Issuu on Google+

Universidad Católica San Antonio

VIAJE A BERLÍN

TRABAJO INDIVIDUAL DE ESPAÑOL LARISSA DE SOUZA SILVA

MURCIA, 27 DE MARZO DE 2014


ÍNDICE 1. EXPECTATIVAS PARA EL VIAJE SENTIMIENTOS DISTINTOS

2. PERCEPCIONES AL LLEGAR SOLA EN LA CIUDAD 3. LAS VISITAS AL LOS MUSEOS HISTORIA + SENSACIONES + ARQUITECTURA

4. LA CIUDAD DE BERLÍN Y SU RECONSTRUCCIÓN CONSTANTE


VIAJE A BERLÍN 1. EXPECTATIVAS PARA EL VIAJE SENTIMIENTOS DISTINTOS Desde cuando estudié en el gimnasio la Historia de la Segunda Guerra Mundial el asunto del Nazismo me tocaba de una forma muy fuerte. No sé explicar muy bien, pero todo me tocaba de una forma en que me daba mucha angustia pensar en todas la familias que fueron separadas, todos los niños que fueron muertos... Yo crecí, los años pasaron y al llegar en Europa en septiembre del año último. Me puse a pensar si me gustaría o no conocer Alemania. En una charla que tuve con una compañera de piso le expliqué lo por qué no tenía ganas de conocer este país. En realidad el facto es que yo no sabía cómo reaccionaría al conocer de cerca la Historia del Nazismo y las marcas de la Segunda Guerra Mundial. Tenía mucho miedo de los sentimientos que toda la proximidad con esta realidad podría despertar en mi persona. Creo que, de una manera, a todos les toca algo parecido, pero en realidad el miedo que yo sentía era demasiado grande y me hizo retirar la Alemania de los países que me gustaría visitar. Sin embargo, yo ni tenía más Alemania en mis planos turísticos cuando mis compañeros de viaje de las vacaciones de invierno me dijeron que a ellos les gustarían mucho pasar la noche vieja en Berlín. En ese momento me encontraba en una situación muy conflictiva. La noche vieja, momento en que nosotros nos ponemos a reflexionar sobre todo lo que nos ha pasado en el año y nos ponemos a trazar nuevos planos para los tiempos que se inician yo estaría en un escenario que me tocaba y me daba demasiada impresión. Yo me puso a reflexionar entonces en cómo iba a tratar toda esa situación y las emociones involucradas. Y en la charla con mi compañera de piso ella me explicó que, de una manera, esa era una oportunidad que yo iba a tener de vivir buenos momentos y percibir que la aurea de los ciudadanos alemanes ha cambiado. Que ellos hacen de todo para demonstrar la vergüenza que sienten por todo mal provocado por sus


antepasados y hacen de todo para demonstrar que cambiaron su forma de pensar. Mientras todos compraban sus pasajes yo me decidí que les acompañaría en este viaje. Sin embargo, llegaría después de ellos a la ciudad de Berlín, luego llegaría sola. Y ahí fue otro momento difícil. Mi inglés es demasiado flojo y yo sabía que difícilmente alguien hablaría portugués o español en tierras germánicas. iPero bueno, me compré los pasajes y fui!

2. PERCEPCIONES AL LLEGAR SOLA A LA CIUDAD Al final de la tarde del día 30 de diciembre llegué a la ciudad de Berlín, sola, mirando todos los carteles con palabras llenas de consonantes que para mí no hacia ningún sentido. iCasi me puse loca pues no conseguía encontrar de qué lado tenía que coger el tren para llegar lo más cercano posible de mi hostal, hasta que encontré un grupo de estudiantes brasileños que estaban en Berlín para estudiar por el mismo programa de intercambio que yo me encuentro aquí, en España! Entonces ellos me ayudaron a encontrar la dirección correcta y acompañaron me hasta mi hostal. La sensación que yo tenía era de estar en otro planeta. Por la primera vez en mi vida visitaba un lugar donde no comprendía una palabra siquiera, la gente se vestía muy diferente y tenían características físicas muy distintas de los españoles y brasileños que yo ya había convivido… Todo era muy nuevo para mí y en pocas horas la ciudad ya me encantaba por su complejidad cultural y toda su arquitectura demasiado imponente y mezclada. Por lo general el sentimiento que yo tenía era de sorpresa. Estaba muy sorpresa con la ciudad y la primera cosa que pensé fue como una ciudad con la carga histórica que tenía fue capaz de recuperarse de tal forma que, aunque se perciba las huelas de su pasado, se encuentra en la calle la constante reconstrucción de su identidad.


