__MAIN_TEXT__

Page 1


AGRIDULCES MEMORIAS DE UN PEREGRINO LI ISAAC BAZÁN… LA ATAM… Y YO…

Por Sergio Villa Godoy

“…porque la amistad es una virtud o va acompañada de virtud y es, además, la cosa más necesaria en la vida.” (Aristóteles; Ética Nicomaquea; Ed. Porrúa 1967; Pág. 102). ”No cambies un amigo por dinero, ni un hermano de veras por el oro de Ofir.” (Eclesiástico; Si 7; 18).

La Asociación de Técnicos Azucareros de México, (ATAM) ha recordado que Isaac Bazán Barlia, fue uno de sus miembros más distinguidos, conmemorando públicamente sus participaciones en dicha Asociación, bautizando con su nombre a la Convención Anual de sus afiliados Año 2019, evento que se realizó el pasado mes de septiembre, en el Puerto de Veracruz… ¡Qué bien…! A mi vez, he recordado que la ATAM sobrevivió dignamente durante cuatro años consecutivos, gracias a Isaac Bazán Barlia… Él se empeñó en motivar a los técnicos azucareros del País, para que compartieran sus experiencias profesionales y aportó su tiempo, su dinero, la diligencia de sus empleados y en ocasiones, hasta la colaboración de su familia… Es necesario mencionar a los que despertaron a la ATAM, cuando ésta llevaba varios años dormida… Me refiero al Triunvirato integrado por Jorge Sánchez Anaya, (Industrial y Comercial Atlas) Rodolfo Perdomo Calatayud (Ingenios Providencia, San José de Abajo y El Carmen) y Antonio Rivera (Ingenio El Potrero)… Este Trío propuso, durante la segunda Convención que ellos mismos organizaron y repitieron en Córdova, Veracruz, la elección de una Mesa Directiva, moción que fue aprobada por la Asamblea… Se eligió para desempeñar la responsabilidad de la Presidencia, al legendario Juan Díaz Montalvo… (Juan era entonces Director de una Empresa de Asesoría en materia azucarera, muy mencionada en aquellos tiempos)… Quedaron también en la Mesa Directiva, (entre los que yo recuerdo) Isaac Bazán, (Proveedora Azucarera) Alfonso Fors (Ingenio San Pedro) y Alfonso Vázquez (Ingenio Atencingo)…

(Juan Díaz Montalvo, tal vez el hombre de mayor influencia sobre el personal obrero al servicio del politizado Ingenio San Cristóbal y artífice práctico de los últimos desarrollos fabriles de dicho Ingenio, había tenido que irse de San Cristóbal, por sus desavenencias que llegaron al nivel de lo irreconciliable, con Francisco Cano Escalante, siendo éste el Director General de Impulsora de la Cuenca del Papaloapan, Empresa que se constituyó para operar el ya mencionado Ingenio, cuando a petición de Antonio Ortiz Mena, =Secretario de Hacienda= el Presidente Gustavo Díaz Ordaz expropió el Banco Internacional y el mencionado Ingenio San Cristóbal, ambos entonces, propiedad de Roberto García Mora)…

Unos días después de la elección de Juan Díaz Montalvo al frente de la ATAM, el Presidente Luis Echeverría, durante una gira por el Estado de Quintana Roo, en la que aprobó la construcción de un Ingenio en ejido Pucté, le pidió a Jesús Cárdenas Martínez su dimisión a la Dirección General de la Comisión Nacional de la Industria Azucarera, (CONIA; originalmente y durante algún tiempo, se le llamó “Vocalía Ejecutiva”) designando en su lugar a Francisco Cano Escalante (Al desligar a Cano de la Impulsora de la

Cuenca del Papaloapan, el Ingenio San Cristóbal se integró al grupo administrado por Operadora Nacional de Ingenios (ONISA)…

Sabiéndose no grato ante la máxima autoridad oficial en Materia Azucarera, Juan Díaz Montalvo renunció a la Presidencia de la ATAM… Obviamente que sin Asamblea y a sugerencia del propio Juan, se optó, con el conocimiento del Triunvirato Cordobés, (Sánchez, Bueno y Rivera) por pedirle a Bazán, que por su condición de Vicepresidente, se hiciera cargo de la ATAM … Isaac aceptó…


