Issuu on Google+

¡Qué locura! Recuerdo aquella mañana cuando me levante desesperada, pues tenía un extraño pensamiento de que tú te habías ido lejos y no ibas a regresar, con tal pensamiento me fui para tu casa


pero cuando llegue tu no estabas, y sentí un gran vacío dentro de mí, en ese mismo momento iba pasando don Alfonso el señor que vivía junto a tu casa y me pregunto, que si buscaba al joven Daniel y yo angustiada le dije que sí y él me conto que tú te habías ido muy temprano con tu familia a Turquía, yo no podía creer, que te habías ido sin despedirte de mí, sin


darme una explicación, me puse muy mal, no sabía qué hacer, tú eras el hombre que yo amaba con toda mi alma no podía quedarme sin ti, entonces decidí ir a buscarte y solo cogí mi bolso, tu foto y me marche.

Camine días y noches


sin ya saber que camino coger, tenía mucha hambre pero no tenía ni un quinto, no sabía qué hacer para calmar esta hambre, pues me daba pena pedir limosna, entonces seguí mi camino, horas más tarde vi a un niño que estaba cerca de una casa comiéndose una deliciosa hamburguesa, como nadie estaba con el pensé que no pasaría nada si se la quitaba


entonces se la arrebate y salí corriendo en aquel momento cuando se la estaba quitando salió su padre detrás de mi gritándome ladrona, cuando creí que lo había perdido me tranquilice mucho y me senté en una banca a comerme la hamburguesa cuando me la iba a comer, vi a la madre de Daniel, que se subía a un taxi y quise detenerla pero cuando atravesé La


calle casi que me atropella un auto, con ese susto perdĂ­ de vista el taxi y hasta se me cayo la hamburguesa, entonces decidĂ­ conseguir trabajo para comer algo, pero nadie me daba por ser menor de edad, no aguantaba mĂĄs y tuve que vender mi anillo de quince, que me dio Daniel, no me dieron mucho, pero me alcanzo para unas cuantas empanadas


con café y lo demás lo guarde para más adelante. Cuando iba pasando por una calle avían barios muchachos y cuando me vieron, empezaron a echarme piropos yo seguí adelante y uno de ellos se me acerco diciéndome que como me llamaba, yo le dije que me llamaba angélica pero en realidad me llamaba coral y él me dijo que


se llamaba Igor(...)


que locura