Issuu on Google+


Nebulosas Niebla

manufactured by


i

The original blog can be found at http://nebulosas2.blogspot.com/

All rights reserved by the author. No part of this publication may be reproduced, stored in a retrieval system, or transmitted, in any form or by any means, electronic, mechanical, photocopying, recording and/or otherwise without the prior written permission of the author. This book may not be lent, resold, hired out or otherwise disposed of by way of trade in any form, binding or cover other than that in which it is published, without the prior consent of the author. Manufactured by

on 6 de agosto de 2011


Un espacio para las nebulosas del d織覺a a d織覺a


i

i

i

i

i

i i

i


i

i

i

i

´Indice general Acerca de nada . . . . . . . . . . . . Vigila . . . . . . . . . . . . . . . . . La alegr´ıa y la tristeza . . . . . . . . Para mujeres de mas de 40 . . . . . . ¿D´ onde? . . . . . . . . . . . . . . . . ¿Qu´e es f´ acil. . . .? ¿Qu´e es dif´ıcil. . . ? Quiero . . . . . . . . . . . . . . . . . Diferenciar . . . . . . . . . . . . . . ¿Nos estamos volviendo tontos? . . . Un simple nudo en la s´ abana . . . . Gente . . . . . . . . . . . . . . . . . Sentimientos . . . . . . . . . . . . . Cuanto puedas . . . . . . . . . . . . Ahora . . . . . . . . . . . . . . . . . Alicia . . . . . . . . . . . . . . . . . Lo que no supiste decir. . . . . . . . . Contracorriente . . . . . . . . . . . . Tirteo . . . . . . . . . . . . . . . . . Te quiero . . . . . . . . . . . . . . . Espero curarme de ti . . . . . . . . . Carta . . . . . . . . . . . . . . . . . Dos o tres segundos de ternura . . . Pena . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¡Si al matrimonio homosexual! . . . Nunca digas . . . . . . . . . . . . . . Piedritas contra mi ventana . . . . . No te salves . . . . . . . . . . . . . . “Escucha lo que no te digo” . . . . . Conquisto el mundo con palabras. . Desde los afectos . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

1 2 3 4 6 6 8 8 9 10 12 13 13 14 14 15 15 17 17 18 19 19 21 21 22 22 23 24 27 28

i

i

i i

i


i

i

i

i

25 de julio . . . . . . . . . . . Putas . . . . . . . . . . . . . Los deseos . . . . . . . . . . . Quiero . . . . . . . . . . . . . Palabras sin importancia . . ¿Para qu´e? . . . . . . . . . . Tal vez no sepas . . . . . . . Tengo tanto sentimiento. . . . . . He aqu´ı que tu est´ as sola . . Balada para los poetas . . . . Iron´ıa . . . . . . . . . . . . . El regalo . . . . . . . . . . . Un Amante . . . . . . . . . . Vida . . . . . . . . . . . . . . Un amor peque˜ no . . . . . . El hombre cre´ o la m´ aquina . Tu voz habla amorosa . . . . Primera p´ agina. . . . . . . . Delirios . . . . . . . . . . . . Utop´ıa . . . . . . . . . . . . . Ser . . . . . . . . . . . . . . . La cuerda cortada . . . . . . Vistas . . . . . . . . . . . . . Contradicciones. . . . . . . . . Secreto . . . . . . . . . . . . Desde el umbral de un sue˜ no Palabras nunca dichas . . . . Hoy baja el list´ on . . . . . . Qu´e alegr´ıa vivir . . . . . . . Luz que nunca se extingue . . En las noches claras . . . . . El alma ten´ıas . . . . . . . . Felicidad . . . . . . . . . . . Buscabas una flor . . . . . . Sin palabras . . . . . . . . . . Hagamos un trato . . . . . . A veces, con alguien que amo La otra mitad depende de ti .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

29 30 31 33 34 35 35 36 36 38 39 39 40 41 42 42 43 43 44 44 44 45 45 46 46 47 47 48 49 49 50 50 51 52 52 54 55 55

ii

i

i i

i


i

i

i

i

Con las piedras, con el viento (hablo de mi reino) . . . . . Trascurrir . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El buen momento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Lucidez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El inicio de la mudanza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Nostalgia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Palabras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Una mujer. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cristales de tu ausencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El agua ensimismada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Historias del se˜ nor Keuner . . . . . . . . . . . . . . . . . . Carta de Fernando Savater . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿Mi coraz´ on se ha dormido? . . . . . . . . . . . . . . . . . Muerte de la certeza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Convivencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Una mujer.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Lo que no vemos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Repesca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . De piedra. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Una querencia tengo por tu acento . . . . . . . . . . . . . Balada del Mal Genio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Alegr´ıa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Recuerdos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Yo soy. Mon´ ologos del loco pluscuamperfercto y homicida Momentos felices . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Si una espina me hiere, me aparto de la espina. . . . . . . Garantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Jorge Bucay . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El cuervo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Libros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El coraz´ on del t´ artaro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Moral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Defensa de la alegr´ıa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ahora. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El sue˜ no del Rey . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El artista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿Hombre? ¿Cerdo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

