Page 1

EL ENTORNO DEPORTIVO Las condiciones en las que realizan la actividad deportiva los niños y jóvenes, influye de forma importante en el buen desarrollo y funcionamiento de todos los aspectos relacionados con su deporte. Por lo que es importante que los responsables organizativos utilicen los medios que estén a su alcance para que se desarrollen las competiciones, y los entrenadores y técnicos tengan un buen comportamiento con todo lo que rodea a su equipo, y fundamentalmente con padres y las madres, que son los que influyen y determinan en buena medida el ambiente que rodea a todo lo relacionado con la práctica deportiva. Es por esto que, las relaciones con los demás implicados en la práctica deportiva de sus hij@s, la forma en que te comportas y afrontas las diversas situaciones con tus hijos y con otros, y la mayor o menor implicación en las actividades que se desarrollan en este ámbito, son elementos importantes que determinan que el deporte que practican los más jóvenes sea muy adecuado, o por el contrario, perjudicial para los que se inician en esto del deporte.

Mamá, Papá yo te diré que puedes hacer para propiciar un buen entorno deportivo • Cuando voy a iniciarme en la práctica deportiva, informarme de las posibilidades y características del deporte, es importante que yo sepa dónde me voy a “meter”, que es lo que me voy a encontrar para que pueda aceptar la responsabilidad de hacer deporte y que tengo que aprender a cumplir con las obligaciones que el deporte me impone, ser puntual y no fallar a los entrenamientos, cuidarme físicamente, hacer caso al entrenador, alimentarme bien... Enséñame que hacer deporte es también cumplir con estas responsabilidades. • Hazme partícipe en la decisión de elegir el deporte, no me obligues a practicar el deporte que tú, papá o mamá, quieren o les gusta y tu razón sólo sea “porque así tiene que ser”. No me inscribas en la escuela deportiva sin preguntarme si realmente quiero practicar este deporte. ¡No me obligues a realizarlo! porque corre el riesgo de no estar contento y practicar sólo por costumbre. Además es importante que empiece a tomar mis decisiones, con tu orientación, ¡claro está!, ya que durante toda mi vida tendré que tomar decisiones. También tienes que tener presente que si me implicas y soy


partícipe en la toma de decisión, aceptaré mejor el coste de esta decisión y será más probable que los cumpla y me sienta comprometido con la práctica del deporte. • Ayúdame a aceptar los costes de la actividad deportiva. Enséñame que la práctica deportiva conlleva unos beneficios como tener amistades, pasármelo bien haciendo algo que me gusta, experimentar momentos intensos que sólo los puedo vivenciar por medio del deporte... Pero que ello tiene un coste que he de aceptar como parte de la propia actividad deportiva. Hazme saber que tengo que aceptar decisiones de entrenadores y directivos, que tengo que compaginar el deporte con los estudios, que tendré que renunciar a ciertas cosas para dedicarme al deporte como cuidarme y no salir tanto como otros amigos, que tengo que asistir regularmente a los entrenamientos... Explícame que, en definitiva obtendré momentos muy gratificantes pero a costa de otros que no lo serán tanto. • Papá, Mamá son mi modelo de comportamiento, recuerda que nosotros, tus hijos, imitamos a nuestros padres en el comportamiento. Por esto, tal y como te comportas determina en gran medida mi forma de actuar. Por lo que si quieres favorecer al buen entorno del equipo y que yo también lo haga, deberás pensar seriamente en comportarte de la mejor manera para que lo que yo imite de ti sea beneficioso para mí, para el entorno y, por supuesto, para el equipo. • Colabora con las tareas del club en temas organizativos, en algunos casos será llevándome a los entrenamientos y partidos, asistir a las reuniones que convocan, vender lotería... Ten en cuenta que los responsables organizativos realizan un gran esfuerzo y tu ayuda es necesaria, aunque debes tener en cuenta ayudar y no molestar, por lo que es importante que te centres en lo que realmente hace falta o te pide el club y no en lo que tú crees que deberías hacer por el club. Ofrece tu ayuda al club y colabora en lo que se te pide.


• Favorece la deportividad con tu ejemplo y consejos, actúa con respeto par que yo aprenda a respetar, ayúdame a aceptar con naturalidad la victoria y la derrota. Favorece la deportividad para que en mi práctica deportiva me sienta a gusto, tenga buena relación con mis compañeros y contrarios, a pueda centrarme únicamente en lo que es el deporte en sí. Esto me hará crecer también como persona. • Predica con el ejemplo, practica algún tipo de actividad física, aprovecha los mementos a lo largo del día (como ir a pie no en coche, subir por las escaleras y no por ascensor) de esta forma el mensaje que me estáis enviando es que “hacer deporte es bueno”. Ten en cuenta que el hábito de realizar actividad física si se consolida en las edades más jóvenes, es más probable que lo mantenga durante toda mi vida; es conveniente que me alientes a que mantenga la práctica deportiva y me orientes para que continúe con actividad física toda mi vida. • Enséñame a cuidar las instalaciones y material deportivo, de esta forma aprenderé que hay que respetar y cuidar lo que me rodea; al igual que en casa tengo que tener aseada mi cuarto y respetar cualquier cosa del resto de la familia. Hazme entender que el buen deportista debe respetar y tener cuidado del material e instalaciones deportivas. • No ejerzáis más presión sobre mí de la necesaria; mira, la actividad deportiva ya tiene, de por sí, una exigencias que tengo que aceptar y cumplir para desarrollarla convenientemente. Por ejemplo, tengo que compaginar los estudios con el deporte, dejar de hacer alguna actividad con mis amigos por tener que jugar un partido, ganarme un puesto en el equipo, afrontar decisiones del entrenador o dirigentes que en ocasiones no comparto... En ocasiones ustedes, papá y mamá, aumentan esta presión al realizar comentarios como “habéis ganado porque el equipo contrario son muy malos”, “si no ganáis la liga,


seguro que el año que viene os echan del club a todos”, “no defraudes a tu padre, a ver si marcas dos goles en el próximo partido”, criticándome y amenazándome “si no jugáis mejor te retiro del club”. El cómo te comportes, los comentarios que hagáis antes, durante y después del partido, las exigencias que me marques son aspectos que determinan en buena medida la presión que percibo respecto a mi actividad deportiva. Recuerda que yo debo aceptar la responsabilidad de cumplir con las exigencias de mi deporte, pero con ellas tengo bastante, no hay porque meterme más. Tu papel es muy importante en este sentido. No me acerques más presión que la que conlleva la propia actividad deportiva. Tu Hij@

Entorno deportivo  

Entorno deportivo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you