Page 1


El ,azúcar de caña SI es saludable ... L

a principal función del amcar prap,rclbnar la energ(aqie el or,ga� neceslt:a para � futicwnamfmto � los dilenmt� órganos. i:»mo el cerebro y las muscuos, funcionalidad esencial. a to larga de ta Vida y sltuaclones fisiológicas. Sólo el cerebr0 es responsable del 20% l:lel COflSUmode � procedente de la gb.msa 8UJ1qUe ternbléles necesaria a,mo fi.Jen� de energla para tDdos los tejidos del organismo. Si los nivelE!s de glucosa descienden, el or�nlsmo � a sufrir Qe,:tos trastornos. debllkla:1, temblores. torpeZa menta e inclu$0 desmayos (hipoglucemia Durante La infanda u adQleScenc:ia, tapa de expansión cognltNa, uno di! los errores m s habituales en mater de allmentaa6n con$15te en evitar desay\,lno 0 hacerlo de manera lnsuficlen cuando en realidad, se trata de 1a comida más il'nportante del

día. El �no debe eponarla en• � para que cada pE!l'Sana Inicie 'iU acttvidad dmrla, ya que en ese momento el nivel d · ai1kar es P.l más bAjo. El consumo déa2úear es pertlcuarmente lmporiane porque permite lno-ementary repaier los dep6sttos d� q.Ucogeno. 1a010 en et 'lisculo como en el hígacfo. Tanto la activldad laboml es fslta o tn� el CQflSUmo de azueatsiQue siendo econsejatmen la edad adUll3 Es ur, alimento que proporciona energfa de rápids asimilación al g-gentffl!O. permltlendO una rectJperachm rápida para� per5008S que desarrollan llO gran áesgaste ffslcó durantl! su jornada Laboral, aur,que la realida:f actull es que los trabajo$, y el estilo de vida en geri«a� son cada vez mas sedentarios situación que conlleva a ¡a necesidad de adecuar la inge sta energética at gasta � Fu nt« Revista del Con;omldor


Congresos y Reuniones V Encuentro Técnico ATAM – ATAC Sobre una Agroindustria de la Caña de Azúcar Diversificada y Sostenible Adaptada a los Cambios Climáticos Por: Syrup Man

ů ĞǀĞŶƚŽ ƚƵǀŽ ǀĞƌŝĮĐĂƟǀŽ ĞŶ Ğů ĐĞŶƚƌŽ ĚĞ ŽŶǀĞŶĐŝŽŶĞƐ >ĄnjĂƌŽ WĞŹĂ ĚĞ ůĂ ,ĂďĂŶĂ͕ ƵďĂ ůŽƐ ĚşĂƐ Ϯϰ LJ Ϯϱ ĚĞ ŽĐƚƵďƌĞ ƌĞƚƌŽƉƌſdžŝŵŽ͕ ŽĐĂƐŝſŶƋƵĞƐŝƌǀŝĞƌĂĂůŝŐƵĂůƋƵĞůĂƐĐƵĂƚƌŽŽƚƌĂƐǀĞƌƐŝŽŶĞƐĂŶƚĞƌŝŽƌĞƐƉĂƌĂƌŽďƵƐƚĞĐĞƌůŽƐůĂnjŽƐĚĞƵŶŝſŶĞŝŶƚĞƌĐĂŵďŝŽĞŶƚƌĞůĂƐĂƐŽĐŝĂĐŝŽŶĞƐĚĞůŽƐĚŽƐƉĂşƐĞƐŚĞƌŵĂŶŽƐ͘ŶĞƐƚĂŽĐĂƐŝſŶ͕ůĂƌĞƉƌĞƐĞŶƚĂĐŝſŶŵĞdžŝĐĂŶĂĞƐƚƵǀŽŝŶƚĞŐƌĂĚĂƉŽƌϯϮĂƐŝƐƚĞŶƚĞƐ͕ĞŶƚƌĞůŽƐƋƵĞƐĞ ĐŽŶƚĂƌŽŶ͗ĚŵŝŶŝƐƚƌĂĚŽƌĞƐ͕ƚĠĐŶŝĐŽƐĚĞĐĂŵƉŽ͕ĚĞĨĄďƌŝĐĂ͕LJƉƌŽĚƵĐƚŽƌĞƐĐĂŹĞƌŽƐĚĞǀĂƌŝŽƐŝŶŐĞŶŝŽƐĚĞůƉĂşƐĂnjƚĞĐĂ͘ ĞƐƉƵĠƐĚĞůĂĐŽŶƐĂďŝĚĂĂĐƌĞĚŝƚĂĐŝſŶ͕ůĂďŝĞŶǀĞŶŝĚĂĐŽƌƌŝſĂĐĂƌŐŽĚĞůWƌĞƐŝĚĞŶƚĞĚĞd͕ĚƵĂƌĚŽ>ĂŵĂĚƌŝĚDĂƌơŶĞnj͕ƋƵŝĞŶĞŶďƌĞǀĞ ĂůŽĐƵĐŝſŶ ƉůĂƐŵſ ůŽƐ ƉŽƌŵĞŶŽƌĞƐĚĞůŽƐ ŝŶƚĞƌĐĂŵďŝŽƐ ƉƌĞǀŝŽƐ͕ƌĞĐŽŶŽĐŝĞŶĚŽ ůĂƐǀĞŶƚĂũĂƐĚĞůĂƐǀŝƐƚĂƐƌĞĐşƉƌŽĐĂƐĚĞƚĠĐŶŝĐŽƐĚĞůŽƐ ŝŶŐĞŶŝŽƐŚĞƌŵĂŶĂĚŽƐĞŶĞůƟĞŵƉŽ͗ MÉXICO ͻĞŶƚƌĂůDŽƚnjŽƌŽŶŐŽ ͻ/ŶŐĞŶŝŽůƌĞĨƵŐŝŽ ͻ>ĂDĂƌŐĂƌŝƚĂ  ͻĞŶƚƌĂůWƌŽŐƌĞƐŽ  ͻ:ŽƐĠDĂƌşĂDŽƌĞůŽƐ

    

CUBA ͻDĂƌŝŽDƵŹŽnj ͻWĂŶĐŚŝƚŽ'ſŵĞnjdŽƌŽ ͻhƌƵŐƵĂLJ ͻϭϰĚĞ:ƵůŝŽ ͻ&ĞƌŶĂŶĚŽĚĞŝŽƐ

ZĞƐĂůƚſůĂŽƉŝŶŝſŶĚĞůŽƐƚĠĐŶŝĐŽƐĚĞĂŵďŽƐƉĂşƐĞƐƋƵĞŚĂŶƚĞŶŝĚŽŽƉŽƌƚƵŶŝĚĂĚĚĞĐŽŶĨƌĂƚĞƌŶŝnjĂƌĐŽŶƐƵƐƉĂƌĞƐĚĞĐĂŵƉŽLJĨĄďƌŝĐĂ͕ ŵĞĚŝĂŶƚĞ Ğů ĂĐĞƌĐĂŵŝĞŶƚŽ ŵƵƚƵŽ ĞŶƚƌĞ ƐƵƐ ĨĂĐƚŽƌşĂƐ͕ ĚŽŶĚĞ ƉƵĚŝĞƌŽŶ ĐŽŶƐƚĂƚĂƌ ĂĚĞůĂŶƚŽƐ ĐŝĞŶơĮĐŽ ƚĠĐŶŝĐŽƐ ƌĞůĂĐŝŽŶĂĚŽƐ ĐŽŶ ůĂ ƚĞĐŶŽůŽŐşĂĂnjƵĐĂƌĞƌĂĞŶŐĞŶĞƌĂů͘WĂƌĂĮŶĂůŝnjĂƌ͕ƐĞŹĂůſƋƵĞĞůĞǀĞŶƚŽƐĞƌĞĂůŝnjſĐŽŶƚƌĂǀŝĞŶƚŽLJŵĂƌĞĂ͕ŶŽŽďƐƚĂŶƚĞůĂƐƉƌĞƐŝŽŶĞƐLJĚŝİĐŝůĞƐ ƐŝƚƵĂĐŝŽŶĞƐƉŽƌůĂƐƋƵĞĂƚƌĂǀŝĞƐĂůĂŝƐůĂĞŶĞƐƚŽƐŵŽŵĞŶƚŽƐ͘ >ĂƉƌŝŵĞƌĂĚĞůĂƐĐŽŶĨĞƌĞŶĐŝĂƐŵĂŐŝƐƚƌĂůĞƐĨƵĞŝŵƉĂƌƟĚĂƉŽƌĞů/ŶŐ͘DĂŶƵĞůŶƌşƋƵĞnjWŽLJ͕ŝƌĞĐƚŽƌdĠĐŶŝĐŽĚĞůĂdD͕ĐŽŶĞůƟƚƵůŽ “La Industria Azucarera Mexicana: Resultados más Recientes y Visión a Futuro en el Contexto Internacional de la Caña de Azúcar”͘džƉƵƐŽ ŐƌĄĮĐĂŵĞŶƚĞ ůŽƐ ƌĞƐƵůƚĂĚŽƐ ĚĞ ůĂ njĂĨƌĂ ϮϬϭϴͬϮϬϭϵ͕ ĐƵĂŶĚŽ DĠdžŝĐŽ ĂůĐĂŶnjſ ƐƵ ƐĞŐƵŶĚŽ ŵĂLJŽƌ ƌĞŐŝƐƚƌŽ ŚŝƐƚſƌŝĐŽ ĚĞ ƉƌŽĚƵĐĐŝſŶ͕ ĐŽŶ ϲDzϰϮϲ͕ϬϬϬƚŵ͘ĚĞĂnjƷĐĂƌΛϵϵ͕ϰWK>͖ƉƌŽǀŽĐĂŶĚŽĚĞƐĚĞůƵĞŐŽ͕ƚĞŶƐŝŽŶĞƐĐŽŶĞůƐĞĐƚŽƌĐĂŹĞƌŽƉŽƌůĂĐĂşĚĂĚĞƉƌĞĐŝŽƐ͕ĚĂĚĂůĂƐŽďƌĞŽĨĞƌƚĂ ĚĞůĚƵůĐĞ͘ >ĂƐĞdžƉĞĐƚĂƟǀĂƐŵĄƐƉƌŽďĂďůĞƐĂĨƵƚƵƌŽĚĞŶŽƚĂŶƵŶĂůŝŐĞƌĂǀĞŶƚĂũĂĞŶĞůŵĞƌĐĂĚŽŵƵŶĚŝĂů͕ĂůƉƌŽŶŽƐƟĐĂƌƐĞƵŶĂŵĞŶŽƌŽĨĞƌƚĂĐŽŶƚƌĂůĂ ĚĞŵĂŶĚĂĞƐƟŵĂĚĂƉĂƌĂĞůŶƵĞǀŽĐŝĐůŽ͘sŽůǀŝĞŶĚŽĂůĐĂƐŽŵĞdžŝĐĂŶŽ͕ƐĞƌĞĮƌŝſĂůĂƐŐƌĂǀĞƐĂĨĞĐƚĂĐŝŽŶĞƐĐůŝŵĂƚŽůſŐŝĐĂƐĞŶǀĂƌŝĂƐƌĞŐŝŽŶĞƐ ĚĞůƉĂşƐ͕ĞƐƉĞƌĄŶĚŽƐĞƵŶĂƐĞŶƐŝďůĞĐĂşĚĂĚĞƉƌŽĚƵĐĐŝſŶ͕ƉŽƌĚĞďĂũŽĚĞůŽƐϲŵŝůůŽŶĞƐĚĞƚŽŶĞůĂĚĂƐŵĠƚƌŝĐĂƐ͘ ŽŶƟŶƵĂŶĚŽĐŽŶůĂŽƌĚĞŶĚĞůĚşĂƉƌĞǀŝĂŵĞŶƚĞĞƐƚĂďůĞĐŝĚĂ͕ƚŽĐſĞůƚƵƌŶŽĂůƌ͘ZŽůĂŶĚŽD͘'ŽŶnjĄůĞnjĐŽƐƚĂ͕ŝŶǀĞƐƟŐĂĚŽƌĚĞů/E/͕ƋƵŝĞŶ ĂĚĞŵĄƐĚĞƉƌĞƐĞŶƚĂƌĞůŝŶƚĞƌĞƐĂŶƚĞůŝďƌŽ͞sĂƌŝĞĚĂĚĞƐĚĞĂŹĂĚĞnjƷĐĂƌƵůƟǀĂĚĂƐĞŶƵďĂ͗ƌŽŶŽůŽŐşĂ͕>ĞŐŝƐůĂĐŝſŶ͕DĞƚŽĚŽůŽŐşĂƐLJ Conceptos Relacionados”ŚŝnjŽƵŶĂĚĞƚĂůůĂĚĂĚĞƐĐƌŝƉĐŝſŶĚĞůŽƐƚƌĂďĂũŽƐĚĞƐĂƌƌŽůůĂĚŽƐĞŶĞů/ŶƐƟƚƵƚŽEĂĐŝŽŶĂůĚĞůĂĂŹĂĚĞnjƷĐĂƌ͘


