Page 1

Misas: Lunes a viernes: 10:00 y 19:30. Sábados: 19:30. Domingos: 9:30, 11, 12:30 y 19:30. Festivos: 9:30, 12:30 y 19:30

HOJA PARROQUIAL

V ÉPOCA

PARROQUIA DE SANTA JUSTA Y SANTA RUFINA. SANTA ÁUREA, 7. MADRID Teléfono 914 63 99 60. www.justayrufina.org

9 DE MARZO DE 2014 ● DOMINGO I DE CUARESMA ● CICLO A

N.º 233

Meditaciones para la Cuaresma 2014: Primer domingo

“Tu arma es la palabra: escúchala, léela y medítala”

La tentación se ha convertido en un tema predilecto para los publicistas que tratan de vender un nuevo producto. El

ideal sería que nunca nos llegaran a seducir las cosas o las acciones que nos deshumanizan. Pero lo malo de la tentación es que se nos presenta tan disfrazada que apenas logramos reconocerla como tal. En su exhortación “La alegría del Evangelio”, el Papa Francisco ha señalado cuatro tentaciones: la apatía egoísta, el pesimismo estéril, la mundanidad espiritual y las guerras entre los creyentes (nn.81-86.93-101). Esas tentaciones nos alejan del camino que nos habría de llevar a conseguir lo mejor de nosotros mismos y a anunciar el Evangelio. El texto del libro del Génesis que se lee en la Misa de hoy, nos sugiere que la gran tentación del ser humano es la de despreciar la voluntad divina (Gn 2,7-9; 3,1-7). Al ceder a la tentación, la persona rompe la relación de armonía con lo otro, con los otros y con el absolutamente Otro. Este primer domingo de Cuaresma, lo celebraremos bajo el lema “TU ARMA ES LA PALABRA: ESCÚCHALA, LÉELA Y MEDÍTALA”, porque sólo con la Palabra podremos vencer el mal. Para prepararnos para la Pascua, esta semana dedicaremos un tiempo diario a leer la Palabra de Dios. Si el primer Adán cede a la tentación, Cristo, el segundo Adán, la supera. Como todos los años, al principio de la cu aresma, contemplamos a Jesús en el desierto (Mt 4,1-11). El evangelio nos dice que Jesús sale victorioso de las pruebas a las que es sometida su categoría divina y hasta su calidad humana. Jesús fue sometido una y otra vez a la pru eba. En el caso de nuestras tentaciones la cuestión de fondo era, es y será siempre la misma. Hemos de preguntarnos por las hondas razones que nos mueven a caminar. Hemos de plantearnos el porqué y el para qué de nuestras elecci ones. La gran tentación es la de volver la espalda a la verdad. La de pretender ignorar el plan de Dios y nuestra propia dign idad de Hijos de Dios. Nuestra gran tentación es el engaño que con tanta frecuencia aceptamos como normal e inofensivo. San Pablo nos recuerda que la salvación, que nos llega por Cristo, nos redime del mal que desde siempre nos seduce. Lee la Palabra, porque en ella está el camino hacia el Señor. A la última tentación Jesús responde citando un tajante texto del Deuteronomio: “No tentarás al Señor tu Dios”. De ser tentados pasamos con frecuencia a ser tentadores. Tentadores de los demás y hasta de Dios. • “No tentarás al Señor tu Dios”. Tentamos a Dios cuando olvidamos su amor y adoramos a las cosas, como si fueran un dios que puede salvarnos y merecer nuestro amor. • “No tentarás al Señor tu Dios”. Tentamos a Dios cuando pretendemos ser nosotros la fuente de la fe y la esperanza, del amor y de la vida, de la paz y la justicia. • “No tentarás al Señor tu Dios”. Tentamos a Dios cuando nos llamamos hijos suyos y olvidamos a nuestros hermanos, que también lo llaman “Padre”. A la luz de este mensaje, será necesario revisar las tentaciones del tener, el poder y el placer, que continuamente tratan de desviarnos del camino del Señor. La cuaresma es un tiempo propicio para este examen sobre la verdad de nue stra vida. Señor Jesús, tentado como nosotros, te damos gracias por habernos revelado, con el ejemplo de tu insobornable fidelidad al Padre, el camino de la fidelidad que nos conduce a la felicidad.


