Page 1


3


CONTENIDO Presentación………………..………………………....................7 ARTE Binomio al Humano Perfecto Francisco Javier Torres Aguilar……………………………………………………….………....11

Obras Reflejadas en el feminismo Christian Alejandra Chandomí Liévano………………….………………………………..…….17

Ensayo “El arte, un generador de conocimiento” Alethia Carolina Solís Molina………………………………………………………….…..….…21

Epistemología del Arte Berenice Cortés Rodríguez……………………….…...………………………………………………………………...………….….25

Poemas Solmarena Torres………………………………………………………………….…………...……………………31

Poemas Karla Faro…………………………………………………………………………………………….…….…………35

Poema Tonatiuh Reyes Cruz…………………………………………...……………………………………….…………..39

5


PRESENTACIÓN

Las revistas electrónicas han adquirido una nueva forma de concebir la transmisión del conocimiento, mientras que muchos lectores también se han dejado atrapar por la posibilidad de adquirirlo sin la interferencia de barreras de tiempo y físicas. Técnicamente, además de la ausencia de papel, estas revistas conllevan un proceso complicado al igual que las revistas impresas, lo que, entre otros aspectos, le han dado su propia identidad en cuanto a peculiaridades, formalidades y dificultades, además de éstas. A través de EL GAMBUSINO: Revista de Arte y Cultura, se pretende establecer un mecanismo de Difusión y Divulgación académica generado al interior de la facultad de artes y docentes y estudiantes universitarios, acerca del arte y la cultura, en donde se comparte información seria y confiable. Esta revista electrónica se realizará con el fin de que sea una edición con todos los beneficios que aporta la navegación electrónica; estará dedicada al aprovechamiento y desarrollo de las nuevas tecnologías. Este primero numero contiene textos de los alumnos de la facultad de artes, reseñas, audiovisuales, ensayos, poesía y obra gráfica de artistas locales. El contenido se divide en secciones de Arte y Cultura. En donde en un primer instante se enfocará en las Artes. EL GAMBUSINO será de aparición semestral.

7


9


Binomio al Humano Perfecto Francisco Javier Torres Aguilar Originario de Tuxtla Gutiérrez; Chiapas, actualmente estudia la Licenciatura en Artes Visuales en la UNICACH. Posee gustos por todo aquello relacionado a la ilustración, los seres fantásticos que existen en la mente y que se plasman en un papel al dibujarlos. También tiene un gran gusto por el muralismo contemporáneo, siempre ha soñado en pintar sobre grandes paredes como Ariz, Six, Mto, Etam CRU, por eso es que algunos de sus dibujos son antropomorfos con deformaciones humanas, ya que siempre tuvo una tendencia hacia el grafitti mas nunca lo llevo a cabo. Al finalizar sus estudios quiere seguir preparándose en el ámbito de la ilustración.

La obras que realizó están pensadas en todas aquellas vanalidades o prejuicios de la humanidad, de cómo supuestamente es un ser humano en la sociedad, al adquirir ciertos vicios como el fumar, el escuchar cierto tipo de música, o exagerar el maquillaje, hasta el vicio de comer por gusto no por necesidad, eso es un poco de lo que se tratan las obras del binomio al humano perfecto.

11


12


13


14


15


Obras Reflejadas en el feminismo Christian Alejandra Chandomí Liévano Nació el 20 de diciembre de 1989 en Tuxtla Gutiérrez; Chiapas. Su importancia en el arte empezó cuando ganó “el premio del agua” en la primaria a nivel estatal, así también demostró su talento en la prepa con poesía donde ganó un premio a nivel estatal. Vivió un tiempo en Guadalajara en donde participó en talleres de artes escénicas y talleres libres de creatividad, estudió poco tiempo en la escuela de arte y diseño gráfico Gestalt, pero fue ahí donde se dio cuenta de sus gustos por el arte, en donde encontraba una forma de plasmar sus emociones y expresarse sin importar su ser tan libre, que la llevó a lo emocional y laboral a ser una persona espontánea y elocuente. Actualmente estudia el séptimo semestre de la Licenciatura en Artes Visuales.

