Page 1

violencia familiar en hogares evangélicos

1

ES Evangélicos y la violencia doméstica en Bolivia Resumen Ejecutivo de la investigación

Paz y Esperanza Bolivia


Paz y Esperanza Bolivia


– DENTRO DE LAS CUATRO PAREDES – Evangélicos y violencia doméstica en Bolivia Resumen Ejecutivo de la investigación ©Paz y Esperanza Bolivia Noviembre 2014 Santa Cruz, Bolivia www.pazyesperanza.org - www.institutopaz.net Agradecemos el apoyo de:

Equipo de investigación: Coordinadores: Eva Esther Morales Gutiérrez Juan Darío Castillo Ventemilla Investigador Principal: Mauricio Calderón Carranza - Paz y Esperanza Internacional Investigadores de campo: Jimena Rioja Zurita Narddy Carola Cossio Bustos Osmar Villarroel Camacho Infografías: Juan Carlos Delgado L.

Raúl Ventura López

Diagramación: Kevin J. Cadima Centellas Editado por: Paz y Esperanza Bolivia - Calle Arenales No. 85, entre C/24 de septiembre y C/Beni


Agradecemos a todas las iglesias evangélicas, seminarios teológicos, pastores y pastoras, líderes y lideresas, padres y madres de familia representantes de ministerios evangélicos, representantes de instituciones públicas, de universidades y de centros de investigación universitaria, de ONGs evangélicas que participaron en las diversas etapas de la investigación. A las víctimas de violencia familiar que valientemente nos permitieron grabar sus testimonios. A todos y todas los niños y niñas con los que jugamos y conversamos. A los integrantes del equipo de Paz y Esperanza Bolivia que colaboraron en cada ciudad donde se hicieron las entrevistas. A las organizaciones Tearfund UK, “RESTORED” y “Comunidad y Cambio”, a la Red Miqueas por sus aportes en el planteamiento y la discusión de la presente investigación cuyo apoyo financiero y entusiasmo ha hecho realidad esta investigación.


ÍNDICE

Prólogo......................................................................................... 9 Presentación .......................................................................... 11 Antecedentes ......................................................................... 13 1.- Tipos de violencia estudiados en esta investigación ......................... 16 2.- La realidad nacional de la violencia familiar ...................................... 17 3.- Metodología de la investigación ........................................................ 19 4.- Interpretación de los cuadros ............................................................ 19 5.- Características de la muestra ............................................................. 21

Hallazgos: Creencias sobre la violencia doméstica..................................................... 29 6.- ¿Hay violencia en hogares evangélicos? ¿Qué opina usted? ............. 31 7. - Factor: experiencia de vida ............................................................... 33 8.- Factor: Creencias sobre el origen del maltrato................................... 36 9.- Factor: Cuando el “buen testimonio” está por encima de la salud de los creyentes ......................................... 39 10.- ¿Qué piensa de la sujeción al marido/esposo en una situación de violencia? ............................................................... 42 11.- ¿Qué entiende usted por “sujeción”?.............................................. 43


12.- Situación civil de los/las encuestados/as que tienen o tuvieron pareja .................................................................. 47 13.- ¿Hay violencia en los hogares evangélicos? ................................... 48 14.- ¿Quiénes reciben más violencia? .................................................... 51 16.- Porcentaje resumen de las víctimas de violencia familiar.................................................................. 53 17.- ¿En las iglesias hay menos violencia emocional, física y sexual que en la población en general?...................................... 54 20.- ¿En quién/quiénes buscó ayuda por la violencia?............................ 57 21.- ¿En quién/quiénes buscó ayuda por la violencia? Por sexo....................................................................... 59 22.- ¿Por qué no buscó ayuda? ............................................................... 59

Hallazgos: Creencias y práctica de castigo y disciplina a niños y niñas ................... 63 23.- Realidad nacional del maltrato infantil............................................. 65 24.- ¿De qué manera disciplina a sus niños y niñas? .............................. 66 25.- ¿De qué manera castiga a sus niños y niñas? ................................... 66 28.- ¿Con qué castiga a sus hijos/as?...................................................... 68

CONCLUSIONES 71 Conclusiones de la investigación............................................................. 76 Formas en que puede comprometerse en la lucha contra la violencia ............................................................... 79 Oración de arrepentimiento y por las víctimas de la violencia y los agresores.................................................. 83


PRÓLOGO

Según progresiones estadísticas del Censo Nacional de Bolivia de 1992 se proyectaba para el año 2010 un crecimiento hasta del 25% de la población evangélica en relación a la población total. Parece ser que esta proyección está en lo cierto y nos alegramos de este crecimiento de la iglesia cristiana evangélica en nuestro país. Por otra parte nos confronta la realidad del incremento de la violencia en sus diferentes manifestaciones de la sociedad boliviana, como la violencia intrafamiliar hacia la mujer y los niños. OMS según estudios del 2012 ubica a Bolivia como el segundo país de toda Latinoamérica con más altos índices de violencia contra la mujer, un estudio de UNICEF indica que 70% de las familias boliviana utiliza el castigo físico como parte de la disciplina hacia los niños , y que de cada 10 niños 7 sufren algún tipo de violencia. ¿Qué hacer frente a esta realidad? ¿Cuál sería nuestro rol como iglesia del Señor ante esta problemática? ¿Qué decir y hacer cuando esta problemática está al interior de la iglesia del Señor, en nuestras familias cristianas?. En la Palabra del Señor en el libro de Romanos 12:1 encontramos que es Dios mismo, él más interesado en que el cuerpo del hombre y la mujer sea un cuerpo sagrado dedicado al ÉL, que cualquier violencia que se haga en contra de los cuerpos de las personas, Dios es el primero en defender porque el cuerpo es sagrado. Por otra parte, Dios nos anima a transformar nuestras mentes para no naturalizar la violencia y no dejarnos convencer con este siglo cuando nos propone ver la violencia y el pecado como algo natural, como algo propio y natural del ser humano. (Romanos 12:2).


10

violencia familiar en hogares evangélicos

Nuestra esperanza es que los datos de esta investigación ayuden a la iglesia del Señor en Bolivia a renovar nuestra mente y nuestro compromiso con el Señor de la Vida, para que el cuerpo de la mujer y el hombre concebido como sagrado, sea una ofrenda agradable a Dios.

Eva Esther Morales Directora Ejecutiva de Paz y Esperanza Bolivia


PRESENTACIÓN

Uno de los retos que tenemos que afrontar como sociedad boliviana es el alto nivel de violencia en contra la mujer, los niños y las niñas, no sólo en la sociedad en general sino en sectores como la iglesia cristiana evangélica conforme lo muestran las investigaciones del presente documento. Cuando se habla de problemas sociales, solemos verlo como algo externo a nosotros. Después de todo, los que se exponen a ella son parte de las noticias que a diario leemos, escuchamos o vemos en los medios. Pero la violencia no está fuera de nosotros, sino que es probable que nosotros también vivamos y seamos parte de esa violencia. Se suele pensar que los grupos religiosos son menos impactados por estos tipos de violencia. Se supone que los valores que impregnan a grupos como los cristianos, son una barrera infranqueable para el avance de la violencia contra mujeres y niños, en particular dentro de los hogares. ¿Pero es esto cierto? “Paz y Esperanza Bolivia ” realizó durante el año 2013 una investigación en dos ciudades de Bolivia: Santa Cruz y Cochabamba para conocer, si la violencia permea las relaciones de las familias cristianas. Pero este conocimiento busca sobretodo que los resultados obtenidos nos ayuden a mejorar la pastoral de la familia y de los niños y niñas en particular. Las preguntas que quisimos responder con esta investigación fueron: ¿Hay violencia en nuestros hogares evangélicos? Si lo hay ¿en qué medida? ¿Cuáles son las creencias sobre la violencia familiar en las iglesias? ¿Son saludables o perpetúan la violencia? ¿Cómo enfrentan los pastores /as la violencia familiar? ¿Las víctimas buscan ayuda? ¿En dónde? ¿Qué esperan las víctimas de sus pastores? ¿Qué piensan las iglesias sobre el castigo físico a los niños y la disciplina? ¿Qué piensan los niños sobre sus familias? ¿Cómo disciplinan y castigan los padres a sus niños y niñas? Confiamos que los resultados serán de beneficio para todos/as los lectores para motivarnos a comprometernos con una pastoral renovada que


12

violencia familiar en hogares evangélicos

lleve el amor y la justicia de Dios a cada rincón de nuestro país y que desterremos para siempre la violencia, los tratos crueles contra nuestros niños y que las relaciones entre hombres y mujeres no estén impregnadas de ningún tipo de violencia. Paz y Esperanza contribuye de esta manera a: a) La discusión académica sobre el efecto de la fe cristiana en la salud, b) A las políticas públicas con información sobre la población evangélica en particular, población que va creciendo en Bolivia, c) A la pastoral de la familia entregando un documento de discusión para las iglesias, pastores y seminarios teológicos que nos ayudará a elaborar una nueva pastoral que responda a las demandas de la iglesia de hoy. d) A la pastoral de la niñez, con el fin de adecuar la Escuela dominical y las pautas de crianza a relaciones de mayor respeto y sensibilidad. e) A construir una sociedad con mayor justicia y esperanza para todos y todas de todas las edades.

