Page 1

Entre el amor y las pulgas


Cuenta la historia que el amor no solo lo sienten los humanos. El amor verdadero no distingue razas, pelajes ni pulgas. En el país Goldeano vivía Keeper. Era un príncipe muy apuesto, de cabellos rubios y brillantes como los rayitos del sol. Sus ojitos color miel eran la mirada más tierna del reino. Su padre quería obligarlo a casarse con una princesa goldeana pero él no quería, porque esa princesa era muy caprichosa y pretenciosa.


Mientras tanto, al otro lado del mundo, vivía una princesa pastoriana llamada Brisa. Sus vestidos, delicadamente elegidos por su madre estaban descocidos y manchados. ¡Y ni hablar de su pelo! sus rulos blancos y grises parecían un repeleque. Su padre, el rey pastoriano quería que se casara con un príncipe muy refinado y egoísta.


Un día, en el banquete real se encontraron todos los reyes caninos. Cada invitado tenía su lugar y como por obra de magia perruna… ¡guau! ¡Brisa y Keeper tenían que comer del mismo plato! Los dos empezaron a pelearse por su comida preferida, las pastas.


Como Keeper era muy caballero, dejo que ella comiera la mayor porci贸n. Pero en un momento de distracci贸n, los dos agarraron el mismo fideo y sin querer queriendo se dieron el beso maaaas largo y con maaaas salsa del mundo.


Entre ladridos tiernos y pastas empezĂł una perruna historia de amor entre ellos, donde no importaban razas, pelajes ni pulgas.

Me voy con unos perritos, me voy con los otros, si este cuento te gusto, maùana te cuento otro‌

"Entre el amor y las pulgas"  

Libro tradicional

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you