>ĂĐŽŽƌĚŝŶĂĐŝſŶĚĞůƉĂŶĞů͗͞>ĂƐĞƌƟĮĐĂĐŝŽŶĞƐĚĞůĂƐWƌŽĚƵĐĐŝŽŶĞƐĚĞůĂŐƌŽŝŶĚƵƐƚƌŝĂĚĞůĂĂŹĂĚĞnjƷĐĂƌĞŶƵďĂ͕͟ĨƵĞŵĂŐŝƐƚƌĂůŵĞŶƚĞ ĐŽŶĚƵĐŝĚĂƉŽƌĞů^ĞĐƌĞƚĂƌŝŽĚĞůĂd͕DĂŶƵĞůůŽŶƐŽWĂĚŝůůĂ͘ŶĞůŵŝƐŵŽ͕ƐĞĞƐĐƵĐŚĂƌŽŶŝŵƉŽƌƚĂŶƚĞƐƉůĂŶƚĞĂŵŝĞŶƚŽƐƐŽďƌĞĚŝǀĞƌƐŽƐƚĞŵĂƐ͗ • ^ŝƐƚĞŵĂƐĚĞŐĞƐƟſŶĚĞĐĂůŝĚĂĚĞŝŶŽĐƵŝĚĂĚƉĂƌĂĞůĚĞƐĂƌƌŽůůŽĚĞůĂƐƉƌŽĚƵĐĐŝŽŶĞƐŽƌŐĄŶŝĐĂƐĞŶĞůĐĞŶƚƌĂůĂƌůŽƐĂůŝŹŽ͘>ĄnjĂƌĂ ƐƉĞƌĂŶnjĂDĂƌơŶĞnjĂďƌĞƌĂ͘ • ĐĐŝŽŶĞƐĞŶƵďĂƐŽďƌĞůĂĞƌƟĮĐĂĐŝſŶKE^hZK͘ZĞŝŶĂůĚŽZƵşnj'ƵĞǀĂƌĂ • ĞƌƟĮĐĂĐŝſŶ͕ŽŵĞƌĐŝŽ:ƵƐƚŽ͘ǀĂŶĐĞƐLJZĞƚŽƐĞŶƵďĂ͘DĂŶƵĞůůŽŶƐŽWĂĚŝůůĂ • ƐƚƵĚŝŽĚĞůWƌŽĐĞƐŽĚĞdƌĂďĂũŽ͕WĞƌĮůĞƐ͕WĂŶŽƌĂŵĂLJDĂƉĂĚĞZŝĞƐŐŽ͘ďĞůĂnjĂ'Ăƌкà • ƟƋƵĞƚĂĚŽEKDϬϱϭ/ŵƉĂĐƚŽƐĞŶĞůŐƌŽƐĞĐƚŽƌĚĞůĂĂŹĂĚĞnjƷĐĂƌ͘DĂŶƵĞůŶƌşƋƵĞnjWŽLJ͘DĠdžŝĐŽ͘ • ŽŵƉĞƚĞŶĐŝĂƐLJWƌŽĚƵĐƟǀŝĚĂĚ͗/ŵƉĂĐƚŽĞŶĞůĞƐĂƌƌŽůůŽĚĞKƌŐĂŶŝnjĂĐŝŽŶĞƐ^ŽƐƚĞŶŝďůĞƐ͘,ŝůĚĂWƵƉŽ,ŝĚĂůŐŽ͘ ůƉĂŶĞůĚĞ/ŶĚƵƐƚƌŝĂLJĚĞƌŝǀĂĚŽƐĨƵĞƉƌĞƐŝĚŝĚŽƉŽƌ:ƵĂŶ'ŽĚĞĨŽLJ&ĞƌŶĄŶĚĞnj͕ĐŽŶƚĂŶĚŽĐŽŶĞůĂƉŽLJŽĚĞZĂƷů^ĂďĂĚşşĂnjLJZƵĚLJ>ĂďƌĂĚĂ &ƌƵƚŽƐ͘^ĞĞdžƉƵƐŝĞƌŽŶůŽƐƐŝŐƵŝĞŶƚĞƐƚĞŵĂƐ͗ • ^ŝƐƚĞŵĂĚĞdƌĂďĂũŽƉĂƌĂ>ŽŐƌĂƌDĞũŽƌĂƐĞŶWƵƌŝĮĐĂĐŝſŶĚĞůŽƐ:ƵŐŽƐ͘DĂŶƵĞů'ŽŶnjĄůĞnjZ͘ • ŶĄůŝƐŝƐĚĞZĞŐƌĞƐŝſŶDƷůƟƉůĞĚĞůĂƐWĠƌĚŝĚĂƐĚĞDŝĞů&ŝŶĂů;DĠdžŝĐŽͿ:͘ĂƌůŽƐKůŝǀŽ^ĄŶĐŚĞnj͘DĠdžŝĐŽ͘ • ŵƉůĞŽĚĞůnjƷĐĂƌĞŶĂůĂŶĐĞƐĚĞDĂƐĂLJŶĞƌŐşĂ͘͘ƌŝƐƟŶŽEĂƌĂŶũŽůĂLJŽ>͘>ĂƐƐĂůůĞ: • DſĚƵůŽĚĞĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂLJƉƌŽŐƌĂŵĂĐŝſŶĚĞůĂƉůĂƚĂĨŽƌŵĂW>h^͘ŶƚŽŶŝŽEĂǀĂƌƌŽ • ^ŝƐƚĞŵĂĚĞũƵŐŽĮůƚƌĂĚŽƉŽƌŐƌĂǀĞĚĂĚ͕ƵŶĂƐŽůƵĐŝſŶƉŽƌůĂĞĮĐŝĞŶĐŝĂŝŶĚƵƐƚƌŝĂůWĞĚƌŽ>͘:ŽƌŐĞ>ŝƌŝĂŶŽ͘ • ǀĂůƵĂĐŝſŶĚĞĐſŵŽĂĨĞĐƚĂŶůĂƐǀĂƌŝĂďůĞƐĚĞůƉƌŽĐĞƐŽĂůƌĞŶĚŝŵŝĞŶƚŽŝŶĚƵƐƚƌŝĂůĂnjƵĐĂƌĞƌŽ͘DĂƵƌŝĐŝŽZŝǀĂƐ͘ • ĮĐŝĞŶĐŝĂĞŶĞƌŐĠƟĐĂĞŶůĂŝŶĚƵƐƚƌŝĂĂnjƵĐĂƌĞƌĂ͘ŝŽĞůĠĐƚƌŝĐĂ͘ĂůĂƐ͕͕>ĂďĂŹŝŶŽ͕/ • &^K>͕^K>h/ME>K^Z^/h>^>W>EdZ^/E^&hZE/^͘ŶĚƌĠƐ'ſŵĞnjƐƚĠǀĞnj͕/ŶĚŝƌĂWĠƌĞnjĞƌŵƷĚĞnj͕DĂƌůĞŶ >ŽƌĞŶnjŽĞ/ƌŵĂZĂŵŽƐWŽƵnjĂ͘ • ĞƐĂƌƌŽůůŽĚĞůĂŵŽĚĞƌŶŝnjĂĐŝſŶĚĞĐĞŶƚƌşĨƵŐĂƐĐŽŶơŶƵĂƐĞŶůĂŝŶĚƵƐƚƌŝĂĂnjƵĐĂƌĞƌĂĐƵďĂŶĂ͘>ŝƐƐĞƩĞDĂƌơŶĞnj'ŽŶnjĄůĞnj͘ ů ƉĂŶĞů ĚĞ ŐƌŝĐƵůƚƵƌĂ ĨƵĞ ƉƌĞƐŝĚŝĚŽ ƉŽƌ :ĞƐƷƐ ^ĂĐĞƌŝŽ sŝĚĂů͕ ĂƵdžŝůŝĂĚŽ ƉŽƌ KƌůĂŶĚŽ sĂŶĚƌĞůů ƵĞůůŽ LJ ĞŶŶŝƐ ĞŵŝĄŶ DĂƌƌĞƌŽ şĂnj͕ ƉƌĞƐĞŶƚĄŶĚŽƐĞůĂƐƐŝŐƵŝĞŶƚĞƐĐŽŶƚƌŝďƵĐŝŽŶĞƐ͗ • ƐƚƵĚŝŽĚĞůŽŵƉŽƌƚĂŵŝĞŶƚŽĚĞEƵĞǀŽƐƵůƟǀĂƌĞƐĚĞĂŹĂĚĞnjƷĐĂƌĞŶŽŶĚŝĐŝŽŶĞƐĚĞZŝĞŐŽĞŶůĂWƌŽǀŝŶĐŝĂĚĞDĂLJĂďĞƋƵĞ͘ ͘ĂŝŐŽƌƌşĂW͕zŽĂŶĚƌŝ'ŽŶnjĄůĞnj͕>ĄnjĂƌŽWĂƌĚŽ͕:ĂǀŝĞƌĞůŐĂĚŽ͘ • ŝĂŐŶſƐƟĐŽĚĞůĂEĞĐĞƐŝĚĂĚĚĞ&ĞƌƟůŝnjĂŶƚĞƐEŝƚƌŽŐĞŶĂĚŽƐĞŶĂŹĂĚĞnjƷĐĂƌ͘EĞůƐŽŶƌnjŽůĂ͘ •ZĞƐƵůƚĂĚŽƐLJWĞƌƐƉĞĐƟǀĂƐĚĞůĂŽƐĞĐŚĂDĞĐĂŶŝnjĂĚĂĞŶĞů/ŶŐĞŶŝŽ͞:ŽƐĠDĂƌşĂDŽƌĞůŽƐ͘͟&ƌĂŶĐŝƐĐŽ:ĂǀŝĞƌDĂĐşĂƐDĂĚĞƌĂ͘ • ŽŵƉŽƌƚĂŵŝĞŶƚŽ ĚĞ ůĂ ƌŽƚĂĐŝſŶ ĚĞ ůĂ ĂŹĂ ĚĞ njƷĐĂƌ ĂŶƚĞ ůĂ ƉůŝĐĂĐŝſŶ ĚĞ ƐƟŵƵůĂŶƚĞƐ͘ ĄƌďĂƌĂ ͘ ĂƌƌĞƚŽ WĠƌĞnj͕ ZŝŐŽďĞƌƚŽ DĂƌơŶĞnjZĂŵşƌĞnj͕DĂƌŝŽ͘Ğ>ĞſŶKƌƟnj͘ • ZĞƐƵůƚĂĚŽƐĚĞůĂƐdĞĐŶŽůŽŐşĂƐ;ƐŝĞŵďƌĂĚĞďĂƐĞĂŶĐŚĂLJĐŽƐĞĐŚĂĂƌĂƐĚĞƐƵĞůŽͿĞŶůĂĂĨƌĂϮϬϭϳͬϮϬϭϴ͘>ĂďƌĂĚĂ͘s͘Z͕:ŽƌŐĞ^͘,͘'ƵŝůůĠŶ ^͕EŽLJW͘ • ZĞƐƵůƚĂĚŽƐĚĞůĂ/ŵƉůĞŵĞŶƚĂĐŝſŶ<ĞLJͲůŝŶĞ͞ůşŶĞĂĐůĂǀĞ͟ĞŶůĂƐWĂƌĐĞůĂƐŐƌşĐŽůĂƐĚĞů/ŶŐĞŶŝŽ>ĂDĂƌŐĂƌŝƚĂ͘WĞĚƌŽDƵŶŝǀĞyĂŚƵĂŶƟƚůĂ͘ DĠdžŝĐŽ͘ • ƵŵĞŶƚŽĚĞůŽƐZĞŶĚŝŵŝĞŶƚŽƐLJZĞĚƵĐĐŝſŶĚĞůŽƐŽƐƚŽƐĚĞĂŹĂĚĞnjƷĐĂƌƉŽƌĨĞĐƚŽĚĞZŝĞŐŽ͘:͘Z͘&ŽŶƐĞĐĂ͕^͘'ĂƌĐşĂLJ͘>ĂŵĞůĂƐ͘ • ZĞƐƵůƚĂĚŽƐĚĞůDĂĚƵƌĂĚŽƌ&/dKD^ͲDĞŶĚŽƐĂĨƌĂƐ͘^ƵƐĂŶĂdƵĞƌŽ͘ • ĨĞĐƚŽĚĞů&/dKD^ͲDĐŽŵŽDĂĚƵƌĂĚŽƌĚĞůĂĂŹĂĚĞnjƷĐĂƌĞŶƵĂƚƌŽĂĨƌĂƐĞŶůĂWƌŽǀŝŶĐŝĂĚĞůĂƐdƵŶĂƐ͘ŽĚĂŹŽ͘ZͲ • ^ŝƚƵĂĐŝſŶĂĐƚƵĂůĚĞůĂƐWůĂŐĂƐLJŶĨĞƌŵĞĚĂĚĞƐĚĞůĂĂŹĂĚĞnjƷĐĂƌĞŶDĠdžŝĐŽĂŶƚĞĞůĂŵďŝŽůŝŵĄƟĐŽ͘'ĞŶĂƌŽWĂŶƚĂůĞſŶ͘DĠdžŝĐŽ͘ • ZĞƐƵůƚĂĚŽƐ ĚĞ ůĂ dĞĐŶŽůŽŐşĂ ͞ĐŽƐĞĐŚŽͲĂƉůŝĐŽ͟ĞŶ ůĂ hŶŝĚĂĚ ŵƉƌĞƐĂƌŝĂů ĚĞ ďĂƐĞ 'ĞŽƌŐĞ tĂƐŚŝŶŐƚŽŶ ĚĞ ůĂ WƌŽǀŝŶĐŝĂ ĚĞ sŝůůĂ ůĂƌĂ;njĂĨƌĂϮϬϭϳͬϮϬϭϴͿ͘ƵǀŝĞƌ'ŝů'ŽŶnjĄůĞnjĞƚĂů͘ • /ŶĚŝĐĂĚŽƌĞƐ ŐƌŽŝŶĚƵƐƚƌŝĂůĞƐ ĞŶ sĂƌŝĞĚĂĚĞƐ ĚĞ ĂŹĂ ĚĞ njƷĐĂƌ ďĂũŽ ŽŶĚŝĐŝŽŶĞƐ ĚĞ ^ĞĐĂŶŽ LJ ZŝĞŐŽ ƐŽďƌĞ ƐƵĞůŽ &ĞƌƌĂůşƟĐŽ ZŽũŽ dşƉŝĐŽ͘ƵůĂůŝĂKũĞĚĂ͘ • ŽƌƌĞůĂĐŝŽŶĞƐůŝŵĄƟĐĂƐĞŶůĂƐsĂƌŝĂďůĞƐWƌŽĚƵĐƟǀĂƐĚĞĂŹĂĚĞnjƷĐĂƌĞŶĞŶƚƌĂůWƌŽŐƌĞƐŽ͘:ŽƐĠsĄnjƋƵĞnjŽŶĚĂĚŽ͘DĠdžŝĐŽ͘ • ĂŵďŝŽƐdĞĐŶŽůſŐŝĐŽƐƋƵĞŽŶƚƌŝďƵLJĞŶĂů/ŶĐƌĞŵĞŶƚŽĚĞůŽƐZĞŶĚŝŵŝĞŶƚŽƐŐƌşĐŽůĂƐĞŶĂŹĂĚĞnjƷĐĂƌ͘>ŝďŝĂ&ŽŶƐĞĐĂ͘ • ĞŶĞĮĐŝŽƐĚĞůĂŽďĞƌƚƵƌĂĚĞWĂũĂĚĞĂŹĂĚĞnjƷĐĂƌ/ŶĂůƚĞƌĂĚĂŽŵďŝŶĂĚĂĐŽŶůĂƐƉůŝĐĂĐŝŽŶĞƐĚĞ,ĞƌďŝĐŝĚĂƐZĞƐŝĚƵĂůĞƐĞŶĂŶĚĂ͘ůŝĞŶŽƌŐĞƐ͘ ĂďĞĚĞƐƚĂĐĂƌƋƵĞĂůƚĞƌŵŝŶŽĚĞĐĂĚĂƵŶŽĚĞůŽƐƉĂŶĞůĞƐƐĞĮũſƵŶĞƐƉĂĐŝŽƉĂƌĂƉƌĞŐƵŶƚĂƐĚĞůŽƐĂƐŝƐƚĞŶƚĞƐ͕ŚĂďŝĠŶĚŽƐĞĞƐĐƵĐŚĂĚŽ ŝŶƚĞƌĞƐĂŶƚĞƐĐŽŶƚƌŝďƵĐŝŽŶĞƐĂĚŝĐŝŽŶĂůĞƐƋƵĞĞŶƌŝƋƵĞĐŝĞƌŽŶůŽƐƚĞŵĂƐƚƌĂƚĂĚŽƐ͘ ŽŶĂŶƚĞůĂĐŝſŶĂůĂĐůĂƵƐƵƌĂ͕ƐĞƉŝĚŝſĂůŽƐĂƐŝƐƚĞŶƚĞƐĞdžƚĞƌŶĂƌĂŶƐƵŽƉŝŶŝſŶƐŽďƌĞĞůĚĞƐĂƌƌŽůůŽĚĞůĞǀĞŶƚŽ͕ĞƐĐƵĐŚĄŶĚŽƐĞŽƉŝŶŝŽŶĞƐ ĨĂǀŽƌĂďůĞƐĚĞĂƐŝƐƚĞŶƚĞƐĚĞĂŵďŽƐƉĂşƐĞƐ͘^ĞĂƉƌŽǀĞĐŚſƉĂƌĂĞůůĂŶnjĂŵŝĞŶƚŽĚĞůs/ŶĐƵĞŶƚƌŽ͕ĞŶϮϬϮϬ͕ƋƵĞĚĂŶĚŽƉŽƌĂĮŶĂƌĨĞĐŚĂƐLJ ĂůĐĂŶĐĞĚĞůŵŝƐŵŽ͘^ĞůĞLJĞƌŽŶƵŶŽƐǀĞƌƐŝƚŽƐĚĞůƉŽĞƚĂďŝŶĂĐŝŽŶĂůSyrup Man͕ĐŽŵŽŚŽŵĞŶĂũĞĂůĂ,ĂďĂŶĂLJsĞƌĂĐƌƵnj͕ĐŝƵĚĂĚĞƐƋƵĞ ĐƵŵƉůĞŶĞƐƚĞĂŹŽϱϬϬĂŹŽƐĚĞĨƵŶĚĂĚĂƐ͘ >ĂƐĐŽŶĐůƵƐŝŽŶĞƐĚĞůĞǀĞŶƚŽĨƵĞƌŽŶŚĞĐŚĂƐƉŽƌĞů͘W͘'ƵŝůůĞƌŵŽ'ſŵĞnj^ĄŶĐŚĞnj͕sŝĐĞƉƌĞƐŝĚĞŶƚĞĚĞdD͕ƋƵŝĞŶĨƵĞĚĞůŝŶĞĂŶĚŽƵŶĂĂ ƵŶĂůĂƐƉƌĞƐĞŶƚĂĐŝŽŶĞƐ͕ƐŝŐŶŝĮĐĂŶĚŽĞůǀĂůŽƌĚĞůĂƐŵŝƐŵĂƐƉŽƌƐƵƉƌŽĨĞƐŝŽŶĂůŝƐŵŽLJĚĞĚŝĐĂĐŝſŶ͘WĂƐĂŶĚŽĂůĂĐůĂƵƐƵƌĂĚĞůĞdžŝƚŽƐŽƋƵŝŶƚŽ ĞŶĐƵĞŶƚƌŽĞŶƚƌĞƚĠĐŶŝĐŽƐĚĞĂŵďŽƐƉĂşƐĞƐ͘ >ĂĐŽƐƚƵŵďƌĞƐĞŚŝnjŽůĞLJ͕ĚŝƐĨƌƵƚĄŶĚŽƐĞĂůĮŶĂůƵŶĂƐƵĐƵůĞŶƚĂĐŽŵŝĚĂĐŽŶŵĂŶũĂƌĞƐĚĞůĂŝƐůĂLJůĂĐŽŶĨƌĂƚĞƌŶŝnjĂĐŝſŶĂƚƌĂǀĠƐĚĞŶƵĞƐƚƌĂƐ ďĞďŝĚĂƐƚƌĂĚŝĐŝŽŶĂůĞƐ͞ƚĞƋƵŝůĂʹƌŽŶ͕͟ĂŵĞŶŝnjĂĚĂĐŽŶĂůĞŐƌĞŵƷƐŝĐĂĐŽŶĂŵďŝĞŶƚĞĞơůŝĐŽƋƵĞŚŝnjŽƐĂůƚĂƌĚĞƐƵƐŝůůĂĂǀĂƌŝŽƐĚĞůŽƐĐŽŵĞŶƐĂůĞƐ͘

