Page 1

EVITA LAS LESIONES DEPORTIVAS Los ejercicios más eficaces para prevenirlas

Una lesión puede ser el final de tu carrera

FRACTURA DEL PERONE Las fracturas del

LESION DE RODILLA Las lesiones de las

ESGUINCE DE TOBILLOS una torcedura o un

peroné son consideradas las más graves……….

rodillas son las más comunes………..

esguince de tobillo es una lesión de los ligamentos………..

21/06/2016 COD:1728645378


Contenido Clasificación de las lesiones. 2 Fracturas

2

Condropatías 2 Desgarros musculares Esguinces

3

Tendinosis

4

Lesiones de musculatura

3

4

Tipo de lesiones musculares : Lesiones de articulaciones

6

Lesiones de tendones

9

5

¿Cuál es la causa de una lesión de los tendones? 10 Lesiones de los huesos

11

Causas de lesiones deportivas

13

Los deportes con más lesiones

14

Tratamiento general de las lesiones deportivas Prevención de una lesión deportiva 20 Rehabilitación física 24 Rehabilitación psicológica

Kevin Galindo García

25

17


Clasificación de las lesiones. La práctica del deporte supone un gran beneficio para el organismo, pero, a su vez, conlleva el riesgo de lesionarlo, proporcionalmente a la intensidad de los esfuerzos y a su duración. Un tipo de clasificación distinguiría las lesiones deportivas en agudas y crónicas. Las lesiones agudas son causadas por un esfuerzo violento y rápido, como un desgarro muscular y las crónicas se producen por movimientos repetitivos, como las epicondilitis. Otro tipo de clasificación atiende al tipo de tejido lesionado:

Fracturas

Son las lesiones del hueso, que abarcan desde mínimas grietas microscópicas hasta verdaderos estallidos de la pieza ósea

Condropatías Kevin Galindo García


El cartílago es la cubierta que fabrica un hueso para facilitar el movimiento respecto a otro hueso vecino. Las lesiones condrales o condropatías suponen la pérdida de la lisura (desflecaciones, úlceras) o de sus propiedades amortiguadoras (reblandecimiento).

Desgarros musculares

El músculo o “carne” se puede entender como un haz de cuerdas que al contraerse producen el movimiento del cuerpo. El desgarro supone la rotura de esas cuerdas o fibras musculares.

Esguinces

Kevin Galindo García


Los ligamentos son cuerdas que unen un hueso a otro. Son por tanto estabilizadores que evitan que los huesos se salgan de su sitio. El esguince supone el alargamiento o la rotura de esas cuerdas. Cuando el grado de rotura es tal que el hueso se sale completamente de su encaje natural estaremos ante una luxación.

Tendinosis

Los tendones son las cuerdas que unen el músculo al hueso, transmitiendo a éste último el movimiento generado por la contracción muscular. La tendinosis es la degeneración de estas cuerdas, que se hacen más gruesas, menos elásticas y más proclives a una rotura.

Lesiones de musculatura

Kevin Galindo García


Este tipo de lesiones son en mayor medida las llamadas lesiones deportivas, siendo los atletas quienes las padecen constantemente, en todos los ámbitos del deporte, ya que estadísticamente ocupan el primer lugar como causa de enfermedad generada en estos profesionales, por los excesos de esfuerzo.

Tipo de lesiones musculares por acortamiento: Inflamación muscular de efecto retardado: Es lo que comúnmente conocemos como “agujetas”. ¿Quién no ha sufrido dolor muscular después de hacer ejercicio físico intenso sin estar acostumbrado? Las agujetas no llegan a ser lesiones musculares, pero indican que el músculo está cansado. Suelen aparecer varias horas o un día después de haber practicado ejercicio.

Contracturas: Son lesiones que se producen debido a una sobrecarga de trabajo en un músculo determinado. Consiste en un estado de rigidez involuntario de uno o varios músculos. Por ejemplo, los futbolistas suelen tener contracturas en la zona del cuádriceps o del gemelo.

