Issuu on Google+

LA ARDILLA PEPITA Érase una vez una ardilla llamada Pepita. Un día iba dando un paseo por el bosque con su mejor amigo el búho Perico, y vieron un nogal cargado de nueces. A Pepa se le pusieron los ojos haciendo chirivitas así que subió al árbol, agarró una nuez y la mordió. ¡Puaggg! ¡Qué mala!- dijo enojada- qué amarga está, y la tiró. Su sabio amigo comenzó a reír - Amiga mía -le dijo- ¿Porqué no le quitas la cáscara? Le hizo caso y juntos se comieron un banquete de nueces. Y desde entonces las ardillas se pasan el otoño recogiendo nueces para comerlas con los amigos cuando llega el invierno.


Cuentos