11


Ŷ Ğů ĐĂƐŽ ĚĞ ůŽƐ ŶĞŵĂƚŽĚŽƐ ĮƚŽƉĂƌĄƐŝƚŽƐ ĚĞ ůĂ ĐĂŹĂ ĚĞ ĂnjƷĐĂƌ͕ ƐĞ ŵĞŶĐŝŽŶſ ƋƵĞ ĞdžŝƐƚĞŶ ĞŶ Ğů ŵƵŶĚŽ ϯϭϬ ĞƐƉĞĐŝĞƐ ĂƐŽĐŝĂĚĂƐ ĐŽŶ ƉĠƌĚŝĚĂƐ ĞŶ Ğů ƌĞŶĚŝŵŝĞŶƚŽ ĚĞ ůŽƐ ĐĂŵƉŽƐ ĐĂŹĞƌŽƐ͕ ĞŶƚƌĞ ůŽƐ ŐĠŶĞƌŽƐ ŵĄƐ ĐŽŵƵŶĞƐ ƐĞ ĞŶĐƵĞŶƚƌĂŶ  WƌĂƚLJůĞŶĐŚƵƐ͕ ,ĞůŝĐŽƚLJůĞŶĐŚƵƐLJ dLJůĞŶĐŚŽƌŚLJŶĐŚƵƐ͕DĞůŽŝĚŽŐLJŶĞ͕yŝƉŚŝŶĞŵĂ͕ŚŽƉůŽůĂŝŵƵƐ͕WĂƌĂƚƌŝĐŚŽĚŽƌƵƐLJLJdƌŝĐŚŽĚŽƌƵƐ͘ ŶĞůƚĞŵĂĚĞƌŽĞĚŽƌĞƐƉůĂŐĂĚĞůĂĐĂŹĂĚĞĂnjƷĐĂƌƐĞĞdžƉƵƐŽůĂŽƉĞƌĂƟǀŝĚĂĚŵĞƚŽĚŽůſŐŝĐĂĚĞůWƌŽŐƌĂŵĂĚĞDĂŶĞũŽĚĞZŽĞĚŽƌĞƐĐŽŶ ĂƐĞƐĐŽůſŐŝĐĂƐ;DZͿLJƐƵĐŽƌƌĞƐƉŽŶĚĞŶĐŝĂĐŽŶůŽƐŽďũĞƟǀŽƐ͕ƉƌŝŶĐŝƉŝŽƐ͕ĐƌŝƚĞƌŝŽƐĞŝŶĚŝĐĂĚŽƌĞƐĚĞĐŽŶƐĞƌǀĂĐŝſŶĚĞůĂďŝŽĚŝǀĞƌƐŝĚĂĚ͕ ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽĚĞůŽƐƐĞƌǀŝĐŝŽƐĚĞůĞĐŽƐŝƐƚĞŵĂLJƉƌŝŶĐŝƉŝŽƐĚĞƐŽƐƚĞŶŝďŝůŝĚĂĚƋƵĞĚĞŵĂŶĚĂŶůŽƐĞƐƚĄŶĚĂƌĞƐŝŶƚĞƌŶĂĐŝŽŶĂůĞƐĚĞĐĂůŝĚĂĚĞŶ ƉƌŽĚƵĐĐŝſŶĂŐƌŽĂůŝŵĞŶƚĂƌŝĂ͘ &ŝŶĂůŵĞŶƚĞƉĂƌƟĐŝƉſĞůƌĞĂĚĞsŝŐŝůĂŶĐŝĂƉŝĚĞŵŝŽůſŐŝĐĂLJĞdžƉƵƐŽĞůƚĞŵĂĚĞůƉĂƉĞůĚĞůĂǀŝŐŝůĂŶĐŝĂĞŶůĂƐĂŶŝĚĂĚĚĞůĂĐĂŹĂĚĞĂnjƷĐĂƌ͕ ĐŽŵŽĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂĚĞƉƌĞǀĞŶĐŝſŶƚĞŵƉƌĂŶĂĚĞůĂƐƉůĂŐĂƐĚĞŝŵƉŽƌƚĂŶĐŝĂĐƵĂƌĞŶƚĞŶĂƌŝĂLJĚĞŝŵƉŽƌƚĂŶĐŝĂĞĐŽŶſŵŝĐĂ͕ĂƐşĐŽŵŽƐƵĐĂƌĂĐƚĞƌŝnjĂĐŝſŶ͕ŵĂƉĂƐĚĞƌŝĞƐŐŽLJĞƐƚĂƚƵƐĮƚŽƐĂŶŝƚĂƌŝŽ͘^ĞŵŽƐƚƌſĂĚĞŵĄƐ͕Ğů^ŝƐƚĞŵĂ/ŶƚĞŐƌĂůĚĞZĞĨĞƌĞŶĐŝĂƉĂƌĂůĂsŝŐŝůĂŶĐŝĂƉŝĚĞŵŝŽůſŐŝĐĂ &ŝƚŽƐĂŶŝƚĂƌŝĂLJĞůŵĂƉĂĚĞƐĞŐƵŝŵŝĞŶƚŽĞŶƟĞŵƉŽƌĞĂů͘ ůĞǀĞŶƚŽĂƐŝƐƟĞƌŽŶĚŝƌĞĐƟǀŽƐĚĞůĂƐŽĐŝĂĐŝſŶĚĞdĠĐŶŝĐŽƐnjƵĐĂƌĞƌŽƐĚĞDĠdžŝĐŽdD͕ƌĞƉƌĞƐĞŶƚĂŶƚĞƐĚĞůŽŵŝƚĠEĂĐŝŽŶĂůƉĂƌĂ ĞůĞƐĂƌƌŽůůŽ^ƵƐƚĞŶƚĂďůĞĚĞůĂĂŹĂĚĞnjƷĐĂƌKE^h͕ĂƐşĐŽŵŽĚĞůĐŽŵŝƚĠĞũĞĐƵƟǀŽŶĂĐŝŽŶĂůĚĞůĂhŶŝſŶEĂĐŝŽŶĂůĚĞ ĂŹĞƌŽƐ͘͘ͲĂĮůŝĂĚŽĂůĂŽŶĨĞĚĞƌĂĐŝſŶEĂĐŝŽŶĂůĚĞWƌŽĚƵĐƚŽƌĞƐZƵƌĂůĞƐEWZLJĚĞůĂhŶŝſŶEĂĐŝŽŶĂůWƌŽĚƵĐƚŽƌĂĚĞĂŹĂĚĞ njƷĐĂƌ͕E͘͘dĂŵďŝĠŶƐĞĐŽŶƚſĐŽŶůĂĂƐŝƐƚĞŶĐŝĂĚĞƚĠĐŶŝĐŽƐĚĞĐĂŵƉŽĚĞůŽƐŝŶŐĞŶŝŽƐ͗DĞůĐŚŽƌKĐĂŵƉŽ͕:ŽƐĠDĂƌŝĂDŽƌĞůŽƐ͕ ĞŶ:ĂůŝƐĐŽ͖/ŶĚƵƐƚƌŝĂů^ĂŶƌŝƐƚſďĂů͕ĞŶƚƌĂůDŽƚnjŽƌŽŶŐŽ͕ŽŵƉĂŹşĂ/ŶĚƵƐƚƌŝĂůnjƵĐĂƌĞƌĂ͕ĞŶsĞƌĂĐƌƵnj͖ŽŵƉĂŹşĂnjƵĐĂƌĞƌĂ>Ă&Ġ͕ ĞŶŚŝĂƉĂƐLJƚĞŶĐŝŶŐŽ͕ĞŶWƵĞďůĂ͘ ^ĞĂĐŽƌĚſĨŽƌƚĂůĞĐĞƌůŽƐǀşŶĐƵůŽƐĚĞĐŽůĂďŽƌĂĐŝſŶĞŶƚƌĞĞůEZ&Ͳ^E^/LJdD͕ŝŶƚĞŐƌĂŶĚŽĞŶƵŶĂƐŝŐƵŝĞŶƚĞĞƚĂƉĂĂEWZ͕E͕ KE^hLJĂ/ŶƐƟƚƵĐŝŽŶĞƐĚĞ/ŶǀĞƐƟŐĂĐŝſŶƌĞůĂĐŝŽŶĂĚĂƐĐŽŶĞůĐƵůƟǀŽĚĞůĂĐĂŹĂĚĞĂnjƷĐĂƌ͘



