Issuu on Google+

La Autor铆a Y Formas De Participaci贸n


LA AUTORIA

NOCION: Tal disciplina legal se traduce en la admisión de tantos tipos delictivos, cuanto hayan sido los sujetos concurrentes ( fattispecie differensciata) que tienen en común el mismo acontecimiento material y se distinguen únicamente por la actitud psíquica y algunos aspectos interiores de cada participe. AUTORIA Es la expresión que comprende a cuantos están afectados por la comisión de un delito tanto si forman parte en su ejecución como si fuerzan o inducen directamente a otro a ejecutarlo, bien si cooperan a la ejecución de un hecho con un acto sin el cual no se hubiere efectuado. La autoría puede ser inmediata directa, mediata natural y de cooperación necesaria. Concepto unitario de autor: Es el aporte de cada una de las personas que concurren ante un mismo hecho, como causas equivalentes sin las cuales el resultado no hubiera acontecido. Y si todos los aportes de las personas que concurren para la comisión del hecho son aportes o causas equivalentes, entonces esta equivalencia de contribuciones es la que no permite diferenciar entre quien es autor y quien es participe, dado que se califica a todos los intervinientes como si tuvieran participaciones causalmente equivalentes. Una de las principales causas por las cuales no tuvo éxito esta teoría es la superación del dogma causal. Concepto extensivo de autor: Es el que tiene lugar a partir de la falta de coherencia que reviste en la autoría mediata. Concepto restrictivo de autor:


Es aquella donde el sujeto activo del delito ha colmado por completo la descripción del tipo

penal, en ese sentido, es el autor quien describe con su comportamiento la

descripción típica de la norma penal, se basa en la diferencia entre autor y participe.

TEORIAS QUE DEFINEN EL AUTOR

Teoría Objetivo Formal. Es la que establece la distinción entre autor y participe en base a la gramática a la sintaxis y a la interpretación literal del tipo, es el autor aquel sujeto cuya actividad (causal) este abarcada por la literalidad de la descripción típica y será participe todo aquel que realice una contribución causal de menor importancia. Para esta teoría autor es el que ha realizado la ejecución típica, el participe será quien haya realizado alguna contribución material. La principal critica que se hace a esta teoría es que da por supuesto que se puede establecer en todos los tipos, los actos ejecutivos, cuando en muchos casos los tipos solo mencionan los resultados y no como debe producirse.

Teoría Objetivo Material. Es aquella en la cual para evitar la mera descripción típica en la que se basaba la teoría objetiva formal, tiene en cuenta la importancia objetiva del autor, es autor quien aporte objetivamente la contribución mas importante.

TEORIA DEL DOMINIO DEL HECHO. Es la que tiene por objeto establecer que debe entenderse por autor y se aplica para determinar la autoría mediata solo en los delitos dolosos, su origen lo encontramos en la teoría finalista se basa en los delitos dolosos, es autor quien domina finalmente la realización del delito. El autor decide el si y el como de la realización del delito, es decir el autor dirige su acción hacia la realización del tipo y tiene la posibilidad de realizar o no la acción típica.


CONSECUENCIAS CONCRETAS DE LA TEORIA DEL DOMINIO DEL HECHO. El pensamiento finalista se encuentra con grandes dificultades a la hora de ser aplicado al delito culposo, pues en tales delitos existe también una acción dirigida conscientemente hacia un fin, pero ese fin es irrelevante y licito para el derecho penal y el resultado lesivo relevante jurídico penalmente se produce de una forma causal. Son por tanto los problemas que plantea el sistema de dominio del derecho en su aplicación a la imprudencia. En primer lugar que la propia ley no establece que acciones están prohibidas, si no que simplemente se limita a describir el resultado y a exigir que el mismo se derive causalmente de la conducta imprudente. El segundo problema radica el que al identificarse la finalidad con intencionalidad, es decir, con una conducta conscientemente dirigida hacia el resultado típico, la explicación de la imprudencia choca con la realidad innegable de que en las conductas imprudentes el sujeto no se dirige intencionalmente a la producción del resultado lesivo, ya que este aparece por completo desconectado del fin que el agente persiguió, de modo que el desvalor de acto solo puede existir en la medida en que la persona persigue con su comportamiento un desvalor de hecho y un desvalor de intención sin relación con un desvalor de hecho.