56 57 57 58 58 59 59 60 60 60 61 62 63 64 65 66 67 67 68 69 69 70 70 71 71 74 74 75 75 79 80 81 81 82 84 85 85 86

iii

i

i i

i


i

i

i

i

Vivir. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sentimientos . . . . . . . . . . . . . . . . Cicatrices de la vida . . . . . . . . . . . . Ojos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La llama . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Te regalo un cuento . . . . . . . . . . . . . . . . . . Y no dije nada . . . . . . . . . . . No creais. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cerdos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Chicken a la Carte . . . . . . . . . . . . . Familia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Comparaciones . . . . . . . . . . . . . . . Adagio in G Minor (Albinoni) . . . . . . . A los amigos. . . . . . . . . . . . . . . . . Silencio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cambio en Grita.org . . . . . . . . . . . . Recuerdos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . Donde el coraz´ on te lleve . . . . . . . . . L´ıderes. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La vida. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Realidad. . . falsedad. . . . . . . . . . . . . Inteligencia. . . bestialidad. . . . . . . . . . Niebla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El mago. . . El pol´ıtico . . . . . . . . . . . Casualidades . . . . . . . . . . . . . . . . Beethoven Symphony 7 + Hubble images No se trata de hablar . . . . . . . . . . . Querer. . . vivir. . . . . . . . . . . . . . . . Pasiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Coraz´ on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . No rechaces los sue˜ nos por ser sue˜ nos. . . . Cosas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Depende. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Atajos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . It’s a beautiful day and i can’t see it ! . . Cuervo blanco . . . . . . . . . . . . . . . Compa˜ n´ıa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . Seres originales . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

86 86 87 87 88 89 91 91 92 92 92 93 95 95 96 96 97 97 98 98 99 100 100 101 101 102 102 103 103 104 104 105 105 106 106 106 107 107

iv

i

i i

i


i

i

i

i

No permitas. . . . . . . . . . El mejor regalo. . . . . . . . . Democracia Real Ya . . . . Acampada Puerta del sol . Democracia real ¡Ya! . . . . Necesidad y sed . . . . . . . Imposibles . . . . . . . . . . Buscar. . . . . . . . . . . . . Siempre he pensado que soy Lenguajes. . . . . . . . . . . Satisfacciones . . . . . . . . Queda prohibido . . . . . . An´ alisis . . . . . . . . . . . Crueldad . . . . . . . . . . Fan´ atico . . . . . . . . . . . Con el tiempo. . . . . . . . . Ilusiones. . . . . . . . . . . . El u ´ltimo recurso . . . . . . En busca de la felicidad . . Disidentes . . . . . . . . . . Miedo. . . . . . . . . . . . . Juicios. . . .. . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . una persona afortunada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

107 108 108 109 110 110 111 111 112 112 113 113 114 115 115 116 118 119 120 120 121 122

v

i

i i

i


i

i

i

i

i

i i

i


i

i

i

i

Acerca de nada jueves 6 de mayo de 2004 Niebla

Toda la Tierra aguardaba a que el peque˜ no agujero negro la arrastrara hasta su fin. Hab´ıa sido descubierto por el profesor Jerome Hieronymus a trav´es del telescopio lunar en 2125, y a todas luces iba a acercarse lo suficiente como para crear una marea de destrucci´on total. Toda la Tierra hizo testamento, y la gente llor´o, los unos en los hombros de los otros, dici´endose «Adi´os, adi´os, adi´os». Los maridos dijeron adi´ os a sus mujeres, los hermanos dijeron adi´os a sus hermanas, los padres dijeron adi´os a sus hijos, los amos dijeron adi´os a sus animalitos de compa˜ n´ıa, y los amantes se susurraron adi´ os al o´ıdo. Sin embargo, a medida que el agujero negro se acercaba, Hieronymus not´ o que no hab´ıa efecto gravitatorio. Lo estudi´o m´ as atentamente y anunci´ o, con una risita, que despu´es de todo no se trataba en absoluto de un agujero negro. -No es nada -dijo-. Simplemente un asteroide vulgar al que alguien pint´ o de negro. Fue muerto por una multitud enfurecida, pero no por eso. Fue muerto tan s´olo despu´es de que anunciara p´ ublicamente que iba a escribir una gran y emocionante obra acerca del episodio. Dijo: -La titular´e Mucho adi´ os acerca de nada. Toda la humanidad aplaudi´ o su muerte. Isaac Asimov

1

i

i i

i


i

i

i

i

Vigila jueves 6 de mayo de 2004 Niebla

Vigila Vigila Vigila Vigila Vigila

tus pensamientos, se convierten en palabras. tus palabras, se convierten en acciones. tus acciones, se convierten en h´abitos. tus h´ abitos, se convierten en car´acter. tu car´ acter, se convierte en tu destino.

