Issuu on Google+

POR UN CEFYL JUNTO A LOS TRABAJADORES INDEPENDIENTE DE LA GESTIÓN, EL GOBIERNO Y LA OPOSICIÓN PATRONAL DEMOCRÁTICO, PARTICIPATIVO Y DE LUCHA

QUE VUELVA LA IZQUIERDA AL CEFYL PARA DEFENDER LAS CONQUISTAS DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL CONTRA EL AJUSTE DE LA GESTION K LA JUNTADA NO LO ENFRENTA! En las cursadas, en los pasillos o en el bar las charlas sobre política surgen constantemente: los cacerolazos “de teflón” y el “malestar” gorila de las clases medias, el gobierno nacional, su “sintonía fina” contra los trabajadores y sus “alianzas” con la burocracia sindical asesina, y por izquierda, las luchas de los trabajadores y las decenas de colegios tomados en la Capital, y cómo se discute en todos lados el rol que los jóvenes tenemos en la política. Nuestro centro de estudiantes no puede ser una “burbuja” inconmovible frente a esta realidad. Para nosotros estas elecciones son una oportunidad para discutir cómo los y las estudiantes nos organizamos para salir a la lucha por nuestros reclamos. Para esto necesitamos un CEFyL que este a la altura de las circunstancias, que se posicione frente a los grandes debates de la realidad nacional, a la izquierda y junto a los trabajadores. Estas semanas nos encontraron frente a un escenario nacional con nuevos episodios de una crisis política del kirchnerismo. La desaparición de Severo, un testigo en la causa que tiene a Pedraza en el banquillo por el asesinato de nuestro compañero del PO Mariano Ferreyra, durante casi 24 horas, muestra como sigue intacto el poder de la burocracia de la “verde” en el ferrocarril. Mientras en el juicio Pedraza esta en el banquillo, hay un manto de impunidad sobre los funcionarios políticos y la UGOFE, la que avaló a la patota que asesinó a Mariano. Cristina cínicamente se atrevió a decir que “la bala que mató a Mariano rozó el corazón de Néstor”, y que gracias a “ellos” Pedraza está preso, cuando son “ellos” quienes mantienen la precarización y tercerización laboral y gestionaron todos estos años el ferrocarril aliados a los burócratas sindicales que hoy forman parte de “su” CGT-Balcarce. Ya sabemos que en Filo hay una dura pelea contra esta impunidad. El dekano Trinchero se animó a invitar al ministro Tomada a dar clase de “trabajo decente” (cuestión que la JPTS denunció en el Consejo directivo), mientras los estudiantes nos movilizamos ante el secuestro de Severo y nos organizamos contra la burocracia y contra la precarización laboral. Necesitamos un CEFyL que se ponga al frente de la lucha por juicio y castigo a los asesinos de Mariano Ferreyra y movilizarnos el 20/10 a dos años de su crimen. El acuartelamiento de los gendarmes y prefectos dio que hablar. Mientras los milicos quieren hacernos creer que son “trabajadores”, y algunos les creen, nosotros decimos claramente que son las mismas fuerzas que cumplen muy bien con su función: reprimir a los trabajadores y a los sectores populares cuando salimos a luchar. La gendarmería del Proyecto X con Nilda Garré a la cabeza, se dedica a espiar y perseguir a los luchadores y a la izquierda, por eso no puede nunca estar del mismo lado que los trabajadores. Como muestra está que al día siguiente de levantar el “reclamo”, desalojaron la Panamericana con Berni al mando. Ni con el gobierno, ni con los represores. La oposición patronal, tanto de derecha como Macri o de centroizquierda, se ilusiona con los cacerolazos de las clase media contra el gobierno, y salió a solidarizarse con los gendarmes y prefectos. No vimos a Pino, Binner, Stolbizer o Donda decir ni una palabra cuando hay piquetes, huelgas, tomas de fábrica de los obreros por sus derechos o represiones como en el Tabacal, pero son los primeros en “conmoverse” por las cacerolas de barrio norte o con los “trabajadores” uniformados. Nada podemos esperar de los mismos que apoyaron a la Mesa de enlace ruralista, por eso ante la jornada de la CTA-CGT con la Federación agraria, nosotros paramos con los trabajadores, pero no marchamos con los patrones. En la UBA el rectorado se propone avanzar con el despido de 650 docentes, de los cuales unos 50 son de nuestra facultad lo que motivó tomas y asambleas masivas en Sociales y en Filosofía y Letras en apoyo a las medidas de lucha y los paros de los docentes. Mientras los estudiantes secundarios de CABA siguen tomando los colegios reclamando por los planes de estudio, en Filo El decano Trinchero quiere avanzar sobre las conquistas del movimiento estudiantil recortando al mejor estilo de "sintonía fina" las becas de apuntes. A pesar de las asambleas y las tomas, el dekano anda muy tranquilo porque sabe que la política de ajuste a los estudiantes con menos recursos puede pasar, porque La Juntada-conducción del CEFyL no se propone defender a los estudiantes que necesitan una beca para seguir estudiando. Sus banderas de “lucha” (electoral) como los apuntes online de poco van a servir si no los podemos pagar, y dado que se “abstuvieron” en el Consejo Directivo cuando la gestión propuso este “nuevo sistema”, mientras El Plenario de Izquierda votó en contra del ajuste. Y luego boicotearon los planes de lucha y el programa votado en asamblea para reclamar que el Estado garantice los recursos económicos necesarios para una educación pública efectiva, no podemos más que concluir que con La Juntada la política anti-estudiantil de la


