Page 1

ISSN 1990-6757

Rev. Psicol. Vol. 10 - 2008 Trujillo, PerĂş


ISSN 1990 – 6757

Revista de Psicología PRESENTACIÓN ANUAL

Vol. 10

Noviembre, 2008 Publicación de la Facultad de Humanidades, Escuela de Psicología. Universidad César Vallejo S.A.C. Trujillo Perú Director Manuel Vera Vílchez Administradora Gina Chávez Ventura Comité Editorial Karina Cárdenas Ruiz Jorge Chávez Peralta Gina Chávez Ventura Jorge Enrique Flores Chávez Luis García Polanco Gino Reyes Baca Mark Richard Stables César Ruiz Alva Patricia Tirado Bocanegra César Vásquez Olcese Lorena Villanueva Flores Colaboradora Milagros Hidalgo Zavala Ilustraciones Juan Carlos Alvarado Salvatierra

Diseño y Diagramación Hans Jara Iglesias Nadia Campos Burgos Impresión Editorial Vallejiana Periodicidad Publicación anual Revista arbitrada ISSN: 1990-6757. Versión impresa Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú Nº 2008-06800 El contenido de cada artículo es de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente refleja los criterios del Comité Editorial de la Revista de Psicología. Prohibida la reproducción parcial o total de la Revista de Psicología sin autorización previa o escrita.


EDITORIAL

En este nuevo número de nuestra revista es muy grato constatar que el proyecto de publicación con el que nos comprometimos no solo es una realidad, sino que avanza y se traza nuevos y progresivos objetivos a pasos lentos pero seguros, la organicidad de su estructura y la orientación ecléctica nos permite en cada número un anhelo de investigación con el objetivo inicial de un diagnóstico regional y nacional de nuestra problemática psicosocial que permiten un abordaje oportuno y adecuado. Otro logro de avance que nos gratifica es el haber adquirido la certificación ISSN con la cual nos encontramos inmersos en el camino del reconocimiento internacional que refrenda el nivel de nuestras publicaciones. “Por sus frutos conoceremos” el esfuerzo de nuestros investigadores y de quienes conforman el comité administrador y editorial así como colaboradores merecen el profundo agradecimiento y confianza a seguir en este empeño común que viene resultando productivo. Cabe solo recordar que los psicólogos debemos renovar nuestros esfuerzos de prevención y promoción de la salud psicosocial a partir de la investigación que si bien ésta no es debidamente cuantificable debemos romper paradigmas de simple abordaje curativo. Por ello apelo a nuestro poeta César Vallejo que nos decía: “Entonces todos los hombres de la tierra le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado incorporóse lentamente, Abrazó al primer hombre, echóse a andar…” La comunidad psicológica debemos hacer mayor presencia a través de nuestro desarrollo profesional ampliado y no solo la búsqueda de cubrir una necesidad de reconocimiento. Manuel Vera Vílchez Director


ISSN 1990 – 6757

Revista de Psicología PRESENTACIÓN ANUAL Rev. Psicol. Vol. 10. Trujillo, Perú

Noviembre, 2008

CONTENIDO

Págs.

EDITORIAL INVESTIGACIONES ORIGINALES Patrón de conducta tipo A y estrategias de afrontamiento en pacientes con diagnóstico de hipertensión Arbulú Neira, Antonio Carlos Ernesto

9

Afectos en un grupo de policías de tránsito de la ciudad de Lima Grimaldo Muchotrigo, Mirian

27

Satisfacción familiar y salud mental en alumnos universitarios ingresantes Tirado Bocanegra, Patricia; Álvarez Tinoco, Verónica; Chávez Sánchez, Milagros; Holguín Romero, Sandra; Honorio Anticona, Ángel; Moreno Medina, Marvin; Sánchez Cruzado, Nimia; Shimajuko Miyasato, Akemi & Uribe Hidalgo, Milagros.

42

Percepción, tipos y medidas de control de la corrupción en estudiantes universitarios según sexo, ciclo y facultad Vicuña Peri, Luis Alberto; Hernández Valz, Héctor Manuel; Tarazona Paredes, Mildred; Rivera Benavides, José Carlos; Ríos Díaz, José Ysaías; Santillana Piscoya, Christian Martín & Torres Malca, Jenny Raquel.

49

77

Efectividad de la oración en la satisfacción familiar de estudiantes de Enfermería Díaz Villena, Noemí Lucila; Mendo Zelada, Teresa Antonieta; Castro de Marquina, María Elizabeth & Vásquez Olcese, César Enrique. 84

Desarrollo de habilidades sociales básicas en un grupo de adolescentes tempranos a través de un diseño instruccional Morales Córdova; Hugo. Tipos de liderazgo e indicadores grafológicos de la firma, en trabajadores de una empresa Yrina Roldán Lopes & Melissa Ríos Caro

97

111

Funcionamiento familiar y estilos atribucionales en estudiantes de Psicología Chávez Ventura, Gina María; Calderón Rojas; Sophía Verónika & Hidalgo Zavala, Milagros. Técnicas de integración cerebral para la resolución del trauma psicológico en alumnos universitarios Díaz Díaz, Pablo & Vásquez Carrasco, Eduardo Andrés

125


ARTICULO DE REVISIÓN Meta-análisis de investigaciones sobre clima organizacional en el Perú Orbegoso Galarza, Arturo

137

COMENTARIO CIENTÍFICO La psicología positiva Castro Liñán, Gerardo

150

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS Kawashima, R. (2007). Brain Trainer. Desarrolla tu mente en 60 días. Madrid: Temas de hoy. 212 págs. Orbegoso Galarza, Arturo

156

Aparicio, A. & Muñoz, T. (2007). Después del silencio. Cómo sobrevivir a una agresión sexual. Barcelona: Editorial Paidós. 261 págs. Villanueva Flores, Lorena.

157

Meyer, C. (2007). El libro negro del psicoanálisis. Vivir, pensar y estar mejor sin Freud. (2ª ed.). Buenos Aires: Sudamericana. 656 págs. Orbegoso Galarza, Arturo

158

NOTAS A LOS AUTORES ARTE PATOGRÁFICO

159 160

Alvarado Salvatierra, Juan Carlos.

FORMATO DE SUSCRIPCIÓN

166


INVESTIGACIONES ORIGINALES


PATRÓN DE CONDUCTA TIPO A Y ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO EN PACIENTES CON DIAGNOSTICO DE HIPERTENSION 1

Antonio Carlos Ernesto Arbulú Neira Universidad César Vallejo RESUMEN

La investigación tiene por objetivo determinar la relación entre el Patrón de Conducta Tipo A y las Estrategias de Afrontamiento, en 105 pacientes hipertensos atendidos en el Hospital Luis Albrecht-EsSalud, Trujillo. Para tal efecto, se aplicó la Escala de Framingham para la medida del Patrón de Conducta Tipo A y el Inventario de Estrategias de Afrontamiento de D.L. Tobin, adaptado al español por Peralta, Figueroa, Recassens, Tous y Raich. Se empleó el método descriptivo correlacional y el diseño transversal dando como resultados que existe una correlación directa altamente significativa entre el Patrón de Conducta Tipo A y las Estrategias de Afrontamiento Centradas en el Estancamiento, y una correlación inversa estadísticamente significativa entre dicho Patrón y las Estrategias de Afrontamiento Centradas en el Cambio. Palabras clave: Hipertensión Esencial, Patrón de Conducta Tipo A, Estrategias de Afrontamiento, Estrés, Personalidad.

“TYPE A” FORM AND CONFRONTATION STRATEGIES IN HYPERTENSIVE PARENTS ABSTRACT The study intended to determine the relation between “Type A” form and confrontation strategies in 105 hypertensive patients treated at the “Luis Albrecht” State Hospital in Trujillo. The Framingham Scale for measuring “Type A” form was applied, along with D. L. Tobin's Confrontation Strategies Inventory, adapted for Spanish by Peralta, Figueroa, Recassens and Raich. The descriptive – correlative and cross – design method was used, showing a highly – significant direct correlation between “Type A” form and confrontation strategies focused on stagnation, and a significant reverse statistical correlation between the form and confrontation strategies focused on changes. Key words: Basic hypertension, “Type A” form, confrontation strategies, stress, personality

VERHALTENSMUSTER TYPUS A UND HANDLUNGSSTRATEGIEN IN PATIENTEN MIT HOCHSPANNUNGSDIAGNOSE

Schlüsselworter: Hochspannung, Verhaltensmuster Typus A, Handlungsstrategien, Spannung, Personnlichkeit 1

Docente de la Universidad César Vallejo de Trujillo Correo electrónico: antonioarbulu@yahoo.com

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Diese Forschung erzielt, die Beziehung festzustelllen, zwischen den Verhaltensmustern Typus A und die Handlungsstrategien, in 105 Hochspannungspatienten vom Krankenhaus Albrecht, Trujillo. Um das zu erreichen, wurde die Framinghamskala von D.L. Tobin benutzt, überstetzt bei Peralta, Figueroa, Recassens, Tous und Raich. Es wurden die darstellerische-korrelationelle Methode und die Querschnittsdesign angewandt, die Resultate waren so, dass eine signifikative direkte Korrelation zwischen dem Muster und den Handlungsstrategien zentriert auf Stockung und eine stochastisch signifikative inverse Korrelation zwischen dieselben Muster und die Strategien zentriert auf Wechsel.

Revista de Psicología

ZUSAMMENFASSUNG

9


El estudio abarca la influencia del patrón de conducta Tipo A y las estrategias de afrontamiento como variables que coadyuvan a la variación de la presión arterial. La hipertensión arterial es un importante factor de riesgo para la aparición de las enfermedades cardiovasculares. Actualmente, esta enfermedad representa un problema de salud pública en el Perú, en vista de que cada año se presentan, según datos reportados por el MINSA (2004), más de 120 mil de estos casos en el conjunto de los establecimientos del Ministerio de Salud a nivel nacional.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

La hipertensión no respeta edades ni condición social o económica, y es la principal causa de mortalidad. Es una afección silenciosa que consiste en el aumento crónico de la presión, no presenta síntomas por mucho tiempo y, si no es tratada, puede provocar complicaciones severas como un infarto cardiaco o una hemorragia cerebral.

10

A pesar de que existen discrepancias en relación con el fenómeno de hipertensión, parece haber un acuerdo generalizado respecto a la multicausalidad de la misma. Entre estas causas se hallan las relacionadas con el estrés provocado por variables psicosociales, las cuales pueden generar un estado de hipertensión arterial generalizada (Fernández-Abascal, 1993). Al contextualizar la problemática de la hipertensión, identificamos como factores psicológicos que desencadenan los problemas cardiovasculares a aspectos disfuncionales de la personalidad: las estrategias de afrontamiento ante el estrés, el locus de control, el control de la ansiedad, entre otras. La hipótesis que plantea la posibilidad de la existencia de características individuales favorecedoras de la aparición

de complicaciones cardiovasculares, y más específicamente de enfermedades coronarias, surgió de las observaciones clínicas de los cardiólogos Friedman y Rosenman (1959), quienes describieron un Patrón de conducta que parecía ser común a sus pacientes y no se observaba en aquellos que no tenían enfermedades cardiovasculares. Este estilo conductual, denominado Patrón de Conducta Tipo A (PCTA), comprende, en líneas generales, características tales como: impaciencia, alta competitividad y motivación al logro, hostilidad en la comunicación, habla rápida, tensión en la musculatura facial y gesticulación brusca (Jenkins,1988 & Rosenman, 1990), así como una actitud alerta, estilo vocal rápido y enfático y ritmo acelerado de actuación; además, respuestas emocionales de irritabilidad, hostilidad y un potencial elevado para la manifestación de irritabilidad, rabia y malestar (Rosenman, 1990). Las características del PCTA destacan más en el medio laboral, donde el reto implícito y el estrés en general, proporcionan el medio adecuado para que los individuos Tipo A desplieguen su estilo conductual particular. Las vías a través de las cuales los factores emocionales o los estilos conductuales específicos pueden llegar a cau s ar d añ o s o rg án ico s h an s id o ampliamente investigadas. En el caso particular de la relación entre el estilo conductual del Tipo A y la aparición de enfermedades coronarias, una de las hipótesis que se ha manejado por más tiempo -y que ha sido más exhaustivamente investigada- es la hiperreactividad del sistema cardiovascular ante estímulos específicos. Esto significa que en presencia de estímulos definidos como estresantes, los Tipo A muestran un aumento de distintos indicadores de actividad cardiovascular, como por ejemplo la presión arterial (PA) y la frecuencia cardiaca (FC)(Dembroski , McDougall,1983), la


Ante el panorama referido, se desea dar respuesta al problema: ¿Cuál es la relación que existe entre el patrón de conducta Tipo A y las estrategias de afrontamiento, centradas en el cambio y centradas en el estancamiento, en los pacientes hipertensos que se atienden en el Hospital I Luis Albrecht – EsSalud de la ciudad de Trujillo? Se plantea como hipótesis que existe una relación significativa entre el patrón de

ISSN 1990-6757

Así, pues, cuando se originan de forma aguda o crónica situaciones de estrés, las personas tratan de afrontarlas de manera que origine el menor impacto posible en su salud psico-física. Es decir, que se utilizan determinadas estrategias de afrontamiento que pueden o no ser útiles a los fines propuestos. En gran medida la diferencia entre individuos, en cuanto al funcionamiento ante las situaciones de estrés, se produce en las distintas formas en que cada uno le haga frente. El proceso de afrontamiento no es siempre constructivo o destructivo en sus consecuencias, sino que sus costos y sus beneficios dependen de la persona, su momento y el contexto de estrés (Rodríguez Marín, 1996). Es más, las consecuencias serán diferentes si las valoramos desde el aspecto fisiológico, psicológico o social. Por tanto, cuando hablamos de afrontamiento, hacemos referencia a los esfuerzos tanto cognitivos como conductuales que realiza la persona para manejar el estrés psicológico, independientemente de sus resultados. El afrontamiento juega un papel mediador entre las circunstancias estresantes y la salud. Las estrategias focalizadas en el problema se relacionan con resultados más positivos, mientras que las centradas en la emoción parecen relacionarse con la ansiedad y la depresión. La evitación se asocia negativamente con las formas de afrontamiento centradas en el problema.

PRESENTACIÓN ANUAL

Para contrarrestar los efectos perjudiciales sobre el organismo, los individuos utilizan diferentes estrategias de afrontamiento hacia las situaciones con mayor o menor fortuna. En este sentido, el afrontamiento es un proceso que pone en marcha el individuo para hacer frente a situaciones estresantes, aunque la puesta en marcha de este proceso no garantiza el éxito del mismo. Si el individuo, tras poner en marcha el proceso de afrontamiento, tiene éxito para solucionar el problema presente, lo repetirá cuando se encuentre ante situaciones similares. Si no tiene éxito, utilizará otra estrategia. Estamos, por tanto, ante una situación de aprendizaje por ensayo y error. La ansiedad o las respuestas de estrés aparecerán cuando no encuentre la estrategia adecuada en el momento preciso (Fernández-Abascal, 1997). A lo largo del tiempo se han acumulado investigaciones, donde se ha visto que algunas estrategias de afrontamiento están asociadas con la presión arterial elevada (Cottington y cols., 1985). Sin embargo, esto no implica necesariamente una relación causal entre las

dos variables.

Revista de Psicología

vasodilatación en músculos esqueléticos de antebrazo y el aumento de epinefrina en plasma (Williams R, Suárez E, Khun C, Zimmerman & Schanberg, 1991). La variabilidad de la PA es más elevada en personas con PCTA al realizar tareas de tipo cognitivo y en las que implican retos (Contrad, Krants, 1988; Eliot, 1988). En hombres jóvenes y adultos hay hiperreactividad cardiovascular y neurohormonal ante tareas cognitivas de tipo matemático (Williams R, Suárez E., Khun C., Zimmerman E., Schanberg S., 1991). Así, en 1981, el Panel Review otorgó oficialmente al Patrón de Conducta Tipo A, el estatus de factor de riesgo independiente, comparable a los cuatro factores de riesgo tradicionales: hipertensión, colesterol, tabaquismo y edad. Por primera vez se otorga a un factor psicosocial un valor de riesgo para la cardiopatía isquémica.

11


conducta Tipo A y las estrategias de afrontamiento, centradas en el cambio y centradas en el estancamiento, en pacientes hipertensos que se atienden en el Hospital I Luis Albrecht – EsSalud de la ciudad de Trujillo. MÉTODO El diseño de investigación que se ha utilizado es transversal con dos variables en relación asociativa, empleándose el método correlacional, en la medida que se trató de establecer la existencia de asociaciones significativas entre las variables patrón de conducta Tipo A y estrategias de afrontamiento centradas en el cambio y centradas en el estancamiento (Hernández, Fernández & Baptista, 1998; Sánchez & Reyes, 1999). Participantes La población estuvo constituida por los pacientes hipertensos que se han atendido en el Hospital I Luis Albrecht – EsSalud de la ciudad de Trujillo, durante el período 2005-2006.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

El método empleado para la selección de la muestra fue intencional y corresponde a la totalidad de la población de pacientes hipertensos esenciales correspondientes al período señalado. La muestra estuvo conformada por 105 pacientes hipertensos, de consultorio externo, con un rango de edades entre 40 y 70 años, de los cuales 60 fueron varones y 45, mujeres.

12

Instrumentos La Escala de Framingham (ETAF) de Haynes Se aplicó para medir el patrón de conducta Tipo A. Consta de 10 ítems, subdivididos en tres factores: competitividad-dominancia, (ítems: 3, 4,

2), impaciencia-urgencia (ítems: 10, 1, 6, 9), implicación laboral (ítems: 7, 8, 5). Los valores de consistencia interna de la escala son: factor I: 0,62; factor II: 0,49; factor III: 0,42; escala total: 0,52. Entre 1965 y 1967 se aplicó la escala a más de 2 000 personas libres de enfermedades coronarias. La escala valora en qué medida estas personas se sienten presionadas por el tiempo, se comportan con dureza, son competitivos, tienen una fuerte necesidad de sobresalir por encima de los demás en la mayoría de las acciones que realizan, son mandones y dominantes y comen con rapidez (Friedman y Rosenamn, 1959; Rosenman y Friedman, 1961; Rosenman et al., 1964). Cada uno de estos aspectos está relacionado con el constructo del patrón de conducta Tipo A. Los estudios refieren una consistencia interna, hallada mediante el Alfa de Cronbach, de ,71 para los hombres y ,70 para las mujeres (Haynes et al., 1978). En relación con la validez, se ha trabajado sobre la validez de contenido de la prueba (Haynes et al., 1978) y sobre la validez discriminante (Campbell y Fiske, 1959). En favor de esta escala, por lo que es muy utilizada, se destaca la brevedad de la misma, tanto en su aplicación como en su corrección. En un trabajo de Haynes y Matthews (1988), se realiza una revisión acerca de la medida del patrón de conducta Tipo A y de los estudios que se han realizado con esta medida. Las autoras destacan, como resultados más relevantes de los Framingham Heart Study y Western C o l l a b o r a t i v e G r o u p S t u d y, l a independencia entre el Patrón de Conducta Tipo A, utilizando como medida la escala de Framingham, y la predicción de una enfermedad coronaria tanto en hombres como en mujeres. Esta relación sólo se produce cuando, unido al Patrón de Conducta Tipo A, aparece otra serie de


Ha sido adaptado por Peralta, Figueroa et al. en 1992. El objetivo fue evaluar las técnicas de afrontamiento que emplea el individuo ante los problemas. Diferencia entre las técnicas de afrontamiento centradas en el cambio y las técnicas de afrontamiento centradas en el estancamiento. La prueba consta de 43 ítems, con ocho subescalas: resolución de problemas (cinco ítems), reestructuración cognitiva (cinco ítems), contacto social (cinco ítems), expresión de las emociones (cinco ítems), evitación de problemas (seis ítems), pensamiento de esperanza (seis ítems), retractación social (cinco ítems) y autocrítica (seis ítems). Este cuestionario valora las técnicas de afrontamiento que emplea el individuo ante los problemas. Diferencia entre las técnicas de afrontamiento centradas en el cambio y las técnicas de afrontamiento centradas en el estancamiento. El coeficiente de confiabilidad de Cronbach del Inventario de Estrategias de Afrontamiento según subescalas, aplicado a los pacientes hipertensos del Hospital I Luis Albrecht-ESSALUD Trujillo 2005-2006, es el siguiente: 0,7230 para resolución de problemas; 0,7385 para reestructuración cognitiva; 0,7748 para contacto social;

El análisis estadístico se realiza mediante la aplicación de técnicas estadísticas descriptivas y de correlación Prueba ji –cuadrado de independencia. RESULTADOS Nivel de patrón de conducta Tipo A en relación con la frecuencia de uso de las técnicas de afrontamiento centradas en el cambio en pacientes hipertensos. En la distribución relativa simple y porcentual de los pacientes hipertensos según el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de técnicas de afrontamiento centradas en el cambio, se observa que del total de pacientes con nivel alto de patrón de conducta Tipo A, el 20% usa frecuentemente las técnicas de afrontamiento centradas en el cambio; mientras que del total de pacientes hipertensos con nivel bajo de patrón de c o n d u c t a Ti p o A , e l 5 6 , 2 % u s a frecuentemente las técnicas de afrontamiento centradas en el cambio. Por otro lado, también podemos observar que del total de pacientes con nivel alto de patrón de conducta Tipo A, el 30,0% usa las técnicas de afrontamiento centradas en el cambio con muy poca frecuencia; en tanto que de los pacientes con nivel bajo de patrón de conducta sólo el 12,5% las usa con muy poca frecuencia. Es decir, a medida que aumenta el nivel de patrón de conducta Tipo A, la frecuencia de uso de las técnicas de afrontamiento centradas en el cambio disminuye (la relación es inversa). Esta situación es detectada por la prueba estadística ji-cuadrado de independencia de criterios que demuestra la relación

ISSN 1990-6757

Inventario de Estrategias de Afrontamiento de Tobin

Procedimiento

PRESENTACIÓN ANUAL

El coeficiente de confiabilidad de Cronbach de la Escala para la medida del Patrón de Conducta Tipo A, aplicado a los pacientes hipertensos del Hospital I Luis Albrecht-ESSALUD Trujillo 2005-2006 es el siguiente: ,7520 para los 10 ítems de los que consta la Escala.

0,8020 para expresión de las emociones; 0,7621 para evitación de problemas; 0,7741 para pensamientos de esperanza; 0,7958 para retractación social; 0,7041 para autocrítica.

Revista de Psicología

factores de riesgo tradicionalmente relacionados con las enfermedades coronarias (colesterol, tabaquismo, obesidad, etc.).

13


pacientes hipertensos con nivel bajo de patrón de conducta Tipo A, el 68,8% la usa en el nivel frecuentemente y sólo el 12,5% en el nivel muy poca frecuencia. Se observa, asimismo, que la relación es inversa, es

estadísticamente significativa entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de las técnicas de afrontamiento centradas en el cambio (p0,05), tal como se puede apreciar en la tabla 1. Tabla 1

Relación entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de “técnicas de afrontamiento centradas en el cambio” como estrategia de afrontamiento.

FRECUENCIA DE USO DE TÉCNICA DE AFRONTAMIENTO CENTRADA EN EL CAMBIO - Frecuentemente - Frecuencia moderada - Muy poca frecuencia TOTAL c2 = 10,95

NIVEL PATRÓN DE COND UCTA TIPO A TOTAL Alto

Medio

%

%

%

%

6 15 9 22

20,0 50,0 30,0 100,0

19 34 6 59

32,2 57,6 10,2 100,0

9 5 2 24

56,2 31,3 12,5 100,0

34 54 17 105

32,4 51,4 16,2 100,0

p < ,05

Nivel de patrón de conducta Tipo A en relación con la frecuencia de uso de las técnica de afrontamiento centrada en el cambio “resolución de problemas”. Del total de pacientes con nivel alto de patrón de conducta Tipo A, el 43,3% usa frecuentemente la técnica de afrontamiento centrada en el cambio “resolución de problemas” y el 30,0% la usa con muy poca frecuencia; mientras que del total de

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Tabla 2

14

decir, a medida que aumenta el nivel de patrón de conducta Tipo A, la frecuencia de uso de esta estrategia de afrontamiento disminuye. Esta situación es detectada por la prueba estadística ji-cuadrado de independencia de criterios que demuestra la relación estadísticamente significativa entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de la resolución de problemas (p ,05)

Relación entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de “resolución de problemas” como estrategia de afrontamiento centrada en el cambio.

FRECUENCIA USO DE RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS - Frecuentemente - Frecuencia moderada - Muy poca frecuencia TOTAL c2 = 9,84

Bajo

p < ,05

NIVEL PATRÓN DE COND UCTA TIPO A TOTAL Alto

Medio

Bajo

%

%

%

%

13 8 9 30

43,3 26,7 30,0 100,0

30 24 5 59

50,8 40,7 8,5 100,0

11 3 2 16

68,8 18,7 12,5 100,0

54 35 16 105

51,4 33,4 15,2 100,0


Nivel de patrón de conducta Tipo A en relación con la frecuencia de uso de las técnica de afrontamiento centrada en el cambio “reestructuración cognitiva”. Del total de pacientes con nivel alto de patrón de conducta Tipo A, el 26,7% usa frecuentemente la técnica de afrontamiento centrada en el cambio “reestructuración cognitiva” y el 33,3% la usa con muy poca frecuencia; mientras que del total de pacientes hipertensos con nivel bajo de patrón de conducta Tipo A, el 62,5% la usa en el nivel frecuentemente y sólo el 6,3% en el nivel muy poca frecuencia. Se observa, asimismo, que la relación es inversa, es decir, a medida que aumenta el nivel de patrón de conducta Tipo A, la frecuencia de uso de esta estrategia disminuye. Esta situación es detectada por la prueba estadística ji-cuadrado de independencia de criterios que demuestra la relación estadísticamente significativa entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de la reestructuración cognitiva (p ,05), tal como se evidencia en la tabla 3.

Nivel de patrón de conducta Tipo A en relación con la frecuencia de uso de la técnica de afrontamiento centrada en el cambio “contacto social”. Los resultados muestran que del total de pacientes con nivel alto de patrón de c o n d u c t a Ti p o A , e l 1 3 , 4 % u s a frecuentemente la técnica de afrontamiento centrada en el cambio “contacto social” y el 53,3% la usa con muy poca frecuencia; en cambio, del total de pacientes hipertensos con nivel bajo de patrón de conducta Tipo A, el 37,5% la usa frecuentemente, así como con el mismo porcentaje en el nivel frecuencia moderada y con muy poca frecuencia el 25,0%. Se observa, asimismo, que la relación es inversa, es decir, a medida que aumenta el nivel del patrón de conducta Tipo A, la frecuencia del uso de esta estrategia disminuye. Esta situación es detectada por la prueba estadística jicuadrado de independencia de criterios que

Tabla 3 Relación entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de la “reestructuración cognitiva” como estrategia de afrontamiento centrada en el cambio.

p < ,05

Medio

Bajo

TOTAL

%

%

%

%

8

26,7

33

55,9

10

62,5

51

48,6

12

40,0

17

28,8

5

31,2

34

32,4

10 30

33,3 100,0

9 59

15,3 100,0

1 16

6,3 100,0

20 105

19,0 100,0

ISSN 1990-6757

Alto

PRESENTACIÓN ANUAL

c2 = 10,07

NIVEL PATRÓN DE CONDUCTA TIPO A

Revista de Psicología

FRECUENCIA USO DE LA REESTRUCTURACIÓN COGNITIVA - Frecuentemente Frecuencia moderada - Muy poca frecuencia TOTAL

15


demuestra la relación estadísticamente significativa entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de la estrategia de afrontamiento centrada en el cambio contacto social (p ,05), como puede observarse en la tabla 4.

Nivel de patrón de conducta Tipo A en relación con la frecuencia de uso de la técnica de afrontamiento centrada en el estancamiento. Del total de pacientes con nivel alto de patrón de conducta Tipo A, el 56,7% usa

Tabla 4 Relación entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de la “contacto social” como estrategia de afrontamiento centrada en el cambio. NIVEL DE PATRÓN DE CONDUCTA TIPO A FRECUENCIA DE USO DE CONTACTO SOCIAL - Frecuentemente - Frecuencia moderada - Muy poca frecuencia TOTAL 2

c = 11,00

Alto

Medio

TOTAL

Bajo

%

%

%

%

4 10 16 30

13,4 33,3 53,3 100,0

23 23 13 59

39,0 39,0 22,0 100,0

6 6 4 16

37,5 37,5 25,0 100,0

33 39 33 105

31,4 37,2 31,4 100,0

p < ,05

Nivel de patrón de conducta Tipo A en relación con la frecuencia de uso de la técnica de afrontamiento centrada en el cambio “expresión de emociones”. Tras apreciarse que la frecuencia de uso moderada de expresión de emociones predomina tanto en pacientes con un nivel alto, medio y bajo en el patrón de conducta Tipo A, no hay relación estadísticamente significativa entre el patrón de conducta Tipo A y la técnica de afrontamiento centrada en el cambio “expresión de emociones” (p ,05).

frecuentemente estas técnicas y el 3,3% con muy poca frecuencia; en cambio que del total de pacientes hipertensos con nivel bajo de patrón de conducta Tipo A, el 0,0% se encuentra en el nivel frecuentemente y el 37,5% en el nivel muy poca frecuencia. Se observa, asimismo, que la relación es directa, es decir, a medida que aumenta el nivel de patrón de conducta Tipo A, la frecuencia de uso de esta estrategia es mayor; y a menor patrón de conducta Tipo A, disminuye el uso de esta estrategia. Esta

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Tabla 5 Relación entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de la “expresión de emociones” como estrategia de afrontamiento centrada en el cambio.

16

NIVEL PATRÓN DE CONDUCTA TIPO A

FRECUENCIA DE USO EXPRESIÓN DE EMOCIONES -

Frecuentemente Frecuencia moderada

- Muy poca frecuencia TOTAL c2 = 3,57 p > ,05

TOTAL Alto

Medio

Bajo

%

%

%

%

6

20,0

19

32,2

3

18,7

28

26,7

14 10 30

46,7 33,3 100,0

29 11 59

49,2 18,6 100,0

9 4 16

56,3 25,0 100,0

52 25 105

49,5 23,8 100,0


situación es detectada por la prueba estadística ji-cuadrado de independencia de criterios que demuestra la relación altamente significativa entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de las técnicas de afrontamiento centradas en el estancamiento (p0,01), tal como se puede apreciar en la tabla 6.

Relación entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de las técnicas centradas en el estancamiento como estrategia de afrontamiento.

FRECUENCIA USO TECNICAS AFRONT. CENTRADAS EN EL ESTANCAMIENTO - Frecuentemente - Frecuencia moderada - Muy poca frecuencia TOTAL

Alto

Medio

TOTAL

%

%

%

%

17 12 1 30

56,7 40,0 3,3 100,0

14 36 9 59

23,7 61,0 15,3 100,0

0 10 6 16

0,0 62,5 37,5 100,0

31 58 16 105

29,5 55,3 15,2 100,0

p < ,01

Nivel de patrón de conducta Tipo A en relación con la frecuencia de uso de la técnica de afrontamiento centrada en el estancamiento “evitación de problemas”. Del total de pacientes con nivel alto de patrón de conducta Tipo A, el 40,0% usa frecuentemente técnica de afrontamiento centrada en el estancamiento evitación de problemas y el 30,0% la usa con muy poca frecuencia; mientras que del total de

frecuencia de uso de esta estrategia es mayor; y a menor patrón de conducta Tipo A, disminuye el uso de esta técnica. Esta situación es detectada por la prueba estadística ji-cuadrado de independencia de criterios que demuestra la relación estadísticamente significativa entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la estrategia de afrontamiento evitación de problemas (p ,05).

Relación entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de la “evitación de problemas” como estrategia de afrontamiento centrada en el estancamiento.

FRECUENCIA USO EVITACIÓN DE PROBLEMAS

NIVEL PATRÓN DE CONDUCTA TIPO A N°

%

%

%

%

- Frecuentemente - Frecuencia moderada - Muy poca frecuencia TOTAL

12 9 9 30

40,0 30,0 30,0 100,0

11 24 24 59

18,6 40,7 40,7 100,0

0 8 8 16

0,0 50,0 50,0 100,0

23 41 41 105

22,0 39,0 39,0 100,0

c2 = 10,60

p < ,05

Alto

Medio

Bajo

TOTAL

ISSN 1990-6757

Tabla 7

Bajo

PRESENTACIÓN ANUAL

c2 = 22,65

NIVEL PATRÓN DE CONDUCTA TIPO A

Revista de Psicología

Tabla 6

pacientes hipertensos con nivel bajo de patrón de conducta Tipo A, el 0,0% se encuentra en el nivel frecuentemente y el 50,0% con muy poca frecuencia. Se observa, asimismo, que la relación es directa, es decir, a medida que aumenta el nivel de patrón de conducta Tipo A, la

17


Nivel de patrón de conducta Tipo A en relación con la frecuencia de uso de la técnica de afrontamiento centrada en el estancamiento “pensamiento de esperanza”. Del total de pacientes con nivel alto de patrón de conducta Tipo A, el 76,7% usa frecuentemente la técnica de afrontamiento centrada en el estancamiento pensamiento de esperanza y el 3,3% la usa con muy poca frecuencia; en cambio, del total de pacientes hipertensos con nivel bajo de patrón de conducta Tipo A, el 18,7% la usa

Tabla 8

Relación entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de los “pensamientos de esperanza” como estrategia de afrontamiento centrada en el estancamiento.

FRECUENCIA USO DE PENSAMIENTOS DE ESPERANZA

NIVEL PATRÓN DE CONDUCTA TIPO A N°

%

%

%

%

- Frecuentemente - Frecuencia moderada - Muy poca frecuencia TOTAL

23 6 1 30

76,7 20,0 3,3 100,0

25 27 7 59

42,4 45,7 11,9 100,0

3 11 2 16

18,7 68,8 12,5 100,0

51 44 10 105

48,6 41,9 9,5 100,0

c2 = 16,36

Alto

Medio

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Bajo

TOTAL

p < ,01

Nivel de patrón de conducta Tipo A en relación con la frecuencia de uso de la técnica de afrontamiento centrada en el estancamiento “retractación social”.

18

frecuentemente y el 12,5% la usa con muy poca frecuencia. Se observa, asimismo, que la relación es directa, es decir, a medida que aumenta el nivel de patrón de conducta Tipo A, la frecuencia del uso de esta estrategia es mayor; y a menor patrón de conducta Tipo A, disminuye el uso de esta estrategia. Esta situación es detectada por la prueba estadística ji-cuadrado de independencia de criterios que demuestra la relación altamente significativa entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la estrategia de afrontamiento centrada en el estancamiento pensamiento de esperanza (p ,01). (Ver tabla 8).

Del total de pacientes con nivel alto de patrón de conducta Tipo A, el 43,3% usa frecuentemente la técnica de afrontamiento centrada en el estancamiento retractación social y el 16,7% con muy poca frecuencia; mientras que del total de pacientes hipertensos con nivel bajo de patrón de conducta Tipo A, el ,0% se encuentra en el nivel frecuentemente y el 56,3% con muy poca frecuencia. Se observa, asimismo, que la relación es directa, es decir, a medida que

aumenta el nivel de patrón de conducta Tipo A, la frecuencia del uso de esta estrategia es mayor; y a menor patrón de conducta Tipo A, disminuye el uso de esta estrategia. Esta situación es detectada por la prueba estadística ji-cuadrado de independencia de criterios que demuestra la relación altamente significativa entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la estrategia de afrontamiento retractación social (p ,01). (Ver tabla 9).


Tabla 9

Relación entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de la “retractación social” como estrategia de afrontamiento centrada en el estancamiento.

FRECUENCIA DE USO DE RETRACTACIÓN SOCIAL

NIVEL PATRÓN DE CONDUCTA TIPO A N°

%

%

%

%

- Frecuentemente - Frecuencia moderada - Muy poca frecuencia TOTAL

13 12 5 30

43,3 40,0 16,7 100,0

8 29 22 59

13,5 49,2 37,3 100,0

0 7 9 16

0,0 43,7 56,3 100,0

21 48 36 105

20,0 45,7 34,3 100,0

2

c = 18,09

Alto

Medio

TOTAL

p < ,01

Nivel de patrón de conducta Tipo A en relación con la frecuencia de uso de la técnica de afrontamiento centrada en el estancamiento “autocrítica”. Del total de pacientes con nivel alto de patrón de conducta Tipo A, el 53,3% usa frecuentemente la técnica de afrontamiento centrada en el estancamiento “autocrítica” y el 20,0% con muy poca frecuencia; mientras que del total de pacientes hipertensos con nivel bajo de patrón de conducta Tipo A, el 0,0% se encuentra en el nivel frecuentemente y el 68,8% con muy poca

Tabla 10

Bajo

frecuencia. Se observa, asimismo, que la relación es directa, es decir, a medida que aumenta el nivel de patrón de conducta Tipo A, la frecuencia del uso de esta estrategia es mayor; y a menor patrón de conducta Tipo A, disminuye el uso de esta estrategia. Esta situación es detectada por la prueba estadística ji-cuadrado de independencia de criterios que demuestra la relación altamente significativa entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la estrategia centrada en el estancamiento autocrítica (p ,01). (Ver tabla 10).

Relación entre el nivel de patrón de conducta Tipo A y la frecuencia de uso de la “autocrítica” como estrategia de afrontamiento centrada en el estancamiento.

p < ,01

TOTAL

Bajo

%

%

%

%

16 8 6 30

53,3 26,7 20,0 100,0

12 21 26 59

20,3 35,6 44,1 100,0

0 5 11 16

0,0 31,2 68,8 100,0

28 34 43 105

26,7 32,4 40,9 100,0

PRESENTACIÓN ANUAL

c2 = 20,02

Medio

Revista de Psicología

- Frecuentemente - Frecuencia moderada - Muy poca frecuencia TOTAL

Alto

ISSN 1990-6757

NIVEL PATRÓN DE CONDUCTA TIPO A FRECUENCIA USO AUTOCRÍTICA

19


DISCUSIÓN Los resultados muestran que la mayor frecuencia de pacientes hipertensos presenta características del patrón de conducta Tipo A de que constituye un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares como la hipertensión arterial.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Desde el punto de vista teórico, estos resultados se pueden interpretar a la luz de la investigación de Molerio Pérez, Osana y García Romagosa, Geogina (2004) denominada: Influencia del estrés y de las emociones en la hipertensión arterial esencial, realizada en Cuba. Concluyeron que hay un predominio en los pacientes hipertensos de vivencias negativas experimentadas intensamente y altos niveles de vulnerabilidad al estrés y niveles de ansiedad rasgo y estado que oscilan entre medio y alto.

20

Respecto a las estrategias de afrontamiento centradas en el cambio y centradas en el estancamiento, se observa que en ambas clases de estrategias, el mayor porcentaje se encuentra, en los niveles frecuencia moderada y frecuentemente. Esto quiere decir que los pacientes hipertensos utilizan las dos estrategias en general, pero al contrastarlas con el patrón de conducta Tipo A se observan diferencias en el uso de las mismas, de acuerdo con el nivel que obtienen en dicho patrón, considerándose éste como una variable independiente de las estrategias ya citadas. En esta dirección se considera lo siguiente: que el Panel Review en 1981 le otorgó oficialmente al patrón de conducta Tipo A el factor de riesgo, otorgándose por primera vez a un factor psicosocial un valor de riesgo para la cardiopatía isquémica. Los resultados muestran una relación inversa estadísticamente significativa entre el patrón de conducta Tipo A y las técnicas

de afrontamiento centrada en el cambio: a medida que aumenta el nivel de este patrón, la frecuencia del uso de esa clase de técnica disminuye. Así, el paciente hipertenso con dicho patrón de conducta en un nivel alto tiene más ideas rígidas que no le permiten operativizar con mayor flexibilidad los acontecimientos de la vida en situaciones adversas inevitables, queriéndolo resolver siempre desde su punto de vista que muchas veces, por su rigidez, resultan inoperantes y reacciona, por lo general, de manera impulsiva y descontrolada. Además, está siempre en un estado de alerta, en constante competencia con los demás, lo cual le restringe el contacto social. En cambio, los pacientes hipertensos con un nivel bajo de este patrón tienden a manejar mejor el estrés de la vida cotidiana, por generar ideas más flexibles que se ajustan mejor a las demandas del medio, pueden resolver los problemas de una manera más eficaz, lo que les favorece para que sus contactos con los demás puedan brindarse con mayor facilidad, y encuentran muchas veces, en ellos la resolución a los problemas que afrontan. Estos hallazgos concuerdan con lo comprobado por Bongard et al. (1997) y Dalton (1998), que la oclusión coronaria era inferior en los sujetos que percibían mayor apoyo social. Se señala una relación inversa estadísticamente significativa entre el patrón de conducta Tipo A y la subescala resolución de problemas como estrategia de afrontamiento centrada en el cambio: a medida que aumenta el nivel de este patrón, la frecuencia de uso de esta subescala disminuye. Así, los pacientes hipertensos con un nivel alto en dicho patrón de conducta, por ser impacientes, se mueven mucho por el impulsor apúrate lo que los agobia, porque esto determina el efecto contrario a lo que desean, impidiéndoles organizar su tiempo, lo que interfiere en el manejo racional de sus emociones y con el aumento de riesgo de su salud. Por el


ISSN 1990-6757

Se encontró una relación inversa estadísticamente significativa entre el patrón de conducta Tipo A y la subescala reestructuración cognitiva como estrategia de afrontamiento centrada en el cambio: a medida que aumenta el nivel de dicho patrón, la frecuencia de uso de esta subescala disminuye. Así, los pacientes hipertensos con un nivel alto de este patrón de conducta tienen ideas más rígidas, las cuales no les permite enfocar la situación o problema de una manera más flexible, por lo que sus esquemas mentales rígidos no les favorece en la adaptación a los cambios, entrando en crisis. Tienden a involucrarse mucho con los trabajos, los tiempos y las responsabilidades a las que sobredimensionan, viviendo siempre en un círculo vicioso de estrés continuo. Por el contrario, los pacientes hipertensos con un nivel bajo de este patrón de conducta intentan ver la situación desde otro punto de vista. Ven el lado positivo de las dificultades, buscan opciones que les brinden solución a sus problemas y necesidades.

De acuerdo con los resultados, se encontró una relación inversa estadísticamente significativa entre el patrón de conducta Tipo A y la subescala contacto social como estrategia de afrontamiento centrada en el cambio: a medida que aumenta el nivel de dicho patrón, la frecuencia del uso de esta subescala disminuye. De este modo, los pacientes hipertensos con un nivel alto de este patrón de conducta en situaciones difíciles tienden más bien a retraerse de los contactos con los demás y, por su rigidez ideacional, la búsqueda hacia fuera no la llevan a buen recaudo. Siendo competitivos, van a dar prioridad a sus criterios, así no sean funcionales, lo cual los aleja aun más del apoyo que les puedan brindar otras personas. Por el contrario, los pacientes hipertensos con un nivel bajo de este patrón de conducta tienden a emplear recursos externos en los contactos con los otros, lo que les permite intercambiar opiniones y sugerencias que apuntan al cambio adaptativo que la situación les crea. Logran, además, sentirse emocionalmente comprendidos y depositan, de esa manera, confianza en el entorno y afianzando sus vínculos sociales. Estos resultados de disminución del contacto social, cuando se eleva el patrón de conducta Tipo A,

PRESENTACIÓN ANUAL

Estos resultados coinciden con los diversos estudios que han relacionado los diferentes estilos de coping o estrategias de afrontamiento, con la reactividad cardiovascular en la presión arterial o en la tasa cardiaca. Clark (1997), en relación con el coping focalizado en el problema, encontró que está inversamente relacionado con las respuestas cardiovasculares y fue el más consistente predictor de las mismas. A mayor utilización de esta estrategia, menor presión arterial.

Bongard y colaboradores (1997), dentro del campo que relaciona la hipertensión con las variables psicológicas, encontraron en relación con el coping activo que la utilización de este estilo de coping ante situaciones difíciles provoca un aumento en la respuesta cardiovascular, particularmente en la tasa cardiaca y la presión arterial diastólica. Gonzáles-Pinto et al. (1997) encontraron que el uso de la capacidad cognitiva para suprimir la expresión de rabia incrementaba la expresión diastólica. Lo saludable es tener un pensamiento operativo para la búsqueda de soluciones y llevarlas a la práctica.

Revista de Psicología

contrario, los pacientes hipertensos con un nivel bajo de este patrón de conducta tienen mayor capacidad organizativa, no se agobian con los tiempos y afrontan los problemas buscándole soluciones adecuadas y pertinentes.

21


coinciden con los hallazgos de FernándezAbascal (1997), quienes señalan que una estrategia importante es la búsqueda ¨de apoyo social¨ y, según Dalton (1998), el apoyo social puede ser beneficioso en determinadas circunstancias.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

La prueba estadística ji-cuadrado no detectó relación estadísticamente significativa entre el patrón de conducta Tipo A y la subescala expresión de emociones como estrategia de afrontamiento centrada en el cambio. Esto se debe a que en los pacientes hipertensos, precisamente, es la parte emocional la que falla al no modular bien la expresión de las emociones (o bien son explosivos y hasta impulsivos; o bien reprimen la expresión de las mismas) sin diferenciar el que comporten alto o bajo nivel de patrón de conducta Tipo A. Esta dificultad en la expresión de las emociones los torna más sensibles al desarrollo de la hipertensión. Esto se observa claramente en pacientes con antecedentes hereditarios y que además han aprendido en forma inadecuada el manejo de las emociones, como se ha señalado previamente, en su entorno inmediato cuando estaban en edades primarias, donde los modelos de aprendizaje quedan como una suerte de cuño que va a comandar los comportamientos desde ese entonces hacia delante. Estos resultados van paralelos con los estudios de Clark (1997), en relación con el coping focalizado en la emoción, quien encuentra que está relacionado de forma positiva con la respuesta cardiovascular.

22

Se señala una relación directa altamente significativa entre el Patrón de Conducta Tipo A y la Técnica de Afrontamiento Centrada en el Estancamiento: a medida que aumenta el Nivel de dicho Patrón, la Frecuencia del uso de dicha Técnica aumenta. Así, los pacientes hipertensos con este Patrón de Conducta en

Nivel Alto tienden a usar estas técnicas con mayor frecuencia, lo cual les va a dificultar enfocar y resolver los problemas de la vida cotidiana; aunado a sus características inherentes de ser impulsivos, apretados por el tiempo, involucrados excesivamente con responsabilidades y tareas laborales, hace que se incremente el riesgo de presentar cuadros sumamente peligrosos de hipertensión que conllevan no pocas veces a internamientos por emergencia. Por el contrario, los pacientes con Bajo Nivel de este Patrón de Conducta no usan estas estrategias o los usan con frecuencia moderada. Estos resultados se pueden explicar con las definiciones brindadas por GonzálezPinto (1997). Consideran las estrategias de afrontamiento como los esfuerzos, tanto intrapsíquicos como orientados hacia la acción, para manejar las demandas ambientales e internas y los conflictos entre ambas, que exceden los recursos de una persona. Los recursos de los que dispone una persona para hacer frente al estrés son muy diversos, pero presentándose restringidos en los pacientes Tipo A. Los hallazgos muestran una relación directa estadísticamente significativa entre el patrón de conducta Tipo A y la subescala evitación de problemas como estrategia de afrontamiento centrada en el estancamiento: a medida que aumenta el nivel del dicho patrón, la frecuencia de uso de esta subescala aumenta. Así, los pacientes hipertensos con este patrón de conducta en un nivel alto no afrontan los problemas y/o los descalifican, postergando la solución de los mismos. El problema, al no ser resuelto, se va incrementando, complicándoles diferentes aspectos de la vida cotidiana (familia, pareja, círculos amicales, laborales, etc.) y puede darse la situación que para “olvidar” el problema se compenetren muy fuertemente en sus responsabilidades laborales de modo que no asumen la problemática real y, por lo tanto, no la


Se encuentra una relación directa altamente significativa entre el patrón de conducta Tipo A y la subescala retractación social como estrategia de afrontamiento centrada en el estancamiento: a medida que aumenta el nivel de dicho patrón, la

ISSN 1990-6757

Los hallazgos muestran una relación directa altamente significativa entre el patrón de conducta Tipo A y la subescala pensamiento de esperanza como estrategia de afrontamiento centrada en el estancamiento: a medida que aumenta el nivel de dicho patrón, la frecuencia del uso de esta subescala aumenta. De este modo, los pacientes hipertensos con este patrón de conducta en un nivel alto evidencian pensamientos de corte mágico ante los problemas que afrontan esperando soluciones que tienen que ver mucho con la fantasía más que con la realidad y, de esa manera, aquellos no van a resolverse y, por el contrario, van a ir incrementándose, exponiéndose más al riesgo que la hipertensión acarrea. Esto está relacionado con la evitación de los problemas, como se ha descrito en el punto anterior, pues la fantasía de que la solución llegará sin trabajarla determina que los sujetos eviten buscar resolver los problemas basándose en la realidad, con lo cual posponen indefinidamente la resolución de sus conflictos y el estrés va a permanecer dentro de ellos. Por el contrario, los

Estos resultados van en la misma línea de los hallazgos de la Teoría de la Terapia Racional Emotiva (TRE) de Ellis (1962), Ellis y Grieger (1977). Estos investigadores especularon que los individuos de Tipo A comparados con los Tipos B sostendrían creencias irracionales que les estarían predisponiendo a comportarse de una manera derrotista. Específicamente se hipotetizó que un patrón de conducta Tipo A sería atribuible a la estructura cognitiva de los individuos y que habría relaciones significativas entre el total de este patrón de conducta y las creencias irracionales de aquellos que identificó Ellis. Por ello, si confirmamos un entendimiento más completo del patrón de creencias irracionales, podría convertirse en base para el consejo racional–emotivo de los individuos considerados como de Tipo A y que desean modificar sus estilos de vida. De este patrón se puede decir que, en general, las personas que lo comportan mantienen creencias irracionales que las llevan a confrontar los problemas inmediatamente y demandar soluciones perfectas para esos problemas, tanto a sí mismos como a los demás. También sostienen ideas irracionales que les causa una reacción exagerada ante los obstáculos, al tratar de encontrar soluciones rápidas a esos problemas. Así, los individuos de Tipo A persistentemente se generan estrés sin hacer caso a las exigencias de la situación o la realidad de las circunstancias.

