Page 1

Misas: Lunes a viernes: 10:00 y 19:30. Sábados: 19:30. Domingos: 9:30, 11, 12:30 y 19:30. Festivos: 9:30, 12:30 y 19:30

HOJA PARROQUIAL

V ÉPOCA

PARROQUIA DE SANTA JUSTA Y SANTA RUFINA. SANTA ÁUREA, 7. MADRID Teléfono 914 63 99 60. www.justayrufina.org

23 DE FEBRERO DE 2014 ● VII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO ● CICLO A

N.º 231

El Papa sigue instruyendo en la Casa de Santa Marta

Sentir, pensar, querer, dentro de la Iglesia

“No se entiende a un cristiano sin Iglesia". Lo constató el Papa Francisco hace unas semanas en la misa celebrada en la Casa de Santa Marta. El Santo Padre indicó los tres pilares del sentido de pertenencia eclesial: la humildad, la fidelidad y la oración por la Iglesia. La homilía partió de la figura del rey David, como es presentada en las lecturas del día: un hombre que habla con el Señor como un hijo que habla con su padre pero que si recibe un "no" a sus peticiones, lo acepta con alegría. David –observó el Pontífice– tenía "un fuerte sentimiento de pertenencia al pueblo de Dios". Y esto –puntualizó– nos hace preguntarnos cuál es nuestro sentido de pertenencia a la Iglesia, nuestro sentir con la Iglesia y en la Iglesia: "El cristiano no es un bautizado que recibe el bautismo y luego va adelante por su camino. El primer fruto del bautismo es hacerte pertenecer a la Iglesia, al pueblo de Dios. No se entiende a un cristiano sin Iglesia. Y por esto el gran Pablo VI decía que es una ‘dicotomía absurda’ amar a Cristo sin la Iglesia; escuchar a Cristo pero no a la Iglesia: estar con Cristo al margen de la Iglesia. No se puede. Nosotros recibimos el mensaje evangélico en la Iglesia y hacemos nuestra santidad en la Iglesia, nuestro camino en la Iglesia. Lo demás es una fantasía o, como él decía, una ‘dicotomía absurda’". “El ‘sensus ecclesiae’ es precisamente –dijo Francisco– el sentir, pensar, querer, dentro de la Iglesia.” Hay tres pilares de esta pertenencia, de este sentir de la Iglesia: El primero es la humildad, siendo conscientes de que es una gracia muy grande el estar dentro de la comunidad, dentro de la Iglesia: "Una persona que no es humilde, no puede sentir con la Iglesia, sentirá lo que a ella le gusta, lo que a él le gusta. Y esta humildad que se ve en David. '¿Quién soy yo, Señor Dios, y qué cosa es mi casa?' Con esa conciencia de que la historia de salvación no comenzó conmigo y no terminará cuando yo muera. No, es toda una historia de salvación: yo vengo, el Señor te toma, te hace ir adelante y después te llama y la historia continúa. La historia de la Iglesia comenzó antes de nosotros y seguirá después de nosotros. Humildad: somos una pequeña parte de un gran pueblo, que va por el camino del Señor". El segundo pilar es la fidelidad, "que va unida a la obediencia": "Fidelidad a la Iglesia, fidelidad a su enseñanza, fidelidad al Credo, fidelidad a la doctrina, mantener esta doctrina. Humildad y fidelidad. También Pablo VI nos recordaba que nosotros recibimos el mensaje del Evangelio como un don y debemos transmitirlo como un don, pero no como una cosa nuestra: es un don recibido que damos. Y en esta transmisión, ser fieles. Porque nosotros hemos recibido y debemos dar un Evangelio que no es nuestro, que es de Jesús, y no debemos –decía él– convertirnos en propietarios del Evangelio, propietarios de la doctrina recibida, para utilizarla a nuestro gusto". El tercer pilar –finalizó– es un servicio particular, “rezar por la Iglesia”: "¿Cómo va nuestra oración por la Iglesia? ¿Rezamos por la Iglesia? En la misa todos los días, pero, ¿en nuestra casa, no? ¿Cuándo hacemos nuestras oraciones? Rezar por toda la iglesia, en todas partes del mundo. Que el Señor nos ayude a ir por este camino para profundizar nuestra pertenencia a la Iglesia y nuestro sentir con la Iglesia”.


PALABRA DE DIOS PRIMERA LECTURA Del libro del Levítico. 19, 1-2. 17-18 El Señor habló a Moisés: –Habla a la asamblea de los hijos de Israel y diles: Seréis santos, porque yo, el Señor vuestro Dios, soy santo. No odiarás de corazón a tu hermano. Reprenderás a tu pariente para que no cargues tú con su pecado. No te vengarás ni guardarás rencor a tus parientes, sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor.

Que nadie se engañe. Si alguno de vosotros se cree sabio en este mundo, que se haga necio para llegar a ser sabio. Porque la sabiduría de este mundo es necedad ante Dios, como está escrito: «´El caza a los sabios en su astucia.» Y también: «El Señor penetra los pensamientos de los sabios y conoce que son vanos.» Así, pues, que nadie se gloríe en los hombres, pues todo es vuestro: Pablo, Apolo, Cefas, el mundo, la vida, la muerte, lo presente, lo futuro. Todo es vuestro, vosotros de Cristo y Cristo de Dios.

