Issuu on Google+

ESCUELA NORMAL PARA EDUCADORAS DE

GUADALAJARA

Historia de vida de la maestra Amparo Osorio. Fecha: Viernes 7 de Octubre del 2016 Nombre de la alumna: Karen Janeth Solís Pereyra Nombre de la materia: El sujeto y su formación como docente.


Maestra Amparo Osorio Nació en 1940, ella tiene 43 años al servicio de la educación y le gusta que le digan Amparito ya que todas las personas la llaman así. Saliendo de la secundaria comenzó a trabajar, por la mañana de niñera particular. Realizó su tesis y la llamó “El niño campesino del valle de México” ya que ella conoció a niños que sabían ordeñar, subirse a camiones y ella proponía un nuevo tipo de educación ya que el niño no era de la ciudad ni del campo, esta tesis la envió a Rusia, España y Colombia, pero su mamá no la dejo viajar. Comenzó a trabajar en un jardín de niños en Iztapalapa y ella ya tenía plaza, trabajó en un jardín el cual lo fue a inaugurar el presidente López Mateos. De ahí trabajo como auxiliar de trabajo social. Después su papá tuvo que venir a trabajar a Guadalajara, y ella comenzó a trabajar en el jardín de niños Republica y en este lapso ella se casa. De ahí comenzó a trabajar en un jardín muy pequeño enfrente del panteón de Mezquitan y después se fueron a una casa más grande, ella propuso muchas cosas como poner un arenero y muchas cosas más, pero le propusieron que ella fundara su propio jardín, el lugar donde fundó el jardín era un local en donde empacaban hojas de tamal, el recreo lo realizaban en un taller mecánico porque había una puerta y podían tener un mayor control, donde para pagar la renta tuvo que hacer una kermes. Con el tiempo fue a pedir un terreno para construir un jardín, le dieron dos terrenos a escoger, pero ella eligió a su población que era en la colonia Santa Eduviges, ella nos habla de que siempre tenemos que ver como es nuestro niño, que es lo que siente, el ambiente donde se desarrolla, porque viene triste, porque viene contento. Después le dieron la opción de donar la mitad del terreno para una primaria, ahí le hicieron 4 aulas, pero ahí había muchísimos niños y cuenta que para las inscripciones se iban a las 4:00 am a hacer fila. Cuando decidió el nombre de este jardín escogió el nombre de su Abuelo José R. Osorio. Tenía 7 grupos en la mañana y 7 grupos en la tarde, cuando hacia las juntas de padres de familia las hacia a las 8 de la noche para que así pudieran asistir papá y mamá y no


solamente mamĂĄ. Nos hablĂł de que las educadoras siempre tenemos que estar con una buena actitud, que nuestras actividades siempre tienen que tener un fin educativo, que tenemos que otorgar aprendizajes significativos y si nuestros niĂąos no entienden cambiar constantemente de actividad y estrategia.


Maestra amparo osorio