Sus trabajos se enfocan a imágenes de su vida, el color y la composición recrean un escenario en donde la mujer estereotipada trabaja con revistas, un ejemplo sencillo de cuando quiere obtener el cuerpo perfecto, la publicidad es una gran herramienta para su transformación al nombrarla como un objeto ante la sociedad

17


18


19


“El arte, un generador de conocimiento” El pensamiento, y los desafíos propios de la nueva necesidad de significar que se enfrenta. Es lo que obliga a problematizar los conceptos que conforman el corpus teórico… cuya función es recuperar el significado desde lo pertinente. Hugo Zemelman El arte desde un concepto estético se constituye como una obra única e imaginaria de realidades dispares que el ser humano connota en la catarsis, expresión simbólica de carácter subjetiva que brinda identidad al individuo, discurso que no plantea el arte como un generador de conocimiento, enfoque falto de información y estudio epistémico, pues la creación artística es obra de la fantasía, pero no de una fantasía exacta (Zemelman, 2012; 24) Una de las cuestiones para el desarrollo de conocimiento en las artes es plantarse ¿Qué es la epistemología? Teoría del conocimiento que busca la fundamentación del objeto de estudio a partir del sujeto que nombra y conceptúa argumentos defendibles, herramientas analíticas que se edifican a partir de las dinámicas sociales, pues trata de explicar los límites y la naturaleza del conocimiento afirmando que la realidad no está estructurada, es estructurable; no está ordenada, es ordenable, pero no de cualquier forma, pues no se deja estructurar de cualquier modo (Gonzales, Jorge, 2007; 45) Complejidad que busca adecuar elementos prudenciales por medio de una trasferencia de propiedades del objeto de estudio al sujeto interprete del contexto a discernir. Comprendiendo la epistemología y la postura en la que se entendido el arte, se cuestiona ¿Es el arte un generador de conocimiento? Interrogante que parte de la reconstrucción de perspectivas para identificar posturas conceptuales como un pensamiento reflexivo, asumiendo criterios que se adecuen a la realidad social y sus aportaciones históricas culturales, pues su trascurso en tiempo y espacio se ha abordado de manera relativa, objeto-estética y sujeto-contemplación. 21


La epistemología en las artes no cuenta con referencias que exponga propiedades de conocimiento entre el individuo y la realidad, ya que se ha planteado a partir de otras ramas de estudio como la antropología, dinámica que se fundamenta en la creación y la transmisión cultural que comprende un estudio demográfico, un ejemplo de esto es la perspectiva que comparte Elizabeth Araiza en el libro “Las artes del ritual” donde propone un tratado etnográfico vinculado a expansiones culturales y adaptabilidad social, desafío que implica la necesidad de un visión (epistémica) orientada a la reconstrucción de procesos, que pueda traspasar los límites de los esquemas explicativos; además, que subordine cualquier constructo teórico… necesidad de potenciar al sujeto no como exigencia ética, sino epistémica (Zemelman, 2012; 41) Realidad o estado de la cuestión que establece cuatro puntos de discusión, la observación analítica de aquello que describe al arte desde su contexto socialhistórico, postura en la cual debe encaminarse para descubrir nuevas perspectivas, origen de significados y explicación de las circunstancias del fenómenos de estudio para predicar conocimiento, como concepto, juicio o raciocinio. Como tal, no existe un estudio amplio y claro sobre epistemología en las artes, es por eso que los encargados en intervenir en la creación artística y la sociedad deben interpretar y generar nuevos conocimientos que apunten a instrumentos discursivos que contribuyan a fortalecer el ámbito teórico y conceptual, primordial para la

mediación y justificación de las distintas

manifestaciones artísticas, conceptos sustentados no como percepciones y sensaciones emotivas del sujeto ante el objeto contemplado, como se ha planteado tradicionalmente en la estética, sino a partir de elementos legitimadores.