Alfonso Wieland Y. Co Director Peace and Hope International


Antecedentes


ANTECEDENTES

La declaración de las Naciones Unidas (1993) define la violencia hacia la mujer como: “todo acto de violencia basado en el género que -resulte en o es probable que resulte en daño físico, sexual o psicológico hacia las mujeres, incluyendo las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública o privada”. Así mismo para definir la violencia familiar usaremos la definición presentada en la Ley 348 que define a la violencia: “… cualquier acción u omisión, abierta o encubierta que cause la muerte, sufrimiento, o daño físico, sexual o psicológico a una mujer u otra persona, le genere perjuicio en su patrimonio, en su economía en su fuente laboral o en otro ámbito cualquiera”, que se produzcan entre: a) Cónyuge. b) Ex cónyuges. c) Convivientes. d) Ex convivientes. e) Ascendientes. f) Descendientes. g) Parientes colaterales hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad. h) Quienes habitan en el mismo hogar, siempre que no medien relaciones contractuales o laborales. i) Quienes hayan procreado hijos en común, independientemente que convivan o no, al momento de producirse la violencia.


violencia familiar en hogares evangélicos

16

1.- Tipos de violencia estudiados en esta investigación Como en toda investigación hemos restringido el objeto de estudio a estos comportamientos violentos:

Tipos de violencia

Violencia emocional/ psicológica

Violencia física

Violencia económica

Comportamientos violentos estudiados en esta investigación a. Le ignora, está ausente, niega afecto a pareja e hijos. b. Le controla (prohíbe que estudie o trabaje, vea a sus amigos y familiares) c. Le insulta, le desprecia “No sirves para nada” d. Le chantajea/amenaza “Me voy a ir de la casa” “Si te vas te quito a mis hijos” “si te vas o me denuncias me mato”. e. Le empuja, le pellizca, le da jalones de pelo, la empuja, le da cachetadas, f. Le da puñetazos, le patea, le golpea con objetos, le asfixia. g. No conoce cuánto gana su pareja, ni en cómo lo gasta. h. Le fuerza a tener relaciones sexuales. i. Se niega a tener relaciones sexuales

Violencia sexual


violencia familiar en hogares evangélicos

2.- La realidad nacional de la violencia familiar: En Bolivia, seis de cada diez niñas, niños y adolescentes son maltratados y maltratadas en su familia y tres de las y los mismos son víctimas de abuso sexual en el ámbito familiar, escolar o laboral (Ministerio de Desarrollo Humano & UNICEF, 1997). La explotación sexual comercial, la trata y tráfico de personas, la niñez en situación de calle, y los adolescentes en conflicto con la ley se manifiestan principalmente en ciudades capitales y fronterizas. El 89.5% de los maltratos a niños y adolescentes se producen dentro del seno de la familia, según datos revelados por las Defensorías de la Niñez y Adolescencia. Los progenitores se constituyen en los principales agresores, sumando un 77%, ya que en 44.7% de casos el agresor es el padre del menor, en 32.9 % lo es la madre y en 2% el padrastro. Resulta alarmante que aproximadamente tres de cada cuatro niños que sufren abusos, reciban estos malos tratos precisamente de las personas que debieran proporcionarle un hogar seguro y ser sus principales modelos a imitar. (El Diario). 16

Niñas, niños, o adolescentes que son violadas cada día en Bolivia.1

75%

El porcentaje de agresión sexual contra menores que ocurre en casa o en la escuela.2

34%

Niñas bolivianas que sufren agresiones sexuales antes de cumplir los 18 años.3

23%

Niños bolivianas que sufren agresiones sexuales antes de cumplir los 18 años.4

1 Inarra, W., La Prensa, En Bolivia, Cada Día 16 Niños Son Violados (11 de agosto de 2011) (recolectado de www.laprensa.com.bo/). 2 Barriga, R., La Razon, Violencia Sexual en las Aulas (15 de enero de 2011) (recolectado de www.la-razon.com). 3 Brisa De Angulo, La agresión sexual a la niñez y la conspiración del silencio (2009). 4 Brisa De Angulo, La agresión sexual a la niñez y la conspiración del silencio (2009).

17


18

violencia familiar en hogares evangélicos

5%

El porcentaje de situaciones de abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes que son denunciados.5

0,02%

El porcentaje de niños, niñas y adolescentes que reciben una atención terapéutica especializada después de que su situación de abuso sexual fue denunciada.6

0,5%

El porcentaje de casos de violencia sexual contra niños, niñas, y adolescentes en Bolivia que concluyen en sentencia.7

442.096 Cantidad de denuncias de violencia sexual entre 2007 y 2011.8 96

Casos que culminaron en sentencia entre los 442,096.9

90%

El porcentaje de audiencias conclusivas que se suspenden en casos de violencia sexual contra niños, niñas, y adolescentes.10

65%

El porcentaje de audiencias de juicio que se suspenden en casos de violencia sexual contra niños, niñas, y adolescentes.11

750

El numero aproximado mínimo de niñas y adolescentes bolivianas que sufren de violencia sexual comercial en un solo pueblo peruano.12

5 UNICEF y FEXPOCRUZ, Haz Tuyo: Un Proyecto por la Infancia: una Iniciativa de Responsabilidad Social Empresarial (recolectado de http://www.unicef.org/bolivia/UNICEF_carpeta_proyectos.pdf). 6 Ibid. 7 El Diario, Denuncian Pasividad Judicial ante Abusos Sexuales a Adolescentes (29 de marzo de 2012) (recolectado de http://www.eldiario.net). 8 Los Tiempos, Violencia Sexual e Impunidad (3 de septiembre dd 2012). (recolectado de http://www.lostiempos.com) 9 Los Tiempos, Violencia Sexual e Impunidad (3 de septiembre dd 2012). (recolectado de http://www.lostiempos.com) 10 Estadísticas internas de la Misión Internacional de Justicia (2011-2012). 11 Estadísticas internas de la Misión Internacional de Justicia (2011-2012). 12 Cawley, M., Insight Crime, ‘Thousands’ of Underage Girls Sex Trafficked to Peru Mining Town (26 de febrero de 2012) (recolectado de http://insightcrime.org).


violencia familiar en hogares evangélicos

3.- Metodología de la investigación La presente investigación es de tipo descriptiva correlacional con enfoques cuantitativo (aplicación de encuestas) y cualitativo (aplicación de entrevistas, análisis de medios y planes de estudio). Población en estudio: evangélica que se identifica como tal y asiste a una iglesia. Ámbito: Dos ciudades del país: Cochabamba y Santa Cruz. Para el componente cuantitativo se contó con una muestra de 416 sujetos, hombres y mujeres a quienes se les aplicó la encuesta en las congregaciones evangélicas. Para el componente cualitativo se aplicó un total de 40 entrevistas a pastores, padres de familia, adultos en general, mujeres víctimas de violencia y niños y niñas. También se analizó mensajes de publicaciones programas de radio evangélicos y se revisó planes de estudio de seminarios teológicos evangélicos.

4.- Interpretación de los cuadros En este informe se presentan cuadros que pueden ser cuadros estándares (donde los encuestados sólo pueden haber marcado una opción) y cuadros de Respuesta Múltiple (donde los encuestados/as pueden responder más de una opción). En el caso de cuadros estándar, en la parte inferior se muestra: Porcentaje de respuestas( el porcentaje de la muestra que han respondido ese ítem). Total de casos (el número de personas que han respondido que corresponde al porcentaje mencionado. En el caso de Cuadros de Respuesta Múltiple, en la parte inferior de la página se anota la siguiente información

19


20

violencia familiar en hogares evangélicos

Cuadro estándar o Respuesta Múltiple, es decir si el ítem era para marcar de una opción o más. Porcentaje de respuestas (el porcentaje de la muestra que han respondido ese ítem, por lo tanto el número de sujetos sobre el cual se están haciendo los cálculos). Total de respuestas (el número de respuestas que han marcado, como pueden marcar más de una respuesta, el número de respuestas es mayor que el número de personas que han respondido el ítem. En algunos cuadros se muestran tres columnas de resultados: Muestra total (hombres y mujeres), masculino (sólo hombres), femenino (solo mujeres).


violencia familiar en hogares evangélicos

5.- Características de la muestra Muestra total (416 sujetos) Se ha filtrado aquellos que señalan no ser evangélicos. Grupo de edad < a 20 21-30

% válido 7,6 31,9

31-40

27,3

41-50 51 a > Total

18,4 14,9 100,0

Departamento o Provincia % válido 42,5 Cochabamba 57,5 Santa Cruz

Total

100

21


22

violencia familiar en hogares evangélicos

Grado de Instrucción agrupada % válido

Sin escolaridad Primaria Secundaria Superior de cada

Total

7,1 12 22,6 58,4 100,0

Cristianos bolivianos sufrieron algún tipo de maltrato durante su niñez.

Años evangélico agrupada % válido De 1 a 10

51,9

11-20

26,7

21-30

15,2

31-69

6,1

Total

100


violencia familiar en hogares evangélicos

Sexo % válido Masculino

44,8

Femenino

55,2

Total

100

Grupo Evangélico al que pertenece la iglesia % válido Protestante

4,6

Evangélico

26,3

Pentecostal

49,9

Neo pentecostal

19,3

Total

100

23


24

violencia familiar en hogares evangélicos

Pareja % válido Soltero/a

30,8

Conviviente

5,4

casado/a

56,1

Separado/a

2,7

Divorciado/a

1,6

Viudo/a

3,3

Total

100

Hijos % válido Si

66,9

No

33,1

Total

100

¿Participa en algún ministerio? % válido Si

64,8

No

35,2

Total

100


violencia familiar en hogares evangélicos

Tabla de contingencia Grupo de edad por sexo Sexo

Total

Masculino

Femenino

De menor a 20 % fila

6,80%

8,40%

7,70%

De 21 a 30 % fila

34,00%

30,70%

32,10%

De 31 a 40 % fila

25,90%

28,70%

27,50%

De 41 a 50 % fila

19,10%

17,30%

18,10%

De 51 a mayor % fila

14,20%

14,90%

14,60%

Total

162

202

364

% fila

100,00%

100,00%

100,0%

Ingresos económicos % válido Primer nivel (menos de 1200 bs)

39,3

Segundo nivel (de 1500 bs a 2500 bs)

28,1

Tercer nivel (más 2500 bs)

32,7

Total

100,0

Sistema % columna

100,00%

25


26

violencia familiar en hogares evangélicos

Años evangélico agrupada % válido De 1 a10

51,9

De 11 a 20

26,7

De 21a 30

15,2

De 31 a 69

6,1

Total

100,0

¿Quién es la persona que aporta más a los ingresos de la familia? Por sexo Respuestas Porcentaje ¿Quién es la persona que aporta más a los ingresos

Hombre Mujer Total

66,7% 33,3% 100,0%


violencia familiar en hogares evangélicos

¿Quién es la persona que aporta más a los ingresos de la familia? Por parentesco Respuestas Porcentaje

Porcentaje de casos

60,7%

75,1%

Mamá

30,2%

37,4%

Hermano

3,4%

4,2%

Hermana

1,8%

2,2%

Abuelo/a

2,6%

3,2%

Hijo

1,3%

1,6%

100,0%

123,6%

Papá

Total

La muestra tiene dos restricciones : a) La aceptación de la aplicación de la encuesta presupone cierta apertura de mente y por lo tanto puede ser que no representemos a todo el ámbito evangélico. b) Debido al tipo de investigación cuantitativa la investigación representa más a una población que pudo leer la encuesta y llenarla, por lo tanto en las ciudades se restringió a los analfabetos y analfabetos funcionales.