Calambres: Son contracciones involuntarias y dolorosas de uno o varios músculos. A diferencia de las contracturas, que tienen un carácter más duradero, los calambres son breves en sí mismos, pero pueden llegar a durar bastante tiempo. Podría equipararse a recibir pequeñas descargas eléctricas en el músculo. Suelen aparecer cuando el cansancio es extremo, por ejemplo, son comunes en los tenistas cuando juegan 4 y 5 horas de partido.

Por elongación:

Kevin Galindo García


Distensiones: Se produce cuando un músculo es sometido a una tensión exagerada y se produce un desgarro. Es una lesión bastante dolorosa, que puede ser provocada por golpes o sobrecarga de ejercicio.

Contusión: Se produce por el impacto de algún cuerpo en el músculo, que al chocar con el hueso se rompe produciendo una hemorragia (lo que llamamos un hematoma). Su gravedad depende de la fuerza, lugar, o cercanía del impacto.

Desgarro fibrilar: Lo que se suele denominar una rotura de fibras. Las fibras musculares se pueden romper a causa de la fatiga muscular intensa o a fuertes traumatismos.

Desgarro total: Se trata de la misma lesión que en el caso anterior, pero en este caso de mayor gravedad (mínimo 3 semanas de recuperación). En este caso la rotura de las fibras del músculo es total y afecta también a otras partes del músculo y los vasos sanguíneos.

Lesiones de articulaciones Las articulaciones son las uniones entre huesos adyacentes. La mayoría de las articulaciones de las extremidades están tapizadas por una membrana Kevin Galindo García


llamada sinovial, encargada de segregar un líquido que cubre los extremos articulares de los huesos. Esta estructura permite mayor grado de movilidad. Los huesos de las articulaciones se mantienen en contacto entre sí por la tensión muscular y por la potencia de los ligamentos que saltan sobre la articulación. Los ligamentos son bandas de tejido fibroso que cruzan una articulación y que pueden cambiar de longitud con el movimiento, pero no se contraen ni se relajan voluntariamente. Los ligamentos unen hueso con hueso, mientras que los tendones unen los músculos a los huesos. Dos tipos de articulaciones son la articulación en bisagra, como el codo, la rodilla, y la articulación esférica, como la cadera o el hombro. Dentro de las lesiones de la articulación distinguiremos dos tipos diferentes, los esguinces y las luxaciones.

Esguinces

El esguince es una distensión violenta de una articulación que provoca el estiramiento, incluso a veces el desgarro, de los ligamentos, aunque continúan en contacto las caras articulares de los huesos. El mecanismo de producción es una

Kevin Galindo García


flexión o una extensión de la articulación más allá de sus límites normales. Las articulaciones que se afectan con más frecuencia son tobillos, muñecas y dedos. Los síntomas que presentan son: - Dolor en el sitio de la lesión que se acentúa con los movimientos. - Hinchazón. - Pérdida de fuerza. El tratamiento consiste en: - Inmovilización de la articulación con férula o vendaje. - Reposo absoluto de la articulación. - Elevación de la zona lesionada. - En las lesiones recientes aplicación de frío en la zona.

Luxaciones

La luxación es una dislocación o desplazamiento angular y permanente de los extremos óseos de una articulación, perdiendo las superficies de contacto su relación recíproca. La lesión principal consiste en el desgarro capsular con rotura o no de ligamentos. El mecanismo de producción es también una flexión o extensión más allá de los límites normales o por un golpe directo sobre la articulación.

Kevin Galindo García


Se manifiestan clínicamente por: - Dolor intenso. - Hinchazón. - Pérdida de fuerza. - Deformidad de la articulación, esto es característico de la luxación. Conducta a seguir: - Inmovilizar la articulación evitando en lo posible manipularla innecesariamente. - Acostar al enfermo, con calor y aflojarle la ropa.