La iniciativa y el trabajo del Trío Cordobés, revivió a la ATAM… Su mérito es indiscutible… Ellos sabían que para que la ATAM tuviera una mayor proyección, había que liberarla de su tutela y aunque por razones de Derecho ya estaba constituida, en los hechos, por su dependencia con el Triunvirato Cordobés, daba la impresión de no estar institucionalizada… Su estrategia fue apasionada, inteligente y generosa… Para consolidar lo hecho, en Asamblea formal delegaron su responsabilidad en una Mesa Directiva… Atentos a las circunstancias, el objetivo quedó en manos de Bazán… La consolidación nacional de la Asociación, fue realizada por Isaac… Bazán se llevó la ATAM a las oficinas de Proveedora Azucarera… Aportó la colaboración de su personal y hasta contó con la ayuda y participación de su familia... Le tocó organizar cuatro convenciones anuales… Obtuvo una abierta respuesta por parte de los ingenios y de sus colegas los proveedores… Yo no asistí a las convenciones de Acapulco 1973, ni a la de Tampico 1976, pero sí a la de Cuernavaca 1974 en el Casino de la Selva y a la de Guadalajara 1975 en el Holiday Inn… En los jardines de ambos hoteles, se exhibieron equipos agrícolas de diversas marcas… ¡Era la época en la que los industriales azucareros apoyaban el intercambio de conocimientos técnicos y administrativos…! Les interesaba el intercambio cultural especializado de sus colaboradores… Recuerdo la presencia en convenciones y ponencias, de Pablo Machado; de tres de los Sáenz; de los hermanos Perdomo Castro; de José María Menchaca e hijos; etcétera… Cano Escalante asistió a una Convención… Me acuerdo de Rodolfo González Macías, quien asistió con la representación de Cano, en la Convención de Guadalajara 75… Los proveedores se lucían… Había competencia por ofrecer la Cena Especial (que no recuerdo cómo le llamaban; ¿Cena de Gala…? Quizá sí; quizá no)… Me acuerdo de la opípara Cena que ofreció la Empresa de José Seoane Lavín, (entonces importante proveedor) en Cuernavaca 74; y también de la que ofreció Carlos García Pani en Guadalajara 75… Había entusiasmo entre los industriales, por conocer los trabajos que presentaban sus colaboradores… Tengo presente, también de Cuernavaca 74, a Aarón Sáenz Hirschfeld, quien recién desempacado de la Universidad de Stanford con su fresca Maestría bajo el brazo, presentando la Ponencia Magistral (que tal vez no se llamara así) previa a la Asamblea General, con un interesante tema relacionado con la planeación y su cumplimiento (Si Aarón III dijera que no es

exactamente así, le diré que por favor, disculpe a mi memoria)…

¡Eran otros tiempos…! La buena disposición de los industriales, influyó en alguna medida, a favor del éxito que tuvo Bazán, cuando el Timón de la ATAM estuvo en sus manos… Isaac pasó por momentos difíciles, o cuando menos incómodos… A Cano Escalante, quien por cierto contaba con todo el apoyo del Presidente Echeverría, le interesaron los propósitos de la ATAM y más todavía, su capacidad de convocatoria

(Cano era más político qua azucarero y como muestra de que estaba apoyado por el Presidente, hay que recordar que cuando los líderes cañeros presionaron a la industria bloqueando las básculas cañeras paralizando la zafra de muchos ingenios, Cano Escalante resolvió el problema despejando las básculas con el Ejército y metiendo a la cárcel al veracruzano Roque Espinoso Foglio y al sinaloense Francisco Soto Leyva, los líderes cañeros más importantes en aquella época)…

A la multicitada Convención de Cuernavaca 74, Cano Escalante mandó un numeroso contingente de agrónomos y personal del IMPA (Instituto para el Mejoramiento de la Producción de Azúcar) encabezado por Adauto Contreras Martell (Primer ex Director General de ONISA)… Durante el desarrollo de la Asamblea que clausuraba la 2


Convención, afloró violentamente el motivo de su nutrida asistencia… Sin mucho preámbulo, pidieron la elección de una nueva Mesa Directiva, porque la vigente estaba cumpliendo dos años al cargo… ¡Fue evidente…! ¡Cano Escalante quería controlar a nuestra Asociación…! El vigoroso debate que se desarrolló en la Asamblea, debió ser muy incómodo para Bazán y para sus compañeros del Presídium… (Principalmente para Bazán, quién

además de presidir la Asamblea, era un Proveedor importante de la Industria Azucarera… ¡No le convenía un pleito con el Gobierno…!) No recuerdo en qué lugar fue el evento, pero sí que estábamos

sentados en unas gradas… Yo al lado de Aarón Sáenz II y luego seguía Aarón Sáenz III… Dos gradas abajo, estaban los hermanos Perdomo Castro, Cristóbal y Édgar (¡El tiempo es implacable…! De los que acabo de mencionar, solamente vive Aarón Sáenz III)…

¡Para técnicos y administradores de los ingenios, fue una sorpresa…! A Bazán, dadas sus circunstancias profesionales, aunadas a que era el hombre al que los del IMPA proponían sustituir, no le convenía y dudosamente le correspondía, violentar la situación… Ante el hecho de que “así nomás”, sin Orden del Día, se propusiera el cambio de la Mesa Directiva; se presentara al mismo tiempo una Planilla encabezada por Bonifacio Ortiz Villanueva para la Presidencia; y se solicitara la aprobación de la Asamblea sin intervención de nadie más, obviamente desconcertó a todos… A esto, el vulgo lo llama “madruguete” y los políticos le dicen albazo… (es justo mencionar que el Dr.

Bonifacio Ortiz Villanueva, era un excelente técnico y una magnífica persona, plenamente conocida por el personal de Campo de los ingenios… ¡Claro que era parte de la estrategia!)…

Mis amigos colegas azucareros, conocen “mis prontos…” He sido rebelde ante las imposiciones absurdas de los políticos… Era evidente la arbitrariedad… ¡Una intromisión política, siendo apolítica nuestra Asociación…! ¡Un abuso de autoridad…! ¡Una majadería…! Mínimamente, era una falta de educación y una ignorancia sobre las formas y los modos… Me levanté y considerando que entonces pensaba lo mismo que pienso ahora, rechacé con los argumentos ya mencionados u otros similares, la propuesta enunciada… Después de prolongados dimes diretes y argumentaciones repetitivas, Bazán intervino… Pidió votación a mano alzada… ¡Planilla propuesta o seguir como estamos…! Ganamos por evidente mayoría… Aarón “Chato” Sáenz Couret, me levantó el brazo y me felicitó… (unos meses después, Adauto Contreras me invitó a

comer en su casa… Ahí vimos a los “cangrejos” del Toluca coronarse campeones del Futbol Mexicano, al derrotar a los “panzas verdes” del León… ¡Así es la Vida…!).