27


Hallazgos: Creencias sobre la violencia doméstica HALLAZGOS: CREENCIAS Y VIOLENCIA ENTRE ADULTOS


Hallazgos: Creencias sobre la violencia doméstica

6.- ¿Hay violencia en hogares evangélicos? ¿Qué opina usted?

4

de cada

10

encuestados

niega la posibilidad de violencia en los hogares evangélicos/as

41.1 % por ciento de los encuestados/as piensa que en los hogares evangélicos no hay violencia. Es decir, casi 4 de 10 evangélicos niega la posibilidad de violencia en los hogares. Esto se podría explicar por la idea generalizada en el ámbito de las comunidades evangélicas de que la conversión trae consigo un cambio casi automático de la vida de las personas y la nueva moral de los convertidos y convertidas, está por encima de la del resto de la sociedad. Sin embargo los testimonios y datos de las encuestas y entrevistas reflejan lo siguiente:


32

violencia familiar en hogares evangélicos

¿Quiénes pueden ser víctimas de la violencia en la familia? Todos: papás, mamás, hermanos. (Grupo focal con Pastores - Bolivia) … debería ser diferente en los matrimonios cristianos porque los matrimonios cristianos están expuestos a lo que dice la biblia y la biblia enseña de que debe haber un trato especial de los hombres a las mujeres, hay un versículo que dice que se debe tratar a la mujer como coherederas de la gracias de la vida tratándolas a ellas como vaso frágil, pero lastimosamente eso no es así. (Entrevista Director de centro de educación teológico 2 - Bolivia) ¿Piensa que hay violencia familiar en hogares cristianos? Si, lo más general es que somos seres humanos, puede ser también por que no están sujetos a Dios y se hace influir por otras cosas mundanas. (Grupo focal con Padres de familia - Bolivia)

convertirse en agresor

ser victima de violencia


violencia familiar en hogares evangélicos

7. - Factor: experiencia de vida Uno de los factores de riesgo para vivir con violencia en la actualidad es haber sufrido violencia cuando fue niño/a. El riesgo puede ser para convertirse en agresor o para ser víctima de violencia. Esto se aplica tanto a hombres como a mujeres: ¿Cuándo usted fue niño/a fue víctima de? Frecuencia v 24.- Cuando usted fue niño/a ¿fue víctima? Respuestas Porcentaje de casos Insultos, amenazas

60,9%

Golpes, jalones de pelo, empujones, cachetadas

59,8%

Ignorar, negar afecto a pareja e hijos.

39,1%

Negación de dinero para alimentos de los hijos y la mujer.

28,7%

Abuso sexual.

17,8%

Total

206.3

de cada

Cristianos sufrieron algún tipo de maltrato durante su niñez

Santa Cruz y Cochabamba

33


34

violencia familiar en hogares evangélicos

6 de cada 10 recibieron insultos o amenazas. 6 de cada 10 recibieron golpes, jalones de pelo, empujones o cachetadas.

4 de cada 10, fueron ignorados o no recibieron afecto. 3 de cada 10, les negaron dinero. 2 de cada 10, sufrieron abuso sexual. Vemos que la mayoría de los cristianos que están en nuestras iglesias sufrieron algún tipo de maltrato durante su niñez. Se tiene entonces una iglesia compuesta por personas que han sufrido violencia familiar y abuso sexual y que por eso mismo está en riesgo de vivir con violencia familiar en la actualidad, y continuar con el ciclo intergeneracional. Yo creo que si existe violencia intrafamiliar en los hogares cristianos, no en la misma dimensión que en los hogares no cristianos pero si hay, yo creo que hay. (Entrevista Director de centro de educación teológico Bolivia). Yo creo que hay violencia familiar sólo que no se lo menciona abiertamente , uno se puede identificar esto cuando uno se entra en una relación más íntima, profunda, conversando, cuando ya hay cierto nivel de confianza podemos nosotros identificar que hay ciertos niveles de violencia, de maltrato en las relaciones, en distintas esferas de las relaciones. (Entrevista Director de centro de educación teológico - Bolivia) Creo que es importante mencionar de que normalmente no nos gusta compartir nuestros fracasos y difícilmente en la iglesia alguien va decir en mi casa estoy sufriendo violencia o hago violencia. (Grupo focal con Pastores - Bolivia)


violencia familiar en hogares evangélicos

Por eso está sucediendo tantas cosas, si una persona crece desde niño viendo esa situación y cuando sea grande para que no repita lo mismo solo Dios puede cambiar su vida. (Grupo focal con mujeres maltratadas - Bolivia) … lo que en mi cambió, no sé ni cómo explicarles, porque yo he vivido violencia familiar en mi familia y afecta mucho y solo el amor de Dios cambia esas situaciones, por la gracia de Dios mi matrimonio va bien. (Grupo focal con mujeres maltratadas - Bolivia)

35


36

violencia familiar en hogares evangĂŠlicos

8.- Factor: Creencias sobre el origen del maltrato Cuando las personas responsabilizan a terceros de la violencia familiar (y no al agresor/a) hay menos probabilidad de poder detener la violencia porque se exime de responsabilidad al agresor/a o se minimiza su responsabilidad.

Creencias sobre el origen del maltrato 2 de cada 10,

5 de cada 10,

poque la mujer no se sujeta

porque sufrieron maltrato

4 de cada 10,

4 de cada 10,

por el diablo

porque la violecia es natural

3 de cada 10, porque tiene otra pareja

6 de cada 10, por drogas o alcohol

Las personas responsabilizan a terceros de la violencia familiar (y no al agresor/a).


violencia familiar en hogares evangélicos

25.- ¿Cuáles son las causas del maltrato? Muestra total: 374 sujetos Porcentaje de casos Por problemas con las drogas o alcohol

58,6%

Porque hay personas que hacen lo que les hicieron en su infancia.

53,8%

Porque el diablo influye en las personas

37,0%

Porque hay personas violentas por naturaleza.

31,7%

Porque la pareja tiene otra relación

31,7%

Por una pérdida momentánea de control

30,5%

Porque sus recursos económicos son escasos

27,2%

Porque la mujer no se sujeta al marido

23,4%

Por problemas mentales

22,5%

Porque la víctima lo provocó.

20,4%

Por ver pornografía.

18,6%

Es parte de nuestra cultura

14,2%

Total

369,5%

En la mayoría de respuestas el/la responsable es una tercera persona (incluido el diablo), lo que hace la violencia más persistente y difícil de detener. También vemos que un 32 % de los encuestados ve a la violencia como algo natural o propio, no consideran que es algo aprendido o asimilado. El alcohol y las drogas son cargas pesadas para muchas familias bolivianas. Un elemento positivo de los evangélicos que se convierten, es el rompimiento tajante con el consumo del alcohol. Aun cuando esto suele verse

37


38

violencia familiar en hogares evangélicos

como parte de una moral conservadora, lo cierto es que en la investigación encontramos testimonios de disminución de la violencia física en los hogares evangélicos por la casi ausencia de cristianos esclavizados por el alcohol. Hay dos elementos distintivos en las comunidades evangélicas bolivianas en ver el problema de la violencia y es: responsabilizar de la violencia al diablo y a la no sujeción de la mujer al esposo. Cuatro de cada 10 evangélicos coloca al diablo en el centro del problema de violencia intrafamiliar. La idea arraigada del diablo como un tentador y como el causante de los pecados de los seres humanos está muy arraigada en el imaginario cristiano. Esta teología quita de lado el libre albedrio, es decir, la responsabilidad del hombre y mujer de tomar decisiones morales y éticas por decisión propia. La implicancias de esto radica en que el combate contra la violencia se centrará más que en el cambio de comportamientos de los agresores, en los exorcismos o liberaciones que deban hacerse a las personas influidas por el demonio. A la vez vemos que 2.5 de cada 10 personas enfatizan en el concepto de sujeción (obediencia) de la mujer, lo cual sirve para justificar la violencia del agresor varón. Este mal entendimiento de la sujeción mutua ha traído problemas muy graves en las relaciones de pareja y las relaciones en general entre hombres y mujeres. Quiere decir que el maltrato es justificado en tanto la mujer lo provoca por su “no obediencia” al varón. También esto hace notar que los mecanismos de resolución de conflictos al interior de no pocos hogares evangélicos están basados en el uso de la violencia y no del amor y respeto mutuo.

4 de cada 10 evangélicos colocan al diablo en el centro del problema de violencia intrafamiliar.


violencia familiar en hogares evangélicos

9.- Factor: Cuando el “buen testimonio” está por encima de la salud de los creyentes Uno de los factores que se asocian a la violencia familiar son las creencias que encubren, minimizan o justifican la violencia. A más presencia de estas creencias en las mentes de los/las creyentes más expuestas están las víctimas porque se reduce su capacidad de buscar ayuda ante las autoridades públicas cuya función es defenderlos.

Las mujeres (el 47%) sostinen que no hay violencia, respuesta que puede estar encubriendo:

Violencia familiar

39


40

violencia familiar en hogares evangélicos

¿Qué opinas sobre la violencia familiar? Porcentaje de casos

Sexo Masculino

Sexo Femenino

En las familias cristianas no hay violencia.