PRESENTACIÓN ANUAL

Estos resultados encuentran fundamento en lo expuesto por Dressler y cols. (1998). Sostienen que las modificaciones cardiovasculares también van a estar influenciadas por el sentimiento que se tenga de la habilidad propia al realizar una tarea, pues están relacionando el coping activo con la habilidad percibida hacia la tarea concreta. Existen también investigaciones donde la percepción de autoeficacia ante las demandas fue valorada positivamente para el control de la presión arterial y como predictor de la misma.

pacientes hipertensos con un nivel bajo de este patrón de conducta tienden a pensar objetivamente para que las dificultades puedan resolverse y de esa manera no se constituyan en un peligro latente para su hipertensión.

Revista de Psicología

resuelven. Por el contrario, los pacientes hipertensos con un nivel bajo de este patrón de conducta tienden a buscar soluciones para afrontar sus problemas de una manera más racional.

23


frecuencia del uso de esta subescala aumenta. Así, los pacientes hipertensos con este patrón de conducta en un nivel alto frecuentemente tienden a aislarse con sus problemas y no los resuelven mediante el apoyo del grupo, por que son personas que prefieren guardarse sus conflictos, pues al ser competitivos les puede significar para ellos ser vulnerables y débiles ante los demás. Son personas que tienden más a las apariencias y al ocultamiento de sus realidades. Por otro lado, los pacientes hipertensos con un nivel bajo de este patrón de conducta tienden a expandirse en los contactos con los demás encontrando muchas veces las respuestas que les facilita la resolución de sus conflictos.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

La retractación social no favorece al paciente, pues como sostiene Arana et al. (2001), el apoyo emocional es un factor moderador de las situaciones. El sujeto debe buscar ese apoyo durante las situaciones de estrés. Asimismo, Cottingyton y cols. (1985) encontraron que la alexitimia estaba relacionada con la baja percepción de soporte social y esto era debido a la relación entre este rasgo con los bajos niveles de destrezas sociales.

24

De acuerdo con los resultados, se señala una relación directa altamente significativa entre el patrón de conducta Tipo A y la subescala autocrítica como estrategia de afrontamiento centrada en el estancamiento: a medida que aumenta el nivel de dicho patrón, la frecuencia de uso de esta subescala aumenta. Así, los pacientes hipertensos con este patrón de conducta en un nivel alto tienden a ser muy críticos y desvalorizantes consigo mismos. Además, muestran tendencia a la culpa lo que incrementa los niveles de angustia que muchas veces desencadena, como reacción, el incremento de la presión arterial. Estas personas ingresan a estados de estrés a repetición. Por el contrario, los pacientes hipertensos con un nivel bajo de este patrón de conducta tienden

a ser más objetivos, por lo que le dan un enfoque más real a su problemática y por tanto no ingresan en circuitos culpógenos disminuyendo, por otro lado, pensamientos autocríticos. Estos resultados pueden aparejarse con los hallazgos de Epstein y Meier (1989, citado por Moscoso 1992), quienes sostienen que el afrontamiento emocional estaría asociado a la ansiedad, con énfasis en las tendencias a tomar las cosas de manera personal y a evaluar las experiencias como amenazantes, y al pensamiento negativo, asociado a la depresión, destacando una orientación fatalista hacia el mundo. De lo expuesto, es posible derivar las siguientes conclusiones: -

-

-

-

-

Existe relación entre el patrón de conducta Tipo A y las estrategias de afrontamiento al estrés, dependiendo del tipo de estrategia del nivel de patrón de conducta Tipo A. La relación entre el patrón de conducta Tipo A y las estrategias de afrontamiento centradas en el estancamiento es altamente significativa y directa. Las estrategias de afrontamiento centradas en el cambio y el patrón d e c o n d u c t a Ti p o A e s t á n relacionados de manera inversa y estadísticamente significativa. La expresión de las emociones como estrategia de afrontamiento centrada en el cambio no se relaciona con el patrón de conducta Tipo A. El pensamiento de esperanza, la retractación social y la autocrítica constituyen estrategias de afrontamiento que se relacionan de manera directa y altamente significativa con el patrón A.


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Arana,G; Cilliani,B; Abanto, D (2001). Cumplimiento del tratamiento farmacológico y control de la presión arterial en pacientes del programa de hipertensión. Revista Med. Hered, 4(12). Arjona, J. y Guerrero, S (2004). Estilos y estrategias de afrontamiento y su relación con la variable adaptación en adolescentes de secundaria. Psiquis, 17 (7), 73-79 Bages, N; Feldman, L; Chacon, G (1995). Patrón de Conducta Tipo A y Reactividad cardiovascular en Gerentes. Acta Médica, 3(23), 56.60 Bongard, S. y Hodapp, V. (1997). Active coping, work-`pace, and cardiovascular responses: Evidence from laboratory studies. Journal of Psychophysiology, 11 (3), 227-237 Cea, J.; Brazal, J.; y González-Pinto, A. (1997). Estrategias de Afrontamiento e Hipertensión Esencial. Revista electrónica de motivación y emoción Reme, volumen 4 número 7. Contrada RJ, Krants DS.(1988). Stress, reactivity and type A behaviour: Current status and future directions. Ann Behav Med 10:64-70. Clark, R. (1997). Sjin tone, coping, and cardiovascular responses to ethnicallyrelevant stimuli. Disertation Abstracts International: -Section B: The Science and Engineering, 57 (12-B), 7719 Cottington, E.M., Brock, B.M., House, J.S. y Hawthorne, V.M. (1985). Psychosocial factors and blood pressure in the Michigan statewide blood pressure survey. American Journal of Epidem., 121: 515-529 Dalton, K.M. (1998). Relationships between a n t e r i o r c e r e b r a l a s y m e t r y, cardiovascular reactivity, and angerexpression style during re-lived emotion and coping task. Disertation Abstracts International: Section B: The Sciences and Engineering, 59 (3-B), 1406 Dressler, W.W., Bindon, J.R. y Neggers, Y.H. (1998). John Henryism, gender, and

arterial blood pressure in an African American Community. Psychosomatic Medicine, 60 (5), 620-624 Dembroski TM, McDougall JM. (1983). B e h a v i o u r a l a n d psichophysiological perspectives on coronary prone behaviour. En: Dembroski, T.H., Smith, T.H., Blumchen, G. Ed. Biobehavioural basis of coronary heart disease. New York: Carger, 1983:106-129. Eliot, R. (1988). The dynamics of hypertension: An overview: Present practices, new possibilities and new approaches. Am Heart J 1988; 116:583-589. Escribà-Agüir, V. y Bernabé-Muñoz, Y. (2002). Estrategias de afrontamiento ante el estrés y fuentes de recompensa profesional. En Médicos Especialistas de la Comunidad Valenciana. Revista cubana med. Abr.-jun., 2003, vol.23, no.2. Escribà-Agüir, V. y Bernabé-Muñoz, Y. (2003). Estrategias de afrontamiento ante el estrés y fuentes de recompensa profesional. En Médicos Especialistas de la Comunidad Valenciana. Un Estudio con Entrevistas Semiestructuradas. Psico-USF, v. 8, n. 2, p. 175-182, Jul./Dez. Fernández-Abascal, E.G. (1993). Hipertensión. Intervención psicológica. Eudema. Madrid Fernández-Abascal, E.G. (1997). Estilos y estrategias de afrontamiento. En E.G. Fernández-Abascal, F. Palmero, M. Chóliz y F. Martínez (Eds.): Cuadernos de prácticas de motivación y emoción. Madrid. Pirámide Friedman M, Rosenman R.(1959). Association of specific overt behavior pattern with blood and cardiovascular findings. J . Am Med. Assoc., pp.169:1286-1296. González-Pinto, A., Ortiz, A., Castillo, E., Zupiria, S., Ylla, L. y González de Rivera, J.L. (1997). Reactividad al estrés, estrategias de afrontamiento y ajuste social. Psiquis, 18 (9), 373-379 Lazarus, R. S., y Folkman, S. (1986). Estrés y procesos cognitivos. Barcelona: Martínez Roca, S. A. Lazarus, Richard S. (2000). Estrés y emoción. Manejo e implicaciones en nuestra salud. Bilbao, Biblioteca de Psicología: Desclée

Revista de Psicología

REFERENCIAS

25


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

26

De Brouwer. Llull, D.; Zanier, J.; García,L.(2001). Afrontamiento y calidad de vida. Un estudio de pacientes con cáncer. Revista PSICO-USF. 2(6), 55-64, Jul./Dez. 2001 Jenkins C. (1988). Epidemiology of cardiovascular diseases. Consult Clin Psychol 1988; 56(3), 324-332. MINSA (2004). Informe de salud mental en Lima metropolitana. Molerio, O., Garcia et al. (2004). Influencia del estrés y las emociones en la hipertensión arterial esencial. Revista cubana med, abr.-jun. 2004, vol.43, no.23 Pelechano, L. (1996). Habilidades sociales. CEAC. Madrid. Rosenman R. (1990).Cardiovascular reactivity: Physiological or phychological. En: Schimdt , L., Chwenkmezger, P., Weinman, J., Maes, S. Ed. Theoretical aspects of health psychology. New. Jersey: Harwood Academic Publisher. Rodríguez Marín (1996). Psicología. Buenos Aires: Ateneo. Urquijo,S. ;Giles†,Mariela; Richard, María; L. Pianzola (2003).Variables psicológicas asociadas a las patologías isquémicocardiovasculares. Un estudio de género. Revista de la Federación Argentina de Cardiología. Vol 32, Junio, Buenos Aires. Viñas, F. y Caparrós, B. (2000). Afrontamiento del período de exámenes y sintomatología somática autoinformada en un grupo de estudiantes. http//www.psquiatria.com/psicologia/vol 4num1/art_5.htm Williams, R., Suárez, E., Khun, C., Zimmerman, E., Schanberg, S. (1991). Biobehavioural basis of coronary-prone behaviour in middle-aged men. Part 1: Evidence for chronic SNS activation in type As. Psychosom Med. pp.53:517-527. Williams, R.B., Lane, J.D., Kunh, C.M., Melosh, W., White, A.D., Schanberg, S.M. (1982). Type A behaviour and elevated physiological and neuroendocrime responses to cognitive tasks. Science pp.218:483-485.


AFECTOS EN UN GRUPO DE POLICÍAS DE TRÁNSITO DE LA CIUDAD DE LIMA

Mirian Grimaldo Muchotrigo2 Universidad de San Martín de Porres RESUMEN El presente estudio tiene como objetivo identificar y comparar los afectos en un grupo de policías de transito de Lima según sexo. El muestreo fue intencional y estuvo conformado por 203 policías de tránsito, 88 varones y 115 mujeres. El instrumento utilizado fue la Escala PANAS X. Para el análisis de datos se utilizaron tablas de distribución frecuencias, porcentajes, media aritmética, desviación estándar y U de Mann Whitney. Se concluye que la muestra alcanzó una categoría promedio en afectividad negativa, positiva, emociones negativas básicas, positivas básicas y otros estados afectivos, tanto en las últimas semanas, como a lo largo de toda la vida. En cuanto a la comparación, se aprecia que los varones obtuvieron una diferencia significativa en afectividad negativa. Palabras Claves: Afectos, emociones, policías, policías de tránsito. EMOTIONS IN A GROUP OF TRAFFIC – POLICE IN LIMA ABSTRACT The study intended to identify and compare emotions in a group of traffic – police in Lima according to gender. The sample of 203 traffic police was deliberately selected, 88 policemen and 115 policewomen. The PANAS X Scale was used. Tables of distribution of frequencies, percentages, arithmetic averages, standard derivation and the Mann Whitney U were used for data analysis. Conclusions showed that the sample had average categories in negative and positive emotions, basic negative and positive emotions and other emotional states, both in the last weeks and throughout their lives. Comparing gender, it could be seen that policemen had a significant difference in negative emotions.

Schlüsselworter: Neigungen, Gefühle, Polizisten, Vekehrspolizisten. 2

Instituto de Investigación de la Escuela de Psicología de la Universidad de San Martín de Porres Correo electrónico: mgrimaldo2001@yahoo.com

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

NEIGUNGEN IN EINER GRUPPE VON VERKEHRSPOLIZISTEN DER STADT LIMA ZUSAMMENFASSUNG Diese Forschung erzielt, die Neigungen in einer Gruppe von Vekehrspolizisten aus Lima bezüglich Geschlechtern zu identifizieren und vergleichen. Das Musterstück war absichtig und wurde aus 203 Vekehrspolizisten (88 Männer und 115 Frauen) gebildet. Das benutzte Instrument ist die Scala PANAS X. Für die Datenanlysen wurden Frequenzverteilungstabellen, Prozentsatz, durchschnittliche Arithmetik, Standardabweichung und U von Mann verwendet. Es folgt dass der Muster eine durchschnittliche Kategorie in negativer und positiver Neigung, negativen und positiven Grundgefühle usw in den letzten Wochen und im ganzen Leben erreicht hat. Im Vergleich sehen wir, dass die Männer einen bemerkenden Unterschied bezüglich negativer Neigung

Revista de Psicología

Key words: Emotions, police, traffic – police.

27


La afectividad constituye un tema de relativa complejidad, ello en función a las dimensiones que involucra. Una de las dificultades mayores para abordar el estudio de los afectos radica en que la investigación clásica sobre su estructura no ha llegado a conclusiones claras (Alcalá, Camacho, Giner, Giner e Ibáñez, 2006). Sin embargo, Sandin, Chorot, Joiner, Santed & Valiente (1999) resumen que los estudios sobre el afecto, tanto los que han estado basados en el análisis ideográfico, como los nomotéticos, han encontrado dos tipos de factores que integraría las diferentes dimensiones del afecto. Catanzaro (2001) propone que los estados afectivos son respuestas naturales a las ganancias y pérdidas que se desarrollan durante el curso de la vida. Estas reacciones varían con la personalidad del individuo y la estructura genética. El afecto de algunas personas es plano o menos variable, mientras que otras son más volátiles y dinámicas.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Según Robles & Páez (2003), en las últimas décadas, la gran mayoría de los estudios sobre estructura del afecto concuerdan en que el afecto está confirmado por dos dimensiones o factores dominantes, generalmente denominados afecto positivo y afecto negativo.

28

Para la presente investigación se asumirá el modelo Bifactorial de afectos positivos y negativos de Watson, Clark & Tellegen (1984). Estos autores parten del supuesto de que los afectos pueden agruparse en dos factores o dimensiones: por un lado el factor positivo y, por otro, el negativo, independientes y no correlacionados. La dimensión de afectos positivos está estrechamente relacionada con lo hedónico y permitiría al individuo sentirse alerta, participativo y gratificante. Las personas

que experimentan estos tipos de afectos generalmente experimentan con facilidad sentimientos de satisfacción, gusto, entusiasmo, energía, amistad, unión afirmación y confianza. Por el contrario, los afectos negativos se correlacionarían con distrés psico fisiológico y se refieren a la dimensión de la sensibilidad temperamental de un individuo ante estímulos negativos. La presencia de un alto índice de afectos negativos se ha relacionado con: a) experiencias de emociones negativas como miedo o ansiedad, tristeza o depresión, culpa, hostilidad e insatisfacción, actitudes negativas y pesimismo, problemas o quejas somáticas. En base a la consistencia y generalidad de esta estructura bifactorial de la emocionalidad, se pueden hacer clasificaciones independientes de las personas en función de su tendencia a experimentar emociones positivas y negativas y permitirá ver diferencias en distintos cuadros anormales que cursan con afectación de las emociones como son ansiedad y depresión. Watson, Clark & Tellegen (1984) han sugerido que la diferenciación positivo/negativo representa la principal dimensión de la experiencia afectiva, sobre la que descansa una gran variedad de fenómenos experienciales, que no se reducen sólo al estado de humor o al bienestar personal. Respecto a las investigaciones internacionales desarrolladas, figura la de Alcalá, et al. (2006), quienes investigaron acerca de las características de los afectos en una población de ambos sexos, entre 18 a 50 años, con la Escala PANAS X. Concluyeron que la mujer joven se caracteriza por los afectos feliz y contento y el hombre adulto por reservado y aislado; la juventud, en hombres y mujeres, se caracteriza por cansancio, somnolencia y amodorramiento,


Por otro lado, la información referida a este sector poblacional es limitada; de allí la necesidad de tener un mayor número de datos, que faciliten una mejor comprensión de su mundo afectivo. Hay necesidad de datos fidedignos y sistematizados de los policías, de tal modo que faciliten la toma de decisiones sobre sus fortalezas para potencializarlas y sus debilidades para superarlas paulatinamente (Instituto de Defensa Legal, 2004). Por todo lo antes mencionado, se hace necesario plantear el siguiente problema de investigación: ¿cuáles son los afectos predominantes en un grupo policías de tránsito en Lima Metropolitana, según sexo?. El objetivo es identificar y comparar los afectos predominantes en un grupo de policiales de tránsito de Lima Metropolitana, según sexo.

ISSN 1990-6757

Grimaldo (2003) estudió la validez y confiabilidad de la Escala de Afectos Positivos y Negativos (SPANAS) en una muestra intencional de 589 estudiantes de 4to y 5to de secundaria de centros educativos estatales y particulares, de ambos sexos, cuyas edades fluctuaron entre 14 y 18 años. Se comprobó que la escala posee validez de constructo y confiabilidad para medir los afectos en grupos poblacionales similares a la muestra estudiada. Así también, Grimaldo (2006) estudió los afectos positivos y negativos de 589 escolares de ambos sexos, cuyas edades fluctuaron entre 14 y 18 años, de 4to y 5to de secundaria de colegios estatales y particulares, aplicando la Escala de Afectos Positivos y Negativos y una Ficha socioeconómica. Concluyó que en los afectos positivos existe gran porcentaje de estudiantes de ambos sexos que consideran sentirse moderadamente interesados, entusiasmados y fuertes, entre otros afectos; respecto a los afectos negativos, consideran sentirse un poco irritables, tensos y

Se considera importante investigar en una muestra de policías de tránsito en la medida que diariamente se ven expuestos a una serie de situaciones violentas y agresivas por parte de los conductores de las unidades de transporte. De la misma manera, a partir de estos alcances, se podrían generar programas de intervención orientadas a mejorar algunos afectos.

PRESENTACIÓN ANUAL

A nivel nacional se encuentran, entre otras, las siguientes investigaciones:

disgustados; existen diferencias significativas en función al sexo en los siguientes afectos: interesado, inspirado, decidido y alerto; así como, tenso y ansioso. Asimismo, en los afectos negativos: avergonzado y miedoso; los estudiantes de nivel socio económico bajo obtienen mayores promedios en comparación con los de nivel socio económico medio.

Revista de Psicología

rasgos de la astenia juvenil; finalmente, la edad produce una insatisfacción del adulto respecto a su pasado. De otro lado, Karlsson & Archer (2007) estudiaron la relación entre las características de personalidad, el estrés, energía y el comportamiento de afrontamiento en 186 participantes entre varones y mujeres utilizando la Escala de Afectos Positivos y Negativos encontraron en los resultados que en los afectos de género femenino las participantes expresaron un mayor nivel de responsabilidad y vigor, pero más estrés psicológico y más emocional que los hombres; el análisis de regresión indicó que los afectos positivos se pueden predecirse a partir de la característica de ascendencia de Gordon; y, el afecto negativo podría ser preestablecido a partir de altos niveles de estrés y estrés psicológico.

29


MÉTODO Participantes La muestra estuvo conformada por 203 policías de tránsito, entre varones y mujeres, cuya edad promedio fue 34 años de edad, de Lima Metropolitana. Los criterios de inclusión de la muestra fueron la condición de estar en actividad en la actualidad y el tiempo de servicio, el cual fue como mínimo seis meses de permanencia en la unidad. Instrumento Se utilizó el PANAS X (Positive and Negative Affect Schelude-Expande Form), el cual fue diseñado por Watson & Clark (1984). Se trata de una versión ampliada de la Escala PANAS, desarrollado por Watson, Clark & Tellegen (1988). Para el presente estudio se ha utilizado la versión trabajada por Alcalá (et al., 2006).

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

La Escala PANAS X está constituida por 60 ítems, que puntúan de 1 a 5. Todos los ítems han sido referidos en función a dos momentos: a lo largo de la vida y en las últimas semanas. Los ítems se encuentran organizados en 4 escalas, compuestas a su vez por un determinado número de subescalas, tales como: Escala General de Dimensiones Básicas (subescalas: afectividad negativa y afectividad positiva), Emociones negativas básicas (subescalas miedo, hostilidad, culpa y tristeza), Emociones positivas (subescalas: jovialidad, autoconfianza y atento) y otros estados afectivos (timidez, fatiga, serenidad y sorpresa).

30

Los autores construyeron esta versión, ya que no se limita a la evaluación del afecto en las dos dimensiones, positivo y negativo, sino que posibilita el análisis cualitativo de una amplia gama de afectos. Lo cual permite llevar a cabo un análisis más

enriquecedor de las características diferenciales de los afectos (Alcalá, et al., 2006). Para el presente estudio se realizó el análisis de contenido a partir del criterio de jueces utilizando la V de Aiken. El resultado obtenido de este proceso fue la validez significativa del instrumento a un nivel de significancia de ,05, tal como se presenta en la tabla 1.


Validez de contenido de la Escala de Afectos Positivos y Negativos (PANAS X), según el Coeficiente V. de Aiken

Tabla 1

No. Ítems

V de Aiken *

1. Escala General de Dimensiones Básicas:

Afectividad Positiva

No. Ítems

V de Aiken *

2. Escala de Emociones Básicas Positivas

Jovialidad

Activo Alerta Decidido Atento Entusiasmado Excitado

1 1 1 1 1 1

Feliz Alegre Contento Encantado Excitado Entusiasmado

1 1 1 1 1 1

Inspirado

1

Apasionado

1

Interesado

0,9

Enérgico

1

Orgulloso

0,9

Fuerte

0,8

Afectividad Negativa Temeroso Asustado Nervioso Inquieto Culpable Hostil Perturbado Avergonzado Angustiado Irritable

1 1 1 1 0,9 0,8 1 1 1 1

Autoconfianza Orgulloso Fuerte Seguro Intrépido Atrevido Valiente

1 1 1 1 0,9 0,9

Atento Alerta Atento Concentrado Decidido

0,8 0,8 0,9 0,8

V de Aiken * 3. Escala de Emociones Básicas Negativas Tristeza Triste 1 Nostálgico 1 Desanimado 1 Solitario 1 Aislado 1 Culpa Culpable 1 Avergonzado 1 Indigno 1 Asquedo de uno 1 mismo Descontento de 1 uno mismo Insatisfecho con 1 uno mismo Hostilidad Enfadado 1 Hostil 1 Irritable 1 Insolente 0,9 Asqueado 0,9 Aborrecimiento 1 Miedo Temeroso 1 Asustado 1 Amedrentado 1 Nervioso 1 Inquieto 0,9 Inseguro 0,9 No. Ítems

V de Aiken *

No. Ítems

4. Otros Estados Afectivos

Timidez Asustado Reservado Vergonzoso Tímido

1 1 1 1

Fatiga

Somnoliento

1

Cansado Lento Adormecido

1 1 1

Serenidad Calmado Relajado Tranquilo

1 1 1

Sorpresa Asombrado Sorprendido Maravillado

1 1 1

* Significancia Estadística al ,05

Dimensiones

Alpha

Afectos experimentados en las últimas semanas

,8660

Afectos experimentados durante toda la vida

,8965

Revista de Psicología

Tabla 2 Confiabilidad de las dimensiones de la Escala PANAS X

ISSN 1990-6757

en la dimensión en las últimas semanas, lo cual indica que es altamente confiable. Para la dimensión afectos experimentados durante toda la vida, al aplicar el coeficiente alpha de Cronbach se obtuvo ,8965, lo cual indica que es altamente confiable.

PRESENTACIÓN ANUAL

En el caso de la confiabilidad se aplicó el Coeficiente Alpha de Cronbach para cada una de las dimensiones de los afectos correspondientes a las últimas semanas y en los afectos experimentados durante toda la vida. En la tabla 2, podemos observar que se encontró un alpha de Cronbach de ,8660,

31


Procedimiento Se realizaron las coordinaciones previas con las autoridades responsables, de tal manera que puedan dar las facilidades para la administración del instrumento. Luego se procedió a aplicar el instrumento a un grupo piloto conformado por 20 policías de tránsito, entre hombres y mujeres, para mejorar la inteligibilidad del instrumento, la detección de términos ambiguos o de difícil comprensión para el estudio. Se realizaron algunas modificaciones en los siguientes ítems: asustado por medroso, adormecido por amodorrado, debido a que no fueron bien entendidos. Se trabajó la validez de contenido de la Escala PANAS. Para ello se consultó con ocho especialistas, cuatro de los cuales eran psicólogos con el grado de maestría y cuatro oficiales de la Policía Nacional. Posteriormente se realizó la aplicación del instrumento al grupo de policías de tránsito. Se controló la interferencia de posibles estímulos externos que pudieran interferir en sus niveles de atención y concentración.

Tabla 3

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

RESULTADOS A continuación se presentarán los resultados de los afectos manifestados por el grupo de policías, en función al sexo y en relación a las escalas del instrumento. Afectos Negativos En la tabla 3 observamos que el mayor porcentaje de la muestra masculina y femenina de policías se ubica en una categoría correspondiente al nivel promedio, lo cual indica que experimentan afectos negativos de forma moderada, tanto en las últimas semanas como a lo largo de toda la vida. Dentro de estos afectos se encuentran los siguientes: temeroso, asustado, nervioso, inquieto, culpable, hostil, perturbado, avergonzado, angustiado e irritable.

Afectos Negativos experimentados por policías varones y mujeres según niveles

Momentos

32

Luego se procedió a calificar el instrumento psicológico y a elaborar de la base de datos para su posterior análisis estadístico.

Nivel Bajo Inferior al promedio Promedio Superior al promedio Alto Total

Últimas Semanas F %

Varones A lo largo de toda la vida F %

Últimas Semanas F %

Mujeres A lo largo de toda la vida F %

4 11 49

4,5 12,5 55,7

4 17 43

4,5 19,3 48,9

14 24 52

12,2 20,9 45,2

19 19 51

16,5 16,5 44,3

19

21,6

18

20,5

20

17,4

23

20,0

5 88

5,7 100,0

6 88

6,8 100,0

5 115

4,3 100,0

3 115

2,6 100,0


Afectos Positivos En la tabla 4, apreciamos que el grupo masculino y femenino de policías experimentan afectos positivos en un nivel promedio, tanto en

las últimas semanas como a lo largo de toda la vida. Dentro de estos afectos se encuentran los siguientes: activo, alerto, decidido, atento, entusiasmado, excitado, inspirado, interesado, orgulloso y fuerte.

Tabla 4 Afectos Positivos experimentados por policías varones y mujeres según niveles

Momentos Nivel Bajo Inferior al promedio Promedio Superior al promedio Alto Total

Varones Últimas A lo largo de toda Semanas la vida F % F % 6 6,8 2 2,3

Mujeres Últimas A lo largo de toda la Semanas vida F % F % 8 7,0 19 16,5

13

14,8

18

20,5

26

22,6

19

16,5

49

55,7

47

53,4

60

52,2

51

4,3

17

19,3

15

17,0

19

16,5

23

20,0

3 88

3,4 100,0

6 88

6,8 100,0

2 115

1,7 100,0

3 115

2,6 100,0

Emociones Negativas En la tabla 5 visualizamos que los policías varones y mujeres experimentan un

Emociones Negativas Básicas experimentadas por policías varones y mujeres según niveles. Mujeres A lo largo de toda la vida F %

Nivel Bajo

5

5,7

3

3,4

11

9,6

12

10,4

12

13,6

16

18,2

24

20,9

34

29,6

48

54,5

45

51,1

55

47,8

45

39,1

20

22,7

20

22,7

18

15,7

20

17,4

Alto

3

3,4

4

4,5

7

6,1

4

3,5

Total

88

100,0

88

100,0

115

100,0

115

100,0

Inferior al promedio Promedio Superior al promedio

Emociones Positivas En la tabla 6 observamos que el grupo de policías varones y mujeres experimentan

Últimas Semanas F %

un nivel promedio de emociones positivas básicas: jovialidad, autoconfianza y atención.

ISSN 1990-6757

Varones A lo largo de toda la vida F %

Últimas Semanas F %

PRESENTACIÓN ANUAL

Momentos

Revista de Psicología

Tabla 5

nivel promedio de emociones negativas básicas: tristeza, culpa, hostilidad y miedo, tanto a lo largo de la vida como en las últimas semanas.

33


Emociones Positivas Básicas experimentadas por policías varones y mujeres según niveles

Tabla 6

Momentos Nivel Bajo Inferior al promedio Promedio Superior al promedio Alto Total

Últimas Semanas F % 5 5,7

Varones A lo largo de toda la vida F % 2 2,3

20,5

16

18,2

19

16,5

24

20,9

41

46,6

44

50,0

59

51,3

59

51,3

18

20,5

20

22,7

23

20,0

21

18,3

6 88

6,8 100,0

6 88

6,8 100,0

3 115

2,6 100,0

1 115

,9 100,0

Nivel

PRESENTACIÓN ANUAL

ISSN 1990-6757

Bajo Inferior al promedio Promedio Superior al promedio Alto Total

Revista de Psicología

siguientes estados afectivos: timidez, fatiga, serenidad y sorpresa, tanto en los últimos meses como a lo largo de toda la vida

Otros estados afectivos experimentados por policías varones y mujeres, según niveles Momentos

34

Mujeres A lo largo de toda la vida F % 10 8,7

18

Otros estados afectivos En la tabla 7 se aprecia que la muestra masculina y femenina experimentan principalmente un nivel promedio de los Tabla 7

Últimas Semanas F % 11 9,6

Últimas Semanas F % 4 4,5

Varones A lo largo de toda la vida F % 2 2,3

Mujeres Últimas Semanas A lo largo de toda la vida F % F % 8 7,0 11 9,6

24

27,3

25

28,4

21

18,3

23

20,0

38

43,2

34

38,6

59

51,3

58

50,4

15

17,0

20

22,7

24

20,9

21

18,3

7 88

8,0 100,0

7 88

8,0 100,0

3 115

2,6 100,0

2 115

1,7 100,0

A continuación se presentan las comparaciones realizadas en función al género. Para el análisis se utilizó la Prueba U de Mann Whitney, con el objetivo de determinar las diferencias. Se ha utilizado este estadístico en la medida que se trata de una variable ordinal (Siegel, 1991). En la tabla 8, se presentan las comparaciones de la afectividad negativa,

positiva, emociones negativas básicas, emociones positivas básicas y otros estados afectivos (timidez, fatiga, serenidad y sorpresa), experimentados en las últimas semanas. Se aprecia que los varones presentan una puntuación mayor en todas las escalas; sin embargo, esta diferencia es sólo significativa en la escala de afectividad negativa (Z=2,579; p= ,010).


Tabla 8

Diferencias de género en los Afectos experimentados en las últimas semanas, según la U de Mann-Whitney Escalas

Afectividad Negativa Afectividad Positiva Emociones Negativas Básicas Emociones Positivas Básicas Otros Estados Afectivos

Género

Rangos Medios

Masculino

114,11

Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino

92,73 106,04 98,91 110,89 95,20 105,72 99,15 103,86 100,57

U

Z

p

3994,0

2,579 *

,010

4704,5

,858 ns

,391

4277,5

1,888 ns

,059

4732,5

,790 ns

,430

4896,0

,396 ns

,692

n.s. Diferencias no significativas (p > ,05) * Diferencias significativas (p < ,05)

Dados los resultados anteriores, se realizó un análisis de la escala afectividad negativa. E n l a Ta b l a 9 s e p r e s e n t a n l a s comparaciones según género, de acuerdo a los componentes de la variable afectos negativos experimentados en las últimas semanas. Se observa que las mujeres presentan puntuaciones mayores en los

Género

Rangos Medios

Masculino 108,90 Femenino 96,72 Masculino 106,19 Asustado(a) Femenino 98,79 Masculino 107,40 Nervioso(a) Femenino 97,87 Masculino 116,77 Inquieto(a) Femenino 90,70 Masculino 101,31 Irritable Femenino 102,53 Masculino 106,55 Hostil Femenino 98,52 Masculino 105,38 Culpable Femenino 99,42 Masculino 101,47 Avergonzado(a) Femenino 102,41 Masculino 111,13 Perturbado(a) Femenino 95,01 Masculino 104,36 Angustiado(a) Femenino 100,20 n.s. Diferencias no significativas (p > ,05) * Diferencias significativas (p < ,05) ** Diferencias muy significativas (p < ,001) Temeroso(a)

U

Z

P

4452,3

1,648 ns

0,099

4691,0

1,053 ns

0,292

4584,5

1,300 ns

0,193

3760,5

3,247 **

0,001

4999,5

0,162 ns

0,872

4659,5

1,093 ns

0,274

4763,0

0,906 ns

0,365

5013,0

0,128 ns

0,898

4256,5

2,201 *

0,028

4852,5

0,600 ns

0,549

PRESENTACIÓN ANUAL

Afectos Negativos

ISSN 1990-6757

Diferencias de género en los afectos negativos experimentados en las últimas semanas, según la U de Mann-Whitney

Revista de Psicología

Tabla 09

componentes irritable y avergonzado; mientras que los varones obtienen una puntuación mayor en los demás componentes; sin embargo, esta diferencia es sólo significativa en los componentes inquieto (Z=3,247; P= ,001) y perturbado (Z=2,201; P= ,028).

35


En la Tabla 10 se presentan las comparaciones de la afectividad negativa, positiva, emociones negativas básicas, emociones positivas básicas y otros estados afectivos (timidez, fatiga, serenidad y

sorpresa) experimentados a lo largo de toda la vida. Se observa que los varones presentan una puntuación mayor en todas las escalas; sin embargo, esta diferencia es sólo significativa en la escala de emociones negativas básicas (Z=2,115; p= ,034).

Tabla 10 Diferencias de género en los Afectos experimentados a lo largo de toda la vida, según la U de Mann-Whitney Escalas Afectividad Negativa Afectividad Positiva Emociones Negativas Básicas Emociones Positivas Básicas Otros Estados Afectivos

Género

Rangos Medios

Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino

110,13 95,78 108,37 97,13 111,95 94,38 109,95 95,91 108,60 96,95

U

Z

p

4344,5

1,730 ns

0,084

4499,5

1,353 ns

0,176

4184,0

2,115 *

0,034

4360,0

1,688 ns

0,091

4479,5

1,402 ns

0,161

n.s. Diferencias no significativas (p > ,05) * Diferencias significativas (p < ,05)

En función a los resultados anteriores, se realizó un análisis de las diferencias encontradas en las Emociones Negativas Básicas, las cuales comprenden la tristeza, culpa, hostilidad y miedo. En la tabla 11 se presentan las comparaciones según género, Tabla 11

Afectos

ISSN 1990-6757

Nostálgico(a) Desanimado(a)

PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Triste

Solitario(a) Aislado(a)

n.s.

36

en la subescala de tristeza, a lo largo de la vida. Se observa que los varones presentan una puntuación mayor en todos los afectos; sin embargo, estas diferencias son sólo significativas en el afecto denominado “desanimado(a)” (Z=2,060; p= ,039).

Diferencias de género en la tristeza experimentada a lo largo de toda la vida, según la U de Mann-Whitney Género Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino

Rangos Medios 103,71 100,69 103,02 101,22 110,03 95,86 108,34 97,15 105,35 99,44

Diferencias no significativas (p > ,05)

U

Z

P

4279,5

2,127 ns

0,033

4739,0

0,830 ns

0,406

4703,5

0,988 *

0,323

5024,0

0,096 ns

0,924

4312,0

2,166 ns

0,030


En la tabla 12 se presentan las comparaciones según género, en la subescala de culpa, a lo largo de la vida. Se observa que los varones presentan una puntuación mayor en todos los afectos; sin embargo, estas diferencias son sólo

Diferencias de género en la culpa experimentada a lo largo de toda la vida, según la U de Mann-Whitney

Tabla 12

Afectos Culpable Avergonzado(a) Indigno(a) Asqueado(a) de uno(a) mismo(a) Descontento(a) con uno(a) mismo(a) Insatisfecho(a) con uno(a) mismo(a) n.s. * ** ***

Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino

Rangos Medios 106,78 98,34 103,75 100,66 114,05 92,78 108,88 96,73

Masculino

114,26

Femenino

92,62

Masculino

106,49

Femenino

98,57

Género

U

Z

P

4639,5

1,260 ns

0,208

4906,0

0,420 ns

0,674

3999,5

3,125 **

0,002

4454,5

2,335 *

0,020

3981,5

3,497 ***

0,000

4665,0

1,262 ns

0,207

Diferencias no significativas (p > ,05) Diferencias significativas (p < ,05) Diferencias muy significativas (p < ,01) Diferencias altamente significativas (p < ,001)

En la tabla 13 se presentan las comparaciones según género, en la subescala de hostilidad, a lo largo de la vida. Se

observa que los varones presentan una puntuación mayor en todos los afectos; sin embargo, estas diferencias no son significativas (p > ,05).

Hostil Irritable Insolente Asqueado(a) Aborrecimiento

Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino

Diferencias no significativas (p > ,05)

Rangos Medios 108,74 96,84 105,60 99,24 104,43 100,14 105,42 99,38 108,69 96,88 106,65 98,44

U

Z

P

4466,5

1,676 ns

0,094

4743,0

0,862 ns

0,389

4846,5

0,586 ns

0,558

4759,0

0,948 ns

0,343

4471,0

1,948 ns

0,051

4650,5

1,289 ns

0,197

ISSN 1990-6757

Enfadado(a)

Género

PRESENTACIÓN ANUAL

Afectos

Revista de Psicología

Diferencias de género en la hostilidad experimentada a lo largo de toda la vida, según la U de Mann-Whitney

Tabla 13

n.s.

significativas en los afectos denominados “indigno(a)” (Z=3,125; p=,002), “asqueado(a) de uno(a) mismo(a)” (Z=2.335; p=,020) y “descontento(a) con uno(a) mismo(a)” (Z=3,497; p=,000).

37


En la tabla 14 se presentan las comparaciones según género, en la subescala de miedo, a lo largo de la vida. Se observa que los varones presentan una puntuación mayor en casi todos los afectos,

Diferencias de género en el miedo experimentado a lo largo de toda la vida, según la U de Mann-Whitney

Tabla 14

Afectos Temeroso(a) Asustado(a) Amedrentado(a) Nervioso(a) Inquieto(a) Inseguro(a) n.s. *

Género Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino

Rangos Medios 106,43 98,61 102,30 101,77 107,15 98,06 108,98 96,66 111,23 94,94 100,53 103,12

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

U

Z

P

4670,0

1,071 ns

0,284

5033,5

0,077 ns

0,939

4607,0

1,306 ns

0,192

4445,5

1,728 ns

0,084

4248,0

2,029 *

0,042

4931,0

0,358 ns

0,720

Diferencias no significativas (p > ,05) Diferencias significativas (p < ,05)

DISCUSIÓN Los resultados se discutirán en función a los objetivos inicialmente planteados.

38

con excepción de “inseguro(a)”, en el cual las mujeres obtuvieron puntuaciones mayores; sin embargo, estas diferencias son sólo significativas en el afecto denominado “inquieto(a)” (Z=2,029; p= ,042).

En el caso de los afectos se observa que tanto los varones como las mujeres policías experimentan afectos positivos y negativos en un nivel promedio; es decir se aprecia que a pesar del ritmo de actividades, la situación de violencia que enfrentan diariamente, el maltrato del que son objeto, no interfiere en la manera como se organizan y expresan sus afectos de forma determinante. Es probable que existan factores protectores que contribuyan a generar un nivel favorable de respuesta frente al medio hostil donde viven. En el caso de la policía femenina, Cárdenas (2006)

señala que ellas desempeñan su profesión con mucho orgullo y valentía y no van a consentir que la violencia de la sociedad actual las intimide, a pesar de las cifras que reflejan la situación de violencia a la que se enfrentan. En 2003, 55 policías de tránsito, entre ellos 44 mujeres, fueron atropelladas o víctimas de la imprudencia de conductores temerarios, en tanto que otros 114 efectivos del orden, de ellos 110 mujeres, sufrieron agresiones y violencia por parte de ciudadanos que se encontraban fuera de sí. Esta preocupante estadística de la Defensoría del Policía refleja el alto grado de riesgo en el que trabaja el policía nacional, sobre todo las policías que trabajan sobreexpuestas a la imprudencia temeraria de malos conductores, y al peligro de agresión con que iracundos ciudadanos


Como se observa, tanto en las policías como en los varones es probable que se hayan generado mecanismos que les esté facilitando el enfrentarse a este medio violento. Posiblemente muchos de ellos estén respondiendo de forma resiliente. Así la resiliencia es entendida como la capacidad para enfrentar diversas situaciones adversas, demostrando resistencia, flexibilidad y capacidad de adaptación (Colegio de Psicólogos del Perú, 2001). Al considerar el análisis de los afectos según sexo, se han encontrado diferencias significativas en la afectividad negativa, en donde los varones policías arrojan mayores puntajes en comparación con la muestra femenina, tanto en las últimas semanas como a lo largo de toda la vida. En cuanto a los afectos negativos experimentados en las últimas semanas, se encuentra la inquietud y la perturbación.

Tal como se ha señalado anteriormente, de acuerdo a Vega & Bueno (1996), en relación al trabajo en la edad adulta intermedia, las personas se encuentran o en la cumbre de ciclo ocupacional o en el comienzo de una nueva vocación. Sin embargo, considerando las características de la muestra, se trata de policías que no están logrando sus objetivos personales. De esta manera, se explica que experimenten emociones negativas. Según, los autores mencionados, en esta etapa la mayoría de las personas se encuentran en la cumbre de una carrera escogida, ganando más dinero y mereciendo más respeto que en cualquier otro período de su vida. Por otro lado, las características del entorno a nivel laboral, en donde reina la situación de violencia y agresión en las

ISSN 1990-6757

Así, de enero a diciembre del 2005, la Defensoría del Policía atendió 194 casos contra policías del sexo femenino, de los cuales 108 demandaron abrir un expediente defensorial. De este grupo, 18 fueron denuncias contra la vida, el cuerpo y la salud; 101 por violencia y resistencia a la autoridad; 24 por presunto abuso de autoridad, 25 por violencia familiar, 01 por acoso y hostigamiento sexual y otros 25 casos (Cárdenas, 2006).

PRESENTACIÓN ANUAL

En muchas oportunidades, se observa que los choferes se niegan a entregar su licencia y tarjeta de propiedad a las mujeres policías. Estos les faltan el respeto en forma recurrente e incluso las agreden físicamente (OCOSMIN, 2004).

Estos resultados se relacionan con los encontrados por Alcalá et. al (2006) Encontró, en un estudio realizado con 120 participantes entre varones y mujeres, de 18 a 50 años, que el factor edad determina diferencias en los afectos, entre la etapa juvenil y la adulta, en el cual los adultos se caracterizan por la experimentación de afectividad negativa. Los presentes hallazgos se explican a partir de las características de nuestro contexto sociocultural, en donde, considerando las edades de la muestra masculina, tal como se ha mencionado líneas arriba, se espera que a determinada edad o etapa evolutiva, en este caso la adultez, el varón sea un soporte de las necesidades básicas de la familia. Probablemente se trate de padres de familia o jefes de hogar que presentan muchas presiones, no sólo a nivel laboral sino principalmente a nivel familiar. Estas situaciones adversas podrían ser: la insatisfacción de necesidades básicas (alimentación, vivienda, educación, salud, recreación), expectativas frustradas en relación al futuro, inseguridad económica, entre otras.

Revista de Psicología

descargan su furia sobre los hombres y mujeres del cuerpo de Tránsito de la Policía Nacional (OCOSMIN, 2003).

39


-

-

-

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

-

40

Las conclusiones se formulan en base a los objetivos inicialmente planteados: La muestra masculina alcanzó una categoría promedio en los siguientes afectos: afectividad negativa, afectividad positiva, emociones negativas básicas, emociones positivas básicas y otros estados afectivos (timidez, fatiga, serenidad y sorpresa), tanto en las últimas semanas, como a lo largo de toda la vida. La muestra femenina alcanzó una categoría promedio en los siguientes afectos: afectividad negativa, afectividad positiva, emociones negativas básicas, emociones positivas básicas y otros estados afectivos (timidez, fatiga, serenidad y sorpresa), tanto en las últimas semanas como a lo largo de toda la vida. Los varones presentan una puntuación mayor en todas las escalas de Afectos en la dimensión en las últimas semanas; sin embargo, esta diferencia es sólo significativa en la escala de afectividad negativa. Los varones presentan una puntuación mayor en todas las escalas en la dimensión a lo largo de toda la vida; sin embargo, esta diferencia es sólo significativa en la escala de emociones negativas básicas.

REFERENCIAS Alcalá, V; Camacho, M.; Giner, D.; Giner, J. e Ibáñez, E. (2006). Afectos y Género, Psicothema, 18 ,143-149. Catanzaro, D. (2001) Motivación y Emoción. México D.F.: Pearson. Colegio de Psicólogos del Perú (2001). Promoviendo la Resiliencia. Folleto No. 8. Lima: Colegio de Psicólogos del Perú.

Corsi, J.(1995). La Construcción de la Identidad Masculina. En: Corsi, Domen & Sotés Violencia Masculina en la Pareja. Una aproximación al diagnóstico a los modelos de intervención (pp.19-40) .Buenos Aires: Paidós. Fuller, N. (1997). Identidades Masculinas. Varones de Clase Media. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú. Instituto de Defensa Legal (2003). Perfil del Policía Peruano. Lima, Perú: Convenio de Cooperación Instituto de Defensa Legal- Ministerio del Interior. Grimaldo, M. (2003). Validez y Confiabilidad de la Escala de Afectos positivos y negativos (SPANAS) en estudiantes de secundaria de nivel socioeconómico medio y bajo. Revista Cultura, 17, 341364. Grimaldo, M. (2006). Afectos positivos y negativos en estudiantes de cuarto y quinto de secundaria de nivel socioeconómico medio y bajo de Lima. Revista Cultura, 20, 315-336. Karlson E. & Archer, T. (2007). Relationship between Personality Characteristics and Affect: Gender and Affective Personality. Individual Differences Research, I, 44-58. Robles, R. & Paez, F. (2003). Estudio sobre la traducción al español y las propiedades psicométricas de la Escala de Afecto positivo y negativo (PANAS). Salud Mental, 26, (1), 6975. Sandín, B., Chorot, P., Lostao, L., Joiner, T.E., Santed, M.A. & Valiente, R. (1999). Escalas PANAS de afecto positivo y negativo: Validación factorial y convergencia transcultural. Psicothema, 11,1, 37-51. Siegel, S. (1991). Estadística no Paramétrica. México D.F.: México: Trillas OCOSMIN (2003). Alarmante estadística: 55 policías, entre ellos 44 mujeres, víctimas de malos conductores. Extraído el 3 de diciembre del 2006 de http://www.mininter.gob.pe/article/view /939. OCOSMIN (2004). Agresiones a policías son mayormente por violencia y resistencia a la autoridad. Extraído el 1 de Diciembre


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

d e l 2 0 0 6 d e http://www.mininter.gob.pe/article/view /1402, Salazar, C. (2006). Policías mujeres arriesgan la vida en calles de Perú. En: La Mujer. República del Perú. Mujeres Policías. Associated Press Lima. Extraído el 1 de Diciembre del 2006 de www.villacrespomibarrio.com.ar/CA RPETA%20NOTAS/MUJER/pERU% 20MUJERES%20POLICIAS%20200 6%2073.htm Vega, J. & Bueno, B. (1996). Desarrollo Adulto y Envejecimiento. Madrid: Síntesis Psicológica. Watson D, Clarke LA. & Tellegen A. (1984) .Cross-cultural convergence in the structure of mood: a japanese replicationand a comparison with U.S. findings. Journal of Personality and Social Psychology, 47, 127-44. Watson D, Clarke LA. & Tellegen A. (1988). Development and validation of brief measures of Positive and Negative Affect : The PANAS scales. Journal of Personality and Social Psychology, 54, 1063-1070.

41


SATISFACCIÓN FAMILIAR Y SALUD MENTAL EN ALUMNOS UNIVERSITARIOS INGRESANTES Tirado Bocanegra, Patricia3; Álvarez Tinoco, Verónica4; Chávez Sánchez, Milagros4; Holguín Romero, Sandra4; Honorio Anticona, Ángel4; Moreno Medina, Marvin4; Sánchez Cruzado, Nimia4; Shimajuko Miyasato, Akemi4 & Uribe Hidalgo, Milagros4. Consultorio Psicológico Universidad César Vallejo RESUMEN La presente investigación tiene como objetivo principal, determinar la relación entre satisfacción familiar y salud mental, utilizando como instrumentos la Escala de satisfacción familiar y el Cuestionario de salud mental general de Goldberg (GHQ – 28), respectivamente. Se trabajó con una población muestra de 1848 alumnos ingresantes a la Universidad “César Vallejo” en el semestre académico 2008-I. Los resultados indican que no existe correlación entre las variables estudiadas. Palabras clave: Satisfacción familiar, salud mental y alumnos universitarios. FAMILY SATISFACTION AND MENTAL HEALTH IN STUDENTS BEGINNING UNIVERSITY ABSTRACT This study has as its principal objective to show whether there is a relation between family satisfaction and mental health, measured by the scale of family satisfaction and Goldberg's questionnaire on general mental helath( GHQ-28), respectively. A sample of 1,848 students beginning studies at the Cesar Vallejo University in the academic semester 2008- I was used. The results show that no correlation exists between the variables studied. Key words: Family Satisfaction, Mental Health and University Students.

Diese Forschung hat als Hauptziel,die Beziehung zwischen Familienzufriedenheit und Geistesgesundheit zu bestimmen, dafür benutzen wir die Familienzufriedenheitsskala und den allgemeinen Geistesgesundheit fragenbogen von Goldberg. Die Muster bestand aus einer Bevölkerung von 1848 Anfangstudenten der “César Vallejo” Universität im Semester 2008-I. Die Resultaten zeigen, dass keine Beziehung zwischen die Variablen besteht.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

FAMILIENZUFRIEDENHEIT UND GEISTESGESUNDHEIT IN DEN ANFANGSTUDENTEN DER UNIVERSITÄT ZUSAMMENFASSUNG

42

Schlüsselworter: Familienzufriedenheit, Geistesgesundheit und Anfangstudenten. 3

Docente de la Universidad César Vallejo de Trujillo Correo electrónico: tricy_27@hotmail.com 4 Internos colaboradores de la Universidad César Vallejo de Trujillo


En cuanto a salud mental, Múgica & Bellosta (2000) afirman que es un concepto que abarca no sólo el eufemismo utilizado para evitar nombrar las enfermedades psiquiátricas, sino que nos habla fundamentalmente del derecho a vivir en un equilibrio psico-emocional que, aun siendo inestable, (porque vivir lo es), no acarree más sufrimiento que el esfuerzo necesario para mantener ese equilibrio o para lograr otro más adecuado a nuevas circunstancias. Se trata, pues, de un concepto utópico, que tiene justamente el valor de la utopía: el de proyectar a los humanos hacia acciones favorecedoras del bienestar de todos. Es también un concepto multidisciplinario que contempla, además de conceptos médicos y farmacológicos,

ISSN 1990-6757

Con posterioridad, autores como Veenhoven (1994) y Argyle (1997) encontraron la necesidad de abordar el estudio de la satisfacción familiar en relación con el bienestar psicológico. Los resultados de sus trabajos permitieron establecer una correlación positiva entre ambos aspectos. Sin embargo, el objeto de estudio se centró en afirmar que la satisfacción familiar conforma un gran dominio del bienestar psicológico, obviando de esta manera que uno de los principales componentes de éste es el de la satisfacción personal con la vida.

