Issuu on Google+

Vínculo existente entre las leyes de la quinta disciplina y las cinco disciplinas. Si existe un vínculo entre las leyes de la quinta disciplina y las cinco disciplinas, ya que las leyes del aprendizaje en equipo deben ser aplicadas tomando en cuenta el significado de cada una de las disciplinas según la que se aplique al caso. A continuación se explican las relaciones existentes entre las leyes de la quinta disciplina y las cinco disciplinas: Los problemas de hoy derivan de las “soluciones” de ayer, es la primera ley de la quinta disciplina y se relaciona con la disciplina de los modelos mentales ya que muchas veces actuamos en base a ideas que poseemos y que pensamos son la mejor solución, sin embargo al final nos damos cuenta que el mismo modelo no siempre resuelve la misma situación. Así mismo, con los modelos mentales se relaciona la cuarta ley (el camino fácil lleva al mismo lugar) por lo mencionado anteriormente de que, cada problema es diferente y por tanto es diferente el análisis a realizar. Se requiere de emplear el pensamiento sistémico para entender que los resultados que ofrezca un determinado sistema estarán en función de la presión que se ejerza sobre él. Entonces la primera disciplina (pensamiento sistémico) se relaciona con la segunda ley de la quinta disciplina. De igual manera el pensamiento sistémico se relaciona con la ley “la causa y el efecto no están próximos en el tiempo y el espacio”, puesto que se deben tomar en cuenta todas las opiniones posibles para la resolución de un problema. En ocasiones la solución que se encuentre a un problema, a la larga puede perjudicar de tal manera que en vez de solución se convierta en un retroceso para el sistema. De esta manera se relaciona una visión compartida (cuarta disciplina) con la ley “la cura puede ser peor que la enfermedad (quinta ley de la quinta disciplina)”. También, con la visión compartida se relaciona la ley “los cambios pequeños pueden producir resultados grandes”, ya que si se comparte el trabajo dentro de un sistema de manera gradual dentro de un tiempo se podrán alcanzar mejores resultados, de otra manera si se pretende alcanzar el resultado con un cambio repentino y presionando a los elementos del sistema, tal vez los objetivos no se cumplan. La ultima regla de la quinta disciplina (No hay culpa) se relaciona con la segunda disciplina (Dominio personal), ya que para evitar una actitud reactiva, es decir, evitar culpar a los demás de los resultados de nuestras acciones, debemos tener un buen dominio personal y entender que no hay más responsable de nuestros actos que nosotros mismos.


La quinta disciplina