CLASES DE AUTORIA Autoría Directa: Autor directo es el que realiza personalmente el delito, es decir, el que de un modo directo y personal realiza el hecho. Lógicamente este concepto se encuentra implícito en la descripción que del sujeto activo se hace en cada tipo delictivo de la parte especial, pero también puede incluirse casi siempre , “los que toman parte directa en la ejecución del hecho,” yaque ello implica una realización directa del delito.


Autoría Mediata: A la autoría inmediata o directa se equipara la mediata, es decir, aquella en la que el autor no realiza directa y personalmente el delito sino sirviéndose de otra persona, generalmente no responsable, quees quien lo realiza. Con un criterio objetivo formal es difícil fundamentar este tipo de autoría y, sin embargo, es evidente que cuando alguien se sirve, como instrumento de realización

del delito, de otra persona que,

generalmente sin saberlo, lo realiza, hay que buscar un criterio que permita buscar castigar al autor real y no a su instrumento. Este criterio no puede ser otro que el dominio del hecho, está claro que elautor mediato es quien domina la realización del delito. Ejemplo: el hipnotizador que obliga al hipnotizado a cometer un delito, o elque fuerza a otro con violencia o con engaño a suscribir un documento falso, realizan directamente el delito y dominan su acción…

La autoría mediata se basa en el "dominio de la voluntad". Este dominio de la voluntad se consigue con:

- Engaño - Violencia - Intimidación - Coacción

La teoría del autor mediato se ha ido desprendiendo de la figura Mandat desarrollada a fines de la Edad Media por la ciencia italiana del derecho penal. Pero, un concepto de autoría mediata no aparece hasta Stübel (1828) en reemplazo

del concepto “causante intelectual”. La fundamentación

moderna comienza con los hegelianos Luden, Köstlin, Berner, Hálschner. En gran medida la teoría se desarrollo como consecuencia

de la

accesoriedad extrema, que requería en el autor inmediato también el requisito de la culpabilidad; por lo tanto, los que instigaban a autores inculpables resultaban impunes. Precisamente para evitar esta impunidad se forjo la teoría del autor mediato. Sin embargo, introducida la accesoriedad limitada

la teoría se mantuvo, porque ha quedado demostrado que

esencialmente se trata de casos de autoría.


En relación con los supuestos de autoría mediata podemos distinguir dos: Por una parte puede suceder que el autor inmediato actúe sin antijuridicidad porque: o

Puede ocurrir que el instrumento actúe de manera atípica.

o

Que el autor inmediato actúe sin dolo o que en él no concurran los elementos subjetivos del injusto.

o

Por último, puede concurrir alguna causa de justificación.

Por otra parte, puede ocurrir que el instrumento sea un inimputable para la realización del hecho o que actúe por miedo insuperable o error de prohibición

LA CO-AUTORÍA. El encabezamiento del artículo 83 del Código Penal Venezolano vigente dice textualmente:

“Cuando varias personas concurran a la ejecución de un hecho punible, cada uno de los perpetradores, y de los cooperadores inmediatos, queda sujeto a la pena correspondiente al hecho perpetrado. En la misma pena incurre el que ha determinado a otro a cometer el hecho”.

De modo que si hay co-autoría, es decir, que si varias personas físicas e imputables participan como autores en la perpetración de un delito, cada uno de ellos debe ser castigado con la pena correspondiente al hecho punible en cuya perpetración han intervenido tales co-autores; y la misma pena debe ser aplicada a los cooperadores inmediatos o cómplices necesarios.


