su llegada: Estoy muy contento en esta “mi nueva Patria”. Estoy tratando de conocer todo el positivo de este pedazo de pueblo de Dios, para aprender a amarlo mejor. En estos días me parece que va tan bien la unidad con la Virgen, ya que continuamente me doy cuenta de mi pequeñez, inexperiencia, etc. voy a ella y le pido por toda la zona, para todas las personas que nos conocen y que ella quiere que nos conozcan…, por los futuros popos, gen, familias, y tengo la certeza de que ella hará un verdadero milagro en esta España. Entre los ecos que llegan en estos días nos escriben desde España: "Sin duda Carlos ha sido un instrumento del carisma, fuerte y luminoso, y por eso ha arrastrado a tantos al ideal, y ha seguido arrastrándolos con su amor y fidelidad en la relación más allá de su inclusión en la Obra, incluso por aquellos que no se insertaron ha tenido un amor de predilección." Después de este fructífero período en España, Chiara lo llama como responsable mundial del Movimiento gen, donde permanecerá por 18 años, desde el '78 al 1996. Walter Kostner estuvo con él durante esos años nos cuenta: (Walter Kostner) "Opus tenía un gran amor por los gen: poseía el don de crear inmediatamente una relación con ellos. Sabía ciertamente valorizarlos, porque en ellos veía a Jesús.. Esta era una de las características de Opus. Era una persona crítica y como índole muy realista, ligeramente pesimista -lo decía él - en evaluar las situaciones, pero no era sin duda pesimista respecto a las personas: en estas lograba siempre ver sus cualidades, sus talentos, los mejores lados . Para el movimiento gen ha dado una contribución fundamental: después de los primeros años de la fundación del Movimiento gen, fue él quien les ha ayudado a encarnar en su vida y en los diversos aspectos, tanto en la esfera personal como en el empeño en la sociedad, el ideal de la unidad, que habían recibido y aceptado. Tengo tantos hermosos recuerdos de esos 18 años que estuvimos juntos. Recuerdo las grandes mesas (diez, quince personas) que un poco le recordaban a las de su casa, y las largas tertulias sobre los más diversos temas que partían desde cualquier punto y que, poco a poco, Opus conseguía conducir y llevar cada vez más en profundidad, desde las primeras, hasta las últimas preguntas que tenían los Gen. “Podemos comenzar a hablar del lavarropas pero luego siempre llegamos a hablar del pecado original y de la Trinidad!» Pero este amor se extendía a todas las nuevas generaciones; recuerdo como tenía en el corazón a los Gen 3 y de manera muy especial con los Gen 4. Cuando llegaban a casa los niños era más que evidente el encanto que ellos suscitaban en él y también con ellos sabía relacionarse con mucha naturalidad y sabía aprovechar ese algo que los niños tienen para dar a los grandes. Les trataba de iguales porque para él eran grandes, pero al mismo tiempo sabía hacerse uno en sus juegos, participando en sus actuaciones y también riéndose y divirtiéndose. En estos momentos Opus, que siempre ha tenido tareas y papeles importantes -tenía tantas capacidades- se transformaba en el niño evangélico, el Opus más verdadero, el que he encontrado en estos últimos meses, cuando todas estas cosas se le derrumbaron como él me confiaba Después de los años al Centro Gen, una vez más Chiara le confía el diálogo con los amigos de otras convicciones. Claretta Dal Rì ha compartido con él esta tarea desde 1996 al 2000 recuerda: MAYO DE 2009