Aleluya. Mt 11, 25

Salmo responsorial 102, 1-2. 3-4. 8 y 10. 12-13

Antífona. El Señor es compasivo y misericordioso. Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser a su santo nombre. Bendice, alma mía, al Señor y no olvides sus beneficios. Él perdona todas tus culpas y cura todas tus enfermedades; él rescata tu vida de la fosa y te colma de gracia y de ternura. El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia. No nos trata como merecen nuestros pecados, ni nos paga según nuestras culpas. Como dista el oriente del ocaso, así aleja de nosotros nuestros delitos; como un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por sus fieles.

Quien guarda la palabra de Cristo ciertamente el amor de Dios ha llegado en él a su plenitud. Aleluya.

EVANGELIO Del evangelio según san Mateo. 5, 38-48. En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: –«Habéis oído que se dijo: “Ojo por ojo, diente por diente.” Yo en cambio os digo: No hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también la capa; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehúyas.

De la primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios. 3, 16-23.

Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo.” Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos y manda la lluvia a justos e injustos.

Hermanos: ¿No sabéis que sois templos de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros? Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él; porque el templo de Dios es santo: ese templo sois vosotros.

Porque si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.»

SEGUNDA LECTURA


MISIONEROS EN EL MUNDO El 2 de marzo celebramos el Día de Hispanoamérica bajo el lema:

“La alegría de ser misionero”

Sin duda, este lema evoca la respuesta gozosa y generosa a aquella vocación que ha llevado y animado, desde el encuentro con el “Nuevo Mundo” hasta la actualidad, a millones de misioneros españoles a dejar sus terruños, diócesis y comunidades de origen para ponerse al servicio de la evangelización de América. ¿Cómo no rendir homenaje a los sacerdotes de la OCSHA (Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana) que en este año 2014 celebran sus bodas de oro sacerdotales? “La alegría del evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Cristo siempre nace y renace la alegría” (E.G. n.º 1) La fe crece dándola: crece en los mismos misioneros y crece en quienes se benefician de sus servicios evangelizadores. Confiamos todas nuestras intenciones a la Virgen Santísima, Estrella de la Nueva Evangelización, Madre de Dios y primera portadora de Jesús en tierra del “Nuevo Mundo”, pedagoga de la inculturación del Evangelio en la vida y cultura de sus pueblos, para que nos enseñe a cantar gozosos todas las maravillas que Dios ha hecho en nuestras vidas.

REFLEXIÓN

¡Rasgad los corazones! Este grito resuena cada Miércoles de Ceniza. Al inicio de la lectura de la profecía de Joel, pero también, en cierta manera, por toda la celebración. De hecho viene a ser como un objetivo de la Cuaresma, del camino de preparación a la Pascua: dejad en paz las vestiduras, rasgad los corazones. En el evangelio, Jesús nos viene a decir que la cosa va por dentro. No se trata de ir por el mundo cabizbajos, ni de publicar que somos unos campeones de la oración ni de exhibir nuestra solidaridad. Esto sería presunción, pura vanagloria. ¡Rasgad los corazones! Porque las privaciones que acogemos durante este tiempo no tienen un objetivo tan solo estético. Se trata de moderar nuestra autosuficiencia, se trata de dar la espalda a todo cuanto nos aleja de Dios, de nuestros hermanos, de los más necesitados. De ponernos de cara a Dios, a su amor, a su perdón, a su salvación. Y no podemos conseguirlo solos. Por eso, en el centro del salmo 50, el salmo penitencial por excelencia, repetimos hasta tres veces una petición, la ayuda del espíritu de Dios: “Renuévame por dentro con espíritu firme (…) no me quites tu santo espíritu (…) afiánzame con espíritu generoso”. Toda nuestra vida es un camino, largo o corto hacia la Pascua. Un camino para adentrarse en el misterio de Cristo y vivirlo en plenitud. , como de su manantial, todos los demás días santos: El Miércoles de Ceniza, es el comienzo de la Cuaresma, que celebraremos el día 9 de marzo.


ACTIVIDADES PARROQUIALES Retiro de Cuaresma El próximo sábado día 1 de marzo, tendremos en nuestra parroquia el Retiro anual de preparación para la Cuaresma, que comienza el día 5 de marzo, miércoles de Ceniza. Con el fin de prepararnos debidamente para celebrar los grandes misterios de nuestra salvación que se avecinan, nos reuniremos a las 10:30 de la mañana, estando prevista su finalización sobre las 13 horas. Os animamos a participar en este encuentro. Será un tiempo de meditación y de oración, que será dirigido por los PP. Somascos.

Preparación para la


Hojaparroquial231  

Sentir, pensar, querer dentro de la Iglesia. Día de Hispanoamérica. Camino a la Cuaresma.

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you