Issuu on Google+

Moto Parilla

Juan Parrilla (1912-1968) nació en España y emigró al sur de Italia durante la Segunda Guerra Mundial.Comenzó a fabricar motocicletas en su pequeño taller especializado en la reparación de Bombas de inyección para motores Diesel, y la venta al por mayor de las célebres bujías Bosch.

1949 250cc Moto Parilla (Foto)Parrilla 1963 Moto Gran Sport 250 cc.Desgraciadamente la Segunda Guerra Mundial frenaría sus impulsos de desarrollar lo que tenia en mente. En 1946 una vez terminada la contienda se traslada a Zingona, en Bergamo, allí monta su negocio y crea su primer diseño, un motor monocilindrico OHC de 246,32 cc, (26 x 72 mm). Bajo su supervisión un empleado suyo, Guiseppe Salmaggi, va desarrollando un motor inspirado en las Norton monocilindricas. El resultado fue un éxito que enamoró a los compradores, tal fue la aceptación que un año después hace un modelo de competición a partir de


aquella exitosa moto. Parilla fue el primer constructor Italiano de motocicletas de competición el la posguerra. Un hermoso proyecto, bonito de verdad, pero pese a su rapidez era superado por las veloces Moto Guzzi. Para 1947 las Parillas son unas motocicletas bastante avanzadas, ya incorporan las suspensiones telescópicas y bastidores resistentes. Recordemos que la suspensión telescópica era una patente alemana y hasta terminar la Segunda Guerra Mundial, liberó esta patente. Pero serian precisamente unos alemanes quienes en 1950, preparasen una apasionante motocicleta Parilla de carreras, esta fue creada por Roland Schnell y Hermann Gablenz, este último como piloto. Posteriormenteeste preparador Alemán hizo un modelo de 348 cc, que montaba una caja de cambios de seis velocidades y perfeccionó una serie de bastidores para ambos modelos. Su fin era la estabilidad en pista de aquellas motocicletas con vistas a lacompetición, que en los años cincuenta fueron anfitrionas de los circuitos. Schnell ofrecía el modelo normal con 17 CV a 7.250 r.p.m., y los motores de carreras aumentaban su potencia hasta los 30 CV estas motos ya montaban dos árboles de levas en cabeza y cigüeñales Electrón germanos.

Pero como suele suceder las motocicletas Parilla fueron mas profetas fuera de su tierra. La atrayente oferta de la empresa Victoria (Alemania), o en un lugar tan lejano como los Estados Unidos, con un modelo único para ellos que curiosamente para nosotros, se denominó Impala. En 1954 la Cosmopolitan Motors de Philadelphia distribuye las Parillas; Blue Moon Cycle de Georgia, monto la Slughi a mediados de los sesenta, también lo hicieron en 1955 la Sueca Husqvarna y en Alemania Horex y Victoria. Garelli hizo lo propio con los modelos de su compatriota. . Sin embargo pronto vendrían las motos de producción, motores económicos y naturalmente de dos tiempos de 247 cc. Después de este primer proyecto, dos modelos más aparecen en el mercado: un 98 y un 123 cc. La Slughi de 99 OHV cc o 123 dos tiempos, una motocicleta casi totalmente carenada de 1958,


cuyo aspectonos recuerda a la ArielRed Arrow, o a la Aer-Macchi"Quimera" de 1957. El Scooter Oscar, un bicilindrico plano de 158 cc y una serie de ciclomotores 48 cc, bicilindrica vertical de 347 cc.

