Issuu on Google+

ELABUSOEMOCIONAL FrancysGimenez Hoy deseo escribir sobre ese flagelo que acaba con nuestra posibilidad de VIVIR con optima calidad y que esta siendo cada vez es mas aceptado en nuestra sociedad, pero cuyas secuelas están lejos de ser invisibles: EL ABUSO EMOCIONAL. El abuso emocional es toda aquella acción que va en detrimento de la autoestima de un ser humano. Este implica conductas y palabras que pretenden EL CONTROL de quien se abusa. Quiero aclarar que ésta clasificación de abuso emocional vs físico, sexual o económico, no es fácil, ya que todas las anteriores atentan contra la estima del individuo, pero la distinción es solo para fines de delimitar y definir conceptos. El maltrato emocional lo conseguimos con frecuencia en nuestro diario vivir y tiene niveles que el abusador va escalando de acuerdo con el permiso que le otorga la persona abusada; pero en ocasiones otras personas a nuestro cargo son expuestas a relaciones abusivas, seres muchas veces indefensos, como niños y ansianos. Una de las fantasías que gira en torno a las mujeres de nuestra sociedad es que “mientras no me ponga un dedo

encima” es sinónimo de “no estoy siendo abusada” o “mis hijos nunca han sido abusados, yo no les pego”. Se debe aclarar entonces que es maltrato/abuso emocional cuando hay (entre muchas otras cosas): • Ofensas: todas aquellas palabras o gestos que contribuyen a la disminución de la propia estima en una persona. • Manipulación con el afecto. “si haces eso no te quiero” (o te ignora), “papi no te quiere porque te portaste mal”... • Apodos o comportamientos que degradan tu autoestima y dignidad. • Acusaciones injustificadas de coqueteo o de infidelidad. • Restricción o control de contacto con familiares y/o amigos. • Control de tus salidas y entradas. • Tirada de puertas u objetos: la impresión que esto causa es siempre negativa. • Amenazas: con llevarse a los niños, con abandonarte, con hacer daño a alguien, a ti o a él o ella misma. • Maltrato de mascotas delante de los niños o de ti.

• Excusas su comportamiento continuamente. • Expresión de ideas confusas y contradictorias. • Te quedas callada(o) para evitar un problema. • Tu pareja abusa del alcohol o drogas. • Te culpa continuamente por sus acciones. • Represión de libertad: obligarte a estar en un lugar donde no quieras estar. • Control de tu celular (o por medio de éste): chequear tus mensajes, exigirte que no contestes llamadas de otros pero siempre las suyas, chequea tus llamadas. • Gritos: Estos por si solos son ya ofensivos. Debes tomarte un momento y reflexionar, porque es el primer paso para decidir e introducir cambios que afecten positivamente tu situación o la de esos -que hasta ahora te has hecho de la vista gorda-. Recuerda: EL ABUSO EMOCIONAL ES UN DELITO y no es solo por parte de quien lo administra, sino también de quien es cómplice y de quien expone a seres a su cargo a situaciones de este tipo.


Pag 6