Issuu on Google+


LOS PERROS AL SOL -Dogs would believe anything-


IN THIS: 1-Dormir Desnudos 2-Corrimiento en los Sujetos. 3-Nada Irreversible 4-A veces nos llueven los besos que preferimos no dar. 5-Atrac贸n 6-Sin Tr貌pico

COPYRIGHT FEDERICO LEONEL 2010

EDITADO POR KASANDRA LUNAR EDICIONES DEL NUEVO PARADIGMA

WWW.NICEPICLIVESET.COM


Dormir Desnudos La última vez que no entendí ayudó sentirte por todos lados: apoyé los labios en tu clavícula más rebelde, me dormí aspirándote. Algo destilás, te lo digo yo. Yo te aspiré muchas noches, mañanas y tardes (en ese orden). Cuando vuelvo a sentirte cerca, cerquísima, me acuerdo de todo lo que quiero ser para amarte mejor. Vos no pedís, nunca lo hacés. Siempre das, y siempre das la impresión de saber qué es lo que está pasando. Me encanta. Hay quizás un montonazo de cosas que no sabes, y no te importa: datos que no necesitás, certezas que no buscás, miedos que ya sabés cómo opacar. Si supieras cuánto de todo eso me hace falta a mí para sentirme yo... Ayer te extrañé demasiado, mucho, exagerado. Forcé mis cosas para no decir en voz alta, para que no sepas -me da verguenza, a veces-. Creo igual entender, saber que nadie salva, que no nos debemos nada, al contrario, sólo debemos sernos libertad, sólo vacaciones, sólo bienestar. Mi cuerpo se niega, parece, a aceptar: se estremece. Serán todas las noches, mañanas y tardes que te aspiré agarrándome a besos de la clavícula rebelde, durmiendo, soñando que dormimos desnudos, que entiendo, que sólo me faltabas vos para sentirme yo.

R


Corrimiento en los Sujetos. Permítanme conjeturas, aunque no haya concretismos, al fin que se presten a la comodidad de que se goza en la certeza. ¿Entre el uno de aquél lado y el otro más allá, crecieron sin pautas almanaques ajenos, confusiones de tiempo y abrazo? ¿Ocupados sus labios en roer las mordazas atadas cuando no han dicho, se perdieron unos besos incapaces de esconderse al tacto? ¿En el afán misterioso de quedarse en la hora indicada estos brazos correctos olvidaron los bolsos empacados a lo largo del trayecto? ¿Distrajeron la mirada por un tiempo, prestos a la gesta, a novedades? Cierto contraste impredecible aprovechó tal desparpajo. Se encontraron –ojaláen el mismo deseo: encontrar media respuesta que inmediata solucione las dudas de hoy, las respuestas de mañana. Hoy, aún de frente, conociendo ese cuerpo que misterioso abraza el frío inconsciente de la noche, se postulan otras chances: ¿No saben? ¿No quieren saber?


¿Saben preferir la novedad de la siempre distancia a la estancada certeza de algún pacto? ¿Sufren a voces? ¿Gritan a veces? ¿Se desamparan inagotables, rasguñan sus entrañas, se mortifican incoherentes? Será por que les gusta; permítanme estos recordatorios, vanidades, perlas nacaradas en mis ostras. (Las orejas se cierran a discreción del que escucha). Llámese revés de la hora, devenir de la esencia, ignorancia del futuro mediato; en el avanzar del tiempo, una vez, vacío de palabras, el cuerpo, la otredad de estos versos se ofreció por ocio al Amor. Hoy, más lleno, más nombrado no permitas confiarte en los no-espacio-en-blanco para tomar Decisiones: las inquisiciones que se eligen entre ellas por descarte cuando impera un desembarco, una isla, una certeza, una palabra para vestir el océano: una vez espacio en blanco, cama hecha esperando. Entonces, no se gasten los después construyendo ahoras inefables, preferible el privilegio de una duda a la prisión de una verdad.

R


Nada Irreversible Un pequeño fauno se regodea en su imagen rodeado de imaginarias virilidades espejadas. Las exuberancias todas (las exultadas, las exultantes) se han prohibido; las dicotomías son las juezas de las manos: una opción talla la otra: dos tallan la nada secan por dentro los tallos implosionan jugos celestes celestiales espasmos se agüan solitarios solidaridades empáticas se frustran vaciadas; Oropeles de orgullo que podrían compartirse como un gol se protegen temerosos detrás del pudor. ¡Que riesgo se corre al entregar plena y espaciosa, entera, la potencia del nudo evidente, de la sincronía de la piel! - Sutilezas de un lenguaje pulido, corrimiento en las prioridades del ahora, borrón y cuenta nueva, decoros del silencio que preserva corazones del hastío-

R


A veces nos llueven los besos que preferimos no dar. Me enseña un cauce, un cardumen de peces despiertos que no sueñan como corriente; peces encontrados enfrentados en un reflejo tantas veces amargo tantas veces... Prefiero morder los límites (vibrar poros adentro la impotencia de no ser el mejor abrigo para tus ausencias) antes que entregarte mis miserias de humano que se siente poco y acosa para sentirse más. Está clarísimo; ¿o acaso a alguien se le ocurre preguntarle a las estrellas porqué no bajan hacia una finita extensión?

R


Atracón A ver si pudiera devolverte el sol veraniego de límites invisibles, complicidades sustentadas, puntas de contacto honesto, abiertas a la plena otredad. A ver, si pudiera correr a una canilla abierta y mojarnos la nuca para evitar excesos de calor siempre sano pero a veces en exceso. Me consta, eso sí veo, desde que tomo mi tiempo parece acercarse a esos días largos, húmedos, divertidos vahos de líbido tan transparente que ni siquiera se toma el trabajo de canalizar por las vías tradicionales: no le hace falta. A veces pretendo, eso sí puedo, alcanzar las raices de mis pies -yo ya dije estopara que mis ramas alcancen soles parecidos a esos tan libres que merecen mecer las nubes en sus brazos, ignorar la probabilidad de chubascos

R


Palabras sordas a oídos necios. Obré para atrás y caí delante de mí. Desprolijo, desaliñado, sucio; pienso en bañarme más tarde: tardé en darme cuenta, me encontró uno de los niños que supe ser. Ahora soy proyecto de corazón lleno, panza contenta, mezcla de paciencia y fulgor apagado, hasta que aparezca de nuevo el ansia, el vacio haciendose materia, dominando el pensar, sin rastro de consciencia en libertad. Si busco con cuidado encuentro entre los registros abarrotados un mismo lamento: "Llorón, ¿No tenías otras máscaras que derribar?" Guardo mientras entre los dientes un filo, un riguroso NO para extirpar, dejar brotar mis ramas sólidas para abrazar mejor nuestra luz innombrable. Desconozco la pregunta del mañana, espero, busco, escudriño: no quiero volver a escaparme del vacio, del ansia, de la ausencia. Tomo consciencia: siempre no se dice. Se intenta.

R


Sin Tròpico En tu vientre aùn danzan las chispas que sembraron nuestros besos; motor rugiente del agua, de la vida,  reflejo distante y convexo  en el que bebìamos las horas... vuelve aquì, tròpico distante!  re ùneme a todo lo que es;  ustedes, ramas, raìces, todas las hojas,  todas las intermitentes,  vuelvan en su verde misterio dulce, vuelvan a coreografiar nuestros tiempos, a encontrarnos en fractálica sintropia!

R



Los perros al sol