Issuu on Google+

 

 

Granjero busca esposa

 

Que más de tres millones de espectadores siguieran este  lunes el estreno del último esperpento televisivo sólo puede significar una cosa: que la audiencia padece el síndrome de Diógenes, cuanta más basura, mejor. Puede que muchos  hayan sentido tal vergüenza ajena con semejante  despliegue de bizarrismo, que se negarán a ver la próxima  entrega y el interés por el programa vaya a menos. O  puede que estemos ante el nuevo rey del prime time y se  confirme que nos gusta el desecho, lo intragable, lo choni …  Los caminos de la audiencia son inescrutables. Y lo kitsch  resulta cómico y, al parecer, muy apreciado por los  espectadores.

Novedades de Astiberri para  Febrero Tintín en Madrid El mago descalzo / Luis Durán Novedades de Ponent Mon para  Febrero Nace la editorial Es Pop

Joy Divison de Grant Gee The curious case of Benjamin  Button The Wrestler X­Men Origins: Wolverine

last.fm facebook  

A estas alturas ya habréis oído hablar del programa en cuestión, pero os lo  deshueso gustosa. Seis hombres de campo, representantes de la idiosincrasia de la  España rural, buscan esposa que les haga la vida más agradable. Hasta ahí, lo que  viene a ser el leitmotiv del programa. Sin embargo, la idea no es nada original. Se  trata de convertir en reality algo ya conocido ­las caravanas de mujeres ­, dándole  un toque más cañí si cabe. ¿Os acordáis? Esos autobuses repletos de señoras  buscando marido que respondían a la llamada de auxilio de algún pueblo perdido  lleno de solteros alarmados por la falta de damas en el lugar.  A nuestros granjeros les mueve esa misma motivación, alguno incluso no tiene  reparo en admitir que se ha quedado sin  mujeres a las que pretender, como Carlos, el señorito andaluz, que afirma con todo su salero que  acude al programa  “para ampliar el coto de caza”.  Otros, como Aitor, dueño de una explotación porcina,  insiste alarmado en que  “ya tiene 30 años y aún no ha  encontrado una mujer ”, algo que venía siendo un  problema en el siglo XIX pero que ya empezamos a  superar. Luego tenemos a Tito, que parece que  abandonó la ciudad porque era demasiada fiesta para  él, pero no acaba de hacerse al campo y necesita otra  fiestera que le acompañe a las raves. O Nides, el  viticultor que piensa que un pelo canoso es suficiente  para que te confundan con Richard Gere, y que se debe  al lema  “viva el vino y las mujeres ”. Paradójicamente, pese a la supuesta  trascendencia de la elección, los hombretones no se implican mucho en la selección  de las chicas de entre las  “cientos de cartas ” recibidas, como pudimos ver. Prefieren que se las elijan sus madres (las mismas, supongo, que les seguirán haciendo el  cola cao por las mañanas), lo cual nos dejó todo un rosario de testimonios tipo:  “esta tiene cara sensuá ”, o “esta no, que tiene ojos de pícara ” y otros que no me  atrevo a reproducir aquí.  Y entonces llegaron ellas, las 60 elegidas (10 por cabeza); un desfile de silicona,  tatuajes, piercings, tacones y nacionalidades y condiciones variopintas. La selección  fue tan poco estricta que incluso se les coló un híbrido entre Yoko Ono y la cantante  Kimera o una señora bien entrada en años que intentó disfrazar su senitud con un  par de trenzas y que se proponía seducir al más yogurín de todos, un pastor  solitario de veintitantos.  No cabe duda de que todo es una pantomima televisiva,  una puesta en escena. Y además poco creíble. ¿Quién se traga que una chica de 22  años haya dejado de darle oportunidades a la vida y decida retirarse por siempre a  criar cerdos? ¿No será, más bien, un intento por cambiar de status y convertirse en  pseudofamosa? Es más, aun aceptando las reglas del juego y quedándose a vivir en la granja ¿qué pasará cuando descubra que en el ultramarinos del pueblo no venden su tinte rubio platino, por ejemplo? No me extrañaría que entre ellas hubiera más de una figurante, como ya ha pasado  en programas como  “Mujeres, hombres y viceversa ”. O alguna “pícara” que más  que al granjero, vea sus tierras. Otras, sin embargo, parecían ilusionadas y se  tomaron mal la eliminación, ya que de las 10 candidatas sólo han quedado cinco.  Finalmente serán dos las finalistas que vivan en la granja y prueben la experiencia  real. Lo suyo sería que ganaran tiempo y las pusieran ya a ordeñar. Así se vería de  qué pasta están hechas y se les quitarían las ganas de hacerse famosas. Tirón de orejas para  Cuatro , que empezó muy bien y sin embargo intenta explotar  demasiado el formato reality (no olvidemos otros hits como  “La batalla de los coros” o “Fama”). Triste para una cadena que empezó con la idea de revolucionar y  renovar el panorama televisivo, y ahora comete los mismos errores que sus  predecesoras, aún más faltas de imaginación a estas alturas de la película.   