41.1%

33.3

47.1

Denunciar la violencia familiar afecta el testimonio de la iglesia

25.2%

26.7

24.7

No es espiritual denunciar al que agrede, a “paz nos ha llamado el Señor”

9.4%

8.9

9.4

La Iglesia no está llamada a atender estos casos.

12.6

12.6

12.9

Dios ama la justicia y está del lado de la víctima de violencia.

63.8 %

71.9

57.1

Total

152.1%

5

de cada 10 mujeres cristianas, niegan que hay violencia en las familias.

3 de cada 10 cristianos/as, afirman que denunciar la violencia afecta el testimonio de la iglesia.

6 de cada 10 mujeres y 7 de cada 10 hombres, sostienen que Dios ama la justicia y está al lado de la víctima de la violencia.


violencia familiar en hogares evangélicos

El 41 % de los encuestados y encuestadas de la iglesia, afirman que en la iglesia no hay violencia familiar, y desglosado por sexo, muestran que son más las mujeres (el 47 %) sostienen que no hay violencia, respuesta que puede estar encubriendo vergüenza y culpa. Vergüenza por no exponer al público su situación y culpa por considerarse que ella es culpable de la violencia que recibe. Respecto al denuncio de la violencia, tanto el hombre como la mujer miembros de iglesia, opinan que es más importante cuidar el testimonio de la iglesia, que el cuidado de sus vidas. Un 63.8% dice que Dios ama a la justicia y está del lado de la víctima, sin embargo encontramos que el 12 % dice que la iglesia no debe atender estos casos, existiendo la contradicción por una probable mala comprensión de la justicia, consideran que la justicia es de Dios, pero no se identifican ellos como instrumentos para que la justicia de Dios llegue a las personas.

41


42

violencia familiar en hogares evangélicos

10.- ¿Qué piensa de la sujeción al marido/esposo en una situación de violencia? Muestra total: 416 sujetos Cuanto más se demande obediencia a las mujeres en el nombre de Dios más expuestas están a la violencia porque buscar ayuda sería enfrentarse a Dios mismo. Sexo

Opinión Así debe ser porque es la voluntad de Dios. Dudo que sea la voluntad de Dios. No es la voluntad de Dios. Total

Total

Masculino

Femenino

62

70

132

% columna

44,6%

40,2%

42,2%

Recuento

24

35

59

% columna

17,3%

20,1%

18,8%

Recuento

53

69

122

% columna

38,1%

39,7%

39,0%

Recuento

139

174

313

% columna

100,0%

100,0%

100,0%

Recuento

4 de cada 10 hombres y mujeres,

consideran que es voluntad de Dios sujetarse al marido en caso de violencia.

6 de cada 10 hombres y mujeres,

afirman que no es la voluntad de Dios.


violencia familiar en hogares evangélicos

El 42 % de los encuestados y encuestadas consideran que la sujeción al marido a pesar de vivir una situación de violencia es voluntad de Dios. Esta sujeción se ve como una resignación justificando la violencia. Sin embargo encontramos que un sector (60 %) aproximadamente considera que no es la voluntad de Dios o está en un proceso de repensar esta creencia, esto podría indicar una transición en el concepto teológico de la iglesia en Bolivia.

11.- ¿Qué entiende usted por “sujeción”? La obediencia de las mujeres al marido o esposo y a la autoridad masculina en general, es uno de las características básicas de la predicación y pastoral evangélica, al consultarle a los/las creyentes qué entienden por “Sujeción” encontramos que existe una amplia diversidad de explicaciones desde las que la dan por supuesto el espacio que necesita la mujer para seguir creciendo, tanto como el varón, y las que entienden la sujeción como pura obediencia inclusive en el ámbito tan íntimo de la vida sexual:

Para entender eso hay que remitirse al contexto de Jesús, pues en el contexto de Jesús la mujer no tenía ningún valor. Socialmente era totalmente discriminada; incluso ni siquiera la contaban cuando estaban presentes, nos las contaban ahí. Lo que hizo Jesús no fue cambiar totalmente el valor social si no dignificar a la mujer como persona, porque lo que hizo Jesús fue buscar o relacionarse con mujeres que le ayudaron. Las dignificó en el sentido de que las trató con amor, con respeto pero el valor social no cambio permaneció. Ahora, Jesús cambió el sentido de dignidad individual, a la mujer como persona. Eso es lo que yo creo que hizo Jesús. (Entrevista Director de centro de educación teológico 2 - Bolivia) … los matrimonios cristianos están expuestos a lo que dice la biblia y la biblia enseña de que debe haber un trato especial de los hombres a las mujeres, hay un versículo que dice que se debe tratar a la mujer como coherederas de la gracia de la vida tratándolas a ellas como vaso frágil, pero lastimosamente eso no es así. (Entrevista Director de centro de educación teológico 2 - Bolivia)

43


44

violencia familiar en hogares evangélicos

La sujeción yo lo entiendo en el hecho de que es una actitud primero de madurez cristiana. Es madurez cristiana pero tiene que ver también en el hecho de cómo se entiende, como entiende la mujer lo que es sujeción y como se aplica... cómo entienden porque algunas mujeres entienden que sujeción es servilismo. Es ser servil y sometida a todo. La entienden así y otros la practican de ese modo (Entrevista Director de centro de educación teológico 2 - Bolivia)

La sujeción se basa en el respeto y valoración brindada al varón poniendo las habilidades, recursos, dones y talentos bajo la dirección del Dios y del esposo. Para la mayoría de los participantes, esta sujeción implica liderazgo del esposo. En tanto, se demuestre la autoridad espiritual para ejercer esta dirección, basado en el amor de Dios y el ejemplo de Jesús, esta sujeción será natural en la mujer. De este modo, la sujeción de la mujer es una actitud voluntaria, que se desarrolla en tanto el responsable ante Dios, de ella y su familia, cumpla con los requisitos establecidos por este. La sujeción va más que todo en ver al papá como sacerdote de la casa, como autoridad espiritual a quien seguir, ahí empieza la verdadera sujeción. Cuando la mujer no ve al hombre como autoridad espiritual le va costar sujetarse a las distintas áreas posteriores (Grupo focal con Pastores - Bolivia) … si el esposo está sujeto a Cristo entonces pues la esposa va a ser fácil sujetarse porque tiene un esposo ejemplo que sigue a Cristo. (Entrevista Director de centro de educación teológico 1 - Bolivia) Como decía un hermano si el liderazgo se ejerce como Jesús una mujer no va a tener ningún problema en someterse o sujetarse (Grupo focal con Pastores - Bolivia) … depende mucho del sacerdocio creo que tenemos que restaurar el sacerdocio de los esposos en el hogar porque si logramos vivir al estilo de Jesús solucionamos los problemas y la mujer pueda sujetarse al esposo (Grupo focal con Pastores - Bolivia)


violencia familiar en hogares evangélicos

… la Palabra dice en Efesios 5:22, que las esposas deben estar sujetas a sus esposos como al Señor, porque también el esposo debe estar sujeto a Cristo y si el esposo está sujeto a Cristo entonces pues la esposa va a ser fácil sujetarse porque tiene un esposo ejemplo que sigue a Cristo. Creo que tiene mucho que ver también con que el esposo cumpla su rol que Dios le ha dado. También delante de Dios la esposa tenemos que cumplir ese rol que Dios nos ha puesto de sujetarnos a nuestros esposos. (Entrevista Director de centro de educación teológico 1 - Bolivia) Si bien la sujeción implica someterse a la autoridad del otro. Se entiende que en este caso es al varón porque es la cabeza de la familiar, que va a guiar al resto del cuerpo. Sin embargo, también se entiende que debe ser apoyado y complementado por la mujer. … sujeción es someterse a alguien porque dice en la palabra “esposas sujetarse a sus maridos”; es decir, que cuando el esposo dice algo la esposa tiene que sujetarse a lo que dice, porque dice la palabra que el esposo es la cabeza y la cabeza no va andar solo, va a guiar a todo el cuerpo. (Grupo focal con Padres de familia - Bolivia) … la verdad no entiendo lo que es realmente la sujeción de la mujer. Si es así como dice la hermana Liliana no sé, pero yo y mi esposa nos apoyamos entre los dos. (Grupo focal con Padres de familia - Bolivia) En este sentido, varios de los participantes señalan que la sujeción debe ser mutua y recíproca, dado que tanto el hombre como la mujer son iguales, en dignidad. Tal como se señaló anteriormente, mientras que de la mujer se busca su sujeción y respeto, del varón, su amor. Adicionalmente, se señala que el mandato inicial del versículo de la sujeción señala someteos unos a otros en el temor del señor, por lo cual ambos comparten los roles en el gobierno del hogar. … sujeción desde el punto de vista de Dios es recíproca es el uno al otro y eso es su propósito de Dios para la estabilidad del matrimonio, entonces creo yo que en compensación a que la mujer está sujeta, Dios pide que el hombre la ame, es una situación recíproca, pienso que tiene que ver el cómo se entienden y como se aplica. (Entrevista Director de centro de educación teológico 2 - Bolivia)

45


46

violencia familiar en hogares evangélicos

… la Palabra claramente dice que tiene que haber una sujeción, sumisión, someteos unos a los otros dice en el temor a Dios; entonces cuando hay de por medio el temor a Dios, no va a haber problemas de sujeción mutua, uno con el otro. Los roles que Dios ha diseñado en su Palabra, juntos gobernar bien la familia. (Entrevista Director de centro de educación teológico 3 - Bolivia)

Si bien ya se mencionó como una de las excepciones de la sujeción la falta de liderazgo del varón, cuando se hace la pregunta directa si debe existir la sujeción en casos de violencia familiar, se coincide en señalar que no debería darse en estas situaciones. Al contrario, debería denunciarse, dado que son actos que atentan contra la persona por lo que no le agrada a Dios ni se cumplen sus mandatos sobre los roles familiares. El concepto mal interpretado de la obediencia como sometimiento absoluto de la mujer al varón (uso y abuso del poder) es usado para justificar la satisfacción sexual del varón a costa de la mujer, es decir para minimizar el chantaje y la violencia sexual, sirve para que las víctimas no denuncien al agresor, para que guarden silencio. Este grupo de mujeres y hombres encuestados, entiende que el chantaje y la violencia son derechos del varón dados por Dios. Un sector de la iglesia, en la práctica está dando su bendición a costumbres violentas de la sociedad. Pero también podemos decir que hay un grupo de iglesias que están desafiando esta interpretación y empiezan a actuar de manera distinta. Esto no es exclusivo del ámbito evangélico, la idea de que la mujer y su cuerpo es propiedad del varón es una idea común en nuestra sociedad.


violencia familiar en hogares evangélicos

12.- Situación civil de los/las encuestados/as que tienen o tuvieron pareja La pregunta sobre la violencia recibida por la pareja se hizo sólo a aquellos/as que tienen o tuvieron pareja, por ese motivo, mostramos las características de esta sub muestra. Muestra: convivientes, casados, separados y divorciados ( filtro: solteros y viudos) muestra: sujetos Pareja Porcentaje válido Conviviente

34,3

casado/a

65,7

Total

100.0

Convivientes, casados, separados y divorciados 3 de cada 10 creyentes son convivientes

7 de cada 10 creyentes, están casados.