Es circunstancial en los delitos individuales, que pueden ser cometidos por una sola persona física e imputable, como por ejemplo, el homicidio; y si, en un caso concreto, circunstancialmente, varias personas físicas e imputables, participan en un homicidio, esto no le resta a tal delito su carácter individual, ni le confiere carácter de delito colectivo, porque basta que exista la posibilidad lógica y jurídica de que un determinado delito sea cometido por una sola persona física e imputable, para que merezca la denominación de delito individual, y en este caso, el homicidio es uno de ellos.

El aparte único del artículo 83 del Código Penal, se refiere a la autoría intelectual o al autor intelectual. El autor intelectual es la persona que determina, que induce, a otra persona a perpetrar un hecho determinado, la cual no tenía intención (antes de la inducción) de realizar delito alguno; es decir, es instigada, inducida, se le hace nacer la intención de perpetrar el delito. Luego si el autor material, inducido por el autor intelectual, perpetra el delito, este autor intelectual debe ser castigado con idéntica pena que la aplicable al autor material.

Podemos dividir la coautoría en elementos subjetivos y objetivos: Los elementos sujetivos se basan en el acuerdo de voluntades que convierte en partes de un plan global unitario las distintas aportaciones, que se vinculan recíprocamente. Los requisitos son: a. El hecho que se realice conjuntamente ha de ser típico. b. Debe de estar prevista la colaboración entre los coautores para alcanzar la finalidad. c. El hecho debe de ser recíproco. El acuerdo puede ser previo, simultáneo, expreso o tácito. No puede ser presunto. Cabe la coautoría adhesiva que es cuando el acuerdo surge durante la ejecución. También cabe la coautoría sucesiva, que se produce cuando alguien suma su comportamiento al ya realizado por otro, a fin de lograr la conclusión de un delito cuyos actos ejecutivos ya habían sido realizados parcialmente por éste.


Hay un dolo común que abarca el conocimiento y voluntad de realizar el tipo conjuntamente. El elemento objetivo está basado en el condominio funcional del hecho que se subsume en la conducta típica. Asimismo, la conducta del coautor se plasma en la última fase del iter criminis, es decir, en la parte inmediatamente anterior a la consumación del delito. Muñoz Conde diferencia entre coautoría ejecutiva y no ejecutiva. La ejecutiva se divide en directa, en la cual realizan los actos ejecutivos todos los coautores; y coautoría ejecutiva parcial en la que se reparten las tareas ejecutivas. Cabe precisar que es posible que en el momento de la ejecución del hecho delictivo no estén todos los coautores presentes porque se ha producido un reparto de papeles. Es destacable comentar que el dominio del hecho lo tienen todos los coautores. Y que el simple acuerdo de voluntades no basta, ya que se debe de contribuir de alguna manera a la producción del hecho delictivo. Por último, hay que señalar que cada coautor solo responde del hecho que previamente han acordado producir y no de lo que no hayan consentido todos previamente.

LIMITES DE AUTOR MEDIATO: EL autor mediato es el que tiene el dominio del hecho, por lo tanto es el puede decidir si se realiza o no la ejecución del hecho punible, como se conoce el autor mediato es la persona que comete un hecho. Ejemplo: el hipnotizador que obliga al hipnotizado a cometer el delito. Quien por medio de la fuerza utiliza a una persona para que lleve un paquete a un lugar determinado, sin decirle que lleva droga en el mismo, haciéndolo cometer un hecho punible. A pesar de que se entendería como inducción, no deja de ser un autor mediato el que se beneficia del hecho cometido.