Para la Convención de Guadalajara 75, Bazán fue preparado… El último Punto de la Orden del Día correspondiente a la Asamblea, requería la designación del Presidente de la Asociación… Bazán explicó que él nunca había sido designado Presidente (cosa que estrictamente hablando, era verdad) y que solamente era encargado de la Presidencia… Luego solicitó la designación de candidatos. Tuve un amigo llamado Leobardo Viera, al que le decíamos “Leopardo Fiera” y que con el paso del tiempo, fue el primer Obispo de la Diócesis de Ciudad Guzmán… De manera casi paternal como les da por hablar a los obispos, una vez me dijo que yo era goloso… Que eso, independientemente de su condición dentro del grupo de los “pecados capitales”, podía “darme dolores de cabeza” en mi relación con los demás… Yo lo escuché como “quien ve llover y no se moja…” --Sí… Yo también creo que soy goloso--. Le contesté, sin darle importancia al asunto… Pero “Leopardo Fiera” tenía razón… En Guadalajara 75, casi al término de la Convención lo percibí con claridad…

3


Recordando mi triunfo en Cuernavaca y haciendo honor a las aseveraciones de “Don Leobardo”, me engolosiné… ¡Hay que nombrar a Isaac Bazán, Presidente…! ¡Merece serlo…! ¡Lo ha demostrado sin serlo…! ¡En todo caso, determinemos la duración del mandato…! Me eché la Asamblea a la bolsa… (Hay que considerar que el único antecedente con el que contábamos, era el del Triunvirato Cordobés… Es decir… ¡Si Bazán no era ni había sido Presidente, entonces nunca había habido un Presidente en la ATAM de los tiempos modernos…!

¡Justo pues era, que nombráremos Presidente a Bazán, quien estaba haciendo muy bien su papel de encargado de la Presidencia…!).

Todo parecía resuelto, cuando se me acercó Alberto Bazán y me dijo textualmente: --Don Sergio… Dice mi papá que a él no le conviene que lo nombren Presidente… Que por favor no insista--. Tomé nuevamente la palabra y solicité, que por motivos especiales y a petición del Ingeniero Bazán, quedaba retirada mi propuesta… La Asamblea designó a dos candidatos: Alfonso Vázquez (Atencingo) y Silverio Flores (IMPA)… Ganó Alfonso Vázquez y ratificamos a Isaac Bazán en su condición de Vicepresidente… Pero recordemos con toda consideración, comprensión y respeto, que Alfonso vivía en Atencingo… Archivos, inscripciones, recursos, convocatorias, ponencias, organización, todo pues, quedó en las oficinas de Proveedora Azucarera, con Bazán en el Timón… ¡Igual que antes…! La Convención de Tampico 76, fue organizada por Isaac Bazán… Ahí fue elegido Silverio Flores, Presidente de nuestra Asociación…. (El IMPA organizó la Convención 77, en la cual fue electo a la

Presidencia, Alfonso Miaja, =de San Francisco Ameca primero y luego de la Dirección de Normas= quien contó con el apoyo directo de José Andrés De Oteysa de la Secretaría de Patrimonio y Fomento Industrial… La ATAM tomó un cariz político… ¡Sobraba el dinero…! Instituciones y grupos corporativos aportaban recursos económicos… A cinco consecutivas convenciones, =de la 1978 a la 1982 inclusive=, asistieron altos funcionarios y connotados líderes… Al comenzar el Régimen de Miguel De La Madrid, el recién designado Director General de la CONIA, Luis Rodríguez Duhalt, acusó de dispendiosa a la ATAM y la “cloroformó…” Sus archivos fueron guardados provisionalmente, sin que yo sepa porqué, en la Oficina Particular de mi primo Rafael Villa Cecías… Año y medio después, Eduardo Mac Gregor “Azúcar, SA” y Pablo Machado “Cámara Azucarera”, acordaron “despertarla”, designando para ello, a un grupo de azucareros… Durante su “convalecencia”, que fue muy larga porque se atravesó el terremoto de 1985, la ATAM contó con la protección de Central Motzorongo, alojándose en sus oficinas, con su personal y sus archivos… Durante las últimas tres décadas, la ATAM ha sobrevivido más que decorosamente, con el apoyo de Motzorongo, de los consecutivos presidentes y directores de la Cámara Azucarera y muy especialmente con el decisivo concurso de Manuel Enríquez Poy, quién ha sido factor importante en la Internacionalización de la ATAM… Que valga este paréntesis para que lo escrito hasta aquí más lo que siga a continuación, sea como un brindis a la salud y Memoria de Isaac Bazán Barlia, quién a la manera del Triunvirato Cordobés, integrado por Jorge Sánchez Anaya, Rodolfo Bueno Calatayud y Antonio Rivera, “tomó el toro por los cuernos, sin tener el capote en las manos” ¡Salud…!)