47


violencia familiar en hogares evangélicos

48

13.- ¿Hay violencia en los hogares evangélicos? Algunas personas afirman que no hay violencia en hogares evangélicos, otros creen que existe pero es en porcentajes pequeños y es solo violencia de tipo emocional, más no violencia física ni sexual. En esta sección se analiza los resultados relacionados con la incidencia actual de la violencia en el hogar. Este es el corazón de nuestra investigación. 29 ¿Ha sido víctima alguna vez de maltrato por parte de su actual o anterior pareja en el tiempo que llevan/estuvieron juntos? Porcentaje

Porcentaje válido

Si

28,5

34,3

No

54,5

65,7

Total

83,1

100,0

Sistema

16,9

Válidos Perdidos Total

100,0

SEXO MASC

FEM

%

%

28,7

38,7

NO

71,3

61,3

TOTAL

100,0

100,0

SI


violencia familiar en hogares evangĂŠlicos

4 de cada 10 mujeres manifiestan que han sufrido violencia por parte de sus esposos o parejas.

3 de cada 10 hombres manifiestan que han sufrido violencia por parte de sus esposas o parejas.

49


50

violencia familiar en hogares evangélicos

4 de cada 10 mujeres manifiestan que han sufrido violencia por parte de sus esposos o parejas. Como sabemos de diversas investigaciones son los varones los que detentan en la sociedad el poder para agredir a sus parejas, esto puede ser visto como un signo de hombría frente a los otros hombres y de abuso de poder. Sin embargo hay un dato importante que aparece en esta investigación, un porcentaje de varones que también reporta haber sido víctima de violencia, casi 3 de cada 10. Pero muchas mujeres y hombres no consideran el daño psicológico como violencia. Estos resultados nos llevan a hacernos varias preguntas: ¿La violencia contra los varones va creciendo? Al parecer la violencia en general va creciendo y también crecen las denuncias porque hay menos tolerancia hacia la violencia familiar de cualquier tipo y por parte de cualquier agresor. ¿El porcentaje de hombres maltratados, es respuesta femenina a la agresión causada por los varones? Algunas investigaciones señalan que las mujeres reaccionan también con agresividad para defenderse del ataque de su pareja. ¿Los hombres que se consideran víctimas son menos tolerantes a la violencia?. Pensamos que el alto porcentaje masculino puede deberse a una potencial menor de tolerancia masculina, debido a que la sociedad demanda más aceptación de la violencia a las mujeres y no a los varones. ¿La violencia hacia los varones es la misma que hacia las mujeres? Está claro que es diferente en el ámbito sexual, ya que las violaciones son efectuadas por varones, mientras que el chantaje sexual se da por parte de ambos sexos.


violencia familiar en hogares evangélicos

14.- ¿Quiénes reciben más violencia? La violencia no es igual para todos y todas, se concentra en algunos grupos más que en otros porque hay ciertas características que ponen en desventaja a algunos grupos. 29. ¿Ha sido víctima alguna vez de maltrato por parte de su actual o anterior pareja en el tiempo que llevan/estuvieron juntos?

SEXO

GRUPO DE EDAD

MASC

FEM

< 20

21 a 30

31 a 40

41 a 50

51 a >

%

%

%

%

%

%

%

SI

28,7

38,7

0

36,4

44,4

22,9

31,2

NO

71,3

61,3

100

63,6

55,6

77,1

68,8

TOTAL

100

100

100

100

100

100

100

El grupo etáreo entre 20 y 40 reconoce expresiones de violencia con su actual pareja, y parece que a mayor edad menor porcentaje de violencia con sus parejas.

Primaria

Secundaria

Superior

Protestante histórico

Evangélico

Pentecostal

Neo pentecostal

SI

GRUPO EVANGÉLICO

Sin escolaridad

INSTRUCCIÓN

%

%

%

%

%

%

%

%

57,1

26,9

28,8

36,1

45,5

29,5

30,5

48,5

NO

42,9

73,1

71,2

63,9

54,5

70,5

69,5

51,5

TOTAL

100,0

100,0x

100,0

100,0

100,0

100,0

100,0

100,0

51


52

violencia familiar en hogares evangélicos

6 de cada 10 mujeres sin escolaridad,

sufren violencia por parte de su pareja

Las personas más expuestas a la violencia familiar son las que no tienen escolaridad, lo que es confirmado por múltiples estudios, a mayor instrucción menos se tolera la violencia. Por eso es importante fomentar la educación en mujeres y niñas desde temprana edad para reducir la violencia de todo tipo contra ellas. Al parecer que las iglesias del grupo históricos y neopentecostales, reconocen que han sufrido o que ha habido violencia en sus relaciones de pareja. Aparentemente las iglesias del grupo evangélico y pentecostal, manifiestan menos violencia al interior de sus relaciones de pareja.


violencia familiar en hogares evangélicos

16.- Porcentaje resumen de las víctimas de violencia familiar A continuación mostramos un cuadro resumen con todas la sumatoria de los resultados de las respuestas: 30. ¿Con qué frecuencia vive usted, EN LOS ULTIMOS 3 AÑOS, cada una de estas situaciones por parte de cualquier persona de su familia? Muestra total - Resumen

Válidos Perdidos

Porcentaje

Porcentaje válido

Nunca

21,9

29,9

Al menos una vez

51,3

70,1

Total

73,3

100,0

Sistema

26,7

Total

100,0

7 de cada 10 afirman que ha sido víctima de algún tipo de violencia al menos una vez los últimos 3 años Los mismos datos se muestran en el promedio nacional

53


violencia familiar en hogares evangélicos

17.- ¿En las iglesias hay menos violencia emocional, física y sexual que en la población en general? Comparamos nuestros resultados con los porcentajes poblacionales medidos por la OMS: Los datos ONU mujeres para Bolivia indica que 7 de cada 10 mujeres sufren de violencia de género. Donde indica que primero es la violencia física y segundo lugar el sexual.

e. Le empuja, le pellizca, le da jalones de pelo, la empuja

f.-Le da puñetazos, la patea, la golpea con objetos, la asfixia.

g.- No conoce cuánto gana su pareja, ni en cómo lo gasta.

h. Le fuerza a tener relaciones sexuales

%

%

%

%

%

34,8

22,5

24,9

14,7

14,4

8,3

18,7

8,6

13,4

30,5

39,8

38,0

44,1

46,0

50,3

33,4

43,9

34,8

65,2

62,3

62,8

58,8

60,4

58,6

52,1

52,4

48,1

34,8

37,7

37,2

41,2

39,6

41,4

47,9

47,6

51,9

100,0

100,0 100,0

100,0 100,0 100,0 100,0 100,0

100,0

Por lo menos una vez Total Nunca

i. Se niega a tener relaciones sexuales

d. Le chantajea/ amenaza “Me voy a ir de la casa” %

c. Le insulta, le desprecia “No sirves para nada” %

b. Le controla %

a.- Le ignora, está ausente, niega afecto a pareja e hijos. %

No respondió

¿Con qué frecuencia vive usted, en los últimos 3 años?

Total

54


violencia familiar en hogares evangélicos

3 de cada 10 mujeres, han sido ignoradas, o su pareja le niega afecto

2 de cada 10 mujeres

su pareja le insulta y le desprecia

2 de cada 10 mujeres, su pareja le controla

1 de cada 10 mujeres, su marido le chantajea con abandonar la casa

1 de cada 10 mujeres, su marido le da jalones de pelo y le empuja

1 de cada 10 mujeres, su marido la golpea

2 de cada 10 mujeres, no sabe cuánto gana su marido

1 de cada 10 mujeres, es forzada a tener relaciones sexuales con su marido 1 de cada 10 varones se niega a tener relaciones sexuales con su pareja Las expresiones de violencia psicológica y emocional son altas, respecto a las expresiones físicas de la violencia, sin embargo el estudio muestra un porcentaje de violencia física y sexual en las familias cristianas evangélicas. Es necesario resaltar la no respuesta de casi un 50 por ciento que podría significar un silencio por miedo, temor o vergüenza, que puede ser todavía un tema tabú de la violencia intrafamiliar de la violencia.

55


56

violencia familiar en hogares evangélicos

Pues comparando con los datos ONU mujeres para Bolivia indica 7 de cada 10 mujeres sufren de violencia de género. Donde indica que primero es la violencia física y segundo lugar el sexual, no encontrándose ninguna diferencia con la población evangélica boliviana. Cuándo Ud. sufrió violencia en los últimos tres años. ¿Buscó ayuda?