2

i

i i

i


i

i

i

i

La alegr´ıa y la tristeza lunes 24 de mayo de 2004 Niebla

Luego le dijo una mujer: ¿ Quieres hablarnos de la alegr´ıa y de la tristeza ? Y ´el respondi´ o diciendo: Vuestra alegr´ıa es vuestra tristeza desenmascarada. El mismo pozo que da nacimiento a vuestra risa se ha llenado infinitas veces con vuestras l´ agrimas. ¿ Y c´ omo podr´ıa ser sino as´ı ? ¡ Cuanto m´ as profundamente clave la tristeza su garra en vuestro ser tanto m´ as alegr´ıa podr´eis contener ! ¿ No es acaso el c´ antaro que guarda vuestro vino el mismo barro que fue cocido en el horno del alfarero ? Y la c´ıtara que alegra vuestros corazones, ¿ no es acaso la misma madera que fue cortada con el hacha y el serrucho ? Cuando esteis alegres mirad en el fondo de vuestros corazones y hallar´eis que lo mismo que os da hoy alegr´ıa fue aquello que os llen´o ayer de tristeza. Y cuando est´eis tristes, mirad de nuevo y descubrir´eis que estais llorando por aquello que fue ayer vuestro deleite. Algunos de vosotros pens´ais que la alegr´ıa es mayor que la tristeza . Otros creeis que la tristeza es m´ as frecuente que la alegr´ıa. A todos os digo que ambas son inseparables. Vienen siempre juntas, y cuando una est´a sentada a vuestra mesa la otra est´ a acostada en

3

i

i i

i


i

i

i

i

vuestra cama. Est´ais suspendidos entre los platillos de una balanza que s´ olo cuando est´an vac´ıos est´an equilibrados. Pero si quer´eis pesar vuestros tesoros, entonces corresponder´ a a uno u otro subir o descender. * El Profeta * de Gibran Kahlil Gibran.

Para mujeres de mas de 40 . . . lunes 24 de mayo de 2004 Niebla

¡¡¡Y UN APLAUSO PARA EL HOMBRE QUE LO ESCRIBIO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . !!! A medida que avanzo en edad, valoro a las mujeres que tienen m´as de cuarenta m´ as que a cualquiera. Aqu´ı hay algunas razones de por qu´e: Una mujer de m´as de 40 nunca te va a despertar en la mitad de la noche para preguntarte “Qu´e est´as pensando?”-. No le interesa lo que est´ as pensando. Si una mujer de m´ as de 40 no quiere mirar un partido de f´ utbol, ella no da vueltas a tu alrededor. Se pone a hacer algo que ella quiere hacer y generalmente es algo mucho m´ as interesante. Una mujer de m´as de 40 se conoce lo suficiente como para estar segura de s´ı misma, de lo que quiere, y de con qui´en lo quiere, son muy pocas las mujeres de m´as de 40 a las que les importa lo que tu pienses de lo que ella hace. Una mujer de m´ as de 40 ya tiene cubierta su cuota de “relaciones importantes” y “compromiso”. Lo u ´ ltimo que quiere en su vida es otro amante posesivo.

4

i

i i

i


i

i

i

i

Las Mujeres de m´ as de 40 est´ an dignificadas. Es muy raro que entren en una competencia de gritos en el medio de la ´ opera o en el medio de un restaurante caro. Por supuesto que si piensan que te lo mereces no van a dudar en dispararte un tiro. Las mujeres de m´ as de 40 son generalmente generosas en alabanzas. Ellas saben lo que es no ser apreciadas lo suficiente. Las mujeres de m´ as de 40 tienen suficiente seguridad en s´ı mismas como para presentarte a sus amigas. Una mujer m´as joven puede llegar a ignorar hasta a su mejor amiga. Las mujeres se vuelven ps´ıquicas a medida que pasa el tiempo. No necesitas confesar tus pecados, ellas siempre saben. A una mujer de m´ as de 40 le queda bien el l´apiz de labios rojo brillante. Esto no es cierto en mujeres j´ovenes. Son honestas y directas. Te dicen directamente que eres un imb´ecil o que est´as actuando como uno. Nunca tienes duda sobre lo que sienten sobre ti. Tenemos muchas cosas buenas que decir de las mujeres de m´as de 40 y por m´ ultiples razones.

5

i

i i

i


i

i

i

i

¿D´ onde? martes 18 de enero de 2005 Niebla

. . . Ahora existes en m´ı como nunca. . . y cuando no exist´ıas como existes ahora. ¿D´ onde estabas?