  Cuatro   Granjero busca esposa   Reality

Lorena Papí 18/01/2009

ver comentarios (2) ver posts relacionados (1)

añadir favoritos  ­ enlaces  ­ contactar  ­ bioweb  ­ copyleft   laKarniceria.com 2009 hosted by  WebHost4Life  

 


FNAC Música  

Miqui Puig Miqui Puig quiere ser como Risto. Miqui quiere ser producto, carnaza de zapping, exitazo de youtube. Quiere que se  hable de él, que los gurús de la moda se rasguen las  vestiduras de Versace al ver su estilismo. Quizás porque,  en un momento inédito de humildad y auto ­crítica, se haya  dado cuenta de que lo que ofrece la persona, el  “cantante”, es pobre, paupérrimo, y que, por tanto, necesita algo más,  un buen producto que poder colocar en el lineal del  Carrefour, como le diría el propio Mejide. 

 

Miqui, consciente de sus limitaciones, quería dar el pelotazo con Factor X , perpetrando lo que él denomina,  “chow  televisivo ” haciendo, si se tercia “cualquier tipo de cosa  para llegar a la gente”. La idea era convertirse en  personaje; polémico, odiado, pero en el candelero. Sin  embargo, no se le daba nada bien. Esas salidas de tono,  esas patadas a las cajas, no entraban ni con calzador. Si  ya era poco creíble el rifi rafe Evaristo vs. Jesús, las actuaciones de Miqui Puig olían  mucho. Porque ya puestos a hacer el teatrillo, chico, hazlo bien, crea esa duda  razonable, créete el personaje. En su infame intento de emular a Risto, Miqui acaba  por parecerse a un actor de Al Salir de Clase: sobreactuado y sin credibilidad  alguna. 

Novedades de Astiberri para  Febrero Tintín en Madrid El mago descalzo / Luis Durán Novedades de Ponent Mon para  Febrero Nace la editorial Es Pop

Joy Divison de Grant Gee The curious case of Benjamin  Button The Wrestler X­Men Origins: Wolverine

last.fm facebook  

Además, hay ciertas incoherencias en ese personaje que se ha creado que no acabo de entender. Dice ser un melómano, y sin embargo se presta a formar parte de ese  circo en el que unos cuantos calientamicros se dedican a hacer versiones, porque no tienen de dónde sacar, y que hacen un flaco favor a la música que Miqui tanto ama.  Critica a los oyentes de los 40 principales por no tener inquietud musical y mirar  más allá, cuando él se dedica a apadrinar futuros números 1 de la susodicha  cadena. Por otra parte, los responsables de  ‘Factor X’ aseguran que buscan artistas  y no cantantes  –cuesta creerlo ­. Pero yo me pregunto:  dado el caso, ¿cómo alguien que alcanzó el cenit musical con oh oh oh oh, bo­ni­to­e­es puede osar aconsejar a  alguien cómo cantar? ¿Cómo puede alguien que no tiene voz ni presencia ni carisma escénico reconocer a un artista o al talento? Parafraseando a Patrick Swayze en  ‘Dirty Dancing ’, Miqui “no reconocería una buena idea ni aunque le golpeara en la  cara”. Para eso hay que empezar por saber qué es el talento y si alguien cree que  Miqui lo tiene le invito gustosa a que teclee  “Miqui Puig sentado y bien plantado ” en  youtube y que después ratifique su postura.  Dicen que también es deejay y que pinchó para Springsteen tras su concierto en  Barcelona en una fiesta privada. Pues, señores, no he tenido el gusto de bailarme  una de sus sesiones, así que de momento le concedo el beneficio de la duda. Tal  vez, después de todo, lo que mejor se le de sea poner canciones de otros.  En cuanto a su aportación actual a la música (no ignoro que su carrera musical sigue activa y productiva), creo que es totalmente prescindible. Si le diéramos una patada a una piedra –o a una caja, como le gusta a él ­, saldrían 300 grupos que hacen algo similar, pero con mejor gusto. Y talento.     Miqui Puig   Factor X

Lorena Papí 08/12/2008

ver comentarios (2) ver posts relacionados (1)