DE DESCUENTO EN:

Medalla Conmemorativa

 PRECIO DE PROMOCIÓN

Edición limitada, emitida por la Casa de Moneda de México

Venta e informes:

javier.toledo@atamexico.com.mx

atam@atamexico.com.mx

15


ƐƚŽƐ ƉĂƌĂĚŝŐŵĂƐ ƐĞ ǀŝĞƌŽŶ ƌĞĨŽƌnjĂĚŽƐ ĐŽŶ ůĂ ĐŽŶĨĞƌĞŶĐŝĂ ĚĞů /ŶŐ͘ >ſƉĞnj DĞĚĞů ;&ŝŐƵƌĂ ϰ͘ dĞŶĚĞŶĐŝĂƐ ĚĞ ĐŽŶƐƵŵŽ ĞĚƵůĐŽƌĂŶƚĞƐ ĐĂůſƌŝĐŽƐͿ͕ŽďƐĞƌǀĂŶĚŽƋƵĞůĂŽƌŝĞŶƚĂĐŝſŶƉƌŽĚƵĐƟǀĂĚĞ>ĂĂŹĂĚĞ njƷĐĂƌĞŶDĠdžŝĐŽ͕ƐĞĞŶĐƵĞŶƚƌĂĂĐŽƚĂĚĂĂ͗ƉƌŽĚƵĐĐŝſŶĚĞƉŝůŽŶĐŝůůŽ͕ ƚĂŶŽůͲĐŽŐĞŶĞƌĂĐŝſŶ ĞůĠĐƚƌŝĐĂ LJ njƷĐĂƌͲDĞůĂnjĂ͕ ŽďƐĞƌǀĂŶĚŽ ůĂ ƉŽƚĞŶĐŝĂůŝĚĂĚLJƵƌŐĞŶĐŝĂĚĞŝǀĞƌƐŝĮĐĂĐŝſŶ͘ WĞƌŽƚĂŵďŝĠŶŵŽƐƚƌſůŽƐĞĨĞĐƚŽƐĚĞůd>E͗DŝĞŶƚƌĂƐƋƵĞĞŶDĠdžŝĐŽ Ğů ĐŽŶƐƵŵŽ ĚĞ :D& ĐƌĞĐŝſ Ğů 867.4% en 14 años ;ϭϭ͘ϰϱ ŬŐ ƉĞƌ ĐĄƉŝƚĂͿ͕ ĞŶ ůŽƐ hh ĚĞĐƌĞĐŝſ -36.0% ;Ͳϵ͘ϳϯϰ ŬŐ ƉĞƌ ĐĄƉŝƚĂͿ͘ ů ĐŽŶƐƵŵŽĚĞĂnjƷĐĂƌĞŶDĠdžŝĐŽĚĞϮϬϬϰĂϮϬϭϴĚĞĐƌĞĐŝſĞů-31.86% ;Ͳϭϱ͘ϴϰ ŬŐ ƉĞƌ ĐĄƉŝƚĂͿ͕ ĚĞ ϱ͕Ϭϳϱ͕ϰϰϮĂ ϰ͕ϮϮϴ͕ϯϭϬƚŽŶ͘ Ŷ ůŽƐ hh ĐƌĞĐŝſĞůϭϭ͘ϰϭй;ϯ͘ϭϵŬŐƉĞƌĐĄƉŝƚĂͿ͕ĚĞϴ͕ϭϴϵ͘ϯϱϬĂϭϬ͕ϮϮϯ͕ϮϲϮƚŽŶ ͘ ůĐŽŶƐƵŵŽƉĞƌĐĄƉŝƚĂĚĞĂnjƷĐĂƌĞŶϮϬϬϰĨƵĞĚĞϰϵ͘ϳϮŬŐLJĚĞĂůůşƐĞ ŚĂ ĚĞƐƉůŽŵĂĚŽ Ă ϯϯ͘ϴϴ ĞŶ ϮϬϭϴ ;ƚĂƐĂ ĂŶƵĂů ϮϬϭϰͲϮϬϭϴ͗ ͲϮ͘ϳйͿ͕ ĂĐƵŵƵůĂŶĚŽͲϯϭ͘ϴϲй͘ů:D&ƉĂƐĂĚĞϭ͘ϯϮŬŐƉĞƌĐĄƉŝƚĂĞŶϮϬϬϰ ŚĂƐƚĂ ϭϮ͘ϳϳ ŬŐ ĞŶ Ğů ůĂƉƐŽ ϮϬϬϰͲϮϬϭϴ ;ƚĂƐĂ ĂŶƵĂů ϮϬϭϰͲϮϬϭϴ͗ ϭϳ͘ϱϴйͿ͘>ŽƐĞĚƵůĐŽƌĂŶƚĞƐĚĞĂůƚĂŝŶƚĞŶƐŝĚĂĚŽĂƌƟĮĐŝĂůĞƐƉĂƐĂŶĚĞ ϭ͘ϯϯ<ŐWĞƌĐĄƉŝƚĂŚĂƐƚĂϰ͘ϰϯŬŐƉĞƌĐĄƉŝƚĂĞŶϮϬϬϰLJϮϬϭϴ͕ƌĞƐƉĞĐƟǀĂŵĞŶƚĞ;&ŝŐƵƌĂϰͿ͘ Figura 3. Consumo per cápita de diferentes edulcorantes, kg/año (Considerar que los edulcorantes artificiales debido a su efecto potenciador del sabor dulce se expenden en cantidades muy pequeñas, lo que indica que estos kg consumidos por persona están impactando a un sector muy importante de la población)

WŽƌŽƚƌŽůĂĚŽ͕Ğů/ŶŐ͘>ſƉĞnjDĞĚĞůŵƵĞƐƚƌĂůŽƐĚĞƐƟŶŽƐĚĞůĂƉƌŽĚƵĐĐŝſŶLJůĂƐĞŐŵĞŶƚĂĐŝſŶĚĞůŵĞƌĐĂĚŽĞŶĚŝĐŚŽĐŝĐůŽ͕ŽďƐĞƌǀĂŶĚŽƋƵĞ͕ ĚĞŶƚƌŽĚĞůĐŽŶƐƵŵŽŝŶĚƵƐƚƌŝĂů͕ůĂƐďĞďŝĚĂƐƐĂďŽƌŝnjĂĚĂƐƐŝŐŶŝĮĐĂŶĞů ϳϬйĚĞůŵŝƐŵŽ;&ŝŐƵƌĂϱͿ͘ ů WƌĞĐŝŽ ĚĞ ǀĞŶƚĂ ƉŽƌ <Ő ĚĞ njƷĐĂƌ͕ ƐĞŐƷŶ ůĂ ĐŽŶĐĞŶƚƌĂĐŝſŶ ĚĞ ůĂ ŵŝƐŵĂ͕ĞŶůĂƐĚŝƐƟŶƚĂƐŵĞĚŝĚĂƐĚĞǀŽůƵŵĞŶĞŶĞůƉƌŽŵĞĚŝŽŶĂĐŝŽŶĂů͕ƐĞŵƵĞƐƚƌĂĞŶůĂ&ŝŐƵƌĂϲ͘

Figura 5. Destinos producción ciclo 2017/2018 y Segmentación mercado.

ůWƌĞĐŝŽĚĞǀĞŶƚĂƉŽƌ<ŐĚĞnjƷĐĂƌ͕ƐĞŐƷŶůĂĐŽŶĐĞŶƚƌĂĐŝſŶĚĞůĂ ŵŝƐŵĂ͕ ĞŶ ůĂƐ ĚŝƐƟŶƚĂƐ ŵĞĚŝĚĂƐ ĚĞ ǀŽůƵŵĞŶ ĞŶ Ğů ƉƌŽŵĞĚŝŽ ŶĂĐŝŽŶĂů͕ƐĞŵƵĞƐƚƌĂĞŶůĂ&ŝŐƵƌĂϲ͘

Figura 4. Gráfica de Consumo Edulcorantes Per cápita de 2004 a 2014.

18

Figura 6. En la botella pequeña de 355 ml, el consumidor paga el kg de azúcar a casi $370 mientras que en la de 2.5 L lo paga a casi $112 ¡Por eso compran la botella grande!