¿Qu´ e es f´ acil. . . .? ¿Qu´ e es dif´ıcil. . . ? lunes 24 de enero de 2005 Niebla

F´ acil es ocupar un lugar en la agenda telef´onica. Dif´ıcil es ocupar el coraz´ on de alguien. . . F´ acil es herir a quien nos ama. Dif´ıcil es curar esa herida. . . F´ acil es dictar reglas. Dif´ıcil es seguirlas. . .

6

i

i i

i


i

i

i

i

F´ acil es so˜ nar todas las noches. Dif´ıcil es luchar por un sue˜ no. . . F´ acil es exhibir la victoria. Dif´ıcil es asumir la derrota con dignidad. . . F´ acil es admirar una luna llena. Dif´ıcil es ver su otra cara. . . F´ acil es tropezar en una piedra. Dif´ıcil es levantarte. . . F´ acil es disfrutar la vida todos los d´ıas. Dif´ıcil es darle el verdadero valor. . . F´ acil es orar todas las noches. Dif´ıcil es encontrar a Dios en las cosas peque˜ nas. . . F´ acil es prometerle algo a alguien. Dif´ıcil es cumplirle esa promesa. . . F´ acil es decir que amamos. Dif´ıcil es demostrarlo todos los d´ıas. . . F´ acil es criticar a los dem´ as. Dif´ıcil es mejorar uno mismo. . . F´ acil es cometer errores. Dif´ıcil es aprender de ellos. . . F´ acil es llorar por el amor perdido. Dif´ıcil es cuidarlo para no perderlo. . . F´ acil es pensar en mejorar. Dif´ıcil es dejar de pensarlo y realmente hacerlo. . .

7

i

i i

i


i

i

i

i

Quiero jueves 24 de febrero de 2005 Niebla

Quiero un amor feroz de garra y diente Que me asalte a traici´ on a pleno d´ıa Y que sofoque esta soberbia m´ıa Este orgullo de ser todo pudiente. Quiero un amor feroz de garra y diente Que en carne viva inicie mi sangr´ıa A ver si acaba esta melancol´ıa Que me corrompe el alma lentamente. Quiero un amor que sea tormenta Que todo rompe y lo renueva todo Porque vigor profundo lo alimenta. Que pueda reanimarse all´ı mi lodo Mi pobre lodo de animal cansado Por viejas sendas de rodar hastiado. Alfonsina Storni

Diferenciar s´ abado 19 de marzo de 2005 Niebla

Ofenderse, no tiene ningun sentido. Siempre y cuando los prejuicios sean verbales, solo da˜ nan los intereses de la persona que los alberga. La mejor defensa, consiste en negarse a sentirse ofendido. La peor defensa, consiste en buscar la ofensa en cada esquina. Como alguien dijo. . . . “Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento” .......

8

i

i i

i


i

i

i

i

. . . . . . .. Existen demasiadas personas que experimentan malestar debido a unas pocas confusiones fundamentales. En ´epocas recientes, es cada vez mas frecuente que las personas confundan los privilegios con los derechos, la objetividad con la subjetividad, el deseo con la voluntad, lo que se quiere con lo que se necesita, el precio con el valor, la opulencia con la realizacion personal, la realidad con la apariencia y la uniformidad con la igualdad. Por no hablar del malestar con la enfermedad. En este sentido, las personas se causan a si mismas y a los demas mucho sufrimiento innecesario por no distinguir entre ofensa y da˜ no . . . . . . .. Lou Marinoff

¿Nos estamos volviendo tontos? martes 22 de marzo de 2005 Niebla

Nuestro mundo, en cambio acelerado y envuelto en un papanatismo galopante, da pie a preguntarse si ejercemos como individuos y como grupo social, todas las posibilidades de la inteligencia humana. . . . . . . . . . . . . . . . . . Hay ocasiones en las que mutilamos, acallamos, guardamos esa facultad para mejor ocasi´on. La inteligencia, frecuentemente es incomoda, provocativa y parece fuera de lugar. Todo lo cual sin duda, es una muestra de la falta de inteligencia, nunca reconocida, de nuestra orgullosa civilizaci´on t´ecnico cient´ıfica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

9

i

i i

i


i

i

i

i

Hace sol y escucho un apresurado concierto de Beethoven. ¡El aire parece tan transitable, que me extra˜ na no poder volar!