 

añadir favoritos  ­ enlaces  ­ contactar  ­ bioweb  ­ copyleft   laKarniceria.com 2009 hosted by  WebHost4Life  


FNAC Música  

De patitas en la calle

 

Eso es lo que haría yo si fuera Milikito, poner de patitas en  la calle a los que han osado ensuciar el buen nombre de  lasexta con este sinsentido al que llaman docu ­reality, más  afín al estilo rancio de Antena3. Y digo sinsentido porque el programa en cuestión pretende, ahí es nada, convertir a tres veinteañeros que desconocen  totalmente el concepto tra­ba­jar, en gente JASP,  preparados para enfrentarse al mundo real, cuya  existencia también desconocían, esto es: ganarse un  sueldo para poder alquilar, con suerte, una ratonera de  25m2 por 500€ ­y esto es terriblemente real­, descubrir  que los alimentos se presentan en otros estados además  del congelado y el precocinado, planchar o ajustarse a una  economía en la que, como diría el gran Fary,  “el dinero, el  dinero hay que ganarlo, pero luego tienes que saber  gastarlo”. Lo que viene a ser la vida. Sin embargo, para rizar el rizo, el programa   se encarga de filtrar a los que tienen potencial y sólo selecciona a completos  ineptos, gente que no ha cogido una sartén en su vida o que necesita de una pizarra y tres personas más para conseguir dividir 160 entre 3. 

Novedades de Astiberri para  Febrero Tintín en Madrid El mago descalzo / Luis Durán Novedades de Ponent Mon para  Febrero Nace la editorial Es Pop

Joy Divison de Grant Gee The curious case of Benjamin  Button The Wrestler X­Men Origins: Wolverine

last.fm facebook  

Los avispados candidatos son nominados por los padres que, hartos de amenazarles con el clásico esto no es un hotel, han decidido dar un paso más y echarles, pero no a la calle, si no a una especie de episodio piloto de lo que deberían ser sus vidas en  el futuro. La experiencia se desarrolla en un loft/plató en el que tendrán que  aprender a convivir, además de a hacer todo lo que hasta ahora hacían mamá y  papá, y ganarse las habichuelas con el sudor de sus frentes. Como en esto son  vírgenes, el programa les da la posibilidad de ir probando en distintos trabajos en  los que, en el mundo real, jamás pasarían un proceso de selección, para que  descubran una profesión con la que poder ganarse la vida e independizarse – ja ja  ja­  antes de los 35 y preferentemente conservando el pelo.  Pero lo único que descubren las criaturas es que, en realidad (he aquí la gran  revelación de sus vidas) no les gusta trabajar. No ponen ningún empeño porque  saben que sólo es un reality, que no va en serio, que pueden seguir refugiándose en su burbuja porque, en realidad, no están de patitas en la calle. Que aún pueden vivir del cuento y huir de esa terrible realidad llamada “mercado laboral ” para la que,  obviamente, no están preparados. Y llegar a esta conclusión es todo lo más que van a conseguir evolucionar con su paso por el programa.  Por eso, amigos programadores, os pregunto: ¿era necesario? ¿Por qué no invertir  el sueldo de Carolina Ferre en comprar, por ejemplo, nuevas temporadas de Padre  de Familia?  Más allá de esta crítica/hachazo me gustaría señalar que el  peligro que subyace a este aparentemente inofensivo tipo  de programas es que la tele sigue escalando pasos en su  empeño de convertirse en un potente elemento  socializador. Con espacios como  “Supernanny ”, “Ajuste de  cuentas”, “Eres lo que comes ” y un largo etcétera, se  otorga a la televisión un rol que no le pertenece. La gente  parece ver en ella una especie de  “padre supremo ” capaz  de dar todas las respuestas, de solucionar sus vidas, ya  sea entregándose a un  “Cambio Radical ” o a la peligrosa  trampa de convertirse en pseudo ­famoso pasando por  “Gran Hermano".   Sólo una cosa más, señores de lasexta: ya que habéis empezado con el invento  este os ruego encarecidamente que si alguno de los candidatos a personas consigue un curro de verdad, le grabéis el día en el que le den su primera nómina y descubra lo de hacienda y el IRPF o cuando vea a cómo se cotizan los lofts. Pobres.   