PALABRA DE DIOS PRIMERA LECTURA Del libro del Génesis. 2, 7-9; 3, 1-7 El Señor Dios modeló al hombre de arcilla del suelo, sopló en su nariz un aliento de vida, y el hombre se convirtió en ser vivo. El Señor Dios plantó un jardín en Edén, hacia oriente, y colocó en él al hombre que había modelado. El Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles hermosos de ver y buenos de comer; además, el árbol de la vida, en mitad del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y el mal. La serpiente era el más astuto de los animales del campo que el Señor Dios había hecho. Y dijo a la mujer: –«¿Como es que os ha dicho Dios que no comáis de ningún árbol del jardín?» La mujer respondió a la serpiente: –«Podernos comer los frutos de los árboles del jardín; solamente del fruto del árbol que está en mitad del jardín nos ha dicho Dios: "No comáis de él ni lo toquéis, bajo pena de muerte."» La serpiente replicó a la mujer: –«No moriréis. Bien sabe Dios que cuando comáis de él se os abrirán los ojos y seréis como Dios en el conocimiento del bien y el mal.» La mujer vio que el árbol era apetitoso, atrayente y deseable, porque daba inteligencia; tomó del fruto, comió y ofreció a su marido, el cual comió. Entonces se les abrieron los ojos a los dos y se dieron cuenta de que estaban desnudos; entrelazaron hojas de higuera y se las ciñeron.

Salmo responsorial 50, 3-4. 5-6a. 12-13. 14 y 17

Antífona. Misericordia, Señor: hemos pecado. Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa, lava del todo mi delito, limpia mi pecado. Pues yo reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado: contra ti, contra ti solo pequé, cometí la maldad que aborreces. Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme; no me arrojes lejos de tu rostro, no me quites tu santo espíritu. Devuélveme la alegría de tu salvación, afiánzame con espíritu generoso. Señor, me abrirás los labios, y mi boca proclamará tu alabanza.

SEGUNDA LECTURA De la primera carta del apóstol San Pablo a los Romanos. 5, 12-19. Hermanos: Lo mismo que por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, y así la muerte pasó a todos los hombres, porque todos pecaron.

Porque, aunque antes de la Ley había pecado en el mundo, el pecado no se imputaba porque no había Ley. A pesar de eso, la muerte reinó desde Adán hasta Moisés, incluso sobre los que no habían pecado con una transgresión como la de Adán, que era figura del que había de venir. Sin embargo, no hay proporción entre el delito y el don: si por la transgresión de uno murieron todos, mucho más, la gracia otorgada por Dios, el don de la gracia que correspondía a un solo hombre, Jesucristo, sobró para la multitud. Y tampoco hay proporción entre la gracia que Dios concede y las consecuencias del pecado de uno: el proceso, a partir de un solo delito, acabó en sentencia condenatoria, mientras la gracia, a partir de una multitud de delitos, acaba en sentencia absolutoria. Por el delito de un solo hombre comenzó el reinado de la muerte, por culpa de uno solo. Cuánto más ahora, por un solo hombre, Jesucristo, vivirán y reinarán todos los que han recibido un derroche de gracia y el don de la justificación. En resumen: si el delito de uno trajo la condena a todos, también la justicia de uno traerá la justificación y la vida. Si por la desobediencia de uno todos se convirtieron en pecadores, así por la obediencia de uno todos se convertirán en justos.