3


PERFIL DE OPUS (CARLOS CLARIÁ) (Claretta) Hemos trabajado juntos en diferentes tareas del movimiento. Opus hace un mes y medio me ha escrito: “ (…) he tenido la gracia de trabajar en el apasionante diálogo con nuestros amigos-hermanos de otras convicciones (un diálogo abierto hace muchos años por Chiara con personas de convicciones no religiosas Han llegado y están llegando muchos mail o llamadas telefónicas de estos “amigos” De la Toscana nos escribe Luciana Scalacci: “ Recibimos con gran dolor la noticia que Carlos nos ha dejado. Un gran hombre, de ánimo gentil, siempre atento a todos, sobre todo un amigo, una de las personas que te hacen sentir afortunado por haberlo conocido y que no quisieras nunca perder. Con él hemos dibujado un largo camino en el "nuestro grupo del diálogo" al cual ha estado siempre ligado incluso después de haber pasado a otra tarea. Tengo ante mis ojos los momentos pasados juntos; siento su voz marcada por un cálido acento argentino. La "apasionada" me llamaba con gran afecto. En verdad no lo hemos perdido porque su recuerdo permanecerá siempre en nuestros corazones y nuestras mentes”. Piero Taiti de Prato: “(…) Doy testimonio a todo el movimiento, junto con el profundo dolor de mi esposa y mío, de su sincera, constante, cordial apertura a la comprensión de todos por parte de un hombre amable, de profunda fe y humanidad. (…) Me confortaba su personal estima y amistad Creo conveniente hacer llegar también a la familia el testimonio de un coral y sincero afecto para nuestro amigo desaparecido, un recuerdo agradecido y emocionado, un reconocimiento fuerte y leal, una apreciación indiscutible y duradera, el deseo de que después de una vida en la tierra vivida por grandes ideales ahora pueda descansar en paz a la luz de su fe, a la presencia de nuestras mentes y en la memoria de nuestros corazones”. Y de Cuneo, Tito se dirige directamente a Opus: "querido amigo, ante la noticia de tu partida no he podido frenar una gran emoción. El tramo de camino que hemos hecho juntos, cuando, responsable de nuestro diálogo, fue un momento importante para todos. Recuerdo cuando nos dijiste con las palabras de un poeta, que nosotros vamos adelante por una senda que no existía, el sendero lo hacíamos nosotros al andar. Superadas las primeras, inevitables desconfianzas, enseguida nos confiamos unos de otros y nuestro camino resultó cada vez más fácil. Nuestra confianza mutua fue tan grande que hizo nacer una gran amistad. La noticia de que vos, ese sendero lo has abandonado para siempre, plantea mí «infelizmente» agnóstico en una dura realidad de aceptar: tu muerte. (…). Es terrible pensar que una persona a la que se ha querido tanto se ha desmoronado en la nada. No sé dónde estás en este momento, lo que espero y deseo para vos es que estés donde hubieras querido estar, ojalá junto a Chiara. Nosotros por el momento estamos todavía aquí para recorrer ese camino que no existe, con nuevos amigos que nos guían, quédate tranquilo que iremos adelante sin traicionar nunca nuestro pacto de lealtad, confianza y amor. Con Opus también compartimos la responsabilidad de los medios de comunicación, y por lo tanto el Centro Santa Clara. Les leo su última carta dirigida a ellos para Pascua: "Gracias, queridísimos popas y popos. Y buena Pascua! Les auguro de vivir siempre en el Resucitado. Es él, el espíritu Santo cuando ha estado presente, que ha hecho algo (también, tanto) por el amado Centro Santa Clara vídeo. Cuando las "circunstancias» te permiten mirar las cosas desde una cierta distancia (desapego) se te hace muy clara y luminosa esta realidad extraordinaria. Porque el CSCV, como todos los 'pedacitos del mosaico de la Obra son obra de la acción del espíritu Santo y de Maria” .

