Issuu on Google+

Título del proyecto: ¿Por qué es aburrido enseñar historia? Introducción: La tarea de educar se ha hecho cada día más exigente ya que los cambios sociales, la expansión del conocimiento y de los medios de comunicación dentro del mundo globalizado, ejercen gran presión sobre la escuela. Esto está reflejado en el sistema de enseñanza, tal es el caso de la enseñanza tradicional de la historia cuyo problema esencial que se genera consiste en la carencia de significado que para los alumnos tiene el estudio de esta disciplina, no se alcanza la intención educativa de facilitar la construcción racional y sistemática de explicaciones de la realidad histórico-social. La historia uno de los medios para formar el sentido de pertenencia nacional de los niños y jóvenes, y para propiciar su identidad con los valores cívicos y sociales de cada época. Justificación: Será necesario que los docentes pongan en práctica formas de enseñanza, estrategias didácticas en las que la prioridad sea la adquisición de conocimientos básicos, el desarrollo de habilidades intelectuales y de actitudes favorables a la comprensión de procesos históricos, antes que el recuento y la memorización de hechos o acontecimientos aislados entres si, para así lograr un aprendizaje significativo para sus alumnos. Objetivos:  Tiene como propósito que el niño y la niña establezcan relaciones entre el

presente y el pasado de su familia y comunidad. Esta competencia se favorece cuando el niño y la niña indagan acerca de su historia personal y familiar; obtienen información con adultos de su comunidad acerca de cómo vivían y que hacían cuando eran niños; reproducen anécdotas de su historia personal, a partir de objetos de uso cotidiano (utensilios domésticos, herramientas y técnicas de trabajo, medios de transporte y comunicación, etc.) y del conocimiento de costumbres (juegos, vestimenta, alimentación, etc.); representan diferentes


hechos de su historia personal, familiar, y comunitaria; e imaginan su futuro y expresan sus ideas sobre lo que les gustaría ser.  Que puedan desarrollar competencias para enfrentar retos cotidianos, a través de

un mejor conocimiento del pasado y de la reflexión sobre el presente y de la proyección hacia un mejor futuro, si no puede llegar a ser social, al menos individual.  Lo fundamental en la enseñanza de la historia es que los alumnos de educación

básica, adquieran conciencia de su ubicación en la sociedad (comunidad, barrio, ciudad, país, etc.).  La educación historica desde el nivel básico puede formar en los niños estructuras

cognoscitivas, mas allá de la memorización y adentrarse a la comprensión de los acontecimientos o hechos sociales pero tendrá que utilizar el profesor una serie de estrategias didácticas para favorecer su aprendizaje.  El aprendizaje de la historia tiene como finalidad que los alumnos adquieran los

conocimientos y actitudes necesarios para comprender la realidad del mundo en que viven, las experiencias colectivas pasadas y presentes, así como el espacio en que se desarrolla la vida en sociedad. Contenidos: ¿Qué historia enseñar? La enseñanza y el aprendizaje de la historia no responde a aquello que los alumnos deberían encontrar para desarrollar y formar su conciencia histórica. Los saberes históricos escolares no tienen para el alumnado ningún sentido más allá de las paredes de la escuela. Porque tal vez no es capaz de ayudarlo a entenderlo, y mucho menos le otorga los elementos necesarios para construir su identidad personal y colectiva.


