Issuu on Google+

SEMINARIO MAYOR “SANTO TÓMAS DE AQUINO”

CATECISMO DE LA IGLESIA CATOLICA

ELMISON GARCÍA DURANGO

I FILOSOFIA

PBRO.CARLOS MARIO CARVAJA MEJIA

SANTA FE DE ANTIOQUIA 2012


INTRODUCCION La idea de realizar este catecismo se da en el salón de clase, con el padre Carlos Mario Carvajal quien nos invita a realizar este trabajo, con el fin de que nosotros tengamos nuestra propia guía de trabajo para la catequesis, también viendo la necesidad que tienen las personas para conseguir una guía de trabajo para la formación de la vida cristiana. En este trabajo encontramos la mayor parte de la doctrina de nuestra fe. Lo que todo buen cristiano debe saber y poner en practica para una mejor realización y vivencia en nuestro Señor Jesucristo.


¿Qué es catecismo? El Catecismo de la Iglesia católica (en latín Catechismus Catholicae Ecclesiae, representado como "CCE" en las citas bibliográficas) es la exposición de la fe de la Iglesia y de la doctrina católica, atestiguadas o iluminadas por la Sagrada Escritura, la Tradición apostólica y el Magisterio eclesiástico. Es un catecismos de la Iglesia Universal que han sido redactado en toda la historia, por lo que es considerado como la fuente más confiable sobre aspectos doctrinales básicos de la Iglesia católica.(El catecismo es el resumen de la doctrina enseñada por Jesucristo , ”contenido en la santa Biblia “que todo cristiano debe saber y practicar). ¿Qué es la fe? La fe es tener la plena seguridad de recibir lo que se espera; convencidos de la realidad de cosas que no vemos (Hebreos 11,1).

es

estar


La fe es una adhesión personal del hombre a Dios. No hay más que un solo Dios: el padre Todopoderoso, su Hijo Jesucristo, nuestro señor y salvador y el Espíritu Santo que es nuestra santificación. Los tres, son un solo Dios: la Santísima Trinidad. La Fe es un don de Dios. El nos la concede gratuitamente .el hombre al creer, responde voluntariamente a Dios. Podemos perder la fe cuando la rechazamos o no nos preocupamos por fortalecerla y vivirla cada vez mejor. ¿En quién debemos creer? Debemos creer en el único Dios, en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. ¿Es necesaria fe para salvarse? Si, el Señor mismo lo afirma: el que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará (Marcos 16,16). A) El nombre del cristiano


1 ¿Eres cristiano? - Soy cristiano por la gracia de Dios. 2 ¿Qué quiere decir cristiano? - Cristiano quiere decir discípulo de Cristo. 3 ¿Cuál es la señal del cristiano? - La señal del cristiano es la Santa Cruz. 4 ¿Por qué la Santa Cruz es la señal del cristiano? - La Santa Cruz es la señal del cristiano porque en ella murió Jesucristo para redimir a los hombres. 5 ¿Qué debe saber el cristiano? - El cristiano debe saber la doctrina cristiana. 6 ¿Qué es la doctrina cristiana? - La doctrina cristiana es la que predicó Nuestro Señor Jesucristo para enseñarnos el camino del cielo. 7¿Quién es Dios? - Dios es nuestro Padre, que está en los cielos, Creador y Señor de todas las cosas, que premia a los buenos y castiga a los malos. 8¿Dios lo ve todo? - Dios lo ve todo, lo pasado, lo presente y lo futuro, y hasta los más oscuros pensamientos. 9 ¿Dónde está Dios? - Dios está en los cielos, en la tierra y en todas partes. 10 ¿Hay un solo Dios?-Sí, hay un solo Dios. 11¿Quién es la Santísima Trinidad? - La Santísima Trinidad es el mismo Dios, Padre Hijo y Espíritu Santo, tres Personas distintas y un solo Dios verdadero. 12¿Cuántas personas hay en Dios? - En Dios hay tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. 13¿Por qué decimos que Dios es Creador? - Decimos que Dios es Creador porque todas las cosas las hizo de la nada. 14¿Por qué decimos que Dios es Señor de todas las cosas? - Decimos que Dios es Señor de todas las cosas, porque todas le pertenecen y las gobierna y cuida de ellas con sabiduría y bondad. 15 ¿Para qué ha creado Dios a los Ángeles? - Dios ha creado a los Ángeles para que le alaben, obedezcan y sean felices en el cielo. 16¿Quién es el Ángel de la Guarda? - El Ángel de la Guarda es el que Dios nos da a cada uno para que nos guarde en la tierra y nos guíe hacia el cielo. 17¿Para qué ha creado Dios a los hombres? - Dios ha creado a los hombres para que le amemos y obedezcamos en la tierra y seamos felices con El en el cielo.


18¿Los cristianos somos hijos de Dios? - Los cristianos somos hijos adoptivos de Dios por la gracia. 19¿Cuándo nos hacemos hijos adoptivos de Dios? - Nos hacemos hijos adoptivos de Dios cuando recibimos el Bautismo. 20¿Cuál de las tres Personas de la Santísima trinidad se hizo hombre? - Se hizo hombre la segunda Persona de la Santísima Trinidad, que es el Hijo. 21¿Para qué se hizo hombre el Hijo de Dios? - El Hijo de Dios se hizo hombre para redimirnos del Pecado y darnos ejemplo de vida. 22¿Quién es Jesucristo? - Jesucristo es el Hijo de Dios hecho hombre, que nació de la Virgen María. 23¿Quién es la Virgen María? - La Virgen María es la Señora llena de gracia y virtudes, concebida sin pecado, que es Madre de Dios y Madre nuestra, y está en el cielo en cuerpo y alma. 24¿Por qué quiso sufrir tanto Jesucristo en la Pasión y en la Cruz? -Jesucristo quiso padecer y sufrir tanto en la Pasión y en la Cruz para manifestarnos su amor, y mostrarnos la malicia del pecado. 25 ¿Por quiénes padeció y murió Jesucristo? -Jesucristo padeció y murió por todos los hombres. 26¿Donde está ahora Jesucristo? - Jesucristo está ahora glorioso en el cielo y en el Santísimo Sacramento del Altar.


ORACIONES PRINCIPALES Aquí tienes reunidas una serie de oraciones que son de las más conocidas, y las que más frecuentemente han recitado los cristianos. Cuando las reces, dilas con pausa y atención sabiendo que te diriges a Dios, a la Virgen, al Ángel de la Guarda.


La Señal de la Cruz: Es la señal del cristiano. En la Cruz murió Cristo para salvar a los hombres de sus pecados: Por la señal de la Santa Cruz (+ en la frente), de nuestros enemigos (+ en la boca), líbranos Señor, Dios nuestro (+ en el pecho). En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo (+ de la frente al pecho, del hombro izquierdo, al derecho). Amén. Padrenuestro: Jesús mismo nos enseñó esta oración. Es la Oración de los hijos de Dios: Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes: caer en la tentación y líbranos del mal. Amén. Avemaría: Repetimos las palabras del Ángel Gabriel, de Santa Isabel y las súplicas que los cristianos han dirigido a su Madre desde siempre: Dios te salve, María; Llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén. Gloria: Es un canto de alabanza a la Santísima Trinidad: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora, y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.


EL GLORIA La doxología mayor o “Gloria in excelsis” es el himno de alanzan que recitamos o cantamos al comienzo de la Misa, después del “Kyrie Eleison” (Señor ten piedad)… y que se inspira (al menos, en su primera estrofa) en las palabras de los ángeles cuando anunciaron a los pastores el nacimiento de Jesús,

Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias. Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor Hijo único, Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre: tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros;


tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros: porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén. Acto de Contrición: Es un modo de pedir perdón a Jesús por nuestros pecados: Yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos ofendí a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar y confío en que, por tu infinita misericordia, me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna. Amén. Yo Confieso: Es una oración que se recita frecuentemente en la Santa Misa: Yo confieso ante Dios todopoderoso y, ante ustedes-vosotros, hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión: por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso, ruego a Santa María, siempre Virgen, a los Ángeles, a los Santos, y a ustedesvosotros, hermanos, que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor. Amén. El Credo de los Apóstoles: Es un resumen de lo que Dios ha revelado a los hombres a través de Jesucristo y la Iglesia lo enseña. Los cristianos tenemos en el Credo un resumen de nuestra fe: Creo, en Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor; que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre; desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos Amen.

CREDO NICENOCONSTANTINOPOLITANO Creo en un solo DIOS, PADRE todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, JESUCRISTO,


Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz. Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros los hombres y por nuestra salvación, bajó del cielo; y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre. Y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el ESPÍRITU SANTO, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo, recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo la iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén. Salve: Es una súplica confiada a la Madre de Cristo, y Madre de cada uno de los hombres: Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡0h clemente!, ¡Oh piadosa!, ¡Oh dulce siempre Virgen María!


V Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén. Bendita sea tu pureza: Es una oración para pedir a la Virgen la pureza en pensamientos, palabras y obras: Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial Princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía. Memorare o Acordaos: Es una oración que dirigimos a la Virgen con la seguridad que vamos a ser escuchados: Acuérdate, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a tu protección, implorando tu auxilio, haya sido desamparado. Animado por esta confianza, a ti acudo, Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis Pecados me atrevo a comparecer ante ti. Madre de Dios. No deseches mis súplicas, antes bien, escúchalas y acógelas benignamente. Amén. Al Ángel de la Guarda: Todos tenemos nuestro ángel de la guarda. Invocarlo y tener amistad con Él es una ayuda para la vida cotidiana: ¡Ángel de mi guarda, dulce compañía! No me desampares ni de noche ni de día. No me dejes solo que me perdería. Ángel de mi guarda, ruega a Dios por mí. Amén.