¿Cómo era Isaac Bazán…? Bueno… Sus aventuras en la ATAM, ya lo dibujan… Yo lo traté bajo diversas circunstancias y me atrevo a presumir que lo conocí muy bien… Cualquier interlocutor del Ingeniero Bazán, que se sentara frente a él y su escritorio, leería con casi absoluta seguridad, el texto contenido en una pieza de Talavera, con un lacónico mensaje: POR FAVOR NO ME DE CONSEJOS SÉ EQUIVOCARME SÓLO Hubo muchos que lo festejaron como se festeja un chiste… ¡Bazán también se reía…! Esas siete 4


palabras de la placa sobre el escritorio, nos permiten identificar, de entre los muchos atributos pertenecientes a la personalidad de Isaac, a tres de los más significativos: Su auténtica modestia, compañera inseparable de la sabiduría y la sencillez: SÉ EQUIVOCARME SOLO… Su buen humor de casi siempre: EL TEXTO COMPLETO… Y ambas cosas, barnizadas con una ligera capa de ironía: POR FAVOR NO ME DES CONSEJOS. Hace seis décadas que conocí a Isaac Bazán (en 1959)… Nos tratamos bajo diferentes condiciones, durante cuarenta y un años (entre 1968 y 1999)… ¡Más de cuatro décadas de creciente amistad…! (El amigo fiel es un apoyo seguro, quien lo encuentra, ha encontrado un tesoro” (Si 6; 14)… Después, durante los últimos diecinueve años, (del 2000 a la fecha) he guardado su recuerdo en una de las más selectas gavetas de mi memoria… Hubo circunstancias que precedieron a los tiempos de mayor y más cercana convivencia (finales de 1989 y principios de 1990)… ¡Si…! ¡Creo que lo conocí muy bien…! ¡El Hombre es el Hombre y sus Circunstancias…! Nadie antes de Ortega y Gasset, había expresado en tan pocas palabras, la importancia de las circunstancias y su trascendencia en la vida… Rescato la frase del madrileño, porque una serie de circunstancias, que con absoluta precisión en tiempo y lugar, se concatenaron para que todo culminara en un final feliz, que a su vez, estableció las condiciones que jugaron a favor de mis últimos años de convivencia con Isaac (Muchas veces he repasado mentalmente, la precisión en cuestión de tiempos, de personas y de lugares)…

Fue el segundo sábado del mes de noviembre de 1989… Mis hijos se estaban poniendo de acuerdo para bajar a desayunar, y me dijeron que si desayunaba con ellos… No podía… Yo tenía un compromiso… Un poco después, acababa de sentarme en aquel desayunador de corte inglés, que operaba en uno de los hoteles de Polanco, cuando me llamaron al teléfono… Mi compañero de desayuno, no se sentía bien… Estaba apenado…Me había llamado a mi casa, pero ya no me alcanzó (1ª Circunstancia: Si me hubiera encontrado antes de que yo saliera de casa, no hubiera ido a Polanco).

No me latió desayunar sólo… Pedí la cuenta de mi café con la intención de regresar a casa… No me acuerdo en qué momento me vino a la mente, que ese día era el segundo sábado del mes… Hacía varios meses que no asistía a los desayunos con mis ex compañeros de la Prepa, que eran en el Toks de Ejército Nacional, precisamente los segundos sábados de cada mes… Me fui para allá… (2ª Circunstancia: Si no me hubieran

plantado en mi desayuno de Polanco, no se me hubiera ocurrido asistir al desayuno de mis compañeros de la Prepa, en el Toks de Ejército Nacional, ya que hacía meses que no acostumbraba hacerlo).

Ese Toks está muy cerca del Sanatorio Español… Durante el siempre largo desayuno preparatoriano, recordé que Pablo Machado estaba hospitalizado ahí… Fui al Hospital… Don Pablo no estaba en condiciones de recibir visitas… El que estaba de guardia por la familia, era Carlos, su hijo… Me quedé un rato bastante largo platicando con él… Teníamos mucho de qué hablar, con eso de la desincorporación de ingenios paraestatales, que estaba en su momento más interesante (3ª Circunstancia: Si yo

no hubiera asistido al desayuno de la Prepa, no se me hubiera ocurrido ese día, o cuando menos no a esa hora, ir al Sanatorio Español).

Carlos Machado me acompañó al elevador… Al abrirse, apareció José “Pepe” Seoane Lavín (Pepe Seoane fue conjuntamente con mi tío Rafael Villa Corona y con Carlos “Caico” Septién Montes, mi maestro y tutor de mi profesión azucarera)… Obviamente me quedé (4ª Circunstancia: Si no hubiera sido la larga charla con Carlos, exactamente del tiempo que fue, no me hubiera encontrado con “Pepe” Seoane).

5


Conversamos un rato los tres… Seoane y yo nos despedimos de Carlos… Al abrirse el elevador, el primero que salió fue Isaac Bazán… Se fue Pepe y me regresé con Isaac (5ª Circunstancia: Si no me hubiera topad con Pepe al abrirse el elevador y no me hubiera

quedando a charlar con él y con Machado, o si nos hubiéramos despedido unos minutos antes, no me hubiera encontrado con Bazán).