  De patitas en la calle   Emilio Aragón   lasexta

Lorena Papí 09/10/2008

ver comentarios (1) ver posts relacionados (0)

añadir favoritos  ­ enlaces  ­ contactar  ­ bioweb  ­ copyleft   laKarniceria.com 2009 hosted by  WebHost4Life  

 


People+arts Amigos karniceros, un nuevo mundo (catódico) se ha  abierto ante mis ojos: la televisión por cable. Un  mundo infinito, donde el zapping se convierte en una  historia interminable, donde la oferta es tan amplia  que a veces es imposible elegir pero en el que,  afortunadamente, sí es posible librarse de visiones que pueden dañar seriamente la retina, como la vena de  Patiño,  Ortega Cano bailando o M ª Teresa Campos  ocupando el lugar de Vicente Vallés en  “La mirada  crítica”. 

 

Como soy nueva en esto, mi ansia exploradora me ha  llevado a intentar descubrir lo mejor de este universo digital para ofrecéroslo  después cortadito a hachazos de mala uva. Y de entre la amalgama de oferta  – cine, ojo, sin pausas publicitarias, documentales, reality shows, etc.­ un canal en especial  ha activado mi sentido karnicero: people+arts . Vaya por delante que el mérito no  es de esta gente pues simplemente se dedican a recopilar programas de otras  televisiones americanas como ABC o TLC. Pero digamos que la selección peca de  frikie. Veamos unos ejemplos:

Novedades de Astiberri para  Febrero Tintín en Madrid El mago descalzo / Luis Durán Novedades de Ponent Mon para  Febrero Nace la editorial Es Pop

Joy Divison de Grant Gee The curious case of Benjamin  Button The Wrestler X­Men Origins: Wolverine

last.fm facebook  

En No te lo pongas  unos supuestos gurús de la moda te guían en el camino hacia  la autorrealización textil. Así, el/la concursante pasa de persona individualista a la  que le gusta tener su propia imagen desfasada y –por qué no ­ envuelta en lavado a  la piedra, a ovejita del redil que se somete a los dictámenes de lo fashion, no sin  antes ser avergonzado ante sus amigos y familiares. Este es el mecanismo: un  cámara del programa te graba en secreto durante dos semanas para ver cómo te  vistes y así después mofarse de tu concepto de la moda ante tu familia y amigos.  Después, te obligan a tirar toda tu ropa a la basura y con unos cuantos consejos  sobre qué va mejor con tu figura, ya seas reloj de arena o campana, y una visa a tu nombre con 5.000 pavos, te dejan suelta por las tiendas más caras de New York. Y  si caes en la tentación de volver a tus viejos hábitos, los presentadores te asaltan y  te endosan veinte trajes chaqueta y unos jerseys de cachemire que combinados con unos vaqueros quedan muy casual.  Un peluquero y una maquilladora terminan de  obrar la milagrosa transformación.  Lo duro de ‘What not to wear’ es que son esos que se hacen llamar amigos o incluso hijos, los que proponnr al concursante. Algo  así como  “es muy maja pero nos da  vergüenza que nos vean con ella por la calle ” o “si  viene al cole a buscarme no le digo a nadie que es  mi mamá ”. Ojo que también los hay que se  presentan voluntariamente, lo que es aún más  surrealista. Lo fascinante es que los concursantes,  lejos de intentar defender su dignidad, venden su  alma a  Stacey y Clinton , las personas que,  aseguran, han salvado sus vidas de la  mediocridad. Me pregunto si pensarán lo mismo  cuando quieran bajar a comprar el pan y sólo  tengan en su armario zapatos de tacón y  chaquetas entalladas de raya diplomática. Donde  esté ese chándal dominguero …  En la misma línea  –cojo algo mediocre y lo convierto en clase A­ se sitúa ‘Extreme  Makeover ’ (Reconstrucción total). Aquí se trata de ser solidarios. Por eso, con un  presupuesto bastante generoso, se dedican a ayudar a familias cuyas casas se caen a cachos convirtiéndolas en mansiones con toda clase de lujos. El sueño americano  como línea argumental. Cierto que con lo que invierten en hacer una casa con un  cine privado, o un sillón de pedicura con acabado en mármol, se podría ayudar a  diez familias que estén en la calle, construyéndoles algo más modesto. La típica  casa de salón ­cocina­baño­tres habitaciones. Pero ese no es el espíritu americano.  Les va más el rollo ostentación. Y si es ayudando a unos pobres negritos a cumplir  el gran sueñ o, mejor que mejor. Para eso, no reparan en gastos. Sin embargo,  dudo mucho que alguien pueda pasar de ser clase ­baja a nuevo rico en una semana sin que eso les afecte mentalmente, no creo que algo así se pueda asumir sin más.  Y ese parece ser el espíritu americano: cualquiera puede conseguirlo, cualquiera  puede hacerse a si mismo. Es precisamente la obsesión por alcanzar esa meta lo que me repele de estos  programas. Parece que se necesita un fondo de armario mileurista y una televisión  de plasma de 50 pulgadas para ser alguien en la vida. Que si compras en las  rebajas eres un cutre, y si no puedes tener un chalet no has triunfado en la vida.  Estoy convencida de que no todos los americanos son así. Pero es por programas  como estos por lo que esa imagen consumista y clasista se perpetúa. Por no hablar  de esas películas que, exceptuando el movimiento de cine independiente,  nos  venden una América en la que sólo su idiotez supera a su absurdo patriotismo.      people+arts