MAYO DE 2009

4


PERFIL DE OPUS (CARLOS CLARIÁ) (Marcelo y Gustavo) Antes de contarles sobre su última etapa de la vida de nuestro hermano, queremos leerles un saludo de agradecimiento que nos llega de nuestros hermanos, hermanas y sobrinos que están en Argentina y en otras partes del mundo: “Queridísimos hermanos y hermanas de nuestros hermanos focolarinos: en este momento tan especial en el que nos despedimos de nuestro queridos hermano Carlos, queremos hacernos presentes con la palabra que a él habría deseado: gracias! Carlos fue para nosotros un hermano de oro. No sabemos cómo lograba, pero siempre estuvo al lado de cada uno de nuestra numerosa familia. En las alegrías y los dolores… en las coincidencias y las diferencias. En nombre de la familia, queremos agradecer a cada miembro del Movimiento de los focolares por haberlo acompañado en la Obra que él ha amado sin condiciones, permitiéndole de encarnar la espiritualidad colectiva de Chiara y, así, vivir en plenitud su personal elección de Dios-amor. Gracias a aquellos que hemos tenido la posibilidad de conocer de persona y gracias a los muchos a nosotros desconocidos que los han querido realmente bien. Gracias a las familias que han compartido su mesa con él. Gracias a los jóvenes que tanto le han dado durante muchos años. Gracias en particular a los médicos y a sus hermanos enfermeros que, con tanta profesionalidad, delicadeza y generosidad lo han atendido cuidadosamente en los últimos tiempos. Gracias a cada uno y a todos!!!”. La escalada final de Opus. En diciembre del año pasado y luego en enero, Opus fue internado en el hospital por complicaciones en las vías respiratorias. Fue un período especial para él, de "noche iluminada", se podría decir. Una fuerte conciencia de quién era él (nada) y quién era Dios (todo). Tenía la impresión que se derrumbaban todas sus certezas y que todo lo que había hecho con tanto celo hasta ese momento era erróneo. Que lo único que debía hacer, en cambio, era abandonarse como un niño a la misericordia de Dios y seguir creyendo en su amor, poniéndose a amar quién les estaba cerca. Sentía que debía “desaparecer”, él que siempre había organizado todo y a todos, para dejar lugar al espíritu Santo. Tenía precisamente "el terror» de sustituirse a El. Al mismo tiempo estaba feliz de descubrir la verdad, por eso estaba sereno y muy dócil a lo que le decían o exigían los médicos y enfermeras. Y aunque, a veces, podían parecer los esfuerzos inútiles él ponía en juego toda su voluntad y tenacidad para cumplir sus indicaciones, porque los tomaba como una voluntad de Dios. El 22 de enero estábamos solos en su habitación y él, espontáneamente, habló en voz baja y con un poco de fatiga, decía cosas preciosas. Dijo sólo alguna frase: "…Sólo Dios, Jesús abandonado, llena este radical fracaso de no haber dado siempre todo a Dios, él lo transforma y lo salva…en nuestras relaciones purificados por Jesús abandonado, amor puro... Él me ha concedido de querer a mucha gente. Pero ahora está claro que te he dado todo, como siempre he deseado hacer, y siempre he pedido. Tú me conoces... Te pido que tomes todo lo mío, así al menos tu amor de Papá con su niño encontrará el modo de colocar cada cosa en su lugar. Después fue llevado a “Villa Achille”, una de las casas-focolares que se ocupan de los focolarinos enfermos. De inmediato se sintió a gusto y escribe a Hans, responsable central de Focolarinos: 24 enero. Querido Hans, un gracias inmenso por poder estar en este hogar. Aquí el amor puro, concreto, transparente, hace posible y verdadera la presencia de Dios. Así en todos: Edson, Doriano, Angelo, Antonio, Riccardo, Mario, Gino, Guido, Pabs, Clément…Jesús en medio hace ver el servicio muy valioso que es el focolar, corazón de la Obra, garantía de la presencia de lo divino en la Obra. Un focolar como éste tendrá en pie a toda la Obra de María y da sentido pleno a nuestra vida. De allí en adelante, cada día es un crescendo, una ascenso hacia Dios, una redescubrimiento de su vocación de focolarino: ser el hijo que se abandona entre los brazos del Padre celeste que es amor. Es evidente uno decidido vuelco resolutivo en su alma. MAYO DE 2009

5


PERFIL DE OPUS (CARLOS CLARIÁ) Repetía a menudo: "El espíritu Santo me sugiere continuamente: no perder ni un segundo de nadie!" entre el 7 y el 8 de mayo recogimos con Edson lo que puede considerarse su testamento. Mencionamos sólo alguna frase Todo lo que he hecho, es para descartar, nada tiene valor, todo es de Dios. Un gran juego de amor personal y colectivo. Junto a la Virgen, que sentimos presente, todos somos hijos suyos. Me estoy muriendo? Pongo todo el bien que no hice y lo que hice, en las manos de Dios, porque hemos creído en el Amor. Como será el encuentro con Jesús? Con la Virgen, con los santos... con el Amor que arrastra y envuelve del Espíritu Santo, de quien me transformé en mayor amigo, en este último tiempo. Me Ofrezco como una gota para unir al grito de Jesús Abandonado, que El transforme en amor. Ofrezco por todos aquellos a quienes prometí rezar, por todos mis hermanos. Gracias a todos los que me hicieron bien en la vida: mamá y papá, hermanos y hermanas, sobrinos, a ese ángel que fue Marvi (que todos nosotros hermanos consideramos la hermana número 18), a las personas que me han ayudado en la juventud. Siento solo Paraíso, todo Paraíso. Gracias, Chiara, gracias, gracias! Me siento tu hijo y creo en tu amor de madre que transformará todo en amor, también mi pequeñísimo grito unido al de Jesús Abandonado. Tú me esperabas, me esperabas, con la paciencia y el alma de una madre, generando en mi, en nosotros, la vida divina. Cantaré sólo gracias, como un niño evangélico. La vida verdadera es aquella, pero comienza aquí. Dulce María, Madre mía, hazme deslizarme en Jesús abandonado; ayúdame en ese momento en el cual encontraré a Jesús, que entraré – por Su infinita misericordia – en el Seno del Padre. Sería inimaginable pensar en pasar a la vida verdadera, si no estuvieras Tú al lado. Pero estás! Que todo suceda como y cuando tu quieras. Estoy en las manos de Dios y de Jesús en medio nuestro. Un gracias infinito a Chiara! Solo gracias, solo gracias, solo gracias, cuando me presentaré a Ti, ese será mi nombre: somos Gracias, somos gracias, somos gracias. Carlos

MAYO DE 2009

6


Opus