Válidos

Porcentaje

% válido

SI

15,1

38,7

No

15,6

40,0

Algunas veces

8,3

21,3

Total

39,1

100,0

Sistema

60,9

Perdidos Total

100,0

4 de cada 10

hombres y mujeres, buscaron ayuda

hombres y mujeres, no buscaron ayuda

4 de cada 10 hombres y mujeres, buscaron ayuda.


violencia familiar en hogares evangélicos

Cerca de la mitad de los encuestados manifiesta que no buscó ayuda, esto podría significar que no busca ayuda por miedo, vergüenza, no hay a quien acudir o no tienen confianza. Además si revisamos el anterior cuadro, indica que los evangélicos no quieren hablar de la violencia, y como no quieren hablar de la violencia no buscan ayuda, lo que explica que los miembros de la iglesia hay una tendencia a esconder o no querer hablar del tema.

20.- ¿En quién/quiénes buscó ayuda por la violencia? ¿En quién/quiénes buscó ayuda? (266 SUJETOS) ¿En quienes buscó ayuda? Porcentaje de casos Pastor/a

63,2%

Hermanos/as de la iglesia

31,6%

Familiares

34,2%

Amigos

26,3%

Vecinos.

2,6%

Fuerza Especial de lucha con la violencia. FELCV

10,5%

Servicios Legal Integral Municipal (SLIM)

2,6%

Centro de salud

2,6%

Total

173,7%

De los encuestados que se animan a buscar ayuda por situación de violencia, la mayoría prefiere buscar al pastor, luego algún hermano/a de la iglesia, y una tercera opción la familia. Esto muestra que los miembros de la iglesia prefieren buscar ayuda en la iglesia antes que en la familia u otras opciones.

57


58

en el pastor. as de la iglesia.

violencia familiar en hogares evangĂŠlicos

6 de cada 10 afectadas por la violencia, buscan la ayuda en el pastor. 3 de cada 10 afectadas, buscan ayuda en los familiares

3 de cada 10 afectadas, buscan ayuda en los hermanos/as de la iglesia.

1 de cada 10 afectadas, busca ayuda en la policĂ­a

2 de cada 10 afectadas, buscan ayuda en los vecinos


violencia familiar en hogares evangélicos

21.- ¿En quién/quiénes buscó ayuda por la violencia? Por sexo SEXO MASC

FEM

%

%

Pastor/a

64,7

60,0

Hermanos/as

29,4

30,0

Familiares

29,4

40,0

Amigos

29,4

25,0

Vecinos

5,9

0,0

Comisaría / policía

0,0

20,0

Centro de Emer (CEM)

0,0

5,0

Centro de salud

5,9

0,0

Hombres y mujeres tienen a la figura del pastor como un referente de ayuda, mediador, sin embargo la mujer también confía en la familia, más que en los hombres.

59


60

violencia familiar en hogares evangélicos

22.- ¿Por qué no buscó ayuda? Protestante histórico

Evangélico

Pentecostal

Neo pentecostal

GRUPO EVANGÉLICO

FEM

SEXO MASC

35.-¿Por qué no buscó ayuda? Por sexo, y grupo.

%

%

%

%

%

%

Porque debo someterme a mi marido

12,5

17,6

0,0

0,0

25,0

14,3

Por cuidar el testimonio cristiano

25,0

17,6

0,0

40,0

8,3

28,6

Porque mi pastor / líder me aconsejó no ir a los tribunales

12,5

0,0

0,0

0,0

8,3

0,0

Para que mis hijos no crezcan sin padre

0,0

41,2

0,0

20,0

41,7

14,3

No sé a dónde ir

25,0

11,8

0,0

40,0

0,0

28,6

Por vergüenza / humillación

0,0

23,5

0,0

0,0

25,0

14,3

Es parte de la vida / es normal

12,5

5,9

0,0

20,0

8,3

0,0

Yo tuve la culpa que me agreda

12,5

0,0

0,0

0,0

8,3

0,0

Porque no tenía dinero

12,5

0,0

0,0

20,0

0,0

0,0

Para guardar las apariencias

12,5

5,9

0,0

20,0

8,3

0,0

Tuve miedo que me deje

0,0

5,9

0,0

0,0

0,0

14,3

No me hizo mucho daño

0,0

23,5

0,0

0,0

25,0

14,3

No quiero hacerle daño

12,5

0,0

100,0

0,0

0,0

0,0

No confío en la justicia

25,0

17,6

0,0

20,0

33,3

0,0


violencia familiar en hogares evangélicos

61

2 de cada 10 hombres y mujeres no buscan ayuda por cuidar el testimonio de la iglesia.

2 hombres de cada 10, no buscan ayuda porque su pastor o líder le aconsejó no ir a los tribunales.

2 de cada 10 mujeres, por vergüenza y humillación. 1 hombre de cada 10, por guardar las apariencias. 1 mujer por cada 10, por temor a que le dejen. 2 de cada 10 hombres y mujeres por no confiar en la justicia.

nales.

4 mujeres de cada 10, para que sus hijos no crezcan sin padre.


Hallazgos: Creencias y prácticas de castigo y disciplina a niños y niñas


violencia familiar en hogares evangĂŠlicos

64

HALLAZGOS: CREENCIAS Y


PRÁCTICA DE CASTIGO Y DISCIPLINA A NIÑOS Y NIÑAS

23.- Realidad nacional del maltrato infantil El maltrato infantil es toda acción que realiza un adulto con la intención de hacer un daño inmediato en la persona agredida, tal como señala UNICEF (2006:16) “son las acciones u omisiones con la intención de hacer un daño inmediato a la persona agredida. La persona agresora concibe el daño como el fin principal de su agresión. Crea un síndrome en la víctima que sobrevive, conocido como síndrome del maltrato infantil. Se conocen tres formas principales de maltrato infantil: físico, emocional o psicológico y por negligencia o abandono. Esas formas de maltrato producen lesiones físicas y emocionales indelebles, muerte o cualquier daño severo”. Por último, la OMS, en su Nota descriptiva N° 150 Enero 2014, define al maltrato como “los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años, e incluye todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su supervivencia, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder. La exposición a la violencia de pareja también se incluye a veces entre las formas de maltrato infantil”.


66

violencia familiar en hogares evangélicos

24.- ¿De qué manera disciplina a sus niños y niñas? Porcentaje de casos Le habla, le explica.

91,8%

Le reprende con voz fuerte, le grita, lo amenaza

14,1%

Lo priva de algo que le gusta como jugar o ver TV

57,2%

Lo encierra.

1,6%

Lo deja sin comer.

1,4%

Otros

1,4%

Total

167,6%

9 de cada 10, le habla y le explica. 1 de cada 10, le reprende con voz fuerte o le grita. 5 de cada 10, le priva de algo que le gusta. 1 de cada 10, lo encierra. 1 de cada 10, le deja sin comer. 25.- ¿De qué manera castiga a sus niños y niñas? El castigo físico es común en nuestro país y en todo el mundo, sin embargo, como sociedad, somos conscientes ahora que hay mejores maneras de corregir a los niños y niñas que no humillan, agreden y que no llevan tristeza a los niños. Teniendo en cuenta que CASTIGO es toda acción que busca sancionar para cambiar una conducta no deseable, preguntamos ¿De qué manera castiga usted a sus niños/as?


violencia familiar en hogares evangélicos

67

Porcentaje de casos Con gritos, regaños, insultos

14,4%

Con pellizcos, tirones de pelo, cachetadas, palmadas

6,7%

Con correa, vara u otro objeto

37,4%

Con la Palabra de Dios

2,1%

Enseñar, explicar, aconsejar, reflexionar

21,5%

Enseñarle la correa

0,6%

Quitarle privilegios, cosas que le gustan

24,7%

Castigarle con tareas

0,8%

Con amor y sabiduría

3,4%

Llamarle la atención, advertencias

3,4%

Sanciones

0,7%

Otros

2,6%

Total

118,3%

1 de cada 10, con gritos y regaños. 1 de cada 10, con pellizcos, tirones de pelos o cachetadas. 2 de cada 10, con la Palabra de Dios. 2 de cada 10, le explica le aconseja. 2 de cada 10, le quita privilegios. 1 de cada 10, con amor y sabiduría. 4 de cada 10, con correa, vara u otro objeto. 5 de cada 10, recibe castigo físico.

Un 37 % usa el castigo físico con la vara o correa.

Dato 2013, investigación Plataforma Construyendo Paz


68

violencia familiar en hogares evangélicos

¿Por qué muchas veces los padres/madres/tutores usan el castigo físico? Los padres/madres/tutores castigan físicamente a los niños cuando sienten que han perdido la paciencia, o porque puede ser un medio “más fácil” y “más rápido” pero no son conscientes que llevan más dolor para sus hijos. También lo usan los padres/tutores cuando otros métodos han fallado pero no tienen en cuenta que el contexto familiar puede ser muy estresante para los niños, por ejemplo cuando hay violencia entre los padres, cuando la familia vive en la zozobra económica, cuando hay alguna persona adicta en la familia. Los niños usan sus malas conductas como una forma de llamar la atención porque de otra manera nadie les presta atención. Muchas veces los padres/tutores castigan físicamente porque están llenos de ira, le llaman “estar estresados”, “estar preocupados”, pero en realidad es que la ira los controla y la dirigen contra aquellos que no pueden defenderse.

28.- ¿Con qué castiga a sus hijos/as? La forma en la que castigamos es todo un mensaje acerca del valor de los niños/as. Un castigo es un mensaje acerca de su desvalor, ya que merecen la humillación, y el dolor. Porcentaje de casos Con lo que tengo a la mano.

