Issuu on Google+

karla Jimenez Rodiriguez, estudiante de comunicacion social y periodismio,l de la universidad Autonoma del Caribe a sus 18 a単os ha sobresalido por sus libros, amante de la lectura y escritura

EL EXTRATERRESTRE

El eXTRATERRESTRE En este libro se relata lo que pasa en una noche cualquiera de un pueblico alejado de la ciudad , ocurre algo demasiado impactantes para las personas radicadas alla, hombres, mujeres, ni単os, y anciianos poco a como descubiran el misterio de la cima de la monta単a despues de buscar durante toda una noche

EDITORAL EXTRAORDINARIO


EL

EXTRATERRESTRE


EL

EXTRATERRESTRE karla Jimenez Rodriguez

EDITORIAL EXTRAORDINARIO


Dedicatoria En primer lugar a mi padre por su apoyo incondicional y seguidamente a mi amigos por su confianza

Reservados todos los derechos. Ninguna porción de esta obra se puede reproducir, ni guardar en un sistema de almacenamiento de información, ni transmitir en ninguna forma por ningún medio sin el permiso previo de los editores.

Edición: Karla Jiménez Diseño de la portada: Karla Jiménez Fotografía de la portada Impreso en Colombia Printed in Cilombia


7

Karla Jiménez

En un pueblito muy pequeño alejado de las grandes ciudades, ocurrió algo nunca antes visto por los habitantes de ese poblado: que una noche que parecía más tranquila de lo normal hubo un resplandor enceguecedor que venía bajando desde lo alto del cielo a una super velocidad, unos instantes después se escucho un estruendo como si todo el cielo se hubiera caído en pedazos, fue entonces con ese ruido que los habitantes del pueblo se despertaron asustados y salieron de sus casas para ver que había pasado, nadie podía imaginar lo que había ocurrido ni lo que estaban a punto de ver. El alguacil del pueblo se encargo de organizar a un grupo de campesinos para ir a buscar que es lo que había caído muy cerca del poblado, ya que se alcanzaba a ver una columna muy grande de humo negro , todos ellos antes de salir en la búsqueda fueron a sus casas a buscar armas y cualquier otro objeto con lo que pudieran defenderse en caso de ser necesario, algunos de ellos llevaban consigo a sus perros que eran muy buenos para seguir rastros ya que los habían entrenado para cuando iban de cacería. Una vez estuvo todo el grupo completo, el alguacil dio la orden de iniciar la búsqueda y se dirigieron a lo alto de la montaña de donde provenía el humo, las mujeres campesinas y los niños se quedaron en el pueblo esperando a tener noticias de lo que había pasado, pero como no podían dormir hicieron una gran fogata en la plaza principal y todos ellos se reunieron en círculo alrededor de la misma, las señoras hablaban entre ellas de que es lo que pudo haber ocurrido, unas decían que podría haber sido un avión otras decían que a lo mejor fue un rayo otras más atrevidas decían que eran el


8

Karla Jiménez

nacimiento de un nuevo volcán, en cambio los niños estaban muy despreocupados y se pusieron a jugar alrededor de la fogata. El grupo de hombres llevaba ya casi una hora de haber salido del pueblo cuando vieron desde lo alto de la montaña que el humo que veían desde el pueblo salía de un gran hoyo en el suelo justo en la parte baja del otro lado de la montaña donde estaban ellos parados, todos ellos se quedaron unos instantes sin aliento al ver las dimensiones de aquel gran hoyo sin saber ni tener idea de que era o que lo había provocado, los perros parecían estar muy intranquilos ya que no dejaban de ladrar, así estaba el grupo de campesinos tratando de entender que había provocado ese gran hoyo, cuando de repente un fuerte viento se llevo el humo que salía de ese cráter y dejo ver lo que había provocado ese gran hueco en la tierra, nadie lo podía creer, nadie se movía pues lo que tenían frente a ellos era algo nunca antes visto, tenía una forma como de melón ligeramente achatado de las puntas era de color rojo con franjas azules y tenía un hilera de ventanas cuadradas en sus costados. El alguacil junto con dos hombres más y sus perros se acercaron lentamente hacia aquel objeto raro como ellos le llamaban para investigar más de cerca que era, el resto del grupo se quedo en lo alto de la colina preparado para cualquier cosa que pudiera pasar. Al acercarse más pudieron ver que se trataba de una nave del espacio, se asustaron un poco pero fue más su curiosidad por ver y descubrir lo que les hizo seguir investigando mas, se fueron acercando mas y mas hasta que pudieron ver por las ventanas cuadradas hacia el interior de la nave ahora ya estaban seguros que era una nave pues se veían en su interior un volante como