Los Scooters también formaron parte del catalogo de Parilla, un modelo de tres marchas y 123 cc, que ofrecía la particularidad de estar totalmente carrozado: Siguieron con la fabricación de motos de 248 y348 cc pero ahora ya eran bicilindricos verticales OHV, también se unieron a ellos dos modelos de 123 cc rápidos y ligeros. Aparece un nuevo modelo DOHC, Parilla se ponía al dia y aparece ya en este modelo la horquilla telescópica y la suspensión trasera con amortiguadores y basculante. Parilla acabaría su fabricación comercial de motocicletas con una moto de competición, prácticamente empezó con este tipo de motos y con ellas acabaría su historia motociclista con este modelo de 13,5 CV y 10.000 r.p.m. Posteriormente baso su fabricación en motores para Go- Kart que sin duda fueron excelentes y apreciados. Pero Parilla aun vive el mundo de las carreras, y para eso son únicos los americanos, capaces de seguir preparando antiguas Parilla para competir, aunque para ello se tengan que poner muelles de válvulas procedentes de motos japonesas, y que mas dá, el espíritu de hacer correr un antiguo motor lo justifica todo, y ellos han resucitado el mito.


En esta prueba vamos a escribir sobre el modelo Olimpia de cuatro tiempos, que mostramos en las fotografías, maquina que fue fabricada en dos versiones, la Impala de 98 cc y con motor dos tiempos, y la Olimpia de 98 y 125 cc de cuatro tiempos. Ambas motos compartían el mismo bastidor depósito y elementos de chapa, así como la decoración del depósito, tan solo se diferenciaban en los colores y claro está en el motor. Desde luego es en América donde encontraremos verdaderas transformaciones de velocidad, se llegaron a fabricar embragues en seco y válvulas rotativas para estas motos. (Foto)Juan Parrilla.Ambas máquinas estuvieron en fabricación hasta 1965, la Olimpia un cuatro tiempos de 98 o 125 cc con 8 CV a 6.700 r.p.m. alimentada por un carburador Dell´Orto de 16 mm. Esta pequeña motocicleta y digo pequeña por su baja estatura, alcanzaba los 115 kph, la motocicleta cuyo diseño me trae recuerdos de un conjunto de puntas de flecha redondeadas; tal vez este aire da a entender un diseño racing, quizás por ese motivo su dueño a colocado en este modelo un manillar más recortado, así como un asiento más deportivo que no corresponde con el original de dos plazas.

El diseño de motor con cilindro frontal, permite tomarse la libertad de hacer motocicletas más bajitas de lo convencional, por lo que tienen un centro de gravedad mas bajo y son más estables en cuanto a un uso deportivo. Cilindro y culata están perfectamente en la misma línea, formando un bello diseño en cuanto a sus formas. Su motor de aspecto muy cuadrado es bello y no desentona con el resto de la motocicleta.

El bastidor o chasis diseñado estratégicamente, arropa el motor por su parte alta, utilizando cuatro tornillos por arriba, y dos por su parte trasera más baja. Esto permite una buena resistencia a las vibraciones, y se hace un solo con el motor. La palanca de cambio doble al estilo Ducati, es útil cuando uno desea no estropear el calzado, no así en uso deportivo.

De los frenos no se puede decir mucho, de tamaño proporcionado con una maquina de esas prestaciones y cilindrada, detienen a esta moto con cierta confianza. El delantero es un simple leva convencional. Desde luego que en las preparaciones de esta moto se agradece el tambor delantero de 190 mm. La horquilla telescópica no es muy sofisticada, pero cumple con la labor para la que fue


fabricada, el escape sale por el lado izquierdo en la Olimpia y por el derecho en la Impala. Los guardabarros salvo el delantero no son muy voluminosos, y el anclaje de este ultimo es en la tija superior al estilo de las motos de campo. La caja de herramientas es muy amplia y si nos percatamos del espacio que queda libre bajo ella, esta aun pudiera haber sido más grande. El color rojo con el que se decoraba las Olimpia las hacia más atractivas cara al publico más exigente, no cabe duda que cualquier moto pintada en este diabólico color atrae, y si encima ofrecemos una moto con calidad, seguro que obtendremos unas buenas ventas. Pero lo que no esta del todo claro, es como una fabrica que ponía en nuestras manos estas motocicletas, ¿Por qué deja de hacerlas? Y sin embargo sigue fabricando motores que son un éxito en el mundo del karting. Fuente texto: Motos de Ayer -----------------♣-----------------Motocicleta Clásica


Moto Parilla