Es decir, la satisfacción familiar son los sentimientos positivos que aparecen en las persona, a partir de la relación de convivencia con los miembros que conforman el sistema familiar.

PRESENTACIÓN ANUAL

Los estudios de Andrews y Withey (1996), entre la Psicología y la Sociología, podrían considerarse como los primeros intentos claros por definirla y medirla; pero en sentido estricto, podemos decir que desde la Psicología no se han hecho grandes esfuerzos en teorizar sobre el tema, y cuando éstos aparecen, resultan más bien justificaciones de trabajos cuyo objetivo es evaluar el constructo, más que describirlo. Sin embargo, y a pesar de las limitaciones encontradas sobre el estudio de la satisfacción familiar, cabe destacar que, para la mayoría de los autores que han dedicado su tiempo al estudio de las relaciones familiares, la satisfacción familiar es un juicio valorativo de distintos aspectos de la vida, en el que los sentimientos que se despiertan en el sujeto encuentran su origen en las interacciones (verbales y/o físicas) que se producen entre éste y los demás miembros de la familia; de este modo puede apreciarse la relación que ya Bradburn (1999) apuntaba entre la satisfacción familiar y satisfacción vital.

Asimismo, Sloninsky (1998) se refiere a la familia diciendo: "Es un organismo que tiene su unidad funcional; toda familia como tal, está en relación de parentesco, de vecindad y de sociabilidad, creando entre ellas influencias e interacciones mutuas. La estructura interna de la familia determina la formación y grado de madurez de sus miembros". "La familia es una unidad de convivencia en la que se ponen los recursos en común, entre cuyos miembros hay una relación de filiación o matrimonio, ya no es un esquema necesariamente padre - madre - hijos". Ahora existen otras formas de familias; los divorciados/as con hijos, las mujeres con hijos que no se casan, las mujeres que voluntariamente no tienen hijos o aquellas quienes deseando no pueden tenerlos; los hombres o mujeres solos/as que adoptan hijos, etc." (Alberdi y col. 1997).

Revista de Psicología

La satisfacción, definida como el componente cognitivo del bienestar subjetivo, resume la calidad de vida de un individuo y está relacionada estrechamente con otras variables como autoestima, depresión, locus de control, etc.

43


aspectos relacionados con el mundo laboral, el urbanismo, las clases sociales, la educación, la cultura, las creencias y las modas; en definitiva, con el estar aquí y ahora, siendo quienes somos por género cultura y rol social. Para Pacheco (2003), las características de las personas mentalmente sanas son las siguientes: a. Satisfechas consigo mismo. Son capaces de controlar sus propias emociones (rabia, temores, amor, celos, sentimientos de culpa o preocupaciones), pueden aceptar sin alterarse las decepciones de la vida, tienen una actitud tolerante, despreocupada, respecto a la propia persona y a los demás y son capaces de reírse de sí mismas, ni subestiman ni sobrevaloran sus habilidades, se respetan a sí mismas, se sienten capaces de enfrentar la mayoría de las situaciones y consiguen placer de las cosas simples de la vida cotidiana. b.- Se sienten bien con los demás

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Son capaces de amar y tener en consideración los intereses de los demás, sus relaciones personales son satisfactorias y duraderas, les gusta confiar en los demás y sentir que los otros confían en ellos, representan las múltiples diferencias que encuentran en la gente, no se aprovechan de los demás ni dejan que se les utilice, se sienten parte de un grupo y se consideran implicados en los avatares que afectan a la sociedad.

44

c.- Son capaces de satisfacer las demandas que la vida les presenta Enfrentan sus problemas a medida que se van presentando, aceptan sus responsabilidades, modifican su ambiente cuando esto es posible y se ajustan a él cuando es necesario, planifican para el futuro, al que enfrentan sin temor, tienen la mente abierta a nuevas experiencias e ideas, hacen uso de

sus dotes y aptitudes y se fijan sus metas ajustándose a la realidad. La Organización Mundial de la Salud, OMS (2004) define la salud mental como el estado de bienestar que permite a cada individuo realizar su potencial, enfrentarse a las dificultades usuales de la vida, trabajar productiva y fructíferamente y contribuir con su comunidad. Si analizamos esta definición, notaremos que la falta de salud mental impide que las personas lleguen a ser lo que desean ser, no les permite superar los obstáculos cotidianos y avanzar con su proyecto de vida y da lugar a falta de productividad. EI resultado es la frustración, la pobreza y la violencia, junto con la incapacidad de desarrollarse. Las enfermedades mentales y los trastornos mentales comunes: ansiedad y depresión son frecuentes. Los estudios epidemiológicos recientes realizados en el Perú por el Instituto Especializado de Salud Mental Honorio Delgado - Hideyo Noguchi confirman los hallazgos de otros países: hasta el 37% de la población tiene la probabilidad de sufrir un trastorno mental alguna vez en su vida. La prevalencia de depresión en Lima Metropolitana es de 18,2%; en la sierra peruana, de 16,2% y en la Selva, de 21,4%. La depresión y otras enfermedades mentales no atendidas, así como el alto nivel de sentimientos negativos dan como resultado que, en un mes, 1% de las personas de Lima Metropolitana, 4, 0,7% en la sierra, y 5 y 0,6% en la selva presenten intentos suicidas. Todo ello permite evidenciar que en nuestra sociedad existen probabilidades de sufrir algún tipo de trastorno mental, ya sea por múltiples factores etiológicos asociados a su aparición. Ante esta realidad, se planteó el estudio de estas dos variables mencionadas, con la finalidad de determinar la relación que existe entre ellas.


Escala de Satisfacción Familiar, de David Olson y cols. (1984). Esta prueba explora los sentimientos positivos que existen en la persona a partir de la convivencia con sus miembros. Además cuenta con dos indicadores, cohesión familiar y adaptabilidad familiar. Esta escala inicialmente fue desarrollada y probada con un cuestionario piloto de 28 ítems en 800 estudiantes universitarios. Realizando luego un análisis factorial usando el método de rotación varimax de los principales ejes, se seleccionaron los ítems de alta varianza, frecuente presencia común y alto peso factorial sobre el primer factor. Finalmente fueron seleccionados 14 ítems, cuya media y desviación estándar promedio de los ítems fueron 3,25 y 1,14 respectivamente, a través de los 14 ítems finales. Para la confiabilidad la muestra piloto tuvo los coeficientes de Alpha Cronbach de ,82 y ,86 para cohesión y adaptabilidad respectivamente. La escala total presentó un coeficiente de ,90. Cuestionario de Salud Mental General, versión de 28 ítems (General Health Questionnaire, Goldberg, 1972, 1978) desarrollado por David Goldberg. Es una prueba diseñada para medir trastornos psiquiátricos no psicóticos ampliamente, usada en contextos comunitarios y ocupacionales. Los ítems están agrupados en cuatro subescalas de ítems cada una y son: subescala a (síntomas somáticos), subescala b (ansiedad e insomnio), subescala c (disfunción social) y subescala D (depresión grave). En su traducción al español, está validado predicativamente en

Procedimiento Para la presente investigación se aplicaron la Escala de Satisfacción Familiar de David Olson y el Cuestionario de Salud Mental General, versión de 28 ítems de David Goldberg, a los alumnos ingresantes a las diferentes Escuelas Académico Profesionales de la Universidad César Vallejo en el semestre académico 2008-I. La administración de ambas pruebas fue de forma colectiva, sin un límite de tiempo establecido. La Escala de Satisfacción Familiar se corrigió sumando los puntajes directos de cada una de los ítems, luego se ubica en la tabla de percentiles, adjuntándole un valor diagnóstico de acuerdo a una escala establecida. El Cuestionario de Salud Mental General, se corrigió sumando los puntajes directos de cada subescala, dándole un valor diagnóstico a cada puntaje obtenido. Los puntajes obtenidos en ambas escalas se utilizaron para determinar el promedio de ocurrencia de cada variable en el grupo estudiado y luego se procedió a la correlación de ambos grupos de datos utilizando la fórmula estadística de Pearson. RESULTADOS Después de haber procesado los datos se obtuvieron los siguientes resultados. En la tabla 1 se observa que los promedios alcanzados en los indicadores de salud mental: síntomas somáticos, ansiedad - insomnio y depresión, se mantienen dentro del rango esperado evidenciando ausencia de los mismos. Sin embargo, el promedio en la subescala de disfunción social superó el rango esperado, existiendo la presencia del indicador.

ISSN 1990-6757

Instrumentos

PRESENTACIÓN ANUAL

Participantes Alumnos ingresantes a la Universidad César Vallejo de Trujillo en el semestre académico 2008-I.

la población española por Lobo et al. (1986), ellos aplicaron el cuestionario a una muestra de 100 pacientes ambulatorios de las consultas de medicina interna de un hospital español.

Revista de Psicología

MÉTODO

45


Promedios obtenidos y esperados de salud mental.

Tabla 1

PR OM EDIO OBTENIDO

PR OM EDIO ESPERA DO

Sí nto m as so m ático s

4,6 2

0-5

An sied ad / Ins om n io

3,3 6

0 -5

Dis fun ció n s ocial

5,8 4

0-5

Dep resió n

1,6 6

0-5

SALUD M ENTA L.

En la tabla 2 se aprecia que el promedio alcanzado en relación a la satisfacción familiar se encuentra dentro del rango esperado, alcanzando un nivel promedio con

respecto a los sentimientos positivos que se originan en los ingresantes a partir de la convivencia con los miembros de su familia.

Promedios Obtenidos y Esperados de Satisfacción familiar

Tabla 2

MOTIVACIÓN

PROMEDIO OBTENIDO

PROMEDIO ESPERADO

SATISFACCIÓN

45,85

42- 70

FAMILIAR

En la tabla 3 se puede considerar que satisfacción familiar mantiene una correlación negativa significativa con los cuatro indicadores de salud mental. Considerando que a mayor satisfacción Tabla 3

familiar menor es la presencia de los indicadores de salud mental como son: Síntomas somáticos, ansiedad – insomnio, disfunción social y depresión en el individuo.

Correlación entre la motivación para el logro y los patrones clínicos de personalidad S ALUD MENTAL-

SATISFA CCIÓN

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

F AMILIAR .

46

SÍNTOMAS SO MÁTICOS.

-0,289

ANSIEDAD/ INSO MNIO .

-0,259

DISFUNC IÓN SOC IAL.

-0,386

DEPRES IÓ N.

-0,328


En cuanto a los indicadores de salud mental, como son: Síntomas somáticos, ansiedad - insomnio y depresión, los resultados señalan la no presencia de estos indicadores. Sin embargo, con respecto al indicador de disfunción social, encontramos la presencia de éste en la población, existiendo una tendencia a experimentar dificultades al relacionarse con las otras personas, con las actividades cotidianas y ante los problemas que se enfrentan en la vida. (Múgica & Bellosta, 2000). En cuanto a la correlación de ambas variables, se encuentra que la satisfacción familiar mantiene una correlación negativa significativa con los indicadores de salud mental: Síntomas somáticos, ansiedad insomnio, disfunción social y depresión. Esto se corrobora con los datos obtenidos por Carrión (2005), quien investigó acerca de la importancia de la satisfacción familiar en relación con el bienestar psicológico, encontrando relación entre ambos aspectos. Asimismo, afirmaron que la satisfacción familiar posee un gran dominio del bienestar psicológico. Evidenciando que si el

Asimismo la satisfacción familiar, mantiene una correlación negativa con los síntomas somáticos, definidos por Goldberg (1979) como aquellas sensaciones del cuerpo, en donde las quejas y preocupaciones corporales son expresión de dificultades emocionales e interpersonales. Esto se refiere a que cuando mayores son los sentimientos positivos creados en la persona a través de la convivencia familiar (Olson 1989), menor es la probabilidad de presentar sensaciones somáticas. En cuanto a la correlación entre satisfacción familiar y ansiedad – insomnio, considerada por la Organización Mundial de la Salud - OMS (2004) como aquella tendencia a presentar reacciones de temor ante un peligro de forma desproporcional, ocasionando que la persona perjudique su normal funcionamiento, hallamos una correlación negativa, es decir que a mayor presencia de sentimientos familiares positivos, menor probabilidad de presentar síntomas ansiosos e insomnio. De igual forma hallamos correlación negativa entre satisfacción familiar y disfunción social, definida por Pacheco (2003) como la tendencia a presentar dificultades al relacionarse con las otras personas o con las actividades cotidianas y los problemas que se enfrentan. Significa que al presentar un mayor

ISSN 1990-6757

En cuanto a la satisfacción familiar, la población estudiada obtuvo un nivel diagnóstico promedio, evidenciando que la población evaluada posee sentimientos positivos hacia los miembros de su familia, los mismos que nacieron a partir de la convivencia con ellos. (Sloninsky, 1998).

Según Carrión (2005), la existencia de una adecuada relación familiar, basada en afecto, seguridad y confianza, minimiza los riesgos de padecer malestar psicológico en el plano individual. Esto corrobora la información obtenida, es decir que a mayor satisfacción familiar menor es la presencia de los indicadores de malestar psicológico como son: síntomas somáticos, ansiedad – insomnio, disfunción social y depresión en el individuo.

PRESENTACIÓN ANUAL

En el presente trabajo de investigación, de tipo correlacional, se estudian la satisfacción familiar y la salud mental en los alumnos ingresantes a la Universidad César Vallejo en el período 2008-I. Se utilizó como instrumentos de recolección de datos la Escala de Satisfacción Familiar de David Olson y el Cuestionario de Salud Mental General, versión de 28 ítems de David Goldberg.

individuo se desarrolla en un sistema familiar funcional, se sentirá satisfecho y buscará su desarrollo, lo que llevará a concluir que posee Salud Mental.

Revista de Psicología

DISCUSION

47


bienestar familiar, menor será el riesgo de presentar dificultades para desenvolverse adecuadamente en la sociedad y enfrentar sus demandas. Además encontramos correlación negativa entre satisfacción familiar y depresión, conceptualizada por Pacheco (2003) como una tendencia a exagerar las dificultades que se presentan, manifestando síntomas como: decaimiento en el estado de ánimo, disminución de la capacidad de experimentar placer y de la autoestima, con repercusiones sobre la calidad de vida y el desempeño social ocupacional. Se concluye que a mayor nivel de bienestar familiar disminuye la probabilidad de manifestar síntomas depresivos. Se concluye que la satisfacción familiar mantiene una correlación negativa significativa con los cuatro indicadores de salud mental, considerando que: -A mayor satisfacción familiar, menor es la presencia de síntomas somáticos. -A mayor satisfacción familiar, menor es la presencia de ansiedad/ insomnio. -A mayor satisfacción familiar, menor es la presencia de disfunción social. A mayor satisfacción familiar, menor es la presencia de depresión.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

REFERENCIAS

48

Arriaga, N. (2005). Relación entre satisfacción familiar y distorsiones cognitivas en alumnos de Psicología de la Universidad Cesar Vallejo – Trujillo. Tesis para optar el Título de Psicóloga. Universidad César Vallejo, Trujillo, Perú. Carrión S. (2005). Adaptabilidad familiar, cohesión familiar y depresión en adolescentes de secundaria de Paita. Tesis para optar Título de licenciatura en psicología. Universidad César Vallejo, Trujillo, Perú.

González, M. & Ibáñez, I. (2001). Cuestionario de Salud General (GHQ-12): comparación de dos modelos factoriales. En http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtual/tesis /Salud/Zavala_G_G/cap2.htm, extraído el 22 de junio del 2008. Hernández, R; Fernández, C & Baptista, P. (1998). Metodología de la Investigación (2da ed.). México: Mc. Graw Hill. Martínez, A., Sanz, M, & Cosgaya, L. (2005). El papel de las relaciones familiares en el rendimiento escolar y en el bienestar psicológico de los adolescentes. Oblitas, L. (2006). Psicología de la salud y calidad de vida (2da ed.). México: Thomson. Quiroga & Sánchez. (1997). Análisis de la insatisfacción familiar. En http://www.psicothema.es/psicothema.asp ?ID=76, extraído el 25 de mayo del 2008. Rollán, García & Villarrubia. (2005). Relación entre la satisfacción familiar, el bienestar psicológico y el sentido de la vida. En http://www.cesdonbosco.com/revista/revis tas/revista%20ed%20futuro/EF12/REVIS TA % 2 0 1 2 / E s t u d i o s / C h e l o %20satisfacci%C3%B3n%20familiar.pdf. extraído el 26 de mayo del 2008. Zavala, G. (2003). El clima familiar, su relación con los intereses vocacionales y los tipos caracterológicos de los alumnos del 5to. año de secundaria de los colegios nacionales del Distrito del Rímac. En www.psiquiatria.com/articulos/diagnostic o/2824.htm, extraído el 20 de junio del 2008.


PERCEPCIÓN, TIPOS Y MEDIDAS DE CONTROL DE LA CORRUPCIÓN EN ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS, SEGÚN SEXO, CICLO Y FACULTAD Vicuña Peri, Luis Alberto5; Hernández Valz, Héctor Manuel5; Tarazona Paredes, Mildred5; Rivera Benavides, José Carlos5; Ríos Díaz, José Ysaías6; Santillana Piscoya, Christian Martín6; Torres Malca, Jenny Raquel6.

Universidad Nacional Mayor de San Marcos RESUMEN El presente estudio trata de la forma como el universitario conceptúa a la corrupción, identifica actos corruptos dentro de su facultad y proponen soluciones, en función al sexo, ciclo y facultad académica a la que pertenecen. La muestra fue de 931 representativa al ,03 de margen de error, distribuidos por facultades académicas. La muestra seleccionada aleatoriamente, contestó a un cuestionario de tres preguntas, previamente validadas semánticamente; luego en grupos no mayores de diez estudiantes se conversó acerca de sus respuestas con el objeto de conocer la confiabilidad de las mismas, encontrando una correlación de ,90 entre las opiniones profundizadas en la sesión dinámica con sus respuestas escritas en el cuestionario. Sobresalen resultados, respecto a la conceptualización de la corrupción: el 8% dicen que es transgresión de normas, 11% abuso de autoridad, 15% como un delito, para el 9% es una enfermedad, para el 37% beneficio personal. Entre los actos corruptos percibidos atribuyen al abuso de poder de la burocracia el 33%, 9% a enriquecimiento ilícito y a alumnos que pagan coimas respectivamente, 8% abuso de poder del docente. En las soluciones para controlar la corrupción proponen: el 19% educación en valores, 13% fiscalizando, 8% transparencia, cambio de sistema, cambio individual y concientización, respectivamente, 7% aplicación de medidas restrictivas. Estos datos no difieren en función al sexo ni al ciclo ni a la facultad académica a la que pertenecen. Palabras clave: Corrupción, atribución, conceptos de corrupción, tipos de corrupción, soluciones a la corrupción.

Key words: corruption, attribution, concepts of corruption, types of corruption, solutions to corruption.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

This study considers how university students conceive corruption, identity corrupt activities within their faculty and proposes solutions, according to students' gender, cycle and academic faculty. The sample was of 931 students with a 0.03 margin of error, in various academic faculties.The randomly selected sample answered a questionnaire of 3 points which had been checked for charity of meaning , then groups of 10 or less students discussed their answer in order to check the truth of their answers, showing a correlation of 0.90 between answers in the written and group sessions. With regard to student's concept of corruption, 8% describe it as breaking rules , 11% as abuse of power, 15 % as a misdemeanor, 9% as an illness, and 37% as something done for personal benefit. Among corrupt activities identified are 33% abuse of power by bureaucracies, 9% illicit enrichment and 9% of payment of bribes by students, and 8% abuse of power by teachers. Proposals for controlling corruption include; 19% teaching of values, 13% auditing, 8% transparency, 8% changing systems, 8% changes in individuals and self-awareness and 7% restrictive measures. These results are the same regardless of student gender, cycle or faculty.

Revista de Psicología

PERCEPTION, TYPES AND CONTROL MEASURES OF CORRUPTION IN UNIVERSITY STUDENTS ACCORDING TO GENDER, CYCLE AND FACULTY ABSTRACT

49


VORSTELLUNG, ARTEN UND MASSE VON STEUERUNG DER KORRUPTION VON STUDENTEN, ENTSPRECHEND GESCHLECHT, ZYKLUS UND DIE LEHRKÖRPER ZUSAMMENFASSUNG Vorliegend Untersuchung beschäftigt sich mit der Form wie ein Student Korruption, verdorbene Taten innerhalb seiner Lehrkörpers und schlägt Lösungen vor, im Bezug zum Geschlecht, zum Zyklus und zur akademischen Lehrkörper, denen sie gehören. Die Probe bestand aus 931 Vertretern mit dem 03% von Fehlert durch akademische Lehrkörper verteilt. Die vorgewählte Probe nach dem zufall, geantwortet einem Fragebogen von drei Fragen, vorher semantisch validiert; dann in Gruppen aus nicht mehr von 10 Kursteilnehmern wurde es über seiner Antwort gesprochen mit der Absicht die Zuverlässigkeit derselben zu kennen, es wurde eine Korrelation von 90 zwischen den Meinungen mit ihren Antworten, die im Fragenbogen geschrieben waren. Die Resultate bezüglich der Korruption sind: 8% sagen es ist Transgression von Normen, 11% Mißbrauch des Büros, 15% wie ein Verbrechen, für den 9% ist es eine Krankheit, für den 37% persönlicher Nutzen. Zwischen den wahrgenommenen verdorbenen Taten schreiben sie der Mißbrauch Berechtigung der Bürokratie zu der 33%, der 9% zu unerlaubter Bereicherung und zu den Kursteilnehmern, die Bestechungen beziehungsweise zahlen, 8% Rechtsmissbrauch des Lehrers. In dem Lösungen um die Korruption zu steuern schlagen sie vor: el 19% Wertenausbildung, 13% Kontrolle machen, 8% Durchlichtigkeit, Systemwechsel, personales Wechsel y bewusst zu machen, 7% Anwendug von einschränkenden Massnahmen.Diese Daten sind nicht sehr unterchiedlich entsprechend geschlecht, akademischer zyklus und die Lehrkörper, denen die Studenten gehören.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Schlüsselworter: Korruption, Zuerkennung, Korruptionskonzepte, Korruptionsarten, Lösungen für die Korruption.

50

5 6

Docentes de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos Alumnos colaboradores de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos


Por otra parte, en la Universidad de Concepción de Chile (1999) concluyen que los estudiantes universitarios en un 92% consideran que la corrupción está relacionada con la apropiación ilegítima de dinero; el 85% considera a las influencias para lograr beneficios personales; un 20% en ámbitos privados en práctica como lavado de dinero y tráfico de influencias.

Otro enfoque para definir a la corrupción es el de Heidenheimer (1999). El ha diferenciado matices de corrupción según las percepciones éticas de la clase política y la opinión pública. Se llama “corrupción negra” aquellas acciones más potentes y universalmente aceptadas como el soborno y la extorsión. La llamada “corrupción blanca” ocurre en el caso en que actos corruptos son aceptados ampliamente. Entre la corrupción negra y blanca se encuentra la “corrupción gris”, en la que se incluyen todas las conductas acerca de las cuales las élites y la opinión pública discrepan al momento de evaluarlas como corruptas.

ISSN 1990-6757

Por su parte, Velásquez (2003), en su estudio sobre valores en estudiantes con y sin participación en actos violentos, concluye que se encuentra mayor desarrollo de los valores en el Callao y en el cercado de Lima, mientras que la pérdida más frecuente de éstas se da en los conos este, sur y norte, debido a la pluralidad y al centralismo, que genera un clima de desconfianza en las relaciones interpersonales.

Algunos autores señalan que el interés público es una idea vaga y que las leyes formales en muchas ocasiones poseen escasa legitimidad. Este criterio toma como referente a la opinión pública o a las normas culturales para evaluar la existencia de un fenómeno de corrupción. La opinión pública o las normas culturales varían no sólo según las diversas culturas, sino también según el segmento de la sociedad. Son de criterio moral y la opinión de una época dentro de un contexto dado las que determinan que un acto cualquiera, que implica el “perjuicio de un beneficio público para satisfacer uno privado, será considerado corrupto” (Johnston citado por García et al.).

PRESENTACIÓN ANUAL

Las representaciones sociales de la corrupción, democrática y ciudadanía (2003) concluye que un 42 % de los entrevistados de Lima, Chiclayo, Huánuco, Huancavelica y Pucallpa pueden ser corruptos si se les presenta la oportunidad. Además de todas las instituciones del poder en el Perú, los estudiantes confían más en la Iglesia y desconfían del poder Ejecutivo.

Johnston, en García (1999), asume que la corrupción es el abuso de un cargo, del poder y de los recursos públicos para la obtención de beneficios personales. El hecho de que los conceptos “de contexto histórico social” y sistema de valores resulten factores cambiantes, al igual que los conceptos de “abuso”, “público y privado” y de “beneficio” hace que la mejor forma de contextualizar e indicar lo que se entiende como corrupción es a través de las referencias hechas en todo tipo de reglamento formal, que para el caso de una nación sería el código penal.

Revista de Psicología

Vicuña et al. (2003) estudiaron las disposiciones psicológicas hacia la corrupción desde el enfoque de los estilos atribucionales. Encontraron que el estilo atribucional predominante se caracteriza por el mayor índice de externalidad acompañado de inestabilidad y la especificidad, definiendo que el estilo explicativo hacia la corrupción en un 73% en la muestra estudiada es de estilo explicativo optimista. Lo que significa que las disposiciones psicológicas hacia la corrupción sólo en un 27% de púberes, adolescentes y jóvenes no tendrían visos de solución, donde la desesperanza asociada a la depresión serían los trastornos a esperarse en este grupo.

51


1.C orrupción directa Abuso de poder Es aquella corrupción en que ocurre un Apropiación de bienes privados o públicos aprovechamiento directo de su función, por parte del El enriquecimie nto ilícito funcionario público, el privado o el individuo La extorsión particular, para obtener un beneficio. El favoritismo y el nepotismo La aceptación de ventajas indebidas 2.C orrupción mediada El tráfico de influencia En estas acciones e l beneficio particular proviene de El soborno un tercero. El clientismo político Las malas prác ticas electorales El manejo indebido de bienes o fondos públicos y/o privados. 3.A provechamiento de procedimientos El manejo indebido y el ocultamiento de En este grupo de categorías el acto corrupto información. consistiría en el aprovechamiento de falencias en el La negociación incompatible sistema de procedimientos en que se halla inserto el Los manejos indebidos de los procedimientos individuo. públicos. El lavado de dinero. Nepotismo.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Otra forma de entender el fenómeno de la corrupción es considerarlo tanto como un recurso y como un proceder. En la primera visión, la corrupción referida como un recurso expeditivo, la corrupción se utiliza para acelerar los procesos y, por tanto, el corrupto es "un experto en atajos". Esta característica racional por excelencia sustrae al corrupto del orden de la inadvertencia. Jamás es inocente, pues siempre sabe lo que hace y al darse cuenta está sujeto a la vigilia cognitiva.

52

Desde la segunda perspectiva, la corrupción es un proceder, un modo de hacer para obtener beneficios. Este proceder ofrece una característica sustancial: la desviación respecto de una cierta normatividad, o sea, la obtención del beneficio. Se lleva a cabo al margen de la conducta normal. La desviación puede hacerse respecto a una norma jurídica o normas éticas. (Silva & Hernández, 1995) De las definiciones se desprenden las siguientes características del acto corrupto: o Toda acción corrupta consiste en la trasgresión de una norma. o Se realiza para la

obtención de un beneficio privado. o Surge dentro del ejercicio de una función asignada. o El individuo corrupto intenta siempre encubrir activamente su comportamiento. La corrupción se traduciría, por una parte, en la aparición de fuentes de poder alternativas, capaces de manipular la situación a favor del individuo que transgrede la norma e imponer otra norma alternativa en propio beneficio y, por otra parte, a una mayor tolerancia de la opinión pública frente a este tipo de acciones ilícitas. Estadísticas de la corrupción, actualmente con indicadores que se aproximan a ser confiables, según Transparencia Internacional (TI) (es una organización no gubernamental) podemos conocer la posición de los países en función a los indicadores de corrupción. Esta organización entrega cada año el más completo índice de percepción de la corrupción en el mundo.


El Índice de Percepción de la Corrupción (IPdC) es una "encuesta de encuestas", basada en numerosas encuestas con expertos y público en general, acerca de sus puntos de vista sobre la extensión de la corrupción en muchos países alrededor del mundo y busca ser un incentivo para los gobiernos de los distintos países para que luchen contra la corrupción. El IPdC de Transparencia Internacional correspondiente a 1998 cubre 85 países, son percibidos como los menos corruptos aquellos que alcanzan puntuaciones cercanas a 10.

En el presente año la tabla del IPdC de Transparencia Internacional – 2006, usando los datos de 163 países, el Perú se encuentra en el puesto 76, ubicándose por debajo de la mediana con un IPdC igual a 3,3, juntamente con Brasil, mundialmente hemos disminuido nuestra integridad aun cuando en Latinoamérica ocupamos el cuarto puesto de integridad. Entre los más corruptos se encuentran Venezuela (2,3) y Ecuador (2,3), mientras que en el otro extremo están Chile (7,3) y Uruguay (6,4) (ver la siguiente tabla sin número).

A pesar de que el IPdC cubre un número récord de más de 80 países, son muchos los países que no han sido incluidos en el índice, debido a que no se dispone de suficientes datos confiables. El IPdC muestra que la corrupción no es percibida como una plaga exclusiva de los países en desarrollo. Muchos en Europa Central y Oriental también la presentan, (ver Vicuña et al., 2004).

PRESENTACIÓN ANUAL

En el mencionado año el Perú se encontraba cerca de la mediana, ya que de los datos de 85 países, el Perú fue ubicado en el puesto número 41, con un índice de percepción de corrupción igual a 4,5.

Revista de Psicología

El puntaje del IPdC de 1998 - se refiere a las percepciones del grado de corrupción, como es visto por los empresarios, analistas de riesgo y público en general, en una escala entre 10 (sumamente íntegro) y 0 (sumamente corrupto).

ISSN 1990-6757

El IPdC anual sensibiliza a la opinión pública en todo el mundo sobre la cuestión de la corrupción y constituye un factor de peso en las decisiones de inversión en el extranjero de las corporaciones multinacionales.

53


54

PRESENTACIÓN ANUAL

ISSN 1990-6757

Revista de Psicología


55

PRESENTACIÓN ANUAL

ISSN 1990-6757

Revista de Psicología


56

PRESENTACIÓN ANUAL

ISSN 1990-6757

Revista de Psicología


Como quiérase que el hombre es protagonista, puede asumir las medidas correctivas o continuar envuelto en la corrupción. Por ello pensamos que las personas asumen sus responsabilidades y éstas responden en gran medida a las

En el presente estudio queremos despejar la forma como los estudiantes universitarios definen a la corrupción, cómo las clasifican y las medidas remediales que asumirían, en función a la Facultad Académica a la que pertenecen, al ciclo académico y al sexo. Desde este punto de vista asumimos que el acto corrupto observable a través de la transgresión de la las normas para conseguir provecho personal o de grupo, cuyas clases pueden incluso llegar a la justificación al estilo de creencias irracionales, tal como: “No importa si roba si hace obra”; o “ Algunas autoridades ganan tan poco que si

ISSN 1990-6757

Un efecto importante de la corrupción es el costo económico que genera en un país, expresado en la pérdida de recursos, lo que trae como consecuencia que los bienes públicos no se encuentren al servicio de los más necesitados. Junto a esto, la acción de los funcionarios públicos corruptos puede determinar que la energía de los empresarios se desvíe desde las actividades productivas hacia la búsqueda de Renta. (Informe Comisión Nacional de Ética Pública, 1994). La corrupción está asociada a un mayor déficit fiscal, con el consecuente impacto sobre las políticas de estabilización de un país. (Informe Comisión Nacional de Ética Pública, 1994).

En suma, la transgresión de normas, conseguir para uno o para el entorno próximo beneficios personales, y en alguna medida que estas transgresiones son más o menos aceptadas, pueden llevar consigo un trastorno motivacional, entendiendo como tal la motivación que lleva a la persona a satisfacer necesidades de probable riesgo o daño contra la salud personal o el bienestar y con impacto en el entorno inmediato. De esta manera el proceso motivacional primario, resulta energético para la acción y está destinado a preservar a la especie. En cambio, la motivación secundaria o aprendida, desviada en el sentido en que la hemos definido, estará presente en otro tipos de trastornos, donde el impulso para alcanzar metas no saludables para uno o para los demás está vinculada con la autodestrucción y por ende con impactos negativos a la sociedad. En este grupo podemos clasificar a los consumidores de sustancias, como también a los corruptos que bien vale la pena iniciar una línea de investigación, teniendo como eje principal la motivación y eje transversal la corrupción.

PRESENTACIÓN ANUAL

Dentro de los efectos de la corrupción en el ámbito social y/o político, se encuentra un aumento de la desconfianza de la ciudadanía en lo referente a sus representantes, lo que afecta a las instituciones encargadas de impartir justicia, garantizar la seguridad ciudadana y el control de la administración pública. (Zuluaga, 1996 en García et al., 1999). Debido a lo anterior, se produce un alejamiento entre el ciudadano y las instituciones. Este alejamiento de la sociedad frente al Estado hace de la corrupción un proceso rápido, ya que en la medida que se afianza es más difícil restablecer una relación de confianza (Pacheco, 1996, en García et al., 1999).

atribuciones contenidas en las disposiciones psicológicas (Vicuña et al., 2004).

Revista de Psicología

La corrupción, al ser un fenómeno que afecta a toda la sociedad, involucra a toda su estructura fundamental.

57


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

no fuera por la coima no podrian subsistir”; o también: “Me pagan tan poco que es justo que me lleve estos materiales que si los dejo otros(as) se lo llevaran”; o también “Lo importante es aprobar el curso; a fin de cuentas los contenidos no son necesarios para lo que quiero hacer profesionalmente”; también “No importa sacrificar a terceros, si de esa forma perjudicamos o mejor arruinamos al enemigo”, también “la forma de consolidarnos es distribuyendo el poder entre nuestros incondicionales”. Estas expresiones encierran motivaciones dentro de personalidades que en las instituciones se constituyen en redes de complicidades mas o menos delictivas. Ante esta situación, el observador natural, por su interacción directa dentro de una institución educativa son todos. Unos actúan como acusadores y otros como defensores del sistema. Ello es lo que importa. En esta investigación hemos indagado la forma como definen los estudiantes a la corrupción, cómo la clasifican y si estas percepciones y categorizaciones están vinculadas al género y a la profesión a la que estudian, es posible que ciertas profesiones tengan mayor proclividad a justificar la corrupción, asociada en gran medida al rol que asumen con las personas e instituciones, y el tipo de casuísticas, de modo que sustentamos las hipotesis siguientes:

58

H1.- La definición de corrupción, la clasificación y el planteamito remedial difiere en función al sexo en estudiantes universitarios. H2.- La definición de corrupción, la clasificación y el planteamito remedial difiere en función al ciclo académico al que pertenece el estudiantes universitarios. H3.- La definición de corrupción, la clasificación y el planteamito remedial difiere en función a la Facultad Académica a la que pertenece el estudiante universitario.

MÉTODO El presente estudio es descriptivo comparativo con un diseño transversal Hernández, Fernández & Baptista (1997) en cuanto se han seleccionado muestras en función al ciclo académico teniendo en cuenta a las Facultades como conglomerados. El tamaño muestral fue de 931 representativa al ,03 de margen de error, distribuidos por Facultades y dentro de ellas por Escuelas Académico - profesional. Los instrumentos elegidos fueron un cuestionario tipo ensayo, constituido por tres preguntas que a continuación se reproducen: 1.- Desde su punto de vista, o como usted lo entiende, defina a la corrupción. 2.- Según su definición, enumere las clases o tipos de corrupción que usted cree o se ha enterado que ocurren en su entorno social próximo, en su facultad. 3.- Díganos cómo cree usted que podría solucionarse la corrupción en su ambiente social próximo. Las preguntas fueron validadas por criterio de jueces, tanto para verificar la dirección del contenido como la estructura semántica. La confiabilidad fue por el método del test retest con un muestra de 50 universitarios, sin importar el ciclo, facultad académica ni el sexo, a quienes se les examinó en dos oportunidades con un intervalo de 60 días. Luego se analizó la concordancia encontrando el coeficiente de ,98 y dejando entrever que los ítemes utilizados tienen muy bajo error de medición. La muestra seleccionada aleatoriamente contestó de manera libre a un cuestionario de tres preguntas, previamente validadas semánticamente, con una muestra de 50 estudiantes, donde importa la forma


Suele suceder, en el proceso de la comunicación, que el mensaje del emisor termine interpretado por el receptor de manera muy diferente a la intención del primero. Esto sin lugar a duda, porque ambos interlocutores están manejando significados diferentes para las mismas palabras referentes a conceptos, que se prestan a diferentes puntos de vista. Entre

En el total de examinados encontramos diez posibles formas de interpretar la corrupción. El concepto más compartido es el que dice “que se trata de conductas de las personas que aprovechándose de su situación sacan beneficios personales”. Este concepto corresponde al 36,7 por ciento. Como se podrá observar, dos tercios comparten otros conceptos, tales como “que es un delito que cometen las personas que ocupan un cargo”. En este caso el significado atribuido es el de falta contra la ley. Otro grupo de estudiantes consideran la corrupción “como una forma de abuso del poder conferido”. En torno a este concepto encierran el conjunto de falsedades y complicidades que las personas realizan a fin de acceder al poder. Piensan que quien asume un cargo ya lleva un caudal de requerimientos que dejan discurrir, sin importarles la magnitud del daño que van dejando. Otro porcentaje de examinados consideran que “la corrupción es una enfermedad, como el cáncer que recorre a la sociedad carcomiéndola desde sus bases”. En esta concepción el corrupto es un enfermo desahuciado, con quienes casi nada se puede hacer. Para otro sector de la muestra, la corrupción está asociada con la trasgresión a las normas institucionales. No la consideran como delito, pero sí como falta al cumplimiento del deber, de la función laboral, como aquellos funcionarios que vegetan en sus cargos cobrando sin cumplir con sus funciones.

ISSN 1990-6757

RESULTADOS Conceptualización de corrupción

Para averiguar cómo se conceptualiza la corrupción, preguntamos a la muestra examinada: ¿cómo define usted a la corrupción? Obtuvimos diez contenidos centrales, una categoría de respuestas imprecisas, en el sentido de que no cierran la idea sino sólo la califican sin llegar a decir lo que es, comparten el 3,2 por ciento; y también hubo el 1,7 por ciento de estudiantes que no conceptúan.

PRESENTACIÓN ANUAL

El segundo instrumento fueron sesiones dinámicas, en las que la discusión estuvo centrada en el grupo hacia un tema específico. En el presente estudio el tema específico fue cada uno de los ítemes, con el siguiente procedimiento: a.- Localizar la idea central en relación a la pregunta. b.- Con la idea central se analizaba el significado. c.- El significado era analizado en búsqueda del impulso al que obedecen. d.- El producto era evaluado como parte o no de la personalidad. e.- Con cualesquiera de los puntos de vista se discutía en la forma como se constituyen y cómo se origina . f.- Analizado la constitución y origen, se discutía acerca de cómo se inicia o empieza el acto corrupto, la forma cómo operan. g.- Vista la forma de inicio y cómo operan, se discutía la razón de cómo se mantiene y la forma cómo podría remediarse.

estos conceptos tenemos el de corrupción.

Revista de Psicología

gramatical en que ellos formulan la pregunta para decodificarla dentro del propósito esperado. Nos aseguramos que la estructura semántica tenga el 100 por ciento de validez. Luego en grupos no mayores de cuatro estudiantes se conversó acerca de sus respuestas, con el objeto de conocer la confiabilidad de las mismas. Encontramos concordancia entre las opiniones profundizadas en la sesión dinámica con sus respuestas escritas en el cuestionario.

59


Tabla 1

Porcentual y de valores Ji cuadrado de las formas de conceptualizar la corrupción en la muestra total

Concepto Trasgresión de normas (1) Abuso de autoridad (2) Delito (3) Enfermedad (4) Beneficio Personal (5) Pr oblema Social (6) Daño al Perú (7) Falta de Moral (8) No Conceptúan (9) Pr oblema socialmente aceptado (10) No Precisa (11) Ineficacia, gestión deficiente(12) Sub totales

Frecuencia total 73 105 139 81 342 44 9 44 16 20 30 28 931

% que % que no Ji Cuadrado Conceptúan Conceptúan 7,8 11,3 14,9 8,7 36,7 4,7 1,0 4,7 1,7 2,1 3,2 3,0 100

92,2 88,7 85,1 91,3 63,3 95,3 99,0 95,3 98,3 97,9 96,8 97,0

70,9** 59,8** 49,0** 68,0** 6,8** 81,8** 96,0** 81,8** 93,0** 91,4** 87,3** 88,1**

** p < ,01

De la tabla se desprende que hay 10 formas de conceptualizar la corrupción en los estudiantes universitarios, cuya dispersión presenta a un grupo humano con alta heterogeneidad respecto al concepto de la corrupción. Como se puede ver, los porcentajes son altos en la conceptualización diferente, y los valores Ji cuadrado significativo para el ,01 y menos aún de margen de error, por lo que afirmamos que el concepto de corrupción no es único sino disperso, enfatizando en diferentes componentes; por tanto la posibilidad de comunicarnos con una misma idea cuando hablamos de este problema humano el riesgo de estar entendiendo de manera diferente es significativo.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Conceptualización de corrupción en función al sexo

60

Con el propósito de conocer el papel del sexo en las formas de conceptualizar, hemos calculado los porcentajes para varones y para la muestra de mujeres. Luego, mediante la razón crítica de diferencia de porcentaje, hemos contrastado.

Como se puede leer en la tabla número dos, en función al sexo tampoco hemos encontrado predominio significativo en el porcentaje de examinados que compartan de manera similar la definición de corrupción. Al analizar las contrastaciones, encontramos que las mujeres casi en el 10% definen a la corrupción como una trasgresión a la norma, frente a 6% de los varones, en al que la diferencia es significativa. Sin embargo, como se ve, sólo llegan hasta el 10%. Esto significa que en un 90% no comparten esta definición, confirmando lo hallado anteriormente: que la heterogeneidad es la que prima. Un dato encontrado que resuelta conveniente destacar es referente al 3% de mujeres que no conceptúan, por sólo el 1% de varones cuya diferencia es significativa. En este caso podemos afirmar que son los varones quienes en un 99% darán alguna de las diez definiciones, en tanto que las mujeres un 97% también dará alguna de las definiciones encontradas. En suma, tanto varones como mujeres presentan heterogeneidad, oscilando entre diez posibles respuestas sin predominancia


significativa de alguna de ellas, tal como puede verse en la siguiente tabla. Tabla 2

Concepto 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 Sub totales

Es conveniente destacar que ninguna facultad se ha agrupado entre una a tres

De porcentaje y razones críticas de la forma de conceptualizar la corrupción, en la muestra de varones y de mujeres

Hombres Frecuencia total Porcentaje 28 5,9 59 12,4 80 16,8 42 8,8 174 36,6 22 4,6 2 0,4 21 4,4 4 0,8 14 2,9 13 2,7 17 3,6 476 100

Mujeres Frecuencia total Porcentaje 45 9,9 46 10,1 59 13,0 39 8,6 168 36,9 22 4,8 7 1,5 23 5,1 12 2,6 6 1,3 17 3,7 11 2,4 455 100

Diferencia -4,0 2,3 3,8 0,3 -0,4 -0,2 -1,1 -0,6 -1,8 1,6 -1,0 1,2

Error Estándar 1,77 2,07 2,33 1,85 3,16 1,39 0,65 1,39 0,86 0,94 1,16 1,11

R.C. -2,27* 1,10 1,65 0,14 -0,12 -0,15 -1,72 -0,46 -2,09* 1,72 -0,87 1,04

Nota: los números debajo de la columna Concepto nomina a la definición de corrupción que se reproduce en la tabla número uno * p < ,05

ISSN 1990-6757

A partir de las diez formas de definir halladas hemos creído necesario ubicar a las facultades más homogéneas, es decir, aquellas que se agrupan alrededor del menor número de definiciones, localizando a las siguientes Facultades: 1, 2, 4, 17, 19, 21 y 22; en tanto que las Facultades que ocupan una dispersión intermedia, esto es por encima de 6 hasta 8, se encuentran las Facultades 5, 6, 7, 11, 13, 15, 16, 18, 20 y 23; finalmente las Facultades con mayor dispersión se encuentran comprendidos entre el 90% y el 100% de definiciones y corresponde a las facultades 3, 8, 9, 10, 12 y 14.

La imprecisión y la ausencia de conceptualización en la muestra total ha sido 3 y 2 por ciento respectivamente; sin embargo la Facultad de Psicología llega al 25% del total de participantes que se abstienen a conceptualizar. El mayor número de definiciones imprecisas corresponde a la Facultad de Letras y Humanidades, que llegan hasta el 11% de respuestas, tales como son actos malos, actos mal vistos por los demás, actos indeseables, y otras parecidas, donde califican mas no dicen lo que es corrupción. Finalmente al contrastar el porcentaje de dispersión de cada Facultad con el porcentaje total, hemos encontrado que las Facultades con menor dispersión a un riesgo de error del ,05 son las Facultades 1, 5, 6, 13, 15, 16, 17, 20, 21 y 22; y las más

PRESENTACIÓN ANUAL

A continuación, con una metodología similar a la anterior hemos analizado los conceptos de los estudiantes pertenecientes a cada una de las facultades, encontrando diez (10) formas diferentes de conceptualizar la corrupción.

definiciones, confirmando lo que afirmáramos líneas arriba: la disposición para entender de manera diferente a la corrupción.

Revista de Psicología

Conceptualización de corrupción en función a la facultad académica

61


homogéneas aún son las Facultades 2, 4, y 19; y la Facultad más heterogénea ha sido la Facultad 9. Estos resultados pueden verse en la siguiente tabla 3 y la figura 1. Como nota importante y a manera de leyenda, en la siguiente tabla sin número,

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Fac ultad Minas Geología-Metalurgia Psicología Enfermería Fluidos Física Turismo Administración Industrial Biología Letras Derecho

62

Numeral 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

reproducimos la Facultad con el numeral que la identifica. Cabe destacar que no corresponde al código formal, por razón de tratarse de estudio de casos cuya identificación se prefiere mantener en reserva.

Facultad Economía Sociales Química Odontología Contabilidad Educación Medicina Matemática Ing. Geográ fica Sistemas Electrónica

Numeral 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23


63

0

17,4

0

23

14,3

14,3

42,9

14,3

14,3

0

0

0

0

0

7

3

4

5

6

7

8

12

10

11

9

0

0

PRESENTACIÓN ANUAL

-1,05

9,49

ISSN 1990-6757

Revista de Psicología

p< ,05

-3,87

-3,16

-10

-60

15,5

-50

15,8

9

4

5

9

90

4

40

5

47

25,5

0

2,13

2,13

2,13

0

2,13

8,51

14,9

12,8

23,4

6,38

%

3

50

0

0

0

0

17,4

43,5

0

21,7

0

%

2

2

%

1

1

Sub totales F Concepto %Nº Concepto Dispersión F-Total E. E. R.C.%

Concepto

Facultades

15,5

-40

6

60

6

11

0

0

18,2

0

0

0

18,2

27,3

0

9,09

9,09

18,2

%

5

-2,58

p< ,01

-3,87

15.5

-60

4

40

4

5

0

0

20

0

0

0

0

40

20

0

0

20

%

4

-1,58

12,6

-20

8

80

8

32

3,13

0

0

0

3,13

3,13

6,25

28,1

12,5

6,25

12,5

25

%

6

-2,58

15,5

-40

6

60

6

6

0

0

0

16,7

0

0

0

0

16,7

16,7

16,7

33,3

%

7

-1,05

9,49

-10

9

90

9

55

1,82

0

5,45

0

3,64

1,82

5,45

27,3

18,2

18,2

10,9

7,27

%

8

-0,1

1

-0,1

10

100

10

61

3,28

0

1,64

4,92

9,84

1,64

3,28

41

1,64

16,4

13,1

3,28

%

9

-1,05

9,49

-10

9

90

9

59

0

3,39

1,69

3,39

5,08

0

1,69

30,5

5,08

23,7

11,9

13,6

%

10

-1,58

12,6

-20

8

80

8

79

0

11,4

0

0

5,06

1,27

1,27

31,6

6,33

19

11,4

12,7

%

11

-1,05

9,49

-10

9

90

9

66

0

9,09

0

3,03

4,55

1,52

3,03

43,9

10,6

10,6

7,58

6,06

%

12

-2,58

15,5

-40

6

60

6

54

0

7,41

0

0

3,7

0

5,56

44,4

1,85

16,7

20,4

0

%

13

-1,05

9,49

-10

9

90

9

70

0

1,43

0

4,29

5,71

4,29

20

44,3

1,43

8,57

4,29

5,71

%

14

-2,58

15,5

-40

6

60

6

50

0

0

4

0

6

0

0

58

0

2

16

14

%

15

-2,58

15,5

-40

6

60

6

45

0

6,67

13,3

0

2,22

0

0

37,8

0

17,8

17,8

4,44

%

16

-3,16

15,8

-50

5

50

5

46

0

4,35

6,52

0

2,17

0

0

58,7

2,17

26,1

0

0

%

17

-1,58

12,6

-20

8

80

8

73

0

0

0

8,22

2,74

0

9,59

43,8

6,85

19,2

2,74

6,85

%

18

-3,87

15,5

-60

4

40

4

16

0

0

0

0

0

0

0

43,8

12,5

31,3

12,5

0

%

19

-2,58

15,5

-40

6

60

6

41

0

0

0

17,1

0

0

0

26,8

7,32

22

4,88

22

%

20

-3,16

15,8

-50

5

50

5

17

0

0

0

0

5,88

0

0

17,6

29,4

17,6

29,4

0

%

21

-3,16

15,8

-50

5

50

5

30

0

10

0

3,33

0

0

0

50

26,7

0

6,67

3,33

%

22

-1,58

12,6

-20

8

80

8

38

0

0

0

5,26

15,8

0

13,2

23,7

13,2

13,2

13,2

2,63

%

23

10

100

10

931

1.7

3.2

2.1

3.0

4.7

1.0

4.7

36.7

8.7

14.9

11.3

7.8

%

Tot Gral


N º de C onceptualizaciones

0

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

5 4

6

8

6

9

9

E cono

Derech

Letras

Facultades

8

9

6

9

6

6 5

8

4

M atem

Odonto

Quimica

S ociales

B iolog

Ing. Indus

A dmin

Turis mo

F ísica

Fluidos

E nferm

P sicolog

Geolog-Metalurg

Fig. 1 Gráfica de dispersión de la conceptualización de corrupción en función a las facultades académicas en estudiantes universitarios

4

9

10

Contab

Minas

Gráfica de la dispersión de la conceptualización de corrupción en función a las facultades académicas en estudiantes universitarios

ISSN 1990-6757

E ducac

PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Medic

64 6 5

5

E lectron S istem

Ing. Geograf

8


Identificación de tipos de corrupción Un tema importante de análisis cuando se estudian problemas sociales radica en ubicar o identificar el rótulo, la denominación la membrecía o el tipo que se le asigna al factor o fenómeno observado, que en el presente estudio es la corrupción. Para ello solicitamos a los encuestados que, según la definición de la corrupción, enumere las clases o tipos de corrupción que creían o que se habían enterado que ocurren en su próximo entorno, específicamente su facultad académica Hemos encontrado 18 tipos o categorías en la muestra total y porcentualizado, con el propósito de calcular el Ji cuadrado para cada uno de los tipos, encontrando que los valores hallados son significativos para más del ,01 de margen de error en dirección al porcentaje que no comparten con el tipo de corrupción identificado.