Un simple nudo en la s´ abana jueves 31 de marzo de 2005 Niebla

Aquella era una convenci´ on de expertos en “comunicaci´on” y a ella, concurr´ıan los m´ as reconocidos comunic´ologos del pa´ıs y del extranjero. Los temas all´ı tratados, en verdad que eran importantes, pues se refer´ıan al aspecto humano del proceso, y sobre todo, lo que ello implica. Podr´ıa decirse que de aquella convenci´on, saldr´ıan conclusiones u ´tiles para la paz mundial, tan falta de comunicaci´on, y sobre todo, para la mejor convivencia de los pueblos. Uno de los m´as noveles asistentes, sin la gran elocuencia de los dem´as que eran doctorados en el tema, present´o una breve ponencia en la cual, narraba una peque˜ na pero aleccionadora historia. La historia dice as´ı: “. . . En una junta de padres de familia de cierta escuela, la directora resaltaba el apoyo que los padres deben darle a los hijos. Tambi´en ped´ıa que se hicieran presentes el m´aximo de tiempo posible. Ella

10

i

i i

i


i

i

i

i

entend´ıa que, aunque la mayor´ıa de los padres y madres de aquella comunidad fueran trabajadores, deber´ıan encontrar un poco de tiempo para dedicar y entender a los ni˜ nos. Sin embargo, la directora se sorprendi´o cuando uno de los padres se levant´o y explic´o, en forma humilde, que ´el no ten´ıa tiempo de hablar con su hijo durante la semana. Cuando sal´ıa para trabajar era muy temprano y su hijo todav´ıa estaba durmiendo y que cuando regresaba del trabajo, ya era muy tarde y el ni˜ no estaba dormido. Explic´o, adem´as, que ten´ıa que trabajar de esa forma para proveer el sustento de la familia que aunque no era numerosa, deseaba que no les faltase nada indispensable. Dijo tambi´en que el no tener tiempo para su hijo lo angustiaba mucho e intentaba redimirse yendo a besarlo todas las noches cuando llegaba a su casa y, para que su hijo supiera de su presencia, ´el hac´ıa un nudo en la punta de la s´abana que lo cubr´ıa. Eso suced´ıa religiosamente todas las noches cuando iba a besarlo. De esta manera, cuando el hijo despertaba y ve´ıa el nudo, sab´ıa, a trav´es de ´el, que su pap´ a hab´ıa estado all´ı y lo hab´ıa besado. ¡Aquel simple nudo era el medio de comunicaci´on entre ellos! La directora se emocion´ o con aquella singular forma de comunicarse entre padre e hijo, y se sorprendi´o a´ un m´as cuando constat´ o que el hijo de ese padre era uno de los mejores alumnos de la escuela. El hecho nos hace reflexionar sobre las muchas formas en que las personas pueden hacerse presentes y comunicarse con otros. Aqu´el padre encontr´ o su forma, que era simple pero eficiente. Y lo m´ as importante es que su hijo percib´ıa, a trav´es del nudo afectivo, lo que su pap´ a le estaba diciendo. Algunas veces nos preocupamos tanto con la forma de decir las cosas que nos olvidamos de lo principal que es la comunicaci´ on a trav´es de los sentimientos. Simples detalles como un beso y un nudo en la punta de una s´ abana, significaban, para aqu´el hijo, much´ısimo m´ as que regalos o disculpas vac´ıas. Es v´alido que nos preocupemos por las personas pero es m´as importante que ellas lo sepan, que puedan sentirlo. Para que exista la comunicaci´on es necesario que las personas “escuchen” el lenguaje de nuestro coraz´on, pues, en materia de afecto, los sentimientos siempre hablan m´ as alto que las palabras. Es por ese motivo que un beso revestido del m´as puro afecto, cura el dolor de

11

i

i i

i


i

i

i

i

cabeza, el rasp´ on en la rodilla, el miedo a la oscuridad. Las personas tal vez no entiendan el significado de muchas palabras, pero saben registrar un gesto de amor. Aunque ese gesto sea solamente un nudo. Un nudo lleno de afecto y cari˜ no. (Fin de la ponencia) Al terminar de leer su ponencia, aquel joven comunic´ologo se percat´ o del enorme y prolongado silencio del auditorio, pero sobre todo, de la mirada expectante de cada uno de los expertos que ah´ı estaban reunidos, y se percat´o adem´as, de que uno a uno, como impulsados por un profundo deseo de admiraci´on y reconocimiento, se fueron levantando de sus asientos para otorgarle la m´as larga y c´ alida ovaci´ on hasta entonces escuchada. Fueron largos minutos de aplausos, que rompieron por algunos minutos el silencio de la sala, d´ andose cuenta entonces, que sus palabras hab´ıan causado un tremendo efecto en el auditorio. Tomo entonces de nuevo la palabra para agradecer el reconocimiento recibido, para solicitar permiso de presentar a un ser querido que se encontraba cerca de la primera fila, un hombre mayor con el rostro cansado pero que reflejaba la satisfacci´on por el ´exito de su hijo ante aquella audiencia de expertos. Dijo entonces el joven aquel, Amigos, les presento a mi padre, qui´en me ense˜ no que para dar amor y comprensi´on, no son necesarias mil palabras, sino a veces, un simple nudo en la s´ abana, pero hecho con amor incondicional. Jorge Mel´endrez Texto recibido de la lista de correo: El poder de las palabras

Gente lunes 11 de abril de 2005 Niebla

Hay gente, que entra en nuestra vida a la fuerza. Hay gente, a la que invitamos a entrar. Pero los m´as curiosos, son aquellos que nos observan desde fuera y nunca llegamos a conocer en profundidad.

