Issuu on Google+

2011

Historias de un Vampiro Cuentos de vampiros

Luis Arturo Clavijo Gaona Lateoriadelkaos.blogspot.com 16/10/2011


Historias de un vampiro Al convertirme en vampiro aprendí una lección muy valiosa , la cual es.. Tener paciencia. Veras, la mayoría de los mortales están desesperados en vivir todas las emociones que puedan en el periodo mas corto de tiempo y por el apuro se olvidan de disfrutar lo que están haciendo. Gracias a la paciencia pude entender ciertas cosas que en mi condición de mortal no podía, lo que la mayoría llamamos "Los misterios de la vida", pero hay uno en particular

que hasta ahora sigo sin poder

entender muy bien y ese es.. El Amor, si así es, cada vez que trato de entenderlo descubro una u otra cosa que me regresan al comienzo de todo, veras, te contare una pequeña anécdota la cual me ocurrió hace algún tiempo atrás. Era una noche fría como cualquiera, y estaba dando un pequeño paseo por el cementerio de la ciudad

y es que

tengo una fascinación por las historias en especial las de fantasmas, no las historias que se ven en libros o películas, sino las que son contadas por los propios fantasmas, es un beneficio del cual gozamos algunos de los "miembros del club" , para mi mala suerte ese día no estaban muy "concentrados" , entonces decidí salir del cementerio, me encontré con un pequeño parque y en


este había un anciano sentado en una de sus bancas, el estaba sentado con sus dedos enlazados, sus manos reposaban

sobre sus piernas y su mirada estaba perdida

como si observara sus propias manos, pero sabía que no era así, sabia que esa posición de sentarse solo representa una cosa.. Tristeza. me acerque tranquilamente, me pare frente a el y muy amablemente le pregunte -Disculpe, se siente bien? - . El anciano pareció salir de su trance, levanto su mirada hacia mi y me miro fijamente a los ojos, los mismos que mostraban una cierta calidez. Nunca dejes de hacer lo que creas que esta correcto, por más que el mundo te diga lo contrario- , aquel imprevisto consejo me tomo por sorpresa y a la vez que me dejo muy intrigado, sabía que había una historia detrás de aquella imprevista declaración, la cual no me disgustaría escuchar, y como mencione anteriormente, me encantan las historias. - y a que se debe tal declaración?- pregunte Bah! refunfuño el anciano,- es una historia larga y ustedes los jóvenes de ahora no tienen tiempo para las historias largas, están muy ocupados con su televisión y demás disparates- dijo el anciano

haciendo

un ademán con su mano indicando que me fuera y bajo nuevamente la mirada, me senté a su lado en la banca de aquel parque y le dije:

- no soy como los chicos de


hoy día, créame.- el anciano volteo a mirarme. -además fui criado "a la antigua"- le dije sonriendo. -Esta bien, te lo diré- dijo el anciano, serenándose un poco, entrando denuevo en su trance. -Recientemente... hum.. bueno, hace unos años me entere que una muy buena amiga mía, había muerto- el anciano hizo una gran pausa y continuo. - la quería mucho sabes? y nunca llegue a decírselo, no últimamente y eso me perseguirá para siempre , veras , cuando era joven tenia una novia, scarlett se llamaba, era una muy buena novia así como una muy buena persona, pero las cosas no eran como antes, uno debía de convertirse en hombre a temprana edad y mi padre tomo la decisión de enviarme a vivir con mis tíos en el campo, a lo cual yo me oponia rotundamente, pero bueno, mi padre siempre tenia la ultima palabra- el anciano hizo una pausa como si estuviera recordando aquel momento, luego miro sus zapatos y me dirigió su mirada. -cuando uno es joven no entiende lo que hacen los padres, tuvo que pasar todo este tiempo para que me diera cuenta que lo que hizo fue por mi bien, antes no entendía, y lo llegue a odiar por mucho tiempo.- -Bueno, uno hace muchas cosas tontas cuando joven.- le dije dándole una palmada en la espalda, -pero que paso con la chica?- pregunte -Le di la noticia que me mudaría, la cual la tomo con la