29 141 147 512 106 8 6 66 14 18 44 121 61 63 71 8 77 33 26 7 1558

% que identifica el tipo 1,86 9,05 9,44 32,86 6,80 0,51 0,39 4,24 0,90 1,16 2,82 7,77 3,92 4,04 4,56 0,51 4,94 2,12 1,67 0,45 100

% que NO identifica el tipo 98,14 90,95 90,56 67,14 93,20 99,49 99,61 95,76 99,10 98,84 97,18 92,23 96,08 95,96 95,44 99,49 95,06 97,88 98,33 99,55

Ji Cuadrado 92,5** 66,9** 65,6** 11,5** 74,4** 97,8** 98,3** 83,6** 96,2** 95,2** 88,8** 71,1** 84,8** 84,3** 82,4** 97,8** 81,0** 91,5** 93,2** 98,0**

PRESENTACIÓN ANUAL

Profesores que cobran por notas (1) Alumnos que pagan, coimas, sobornos(2) Malversación, enriquecimiento ilícito (3) Abuso de poder, burocracia (4) No Precisa (5) Plagio (6) Encubrimiento, Complicidad (7) Nepotismo (8) Falsificación (9) Extorsión, Chantaje (10) Robo, Peculado (11) Abuso de poder del docente (12) Abuso de poder del alumno (13) Abuso de poder Gremial, C.F. (14) Abuso de poder Gremial Tercio Est (15) Abuso de poder Gremial Cons Fac y Uni (16) Favoritismo docentes, alumnos, gremial (17) Fraude Electoral (18) No se ha Enterado (19) Suplantación de Estudiantes (20) Total

F tot

ISSN 1990-6757

Porcentual y de valores Ji cuadrado de los Tipos de corrupción identificados en el entorno próximo en la muestra total Tipos

** p < ,01

Estos resultados pueden verse en la siguiente tabla.

Revista de Psicología

Tabla 4

Este dato deja entrever la heterogeneidad en la identificación de los tipos de corrupción y con ello la posibilidad que los estudiantes perciben su entorno, escuchan comentarios, ven algunos comportamientos y a partir de ello elaboran sus conclusiones, que en el presente se traducen como tipos de corrupción. Dejan duda que los tipos identificados correspondan a hechos consumados y que probablemente queden en el comentario, dato que corroboramos cuando en discusiones de dinámicas de grupo los participantes señalaban haberse enterado, pero cuyas fuentes eran otros compañeros o también trabajadores y, en algunos casos, docentes; pero la información recibida era siempre circular, es decir "me han contado que…, no me consta, pero mi informante es de confiar".

65


Identificación de los tipos de corrupción en el entorno próximo en función al sexo Para averiguar si el porcentaje que identifican los tipos de corrupción difieren según el sexo, hemos contrastado mediante la razón crítica de diferencia de porcentajes las frecuencias relativas emitidas por hombres y mujeres. De los 18 tipos identificados, difieren en seis de ellos. Dejan entrever que el sexo plantea diferencias en la identificación de los siguientes tipos de corrupción: malversación, donde los varones porcentualmente identifican más que las mujeres; asimismo en robo y peculado, abuso del poder del docente y en suplantaciones de estudiantes para rendir exámenes difíciles. Las mujeres predominan porcentualmente respecto a los varones

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Hombr es

66

De los datos se desprende que el tipo de corrupción que llega hasta el 34% corresponde al abuso del poder por parte de la burocracia, es decir, en la administración en las diferentes áreas de la universidad. El porcentaje de estudiantes que no precisan su respuesta llega hasta el 8%, es decir que hay dolo o corrupción, pero no mencionan el tipo; hasta el 2% de examinados expresan no haberse enterado; sin lugar a duda es el 98% de los encuestados que reportan que sí se han enterado dentro de las comunicaciones informales. Estos resultados pueden verse detalladamente en la tabla que a continuación se reproduce.

De porcentaje sobre el total de respuestas emitidas y razones críticas de la identificación en el entorno próximo de los tipos de corrupción, en la muestra de varones y de mujeres

Tabla 5

Tipos

Frecuencia total

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 Total

15 77 93 258 46 5 2 28 10 11 31 75 31 27 25 1 45 12 10 7 809

** p < ,01

para identificar el abuso del poder del tercio estudiantil, como también el abuso del poder del consejo de facultad y universitario.

Mujeres

Porcentaje 1,85 9,52 11,50 31,89 5,69 0,62 0,25 3,46 1,24 1,36 3,83 9,27 3,83 3,34 3,09 0,12 5,56 1,48 1,24 0,87

Frecuencia total 14 64 54 254 60 3 4 38 4 7 13 46 30 36 46 7 32 21 16 0 749

Porcentaje 1,87 8,54 7,21 33,91 8,01 0,40 0,53 5,07 0,53 0,93 1,74 6,14 4,01 4,81 6,14 0,93 4,27 2,80 2,14 0

Difer encia

Error Estándar

R.C.

0,0 1,0 4,3 -2,0 -2,3 0,2 -0,3 -1,6 0,7 0,4 2,1 3,1 -0,2 -1,5 -3,1 -0,8 1,3 -1,3 -0,9 0,9

0,69 1,45 1,47 2,38 1,28 0,36 0,32 1,03 0,47 0,54 0,83 1,35 0,98 1,00 1,07 0,37 1,09 0,74 0,66 0,33

-0,02 0,67 2,92** -0,85 -1,81 0,61 -0,90 -1,57 1,49 0,79 2,54** 2,33** -0,18 -1,46 -2,86** -2,18** 1,18 -1,79 -1,37 2,66**


Los numerales debajo de tipos corresponden a las siguientes designaciones:

Numeral 11

Tipo Robo, peculado

2

Alumnos que pagan para aprobar, coimas, cutras

12

Abuso del poder del docente, no dicta clases

3

Malversación, enriquecimiento ilícito

13

Abuso de poder del alumno

4

Abuso de poder en la burocracia, tráfico de influencias

14

Abuso de poder gremial, Centro Federado

5

No precisan

15

Abuso de poder del Tercio Estudiantil

6

Plagio

16

Abuso de poder del Consejo Univ. Del Consejo de Facultad

7

Encubrimiento complicidad

17

Favoritismo

8

Nepotismo

18

Fraude electoral

9

Falsificación

19

No se ha enterado

10

Extorsión, chantaje

20

Suplantación de estudiantes

Identificación de los tipos de corrupción en función a la facultad académica Respecto a la identificación de actos de corrupción, llama la atención que el 98.23% reportan haberse enterado de algún acto de corrupción y sólo el 93.20% son precisos al identificarlo. El número total, tal como lo señalan los encuestados, suman dieciocho. A partir de ello podemos identificar las Facultades que resultan con menos actos de corrupción, de las con mayor actos de corrupción. Las primeras serán las más homogéneas, es decir, aquellas que mencionan sólo unos pocos actos de corrupción, clasificadas en tres grandes segmentos, facultades homogéneas, tales como 1.Minas 5. Fluidos 7. Turismo y 20. Matemáticas. Facultades académicas con

Metalurgia 17. Contabilidad 4. Enfermería 19. Medicina 21. Ing. Geográfica 22. Sistemas 15. Química 23. Electrónica 6. Física 14. Sociales 16. Odontología 8. Administración 13. Economía 18. Educación 12. Derecho 3. Psicología y 10. Biología. Las Facultades muy heterogéneas, es decir con los mayores números de actos corruptos, identificados iguales o mayores de 15, 9. Ing. Industrial y 11. Letras y Humanidades. Como se confirma con las razones críticas de diferencias de porcentajes que no son significativas, esto quiere decir que el porcentaje actos corruptos identificados no discrepa con el porcentaje del total de actos corruptos de los que han dado cuenta los examinados. Los actos corruptos ordenados porcentualmente son los siguientes:

ISSN 1990-6757

Tipos Profesores que cobran por notas

PRESENTACIÓN ANUAL

Numeral 1

De conversión de numerales al tipo de corrupción identificado por la muestra examinada

Revista de Psicología

Tabla 6

número de corrupción intermedio, es decir entre 5 hasta 14 actos de corrupción identificados, las siguientes: 2. Geología-

67


Tabla 7

De ordenamiento porcentual en función al número de facultades cuyos estudiantes identifican el tipo de corrupción

Orden

Tipo

Porcentajes

1

Abuso del poder en la burocracia

100% Las 23 Facultades

2

Abuso del poder del docente

83% 19 Facultades

3

Alumnos que pagan a profesor para aprobar,

78% 18 Facultades

3

Malversación de fondos de la facultad

78% 18 Facultades

4

Abuso de poder del Tercio

74% 17 Facultades

5

Nepotismo

61% 14 Facultades

5

Abuso de poder de alumnos

61% 14 Facultades

5

Favorismos en docentes, alumnos y gremio estudiantil

61% 14 Facultades

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Los detalles para cada facultad y el tipo de corrupción puede leerse en la tabla que a continuación se reproduce.

68


69

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0

28,6

7

10

11

12

13

14

15

16

17

18

20

19

5

Sub totales

3

16,7

3

8

0

0

0

0

0

0

25

0

0

0

0

0

0

0

0

0

50

12

66,7

12

85

4,71

7,06

0

4,71

3,53

0

1,18

2,35

2,35

9,41

2,35

0

1,18

3,53

0

0

38,8

7,06

11,8

15

83,3

15

104

2,88

2,88

0,96

1,92

3,85

0

5,77

1,92

5,77

7,69

0,96

0

0,96

5,77

0

0,96

34,6

11,5

10,6

0,96

%

9

14

77,8

14

100

4

1

0

2

4

1

4

3

3

10

1

4

0

9

0

0

37

9

7

1

%

10

15

83,3

15

123

13

1,63

0

0,81

6,5

0

3,25

3,25

8,13

10,6

163

0

0,81

2,44

0,81

0,81

37,4

3,25

3,25

2,44

%

11

13

72,2

13

113

7,96

2,65

0

0

0,88

0

4,42

6,19

10,6

8,85

1,77

1,77

0

1,77

1,77

0

37,2

3,54

9,73

0,88

%

12

12

66,7

12

120

1,67

0

0

0

9,17

0

1,67

1,67

2,5

2,5

0

5

0

7,5

0

1,67

20

11,7

20,8

14,2

%

13

10

55,6

10

151

0,66

2,65

0

0,66

3,97

0

0

5,3

4,64

5,3

9,27

0

0

6,62

0

0

36,4

18,5

5,96

0

%

14

9

50

9

76

13,2

2,63

0

0

10,5

0

5,26

6,58

5,26

1,32

0

0

0

6,58

0

0

21,1

21,1

6,58

0

%

15

ISSN 1990-6757

10.6

9,8

11,5

9,8

11,7

8,78

-3

11,1

-1,9

8,78

-2,27

9,8

-1,9

8,78

-2,63

10.6

-3

11,1

5

27,8

5

76

7,89

0

0

15,8

0

0

0

0

0

17,1

9,21

0

0

0

0

0

47,4

0

2,63

0

%

17

12

66,7

12

121

5,79

0

0

4,13

5,79

0,83

11,6

6,61

3,31

4,13

7,44

0

0

5,79

0,83

0

43

0,83

0

0

%

18

7

38,9

7

27

7,41

0

0

7,41

0

0

3,7

7,41

0

18,5

0

3,7

0

0

0

0

33,3

0

18,5

0

%

19

4

22,2

4

58

12.1

0

0

0

0

0

25,9

29,3

0

0

0

0

0

0

0

0

24,1

8,62

0

0

%

20

7

38,9

7

29

0

0

0

0

0

10,3

0

0

17,2

17,2

0

0

6,9

6,9

0

0

31

0

0

10,3

%

21

7

38,9

7

46

21,7

0

0

0

0

6,52

6,52

0

2,17

0

0

0

15,2

0

0

0

15,2

28,3

4,35

0

%

22

11,7

10,6

-3

11,1

9,8

11,5

11,5

11,8

-50

9

50

9

59

8,47

0

0

1,69

5,08

0

8,47

0

0

3,39

0

0

1,69

5,08

0

0

23,7

11,9

30,5

0

%

23

-5,32 -7,94 -5,32 -5,32 -4,24

11,5

-44,4 -72,2 -33,3 -61,1 -77,8 -61,1 -61,1

10

55,6

10

71

7,04

2,82

8,45

0

12,7

0

1,41

0

2,82

16,9

0

0

0

4,23

0

0

25,4

7,04

9,86

1,41

%

16

-3,79 -4,24 -3,79 -6,84

11,7

11,8

10

55,6

10

45

6,67

2,22

0

6,67

8,89

0

4,44

0

0

2,22

2,22

4,44

0

2,22

0

0

35,6

0 25

0

%

8

8,78

4

22,2

4

15

13,3

6,67

0

0

13,3

0

0

0

0

6,67

0

0

0

0

0

0

26,7

13,3

11,1

0

%

7

-9,49 -6.84 -2,27 -5,32 -7,94 -3,79 -9,49

Revista de Psicología

PRESENTACIÓN ANUAL

0 33,3

0

%

6

E. E.

7

38,9

7

12

8,33

0

0

0

0

0

8,33

16,7

8,33

16,7

0

0

0

0

0

0

25

0

8,33

0

%

5

R.C.%

14

77,8

14

77

9,09

1,3

0

0

9,09

0

1,3

1,3

1,3

7,79

1,3

3,9

1,3

3,9

2,6

5,19

32,5

9,09

9,09

8,33

%

4

-50

5

27.8

0

0

0

0

0

0

0

0

0

22,9

11,4

0

0

0

0

0

28,6

8,57

0

%

3

De porcentaje y razones críticas de las Identificaciones de los tipos de corrupción, en la muestra según Facultades Académicas.

-83,3 -72.2 -22,2 -61,1 -77,8 -44,4 -83,3 -33,3 -16,7 -22,2 -16,7 -27,8 -33,3 -44,4

F-Tot

3

0

9

Dispersión

5

0

8

3

0

7

16,7

0

6

F tipos

28,6

4

% Nº tipos

35

0

3

28,6

28,6

2

0

%

2

14,3

%

1

1

Tipos

Facultades

Tabla 8

100

18

1558

6,80

1,67

0,45

2,12

4,94

0,51

4,56

4,04

3,92

7,77

2,82

1,16

0,90

4,24

0,39

0,51

32,86

9,44

9,05

1,86

%

Tot Gral


Soluciones para la corrupción en la muestra total Conocida la heterogeneidad en la conceptualización de la corrupción, la identificación de los tipos de corrupción, en conformidad con la definición dada, es importante conocer las medidas que tomarían para enfrentar este problema, para lo cual les preguntamos ¿Cómo cree usted que podría solucionarse la corrupción en su ambiente social próximo? Hemos identificado trece posibles soluciones. Ninguna de ellas pasa del 60 por ciento, lo que deja entrever que nuevamente nos encontramos ante diversidad de puntos de vista donde la solución de mayor porcentaje apenas alcanza al 18,67 por ciento cercano al 18,54 por ciento, correspondientes a “cambiar autoridades” y “mediante la educación en valores” notamos que el 85 y el 81 por ciento respectivamente tienen otras opiniones. Como se puede ver la ausencia de una tendencia marcada de opinión compartida, Tabla 9

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Encontramos que uno de cada doscientos opina que con la privatización de las instituciones del estado la corrupción ingresaría en franco retroceso. En las dinámicas grupales en este tema los participantes ingresan en contradicciones. Afirman que la burocracia es el “nido” donde se encuba y desarrolla la corrupción: por tanto, eliminando el agente promotor de la burocracia se daría un gran avance; sin embargo, en las universidades de gestión estatal llevaría a la privatización, el tema donde las contradicciones se agudizan. El dos por ciento no precisa su alternativa de solución. Por ejemplo, dicen: “mediante el cambio”, “viendo las cosas de otra manera”, “siendo diferentes” y otras parecidas. Para el uno por ciento es un problema sin solución. Estos resultados pueden verse en la tabla siguiente.

Porcentual y de valores Ji cuadrado de las medidas que aplicarían a fin de solucionar el problema de la corrupción en la muestra total Soluciones

70

debilita la fuerza para conseguir la disminución de este problema.

F tot

% que da Solución

% que NO da Solución

Ji Cuadra do

Aplicación de medidas restrictivas (1)

80

7,38

92,62

72,5**

Fiscalización (auditorias, investigación) (2)

137

12,64

87,36

55,6**

Transparencia (3)

87

8,03

91,97

70,3**

Mejor trato al docente (4)

8

0,74

99,26

96,9**

Cambio del sistema (5)

87

8,03

91,97

70,3**

Cambio de autoridades (6)

159

14,67

85,33

49,7**

Evaluación docente y administrativo (7)

24

2,21

97,79

91,1**

Imposible solución (8)

14

1,29

98,71

94,7**

Educación en valores (9)

201

18,54

81,46

39,4**

No precisa (10)

27

2,49

97,51

90,1**

Cambio individual (11)

88

8,12

91,88

70,0**

Autoridades probas (12)

60

5,54

94,46

78,9**

Concientizando a la población (13)

85

7,84

92,16

70,9**

Participación de los estudiantes (14)

21

1,94

98,06

92,2**

Privatizando (15)

6

0,55

99,45

97,6**

1084

100

Total

** p < ,01


Identificación de las soluciones al problema de la corrupción en el entorno próximo en función al sexo. Con el propósito de averiguar el papel que cumple el sexo en el planteamiento de soluciones hacia la corrupción hemos encontrado que sólo en cuatro de trece soluciones; es decir, en el 30,8 por ciento hay diferencias significativas. Los varones consideran que con medidas restrictivas y con el cambio de autoridades se resolverá el problema. Por su parte, las mujeres consideran que mediante la educación en valores y concientizando a la población se resolverá el problema. Cabe destacar que las diferencias encontradas es por la gran

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 Total

Hombres Frecuencia Porcentaje total 61 10,66 75 13,11 50 8,74 4 0,70 51 8,92 97 16,96 10 1,75 6 1,05 91 15,91 14 2,45 44 7,69 30 5,24 24 4,20 14 2,45 1 0,17 572

Mujeres Frecuencia Diferencia Porcentaje total 19 3,71 7,0 62 12,11 1,0 37 7,23 1,5 4 0.78 -0,1 36 7.03 1,9 62 12.11 4,8 14 2.73 -1,0 8 1.56 -0,5 110 21.48 -5,6 13 2.54 -0,1 44 8.59 -0,9 30 5.86 -0,6 61 11.91 -7,7 7 1.37 1,1 5 0.98 -0,8 512

Error Estándar

R.C.

1,54 2,02 1,64 0,52 1,64 2,13 0,91 0,69 2,37 0,95 1,67 1,40 1,66 0,83 0,47

4,52** 0,50 0,92 -0,16 1,15 2,28** -1,09 -0,74 -2,35** -0,10 -0,54 -0,44 -4,65** 1,31 -1,71

Con el propósito de identificar las propuestas de solución, los numerales del cuadro anterior debajo de la columna soluciones corresponden a los siguientes contenidos:

Revista de Psicología

** p < ,01

ISSN 1990-6757

Soluciones

De porcentaje sobre el total de respuestas emitidas y razones críticas de la idea de solución del problema de de corrupción, en la muestra de varones y de mujeres

PRESENTACIÓN ANUAL

Tabla 10

discrepancia dentro de bajos porcentajes. Por ejemplo, los varones en el 11 por ciento dicen que con medidas restrictivas se resolverá el problema, mientras que las mujeres piensan igual sólo en el 4 por ciento. Como se puede observar, en el 69,2 por ciento, no hay discrepancias por género, y siendo los porcentajes menores del 60 por ciento, no encontramos predominio sino diversidad. También en este análisis encontramos heterogeneidad o gran dispersión en las iniciativas para enfrentar y resolver el problema de la corrupción, tal como puede verse en la tabla siguiente:

71


Tabla 11 Numeral 1 2 3 4 5

6 7 8

De conversión de numerales a las propuestas de solución al problema de corrupción en la muestra examinada Solución Aplicando medidas restrictivas Fiscalizando, auditorias, investigaciones y denuncias Transparencia en los procesos, electorales y toma de decisiones

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

10 11

Solución Educación en valores No precisa Cambiando Individualmente en la forma de pensar y en la honestidad Eligiendo autoridades probas

Mejor trato al docente Cambio del sistema, de ideologías, de Legislativo y política educativa

12 13

Concientizando a la Población, estudiantes y funcionarios

Cambio de autoridades

14

Con más participación de los estudiantes

15

Privatizando el sector público

Evaluando a docentes y Administrativos Imposible de solucionarse

Identificación de las soluciones al problema de corrupción en función a la facultad académica

72

Numeral 9

Para averiguar las soluciones que proponen los estudiantes al problema de la corrupción hemos tabulado el número de propuestas dadas por cada Facultad. Calculado el porcentaje y en función a éste hemos encontrado que el número máximo de propuestas llegan hasta el 93 por ciento, es decir, 13 propuestas de un total de 14 y el mínimo ha sido 2 propuestas. Como se puede observar, tampoco hay homogeneidad, sino otra vez aparece la heterogeneidad, lo que nos permite a partir del promedio con su desviación estándar identificar tres bloques. Las facultades más homogéneas en las propuestas de soluciones, las intermedias y las muy heterogéneas, habiendo encontrado que en la primera categoría de Facultades homogéneas sólo hemos localizado a una que corresponde a la facultad de enfermería (4).

En la categoría intermedia, es decir entre 4 hasta 10 propuestas de solución, tenemos las facultades: Ing. Geográfica (21), Medicina (19), Contabilidad (17), Turismo (7), Geología – Metalurgia (2), Sistemas (22), Matemáticas (20), Minas (1), Economía (13), Electrónica (23), Odontología (16), Química (15), Fluidos (5), Educación (18) y Sociales (14); las facultades muy heterogéneas en proponer soluciones son las siguientes, Ing. Industrial (9), Derecho (12), Letras y Humanidades (11), Física (6), Psicología (3), Biología (10), y Administración (8). Estos resultados podemos verlos en la siguiente tabla.


73

5

14,3

14,3

14,3

14,3

14,3

14,3

0

0

0

0

7

6

7

8

9

11

12

13

14

15

10

Sub totales

13,4

-3,7

F-Tot

E. E.

R.C.%

PRESENTACIÓN ANUAL

-5

12,8

-64

5

35,7

0

0

0

31

0

0

27,6

0

0

0

24,1

0

0

10,3

-1,5

9,35

-14

12

85,7

12

59

3,39

0

1,69

11,9

1,69

11,9

10,2

3,39

0

10,2

6,78

1,69

10,2

15,3

11,9

%

3

-9,2

9,35

-86

2

14,3

2

5

0

0

0

0

0

0

0

0

0

20

0

0

0

80

0

%

4

-2,8

12,8

-36

9

64,3

9

14

0

0

0

0

7,14

7,14

28,6

7,14

0

7,14

7,14

0

14,3

14,3

7,14

%

5

-1,5

9,35

-14

12

85,7

12

37

5,41

0

5,41

5,41

13,5

10,8

16,2

2,7

2,7

5,41

10,8

2,7

8,11

10,8

0

%

6

-5

12.8

-64

5

35,7

5

6

0

0

0

0

0

16,7

16,7

0

0

0

16,7

0

16,7

0

33,3

%

7

-1

6,88

-7,1

13

92,9

13

66

0

0

1,52

3,03

6,06

9,09

21,2

4,55

3,03

4,55

15,2

3,03

6,06

13,6

9,09

%

8

-2

11

-21

11

78,6

11

78

0

0

2,56

7,69

2,56

3,85

14,1

0

1,28

16,7

10,3

0

12,8

20,5

7,69

%

9

-1

6,88

-7,1

13

92,9

13

65

1,54

0

1,54

10,8

3,08

9,23

23,1

3,08

4,62

13,8

4,62

1,54

9,23

7,69

6,15

%

10

-1,5

9,35

-14

12

85,7

12

93

4,3

0

3,23

8,6

3,23

4,3

20,4

2,15

0

19,4

7,53

1,08

6,45

12,9

6,45

%

11

-1,5

9,35

-14

12

85,7

12

71

2,82

1,41

4,23

8,45

5,63

8,45

21,1

0

0

7,04

9,86

2,82

8,45

9,86

9,86

%

12

-3,2

13,2

-43

8

57,1

8

68

1,47

0

0

5,88

0

4,41

19,1

0

5,88

27,9

1,47

0

0

26,5

7,35

%

13

-2,4

12,1

-29

10

71,4

10

89

1,12

0

5,62

24,7

3,37

4,49

10,1

1,12

0

28,1

0

0

13,5

4,49

3,37

%

14

-2,8

12,8

-36

9

64,3

9

63

1,59

7,94

0

12,7

17,5

7,94

11,1

0

1,59

17,5

0

0

0

14,3

7,94

%

15

-2,8

12,8

-36

9

64,3

9

50

4

0

0

2

12

18

10

2

0

22

2

0

0

20

8

%

16

-5

12,8

-64

5

35,7

5

46

2,17

0

0

0

0

0

32,6

0

0

0

32,6

0

23,9

4,35

4,35

%

17

-2,4

12,1

-29

10

71,4

10

83

3,61

0

0

1,2

7,23

9,64

25,3

0

8,43

14,5

6,02

0

7,23

12

4,82

%

18

-5

12,8

-64

5

35,7

5

17

0

0

0

11,8

0

0

35,3

0

0

29,4

0

0

0

5,88

17,6

%

19

-3,7

13,4

-50

7

50

7

41

12,2

0

0

0

12,2

4,88

24,4

0

0

7,32

0

0

9,76

12,2

17,1

%

20

-5,9

12,1

-71

4

28,6

4

20

0

0

0

0

0

0

45

0

0

20

0

0

10

0

25

%

21

-3,7

13,4

-50

7

50

7

37

0

0

0

0

5,41

27

2,7

0

0

21,6

24,3

0

16,2

0

2,7

%

22

-2,8

12,8

-36

9

64,3

9

40

5

0

7,5

0

10

20

12,5

0

10

5

10

0

5

15

0

%

23

De porcentaje y razones críticas de las Soluciones al problema de la corrupción, en la muestra según

ISSN 1990-6757

Revista de Psicología

7

-50

Dispersión

7

0

5

50

0

4

F Solución

0

3

%NºSoluciones

29

14,3

2

6,9

0

1

%

2

%

1

Soluciones

Facultades

Tabla 12

100

14

1084

2,49

0,55

1,94

7,84

5,54

8,12

18,54

1,29

2,21

14,67

8,03

0,74

8,03

12,64

7,38

%

Tot Gral


Para identificar las propuestas de solución al problema de corrupción, a continuación presentamos una tabla en la que podrá leerse el tipo de solución planteada, el porcentaje y el número de Tabla 13

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Orden 1 2 2 2 3 4 5 5 5 6 7 7 8 9

74

facultades que la proponen, confirmando lo analizado anteriormente. Esto es la gran variabilidad en propuestas de solución al problema.

De ordenamiento porcentual de propuestas de solución al problema de corrupción en función al número de facultades Tipo de solución Educación en valores Fiscalizando, auditorias, denuncias Cambio de autoridades Aplicación de medidas restrictivas Cambiando forma de pensar Transparencia Cambio del sistema Con autoridades probas Concientizando a la población Evaluando a los docentes y administrativos Imposible solución Participación de los estudiantes Mejor trato al docente Privatizando

DISCUSIÓN Pese a que en los últimos cinco años en nuestro medio se viene hablando de la corrupción en sus diferentes formas, describiéndola, señalando las alternativas que las autoridades de turno proponen, las estrategias que utilizan para detectar al corrupto nos harían pensar que los medios de comunicación y las opiniones de personas autorizadas debían ejercer influencia para homogenizar el concepto de corrupción, de forma tal que la podamos identificar fácilmente, comunicarnos con transparencia y asumir las medidas pertinentes; sin embargo hemos encontrado que los estudiantes universitarios la conceptúan de diez formas distintas, donde ni el sexo, ni la facultad a la que pertenecen ni el ciclo académico determinan sesgos de opinión lo suficientemente marcados como

Porcentaje 96% 22 Facultades 87% 20 Facultades 87% 20 Facultades 83% 19 Facultades 78% 18 Facultades 70% 16 Facultades 70% 16 Facultades 70% 16 Facultades 61% 14 Facultades 39% 9 Facultades 39% 9 Facultades 39% 9 Facultades 26% 6 Facultades 9% 2 Facultades

para afirmar que son variables influyentes. Cuando preguntamos a los mismos estudiantes si están enterados de actos corruptos en su entorno próximo enfatizando a la Facultad académica a la que pertenecen, también encontramos diversidad de tipos de actos corruptos, llegando hasta dieciocho, hecho que marca nuevamente dispersión, puesto que dentro de una misma institución con el mismo modelo organizacional y agrupada en facultades académicas encontramos variedades de actos corruptos. Este hecho, cuando es confrontado en pequeños grupos mediante sesiones dinámicas, encontramos que la fuente de la identificación del acto corrupto es el rumor, el comentario de un conocido a quien se le concede credibilidad. Sólo en pocos casos y generalmente


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

En las dinámicas obtuvimos un dato importante. Cerca del 20% de los participantes afirmaban y defendían el punto de vista que la corrupción se presenta con características de estabilidad como un componente de la cultura en las organizaciones burocráticas, principalmente en las estatales. De allí la dificultad por controlarla o reducirla o que esta iría de la mano con la reducción del aparato estatal. Sin embargo, en las encuestas la privatización sólo figura como una solución con un porcentaje muy bajo, hecho que significa que si este componente fuera un elemento de análisis en trabajos de pequeños grupos como alternativa de solución de la corrupción es probable que del debate se madure la idea del impacto que tendría la reducción del aparato estatal sobre la corrupción, de modo que al parecer dentro de la heterogeneidad de alternativas de solución donde no se visualiza una medida porcentualmente dominante, surge como una posibilidad implícita el abordaje de la privatización como un controlador de la corrupción. De manera similar surge el criterio más o menos uniforme con características de mayor estabilidad para aceptar que la corrupción son actos donde dentro de las organizaciones burocráticas que conceden en algún grado el poder a sus trabajadores estos la utilizan para sacar provecho personal.

Las conclusiones a las que se arribaron en el estudio: La conceptualización de la corrupción es heterogénea. Los estudiantes proporcionan hasta diez conceptos diferentes sin encontrar diferencias en función al sexo, a la facultad a la que pertenece ni el ciclo académico. La identificación de actos corruptos ofrece un panorama de dieciocho tipos, donde la baja concentración porcentual en cada uno es un indicador de la diversidad o heterogeneidad, donde el sexo, la Facultad a la que pertenece el estudiante ni el ciclo académico plantean diferencias. Las soluciones propuestas por los estudiantes universitarios al problema de la corrupción llega hasta un total de catorce soluciones, con baja concentración porcentual en cada una, lo que indica heterogeneidad o dispersión para tener como idea central un modelo o pocos modelos para solucionar el problema de la corrupción. Este resultado es similar en las diferentes Facultades Académicas, ciclos de estudio y el sexo del estudiante universitario. - Se encontrará dificultad significativa para que el mensaje con el tema de la corrupción resulte similarmente entendido por lo menos por el treinta y cinco por ciento de la audiencia. Porcentaje similar se encontrará para aceptar los actos corruptos dominantes y la solución pertinente al problema de la corrupción.

Revista de Psicología

referentes a lo que están involucrados, como el centro federado y el tercio, las apreciaciones del acto corrupto se centran en afirmaciones personales. Sin embargo no podemos considerar como falto de confiabilidad las otras identificaciones corruptas, dado que se repiten en frecuencias que si bien no son representativas porque no pasan el 33%, pero se confirman entre el dato de la encuesta con la expresión verbal en la dinámica de grupos.

75


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

REFERENCIAS

76

Vicuña, L. (2004). Disposiciones Psicológicas hacia la corrupción en escolares y Universitarios de la Universidad de Lima. Revista de Investigación en Psicología. 1 (7) Julio 2004 Garcia, M Hormazábal, N. Mosalve D.; Rayo C. Riffo, ,Rojas, T.Y Rosales. (1999). El fenómeno de la corrupción desde una perspectiva psicosocial. Seminario para optar el grado de licenciado en Psicología. Concepción. Fernández y Dols (1993). Norma Perversa: Hipótesis Teórica Psicothema. 5,91 – 101. p. 92 España. Hernández,R.;. Fernández, C.; Baptista, P. (1997). Metodología de la Investigación. México Mc Graw H-Hill. Silva, C y Hernández, M. Las formas cotidianas de la corrupción: un análisis de discurso. Revista Latinoamericana de Psicología 29,243-260, Huerta, R. (1992). Corrupción entre la sociedad y el poder. Visión, 1-15 de agosto. Huntington, S. y Scott, S. (1994). Corrupción: policía y sociedad. Uam-Azcapotzalco. [DocumentoWWW] URL http://www.azc.uam.mx/cotidiando68/doc 9.html Transparency International.(1999). Índice de percepción de corrupción. Transparency International. [Documento WWW] URL http://www.transparency.org/documents/c pi/index.es.html Transparency Internacional. (2006). Índice de percepción de corrupción. Transparency International. [Documento WWW] URL http://www.transparency.org/documents/c pi/index.es.html Informe de Comisión Nacional de Ética Pública. (1994). Ética pública: probidad, transparencia y responsabilidad al servicio de los ciudadanos. Santiago de Chile.


EFECTIVIDAD DE LA ORACION EN LA SATISFACCION FAMILIAR DE ESTUDIANTES DE ENFERMERIA Diaz Villena, Noemí Lucila7; Mendo Zelada, Teresa Antonieta8; Castro de Marquina, María Elizabeth9 y Vásquez Olcese, César Enrique10. Universidad Nacional de Trujillo y Universidad César Vallejo RESUMEN A fin de determinar la efectividad de la oración en la satisfacción familiar de estudiantes universitarias, se realizó el estudio de tipo cuasiexperimental con dos grupos, durante los meses de enero – diciembre de 2007. Participaron 73 estudiantes seleccionadas no probabilisticamente y distribuidas en dos grupos: a) control 66 alumnas y b) de intervención: 7 alumnas. En el grupo de intervención se aplicó el Taller de Oración basado en el carisma de la Fraternidad Misionera Verbum Dei, para que las alumnas aprendan acoger al Amor, escucharlo, vivirlo y anunciarlo y la satisfacción familiar se midió mediante la Escala de Satisfacción Familiar de Olson y Wilson. Los hallazgos demuestran que el taller de oración es efectivo en la satisfacción familiar (p< ,01) Palabras claves: Oración, satisfacción familiar. THE EFFECTIVENESS OF PRAYER FOR FAMILY SATISFACTION IN NURSING STUDENTS. ABSTRACT A quasi-experimental study was made to determine the effectiveness of prayer for family satisfaction in university women students with two groups from January to December 2007. 73 students were randomly selected and put into two groups, the control group of 66 students and the experimental group of 7 students. The latter group underwent the Prayer Workshop based on the “Verbum Di” Missionary Fraternity and family satisfaction was measured using the Olson and Wilson Scale of family satisfaction. The results show that the prayer workshop is effective in family satisfaction (p< ,01) Key words: Prayer, family satisfaction. WIRKSAMKEIT DES GEBETS IN DER FAMILENZUFRIEDENHEIT DER KRANKENSCHWESTERSTUDENTINEN

Schlüsselworter: Gebet, Familienzufriedenheit. 7

Docente de la Universidad Nacional de Trujillo. Correo electrónico: noluvidi@hotmail.com Docente de la Universidad Nacional de Trujillo. Correo electrónico: mendo.t@gmail.com 9 Docente de la Universidad Nacional de Trujillo. Correo electrónico: mariaelicastro@hotmail.com 10 Docente de la Universidad César Vallejo de Trujillo. Correo electrónico: psicoperu@hotmail.com

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Mit dem Zweck, die Wirksamkeit des Gebets in der Familienzufriedenheit von Studentinen festzustellen, wurde ein Quasiexperimentelles Studium mit zwei Gruppen zwischen Januar und Dezember 2007 durchgeführt. 73 gewählte Studentinen nahmen teil, waren nichtprobabilistich gewählt und in zwei Gruppen geteilt: a) Kontroll- 66 Studentinen und b) Intervention- 7 Studentinen. In der Kontroll-Gruppe wurde das auf dem Charisma der misioneren Bruderschaft Verbum Dei gegründetes Gebeteseminär verwendet, damit die Studentinen die Liebe aufzunehmen zu hören, zu leben und zu sagen kennenlernen. Die Familienzufriedenheit wurde mit der Familienzufriedenheitsskala von Olson und Wilson gemessen. Die Erfindungen zeigen, dass das Gebeteseminär wirksam für die Familienzufriedenheit ist (p< ,01).

Revista de Psicología

ZUSAMMENFASSUNG

8

77


La oración es definida como “la comunicación con Dios”. “Camino para el encuentro con el Amor, que es Jesús, Dios”: I Juan 4, 8 en Bonet (2001). Menninger, citado por Parker, W. (1998), sostiene que el Amor es la medicina para un mundo enfermo. La oración es buscar a Dios, ponernos en contacto con Él, encontrarnos con Dios. Orar es llamar y responder: “Pedid y os darán, buscad y encontraréis, llamad y os abrirán…” (Mt. 7,7-11). La oración es llamar a Dios y es responder a sus invitaciones. Es un diálogo de amor, es conversar con Dios, y como tal no puede hablar sólo uno. Orar no es tanto hablar nosotros a Dios, ni mucho menos hacerle exigencias, sino más bien guardar silencio ante El, tratando de descubrir Su Voluntad, cuáles son Sus Planes para nuestra vida (Homilía, org). Ya Jesucristo aconsejó así: "Al orar no multipliquéis las palabras ... pensando que por mucho hablar seréis atendidos" (Mt.6, 7). Quien tiene el hábito de orar, en su vida ve la acción de Dios en los momentos de más importancia, en las horas difíciles, en la tentación, etc.(Catholic.net).

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Existen muchos modos de entrar en contacto con Dios, se puede orar de varias formas. Cada quien elegirá el suyo de acuerdo con su personalidad, sus circunstancias personales, que lo llene más espiritualmente en cada momento determinado. Éstas son: oración comunitaria y personal. La personal, puede ser: vocal, mental y contemplativa (Homilía, org y Catholic.net ).

78

Gonzales, citado por Pinna (2006), sostiene que la oración contemplativa, al ser practicada diariamente, produce efectos físicos como psicológicos y generan un estado de relajación profunda. Así, la oración puede cambiar la vida en cualquier tiempo, cualquier lugar y en cualquier edad.

Puede curar enfermedades, renovar la mente y el cuerpo, calmar las tempestades del vivir cotidiano, superar el miedo y el dolor y los conflictos que sobrevienen a diario en las relaciones humanas a nivel social, laboral y familiar (Parker, 1998). La familia es la base fundamental para el desarrollo de la persona. Es por excelencia el ámbito de las relaciones íntimas y del amor entre sus miembros (Berkl, 2001). Funciona como un sistema social complejo, establece canales de comunicación, redes de relaciones recíprocas y alianzas entre los que la forman, evolucionan en forma constante y son afectadas en gran medida por la comunidad y por influencias culturales. Protege a sus miembros, de las presiones externas y controla el flujo de información con el exterior; su meta es conservar la unidad entre ellos y la estabilidad del sistema, expresadas en la satisfacción de sus miembros (Minuchin, 1997; Berkl, 2001; Arriaga, 2005). Cuando hay demasiada permeabilidad, el sistema se cierra y se aísla, provocando desviaciones significativas en las interacciones que se dan entre los miembros de la familia, lo cual lleva al sistema a un estado de desequilibrio (Minuchin, 1997) La satisfacción de la familia implica un conjunto de demandas funcionales entre sus integrantes y la percepción entre los mismos de que están siendo aceptadas, validadas y satisfechas por los demás (Minuchin, 1997). Es el componente cognitivo del bienestar subjetivo, resume la calidad de vida de un individuo y está relacionada estrechamente con otras variables. Generalmente las personas consideran que la familia y el trabajo son los dominios más importantes para explicar su satisfacción global (Sánchez y Quiroga, 1995). Olson (1982) define la satisfacción familiar a través de la interacción entre la


La escala de satisfacción familiar de Olson y Wilson arroja como resultado dos categorías: La satisfacción y la insatisfacción familiar. La satisfacción de la familia implica un conjunto de demandas funcionales entre sus integrantes y la percepción entre los mismos de que éstos están siendo aceptados, validados y satisfechos por los demás. Sentir un grado aceptable de satisfacción familiar, inducirá a los miembros de la familia a intercambiar emociones, sentimientos a desarrollar pautas de interacción adecuadas, cooperativas así como a validar y fortalecer la imagen mutua de cada integrante (Minuchin,1997 y Hall, 1990). La insatisfacción, genera un estado de malestar, de incertidumbre, debido a que las

Durante el ejercicio de la docencia universitaria, podemos ser testigos de los múltiples problemas familiares que presentan los alumnos de enfermería, expresados en quejas verbales, ausentismo, incumplimiento de sus actividades, entre otros, los mismos que pudieran producir un impacto negativo en su vida y desarrollo personal y profesional. Por este motivo, el estudio quiere responder al problema: ¿el taller de oración es efectivo en la satisfacción familiar de estudiantes de enfermería del I ciclo de la Universidad Nacional de Trujillo? Se planteó como hipótesis que el taller de oración mejora la satisfacción familiar. De esta manera, al plantearse los objetivos de determinar la satisfacción familiar de estudiantes de enfermería de I ciclo y la efectividad del taller de Oración en la satisfacción familiar de estudiantes de enfermería del I ciclo de la Universidad Nacional de Trujillo, la información obtenida permitirá proponer medidas curriculares, pedagógicas y de autocuidado necesarias para generar cambios: la implementación de medidas preventivas y crear espacios para detectar casos e intervenir tempranamente y, con ello, favorecer el desarrollo integral de los alumnos.

ISSN 1990-6757

La adaptabilidad familiar se considera como la capacidad para cambiar o modificar la estructura de poder, roles y reglas de relación en respuesta a una demanda situacional o de desarrollo, la cual incluye como componentes los roles, disciplina, negociación, además de la estructura de poder que delimita la participación de los miembros, con liderazgo y asertividad (Castillo, 2002).

A nivel mundial y local existen algunas investigaciones relacionadas a la oración, donde sostienen que la práctica frecuente de la oración ayuda a conseguir niveles importantes de salud mental, expresados en niveles altos de relajación, niveles bajos de ansiedad y depresión (Pinna, 2006).

PRESENTACIÓN ANUAL

La cohesión familiar se define como el vínculo emocional que los miembros de la familia guardan unos con otros, y determina el grado en que están separados o unidos. Implican factores de lazos afectivos, coaliciones, tiempo, espacio, amigos, toma de decisiones, intereses y diversiones (Olson, 1982 & Castillo, 2002).

expectativas personales no son satisfechas por los otros. Constituye un factor predisponente en la aparición de trastornos emocionales y psicológicos. (Minuchin, 1997 y Hall, 1990).

Revista de Psicología

cohesión, adaptabilidad y comunicación, considera que una familia es satisfecha en la medida que establece vínculos afectivos entre sus miembros, promueva el desarrollo progresivo en la autonomía y es capaz de cambiar su estructura para superar las dificultades evolutivas, todo ello expresado en la comunicación (Castillo, 2002).

79


MÉTODO

de Alfa de Cronbach y ha sido validado por arrión (2005).

La presente investigación de tipo cuasi experimental de dos grupos con pre y postprueba (Hernández, Fernández & Baptista, 1998) se realizó con estudiantes de enfermería del I ciclo de la Universidad Nacional de Trujillo (UNT) durante los meses de enero – diciembre de 2007.

Procedimiento Se realizaron las coordinaciones con la profesora coordinadora del curso de mayor crédito en el I ciclo; luego de informar el objetivo y propósito, se solicitó la autorización para ingresar al aula y administrar el pre-test, (duró veinte minutos). Luego se invitó a las alumnas a participar de en la primera sesión. Posteriormente se estableció un cronograma para las demás sesiones.

Participantes Estuvo conformado por 73 alumnos de I ciclo de enfermería de la Universidad Nacional de Trujillo, matriculados en el I ciclo, a la fecha del estudio; deseaban participar en la investigación y respondían completamente el instrumento, se encontraban orientadas en tiempo, espacio y persona y vivían con su familia.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Se utilizó el muestreo no probabilístico para la selección de los participantes. El grupo control estuvo formado por 66 alumnas y el de intervención por 7 alumnas. El pre y posttest fue tomado a los dos grupos. Después del taller, el tamaño del grupo control fue de 44 alumnas y el grupo de intervención 7 alumnas.

80

Instrumento Escala de Satisfacción Familiar (E.S.F.): Diseñado para medir la funcionalidad familiar basada en tres dimensiones del modelo circumplejo familiar: Adaptabilidad, cohesión y comunicación; de los cuales se resume en los dos primeros, ya que se considera el tercero entre los otros dos. Es aplicable a padres e hijos. (Olson, Mc Cubbin, Barnes, Lausen, Muxen & Wilson, 1982) Consta de 14 ítems: ocho corresponden a cohesión familiar, y seis a adaptabilidad familiar. El instrumento Satisfacción Familiar de Olson y Wilson dió una confiabilidad de ,775 con el criterio

Para la aplicación de la investigación se tuvo en cuenta los principios éticos de confidencialidad, anonimato y libre participación. El taller de Oración se elaboró con temas seleccionados en base al carisma de la Fraternidad Misionera Verbum Dei (Bonet, 2001) y comprende aspectos relacionados con la capacidad que tiene toda persona para hablar con el Amor, que es Dios. Consta de cinco sesiones, con dos horas de duración cada una. El objetivo de la primera sesión fue sensibilizar sobre la importancia y necesidad de la oración en la vida. Las cuatro sesiones siguientes tuvieron como objetivo brindar elementos necesarios para entender la profundidad de la oración como base de toda relación. En ellas las estudiantes aprendieron a acoger al Amor a través de la Palabra, escucharlo, vivirlo y anunciarlo. Estos fueron coordinados por los investigadores responsables con experiencia en el tema. Los datos recolectados fueron tabulados y se presentan en cuadros estadísticos, expresados en frecuencias y porcentajes. El efecto del Taller de Oración en la satisfacción familiar se determinó comparando los puntajes promedios con la prueba t.


RESULTADOS De la distribución del total de estudiantes, el mayor porcentaje (61,64%) antes del taller de oración, se ubica en la categoría de insatisfacción familiar, mientras que después del taller de oración el mayor porcentaje (50,98%) se ubica en

Tabla 1

satisfacción familiar. (Véase tabla 1). De la distribución del total de estudiantes, el mayor porcentaje (61,64%) antes del taller de oración, se ubica en la categoría de insatisfacción familiar, mientras que después del taller de oración el mayor porcentaje (50,98%) se ubica en satisfacción familiar. (Véase tabla 1).

Satisfacción familiar en estudiantes de Enfermería antes y después del taller de Oración

Satisfecha No satisfecha

Momento de evaluación Antes de la Oración Después de la Oración n % n % 28 38,35 26 50,98 45 61,64 25 49,01

Total

73

Satisfacción Familiar

Tras observar las variaciones de los puntajes promedios en el grupo control y experimental antes y después del taller de oración, se evidencia que existe mayor

Tabla 2

100,0

51

100,0

variación en el grupo experimental después del taller de oración, incrementándose la satisfacción familiar de modo significativo (p < ,05). (Tabla 2).

Puntaje promedio en satisfacción familiar por grupo de estudio, antes y después de oración en estudiantes de Enfermería.