OH SEÑORA MIA, OH MADRE MÍA Oh señora mía, oh madre mía, yo me ofrezco enteramente a tí. En prueba de mi filial afecto te consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón, en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo tuyo, oh madre de bondad, guárdame y defiéndeme como cosa y posesión tuya. Amén.

El Ángelus Domini El ángel del Señor anunció a María y concibió por obra del Espíritu Santo.


Dios te Salve María etc. He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. Dios te Salve María etc. Y el Verbo se encarnó y habitó entre nosotros. Dios te Salve María etc. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amen. Infunde, Señor, tu gracia en nuestras almas, a fin de que, habiendo conocido por el anuncio del angel la encarnación de tu hijo, por los méritos de su pasión y de su cruz, seamos llevados a la gloria de su resurrección. Os lo pedimos por el mismo Jesucristo, nuestro Señor. Amén

ORACIÓN FRANCISCANA POR LA PAZ


¡Señor, haz de mí un instrumento de tu paz! Que allí donde haya odio, ponga yo amor; donde haya ofensa, ponga yo perdón; donde haya discordia, ponga yo unión; donde haya error, ponga yo verdad; donde haya duda, ponga yo fe; donde haya desesperación, ponga yo esperanza; donde haya tinieblas, ponga yo luz; donde haya tristeza, ponga yo alegría. ¡Oh, Maestro!, que no busque yo tanto ser consolado como consolar; ser comprendido, como comprender; ser amado, como amar. Porque dando es como se recibe; olvidando, como se encuentra; perdonando, como se es perdonado; muriendo, como se resucita a la vida eterna.


Oración de Santo Tomás de Aquino ¡Dios Omnipotente, Creador y conservador de todas las cosas! Vos, que sois llamado fuente de luz y de la sabiduría, dignaos infundir en las tinieblas de nuestro entendimiento un rayo penetrante de vuestra claridad, que nos encienda en amor vuestro y de la verdadera sabiduría, apartando de nosotros la ignorancia y el pecado. Voz, que hacéis elocuentes las lenguas de los pequeñuelos, llenad de celestial erudición las nuestras y derramad en nuestros labios la gracia de vuestra bendición. Concedednos perspicacia para entender, docilidad para aprender, capacidad para retener, sutileza para interpretar y gracia para hablar. Instruidnos en el principio de nuestro estudio, dirigidnos en el medio y llenadnos de vuestra sabiduría en el fin. Vos, que sois verdadero Dios y verdadero hombre, y vivís y reináis por todos los siglos de los siglos. AMÉN

MAGNIFICAT

Proclama mi alma la grandeza del Señor, y se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador; porque ha puesto sus ojos en la humildad de su esclava, y por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí: su nombre es Santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hizo proezas con su brazo:


dispersó a los soberbios de corazón, derribó del trono a los poderosos y enalteció a los humildes, a los hambrientos los colmó de bienes y a los ricos los despidió vacíos. Auxilió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo había prometido a nuestros padresen favor de Abraham y su descendencia por siempre.

ORACIÓN DE LA MAÑANA

Señor, en el silencio de este día que nace, vengo a pedirte paz, sabiduría y fuerza. Hoy quiero mirar al mundo con ojos llenos de amor. Ser paciente, comprensivo, humilde, suave y bueno. Ver a tus hijos detrás de las apariencias, como los ves tu mismo, para así poder apreciar la bondad de cada uno. Cierra mis oídos a toda murmuración. Guarda mi lengua de toda maledicencia. Que sólo los pensamientos que bendigan permanezcan en mí. Quiero ser tan bienintencionado y bueno que todos lo que se acerquen a mi sientan tu presencia. Revísteme de tu bondad señor y haz que en este día yo te refleje. Amén

ORACIONES PARA LA NOCHE Oración para pedir perdón Oh Dios, dame en esta hora la gracia de reconocer debidamente mis pecados ante ti, y de arrepentirme de ellos verdaderamente. Borra de tu libro, Señor de misericordia, mis múltiples acciones cometidas contra ti. Perdóname todas las distracciones en la oración, mis pecados de omisión, y mis pecados deliberados contra la conciencia.


Dame luz para ver lo que he de hacer, valor para emprenderlo y firmeza para llevarlo a cabo. Que en todas las cosas avance en la obra de santificación, de la realización de tu voluntad; y que en definitiva, por tu misericordia, pueda alcanzar la gloria de tu Reino eterno, por Jesucristo nuestro Señor.

ALMA DE CRISTO

Alma de Cristo, santifícame. Cuerpo de Cristo, sálvame. Sangre de Cristo, embriágame. Agua del costado de Cristo, lávame. Pasión de Cristo, confórtame. ¡Oh, buen Jesús!, óyeme. Dentro de tus llagas, escóndeme. No permitas que me aparte de Ti. Del maligno enemigo, defiéndeme. En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a Ti Para que con tus santos te alabe. Por los siglos de los siglos. Amén


ORACIÓN ANTES DE LEER LA BIBLIA: Señor, te damos gracias porque nos reúnes una vez más en tu presencia Señor, tú nos pones frente a Tu Palabra, ayúdanos a acercarnos a ella con reverencia, con atención, con humildad. Envíanos tu espíritu para que podamos acogerla con verdad, con sencillez, para que ella transforme nuestra vida. Que tu Palabra penetre en nosotros como espada de dos filos; que nuestro corazón esté abierto, como el de María, madre tuya y madre nuestra. Y como en ella la Palabra se hizo carne, también en nosotros esta Palabra tu ya se transforme en obras de vida según tu voluntad. Amén.

ORACIÓN DESPUÉS DE LEER LA BIBLIA: Gracias, Señor, por tu Palabra que hemos escuchado. Ayúdanos a comprender cuál es la respuesta adecuada a lo que Tú hablas dentro de nosotros. Señor, dá siempre tu Palabra cotidiana. Ella es como el pan: sacia y a la vez provoca más hambre de Tí. Ella es como el agua: riega, refresca, fecunda, limpia. Ella es como la Luz: ahuyenta las tinieblas del error y del pecado, e ilumina los ojos del alma para ver mejor nuestra vida. Ella es como una voz misteriosa y penetrante: cuestiona y responde, alegra y fortalece. Ella es como espada de doble filo: Penetra en el íntimo del ser, hiere y sana, angustia y libera, inquieta y trae paz. No nos hagas faltar nunca, Señor, El pan cotidiano de tu Palabra. Amén.

Oración para antes de consumir alimento Bendícenos Señor, bendice estos alimentos que por tu bondad vamos a recibir, bendice las manos que los prepararon dale pan al que tiene hambre y hambre de ti al que tiene pan. Amén Oración para después de consumir los alimentos Te damos gracias Señor, por estos alimentos que nos diste y por la alegría de esta hora, que este alimento nos ayude a servirte de todo corazón


te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor amén.

ORACION AL ESPIRITU SANTO Oh Espíritu Santo, Amor del Padre, y del Hijo, Inspírame siempre lo que debo pensar, lo que debo decir, cómo debo decirlo, lo que debo callar, cómo debo actuar, lo que debo hacer, para gloria de Dios, bien de las almas y mi propia Santificación. Espíritu Santo, Dame agudeza para entender, capacidad para retener, método y facultad para aprender, sutileza para interpretar, gracia y eficacia para hablar. Dame acierto al empezar dirección al progresar y perfección al acabar. Amén.

Oración de un niño Jesús, acuérdate de mis amigos. Te doy gracias por todos ellos.


Son muy buenos y los quiero mucho. Protégelos y cuídalos. Acompáñalos siempre de día y de noche y en todas partes. Que gocen de buena salud y crezcan sanos. Si alguno se enferma. Señor, ayuda a que sane pronto. Te pido por las familias de mis amigos, sus padres, hermanos, abuelos, que todos estén bien. Cuida mucho a mis amigos, y que aprendamos a vivir cada día más unidos. Amén.

ORACION´´PARA REZAR FRENTE AL SANTISIMO´´

Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús, yo confió inmensamente en tu misericordia. Te pido humilde mente que me des la fe que necesito, para abandonarme a tu infinita misericordia, porque ya se han agotado mis recursos humanos, y ahora solo me cabe valerme con confianza a tu infinita compasión. Por que se que tu no me desoirás mis suplicas. Aquí estoy señor , a tus pies pidiendo por favor , arregles todos mis problemas , según tu amor y beneplácito divino ,que será lo mejor para mí. concédeme lo que te estoy pidiendo, si es para bien de mi alma.


