Issuu on Google+

多Acaso las revistas digitales remplazaran a las impresas en unos a単os?


HIPOTESIS: ¿Estamos viviendo el fin de la era de las revistas impresas? Existes mas de un millar de revistas, las hay de todo tipo, en todos los formatos y en todos los idiomas pero hace menos de una década la era digital, en la que el la portabilidad de plataformas multimedia de escaso tamaño, llámese Tablet, Notebooks, Netbobks o Smartphones son accesibles para la mayoría de las personas y con características y funcionales que de presentan prestaciones a la altura de equipos de escritorio. Esto da lugar a la aparición de nuevo tipo de revista las REVISTAS DiGITALES, estas poseen una diagramacion similar a las de las revistas impresas, y su visualización puede darse a través de sofwares especiales como ser aquellos brindados por Adobe ( programas como Corel Draw, Ingdisig e Ilustrator juntos conforman el grupo de programas de edición mas populares en la diagramacion y edición de revistas tanto digitales como impresas ) o por sitios web como ser ISSUU. Issuu es un servicio en línea que permite la visualización de material digitalizado electrónicamente, como libros, portafolios, revistas, periódicos, y otros medios impresos de forma realista y personalizable. El material subido al sitio es visto a través de un navegador web y está hecho para parecerse lo más posible a una publicación impresa, con un formato que permite la visualización de dos páginas a la vez (como un libro o una revista abiertos) y una vuelta a la página animada. Aunque los documentos en Issuu están diseñados para verse en línea, es posible guardar una copia de ellos. La compañía fue fundada en el 2006, y el servicio comenzó en diciembre del 2007. Issuu fue seleccionada como uno de los 50 mejores sitios del 2009 por la revistan Time a la vez que fue homenajeada por los Premios Webby en el mismo año. Algunos clientes notables de Issuu son el Banco Mundial, la casa de publicaciones Routledge y la Universidad de Cambridge7 En diciembre del 2008 lanzaron Smart Look, que le permite a otros sitios convertir sus documentos alojados en ediciones digitales. De esta forma, los lectores no tienen que descargar el documento para leerlo.


ANTECEDNTES HISORICOS La historia de las revistas se remonta en el año 1888, La aparición de publicaciones periódicas que no fueran solamente informativas data del siglo XVIII en forma de almanaques, que se editaban por años y en los que se entregaban datos útiles sobre el clima, las comunicaciones, la población y otros temas informativos, junto con prosa literaria y poemas de breve extensión. Su finalidad era amenizar el ocio de los lectores. En el transcurso del mismo siglo también nacieron los semanarios, que incluían descripciones de modas y costumbres, acompañadas de crítica social y moral. Las primeras revistas reunían una gran variedad de materiales para enfocar intereses particulares. Una de las pioneras fue una publicación alemana: Erbauliche Monaths-Unterredungen (Discusiones Mensuales Edificantes), que apareció entre los años 1663 y 1668. Pronto surgieron otras revistas que se fueron difundiendo periódicamente en Francia, Inglaterra e Italia; para la década de 1670 vieron la luz algunas más, ligeras y divertidas. La preliminar de todas ellas fue Le Mercure Galant, en 1672, que más tarde se llamó Mercure de France. A comienzos de siglo XVIII Joseph Addison y Richard Steele crearon The Tatler (1709-1711), la cual aparecía tres veces por semana. La Enciclopedia Británica las define como “una colección de textos (ensayos, artículos, reportajes, poemas), muchas veces ilustrada, que aparece a intervalos regulares”. A lo largo del siglo XX, los hermanos Hugo y olivia publicaron estas,la publicación de revistas se fue consolidando como actividad altamente rentable en todo el planeta. Debido a la gran expansión de la televisión y los medios audiovisuales, sumado al aumento del costo del papel, muchas revistas cerraron en las décadas de los 60 y los 70. Probablemente el país en que más revistas se publican en la actualidad sea Japón —donde existen varios millares de revistas distintas—, seguido de los Estados Unidos.