Momento de evaluación

43,98 7.37

46,211 8.47

Prueba t dentro de los grupos

t = 1,40 p > ,05

x ± DE

t = 2,53 Grupo experimental

x ± DE

41,71 4.50

41,00 3.70 p < ,05

Revista de Psicología

Grupo control

ISSN 1990-6757

Antes de la Oración

Después de la Oración

PRESENTACIÓN ANUAL

Grupo de estudio

81


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

82

DISCUSION En base a los resultados obtenidos en el presente trabajo de investigación, con dos grupos de estudio, el de intervención, cuyas estudiantes fueron sometidas a un Taller de oración, y el de control, cuyas estudiantes no recibieron dicho taller de oración, observamos en la tabla 1 la distribución del total de estudiantes, según grupo de estudio y nivel de satisfacción familiar antes y después del programa de oración. El mayor porcentaje de estudiantes (61,64%) antes del taller de oración se ubica en no satisfacción familiar, resultados similares a los reportados en estudiantes de secundaria de nuestro medio (Guerrero y Tuesta, 2005; & Gonzalez, 1999). La no satisfacción familiar puede deberse al desarrollo inadecuado de los componentes de satisfacción familiar y su interacción: cohesión (afecto), adaptabilidad y comunicación, debido a que la familia no cultiva cada uno de estos componentes que ayudan al bienestar de los miembros (Castillo, 2002); refleja la crisis familiar actual, producto de influencias con resultados como su desarraigo y fragmentación (Gonzalez, 1999). Asimismo, la globalización afecta a la familia en su estabilidad y comunicación, pues contagiada por el hedonismo circundante, el valor de los objetos y del yo genera el narcisismo, la desvalorización de la familia y de lo interno causando la expulsión de Dios del hogar (Gonzalez, 1999). De otro lado, por motivos educativos, muchas de las estudiantes migran de sus lugares de origen, pudiendo generar dificultades en el componente de comunicación familiar y acentuar el porcentaje de insatisfacción. Sin embargo, observamos diferencias porcentuales, luego de desarrollar el taller, en donde el porcentaje de estudiantes con insatisfacción familiar disminuye (49,01%)

En la tabla 2, al comparar los promedios, no se detecta una diferencia de promedios entre antes – después, en el grupo control; sin embargo en el grupo experimental la diferencia de puntaje de 5,29 puntos (47.00 – 41.71) es suficiente para considerar un mejora significativa en el puntaje sobre satisfacción familiar (p< ,05), resultando por consiguiente efectivo el programa en el puntaje sobre satisfacción familiar. No se encuentra estudios con ambas variables; sin embargo coinciden con otras investigaciones, en que se demuestra la eficacia de la oración en la salud física y mental en diversos grupos de personas. (Parker, 1998 & Pinna, 2006). Jesús escucha la oración hecha con fe, expresada con palabras, o bien en silencio. Sea que se trate de curar las enfermedades o de perdonar los pecados, la oración cuando se practica con fe encuentra siempre una respuesta en Jesús: “Vete en paz, ¡tu fe te ha salvado!” Estos resultados permiten una nueva visión del autocuidado de la persona y familia, enfatizando la dimensión espiritual. Al determinar la efectividad del taller de oración en la satisfacción familiar en estudiantes de enfermería del I ciclo de la Universidad Nacional de Trujillo se concluye que: -

El menor porcentaje de alumnas del I ciclo de la facultad de enfermería presentan satisfacción familiar.

-

El taller de oración es efectivo en la satisfacción familiar (p< ,01)

REFERENCIAS. Arriaga, O. (2005). Relación entre satisfacción familiar y distorsiones cognitivas en alumnos de Psicología de la Universidad Cesar Vallejo – Trujillo. Tesis para optar el título de licenciada en Psicología. Universidad César Vallejo, Trujillo, Perú.


PRESENTACIÓN ANUAL

ISSN 1990-6757

Olson, D.; Mc Cubbin, H.; Barnes, H.; Lausen,A.; Muxen, M. y Wilson, M. (1982). Inventarios sobre familia. Family Social Science University of Minnesota. St. Paul, Minnesota. Parker, W. (1998). La Oración en la Psicoterapia. Buenos Aires: Lumen. Pinna, S. (2006). La oración como distracción cognitiva y su efecto en la ansiedad de pacientes pre-quirúrgicos. Revista de Psicología. Vol 8 –. Trujillo, Perú, 2006. Sánchez M, Quiroga E. Relaciones entre satisfacción familiar y laboral: Variables moduladoras: Anales de psicología, Universidad Complutense de Madrid. España (Seriado en línea) 1995. D i s p o n i b l e e n : http://64.233.169.104/search?q=cache:6 GAOWD81eQoJ:www.um.es/analesps/v 11/v11_1/0611_1.pdf+Relaciones+entre +satisfacci%C3%B3n+familiar+y+labor al:Variables+moduladoras&hl=es&ct=cl nk&cd=3&gl=pe

Revista de Psicología

Berk, L. (2001). Desarrollo del niño y del Adolescente (4ª Ed). España : Prentice. Bonet, J. (2001) Familiares de Dios. Ejercicios espirituales para Matrimonios. Fraternidad Misionera Verbum Dei. Fundación Barceló. Valencia – España. Carrión S. (2005). Adaptabilidad familiar, Cohesión Familiar y Depresión en Adolescentes de Secundaria de la Provincia de Paita. Tesis para optar el título de licenciado en psicología. Universidad César Vallejo, Trujillo, Perú. Castillo H. (2002). Relación entre funcionalidad familiar y asertividad en alumnos del Centro Pre universitario de la Universidad César Vallejo Trujillo. Un análisis causal comparativo. Tesis para optar el título de Licenciado en Psicología. Trujillo Perú: Universidad César Vallejo. C a t h o l i c . n e t . http://es.catholic.net/talleroracion/que.ph p. :Taller de oración Gonzalez L. (1999).Terapia Espiritual. México: Ed. Teresianum Guerrero G., Tuesta I. (2005). Satisfacción Familiar y Depresión en Adolescentes Institución Educativa Antenor Orrego Espinoza –Distrito Laredo, Trujillo 2007”. Tesis para optar el título de licenciado en Enfermería. Universidad Nacional de Trujillo, Perú. Hall, Redding B. (1990). Enfermería en salud Comunitaria: Un enfoque de Sistema (2° ed.). Washington D C: Publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) serie Programa ampliada de textos (PALTEX). Hernández, R.; Fernández, C. y P. Baptista. (1998). Metodología de la Investigación. (2a. ed). Ed. Mc Graw Hill. México Homilía.org. ORACION Cristiana. En http://www.homilia.org/oracion/3formas deOracion.htm Mendo, T. (2000). Satisfacción familiar y Rendimiento académico, en estudiantes de un colegio particular de la ciudad de Trujillo. Revista de Psicología No. 004, Trujillo: Editorial Vallejiana. Minuchín, S. (1997). La Familia Funcional y Disfuncional: Un indicador de salud. Revista Cubana. Medicina General Integral (13)6. La Habana Cuba, 1997.

83


DESARROLLO DE HABILIDADES SOCIALES EN ADOLESCENTES TEMPRANOS DE EDUCACIÓN SECUNDARIA MEDIANTE UN DISEÑO INSTRUCCIONAL11 Morales Córdova, Hugo12 Pontificia Universidad Católica del Perú RESUMEN Se aborda el estudio de los procedimientos a seguir para ejecutar y validar un diseño instruccional para el desarrollo de habilidades sociales en un grupo de adolescentes limeños de ambos sexos entre 14 y 15 años de edad, de cuarto grado de educación secundaria. El programa se ejecutó a través de la aplicación de 4 talleres de trabajo sistematizados en un diseño instruccional. Se trata de un estudio de tipo cuasiexperimental, con observaciones pre-test post-test y administración de la variable independiente de tratamiento (talleres), empleando grupos control y experimental equivalentes. No se obtuvieron diferencias estadísticamente significativas entre ambos grupos a través del programa, por lo cual no pudo validarse el diseño instruccional, sin embargo se señalan los procedimientos pertinentes a seguir para estudios semejantes. Palabras clave: Adolescencia, diseño instruccional, habilidades sociales y validación.

DEVELOPMENT OF SOCIAL SKILLS IN EARLY ADOLESCENTS OF SECONDARY EDUCATION BY MEANS OF AN INSTRUCCIONAL DESIGN ABSTRACT

Key words: adolescence, instructional design, social skills and validation.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

The study about the procedures to be followed in under to carry out and validate an instructional design for the development of social skills in a group of teenagers from Lima has been approached. They were both males and females between 14 and 15 years of age in fourth year of Secondary School. The program was carried out through four systematized workshops in an instructional design. It is a study of a quasi – experimental type with pre and post-test observations and the administration of the independent variable of treatment (workshops) using control and experimental groups. Significative Statistical differences between both groups were not found throughout the program. This is the reason why the instructional design could not be validate. Never thelesi, the pertinent procedures to be followed were pointed out for similar studies.

84

11

El autor agradece especialmente la valiosa colaboración de la Mag. Elisa Yanac Reynoso, Coordinadora del Departamento Académico de Psicología de la UNMSM, en la realización del presente estudio. 12 Psicólogo Social por la PUCP, Licenciado en Educación Secundaria por la UNMSM, Magíster en Neurociencias por la UNMSM y en Políticas Educativas por la PUCP. Correo electrónico: hmorales@pucp.edu.pe


ENTWICKLUNG VON SOZIALE FÄHIGKEITEN IN DEN FRÜHEN JUGENDLICHEN DER SEKUNDÄRAUSBILDUNG MITTELS EINES ERZIEHRISCHEN DESIGNS ZUSAMMENFASSUNG

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Die Studie der Verfahren wird genähert, um zu folgen, um ein erziehrisches Design durchzuführen und zu validieren, um die sozialen Fähigkeiten in einer Gruppe von Jügendlichen beider Geschlechtern zwischen 14 und 15 Jahre alt der vierten Klasse der Sekudärausbildung aus Lima zu entwickeln. Das Programm wurde durch die Anwendung von 4 Arbeitsseminären über erziehrisches Design durchgeführt. Es handelt sich über ein Quasiexperimentelles Studium mit Vortest und post-Test sowie mit der Steuerung der unabhängigen Variable (Seminären) bei Verwendung von equivalenten Kontroll- und Experimentell-Gruppen. Statistisch wurden bedeutende Unterschiede zwischen beiden Gruppen durch das Programm nicht erreicht, so konnte das Design nicht validiert werden, dennoch werden die passenden Verfahren angezeigt, um für ähnliche Studien zu folgen.

85


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

86

El término adolescencia proviene de “adoleceré”, palabra latina que significa crecimiento. El crecimiento es una condición de todo ser humano y se vuelve más complejo porque aparecen nuevas funciones en el organismo, de manera que éste entra en su mayor actividad en esta etapa. Pero los cambios no son únicamente fisiológicos sino también mentales y afectivos debido a la profunda unión que existe entre lo psíquico y lo somático (Coleman, 1994). Según la Organización Mundial de la Salud, se puede definir como el periodo durante el cual el individuo progresa desde el punto de vista de la aparición de las características sexuales hasta la madurez sexual, donde los procesos psicológicos del individuo y los puntos de identificación se desarrollan, de los niños a los adultos, así como también se realiza una transición de un estado de dependencia económica total a una relativa independencia (González, 1994). Coleman (1994) hace énfasis en referirse a la adolescencia como un proceso de transición donde existen variaciones individuales en los jóvenes, los cuales van a recibir presiones internas (fisiológicas y emocionales) y externas (sociedad y personas que lo rodean). Desde el punto de vista de la teoría psicoanalítica, la adolescencia se caracteriza por una acentuada vulnerabilidad de la personalidad, se presenta como el brote de pulsiones resultado de la pubertad. De esta manera, la vida pulsional altera el equilibrio psíquico que se alcanzó en la infancia (Freud, 1937). Esto es debido al despertar de la sexualidad, que consiste en la búsqueda de objetos amorosos y el rompimiento de los lazos familiares; a la vulnerabilidad que consiste en el empleo de defensas psicológicas para enfrentar pulsiones y ansiedad obstaculizadoras de la adaptación (Papalia, 1997). Al respecto Blos (1970, 1975), nos habla de un segundo proceso de individuación, es decir de la búsqueda del objeto amoroso fuera de la

familia, de la renuncia a la dependencia y ruptura de vinculaciones de las cuales hace referencia Coleman. Pero además, subraya los modos ambivalentes de relacionarse que se presentan en la adolescencia que son directo reflejo del conflicto amor y odio, ya que por ejemplo, existe una ruptura de vinculación mencionada antes frente a la reanimación de fijaciones y patrones de comportamiento infantil. También se menciona a la adolescencia como el problema de comportamiento mal adaptado debido a una inadecuación de defensas psicológicas por conflictos y tensiones internas y al proceso de desvinculación como la necesidad de experiencia de separación y perdida (ruptura de vínculos). Por otro lado, desde el punto de vista de la teoría sociológica se plantea a la adolescencia como producto de la socialización y adopción de papeles mucho más problemáticos en esta etapa. De esta manera, la independencia es un factor que se presenta para los adolescentes como signo de autoridad, de afiliación a grupos, además de la presencia o no de sensibilidad frente a la evaluación de los demás. El cambio o incertidumbre interior aumenta la dependencia con respecto a los demás, dándose la necesidad de confirmación y apoyo a sí mismo. Las variaciones ambientales también jugarían un rol importante desde esta perspectiva. (Coleman, 1994). La adolescencia en términos cronológicos representa la etapa que transcurre aproximadamente desde los 11 hasta los 19 años, edad en la que se espera que todos los individuos lleguen al estadio adulto (González, 1994). Es preciso mencionar también la clasificación que hace González (1994) al dividir a la adolescencia en adolescencia temprana, de 11 a 15 años y adolescencia tardía, de 16 a 19 años. La clasificación de este autor fue empleada en el presente estudio. Desde el punto de vista fisiológico, se podría equiparar al estadio fetal y los 2


ISSN 1990-6757

1) Capacidad de combinar todas las variables y hallar una solución al problema 2) Habilidad para conjeturar el efecto de una variable en otra 3) Destreza para combinar y separar variables según la formula hipotético deductiva (si X está presente entonces Y ocurrirá).

Se piensa que estos procesos se desarrollan a lo largo de la niñez y la adolescencia, y es en esta última etapa cuando se establece y permite el desarrollo en la vida adulta. El desarrollo cognoscitivo y el crecimiento de la inteligencia implican la acumulación de conocimiento y el aumento de componentes del procesamiento de información. Ambos están en definitiva relacionados. Esto permite que los adolescentes sean más eficientes para solucionar problemas y hacer inferencias, ellos preparan guiones más complicados que los escolares para circunstancias especiales como por ejemplo un partido de fútbol o procedimientos como elegir a un presidente. Los conocimientos y habilidades académicas fundamentales como la comprensión de lectura o memorización a menudo alcanzan niveles óptimos o casi óptimos del funcionamiento durante la adolescencia. Dado el gran mejoramiento de las Habilidades cognoscitivas y el descubrimiento del pensamiento abstracto, el adolescente

PRESENTACIÓN ANUAL

Durante la adolescencia ocurre un incremento de la capacidad y el modo de pensar que amplía la conciencia, la imaginación, el juicio y el discernimiento. Por lo que esto conlleva a una rápida acumulación de conocimiento que enriquece la vida de los adolescentes (Conger, 1994). Existen tres características fundamentales del pensamiento adolescente según Gallagher (1992):

Estas características son las más representativas del Pensamiento operacional formal que planteo Piaget. Sin embargo fueron criticados en el sentido que podía tratarse de la extensión de las Operaciones concretas, ya que no todos los seres humanos alcanzan este nivel pensamiento. Sternberg (1984) dividió la inteligencia en tres componentes de procesamiento de información que pueden ser medidos por separado y que poseen distintas funciones: 1) Metacomponentes: Procesos de control de orden superior para planear y tomar decisiones. 2) Componentes de ejecución: Procesos de solución utilizados para que se dé la solución de problemas. 3) Componentes para la adquisición de conocimiento: Procesos para aprender conocimientos nuevos.

Revista de Psicología

primeros años de vida en cuanto al apresurado ritmo de los cambios biológicos. Sin embargo, se diferencia en que los adolescentes tienen el dolor y el placer de observar todos los cambios que se producen en sus cuerpos, así como en sus sentimientos y pensamientos. Los notorios cambios biológicos de la adolescencia son muestra de la aceleración en el ritmo del crecimiento, un rápido desarrollo de los órganos reproductivos y la aparición de características sexuales secundarias como el vello corporal, el incremento de grasa en el cuerpo y la masa muscular, así como el crecimiento y maduración de los órganos sexuales. Estos cambios son específicos de acuerdo al sexo (Craig, 1997). Los sexos se desarrollan a distintos ritmos. En promedio, las niñas dan el estirón y atraviesan por otros cambios biológicos uno o dos años antes que los niños. Sin embargo, existen diferencias individuales al interior del proceso de maduración, por lo que algunos adolescentes pueden parecer mucho menores a otros niños o niñas de su misma edad (Conger, 1996).

87


De acuerdo con la mayoría de investigadores en el campo del desarrollo adolescente, los adolescentes deben enfrentar dos objetivos principalmente:

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

1) Lograr un grado de autonomía e independencia de los padres. 2) Formar una identidad (Coleman, 1994).

88

Por ello es importante observar su comportamiento dentro de los diferentes ámbitos en los que se desenvuelven. Las redes sociales y los compañeros son esenciales para el desarrollo de las habilidades sociales de los adolescentes. Aprenden de sus pares las conductas que la sociedad recompensa y los papeles que mejor van consigo mismos (Craig, 1997). Entre los 12 y 17 años, los adolescentes desarrollan la capacidad de establecer amistades más cercanas e íntimas. Tienden a elegir un amigo basándose en actividades y gustos comunes. Desean amigos leales, dignos de confianza y que constituyan una fuente de apoyo en cualquier crisis emocional (Conger, 1996). De este modo, los amigos pueden significar una influencia positiva en el desarrollo del adolescente, pero también pueden influir de manera negativa, incitando el ejercicio de conductas delincuenciales, abuso de sustancias, promiscuidad sexual, etc. Particularmente durante los primeros años de la adolescencia, los conflictos con los padres resultan naturales y lógicos. Los adolescentes, a medida que sus horizontes se amplían, empiezan a darse cuenta que sus valores y formas de vida familiares no son los únicos posibles (Conger, 1996). Por otra parte, los conflictos que el adolescente esta viviendo entre las necesidades de dependencia e independencia pueden llevar a cambios repentinos e impredecibles en sus actitudes y comportamientos, y por consecuencia con los miembros de su familia. Cabe mencionar también que la brecha generacional que existe entre los

adolescentes y sus padres puede incrementar la presencia de conflictos. Sin embargo, la opinión de los padres es muy importante, así como los cambios en sus familias, tales como divorcios, van a afectarlos más de lo que se piensa (Conger, 1994). En el caso de los recursos psicológicos para el desarrollo adolescente, una de las variables más destacadas es la habilidad social. Existen diferentes definiciones de las habilidades sociales (Morrison, 1990; en Nicasio, 1998). Sin embargo, varias investigaciones se centran en la interacción social, resaltando la habilidad para relacionarse con otros, expresando emociones, sentimientos, pensamientos, etc., de tal manera que logren obtener reforzamientos sociales. Nicasio (1998) sostiene que son muchos los factores que intervienen al momento de emitirse una conducta social y variados los elementos que se toman en cuenta al considerar una conducta social como hábil. Esto se debe a que las habilidades sociales varían de acuerdo a las diferentes culturas; e incluso dentro de las mismas, dependen de factores tales como la clase social, el sexo, la edad, la educación, las actitudes, las creencias, etc. De modo que no puede existir una forma “correcta” de comportarse socialmente que sea universal (Caballo, 1986). En la presente investigación, tomaremos la definición de Caballo (1986), quien define a la conducta socialmente habilidosa como “el conjunto de conductas emitidas por individuos en un contexto interpersonal que expresa los sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de ese individuo de un modo adecuado a la situación, respetando esas conductas en los demás, y que normalmente resuelve los problemas inmediatos de la situación mientras minimiza la probabilidad de futuros problemas”. Caballo además sostiene que una adecuada conceptualización de las habilidades


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Dimensión personal: En este caso se refieren a los aspectos encubiertos o cognitivos que las personas activan antes o durante el proceso de la interacción social. Asimismo, Caballo (1996) establece los siguientes componentes de las habilidades sociales: Componentes conductuales: Se refieren a la conducta abierta, considerando los aspectos no verbales, paralinguísticos, verbales, así como los componentes mixtos. Componentes cognitivos: Se refieren a los elementos encubiertos que se dan durante el proceso de interacción social. Componentes emocionales: Se refieren a los sentimientos y emociones que acompañan al componente cognitivo. Esto

brindará un carácter motivacional ya que las situaciones son evaluadas o valoradas como placenteras o displacenteras. Componentes fisiológicos: Se refiere a los cambios en la presión sanguínea, flujo sanguíneo, tasa cardiaca, respuestas electrodermales, respuesta electromiográfica, que se presentan durante la interacción social. En el Perú existen pocas investigaciones sobre las habilidades sociales y una ausencia de estudios psicométricos que desde una aproximación multidimensional provean de instrumentos para la medición del constructo. Vásquez de Velazco (1983) evaluó bajo condiciones específicas de control experimental los efectos del programa de aprendizaje, elaborado por Goldstein (1980). La aplicación se llevó a cabo en un grupo compuesto por 14 adolescentes con déficit en habilidades sociales, de cuarto año de secundaria de un colegio particular limeño, encontrándose la existencia de un efecto significativo del programa de entrenamiento respecto al grupo de control. Varona (1991) investigó los efectos del programa de Goldstein (1987) adaptado por Varona (1989), para la sustitución de la agresión mediante el desarrollo de habilidades sociales y el autocontrol. La aplicación se realizó a un grupo de 24 adolescentes institucionalizados entre 11 y 15 años de edad, de condición socioeconómica baja, que presentaban comportamientos agresivos. La aplicación del programa logró la sustitución de las conductas agresivas por Habilidades Sociales y un mayor nivel de autocontrol, a diferencia del grupo control. Pecho (1995) evaluó y comparó los niveles de autoestima, habilidades sociales y el grado de autoritarismo paterno percibido, así como su relación con el periodo de edad y el sexo en una muestra de 283 niños y adolescentes de condición socioeconómica baja. Con relación a las habilidades sociales no se encontraron

Revista de Psicología

sociales implica tres componentes: Dimensión conductual: Caballo (1996) establece que las dimensiones conductuales más aceptadas son: hacer cumplidos; aceptar cumplidos; hacer peticiones; rechazar peticiones; iniciar y mantener una conversación; defender los propios derechos; expresar amor, agrado y afecto; expresar opiniones personales, incluido el desacuerdo; expresión justificada de molestia, desagrado o enfado; petición de cambio de conducta del otro; disculparse o admitir ignorancia; afrontar críticas; y hablar en público (Nicasio, 1998). Dimensión situacional: Esta dimensión se refiere a los distintos roles personales que determinan ciertas conductas sociales y al ambiente físico y contextual en el que se da la interacción. Caballo incluye a los siguientes tipos de personas: amigos del mismo sexo; amigos del sexo opuesto; relaciones íntimas (parejas, padres); familiares; personas con autoridad del mismo sexo; personas con autoridad del sexo opuesto; compañeros de trabajo del mismo sexo; compañeros de trabajo del sexo opuesto; contactos de consumidor (vendedores, camareros); profesionales del mismo sexo; profesionales del sexo opuesto; y niños.

89


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

diferencias por sexos, mientras que si hubo diferencias significativas al comparar los grupos por edades, presentando los adolescentes un mayor nivel de desarrollo de habilidades sociales, lo cual es explicado por la presencia de mayores niveles de agresividad en los niños ante situaciones de hacer y responder peticiones. De otro lado, si bien el nivel de Habilidades Sociales tendía a incrementarse conforme el individuo avanzaba en edad, esa tendencia cambiaba y más bien, disminuía en el grupo de 17 años.

90

Planteamiento del problema y definición de variables Como se ha mencionado, la adolescencia es una etapa caracterizada por una serie de cambios físicos, psicológicos y sociales. Muchas veces los adolescentes no son conscientes de los cambios que les suceden y de los comportamientos de riesgo a los que pueden verse expuestos. En el presente estudio se focalizan esfuerzos para el desarrollo de un recurso específico dentro de la gama de recursos que pueden contar los adolescentes, para enfrentarse a estos diversos cambios, conocido como competencias o habilidades sociales. El desarrollo de este recurso se realizará a través de la implementación de un taller orientado a la optimización de las habilidades sociales entre los adolescentes. De esta manera se apunta a atender las necesidades psicológicas relacionadas con los comportamientos de riesgo, proporcionándoles recursos que permitan poner en práctica sus habilidades y contribuir de manera significativa en los esfuerzos preventivos. En este sentido el recurso habilidades sociales como recurso de afrontamiento es un mediador estratégico en tanto fortifique la capacidad de afronte adaptativo y proporcione a los adolescentes, herramientas eficaces al enfrentarse a diversas situaciones de la vida. Por otro lado, se pretende validar un diseño instruccional que sistematice el tratamiento

de la variable independiente (Taller de HH.SS.) para posteriores proyectos de entrenamiento y desarrollo de las HH.SS. Pregunta de investigación ¿El nivel de habilidades sociales que presentan los adolescentes pueden optimizarse a través de la aplicación de un diseño instruccional para el desarrollo de habilidades sociales? Presentación de los objetivos de la Investigación Objetivo General: · Desarrollar el nivel de habilidades sociales en los adolescentes y validar un diseño instruccional que sistematice un programa educativo para este fin. Objetivos Específicos: · Identificar el estado actual (nivel, a través de una línea basal) de las habilidades sociales entre los adolescentes (en grupo experimental y de control). · Aplicar un diseño instruccional para el desarrollo de la habilidades sociales dirigido a los adolescentes de la muestra (grupo experimental). · Validar el diseño instruccional a partir de los resultados obtenidos. · Identificar el estado de las habilidades sociales posterior a la ejecución del Diseño instruccional para el desarrollo de habilidades sociales en la muestra en estudio (tanto a los adolescentes del grupo experimental como de control). Hipótesis El nivel de habilidades sociales que presentan los adolescentes pueden optimizarse a través de la aplicación de un diseño instruccional para el desarrollo de las habilidades sociales.


Variables extrañas Controladas: Ambiente familiar (el mismo salón de clases). Hora de aplicación del pre-test y post-test en ambos grupos. Hora de realización del taller. Presencia de la maestra de aula. No controladas: Diferencias culturales. Ruido en el ambiente exterior. Presencia del profesor de aula en la primera sesión.

Instrumento Escala Multidimensional de Expresión Social-versión Motora (EMESM: Caballo, 1993) adaptada por Chaparro Lynch (1999) en una muestra de adolescentes tardíos de Lima. Se trata de una escala de autoinforme tipo Likert compuesta por 64 ítems. Validez de la EMES-M: Teniendo en cuenta los análisis iniciales de Chaparro, los cuales

ISSN 1990-6757

Diseño instruccional: Conjunto de procedimientos técnicos conducentes a la aplicación de un taller para el desarrollo de habilidades sociales, planificados pedagógicamente con criterios de evaluación de los resultados que permitan la validez del diseño.

Participantes Dos secciones de 25 alumnos cada una, entre mujeres y varones con una edad promedio de 15 años. Todos estudiantes del cuarto año de educación secundaria en un colegio particular de Lima. Se designó a una sección como grupo control y a otra como grupo experimental de manera aleatoria. Muestreo: Según Hernández, Fernández & Baptista (1991) el muestreo correspondió al tipo no probabilístico intencional.

PRESENTACIÓN ANUAL

Experimental

METODO Nivel y tipo de investigación: Según Duverger (1978), el nivel de investigación es explicativo, debido a que se pretende dar cuenta si existe una relación de causalidad entre las variables, es decir si la aplicación del diseño instruccional (variable independiente) incrementa las habilidades sociales (variable dependiente). Tipo de investigación: De acuerdo a Kerlinger (1989), es experimental en tanto se manipulan variables independientes (en este caso el tratamiento de la variable taller de habilidades sociales) de manera que tengan algún efecto sobre la variable dependiente. Tipo de diseño: Según Craig & Metze (1982), se trata de un diseño cuasiexperimental, debido a que no se ejerce el control experimental suficiente sobre todas las variables (como en experimentos), ni se pudo asignar aleatoriamente a los sujetos en cada grupo.

Revista de Psicología

Definición de las variables en estudio Definiciones Conceptuales Habilidades Sociales (Variable dependiente): Son las habilidades personales con las cuales las personas pueden ejecutar una rutina social, lo cual implica saber qué y cómo hacerlo cuando la situación lo requiera (Caballo, 1996; Paulhus y Martín, 1987; Clark y Hovanikz, 1989; en Valdez, 1998). Diseño instruccional (Variable independiente): Se define como el conjunto de procedimientos técnicos y pedagógicos sistematizados, a través del cual se diseñan objetivos, actividades y criterios de logro de aprendizaje de comportamientos abiertos y encubiertos con una intencionalidad educativa (Wolfcott, 1999). En este caso, el aprendizaje de Habilidades Sociales motoras. Definiciones operacionales de medida Habilidades sociales: Se define como el puntaje bruto obtenido tras la aplicación de la Escala de Habilidades Sociales de Caballo, adaptada por Chaparro (1999) EMES-M.

91


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

mostraron que la estructura factorial de los ítems no coincidía plenamente con la obtenida por Caballo (1993), se procedió estudiar la validez de constructo de la escala, utilizando los resultados del análisis factorial exploratorio. Todos los ítems cumplieron con el criterio de Stevens (1986) empleado por Caballo, por el cual un ítem saturaba significativamente en un factor si su peso (carga factorial) era por lo menos .40.

92

En un análisis de contenido preliminar de los factores (o dimensiones) encontrados en el análisis factorial en la muestra de Chaparro (1998), se observó la existencia de 14 factores o dimensiones de las habilidades sociales (HH.SS.) conceptualmente significativas, en los cuales predominaba teóricamente el peso de algún factor de los encontrados por Caballo. Con relación a los 3 factores restantes, los factores 12 (un ítem), 15 (dos ítems) y 16 (un ítem), estuvieron conformados por ítems que evaluaban diferentes dimensiones de las HH.SS. sin constituir factores teóricamente significativos, además del hecho de estar compuestos por uno o dos ítems cada uno. Debido a esto, fueron eliminados por la estructura factorial. De otro lado, entre los 14 factores significativos se constató que algunos factores evaluaban un mismo aspecto o dimensión de las HH.SS. Debido a esto se optó por integrar tales factores, en factores únicos sobre la base de su similitud teórica. Así, parte significativa del factor 4 y 6 de Caballo y otros ítems del mismo contenido conceptual, se encontraban separados en los factores 4, 8 y 14 del análisis factorial de la prueba del estudio de Chaparro, mientras que parte significativa del factor 5 de Caballo, se encontraba separado en los factores 3 y 13. Además, algunos factores se integraron en un solo factor. Estos dos grupos de ítems evaluaban un mismo aspecto o dimensión de las HH.SS., que además correspondía a los

factores o dimensiones encontradas por el autor. El análisis de contenido de los ítems que figuran como aislados, ya que no formaron parte de ningún factor de Caballo, reveló que todos ellos evaluaban la dimensión teórica 4 del autor. Adicionalmente se observó que el factor 5 de Caballo se encontraba desagregado en los factores 2 y 7 de la estructura factorial de la muestra, sin embargo, esto no se modificó debido a que cada uno de estos factores agrupaba ítems de contenido conceptual claramente diferente. Así mismo, el factor 17 estuvo compuesto por un solo ítem, sin embargo se mantuvo debido a que fue similar al factor 12 encontrado por Caballo. Finalmente, luego de estos análisis, se obtuvieron 11 factores o dimensiones de las HH.SS., que conformarán la escala que Chaparro denominó “EMES-M Reorganizada” (1998). Sin embargo, Chaparro concluye la adaptación de la prueba con 9 factores: 1. D i m e n s i ó n 1 : I n i c i a t i v a d e Interacciones/ Expresión de sentimientos positivos. Ítem:23, 43, 36, 63, 47, 60, 31 ,11, 59, 4, 61,40,17 (conf. =0.87). 2. Dimensión 2: Hablar en público. Ítem: 18,53,20,27,34 (conf. = 0.78). 3. D i m e n s i ó n 3 : E x p r e s i ó n d e sentimientos positivos hacia el sexo opuesto. Ítem: 45,48,32,61,54 (conf. = 0.67). 4. D i m e n s i ó n 4 : E x p r e s i ó n d e sentimientos negativos. Ítem: 49,33,64,24,35,57,14 (conf= 0.66) 5. Dimensión 5: Rechazo de peticiones provenientes del sexo opuesto. Ítem: 5,13,19 (conf. = 0.59) 6. Dimensión 6: Defensa de los propios derechos. Ítem: 30,58,12,44,28 (conf. = 0.61) 7. Dimensión 7: Enfrentarse con superiores. Ítem: 37,38,22 (conf. = 0.60)


RESULTADOS Las puntuaciones de los resultados del pre y post test no siguieron una distribución normal, por lo que la media no se ha interpretado como un estadístico representativo de los resultados en ambos

ISSN 1990-6757

En la presente investigación, se realizó un análisis de confiabilidad por el método de consistencia interna alpha de Cronbach, y de discriminación de ítems a través de las correlaciones (validez) ítem-test de la EMES-M. Luego de eliminar los ítems que no discriminaban suficientemente (por encima de 0.3), se obtuvo un índice de covariación conjunta sobre toda la prueba (con los ítemes restantes), igual a 0.89. En este sentido, se entendió el constructo habilidad social como un constructo unidimensional y no multidimensional como inicialmente se había entendido (tanto en las investigaciones de Caballo y de Chaparro). Para ello, se consultó a especialistas (psicólogos con experiencia en el constructo) sobre la naturaleza y la comprensión del constructo, es decir, si teóricamente pudiese entenderse como unidimensional, tanto como multidimensional, estando de acuerdo con este planteamiento.

PRESENTACIÓN ANUAL

Con relación al factor 9, éste no fue incluido en el análisis de factores de la prueba de Chaparro debido a estar conformado por un solo ítem, al igual que el factor 12 encontrado por Caballo (1993) en la muestra española. De otro lado, si bien los ítems se agruparon de una forma particular en cada uno de los factores encontrados, el contenido conceptual de tales factores es similar a los factores o dimensiones encontradas por Caballo (1993) en la muestra de estudiantes españoles.

grupos, empleándose la mediana como estadístico representativo en todos los casos, especialmente para el contraste de hipótesis. Se aplicó la prueba estadística de diferencia de medianas U de MannWhitney, para el contraste de hipótesis. Los resultados fueron los siguientes: La probabilidad de cambios o diferencias significativas en el grupo experimental previo y posterior al tratamiento son las mismas, es decir, no se encontraron diferencias significativas que puedan atribuirse a la aplicación del tratamiento (se obtuvo un error alpha = ,69 como resultado, frente a un mínimo de error alpha requerido menor a ,05) en el grupo experimental. Por lo tanto, la hipótesis de investigación no se cumplió, en tanto no existe evidencia estadística suficiente para afirmar que el nivel de habilidad social entre los participantes pueda optimizarse a través de la aplicación de este diseño instruccional para el desarrollo de las habilidades sociales en adolescentes tempranos. A nivel de contraste de hipótesis, los objetivos de investigación se alcanzaron parcialmente, mientras que a nivel de estimación puntual si se encontraron diferencias entre las puntuaciones del grupo control y experimental (mayores) en el post-test. Las diferencias encontradas entre el grupo experimental y el grupo control previo al tratamiento no han sido estadísticamente significativas. En este sentido, los grupos son equivalentes o comparables sin necesidad de recurrir a un análisis de regresión estadística para cerciorarse tanto de la equivalencia de grupos, como de sesgo en la interpretación de los resultados por efectos de la presencia de puntajes extremadamente superiores o inferiores a la media o mediana, dentro de la distribución total de puntuaciones en el pre test y en el post test (nivel de significación igual a alpha = ,90, muy por encima de alpha = ,05 mínimamente requerido). No se realizaron comparaciones por contraste de hipótesis entre grupo control y

Revista de Psicología

8. Dimensión 8: Rechazo de peticiones. Ítems: 2,3,4 (conf. = 0.59) 9. Dimensión 9:Expresión de cariño hacia padres: Ítem: 25

93


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

experimental posterior al tratamiento, ya que no se mantuvo un seguimiento de los casos individuales respectivos, por ser de interés para el estudio, el cambio grupal esperado tras la aplicación del diseño instruccional; por lo que las comparaciones realizadas hasta el momento obedecen a puntuaciones globales y no por participante, lo cual hace incompatible contrastes de resultados (de medianas) entre grupo control y experimental posteriores al tratamiento (Calderón, 2001).

94

DISCUSIÓN La hipótesis de investigación resultó no corroborada por la evidencia estadística resultante de los procedimientos y el análisis de los datos arrojados en los resultados del post test en ambos grupos. Pese a que se aplicó la prueba estadística no paramétrica U de Mann-Whitney (prueba estadística apropiada entre las no paramétricas, puesto que además de no requerir del supuesto de homogeneidad y normalidad de las puntuaciones, se podía aplicar a muestras independientes mayores a 10 (n>=10) participantes) para el contraste de medianas (de ambos grupos), las cuales fueron los estadísticos más representativos de las distribuciones asimétricas de las puntuaciones resultantes, la hipótesis no pudo ser confirmada, es decir, a pesar de contar con todas las condiciones técnicas, de procedimientos y análisis favorables, los resultados, tanto a un nivel de estimación puntual como de prueba de hipótesis no fueron los esperados. Por otro lado, las características de los participantes así como la elección de los procedimientos adecuados para la aplicación del diseño instruccional no fueron los más apropiados, tanto en los contenidos elegidos para las sesiones de trabajo, como las técnicas de control empleadas, considerando la elección de los grupos y las condiciones de medición de las observaciones pre y post prueba.

Respecto a las variables organísmicas, encontramos en éstas una explicación posible para comprender la imposibilidad de trabajar aspectos de funcionamiento de la personalidad como las habilidades sociales (o recursos yoicos) independientemente de las características culturales de los adolescentes. Al respecto encontramos como antecedente de estas consideraciones el estudio de Musitu (2000) quien realizó una investigación sobre socialización familiar y valores en el adolescente. El autor encontró que las características de cada cultura marcan diferencias sustanciales en la estructura de valores de los adolescentes y en el tipo de socialización familiar. Las dimensiones trabajadas en cada uno de los tres talleres realizados involucraban el tópico de los valores recurrentemente, así como las costumbres y las conductas habituales moldeadas por los referentes culturales y familiares de cada uno de los participantes de la muestra. Esta condición se anteponía poderosamente al momento de fomentar el cambio de comportamientos abiertos (recordemos que tanto los tratamientos como las mediciones se centraban en el componente motor de la habilidad social, o su expresión motora), los cuales no pudieron darse además por las limitaciones del tiempo de duración de cada taller, así como del tiempo de aplicación general del diseño instruccional. La hora de realización de las sesiones de trabajo, si bien coincidían con un nivel de activación o bioritmo favorable, interfería con los intereses particulares de los participantes, quienes deseaban salir fuera del ambiente de clase (al estadio del colegio por ejemplo) o preferían conversar entre ellos, o realizar otro tipo de actividad. Esta variable extraña, así como otras variables extrañas relacionadas con los participantes (preferencias, personalidad, actividades académicas, etc.) no pudieron ser controladas en el estudio. Del mismo modo, la sensibilidad de los participantes del grupo experimental hacia el post test


PRESENTACIÓN ANUAL

Alarcón, R. (1992). Métodos y diseños de investigación del comportamiento. Lima: Universidad Cayetano Heredia. Anguera, M.; Arnau, J.; Ato, M.; Martínez, R.; Pascual, J. y Vallejo, G. (1998) Métodos de Investigación en psicología. Madrid: Editorial Síntesis. Agille, A. (1994). Psicología de la Adolescencia. Barcelona: Marcombo. Arnau, J. (1978). Psicología experimental. México: Ed. Trillas. Arnau, J. (1981). Diseños Experimentales en psicología y educación. Volumen 1. México: Ed. Trillas. Arnau, J. (1984) Diseños experimentales en psicología y educación. Volumen 2. México: Ed. Trillas. American Psychological Association (1994). Publication Manual (4°ed.). Washington: APA. Bandura, A. (1987). Pensamiento y acción. Fundamentos sociales. Barcelona: Ed. Martínez Roca S.A. Bandura, A. (1997). Self efficacy: The excercise of control. New York W.H. Freeman and company. Bandura, A. y Walters, R. (1979). Aprendizaje social y desarrollo de la personalidad. Madrid: Alianza editorial S.A. Becker, R. y Heinberg, R. (1993). Evaluación de las habilidades sociales. En: A. Bellack y M. Hersen (Eds.), Manual práctico de la evaluación de conducta. Bilbao: Declée de Brouwer. Bellack, A. (1983). Recurrent problems in the behavioral assessment of social skill. Behavioral Research and Therapy,21 (1), 29-41. Blos, P. (1970). Los Comienzos de la adolescencia. Buenos Aires: Amorrortu editores. Blos, P. (1975). Psicoanálisis de la adolescencia. México: Editorial Joaquín Mortiz. Caballo, V. (1986). Evaluación de las habilidades sociales. En: R. Fernández Ballesteros y J. Carrobles (Eds.) Evaluación conductual: Metodología y aplicación. Madrid: Pirámide.

ISSN 1990-6757

REFERENCIAS

Revista de Psicología

también fue un elemento de sesgo, dado que la prueba fue la misma y sólo se controló la presentación de los ítems más no el contenido de los mismos para medir el mismo constructo. Esto ocasionó que los participantes no respondieran la prueba lo más sinceramente posible (como se esperaba), afectando los resultados de la prueba. Respecto a la presencia de puntajes extremos, no se realizó el análisis de regresión a la media, ya que en el contraste de homogeneidad de grupos previo al tratamiento, no se observaron diferencias significativas entre ambos grupos. Además, la tendencia de las puntuaciones individuales a regresionar hacia la media se mantuvo presente tanto en la medición pretest como post-test. Cabe resaltar que en esta investigación se realizó un análisis riguroso de la prueba en cuanto a su confiabilidad. La versión final de la prueba sobre la que se han realizado los análisis de resultados, quedó adaptada y conformada por 27 ítems y cuatro dimensiones, de las inicialmente encontradas por Chaparro. Finalmente, respecto a la aplicación del diseño instruccional, si bien no afectó las habilidades sociales en la dimensión motora, creemos que las sesiones de trabajo realizadas iniciaron un cuestionamiento entre los adolescentes, es decir, se les creó una disonancia cognitiva respecto a su comportamiento interpersonal. Sin embargo, esta hipótesis no puede ser verificada por ahora, debido a que no se midió la dimensión cognitiva de las habilidades sociales entre los participantes. Para una posterior investigación se sugiere se tome en cuenta los factores culturales, en tanto influyen en la conducta y la manera de socializarse de los adolescentes. Del mismo modo, es necesario incrementar el número de talleres del diseño instruccional, los contenidos del mismo así como la duración de cada taller.

95


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

96

Caballo, V. (1991). El entrenamiento en habilidades sociales. En: V. Caballo (Ed.) Manual de técnicas de terapia y modificación de conducta. Madrid: Siglo veintiuno ed. Caballo, V. (1995). Una aportación española a los aspectos moleculares, a la evaluación y al entrenamiento de las habilidades sociales. Revista mexicana de psicología, 12 (2), 121151. Campbell, J. y Stanley, J. (1973). Diseños experimentales y cuasiexperimentales en la investigación social. Buenos Aires: Ed. Amorrortu. Craig, J. y Metze, L. (1982). Métodos de la investigación psicológica. México: Ed. Interamericana. Coolican, H. (1994). Métodos de investigación y estadística en psicología. México: El Manual moderno. Carvajal, G. (1993). Adolescer: La Aventura de una Metamorfosis. Una visión psicoanalítica de la adolescencia. Bogotá: TIRESIAS. Coleman, J. C. (1980). Psicología de la Adolescencia. Madrid: Ediciones Morata. Chaparro, M (1998). Adaptación de una escala para la medición multidimensional de las habilidades sociales en universitarios. Lima. Tesis para optar la licenciatura. Facultad de Letras y Ciencias Humanas. Mención Psicología Clínica, Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, Perú.. Craig, G. (1997). Desarrollo psicológico. México D.F.: Prentice Hall Hispanoamericana. Conger, J. (1994). Psicología de la adolescencia. Madrid: Ed. Morata, tercera edición. Conger, J.(1996). Adolescencia. Bogotá: Harper y Row Latinoamericano, S.A. Dolto, F. (1996). La causa de los adolescentes. Paris: Editions Robert Laffont. Dolto, F. y Dolto-Tolitch, C. (1995). Palabras para adolescentes o el Complejo de la Langosta.. Buenos Aires: Atlántida. Duverger, M. (1978). Métodos de las ciencias sociales. Barcelona: Ed. Ariel. Erickson, E. (1998). El ciclo vital completado.

México: Paidós. González, G. (1994). La adolescencia en el Perú. Lima: Instituto de Investigaciones de la altura, UPCH. Hernández, R.; Fernández, C. & Baptista, P. (1991). Metodología de la Investigación. México: McGraw-Hill. Horrocks, J. (1993). Psicología de la adolescencia. México: Trillas. Kerlinger, F. (1981). Enfoque conceptual de la investigación del comportamiento. México: Editorial Interamericana. Kerlinger, F. (1989). Investigación del comportamiento. México: McGrawHill. Krauskopf, D. (1995). Adolescencia y educación. San José: EUED. Papalia, D (1997). Desarrollo humano. Bogotá: MacGraw-Hill. Shaffer, D. (1999). Psicología del desarrollo. Infancia y Adolescencia. México: Thompson. Varona, M. (1991). Efectos de un programa para la sustitución de la agresión mediante el desarrollo de habilidades sociales y el autocontrol en menores de 11 - 1 5 a ñ o s e n c o n d i c i o n e s especialmente difíciles institucionalizados del COMAIN. Tesis para la obtención de maestría. UPCH, Perú. Vásquez de Velazco, R. (1983). Validación de u n p ro g r a m a d e a p re n d i z a j e estructurado en adolescentes deficientes en habilidades sociales. Te s i s d e B a c h i l l e r i n é d i t a . Universidad Peruana Cayetano Heredia, Lima, Perú. Valles, A y Valles, C. (1996). Las habilidades sociales en la escuela. Madrid: EOS. Verdugo, M (1997) Programa de habilidades sociales. Salamanca: Amarú. Tejero, A. (1996). Los cambios biológicos durante la adolescencia. En: J. Fernández. Varones y Mujeres. Desarrollo de la doble realidad del sexo y del género. Madrid: Ediciones Pirámide.


TIPOS DE LIDERAZGO E INDICADORES GRAFOLÓGICOS DE LA FIRMA, EN TRABAJADORES DE LA EMPRESA DANPER – TRUJILLO S.A.C. 2007 13

14

Yrina Roldán Lopes y Melissa Ríos Caro Universidad César Vallejo RESUMEN

El estudio investigó la relación entre los tipos de liderazgo e indicadores grafológicos de la firma, en los trabajadores de la empresa DANPER – Trujillo S.A.C. La muestra estuvo compuesta por 112 participantes, hombres y mujeres. Los instrumentos utilizados fueron la Escala de Liderazgo Organizacional (ELO) y la grafología de la firma de Nadjimov, codificándose los indicadores grafológicos mediante un “Formato de calificación” creados por las investigadoras. Mediante la prueba “Chi cuadrado” se determinó una correlación altamente significativa, por lo que es posible identificar por medio de la grafología de la firma, aspectos de la personalidad relacionados con el potencial de liderazgo de los empleados. Palabras claves: Liderazgo organizacional, grafología, firma

TYPES OF LEADERSHIP STYLES AND GRAPHOLOGICAL INDICATORS IN SIGNATURES OF WORKERS AT DANPER – TRUJILLO SAC COMPANY, 2007. ABSTRACT The study examined the relation between leadership styles and Graphological indicators in signatures of workers at the Damper- Trujillo SAC Company. The example was composed of 112 participants, of both sexes. The scale of organizational Leadership (ELO) and, Nadjimov´s signature graphology, using graphological indicators through a “ Qualifying Form” created by the researchers were used. Using the “ chi-squared” test, a highly significant correlation was identified allowing the use of signature-graphology for recognizing personality traits related to leadership potential in employees. Key words: organizational leadership, graphology, signature

Schlüsselwörter: Organizationsführung, Graphologie, Unterzeichen 13 14

Correo electrónico: agni77_5@hotmail.com Correo electrónico: brizmel@hotmail.com

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Die Studie forschte die Relation zwischen den Arten der Führung und den graphologischen Anzeigen der Unterzeichnung, in den Arbeitern der Firma DANPER – Trujillo S.A.C. Die Probe bestand von 112 Teilnehmern, Männern und Frauen.Die benutzten Instrumente waren die Organizationsführungsskala (ELO) y die Graphologie der Unterzeichnung von Nadjimov, die graphologischen Anzeigen wurden mittels eines „Formats der Qualifikation“ kodifiziert, sie waren bei den Forscherinen beschaffen. Mittels ein Schi-Quadrat Test eine bedeutende Wechselbeziehung wurde in hohem Grade festgestellt, deshalb ist es möglich Eigenschaften der Personlichkeit durch die Graphologie des Unterzeichens zu bestimmen.

Revista de Psicología

ARTEN DER FÜHRUNG UND GRAPHOLOGISCHE ANZEIGEN DER SIGNATURE, IN DEN ARBEITERN DER FIRMA DANPER – TRUJILLO S.A.C. 2007 ZUSAMMENFASSUNG

97


Uno de los retos que tiene la Psicología es ir construyendo instrumentos que puedan hacer un diagnóstico más confiable de la conducta humana. Se han diseñado tests psicológicos que en un inicio han abarcado aspectos como la inteligencia, la personalidad; después han sido pruebas más específicas, como las que miden las competencias.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Las evaluaciones psicológicas de competencias permiten identificar el estado actual de los recursos y las habilidades, haciendo posible la proyección del potencial y correcto desarrollo. La identificación de tales habilidades y recursos es cada vez más imperiosa y su detección requiere de instrumentos confiables y válidos que permitan interpretar y anticipar el futuro comportamiento de la persona. Para los psicólogos organizacionales que desempeñan sus funciones en el área de recursos humanos, es de interés creciente la aplicación de instrumentos válidos ante la frecuente problemática a la que se ven enfrentados los seleccionadores respecto del grado de falseabilidad y la deseabilidad social que conllevan, muchas veces, las respuestas de los postulantes. Estas variables de alto impacto aumentan el grado de error para la presentación de ternas, aspecto relevante en el proceso de selección de personal (Rojas, 2004).