ůďĂŐĂnjŽĚĞĐĂŹĂĞƐƚĄĐŽŵƉƵĞƐƚŽƉƌŝŶĐŝƉĂůŵĞŶƚĞƉŽƌĐĞůƵůŽƐĂ͕ŚĞŵŝĐĞůƵůŽƐĂLJůŝŐŶŝŶĂ͖ϱƉŽƌĞůůŽ͕ƉƵĞĚĞƐĞƌĂƉƌŽǀĞĐŚĂĚŽƉĂƌĂ ůĂƉƌŽĚƵĐĐŝſŶĚĞĚŝǀĞƌƐŽƐĐŽŵƉƵĞƐƚŽƐĚĞŝŶƚĞƌĠƐŝŶĚƵƐƚƌŝĂů͕ĚĞŶƚƌŽĚĞůŽƐƋƵĞĚĞƐƚĂĐĂĞůĨƵƌĨƵƌĂů͘ ůƉƌŝŵĞƌƌĞŐŝƐƚƌŽĚĞƉƌŽĚƵĐĐŝſŶŝŶĚƵƐƚƌŝĂůĚĞĞƐƚĞĐŽŵƉƵĞƐƚŽƐĞƟĞŶĞĞŶϭϵϮϭ͕ůĂĞŵƉƌĞƐĂYƵĂŬĞƌKĂƚƐ͕ƵƟůŝnjſĐĄƐĐĂƌĂĚĞ ĂǀĞŶĂ͕ŵĂnjŽƌĐĂƐĚĞŵĂşnjLJďĂŐĂnjŽĚĞĐĂŹĂĚĞĂnjƷĐĂƌ͘6KƚƌŽƐĂƵƚŽƌĞƐŵĞŶĐŝŽŶĂŶůĂŽďƚĞŶĐŝſŶĚĞĨƵƌĨƵƌĂůĂƉĂƌƟƌĚĞƌĞƐŝĚƵŽƐ ĐŽŵŽŵĂnjŽƌĐĂĚĞŵĂşnj͕ĐĄƐĐĂƌĂĚĞĂǀĞŶĂ͕ĐĄƐĐĂƌĂĚĞƐĞŵŝůůĂĚĞŐŝƌĂƐŽů͕ĐĄƐĐĂƌĂĚĞĂƌƌŽnj͕ĐĄƐĐĂƌĂĚĞĂůŵĞŶĚƌĂƐ͕ďĂŐĂnjŽĚĞ ĐĂŹĂ͖ĂƐşĐŽŵŽĚĞŵĂĚĞƌĂĚĞĞƵĐĂůŝƉƚŽ͕ĂƌĐĞ͕ĂďĞĚƵů͕ĞŶƚƌĞŽƚƌŽƐ͘ϳ ůĨƵƌĨƵƌĂůĞƐƵŶƉŽƚĞŶĐŝĂůƉƌĞĐƵƌƐŽƌĞŶůĂƐşŶƚĞƐŝƐĚĞďŝŽĐŽŵďƵƐƟďůĞƐLJŽƚƌĂƐƐƵƐƚĂŶĐŝĂƐĚĞŝŶƚĞƌĠƐŝŶĚƵƐƚƌŝĂů͘ϴ>ĂďŝŽŵĂƐĂ ůŝŐŶŽĐĞůƵůſƐŝĐĂĚĞůŽƐƌĞƐŝĚƵŽƐĂŐƌşĐŽůĂƐLJĨŽƌĞƐƚĂůĞƐ͕ƌĞƉƌĞƐĞŶƚĂĞůĐĂƌŝĚƌĂƚŽŵĄƐĂďƵŶĚĂŶƚĞĞŶůĂŶĂƚƵƌĂůĞnjĂ͘WŽƌĞůůŽĞƐ ůĂŵĂƚĞƌŝĂƉƌŝŵĂŝĚĞĂůƉĂƌĂůĂŽďƚĞŶĐŝſŶĚĞĞƐƚĞĐŽŵƉƵĞƐƚŽĚĞŝŶƚĞƌĠƐƉĂƌĂůĂŝŶĚƵƐƚƌŝĂŵĞĚŝĂŶƚĞůĂĐŽŶǀĞƌƐŝſŶĚĞƐƵƐŵŽŶŽƐĂĐĄƌŝĚŽƐ͘ϵŶƚƌĞůŽƐĂnjƷĐĂƌĞƐŵĄƐĂďƵŶĚĂŶƚĞƐƋƵĞĨŽƌŵĂŶůĂůŝŐŶŽĐĞůƵůŽƐĂƐĞĞŶĐƵĞŶƚƌĂůĂdžŝůŽƐĂ͕ƵŶĂƉĞŶƚŽƐĂĚĞĐŝŶĐŽ ĐĂƌďŽŶŽƐƋƵĞƉƵĞĚĞƐĞƌĐŽŶǀĞƌƟĚĂĂĚŝĨĞƌĞŶƚĞƐĐŽŵƉƵĞƐƚŽƐŵĞĚŝĂŶƚĞŚŝĚƌſůŝƐŝƐĄĐŝĚĂ͘ϭϬ ůĨƵƌĨƵƌĂůĞƐƵŶĐŽŵƉƵĞƐƚŽŽƌŐĄŶŝĐŽƋƵĞƐĞĞŵƉůĞĂĐŽŵŽƐŽůǀĞŶƚĞŽĐŽŵŽĂŐĞŶƚĞĚĞĞdžƚƌĂĐĐŝſŶ͖ĂĚĞŵĄƐ͕ƉƵĞĚĞƐĞƌĐŽŶǀĞƌƟĚŽƉŽƌƵŶƉƌŽĐĞƐŽĚĞŚŝĚƌŽŐĞŶĂĐŝſŶĂĚŝǀĞƌƐŽƐƉƌŽĚƵĐƚŽƐĐŽŵŽĂůĐŽŚŽůĨƵƌĨƵƌşůŝĐŽ͕ϮͲŵĞƟůĨƵƌĂŶŽLJƚĞƚƌĂŚŝĚƌŽĨƵƌĂŶŽ͘ƐƚŽƐ ĐŽŵƉƵĞƐƚŽƐƐŽŶƵƟůŝnjĂĚŽƐĞŶůĂŝŶĚƵƐƚƌŝĂĨĂƌŵĂĐĠƵƟĐĂLJƚĞdžƟůĐŽŵŽƐŽůǀĞŶƚĞƐ͕ĞŶƚƌĞŽƚƌŽƐƵƐŽƐ͘ϭϭ͕ϭϮŶƌĂƐŝůůĂƉƌŽĚƵĐĐŝſŶ ĚĞďŝŽĐŽŵďƵƐƟďůĞƐĂƉĂƌƟƌĚĞƌĞƐŝĚƵŽƐĂŐƌşĐŽůĂƐĞƐƚĄŐĂŶĂŶĚŽŵƵĐŚŽůĂĂƚĞŶĐŝſŶ͕ĞƐƚĞĞƐƚƵĚŝŽĂďŽƌĚĂůĂƉƌŽĚƵĐĐŝſŶĚĞ ĨƵƌĨƵƌĂůĂƉĂƌƟƌĚĞƉĂůŵĂĂĐĞŝƚĞƌĂƵƐĂŶĚŽƉƌĞƚƌĂƚĂŵŝĞŶƚŽĐŽŶĄĐŝĚŽƐƵůĨƷƌŝĐŽĚŝůƵŝĚŽƐĞŐƵŝĚŽĚĞĚĞƐŚŝĚƌĂƚĂĐŝſŶƐŝŶŶŝŶŐƷŶ ĐĂƚĂůŝnjĂĚŽƌĂĚŝĐŝŽŶĂů͘ϭϯ ŶůĂ/ŶĚŝĂƌĞĂůŝnjĂƌŽŶƵŶĞƐƚƵĚŝŽĂƉĂƌƟƌĚĞďĂŐĂnjŽĚĞĐĂŹĂĚĞĂnjƷĐĂƌĚĞůĂƐǀĂƌŝĞĚĂĚĞƐŽ:ϴϱLJŽ:ϴϴƉĂƌĂŽďƚĞŶĞƌĨƵƌĨƵƌĂů ƉŽƌŵĞĚŝŽĚĞŚŝĚƌſůŝƐŝƐĄĐŝĚĂƐĐŽŶĄĐŝĚŽĂĐĠƟĐŽ͕ĄĐŝĚŽĨſƌŵŝĐŽ͕ĄĐŝĚŽĐůŽƌŚşĚƌŝĐŽLJĄĐŝĚŽƐƵůĨƷƌŝĐŽ͕ůŽƐĂƵƚŽƌĞƐŵĞŶĐŝŽŶĂŶƋƵĞ ĞůĄĐŝĚŽƐƵůĨƷƌŝĐŽĂůϮйƉƌŽĚƵũŽƵŶĂĐŽŶĐĞŶƚƌĂĐŝſŶŵĄdžŝŵĂĚĞĨƵƌĨƵƌĂů͖ƉŽƐƚĞƌŝŽƌŵĞŶƚĞĞǀĂůƵĂƌŽŶůĂĐŽŶǀĞƌƐŝſŶĂĂůĐŽŚŽů ĨƵƌĨƵƌşůŝĐŽ͘ϭϰůŐƵŶŽƐĂƵƚŽƌĞƐƉƌŽƉŽŶĞŶŽƚƌŽƐŵĠƚŽĚŽƐŝŶĚĞƉĞŶĚŝĞŶƚĞŵĞŶƚĞĚĞůƉƌŽĐĞĚŝŵŝĞŶƚŽĚĞŚŝĚƌſůŝƐŝƐĄĐŝĚĂ͕ĐŽŵŽůĂ ĚĞƐŚŝĚƌĂƚĂĐŝſŶĚĞdžŝůŽƐĂĂĨƵƌĨƵƌĂůƵƟůŝnjĂŶĚŽĚŝĨĞƌĞŶƚĞƐƉŽƌŽƐĚĞƐŝůŝĐŽĂůƵŵŝŶŽĨŽƐĨĂƚŽĐŽŵŽĐĂƚĂůŝnjĂĚŽƌ͕ŽďŝĞŶ͕ƵŶĂŵĞnjĐůĂ ĚĞƐŽůǀĞŶƚĞŽƌŐĄŶŝĐŽLJĄĐŝĚŽĐŽŵŽĞůĄĐŝĚŽƐƵůĨƷƌŝĐŽͲƚŽůƵĞŶŽLJƵƟůŝnjĂŶĚŽƐĂůĞƐĐĂƚĂůŝnjĂĚŽƌĂƐĚĞůĂƌĞĂĐĐŝſŶ͘ϭϱ͕ϭϲ WŽƌůŽƋƵĞƐĞƌĞĐƵƌƌĞĂůĂŝŶǀĞƐƟŐĂĐŝſŶĐŽŶůĂƐǀĂƌŝĞĚĂĚĞƐĚĞĐĂŹĂĚĞĂnjƷĐĂƌĚĞůĂƌĞŐŝſŶ'ŽůĨŽ;sĞƌĂĐƌƵnjͿ͖ůĂƐǀĂƌŝĞĚĂĚĞƐƐŽŶ DyͲϲϵϮϵϬLJdDyͲϵϲϰϬ͕LJĂƋƵĞĞůŽďũĞƟǀŽƉƌŝŶĐŝƉĂůĞƐůĂŽďƚĞŶĐŝſŶĚĞĨƵƌĨƵƌĂůLJĞǀĂůƵĂƌƐƵĐŽŶĐĞŶƚƌĂĐŝſŶĞŶĐĂĚĂƵŶĂ ĚĞĞůůĂƐ͕ŵĞĚŝĂŶƚĞŚŝĚƌſůŝƐŝƐĄĐŝĚĂLJƌĞĐŽŵĞŶĚĂƌůĂŵĞũŽƌǀĂƌŝĞĚĂĚ͕ĚĂĚĂƐůĂƐŵƷůƟƉůĞƐĂƉůŝĐĂĐŝŽŶĞƐĚĞůĨƵƌĨƵƌĂůLJĚĞƐƵƐ ĚĞƌŝǀĂĚŽƐ͕ůĂĂŐƌŽŝŶĚƵƐƚƌŝĂǀĞƌĂĐƌƵnjĂŶĂƉĂƌƟĐŝƉĂĐŽŶƵŶϯϳ͘ϱйĚĞůĂƉƌŽĚƵĐĐŝſŶŶĂĐŝŽŶĂůĚĞĂnjƷĐĂƌ͘ϭϳ MÉTODOS >ĂĐĂŹĂĚĞĂnjƷĐĂƌĨƵĞŽďƚĞŶŝĚĂĚĞůĐĂŵƉŽĞdžƉĞƌŝŵĞŶƚĂůĚĞů&ŝĚĞŝĐŽŵŝƐŽ/ŶŐĞŶŝŽ^ĂŶDŝŐƵĞůŝƚŽƵďŝĐĂĚŽĞŶůĂĐŝƵĚĂĚĚĞ ſƌĚŽďĂ͕sĞƌĂĐƌƵnj͘^ĞƵƟůŝnjĂƌŽŶĚŽƐǀĂƌŝĞĚĂĚĞƐĚĞďĂŐĂnjŽĚĞĐĂŹĂĚĞĂnjƷĐĂƌ;DyͲϲϵϮϵϬLJdDyͲϵϲϰϬͿ͕ĂŵďĂƐĐŽƐĞĐŚĂĚĂƐĐŽŶϭϬŵĞƐĞƐĚĞĞĚĂĚƌĞƐƉĞĐƟǀĂŵĞŶƚĞ͘ůũƵŐŽĚĞĐĂŹĂƐĞĞdžƚƌĂũŽŵĞĚŝĂŶƚĞĞůŵŽƚŽƌĞůĠĐƚƌŝĐŽĚĞϱŚƉƚƌŝĨĄƐŝĐŽĚĞů ĐĂŵƉŽĞdžƉĞƌŝŵĞŶƚĂůĚĞů/E/&W;/ŶƐƟƚƵƚŽEĂĐŝŽŶĂůĚĞ/ŶǀĞƐƟŐĂĐŝŽŶĞƐ&ŽƌĞƐƚĂůĞƐ͕ŐƌşĐŽůĂƐLJWĞĐƵĂƌŝĂƐͿ͕ĚĞĞƐƚĂĨŽƌŵĂƐĞ ŽďƚƵǀŽĞůďĂŐĂnjŽĚĞĂŵďĂƐǀĂƌŝĞĚĂĚĞƐ͘ >ĂƚĠĐŶŝĐĂĚĞŽďƚĞŶĐŝſŶĚĞůĨƵƌĨƵƌĂůĞƐƚĄďĂƐĂĚĂĞŶƚĠĐŶŝĐĂƐĚĞƋƵşŵŝĐĂŚĞƚĞƌŽĐşĐůŝĐĂ͕ϭϴƐĞƵƟůŝnjſƵŶĂĞƐƚƵĨĂĂϴϬΣƉĂƌĂ ƐĞĐĂƌĞůďĂŐĂnjŽĚĞĐĂŹĂLJĞŶƐĞŐƵŝĚĂƐĞŵŽůŝſĞůďĂŐĂnjŽƐĞĐŽĞŶƵŶĂůŝĐƵĂĚŽƌĂŝŶĚƵƐƚƌŝĂů͘WĂƌĂůĂŚŝĚƌſůŝƐŝƐƐĞƵƟůŝnjſϮϱŐ ĚĞĐĂĚĂŚĂƌŝŶĂLJƐĞƐŽŵĞƟĞƌŽŶĂŚŝĚƌſůŝƐŝƐĄĐŝĚĂĐŽŶϮϬϬŵ>ĚĞ,Ϯ^KϰĂůϮϬй;ǀͬǀͿ͕ƐĞĚĞũĂƌŽŶĞŶŵĂĐĞƌĂĐŝſŶĚƵƌĂŶƚĞ ϴĚşĂƐ͖ƉŽƐƚĞƌŝŽƌŵĞŶƚĞ͕ƐĞƐŽŵĞƟĞƌŽŶĂƵŶƐŝƐƚĞŵĂĚĞƌĞŇƵũŽLJĞůůşƋƵŝĚŽŽďƚĞŶŝĚŽƐĞŶĞƵƚƌĂůŝnjſĐŽŶĐĂƌďŽŶĂƚŽĚĞƐŽĚŝŽ ŚĂƐƚĂƉ,ĚĞϳ͘ >ĂĞdžƚƌĂĐĐŝſŶĚĞůĨƵƌĨƵƌĂůƐĞƌĞĂůŝnjſĐŽŶϭϱŵ>ĚĞ,ϮůϮ͕ŽďƐĞƌǀĄŶĚŽƐĞůĂƐĞƉĂƌĂĐŝſŶĚĞůĂĨĂƐĞĂĐĞŝƚŽƐĂĚĞůĂůşƋƵŝĚĂLJ ĮŶĂůŵĞŶƚĞĐŽŶĐĞŶƚƌĂŶĚŽĞƐƚĞĂĐĞŝƚĞƉŽƌƌŽƚĂĞǀĂƉŽƌĂĐŝſŶ͘WĂƌĂĐŽƌƌŽďŽƌĂƌůĂŽďƚĞŶĐŝſŶĚĞůĨƵƌĨƵƌĂůĚĞĂŵďĂƐǀĂƌŝĞĚĂĚĞƐƐĞ ŚŝnjŽůĂƉƌƵĞďĂĚĞDŽůŝƐĐŚ͖ůĂĐƵĂŶƟĮĐĂĐŝſŶĚĞĨƵƌĨƵƌĂůƐĞƌĞĂůŝnjſĞŶƵŶƐƉĞĐƚƌŽĨŽƚſŵĞƚƌŽhsͲǀŝƐϭϴϬϬĂƵŶĂůŽŶŐŝƚƵĚĚĞ ŽŶĚĂĚĞϮϳϴŶŵĐŽŶƵŶĞƐƚĄŶĚĂƌĚĞĨƵƌĨƵƌĂů;ŵĂƌĐĂ&ŝƐŚĞƌŝĞŶơĮĐŽŶƷŵĞƌŽĚĞƐĞƌŝĞŽĐĂƚĂůŽŐŽͿ͕ĞŶĚŝůƵĐŝŽŶĞƐĚĞϭϬLJϭϬϬ͘ WŽƌƷůƟŵŽ͕ƐĞĚĞƚĞƌŵŝŶĂƌŽŶůŽƐŐƌƵƉŽƐĨƵŶĐŝŽŶĂůĞƐƉƌĞƐĞŶƚĞƐĞŶůĂƐŵƵĞƐƚƌĂƐĐŽŶĞůĞƐƚĄŶĚĂƌĂŶƚĞƐŵĞŶĐŝŽŶĂĚŽ͕ĞƐƚŽƐĞ ůůĞǀſĂĐĂďŽĞŶĞůƐƉĞĐƚƌŽĨŽƚſŵĞƚƌŽŶĂůşƟĐŽ&dͲ/Z;E/K>dŵŽĚĞůŽ/^ϱϬͿ͘ RESULTADOS ŶůĂdĂďůĂ/ƐĞƉƌĞƐĞŶƚĂŶůŽƐƌĞƐƵůƚĂĚŽƐŽďƚĞŶŝĚŽƐĚĞůƐƉĞĐƚƌŽĨŽƚſŵĞƚƌŽhsͲǀŝƐϭϴϬϬĚĞŵŽƐƚƌĂŶĚŽƵŶĂŵĂLJŽƌĐĂŶƟĚĂĚĚĞ ĨƵƌĨƵƌĂůƉƌĞƐĞŶƚĞĞŶůĂǀĂƌŝĞĚĂĚdDyͲϵϲϰϬ͕ƐŝŶĚŝĨĞƌĞŶĐŝĂƐŝŐŶŝĮĐĂƟǀĂ;ƉхϬ͘ϬϱͿĐŽŶůĂǀĂƌŝĞĚĂĚDyͲϲϵϮϵϬ͘

