Page 24

Městské divadlo Teatro Municipal

Por tercera vez se tratará de Fellner y Helmer. Pero antes hay que reconocer que en la cultura teatral de Karlovy Vary hubo muchos acontecimientos interesantes mucho antes que estos dos arquitectos elaboraran el proyecto del bello edificio del teatro local. Las primeras menciones de las obras de teatro en Karlovy Vary se remontan al inicio del siglo 18. En aquel tiempo se trataba de una producción callejera. Los artistas obtuvieron un teatro permanente tan sólo en el año 1717. ¡Se trataba de una choza de tablas, mortero y juncos! El primer teatro de mampostería en Karlovy Vary fue construido en el año 1787, llamado Schauspielhaus (traducido del alemán significa Teatro – Nota del trad.), oficialmente llamado el teatro de Becher. La obra costó 7000 monedas de oro, de ellos el doctor Becher le prestó a la ciudad 4000 sin intereses. Por eso no es ninguna sorpresa que el teatro lleva su nombre. El edificio sirvió a su objetivo hasta el año 1884. Después fue tomada la decisión de construir un edificio nuevo, moderno y sobre todo, seguro. ¿Por qué seguro? Porque a finales del siglo 19 quedaron reducidos a cenizas muchos teatros en toda Europa, incluyendo nuestro Teatro Nacional. Y eso que dicen que hoy los centros de arte tienen la vida difícil… Fue convocado un concurso, en el cual tomaron participación Fellner y Helmer y lo ganaron. No solamente porque su proyecto era de verdad muy bonito y que ellos ya eran conocidos en Karlovy Vary. Es que reaccionaron con mucha rapidez a la extraña situación en torno a los teatros ardientes y el énfasis en la seguridad se convirtió en la parte de su estrategia corporativa. La construcción duró solamente dos años. La decoración de los interiores, incluyendo la pintura de la cortina quedó a cargo del pintor Gustavo Klimt. En lo que se refiere al teatro, aún hay otra cosa no menos interesante. Y es, que los palcos destinados a los espectadores importantes es decir a los representantes de la vida política y cultural, están situados de tal manera, que desde éstos se ve muy mal el escenario. Es que no era importante ver, sin ser visto. Así fue entonces en los tiempos, en los cuales los señores Fellner y Helmer elaboraban sus bellos edificios. 22

Profile for Karlovy Vary

Kv pruvodce brozura es  

Kv pruvodce brozura es  

Advertisement