9

Karla Jiménez

de avión y un tablero de control con muchas luces de colores que destellaban sin cesar. De repente los perros que iban junto a ellos comenzaron a ladran fuertemente como cuando descubren a una presa de cacería el hombre que los llevaba agarrados los soltó para que fueran a buscar lo que habían olfateado los perros salieron corriendo a gran velocidad y se escucho que tenían a algún animal acorralado justo detrás de la nave, se apresuraron a llegar junto a los perros para ver de qué se trataba y al ver lo que los perros tenían acorralado los dejo sin aliento. Se trataba de un ser desconocido para ellos, tenía un cuerpo como de papa con una gran barriga, de ese cuerpo salían cuatro brazos y dos que parecían ser piernas su cabeza era enorme daba la impresión que era casi del tamaño de su cuerpo tenía una boca similar a la de los humanos y dos orejas largas y puntiagudas, no se le veía nariz alguna pero los más raro de todo aquel ser extraterrestre era que tenía un solo ojo pero este era un ojo de forma cuadrada justo en la parte central de la frente parecía como si fuera la ventana de su cabeza. Cuando el alguacil y sus hombres reaccionaron y vieron que aquel ser se quedaron atónitos no podían pronunciar palabra; el extraterrestre no traía ninguna arma ni parecía ser agresivo retiraron a los perros que lo tenían acorralado y asustado, el extraterrestre pareció calmarse, uno de los hombres se acercó mas a él y pudo tocarlo, el extraterrestre reacciono igual y toco al hombre, haciendo una serie de sonidos que nadie entendía, el hombre le dijo, -¡No tengas miedo, no te haremos daño!. El extraterrestre pareció comprender muy bien aque-


1o

Karla Jiménez

llas palabras y después de unos instantes dijo: -¡Venimos en paz!, un meteorito choco con nuestra nave y nos desvió a la tierra, al escuchar hablar aquel ser el alguacil y los dos hombres no lo podían creer estaban muy contentos de poder estar platicando con un ser de otro planeta y posiblemente de otra galaxia, en eso estaban cuando de pronto el extraterrestre se desmayo, al ver esto los hombres se apresuraron a levantarlo y pudieron darse cuenta que estaba herido y había perdido mucho líquido de color verde fosforescente lo que parecía ser sangre extraterrestre, hicieron una camilla con ramas de árboles y se lo llevaron al pueblo. Cuando los demás hombres que se habían quedado en lo alto de la montaña vieron venir al alguacil y a los otros dos hombres cargando algo se apresuraron a ayudarlos sin antes preguntarles qué era lo que habían visto, el alguacil f fue el que hablo y les conto el encuentro que habían tenido, todos ellos quisieron ver a aquel ser de otro mundo. Una vez que todos lo habían visto el alguacil les dijo que tenían que llevarlo al pueblo y ayudarlo pues el extraterrestre estaba herido; Todos ellos se pusieron en camino ayudando a cargar la camilla pues el extraterrestre estaba más pesado que una oveja adulta. Mientras en el pueblo las mujeres y los niños no se imaginaban lo que estaban a punto de ver cuando uno de los niños llego gritando a la plaza donde estaban todos reunidos:- ¡Ya vienen, Ya vienen! , el alguacil y los hombres ya viene gritaba el niño, todas las mujeres y niños se levantaron y fueron a recibir al grupo de campesinos que había salido hace más de cuatro horas a investigar que había pasado en aquella montaña. Los niños se amontaban alrededor de aquel ser que llevaban en una camilla y preguntaban:- ¿Qué es, que

11

Karla Jiménez

es? , cuando llegaron a la plaza el alguacil mando traer al curandero del pueblo, pero no decía nada, todas las mujeres y niños se le quedaban viendo en espera que les dijera que era aquello y para que quería un curandero, al fin tras varios minutos llego el curandero y con ayuda del grupo de campesinos se llevo al extraterrestre a su casa, lo llevo hasta su habitación, mientras todos afuera esperaban ansiosos noticias de lo que sucedería con aquel ser. El curandero del pueblo preparo un brebaje y le dio de tomar al extraterrestre, este despertó al instante; el curandero perplejo salió a dar a los campesinos la buena nueva. Una vez todos se enteraron, entraron a ver al extraño ser y cuando lo fueron a buscar no había rastro de él.



El Extraterrestre. karlaJimenez