¡Toma Señor mi corazón! Yo confió en ti, corazón Eucarístico de Jesús Yo confió en tí , corazón Eucarístico de Jesús. Amén


LOS MANDAMIENTOS Los mandamientos son LAS REGLAS QUE HA PUESTO DIOS A LOS HOMBRES PARA PODER ENTRAR AL CIELO. Jesús mismo nos dice en el Evangelio: ¨Si quieres entrar en la vida eterna, cumple los mandamientos¨ . - Muchos, muchos años atrás, un gran hombre llamado MOISÉS, que era el ¨patriarca¨, o sea como el jefe o guía del pueblo israelita, fue llamado por Dios al Monte Sinaí y ahí Dios le entregó ¨el decálogo¨, es decir los 10 mandamientos. Moisés luego los entregó a todo el pueblo. Ahora trataremos de explicarte un poco cada mandamiento: 1) AMARÁS A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS. - Esto quiere decir que Dios debe ser lo más importante en tu vida. Hay que amarlo, respetarlo, vivir cerca de Él con la oración y sobre todo ¨cumplir su voluntad¨ en tu vida, o sea hacer lo que El te pida. - Cristo es quien vino a enseñarnos con su vida, el modo en que debemos actuar para amar a Dios. - ¿Qué significa sobre todas las cosas? Que debes cumplir lo que a Dios le gusta MÁS QUE cumplir lo que a ti te gusta; que no te importe el trabajo que te cueste, lo que tengas que dejar, lo que la gente diga; que solo te importe hacer lo que Dios quiere . 2) NO JURARÁS EL NOMBRE DE DIOS EN VANO. - Este mandamiento manda respetar el NOMBRE DE DIOS y respetar también todas las COSAS SAGRADAS (como por ejemplo la Iglesia y lo que hay y lo que hay en ella, los sacerdotes...). - No es correcto decir ¨te lo juro por Diosito Santo que...¨ por cualquier tontería. Las promesas en nombre de Dios son cosa muy seria. - Jurar en falso sería tomar a Dios por testigo de algo que no tienes intención de cumplir o que después de prometerlo te hechas para atrás. 3) SANTIFICARÁS LAS FIESTAS - Esto significa que debes dedicar a Dios el día DOMINGO y los días de fiesta de la Iglesia.


- En estos días todos los católicos debemos de ir a MISA, a no ser que no podamos por alguna razón seria, como sería una enfermedad grave, una emergencia... - Los domingos y días de fiesta, es obligatorio el ¨descanso¨. 4) HONRARÁS A TU PADRE Y A TU MADRE - Esto quiere decir que debes AMAR a tus padres, porque Dios te los ha dado, y SER AGRADECIDO con ellos porque les debes la vida y la educación. - A los padres les debes siempre un gran RESPETO, aunque ya no dependas de ellos. - Es también tu obligación ayudar a tus padres con lo material y con tu apoyo y compañía en los años de vejez o en la enfermedad. ¡Cómo no vas a ocuparte de quienes han dado su vida por ti! 5) NO MATARÁS - Nadie tiene derecho, por ningún motivo, a quitar la vida a otro. Sólo Dios es quien da y quita la vida. - Es pecado mortal el ABORTAR, que no es más que MATAR a tu propio hijo, a una criatura que ni siquiera puede defenderse y que, por pequeñito que sea, ya tiene un ¨alma¨ y ya es hijo de Dios. - Es también pecado contra este mandamiento, el suicidarse. - Este mandamiento pide: a) respetar tu propia vida y salud; por esto no debes beber alcohol en exceso y está totalmente prohibido contaminarte con drogas. b) respetar la vida de los demás; por lo que prohíbe la guerra, la tortura, el terrorismo, el secuestro y cualquier acto que atente contra vida de las personas. 6) NO COMETERÁS ACTOS IMPUROS - Este mandamiento incluye varias cosas, y hay que ser muy claros: a) Los hombres debemos aprender a dominar nuestras pasiones, debemos respetar nuestra sexualidad. Esto significa la CASTIDAD. b) Las principales ofensas a la castidad son: la lujuria, la masturbación, la fornicación y la pornografía, la prostitución, la violación y las prácticas homosexuales. c) Ya casados, nuestro amor debe ser fiel y durar hasta el dìa de la muerte.


d) Son pecados mortales también: - El adulterio, o sea tener relaciones con otra persona que no sea nuestro esposo o esposa. - El tener más de un esposo o esposa. - El abusar sexualmente de cualquier persona y peor de nuestros hijos. - El vivir y tener relaciones sexuales con alguien antes de casarse por la Iglesia. - El divorciarse y volverse a casar con otro. 7) NO ROBARÁS Este mandamiento manda: - Que nadie debe tomar lo que no es suyo, aunque se le antoje mucho, aunque el otro no se vaya a dar cuenta de que algo le falta. - Ser ¨justos¨ y caritativos en el uso de los bienes que Dios le ha dado a cada quien. - Que respetemos y cuidemos todo lo que Dios ha creado como la naturaleza, los animales... - Que los que debemos hacerlo paguemos nuestros impuestos. - No dañar voluntariamente los bienes de otras personas. - Cumplir muy bien con nuestro trabajo o empleo - Pagar salarios justos 8) NO MENTIRÁS - Esto quiere decir que debemos decir siempre la verdad a los demás. Mentir es decir algo falso, es engañar. La mentira nos hace sentir culpables y nos mete en muchos enredos. - Tampoco está bien enjuiciar o hablar mal de otros. - Si alguien miente, debe reparar su mentira, o sea confesar la verdad. 9) NO CONSENTIRÁS PENSAMIENTOS NI DESEOS IMPUROS - Este mandamiento nos dice que no debemos pensar ni desear cosas inmorales. Si un pensamiento asì llega a tu mente, debes desecharlo de inmediato. - Para no caer en esta falta es importante no andar viendo películas o revistas sucias, no andar de mirón y vestir con decencia.


10) NO CODICIARÁS LOS BIENES AJENOS - ¿Qué significa este último mandamiento? Significa que no debes desear tener lo que otros tienen, no ser envidioso. Dios ha dado a cada hombre lo que El ha querido y a cada uno le pedirá cuenta del uso que de esos bienes haya hecho durante su vida. Significa también que está mal desear desordenadamente la riqueza y el poder. CONCLUSIÓN: - Todos estos mandamientos Cristo los resumió en dos: ¨AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZÓN, CON TODA TU ALMA Y CON TODAS TUS FUERZAS Y AMARÁS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO¨ .

LOS SACRAMENTOS


¿Qué son los sacramentos? Los sacramentos son signos sensibles y eficaces de la gracia, instituidos por nuestro Señor Jesucristo para santificarnos. Son sensibles: Se pueden tocar, ver, etc. Son eficaces: Hacen lo que dicen. Es decir confieren verdaderamente la gracia ¿Qué es el carácter sacramental? El carácter sacramental es un sello espiritual que configura con Cristo al que lo recibe. Por ello, se trata de un sello indeleble, es decir, permanente y, por tanto, el cristiano los recibe una sola vez en la vida. ¿Cuáles son los sacramentos que imprimen carácter? Son: Bautismo, Confirmación y orden Sacerdotal. ¿Qué es la gracia? Es un don sobrenatural y gratuito que Dios infunde en nuestras almas, por los méritos de Jesucristo para conseguir la vida eterna. La gracia puede ser actual, santificante o sacramental. La gracia actual: Es un auxilio y disposición con que Dios nos prepara para recibir la gracia santificante. La gracia santificante: Es un don sobrenatural que nos hace justos, hijos adoptivos de Dios y herederos de la gloria. Se recibe a través de los sacramentos. Es estar en amistad con Dios y también tenerlo por Padre. Para tener esta gracia no hay que tener pecado mortal u original. El pecado original se quita con el Bautismo y el mortal con la Confesión. La gracia sacramental: Es la que otorgan los sacramentos. Cada sacramento otorga una gracia especial diferente. Los sacramentos tienen relación con la vida. Cada uno tiene materia, forma y ministro. Materia: Es la cosa sensible que se emplea para el sacramento. Forma: Las palabras que se profieren para hacer el sacramento. Ministro: Es la persona que hace o confiere el sacramento. BAUTISMO


Es el primer sacramento con el cual nos iniciamos a la vida Católica. Su significado es sumergir, simboliza la muerte de Cristo y su resurrección. Muere el "hombre viejo" y nace el "hombre nuevo". Dios nos une a Jesús con su gracia (Nos hace sus hijos), nos libra del pecado original y nos hace miembros de su Iglesia. Se recibe una sola vez e imprime carácter. Este carácter es como una marca que nos hace hijos de Dios. Necesidad del Bautismo: La iglesia no conoce otro medio que el bautismo para aseguran la vida eterna (Quien no se bautiza se condena). Para que un sacramento sea valido debe tener materia y forma: Materia: Es el agua. Debe ser bendita y se rocía sobre la persona. Forma: Son las palabras: yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Ministros: El obispo, sacerdote y/o diáconos. Bautismos especiales: De necesidad: Cualquier cristiano que tenga uso de razón y los elementos necesarios (aunque el agua puede no ser bendita). De sangre: Por martirio. De deseo: Es un acto de amor a Dios con un deseo grande y firme voluntad de hacer cuanto Él a dispuesto para salvarnos. Tanto en el bautismo de necesidad como el de deseo son provisorios y deben hacerse sacramentales en cuanto se pueda. Gracia del bautismo: Nos perdona el pecado original y todos los pecados hasta ese momento y también las penas que tienen los pecados. Borra el pecado original pero no la concupiscencia, es decir la inclinación al pecado. Esta se nos deja para el combate y no puede "dañar" al que no la consciente, para lo cual se necesita la ayuda de la gracia. (2° Tim 2,5) "El que legítimamente lucharé será coronado".