9,7%

Palo, cucharón, etc

5,1%

“Pedro Moreno”, “Quinsacharani”, “chicote”, correa, cables, etc

41,0%

Con la mano, sacudida

10,8%

Con agua fría, duchazo, etc

4,3%

Alzando la voz- llamando atención

6,3%

Con algo que le afecte

5,4%

Palabras sabias/conversando

2,6%

Otros

0,8%

Ninguno

28,0%

Total

114,0%


violencia familiar en hogares evangélicos

4 de cada 10, con chicote, Pedro Moreno, quinsacharani o correa. 1 de cada 10, con lo que tenga a la mano. 1 de cada 10, con mano sacudida o palmetazo. 1 de cada 10, alzando la voz. 3 de cada 10, con ninguno, no realiza castigo. Según un estudio comparativo de la violencia de 1996 UNICEF y Septiembre del 2013, Plataforma Construyendo Paz, la percepción del castigo físico en el ámbito familiar ha bajado en los últimos 17 años, pero se ha incrementado el castigo psicológico, a 7 de cada 10 niños/adolescentes. Espiritualidad y violencia doméstica Se encontró que “a más espiritualidad evangélica menos violencia emocional y física”, es decir que podría funcionar como “factor protector” pero todavía el aporte es pequeño. Visto como un factor de resiliencia encontramos testimonios como estos: “Dios no nos creó para este tipo de sufrimiento, pensamos que le duele ver tantos maltratos, o cuando nuestro marido nos pega…Dios nunca nos abandona, si nosotros oramos siempre a alguien para que nos ayude”. (Grupo focal mujeres). “El hecho de ser cristiano no quita el hecho de ser humano, en la iglesia se tiene la ayuda del Espíritu Santo, que nos muestra los errores para cambiar”. (Grupo focal pastores). Así mismo, no se pudo concluir nada sobre la relación entre espiritualidad evangélica y violencia económica y sexual, aparentemente en la mente de los/las creyentes aún la fe no está relacionada con la protección de la violencia económica y la sexual.

69


CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES


CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

La violencia familiar está asociada a cuatro ideas principales: la imposición orientada a la dominación y el control, la vulneración de la integridad personal, el hacer daño físico o psicológico y el pecado, como característica inherente del ser humano. La idea que la violencia familiar como una expresión del pecado, que va en contra de los deseos de Dios sobre cómo debe funcionar una familia, es recurrente entre los participantes Son dos los tipos que mayormente se reconoce: la violencia física y la psicológica, siendo la primera la que suele identificarse en mayor medida. Aunque también se observan menciones sobre la violencia sexual e incumplimiento de deberes paternales. Los entrevistados y participantes de los grupos focales señalan que la violencia familiar es una manifestación estandarizada en los hogares, sean cristianos o no. Aunque se coincide en señalar que la violencia familiar es menor en los hogares evangélicos, siendo comparativamente mayor en aquellos hogares que no conocen a Dios La violencia familiar suele producirse principalmente por la inmadurez espiritual de los miembros, al dejarse influenciar por lo mundano o por su calidad de ser humano pecaminoso. Es difícil de evidenciar por considerársele como un fracaso de la vida conyugal y o porque forma parte de la dimensión íntima y privado de una persona. Se considera que la violencia forma parte de la cultura y del contexto social, por lo que se las considera como causas directas de la violencia familiar, los cuales junto a los cambios de roles de la mujer, al incursionar en


74

violencia familiar en hogares evangélicos

el mundo laboral, son las principales causas relacionadas al entorno. En tanto, la violencia intergeneracional, las diferencias de formación y personalidad y la ausencia de la palabra de DIOS en los hogares son causas del ámbito familiar. Las causas individuales, tiene relación con el pecado y la inmadurez espiritual, así como las limitadas habilidades para el manejo de conflicto y la vida familiar. Pese a la percepción que actualmente se tiene mayor protección y atención hacia la defensa de los derechos de la mujer y de los niños, las mujeres maltratadas que participaron en el grupo focal de este estudio, no lograron identificar aquellas leyes o normas vinculadas a la violencia familiar. A partir de las diversas opiniones brindadas por los participantes, se puede determinar dos tipos de imágenes sobre Dios: como sanador y/o restaurador y como castigador; siendo el primero el mayormente señalado; principalmente es recurrente cuando se desarrolla el tema de las formas de afrontamiento de la violencia familiar. Los entrevistados logran identificar a la comunicación y la oración como herramientas fundamentales para el manejo del conflicto en el hogar. Se puede evidenciar que se considera a la oración es una enorme fuente de poder para la solución de sus problemas, siendo el principal recurso al que se apela para el afrontamiento de la violencia, antes de la búsqueda de apoyo en sus pastores o con las autoridades. Se señala la necesaria aplicación de la disciplina en los hijos, dada la responsabilidad de los padres para educarlos en el temor del Señor. Se reconoce que la corrección y el castigo físico forman parte de esta disciplina; aunque son considerados como conceptos opuestos. Se considera que el castigo no necesariamente involucra daño físico sino también puede hacer uso de prohibiciones tales como quitarles el acceso a cosas por los cuales han mostrado preferencias. Aunque no se descarta como último recurso o en situaciones extremas. Si bien anteriormente el diálogo es la principal medida para la solución de conflictos familiares, sin embargo, este recurso no es identificado como relacionado con la disciplina.


violencia familiar en hogares evangélicos

La madurez espiritual cristiana es básica para la sujeción de la esposa. Que en conjunto con el amor, se constituyen en elementos equilibrantes que garantizan el no abuso de este poder brindado por Dios. La necesidad de la esposa es ser amada, en tanto del esposo, ser respetado. Implica liderazgo del esposo, dado que es una actitud voluntaria, que se desarrolla en tanto el responsable ante Dios, de ella y su familia, cumpla con los requisitos establecidos por este. Entre los participantes se puede identificar tres formas de afrontar las situaciones de violencia familiar: la denuncia ante las autoridades competentes, la búsqueda de consejería espiritual y la búsqueda del apoyo en Dios. Aunque se señala principalmente que en caso de violencia familiar debe de hacerse la denuncia correspondiente ante las autoridades competentes, se identifica como pasos previos a la búsqueda de apoyo en Dios y luego, al consejo espiritual de sus pastores, La iglesia tiene el compromiso no sólo de desarrollar una serie de habilidades para identificar las situaciones de violencia, acompañar a las víctimas y desarrollar un ministerio de restauración sino también la prevención de la violencia familiar. De esta manera, el rol de la iglesia evangélica debe tener en cuenta dos etapas: la formación de los pastores en los centros de educación teológica y la labor pastoral como tal. Sin embargo, se observa que los centros teológicos no desarrollan cursos específicos sobre la violencia familiar, aunque si los abordan en forma general en aquellos cursos referidos a la familia. De este modo, abordan dos aspectos necesarios en la vida del futuro pastor: el cómo afrontar su propia vida familiar y el adquirir habilidades para la consejería familiar. En relación a la labor pastoral, se entiende que esta debe estar enfocada a la enseñanza de la enseñanza y recuperación de los valores cristianos y acompañar espiritualmente a las familiar, con el fin de orientar o guiar la solución de sus problemas, desde la perceptiva mora y ética, fundamentada en la Palabra de Dios

75


76

violencia familiar en hogares evangélicos

Conclusiones de la investigación Conocimientos y violencia La población evangélica asocia el concepto de violencia familiar con la violencia física más que con violencia emocional y la económica, estas últimas aún son consideradas como parte como parte normal de las relaciones familiares. En relación a la experiencia de violencia que tuvieron los adultos durante la niñez, se encuentran porcentajes altos de encuestados con experiencia de violencia que por eso serían propensos a ser agresores o víctimas. Las mujeres reportan haber sido tres veces más víctimas de abuso sexual que los varones en su niñez. Incidencia de la violencia familiar Se ha encontrado violencia familiar en hogares evangélicos, tanto por parte de la pareja como de otros miembros de la familia de diversos tipos y en diversos niveles. Se encontró porcentajes de violencia emocional en la población evangélica. También, se idetificó que los porcentajes de violencia física y sexual son relativamente menores que los porcentajes poblacionales medidos por otras instituciones. El Nivel de Instrucción contribuye a reducir la violencia, la diferencia se encuentra sobre todo, entre los niveles: Sin Escolaridad y Superior. Se ha encontrado un porcentaje de varones víctimas de violencia que lo explicamos por una potencial menor tolerancia a la violencia de parte de estos en relación a la tolerancia en la que son entrenadas las mujeres porque la sociedad les exige aceptación de la violencia conyugal por lo general. La espiritualidad evangélica, otras variables y la violencia Se halló que “a más espiritualidad evangélica menos violencia emocional y física”, es decir que podría funcionar como “factor protector” pero el aporte es pequeño. Esperábamos que la espiritualidad fuera un factor protector con mayor fuerza.


violencia familiar en hogares evangélicos

Así mismo, no se pudo concluir nada sobre la relación entre espiritualidad evangélica y violencia económica y sexual, aparentemente en la mente de los/las creyentes aún la fe no está relacionada con la protección de la violencia económica y la sexual. Las variables en grado de instrucción, nivel de ingresos y edad también funcionan como factores protectores para los mismos tipos de violencia. Por eso es importante mejorar niveles de instrucción y niveles de ingresos. Afrontamiento de la violencia familiar desde las autoridades En las entrevistas a los pastores (algunas pastoras), ancianos y responsables de iglesias se encontró que muy pocos se sienten comprometidos contra la violencia familiar. Las pastoras comprometidas fueron víctimas de violencia familiar y eso las ha dejado comprometidas, en otros casos han tenido contacto con instituciones que combaten la violencia. La mayoría de pastores, ante un hecho de violencia realiza una visita en la que se trata de conciliar a la pareja. Las denuncias ante la autoridad no es parte, por lo general de su repertorio, salvo pocas excepciones, si se ven impelidos a reconocer que la víctima necesita ayuda, mencionan a la Policía, no conocen otras instituciones más efectivas. El acompañamiento a la víctima en el tiempo de la denuncia no es percibido como parte de sus funciones y tampoco conocen el proceso que debe seguir la víctima. Acompañamiento desde las víctimas Un porcentaje de mujeres afirman que sus pastores/líderes les aconsejan no denunciar al agresor para cuidar la imagen de la institución (“testimonio cristiano”) y con eso no entorpecer la misión de evangelización. Esto es a acosta de su integridad física y moral de la víctima y de los hijos/as.