22


Alethia Carolina SolĂ­s Molina

23


Epistemología del Arte

Hablamos de un tema bastante amplio y discutible de infinitas formas, las líneas de diálogo son variadas. En este caso una reflexión sobre el conocimiento y su relación con el arte y en este caso la ciencia por su legendaria contraposición con el arte en la generación de conocimiento parece pertinente para ahondar en el tema. Es preciso empezar rápidamente con el término “arte”. En el diccionario es descrito con conceptos que lo abordan de manera muy ambigua. Retomando los conceptos más acordes a su descripción operativa es posible encontrarlo como, un conjunto de reglas, una habilidad, expresión simbólica y parcial de la realidad entendida estéticamente, hasta: Frente a la ciencia… como técnica… que constituye un orden gratuito y que busca la distracción y el goce estético. Estos conceptos ponen de manifiesto cómo gracias a una visión influenciada por la cientificidad, el arte, descrito únicamente como poseedor de técnica (conjunto de procedimientos), sólo cumple una función recreativa y en el mejor de los casos estética. Los estudiosos en la materia (artistas e interesados) sustentamos que el arte no es sólo una expresión articulada para la recreación, aunque el sistema nos subordine a pensarlo así, como es visible en estas definiciones que están al alcance inmediato del público; pues bien sabemos que el arte es una materia con amplios contenidos de conocimiento (gral). Sin embargo la ciencia, con sus avances y aportaciones ha dominado la concepción de la sociedad moderna de lo que es considerado como conocimiento (científico). La ciencia es una Idea vigente con fuerza desde la ilustración, desde la creencia en la razón basada en resultados comprobables y verificables; ocupando el lugar de la creencia en los demás saberes, y marcando el rumbo de la sociedad. Pero la ciencia no es materia intocable. Su construcción es subjetiva, incluso llega a apoyarse directa e indirectamente con estas otras ramas del saber que no son precisamente de su índole sistematizada, como la historia, producciones artísticas y hasta en la religión1. Queda claro que, la mayor parte del conocimiento (gral) que utilizamos, y hasta que la misma ciencia utiliza, son saberes razonados desde otros campos externos a esta, incluso es posible decir 1

como claro ejemplo leer pagina 11 y 12 del artículo Conocimiento y creencia en el relato cinematográfico de la revista Artes – UNICACH vol. 6, núm. 2 25


que son discursos basados en creencias de las que tenemos escasa certeza porque, como plantea María Esther Chamosa Sandoval en su texto conocimiento y creencia en el relato cinematográfico incluido en la revista de Artes (2012), el conocimiento implica que un objeto o suceso sea presentado directamente ante la conciencia y, por tanto, existan pruebas de su existencia. Por lo que mucho de lo que se considera conocimiento en el mundo contemporáneo, en realidad es mera creencia... y como dice José Ingenieros en el hombre mediocre (1992; 106, 107), las creencias son los móviles de toda actividad humana. … creemos con anterioridad a todo razonamiento y cada nueva noción es adquirida a través de creencias ya preformadas... Son hondas, arraigadas en vasto saber… transformándose por una nueva experiencia Es decir, la base de todo conocimiento está arraigado en saberes, en creencias. La relatividad a la que se presta el término “conocimiento”, por su amplia connotación, parece ser causa constante de muchas interrogantes, como la que se postula en este coloquio. El conocimiento es en sí, una construcción con sentido que nos permite comprender y operar en la realidad. (López, 2007) De esta forma es evidente que tanto la ciencia como el arte, como demás materias, formulan conocimiento a partir de sus interpretaciones parciales de la realidad. Estos saberes, considerando el estudio general desde el cual se les ha abordado, pueden clasificarse como empíricos y científicos, los primeros por su precario sustento objetivo han sido descalificados, los segundos basados en un conjunto de reglas sistematizadas con resultados verificables que explican la realidad son aceptados; representan el conocimiento legítimo. Aquí es donde radica la razón de existir de la epistemología. La epistemología como rama de la filosofía se enfoca en los fundamentos y métodos del conocimiento científico, que mediante un procedimiento analítico, justificado y comprobado racionalmente se basa en la objetividad y en resultados cuantificables. Principio que hace realmente difícil la valoración del arte como generador de conocimientos, para empezar porque la finalidad del arte no está enfocada en la generación de estos y menos aún por la objetividad rígida que plantea la metodología científica aun cuando la base misma de la ciencia es subjetiva (Zemelman, 20012 : 27) Sin embargo eso no significa que el arte esté peleado con los conocimientos, por el contrario, desde la misma creación hasta su consumo, en el arte están inmersos significativamente y en sus variadas acepciones, múltiples conocimientos y procesos cognitivos. Empezando porque, como expresa Edgar Morín en 26