22


Muestras

Furfural g/L 23.154 23.329

MEX-69290 ATEMEX-9640

Absorción cm-1 1635.99 1415.07

Clase Aldehído Aromático Hidroximetil

Tipo de Enlace (C=O) CH2

Absorción cm-1 2832.07 1636.24 1583.03

Clase Aldehído Aromático Cetona 2,5-Furano Disustituido (Estiramiento del Anillo) Hidroximetil Aldehído Aromático (Balanceo) 2-Furano Sustituido

Tipo de Enlace CHO (C=O)

1412.98 1385.72 1092.05

CH2 C4O


Clásicos de la Revista ATAM

Agridulces Memorias de un Peregrino XLVII Elucubraciones… Por: Sergio Villa Godoy

“La dureza de ciertos capitalistas y la debilidad de su moralidad, crean muchos adeptos al socialismo”. (Le Bon Gustavo; Aforismos del Tiempo Presente; Ed. Clásica; México 1947; Pág. 168).

“Es la mentira, que no la verdad, lo que prevalece en esta tierra. Van de mal en peor… ¡Que cada cual se guarde de su prójimo!, y el prójimo propala la calumnia. Se engañan unos a otros; no dicen la verdad; han avezado sus lenguas a mentir; se han pervertido. Fraude por fraude, engaño por engaño. Su lengua es saeta mortífera. Las palabras de su boca, embusteras. Se saluda al prójimo, pero por dentro se le pone trampa…” (Profeta Jeremías; Siglo VI antes de Cristo. Jr 9; 2 a 8).

No soy científico, ni moralista, ni tampoco historiador o literato y menos profeta… Fui un azucarero “chambeador”, pero ya ni eso… Tal vez por nostalgia, creo percibir que los poros de mi piel despiden un rancio olor azucarado… He rebasado la mitad de mi novena década y me place expresar aquí, lo mucho que le agradezco a Dios por las Circunstancias, la Familia y los Amigos, que durante en cada una de las etapas de mi vida, me han hecho vibrar con innumerables emociones de las más variadas intensidades… ¡Muchas grandes y prolongadas alegrías…! ¡Muchas breves, aunque también grandes tristezas…! Estoy escribiendo porque me gusta pensar y no teniendo algo útil que hacer, pues escribo sobre lo que estoy pensando… Ratifico que no pertenezco a ningún Partido Político… Tampoco soy experto en dicha Materia, ni ando buscando con quién quedar bien… Respecto a la polarización promovida y fomentada por nuestro Presidente en turno, declaro que no soy Fifí, ni tampoco soy Chairo; alocuciones estas, de indefinida interpretación… Por este motivo, con el mayor cuidado me pregunto: ¿Tendrán sentido mis reflexiones…? Y si lo tiene, ¿las interpretaré bien al pulsar las teclas de la computadora…? Lo que deseo es pensar con claridad sobre lo que pasa en nuestro México… ¿Por qué tanta violencia…? ¿A qué le tira la Guardia Nacional…? Y ante las ya iniciadas actividades de la mencionada Guardia, me pregunto también: ¿Estarán preocupados los del Crimen Organizado…? Yo pienso que no… ¡Trataré de explicar porqué no…! Hace poco menos de veinticuatro siglos, Aristóteles, el gran Filósofo estagirita, reflexionó, dijo y escribió, respecto a “La causa y sus efectos…” ¡No hay efecto sin causa…! He aquí una aseveración axiomática… Entonces me pregunto: ¿Cuál es la causa de la criminalidad; de los secuestros; de la corrupción; y de la impunidad que privan en muestro País…? ¿Hasta dónde puede llegar todo esto…? ¿Por qué sin aviso Oficial de ninguna especie, el líder de una nueva Central Campesina dicta instrucciones a los ingenios azucareros y paraliza su reparación y mantenimiento si no lo obedecen, contraviniendo la Ley sin que ninguna Autoridad intervenga…? Para especular sobre estas cuestiones, hay que hurgar en la Historia… Una gran mayoría de los historiadores, prefieren investigar sobre la personalidad de los vencedores, para luego destacar lo meritorio de sus hazañas… Es más rentable que utilizar tiempo y espacio en tratar de justificar las fallidas aspiraciones de los derrotados… A menos, claro está, de que el historiador pertenezca al grupo de los vencidos… 26




Los humanos somos competitivos por naturaleza y a nuestra manera, como lo son también, por naturaleza y a su manera, todos los seres vivos… Pertenecemos a la única especie del planeta, que ha inventado innumerables maneras de competir… En todo competimos… Fuerza, destreza, agilidad, inteligencia, cultura, audacia, poder, riqueza, etcétera, y hasta hay competidores para demostrar a qué estómago le caben más cervezas, hot dogs, sandías o cualquier otra cosa… El que se cree “competitivo”, “compite” y “quiere ganar…” Para la Historia Universal, las competencias por excelencia son las guerras… ¡Todo es de vital importancia en la Guerra…! Antecedentes, preparación, desarrollo y resultados… ¡Resultados…! Los resultados y sus consecuencias han creado naciones y compartido culturas, entre otras cosas… Pero los beneficios tardan y los muertos son muchos… Y en esto de los muertos, hasta el triunfador sale perdiendo… ¡Cada contrincante cuenta sus muertos…! La Guerra es como un síndrome en la humanidad… Su primer síntoma puede consistir en una controversia; en una aparentemente inocua diferencia de opinión… Ikram Antaki asevera, después de sus minuciosos estudios, que a partir de la existencia de datos históricos y hasta el Siglo XX, la suma de los años en los que no hubo guerra en alguna parte del mundo, reporta 278 años. (Por lo que a mí respecta, estoy absolutamente seguro de que desde que “tengo uso de razón”, no ha dejado de haber guerras en nuestro Planeta). Cuatro siglos antes de Cristo, en “la cuna” de la Filosofía, “se inventan” y establecen formalmente las competencias deportivas… En los Juegos Olímpicos no tienen por qué morir los perdedores, pero los laureles son exclusivamente para los triunfadores… La civilización había dado un paso gigantesco, aunque aún no era comprendido por la mayoría… Como contraste, 400 años después, los asistentes al Circo Romano, se divertían con duelos a muerte entre gladiadores, o peor aún, soltando fieras hambrientas para ver cómo devoraban a sus prisioneros… Un Tribunal integrado por ciudadanos demócratas designado por el tan históricamente conocido Gobierno Democrático de Atenas, juzgó a Sócrates, el gran Filósofo ateniense, Maestro de Platón y de muchos más… Lo condenaron a muerte, porque no creía en los dioses y por pervertir a los jóvenes con éstas y otras también corruptas ideas… Las historias se repiten… Mil novecientos años después de la muerte de Sócrates, en el Siglo XV, comunidades religiosas del mismo continente, se valían de la Santa Inquisición para juzgar y condenar a los Libre Pensadores (Los representantes “del Pueblo”, los demócratas de Atenas, sacrificaron a un hombre que sabía más que ellos, o que pensaba diferente; la pena de muerte se aplicaba de manera diferente a la de la Inquisición, pero los motivos para aplicarla, eran asombrosamente similares ¡Cuestión de Ignorancia!)... Por el mismo tiempo en otro Continente, los Aztecas sacrificaban prisioneros “todos los días”, en el altar de Huitzilopochtli… ¡Tenían que hacerlo…! Su dios requería de ello para conservar sus energías durante su lucha nocturna contra sus medias hermanas, las estrellas… Me referiré finalmente, a que hace menos de dos siglos, las tribus de caníbales que devoraban a sus prisioneros, no habían desaparecido del todo… ¡Las diferencias culturales suelen ser abismales…! Los duelos deportivos y sus resultados, motivo de orgullo y satisfacción para los triunfadores y sus simpatizantes, son como una imitación casera de la Guerra; una especie de reflejo inofensivo de los combates entre las naciones… Los triunfadores deportivos, con independencia de “las formas o maneras” aplicadas, también se llevan “Gloria e Historia…” No siempre triunfa el mejor: (Como lo sucedido en el Campeonato Mundial de Futbol, celebrado en Suiza en 1954…

En la primera ronda, el equipo de Hungría le metió ocho goles al conjunto de Alemania… En cuartos de final y semifinales, el mismo Hungría eliminó, respectivamente, a Brasil, que era el gran favorito, y a Uruguay, el Campeón Mundial vigente… A estos dos, los eliminó con evidente superioridad en calidad de juego y en goles… Hungría “pasó a la Final” en calidad de gran favorito… El calendario de juego favoreció al equipo de Alemania, el cual, con algo de suerte, llegó a la final en calidad de víctima… ¡Nadie le concedía la menor posibilidad…! =estaban frescos en la memoria los ocho goles de Hungría en la primera ronda=. Eran los tiempos en los que no había sustitución de jugadores “por ningún motivo” durante el Juego y a partir del comienzo del Partido… El Reglamento Internacional no lo permitía… ¡Este juego está calificado “el más violento” de entre todas las finales registradas en la Historia del Campeonato Mundial de Futbol… Hungría ya ganaba 2 a 0, y los espectadores esperaban ver otros seis goles, como en la 1ª ronda… Pero los alemanes se aplicaron “al juego sucio…” Dos jugadores húngaros lastimados tuvieron que abandonar la cancha al principio del Segundo Tiempo, y si mi memoria está bien, hubo cuando menos otro, que




mermado por las patadas recibidas, se mantuvo “medio” jugando… Alemania gana la Copa Jules Rimet, anotando tres goles en la parte final del encuentro… Sus jugadores fueron aclamados por los asistentes germanos y después, fueron recibidos como héroes en su País… ¡La fuerza se impone sobre la técnica…!, decía un periódico… Las estadísticas reportan: Alemania 3, Hungría 2… La Historia deportiva dice que Alemania fue el Triunfador en el V Campeonato Mundial de Futbol… Pero no dice: Por el juego sucio de los jugadores alemanes).

El triunfo suele ser un veleidoso amante de los imponderables… En guerras, pleitos y competencias, no siempre el más fuerte o el más preparado, se lleva la mejor parte… El devenir histórico de la humanidad, se ha encargado de demostrarlo… Ni las naciones más poderosas y bien organizadas, se dan cuenta de sus debilidades… La antigua y sabia mitología, nos invita a reflexionar contándonos la historia del fuerte, inteligente, valiente y teóricamente invulnerable Aquiles… ¿Era invulnerable…? ¡Ni él mismo se acordaba de “aquel punto débil” en uno de sus talones…! Esa minúscula debilidad, le dio la oportunidad a Paris, para que con certera flecha envenenada en su vulnerable talón, Aquiles quedara fuera de combate para siempre. ¿Quién triunfa…? ¿La Fuerza…? ¿La Astucia…? ¿La Perseverancia…? ¿Las Bajas Pasiones…? ¿Los más Altos Ideales…? ¿La Fortuna…? ¿La Traición…? ¿La Audacia…? Uno de los predilectos de la Historia, es el Gran Alejandro… Un Campeón que ganó todas sus batallas; quería conquistar al Mundo; y murió en Babilonia después de una ligera caminata… Dos mil cuatrocientos años después, un carismático austriaco adicto a la música de Wagner, llamado Adolfo Hitler, conquistaba las voluntades del Pueblo alemán… La rápida recuperación de la destruida Alemania bajo su Gobierno, provocó el respeto y la admiración de todos los países… Hitler fortaleció a Alemania pero pronto aspiró a conquistar al Mundo… Después de diversos triunfos, de traer en vilo a toda Europa, y de desatar la segunda Guerra Mundial en su contra, ante su irreversible derrota, se suicidó… Tenemos aquí dos propósitos similares… Dos resultados diferentes… ¡Necesariamente hubo “causas” que incidieron en cada uno de lo dos casos… Pienso que la Prudencia, concepto inalienable a la “filosofía política” de Aristóteles, jugó un importante papel en la difícil tarea de moderar la Soberbia del Conquistador… A diferencia está el final de un austriaco que no supo o no pudo contenerse… Pretendió eliminar a los judíos del Planeta, por considerarlos una raza competitiva de los arios y quiso eliminarlos… Su impaciencia prepotente, característica inherente a la Soberbia desbocada, lo indujo a cometer errores estratégicos y humanísticos en el ejercicio de una disciplina que no era de su especialidad… En algún libro, leí el diálogo entre Alejandro Magno y un Pirata… Lo desarrollaré lo más apegado a la manera en la que lo recuerdo: --Perdón, señor, que me atreva a decirte lo que pienso--, dijo aquel temible Pirata recientemente capturado por las huestes del Conquistador macedónico… --Dilo… ¡Pero sé breve…!--, contestó impaciente Alejandro Magno… --Señor… yo solo tengo un barquito… Tú tienes, señor, una flotilla de barcos y miles de soldados a tus órdenes… Pero perdona, señor, que te lo diga…--. El Pirata hizo una breve pausa y continuó… --Tú eres sabio y poderoso… Lo digo con admiración y respeto… Señor… “Tú y yo sabemos que ambos nos dedicamos a lo mismo”--… (El Conquistador habría fijado su mirada en ese pirata, al que tanto temían los comerciantes y viajeros que tenían que navegar por el Mediterráneo… Ante las audaces palabras del Pirata, el silencio habría sido absoluto… El Gran Alejandro habría roto ese silencio de manera conveniente para sus propósitos… “Un cualquiera” no se hubiera atrevido a hablar, como lo hiciera ese bandolero… Lo más probable es que el Pirata se haya incorporado a las huestes del Conquistador… ¿Se habrá identificado el Conquistador con el Pirata…? ¡No… Claro que no…! ¡Alejandro era “mucha

