Issuu on Google+

UNIVERSIDAD ALEJANDRO DE HUMBOLDT CURSO INTRODUCTORIO SECCIÒN: NAINT CATEDRA: INTRODUCCIÒN A LA INFORMATICA PROFESOR: ASDRUBAL NOGUERA

AUTORES: GUAL KELVYN COELHO GENESIS NUÑES DOUGLAS


En

un mundo irreal existía un

hombre con muchas virtudes escondidas en una armadura, solo hablaba de sí mismo y de nadie más. Este hombre a quien nos referimos como el Caballero tenía una familia; su esposa Julieta y su hijo Cristóbal. Un buen día Julieta cansada de ver siempre la armadura que su esposo tanto quería y que nunca se quitaba, que lo llevaba a la deshonestidad, la avaricia, el odio, los celos, el miedo y la ignorancia, le dijo que se iría de la casa junto a su hijo si no se quitaba la armadura, el Caballero al ver la situación decidió partir de su tierra para buscar ayuda ya que no encontraba la forma de quitarse la armadura por sí mismo. Caminando el Caballero se encontró con el bufón del reino Bolsalegre, este le dijo que el único que lo podía ayudar era el Mago Merlín quien se aparecía a veces. El Caballero se adentro a los bosques de Merlín y cansado por el camino se durmió en la montaña, al despertar Merlín estaba sentado bajo un árbol, el caballero le dijo que había estado perdido y que quería quitarse la armadura, Merlín le dio una copa de un líquido que al principio le supo amargo, después dulce y al final delicioso. Merlín le

hizo entender al Caballero que la armadura se la había puesto para excusarse de las batallas.

Luego de haber dormido y llorado al despertar el caballero se sentía avergonzado, pero Merlín le dijo que ese era el primer paso para quitarse la armadura, y le enseño el sendero de la verdad; era muy espinoso, advirtiéndole que iba a necesitar de mucho coraje y de una decisión que no podía cambiar, el Caballero comenzó su camino con la compañía de Ardilla quien es como su nombre lo dice una ardilla y de Rebeca que es una paloma quienes conoció junto a Merlín en el bosque. El Mago Merlín le dio una llave dorada que le serviría para abrir las puertas de los tres castillos que bloquearían su camino, el primer castillo se llama Silencio, el segundo Conocimiento y el tercero Voluntad y Osadía. Al Caballero un pedazo de su armadura se le calló gracias a sus


lágrimas en el camino, al llegar a la puerta del castillo del Silencio, Ardilla y Rebeca lo esperaron del otro lado del castillo y él entró.

Al entrar se sentó junto al fuego y había un tremendo silencio, de pronto escuchó la voz del Rey y empezaron a hablar, el Rey le dijo que esto era un nuevo tipo de cruzada que requiere más coraje que las otras, y que si lograba reunir las fuerzas necesarias y quedarse para hacer lo que tiene que hacer allí será tu mayor victoria. Dentro del castillo del silencio el Caballero se dio cuenta que nunca había vivido el momento si no que hablaba del futuro o su pasado se dio cuenta que nunca había escuchado a nada y nadie; al abrir una de las tantas puertas del castillo en una habitación una voz le dijo que ella era su verdadero yo y que la llamara Sam. El caballero se durmió y al despertar estaba afuera en el sendero de la verdad

con Rebeca y Ardilla, el Caballero había llorado tanto que su casco se había oxidado y se le había caído, desde allí empezó a tener una conexión con él mismo.

Al llegar al castillo del conocimiento entraron los tres, había mucha oscuridad, allí el Caballero se dio cuenta que había necesitado el amor de su familia ya que él no se amaba a sí mismo y eso le dolió tanto que empezó a llorar, luego una enorme luz brillo a su alrededor y Rebeca encontró un espejo que luego el Caballero se colocaría frente a él; vio a un hombre lindo, generoso, amoroso, con unos ojos llenos de bondad y Sam le dijo que ese era el verdadero Caballero que solo estaban debajo de esa armadura. Al salir a un jardín el Caballero vio un árbol el cual tenía unas inscripciones que le hicieron entender que un árbol no tiene ambiciones sin en embargo cuando crece da sus frutos a los demás. Ya saliendo del castillo vio de nuevo el sendero de la verdad, de inmediato se dio cuenta de que la armadura que cubría sus


piernas y brazos se había oxidado, y continuó su camino hacia el castillo de La Voluntad y La Osadía.

Cuando llego al castillo encontró un enorme dragón, que representaba el miedo y la duda que el Caballero tenia, de inmediato buscó su espada pero no la encontró así que trató de huir dos veces, Rebeca le dijo que el dragón era una ilusión entonces tomó fuerzas y se enfrentó a él, el dragón comenzó a hacerse cada vez más pequeño hasta que desapareció, y al abrir la puerta que estaba más allá del dragón vio la cima de la montaña y convencido de que no había nada que lo pudiera detener subió la montaña.

Al llegar casi a la cima encontró una roca que decía “Aunque este Universo poseo, nada poseo, pues no puedo conocer lo desconocido si me aferró a lo conocido”, luego de leer esta inscripción Sam le dijo que confiara en la vida, el universo, Dios o como quisiera llamarlo. Al encontrarse de pie en la cima de la montaña comprendió el significado de la inscripción de la roca, empezó a sentir una sensación de bienestar, su corazón fluía de amor por sí mismo, por Julieta, por su hijo, por Merlín, por Ardilla, por Rebeca, por la vida y por todo el maravilloso mundo, mientras que Ardilla y Rebeca observaron al caballero ponerse de rodillas con lágrimas que resbalaban por su pechera viendo como se derretía, el caballero lloraba de alegría y nunca más vería a la gente en el brillante reflejo de la armadura porque ahora se sentía unido con el Universo. El caballero por fin pudo ver el camino que lo llevo a la felicidad.


Conclusión

Kelvyn Gual: “Tenemos que quitarnos esa armadura que muchas veces llevamos por dentro, bien sea por miedo, avaricia, maldad, orgullo, yoismo; nos lleva a una felicidad mentirosa y a una tristeza verdadera. Al darnos cuenta que tenemos esta armadura colocada, podemos creer que ya es muy tarde, pero nunca es tarde para reflexionar.

Genesis Coelho: “Una persona ocultando lo que verdaderamente es, tiene puesta una armadura. Sin muchas veces saberlo, y muchas veces sin tener a alguien que nos lo diga, en algún momento nos daremos cuenta que tenemos la armadura colocada que nos puede llevar al rechazo, al desequilibrio y muchas veces la perdida de lo que mas queremos.” Douglas Núñez: “Debemos tener amor hacia aquellas personas que nos ayudan y siempre están con nosotros, puesto que podemos tener esta armadura y la única solución para quitárnosla es tener ese amor hacia uno mismo y hacia los demás. Nunca es tarde para darse cuenta, aceptar y cambiar alguna debilidad que afecte a nuestros seres queridos.


EL CAMINO A LA FELICIDAD