Solamente que no se cometa el hecho podría ser el límite de la autoría mediata, respecto a las formas de participación criminal La doctrina penal se encarga de sistematizar, con diversas variantes, los principios y exigencias que deben cumplirse para que pueda darse la participación en un hecho punible:

a) La exterioridad del hecho: La primera exigencia de la responsabilidad del participe, se da de acuerdo del hecho el cual se participa, que se comience a ejecutar o que se haya consumado, la participación queda condicionada en primer lugar por la necesidad de un hecho típico exterior, al menos en la fase de tentativa. Es así que se habla de la complicidad tentativa en el sentido de responsabilizar al participe y al autor, mas no se excluye de responsabilidad sino que puede reducir en los límites del delito imperfecto.

b) La contribución causal para la realización del hecho: La conducta del participe debe ser eficiente para constituirse en una efectiva ayuda para la comisión del hecho. De acuerdo a Soler “ no es punible

quien intenta participar sin lograrlo y su

desistimiento lo releva de toda responsabilidad, siempre y cuando el hecho cometido no haya sido aprovechado por el autor, ya que el autor siempre tendrá el dominio del hecho. En lo que respecta a la forma de participación y su eficacia se debe tener presente la omisión, requiriéndose no solo la realización de la acción que se esperaba del sujeto. Un ejemplo de participación seria; Un vigilante de una casa, que se pone de acuerdo con los ladrones, deja abierta la puerta para facilitar la entrada de los ladrones, y luego de perpetrado el hecho destruya o altere las huellas o indicios del delito. .


TEORÍA DE LA CULPABILIDAD: Concepto de Culpabilidad. Es común definir

la culpabilidad como la reprochabilidad de un acto típico y

antijurídico que se funda cuando el autor lo ejecuta pudiendo haberse conducido de una forma distinta. Para que exista culpabilidad el sujeto debe tener conciencia y conocimiento de la antijurícidad del hecho cometido La imputabilidad es un supuesto indispensable de la culpabilidad Para ser culpable hay que ser imputable. Son personas imputables en Venezuela, las que hayan alcanzado la edad de 18 años y gocen de perfecta salud mental, pueden ser culpables, y serán culpables cuando perpetren un delito determinado que se les pueda reprochar, es decir, que se le puede imputar la conducta de un individuo mediante un juicio de reproche. Entre la culpabilidad y la imputabilidad existe una diferencia: todas las personas mayores de 18 años y (con capacidad) gocen de perfecta salud mental todos pueden ser imputados, pero no todos son culpables. Tiene que para ello cometer un delito. Sólo serán culpables cuando hayan perpetrado un delito determinado, un acto típicamente antijurídico. Mientras no delincamos, somos imputables pero no culpables.

NATURALEZA DE LA CULPABILIDAD. Dos teorías fundamentales: 1. La Teoría Psicológica 2. La Teoría Normativa. Ellas tratan de explicar la culpabilidad como elemento del delito.


La Teoría Psicológica.Según ella, la culpabilidad tiene un fundamento psicológico, que se desarrolla de acuerdo con el concepto de conocimiento y voluntad que domina al autor del acto en el momento de su ejecución. Relación subjetiva, psicológica entre el autor y el acto típicamente antijurídico. Según Jiménez de Azúa: Dice, que la Imputabilidad “SI” es Psicológica, pero que la Culpabilidad es Valorativa, puesto que su contenido es un Reproche. SegúnVon Listz, Define la culpabilidad como: “relación subjetiva, psicológica, entre el autor y el acto típicamente antijurídico”. La Teoría Normativa.Ha sido la sustituta de la Teoría Psicológica. Ya no es puro hecho psicológico de conocimiento y voluntad, sino que es un proceso de ese carácter, pero anormal, por ser atribuible a una motivación reprochable del autor. Hay más que conciencia y voluntad. La esencia de esta Teoría es: La posibilidad de haber obrado de otra manera o de diferente manera. Se incluyen las razones, los motivos y el carácter que tuvo el autor para cometer el acto, (le agrega la medida de la responsabilidad). Por esto, la pena debe ser medida según la gravedad de la culpabilidad, y esta gravedad depende del carácter y los motivos del autor del acto.