Aleluya. Mt 4, 4b No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

EVANGELIO Del evangelio según san Mateo. 4, 1-11. En aquel tiempo, Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo. Y después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, al fin sintió hambre. El tentador se le acercó y le dijo: –«Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes.» Pero él le contestó, diciendo: –«Está escrito: "No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios."» Entonces el diablo lo lleva a la ciudad santa, lo pone en el alero del templo y le dice: –«Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: «Encargará a los ángeles que cuiden de ti, y te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras."» Jesús le dijo: –«También está escrito: "No tentarás al Señor, tu Dios."» Después el diablo lo lleva a una montaña altísima y, mostrándole los reinos del mundo y su gloria, le dijo: –«Todo esto te daré, si te postras y me adoras.» Entonces le dijo Jesús: –«Vete, Satanás, porque está escrito: "Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto."» Entonces lo dejó el diablo, y se acercaron los ángeles y le servían.


CUARESMA 2014 Vivamos la Cuaresma con auténtico espíritu cristiano

Diez cosas que debemos recordar en Cuaresma

Ahora que la Iglesia ha empezado a vivir este tiempo de Cuaresma, debemos tener muy presentes estos diez puntos que nos ayudarán en nuestro caminar hacia la Pascua. 1. Recordemos la fórmula. La Iglesia hace una buena labor captando ciertas verdades al utilizar listas y fórmulas que son fáciles de recordar: 10 Mandamientos, 7 sacramentos, 3 personas en la Santísima Trinidad. Para la Cuaresma, la Iglesia nos da algo como un eslogan: “Oración, Ayuno y Caridad” que son las tres cosas que debemos poner en práctica durante este tiempo. 2. Es un tiempo de oración. La Cuaresma es esencialmente un acto de oración extendido a lo largo de 40 días. Mientras oramos, iniciamos un caminar, uno que esperamos nos acerque más a Cristo y obre en nosotros un cambio por nuestro encuentro con Él. 3. Es un tiempo de ayuno. Con los ayunos del Miércoles de Ceniza y del Viernes Santo y los viernes sin comer carne, intercalados con nuestra disciplina personal, la Cuaresma es hoy el único tiempo en el que muchos católicos ayunan realmente. Y, por eso quizás, se le da tanta importancia: "¿A qué cosa renunciarás en esta Cuaresma? ¿al café? ¿a la cerveza? ¿a los dulces?" Para algunos, esto es casi como un juego, pero el ayuno es una forma de penitencia que ayuda a alejarnos del pecado y acercarnos más a Cristo. 4. Es un tiempo para ser más disciplinados. Los 40 días de Cuaresma son también una buena ocasión, un tiempo fijo, para ocuparnos de nuestra disciplina personal en general. En vez de renunciar a algo, quizás pudiésemos hacer algo positivo; "Voy a hacer más ejercicios. Voy a orar más. Voy a portarme mejor con mi familia, con mis amigos y mis compañeros de trabajo". 5. Es dejar morir algo de nosotros. El lado más serio de la disciplina durante la Cuaresma, es el que va más allá del autocontrol, es encontrar esos aspectos en uno mismo que no están imitando a Cristo y dejarlos morir. El sufrimiento y la muerte de Cristo es lo que más ocupa nuestra mente durante la Cuaresma y nos unimos a este misterio sufriendo y muriendo con Cristo y siendo resucitados de una manera purificada. 6. No hay que hacer mucho. Existe la tentación de convertir la Cuaresma en un período ambicioso de reinvención personal, pero lo mejor es que sea un tiempo simple y concreto. Hay una razón de porqué la Iglesia trabaja en estos misterios año tras año. Pasamos toda nuestra vida tratando de acercarnos más a Dios. No trates de concentrar todo en una sola Cuaresma. Esa es una receta para el fracaso. 7. La Cuaresma nos hace percatarnos de nuestras debilidades. Por supuesto, aunque nos fijemos metas sencillas para la Cuaresma, aun así tenemos dificultad para cumplirlas. Cuando ayunamos nos damos cuenta que una comida es lo único que nos separa de pasar hambre. En ambos casos, la Cuaresma nos hace percatarnos de nuestra debilidad. Esto puede ser doloroso pero al reconocer lo indefensos que somos, hace que busquemos la ayuda de Dios con sinceridad y con renovada urgencia. 8. Sé paciente contigo mismo. Durante la Cuaresma, cuando nos enfrentamos a nuestras propias debilidades, la tentación es sentirnos molestos y frustrados. "¡Qué mala persona soy!" Pero esa es una lección errónea. Dios nos llama a ser pacientes y a vernos como Él nos ve, con un amor incondicional. 9. Tiende la mano caritativamente. Durante la Cuaresma, cuando experimentamos debilidad y sufrimiento, ese es el momento de renovar nuestra compasión por aquellos que sufren, que tienen hambre o que pasan necesidades. La tercera parte de la fórmula para la Cuaresma es la caridad. No se trata de echar unos cuantos euros más en la canasta de la colecta; se trata de tender la mano a los demás y, sin cuestionarlos, ayudarlos, compartiendo con ellos la experiencia del amor incondicional de Dios. 10. Aprende a amar como Cristo. Dando de nosotros mismos, en medio de nuestro sufrimiento y abnegación, nos acercamos más a amar como Cristo, quien sufrió y se entregó incondicionalmente en la cruz por nosotros. La Cuaresma es un caminar por el desierto para llegar al pie de la cruz en el Viernes Santo. Cuando lo buscamos, cuando imploramos su ayuda, nos unimos a Él en el sufrimiento y aprendemos a amar como Él ama. La Cuaresma es un tiempo para conocernos más y saber lo bueno y lo malo que hay en nosotros. En el retiro que tuvimos el sábado día 1, el P. Xxxxxxxx nos habló de las obras de misericordia, reflexionando para que nos diésemos cuenta de que lo que hablemos se debe corresponder con lo que hacemos, para ser coherentes y creíbles ante los demás.