Hacía muchos años que Isaac y yo éramos amigos… Yo le tenía un gran afecto… Desde que supe que era originario de Turquía, le decía el “Turquito…” (Nos

habíamos visto poco desde la recuperación de mis fracturas… Durante las diez semanas en las que por mis dos piernas fracturadas, estuve enclaustrado en mi recámara, inmovilizado sobre una cama de hospital, Isaac, al igual que mi Compadre Ramiro Beltrán, de mi primo Job y de mi inolvidable Joaquín Redo, no dejó de visitarme para charlar un rato, cuando menos una o dos veces por semana)… Ya era tarde

cuando el Turquito y yo nos dirigíamos al estacionamiento… Lo invité a comer: --…un pescado a la sal en la “Costa Dorada” …a unos pasos de aquí--. Le dije… Me contestó que no podía… Gloria, su esposa, estaba recién operada y únicamente había salido para ver a Machado… Me dijo: --¡Mejor yo te invito a comer en casa…! ¡Vamos; me sigues…!--. ¡Ni modo de decirle que no podía…! (6ª Circunstancia: Si no lo hubiera invitado a

comer en la “Costa Dorada”, el “Turquito” Bazán no me hubiera invitado a comer a su casa ese día).

Gloria estaba convaleciente y no tuve la oportunidad de saludarla… Éthel, la mayor de sus tres hijas, tuvo el generoso gesto de fungir como anfitriona… Todavía no terminábamos de comer, cuando Éthel tuvo el buen gusto de poner música clásica a bajo volumen, mientras nos acompañaba comiéndose una naranja… No soy aficionado a escuchar Música, pero unos días antes, en casa de mis compadres (Francisco “Chito” Rangel y Magdalena Escobosa, apasionados de la buena Música) había escuchado Sinfonía desde el Nuevo Mundo de un tal Dvorak, la cual me había gustado… Por comentar algo, le pregunté a Éthel si la conocía… Ella me dijo que no... (7ª

Circunstancia: Si el “Turquito” no me hubiera invitado a comer ese día en su casa y si su hija Éthel no hubiera puesto música clásica, yo no le hubiera preguntado por la Sinfonía del Nuevo Mundo de Dvorak).

Quise agradecer las atenciones de Éthel y se me ocurrió enviarle el disco de Dvorak… Ella me llamó para darme las gracias, casualmente el día en que Domingo Muguira Marenco, (hijo mayor de Domingo Muguira Revuelta, nuestro socio en el Ingenio Pujiltic) le había entregado a Proveedora Azucarera, en manos de Éthel, el pedido por una centrífuga… El hecho de que yo fuera accionista del Ingenio Pujiltic, abrió la conversación a detalles relacionados y etcétera… (8ª y 9ª Circunstancias: Si no se me hubiera

ocurrido regalar el disco a Éthel y si el día en que le llegó, no hubiera coincidido con la entrega de nuestro pedido de Pujiltic, no hubiera sucedido lo que sucedió).

Si una sola de estas nueve circunstancias no se hubiera dado, las condiciones que propiciaron mi enlace matrimonial con Éthel, no se hubieran presentado (cuando menos no, en función de tiempo, lugar y forma)…

Éthel y yo nos casamos y tengo el gusto y el honor de escribir aquí, que el año próximo se cumplirán treinta años de aquella para mí, atinada y feliz decisión… ¡Sé que no faltará quién le de el pésame a Éthel, por lo mismo…! ¡Cosas de la vida, pues…! Mi relación con Bazán, que comenzó de Proveedor a Cliente, se convirtió en de Amigo a Amigo, para luego asumir la de Suegro a Yerno, culminando afortunadamente, de Amigo a Amigo… Considero pues, que cuento con credenciales para recordar aquí, a mi manera, al Ingeniero Isaac Bazán Barlia, alias para mí, “El Turquito…” Nuestra relación se significó por la franqueza, la confianza y el afecto sincero (El amigo fiel, no tiene precio, su valor es incalculable; “Si 6; 15”). Isaac nació el primero de abril de 1921, en Estambul, Turquía, (En aquellos años, todavía era Constantinopla para el Mundo Occidental… Hasta 1930, el nombre de Estambul, fue reconocido universalmente).

6


Don Samuel Bassán y su esposa, doña Esther Barlia, emigraron a nuestro País acompañados de sus dos hijos, Abraham (el mayor) e Isaac, en 1923… (Los caprichos

burocráticos de la incipiente posrevolución, registraron los apellidos de los hermanos Abraham e Isaac, con “Z”, “Bazán”, en lugar de “Bassán…” Digo que llegaron a México en 1923, debido a que Isaac me dijo haber llegado a México a los dos años de edad).