Lesiones de tendones

Los tendones son fibras duras que conectan los músculos con los huesos. Por ejemplo, el tendón de Aquiles conecta el músculo de la pantorrilla con el hueso del talón. La mayoría de las lesiones de los tendones ocurren cerca de las articulaciones, como el hombro, el codo, la rodilla y el tobillo. Podría parecer que una lesión de los tendones sucede repentinamente, pero por lo general es el resultado de muchos desgarros pequeños en el tendón que han ocurrido con el tiempo.

Los médicos podrían usar diferentes términos para describir una lesión de los tendones. Es posible que oiga hablar de:

Kevin Galindo García


Tendinitis. Esto significa "inflamación del tendón".

Tendinosis. Esto se refiere a los pequeños desgarros en el tejido del tendón o alrededor de este causados por el uso excesivo.

La mayoría de los expertos ahora usan el término tendinopatía para incluir tanto la inflamación como los microdesgarros. Pero por muchos años, a la mayoría de los problemas de los tendones se los llamó "tendinitis". Muchos médicos todavía usan esta palabra conocida para describir una lesión de los tendones.

¿Cuál es la causa de una lesión de los tendones? La mayoría de las lesiones de los tendones son el resultado de un desgaste gradual del tendón por el uso excesivo o el envejecimiento. Cualquier persona puede tener una lesión de los tendones. Pero las personas que realizan los mismos movimientos una y otra vez en sus trabajos, en los deportes o en las actividades cotidianas tienen más probabilidades de dañarse un tendón. Una lesión de los tendones puede ocurrir repentinamente o poco a poco. Usted tiene más probabilidades de tener una lesión repentina si el tendón se ha debilitado con el tiempo.

Kevin Galindo García


Lesiones de los huesos

Si bien tus huesos son fuertes y duros, también pueden sufrir complicaciones que, tarde o temprano, te harán pensar que debes cuidarlos mucho. Pueden producirse traumatismos que afectan no solamente a tus huesos, sino a ligamentos y tendones. No hay que engañarse porque nuestros huesos sean duros, pues también están expuestos a sufrir golpes o impactos que los pueden dañar. No se trata de evitar correr, saltar, jugar con tus amigos o practicar deportes, ya que tu esqueleto está preparado para eso; pero él agradecería que lo comprendieras y rehuyeras los movimientos bruscos y violentos, que no sólo afectarían a tus huesos, sino que también a tus ligamentos y tendones. Las lesiones más comunes son las fracturas y los esguinces. Frecuentemente se producen dentro del hogar, en el colegio, en la calle y lugares de trabajo, mientras realizamos las actividades que forman parte de nuestra rutina diaria, por lo que siempre hay que estar prevenidos.

Kevin Galindo García


Fracturas

La rotura de un hueso se llama fractura y puede involucrar a uno o más de estos, dependiendo de su magnitud. Suceden generalmente por caídas o golpes, que con frecuencia afectan alguna parte de las extremidades superiores. Sin embargo, las extremidades inferiores tampoco están libres de sufrir fracturas, como la tibia y peroné, por ejemplo. Incluso las costillas pueden romperse. En la mayoría de las fracturas son suficientes el yeso (cuando corresponde) y el reposo, pues quien se preocupa de reparar la fractura es el propio hueso. ¿Te acuerdas de los osteoblastos? Pues bien, ellos empiezan a actuar fabricando tejido óseo esponjoso, estimulados por el aporte extra de oxígeno que llevan los glóbulos rojos atraídos por el coágulo que se forma en la parte rota del hueso. Existen diferentes tipos de fracturas: incompleta, en la cual el hueso no está completamente roto; completa, en la que el hueso sí está totalmente quebrado; cerrada, es aquella que no está expuesta, como en la abierta, en que uno de los fragmentos ha rasgado los tejidos cercanos y ha abierto una herida en la piel. La fractura abierta es la más grave, porque corre el peligro de que se infecte.