12

i

i i

i


i

i

i

i

Sentimientos jueves 28 de abril de 2005 Niebla

“A partir de nuestra vida afectiva hemos inventado valores y ahora queremos tener los sentimientos adecuados. Sentimientos que son, por lo tanto, creaciones nuestras tambi´en. Esta inadecuaci´ on entre los sentimientos reales que tenemos y los que nos parece adecuado tener, somete nuestra vida afectiva a una tensi´on que puede enriquecernos o destruirnos. (. . . .) Queremos, pues, vivir por encima de nuestros sentimientos. No nos fiamos de ellos. Ni la alegr´ıa ni el placer ni la tristeza nos parecen suficientes porque aspiramos a una alegr´ıa superior, a un placer m´as intenso, a un miedo sin cobard´ıas. Esta insatisfacci´ on continua nos impulsa a buscar nuevos estados sentimentales. Necesitamos que la inteligencia nos diga que sentimientos debemos profundizar, cambiar, abolir. Lo que significa, desde la perspectiva del objeto, meditar sobre la versi´on del mundo que queremos dar a luz. (. . . .)” Juan Antonio Marina (El laberinto de los sentimientos)

Cuanto puedas lunes 9 de mayo de 2005 Niebla

Y si no puedes hacer tu vida como la quieres, en esto esfu´erzate al menos cuanto puedas: no la envilezcas en el contacto excesivo con la gente, en demasiados trajines y conversaciones. No la envilezcas llev´ andola, tray´endola a menudo y exponi´endola a la torpeza cotidiana

13

i

i i

i


i

i

i

i

de las compa˜ n´ıas y las relaciones, hasta que llegue a ser pesada como una extra˜ na. Constantin Kavafis.

Ahora martes 10 de mayo de 2005 Niebla

ahora en esta hora inocente yo y la que fui nos sentamos en el umbral de mi mirada Alejandra Pizarnik

Alicia jueves 12 de mayo de 2005 Niebla

Un d´ıa Alicia lleg´o a una encrucijada en el camino y vio al gato de Cheshire trepado en un ´ arbol. Hola minino—, dijo Alicia, —¿qu´e camino debo tomar? ¿D´ onde quieres ir?—, pregunt´ o el gato. No lo s´e—, contest´ o Alicia. Entonces no importa qu´e camino tomes—, dijo el gato. (Lewis Carrol, Alicia en el Pa´ıs de las Maravillas)

14

i

i i

i


i

i

i

i

Lo que no supiste decir. . . jueves 12 de mayo de 2005 Niebla

Encontrado en Internet. Desconozco autor

Contracorriente viernes 13 de mayo de 2005 Niebla

Esto es para los locos los inconformes los rebeldes los pol´emicos los que van contra la corriente. Para los que ven las cosas de una manera diferente. Los que no siguen las reglas ni respetan lo establecido. Pod´es alabarlos estar en desacuerdo con ellos citarlos, glorificarlos o condenarlos, pero lo u ´nico que no pod´es hacer es ignorarlos. Porque ellos son los que cambian las cosas. Ellos inventan imaginan, curan

15

i

i i

i


i

i

i

i

exploran, crean, inspiran, juegan, dan rienda suelta a la imaginaci´ on. Ellos impulsan a la humanidad hacia adelante. A lo mejor ellos tienen que estar locos. De lo contrario ¿c´ omo se podr´ıa observar un lienzo vac´ıo y ver una obra de arte? O sentarse en silencio y escuchar una canci´ on que a´ un no se escribi´ o. O contemplar un planeta rojo y ver un laboratorio sobre ruedas. Y mientras que algunos los ven como locos otros los vemos como genios. Porque los que est´ an tan locos como para creer que pueden cambiar el mundo son quienes lo hacen. Y vos.. ¿Cu´ anto permiso te das para tu locura? ¿C´ omo te cae que otros no puedan ver lo que vos ves? ¿Qu´e espacio le das a tus nuevas ideas a tus ocurrencias? ¿De qu´e manera pueden cambiar las cosas si no es arriesgando algo construyendo algo nuevo viendo donde otros no ven aprovechando posibilidades?