L'intelligence de la complexité de acuerdo con el artículo editado por la gaceta de antropología GA (2004), la interpretación de cualquier acontecimiento, o mejor dicho la comunicación con el universo lo tenemos entendido mediante nuestra asimilación sensorial en sus respectivas terminales nerviosas, traduciéndose en ciertos códigos que generan representaciones; Nuestras visiones del mundo son traducciones del mundo y por lo tanto una construcción con sentido, ó como dice, el Doctor Marco Antonio Rangel citando su artículo sobre el arte como conocimiento de la revista de Artes-UNICACH (2012) …es en la experiencia donde todos podemos decir y saber a través de los sentidos. Es un proceso racional, porque el artista reflexiona, comprende, discierne el contenido codificado y representado mentalmente; lo depura y lo interpreta; lo materializa en la obra, generando un nuevo conocimiento, no sólo en la obra, también en el proceso mismo. En lo que respecta a la obra, el contenido colabora igualmente en la construcción de más conocimientos (por su reflexión implícita y explícita, su historicidad y toda su carga simbólica, temporal, espacial, situacional, emocional, psicológica e ideológica, por mencionar algunos aspectos). En el consumo, el sujeto consumidor, que entabla una relación estética, percibe, interpreta y genera subjetiva y/u objetivamente conocimientos. Incluso como medio, el arte ayuda al conocimiento por la activación neuronal que genera. Entonces, ¿qué pasa con los conocimientos que genera el arte? ¿Porque no son válidos? Luckman postula en La construcción social de la realidad que el conocimiento requiere de elementos que validen su estatus, mismos que se darán mediante la investigación del fenómeno. Donde el proceso de legitimación estará dado por una primera fase que comprende la objetivación de la realidad dada en un lenguaje que explique las abstracciones sensibles; posteriormente, el producto nominal se consolida como referencia y se le introduce en la dinámica social como constructo colectivo; después, es analizado y problematizado por especialistas que estructuran un cuerpo más integral de conocimientos; para finalmente ser concebido como un universo simbólico, autónomo y presencial en diferentes áreas de la sociedad. En este sentido, parece que los conocimientos del arte no han podido traspasar todo el proceso de legitimación. Y parece que sigue siendo impreciso el estudio del arte. Porque hay investigaciones, en su mayoría abordadas desde otras ciencias como la antropología, la psicología, la historia entre otras, pero al parecer desde la misma materia son escasas aún, lo más legítimo que tiene el arte es “la estética”. Desde esta ciencia, el arte constituye un cúmulo de conocimientos, pues representa un objeto de estudio fundamental para ésta (la estética) (Sanchez, 1992: 53) 27