¿Qué hacer con una persona fracturada? Es importante no mover al afectado sin antes inmovilizar (entablillar) la zona afectada. Se debe dar un tratamiento adecuado a la fractura, ya que una mala maniobra puede producir daños a los nervios y vasos sanguíneos de la zona afectada.

Kevin Galindo García


Si la manipulación no es la adecuada, la fractura cerrada puede convertirse en expuesta (cuando el hueso se sale por la herida). Si hay que retirar ropa, esta se debe cortar, para no producir movimientos bruscos, que causarían un dolor innecesario.

Causas de lesiones deportivas

Las lesiones deportivas o durante la ejercitación física son cada vez más comunes

y requieren de su prevención, para que el entrenamiento continúe y los resultados sean positivos.

Kevin Galindo García


Para prevenir correctamente las lesiones producidas mientras ejercitamos es indispensable evitar aquellas actividades o factores que las generan, es decir, debemos conocer sus causas. Haciendo una revisión bibliográfica acerca de cuáles son las causas más comunes y frecuentes, encontramos las siguientes: Falta de entrada en calor: Es de gran relevancia que las personas realicen un calentamiento previo a la ejercitación en sí que, además, incluya estiramientos, ya que el inicio brusco es una de las principales causas de lesión. Entrenamiento en exceso: Cuando caemos en sobre entrenamiento el músculo no alcanza a recuperarse adecuadamente, el rendimiento disminuye y las probabilidades de lesión se incrementan. Por lo tanto, no olvides que la recuperación y el descanso son un elemento más del entrenamiento diario. Demasiado peso: Para incrementar el peso o la sobrecarga de tu entrenamiento necesitas de tiempo y paciencia, pues cada vez que se incrementa peso se incrementan las probabilidades de lesión y más aún si el cuerpo no está correctamente preparado. Técnica incorrecta: Si tienes duda no implementes el ejercicio sólo, sino que lo mejor es que acudas a tu entrenador personal para que éste te guíe y supervise los movimientos. Pues un ejercicio mal realizado puede lesionarte de inmediato. Falta de concentración y coordinación: Por desconocimiento, el ejercicio puede no estar bien coordinado y esto puede generar un movimiento incorrecto que origine una lesión. Por otro lado, la desconcentración o la no realización de un ejercicio voluntariamente puede producir el mismo efecto. Alimentación inadecuada: Es sabido que el rendimiento de una persona y la recuperación de su cuerpo dependen fuertemente de la ingesta de nutrientes. Así, no olvides nutrir a tu organismo y darle los insumos necesarios para tener energía y recuperarse tras el esfuerzo.

Estas causas deben considerarse al momento en que ejercitamos y sobre todo, debemos saber que no sólo evitarán el origen de una lesión, sino que, permitirán que el entrenamiento siga su curso normal, y en consecuencia, obtendremos más y mejores resultados.

Los deportes con más lesiones Kevin Galindo García


Los deportes que más lesiones generan entre quienes los practican son aquellos asimétricos como el tenis, los que implican un contacto directo, como el boxeo o los que tienen un alto riesgo de caídas, como el patinaje. Este tipo de deportes entonces debe practicarse con disciplina, y no deberían estar dentro de los planes de aquellos deportistas ocasionales que cambian de actividad periódicamente. Es que para minimizar las lesiones, se debe considerar que la técnica debe depurarse, utilizar los elementos de protección adecuados y avanzar conforme se alcance el correspondiente nivel, a base de entrenamiento. En casos como el boxeo y el patinaje mencionados, es indispensable contar con material de protección de alta calidad, como casco y guantes en el primero caso, o rodilleras, casco, coderas y guantes para el segundo.