98

La Grafología es una ciencia experimental que emerge de la psicología y se considera como un excelente test psicológico proyectivo, ya que hasta el momento es la que mejor refleja la personalidad de un individuo, incluyendo toda la complejidad de sus facetas (Emmaus et al., 2006). Tiene por objeto el estudio del carácter, del temperamento y de la personalidad, mediante el análisis e interpretación de los aspectos de “movimiento”, “espacio” y “forma” en la escritura manuscrita (Lavalle, 2003). Los informes grafológicos son

solicitados por empresas, industrias, comercios, organismos estatales y privados, etc. ya que puede brindar interesantes datos como: voluntad, constancia, perseverancia, tenacidad, aptitudes para el cargo, capacidad para trabajar en equipo, dotes de mando o sumisión, iniciativa, deseos de superación, nivel de responsabilidad, sentido práctico, objetividad, criterio, honestidad, lealtad, seriedad, rasgos de carácter, autoestima, sociabilidad e indicadores de liderazgo en general, los cuales pueden ser muy útiles en el ámbito laboral. (Rojas, 2004). Estos datos se puede obtener a través de análisis de la firma que es una síntesis de los rasgos que representan el yo del sujeto y al mismo tiempo es su “carta de presentación”, social y profesional. En la firma se plasma la impresión (consciente o inconsciente) que tenemos de nosotros, pues en ella se almacenan rasgos que surgen de las experiencias positivas y/o negativas provenientes de las etapas de nuestra niñez (Emmaus et al., 2006). Por eso, en los países europeos más avanzados comercial e industrialmente, no se concibe realizar un proceso de selección de personal sin utilizar la grafología. Hoy la grafología se enseña como asignatura oficial en numerosas universidades alemanas. Lo propio sucede en otros países como Suiza, Francia, Holanda, Bélgica y Suecia y en los Estados Unidos la integran en un gabinete grafológico en sus ministerios. La técnica grafopsicológica como instrumento de evaluación se emplea habitualmente en las empresas especializadas en Selección de Personal, también en los Departamentos de Recursos Humanos de un gran número de organismos oficiales, instituciones privadas, multinacionales y empresas destacadas como Sony, Coca Cola, Burger King, Nestle, Bimbo, H.J. Heinz, Xerox, Kodak, IBM, Westinghouse, Ford, Toyota


Para que la Grafología sea valorada seriamente por los profesionales en nuestro medio será importante realizar investigaciones científicas respectivas. Con el propósito de eso objetivo, y frente la necesidad de tener un instrumento eficaz para el proceso de selección de personal para cubrir vacantes gerenciales y jefaturas, y la necesidad de buscar líderes que puedan afrontar de manera adecuada los constantes cambios a los cuales se ven sujetas las grandes empresas, surge la siguiente interrogante: ¿podría utilizarse la Grafología como una técnica efectiva del proceso de selección de personal?. Más aún, enfocando la idea de manera más específica, ¿existen índices gráficos de la firma asociados a liderazgo? Tomando en cuenta el vertiginoso crecimiento de diversas empresas en el ámbito empresarial

Bennis (1999) recalca que el liderazgo es una de las claves para crear en las organizaciones la arquitectura social, capaz de generar la realización total del potencial de capital intelectual de los trabajadores. Aún más, plantea que las organizaciones sólo aprovechan el 5 a 10% de las habilidades de los empleados, siendo el desafío para los líderes el aprender a reconocer y emplear las capacidades subutilizadas de sus subordinados. Existe un continuum de estilos de liderazgo, que va desde el intensamente positivo hasta el intensamente negativo. Casi todos los administradores hacen uso todos los días de una combinación de estilo positivo y negativo en algún punto de este continuum, aunque el estilo dominante fija el tono dentro del grupo. El liderazgo positivo suele resultar en mayor satisfacción laboral y desempeño (Davis & Newstrom, 2000). El modo en que un líder utiliza el poder también establece un tipo de estilo de liderazgo. Según Egoavil (s/f), el liderazgo se puede expresarse en los siguientes tipos: Liderazgo Generativo Punitivo (GP): El

ISSN 1990-6757

Según Rojas (2004), la Grafología no es una técnica muy conocida ni utilizada. Pasa por un periodo de marginación, relegada al campo de esoterismo. Eso, debido a que las personas que profesaban su conocimiento no presentaban la necesaria formación científica en las ciencias de la conducta humana, por lo que derivó en un mal uso del instrumento. Aunque la investigadora refería al contexto chileno, lo mismo observamos en el Perú en la actualidad.

En lo que se refiere a la variable liderazgo, es la influencia interpersonal ejercida en una situación, dirigida a través del proceso de comunicación humana a la consecución de uno o diversos objetivos específicos" (Chiavenato, 2004).

PRESENTACIÓN ANUAL

La Grafología tiene la ventaja sobre otras pruebas que exploran la personalidad, no sólo en la abundancia y rapidez en los resultados, sino también porque el estudio puede no ser presencial, evita caer en el principal error, los prejuicios, sin riesgo de la inhibición y nerviosismo que toda prueba psicotécnica produce, cuando el candidato se siente “examinado”, evitando también el continuo deseo del evaluado de dar buena imagen, camuflando su personalidad.

trujillano, se escogió para la presente investigación a la empresa Danper Trujillo S.A.C., una de las de mayor expansión en los últimos años, abriéndose campo notoriamente entre las empresas del rubro agroindustrial. Este crecimiento la obliga a buscar diariamente líderes talentosos en extranjero que se incorporen a la misma. Deben realizar exhaustivos procesos de selección, los cuales se verían beneficiados estratégicamente con herramientas y técnicas eficaces que reduzcan los tiempos para estos procesos.

Revista de Psicología

Firestone, Peugot Motor, Renault, Laboratorio Prodes, Farma, General Electric, etc., en algunos países con un abrumador 98%

99


líder es preocupado en la producción, posesivo e inflexible, exigente y conservador, genera presión al grupo y toma una decisión sin anunciarla. Liderazgo Generativo Nutritivo (GN) o (N): El líder se caracteriza por hacer el bien al grupo, lo nutre, da libertad y es generoso. Se siente tranquilo mientras comprueba los progresos del grupo. Liderazgo Racional (R): El líder se caracteriza por hacer que el grupo marche en ausencia del líder, capta las necesidades del grupo. Recibe ideas y sugerencias, respeta y confía en el grupo. Es considerado, servicial, competente y amistoso. Liderazgo Emotivo Libre (EL) O (L): El líder hace lo que siente, es natural, espontáneo, expresa emociones auténticas, aspira a ser líder racional, pero con cierto grado de inseguridad sobre su éxito. Liderazgo Emotivo Dócil (ED): El líder hace lo que lo que le dicen, presenta un alto grado de sumisión, tiene vergüenza y sentimientos de culpa.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Liderazgo Emotivo Indócil: El líder hace lo contrario a lo que le dicen, presenta cargas de resentimiento, celos, rencor, y grados de rebeldía. El grupo funciona por su presión y sólo cuando él está presente.

100

Existen investigaciones que relacionan aspectos de personalidad como liderazgo con indicadores de grafología de la firma. Entre éstos podemos mencionar un estudio realizado por González, 1995, confirmándose así que la grafología como instrumento psicológico de evaluación logra describir el potencial de liderazgo en los ejecutivos chilenos evaluados. La investigación realizada por Rojas, 2000, en su estudio exploratorio descriptivo de la personalidad de líderes ejecutivos chilenos de la región metropolitana a través del análisis de escritura confirma que la prueba de grafología presenta índices gráficos asociados a liderazgo.

MÉTODO Participantes La población estuvo constituida por 238 empleados de la empresa DANPER – Trujillo, de ambos sexos, con un contrato vigente con la empresa durante los meses noviembre – diciembre 2007. Considerando la homogeneidad de los elementos que conforman la población bajo estudio para determinar el tamaño de muestra se utilizó el muestreo aleatorio simple representado por 112 empleados. Instrumentos Esta investigación está basada en dos pruebas: La primera es la Grafología de la firma de Nadjimov (1998), una prueba proyectiva basada en la escritura, cuyo análisis permite conocer, entre infinidad de aspectos, la personalidad de un individuo, su carácter y comportamiento. En la investigación se utilizaron los indicadores grafológicos de la firma relacionados con el liderazgo según el manual. En total fueron los cuatro indicadores principales y catorce indicadores secundarios, relacionados con las cualidades positivas de la personalidad del líder. En total el manual está conformado con 53 s u b in d icad o r es . P ar a el an ális is grafológico se decodificaron los datos recurriendo al “Formato de calificación” creado para este fin. La segunda es el ELO: Escala Liderazgo Organizacional (Egoavil, s/f), la cual evalúa la forma de conducción personal del grupo y cómo el líder logra establecer un clima organizacional, así propone seis tipos de liderazgo: Generativo Punitivo (GP); Generativo Nutritivo (N); Racional (R); Emotivo Libre (L); Emotivo Dócil (ED); Emotivo Indócil (EI). Los datos fueron tabulados en una planilla Excel, y sistematizados por medio de procedimientos de estadística


descriptiva a saber: Medidas de Tendencia Central (Promedio), las cuales se informan con medidas de dispersión (Desviación Estándar), gráficos de barra que reflejan la puntuación promedio de los sujetos, gráficos de puntos.

(N), Racional (R) y Emotivo Libre (L), categoría NRL (p<0.01). Estos indicadores grafológicos son: “comienzo y fin de la firma”, “altura de la letra capital y letras pequeñas”, “seguridad al firmar”, “expansión de la firma” e “inclinación de las letras”.

Procedimiento Con el fin de aceptar o rechazar la hipótesis de la investigación mediante la correlación se utilizó la prueba Chi – 2 Cuadrado. Cuando al calcular , se utiliza un paquete estadístico computacional, el resultado de 2 se proporciona junto con su significancia; si ésta es menor a ,05 o a ,01, se acepta la hipótesis de investigación.

El indicador grafológico “Comienzo y fin de la firma”, donde el Comienzo es más cargado con dos o tres letras grandes, alcanza el valor p=0.004, al ser menor que 0.05 muestra una correlación altamente significativa con los tipos de Liderazgo Nutritivo, Racional y Emotivo Libre, categoría NRL. Según el manual grafológico significa que la persona posee un desarrollo intelectual alto y amplia visión, apoyándose en estas aptitudes al momento de realizar su trabajo. Es decir, es una característica que la encontramos en la “Firma de los gerentes”.

RESULTADOS Se encontró cinco indicadores grafológicos de la firma que presentan relación estadísticamente significativa con los tipos de liderazgo Generativo Nutritivo

Relación entre el tipo de liderazgo y el indicador grafológico: Comienzo y fin de la firma.

RL PNL NRL

NLD PNRL NRLD

Total 50,426

Frec % Frec % Frec % Frec % Frec % Frec % Frec % Fre c %

0 ,0% 0 ,0% 0 ,0% 8

2 1,8% 3 2,7% 0 ,0% 58

1 ,9% 2 1.8% 1 .9% 19

0 ,0% 0 ,0% 0 ,0% 2

7,1%

51,8%

17,0%

1,8%

0 ,0% 0 ,0% 0 ,0%

1 ,9% 1 ,9% 3 2,7%

0 ,0% 1 ,9% 1 ,9%

0 ,0% 0 ,0% 0 ,0%

8

75

26

3

112

2,7%

100,0 %

7,1%

67,0%

p = ,004

23,2%

p < ,05

3 2,7% 5 4,5% 1 ,9% 87 77,7 % 1 ,9% 2 1,8% 4 3,6%

PRESENTACIÓN ANUAL

NL

ISSN 1990-6757

COMIENZO Y FIN DE LA FIRMA Comienzo Fin es el más No Distribuci más TIPO DE Total cargado definid ón cargado LIDERAZGO con 2 o 3 o equitativa con letras letras grandes grandes Frec 0 0 1 0 1 N % ,0% ,0% ,9% ,0% ,9% Frec 0 0 0 1 1 L % ,0% ,0% ,0% ,9% ,9% Frec 0 7 0 0 7 NR % ,0% 6,3% ,0% ,0% 6,3%

Revista de Psicología

Tabla1

101


El indicador grafológico “Altura de la letra capital y letras pequeñas”, cuando la letra capital es alta, alcanza el valor p= ,003, al ser menor que ,05 muestra una correlación altamente significativa con los tipos de Liderazgo Nutritivo (N), Racional (R) y

Emotivo Libre (L), categoría NRL, lo cual, según el manual grafológico significa que son personas exigentes hacia los demás, capaces de mantener sus ambiciones en la vida (Ver tabla 2).

Tabla 2 Relación entre el tipo de liderazgo y el indicador grafológico: Altura de la letra capital y letras pequeñas ALTURA DE LA LETRA CAPITAL Y LETRAS PEQUEÑAS

TIPO DE LIDERAZGO

N

Frec % Frec

L % Frec NR % Frec

Total

No definido

Letra capital alta

Letra capital es de mismo tamaño de letras pequeñas

1

0

0

0

0

0

1

,9%

,0%

,0%

,0%

,0%

,0%

,9%

0

0

0

0

1

0

1

,0%

,0%

,0%

,0%

,9%

,0%

,9%

5

2

0

0

0

0

7

4,5%

1,8%

,0%

,0%

,0%

,0%

6,3%

Letras pequeñas

Letras muy pequeñas

Todas las letras son grandes

2

0

0

0

1

0

3

1,8%

,0%

,0%

,0%

,9%

,0%

2,7%

1

3

1

0

0

0

5

,9%

2,7%

,9%

,0%

,0%

,0%

4,5%

NL % Frec RL % Frec PNL % Frec NRL % Frec NLD %

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Frec

102

PNRL % Frec NRLD % Frec

0

1

0

0

0

0

1

,0%

,9%

,0%

,0%

,0%

,0%

,9%

60

19

1

4

1

2

87

53,6%

17,0%

,9%

3,6%

,9%

1,8%

77,7%

0

1

0

0

0

0

1

,0%

,9%

,0%

,0%

,0%

,0%

,9%

1

1

0

0

0

0

2

,9%

,9%

,0%

,0%

,0%

,0%

1,8%

2

1

0

1

0

0

4

1,8%

,9%

,0%

,9%

,0%

,0%

3,6%

72

28

2

5

3

2

112

64,3%

25,0%

1,8%

4,5%

2,7%

1,8%

100,0%

Total %

c 2 = 76,626

p= ,003

p< ,05


En relación al indicador grafológico “Seguridad al firmar”, cuando se observa que las letras son escritas con seguridad, alcanza el valor p=0.002, al ser menor que ,05 muestra una correlación Tabla 3

altamente significativa con los tipos de Liderazgo Nutritivo (N), Racional (R) y Emotivo Libre (L), categoría NRL refleja que la persona tiene seguridad en sí misma (Ver tabla 3).

Relación entre el tipo de liderazgo y el indicador grafológico: Seguridad al firmar. SEGURIDAD AL FIRMAR

N

% Frec %

L

Frec NR

% Frec %

NL

Frec RL

% Frec %

PNL

Frec NRL

% Frec %

NLD

Frec PNRL

% Frec

NRLD

%

Total

Frec %

2

c =

40,596

Total

0

1

0

1

,0%

,9%

,0%

,9%

0

0

1

1

,0%

,0%

,9%

,9%

1

6

0

7

,9%

5,4%

,0%

6,3%

1

2

0

3

,9%

1,8%

,0%

2,7%

0

5

0

5

,0%

4,5%

,0%

4,5%

0

1

0

1

,0%

,9%

,0%

,9%

2

82

3

87

1,8%

73,2%

2,7%

77,7%

0

1

0

1

,0%

,9%

,0%

,9%

0

2

0

2

,0%

1,8%

,0%

1,8%

1

3

0

4

,9%

2,7%

,0%

3,6%

5

103

4

112

4,5%

92,0%

3,6%

100,0%

p= ,002

p< ,05

ISSN 1990-6757

Frec

Letras escritos con Letras escritos sin seguridad seguridad

PRESENTACIÓN ANUAL

No definido

Revista de Psicología

TIPO DE LIDERAZGO

103


Asimismo, el indicador “Expansión de la firma”, alcanza el valor p= ,005; al ser menor que ,05 muestra una correlación altamente significativa con los tipos de Liderazgo Nutritivo (N), Racional (R) y Tabla 4

Emotivo Libre (L), categoría NRL. Refleja que la persona piensa de manera global, sistémica y combinatoria. Es la firma de los “grandes gerentes” (Ver tabla 4).

Relación entre el tipo de liderazgo y el indicador grafológico: Expansión de la firma. EXPANSION DE LA FIRMA TIPO DE LIDERAZGO

Frec N

% Frec

L

% Frec

NR

% Frec

NL

% Frec

RL

% Frec

PNL NRL

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

1

,9%

,0%

,0%

,9%

0

0

1

1

,0%

,0%

,9%

,9%

5

2

0

7

4,5%

1,8%

,0%

6,3%

2

1

0

3

1,8%

,9%

,0%

2,7%

3

1

1

5

2,7%

,9%

,9%

4,5%

,0%

,9%

,0%

,9%

Frec

67

16

4

87

59,8%

14,3%

3,6%

77,7%

Frec

104

0

1

%

NRLD

%

Total

Frec % 37,229

0

0

%

2

1

1

Frec

c =

Firma expansiva

0

Frec

PNRL

No definido

%

%

NLD

Total

Firma comprimida, chica

0

1

0

1

,0%

,9%

,0%

,9%

0

2

0

2

,0%

1,8%

,0%

1,8%

2

2

0

4

1,8%

1,8%

,0%

3,6%

80

26

6

112

71,4%

23,2%

5,4%

100,0%

p= ,005

p < ,05


El indicador grafológico “Inclinación de las letras”, cuando se observa que éstas son rectas o inclinadas hacia la derecha, alcanza el valor p=0.002, al ser menor que ,05 muestra una correlación altamente significativa con los tipos de Liderazgo Nutritivo (N), Racional (R) y Emotivo

Libre (L), categoría NRL. Proyecta que son personas de carácter estable, capaces de autocontrolarse, en quienes predomina la razón, de igual manera, tienden a comprometerse con todo aquello que realizan, siendo rectas y consecutivas en sus acciones (Ver tabla 5).

Relación entre el tipo de liderazgo y el indicador grafológico: Inclinación de las letras.

Tabla 5

INCLINACION DE LAS LETRAS

Frec

L

% Frec

NR

% Frec

NL

% Frec

RL

%

PNL NRL NLD PNRL NRLD

Frec % Frec % Frec % Frec % Frec % Frec

Total

2

%

c = 73,595

Total

1

0

0

0

0

1

,9%

,0%

,0%

,0%

,0%

,9%

1

0

0

0

0

1

,9%

,0%

,0%

,0%

,0%

,9%

2

5

0

0

0

7

1,8%

4,5%

,0%

,0%

,0%

6,3%

1

2

0

0

0

3

,9%

1,8%

,0%

,0%

,0%

2,7%

2

3

0

0

0

5

1,8%

2,7%

,0%

,0%

,0%

4,5%

0

1

0

0

0

1

,0%

,9%

,0%

,0%

,0%

,9%

1

82

1

2

1

87

,9%

73,2%

,9%

1,8%

,9%

77,7%

0

1

0

0

0

1

,0%

,9%

,0%

,0%

,0%

,9%

0

2

0

0

0

2

,0%

1,8%

,0%

,0%

,0%

1,8%

0

2

0

2

0

4

,0%

1,8%

,0%

1,8%

,0%

3,6%

8

98

1

4

1

112

7,1%

87,5%

,9%

3,6%

,9%

100,0%

p=0,002

p< ,05

ISSN 1990-6757

%

Inclinació n de las rectas mixta

PRESENTACIÓN ANUAL

Frec

N

No Inclinación Inclinación Inclinació definid a la fuerte a la n a la o derecha derecha izquierda

Revista de Psicología

TIPO DE LIDERAZGO

105


Además, existen tres tipos de liderazgo predominantes en los empleados de la empresa Danper Trujillo S.A.C. El tipo Racional, con un puntaje medio de 87,72, lo cual indica que los empleados son competentes y serviciales, capaces de conducir a su grupo, de manera que este pueda marchar en su ausencia, su apertura a ideas y sugerencias les permite captar las necesidades y la confianza de los demás, mostrando consideración y amistad a quienes le rodean. De igual manera, el tipo Emotivo Libre alcanza un puntaje de 86,16,

caracterizando a los empleados por ser naturales y espontáneos, interesados porque su grupo se desenvuelva dentro de un adecuado clima laboral; asimismo, el tipo Generativo Nutritivo con un puntaje de 85,80, indica que los empleados suelen aportar información al grupo y persuadiéndolos para que acepten su decisión, brindando orientación y apoyo a su gente, mientras que compruebe sus progresos, ubicándose todos en un nivel Alto que se puede apreciar en la tabla 6.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Tabla 6 Puntajes obtenidos por los trabajadores líderes de la empresa DANPER Trujillo S.A.C. 2007, en la Escala de Liderazgo Organizacional ELO.

106

Tipos de Liderazgo

N Muestra

Mínimo

Generativo Punitivo

112

,00

85,00

41,986

18,831

Generativo Nutritivo

112

57,50

100,00

85,803

9,587

Racional

112

,00

100,00

87,723

18,598

Emotivo Libre

112

,00

100,00

86,160

17,045

Emotivo Dócil

112

,00

65,00

22,209

14,927

Emotivo Indócil

112

,00

92,50

50,870

18,051

El mayor porcentaje (77,7%) de la muestra estudiada de los trabajadores se ubica en la categoría NRL, al predominar en ellos tres tipos de liderazgo (Generativo Nutritivo, Racional y Emotivo libre). También se aprecia que el 4,5% de los trabajadores se ubica en una categoría de liderazgo RL

Máximo

Media

Desv. típ.

(Racional y Emotivo libre) y finalmente el 6,3% se ubican en una categoría de liderazgo NR (Generativo Nutritivo y Racional) (Ver figura 1).


De acuerdo a los resultados obtenidos se puede afirmar que existe una correlación altamente significativa entre los tipos de liderazgo predominantes y los indicadores grafológicos de la firma significativos estadísticamente. Se corroboró que por medio de la grafología de la firma se pueden medir aspectos de la personalidad relacionados con los tipos de liderazgo de los empleados, confirmándose así el objetivo general de la presente investigación. Es importante mencionar que cuando se realizó el análisis de la correlación de los indicadores de la grafología de la firma y los estilos de liderazgo, tal como se esperaba, no todos los indicadores correlacionaron pues había algunos que dentro de manual de grafología

de la firma miden aspectos de personalidad no necesariamente inherentes a los estilos de liderazgo. Por tal motivo, sólo cinco indicadores alcanzaron correlación altamente significativa. Por lo anterior se puede establecer que los indicadores grafológicos de la firma que correlacionaron con los tipos de liderazgo predominantes encontrados en la población por medio del instrumento utilizado (ELO), es válido y confiable, tienen validez interna en relación a la muestra y sirven para poder analizar el potencial de liderazgo de los trabajadores de la empresa DANPER Trujillo S.A.C. Los indicadores grafológicos “comienzo y fin de la firma”, “altura de la letra capital y letras pequeñas”, “seguridad al firmar”, “expansión de la firma” e

PRESENTACIÓN ANUAL

DISCUSIÓN

ISSN 1990-6757

Porcentaje de trabajadores de la empresa DANPER-Trujillo S.A.C. 2007, en base a las categorías que surgen según los tipos de liderazgo predominantes.

Revista de Psicología

Fig. 1

107


“inclinación de las letras” describen a la categoría de Liderazgo “NRL” (Cuando un individuo alcanza un nivel alto en los tipos Generativo Nutritivo, Racional y Emotivo Libre), alcanzada por el 77.7% de los trabajadores, puede ser reconocida por medio de la grafología de la firma según los indicadores expuestos. Estas puntuaciones indican que los empleados se caracterizan por aportar información y apoyo a su gente, mientras que comprueban sus progresos, persuadiéndolos para que acepten su decisión al ser bastante competentes y serviciales, son capaces de conducir a su grupo, de manera que este pueda marchar en su ausencia; de igual manera, su apertura a ideas y sugerencias les permite captar las necesidades y la confianza de los demás, siendo considerados y amistosos, así como naturales y espontáneos, in ter es ad o s p o r q u e s u g r u p o s e desenvuelva dentro de un adecuado clima laboral.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Cabe resaltar que los indicadores grafológicos de la firma como: dirección, largo, curvas y ángulos de las letras, unión entre las letras, adornos, presión y ancho del trazo, líneas horizontales, líneas verticales, letras saltantes y rectas, ganchos, puntos, firma cargada y liviana, legibilidad no muestran relación altamente significativa con los tipos de liderazgo de la muestra en la presente investigación, a pesar de que algunos de ellos sobrepasaron en milésimas el nivel de probabilidad esperado.

108

El conocimiento y elección de la muestra, donde los empleados poseen un potencial alto de liderazgo apoya la validez de los resultados obtenidos puesto que la población del estudio está constituida por personal contratado previa rigurosa selección de personal, con el requisito, en la evaluación psicológica, mostrar un alto nivel de liderazgo; asimismo, esta variable es una de las competencias a calificar en la evaluación de desempeño que se aplica semestralmente en la empresa,

competencia potenciada y desarrollada constantemente a través de Programas de Desarrollo del Talento Humano realizados por el Consultorio Psicológico, cuya asistencia es supervisada y monitoreada tanto por el área de Recursos Humanos como por las jefaturas y gerencias de las diversas áreas de la empresa. Con respecto a las investigaciones afines realizadas anteriormente, la presente ofrece resultados similares, confirmándose así que la grafología como instrumento psicológico de evaluación logra describir el potencial de liderazgo, así como se concluyó en el estudio realizado a los ejecutivos chilenos evaluados por González (1995). Por otro lado, los resultados confirman también la investigación realizada por otra investigadora chilena, Rojas (2000), quien en su estudio explorativo descriptivo de la personalidad de líderes ejecutivos chilenos de la región metropolitana a través del análisis de escritura, confirma que la prueba proyectiva grafológica de la firma presenta índices gráficos asociados a liderazgo. De igual manera, los resultados obtenidos en la presente onvestigación son similares a los resultados obtenidos por Gálvez (2005), en su investigación “Relación entre Liderazgo y rasgos de personalidad en mujeres, en gerentes de la ciudad de Trujillo”, tesis de licenciatura, la cual arrojó que los tipos de liderazgo predominantes en las lideres ejecutivas son el Generativo Nutritivo, Racional, y Emotivo Libre, conocido como categoría “NRL” en la presente investigación. Podemos concluir que la grafología de la firma es útil para determinar características de personalidad estrechamente relacionadas a los tipos de liderazgo Generativo Nutritivo, Racional y Emotivo Libre. Esta investigación es importante en el ámbito laboral, durante el proceso de


selección de personal, puesto que la evaluación grafológica constituye un instrumento práctico, utilizable junto a los métodos usuales de evaluación, capaz de confirmar o descartar si el candidato postulante presenta cualidades del líder. Se creó el Inventario de indicadores

Seguridad al firmar Letras escritas con seguridad

Expansión de la firma Firma expansiva

Inclinación de las letras Inclinación a la derecha leve o Letras rectas

Exigencias hacia los demás Ambición. Plenitud vital, dinamismo psicofisico, expansión, extraversión. Habrá en la persona una buena dosis de expresividad que se reflejará en sus gestos, acciones, una conciencia del propio valer, seguridad en sí mismo, confianza en su propio éxito, optimismo. También es indicadora de nobleza, generosidad, cierto grado de orgullo personal. Persona segura. Energía vital. Voluntad. Persona que piensa de manera global, sistémica, combinatoria . Es la firma de los gerentes grandes. Carácter expansivo , abierto, radiante. Con respecto al ánimo este denota un estado de euforia, alegría, satisfacción de sí. Entre otros aspectos son franqueza , el pensamiento es más amplio que profundo . Memoria e imaginación. Capacidad para captar la trascendencia social. Las cualidades de carácter son balanceadas, capaces de comprometerse. Más positiva cuanto más se aproxime a los 90 grados. Persona recta y consecutiva en sus acciones, posee autocontrol, predomina la razón. Así mismo una persona extrovertida (abierta a los demás) y generosa. Cordial y afectuosa.

ISSN 1990-6757

Altura de la letra capital y letras pequeñas Letra capital alta

Preferencia para realizar el trabajo de forma intelectual. Alto desarrollo intelectual. Amplia visión. “Firma de los gerentes”

PRESENTACIÓN ANUAL

Comienzo y fin de la firma Comienzo es más cargado con 2 o 3 letras grandes

Interpretación

Revista de Psicología

Sub dimensión de grafología

grafológicos de la firma que identifica aspectos de la personalidad relacionados con el potencial de liderazgo de tipo Nutritivo, Racional y Emotivo Libre de los empleados dentro de cual sub dimensiones de grafología altamente significativos tienen siguiente significado:

109


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

REFERENCIAS

110

Autor no especificado, (2008). Grafología Laboral como herramienta estratégica para los procesos de desarrollo en Recursos Humanos. Extraído el 27 de J u l i o d e 2 0 0 8 d e http://www.grafoselec.com/recursos.php Bennis, W. (1999). The leadership advantage. Leader to Leader. Extraído el 22 de Julio d e 2 0 0 8 d e http://www.pfdf.org/leaderbooks/L2L/sp ring99/bennis.html Chiavenato, A. (2004). Comportamiento Organizacional. México: Thomson Davis, K & Newstrom, J. (2003). Comportamiento Organizacional en el Trabajo. (11ª Ed.) México: Mc Graw. Egoavil, J. (s/f). Escala de Liderazgo Organizacional. Lima: asesoría y consultoría de personal. Emmaus, I., Aragón, L. & Zapfe, A. (2006). Grafología. Una guía práctica. México: Trillas. Gálvez, K., (2005). Relación entre Liderazgo y rasgos de personalidad en mujeres, en gerentes de la ciudad de Trujillo. Tesis para optar el título de Licenciada en Psicología. Universidad César Vallejo, Trujillo, Perú. González, R. (1995). Estudio Descriptivo Comparativo de Indicadores Grafológicos en la escritura de ejecutivos. Tesis para optar al grado de Licenciada en Psicología. Santiago - Chile: Universidad Diego Portales. Hernández, R., Fernández, C. & Baptista, P. (2003). Metodología de la investigación. (3ª Ed.) México: Mc Graw Hill. Lavalle, L. (2003). La grafología, un método efectivo en la gestión de recursos humanos. Extraído el 24 de Octubre de 2 0 0 6 d e http://asemp.com.mx/grafologia/grafolog ia.htm Nadjimov, O. (1998). Prueba de Grafología de la Firma. Tashkent- Uzbekistan: Editorial "Мир экономики и права" (Mundo de Economía y Derecho). Pineda, W. (2005). Validación de la grafología como prueba proyectiva. Trabajo para obtener el título en Maestría en Psicología

con orientación Organizacional. Departamento de Psicología, Escuela de Ciencias Sociales, México: Universidad de las Américas, Puebla. Rojas, T., (2000) Estudio Exploratorio Descriptivo de la Personalidad de Líderes Ejecutivos chilenos de la región metropolitana a través del Análisis de Escritura. Memoria para optar al título de Psicólogo. Santiago- Chile: Universidad de Chile. Rojas, T. (2004). Grafología Científica: La Muestra de Escritura como Test Psicológico Proyectivo. Vol. XIII, Nº 2: Pág. 147-156. Revista de Psicología de la Universidad de Chile. Extraído el 12 de s e t i e m b r e , 2 0 0 6 d e http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/ini cio/ArtPdfRed.jsp?iCve=2641321 Rojas, T. (2004) La importancia de la grafología en la selección de personal. Extraído el 11 de junio, 2006 de http://www.chilecapacita.cl/mundo/Mun doCapacita.php?pag=archivo&id Xandró, M. (1997). Grafología superior. (5a Ed.). Barcelona: Ediciones Herder.


FUNCIONAMIENTO FAMILIAR Y ESTILOS ATRIBUCIONALES EN ESTUDIANTES DE PSICOLOGIA Chávez Ventura, Gina15; Calderón Rojas, Sophía Verónika16 & Hidalgo Zavala, Milagros17 Universidad César Vallejo RESUMEN El estudio de diseño descriptivo correlacional tuvo como propósito determinar si existe relación entre el funcionamiento familiar y los estilos atribucionales de estudiantes de Psicología de la Universidad César Vallejo de Trujillo. Para tal fin, se evaluó a una muestra probabilística aleatoria de 203 estudiantes en el semestre académico 2008 - I con el Faces II de David Olson y el ASQ-CIDE-Perú de Vicuña Peri, encontrando que el funcionamiento familiar y los estilos atribucionales, incluyendo sus dimensiones, son independientes. (p> ,05) Palabras clave: funcionamiento familiar, estilos atribucionales y estudiantes de Psicología FAMILY FUNCTIONS AND STYLES OF ATTRIBUTION IN PSYCHOLOGY STUDENTS ABSTRACT This study, of descriptive-correlational design, aimed to show whether there is a relation between family function and styles of attribution among Psychology students at the Cesar Vallejo University, Trujillo-Peru. For this, a sample of 2003 students was evaluated in Academic Semester 2008-I using Faces II of David Obson and ASQCIDE-Peru of Vicuña Peri, showing that family function and styles of attribution are independent ( p >,05) Key words: family function, style of attribution and psychology students.

15

Docente de la Universidad César Vallejo. Correo electrónico: gina.chavezv@hotmail.com Docente de la Universidad César Vallejo. Correo electrónico: sophiavero@yahoo.es 17 Correo electrónico: lim_ross@hotmail.com 16

PRESENTACIÓN ANUAL

Schlüsselwörter: Familienfiunktionieren, atributionellen Arten und Studenten von Psychologie

Revista de Psicología

ZUSAMMENFASSUNG Dieses darstellerische und korrelationelle Studium hatte als Ziel, die Existenz einer Beziehung zwischen Familienfiunktionieren und den atributionellen Arten der Studenten von Psychologie aus der Cesar Vallejo Universität von Trujillo. Um das zu erreichen, es wurde zu einer gelegentlichen probabilistischen Probe von 203 Studenten des 2008-I mit dem Faces II von David Olson und dem ASQ-CIDE-Peru von Vicuña ausgewertet,es wurde gefunden, dass Familienfiunktionieren und die atributionellen Arten unabhängig sind (p> ,05)

ISSN 1990-6757

FAMILIENFIUNKTIONIEREN UND DEN ATRIBUTIONELLEN ARTEN DER STUDENTEN VON PSYCHOLOGIE

111


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Entender la dinámica de funcionamiento familiar constituye un aspecto fundamental para explicar las construcciones de las realidades, las interacciones y la conducta individual. Minuchin (1998) considera que la etnia, la posición económica y otros factores sociales tienen implicaciones en la dinámica familiar; sin embargo, a pesar de las diferencias entre cada sistema familiar, existen pautas relacionadas al desarrollo que son relativamente universales. Así, la familia al convivir y encontrarse en interacción permanente, construye, desarrolla y estructura patrones de interacción familiar, lo que implica que los miembros funcionan y adecuan su comportamiento a papeles y patrones esperados por la familia, inhibiendo otros comportamientos espontáneos; pero a la vez generando sentido de pertenencia y cierta predecibilidad. La adaptación a los roles y funciones que la familia asigna, fomenta un funcionamiento fluido y al mismo tiempo rutinario, anticipación de respuestas, seguridad, lealtad y armonía que exigen para su consecución la negociación, el compromiso, la reorganización y la competición.

112

Desde una perspectiva sistémica, Olson ha desarrollado el modelo circumplejo que tiene como uno de sus objetivos describir de manera dinámica cómo los sistemas familiares o maritales se adaptan a las situaciones de estrés y al cambio operado a lo largo del ciclo de vida de la familia, así como mostrar cómo las relaciones familiares pueden distribuirse en un balance entre la constancia y el cambio y, por otro lado, entre lo amalgamado y lo disgregado. El autor considera que el funcionamiento familiar comprende tres dimensiones: cohesión, adaptabilidad y comunicación. La cohesión, involucra tanto el vínculo emocional entre sus miembros como el grado de autonomía traducido en los límites generacionales, espacios para la

acción y toma de decisiones de cada integrante dentro del sistema familiar. De otro lado, la adaptabilidad hace referencia a la dinámica para ejercicio de roles, estilos de liderazgo y disciplina, así como a la modificación y planteamiento de reglas Se recogen aquí los conceptos de morfogénesis y morfostasis de Bertalanffy como sinónimos de cambio y mantenimiento del status quo, respectivamente. Es importante señalar que ambas posibilidades son necesarias para el funcionamiento familiar, pero cuando son extremos se tornan disfuncionales. La dimensión de comunicación, constituye la vía facilitadora de los movimientos familiares en las dimensiones de cohesión y adaptabilidad. En esta misma línea de análisis encontramos a Minuchin (1998) cuando afirma que la familia agrupa determinada cantidad de subsistemas. Se encuentran diferenciados por la proximidad o distancias a través de los límites. Si son permeables o extremadamente permeables reflejan la participación en las interacciones y/o la intrusión en el funcionamiento, mientras que los límites rígidos indican desapego. El modo en que se estructura el uso de poder determina la jerarquía que posibilita la organización familiar. Al respecto, señala Sauceda (2003) que en una familia funcional la jerarquía recae en el sistema parental, aún cuando sea democrática; los límites o fronteras entre los individuos y subsistemas son claros y flexibles (no difusos ni rígidos); agrega que estas familias se caracterizan porque sus alianzas interpersonales se basan en afinidades y metas comunes, los roles se complementan y experimentan variaciones de acuerdo a las circunstancias ambientales; la comunicación es clara, directa y congruente; existe actitud de apertura que permite la formación de redes de apoyo con sistemas extrafamiliares; hay flexibilidad suficiente para garantizar la autonomía de los integrantes del grupo para procurar su crecimiento y mantenimiento del sistema; y , finalmente, favorecen la continuidad y


ISSN 1990-6757

Ritvo & Glick (2002) señalan la capacidad de las familias funcionales para enfrentar los problemas, la destreza para generar y expresar una apropiada variedad de sentimientos de tal manera que implica el interés e involucramiento o inversión emocional entre los miembros; el control flexible del comportamiento o pauta conductual recurrente para el eficaz manejo físico de las situaciones peligrosas, la expresión de necesidades e impulsos psicobiológicos y el comportamiento de socialización interpersonal; y finalmente los autores agregan que es preciso tomar en cuenta las creencias compartidas sobre la familia, los roles y lo adecuado e inadecuado de las pautas de conducta, aceptadas por una cultura o clase social, aun

Las familias con adolescentes es una etapa del ciclo vital caracterizada por cambios y resistencias generadoras de estrés. Los adolescentes experimentan ambivalencia y expresan sus insatisfacciones en relación a los padres, a quienes culpan de cuanto ocurre y viceversa. Por ello la función de la familia es constituirse en el espacio contenedor y facilitador de las relaciones en el adolescente, promoviendo su reflexión y aceptando nuevo nivel de independencia que permita su diferenciación, el logro de su identidad, así como la consolidación de su personalidad. (Asebey, 2006). De otro lado, las familias, como centro de lanzamiento del joven se caracterizan, según señala Asebey (2006), por la estabilidad creciente, perfeccionamiento de las estructuras psíquicas de la adolescencia y el establecimiento de nuevos roles; son más definidas las relaciones sociales, las motivaciones profesionales y la búsqueda de estabilidad socioeconómica, donde el proyecto de vida de cada joven juega un papel importante.

PRESENTACIÓN ANUAL

De acuerdo a las dos dimensiones, cohesión y adaptabilidad, Olson (1983), describe cuatro niveles por cada una. Los niveles familiares de la dimensión cohesión son: disgregado (muy baja), separada (moderadamente baja), conectada (moderadamente alta) y amalgamada o aglutinada (muy alta/extrema). Los niveles derivados de la dimensión adaptabilidad son: rígida (extremo bajo), estructurada (moderadamente baja), flexible (moderadamente alta) y caótica (extrema alta). El resultado de la combinación de aquellas da como resultado 16 tipos de familia distribuidos en niveles de funcionamiento: extremo, medio y balanceado. Las de rango extremo tienen un funcionamiento menos adecuado ,aunque se considera útil en ocasiones de duelo o nacimiento de un hijo por ejemplo; las familias de rango medio presentan dificultades en una sola dimensión, las que pueden ser originadas en momentos de estrés; mientras que las de nivel balanceado son consideradas como de funcionamiento más adecuado.

cuando no todos los miembros de la familia comparten todas las creencias. De acuerdo con Asebey (2006), las peculiaridades de la familia y de sus problemas difieren entre sí, en dependencia de sus propias regularidades sociopsicológicas, en función de la etapa del ciclo vital que atraviesan sus integrantes y la vinculación con el contexto histórico social donde está inserta. Las etapas del ciclo evolutivo del desenvolvimiento evolutivo y psicosocial incluyen: el establecimiento (formación de la pareja), padres recientes, familia preescolar, familia escolar, familia con adolescente, familia como centro del lanzamiento del joven, familia posparental y familia vieja. Para este estudio se estaría comprendiendo a las familias con adolescentes y a las familias como centro de lanzamiento del joven.

Revista de Psicología

adaptabilidad ante las demandas de cambio internas o externas.

113


Las familias, de acuerdo con Minuchin (1998), al ser sistemas complejos que construyen la identidad de sus miembros, deben organizarse para adecuar las prescripciones socioculturales a la conducta de sus integrantes, de tal modo que perciben el mundo desde sus propias perspectivas únicas que mantienen a la familia en una tensión equilibrada entre el sentido de pertenencia y la autonomía. Watzlawick (2000) refiere que el significado atribuido por una persona a un conjunto de circunstancias dentro de un marco de supuestos, ideologías o convicciones construye una realidad en si misma y lo revela como verdad. En este sentido, una construcción de la realidad puede constituirse en una profecía que se autodetermina, la cual es una suposición que hace que se realice el acontecimiento esperado o predicho que confirma el supuesto. Dicha construcción viene a ser una realidad de segundo orden ya que representa el sentido, significado y valor de la realidad que se percibe por los sentidos en una realidad de primer orden.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Las construcciones que las personas realizan de la realidad permite ordenar el flujo de información, de experiencias repetibles y reacciones entre ellas, ciertamente predecibles; además que las probabilidades de construir un orden están determinadas por los casos anteriores en la construcción. (Von Glasersfeld,1984, citado por Watzlawick, 2000).

114

Al considerar a la familia como la primera instancia socializadora que provee cuidados, afecto, educación y es la trasmisora de la cultura, se presume que proporciona a sus miembros “construcciones de la realidad” que pueden ser reforzadas circularmente por sus integrantes o modificadas en las interacciones con los subsistemas familiares y los sistemas extrafamiliares, en

el proceso de desarrollo individual y familiar. Tales construcciones incluyen las atribuciones o explicaciones que uno realiza de los acontecimientos; es decir, la asignación de las causas de sus propios comportamientos y el de los demás. Aún cuando la teoría de la atribución se enmarca en la perspectiva cognitiva, en el presente estudio se considera a la atribución como una realidad de segundo orden porque implica la asignación de significado y valoración de los acontecimientos. Los estilos atribucionales son una forma de explicar como las personas afrontan a los eventos negativos que le suceden en su vida (Remor, Amorós y Carrobles, 2006). A ello puede complementarse lo que argumenta Reeve (1998 basado en Heider, Jones y Davis, Kelley, Weiner) que la suposición principal de la teoría de la atribución es que la gente busca descubrir porque ellos y otros muestran una determinada cualidad, así como comprender las causas de los éxitos y fracasos. Al respecto, agregan Petri y Govern (2006), las “atribuciones” que uno realiza se asignan a rasgos constantes de la personalidad (disposiciones) o aspectos de la situación social y el sustento de la teoría de la atribución descansa en tres premisas: a) las personas buscan determinar las causas de su conducta y la de las demás; b) las causas no se asignan a la conducta en forma aleatoria, ya que hay reglas que explican cómo se llega a las conclusiones concernientes a la causa de la conducta (como la relación entre efecto-atribuciónexpectativa); y c) las causas atribuidas a algunas conductas influirán en las subsecuentes conductas emocionales y no emocionales. De acuerdo con Peterson y Seligman (citados por Remor, Amorós y Carrobles, 2006) los estilos atribucionales son de dos tipos: el estilo explicativo pesimista y el optimista. El primero se define como la


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Las atribuciones causales que uno realiza, como ya se mencionó, se vinculan con diferentes reacciones emocionales. Ejemplo de ello es que una alta internalidad y una alta inestabilidad y su controlabilidad genera sentimientos de culpa y de vergüenza (Weiner, referido por Bruning, Schraw, Norby & Ronning, 2005), mientras que una alta internalidad, alta estabilidad y globalidad se asocia a cuadros depresivos (Abramson, Metalsk & Alloy, 1989, citados por Peñate & Perestelo, 2004)

La investigaciones efectuadas respecto de las variables de estudio permiten mostrar los resultados de Docampo (2001), quien luego de estudiar las diferencias de género en las explicaciones causales de adolescentes españoles, concluye que el estilo explicativo tiende a ser más optimista en las chicas; asimismo, las chicas confían más que los chicos en la habilidad y en el esfuerzo; sin embargo, las diferencias desaparecen cuando se analizan de forma separada las dimensiones de internalidad, estabilidad y globalidad. Otros estudios como los de Cárdenas & Vera (2003) refieren que los estudiantes de Formación Básica de la Universidad César Vallejo de Trujillo presentan los niveles predominantes disperso y conectado en cohesión familiar y que ésta no se asocia a los estilos de aprendizaje; Guzmán & García (2007) encontraron una correlación altamente significativa entre la cohesión familiar y la adaptación de conducta con sus áreas (personal, familiar, escolar y social); Chávez (2007) halló que los estudiantes de una universidad particular piurana que ocuparon el cuadro de méritos y alumnos de riesgo académico no difieren en el estilo atribucional ni en sus dimensiones, predominando en ambos el estilo optimista y las dimensiones internalidad, especificidad e inestabilidad. Tueros (2004) encontró que la cohesión y adaptabilidad familiar presentes en la familia de procedencia se asocian significativamente al rendimiento académico en alumnos de 8 a 12 años. Así también, Vicuña et al. (2001) investigaron a una muestra de estudiantes de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de 20 escuelas profesionales y encontraron, entre sus conclusiones, que el estilo atribucional tiende hacia el pesimismo, principalmente por la tendencia a autorresponsabilizarse, de manera muy estable, de acontecimientos que no depende de ellos, directamente, estilo que es significativamente mayor en mujeres y que el estilo atribucional optimista o pesimista

Revista de Psicología

tendencia a explicar los eventos negativos ocurridos en la vida cotidiana con una causa interna a uno mismo, estable en el tiempo y con efecto global a todos los ámbitos de la vida de la persona; a diferencia del estilo explicativo optimista que explica los sucesos negativos con una causa externa a uno mismo, inestable en el tiempo y específico de ese ámbito concreto que afecta. Para comprender los estilos se emplean tres dimensiones: la internalidadexternalidad, entendido como el grado en que uno se siente responsable del suceso; la estabilidad-inestabilidad, cuando la causa del acontecimiento está presente durante todo el tiempo o es transitorio o inestable; y, la globalidad-especificidad, cuando un aspecto del suceso o de su explicación domina a todos los aspectos de vida de la persona o de lo contrario es circunstancial o específico. Por tanto, las personas optimistas se definen como personas con estilos explicativos caracterizados por las dimensiones de externalidad, inestabilidad y especificidad, mientras que las personas pesimistas se caracterizan por los polos de internalidad, estabilidad y globalidad. Ambos estilos atribucionales, según Seligman (1991, citado por Bragagnolo) tiene su génesis en tres factores: el análisis causal cotidiano que observa el niño o niña modelar a sus padres, el tipo de crítica que los adultos realizaban del niño(a) y la realidad de pérdida o traumas en el período crítico del desarrollo.

115


no es característico de una determinada escuela académico - profesional. En este contexto surge la necesidad de responder a la pregunta: ¿existe relación entre la funcionamiento familiar y los estilos atribucionales en estudiantes de Psicología de la Universidad César Vallejo de Trujillo?, con los objetivos e hipótesis siguientes: Objetivo General: Conocer si existe relación entre el funcionamiento familiar y los estilos atribucionales en los estudiantes de Psicología de la Universidad César Vallejo de Trujillo

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Objetivos Específicos Identificar los niveles y tipología de funcionamiento familiar que predominan en los estudiantes de Psicología. Identificar los estilos y dimensiones atribucionales que predominan entre los estudiantes de Psicología Establecer si existe relación entre los niveles de funcionamiento familiar y los estilos atribucionales en los estudiantes de Psicología Establecer si existe relación entre los niveles de funcionamiento familiar y las dimensiones internalidad – externalidad, estabilidad-inestabilidad, globalidadespecificidad en los estudiantes de Psicología

116

Hipótesis H1: Existe relación significativa entre los niveles de funcionamiento familiar y los estilos atribucionales en estudiantes de Psicología de la Universidad César Vallejo – Trujillo. H2: Existe relación significativa entre los niveles de funcionamiento familiar y las dimensiones atribucionales en estudiantes de Psicología de la Universidad César Vallejo – Trujillo.

METODO Para el estudio se empleó el tipo de investigación sustantiva y el diseño descriptivo correlacional (Sánchez & Reyes, 2006), para asociar las variables funcionamiento familiar y estilos atribucionales. Participantes La población estuvo constituida por 1477 estudiantes de Psicología de la Universidad César Vallejo de Trujillo – Perú, en el semestre 2008-I, matriculados del I al XI ciclo. La muestra fue de tipo probabilística estratificada y estuvo conformada por 203 alumnos. Las edades estuvieron comprendidas entre 16 y 37 años, de los cuales entre 16 - 20 correspondió a un 56%, entre 21 - 30 años a un 41% y entre 31 - 37 años a un 3%. Instrumentos La técnica empleada fue la psicométrica. Los instrumentos utilizados fueron el Modelo Circumplejo de Olson, FACES II con la adaptación de Espejo y Santa Cruz baremado para los fines del estudio y el Cuestionario de Estilos Atribucionales ASQ-CIDE-PERU de Luis Vicuña Peri. El instrumento FACES II de Olson, Portner & Bell (1983), adaptada por Espejo y Santa Cruz (2000) para las familias con dos hijos adolescentes de la ciudad de Trujillo y baremada para los fines de estudio mide el funcionamiento familiar, en base a las dimensiones de la cohesión y adaptabilidad, en función de cada cual se obtiene sus niveles respectivos, que al ser superpuestos determina la tipología familiar y los niveles o rangos de funcionamiento familiar. De este modo quedan conformados 16 tipos de familia que se incluyen en tres niveles: familia


El Cuestionario de Estilo Atribucional ASQ-CIDE-PERU de Vicuña et al., fue trabajado en una muestra de estudiantes universitarios limeños. La confiabilidad y validez del instrumento han sido confirmados en diferentes estudios efectuados por Vicuña (et al, 2000, 2001 y 2004) y fue corroborada en la muestra de estudiantes universitarios de Piura (Chávez, 2007). En Lima, Vicuña et al (2000) obtuvieron la confiabilidad mediante el método de consistencia interna y test retest de ,88 a ,90, de ,89 y de ,88 y ,87 para las

ISSN 1990-6757

El promedio de las puntuaciones encontrados en este estudio, en la dimensión de cohesión para la muestra es de 40,34 y la desviación estándar es de 8,39, mientras que el promedio para la dimensión de adaptabilidad es de 26,25 y su desviación estándar es de 6,72

El ASQ-CIDE-PERU permite la obtención de tres dimensiones: internalidad, estabilidad y globalidad, cuya combinación de resultados determina los estilos explicativos optimista y pesimista. El estilo pesimista resulta de la combinación: alta internalidad, estabilidad y globalidad; o si mantienen dos dimensiones de las señaladas, aun cuando una de ellas puede ser diferente, son personas que atribuyen que la causa de lo malo está en ellos, de forma duradera y que implica los diferentes aspectos de la vida; mientras que el estilo atribucional optimista caracteriza a las personas de alta externalidad, inestabilidad y especificidad, al igual que la anterior puede variar solo una de las dimensiones para mantener el estilo atribucional; asumen que la causa de un infortunio no se debe a ellos, sino a una cuestión de suerte; y, en consecuencia, algo pasajero y que sólo afecta a una determinada situación o circunstancia.