Dentro de la definición que Adolfo Sánchez Vázquez asigna a la estética como: ciencia de un modo específico de apropiación de la realidad, vinculado con otros modos de apropiación humana del mundo y con las condiciones históricas, sociales y culturales en que se da, él mismo deja en claro, como más adelante refiere también, que la estética es ciencia de lo que es y no de lo que debe ser. Es decir, marca una separación entre los principios rígidos de las ciencias ortodoxas a los de la estética como ciencia de dimensión social y humanística; en la que su objeto de estudio está en explicar lo que ya está dado como objeto humanizado, tanto por la obra como por su valor, como dice: no instituye o prescribe; no propone ni dicta normas Existen otras investigaciones sobre el estudio de las artes que revelan la posibilidad y planteamiento de ciertas metodologías que sean capaces de generar conocimientos con objetos de estudio justificados racionalmente (entre ellas la del doctor amín semiótica-signos, semántica e historia del arte; alegoría, metáfora. Historia, antropología, psicología) , sin embargo la epistemología esencialista no lo acepta. En este sentido la afirmación de Zemelman respecto a una cita es precisa con el planteamiento: Nada se perdería sustituyendo la epistemología tradicional por la investigación empírica acerca de cómo se generan las teorías en respuesta a los estímulos sensoriales… la única víctima es la filosofía… y el consiguiente abandono de la esperanza en una filosofía más allá por debajo o por encima de nuestro conocimiento científico. (2012: 106) Siendo entonces necesario resolver la articulación entre formalidad y apertura de los cánones epistémico-metodológicos para abordar formas ampliadas de racionalidad que permitan abordar los excedentes de la realidad. Como las artes en este caso, a través de sus múltiples “objetos” (en sentido categórico) de estudio, incluso por la misma ciencia, que por la dificultosa operatividad en algunos métodos debería reconsiderar también su operación en el ejercicio epistemológico. Por tanto el arte, se dice, no es ciencia. Las ciencias formulan conocimiento a partir de las descripciones, explicaciones, comprobaciones y predicciones de sus objetos de estudio. Sus conocimientos se legitiman hasta conformar un universo simbólico. Pero el arte ha venido siendo sólo objeto de estudio abordado desde las ciencias, aun cuando comprende un universo simbólico. Entonces… ¿Cuál es el objeto de estudio del arte? ¿Por qué si comprende un universo simbólico no es un conocimiento “legítimo”? ¿Quiénes conforman ese campo 28


legitimador? ¿Desde qué aspectos es posible generar conocimientos válidos? ¿Cómo es posible construir un marco epistémico formal del arte? ¿A partir de que podría formularse?2 Si la ciencia es entendida como la explicación del mundo desde un conjunto de conocimientos estructurados sistemáticamente obtenidos mediante la razón metodológica verificable y comprobable… ¿es posible llegar a considerar el arte como una ciencia? Probablemente una reestructuración ideológica necesite de una reflexión global un despertar de conciencia, no sólo en los interesados en las artes, o en la comunidad científica. Porque tal vez habría que pensar que la desvalorización del arte no radica en la ciencia como tal, sino en el hombre que “piensa”, el hombre como unidad social que se resiste a un pensamiento crítico, analítico y reflexivo que puede provocar el arte. Arte que contribuye de manera importante en la formación integral del ser humano, que puede despertar conciencias, generar conocimientos y hacer hombres libres y pensantes, y no masas y títeres conformes con respuestas digeridas, como dice José Ingenieros, el hombre no vive de lo que engulle, sino de lo que asimila (1992: 55). Hablo de personas interesadas, tal vez como los que estamos aquí presentes, porque aunque parezca un ejercicio estudiantil, es un encuentro de ideas que se presta a una reflexión consiente y tal vez propositiva a una línea de investigación con la que no contamos, que se pregunte constantemente el porqué de las cosas, de la situación en la que estamos, porque en este sentido pareciera que todo está entrelazado con inercias, escusas, juegos de poder y conveniencia de sistemas (sistema de alumnos, de académicos, etc. (la precaria formación, los maestros solapadores de la mediocridad).

Berenice Cortés Rodríguez

2

El Doctor Amín, en el anuario 2012 de la UNICACH plantea una resignificación epistemológica a partir del diálogo de saberes 29


Poemas Nosotros a) El sol ha caído entre el aleteo sobre nosotros que llevamos en sonido a Dios en la boca, tu vista perdida en el sentimiento matutino, divagación atmosférica de cuando éramos niños, separados, a distancias conceptuales, unidos en un hilo de plata puesto por la bruja llamada destino. b) Nos hemos turbado, temblado, huido entre espasmos, acechados por dolores reumáticos en el corazón. He vomitado amor, anoréxica de ti, de mí, de arte, de todo. Vuelves, sumergido entre instantes, vuelves, drogado con armonía de manos en atención mutua.