Kevin Galindo García


En el caso de los deportes asimétricos – como el tenis – el riesgo está en las lesiones que se producen por utilizar sólo una parte del cuerpo, en este caso, el brazo que lleva la raqueta. Estos desequilibrios pueden causar problemas a nivel articular, desde la muñeca y codo, hasta el hombro y la espalda. Un buen entrenamiento, además de ganar adecuada fuerza muscular con ejercicios específicos para aumentarla, es la manera de evitar o minimizar estas lesiones. Lo mismo es válido para el squash, donde la acción se lleva a cabo en un espacio pequeño y muy acotado, con una velocidad de juego alta y gran cantidad de cambios de dirección sobre la pista, lo cual genera tensión en la musculatura estabilizadora de cadera como rotadores, aductores, abductores y en pueden generarse roturas de fibras o tendinitis. El fútbol de salón puede tener características similares, aunque la velocidad es menor, pero en ambos casos, un calzado adecuado con suela antideslizante es el complemento a un adecuado entrenamiento. Pero otros deportes también implican riesgo de lesiones. El fútbol tradicional y el rugby, por ejemplo, se juegan con botines cuyos tacos o tapones, que al clavarse y rotar el cuerpo, pueden generar rotura de ligamentos y meniscos en la rodilla. En el caso del fútbol existe además el riesgo de lesiones por patadas del contrincante, mientras que el rugby tiene un alto componente de contacto físico entre miembros de ambos equipos, con el correlato del aumento del riesgo de lesiones. El esquí es otro deporte que tiene un alto índice de lesiones. En general, todos los deportes de nieve en particular, y los deportes llamados “extremos” en general, requieren de cuidados para evitar graves lesiones. Si se sale a esquiar por primera vez hay que respetar el uso de casco y tomar las debidas lecciones para no realizar movimientos inapropiados. También, es importante no aventurarse en pistas que están por encima del nivel alcanzado en la práctica, pues realmente los accidentes pueden ser graves. Asimetría en los movimientos, contacto y caída, son en general los factores que te sirven para analizar los riesgos de un deporte. Eso sólo significa que deberías practicarlos con prudencia y sensatez, no que no puedas disfrutarlos.

Kevin Galindo García


Tratamiento general de las lesiones deportivas

La mayoría de las sesiones agudas de los músculos, ligamentos, tendones o hueso se caracterizan por sangro inmediato de la lesión. Un hematoma muscular puede aparecer a los 30 segundos de la lesión. Si el paciente tiene una rotura ligamentosa sin tratamiento, a los pocos minutos será visible un hematoma importante. Por lo tanto, el objetivo del tratamiento inmediato para lesiones agudas es limitar el sangrado interno lo más posible y evitar el dolor o evitarlo, afín de mejorar las condiciones para un tratamiento posterior y para la curación de la lesión. Tradicionalmente, las medidas para limitar el sangrado luego de la lesión aguda se le denomino tratamiento ICE, acrónimo de frio, compresión con un vendaje y elevación de la parte del cuerpo lesionado. No hace mucho este acrónimo fue ampliada a PRICE, con la P de protección, y la R de reposo. Para que el tratamiento sea efectivo es esencial comenzarlo lo antes posible luego del traumatismo. Aunque, en principio, siempre es preferible conocer con exactitud qué tipo de lesión tiene el paciente, durante la etapa aguda tiene prioridad el tratamiento inmediato. PROTECCION Y REPOSO: Los objetivos de la protección y el reposo son evitar una lesión posterior y reducir el suministro de sangre a la zona lesionada. Esto es particularmente en los tejidos

Kevin Galindo García


con flujo sanguíneo alto durante la actividad, por ejemplo en el caso de lesión muscular. El reposo no solo es suficiente para detener el hematoma que se produce luego de una lesión muscular o ligamentosa porque una actividad posterior causará aumento del sangrado. En consecuencia, es crucial interrumpir la actividad de inmediato. Luego de una lesión en los tejidos blandos con sangrado en la extremidad inferior, el paciente no debe cargar su peso sobre la aérea lesionada durante 2 días. Durante este periodo será beneficioso caminar con muletas.