gestión se envalentona. Necesitamos que la izquierda vuelva al Cefyl para frenar los ajustes y conquistas nuestras demandas. Somos los estudiantes, junto con los docentes y los trabajadores, los que estamos en la primera línea de defensa de que la universidad sea accesible para todo el que quiera estudiar, y para eso nos tenemos que organizar y discutir con independencia del gobierno de turno y de la gestión. Todo lo contrario a “refundar” centros de estudiantes como espacios de gestión, y con el maquillaje de discursos folclóricos y autorreferenciales que no interpelan, como hace la actual conducción en manos de La Juntada. Ellos quieren que el CEFyL permanezca en una “burbuja”, y mediante métodos burocráticos evitar que salgan las resoluciones de asambleas y se difundan, obturan el paso de una juventud que discute y se pone al frente de luchar contra la precariedad en sus condiciones de trabajo y estudio. ¡Necesitamos un CEFyL democrático, participativo y de lucha! Sobran los motivos y las razones para construir un Centro de Estudiantes con un verdadero protagonismo estudiantil que lo haga capaz de dar respuesta a los grandes problemas nacionales y a los ajustes de la gestión kirchnerista en la facultad. Que se organice democráticamente en asambleas, comisiones y cuerpos de delegados. Que retome las mejores tradiciones del movimiento estudiantil de Filosofía y Letras, poniéndose en acción y que no deje pasar los avances de la gestión de nuestra facultad sobre nuestras conquistas (como las becas y el nuevo edificio), ni los ataques del rectorado sobre los docentes con las “cesantías”. Para poder conquistar nuestros reclamos la alternativa es clara: ¡Que vuelva la Izquierda al CEFyL! El movimiento estudiantil de Filo necesita volver al camino de las masivas asambleas, enfrentando al decano y la gestión universitaria, manteniendo una posición independiente y organizado democráticamente, y sosteniendo posiciones propias en los principales debates nacionales junto a la lucha de los trabajadores y todos los sectores sociales oprimidos.

Exigimos la inmediata aprobación del derecho al aborto legal libre gratuito y seguro para todas las mujeres! A horas nada más de que la justicia haya dictado un fallo reaccionario en contra de una joven mujer que había sido víctima de una red de trata y esperaba realizarse un aborto no punible, nuestra indignación y nuestra bronca crecen. Es que en la Argentina, alrededor de 400 mujeres mueren por abortos clandestinos y otras decenas de miles padecen las secuelas de esta práctica que se realiza en la clandestinidad, en la mayoría de los casos en las peores condiciones de salubridad. Sobre este pacto infranqueable que la presidenta decidió sellar con la Iglesia Católica, ubicándose del mismo lado que los representantes del PRO y los gobiernos provinciales que dirige la oposición patronal, nos niegan el derecho a millones de mujeres a decidir sobre nuestros cuerpos. Y es que así como Cristina Fernández se cansó de decir que está en contra del derecho al aborto, Macri vetó el protocolo de aborto no punible y la Justicia de la Ciudad acaba de dictar este fallo funcional a los autodenominados sectores “pro-vida”, serviles a la institución más asesina y oscurantista de la historia, como es la Iglesia Católica. Por eso, fuimos muchas las compañeras de Pan y Rosas que nos movilizamos ayer a la puerta del hospital Ramos Mejía, para denunciar que mientras se dirimen los derechos de las mujeres entre escritorios, abogados e intereses políticos que nos son ajenos, las que nunca decidimos somos nosotras! Queremos que la próxima semana, mientras se llevan adelante las elecciones a Centro de Estudiantes, pongamos nuestra voz bien fuerte. No queremos ni una muerta más por abortos clandestinos! Educación sexual laica para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal, seguro y gratuito para no morir!


Que la IZQUIERDA Vuelva al CEFyL!