“Los amantes”

A mis ganas de no volverte a ver en la vida.

a) Los amantes encuentran placer al fumar en una chicha o liar tabaco importado exhalar y saber que el otro respira junto a el. b) Disfrutan ver una obra en proceso Ser parte de la obra del otro, Pintar los días como una pieza de arte. c) Cantar en la calle, descubriendo algo más perfecto el universo los beso en la frente mientras ellos bailaban bajo la lluvia d) Escuchan canciones en You Tobe, se estremecen. 31


Escuchan opera mientras se ven, Se tocan o se besan. Detectan cada instrumento en de la orquesta Se ríen de todos, de todo, de ellos mismos. e) Aprender, compartir, crecer y cuando ya no quepamos en la vida del otro, irnos. f) Desea con fuerza, Quédate conmigo a clasificar mariposas.

Me besarás al terminar ese trago de mezcal, me indicas con tono donde la súplica y la orden se mezclan. Me he servido quizás tres, el gusano sigue al fondo de la botella robada. Me aprecias al beber, uno tras otro, como sí en esto un poema se estuviese escribiendo. Estás más sobrio que cualquiera en la habitación; te percibo lucido, me veo cayendo en palomitas de maíz sobre la alfombra. ¿Cuándo fue que dejaste de beber?, nos preguntamos todos esta noche, no me atrevo a cuestionarte, sería cuestionar eso, y el beso después de cada sorbo, no va en nuestras intenciones de poetas de azúcar. “Alumbra” y resuena tu voz grave en toda la habitación. “Alumbra”, los niños se van muriendo en barquitos de papel que puse sobre la alberca, versitos de imaginación de futuros inciertos, deseados como el simple hecho que ahora estés abstemio. Sexto trago. Mis manos temblorosas anotan el número de la chica con quien jugaremos esta madrugada, me sonríes a lo lejos, gritas “Alumbra”. María, toma mi mano. Me acerca a ella con movimiento audaz, mi mejilla se empata a su oído. “Bésame, bésame mucho, mucho, mucho”, mi cuerpo serpentea en la tierra nueva que es ella, mis manos suben y bajan, mis manos. Cariño, el chico de la 32


guitarra nos ve impaciente, está agradecido contigo y ese contacto para tocar en Cuba, no mueve ni un hilo, aunque sus manos juegan inquietas y se le escurra el deseo en cada movimiento de mi boca. ¡Ay muchachito!, tus microcosmos comenzaran a crecer en mi vientre para el amanecer. María se acerca a mi boca, vigilo tu nitidez y lejanía. Estamos en el mismo lugar. Me desplomo en cristalitos de la cerveza derramada sobre el piso donde juegan las niñas a enamorarse. Tu mano en mi cuello, “Alumbra”, mi oído, los libros tirados por todos lados en la habitación, de donde tus amigos comenzaron a partir. El gusano está en mi boca, la chica ha llegado para entretenerse. Parvo, has comenzado a enloquecer, necesitas por lo menos un gramo blanco, es la chica que nunca te dejará, me susurras. ¡Yo soy tu chica! ¡Somos compañeros!, mencionas con nuestros cuerpos temblando desnudos bajo las cobijas, letanías de amores sobre nosotros, hay que quedarnos a dormir un par de horas más, tus microcosmos no han comenzado a expenderse. ¡Loca, salgamos de aquí!, “Sácame de aquí”, ¿No me dejes solo? Moderación que cura tu dolor, We exist!, ¡Alúmbranos!, ¡Alumbra!, la chica se ha ido… Tu lengua se empapa de los colores de mis pies. La abstinencia te está volviendo loco. Me voy a las 6:00 p.m., - Estoy en hospital- Me voy a las seis, cuídate. – Estoy en el hospital, me siento mal- Cuídate. Solmarena Torres