Las primeras impresiones yo tuve en una caminada de más o menos 4 horas que hizo en la región central de la ciudad, cerca de una de sus principales estaciones de tren. La ciudad estaba llena de turistas que, así como yo, estaban ahí para pasar la noche vieja al pie de la Puerta de Brandeburgo contemplando el show de fuegos artificiales.

3. VISITAS A LOS MUSEOS HISTORIA + SENSACIONES + ARQUITECTURA En él según día, 31 de diciembre, yo encontré a mis compañeros y hicimos el recorrido por los principales puntos turísticos de la ciudad y visitamos algunos de sus museos. Elegimos visitar el Memorial a los judíos de Europa Asesinados, que es conocido no solo por su tema pero también por su arquitectura. En mi opinión, uno de los espacios más tocantes y emocionantes que yo ya he podido visitar en mi vida. El memorial consiste en dos partes. Una parte está al aire libre y, se trata de un campo inclinado de 19 000m², cubierto por una rejilla cuadriculada en la que están situadas 2711 losas de hormigón con diferentes dimensiones. De acuerdo con el proyecto del arquitecto Peter Eisenman, las estelas están diseñadas para producir una atmosfera incómoda y confusa.


Al visitarlo pude confirmar que las sensaciones son justamente estas. Las numerosa losas que allí están, hasta donde no se puede alcanzar el ollar, nos remite a las innumerables víctimas del Holocausto y nos dejan con la sensación de demasiada angustia pues, muchas veces, los bloques más altos nos tapa la mirada y entonces queda muy difícil ubicarse.


La segunda parte es un anexo subterráneo donde se encuentra el punto de informaciones y también un museo dedicado a todas las víctimas judías. Él contiene los nombres de todas las víctimas judías del holocausto conocidas. Además de los nombres el museo cuenta un poco la historia de muchas familias que fueron separadas, algunos intentando refugiarse en otros países y otros que fueron llevados a los campos de concentración. Exhiben muchas fotos, relatos y cartas de la época que a mí me han emocionado muchísimo.

Otro museo que nosotros visitamos al final de la misma tarde fue el Museo Judío de Berlín. Otro ejemplo de que se puede conseguir con la arquitectura crear atmosferas sensitivas muy interesantes. Este Museo es un complejo gigante que expone no solo el exterminio de los judíos por los nazis, pero exhibe también toda la historia del pueblo judío. Abarca su surgimiento, los cambios y migraciones sufridos al largo de su historia y nos muestra su cultura y sus costumbres. Todo de una forma muy interactiva y sencilla, con videos, exposiciones fotográficas, ropas y objetos de diferentes de épocas.


No obstante, tiene también una parte destinada al Holocausto que es La Torre del Holocausto. De todos mis viajes que ya hizo hasta el momento, la sensación que yo tuve al entrar en esta torre nada se puede comparar. La Torre es demasiado alta, tiene una planta con forma de cuadrilátero puntiagudo y sus fachadas son de hormigón visto. Es ciega y solo tiene un hueco vertical, por donde entra la única luz que hay en el interior de la torre, y el acceso a la misma se realiza por un pasillo del sótano través de una puerta que hace un ruido asustador juntamente con el eco provocado por el vacío en altura. La impresión que se tiene es de un abandono y soledad inimaginable, que no llega ni a los pies del sufrimiento de las personas en las cámaras de gases pero hace con que nosotros imaginemos el tamaño de ese sufrimiento.


4. LA CIUDAD DE BERLÍN Y SU CONSTANTE RECONSTRUCCIÓN Durante todo este día recorrimos varios puntos de la ciudad y hemos podido percibir como Berlín es una ciudad que vive en constante reconstrucción. Convive con panoramas arquitectónicos totalmente diferentes, de épocas que se separan por muchos años y muchos acontecimientos pero eso es tan recurrente que acaba por componer el paisaje de la ciudad de una forma homogénea. La ciudad nos presenta una arquitectura que en muchos puntos fue reconstruida después de la segunda guerra Mundial, edificios que fueron completados por anexos contemporáneos dándoles nuevos usos pero respectando todavía sus ruinas y dejando a la vista las huellas del pasado.


AdemĂĄs de todo esto en varios puntos de la ciudad hemos podido depararnos con partes del Muro de BerlĂ­n, y toda su representatividad e importancia para la historia contemporĂĄnea.


Por lo general, al final de día la sensación que tenía era que sin duda alguna, Berlín es una ciudad incomparable, y dos días fueron muy poco tiempo para conocer todo por eso tengo planes de volver allá y disfrutar mejor de toda su historia y cotidiano sorprendente que la ciudad y sus habitantes ofrecen.


TRABAJO "VIAJE A BERLÍN" (LARISSA, Brasil)