TRATAMIENTO CON HIELO Hay una larga tradición de tratar las lesiones de deportes con hielo. En el mejor de los casos, el principal efecto es el alivio del dolor. El frio produce un buen efecto analgésico, aunque el termino anestesia dolorosa se usa para indicar la molestia que el paciente experimenta al comienzo, previo al efecto analgésico. Sin embargo, el tratamiento solo con frio no es muy efectivo para disminuir el sangrado; el tratamiento con frio solo es suficiente para detener el sangrado durante los primeros minutos críticos posteriores a la lesión. Hay muchas formas de aplicar el tratamiento con frio: bolsas con hielo, agua fría, trozos de hielo, o incluso nieve. Las bolsas descartables tienen la ventaja de ser fáciles usar en combinación con un vendaje compresivo, que provee una compresión máxima sobre el sitio lesionado. Una bolsa interna separa los dos componentes. Cuando aquella se rompe, los dos componentes se mezclan en una relación endodérmica que produce un efecto de enfriamiento. El pico del efecto frio ocurre durante los primeros 5 a 10 minutos, pero pude extenderse sacudiendo la bolsa periódicamente de manera que el contenido se mezcle aún más. Si se usa trozos de hielo se debe colocar envueltos sobre una toalla mojada; también puede colocarse un vendaje compresivo sobre el paquete con el hielo. Asimismo se

Kevin Galindo García


puede dejar caer un chorro de agua fría, pero es difícil combinarlo con la compresión durante la etapa aguda. Más adelante el agua es una alternativa excelente. Si le dolor lo torna necesario, el frio puede repetirse a intervalos de 20 minutos cada 3 o 4 horas durante las primeras 48 horas.

TRATAMIENTO POR COMPRESION: El tratamiento por compresión mediante un vendaje elástico es probablemente la medida más importante para limitar la formación de hematoma. Durante el reposo, La presión diastólica en una extremidad es alrededor de 40mm Hg A 70mm Hg. El vendaje elástico ajustado aumenta la presión sanguínea diastólica debajo del vendaje a rededor de 85mm Hg y reduce en forma efectiva el aporte sanguíneo, en cerca del 95% en pocos segundos. Luego de la entrada de calor, el deportista tiene una presión sanguínea en el musculo vasto lateral de alrededor de 80mmm Hg. Pero con un vendaje elástico ajustado; el flujo sanguíneo por debajo del vendaje es del 0 al 10% del flujo normal. El flujo sanguíneo aumenta en forma lineal con la presión debajo del vendaje, de manera que si la venda elástica no está muy ajustada, flujo sanguíneo se reducirá solo alrededor del 60%. Una almohadilla firma colocada debajo de la venda elástica aumenta la presión local en el sitio lesionado. Una bolsa con hielo actúa de la misma manera.

Kevin Galindo García


Prevención de una lesión deportiva

Mantenerse activo es divertido pero si practica un deporte o realiza alguna actividad física, existe la posibilidad de que, en algún momento, se lesione. A continuación se describen algunas formas en las que puede evitar las lesiones. Calentamiento El calentamiento antes de comenzar a hacer ejercicio prepara al cuerpo, no sólo físicamente sino también mentalmente. Quizás usted crea que no tiene tiempo para el calentamiento antes de hacer ejercicio pero el calentamiento tiene varios beneficios, como: mayor flujo de sangre y oxígeno a los músculos mayor flexibilidad (si hace estiramiento) mayor relajación y concentración Su calentamiento debe incluir distintos tipos de ejercicio, como trotar, estiramiento suave y un poco de ejercicios de resistencia. Es muy importante estirar los músculos que va a usar durante su ejercicio. La duración del calentamiento y su