El matrimonio Bassán Barlia, conservaba el idioma Español, (el Español antiguo obviamente) herencia de sus ancestros, los sefaradíes que a partir del Siglo XVI, fueron emigrando de España a Turquía y a otros países… (independientemente, dominaban el Turco y el Francés)… Conocer en buena medida el idioma del País escogido para vivir, es una obvia ventaja para el inmigrante… Don Samuel puso una tienda de casimires importados en Jalapa, Veracruz, ciudad en la que Abraham e Isaac hicieron sus primeros estudios… Cada uno de ellos, a su debido tiempo, emigró a la Ciudad de México… Se alojaron en Casa de Huéspedes y realizaron sus estudios en la UNAM… Abraham cursó la carrera de Medicina… Fue Cardiólogo y se radicó en el Puerto de Veracruz, lugar en el que gozó de prestigio y estimación, hasta que a mediados de la década de los 90s, se retiró de su profesión y se vino a radicar al Distrito Federal, hasta el final de sus días… Abraham fue un culto y agradable conversador, lo cual me consta, así cómo también sé que a diferencia de Isaac, era poco adicto a las bromas… Nunca jugué dominó con él, pero sé que sus habilidades al respecto, eran de alta calificación… El profundo, recíproco y poco expresivo afecto entre los dos hermanos y su silenciosa solidaridad, era conocida por las familias de ambos… (--Mi hermanito…--, decía Isaac, --…es el segundo mejor Cardiólogo de Veracruz…--, y continuaba, --…solamente hay dos cardiólogos en Veracruz--… Un corto silencio y luego, --Pero hubo un tiempo en el que mi hermanito era el mejor primer Cardiólogo de Veracruz… Antes de que llegara el otro Cardiólogo--…. Abraham lo escuchaba sonriente…)

¡Dos hermanos tan diferentes…! ¡Dos hermanos tan hermanables ante los avatares de la vida…! Lo supe bien… (--Isaac fue un gran hermano--., me comentó Abraham afuera de la Sinagoga,

antes o después de uno de los eventos religiosos, celebrados por el fallecimiento del Turquito… Y otro día, en condiciones similares, me dijo más o menos lo siguiente: --Mi hermano fue más práctico y más simpático que yo…--. A su vez, Isaac decía en vida, que Abraham era el más inteligente de los dos, además de ser un estudioso de La Torá y de sus tradiciones complementarias, así como un fiel practicante, sin exageraciones fundamentalistas, de lo ritos y las tradiciones del Pueblo Judío).

Isaac se graduó en Ingeniería Química… Veracruzano de corazón, inició sus actividades profesionales en el ambiente azucarero… Se contrató con el Ingenio Tala ubicado en el Estado de Jalisco y que entonces era propiedad de Ismael Ochoa, para desempeñar el puesto de Jefe de Laboratorio (Lo que siempre extrañó Isaac en Tala, fue su

comida estilo Veracruz… Su relación con el personal jalisciense fue estupenda y muy especialmente con Don Ismael Ochoa, con quien mantuvo relaciones más allá” del contrato laboral… Con el tiempo, esa amistad trascendió a Rafael, el hijo, cuando éste se hizo cargo del Ingenio Tala).

Isaac volvió a Veracruz para colaborar con El Potrero, Ingenio en el que al igual que antes en Tala, tuvo a su cargo el Laboratorio Químico… Ahí, por iniciativa personal, aportando sus tiempos libres y sin ningún emolumento a cambio, acumuló experiencias haciendo turnos en las áreas de Proceso y Producción (Su relación con Érick

Koenig, su propietario, y con el personal técnico del Ingenio, prevaleció por siempre, de manera similar a como fue su relación con Tala… En 1958, ante la construcción del nuevo Quesería, que iba a requerir de técnicos experimentados, Isaac =a quien yo todavía no conocía= recomendó al Ing. Químico Jesús Becerra Díaz, “Chucho”, ya capacitado para desempeñar la Superintendencia de Producción, pero sin posibilidad de ascender a corto plazo… Becerra ocupó dicho puesto en Quesería, Ingenio en el que se jubiló, cuando llevaba muchos años desempeñándose ya, como Superintendente General de la Fábrica… Recuerdo

7


también, que en 1967 o 1968, =años en los que viví en el Ingenio Santa Isabel, ahora El Refugio, ubicado a unos dos o tres kilómetros del Ingenio Constancia=, Bazán recomendó a Rubén Toledano, que colaboraba entonces

para el Ingenio Constancia, a Ismael Ochoa, para el Ingenio Tala… Los chismes azucareros de la época, le hicieron saber a todo mundo, que Don Ismael había contratado a Toledano, pagándole el más alto sueldo del País, para un Superintendente de Producción… Rubén trabajó para Tala hasta que se jubiló)…

Lo que quiero destacar con esta clase de historias, es el prestigio de Bazán y la confianza que merecían sus recomendaciones. Isaac y Gloria Hernández Orea-Peral, se conocieron en la UNAM, cuando ambos estudiaban sus respectivas carreras… Ella estudiaba para Química Farmacobióloga… Se casaron en 1947 y tomaron la decisión de radicar en el Distrito Federal… El futuro sería fiel testigo de su acertada decisión… Casi desde el principio y con el apoyo de Isaac, Gloria empezó a ejercer su profesión… (Gloria Hernández de

Bazán, montó su Laboratorio, el cual operó exitosamente hasta que ella decidió cerrarlo un poco después del terremoto del 19 de septiembre de 1985).

