Page 1

RETO DE VALIENTES

El contenido social de la película muestra una realidad de la mayoría de las familias del siglo XXI, donde el vínculo familiar ha pasado a segundo orden debido a los nuevos aspectos culturales y económicos de la sociedad actual; los almuerzos familiares, las conversaciones padre e hijo y un sin número de eventos que resultaban ser elementos fundamentales para el crecimiento y desarrollo de una familia, se han convertido en tardes solas de hijos, la mayoría de veces desocupados, que mal gastan un tiempo valioso en juegos u otras actividades que no traen consigo ningún aspecto provechoso para su vida y que con el pasar del tiempo lo único que provocan es la ruptura de aquellas familias que al principio eran símbolo de felicidad. Al darnos el mensaje de que “el honor comienza en el hogar” la propuesta de la misma es clara; nada se antepone a la familia y hay tres cosas que nunca volverán: el tiempo, las palabras y las oportunidades; cada una de éstas deben ser aprovechadas, porque a pesar de que se puedan presentar otros tiempos, nuevas palabras y oportunidades nunca serán igual a las anteriores y no hay vuelta atrás para las decisiones, la vida es en un segundo y cada segundo debe ser vivido con intensidad, sin extravagancias, diferenciando lo bueno de lo malo y con el corazón. Las propuestas argumentan que en la vida priorizamos eventos que no necesariamente tienen la trascendencia con la que los miramos, muchas veces creemos que lo importante es aquello que nos dará cierto nivel o estatus en la sociedad y dejamos de lado lo que realmente necesita nuestra atención, las circunstancias de la vida son muy impredecibles, nunca lograremos saber que nos depara el destino, puedo estar en mi casa en este momento y en horas próximas en la casa de un familiar, viajando o hasta en un hospital; porque así es la existencia, esta diseñada justamente para que aprendamos en cada paso, tropiezo y salto; en la actualidad no podemos darnos el lujo de errar en nuestras decisiones, los tiempos ciertamente han cambiado, la malicia supera la inocencia de las nuevas generaciones que se han desarrollado en un mundo materialista, plástico y hasta algo ilógico; las personas que gozan de mayor capital son las que menos consumen, pero aquellas que cuentan con escaso capital son las que más gastan ya que tener dinero, ropa, zapatos y accesorios caros se ha tornado el éxito de la popularidad entre las amistades.


No es correcto que nos dejemos envolver de la sociedad, sabemos que desde que nacemos somos parte de los sistemas, pero tenemos la gracia del libre albedrío, donde podemos escoger, entre vivir en ellos o ser parte de ellos. Una de las grandes enseñanzas de la película son los ejemplos de valores morales, éticos y familiares que nos muestran y que debemos tener siempre presentes en nuestro diario vivir, tomando en cuenta que es por lo único que nos recordarán, lo único que permanecerá siempre con nosotros, una de las mayores herencias que les podemos dejar a nuestros descendientes, y con lo único a más de los recuerdos con lo que nos enterrarán algún día, en el momento en que partamos de este mundo. La película nos muestra una gran verdad como lo había mencionado antes, pero varias partes sin lugar a duda provocan sentimientos en mí, hacen que los relacione con mi vida y de cierta forma me sienta identificada; es verdad que no se puede ser egoístas y lo mejor es aceptar la vida del prójimo como el la ha escogido, siempre y cuando sea feliz y no atente contra la integridad de otra persona; varias veces me he cuestionado el hecho de que la paternidad es algo que te nace porque así lo quieres, y sientes que tu pareja es la correcta aunque suene un poco surrealista, pero porque englobarnos en un concepto cuando la realidad es otra, las maneras de amar no existen, es impropio el lema de “yo te amo a mi manera”; para mi el amor es algo único, especial, diferente, dependiendo de que amor se trate (padre, hijo esposo), pero único al fin y al cabo; entonces, si tu pareja no es lo que esperas, y sientes que no estas listo para asumir tamaña responsabilidad como lo es un hijo o mayor aún, un hogar, porque no pensar las cosas detenidamente antes de provocar un daño mayor, los hijos son de la vida pero los padres tenemos la responsabilidad de criarlos y educarlos hasta que ya puedan defenderse solos, lo que implica pasar tiempo con ellos, valorar las fechas especiales con la familia, esos momentos amenos que no se repetirán, querer estar con ellos porque al final son los únicos que estarán ahí para nosotros cuando los necesitemos, la vida no es eterna y en nuestros últimos momentos las amistades no existen, solo nuestra familia y hay que saberla aprovechar cuando la tenemos porque después puede ser demasiado tarde y ya no va haber tiempo para el arrepentimiento, lo único que nos quedará es la resignación. Otra valiosa lección con la que me sentí identificada es que no hay que dejar para mañana lo que podemos hacer hoy, tampoco podemos subestimar a nadie, sus pensamientos o peor aún sus sentimientos, cada persona es un mundo completamente distinto, y nunca se sabe que tiene en su cabeza, en su corazón, o mucho menos imaginamos que ese día que no estuviste con el aunque te llamo hasta el cansancio, era su última noche con vida. Los valores son parte de la identidad de cada ser humano, desde que nos encontramos en el vientre de nuestra madre comienzan a inculcarnos costumbres, cultura, ideologías y demás doctrinas, que a medida que crecemos y en nuestro desarrollo como personas, nos dan pautas para que nosotros mismos aprendamos a diferenciar lo correcto de lo incorrecto, a seleccionar lo que es de nuestro agrado y a diferenciar lo real de lo ficticio, entonces, cuando seamos adultos y nos toque a nosotros hacer el papel de padres, logremos