Gracias a la enseñanza obligatoria, llevando consigo la enseñanza de la historia, hoy el número de alumnos que están en contacto con ellas es más alto, pero no es algo de lo cual deberíamos sorprendernos ya que hay tantos niños como niñas a quien les gusta, pero hay otros que no les gusta y la memorizan, que al contrario del otro es en su mayoría. Pero más que nada también hay maestros a quienes les gusta enseñarla y la enseñan bien, otros a quienes no les gusta pero procuran enseñarla bien y, finalmente, otros a quienes no les gusta ni la enseñan bien. El enfoque de la enseñanza de la historia, va acompañado de la conciencia histórica, que puede formar parte de un todo, porque permiten ilustrar ejemplos del valor educativo de la sociedad y la creación de la identidad de las personas. Ya que conlleva los procesos sociales y políticos que generen las futuras generaciones. Al referirnos a una conciencia histórica la usamos como la capacidad de pensar en la historia, pensar en el presente y el futuro de la historia, y permitir que la sociedad sea educada en el poder de ser para responder las preguntas que el futuro mencione. Ante este punto sobresale el principio que dice que vivir en el presente lleva consigo la necesidad de recordar el pasado y elaborar perspectivas para el futuro. Dando a entender que la palara “historia” no se debe confundir solamente con el pasado, sino que se debe percibir ante todo como un conjunto de fenómenos que engloban el pasado, presente y el futuro y dicho de otro modo es para calificar los procesos socioculturales del ser humano. En el nivel preescolar no se presenta mucha atención a los temas relacionados con la historia y mucho menos se hace hincapié para que el niño comprenda la palabra “historia”. La mayoría de nosotros como docentes no nos preocupamos porque el niño tenga un buen aprendizaje sobre temas de historia, y lo único que hacemos es dar pequeñas explicaciones sobre algunas fechas especiales y personajes sobresalientes de nuestro país. Sin confirmar que el niño se quedara con el aprendizaje. Algo erróneo que creemos los docentes, es que como trabajamos con niños menores de seis años no tienen la capacidad de aprender y comprender una materia tan compleja


como lo es la historia, que solo se aplica en niveles más avanzados de la educación básica, pero definitivamente es un error pensar eso, ya que como sabemos, los niños aprenden observando ya que es su principal arma y más cuando enfrentan situaciones que llaman mucho su atención, para que los niños amplíen esta capacidad que poseen, los educadores debemos de propiciar actividades en donde el niño haga uso de preguntas que promuevan la descripción de lo que se observa y la comparación entre actos pasados y presentes. Permitiendo que por sí solo el niño ira generando su propia estructura de la historia. Entonces, la enseñanza de la historia se trata de construir relaciones entre el pasado y el presente, creando un criterio del carácter del pasado y reconocerlo con un tiempo en que los hombres se esforzaron en la búsqueda de satisfacción de sus necesidades y creando una relación con la causa-consecuencia. Otro error y por no decir que es el más importante es que la enseñanza siempre se basa en lo narrativo y la elección de algunos hechos usando personas como protagonistas de la historia, sin comprender que es una disciplina que permite la comprensión de una realidad social y que hay una interrelación entre los diferentes aspectos, político, social, cultural, religioso, como también reconocer su constante transformación. No se trata de abordar los hechos históricos, sino registrar la importancia de ver a la historia como parte esencial de la vida. La historia no debe enseñarse de una manera memorística, en donde no importen las fechas, los personajes, los nombres propios. Ya que el otro tipo de historia no despierta el interés de los alumnos salvo de algunos. Y creo que por el contrario se debe buscar una historia entretenida y esto significa no memorística, si no que sea comprensiva, ubicando a los alumnos frente a los acontecimientos del pasado y ayudarlo a comprender para que entiendan cuales fueron las decisiones que tomaron las sociedades del ayer y entiendan también su problemática para sacar una lección hacia nuestras sociedades de hoy y anticipen los problemas del futuro. Creemos que la enseñanza de la historia debe


propiciar a que cada alumno forme en su cabeza una línea del tiempo que le permita ubicarse frente a lo de ayer y lo de mañana. Por otro lado la historia no debe ser individual, no son personas son grandes grupos sociales, son clases en ocasiones o conjuntos lo que protagonizan la historia de tal modo que debe rebajarse el papel del héroe para situarse los protagonistas individuales dentro de los contextos mayores en los cuales los actores sean las sociedades en su conjunto. Aprender y enseñar historia exige un pensamiento complejo tanto por parte de los profesores como de los alumnos. La historia es considerada por los alumnos como una materia que no necesita ser comprendida sino memorizada, la consideran como una especie de conocimientos útil para demostrar sabiduría o para recordar datos y fechas.

Proceso metodológico: El campo formativo al cual pertenece la Historia es Exploración y Conocimiento del Mundo. Con el proyecto que hemos propuesto se planea trabajar el aspecto de “Cultura y Vida Social” y dentro de dicho aspecto; seleccionamos una entre todas las competencias que se desean lograr en los alumnos de educación preescolar. “Establece relaciones entre el presente y el pasado de su familia y comunidad a partir de objetos, situaciones cotidianas y prácticas culturales”. Esta competencia encaja perfectamente con el objetivo del proyecto, por lo cual estamos seguras que será una excelente herramienta para los y las educadoras. Dicha competencia contribuye a cumplir con los siguientes aprendizajes esperados:  Indaga acerca de su historia personal y familiar.