CONFESIÓN


Es el sacramento instituido para perdonar los pecados cometidos después del Bautismo o desde la última confesión bien hecha. Este sacramento es instituido por Cristo: (SJ 20, 1923) "... a quienes perdonareis los pecados , les serán perdonados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos". Materia: Son los pecados. Forma: Yo te absuelvo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Ministros: Sacerdote La absolución es en nombre de Cristo, él es quien nos perdona. Efectos: - Perdona los pecados - Cambia la pena, se le perdona la pena del infierno por una temporal si es pecado mortal; si es venial la pena es temporal. - Nos devuelve la gracia y adquirimos fuerzas para no volver a caer en esos pecados. Para hacer una buena confesión: 1- Hacer el examen de conciencia: Ponerse en recogimiento y pedir ayuda a Dios para recordar nuestros pecados y tener verdadero arrepentimiento. 2-

Dolor de los pecados: Desear no haberlo cometido. Hay 2 formas: Contrición: Dolor perfecto de los pecados, es decir por amor a Dios. Atrición: Dolor imperfecto de los pecados, es decir por temor al castigo.

Sirven los dos pero la contrición es mucho mejor. 3- propósito firme de enmienda: Hay que huir de la ocasión de pecado, hacer lo posible por no volver a pecar. 4- Confesión de los pecados: Se deben decir todos los pecados al confesor. Si son mortales el numero (cantidad de veces cometido), hay que tratar de ser precisos y exactos. 5- Cumplir la penitencia impuesta por el sacerdote: Puede ser una oración o hacer una buena obra.

EUCARISTÍA


Este sacramento contiene verdadera, real y substancialmente el cuerpo, sangre, alma y divinidad de nuestro Señor Jesucristo. Es fuente y cima de toda la cristiandad; contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir al propio Cristo (Nuestra pascua = Paso, para ir al cielo). Materia: Pan de trigo y vino de uva. Forma: Palabras de la consagración (Este es mi cuerpo...) Ministro: El sacerdote. Solamente se puede consagrar en la Misa. Antes de la consagración es pan después de la consagración la hostia es el verdadero cuerpo de Cristo en apariencia de pan y el Cáliz (Vino con agua) en verdadera sangre de Cristo. Esto se llama transubstanciación. El cuerpo y la sangre están separados porque simbolizan: 1- Que en la pasión la sangre se separó del cuerpo de Cristo. 2- Porque representa el alimento del alma, es decir comida y bebida. Disposiciones para recibir la Eucaristía 1- Hay que estar en gracia de Dios; si se tiene pecado mortal es un sacrilegio recibirla. 2- Saber lo que se recibe. 3- Tener como mínimo una hora de ayuno. Fines de Jesucristo al establecer la Eucaristía 1- Permanecer en medio de nosotros. 2- Ser el alimento espiritual de nuestra alma. 3- Dar a su Iglesia un sacrificio visible y digno de la majestad infinita de Dios.

CONFIRMACIÓN Este sacramento también imprime carácter. Este carácter es ser soldados de Cristo. Definición del sacramento: Es el sacramento por el cual recibimos el Espíritu santo, se imprime en nuestra alma el carácter de soldado de Cristo; y nos hacemos perfectos cristianos.


Ser soldados de Cristo significa defenderlo y difundirlo. Hay tres campos de batalla: 1- El mundo "mundano", es decir el que vive en pecado alejado de Dios. 2- Uno mismo. 3- El demonio. Nos hacemos perfectos cristianos porque nos confirma en la Fe y se perfeccionan los dones que hemos recibido en el Bautismo, por esto se llama confirmación. Materia: El Santo Crisma. Esta compuesto por dos sustancias: El aceite (Sustancia que penetra todo y significa la penetración del Espíritu santo en nuestra alma) y el Bálsamo (Un perfume muy aromático que significa el buen olor de las virtudes). Forma: recibe por esta señal el don del Espíritu Santo. Se hace la señal en la frente para llevarlo bien visible y no tener vergüenza. Ministros: El obispo "El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz." Madre Teresa de Calcuta "Por muy altas que sean las olas, el Señor es más alto. ¡ Espera!... la calma volverá." San Pío de Pietrelcina "¿Racionalizar la fe?. Quise hacerme dueño y no esclavo de ella, y así llegué a la esclavitud en vez de legar a la libertad en Cristo." Miguel de Unamuno UNCIÓN DE LOS ENFERMOS Es el sacramento instituido por Cristo para alivio espiritual y aún temporal de los enfermos en peligro de muerte. La Forma y la Materia no están estrictamente definidas pero el Ministro es el sacerdote. Efectos del sacramento 1- Aumenta la gracia santificante. 2- Borra los pecados veniales y aún los mortales que el enfermo arrepentido no hubiera podido confesar, esto es en el caso que el enfermo este inconsciente. 3- Da fuerza para sufrir con paciencia la enfermedad, resistir las tentaciones y morir santamente.


4- Ayuda a recobrar la salud del cuerpo si conviene a la del alma. "El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz." Madre Teresa de Calcuta "Por muy altas que sean las olas, el Señor es más alto. ¡Espera!... la calma volverá." San Pío de Pietrelcina "¿Racionalizar la fe?. Quise hacerme dueño y no esclavo de ella, y así llegué a la esclavitud en vez de llegar a la libertad en Cristo." Miguel de Unamuno ORDEN SAGRADO Es el sacramento que da la potestad de ejercitar los sagrados ministerios e imprime en el alma del que lo recibe el carácter de ministro de Dios. Se llama así porque hay tres órdenes: 1- Diácono 2- Sacerdote 3- Obispo Este sacramento también imprime carácter; el carácter del sacerdocio es ser ministros de Dios. Este sacramento fue instituido por Jesucristo el jueves santo. "El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz." MATRIMONIO Es un sacramento que da a los esposos la gracia para amarse santamente y educar a sus hijos cristianamente estableciendo entre ellos una santa e indisoluble unión. Condiciones: Debe estarce en gracia. Materia: Los anillos que simbolizan la unión. Forma: Las palabras del ministro. Ministro: El sacerdote. Los hijos son un don de Dios, toda forma de obtenerlos que no sea la natural esta mal. Debe educaremos cristianamente bautizándolos, enseñándoles a rezar, etc.; si se niegan


debe obligárselos, como cuando no quieren tomar la mamadera y se los obliga, porque es algo muy bueno e importante. La anulación del matrimonio: Cuando hay nulidad es que no hubo matrimonio y no que hubo y se disolvió. No es frecuente pero si hay se solicita al Papa y hay 2 años de investigación para decidir si es nulo o no. Solo es nulo si no se cumplieron los requisitos o hay cosas raras antes o al momento del casamiento. Todo conflicto que se origine después de este sacramento no es excusa para disolver el matrimonio. La separación: La Iglesia acepta la separación de las personas, pero debe mantener la castidad y no pueden volver a casarse. Se separen, dividen sus bienes, etc.; pueden vivir con otras personas pero no pueden mantener relaciones ya que sería adulterio. (Mt 19,3-9). NOCION DE PECADO ¿Qué es el pecado? Pecado es el rechazo libre y consciente del amor de Dios ys u voluntad, expresado en desobediencia a Èl. ( Lucas 15, 21; Romanos 1,28-32; 1 corintios 6,9-10; Galatas 5,19-21; Efecios 5,3-7). ¿De cuantas formas se puede pecar? Puede pecarse de pensamiento, de palabra, de omision y hay diferentes grados de pecado mortal y venial. Pecado mortal Es un acto que el hombre realiza libremente y dandose cuenta de que con èl se aparta de Dios. Se perdona por una confesion bien hecha. Pecado venial Es un acto relativamente superficial que supone una libertad y una voluntad debil y por eso no destruye en el amor de Dios, pero si lo disminuye y lo dispone poco a poco para cometer el pecado mortal PECADOS CAPITALES Los pecados capitales son siete. Son fuente y origen de los pecados personales


SOBERBIA: Nos lleva a despreciar a los demás y hacer autosuficiente, desconociendo nuestra dependencia de Dios y la necesidad que tenemos de los demás. AVARICIA: Nos lleva al deseo inmoderado de amontonar bienes terrenos. Nos conduce a la explotación y a la injusticia. IRA: Nos inclina a la violencia descontrolada cuando alguien o algo se opone a nosotros. Inspira la venganza y el asesinato. LUJURIA: Consiste en un deseo o goce desordenado de placer. Nos lleva a buscar el placer sexual contra los criterios morales evangelicos GULA: Actitud que busca la plenitud del hombre en los placeres del estomago. Se manifiesta en el exceso de comidas y bebidas, drogas, cigarrillo, etc. ENVIDIA: Actitud que se traduce en tristeza cuando vemos que otros tienen éxitos o cualidades que nosotros no tenemos. Lleva a la calumnia, al odio, al homicidio. PERESA: Nos lleva al abandono de nuestros deberes de estado importantes de nuestra vida.

y de los valores mas

La virtud es una disposición habitual y firme para hacer el bien.