77


78

violencia familiar en hogares evangélicos

La disciplina y el castigo a los niños y niñas A más espiritualidad evangélica más acuerdo con que la Biblia acepta el castigo físico contra los niños y niñas. De hecho más de dos tercios de los encuestados afirma que la Biblia avala el castigo físico para corregir a los niños. Más de la tercera parte de los entrevistados-as afirmaron que castigan a sus hijos/as con instrumentos físicos como correa, vara u otro objeto, mientras que la quinta parte afirmó que castiga quitando privilegios o cosas que le gustan a los niños. En las entrevistas, los/las niños/as asociaron iglesia con bienestar, lo que representa una enorme responsabilidad para esta de prepararse para cuidar el bienestar de los niños y niñas. La obediencia de las mujeres y las imágenes de Dios La obediencia femenina (“sujeción”) puede esconder la violencia familiar cuando el agresor y el pastor exigen o aconsejen no acudir a las autoridades públicas. La versión suavizada de la sujeción apela al concepto de respeto al varón y el amor pero puede ser cómplice también de la violencia una vez que se presenta. Existen imágenes de Dios dañinas, por ejemplo aquella en la que Dios se preocupa por la imagen de la iglesia más que por las mujeres y niños que sufren violencia.


Formas en que puede comprometerse en la lucha contra la violencia Para los padres/madres/tutores de familia/creyentes en general Renovar su manera de aplicar la disciplina y el castigo con formas constructivas y respetuosas del amor propio de los niños. Esto de ninguna manera implica perder autoridad sobre los niños. La disciplina y el castigo deben dar mensajes de respeto y valor por el niño aun cuando han realizado un acto que debe corregirse. Renovar su concepción de la obediencia femenina al marido, reconociendo el valor que Dios ha puesto en cada uno de nosotros por ser su creación y por ser coherederos de la gracia y apelando al diálogo y el acuerdo. Es mejor dejar de usar eufemismos (“tengo carácter fuerte”, etc.) y reconocer la ira que no puede controlar y el daño que produce en los demás para buscar ayuda pastoral y profesional. Para los pastores/as Hacer que el evangelio y la espiritualidad protejan y prevengan la violencia, relacionando el evangelio con lo que sucede en su vida cotidiana, en lo privado del hogar y fuera del templo. Reinterpretar algunos conceptos teológicos con los que se justifica la violencia hacia las mujeres como los de sujeción, la primacía del hombre sobre la mujer, el guardar el testimonio cristiano, el papel del diablo, el pecado, el lugar de los niños y niñas en la iglesia y la sociedad, etc. desde un enfoque que ayude a las personas a hacerse responsable de sus vidas y respete el valor de todos/as por igual. Las iglesias pueden involucrarse en la prevención de la violencia familiar de todo tipo en las comunidades de su alrededor. Con el entrenamiento necesario pueden involucrarse en la restauración de víctimas y de agresores.


80

violencia familiar en hogares evangélicos

Las iglesias grandes pueden formar equipos de pastores, consejeros, médicos y psicólogos que puedan atender a las víctimas y los agresores de una manera integral. Formarse en la atención integral de las víctimas, para que puedan derivar a las víctimas y agresores a las instancias públicas especializadas en atender a las víctimas. Para los teólogos y biblistas Construir una pastoral de la niñez, con un enfoque de ciudadanía donde los niños y niñas sean ciudadanos portadores de derechos. Edificar una teología de la relación hombre y mujer que condene la violencia de todo tipo y no permita interpretaciones antojadizas que perjudique la dignidad, estima propia y salud de ningunos de los sexos. Profundizar la discusión que se está dando en las iglesias de América Latina sobre la Biblia y el castigo físico a los niños, (el uso de la vara) teniendo en cuenta el contexto bíblico, las consecuencias en las vidas de los niños y un enfoque donde los niños son ciudadanos. Elaborar un concepto renovado del testimonio cristiano que debe ser el fruto de la reflexión en un enfoque de derechos y dignidad del ser humano sobre todo de mujeres y niños. Para los seminarios de formación teológica Priorizar la pastoral de la familia brindando a los estudiantes una formación que incluya los componentes legales y psicológicos que le permitan afrontar este problema y derivar a las autoridades competentes tanto en violencia contra adultos como contra niños y niñas. Evaluar psicológicamente a los estudiantes para diagnosticar quiénes necesitan ayuda especializada para enfrentar problemas emocionales como la ira y quiénes enfrentan violencia familiar como víctimas o como agresores. Brindar actualización en pastoral de la familia a los pastores en ejercicio tanto en la ciudad y a los que trabajan en zonas rurales.


violencia familiar en hogares evangélicos

Para los líderes de denominaciones Evaluar psicológicamente a los candidatos a pastores como parte del proceso oficial de evaluación de los candidatos como aquellos que están en ejercicio para diagnosticar quiénes necesitan ayuda especializada para enfrentar problemas emocionales como la ira y quiénes enfrentan violencia familiar como víctimas o como agresores. Armar un equipo de psicólogos y médicos a los cuales los pastores/as con dificultades emocionales puedan acudir por ayuda confidencial. Incluir en la formación de los maestros de Escuela Dominical la prevención y denuncia de la violencia contra niños y niñas, la elaboración de políticas de protección infantil en sus actividades. Para los/las profesionales de los servicios públicos Los/las profesionales de los servicios públicos deben ser sensibles a las necesidades de las víctimas evangélicas que sienten culpa porque interpretan que al acudir a las autoridades a buscar ayuda contra la violencia están traicionando a Dios y a la iglesia. Si las víctimas evangélicas supieran que serán entendidas en su fe y sus conflictos religiosos internos en el servicio público podrían sentirse más motivadas a buscar ayuda.

81


Tu hogar puede ser renovado Testimonios de familias que han sido transformadas por la Palabra de Dios, reconociendo que vivía en violencia y que dejar la violencia es un proceso En mi caso hubo cambios, porque mi mamá me crío con violencia verbal y yo estaba haciendo lo mismo con mis hijos, pensando que estaba bien, pero al conocer la Palabra me di cuenta que estaba mal. Ahora los trato con amor, cambié poco a poco, no es fácil. (Grupo focal mixto con padres/ madres de familia - Villa María del Triunfo, Lima) No todo es vara … por la Palabra me di cuenta del efecto que estaba causando en ellos, de sus reacciones, de las palabras que yo usaba y que ellos repetían y reaccioné. Por la gracia de Dios entendí que no debía ser así, que todo no era golpe, que no todo era vara. (Grupo focal mixto con padres/madres de familia - Lima) Testimonios de familias que han sido transformadas por una nueva imagen de Dios: … hay cosas que tenemos que mirar de una forma muy diferente si queremos tener una sociedad con equidad, una sociedad que tenga sus raíces en la paz, pero también hay que aceptar que tenemos las raíces en la religión. Que siempre hemos visto a un Dios que si pecamos te castiga, eso que vemos a un Dios violento, que no debemos hacer nada malo porque si no Dios se molesta y nos manda su peor castigo. (Grupo focal mixto con padres/madres de familia 3 - Lima)


Oración de arrepentimiento y por las víctimas de la violencia y los agresores Señor Creador de los cielos y la tierra: Perdona mi indiferencia y mi falta de amor, por aquellos que tu amas. Llena mi corazón de amor por las viudas, los huérfanos y los extranjeros como manda tu palabra. Perdona todas las veces que mis actitudes, mis palabras han traído dolor a quienes amo y perdona todas las veces que no les he pedido perdón y he negado las consecuencias de mis actos. Perdona porque he enseñado a mis hijos a temer, a sentirse menos y a buscar vengarse, perdona porque les he enseñado un dios indiferente y no uno amoroso y respetuoso. Te ruego por cada hogar, donde hay violencia para que yo pueda llevar paz, orientación y amor. Que el Reino de Dios llegue a mi vida con paciencia para mi pareja y mis hijos, que nunca humille, que nunca maltrate con mis labios ni mis manos. Quiero buscar el Reino de Dios y su justicia cada día de mi vida para mi familia, mi iglesia y mi comunidad. Que nunca más sea indiferente al dolor de los niños y niñas sino que tu brazo sea mi brazo y tu pasión mi pasión. Haz tuyas mis manos Señor!

Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia. Mateo 6:33 / Reina-Valera 1960 (RVR1960)


Para mayor información Puede bajar la presente investigación en: institutopaz.net Puede consultar por los servicios de Paz y Esperanza: 1) Diploma de Prevención y atención integral de la violencia intrafamiliar 2) Charlas y talleres de prevención de la violencia familiar

Contáctenos: Oficina: C/Arenales No. 85, entre C/24 de septiembre y C/Beni Email: bolivia@pazyesperanza.org Telf.: (591) 3214959 - 3505045 www.pazyesperanza.org Paz y Esperanza es una organización cristiana de derechos humanos dedicada a defender y promover la justicia a favor de personas y comunidades en situación de pobreza o afectadas por distintas formas de injusticia.

Brindamos: Apoyo social apoyo psicológico apoyo legal apoyo espiritual


86

violencia familiar en hogares evangélicos

institutopaz.net

Esta investigación es una llamada de alerta que no nos debe llevar un pesimismo hora de buscar la renoPuedeaconsultar por losimpotente. servicios deEsPaz y Esperanza: vación y la corrección entendiendo de manera renovada la Diploma de Prevención y atención integral la violencia una intrafamiliar enseñanza bíblica y esforzándonos endedesarrollar pastoral creativa y esperanzada. Charlas ysensible, talleres de prevención de la violencia familiar Samuel Escobar (Teólogo) Nosotros sabemos que la iglesia puede ser un lugar de amor y compasión, sin embargo existe la necesidad de revisar como nos relacionamos los unos con los otros. Esta investigaContáctenos! ción, busca crear consciencia sobre la violencia doméstica y contribuir a erradicarla. Mandy Marshall (Co-Directora Restored- Gran Bretaña) 3400 park Avenue South .

Minneapolis- MN USA www.pazyesperanza.org

Paz y Esperanza es una organización cristiana de derechos humanos dedicada a defender y promover la justicia a favor de personas y comunidades en situación de pobreza o afectadas por distintas formas de injusticia.

Paz y Esperanza Bolivia

Con el apoyo de:

Libro detrás de las cuatro paredes bolivia  

investigacino de violencia en las iglesias

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you