Lorena Papí 09/11/2008

ver comentarios (3) ver posts relacionados (0)

añadir favoritos  ­ enlaces  ­ contactar  ­ bioweb  ­ copyleft   laKarniceria.com 2009 hosted by  WebHost4Life  

 


Yo también soy chiki‐fan Me pregunto qué hubiera pasado si Rodolfo Chikilicuatre se presenta con su guitarrita de plástico y su tupé en un cásting con Evaristo como seleccionador … Seguramente le habría insultado con su habitual elegancia, eso si se  hubiera molestado en escucharle. Y sin embargo, ese  estribillo machacón será, muy a pesar de Uribarri y los  eurofans extremistas, nuestro pasaporte para ganar  Eurorisión.

 

Y eso que lo tuvo difícil. En la gala en la que se eligió el  Chiki ­Chiki pudimos ver cómo se intentó boicotear al producto de Buenafuente y  Milikito ­¿guerra de cadenas? ¿una muestra del poder fáctico de Uribarri? ­ y eso a  pesar de haber sido elegida democráticamente. TVE no sabía lo que hacía cuando  confió a los internautas el destino de nuestra participación eurovisiva. Un medio en  el que reina el  frikismo  más absoluto, el humor negro e incluso el humor dadaísta de La Hora Chanante o Muchachada Nui. La audiencia quiere espectáculo (qué sería si  no de OT sin Risto o la desentonada Esther), no premia la profesionalidad. Y es  lógico si tenemos en cuenta, por un lado, nuestro pasado eurovisivo y, por otro, en  lo que se ha convertido el supuesto festival de la canción. Todos estos años nos lo  hemos tomado en serio y nos hemos llevado ceros como roscos, exceptuando los  regalados por Portugal, como signo de corrección político ­folklórica. Lo hemos  intentado con todo: flamenca  descalzá ; pianista invidente; hija de famoso tenor;  grupito­fashion producto del marketing más agresivo y penoso … incluso los eurofans se entusiasmaron de verdad con esa fenómena de la transformación llamada Rosa y su estribillo­homenaje a Eurovisión. Año tras año, lo único que hemos conseguido  son decepciones y pésimas audiencias.

Novedades de Astiberri para  Febrero Tintín en Madrid El mago descalzo / Luis Durán Novedades de Ponent Mon para  Febrero Nace la editorial Es Pop

Joy Divison de Grant Gee The curious case of Benjamin  Button The Wrestler X­Men Origins: Wolverine

last.fm facebook  

Con el Chiki ­Chiki ya de momento nos aseguramos de  que la edición de este año será la más vista de la  historia y de paso los creadores del invento se  embolsan unos dinerillos con el merchandising (chiki ­ juegos para móvi, chiki ­tonos, chiki­pack…). Los  eurofans se echan manos a la cabeza:  “¿Cómo  pretendemos ganar con esa chorrada? ”. Señores, que  competimos con un pavo y un abuelo rapero, entre  otras joyas … Que Eurovisión es como la ONU, todo es  mentira. Que es mejor reírnos de todos los  freaks   enviando al mayor de todos ellos. Y además, pase lo  que pase, el Chiquilicuatre ya ha triunfado. Ha sido un pelotazo, lo cuál no es raro  viendo hasta dónde llegó algo tan absurdo como La Macarena. Tampoco sorprende  teniendo en cuenta que el producto lleva el sello del midas del humor, Buenafuente,  que todo lo que toca lo convierte en éxito (véase el ya olvidado Neng de Castefa al  que tuvimos durante mucho tiempo hasta en la sopa). Y, por supuesto, de David  Fernández, el auténtico protagonista de esta historia que debe estar aún flipando y  al que agradecemos su particular sentido del humor. Así que por todas estas razones, lo admito: yo también soy Chiki­fan y…¡¡¡ perreo,  perreo!!!…  Lorena P. 14/05/2008

ver comentarios (3) ver posts relacionados (0)

 

añadir favoritos  ­ enlaces  ­ contactar  ­ bioweb  ­ copyleft   laKarniceria.com 2009 hosted by  WebHost4Life  


Artículos de Lorena Papí