Hay dos clases de virtudes: las virtudes teologales y las virtudes humanas o morales. Las Virtudes Teologales 1. FE ...La fe es la virtud teologal por la cual creemos en Dios, en todo lo que El nos ha revelado y que la Santa Iglesia nos enseña como objeto de fe 2. ESPERANZA...La esperanza es la virtud teologal por la cual deseamos y esperamos de Dios, con una firme confianza, la vida eterna y las gracias para merecerla, porque Dios nos lo ha prometido. 3. CARIDAD...La caridad es la virtud teologal por la cual amamos a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos por amor de Dios, con el amor filial y fraterno que Cristo nos ha mandado. Las Virtudes Cardinales Virtud es una propensión, facilidad y prontitud para conocer y obrar el bien. Se llaman cardinales las que son el principio y el fundamento de las demás virtudes.

1. PRUDENCIA. Nos hace conocer y practicar los medios mas conducentes para obrar el bien. 2. JUSTICIA. Hace que demos a cada uno lo suyo y lo que le corresponde. 3. FORTALEZA. Nos da valor para amar y servir a Dios con fidelidad. 4. TEMPLANZA. Hace que frenemos las pasiones bajas . Hace que frenemos las pasiones bajas

LOS 5 MANDAMIENTOS DE LA IGLESIA Según el Catecismo de la Iglesia Católica #2041-2043 Los mandamientos de la Iglesia se sitúan en la línea de una vida moral referida a la vida litúrgica y que se alimenta de ella. El carácter obligatorio de estas leyes positivas promulgadas por la autoridad eclesiástica tiene por fin garantizar a los fieles el mínimo indispensable en el espíritu de oración y en el esfuerzo moral, en el crecimiento del amor de Dios y del prójimo. Los mandamientos más generales de la Santa Madre Iglesia son cinco:


El primer mandamiento (oír misa entera los domingos y fiestas de precepto) exige a los fieles participar en la celebración eucarística, en la que se reúne la comunidad cristiana, el día en que conmemora la Resurrección del Señor, y en aquellas principales fiestas litúrgicas que conmemoran los misterios del Señor, la Virgen María y los santos. El segundo mandamiento (confesar los pecados mortales al menos una vez al año, y en peligro de muerte, y si se ha de comulgar) asegura la preparación para la Eucaristía mediante la recepción del sacramento de la Reconciliación, que continúa la obra de conversión y de perdón del Bautismo. El tercer mandamiento (comulgar por Pascua de Resurrección) garantiza un mínimo en la recepción del Cuerpo y la Sangre del Señor en relación con el tiempo de Pascua, origen y centro de la liturgia cristiana. El cuarto mandamiento (ayunar y abstenerse de comer carne cuando lo manda la Santa Madre Iglesia) asegura los tiempos de ascesis y de penitencia que nos preparan para las fiestas litúrgicas; contribuyen a hacernos adquirir el dominio sobre nuestros instintos y la libertad del corazón. El quinto mandamiento (ayudar a la Iglesia en sus necesidades) señala la obligación de ayudar, cada uno según su capacidad, a subvenir a las necesidades materiales de la Iglesia. LAS BIENAVENTURANZAS - Jesús se dió cuenta cuando vino al mundo, que los hombres estamos EQUIVOCADOS, que andamos buscando la felicidad donde no está. Es por ello que un día subió a la montaña y habló a todas las personas que le seguían sobre LAS BIENAVENTURANZAS, explicándoles que la felicidad no está en el tener, el dominar, el disfrutar... sino en algo muy diferente : EN AMAR Y SER AMADO. LA ÚNICA Y VERDADERA FELICIDAD - Fíjate que la única y verdadera felicidad no está en la tierra sino en EL CIELO , en llegar a estar junto a Dios para siempre. Jesús te dice en LAS BIENAVENTURANZAS, quiénes son los que deben sentirse bienaventurados, es decir AFORTUNADOS Y FELICES, porque van en el camino correcto para llegar al cielo. - Jesús habló de 9 bienaventurados, veamos quienes son :


1) BIENAVENTURADOS LOS POBRES, POR QUE DE ELLOS ES EL REINO DE DIOS. - El ¨ pobre¨ para Jesús, no es aquél que no tiene cosas, sino más bien aquél que no tiene su corazón puesto en las cosas. - Fíjate la diferencia: Puedes ser una persona que no tenga cosas materiales pero que no más estás pensando en lo que no tienes y en lo que quieres tener. Entonces no eres ¨pobre de corazón¨. En cambio puedes ser una persona que sí tenga cosas pero que tu mente está puesta en agradar a Dios, en trabajar por El, en ayudar a otros, en dar tu tiempo y compartir tus bienes. - Cuando no vives ocupado de lo que tienes, cuando no eres ambicioso, envidioso, presumido, cuando confías en Dios y no en el dinero, entonces ¡eres LIBRE, eres FELIZ! 2) BIENAVENTURADOS LOS MANSOS POR QUE ELLOS POSEERÁN LA TIERRA. - No es fácil entender como Cristo te pide que seas MANSO, cuando el mundo es violento, cuando para los hombres, el importante es el más fuerte, el más poderoso. - Ser MANSO significa ser bondadoso, tranquilo, paciente y humilde.


Ser manso no es ser menso, el manso es suave por afuera pero fuerte en lo que cree por dentro. - ¨ Poseerán la tierra¨ quiere decir que poseerán la ¨tierra prometida¨ que es el Cielo, o sea que llegarán al cielo. 3) BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN, PORQUE ELLOS SERÁN CONSOLADOS. - Hay personas que tienen muchos sufrimientos en esta vida y todos pensamos ¡ Pobrecito ! Pues Cristo dice: Feliz el que sufre, porque ese dolor bien llevado le ayudará a llegar más fácilmente al cielo. Si unes tu sufrimiento a de Cristo, ayudas a tu propia salvación y a la de otros hombres. - Hay 3 pasos en eso de llevar el dolor: a) Primero súfrelo con paciencia. b) Luego trata de llevarlo ¨con gusto¨. c) Lo mejor, sería ofrecerlo a Dios por amor. 4) BIENAVENTURADOS LOS QUE TIENEN HAMBRE Y SED DE JUSTICIA, PORQUE ELLOS SERÁN SACIADOS. - Dios sabe que desgraciadamente en este mundo, los hombres cometen muchas injusticias con otros hombres: meten preso al inocente, culpan al que no hizo nada, no pagan lo que el otro en justicia merece, roban al otro lo que le pertenece, agreden y hasta matan al inocente . ¡Cuántas injusticias conocemos! Tu mismo has sufrido injusticias... Cristo no te dice: busca que se te haga justicia, véngate, desquítate... sino que te dice: ¡alégrate, que ya Dios será justo en premiarte en el cielo por lo que has pasado aquí en la tierra!

5) BIENAVENTURADOS LOS MISERICORDIOSOS, PORQUE ELLOS ALCANZARAN MISERICORDIA. Ser misericordioso significa PERDONAR a los demás, sí... perdonar aunque sea ¨grande¨ lo que te hayan hecho, aunque te haya dolido tanto, aunque tengas ganas de odiarlos en vez de perdonarlos. Perdonar cuesta mucho, pero es lo que Dios te pide que hagas. Dios mismo te pone el ejemplo: siempre te perdona, aunque lo ofendas en lo mismo, aunque lo ofendas en cosas muy serias.... siempre te recibe con los brazos abiertos.


- Jesús te pone una condición muy seria: el que perdone será perdonado, el que no lo haga no será perdonado. - Piensa ¿ a quién no he perdonado ? , no pienses en lo que te hizo, piensa en que amas mucho a Dios y porque El te lo pide lo perdonarás. ¡Dios te premiará perdonándote a ti cuando llegues a su presencia . 6) BIENAVENTURADOS LOS LIMPIOS DE CORAZÓN PORQUE ELLOS VERÁN A DIOS. - Tu corazón estará ¨LIMPIO¨ cuando no haya en él ningún pecado. Cuando pecas, te ¨separas¨ de Dios por voluntad tuya. Cuida mucho la limpieza de tu corazón, que no te valga ensuciarlo, esto es cosa muy seria, puede costarte no entrar al cielo. - Haz la costumbre de confesarte seguido y sobretodo de pensarlo muy bien antes de hacer algo que tú sabes que lo ensuciará. 7) BIENAVENTURADOS LOS PACÍFICOS PORQUE ELLOS SERÁN LLAMADOS HIJOS DE DIOS. - Jesús dice que debes buscar siempre la PAZ: la paz en tu trato con los demás (no andarte peleando con todos y por todo) , la paz en tu hogar (llevándote bien con tu familia). - Para aquellas personas que creen que con levantamientos, con armas, con sangre van a lograr justicia,,, Este no es el camino para lograrlo Cristo repite estas palabras: ¨ Bienaventurados los pacíficos... ¨ 8) BIENAVENTURADOS LOS PERSEGUIDOS POR CAUSA DE LA JUSTICIA, PORQUE DE ELLOS ES EL REINO DE LOS CIELOS. - Hay muchas personas presas, perseguidas por la ley. Unas culpables.... otras inocentes. Pues Jesús les dice que si se arrepienten, el los perdonará y podrán entrar al cielo. - Debes rezar mucho por estas personas, para que Dios los ayude a convertirse, para que se arrepientan del mal que han hecho, para que pidan perdón a Dios y puedan salvarse. 9) BIENAVENTURADOS SERÉIS CUANDO POR CAUSA MIA, OS INSULTEN Y DIGAN TODA CLASE DE CALUMNIAS CONTRA USTEDES, ALÉGRENSE Y REGOCÍJENSE, PORQUE SU RECOMPENSA SERÁ GRANDE EN LOS CIELOS.