LA PARTICIPACION: Es la cooperación dolosa en un delito doloso ajeno.. Es la que surge cuando se realiza un hecho punible en el cual intervienen un grupo de personas además del autor intelectual, los mismos pueden actuar en calidad de cooperador inmediato o de cómplice, esto lo regula el código penal en sus artículos 83,


84, y 85, como fórmula de extensión de la responsabilidad penal que tiene cada uno de ellos en el delito que decidan cometer. El Objetivo principal es en calidad de instigador, de cooperador inmediato o de cómplice. El participe nunca tiene el dominio del hecho De esta teoría se deduce que la voluntad del partícipe se debe dirigir a la ejecución del hecho principal, y que este hecho requiera para su configuración del dolo. El desvalor de la conducta del partícipe consiste en colaborar en la violación de la norma por parte del autor. Hay quienes critican esta teoría en cuanto a que viola el principio de accesoriedad del hecho del partícipe del hecho principal. Hay tres tipos de accesoriedad: En primer lugar está la accesoriedad máxima, según la cual solo es punible si el autor actuó típica, antijurídica y culpablemente.

En segundo lugar está la accesoriedad mínima según la cual es punible la participación en el caso en que el autor haya actuado típicamente y a pesar de que su conducta esté amparada por una causa de justificación

En tercer lugar está el principio de accesoriedad limitada. Es el que mayor acogida tiene entre la doctrina y la jurisprudencia. Establece que la participación es accesoria respecto del hecho del autor el cual basta con que sea antijurídico

Fundamentos de la participación:

En la doctrina moderna y aún dominante, donde impera el sistema diferenciador y restrictivo de autoría, se aprecia primero que la realización del tipo

penal de cualquier

delito y, por ende, la respectiva defraudación a la expectativa normativa que contiene, solamente es atribuida al autor, por ser quien ha dominado el hecho. Segundo, que la intervención de los otros sujetos que aportaron o contribuyeron de alguna forma al


delito, pero que no dominaron el hecho, son responsables solo debido a las cláusulas de extensión del tipo penal

TIPOS DE PARTICIPACION Y SU REGULACION EN EL CODIGO PENAL VENEZOLANO Formas de intervención delictiva según el Código Penal: Conforme a los artículos 83 y 84 del Código Penal, se distinguen cinco formas de intervención en el delito: El autor (perpetrador), el cooperador inmediato, el instigador, el cómplice necesario y el cómplice simple. Algunas normas de otras leyes, e incluso la propia Constitución venezolana, parecieran incluir dentro de las formas de intervención delictiva al encubridor, sin embargo éste es una forma de autoría en un delito autónomo que lesiona a la administración de justicia: El encubrimiento. Consecuencias de la anterior distinción: El Código Penal venezolano no hace distinción alguna en cuanto a la pena del autor (perpetrador), cooperador inmediato, instigador y del cómplice necesario, aunque los considera figuras delictivas distintas. La única diferencia de pena que establece dicha ley se refiere al cómplice simple, figura respecto de la cual contempla una disminución de la mitad de la pena atribuida al autor del hecho. Sin embargo, aunque la ley atribuya la misma pena a la mayoría de las formas de intervención en el delito, pareciera hacerlo más por razones de política criminal que por considerar iguales dichos tipos de intervención delictiva. Cooperador Inmediato: A esta forma de intervención en el delito se refiere directamente el artículo 83 Código Penal después de nombrar al perpetrador, expresando que el mismo concurre en la ejecución del hecho. Según Arteaga, los cooperadores inmediatos: No realizan los actos típicos esenciales constitutivos del hecho, pero prestan su cooperación en forma que podemos calificar de esencial e inmediata en la ejecución del delito, de manera tal que podemos apreciar que su comportamiento como partícipes se compenetra o se vincula en forma muy estrecha con la conducta del ejecutor, lo que nos lleva a considerar en la