A él, el Cristo glorioso, el que era, el que es y el que vendrá, al que es Señor del tiempo y de la historia, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos. R. Amén.


ACTIVIDADES PARROQUIALES NOVEDADES DE LA SEMANA  LUNES 10 de marzo, a las 20:00 h., reunión del Equipo del Aula de Cultura “Para Ti” en los salones parroquiales.  MARTES 11 de marzo, a las 19:00 h. (antes de la Misa de la tarde): PRIMERA CHARLA CUARESMAL.  VIERNES 14 de marzo a las 20:00 h.: VÍA CRUCIS, preparado por el Grupo de Matrimonios.  DOMINGO 16 de marzo, a las 12:00 h., reunión con los padres de Tercero de Comunión en los salones parroquiales.

Recogida de alimentos para Cáritas De nuevo tenemos que apelar a vuestra generosidad, pues nos hemos quedado sin alimentos, y hasta el 21 de marzo no nos llegan los que Cruz Roja nos envía. Por ello, hacemos un llamamiento para que, en este tiempo de Cuaresma, seamos solidarios con los que menos tienen. Necesitamos principalmente:

Galletas, Tomate frito, Judías verdes, Azúcar, Harina, Fideos y Espaguetis Muchas gracias por vuestra colaboración.

Convivencia de Navegantes y Caminantes El próximo fin de semana, 15 y 16 de marzo, Navegantes y Caminantes, tendrán un tiempo de convivencia para, aparte de la formación y meditación muy propias de la cuaresma, compartir entre ellos, y realizar actividades lúdicas apropiadas a su edad. Será en los salones parroquiales, aunque habrá salidas por fuera.

Colecta Día del Seminario El próximo domingo se celebra en nuestra Diócesis el Día del Seminario. Es un día que dedicamos especialmente a rezar por nuestros seminaristas, que serán después nuestros pastores, cuando sean ordenados sacerdotes. Aparte de la oración, también necesitan medios económicos para llevar a cabo su formación, por lo que la colecta de los días 15 y 16 de marzo (sábado y domingo próximos), irá destinada a tal fin.

Hoja parroquial 233  

Primer Domingo de Cuaresma