- Si alguna vez hablan mal, se burlan de ti, te señalan porque eres bueno, porque respetas los mandamientos de Dios, porque rezas, porque hablas de Jesús, porque defiendes lo que Jesús nos enseñó ... ¡ Alégrate, Dios tiene preparado para ti un gran premio en el cielo ! .

OBRAS DE MISERICORDIA Las obras de misericordia son acciones caritativas mediante las cuales ayudamos a nuestro prójimo en sus necesidades corporales y espirituales (cf Is 58, 6-7: Hb 13, 3). Las obras de misericordia son 14 y se dividen en 7 Espirituales y 7 Corporales.

Las 7 Obras de Misericordia Espirituales Instruir, aconsejar, consolar, confortar, son obras de misericordia espirituales, como también lo son perdonar y sufrir con paciencia. (Catecismo)

1. Enseñar al que no sabe. Es importante que cooperemos con nuestros hermanos, pero es mas importante enseñarles a realizar por ellos mismos aquello que no saben. Por ello, enseñémosle a orar, a perdonar, a perdonarse, a compartir, etc.


2. Dar buen consejo al que lo necesita. Para dar buen consejo es necesario que nosotros mismos hayamos sido aconsejados por un director espiritual, que nos ayude a orar a Dios Padre, para que nos envíe su Santo Espíritu y nos regale el don de consejo. Así, bajo la guía del Señor, tanto nuestras palabras como nuestro actuar, serán un constante aconcejar a los que lo necesitan. 3. Corregir al que se equivoca. Muchas veces nos enojamos o reímos cuando vemos a algún hermano equivocarse, olvidándosenos que no somos perfectos e inevitablemente nos equivocaremos también. Pensemos, ¿nos gustaría que se rieran de nosotros?, definitivamente NO, así que, cuando alguien se equivoque corrijámoslo con amor fraternal para que no lo vuelva a hacer.


4. Perdonar al que nos ofende. ¡Que difícil!, tanto que Jesús nos dice que debemos perdonar 70 veces 7, es decir, SIEMPRE. Además en el Padre Nuestro, nos pone la condición de PERDONAR NUESTROS OFENSAS, COMO NOSOTROS PERDONAMOS A LOS QUE NOS OFENDEN. Así que, a perdonar, perdonar, perdonar.... 5. Consolar al triste. Jesús nos ha dicho: "Dichosos los que lloran porque serán consolados". El consuelo de Dios, por medio de su Espíritu Santo, nos consuela. Pero, además, Dios se vale de nosotros para consolar a los demás. No se trata de decir: no llore, sino de buscar en las Escrituras, las palabras que mejor se adecúen a la situación. En los salmos podremos encontrar esa palabra de consuelo que requerimos, por eso, es conveniente recitarlos y meditarlos constantemente.


6. Sufrir con paciencia los defectos del prójimo. ¡Que fácil es ver la paja en el ojo del prójimo y no vemos la viga en el nuestro!. Cuando seamos capaces de disimular los defectos de nuestro hermano, estaremos colaborando en la construcción del Reino del Señor. Tengamos paciencia con los ancianos, los niños, el vecino, el compañero de trabajo y ellos la tendran con nosotros, en nuestros defectos. 7. Rogar a Dios por los vivos y los difuntos. Cuando escucho a mis hijos orar pidiendo a Diosito por nosotros, por sus hermanos, por sus compañeros de escuela y por sus abuelitos ya fallecidos, me siento agradecido de saber que muchos elevan una oración al Creador por mi y por mis familiares o amigos que se me adelantaron a la casa del Padre. Cada oración es una intercesión, y el Señor nos pide que


oremos unos por otros para mantenernos firmes en la fe, asĂ­ como El orĂł por Pedro para que una vez confirmado, le ayudara a sus hermanos.

7 Obras de Misericordia Corporales Las obras de misericordia corporales consisten especialmente en dar de comer al hambriento, dar techo a quien no lo tiene, vestir al desnudo, visitar a los enfermos y a los presos, enterrar a los muertos (cf Mt 25, 31-46). Entre estas obras, la limosna hecha a los pobres (cf Tb 4,5-11; Si 17, 22) es uno de los principales testimonies de la caridad fraterna: es tambiĂŠn una prĂĄctica de justicia que agrada a Dios (cf Mt 6, 2-4) . (Catecismo)


1. Visitar a los enfermos. Nuestros hospitales estan llenos de enfermos olvidados por sus familiares, o bien, personas que por la lejanía con el centro hospitalario, no reciben visita alguna. Es bueno dar dinero para los necesitados, pero que bueno es darnos nosotros mismos. Compartamos de nuestro tiempo con ellos y llevÊmosles una palabra de aliento, un rato de compaùía a esos cristos en su monte de los olivos.


2. Dar de comer al hambriento. JesĂşs nos ordena compartir con el necesitado cunado nos dice, "El que tenga dos capas dĂŠle una al que no tiene, y el que tenga alimento, comparta con el que no"(San Lucas, 311). Al compartir nuestro alimento, no solo les llenamos el estĂłmago a nuestros hermanos necesitados, sino que les mostramos el amor de Dios que no los deja desfallecer.


3. Dar de beber al sediento. Con cuantas ganas nos bebemos un vaso de agua fresca luego de recorrer un largo trecho para calmar nuestra sed. ¿Cuántas veces pensamos en nuestros hermanos que no tienen un lugar donde beberlo?. Pensemos en aquellos que se enferman porque deben calmar su sed con agua contaminada, aquellos que mueren de sed porque otros la desperdician, incluso Jesús, en su trance de muerte, sintió sed y lo exclamó con tanta vehemencia, que un soldado romano le acercó una esponja con hiel y vinagre para que la calmara. ¿Sómos nosotros peores que ese soldado romano como para negar agua al sediento?.


4. Dar posada al peregrino. Existen muchos inmigrantes que esperan nuestra ayuda para poder vivir dignamente junto a su familia, ayuda que debe hacerse presente en toda forma y a todo momento. Recordemos que esos hermanos desposeídos son Sagrarios del Espíritu Santo que merecen al menos una Tienda de Encuentro con el amor Divino. 5. Vestir al desnudo. A menudo nos encontramos con hermanos que estan vestidos con harapos o bien se encuentran desnudos, viéndose disminuída su dignidad de hijos de Dios. Ayudémosles a recobrarla brindándoles una vestidura limpia y respetable, que les permita reencontrar al Señor en la bondad de los demás.


6. Visitar a los encarcelados. Cada mañana nos levantamos y corremos a los centros de estudio o trabajo, y posiblemente pasemos frente a un centro de reclusión en el que muchos de nuestros hermanos sufren la soledad y la indiferencia. Nuestra Santa Madre Iglesia nos llama a llevarles, no solo cosas materiales, sino el cariño de toda la comunidad a cada uno de ellos, para que se sientan parte del rebaño del Único Pastor. LOS DONES DEL ESPIRITU SANTO

Los siete dones del Espíritu Santo pertenecen en plenitud a Cristo, Hijo de David. Completan y llevan a su perfección las virtudes de quienes los reciben. Hacen a los fieles dóciles para obedecer con prontitud a las inspiraciones divinas. Don de sabiduría Nos hace comprender la maravilla insondable de Dios y nos impulsa a buscarle sobre todas las cosas y en medio de nuestro trabajo y de nuestras obligaciones. Don de inteligencia Nos descubre con mayor claridad las riquezas de la fe. Don de consejo Nos señala los caminos de la santidad, el querer de Dios en nuestra vida diaria, nos anima a seguir la solución que más concuerda con la gloria de Dios y el bien de los demás. Don de fortaleza Nos alienta continuamente y nos ayuda a superar las dificultades que sin duda encontramos en nuestro caminar hacia Dios.


Don de ciencia Nos lleva a juzgar con rectitud las cosas creadas y a mantener nuestro corazón en Dios y en lo creado en la medida en que nos lleve a Él. Don de piedad Nos mueve a tratar a Dios con la confianza con la que un hijo trata a su Padre. Don de temor de Dios Nos induce a huir de las ocasiones de pecar, a no ceder a la tentación, a evitar todo mal que pueda contristar al Espíritu Santo, a temer radicalmente separarnos de Aquel a quien amamos y constituye nuestra razón de ser y de vivir.

LOS FRUTOS DEL ESPIRITU SANTO


Los doce frutos del Espíritu Santo son las pinceladas que perfilan el retrato del cristiano auténtico. ‘caridad, gozo, paz, paciencia, longanimidad, bondad, benignidad, mansedumbre, fidelidad, modestia, continencia, castidad’ ¿Cómo es la persona que vive habitualmente en gracia santificante? Es generosa, ve a Cristo en su prójimo, está siempre dispuesto a ayudarle. Esto es fruto de la caridad. También es alegre y optimista. Es como si irradiara un resplandor interior que lo destaca en cualquier reunión. Es el fruto del gozo. Es una persona serena y tranquila. Su frente podrá fruncirse con preocupaciones, pero nunca por el agobio o la angustia. Es la paz. No se aíra fácilmente; no guarda rencor ni se descorazona cuando las cosas salen mal, podrá fracasar seis veces y recomenzará la séptima. Es la paciencia. Es amable. La gente acude a él en sus problemas, lo ven como confidente , y salen aliviados por el simple hecho de haber conversado con él. Es la benignidad. Defiende con firmeza la verdad y el derecho, aunque todos lo dejen solo. No juzga a los demás. En su vida interior es generoso con Dios. Es el fruto de la bondad. No se subleva ante el infortunio y el fracaso, ante la enfermedad y el dolor. Desconoce la autocompasión: alzará los ojos al cielo con llenos de lágrimas, pero nunca de rebelión. Es la longanimidad. Es delicado y lleno de recursos. Se entrega a cualquier tarea sin ambición. Razona con persuasión. Es la mansedumbre. Se siente orgulloso de ser miembro de la Iglesia, pero no coacciona a los demás. No oculta su piedad, y defiende la verdad con prontitud; la religión para él es lo más importante de la vida. Fruto de la fe. Su amor a Jesucristo lo hace estremecer ante la idea de actuar de cómplice del diablo. En su comportamiento, vestido y lenguaje hay una decencia que le hacen fortalecer la virtud de los demás, jamás debilitarla. Es la modestia.