realidad de los casos que, aunque no realicen los actos típicos, en virtud de tal identificación o compenetración con la acción de los autores, deben ser sancionados con la misma pena correspondiente a éstos. Tal sería el caso, por ejemplo, de quien sostiene a un sujeto para que otro lo hiera. Esta actuación del cooperador inmediato, ciertamente se parifica a la del autor y por ello la ley los equipara en cuanto a la pena. La inmediatez del aporte es esencial para calificar a alguien de cooperador inmediato, sin embargo en modo alguno la ley se refiere a la calidad del aporte, de allí que no importe el tipo de contribución realizada sino que ésta coincida espacialmente, o al menos de forma temporal, en la realización del tipo penal. Instigador: La última figura a la cual alude el artículo 83 Código Penal

es a la del instigador,

mediante la siguiente frase: “En la misma pena incurre el que ha determinado a otro a cometer el hecho”. Esta figura es denominada por Mendoza intelectual”. Chiossone los llama “autores psicológicos”.

y Grisanti, “autor

Colmenares también lo

considera una forma de autoría partiendo de la definición de autor como el sujeto a quien se le puede imputar el hecho como propio, o como aquella persona que tiene el dominio del hecho, no puede concluirse otra cosa que catalogar al inductor como un partícipe, en modo alguno como autor. Ejemplo el caso del sujeto que paga una cantidad de dinero para que alguien dé muerte a un tercero, acción que el sicario no lleva a cabo huyendo con el monto pagado. En este caso se evidencia que la realización del tipo penal no depende de quien pagó el dinero para hacer nacer la resolución criminal (instigador), sino de la persona inducida, de allí que aquél sólo pueda ser un partícipe. Instigador es el que determina dolosamente a otro a la comisión de un injusto doloso. Consecuentemente, el hecho del instigado (autor) debe ser una conducta típica y antijurídica. Debe cometerse mediante un medio psíquico. Por medio psíquico directo no debe entenderse solo la palabra clara y determinante, sino que puede ser cualquier otro medio simbólico: gestos, actitudes, palabra escrita, claves, etc.

El Resultado de la Instigación. La instigación debe tener como resultado haber decidido al autor a realizar el hecho. Cuando el autor ya está decidido a realizarlo no hay instigación.


La Complicidad. El cómplice es aquella persona que auxilia, contribuyendo o favoreciendo, eficazmente al ejecutor o ejecutores del delito colaborando voluntariamente sin incidir en la realización del hecho. Su actuación es importante para la consecución del hecho, pero no es esencial. Requisitos: 1.

Debe de haber un acuerdo de voluntades previo.

2.

El cómplice debe de conocer el plan del autor.

3.

Conocimiento de que se está cooperando en el plan.

4.

La contribución debe de ser secundaria.

Es relevante la distinción entre el cooperador necesario y el cómplice porque de ella depende que al sujeto activo se le castigue como si fuera el autor del hecho o con la pena inferior en grado. La contribución del cómplice puede ser de cualquier naturaleza, incluso intelectual.

Cómplice Simple. El artículo 84 establece diversas formas de colaboración en el delito, las cuales conforman la llamada “complicidad simple”. Así, el numeral 1 del artículo alude a la colaboración moral en el hecho que se traduce en excitar o reforzar la resolución delictiva, o prometer asistencia y ayuda para después de cometido. Como puede apreciarse, se trata en todo caso de una forma de apoyar al autor en su propósito delictivo, de allí que incluso se pueda castigar a alguien como cómplice simple cuando éste, habiendo prometido al autor asistencia para después de cometido el delito, posteriormente, una vez realizado efectivamente el mismo, la niega. Aunque en este caso no haya otorgado la ayuda prometida, la sola promesa fue suficiente para apuntalar la resolución criminal, de allí el castigo como partícipe.