 Obtiene información con adultos de su comunidad (acerca de cómo vivían, que

hacían cuando eran niños, como era entonces la calle, el barrio, el pueblo, colonia o el lugar donde vivían), la registra y la. Explica.

Nada que llame más la atención de los pequeños que material nuevo, novedoso, es decir la tecnología, las imágenes y la música es algo a lo que ningún niño puede resistir. Por esto, nuestro proyecto se basa en el “¿Qué ha cambiado?”. Pues precisamente eso es lo que ayudará a desarrollar en el niño el interés y su capacidad de entender la historia, haciendo a un lado la errónea práctica de solo darles fechas y trabajos que no representan ningún logro cognitivo en ellos. Debido a que la única oportunidad que tienen los niños para conocer su pasado es por medio de la información que su familia les brinde a través de evidencias con las que los pequeños puedan establecer relaciones en cuanto a las formas de vida pasadas y actuales, estas pueden ser; fotografías, películas, leyendas, testimonios, anécdotas, etc. Y una excelente forma de propiciar la comprensión de la Historia son las comparaciones que el niño sea capaz de realizar entre lo que hacían sus familiares adultos con lo que hoy suelen hacer ellos, para entender los cambios que han ocurrido en el transcurso del tiempo. Eh aquí el punto central del Proyecto, pues consiste básicamente en que se presenten a los niños una serie de imágenes en las cuales se muestren, en nuestro caso, fotografías antiguas de cómo era la Ciudad de Zacatecas, en las cuales aparezcan calles, autos, gente y todo lo que caracterizaba a la sociedad del pasado, y a la vez fotografías del estado actual, del mismo lugar y situación, para que de este modo, los niños puedan observar e identificar que ha cambiado y que sigue igual en su propia Ciudad, que puedan darse cuenta del avance de la tecnología a través del tiempo y lleguen a sus propias conclusiones.


Otra herramienta seria la música, pues al momento en que los niños conozcan la música de épocas pasadas y la actual serán capaces de hacer una valoración y dar sus opiniones personales sobre cual música les parece mejor. Incluso, a fin de complementar dicho proyecto y de que los niños se sientan más involucrados puede hacerse una breve “semblanza” (se puede llamar así para fines técnicos) en la cual aparezcan fotos de las familias de cada niño, para que ellos identifiquen los cambios de los miembros de su familia, de sus casas, sus coches, etc. Y la última herramienta que es sin duda indispensable y muy útil es, la explicación de la historia por medio de objetos, así es, los objetos constituyen un enorme testimonio de la vida de nuestros antepasados y es una excelente manera de que los pequeños al verlos, manipularlos y de más, tengan una mejor idea de cómo era la vida en el pasado y como lo es ahora. Y precisamente nuestro proyecto conjunta tanto imágenes como música del pasado y actual dentro de un video que será mostrado a los niños para potenciar en ellos la capacidad de observar y describir lo que observan. Por último, como sugerencia para la aplicación del proyecto en el aula y con el fin de apoyar a la educadora o el educador a obtener mejores resultados, hemos anexado a este documento algunos cuestionamientos posibles para presentar a los niños de acuerdo con la música, fotografías, objetos o cualquier otro testimonio del pasado que estén observando en el Jardín:  ¿Qué observan en la imagen?  ¿Reconocen el lugar donde se tomaron las fotografías?  ¿Qué ha cambiado en las fotografías?  ¿Qué sigue igual hasta hoy?  ¿Cómo se vestían en el pasado?


 ¿Es igual a como lo hacemos nosotros?  ¿Las calles son iguales?

Entre muchas otras más preguntas que irán dependiendo del material que se utilice para la clase de historia con los niños en el Jardín. Recursos: *Videos con fotos y música: antes/después *Objetos antiguos/nuevos *Fotografías de los niños, sus familias, sus casas, etc. *Cuestionarios de observación Fuentes: -Programa de Educación preescolar 2011 -Gonzalbo Aizpuru, P. (2006). Introducción a la historia de la vida cotidiana. México: El Colegio de México, 304 pp.


Proyecto; porqué es aburrido enseñar historia