Es una persona moderada, con las pasiones firmemente controladas por la razón y la gracia. Muestra un dominio admirable de sí, fruto de la continencia. Siente una gran reverencia por la facultad de procrear que Dios le ha dado. Ve el sexo como algo sagrado, un vínculo de unión, sólo para ser usado dentro del ámbito matrimonial y para los fines establecidos por Dios; nunca como diversión o como placer egoísta. Es la castidad. Aquí tenemos el retrato del cristiano: caridad, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, longanimidad, mansedumbre, fe, modestia, continencia y castidad. Podemos contrastar nuestro perfil con él, y ver donde nos separamos del mismo.

Jerarquía de la Iglesia Católica El término Jerarquía de la Iglesia Católica se usa para referirse a los miembros de la Iglesia Católica que desempeñan la función de gobernar en la fe y guiar en las cuestiones morales y de vida cristiana a los fieles católicos. La Iglesia Católica tiene una estructura jerarquizada porque, según los católicos, Cristo la instituyó para "alimentar al pueblo de Dios en su nombre, y para eso le dio autoridad". La Iglesia está formada por laicos y por el clero, que está constituido por "ministros sagrados que recibieron el sacramento del orden", pudiendo estos dos grupos tener como miembros personas consagradas. EL PAPA Para los católicos, el Papa es el Sumo Pontífice y jefe de la Iglesia Católica, el Vicario de Cristo en la Tierra, el Obispo de Roma y el poseedor del Pastoreo de todos los cristianos, concedido por Jesucristo a San Pedro y, consecuentemente, a todos los Papas. CARDENAL Los Cardenales, reunidos en el Colegio cardenalicio, son los consejeros y los colaboradores más íntimos del Papa, siendo en su inmensa mayoría obispos ARZOBISPO


Los arzobispos son prelados que, en la mayoría de los casos, están al frente de las Arquidiócesis. OBISPOS Los obispos (Diocesano, Titular, Coadjutor, Auxiliar y Emérito) son los sucesores directos de los doce Apóstoles y, por eso, recibieron el todo del sacramento del orden. Esto les confiere, en la mayoría de los casos, jurisdicción completa sobre los fieles de su diócesis. PRESBITEROS Los Presbíteros (o sacerdotes) son los colaboradores de los obispos y solo tienen un nivel de jurisdicción parcial sobre los fieles DIACONOS

Los Diáconos son los auxiliares de los presbíteros y obispos y posen el primer grado del sacramento del orden. Son ordenados no para el sacerdocio, sino para el servicio de la caridad, de la proclamación de la Palabra de Dios y de la liturgia. A pesar de eso, ellos no consagran la hostia (parte central de la Misa) y no administran la Confesión o Reconciliación LAICOS La mayoría de los miembros de la Iglesia Católica son laicos, que tiene la misión de testimoniar y difundir el Evangelio, así como también como la vocación propia de buscar el Reino de Dios, iluminando y ordenando las realidades temporales según Dios, correspondiendo así al llamamiento a la santidad y al apostolado, dirigido a todos los bautizados. MISTERIOS DEL ROSARIO

MISTERIOS GOZOSOS (lunes y sábado) 1. La Encarnación del Hijo de Dios. 2. La Visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel. 3. El Nacimiento del Hijo de Dios. 4. La Purificación de la Virgen Santísima.

MISTERIOS GLORIOSOS (miércoles y domingo) 1. La Resurrección del Señor. 2. La Ascensión del Señor. 3. La Venida del Espíritu Santo. 4. La Asunción de Nuestra Señora a los Cielos. 5. La Coronación de la Santísima Virgen.


5. La Pérdida del Niño Jesús y su hallazgo en el templo.

MISTERIOS DOLOROSOS (martes y viernes) 1. La Oración de Nuestro Señor en el Huerto. 2. La Flagelación del Señor. 3. La Coronación de espinas. 4. El Camino del Monte Calvario. 5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor.

MISTERIOS LUMINOSOS (jueves) 1. El Bautismo de Jesús en el Jordán. 2. La Autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná. 3. El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión. 4. La Transfiguración. 5. La institución de la Eucaristía.

LETANÍAS DE LA VIRGEN

Señor, ten piedad Cristo, ten piedad Señor, ten piedad. Cristo, óyenos. Cristo, escúchanos.


Dios, Padre celestial, ten piedad de nosotros. Dios, Hijo, Redentor del mundo, Dios, Espíritu Santo, Santísima Trinidad, un solo Dios, Santa María, ruega por nosotros. Santa Madre de Dios, Santa Virgen de las Vírgenes, Madre de Cristo, Madre de la Iglesia, Madre de la divina gracia, Madre purísima, Madre castísima, Madre siempre virgen, Madre inmaculada, Madre amable, Madre admirable, Madre del buen consejo, Madre del Creador, Madre del Salvador, Madre de misericordia, Virgen prudentísima, Virgen digna de veneración, Virgen digna de alabanza, Virgen poderosa, Virgen clemente, Virgen fiel, Espejo de justicia, Trono de la sabiduría, Causa de nuestra alegría, Vaso espiritual, Vaso digno de honor, Vaso de insigne devoción, Rosa mística, Torre de David, Torre de marfil, Casa de oro, Arca de la Alianza, Puerta del cielo, Estrella de la mañana, Salud de los enfermos,


Refugio de los pecadores, Consoladora de los afligidos, Auxilio de los cristianos, Reina de los Ángeles, Reina de los Patriarcas, Reina de los Profetas, Reina de los Apóstoles, Reina de los Mártires, Reina de los Confesores, Reina de las Vírgenes, Reina de todos los Santos, Reina concebida sin pecado original, Reina asunta a los Cielos, Reina del Santísimo Rosario, Reina de la familia, Reina de la paz. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos, Señor. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos, Señor. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten misericordia de nosotros. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo. ORACIÓN. Te rogamos nos concedas, Señor Dios nuestro, gozar de continua salud de alma y cuerpo, y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, vernos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutar de las alegrías eternas. Por Cristo nuestro Señor. Amén. ¿Qué es la Biblia? La palabra "Biblia" viene del griego y significa "libros". Es el conjunto de Libros Sagrados llamados también "Sagradas Escrituras" (Mateo 21:42; Hechos 8:32) que


contienen la Palabra Viva de Dios y narran la "Historia de Salvación" (como Dios nos salva). Nos revela las verdades necesarias para conocerle, amarle y servirle. La Biblia se divide en dos partes: Antiguo Testamento (antes de Cristo) y Nuevo Testamento (plenitud de la promesa en Cristo). "Testamento" significa "alianza" y se refiere a las alianzas que Dios pactó con los Israelitas en el Antiguo Testamento y la nueva y definitiva alianza que Dios hizo con los hombres en la Sangre de Jesucristo.

Los Libros de la Biblia Libros del Antiguo Testamento (46 Libros) PENTATEUCO (5) - Génesis - Exodo - Levítico - Números - Deuteronomio HISTÓRICOS (16) - Josué - Jueces - Ruth - I Samuel - II Samuel - I Reyes - II Reyes - I Paralipómenos o Crónicas - II Paralipómenos o Crónicas - Esdras - Nehemías - Tobías - Judit - Ester - I Macabeos - II Macabeos POÉTICOS Y SAPIENCIALES (7)


- Job - Salmos - Proverbios - Eclesiastés - El Cantar de los Cantares - Sabiduría - Eclesiástico PROFETAS MAYORES (6) - Isaías - Jeremías - Lamentaciones de Jeremías - Baruc - Ezequiel - Daniel PROFETAS MENORES (12) - Oseas - Joel - Amós - Abdías - Jonás - Miqueas - Nahúm - Habacuc - Sofonías - Ageo - Zacarías - Malaquías Libros del Nuevo Testamento (27 Libros) LOS EVANGELIOS (4) - Evangelio según San Mateo - Evangelio según San Marcos


- Evangelio según San Lucas - Evangelio según San Juan - Hechos de los Apóstoles CARTAS DE SAN PABLO (13) - A los Romanos - I a los Corintios - II a los Corintios - A los Gálatas - A los Efesios - A los Filipenses - A los Colosenses - I a los Tesalonicenses - II a los Tesalonicenses - I a Timoteo - II a Timoteo - A Tito - A Filemón - Carta a los Hebreos CARTAS CATÓLICAS - Epístola de Santiago - Epístola I de San Pedro - Epístola II de San Pedro - Epístola I de San Juan - Epístola II de San Juan - Epístola III de San Juan - Epístola de San Judas - Apocalipsis