Por su parte, el numeral 2 de este artículo castiga a quien dé instrucciones o suministre medios para la realización del delito. En este caso se castiga como partícipe, a diferencia del numeral anterior, la ayuda material en la realización del hecho. Por último, el numeral 3 contempla el supuesto de participación cuando se facilita la perpetración del hecho, o se presta asistencia o auxilio para que se realice, antes de su ejecución o durante ella. En este supuesto cabe cualquier otra ayuda que no pueda incluirse en los numerales anteriores. Las formas de participación contempladas en los numerales referidos del artículo 84 del Código Penal Venezolano presuponen que dichos cómplices no presten su ayuda de forma inmediata en el hecho, es decir, que su acto no concurra (desde el punto de vista espacial o temporal) con el hecho. Caso contrario el sujeto debe ser castigado como cooperador. Cómplice Necesario. El numeral 3º del artículo 84 explicado, establece literalmente en su parte final: “La disminución de pena prevista en este artículo ( la del cómplice simple) no tiene lugar, respecto del que se encontrare en algunos de los casos especificados, cuando sin su concurso no se hubiera realizado el hecho . Se establece aquí una figura que la doctrina venezolana ha denominado “cómplice necesario”. El principal problema de esta figura es diferenciarlo del llamado “cooperador inmediato”, Ejemplos de complicidad necesaria:

Es la conducta del empleado bancario que deja

abierta la bóveda del Banco para facilitar así la acción de apoderamiento del dinero allí depositado; o la conducta de la empleada doméstica que le procura al autor del hurto las llaves del apartamento; o la conducta del farmaceuta que elabora y suministra al autor del envenenamiento, de acuerdo con él, la sustancia mortífera. En todos estos casos se puede apreciar que la conducta del cómplice reviste una especial importancia en orden a la realización del hecho, de manera tal que ésta se hace depender de su intervención, por lo que podemos concluir que el autor no habría realizado el hecho sin tal conducta del cómplice.


La Complicidad Correspectiva Participación en la refriega. Finalmente, cabe hacer referencia a la denominada “complicidadcorrespectiva´”, figura que encuentra aplicación en materia de homicidio y lesiones, según el artículo 424 del Código Penal, cuando en la perpetración de tales hechos han tomado parte varias personas y no se puede descubrir quién es el ejecutor inmediato o autor del hecho, caso en el que se sanciona a todos los que han tomado parte con la pena correspondiente a los cómplices.

Se trata, pues, de la situación de la intervención o concurso de varios

sujetos en un hecho común, del cual uno es el autor sin que ello pueda probarse. Creo que la única forma de resolver la contradicción y evitar la absurda aplicación de la norma, radica en interpretar la disposición contenida en el artículo 425, en el sentido de que en el caso de una refriega o riña tumultuaría con resultado de muerte o de lesiones, todos los que hayan agredido al ofendido se sancionarán como autores; los que hayan participado en el riña sin agredir al ofendido, con las penas disminuidas contempladas en el mismo artículo; se aplicará la norma sobre la complicidad correspectiva, cuando en la refriega no se llega a conocer a los agresores del muerto o herido, pero se demuestra la participación de algunos entales hechos dañosos. En este último caso, a quienes han participado en la riña se les sanciona con la penalidad indicada en el artículo 424 del Código Penal Venezolano para la complicidad correspectiva.


BIBLIOGRAFIA.

GRISANTI, Hernando, Lecciones de Derecho Penal, Decimoctava edición, Editorial Vadell Hermanos, 2008, Valencia-Venezuela- Caracas,279 y ss.

MUÑOZ, Francisco, Teoría General de Delito, Segunda edición, Editorial Temis S.A, 2008, Bogotá –Colombia, 153 y ss.

LA AUTORIA Y LA TIPICIDAD. Editorial Jurídica Bolivariana, 2002.41 y ss.

FUNDAMENTOS DEDERECHO PENAL. Editorial Bosch, Barcelona, 1984. 43 y ss.


La autoría y formas de participación