Issuu on Google+

Cuento Una realidad fantรกstica


Walt Disney era un niño promedio de Estados Unidos que vivía con en una granja en Kansas con su familia; esta, de carácter humilde, estaba conformada por sus padres y sus cuatro hermanos. Su padre, Elías Disney, era granjero; mientras que su madre, Flora Call, era profesora de escuela. Walt Disney trabajó desde pequeño como repartidor de periódicos; labor difícil ya que le tocaba levantarse al inicio de la madrugada; esto lo llevaba a recibir constantes regaños de sus profesores al dormirse en clase. En aquellos tiempos de juventud Walt disfrutaba de su mayor hobbie que era dibujar, arte mediante el cual creaba fantásticos personajes.


Pronto llegó la Primera Guerra Mundial, hecho que cambiaría su vida por completo: Disney, con apenas solo 16 años, intentó enlistarse en el ejército norteamericano, pero fue rechazado debido a no tener la edad mínima para entrar; un poco frustrado decide ayudar a su padre a quién se le había asignado manejar una ambulancia de la Cruz Roja en aquellos tiempos de crisis. Disney vivió innumerables aventuras en esta actividad, todas estas enriquecerían su creatividad e ingenio en la creación de importantes historias en un futuro.


Al terminar la guerra, Walt Disney decide retomar su hobbie de dibujar e inicia un pequeño negocio de animación, para entretener a los niños del mundo; pero estaba la dificultad del alto costo de la producción de este tipo de cintas, con ahorro y consiguiendo patrocinadores logró llegar a Hollywood y crear una pequeña productora de animación la cual denominó Disney Product Studio; en tal ciudad conoció a una mujer llamada Lillian de quien se enamoró.


Su primer personaje importante fue Oswald. el conejo suertudo; este personaje adquirĂ­a reconocimiento y todo parecĂ­a ir por buen camino hasta que, por diferentes circunstancias, se presenta un pleito entre Disney y sus productores por este personaje; al final los Ăşltimos se quedan con Oswald.


Disney se sintió derrumbado y Disney Product Studio quedó prácticamente en la quiebra; a pesar de ello no desistió y, con el apoyo de su esposa y uno de sus hermanos, comenzó de nuevo; pronto salió de su cabeza el personaje que lo volvería en uno de los hombres más reconocidos y exitosos del siglo XX: Mickey Mouse y junto con él a un mundo de fantasía.


“La risa es la imaginación intemporal, no tiene edad. Los sueños son para siempre.” (Walt Disney)


Disney cuento