¿Por qué decimos que la Biblia es revelación de Dios? "Revelación" significa darse a conocer. A través de todas las palabras de la Sagrada


Escritura, Dios dice sólo una palabra, su Verbo único (Jesucristo), en quien él se dice en plenitud (Heb 1,1-3). Por esta razón, la Iglesia ha venerado siempre las Sagradas Escrituras como venera también el Cuerpo del Señor. La Iglesia, guiada por el Espíritu Santo, determinó los libros de la Biblia y los reconoció como revelación divina. Ver desarrollo del canon. Dios es el autor de la Sagrada Escritura. Las verdades reveladas por Dios, que se contienen y manifiestan en la Sagrada Escritura, se consignaron por inspiración del Espíritu Santo. Dios inspira a sus autores humanos: actúa en ellos y por ellos. Da así la seguridad de que sus escritos enseñan sin error la verdad salvífica. ¿Quién escribió la Biblia? La Biblia es la Palabra de Dios, su autor es Dios que escribe por medio de los autores humanos. Muchos de los libros llevan el nombre del autor, otros, como los primeros, escritos por Moisés, no. ¿Cuando se escribió la Biblia? Fue un largo proceso que comenzó unos 1300 años antes de Jesucristo. El último escritor fue San Juan +aprox.100AD. ¿Porque la Iglesia nos exhorta a leer la Biblia? La Iglesia no cesa de presentar a los fieles el Pan de vida que se distribuye en la mesa de la Palabra de Dios y del Cuerpo de Cristo. En la Sagrada Escritura, la Iglesia encuentra sin cesar su alimento y fuerza, porque, en ella, no recibe solamente una palabra humana, sino lo que es realmente: la Palabra de Dios (Tes 2,13). En los libros sagrados, el Padre que está en el cielo sale amorosamente al encuentro de sus hijos para conversar con ellos. Es tan grande el poder y la fuerza de la palabra de Dios, que constituye sustento y vigor de la Iglesia, firmeza de fe para sus hijos, alimento del alma, fuente límpida y perenne de vida espiritual. Recomendaciones para leer la Biblia 1) Orar al Espíritu Santo para recibir su luz y entendimiento. 2) Leer con humildad, no pretendiendo tenerlo ya todo entendido. 3) Interpretar según la Iglesia. La humildad exige que se pregunte y estudie. 4) Leer la Biblia con frecuencia para beber mas de la fuente. 5) Leer con el fin de amar y obedecer mas a Dios y amar mas al prójimo 6) No buscar en la Biblia ciencia natural sino un mensaje espiritual. ¿Cómo buscar un pasaje en la Biblia? La Biblia se divide en libros, capítulos y versículos. Ejemplo: Juan 3, 16 significa: el Evangelio de Juan, capítulo 3, versículo 16. Puedes buscar el libro en el índice. Entonces, habiendo encontrado el libro, busca el capítulo y finalmente el versículo. ¿Qué libros nos revelan la vida y enseñanzas de Jesús? La vida y enseñanzas de Jesús fueron transmitidas por los Apóstoles por medio de dos


vias: a) Por la Tradición que recoge el mensaje comunicado primero oralmente. b) Por las Sagradas Escrituras procedentes de los Apóstoles que componen los libros del Nuevo Testamento, en especial en los cuatro Evangelios los cuales fueron escritos por Mateo, Marcos, Lucas y Juan. ("Evangelio" significa "buena noticia" porque Jesús ES la Buena Noticia). Estamos llamados a vivir el Evangelio con el poder del Espíritu Santo. Asi hicieron los santos. Todos estamos llamados por Dios a ser santos. Si tengo la Biblia, ¿para qué necesito la Iglesia? Necesitamos también a la Iglesia porque: La Iglesia es el Cuerpo De Cristo, instituido por el mismo Jesucristo para salvarnos. No podemos guiarnos solos: "Ninguna profecía de la Escritura puede interpretarse por cuenta propia" (2 Pedro 1, 20). La Iglesia, como madre y maestra, es la auténtica intérprete y formadora a través de sus pastores. Aceptar y vivir esta verdad requiere humildad. Lee en la Biblia: Hechos 2, 42; 2 Timoteo 4, 1-5. ¿Que orden seguir para leer la Biblia con más provecho? Sin quitar la inspiración para recurrir a cualquier parte de la Biblia en cualquier momento, se puede establecer algún orden que ayude en el mayor entendimiento. Hay varias opciones. 1. Seguir por orden las etapas de la historia de la salvación: del Antiguo al Nuevo Testamento. Ventajas: Es una lectura que nos lleva progresivamente por la Historia de Salvación. Inconvenientes: Es un camino muy largo para llegar al Evangelio que es "la plenitud de la revelación". Se encuentran secciones difíciles de leer y de menos importancia que los Evangelios. 2. Leer primero el Nuevo Testamento y pasar luego al Antiguo. Ventajas: Con la lectura del Evangelio, el lector entra inmediatamente en contacto con la persona de Cristo, su vida y su doctrina; y percibe luego, en los demás escritos del Nuevo Testamento, el desarrollo y profundización de la fe y de la moral cristiana, gracias a las luces del Espíritu Santo dado en Pentecostés.. Después vendrá la lectura del Antiguo Testamento que es la preparación, querida por Dios en vista de la Nueva Alianza. Inconvenientes: Este método no permite constatar suficientemente que el Nuevo Testamento es la plenitud de realización de las promesas hechas en el Antiguo, que el


Nuevo Testamento se enraíza en el Antiguo y que éste sirve porosamente para "iluminarlo y explicarlo". 3. Lectura combinada de Antiguo y Nuevo Testamento. Ventajas: Se pueden escoger los principales libros que nos ofrecen una enseñanza fundamental y después ir a los demás.

SANTOS DE LA IGLESIA

SANTO DOMINGO DE GUZMÁN Fundador de los Dominicos (Orden de Predicadores). Recibió de la Virgen el Santo Rosario. Contemporáneo de San Francisco. Fiesta: 8 de agosto Resumen: Nació en Caleruega (España), alrededor del año 1170. Estudió teología en Palencia y fue nombrado canónigo de la Iglesia de Osma. Con su predicación y


con su vida ejemplar, combatió con éxito la herejía albigense. Con los compañeros que se le adhirieron en esta empresa, fundó la Orden de Predicadores. Murió en Bolonia el día 6 de agosto del año 1221.

Biografía de Santo Tomás de Aquino

Tomás nació en 1225 en Roccasecca, un castillo situado en la cumbre de una montaña, cerca de Aquino, Italia.

Cuando tenía cinco años, entró al monasterio benedictino de Montecassino donde comenzó a estudiar. Dado que el monasterio se convirtió en un campo de batalla, Tomás fue transferido por su familia a la Universidad de Nápoles.

Fue en esta ciudad donde entró en contacto con los escritos de Aristóteles y con la orden mendicante de los dominicos. Se graduó de la Universidad en 1243, luego de lo cual fue confinado en su castillo familiar durante dos años debido a que su madre se oponía a su ingreso en una orden mendicante.


En 1245, mientras estudiaba en París, Tomás conoció al escolástico alemán Alberto Magno, a quien acompañó en su viaje cuando fue enviado como profesor a Colonia, durante 1248. Este filósofo alemán era autor de unos escritos en los que simplificaba las obras de Aristóteles. La relación con Alberto Magno fortaleció el interés de Tomás por el pensamiento del antiguo filósofo griego.

Luego volvió a París donde completó sus estudios y se desempeñó como maestro ocupando el puesto destinado a los dominicanos en la Facultad de Teología. Durante los próximos diez años pasaría por varias casas de dominicos y sería parte de la corte papal.

Estando en Roma, fue llamado desde Paris para confrontar el revuelo causado por lo que se llamó Averroísmo Latino y Aristotelismo Heterodoxo. Falleció en el año 1274, luego de una breve enfermedad mientras viajaba al Concilio de Lyon.

Tomás de Aquino fue un filósofo eminentemente aristotélico. De Aristóteles adoptó el análisis de los objetos físicos, su visión de los lugares, el tiempo, y el movimiento, su prueba del primer motor, y su cosmología. Escribió su propia descripción sobre el pensamiento de Aristóteles en lo que se refería a percepción de los sentidos y conocimiento intelectual. Basó su filosofía moral en la de Aristóteles y escribió explicaciones convincentes sobre el significado de la obra Metafísica del filósofo griego.

El resultado de su obra fue un fuerte impulso del aristotelismo que originó el período conocido como Renacimiento. Su tarea puede ser vista como un colosal esfuerzo por reconciliar la fe y la razón, una convivencia que sobrevivió hasta el surgimiento de la física moderna SAN AGUSTIN Memoria de san Agustín, obispo y doctor eximio de la Iglesia, el cual, después de una adolescencia inquieta por cuestiones doctrinales y libres costumbres, se convirtió a la fe católica y fue bautizado por san Ambrosio de Milán. Vuelto a su patria, llevó con algunos amigos una vida ascética y entregada al estudio de las Sagradas Escrituras. Elegido después obispo de Hipona, en África,


siendo modelo de su grey, la instruyó con abundantes sermones y escritos, con los que también combatió valientemente contra los errores de su tiempo e iluminó con sabiduría la recta fe.


catecismo emilson