Kevin Galindo García


intensidad dependerán del nivel de ejercicio que usted va a hacer. En general, debe durar al menos 15 minutos, tiempo suficiente para comenzar a sudar pero sin sentirse cansado. Estiramiento El estiramiento antes y después del ejercicio puede mejorar su flexibilidad y evitar lesiones. Muchas de las lesiones deportivas más comunes se deben, en parte, a la falta de flexibilidad. Estire sus músculos suave y lentamente, al punto de tensión y manténgalos estirados durante al menos 30 segundos. Debe sentir una sensación de estiramiento más que de dolor. Cuando mantenga los músculos estirados asegúrese de no rebotar: debe intentar mantenerse lo más quieto posible. El estiramiento beneficiará especialmente a los músculos de: las pantorrillas los muslos (cuádriceps) los muslos posteriores (isquiotibiales) la espalda

Uso del equipo correcto Existen cientos de distintos modelos de zapatillas en el mercado y saber cuáles comprar puede resultar algo abrumador. Las mejores zapatillas son las que se adaptan a la forma de sus pies. Si no está seguro si está usando las zapatillas correctas para usted, es una buena idea llevarlas a una tienda especializada en deportes y pedir asesoramiento. Algunas tiendas tienen asesores experimentados que pueden observar mientras usted corre y recomendarle las zapatillas adecuadas para usted. De ser posible, lleve con usted un par de zapatillas viejas para que el asesor pueda analizar cómo se han desgastado. Si la actividad de su preferencia implica que es más probable que usted se lesione, ya sea al caerse de su bicicleta o al golpearse la cabeza con una pelota, deberá usar equipo de protección. Existe una enorme variedad de productos en el mercado para proteger casi cualquier parte de su cuerpo: desde cascos y protectores bucales a coquillas y canilleras. Pero no basta con usar la protección: debe asegurarse de que le quede correctamente y procurar no correr riesgos adicionales. Técnica No tiene sentido esforzarse en hacer ejercicio si tiene una mala técnica, ya que esto es una forma casi infalible de terminar lesionado. Procure aprender las destrezas correctas

Kevin Galindo García


cuando comience un nuevo deporte de forma de incorporar la práctica correcta. Si es miembro de un gimnasio, puede hablar con un miembro del personal para que le muestre cómo usar el equipo de forma segura y efectiva. Esto es especialmente importante si usa pesas.

Enfriamiento La recuperación es una parte esencial de todo programa de entrenamiento y es importante para ayudar a maximizar el rendimiento y a reducir su riesgo de lesiones. Después de hacer ejercicio procure realizar entre cinco a 15 minutos de enfriamiento. Esto implica una actividad suave, como caminar y estirar los músculos que ha usado mientras hacía ejercicio. Algunas personas creen que el estiramiento después del ejercicio reduce el dolor muscular al día siguiente, pero existe poca evidencia que respalde esta teoría. No obstante, el estiramiento mejora y mantiene la flexibilidad, lo cual puede ayudar a evitar las lesiones.

Hidratarse Cuando hace ejercicio usted puede perder mucho líquido, especialmente si está ejercitándose en un ambiente caluroso. Asegurarse de reponer los líquidos que ha perdido durante el ejercicio es una parte esencial de la recuperación.

Nutrición Comer los alimentos adecuados después de una sesión de ejercicios le ayudará a recuperarse al reabastecer su energía y proporcionarle proteínas para ayudar a reconstruir y reparar cualquier tejido muscular dañado. Si no come suficientes carbohidratos, su cuerpo obtendrá la energía de grasas y proteínas cuando hace ejercicio y usted se sentirá fatigado y esto puede ocasionar una lesión.

Masajes Los masajes regulares después del ejercicio pueden sonar muy atractivos y la buena noticia es que se cree que contribuyen a la recuperación ya que aumentan el flujo de sangre y oxígeno en el cuerpo y también la movilidad de sus músculos. Los masajistas deportivos pueden identificar cualquier área que necesite atención.

Kevin Galindo García


Descanso Es posible que se le aliente a hacer ejercicio todos los días, especialmente si está entrenando para un evento deportivo o si quiere perder peso. No obstante, es importante que se tome días de descanso en su programa de entrenamiento semanal para ayudar a su cuerpo a recuperarse del ejercicio. Intente ejercitar distintas partes del cuerpo en días consecutivos.