33


Poemas Puede que

Pueden pasar los segundos por todos lados, envolverme de tiempo, tallar mi rostro con su tiempo, asfixiarme con su tiempo, no dejarme ir con su tiempo, yéndose él en todo momento, el tiempo. Puedo seguir distraída al paso corto, lento, se van los días, se van los recuerdos, vienen más imágenes que perpetúan la mirada, no me dicen nada, nunca me dicen algo, no veo respuesta abstracta en el dilatar del mar, ahí en sus aguas, ahí en el cielo, ni siquiera en las mañanas. Podemos, se ve, se va, se diluye entre sistemas putrefactos, se va el momento, se va mi cuerpo, soy yo entre tantas almas, soy yo en un momento que no entiendo, soy yo lejos, no me encuentro y si me ven, como siempre me vuelvo efímera, abyecta, oblicua, opaca, enferma, agria, muerta, soy yo, es el tiempo, el tiempo que se roza y dilata en mi cara.

Se repite dos veces Se nos va el tiempo de las manos, es casi como temar un puño de arena, es casi como no tener nada y seguir ahí en cama, despierta escuchando como amanece. Cuando me levanto siento muchas náuseas, se cuela por mi boca el último sabor del sueño, se van las últimas imágenes que vi en lo profundo de mi dormir, me quedo con la incógnita de una pregunta alucinante ¿Te quedas? A dónde me voy a quedar, en dónde nos estamos quedando, sí, en dónde nos estamos quedando. Así de ambiguo es todo, es el absurdo de la vida, como tropezarte cuando no estas al pendiente del paso.

35


Cuando somos nosotros Deseosa de ti, no encuentro acto de palabra para invitarte a apropiarte, arrebatarme el aire del cuerpo que arropa el alma, quema los huesos y calcina al pensamiento, no encuentro tu nombre deseando las líneas en otro tiempo con gran inspiración que no sea en el que estás conmigo, en el presente, donde el momento se vuelve inminente e infinito delineando la sombra que enajena nuestras figuras, desnudas las almas frente al espejo pareciendo que hay una posibilidad entre ni una de creer los encuentros de nuestra piel cuando la estética visual se acomoda en el espejo, y nos creemos eternos por la mirada cálida del reflejo que nos describe y entonces no queremos encontrar respuesta a lo que ya sucede, donde la desmesura del acto alimente los placeres y donde la multitud se aterra ante la idea de sabernos fieles. Blasfemia, falacia, mentira, tu… Absurdo todo, te sientas a lado de cualquier persona, te mantienes en silencio y escuchas sin propósito, hablan de extrañar, de querer ver a la persona, de que hablan todo el tiempo de ella, de que quiere besar su piel, sus pies, entonces pienso: es un lenguaje universal eso del amor, me aburre, pienso yo, necesito un lenguaje diferente porque ese me fastidia de una manera tremenda, de qué me sirve sentir lo que todos sienten, yo te siento a mi manera, créeme es diferente, me complico tanto pero a la vez me satisface, simplemente lo nuestro ocurre diferente, siempre. De noche Se me bota la mierda de noche, cuando reposa la locura y se estremecen los pensares, es cuando la inspiración arrulla a mi alma, la sana, la acaricia y la hace sentir vulnerable, es la noche que provoca el disturbio entre las imágenes del pasado y del presente queriendo unificarlas al siguiente día deseando con gran desmesura el rencuentro de tus brazos con mi cuerpo, abrazando mi pecho, acariciada la espalda, frotándome besos en la frente y la declaración eterna de tu mirada

36


Karla Faro Dolores de la Piedad

37


Poema DĂŠcima Mosca de bar Cortinas de humo nocturno Noche de tabaco ahogada Ron, whisky y un alma comprada El Ăşltimo asalto diurno De aquel viejo taciturno Resuena un rĂŠquiem hiriente Que es la obra de un ser demente Anuncia la partida al mar De la vieja mosca de bar Misma usanza eternamente. Tonatiuh Reyes Cruz

39


Revista Gambusino  
Advertisement