16

i

i i

i


i

i

i

i

Creer que en medio de tanta crisis no hay nada que hacer es lo que hacen todos. Encontrar una salida y explorarla es para unos pocos. ¿En qu´e grupo eleg´ıs estar?. . . (Recibido por mail. Desconozco el autor)

Tirteo lunes 16 de mayo de 2005 Niebla

¿Qu´e tienes, dime, Musa de mis cuarenta a˜ nos? -Nostalgias de la tierra, de la mar y del colegio. . . R. Alberti

Te quiero jueves 26 de mayo de 2005 Niebla

Te lo he dicho con el viento, jugueteando como animalillo en la arena o iracundo como ´ organo impetuoso; Te lo he dicho con el sol, que dora desnudos cuerpos juveniles y sonr´ıe en todas las cosas inocentes; Te lo he dicho con las nubes, frentes melanc´ olicas que sostienen el cielo, tristezas fugitivas;

17

i

i i

i


i

i

i

i

Te lo he dicho con las plantas, leves criaturas transparentes que se cubren de rubor repentino; Te lo he dicho con el agua, vida luminosa que vela un fondo de sombra; te lo he dicho con el miedo, te lo he dicho con la alegr´ıa, con el hast´ıo, con las terribles palabras. Pero as´ı no me basta: m´ as all´ a de la vida, quiero dec´ırtelo con la muerte; m´ as all´ a del amor, quiero dec´ırtelo con el olvido. Luis Cernuda

Espero curarme de ti domingo 29 de mayo de 2005 Niebla

Espero curarme de ti en unos d´ıas. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad. ¿Te parece bien que te quiera nada m´ as una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y tambi´en el silencio. Porque las mejores palabras del amor est´an entre dos gentes que no se dicen nada. Hay que quemar tambi´en ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (T´ u sabes c´ omo te digo que te quiero cuando digo: “qu´e calor hace”, “dame agua”, “¿sabes manejar?”, “se hizo de noche”. . . Entre

18

i

i i

i


i

i

i

i

las gentes, a un lado de tus gentes y las m´ıas, te he dicho “ya es tarde”, y t´ u sab´ıas que dec´ıa “te quiero”.) Una semana m´as para reunir todo el amor del tiempo. Para d´artelo. Para que hagas con ´el lo que t´ u quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. S´olo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un pante´ on. Jaime Sabines

Carta martes 31 de mayo de 2005 Niebla

A Julio Cort´ azar. Escribo una carta. ¿A qui´en? A alguien que est´ a detr´ as de acaso. El destinatario me deja su respuesta a cada momento y en cualquier buz´on. Su mensaje sin firma se ilumina con una claridad de amanecer. El texto no parece divino ni an´ onimo. Contiene letras que trascienden el poder de la raz´ on. El tiempo me responde casi siempre con su caligraf´ıa inesperada. Mar´ıa Cristina Arostegui

Dos o tres segundos de ternura martes 31 de mayo de 2005 Niebla

Estoy pasando un bache,

19

i

i i

i


i

i

i

i

un rev´es, un agujero, un no s´e qu´e me ocurre que ni yo mismo me entiendo. . . No me apetece nada, nada m´ as que estar adentro, pero no de tu vientre sino de tus sentimientos. Quisiera que supieras que no tengo otro deseo que estar entre tus brazos como quien pide consuelo, sentirte toda m´ıa, sin lujurias ni misterios, como siento la sangre que circula por mi cuerpo. No me hace falta la luna ni tan siquiera la espuma, me bastan solamente dos o tres segundos de ternura. A veces me pregunto si no me causa respeto el paso de los a˜ nos desgastando nuestros besos as´ı como el derroche de algo m´ as que mucho tiempo sin vernos un instante m´ as all´ a de los espejos. Por eso necesito, aunque s´e que es un exceso, que tus ojos me digan algo as´ı como: de acuerdo, estoy aqu´ı a tu lado para que no tengas miedo al miedo de estar solos, solos en el universo. L. E. Aute

20

i

i i

i


i

i

i

i

Pena martes 31 de mayo de 2005 Niebla

La pena es una cosa extra˜ na; nos deja totalmente desamparados. Es como una ventana que se abriera sola; la habitaci´ on se queda fr´ıa, y lo u ´ nico que podemos hacer es tiritar. Pero cada vez se abre un poco menos y un poco menos, hasta que un d´ıa nos preguntamos qu´e habr´ a pasado con ella. Memorias de una Geisha (Arthur Golden)

¡Si al matrimonio homosexual! s´ abado 18 de junio de 2005 Niebla

Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los jud´ıos y no dije nada porque yo no era jud´ıo. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los cat´ olicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por m´ı pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada Martin Niemoller Por el mundo que quiero para mi familia Por la libertad y contra la intolerancia ¡Si al matrimonio homosexual! ¡P´ asalo! (Recibido por mail)

21

i

i i

i


i

i

i

i

Nunca digas . . . martes 21 de junio de 2005 Niebla

Nunca digas todo lo que sabes, nunca hagas todo lo que puedes, nunca creas todo lo que oyes, nunca gastes todo lo que tienes, nunca juzgues todo lo que ves. . . Por que quien dice todo lo que sabe, hace todo lo que puede, cree todo lo que oye, gasta todo lo que tiene, y juzga todo lo que ve. . . Un d´ıa dir´ a lo que no conviene, har´ a lo que no debe, creer´ a lo que no es, gastar´ a lo que no puede, y juzgar´ a lo que no es. . .