misma tristeza que yo, así que decidimos hacer una promesa, prometimos que nos escribiríamos lo mas seguido posible y nunca perder el contacto, eso la animo un poco, pero no lo suficiente como para evitar que unas cuantas lagrimas corran por sus mejillas, la abrase lo mas fuerte que pude y selle nuestra despedida con un gran beso y ahí estaba yo rumbo a la casa de mis tíos y conmigo llevaba la promesa en mi alma y un beso en el corazón.- me quede sorprendido por la expresión de amor de aquel anciano y no pude evitar cuestionarme si yo había amando a alguien con la misma magnitud, dándome con la sorpresa de que no estaba dije -si y no- me contesto con una pequeña sonrisa, una sonrisa de añoranza. - Si, la ame mucho, sin embargo no la ame lo suficiente, nunca la ame al 100% siempre guardaba algo y no es por que no quería darlo todo, dios sabe que me hubiera gustado darlo todo, simplemente no podía, tal vez por el miedo a que al perderla me duela mucho, tal vez mas de lo que pueda soportar y es que esa era mi maldición, la de ser pesimista, y pensar que nada dura para siempre, es que debes entender que en esa etapa de mi vida no lo consideraba pesimista, sino mas bien algo realista. -Bueno, con todo respeto señor, yo también considero eso de "nada dura para siempre" como una frase muy realista- intervine

-sino fíjese en la


propia naturaleza por mas bella que sea, siempre tiene el mismo fin y este es.. morir- la palabra morir se extinguió lentamente de mi voz y es que me di cuenta digamos. -Si, en efecto,pero... por que no intentarlo? contesto con una pequeña sonrisa.. -Perdón?, como dijo? - pregunte confundido

por su respuesta. -Dije. por que

no intentar vivir como si no hubiera un final, y dar todo en esta vida, sin restricciones, que nada ni nadie te detenga, quien sino el propio hombre son los que establecen las leyes naturales, pero, y si estas se pudieran romper?, creo que inclusive venceríamos a la propia muerte si tan solo eliminamos la palabra "No Puedo" de nuestro vocabulario-. me dijo emocionado, derrepente pareciera que le volvía el brillo de los ojos al anciano, yo me quede perplejo por la filosofía de aquel señor, no era común para un hombre de su edad, no he hablado con muchos ancianos pero la mayoría de personas a esa edad piensan solo en una cosa... morirse, sin embargo este señor tenia una filosofía de vida muy diferente por no decir interesante. -Huy inquietante su punto de vista señor, no lo había visto de ese modo- le conteste. -Bueno, tuve que perder muchas cosas para aprender esa lección.- De pronto note como sus ánimos se iban desvaneciendo como si algo o alguien le succionaran la vida, -Bueno ahí estaba yo - el anciano


continuo con su relato, -en una ciudad nueva, con gente que no veía hace años, claro, era mi familia, pero igual no estaba acostumbrado a ella y en lo único que pensaba era en el rostro de mi amada, y las ganas que tenia por volver a verla y abrazarla mas fuerte que la ultima vez, le escribía todos los días como lo prometí, pero aun así, no me sentía feliz, cada dia que pasaba era un tormento, el trabajo era pesado y me costaba un poco adaptarme a "mi nueva familia" y la incertidumbre de no saber si volvería me estaba matando, lo único que me alegraba el día era cuando recibía una carta de mi amada scarlett, y así pasaban los días, semanas, meses hasta que se cumplió un año, un año completo sin ver al amor de mi vida, entonces me di cuenta que las cosas habían cambiado, yo había alquilado un cuarto para vivir, y tenia dinero ahorrado y vivía una vida independiente, así que decidí ir a hablar con mi tío tenia que regresar y no aceptaría un NO por respuesta... Continuara...


Historias de un vampiro