Kevin Galindo García


Rehabilitación física

La rehabilitación deportiva es un conjunto de procedimientos terapéuticos encargados de restablecer la normalidad de los movimientos del cuerpo humano, lo que se consigue mediante la aplicación de las siguientes especialidades: • Fisioterapia: Es un conjunto de procedimientos terapéuticos que utilizan las propiedades de distintos agentes físicos con la finalidad de curar, recuperar, disminuir (dolor y otros), aumentar (función muscular, velocidad de transmisión nerviosa y otros), según la condición del paciente. Para ello se aplican ultrasonido, onda corta, TENS, crioterapia, calor superficial, entre algunas. • Kinesiterapia: Está orientada a recuperar lesiones de tipo deportivas. Requiere de una atención dedicada en el proceso de recuperación y reintegración de la persona, se deben identificar todos los factores que generaron ese traumatismo para que no vuelva a aparecer. También se dedica a mejorar las funciones de un deportista que no tenga lesiones, pero que presente dificultades para realizar algún deporte, para lo cual se evalúa y desarrolla un programa específico orientado a mejorar sus condiciones.

Kevin Galindo García


Rehabilitación psicológica

Cuando hablamos de lesiones siempre nos remite al cuerpo, pensamos inmediatamente en una rodilla, un brazo o un pie lesionado, pero tras una lesión física hay una lesión en la mente, ya que la mente también se lesiona. Las lesiones deportivas en cualquier parte del cuerpo que ocurran, influirán siempre tanto en lo físico como en lo emocional del deportista. Siguiendo al Profesor García Ucha en su libro Psicología de las Emociones "Muchas de las investigaciones realizadas se basan sobre aspectos fisiológicos de las lesiones que incluyen entrenamiento, biomecánica de movimiento, limitaciones y deficiencias de los entrenamientos y sin embargo ahora se está incrementando la toma de conciencia de los factores sociales y psicológicos que tienen efecto cuando una lesión se produce." La posibilidad de que una lesión se produzca tiene varios factores predisponentes: Físicos: podemos resaltar aquí factores como exceso y/o deficiencia de entrenamiento, precalentamiento inadecuado, cansancio físico. Psicológicos: aquí se encuentran muchas variables que pueden predisponer al deportista a una lesión, citaremos algunas: Variables personales que incluyen historia de lesiones anteriores, problemas familiares, pérdidas de seres queridos etc.

Kevin Galindo García


El estrés que es producido por varias situaciones tales como, demandas de entrenamiento, cambios de estilo de vida, cambio de ciudades o de país, demandas de las competencias, fluctuaciones de la motivación, y todos aquellos sucesos de tipo general que exceden la vida deportiva. Sociales: medios de comunicación, sponsors, padres (cuando se trata de chicos en iniciación deportiva) y familiares. Estos son todos factores que pueden hacer más o menos propenso al deportista a una lesión, o que pueden influir positiva o negativamente al momento de la recuperación. J.M.Buceta señala que según estudios realizados en EE.UU. cada año se produce entre 3 y 5 millones de lesiones deportivas con una tendencia ascendente. Aunque no tenemos cifras en nuestro país, parecería casi lógico deducir que tenemos un alto número de lesiones dado al incremento de la práctica deportiva y la iniciación temprana en los distintos deportes. En relación aspecto psicológico, desde ya es difícil trabajar en prevención de lesiones, pero la Psicología del Deporte nos da herramientas para colaborar con el deportista a conocer su cuerpo y su mente, para que el deportista vaya descubriendo sus diferentes estados emocionales y físicos tanto antes como después de una lesión:

Kevin Galindo García


Kevin Galindo GarcĂ­a

LESIONES DEL MUNDO DEPORTIVO  
LESIONES DEL MUNDO DEPORTIVO  
Advertisement