En 1949, Isaac, asociado con Salvador Valdovinos y con los hermanos Alfredo, José Luis y Armando Pérez Grovas, encabezó la constitución de Proveedora Azucarera, S.A., especializándola en la fabricación de floculantes de patente propia y en la representación de equipos, así como de otras materias químicas, habiendo cuidado que cada una de las empresas o marcas representadas, gozaran de buen prestigio, respecto a su especialidad… No sé con precisión en qué año fue que los hermanos Alfredo y Armando Pérez Grovas, así como el Ingeniero Valdovinos, se retiraron de la Sociedad, quedando Isaac Bazán y José Luis Pérez Grovas, como los únicos dueños de la Empresa… (Valdovinos regresó como colaborador de la Empresa… José Luis e

Isaac, emprendieron otros negocios en Sociedad, destacando entre ellos, una deshidratadora de alfalfa en Tlaxcoapan, Hidalgo)…

A mediados de la década de los sesenta, Pérez Grovas y Bazán se dividieron los negocios… Proveedora Azucarera para Bazán y la Deshidratadora para Pérez Grovas

(Ambos quedaron contentos; Isaac, por su experiencia azucarera, había sido “el artífice” de Proveedora… A Pérez Grovas le entusiasmaba la integración vertical cultivo de alfalfa/deshidratadora/mercado… Recuerdo también, que a mediados del año 1969, ahí construyó José Luis una cómoda cabaña, con tableros de bagazo prensado de alta densidad para intemperie, que le enviamos de Bagazo Industrializado, Empresa subsidiaria del Ingenio Quesería.).

Por los meses de marzo o abril de 1959, jugando Póquer en la Casa Principal del Ingenio San Pedro, en Lerdo de Tejada, Veracruz, comenzó mi amistosa relación con Isaac Bazán (Coincidimos casualmente… Yo llevaba varias semanas radicando en San Pedro

=Todavía sin techos pero con éxito, el 4 de Febrero de ese 1959, había iniciado su primera zafra el nuevo Quesería, que era el Ingenio para el cual yo trabajaba… Unas semanas después y por instrucciones de mi tío Rafael Villa Corona, me concentré en San Pedro, con la misión de conocer las fábricas y las zonas cañeras de los ingenios de Veracruz y de Oaxaca=. Pero lo más importante era, que todavía no se cumplía un año del accidente

carretero en el que perdió la vida Miguel Seoane Lavín, único hermano varón de “Pepe…” Miguel murió siendo Gerente del Ingenio… =Todavía no se designaba al sucesor… Javier Sasía, Superintendente de Campo y

provisionalmente en funciones de Gerente, me había recibido con grata amabilidad, proporcionándome todas las facilidades para el desempeño de mi gestión=)… Una noche, al término de mi visita a uno de los

ingenios de la zona, me llevé la sorpresa… Ahí estaban en la Casa del Ingenio, José Seoane Cabrera (Papá de José “Pepe” Seoane Lavín y abuelo de Carlos Seoane Castro… “El Viejo” para casi todos y “Joseíto” para mí) acompañado por Isaac Bazán y Carlos Ruiz, (Este último,

cubano de nacimiento, era el representante de la Western State, para América Latina)…

Bazán y Ruiz no estaban ahí en calidad de proveedores… Estimaban y eran amigos del Viejo, cómo le decían… Lo habían convencido de ir al Ingenio San Pedro, a pasar unos días… Fue la primera vez que Joseíto volvía desde el accidente del menor de sus hijos… Resultó una buena terapia para el amigo… Estuvieron unos cuantos 8


días… Me iba temprano a visitar el Ingenio del día y entiendo que el grupo, acompañado por un simpático cubano de apellido “Cánovas”; un productor de caña que vivía en el poblado cercano llamado Ángel R. Cabadas y que era muy estimado por los Seoane, se pasaban el día entre visitas a la fábrica, bromas y rondas de dominó… Yo regresaba antes de la hora de cenar… Conviví con el grupo durante las cenas… Jugamos Póquer todas las noches… Fue una, aunque corta, estupenda temporada… Joseíto volvió a San Pedro rodeado de amigos… Bazán, Ruiz y Cánovas le hicieron pasar buenos ratos al Viejo y yo comencé una incipiente amistad con el Turquito… Amistad que se fue consolidando y que duró toda la vida… ¡Un gran tipo Isaac Bazán…! Inteligente, estudioso, sencillo, diligente, generoso, amigo y hombre de familia… ¡Nunca obtuvo una venta, ofreciendo comisiones y nunca aceptó otorgar una comisión a quien se la haya pedido…! ¡Y nunca escuché de su boca, los nombres de los que se la pidieron…!

(--…ni al Ingenio ni a mí, nos conviene que se instalen más centrífugas que las necesarias, porque se elevan los costos de operación y de mantenimiento… El departamento de centrifugado reportaría tiempos ociosos en demasía… ¡No tengas equipos parados…! ¡Úsalos y dales mantenimiento, o empácalos bien aceitados…!--.) Decía Bazán, (--Si tienes tres coches necesitando solamente uno, usarás cotidianamente el que mejor te acomode… Cuando por necesidad acudas a uno de los coches parados, tendrás mucha suerte si no te topas con baterías muertas, llantas bajas u otra cosa… --¡Mantenimiento…! ¡Aplícate al mantenimiento…!--.) Siendo Isaac representante exclusivo en México, de la Western State (“Centrífugas Roberts”, en aquellos tiempos, =y quizá ahora también=, los equipos de mayor prestigio en su especialidad)… Lo vi metido en la fábrica, feliz de la vida… Supongo