PRESENTACIÓN ANUAL

La validez, mediante el método de consistencia interna y de constructo, y la confiabilidad, con el Alfa de Cronbach fue hallada por sus autores y confirmada por Espejo y Santa Cruz (2000), quienes encontraron una r para la prueba total de 0.81, para la dimensión de cohesión de ,75 (familias), ,79 (cónyuges) y ,70 (adolescentes), mientras que para la dimensión de adaptabilidad la r para familias fue de ,75, para cónyuges de ,77 y para adolescentes de ,73

dimensiones de interno-externo, estableinestable y global-específico respectivamente; así también se halló la validez de contenido, seleccionando ítems al ,05 de significación. En el año 2004 en los estudiantes de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos se obtuvo índices de confiabilidad por el método test retest de ,92 y por el método de consistencia interna de ,96. En Piura, la confiabilidad hallada con el método de consistencia interna fue de ,856 para la dimensión externalidad-internalidad, ,927 para la dimensión inestabilidadestabilidad, 0.928 para la dimensión especificidad –globalidad.

Revista de Psicología

flexiblemente separada, flexiblemente conectada, estructuralmente separada y estructuralmente conectada(en el nivelo balanceado); familia flexiblemente dispersa, flexiblemente aglutinada, estructuralmente aglutinada, rígidamente conectada, caóticamente separada, caóticamente conectada, estructuralmente dispersa y rígidamente separada (en el nivel medio), la familia caóticamente dispersa, rígidamente aglutinada, caóticamente aglutinada y rígidamente dispersa (en el nivel extremo).

117


RESULTADOS En este apartado se presentan inicialmente los datos referidos a la prevalencia de los niveles de funcionamiento familiar con su tipología inmersa y de los estilos atribucionales, con sus dimensiones, en los estudiantes de Psicología de la Universidad César Vallejo; posteriormente se analiza la relación entre ambas variables, haciendo uso de la prueba no paramétrica del ji cuadrado. Respecto a los niveles de funcionamiento Tabla 1:

Funcionamiento familiar Nivel balanceado

Nivel Medio

Nivel Extremo

Niveles y tipología de funcionamiento familiar en estudiantes de Psicología - Universidad César Vallejo Tipo de familia Flexiblemente separada Flexiblemente conectada Estructuralmente separada Estructuralmente conectada Flexiblemente dispersa Flexiblemente aglutinada Estructuralmente aglutinada Rígidamente conectada Caóticamente separada Caóticamente conectada Estructuralmente dispersa Rígidamente separada Caóticamente dispersa Rígidamente aglutinada Caóticamente aglutinada Rígidamente dispersa

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Total

118

familiar, se encuentra que en la muestra investigada predomina el nivel balanceado, el más funcional, y dentro de éste los tipos estructuralmente conectada y flexiblemente separada. En segundo lugar se sitúa el nivel de funcionamiento familiar extremo, el más disfuncional, y en él los tipos que más frecuentes son: caóticamente dispersas y rígidamente aglutinadas. Finalmente, el nivel medio de funcionamiento familiar es el menos frecuente, tal como se refleja en la tabla 1.

Considerando los estilos atribucionales y sus dimensiones se encuentra que en los estudiantes de Psicología existe un predominio del estilo explicativo optimista y

N

%

28 13 15 54 11 2 11 11 8 2 0 0 29 19 0 0

13,8% 6,4% 7,4% 26,6% 5,4% 1,0% 5,4% 5,4% 3,9% 1,0% 0% 0% 14,3% 9,4% 0% 0%

203

100%

54,2%

22,1%

23,7%

100%

de las dimensiones atribucionales de internalidad, inestabilidad y especificidad, tal como se presenta en tabla 2.


Estilos atribucionales y sus dimensiones en Psicología - Universidad César Vallejo Estilos Atribucionales y Dimensiones

Estilos atribucionales

Dimensiones

Optimista Pesimista Externalidad Internalidad Inestabilidad Estabilidad Especificidad Globalidad

Total

Al analizar el funcionamiento familiar en relación al estilo explicativo atribucional, es posible apreciar que en los estudiantes de Psicología de la Universidad César Vallejo, no existe un patrón definido de incremento o disminución del optimismo – pesimismo, en función de los niveles de funcionamiento familiar, sin embargo se puede referir cierta predominancia en el funcionamiento familiar medio del estilo

Extremo

Total

135 68 64 139 176 27 136 67

66,5% 33,5% 31,5% 68,5% 86,7% 13,3% 67,0% 33,0%

203

100%

explicativo optimista, en el funcionamiento familiar extremo la mayor frecuencia del estilo pesimista y en el funcionamiento familiar balanceado, frecuencias muy similares de optimistas y pesimistas. Estos hallazgos han sido detectados como no significativos mediante el ji cuadrado, tal como se puede observar en la tabla 3, por lo que se afirma que el funcionamiento familiar y los estilos atribucionales son independientes.

Frecuencia % Func Fam % Estilo Atrib Frecuencia % Func Fam % Estilo Atrib Frecuencia % Func Fam % Estilo Atrib Frecuencia Estilo Atrib % Estilo Atrib

x 2 = 1.74 p = ,419 (> ,05)

Estilo atribucional Optimista 73 66,4% 54,1% 33 73,3% 24,4% 29 60,4% 21,5% 135 66,5% 100%

Pesimista 37 33,6% 54,4% 12 26,7% 17,6% 19 39,6% 27,9% 68 33,5% 100%

Total 110 100% 54,2% 45 100% 22,1% 48 100% 23,7% 203 100% 100%

ISSN 1990-6757

Medio

%

Asociación entre el Funcionamiento familiar y el estilo atribucional en estudiantes de Psicología de la Universidad César Vallejo

Funcionamiento Familiar

Balanceado

N

PRESENTACIÓN ANUAL

Tabla 3:

estudiantes de

Revista de Psicología

Tabla 2:

119


Al asociar el funcionamiento familiar con la dimensión atribucional: externalidad - internalidad, se encuentra una ligera tendencia al incremento de la dimensión atribucional de internalidad conforme el funcionamiento familiar se hace más adecuado o funcional (se aproxima al nivel balanceado), aunque dicha relación ha sido detectada como no significativa luego de haber aplicado la fórmula del ji cuadrado Tabla 4:

Asociación entre el Funcionamiento familiar y la dimensión atribucional externalidad- internalidad en estudiantes de Psicología de la Universidad César Vallejo Dimensión atribucional

Funcionamiento Familiar

Balanceado

Medio

Extremo

Total

(Ver tabla 4). Vale agregar que quienes poseen un funcionamiento familiar balanceado presentan mayoritariamente la dimensión atribucional de internalidad; aquellos con funcionamiento familiar medio la dimensión externalidad y finalmente, quienes poseen un funcionamiento familiar extremo usan más frecuentemente la dimensión atribucional de externalidad.

Frecuencia % Func Fam % Extern - Intern Frecuencia % Func Fam % Extern - Intern Frecuencia % Func Fam % Extern - Intern Frecuencia Extern - Intern % Extern - Intern

Externalidad 32 29,1% 50% 15 33,3% 23,4% 17 35,4% 26,6% 64 31,5% 100%

Internalidad 78 70,9% 56,1% 30 66,7% 21,6% 31 64,6% 22,3% 139 68,5% 100%

Total 110 100,0% 54,2% 45 100,0% 22,1% 48 100% 23,7% 203 100% 100%

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

x 2 = ,707 p = ,702 (> ,05)

120

En los estudiantes de psicología de la Universidad César Vallejo se ha encontrado una ligera tendencia de incremento en la frecuencia del uso de la dimensión atribucional de estabilidad, conforme aumenta el funcionamiento familiar funcional, aun cuando la relación no sea estadísticamente significativa con el ji cuadrado (p> ,05). Se puede referir además

que es más frecuente encontrar en las familias balanceadas la dimensión atribucional de estabilidad; en las familias de funcionamiento extremo la dimensión de inestabilidad, mientras que en las familias de funcionamiento medio es idéntica la cantidad de estudiantes con atribuciones estables e inestables. (Ver tabla 5).


Tabla 5:

Asociación entre el Funcionamiento familiar y la dimensión atribucional inestabilidad – estabilidad en estudiantes de Psicología de la Universidad César Vallejo Dimensión atribucional

Funcionamiento Familiar

Balanceado

Medio

Extremo

Total

Frecuencia % Func Fam % Inest - est Frecuencia % Func Fam % Inest - est Frecuencia % Func Fam % Inest - est Frecuencia Inest - est % Inest – est

Inestabilidad 94 85,5% 53,4% 39 86,7% 22,2% 176 89,6% 24,4% 176 86,7% 100%

Estabilidad 16 14,5% 59,3% 6 13,3% 22,2% 27 10,4% 18,5% 27 13,3% 100%

Total 110 100% 54,2% 45 100% 22,1% 203 100% 23,7% 203 100% 100%

x 2 = ,494 p = ,781 (> ,05)

Luego de relacionar el funcionamiento familiar con la dimensión atribucional especificidad-globalidad, se encuentra que la muestra estudiada no presenta un patrón de aumento o disminución en la dimensión especificidad-globalidad en los niveles de funcionamiento familiar; sin embargo, se puede afirmar cierto predominio de la dimensión atribucional globalidad en los

Asociación entre el Funcionamiento familiar y la dimensión atribucional especificidad- globalidad en estudiantes de Psicología de la Universidad César Vallejo

Medio

Extremo

Total x 2 = 3,054 p = ,217 (> ,05)

Frecuencia % Func Fam % Esp – glob Frecuencia % Func Fam % Esp – glob Frecuencia % Func Fam % Esp – glob Frecuencia Esp – glob % Esp – glob

Especificidad 70 63,6% 51,5% 35 77,8% 25,7% 31 64,6% 22,8% 136 67,0% 100%

Globalidad 40 36,4% 59,7% 10 22,2% 14,9% 17 35,4% 25,4% 67 33,0% 100%

Total 110 100% 54,2% 45 100% 22,1% 48 100% 23,7% 203 100% 100%

ISSN 1990-6757

Balanceado

Dimensión atribucional

PRESENTACIÓN ANUAL

Funcionamiento Familiar

Revista de Psicología

Tabla 6:

niveles de funcionamiento familiar balanceado y extremo. Los hallazgos fueron sometidos a la prueba del ji cuadrado, encontrando un valor de la p de ,217. Por esto se afirma que los niveles de funcionamiento familiar y la dimensión atribucional especificidad-globalidad son independientes, tal como se expresa en la tabla 6.

121


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

122

DISCUSIÓN

(Olson, 1983)

Los hallazgos del estudio permiten caracterizar a los estudiantes de psicología d e l a U n i v e r s i d a d C é s a r Va l l e j o predominantemente dentro de un nivel de funcionamiento familiar balanceado o adecuado, en primer lugar, y un funcionamiento extremo o disfuncional, en segundo lugar. En el nivel balanceado es más frecuente encontrar, en la muestra estudiada, el tipo de familia estructuralmente conectada; mientras que en el nivel extremo, predominan las familias caóticamente dispersas.

Los resultados presentados difieren ligeramente de lo encontrado por Cárdenas y Vera (2003), quienes caracterizaron a los estudiantes de Formación General de la Universidad César Vallejo con la categoría de funcionamiento familiar dispersa, en primer lugar y conectada, en segundo lugar.

La familia estructuralmente conectada se caracteriza por un liderazgo y control generalmente asertivo y democrático; responde antes los problemas asumiendo adecuadas estrategias para su solución, originando algunos roles de participación; el establecimiento de reglas usualmente es impuesto de manera explicita siendo pocos los cambios que se registran en ellas, sin embargo su sistema de retroalimentación es más negativa que positiva; además, puede observarse moderada dependencia entre sus miembros, claros límites generacionales con una fuerte coalición marital, siendo muy importante para los integrantes compartir tiempo juntos y participar de la toma de decisiones. Por otra parte, el tipo familiar caóticamente disperso, perteneciente al nivel extremo de funcionamiento, entendido como disfuncional, se caracteriza por un estilo de liderazgo pasivo-agresivo, es decir con escaso o nulo control sobre las acciones del conjunto de sus miembros, por lo que un extremo cambio o desviación de roles hace muy pobre la solución de los problemas; las reglas son implícitas, cambiantes y se imponen arbitrariamente; la independencia entre sus miembros es así muy alta, encontrándose física y emocionalmente separados, mientras que sus límites externos son claramente abiertos, primando las decisiones y actividades individuales.

Que los estudiantes de psicología de la Universidad César Vallejo se caractericen más frecuentemente por ser optimistas con una dimensión atribucional de internalidad, especificidad e inestabilidad, implica que se asignan a si mismos la causa de los fracasos, de un modo no estable (temporal) y específico (no generalizable al resto de situaciones). Estos hallazgos son similares a los encontrados por Chávez (2007) en una muestra de estudiantes de cuadro de méritos y de riesgo académico de una universidad particular piurana, y difieren de lo obtenido por Vicuña et al. (2001), quienes hallaron en los alumnos de una universidad nacional limeña el predominio del estilo atribucional pesimista, aunque coinciden en la dimensión alta de internalidad, con las dos muestras de los estudios anteriores. Estas diferencias podrían atribuirse a factores socioeconómicos y culturales que diferencian a las muestras en referencia. La alta internalidad en los estudiantes de Psicología reflejaría una tendencia de la muestra a ser más vulnerables a sentimientos de culpa y vergüenza por responsabilizarse de acontecimientos negativos, resultados que discrepan de lo que señala Asebey (2006) cuando afirma que en la etapa del ciclo evolutiva de familias con adolescentes, la predominante en la muestra evaluada, el adolescente suele responsabilizar a otros de lo que le sucede. Esta diferencia posiblemente estaría siendo influenciada porque la muestra adolescente evaluada se encuentra en su fase


En los estudiantes de psicología predomina, en primer lugar, el nivel de funcionamiento familiar balanceado y en él la tipología estructuralmente conectada y, e n s e g u n d o l u g a r, e l n i v e l d e funcionamiento extremo con una mayor frecuencia del tipo caóticamente disperso. Es más frecuente encontrar en los estudiantes de psicología el estilo atribucional explicativo optimista y las dimensiones de internalidad, inestabilidad y especificidad. El funcionamiento familiar y los estilos atribucionales son variables independientes. El funcionamiento familiar es independiente de las dimensiones atribucionales: internalidad-externalidad, inestabilidad-estabilidad y especificidadglobalidad.

Asebey, A.M. (2006). El ciclo vital de la familia y el desarrollo de la estructura psicosocial del individuo. En Psicología Alternativa en América Latina. Sánchez, C. (coordinadora).México. Amapsi editorial. Bragagnolo, G. La indefensión aprendida. Instituto de sexología . Extraído el 26 de a g o s t o d e l 2 0 0 8 d e http://www.kinsey.com. ar/noticia.php?id=318 Bruning, R.; Schraw, G.; Norby, M. & Ronning, R. (2005). Psicología cognitiva y de la instrucción. España: Pearson Educación Cárdenas, K & Vera, M. (2003). Estilos de aprendizaje y cohesión familiar de los alumnos y docentes de Formación Básica – Letras en el período 2002-II de la Universidad César Vallejo de Trujillo. Revista de Psicología. 5, 108 - 119

ISSN 1990-6757

REFERENCIAS

PRESENTACIÓN ANUAL

Conforme a los hallazgos, el funcionamiento de los sistemas familiares, el grado en que los integrantes están vinculados emocionalmente y en que modifican su estructura de poder, las relaciones de roles y regla de relaciones, en respuesta al estrés emocional y desarrollo propio no se vincula con la construcción de segundo orden que elaboran respecto a los estilos atribucionales optimista o pesimista. De este modo, los estudiantes de psicología mayoritariamente explican los eventos negativos ocurridos en la vida cotidiana con una causa interna a uno mismo, inestable en el tiempo y con efecto específicos a los ámbitos de la vida, independientemente del nivel de funcionamiento adecuado o disfuncional de sus familias. Al parecer, una familia puede incluir a integrantes con estilos explicativos optimistas o pesimistas, pudiendo de esta manera equilibrar la visión positiva o fatalista ante los fenómenos o acontecimientos y la vida en general. De esta manera, se discrepa de lo planteado por Seligman (citado por Bragagnolo), quien señala que los padres influyen en la formación de los estilos atribucionales, al modelar frecuentemente una atribución causal y al formular cotidianamente cierto tipo de críticas en los hijos.

De lo expuesto es posible arribar a las conclusiones siguientes:

Revista de Psicología

adolescente tardía. Otro aspecto que influiría en los resultados es la formación profesional recibida por los(as) alumnos (as) la misma que los orientaría a considerar que sus acciones afectan o influyen sobre el medio en que se desenvuelven. Sin embargo, esta internalidad, al no estar acompañada de las dimensiones atribucionales de estabilidad y globalidad, refleja que los estados afectivos ante las atribuciones en la muestra investigaciones son mayoritariamente temporales y no estables ni globales como la depresión, según Abramson, Metalsk & Alloy, (1989, citados por Peñate & Perestelo, 2004)

123


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

124

Chávez, G. (2007). Estilos atribucionales y necesidad cognitiva en estudiantes universitarios del cuadro de méritos y de riesgo académico. Revista de Psicología ISSN 1990-6757. 9, 2007. 40-51 Espejo, L. y Santa Cruz, H. (2000). Análisis de la cohesión y adaptabilidad familiar de las familias de adolescentes del distrito de Trujillo. Tesis para optar el título de licenciado en Psicología. Universidad César Vallejo, Trujillo, Perú. Minuchin, S.; Yung, W. & Simon, G. (1998). El arte de la terapia familiar. México: Paidós. Remor, Amorós y Carrobles, (2006).El optimismo y la experiencia de ira en relación con el malestar físico. Anales de Psicología. Vol. 22, Nº 1 (junio), 37 - 44. Universidad de Murcia, España. Extraído d e http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/167 /16722105.pdf Olson, S. (1983). Faces II, Faily Adaptability and Cohesion Evaluation Scales. Minnesota: Minnesota University Peñate, W. & Perestelo, L. (2004). La predicción diferencial Del nível de depresión por lãs variables nivel de actividad, actitudes disfuncionales y estilo atributivo em función de La puntuación y la medida de depresión utilizada. International journal of clinical and health psychology, vol. 4, Nº 001. Asociación española conductual (AEP), Granada, E s p a ñ a . http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/337 /33740102.pdf Petri, H. & Covern, J. (2006). Motivación. México: Thomson Sauceda, J & Maldonado, M. (2003) La familia: su dinámica y tratamiento. Organización Panamericana de la Salud. Reeve, Johnmarshall (1994). Motivación y emoción. Madrid: Mc Graw Hill Ritvo y Glick (2002). Terapia de pareja y familiar. México: Manual Moderno. Vicuña, L. y cols.(2000) Relación entre los complejos Medio-Fin con los tipos de afronte ante la crisis económica. 1999. Revista de investigación en psicología II Psi. Vol.3 Nro. 1. 2000. Vicuña, L. y cols. (2001). “Concordancia entre la facultad académica a la que pertenece el

alumno con los intereses vocacionales y con los estilos atribucionales de las causas que determinaron el ingreso a la UNMSM en el concurso de admisión 2000”. Revista de investigación en psicología II Psi vol. 4 Nº 1. Lima. Julio 2001. Vicuña, L. (2004). Disposiciones psicológicas hacia la corrupción de los adolescentes y universitarios de la ciudad de Lima. Revista de investigación en Psicología II Psi. Vol 7. Nº 1 Watzlawick, P. (2000) Terapia estratégica. Pasos hacia un cambio de percepción de la realidad. México: Paidós.


TÉCNICAS DE INTEGRACIÓN CEREBRAL PARA LA RESOLUCIÓN DEL TRAUMA PSICOLÓGICO EN ALUMNOS UNIVERSITARIOS 18

Díaz Díaz, Pablo & Vásquez Carrasco, Eduardo Andrés

19

Universidad César Vallejo 1

RESUMEN

La presente investigación, de diseño experimental, explora la efectividad de las técnicas de integración cerebral en la resolución del malestar asociado a experiencias traumáticas. Para tal fin se trabajó con una muestra de cinco participantes por cada grupo, uno experimental y otro de control, atendidos en el consultorio psicológico de la Universidad César Vallejo, a quienes se les aplicó la Escala de Impacto de Eventos, utilizándose la formula estadística T de Student. Entre los resultados obtenidos se observa que existen diferencias significativas entre las post mediciones entre los grupos control y experimental, tanto a nivel global del trauma psicológico, así como en los síntomas de intrusión. Palabras Claves: Trauma psicológico, Técnicas de Integración Cerebral, tratamiento de trauma psicológico, síntomas de evitación, síntomas de intrusión.

TECHNOLOGIES OF CEREBRAL INTEGRATION FOR THE RESOLUTION OF THE PSYCHOLOGICAL TRAUMA IN UNIVERSITY STUDENTS ABSTRACT The present research explores the efficiency of the Technologies of Cerebral Integration in the resolution of the discomfort associated with traumatic experiences. For such an intention one worked with a sample of five participants for every group, the experimental one and another control, attended in the center of psychological attention of the César Vallejo University, to whom there was applied the Scale of Impact of Events, being in use the statistical formula T de Student. Among the obtained results is observed that significant differences between the post exist measurements between the groups control and experimentally, so much worldwide of the psychological trauma, as well as in the symptoms of intrusion. Key words: psychological Trauma, Technologies of Cerebral Integration, Treatment of psychological trauma, symptoms of avoidance, symptoms of intrusion.

18 19

Psicólogo del Consorcio Minero Horizonte. Correo electrónico: pablo.diazd@hotmail.com Psicólogo de Psicovida y del Centro Médico Bautista. Correo electrónico: vascopsico@hotmail.com

PRESENTACIÓN ANUAL

Schlüsselwörter: Psychologisches Trauma, Techniken der Gehirnintegration, Behandlung des psychologischen Traumas, Symptome von Vermeidung, Intrusionsymptome.

Revista de Psicología

Diese experimentelle Forschung studiert die Wirksamkeit der Techniken der Gehirnintegration für die Auflösung des Schlechtfühlens nach traumathischen Erfahrungen. Dafür wurde mit einer Probe von fünf Teilnehmern pro Gruppe gearbeitet., zu denen, die die Skala der Auswirkung von Fällen an ihnen angewendet wurde, es klppte bei Verwendung der Formula TStudent. Es gibt bemerkende Unterschiede zwischen den Messungen von beiden Gruppen (Kontroll- und experimentell).

ISSN 1990-6757

TECHNIKEN DER GEHIRNINTEGRATION FÜR DIE AUFLÖSUNG DES PSYCHOLOGISCHEN TRAUMAS IN DEN STUDENTEN ZUSAMMENFASSUNG

125


Las Técnicas de Integración Cerebral™ han demostrado, a nivel de la praxis clínica, una alta eficacia en la resolución del trauma psicológico. La intención de la presente investigación es demostrar, a nivel metodológico, esta eficacia. Para tal fin se ha definido al trauma psicológico, a nivel operacional, como toda experiencia que al ser evaluada con la Escala de Impacto de Eventos obtenga un nivel clínico de malestar. Asimismo, a nivel teórico, se define al trauma psicológico como toda experiencia que al ser recordada perturbe. Las técnicas utilizadas en el procedimiento investigativo fueron las técnicas de un ojo por vez y la técnica de los anteojos, siguiendo el procedimiento estandarizado.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

A la fecha no existen investigaciones que validen las Técnicas de Integración Cerebral™ ni que versen sobre el trauma psicológico como variable, a nivel latinoamericano, solo existen algunos trabajos publicados en EE.UU y Europa. La formulación del problema fue la siguiente, ¿Cuál es la efectividad de la aplicación de las Técnicas de Integración Cerebral™ en la percepción del malestar asociado a experiencias traumáticas, presentadas por alumnos de la UCV atendidos en el Consultorio Psicológico?

126

Los objetivos de la investigación fueron establecer si la aplicación de las Técnicas de Integración Cerebral™ en alumnos de la UCV atendidos en el consultorio psicológico, disminuye significativamente el malestar asociado a experiencias traumáticas. Se buscó la existencia de diferencias significativas de la percepción del malestar asociado a síntomas de evitación e intrusión coligadas a experiencias traumáticas. La hipótesis general se determinó de la siguiente manera, si se aplican las Técnicas de Integración Cerebral™ en alumnos de la UCV atendidos en el Consultorio Psicológico,

entonces la percepción del malestar asociado a experiencias traumáticas disminuirá. Para tales efectos se definieron las variables de estudio de la siguiente manera, el trauma psicológico se definió operacionalmente como toda experiencia, que al ser evaluada con la Escala de Impacto de Eventos, logra una puntuación de 26 puntos o más, y a nivel conceptual se definió como toda experiencia, que al ser recordada, causa perturbación (Solvey & Solvey, 2006). De otro lado, la técnica de un ojo por vez se definió como la destreza en la que se compara las diferentes lecturas que cada hemisferio tiene acerca del tema problema. El objetivo es la integración de ambos hemisferios, y se agrega el escaneo de puntos de concentración de la perturbación que hubiere en el campo visual del paciente. La técnica de los anteojos hemisféricos™ se definió como la técnica en la cual se activan, con unos anteojos especiales diseñados a tal efecto, ambos hemisferios cerebrales por separado. Se obtiene una lectura diferente del problema a tratar con cada hemisferio cerebral, permitiendo la comparación de la percepción que cada hemisferio tiene del tema, lográndose una integración de ambas lecturas, y permitiendo que en la amplia mayoría de los casos, en pocos minutos de trabajo, se reduzca drásticamente la perturbación que el sujeto traía. En cuanto a antecedentes, a nivel nacional, no se hallaron trabajos relacionados a la terapéutica del trauma psicológico donde se hayan utilizado técnicas de integración cerebral de ningún tipo. Pero a nivel internacional, en EE.UU., es bastante conocido el trabajo de Figley & Carbonell (1999) titulada “A Systematic Clinical Demonstration of Promising PTSD Treatment Approaches” en la Florida State University. En él se utilizó cuatro tratamientos, TFT (Thought Field Therapy o Terapia del Campo del Pensamiento), TIR


Por último, en Alemania, Zimmermann & Cols. (2007), publicaron la

Participantes La población está constituida por los alumnos de la UCV Trujillo atendidos en el Consultorio Psicológico de dicha casa superior de estudios, en el semestre académico 2007-II. Durante dicho semestre académico se atendieron 600 alumnos en las modalidades de atención individual, grupal y talleres psicológicos. La selección de la muestra y la posterior separación de los integrantes de la misma en los grupos de control no experimental y experimental fueron de manera aleatoria, considerando que cumplan con los criterios de inclusión y exclusión. Los criterios de inclusión fueron los siguientes: alumnos de atendidos en el consultorio psicológico de la Universidad César Vallejo que obtengan un puntaje de 26 o más en la escala de impacto de eventos, cuyas edades abarquen entre 17 y 29 años que deseen participar voluntariamente.

ISSN 1990-6757

En Europa también existen trabajos publicados que estudian las variables trauma psicológico y tratamiento de integración cerebral. En los Países Bajos, Lange & Cols. (2003), desarrollaron una investigación titulada “Interapy: Treatment of Post-traumatic Stress via the Internet” desarrollada en el Departamento de Psicología Clínica de la Universidad de Ámsterdam en los Países Bajos. Trata sobre el tratamiento de TEPT de leve a severo vía internet con 110 personas participantes, 69 fueron sometidas al grupo experimental y 32 permanecieron en la lista de espera.

MÉTODO

PRESENTACIÓN ANUAL

En el mismo país también existen trabajos sobre el tratamiento del trauma psicológico, por ejemplo, el de Rogers en 1998, titulado “An Alternative Interpretation of "Intensive" PTSD Treatment Failures”, publicado en el “Journal of Traumatic Stress, Vol. 11, No. 4”, que versa sobre los fracasos de algunos programas de tratamiento “intensivo” de TEPT. También son numerosos los trabajos sobre EMDR, por ejemplo el de Ricci & Cols. en el 2006 titulado “Some effects of EMDR on previously abused child molesters: Theoretical reviews and preliminary findings”, hecho la Radford University, The Counseling Centre, y el Mental Research Institute todos en Estados Unidos y publicado en “The Journal of Forensic Psychiatry & Psychology”.

investigación titulada “Long-Term Course of Post-Traumatic Stress Disorder (PTSD) in German Soldiers: Effects of Inpatient Eye Movement Desensitization and Reprocessing Therapy and Specific Trauma Characteristics in Patients with NonCombat-Related PTSD”, que fue realizado en el Hospital de las Fuerzas Armadas Alemanas de Hamburgo. Un grupo recibió como tratamiento EMDR y otro grupo recibió el tratamiento general del hospital y educación en relajación. Se usaron la “Impact of Event Scale” y la “PostTraumatic Stress Scale (PTSS-10)” como parámetros de mejoría, la “Impact of Event Scale” demostró que los pacientes que habían recibido tratamiento de EMDR para el trauma psicológico habían mejorado el curso

Revista de Psicología

(Traumatic Incident Reduction o Reducción de Incidente Traumático), EMDR (Eye Movement Desensitization and Repprocesing o Desensibilización y Reprocesamiento por Movimientos Oculares), y VKD (Visual Kinesthesic D i s s o c i a t i o n o D i s o c i a c i ó n Vi s o Kinestésica), que demostraron ser tratamientos de elección para l trauma psicológico.

127


Se excluyeron del estudio a quienes estén participando de alguna consejería o terapia psicológica o se encuentren en tratamiento psicofarmacológico o estén consumiendo psicofármacos (automedicándose). Instrumento y/o materiales El instrumento utilizado fue la Escala de Impacto de Eventos publicado por Horowitz en el años 1979, el cual es utilizado en la medición del malestar generado por eventos traumáticos. La escala cuenta con quince ítems y tiene dos subescalas. Una subescala de intrusión, que mide los síntomas intrusivos del trauma psicológico, y otra subescala de evitación, que mide los síntomas de evitación del trauma psicológico.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Las alternativas de respuesta son “nunca”, “rara vez”, “a veces” y “a menudo” con una puntuación de 0, 1, 3 y 5 para cada uno respectivamente. La Escala de Impacto de Eventos (IES) se clasifica de la siguiente forma: 0 puntos para la columna “nunca”; 1 punto para la columna “rara vez”; 3 puntos para la columna “a veces”; 5 puntos para la columna “a menudo”.

128

Horowitz (en Solvey & Solvey, 2006) postula que la clasificación promedio para las personas expuestas a alguna situación traumática es de 44 puntos. Otros autores (Corneil; Beaton; Solomon, en Solvey & Solvey, 2006) sugieren la siguiente puntuación para esta escala. De 0 a 8 puntos un rango sub clínico, de 9 a 25 puntos un rango leve, de 26 a 43 puntos un rango moderado y de 43 a más puntos un rango severo. Es decir, a partir de 26 puntos puede considerarse una reacción clínicamente significativa. Es necesario aclarar que esta escala no es utilizada como instrumentos diagnóstico,

ni como evaluador de la funcionalidad de la persona, sino como un instrumento útil para medir el progreso terapéutico. Procedimiento El procedimiento sistematizado que se usó fue la encuesta en su forma de cuestionario autoadministrado. Para seleccionar a los participantes se utilizó el muestreo no probabilística de tipo circunstancial o sin normas (Sánchez & Reyes, 1998) y se logró su autorización para la realización de la investigación a través del consentimiento informado. El tipo de investigación utilizada según Hernández, Fernández & Baptista (2006) fue de tipo experimental ya que se utilizaron dos grupos, uno control y otro experimental y se realizó una medición pretest y otra medición postest, efectuándose la medición antes y después de la aplicación de la variable independiente, en este caso las técnicas de integración cerebral en cualquiera de sus dos formas, la técnica de un ojo por vez y la técnica de los anteojos. El diseño de investigación correspondiente a este caso, según los autores antes mencionados, fue de tipo experimental con preprueba-posprueba y grupo de control. RESULTADOS En la tabla 1 observamos que el grupo de estudio en el momento de evaluación de la Escala de Impacto de Eventos previa a la aplicación de las Técnicas de Integración Cerebral, obtuvo un puntaje promedio total de 48.2 frente a un 40.8. Estos resultados demuestran, a través de la prueba t de Student, la ausencia de diferencias estadísticamente significativas entre las dos mediciones. El valor t calculado es inferior en un nivel de confianza del 0.05 (1,1 < 1,8595)


Tabla 1

Prueba t de student entre el grupo control y experimental, antes de la aplicación de las tic™ en la percepción del malestar asociado a experiencias traumáticas de 5 alumnos atendidos en el Consultorio Psicológico de la UCV. MOMENTO DE EVALUACIÓN

GRUPO DE ESTUDIO

5 Alumnos del Consultorio Psicológico

EVALUACIÓN PREVIA GRUPO CONTROL MEDIA DE

48,2

13,3

EVALUACIÓN PREVIA GRUPO EXPERIMENTAL MEDIA DE

40,8

PRUEBA T

t= 1,1

6,2

En la tabla 2 observamos que el grupo de estudio en el momento de evaluación de la Escala de Impacto de Eventos posterior a la aplicación de las Técnicas de Integración Cerebral, obtuvo un puntaje promedio total de 38 frente a un 20.2. Estos resultados

NIVEL DE CONFIANZA

gl

8

0.05

0.01

1,8595

2.896

NIVEL DE SIGNIFI CANCIA

p < 0.05

demuestran, a través de la prueba t de Student, la existencia de diferencias estadísticamente significativas entre las dos mediciones. El valor t calculado es superior en un nivel de confianza del 0.05 (2,2 > 1,8595)

Tabla 2 Prueba t de student entre el grupo control y experimental, después de la aplicación de las tic™ en la percepción del malestar asociado a experiencias traumáticas de 5 alumnos atendidos en el Consultorio Psicológico de la UCV MOMENTO DE EVALUACIÓN

10,2

20,2

15,2

En la tabla 3 observamos que el grupo de estudio en el momento de evaluación de la Escala de Impacto de Eventos previa a la aplicación de las Técnicas de Integración Cerebral, obtuvo un puntaje promedio total de 27.2 frente a un 23. Estos resultados

T

t= 2,2

gl

8

NIVEL DE CONFIANZA 0.05

0.01

1,859 5

2.896

NIVEL DE SIGNIFI CANCIA

p > 0.05

demuestran, a través de la prueba t de Student, la ausencia de diferencias estadísticamente significativas entre las dos mediciones. El valor t calculado es inferior en un nivel de confianza del 0.05 (1,4 < 1,8595)

ISSN 1990-6757

38

PRUEBA

PRESENTACIÓN ANUAL

5 Alumnos del Consultorio Psicológico

EVALUACIÓN POSTERIOR GRUPO EXPERIMENTAL MEDIA DE

Revista de Psicología

GRUPO DE ESTUDIO

EVALUACIÓN POSTERIOR GRUPO CONTROL MEDIA DE

129


Prueba t de student entre el grupo control y experimental, antes de la aplicación de las tic™ en la percepción del malestar generado por los síntomas de evitación asociado a experiencias traumáticas de 5 alumnos atendidos en el Consultorio Psicológico de la UCV.

Tabla 3

GRUPO DE ESTUDIO

MOMENTO DE EVALUACIÓN SINTOMAS DE EVITACION EVALUACIÓN EVALUACIÓN PREVIA GRUPO PREVIA GRUPO CONTROL EXPERIMENTAL MEDIA DE MEDIA DE

5 Alumnos del Consultorio Psicológico

27.2

8,9

23

GRUPO DE ESTUDIO

5 Alumnos del Consultorio Psicológico

MOMENTO DE EVALUACIÓN SINTOMAS DE EVITACION EVALUACIÓN EVALUACIÓN POSTERIOR POSTERIOR GRUPO GRUPO CONTROL EXPERIMENTAL MEDIA

DE

MEDIA

DE

21,4

7,1

12,8

9,539

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

130

8

0.01

1,859 5

2.896

p < 0.05

demuestran, a través de la prueba t de Student, la ausencia de diferencias estadísticamente significativas entre las dos mediciones. El valor t calculado es inferior en un nivel de confianza del 0.05 (1,6 < 1,8595)

PRUEBA

T

t= 1,6

NIVEL DE CONFIANZA

gl

8

0.05

0.01

1,8595

2.896

NIVEL DE SIGNIFI CANCIA

p < 0.05

demuestran, a través de la prueba t de Student, la ausencia de diferencias estadísticamente significativas entre las dos mediciones. El valor t calculado es inferior en un nivel de confianza del 0.05 (0,95 < 1,8595)

Prueba t de student entre el grupo control y experimental, antes de la aplicación de las tic™ en la percepción del malestar generado por los síntomas de intrusión asociado a experiencias traumáticas de 5 alumnos atendidos en el Consultorio Psicológico de la UCV

Tabla 5

5 Alumnos del Consultorio Psicológico

t= 1,4

0.05

NIVEL DE SIGNIFI CANCIA

Prueba t de student entre el grupo control y experimental, después de la aplicación de las tic™ en la percepción del malestar generado por los síntomas de evitación asociado a experiencias traumáticas de 5 alumnos atendidos en el Consultorio Psicológico de la UCV

En la tabla 5 observamos que el grupo de estudio en el momento de evaluación de la Escala de Impacto de Eventos previa a la aplicación de las Técnicas de Integración Cerebral, obtuvo un puntaje promedio total de 21 frente a un 17,8. Estos resultados

GRUPO DE ESTUDIO

NIVEL DE CONFIANZA

gl

T

5,6

En la tabla 4 observamos que el grupo de estudio en el momento de evaluación de la Escala de Impacto de Eventos posterior a la aplicación de las Técnicas de Integración Cerebral, obtuvo un puntaje promedio total de 21.4 frente a un 12.8. Estos resultados Tabla 4

PRUEBA

MOMENTO DE EVALUACIÓN SINTOMAS DE INTRUSION EVALUACIÓN EVALUACIÓN PREVIA GRUPO PREVIA GRUPO CONTROL EXPERIMENTAL MEDIA DE MEDIA DE

21

6,6

17,8

3,5

PRUEBA

T

t= 0,95

gl

8

NIVEL DE CONFIANZA

0.05

0.01

1,8595

2.896

NIVEL DE SIGNIFI CANCIA

p < 0.05


En la tabla 6 observamos que el grupo de estudio en el momento de evaluación de la Escala de Impacto de Eventos posterior a la aplicación de las Técnicas de Integración Cerebral, obtuvo un puntaje promedio total de 16,6 frente a un 7,4. Estos resultados

Prueba t de student entre el grupo control y experimental, despues de la aplicación de las tic™ en la percepción del malestar generado por los síntomas de intrusión asociado a experiencias traumáticas de 5 alumnos atendidos en el Consultorio Psicológico de la UCV MOMENTO DE EVALUACIÓN SINTOMAS DE INTRUSION EVALUACIÓN EVALUACIÓN POSTERIOR GRUPO POSTERIOR GRUPO CONTROL EXPERIMENTAL MEDIA DE MEDIA DE

6,8

7.4

DISCUSIÓN La psicotraumatología o traumatología psicológica es el estudio del trauma psicológico (Cazabat, 2001). Cuando se hace mención de estudio se abarcan definiciones, clasificaciones, historia, formas, tipos, criterios diagnósticos, factores, modelos explicativos, tratamiento, etc. Cazabat (2001) define el hecho traumático como la interrupción de la línea histórica normal de la vida de la víctima, produciendo profundas alteraciones a nivel biológico, emocional, cognitivo y relacional. Asimismo, Solvey & Solvey (2006) definen al trauma psicológico como toda experiencia que al ser recordada genera perturbación. Debido a la reciente formulación de este nuevo campo del conocimiento psicológico denominado psicotraumatología, por parte de algunos teóricos, en la cual se hace referencia a teorías que abarcan los fundamentos biológicos, psicodinámicos y la teoría del procesado de la información de base cognitivo-conductual; éstas resultan ser

6,4

t= 2,2

8

NIVEL DE CONFIANZA

0.05

0.01

1,8595

2.896

NIVEL DE SIGNIFI CANCIA

p > 0.05

poco conocidas por los profesionales de la salud, a pesar que a través de la historia se le ha prestado cierto interés, bajo otros nombres, como histeria o neurosis de guerra. A pesar de ello, se ha observado que en la realidad psicosocial de la región existe una presencia cada vez mayor de situaciones consideradas por algunos autores (Solvey & Solvey, 2006) como potencialmente traumáticas. Ejemplo de ello son las diversas experiencias traumáticas observadas en los participantes de este estudio, como abuso sexual, asalto, intento de secuestro, duelo, etc. Es por ello que se consideró necesario validar nuevos tratamientos de psicotrauma que puedan ser utilizados por los profesionales de la salud y brindar antecedentes para posteriores investigaciones. Esto se plantea a partir de las explicaciones de la efectividad de dichas técnicas terapéuticas. Se ha observado, a raíz de la recopilación de información, que el estudio del trauma psicológico ha estado desligado

ISSN 1990-6757

16,6

T

gl

PRESENTACIÓN ANUAL

5 Alumnos del Consultorio Psicológico

PRUEBA

Revista de Psicología

Tabla 6

GRUPO DE ESTUDIO

demuestran, a través de la prueba t de Student, la existencia de diferencias estadísticamente significativas entre las dos mediciones. El valor t calculado es superior en un nivel de confianza del 0.05 (2,2 > 1,8595)

131


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

del estudio del tratamiento de éste. A partir de la década de los 90's se empezaron a validar tratamientos breves y eficaces para la resolución del trauma psicológico, en sus diferentes manifestaciones clínicas. Tal es el caso de las Técnicas de Integración Cerebral, en sus variantes de Un ojo por vez y de los Anteojos, desarrollados por Autrey Cook y F. Schiffer, respectivamente. Ambas técnicas fueron derivadas de un análisis neurofisiológico del psicotrauma. Este análisis concluyó que el hemisferio izquierdo o dominante; almacena los recursos, los sentimientos y pensamientos o creencias positivas. Mientras que el hemisferio derecho o no dominante, almacena los traumas, los sentimientos y pensamientos o creencias negativas. Con las técnicas de integración cerebral, al activar los hemisferios cerebrales de manera alternada y secuencialmente; se produce la activación rápida y secuencial de ambos hemisferios, provocando un intercambio de información por medio del cuerpo calloso.

132

De esta manera, sea cual fuere el hemisferio cerebral que este activado en ese momento, ambos hemisferios tienen una gran capacidad de comunicarse entre sí. Por lo tanto, si se comienza a cotejar y ligar rápidamente emociones y creencias negativas que pertenecen al hemisferio cerebral derecho, con las soluciones y recursos del hemisferio cerebral izquierdo, hasta que se logre una integración de ambos hemisferios; trae como consecuencia la modificación de pensamientos y sentimientos negativos, y se logra una visión más realista, viable y adaptativa de percibir el entorno. La patología aparece cuando la comunicación interhemisférica se bloquea parcial o totalmente. Esto ocurre cuando la persona vive una situación estresante, o está en shock, o cuando está incrédula. En ese momento los hemisferios cerebrales

pierden la capacidad de comunicarse y adaptarse; apareciendo los síntomas de la perturbación (Solvey & Solvey, 2006). A continuación se presentará el análisis de las hipótesis de trabajo, en relación a la efectividad de las Técnicas de Integración Cerebral en la resolución del trauma psicológico en alumnos de la UCV: Luego de la aplicación de las Técnicas de Integración Cerebral se observaron diferencias significativas en la percepción del malestar asociado a experiencias traumáticas entre el grupo control y experimental, esto evidencia la efectividad de la técnica terapéutica empleada, ya que la disminución de las puntuaciones muestra una reducción del malestar asociado a la experiencia traumática vivenciada. Esto corrobora lo mencionado por los creadores de la técnica, en tanto se produce el reprocesamiento de la experiencia traumática a través de la conexión interhemisférica, desbloqueándose la sintomatología traumática y permitiendo el intercambio de información entre los hemisferios cerebrales. Al contener ambos hemisferios cerebrales diferentes formas de experimentar lo vivido, el objetivo de la estimulación bilateral es lograr un equilibrio de activación de ambos hemisferios al recordar el hecho traumático. Puesto que la experiencia traumática se almacena en el hemisferio derecho, este inhibe los recursos del hemisferio izquierdo referidos a los sentimientos positivos, a la capacidad de resolver problemas y la temporalidad de los hechos; que permiten superar el trauma psicológico. (Solvey & Solvey, 2006). En cuanto a la percepción del malestar generado por los síntomas de evitación asociado a experiencias traumáticas no se han encontrado diferencias significativas luego de la aplicación de las Técnicas de Integración Cerebral. Entendiéndose los síntomas de evitación como los esfuerzos


ISSN 1990-6757

Se arribaron a las siguientes conclusiones: - Las técnicas de integración cerebral TIC, son efectivas para la disminución del malestar general asociado a experiencias traumáticas en alumnos de la UCV atendidos en el Consultorio Psicológico. - Existen diferencias significativas en la percepción del malestar asociado a experiencias traumáticas entre el grupo control y experimental, después de la aplicación de las Técnicas de Integración Cerebral en alumnos de la UCV. No existen diferencias significativas en la percepción del malestar generado por los síntomas de evitación asociado a experiencias traumáticas entre el grupo control y el grupo experimental, después de la aplicación de las Técnicas de Integración Cerebral en alumnos de la UCV. - Existen diferencias significativas en la percepción del malestar generado por los síntomas de intrusión asociado a experiencias traumáticas entre el grupo control y el grupo experimental, después de la aplicación de las Técnicas de Integración Cerebral en alumnos de la UCV.

PRESENTACIÓN ANUAL

En cuanto a la percepción del malestar generado por los síntomas de intrusión asociado a experiencias traumáticas se han encontrado diferencias significativas luego de la aplicación de las Técnicas de Integración Cerebral. Estos síntomas son definidos por Montt & Hermosilla (2001) como irrupciones recurrentes de pensamientos, sentimientos e imágenes relacionados al evento traumático. Para este grupo de síntomas, las Técnicas de Integración Cerebral se han mostrado eficaces. Estos síntomas, al ser de carácter intrapsíquicos, se ven modificados positivamente por el mecanismo de las técnicas terapéuticas empleadas. Asimismo, estos síntomas tienen un

carácter neurofisiológico que se ve modificado por la integración interhemisférica. Además este grupo de síntomas no requiere de estímulos ambientales para ser activados, situación contraria a los síntomas de evitación que se mantienen por estímulos externos, muchas veces ecológicos, es decir, que puede cumplir una función positiva.

Revista de Psicología

de la persona por evitar pensamientos, sentimientos, actividades, lugares, etc. que le recuerden el hecho traumático (Montt & Hermosilla 2001). Este hallazgo se explica por la persistencia de estímulos relacionados a la experiencia traumática, luego del tratamiento, tales como cicatrices corporales producto de un asalto e intento de secuestro, convivencia con personas relacionadas al hecho en el caso de abuso sexual e intento de violación, necesidad de recordar la experiencia como en el caso de duelos, bullyng o acoso en el caso de una ruptura de relación sentimental y la necesidad de realizar actividades cotidianas en el caso de compulsiones. Se debe tener en cuenta que para lograr la desaparición completa del malestar asociado a estos síntomas, se hace necesaria la aplicación de una sesión adicional o más, y no quedarse sólo en una, para de esta manera mejorar el resultado. Asimismo, Rogers (1998) recomienda centrar el foco del tratamiento en estos casos en asuntos relacionales y otras áreas de la persona y prestar menos atención al hecho traumático en si, usándose otros enfoques terapéuticos que abarquen el aspecto interaccional de la persona como terapia de apoyo, familiar, etc.

133


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

REFERENCIAS

134

APA (1995). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. DSM-IV-TR. Barcelona. Masson S. A. Cazabat, E. (2002). “Un breve recorrido a la traumática historia del estudio del trauma psicológico”. Revista de psicotrauma para Iberoamérica, núm. 1, p. 38-41. Cazabat, E. (2001). Desgaste por Empatía: las consecuencias de ayudar. Recopilado A b r i l , 2 0 0 7 , d e s d e http://www.geocities.com/cazabat/cf.htm Cazabat, E. (2001). Nuevos abordajes psicoterapéuticos en el tratamiento del Trauma. Recopilado Abril, 2007, desde http://www.geocities.com/cazabat/nuevos abordajes.htm Cazabat, E. (2001). Trastorno por estrés post traumático. Criterios Diagnóstico. Recopilado Abril, 2007, desde http://www.geocities.com/cazabat/criteri os.htm Cazabat, E. (2001). Trauma psicológico. Recopilado, Abril, 2007, desde http://www.geocities.com/cazabat/pregun ta.htm Craig, G. (2006). Técnicas de Liberación Emocional (Manual de entrenamiento). Recopilado Abril, 2007, desde http://www.utsaina.com/páginas/eft/man ual.htm Figley, C. & Carbonell, J. (1999). “A Systematic Clinical Demonstration of Promising P T S D Tr e a t m e n t A p p r o a c h e s ” . Traumatologye, No 5:1, Article 4. Hernández, R., Fernández, C. & Baptista, P. (2006) Metodología de la Investigación. (4a ed.) México: Mc Graw-Hill. Horowitz, M y Alvarez W. (1979) Impact of Event Scale. A Mesure of Subjective Stress . Psychosomatic Medicine, 41, 3, 209-218. IFAMI. Terapias de Última Generación (Manual de Entrenamiento). Trujillo. 2007. Lange, A., van de Ven, J. & Schrieken, B. (2003). "Interapy: Treatment of Posttraumatic Stress via the Internet". Cognitive Behaviour Therapy Vol. 32, No 3, pp. 110–124. Madariaga, Carlos. Trauma psicosocial. Trastorno de estrés postraumático y

tortura. CINTRAS Centro de Salud y Derechos Humanos. Serie Monografías. Santiago de Chile. 2002. Montt, M. & Hermosilla, W. (2001). “Trastorno de estrés post-traumático en niños”. Revista Chilena de Neuro Psiquiatría, núm. 39, pp.110-120. Pérez, P. (2000). Reconceptualizar la psicología del trauma desde los recursos positivos: una visión alternativa. Recopilado Abril, 2 0 0 7 , d e s d e www.psiquiatría.com/artículos/estrés/223 1 Ricci, R., Clayton, C. & Shapiro, F. (2006). “Some effects of EMDR on previously abused child molesters: Theoretical reviews and preliminary findings”, The Journal of Forensic Psychiatry & Psychology, Vol. 17, pp.(4): 538 – 562. Rogers, S. (1998). “An Alternative Interpretation of "Intensive" PTSD Treatment Failures”. Journal of Traumatic Stress, Vol. 11, No. 4, p. 769. Sánchez, H. & Reyes, C. (1998). Metodología y diseños en la investigación científica. Lima. Editorial Mantaro. Solvey, P. & Solvey, R. (2006). Terapias de avanzada Vol. 1. Buenos Aires. Ricardo Vergara Ediciones. Zimmermann, P., Heinz, K., Barre, K. & Lanczik, M. (2007). “Long-Term Course of Post-Traumatic Stress Disorder (PTSD) in German Soldiers: Effects of Inpatient Eye Movement Desensitization and Reprocessing Therapy and Specific Trauma Characteristics in Patients with Non-Combat-Related PTSD”. Military Medicine, Vol. 172, p. 5:456.