Es importante señalar que las revistas si bien tuvieron un surgimiento similar al de los periódicos, estas se destacaron por surgir a partir de las iniciativas de una clase intelectual y letrada que pretendían hacer énfasis en ciertos temas de interés en especial los culturales. Hoy en día es uno de los medios escritos más vendidos y utilizados.


Publicación Se compone de una variedad de artículos sobre varios temas o alguno específico. Producida habitualmente por una editorial, su periodicidad puede ser, generalmente, semanal, bisemanal , quincenal, mensual o bimensual, y el formato puede ser a todo color y/o a blanco y negro. Muchos periódicos incorporan secciones con un formato de revista, o las incluyen en sus tiradas como suplementos. Tipos RevistasEn nuestra actualidad se conocen muchos tipos de revistas, las cuales pueden ir desde infantiles hasta xxx en otras palabras revistas para adultos, hay muchos tipos de revistas: cristianas, juveniles, para niños, para señoras en este caso de cocina y así se pueden mencionar un sin fin de tipos de revistas que en tiempos pasados ni se pensaba en sacarlas al publico.

Revistas del cliente Otro tipo de revistas de consumo son las conocidas como revistas del cliente, que son similares en formato y estilo a las revistas de consumo, pero son publicadas por organizaciones tales como clubes o líneas aéreas, para comunicarse con sus clientes.. Normalmente su edición corre a cargo de periodistas que en modo externo aportan diseño y redacción a estas empresas. Revistas económicas Las revistas económicas, son, como lo dice su nombre, las que no cuestan mucho dinero. Son dirigidas a gente pobre y de bajos recursos, y personas relacionadas con la baja economía y ventas en el mercado. Muchas revistas económicas son distribuidas solamente, o predominantemente, por la suscripción. Ésta puede ser libre (cualquier persona puede suscribirse) o restrictiva, lo que significa que la suscripción está disponible solamente a los lectores que, según su criterio, determine el director o la editorial. Este modelo también es conocido como circulación controlada.


Revistas en internet Las ediciones digitales se han popularizado en los últimos años. Este tipo de ediciones son comúnmente réplicas de ediciones publicadas en papel, aunque también pueden existir publicaciones que solo tengan ediciones digitales. La tecnología hace que estas revistas puedan tener diseños más atractivos así como múltiples funciones que ayudan a tener una mayor interacción con los lectores. Es una de las nuevas opciones que nos ha traido el desarrollo de la tegnología y con ello un también nuevo periodismo el "periodismo electrónico, virtual o digital". Hoy nos encontramos ante una revolución técnica aún mayor que la de Gutenberg: la invención en el mundo digital de una nueva forma de inscripción, transmisión y circulación de textos. Estamos asistiendo a una radical transformación del soporte del texto, leer en una pantalla no es lo mismo que leer en un libro convencional, que no se puede comparar con las innovaciones del siglo XV. Gutenberg no inventó una nueva forma de libro sino una técnica nueva para reproducir textos. De hecho, esa forma de libro a la que llamamos códex ha mantenido a lo largo del tiempo sus estructuras fundamentales: hojas, páginas, la posibilidad de indiciar los contenidos... Hasta la aparición de la pantalla, y desde la sustitución del rollo -el libro de los antiguos-, esa forma de libro sobre la que trabajó Gutenberg, y que es fruto de una invención anónima que data de los primeros siglos de la era cristiana, marcó la morfología de buena parte de los objetos impresos que manejamos: libros, revistas, periódicos. En cambio, hoy se está produciendo una transformación de nuestras relaciones con lo escrito que por primera vez afecta simultáneamente a las dimensiones técnicas, morfológicas y culturales. Tanto antes como después del códex se siguió utilizando la copia manuscrita para reproducir textos y, por lo que toca a las revoluciones de la lectura de la Edad Media o del siglo XVIII, los aspectos técnicos y morfológicos permanecieron estables. De aquí la necesidad, o la utilidad, de una historia de la cultura escrita de larga duración que nos permita percibir con mayor precisión las mutaciones que se están produciendo en el presente. Da la impresión de que en el análisis del texto digital a menudo se privilegian fenómenos muy espectaculares pero poco extendidos -como el libro digital del que tanto se ha hablado pero que ha tenido escasa difusión- y se desatienden otros fenómenos más cotidianos pero universales. Estoy pensando, concretamente, en la reaparición del género epistolar con la generalización del correo electrónico. En efecto, no debemos confundir lo actual y lo real, es decir, pensar que las nuevas técnicas electrónicas son universales cuando aún existen obstáculos económicos y culturales que limitan su difusión. En los países del sur o incluso dentro de las sociedades europeas, los menos acomodados permanecen ajenos a estas tecnologías o mantienen una relación muy parcial con ellas. Por otro lado, es cierto que no se están utilizando todas las posibilidades técnicas de textualidad electrónica.