que además de abonar en beneficio de su prestigio personal y en el de sus marcas representadas, era una manera de darle vida a la nostalgia de los viejos tiempos… Me ayudó cuando tuve a mi cargo los ingenios Motzorongo y El Refugio (muchos años antes de que fuera mi suegro)… Estos ingenios estaban saliendo, más que de una crisis, de una hecatombe… La producción de Motzorongo había caído a 40,000 toneladas, con rendimientos del siete… Lo vi resolver pequeños problemas, causantes de elevados costoso… Teníamos problemas en el área de cristalización… Mientras resolvíamos el problema de fondo, mucho nos ayudó con medidas sencillas… Instaló un pizarrón en cada Tacho y adiestró a los tacheros, para utilizarlo en el control de los materiales disponibles, según el desarrollo y la calidad del cristal… Nunca me quiso cobrar… --Invítame a comer--, me decía… Durante cuatro años y hasta antes del terremoto de 1985, fuimos vecinos pared con pared, con nuestras respectivas oficinas en el noveno piso de Balderas 36… Dos o tres veces a la semana, nos tomábamos media hora, para charlar tomando café, con banderilla, acompañados del legendario Manuel Sulvarán, el brazo derecho de Isaac durante 28 años… El Turquito le tenia un aprecio especial y una absoluta confianza.

Nota: =Hoy, octubre 8 a las cinco de la tarde, la Licenciada Claudia Martínez Díaz de la Vega, (Gerente de ATAM) me da un día de plazo… Tiene que cerrar la Edición… No he revisado lo escrito hasta aquí… Atento a la lentitud con la que trabajo, seleccionaré dos breves aportaciones más, respecto a mis experiencias con el Turquito=.

Con apenas cuarenta y siete días de habernos casado Éthel y yo, Gloria, la madre de mi esposa, dejó viudo a Isaac y huérfanos a sus hijos (Mi esposa Éthel… Lilia que

vivía en Aguascalientes… Gloria en Madrid, España… Y Alberto en Atlanta, USA)…

Durante más de año y medio, casi todas las noches Isaac cenaba o pasaba un rato con nosotros… Vivíamos cada quién en su departamento, pero estos estaban en el mismo Edificio… Convivíamos casi todos los domingos… Al Turquito le gustaba

9


comprar personalmente el pan y recuerdo entre otras cosas, lo mucho que le gustaban las sardinas… El pago de los Impuestos al Fisco, era para Bazán como un mandamiento de su conciencia… ¡Qué bien estaría México, si así fuéramos todos…! El bien constituido criterio de Isaac… La fidelidad a sus convicciones… Y su indiscutible sentido de responsabilidad, lo inducían a cumplir la Ley… La de Dios y la de los hombres… Ajustando su criterio a los tiempos modernos, las obligaciones contenidas en El Levítico (Tercer Libro de “La Torá”, es decir, “La Ley” en la Biblia Hebrea y que

también es el tercer Libro del “Pentateuco”, en la Biblia Cristiana)… Mi afición por El Génesis, (Primer libro de La Torá Hebrea y también de El Pentateuco

consecuencia de las enseñanzas de mi Abuela Paterna, Católica ella, nos facilitó las condiciones para que nuestros diálogos al respecto, fueran interesantes e instructivos… En mi Biblioteca conservo una Enciclopedia Hebrea de nueve gruesos tomos, que me regaló Isaac, años antes de que fuera mi suegro… ¡Si…! ¡Conocí muy bien a Isaac Bazán y lo estimé muchísimo…! Isaac asistió a la Convención Acapulco 1999, con el entusiasmo de siempre, a pesar de que su salud estaba muy disminuida… Al inaugurarse la Exposición de los proveedores, el entonces Subsecretario de Agricultura, Eduardo Gurría Treviño, (que había declarado minutos antes la inauguración de la Convención) por iniciativa de Víctor “Vitico” Perea, Presidente de la ATAM, encabezó un homenaje para mi suegro… Después de dedicarle unas breves palabras, le cedieron las tijeras para el corte del listón, inaugurando así la Exhibición. Unas semanas después, concretamente el 4 de octubre, Isaac, acompañado de Yolanda su esposa, comió en nuestra casa ubicada en la fría zona del Bosque de Tlalpan… Al salir y antes de subir a su automóvil, se quejó de lo frío que estaba el viento… Al día siguiente, Éthel y yo estábamos en el Consultorio del Oftalmólogo Alejandro Dalma, cuando Éthel me pasó el teléfono… Era Isaac, que con alegre voz, me dijo –Tengo puesto el suéter verde… Te espero…--. (eso quería decir que estaba listo para ganarme en el Dominó) --No puedo--. Le contesté, --Me acaban de dilatar mis pupilas… ¿Te parece que vaya mañana?--. Le dije… --¡Si…! ¡Mañana me tendré que poner otra vez el suéter verde!--. Me contestó bromeando… ¡Cómo sentí no haber ido esa noche…! El día seis entró al Hospital, con insuficiencia respiratoria y falleció al amanecer del día siete… (Antier se cumplieron veinte años)… Descanse en Paz, mi Amigo, el Turquito. Cristiano, cuyos textos son idénticos)

Ciudad de México, a 9 de Octubre de 2019 sergiovillagodoy@yahoo.com.mx

10


1

04/07/14

19:18


C

M

Y

CM

MY

CY

CMY

K


Profile for ATAM

Revista ATAM Vol. 32 No. 3  

Revista ATAM Vol. 32 No. 3

Revista ATAM Vol. 32 No. 3  

Revista ATAM Vol. 32 No. 3

Advertisement