formar en nuestros hijos esos valores que nuestros padres lograron infundir en nosotros. Existen fuertes valores que servirán en nuestras vidas más de lo que uno se imagina, la honestidad, como logramos divisar en la película, muchas veces son pruebas para saber que camino es el correcto y dependiendo de esto uno mismo se va creando una imagen ante las demás personas, que puede generar tanto confianza como desconfianza, sólo debemos saber elegir, porque ser honesto no es el resultado de una causa, la honestidad no es un efecto, es un valor adquirido; para citar un ejemplo: nos encontramos en un taxi, al momento de bajarnos del taxi se nos olvida el celular; ya afuera comenzamos a llamar con el objetivo de que nos lo devuelvan, pero nadie contesta y por último hasta lo apagan, es lo que pasa en la mayoría de las personas que pierden celulares en un taxi, la reacción del chofer es quedarse con el celular; es decir que no hubo honestidad como resultado de una causa; en cambio si al chofer le han enseñado desde pequeño que no se cogen las cosas ajenas, devolverá el celular porque sabrá obviamente que no es de él y no le corresponde quedárselo lo que será el resultado no de una causa, sino de un valor que el adquirió. El individuo es libre de elegir en lo que cree y en lo que no cree, una persona puede ser cordial, honesta, amorosa, íntegra, solidaria y tener un sin número de valores y cualidades que lo hacen ser una maravillosa persona; sin embargo es de aquellas que para creer algo o en alguien, tienen que comprobarlo o divisarlo con sus propios ojos, tener fe es pretender que algo es de cierta manera porque yo así quiero que lo sea, es decir me pongo en una situación personal que hasta cierto punto puede resultar engañosa, en la que tengo total seguridad que algo que anhelo con mi corazón va a suceder; pero no es un valor de convivencia, los valores implican un servicio para con los demás, más que para uno mismo, la fe es una situación personal que puedo tenerla como no tenerla y no me hará mejor o peor persona simplemente algo realista. Todos estos valores deben formar parte de cada uno de los hogares en el planeta y no debemos olvidar que la familia es el eje fundamental en toda sociedad, los valores comienzan desde la casa, las futuras generaciones se comportarán conforme hayan sido criadas, si los padres le dan a sus hijos todo lo que ellos les pidan sin esfuerzo alguno, serán personas conformistas, mediocres, acostumbradas a obtener las cosas de la manera fácil, nunca se independizarán, y llegará un momento en la vida en la que se verán en aprietos que los conducirán a hacer cosas impropias de una persona decente, solo corrigiendo esto desde el principio, enseñándoles el valor de las cosas, que para obtenerlas hay que ganárselas y que con arduo trabajo y responsabilidad podremos alcanzar el éxito que deseamos, crearemos una sociedad progresista e independiente y como padres descansaremos tranquilos al saber que nuestros hijos no necesitan de nosotros porque están aptos para valerse por sus propios medios. La clave de la vida es el equilibrio, no dejarnos a nosotros mismos y a nuestras intimidades como última opción porque según nosotros podemos esperar, el tiempo no espera, el tiempo pasa así sea por encima de nosotros mismos, por


lo tanto es esencial aprender a distribuirlo entre cada una de esas partes fundamentales como lo es la familia, los amigos, el trabajo, los estudios y hasta un espacio personal, ya sea de descanso o relajación, las nuevas tecnologías han traído consigo consecuencias positivas y negativas en los individuos, el internet, la tv por cable y los equipos electrónicos han sido fuertes influyentes separadores de grandes familias que nunca aprendieron a priorizar sus ocupaciones y que no tuvieron presente que no importa la cantidad siempre y cuando este sea un tiempo de calidad, ameno, que verdaderamente deje recuerdos en cada persona; muchas veces creemos que estar cinco minutos con alguien no es suficiente, pero todo es depende de cómo veamos los diversos acontecimientos de la vida; porque cinco minutos que dejamos pasar desapercibido, es una eternidad para un anciano, un enfermo, un padre despidiéndose de sus hijos porque ha sido enviado a defender los derechos de su nación, un niño con cáncer que lo único que desea es un poco más de tiempo. Vale más un momento que fue disfrutado al máximo, que una hora de peleas y discusiones; los mejores momentos son aquellos en los que no importa donde hemos estado porque la compañía simplemente ha sido extraordinaria, esos son los momentos mágicos que siempre tendremos presente y los guardaremos en nuestro corazón, porque nos han hecho volver a nuestros adentros y hasta sacar muchas veces ese niño que llevamos en nuestro interior. La película nos dio una gran enseñanza y nos mostró que la comunicación es un pilar elemental no sólo en la vida familiar, en la sociedad en general es un aspecto básico de convivencia, lo que no se comunica simplemente no existe y a estas alturas que vivimos en una sociedad globalizada no debemos pasar por alto absolutamente nada, así mismo es como funciona en el mundo de la información no se pueden dejar detrás los grandes acontecimientos, sino estamos en constante actualización sobre los hechos sencillamente somos nómadas. En general me pareció excelente muestra una perspectiva realista de la vida en la sociedad actual, el desequilibrio familiar, cómo aprender a superar los obstáculos que se puedan presentar en nuestro camino, nos enseña que no existe el mañana ni el ayer lo único que existe es el hoy, que nunca es tarde para enmendar nuestros actos, que la vida y los valores comienzan en el hogar, que la honestidad es capaz de superar cualquier prueba, y que todo lo que nos propongamos podemos lograrlo, con un poco de esfuerzo, constancia y sabias decisiones nuestra vida no pasará en vano.

Reto de Valientes  

Esta es un ensayo de una película que trata de los problemas q se viven a diario en la sociedad actual.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you