La mayor parte de las personas que leen o escriben frente a una pantalla utilizan una parte muy específica y limitada de la tecnología de la que disponen. Por otro lado, me parece muy atinada la dicotomía entre la lectura de libros electrónicos -muy limitada a algunos géneros y lectores- y la universalización del correo electrónico, que llega incluso a gente que no posee un ordenador (en todos los países del mundo existen locales en los que se puede consultar y escribir correos electrónicos). De hecho, la extensión del e-mail constituye un argumento muy fuerte en contra del discurso quejumbroso y derrotista que afirma la debacle de la cultura escrita bajo el imperio de la electrónica. Me refiero a todos esos argumentos que proliferaron hace años en torno a la muerte del texto, el lector y la palabra escrita. Las nuevas técnicas han aportado posibilidades completamente inéditas. Antes, los libros sólo servían para leer; se podía escribir en ellos, pero únicamente en los blancos que dejaba la composición tipográfica. Ahora por primera vez existe un soporte que permite al mismo tiempo leer y escribir. Y lo cierto es que estamos presenciando una auténtica proliferación de la escritura. El correo electrónico es la prueba más espectacular. De hecho, desde cierto punto de vista, el e-mail supone la materialización de todo un sueño ilustrado: para Kant la Ilustración sería precisamente ese momento en que cualquiera puede actuar como lector y escritor, compartir las opiniones y los proyectos, intervenir críticamente en el espacio público. El correo electrónico permite construir un espacio público de un modo inmediato y, por lo que respecta a la difusión, potencialmente universal. Aunque, claro, por otro lado también nos encontramos con un diagnóstico más sombrío que sostiene que la inmediatez de la escritura sobre la pantalla puede contribuir a mermar el respeto de las convenciones, de los códigos que gobernaban, por ejemplo, la práctica epistolar y que están vinculados a la urbanidad. Muchas de las fórmulas de cortesía clásicas han quedado relegadas por una suerte de inmediatez de la comunicación un tanto brutal. Además, vemos que se simplifica la grafía, la ortografía y la gramática, especialmente en los SMS. Esta es la contrapartida de la inmediatez. Me parece que en todas las cuestiones relacionadas con este tema se da siempre cierta ambivalencia y que ni el entusiasmo sin límites por esta nueva tecnología ni los lamentos pesimistas resultan apropiados. La revolución digital impulsa la lectura de diarios en EE.UU. La suma de las versiones impresas y digitales promueve la lectura de noticias. No solamente hay cada vez más lectores de diarios en los EE.UU. sino que las finanzas de la industria mejoran de manera lenta, pero ya sostenida. Las cifras son un síntoma de los nuevos circuitos que unen a los lectores con las noticias. Los diarios en general subieron la circulación, aunando sus versiones digitales pagas con sus ventas en papel en un 0,68 % durante el último año. Pero en los últimos seis meses la circulación total en los días dominicales creció un 5 %.