ARTÍCULOS DE REVISIÓN


META-ANALISIS DE INVESTIGACIONES SOBRE CLIMA ORGANIZACIONAL EN EL PERU20 21

Orbegoso Galarza, Arturo Universidad César Vallejo RESUMEN

Este trabajo tiene como objetivo brindar una síntesis de la investigación sobre clima organizacional en el Perú. Tras examinar más de 40 tesis, se señalan sus principales características en cuanto a tipos de investigación; diseños más empleados; cuestionarios utilizados; organizaciones evaluadas y resultados más frecuentes. Finalmente, se hace un balance crítico y se exponen sugerencias para nuevas investigaciones. Palabras clave: Clima. Organización. Investigación.

META-ANALYSIS OF RESEARCH ON ORGANIZATIONAL CLIMATE IN PERÚ ABSTRACT This work presents a brief profile of the research about organizational climate in Peru. For this meta-analysis, more of 40 theses were examined. The main features of this research are described. For example, the more common designs; the tested organizations; the more used questionnaires and its dimensions and some research results. Finally, a criticism balance and some suggestions for the future are presented. Key words: Climate. Organizations. Research.

META-ANALISIS VON UNTERSUCHUNGEN AUF ORGANISATIONALES KLIMA IM PERU

20

Este texto es parte de un trabajo más extenso que aborda aspectos teóricos y metodológicos de la investigación sobre clima organizacional 21 Psicólogo, docente de la Universidad César Vallejo y consultor de empresas. Correo electrónico: aorbegosog@yahoo.es

Revista de Psicología

Schlüsselwörter: Klima. Organisation. Untersuchung.

PRESENTACIÓN ANUAL

Diese Arbeit erzielt, eine Synthese der Untersuchung auf organizationales Klima in Peru anzugeben. Nach 40 Thesen sieht man die Haupteigenschaften bezüglich Art von Forschung, benutzter Designs und Fragenbogen, untersuchten Organisationen und häufigen Resultaten. Am Ende wird es einen kritischen Balance gemacht und Vorschläge für neue Forschungen vorgestellt.

ISSN 1990-6757

ZUSAMMENFASSUNG

137


El clima laboral, organizacional o de trabajo ha sido, en los últimos años, un concepto muy socorrido en la investigación académica. La escasez de investigaciones habida hasta el año 1990 contrasta con el creciente número de las realizadas luego de esa fecha. Este inusitado interés ha ido parejo con el desarrollo y difusión de instrumentos locales para medir tal fenómeno. Hablando en términos gruesos, de 1980 a la fecha hay más de cuatro decenas de tesis de pregrado y postgrado acerca del tema, sustentadas en varias universidades de nuestro país. Estas investigaciones se realizaron por egresados y profesionales de campos tan diversos como administración, gestión de la educación, psicología, relaciones industriales, etc. Y procedían de universidades estatales y privadas, de la capital y del interior. Otra razón que explica este énfasis es la multiplicación de programas de postgrado que giran en torno a la problemática empresarial y que imponen como requisito final un trabajo de investigación o tesis.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Es pertinente precisar que las investigaciones aquí analizadas proceden todas del ámbito académico o universitario. Aquellos exámenes de clima efectuados por empresas consultoras o por consultores independientes no figuran en este recuento debido a dificultades materiales para su ubicación y, especialmente, a un comprensible compromiso de confidencialidad asumido por sus ejecutores.

138

En lo que sigue se presenta una visión panorámica, a modo de meta-análisis, de tesis universitarias y otras investigaciones realizadas teniendo por objeto de estudio central al clima laboral u organizacional. Se prestará especial atención a aquellos estudios que buscaron vincularlo a otras variables como satisfacción, compromiso, desempeño, etc. Igualmente, se expondrá

qué variaciones se han descubierto en el clima organizacional, por ejemplo, por empresa, por género, por edad, por niveles jerárquicos, etc. También se analizarán brevemente los diseños más usados; las empresas más frecuentemente evaluadas y las pruebas más usadas. Asimismo, se expondrán los hallazgos recurrentes en los diagnósticos de clima en diversas empresas. En último término, hay que agregar que este balance no aspira a ser exhaustivo o completo. Sí intenta ser, naturalmente, ilustrativo del nivel de investigaciones imperante en nuestro medio. Tipo de investigaciones, métodos, diseños y muestreo Los estudios sobre clima aquí referidos se hallan dentro de los abarcados por la investigación básica o sustantiva. Esto es, se trató de investigaciones que, centralmente, buscaron recolectar hechos de la realidad sin manipulación controlada alguna. En cuanto al método de investigación, se asumió el denominado método descriptivo, que consiste en el registro u observación de un hecho o fenómeno en sus condiciones normales de manifestación en un momento dado. Para ello, dentro de este mismo método descriptivo, se utilizaron métodos indirectos de observación para recabar la información relativa al clima organizacional. En concreto, se usaron métodos de medición psicológica, específicamente, escalas de actitudes. Este método es llamado de encuesta. Una primera mirada a las investigaciones sobre clima laboral u organizacional realizadas en el país revela que los diseños prevalecientes en ellas han sido los descriptivos. Un grupo significativo de trabajos buscó realizar


La medición del clima organizacional ha servido, en la mayoría de estudios locales, a modo de termómetro o herramienta de diagnóstico. Si bien toda aplicación de un instrumento de clima arrojará datos para un diagnóstico organizacional, hay un grueso grupo de trabajos que buscaba, especialmente, caracterizar la percepción del personal en torno a su lugar de trabajo. Varias investigaciones han mostrado que el personal de las empresas las califica de lugares entre buenos y regulares para t r a b a j a r. A s í l o e v i d e n c i a n e n organizaciones privadas, entre empresas e instituciones educativas, Fernández (1995), Castro y Trisano (1997, citado por Villavicencio, 2007), Pollack (2001), Pulido (2002), Huallpa (2004) y Arteaga (2007) Y para empresas públicas y privadas, Palma, (2004) y para la Policía Nacional, De la Cruz (2000). Los problemas que sobresalen en estas indagaciones de clima tienen que ver con deficiencias de liderazgo, de condiciones físicas de trabajo, de planificación, de recompensas, de comunicación, de relaciones interpersonales y de participación e iniciativa. Así lo hacen visible Pezet (1994), Rodríguez-Paiva

El clima y su relación con otras variables organizacionales La relación positiva entre clima y satisfacción laboral es el nexo que más evidencia ha acumulado en nuestro medio. Como prueba la teoría y la investigación internacional, el clima genera efectos sobre el trabajador. Un clima positivo o negativo se enlaza con afectos similares en las personas que trabajan. Los sujetos peruanos satisfechos con su trabajo y conformes con su clima tuvieron origen diverso: trabajadores industriales, docentes universitarios, vigilantes, publicistas, empleados de una sala de juegos de azar, estudiantes de pedagogía y servidores de una empresa regional de agua potable (Shaw, 1985 y Ackerman y French, 2004, c i t a d o s p o r Vi l l a v i c e n c i o , 2 0 0 7 ; Goicochea, 1993; Rodríguez, 1998; Alquizar y Ruiz, 2005; Carril y Rosales, 2005 & Cáceres, 2006). Sólo dos investigaciones de la muestra de estudios examinada se trazaron el objetivo de mostrar la relación entre clima y motivación. Los resultados son contradictorios. Mientras Palma (2004) no la obtuvo en docentes y administrativos universitarios, Canchis (2006) la demostró parcialmente al encontrar que un par de subescalas de clima correlacionaban con la escala de motivación aplicada a alumnos de

ISSN 1990-6757

Diagnósticos del clima

PRESENTACIÓN ANUAL

En cuanto a los muestreos usados, hay una variedad de estrategias que oscilan entre el muestreo al azar y el muestreo no probabilístico.

(1994), Tamashiro (1998), Pulido (2002) y Castro y Trisano (1997, citado por Villavicencio, 2007) para compañías privadas. Datos semejantes se hallaron en entidades educativas (Silva, 2001; Paccusich, 2005 y Trujillo, 2003, citado por Villavicencio, 2007). Conclusiones parecidas hubo para organismos de salud (Sánchez, Bardales y Perales, 1999; Gutiérrez y Saavedra (1999, citado por Villavicencio, 2007) y Álvarez (2002, citado por Villavicencio, 2007).

Revista de Psicología

diagnósticos de clima. Luego repuntan los estudios correlacionales. Siendo casi inexistentes los trabajos comparativos, doble interés suscitan aquellos descubrimientos que, de modo complementario, resultaron de la búsqueda de diferencias en estudios originalmente planteados como correlacionales.

139


un pedagógico. En García & Lezama (2003) el clima arrojó un vínculo leve pero positivo con la inteligencia emocional en docentes de escuelas estatales. Con la excepción de Hernández y Sánchez (2001, UNIFE, 2007) se ha probado que el clima va en la misma dirección que el estilo de liderazgo en una entidad educativa (Arteaga, 2007), en un banco (Gil, 2000) y en una cooperativa (Orellana, 1993); igual sucede con el involucramiento en el trabajo en personal minero (Narváez, 2005); el desempeño laboral en colegios parroquiales (Franco, 2006) y un pedagógico (Narváez, 2006) y el compromiso organizacional en estudiantes de educación (Méndez, 2006). Ni Bulnes, Ponce, Huerta, Elizalde, Santibáñez, Delgado y Álvarez (2004) pudieron conectar el clima con el estrés laboral en personal sanitario, ni Asmat (2003) con la creatividad en administrativos de una universidad. Diferencias de clima

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Trabajando con pequeñas muestras de empresas públicas y privadas, Flores (1981) apunta que el clima se ve influido por el tipo de propiedad (pública o privada), por los procedimientos de producción, por las actitudes del elemento humano, por su motivación, por el flujo de información imperante en la empresa, etc.

140

Marín (1990, UNIFE, 2007), trabajando con personal de laboratorios de origen local y extranjero, ubicó un ambiente autoritario benevolente en empresas nacionales y uno democrático de participación en las foráneas. Zanolo (1993) presenta un clima con tendencia a la solidaridad, la autosuficiencia y respeto por las reglas en empleados peruanos de una empresa de telefonía comparados con sus compañeros españoles. Campojo (1996,

citado por Villavicencio, 2007) destaca discrepancias de clima en cuanto a cohesión entre locutores y operadores radiales. Silva (2001) confirmó que para colegios secundarios de bajo alumnado el clima es permisivo y tolerante, al contrario de colegios de alta matricula, que tienen climas restrictivos. Villavicencio (2003, citado por Villavicencio, 2007) descubrió diferencias de clima en personal de salud según género, grado de instrucción, nivel socioeconómico y puesto que se ocupe. Frías (2004, citado por Villavicencio, 2007) identificó diferencias de clima por edad, estado civil, tiempo de servicios y condición laboral en administrativos del sector educación. En la misma dirección van los hallazgos de Palma (2004): mejor clima perciben los varones de empresas industriales privadas y con cargo directivo. Similar es el reporte de Estrada (citado por Lombira, 2006) acerca de los varones en una institución militar. Pulido (2003) corroboró climas desiguales por edad en cuatro empresas privadas. Finalmente, Lecaros (2006) expone climas diversos según especialidad en personal de salud. Organizaciones evaluadas y pruebas aplicadas La multiplicidad de organizaciones de donde procedió el total de personal evaluado puede dividirse en tres grupos. En primer lugar, hubo muestras provenientes de empresas privadas en su mayoría. Pertenecían éstas tanto al sector primario, al industrial cuanto al sector terciario o de servicios. Un segundo grupo significativo provino de entidades educativas, específicamente de universidades estatales y privadas, institutos pedagógicos y escuelas primarias y secundarias. Un tercer segmento de organizaciones evaluadas lo constituyeron instituciones del sector salud, esto es, las muestras consistían de personal


En cuanto a los muestreos usados, cabe la pregunta de si una muestra que parece significativa para toda una organización lo es también para todos y cada uno de sus diferentes departamentos, secciones, áreas, grupos de puestos, niveles, etc. De otro lado, si se considera los medios de medición, registro o estudio del clima, pocas son las investigaciones en las que se usaron varias herramientas de recolección de datos, como cuestionarios o encuestas, entrevistas, observación, análisis documental, etc. En la mayor parte de estos estudios se empleó tan sólo un cuestionario o encuesta, obviándose otras opciones de acopio de información. En conclusión, la información obtenida no se confrontó con datos objetivos.

Panorámica crítica general A continuación se exponen algunas observaciones a manera de balance final acerca de las investigaciones reseñadas.´

Adicionalmente, aún deben realizarse en nuestro medio estudios transversales y longitudinales sobre clima. Los estudios comparativos entre dos o más empresas son

ISSN 1990-6757

El segundo instrumento de clima más usado fue la Escala de Clima Social Laboral de Moos, Moos y Trickett, conocido comúnmente en español como la Escala WES. El instrumento que le sigue en uso es la Escala de Clima Laboral de la psicóloga peruana Sonia Palma (2004a). En cuarto lugar está el Cuestionario de Clima Organizacional de Litwin y Stringer (OCQ, por sus siglas en inglés). La quinta prueba más utilizada es The Organizational Climate of Schools, creada especialmente por Halpin y Croft para escuelas. En sexto lugar aparece el Perfil de Características Organizacionales (POC) de Rensis Likert. En último lugar están algunas pruebas poco conocidas y de limitada difusión. En las Tablas Nº 3 y Nº 4 se presentan las dimensiones que miden las principales pruebas aquí mencionadas.

PRESENTACIÓN ANUAL

Un hecho notable de este balance de investigaciones viene a ser el extendido empleo de instrumentos de medición del clima previamente desarrollados y construidos ex profeso por sus autores (Tabla Nº 2). Debe decirse, por cierto, que no todos reúnen la misma rigurosidad científica o psico-métrica. Sólo las tesis de psicología presentan, en mayoría, los procedimientos estadísticos indispensables que fundamentan debidamente una escala o prueba psicológica.

En lo que toca a los diagnósticos de clima organizacional, son muy pocas las entidades en las que los encuestados califiquen su centro de labores como inadecuado, cerrado, negativo o insoportable. Esto sería signo de que, por desagradable que sea el empleo, sus ocupantes buscan habitualmente rescatar lo positivo de aquél. Podría significar, también, que los interrogados se ven empañados por la “deseabilidad social”, esto es, declaran lo que creen espera obtener el investigador, aunque eso no se corresponda con la verdad. De un lado, se ven presionados por la amenazante pérdida de prestigio que acarrearía hablar mal de su lugar de trabajo. De otra parte, no puede negarse el temor que suscita en algunas empresas que un empleado pueda manifestar francamente sus críticas hacia ella.

Revista de Psicología

sanitario: médicos, enfermeras, técnicos y otros. En este grupo se incluye también personal administrativo del sector educación. Este tercer y último grupo aparece en la Tabla Nº 1 identificado como Gobierno.

141


todavía escasos. Esta veta debe ser explotada exhaustivamente para detectar constantes y diferencias entre sectores, niveles, envergadura de las empresas, etc. Por otro lado, el seguimiento de lo acaecido con el clima de una empresa durante determinada línea temporal debe ser emprendido como tema de investigación formal. Ello confirmaría o descartaría el papel de factores que tradicionalmente se asumen como causas o consecuencias del clima organizacional.

Para terminar, debe remarcarse la inexistencia de investigaciones experimentales o cercanas a este enfoque. Ninguna de las tesis revisadas se propuso transformar un entorno o una realidad organizacional y probar así la influencia de tales acciones sobre el clima de una empresa. Por tanto, los trabajos en los cuales se manipule las características del clima son también tarea pendiente en el país.

Tabla 1 Investigaciones por tipo de organización

ORGANIZACIÓN Empresa Ins. Educativa Gobierno Total Tabla 2

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

% 48,84 27,91 23,26 100,0

Investigaciones de clima por prueba aplicada

PRUEBAS Propia WES Palma Litwin y Stringer Halpin y Crofft Likert Otra Total

142

f 21 12 10 43

f 17 9 4 3 2 1 7 43

% 39,53 20,93 9,30 6,98 4,65 2,33 16,28 100,0


Tabla 3

Cuestionarios de clima más usados y sus dimensiones

CUESTIONARIOS Y DIMENSIONES Estructura Liderazgo Standards Riesgo / innovación Control Resultados Recompensas Apoyo Confianza Impulso Conflictos Obstáculos Responsabilidad / autonomía Independencia Identidad / lealtad Satisfacción Comunicación / interacción

OCQ de Litwin y Stringer X

POC de Likert

WES de Moos, Moos y Trickett

X X

X X

X X

X X X X X

X X X X X X

X X X X

X X

X

Fuente: Brunet (2004) & Silva (1996)

PRESENTACIÓN ANUAL

PALMA (2004a) Autorrealización Involucramiento laboral Supervisión Comunicación Condiciones laborales Revista de Psicología

PULIDO (2003) Valores compartidos Habilidades de interacción Bienestar de los colaboradores Desarrollo de liderazgo organizacional Estilo de gestión Filosofía organizacional Diseño organizacional Comunicaciones Decisiones para la eficiencia del conocimiento Sistemas de medición y control

ISSN 1990-6757

Tabla 4 Cuestionarios de clima creados en el Perú y sus dimensiones

143


Tabla 5 Algunas relaciones probadas del clima organizacional RELACIONES Clima organizacional y satisfacción

Clima e inteligencia emocional Clima y motivación Clima y liderazgo Clima e involucramiento en el trabajo Clima y desempeño Clima y compromiso organizacional

Tabla 6

Diferencias probadas del clima organizacional

DIFERENCIAS DE CLIMA Por características de la empresa Por origen de la empresa Por nacionalidad de los empleados Por ocupación, puesto, especialidad

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Por número de alumnos en colegios Por grado de instrucción, nivel socioeconómico Por edad

144

INVESTIGACIONES POR AUTOR Shaw, 1985 y Ackerman y French, 2004 (citados por Villavicencio, 2007); Goicochea, 1993; Rodríguez, 1998; Alquizar y Ruiz, 2005; Carril y Rosales, 2005 y Cáceres, 2006 García y Lezama, 2003 Canchis, 2006 Arteaga, 2007; Gil, 2000; Orellana, 1993 Narváez, 2005 Franco, 2006; Narváez, 2006 Méndez, 2006

Por estado civil, tiempo de servicios, condición laboral Por género

INVESTIGACIONES POR AUTOR Flores, 1981 Marín (1990, UNIFE, 2007) Zanolo, 1993 Campojo, 1996 y Villavicencio, 2003 (citados por Villavicencio, 2007); Palma, 2004, Lecaros, 2006 Silva, 2001 Villavicencio, 2003 (citado por Villavicencio, 2007) Pulido, 2003; Frías (2004, citado por Villavicencio, 2007) Frías, 2004; Villavicencio, 2003 (citados por Villavicencio, 2007) Estrada (citado por Lombira, 2006); Palma, 2004; Villavicencio, 2003 (citado por Villavicencio, 2007)


Investigaciones de clima organizacional por año

añ o añ 198 o 1 añ 198 o 5 añ 199 o 0 añ 199 o 3 añ 199 o 4 añ 199 o 5 añ 199 o 6 añ 199 o 7 añ 199 o 8 añ 199 o 9 añ 200 o 0 añ 200 o 1 añ 200 o 2 añ 200 o 3 añ 200 o 4 añ 200 o2 5 00 6

8 6 4 2 0

ISSN 1990-6757

Alquizar, C. & Ruiz, A. (2005). Relación entre el clima organizacional y la satisfacción laboral en los trabajadores de la Empresa de Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de La Libertad – SEDALIB S.A. Tesis para optar el título de Licenciado en Psicología, Universidad César Vallejo, Trujillo, Perú. Asmat, V. (2003). Relación entre los componentes del clima laboral y la capacidad creativa del personal administrativo de la Universidad César Vallejo de Trujillo. Tesis para optar el título de Licenciado en Psicología, Universidad César Vallejo, Trujillo, Perú. Brunet, L. (2004). El clima de trabajo en las organizaciones. México: Trillas. Cáceres, C. (2006). Características del clima institucional y su relación con la satisfacción laboral en docentes de la Institución Educativa Miguel de Cervantes EIRL del distrito de Puente Piedra. Tesis para optar el grado de Maestro en Gestión y Administración de la Educación, Universidad Nacional Federico Villarreal, Lima, Perú. Canchis, M. (2006). Relaciones entre la motivación y el clima laboral en las instituciones de educación inicial y primaria del distrito de Villa El Salvador.

Tesis para optar el grado de Maestro en Gestión y Administración de la Educación. Universidad Nacional Federico Villarreal, Lima, Perú. Carril, L. & Rosales, D. (2005). Relación entre satisfacción laboral y clima laboral en los agentes de la Empresa de Seguridad ESVICSAC S.A. Ltda de la ciudad de Trujillo. Tesis para optar el título de Licenciado en Psicología, Universidad César Vallejo, Trujillo, Perú. De la Cruz, S. (2000). Medición del clima organizacional en el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas para administrar el cambio con estrategia y desarrollo organizacional. Tesis para optar el grado de Magíster en Administración, Universidad Inca Garcilazo de la Vega, Lima, Perú. Fernández, F. (1985). Diagnóstico del clima organizacional de una empresa de transporte urbano de Lima Metropolitana. Tesis para optar el título de Licenciado en Psicología, Universidad Nacional Federico Villarreal, Lima, Perú. Flores, J. (1981). Modelos de clima organizacional. Tesis para optar el título de Licenciado en Psicología, Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, Perú. Franco, M. (2006). Relación entre los factores del clima laboral y las competencias del

PRESENTACIÓN ANUAL

REFERENCIAS

Revista de Psicología

Fig 1 Cronología de las investigaciones sobre clima organizacional por año

145


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

146

desempeño laboral en docentes del Consorcio de Colegios Parroquiales del Departamento de Piura. Tesis para optar el título de Licenciado en Psicología, Universidad César Vallejo, Trujillo, Perú. García, C. & Lezama, P. (2003), Relación entre inteligencia emocional y clima social laboral en docentes de colegios nacionales del distrito de Trujillo. Tesis para optar el título de Licenciado en Psicología, Universidad César Vallejo, Trujillo, Perú. Gil, N. (2000). Relación entre preferencias por estilos de liderazgo y rendimiento laboral en personal de operaciones de una empresa bancaria. Tesis para optar el título de Licenciado en Psicología, Universidad Ricardo Palma, Lima, Perú. Goicochea, D. (1993). Percepción del clima institucional y la satisfacción laboral de los docentes nombrados de la Universidad Nacional “Jorge Basadre Grohmann” de Tacna. Tesis para optar el grado de Magíster en Administración del Trabajo y Relaciones Industriales, Universidad Inca Garcilazo de la Vega, Lima, Perú. Huallpa, A. (2004). Diagnóstico del clima organizacional para optimizar la eficacia administrativa de la institución educativa Nº 1181 Albert Einstein de San Juan de Lurigancho, Lima. Tesis para optar el grado de Maestro en Gerencia Educativa, Universidad Nacional Federico Villarreal, Lima, Perú. Lecaros, K. (2006). Clima organizacional según grupos ocupacionales en una institución de salud del sector público. Pensamiento y Acción, 1, (3), 98-105. Levering, R. (1993). Un gran lugar para trabajar. Buenos Aires: Javier Vergara.. Lombira, J. (2006). Resúmenes de Tesis de la Escuela de Post-grado de la URP. Pensamiento y Acción, 1, (3) ,141-147. Méndez, G. (2006). Relación entre clima y compromiso organizacional en los docentes de instituciones educativas estatales del distrito El Agustino UGEL 05. Tesis para optar el grado de Maestro en Gerencia Educativa, Universidad Nacional Federico Villarreal, Lima, Perú. Moos, R., Moos, B. & Trickett, E. (1989). Escalas de Clima Social. Manual. Madrid: TEA.

Narváez, M. (2005). Relación entre el clima organizacional y el nivel de involucración en el trabajo en los empleados de BHP Billiton Tintaya S.A., en función al tiempo de servicios, edad y área de trabajo. Tesis para optar el título de Licenciado en Psicología, Universidad César Vallejo, Trujillo, Perú. Narváez, T. (2006). Clima organizacional y desempeño profesional de los docentes de la institución educativa Francisco Bolognesi y Cervantes UGEL Nº 05. Tesis para optar el grado de Maestro en Gerencia Educativa, Universidad Nacional Federico Villarreal, Lima, Perú. Orellana, E. (1993). Influencia del estilo de liderazgo de los directivos y ejecutivos sobre el comportamiento organizacional de una empresa asociativa. Tesis para optar el título de Licenciado en Psicología, Universidad Nacional Federico Villarreal, Lima, Perú. Pacussich, J. (2005), El clima organizacional: Percepción del alumno sobre el clima de su centro de estudios. Archivos Psicológicos, 1, (2), 79-87. Palma, S. (2000), Motivación y clima laboral en personal de universidades universitarias. Revista de Investigación en Psicología, 1, (3), 11-21. Palma, S. (2004), Diagnóstico del clima organizacional en trabajadores dependientes de Lima Metropolitana. Pirámide. Revista del Departamento de Psicología, 5, 49-59. Palma, S. (2004a), Escala clima laboral CLSPC. Lima: Cartolan. Pezet, O. (1994), Estudio del clima organizacional en una empresa en proceso de cambio. Revista de Psicología de la Universidad Femenina del Sagrado Corazón, 2, 185-192. Pollack, R. (2001). Estudio de comunicación interna y clima organizacional en la Empresa Agroindustrial San Jacinto S.A. Tesis para optar el título de Licenciado en Comunicación Social. Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú. Pulido, C. (2003). Clima organizacional: una medida del éxito. Lima: Athanor. Rodríguez, O. (1998) El clima organizacional y su influencia en el nivel de satisfacción


ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

laboral en las empresas de publicidad audiovisual en el contexto del modelo neoliberal. Tesis para optar el grado de Magíster en Administración, Universidad Inca Garcilaso de la Vega, Lima, Perú. Rodríguez - Paiva, P. (1994), Un estudio del clima psicológico organizacional. Revista de Psicología de la Universidad Femenina del Sagrado Corazón, 2, 193-199. Silva, M. (1996), El clima en las organizaciones. Barcelona: EUB. Silva, O. (2001), Clima organizacional en escuelas secundarias de Cajamarca. Tesis para optar el grado de Magíster en Gestión de la Educación. Pontificia Católica del Perú, Lima, Perú. Tamashiro, M. (1998). Diagnóstico del clima organizacional de una empresa privada. Tesis para optar el título de Licenciado en Psicología. Pontificia Católica del Perú, Lima, Perú. UNIFE (2007), Resultado de la búsqueda de tesis. En: www.unife.edu.pe Villavicencio, J. (2007). Investigación en la psicología del trabajo y de las o rg a n i z a c i o n e s . L i m a : I m p r e n t a Salesiana. Zanolo, B. (1993). La escala de clima social de trabajo (WES) en un grupo de trabajadores de Lima Metropolitana. Investigación psicológica, 1, (2), 25-35.

147


COMENTARIOS CIENTÍFICOS


LA PSICOLOGÍA POSITIVA 22

Castro Liñán, Gerardo

Universidad César Vallejo

RESUMEN En el presente artículo se revisa la literatura sobre psicología positiva, un enfoque de la psicología que pretende darle un balance a la psicología, desde una perspectiva positiva. Se presenta la crítica que hace de la psicología tradicional, sus antecedentes, su nacimiento, su propuesta y su campo de estudio. Palabras claves: psicología positiva, enfoques psicológicos, historia de la psicología, crítica psicológica.

POSITIVE PSYCHOLOGY ABSTRACT The literature on Positive psychology – which aims to give an unbiased view of psychology-is reviewed. The critiques of traditional psychology, suggesting that is focused on pathology, are reviewed. Precedents in the history of ideas and psychology are shown, along with the proposed field of study. Key words: Positive psychology, psychological focii, History of Psychology, Critiques of psychology.

DIE POSITIVE PSYCHOLOGIE ZUSAMMENFASSUNG

Docente de la Universidad César Vallejo. Correo electrónico: psi_gerardo@yahoo.es

PRESENTACIÓN ANUAL

22

Revista de Psicología

Schlüsselwörter: positive Psychologie, psychologische Gesichtspunkte , Geschichte der Psychologie, psychologische Kritik.

ISSN 1990-6757

In diesem Artikel wird die Literatur auf positiver Psychologie studiert, eine Annäherung der Psychologie, daß sie versucht, eine Balance zur Psychologie, von einer positiven Perspektive zu geben. Es werden die traditionelle Psychologie, ihre Vorgeschichte, ihr Geburt, ihr Vorschlag und Studiumsgebiet kritisiert.

150


Crítica histórica a la psicología tradicional

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Las investigaciones y el desarrollo teórico que han dominado a la psicología, por mucho tiempo se han centrado en torno a las emociones negativas, la enfermedad mental y la debilidad humana. Esto generó un sesgo hacia lo patológico, de modo que psicología es casi sinónimo de psicopatología o psicoterapia. (Peterson Christopher, 2006) Se desarrollaron teorías que explican la personalidad humana, tomando como modelo la personalidad subnormal. Esta tendencia se debió a la influencia de la Segunda Guerra Mundial, período en el que la psicología se focalizó en la curación y el tratamiento de estos problemas bajo el modelo biomédico imperante en esa época. (Seligman, 1999). Peterson afirma que, de esta manera, sutilmente, “…, las asunciones subyacentes de la psicología se desplazaron a abrazar un modelo de la naturaleza humana enferma. Las personas se vieron defectuosas y frágiles, heridas por un cruel entorno o una mala genética”. (2006, p. 5). Salvo contadas excepciones todas las personas parecían estar llenas de conflictos inconscientes, de déficit de habilidades, de tendencias perversas más o menos reprimidas.

151

Sin embargo, durante mucho tiempo nadie se percató que estas partes oscuras eran, en la mayoría de las ocasiones, una parte pequeña en comparación con los aspectos positivos también presentes. Los psicólogos y psiquiatras habían sido entrenados sólo para ver lo negativo y lo disfuncional, y en consecuencia, muchos eran absolutamente incapaces de ver algún aspecto positivo en las personas a las que trataban. En la actualidad la psicología todavía no logra un balance, y basta ver las publicaciones de revistas y editoriales

especializadas en psicología. Rand & Zinder (2003) encontraron este sesgo en investigaciones, desde 1872, recogidas en PsycINFO. Constataron que la proporción entre temas negativos y temas positivos es de 2 a 1. Nacimiento de la psicología positiva La psicología positiva propone que es tiempo de corregir este desbalance y es tiempo de cambiar las asunciones imperantes del “modelo enfermo”. (Maddux, 2002) De esta manera surge, como un campo de investigación y como un enfoque de la psicología, la denominada “Psicología Positiva”, denominación aparecida por primera vez en un artículo de la revista de la APA, (Seligman, 1998) y fue relanzada por Seligman en la conferencia inaugural para su periodo presidencial de la American Psychological Association, en 1999 (Seligman, 1999). Allí se la define como el estudio científico de las fortalezas y virtudes humanas, las cuales permiten adoptar una perspectiva más abierta respecto al potencial humano, sus motivaciones y capacidades. (Seligman, 2002; Seligman. & Csikszentmihalyi 2000). Antecedentes La psicología positiva no reclama haber inventado nociones de felicidad y bienestar. Reconoce que unas centurias atrás fueron temas de interés de figuras religiosas y teológicas como Jesús, San Agustín y Tomas de Aquino, entre otros, quienes plantearon profundas preguntas acerca del significado de la buena vida. Hoy la psicología positiva también enfatiza una vida con significado y afirma que esto puede ser encontrado en ambos propósitos: espiritual y secular. De este modo, la psicología positiva coloca a la psicología de la religión en un lugar central


raramente ocupado en la historia de la disciplina. (Emons & Paloutzian, 2003). Dentro de la historia de la psicología reconoce al humanismo, con Rogers (1951) y Maslow (1970); las visiones utópicas en educación como las de Nelly (1960); programas de prevención primaria basadas en bienestar y programas de promoción, como los pioneros desarrollados por Albee (1982) y Cowen (1994); trabajos por Bandura (1989) y otros sobre agencia y eficacia humana; estudios de superdotados (Gardner, 1983; Stemberg, 1985); y estudios de la calidad de vida entre pacientes médicos y psiquiátricos que van más lejos de focalizarse en sus síntomas y enfermedades. (Levitt, Hogan, & Bucosky, 1990) Aunque se les podría asociar con el humanismo, o etiquetar como un neohumanismo, Seligman & Csikszentmihalyi (2000) se han esforzado por distanciarse de este, basándose en dos argumentos. Primero, que la psicología positiva reconoce lo bueno y lo malo de las personas, como algo genuino; mientras que la mayoría de humanistas consideran que la persona es inherentemente buena. En segundo lugar, la psicología positiva está íntimamente comprometida con el método científico, mientras que los humanistas, a menudo, son escépticos de la ciencia y de su habilidad para estudiar al ser humano.

intereses, valores), y c) instituciones positivas (familias, escuelas, negocios, comunidades y sociedades). Una premisa está implícita aquí: Instituciones positivas facilitan el desarrollo y la manifestación de rasgos, que permiten las experiencias subjetivas positivas. (Park & Peterson, 2003) Reflexiones finales La psicología positiva brinda un gran aporte a la psicología, porque pretende poner un balance ante el predominio del enfoque patológico de la persona. Resalta de la psicología intuitiva popular, la felicidad y el optimismo, como temas a ser estudiados por la psicología académica y científica. Por eso esperamos que este enfoque continúe estimulando investigaciones que contribuyan a desarrollar la psicología, con una visión más integral del ser humano, mirando hacia sus fortalezas y oportunidades. Que mediante este enfoque se pueda conocer cada vez más el potencial del ser humano y que, nos permita encontrar herramientas frescas para desarrollarlo; y a los profesionales de la salud mental, que les guie a mirar no sólo el lado patológico de las personas, sino sobre todo, su potencial.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Dentro del trasfondo de la psicología positiva (Seligman & Csikszentmihalyi, 2000), existe una amplia variedad de tópicos relacionados con el escribir y entender la buena vida. Podemos analizar el campo dentro de tres tópicos: a) experiencias subjetivas positivas (felicidad, placer, gratificación, realización), b) rasgos individuales positivos (fortaleza de carácter, optimismo, humor, talentos,

Revista de Psicología

Campo de estudio

152


REFERENCIAS

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Aspinwall G. and Staudinger U. (2003) A Psychology of Human Strengths. Fundamental Questions and Future Directions for a Positive Psychology. Washington, DC: American Psychological Association. Maddux, J.E. (2002). Stopping the “madness”. en C.R. Snyder & S.L. Lopez (Eds.), Hand-book of positive psychology (pp. 1325). New York: Oxford University Press. Park, N., & Peterson, C. (2003) Virtues and organizations. In K.S. Cameron, J.E. Dutton, & R.E. Quinn (Eds.), Positive organizational scholarship : Foundations of a new discipline (pp.33-47). San Francisco: Berett-Koehler. Peterson, C. (2006) A primer in Positive Psychology Oxford University Press P. Alex Linley and Stephen (2004) Joseph Positive Psychology in Practice ed. Wiley Rand, K.L. y Snyder, C.R. (2003). A reply to Dr. Lazarus, the evocator emeritus. Psychological Inquiry, 14, 148-153. Seligman, M.E.P. (1998). Positive social science. APA Monitor Online, 29 (4) D o c u m e n t o v i s t o e n http://www.apa.org/monitor/apr98/pres,ht ml. Visto en 30-11-2003. Seligman, M.E.P. (1999). The president's address. American Psychologist, 54, 559562. Seligman, M. & Csikszentmihalyi, M. (2000). Positive Psychology: An introduction. American Psychologist, 55 (1), 5-14. Seligman, M.E.P. (2002). Authentic Happiness: Using the New Positive Psychology to Realize Your Potential for Lasting Fulfillment. New York: Free Press.

153


RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS


Kawashima, R. (2007). Brain Trainer. Desarrolla tu mente en 60 días. Madrid: Temas de hoy. 212 pgs. Orbegoso Galarza, Arturo23 Universidad César Vallejo En los últimos años se han publicado numerosos libros dirigidos a elevar la eficiencia intelectual, emocional, física y deportiva. Un grupo de ellos se orienta a incrementar la velocidad de lectura, la capacidad intelectual general, la creatividad (gracias a la estimulación del hemisferio derecho y ejercicios diversos), la solución de problemas y la toma de decisiones. Una de las últimas obras sobre esta temática en llegar a nuestro país es Brain Trainer, del japonés Ryuta Kawashima, investigador de la Universidad de Tohoku (Japón). La publicación ha vendido millones de ejemplares dentro y fuera de Asia. Cuenta este especialista que desde hace mucho se interesó por cómo trabaja el cerebro humano y prestó especial atención a las imágenes cerebrales que hace posible la tecnología. Entre los descubrimientos que presenta el libro, los más interesantes son: (1) buena parte del cerebro se activa si leemos en voz alta; (2) lo mismo sucede cuando nos entregamos a la escritura creativa y (3) cuando resolvemos rápidamente sencillos problemas matemáticos. Todo lo contrario ocurre si nos sumergimos en hábitos sedentarios o pasivos como el ver televisión durante horas. Afirma el autor que los ejercicios que ha desarrollado ayudaron incluso a ancianos con evidente deterioro mental. Explica Kawashima que la batería de ejercicios que incluye su libro contribuye a alimentar masivamente al cerebro de oxígeno, sangre y aminoácidos. El resultado es mayor número de neuronas y conexiones entre éstas. El autor previene acerca de la equivocada creencia en soluciones mágicas. Por sí solo, su libro será infecundo si no se combina con una rutina de ejercicios, con alimentación saludable y con descanso nocturno suficiente. Volviendo a las imágenes cerebrales, añade el autor que es erróneo pensar que entregarse a la resolución de complicados cálculos matemáticos nos estimulará más que si completamos operaciones sencillas. Las imágenes que prueban sus afirmaciones validan plenamente su recomendación en torno a los cálculos simples.

23 Psicólogo, docente de la Universidad César Vallejo y consultor de empresas. Correo electrónico: aorbegosog@yahoo.es

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

El libro incluye un programa de ejercicios matemáticos para 60 días. Trae además tests para autoevaluarse antes y después del programa. Hay también algunas pruebas de memoria y una para evaluar la corteza pre-frontal. Finaliza con un divertido test de colores que puede sorprender hasta a los más avisados. Aparicio, A. & Muñoz, T. (2007). Después del silencio. Cómo sobrevivir a una agresión sexual. Barcelona: Editorial Paidós. 261 pgs.

Revista de Psicología

¿Qué ocurre exactamente en el cerebro cuando se resuelven rápidamente ejercicios matemáticos de mínima dificultad? Según las imágenes registradas, varias cosas a la vez. El área visual trabaja más. La circunvolución temporal inferior reconoce la forma de los números. El área de Wernicke identifica el significado de las palabras. La circunvolución angular se centra en los cálculos. Y la corteza pre-frontal se ocupa del pensamiento y del aprendizaje.

156


Aparicio, A. & Muñoz, T. (2007). Después del silencio. como sobrevivir a una agresión sexual. Barcelona: Paidós. 261 págs. 24

Villanueva Flores, Lorena

Universidad César Vallejo La alarmante incidencia de la agresión sexual a nivel mundial ha exigido elaborar numerosos materiales sobre esta penosa realidad. A pesar de ello, encontrar un libro que combine el tema desde dos perspectivas: la orientación psicoterapéutica con un testimonio de vida, no es muy usual. Toñi Muñoz, se autodenomina una dura superviviente, que después de una cruel historia de 11 años de abusos sexuales, se siente entera. Contar su historia a través de este libro, es una experiencia que cierra de manera satisfactoria su proceso psicoterapéutico luego de dos años, con el que rompe su silencio y logra decirle al mundo que ha ganado muchas batallas para finalmente ganar la guerra. Desde su testimonio busca ser una referencia y servir de alivio a personas que han pasado por experiencias similares. Asimismo, busca cubrir el vacío de material que ella misma durante mucho tiempo buscó y no halló: un libro donde alguna persona diga abiertamente “he sufrido abusos sexuales en la infancia y después he conseguido ser feliz”. Angela Aparicio, psicóloga de profesión, durante muchos años ha trabajado con supervivientes de agresión sexual, experiencia que le ha valido para describir de manera acertada la dinámica de la agresión así como para elaborar un completo material terapéutico. Es un libro más práctico que técnico, en el que se puede encontrar algunas ideas, recursos y lugares donde recibir ayuda vinculada al tema de las agresiones sexuales.

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

Dirigido a personas adultas que han sufrido abusos sexuales en la infancia, a parejas, amigos , familiares de supervivientes, y a profesionales que trabajan en la recuperación de víctimas de abusos sexuales.

157

Incluye cuidadosamente detalles especiales que deben tenerse en cuenta para no caer en generalidades, mostrando una variedad de alternativas para el entendimiento del abuso así como el proceso de terapia. Centra toda su atención en el respeto hacia los supervivientes, reafirmando su condición de víctimas, condición que en algunas ocasiones no es reconocida socialmente. Compuesto por capítulos que pueden ser leídos de manera independiente sin perder la ilación. Complementa su último capítulo con bibliografía, direcciones, teléfonos, páginas web donde podemos encontrar información y ayuda sobre el tema en diferentes países.


Meyer, C. (2007). El libro negro del psicoanálisis. Vivir, pensar y estar mejor sin Freud. (2ª ed.). Buenos Aires: Sudamericana. 656 págs. 25

Orbegoso Galarza, Arturo Universidad César Vallejo

Este libro, que al aparecer en el extranjero generó suceso y tuvo eco en páginas webs e impresas, se encuentra ya en nuestro medio. Aunque data del 2005 la edición original en francés, seguramente será comentado durante mucho tiempo. Ha tenido dos ediciones en español en tan solo dos meses. Se trata, para decirlo de una vez, de un volumen que reúne los principales alegatos críticos hacia Freud y su creación, el psicoanálisis. Además de presentar textos nuevos, los editores encargaron a conocidos opositores del psicoanálisis que resumieran y refrescaran sus escritos más comentados. De hecho, se trata de un esfuerzo internacional. Hay ensayos de norteamericanos, ingleses, franceses y otros. Un mérito del libro radica en poner a disposición de los interesados actualizaciones de textos hoy inhallables en librerías, a no ser por las versiones digitales que ofrecen algunos lugares en Internet. Lo primero que sorprende del libro es el minucioso trabajo de archivo que se han dado algunos investigadores e historiadores de las ideas en torno a lo que dijo y escribió Freud. Las tesis centrales del neurólogo vienés son examinadas y confrontadas con testimonios de sus contemporáneos, como conocidos y pacientes. Una afirmación recurrente de varios de los que escriben es que Freud manipuló y falseó las evidencias que, según él, daban sólido respaldo a sus supuestos descubrimientos. Incluso se nos notifica de la vida posterior de sus pacientes más célebres como Anna O., el pequeño Hans o el hombre de los lobos. Años después de haber pasado por el diván confesaron o dieron fehacientes muestras de su deterioro personal. Algunos de ellos hasta guardaron profunda hostilidad al padre del psicoanálisis y, sin embargo, en los historiales clínicos de Freud aparecen como éxitos inobjetables de la terapia analítica. Una mención especial merece lo expuesto por un investigador: algunos pacientes, que suscitaron en Freud varias de sus ideas más fructíferas y revolucionarias, realmente no existieron; fueron inventados por él para dar la apariencia de ser grandes hallazgos en su práctica clínica. Estas demostraciones del libro resultan sobrecogedoras.

siempre tiene la razón. Sin embargo, muy a su pesar, el psicoanálisis está perdiendo peso a nivel internacional. Así lo revelan las menguantes estadísticas de cursos universitarios y psicoterapeutas que eligen dicha especialización. 25

Psicólogo, docente de la Universidad César Vallejo y consultor de empresas. Correo electrónico: aorbegosog@yahoo.es

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

El libro reconoce que el psicoanálisis creó desde muy temprano su sistema inmunológico. Todo aprendiz es psicoanalizado y así convertido a la nueva fe. Estos creyentes son los más impermeables al monumental peso de las evidencias que desenmascaran su saber. Desde su peculiar lógica, Freud

Revista de Psicología

Un segmento muy sugerente del libro está dedicado a discutir la predominancia del psicoanálisis en Francia. Se dice que un punto de inflexión para ello fueron las protestas de mayo del 68. Los disidentes abogaban por un saber que sonaba revolucionario. Ya en este siglo, las autoridades sanitarias encargaron en el 2005 realizar una evaluación de la efectividad de las principales terapias aplicadas en salud mental. El gremio de psicoanalistas boicoteó el documento y el Ministro de Salud lo desechó. La sección dedicada a Lacan lo describe como un hombre muy carismático y como el mejor publicista de sí mismo. Se afirma que siempre buscó adornar su discurso con la terminología de los más modernos avances en ciencias.Dentro de lo ya sabido, el libro reitera que buena parte de los aportes de Freud ya eran conocidos. Igualmente se enfatiza la inferioridad del psicoanálisis frente a otras terapias como la cognitivo-conductual. El éxito del psicoanálisis se debe, entre otras cosas, al talento literario de su creador y al halo de contestatario con que supo arroparse.

158


NOTA A LOS AUTORES La Revista de Psicología ISSN 1990-6757, que publica anualmente la Escuela de Psicología de la Universidad César Vallejo de Trujillo, acepta contribuciones de alumnos, ex alumnos y externos, básicamente en las siguientes categorías: investigaciones originales, artículos de revisión, casos, artículos de opinión, comentarios científicos y reseñas bibliográficas. Los trabajos deben ser inéditos y no haber sido sometidos a consideración para publicación en otra revista de corte psicológico o académico. El material será redactado en Word, a doble espacio, configurado en papel tamaño A4, con márgenes de 3 cm., en letra Arial o Times New Roman, tamaño 12. En cuanto al estilo, los trabajos deben ceñirse a las normas de la redacción de la APA. A manera de sugerencia, se mencionan las siguientes apreciaciones: · ·

·

·

·

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Revista de Psicología

·

159

El título no debe excederse de 15 palabras En cuanto a la redacción, utilizar un lenguaje adecuado en función al género, raza, edad, origen, orientación sexual, impedimentos y otras características sociodemográficas. Debe informarse en las siguientes partes: Resumen y palabras clave (de 3 a 5), Introducción, Método (participantes, material y procedimiento), Resultados, Discusión y Referencias. Se sugiere el uso del término participantes, en sustitución del término sujetos de la investigación y especificarse el procedimiento utilizado para obtener el consentimiento informado de las personas participantes. El Comité Directivo se reserva el derecho de aceptar o rechazar, de acuerdo a las recomendaciones del Comité Editorial, los trabajos recibidos; asimismo realizar cualquier revisión adicional que considere necesaria y solicitar a los autores su adecuación, condensación u omisión de parte del texto, cuadros o figuras. En el pie de página de la primera hoja, deberá incluir leyendas del trabajo de cada autor, grado académico y cargo que desempeña, institución de afiliación y correo electrónico.

Enviar o entregar en la secretaría de la Facultad de Humanidades – Escuela Profesional de Psicología de la Universidad César Vallejo (Av. Larco cdra. 17, Trujillo – Perú) en sobre dirigido al Comité editorial de la Revista, el material correspondiente a su colaboración, en un Cd. también puede enviarlo por correo electrónico a: revistadepsicologia@ucv.edu.pe gina.chavezv@hotmail.com En caso de requerir información adicional, puede llamar al teléfono (51)(44) 485000 Anexo 5141 – 5113.


ARTE PATOGRÁFICO 30

Alvarado Salvatierra, Juan Carlos

http://es.geocities.com/jc_alvaradosalvatierra/ http://www.artistasdelatierra.com/artistas/jcalvarado http://jcalvaradosalvatierra.blogspot.com/

30

Correos electrónicos: jc_alvaradosalvatierra@yahoo.com; juancarlos.salvatierra@gmail.com; juancarlosalvaradosalvatierra@hotmail.com . Teléfonos: 044 – 319536 01 - 97708828


INTIMIDAD


HERIDA Y CEREBRO DE SEBASTIÁN


SHOCKPLANO


CARTA 7


ISSN 1990 – 6757

Revista de Psicología PRESENTACIÓN ANUAL Vol. 10

Noviembre, 2008

Publicación de la Facultad de Humanidades, Escuela de Psicología. Universidad César Vallejo S.A.C. Trujillo Perú

Av. Larco cuadra 17 Trujillo – Perú Telf. 485000 anexo 5141 – 5113 Periodicidad: Anual Suscripción: Perú: S/.10.00 Extranjero: Adicional (Envío aéreo certificado) SOLICITUD DE SUSCRIPCIÓN A LA REVISTA DE PSICOLOGÍA

ISSN 1990-6757 PRESENTACIÓN ANUAL

Remitir a: Universidad César Vallejo Fondo Editorial Av. Larco Cdra. 17 Trujillo – Perú Teléfono (51)(44) 485000 Anexos 5141 – 5113 Fax: (51)(44) 485019 Correo electrónico: revistadepsicologia@ucv.edu.pe De preferencia remita su solicitud vía Fax.

Revista de Psicología

Estoy adjuntando S/.___________ Cheque: ___________ Giro: ___________ Período de suscripción: año ___________ Nombre y apellidos: ____________________________________________ Dirección: ___________________ Ciudad: Código postal:_____________ País:______________________________ Teléfono: ___________ Celular: ___________ Fax: ___________ ( ) Deseo que me envíe información sobre los números anteriores de la Revista.

166


Impreso en los Talleres Gráficos de Editorial Vallejiana Av. Larco cuadra 17 Trujillo – Perú Telf. 485000 anexo 5141 – 5113 Esta edición consta de 1000 ejemplares © Todos los derechos reservados Trujillo, Noviembre del 2008


UNIVERSIDAD C É S A R VA L L E J O

Revista Psicología 2008  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you