pieza” como para compararse con el Pirata…! Las aspiraciones de ambos eran distintas y distantes… Alejandro quería conquistar al Mundo y sabía que el Pirata, atento a “sus éxitos” en la piratería y a su “atrevida aseveración”, era sin duda, además de ambicioso y valiente, un individuo ingenioso… ¡Sería un útil elemento…! Había mucha diferencia entre las motivaciones de ambos… Lo más probable es que El Pirata no se hubiera formado en el

seno de una familia “acomodada” y que ambicioso, atrevido y sin escrúpulos, se decidiera por despojar a los incautos… Por otra parte, hay que recordar que Filipo II de Macedonia, designó Mentor de su hijo Alejandro, al

para entonces ya famoso Aristóteles… La Historia reconoce el alto aprovechamiento de Alejandro respecto a las enseñanzas de su Maestro… El Conquistador habría expresado a su conveniencia, “las causas o motivos” por los que invitaba a su interlocutor, para que se incorporara a sus ejércitos… El discípulo de Aristóteles, habría hecho honor a las enseñanzas de su antiguo Maestro… En lugar de dictar una condena, habría obtenido “el efecto” que a él le convenía: Un hombre útil para sus fines… … El Pirata a su vez, habría quedado feliz de la vida,




incorporado a las causas del Conquistador macedónico, haciendo lo que ya sabía hacer, pero ahora protegido por “los créditos” de Alejandro… Al margen de consideraciones éticas y morales, sabemos que Alejandro cumplió con sus propósitos, y quiero suponer que El Pirata de esta historia, sirviendo a las causas de otro, pudo haber alcanzado con creces, sus objetivos).

“No hay efecto sin causa”, dijo Aristóteles hace veintitrés siglos… Casi al mismo tiempo, Alejandro conquistaba el Imperio Persa, a Egipto, Judea, Mesopotamia y prácticamente todo el Oriente Próximo. (No puedo dejar de mencionar que al invadir el Sur de la India, Alejandro y su gente conocieron

y masticaron la Caña de Azúcar).

¡De que Alejandro fue un gran conquistador, nadie lo pone en duda…! Pero recordando la simplista aseveración del Pirata, (“…nos dedicamos a lo mismo…”) me siento obligado a considerarlo: (Alejandro conquista Egipto… No se conforma con “tomar el Poder y dejar que sus hombres

violen casas y mujeres…” ¡Bautiza con su nombre a la Capital…! ¿Maravilloso…? ¿Cómo llamaríamos al intruso más fuerte y mejor armado que nosotros, que por sorpresa y acompañado por otros, asaltaran nuestra casa, violaran a nuestra esposa y golpearan a nuestros hijos…? --¡No son lo mismo! ¡Cómo vamos a comparar al Gran Alejandro, con unos vulgares asaltantes!--, dirán algunos y tendrán razón … La tiendita de la esquina vive del Comercio, igual que El Palacio de Hierro… ¡Pero qué diferencia, caray…! Cuando menos, Alejandro llevó a Egipto, la Biblioteca de Aristóteles y construyó el Faro de Alejandría, una de las siete Maravillas de la Antigüedad)… Un apunte para revisarlo después: Aquellas conquistas fueron hace 24 siglos… El

crimen organizado en nuestro País, empezó tímidamente hace medio siglo… Los criminales se han reproducido cada vez con mayor rapidez… Recuerdo con nostalgia mis caminatas de la década de los cincuentas, que a la salida de la última función del Cine Regis, recorríamos por dentro y por fuera la Alameda Central, conversando con alguien o en solitario, con libertad y sin temor alguno. Ya que me he referido a la Libertad, me remontaré a los orígenes bíblicos de los israelitas: Pueblo al que la Historia identifica como el primer Grupo étnico que creyó en un solo Dios Inmortal, Infalible y Creador de todas las cosas… El Yahvé omnipotente del Génesis, quiso que la especie humana tuviera facultades superiores a los instintos propios de su animalidad… Adán y Eva es la mítica pareja que investida en simbólica representación del género humano, asume la responsabilidad del Libre Albedrío (Génesis: “Gn 3”). ¡Libre Albedrío…! Libertad absoluta para Pensar, Hablar y Hacer, bajo la orientación, el apoyo y la inspiración de las llamadas Potencias del Alma: Memoria, Inteligencia y Voluntad… Seis facultades altamente desarrollables, las que sin menoscabo de su “libre ejercicio”, tienen a su disposición permanente a un Juez Imparcial, cuyo nombre más conocido es La Conciencia… Un Juez benigno, al que se le puede escuchar y hacerle caso, o no tomarlo en cuenta, ambas cosas en absoluta libertad (Dicen que después de no tomarlo en cuenta durante varias ocasiones, el Juez de la Conciencia descansa, se relaja y calla para siempre… ¿Será?…)

Los polos opuestos en el ejercicio del Libre Albedrío, se hacen presentes en los hijos de Adán y Eva… Abel, el menor, es, como todo mundo lo sabe, un exitoso labrador de la tierra… Cosecha frutos buenos y abundantes… Simboliza la diligencia, el sentido de responsabilidad y otras virtudes… A diferencia de Abel, su hermano mayor, Caín, cultiva las bajas pasiones: Pereza y desorden son el principio… El fracaso consecuente y la evidente diferencia ante el éxito del hermano, despierta su envidia… ¡La envidia…! Tal vez no exista un mejor caldo de cultivo para desarrollar con rapidez otras bajas pasiones (rencor, ira, odio, ambiciones ilegítimas). Las bajas pasiones se desarrollan e inhiben a la Conciencia… ¡Piensa en su estúpido hermano…! ¡Tan hipócrita…! Nace en Caín el deseo de la venganza… ¡Mata a su hermano…! ¿Qué le hizo Abel a Caín…? ¡Nada…! ¿Qué le hizo el “asaltado” asesinado, al “asaltante” asesino…? ¡Nada…! --¿Qué hiciste con tu hermano…?--, le reclama su Conciencia… Él se contesta en silencio: -¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?--. (Gn 4…) Este primer crimen bíblico “no quedó impune…” Caín fue marginado por su familia… En aquellos poco poblados tiempos, sin cárceles ni ministerios públicos, ser expulsado por su comunidad, debió de haber sido el peor de los castigos.




La violencia; la trampa; el asalto; el engaño; el asesinato y otras canalladas, ¿serán logros cualitativos y/o cuantitativos útiles para identificar a los Triunfadores en la Materia…? Por ser Triunfadores estos, los del Crimen Organizado, ¿debemos recibirlos con abrazos…? ¿Se tratará de que llevemos a la práctica aquella sugerencia evangélica, para que tengamos apartado un buen lugar en el Cielo…? Me refiero a aquello de “poner la otra mejilla” a nuestros agresores… ¡No…! ¡Claro que no…! ¡Solamente fue un “lapsus” mañanero…! Para esta clase de “lapsus mañaneros”, tengo un preventivo infalible: “…en boca cerrada, no entran moscas…” La historia de los pueblos nos orienta mejor… En el acaecer de los siglos, se ha demostrado que la evolución cultural de la humanidad, tanto para su bien como para su mal, en prácticamente todos los órdenes, ha sido patrimonio de los vencedores, con la aclaración de que en innumerables casos, dicha evolución se realiza precisamente para vencer… Al vencedor no le basta con solamente el triunfo, los vítores y los aplausos… Automáticamente queda convertido en acreedor de homenajes, medallas, trofeos y, según sea el caso, subordinación y obediencia por la parte derrotada… Obtiene el derecho de explicar a su gusto y al servicio de la Historia, “el qué”, “el cómo” y “el porqué” de su lucha y de su triunfo… Los reconocimientos históricos, anecdóticos y estadísticos, son para los vencedores… Los méritos de los vencidos son precarios… Los que se mencionan a veces, son para destacar su valor, el esfuerzo realizado para superar sus debilidades, o magnificar el recuerdo de sus heroicos actos y destacar la patriótica y generosa entrega de sus derrotados héroes… Hay excepciones que confirman la regla: “Cristo”, el multicitado en los “antes” y los “después” de su histórica existencia, es, pienso yo, el derrotado más enaltecido y respetado, con independencia a las polarizadas convicciones respecto a su Divinidad… (A partir del joven Cuauhtémoc, el Emperador Azteca, y hasta el inefable Luis Donaldo

Colosio, en México contamos con una caterva de héroes asesinados ¿Émulos de Abel? Ante el indiscutible y creciente poderío del Crimen Organizado en nuestro País y considerando que en México está prohibido matar, ¿ya contamos con voluntarios preparados para pasar a nuestra Historia con el Honor de ser considerados héroes nacionales…? ¿O será como la tómbola de Morena para “la selección” de diputados de Partido…? ¡¿Al que le tocó, le tocó…!?).

Los israelitas, después de haberse liberado de la esclavitud impuesta por los egipcios, vivieron cuarenta años en el Desierto… Durante ese tiempo, bajo la Dirección de Moisés, se prepararon y fortalecieron en todos los aspectos… La disciplina, la organización jerárquica de doce grupos, respetando rigurosamente que estos quedaran conformados, según fuera el hijo de Jacob, del cual descendían… Contaban con dos nuevas generaciones y habían preparado sus armas… Cuarenta años pasaron hasta que llegaron a la orilla del Río Jordán… Al otro lado está Canán, la Tierra prometida que Moisés, su respetabilísimo conductor, les mostró de lejos antes de morir, habiendo nombrado, previamente, a Josué, su Sucesor y Jefe de las doce tribus… Josué, inteligente y audaz estratega, que también sabía administrar la prudencia, organizó a los grupos y condujo a sus disciplinadas huestes, que llevaban años preparándose para este momento, a la conquista de la Tierra… Por varios frentes fueron conquistando una por una, a las poblaciones, exterminando a absolutamente todos sus habitantes… Si alguno quedó vivo, es que no se encontraba ahí… Ejecutaron a 31 reyes de diversos grupos étnicos o de diferentes tribus: Cananeos, hititas, perizitas amorreos, jivitas, jebuseos, amonitas, refaítas, guesuritas, maacatitas… No conquistaron todo Canán, pero sí la mayor parte de su territorio…

(Los humanos, gregarios por naturaleza, requerimos espacio y condiciones favorables para subsistir; la cómoda estabilidad, nos debilita, para convertirnos, con el tiempo, en una presa propicia para los vencedores... Lo dice la Historia).

El género humano utiliza todas sus facultades para subsistir… La lealtad, el honor, la generosidad, la compasión y otras virtudes del orden cardinal, no suelen ser las mejores armas en el contexto universal de la lucha por la supervivencia, para la supremacía económica, o para el poder político… (hay excepciones entre las virtudes cardinales, como es el caso de “la valentía”, por decir alguna).