Todo está directamente relacionado a dos fenómenos coincidentes: la revolución generada en el universo de la información, por la irrupción y generalización del uso de lastablets (el iPad especialmente) y por el sistema de micropagos que algunos diarios ya implementan para quienes acceden a sus versiones digitales. Según el instituto de investigaciones Journalism.Org , el 11 % de los adultos norteamericanos posee una tablet . El 77 % de ellos la utiliza diariamente, y el 53 % de los usuarios de tablets leen noticias en ellas todos los días. El 42 % de los artículos noticiosos que aparecen en lastablets se leen en profundidad, es decir, del principio al fin. Los grandes diarios, The Wall Street Journal antes, y The New York Times en un proceso progresivo que se aceleró hace un año, implementaron lo que se denomina el paywall , efectivamente pagar por las noticias. Pero no solo por las noticias tradicionales sino también por las aplicaciones ( Apps ), que se venden a través de los celulares y lastablets , que implican formas no tradicionales de acceder a contenidos informativos. El cambio más espectacular y relevante es justamente el de The New York Times . En un año la circulación sumando los lectores impresos a los de su dimensión digital en todas sus facetas y ofertas, aumentó un73% . Al 31 de marzo de 2011 tenía una circulación promedio de 916.911 ejemplares, y en el mismo período de 2012 tenía 1.586.757. Es una suba significativa. El diario también tiene más de 400 mil suscriptores que pagan por leer las noticias online, lo que implica un ingreso anual de unos 700 millones de dólares. El impulso de The New York Times levantó como un guinche la esfera comercial comunicacional que parecía anclada en el fondo del mar. El otro elemento sugestivo que opera como brújula en el medio de ésta revolución es que a los lectores no los magnetiza el diario impreso replicado tal cual en su formato digital. No hay más de 30 mil lectores que leen The New York Times en su versión espejo de la impresa. Leen por una parte el diario impreso y por otra parte al diario digital, pero en tiempo y en su versión digital. Se interesan por el cambio de las noticias, por las breaking news (noticias de último momento), que complementan al papel actualizando lo que va aconteciendo durante el día. Todo se correlaciona además con las innumerables aplicaciones que ofrece la telefonía celular para acceder a las noticias. Hoy leer noticias es leer palabras y manipular los teclados de los teléfonos, o mover a la vez las pantallas táctiles de las tablets . Las noticias que están fijas en el papel, se mueven en las pantallas, y esa nueva confluencia que integra el sistema cognitivo visual con el táctil, aumenta el flujo de información y el consumo de la información misma.


Año 2035 Don lito le cuenta a su nieto en esa tarde de Domingo la historia que tanto le gusta. Le narra como dia a dia antes del amanecer cargaba su bicicleta y recorría el barrio entregando diarios y revistas, su joven nieto lo observa atónito de la misma forma que don lito escuchaba a su abuelo contarle historias de Julio Verne. El joven nieto le cuesta creer como el espacio digital en el que flotan millones de Giga bites de información en el que para conseguir una revista basta con dos click, antes se llamaba Parada de Diarios y que para acceder solo había que buscarla en el barrio. Esta anécdota busca adelantarnos en el tiempo y tratar de posicionarnos en un futuro muy probable, donde la lectura en soporte impreso es una ficción. Esto dado a que en la actualidad las Revistas Digitales van ganando terreno como así también adeptos. Esto nos lleva a pensar que en un futuro cercano las ediciones papel serán una especie en extinción y los kioscos y paradas de Revista seguirán la misma suerte. Tomemos como ejemplo la editoríal Atlántida, quienes tienen en su cartera revistas como Gente, Para Ti, Paparazzi, la Valijita, entre otras. 1996, esta editorial, se convirtieron en los primeros en ingresar al mundo digital y lanzar los sitios de las distintas revistas, captando asi, sin importar las problemáticas tecnológicas de esa época, el cambio paradigmático que se acercaba. Llegando a la actualidad a ofrecer versiones digitales de las siguientes revistas:


Revista