Durante el transcurso de muchos siglos, por las tradicionales luchas por la Tierra, por la subsistencia o por las diferencias entre convicciones religiosas, las tribus israelitas ganaron y perdieron numerosas batallas (Por ejemplo: La tribu de Judá, =Jerusalén=, derrotó a los filisteos de Goliat y perdió con los Caldeos de Babilonia, conducidos por Nabucodonosor) hasta finalmente quedar sometidos por el Imperio Romano, bajo las órdenes del César… No es “el Pueblo sabio” el que inicia las




guerras y los conflictos… ¡Es un Líder…! Un Jefe (asesorado o no, por sus consejeros) el que para bien o para mal, induce al Pueblo, a los acuerdos o las enemistades intestinas y en los conflictos internacionales… ¡Medio milenio de hegemonía romana…! El Imperio que había dominado a Europa y a parte de los continentes asiático y africano; el País que se creía invencible, cayó ante el embate audaz y persistente de “los bárbaros”, que encabezados por el germánico Odoacro, quien contando con el apoyo de los visigodos, depuso a Rómulo, el último Emperador romano… ¡Quién se podía imaginar que fueran “esos Bárbaros ignorantes” los vencedores de los promotores de la Cultura…? Pues sí… ¡Esos “Bárbaros” desintegraron al Imperio Militar más poderoso y mejor organizado…! ¡A los creadores del “Derecho Romano”, teoría jurídica que lleva veinte siglos de vigencia en las universidades…! Me he referido a unos cuantos eventos estelares, pero la realidad es que no ha existido hasta este momento, Pueblo o Nación invulnerable… El 11 de septiembre del año 2001, el Mundo, asombrado, vio por la televisión en vivo, la caída de las Torres Gemelas de Nueva York… ¿El motivo…? ¡Solamente una convicción de rango fundamentalista puede inducir a un sujeto a inmolarse con tal de llevar a cabo la muerte de muchos, con la destrucción de simbólicos edificios… ¡La vulnerabilidad del Imperio Norteamericano quedó en evidencia…! El caso del territorio norteamericano vale la pena considerarlo… En el Siglo XVI, los irlandeses y británicos invadieron gran parte del territorio Norte del Continente Americano… Exterminaron a sus milenarios habitantes, para luego importar esclavos africanos… A partir de que sus descendientes se independizaron, asumiendo la responsabilidad de ser un País libre debidamente constituido, tomaron la decisión de acrecentar (por la buena o por la mala) su territorio… Incorporaron a Alaska, que era de Rusia; a Nueva Orleans, que era de Francia; a Florida, que era de Italia; y lo más importante, a la mitad del territorio mexicano… Después siguió Puerto Rico y no sé qué más… Los gobernantes estadounidenses, conscientes de que conducían a una población de inmigrantes, cuya gran mayoría salió de su país en busca de mejores oportunidades para su sobrevivencia, tomaron la atinada decisión de invitar, concediéndoles ventajas, a científicos, literatos, pedagogos, artistas, técnicos, y todos aquellos destacados en su especialidad, para impulsar la Ciencia y las Artes en ese gran territorio… Pronto atraería la ambición de otros… ¡Había que prepararse para defenderlo…! En el año 1945, los descubrimientos científicos del inmigrante alemán de origen judío, Albert Einstein, fueron capitalizados por el Presidente Truman… Los Estados Unidos hicieron gala de su poder, sembrando el terror en Japón… Soltaron la “bomba atómica”, primero sobre Hiroshima y luego sobre Nagasaki, poniendo así “punto final” a la Segunda Guerra Mundial, y haciendo patente su indiscutible hegemonía del momento, sobre todos los demás países… Un nuevo Imperio de apenas un siglo y medio de edad, reclamaba con hechos de difusión mundial, un lugar prominente en la tumultuosa Historia de la humanidad… El poderío de Roma imperó durante un poco más de cinco siglos… El Imperio Norteamericano se va acercando a los dos siglos y medio… ¿Logrará rebasar al igual que Roma, los cinco siglos…? Por ahora ya tiene a un virtual competidor en China, con sus casi mil quinientos millones de habitantes, que han sorprendido al Mundo con su eficiencia… (Por iniciativas del Presidente americano y las respuestas del Gobierno chino, ambos países sostienen “una especie de guerrilla” comercial, cuyos proyectiles son: La especulación, las amenazas y los impuestos… Los expertos en materia de carácter financiero, prevén, por esta causa, una recesión global; por minucias como esta, puede empezar un pleito).

¡Lo que son las concatenaciones cerebrales…! Pensé en Trump y sus constantes descargas de adrenalina, y “se me apareció” Arizmendi… Recordé al famoso secuestrador apellidado así: Arizmendi (el Mocha Orejas)… Vi por televisión la entrevista que López Dóriga le hizo en la cárcel… A pregunta de Joaquín respecto a sus motivos, contestó casi literalmente lo siguiente: -No lo hago por dinero… Dinero ya tengo mucho… Lo hago por la adrenalina--. He aquí a un secuestrador inteligente, anteponiendo a su inteligencia conscientemente y sin inmutarse, a su instinto animal… En otra parte de la entrevista, Arizmendi mencionó que sostiene una buena relación con Dios… ¡Evidente confusión entre su inteligencia, sus instintos y sus atisbos espirituales…! ¿Cinismo de Arizmendi…? Pienso que sí… ¿Habrá contestado con “su” verdad…?




También creo que sí… ¡Adrenalina, dijo…! Lo que importa es que Arizmendi ejercía un poder casi absoluto en cada secuestro… Entonces, ¿fue un triunfador como lo fue Julio César Chávez el boxeador, que lo fue mientras no perdió…? ¡Para Arizmendi y para otros de su calaña, piensan que “sus triunfos” son más emocionantes… ¡Es la adrenalina…! Dijo el secuestrador… ¡No…! Es como con Caín: ¡El Libre Albedrío…! Y son triunfadores en su especialidad… ¿Debemos de darles abrazos por eso…? ¿En serio…? ¡Claro que no…! Ya lo dije antes: ¡Solo fue un lapsus…! Los criminales más eficientes en su especialidad, son los que ponen su Memoria, su Inteligencia y su Voluntad, al servicio de sus bajas pasiones… Piensan, dicen y actúan bajo una, para mí, incomprensible mezcla de serenidad y violencia… Los criminales que no llenan estos requisitos, son menos eficientes y como consecuencia, más peligrosos… Por eso los “rateros” y “raterillos”, en muchas ocasiones drogados, nerviosos, inseguros, asesinan sin necesidad… Pero lo que no comprendo en absoluto, es lo que ha venido sucediendo en el México de hace unos años para acá; es horrendo… Los sádicos montajes callejeros, con cadáveres humanos desmembrados… Las bolsas y maletas rellenas de cuerpos mutilados, abandonados sin recato y a manera de advertencia, en lugares públicos… Miembros y cabezas tirados, como quien juega a los dados, por caminos vecinales y hasta sobre el pavimento de las carreteras. En virtud de sus condiciones psicológicas, ambiciones y temeridad, esta caterva de asesinos le lleva mucha ventaja, si es que de matar se trata, a las conciencias pacíficas de la ciudadanía; a nuestros serviciales y desprotegidos policías; así como a los flamantes miembros de la Guardia Nacional, que deben de mantenerse prudentes y fortalecer su confianza en el Gobierno Federal, porque ya se están “atacando las causas” de la criminalidad… ¡El Programa del Bienestar, en sus diferentes acepciones, está avanzando en todo el País…! Me quedo pensando… ¡Algo no me suena bien…! Me recuerdo a mí mismo en una de mis añejas reflexiones: “El acervo cultural del Crimen Organizado, sigue acumulando experiencias y fortaleciendo su condición…” Cada año sabe más y lo sabe hacer mejor… ¡Son “doctorados” en lo suyo…! La Cárcel y la Muerte, son “sus sinodales…” Saben que así es, desde que algunos de sus primeros activistas en el crimen, inauguraron en 1972 los secuestros, dotándolos de un concepto puramente comercial, (fueron Julio Hirschfeld, Secretario de Turismo y yerno del Gral. y Lic. Aarón Sáenz Garza; y Guadalupe Zuno, Ex Gobernador de Jalisco y suegro del Presidente de la República), durante el régimen de Luis Echeverría, en tanto que el Sector Público, con sus improvisadas iniciativas sexenales, empieza de cero en cada cambio de Gobierno… ¡Y con dicha estrategia, cada sexenio, crece la diferencia…! ¡Caray…! ¿Por qué no lo ven los políticos…? (Todavía recuerdo aquella vez en Boca del Río,

cuando funcionarios importantes que asistirían a la Convención de la ATAM, =Asociación de Técnicos Azucareros de México=, en lugar de llegar a la Sede del evento, cuando vieron un desmembrado cadáver colgado en la esquina de la avenida de acceso a su destino, se regresaron al Aeropuerto… ¿Y cómo explicarnos las múltiples fosas clandestinas, llenas hasta el borde con cadáveres de desconocidos…? ¿Y los grandes remolques refrigerados, atiborrados de incógnitas personas asesinadas…? ¡Macabros restos, que ya no cabían en los forenses depósitos oficiales…! ¡Ni a los escritores especializados en la Novela Negra, se les ha ocurrido describir en sus historias, estas repulsivas aberraciones…! En mi juventud fui lector voraz de cuentos y novelas policiacas y de misterio… No

recuerdo haber leído una trama en la que el asesino en serie, destrozara y desarticulara cuerpos humanos, como si lo hubieran hecho unas fieras contagiadas por la mordida de perros rabiosos… Muchos de esos restos humanos, son exhibidos públicamente a manera de advertencias o mensajes macabros… En las novelas leemos casos muy fuertes pero menos horrendos, como en Jack el Destripador, que ha inspirado a los

cineastas para producir numerosas películas; el tema consiste en una misteriosa serie de asesinatos nocturnos, aplicados a mujeres de la vida alegre… O la novela de Mary Shelley, en la que el Doctor Frankenstein construye y le da vida a un monstruo, con partes de cadáveres recién sepultados; historia que no carece de cierto romanticismo… O bien, el premiado Cuento titulado “Dos Frascos de Salsa Inglesa”, en el que el asesino de su esposa, la empaqueta en el congelador y se la va comiendo poco a poco… Macabras historias imaginarias… Pero éstas y muchas otras, “no le llegan ni a los talones”, a nuestra cotidiana realidad mexicana)...

¡Ni los caníbales mataban por matar, ni descuartizaban por descuartizar…! Estos

mataban y descuartizaban para comer y enterraban los restos… Lo nuestro es como darle vida al Guernica, el famoso cuadro de Picasso… ¡Y lo más grave es que desde la Presidencia para abajo, ya nos estamos acostumbrando…! Insisto: ¡El más caro error de las clases dominantes del Siglo XX, fue inducir la corrupción en la Clase Media…! La clase media es como el distintivo de cualquier país… La




desinstitucionalización humana en las instituciones gubernamentales, ha propiciado el temor a los tradicionales anárquicos despidos y como consecuencia, a los contubernios previsores “de una larga temporada de secas” (En el Sector Público, nadie puede robarse un centavo, sin la complicidad

consciente o no, de otra persona… Durante lo que va de este Sexenio, dicha desinstitucionalización humana, ha batido todos los records… Más pronto que tarde, los ahora noveles burócratas, sentirán la misma presión… La

realidad no es como un espejo que refleja imágenes en dos dimensiones… La austeridad republicana requiere estabilidad económica).

Está por terminarse el primer año del decimoquinto sexenio bajo el mismo método… Si desde que somos niños sabemos, que caballo que brinca la cerca, tiene campo libre para correr, ¿qué podemos esperar de los que aprenden a brincar la cerca…? ¡La gran mayoría de los burócratas, incluyendo a los presidentes de la República, pertenecen o pertenecieron, a familias de la Clase Media… ¡En el supuesto caso de que alguno “se haya animado a brincar la cerca, es muy probable que a continuación, se haya desbocado corriendo en la pradera…! ¡Lamentablemente, todo esto favorece en alguna medida, al fortalecimiento del Crimen Organizado…! “Me asalta como vulgar ladrón” la imagen de los maestros; la de los estudiantes normalistas; y la de los cañeros… Todos estos violando la Ley en absoluta impunidad… ¡Violan la Ley, en perjuicio de la Sociedad; del trabajo productivo; de la Economía Nacional; del Pueblo…! “No hay sociedad posible sin principio de autoridad, lo mismo que no hay río sin orillas para encausarlo” (Le Bon, Gustavo; Aforismos del Tiempo Presente; Ed. Clásica; México 1947; Pág. 19)… En México vivimos al revés… ¡No habrá Represión Legal para controlar las Presiones Ilegales…! ¡No importa que vivamos al revés…! ¡No lo entiendo…! Terminaré estas reflexiones con una sentencia y un pronóstico: ¡El único antídoto contra el Crimen, es la Fuerza aplicada con Rigor e Inteligencia…! La Fuerza simple, nada puede ante la Inteligencia Criminal… Y la Inteligencia de Gabinete, está perdida ante la Fuerza y la astucia de los criminales… --Se matan entre ellos--, dicen algunos… ¡Sí…! Como cuando los “Bárbaros” peleaban entre sí… Un día germánicos y visigodos se pusieron de acuerdo, ¡y se quedaron con Roma…! En mi opinión, es temerario esperar a que se pongan de acuerdo... Van avanzando… Como muestra está Celaya… ¡Ahí todo mundo paga Derecho de Piso…! Dicen por ahí, que los llamados criminales que cobran el Derecho de Piso, (¿Impuesto Especial…?) son muy “malos” y “buenos” a la vez… Si no pagas, te matan… Si pagas, te cuidan… Puede ser que salga más barato que pagar guaruras permanentes, inútiles en realidad… Esos grupos criminales, todavía peleados entre sí, van ganando posiciones… (¿Alguien escuchó en la Radio a los hermanos LeBarón…? Atentos a las circunstancias y condiciones en las que viven estos valientes, pienso que es humano y del todo normal y comprensible, que los que por su profesión =Policía o miembro de la Guardia Nacional= detentan la responsabilidad de defendernos, tengan el temor de perder la vida indemnes… Indemnes porque está prohibido disparar primero). Es cuestión de ejercer El Libre Albedrío” con responsabilidad, utilizando la Memoria (el Testimonio de la Historia), la Inteligencia y la Voluntad (¿Tenemos las dos últimas?)… ¡Antes de

que suceda lo que la Historia nos advierte, ¿se tomarán las medidas que se deben de tomar…? ¡No…! ¡No estoy preocupado…! Hace muchos años aprendí que es ocioso preocuparme por lo que no puedo resolver… ¡Que se preocupen los que nos gobiernan…! Solamente he estado pensando y escribiendo… Ciudad de México, Noviembre de 2019. sergiovillagodoy@yahoo.com.mx

Nota: Con ligeros cambios, estas “Memorias” se publicaron en el Manual Azucarero, con el título “Comentario del Año 2020…”




Profile for ATAM

Revista ATAM Vol. 32 No. 4  

Revista ATAM Vol. 32 No. 4

Revista ATAM Vol. 32 No. 4  

Revista ATAM Vol. 32 No. 4

Advertisement