Piedritas contra mi ventana mi´ercoles 22 de junio de 2005 Niebla

De vez en cuando la alegr´ıa tira piedritas contra mi ventana quiere avisarme que esta ah´ı esperando pero me siento calmo casi dir´ıa ecu´ anime voy a guardar la angustia en un escondite y luego a tenderme la cara al techo que es una posici´ on gallarda y c´ omoda para filtrar noticias y creerlas

22

i

i i

i


i

i

i

i

quien sabe donde quedan mis pr´ oximas huellas ni cuando mi historia va a ser computada quien sabe que consejos voy a inventar aun y que atajo hallar´e para no seguirlos est´ a bien no jugar´e al desahucio no tatuar´e el recuerdo con olvidos mucho queda por decir y callar y tambi´en quedan uvas para llenar la boca est´ a bien me doy por persuadido que la alegr´ıa no tire m´ as piedras abrir´e la ventana. Mario Benedetti

No te salves jueves 23 de junio de 2005 Niebla

No te quedes inm´ ovil al borde del camino no congeles el j´ ubilo no quieras con desgana no te salves ahora ni nunca no te salves no te llenes de calma no reserves del mundo s´ olo un rinc´ on tranquilo no dejes caer los p´ arpados pesados como juicios no no no no

te te te te

quedes sin labios duermas sin sue˜ no pienses sin sangre juzgues sin tiempo

23

i

i i

i


i

i

i

i

pero si pese a todo no puedes evitarlo y congelas el j´ ubilo y quieres con desgana y te salvas ahora y te llenas de calma y reservas del mundo s´ olo un rinc´ on tranquilo y dejas caer los p´ arpados pesados como juicios y te secas sin labios y te duermes sin sue˜ no y te piensas sin sangre y te juzgas sin tiempo y te quedas inm´ ovil al borde del camino y te salvas entonces no te quedes conmigo. Mario Benedetti

“Escucha lo que no te digo” mi´ercoles 29 de junio de 2005 Niebla

“ No te dejes enga˜ nar por m´ı. No permitas que te enga˜ nen mis apariencias. Porque no son m´ as que una m´ ascara, quiz´ a mil m´ ascaras que temo quitarme, aunque ninguna me representa. Doy la impresi´ on de estar seguro, de que todo va viento en popa, tanto dentro como fuera,

24

i

i i

i


i

i

i

i

de que soy la confianza personificada, de que la calma es mi segunda naturaleza, de que controlo la situaci´ on y de que NO TENGO NECESIDAD DE NADIE. Pero no me creas, te lo ruego. Externamente puedo parecer tranquilo, pero lo que ves es una m´ ascara. Por debajo, escondido, est´ a mi verdadero yo sumido en la confusi´ on, el miedo y la soledad. Pero lo escondo. No quiero que nadie lo sepa. Me aterra pensar que pueda saberse. Por eso tengo constantemente necesidad de crear una m´ ascara que me oculte, una imagen pretenciosa que me proteja de la miradas sagaces. Pero esas miradas son precisamente mi salvaci´on, y lo s´e perfectamente, con tal de que vayan acompa˜ nadas de la aceptaci´ on y del amor. Entonces, esas miradas, se convierten en el instrumento que puede liberarme de mi mismo, de los mecanismos de defensa y las barreras que he levantado entorno a m´ı, en el instrumento que puede mostrarme aquello de lo que no consigo convencerme: que realmente tengo un valor. Pero esto no te lo digo, no tengo coraje: Me da miedo que tu mirada no venga acompa˜ nada de la aceptaci´ on y del amor. Quiz´ a temo lo que puedas pensar, que puedas cambiar de opini´ on sobre m´ı, que te burles de m´ı y que tu sonrisa me fulmine. En el fondo, lo que temo es No valer nada, y que t´ u te des cuenta y me rechaces. Por eso sigo con mi juego

25

i

i i

i


i

i

i

i

de pretensiones desesperadas, con una apariencia externa de seguridad y con un ni˜ no tembloroso por dentro. Despliego mi desfile de m´ ascaras y dejo que mi vida se convierta en una ficci´on. Te cuento todo lo que no importa nada, y nada de lo que de verdad importa, de lo que me consume por dentro. Por eso, cuando reconozcas esta rutina, no te dejes enga˜ nar por mis palabras: escucha bien lo que No te digo, lo que querr´ıa decir, lo que necesito decir, pero no consigo decir. No me agrada esconderme, te lo aseguro, me encantar´ıa ser espont´ aneo, sincero y genuino, pero tendr´ as que ayudarme. Por favor, ti´endeme tu mano, a´ un cuando parezca que eso es lo u ´ltimo que deseo. T´ u puedes sacar a la luz mi vitalidad, cada vez que te muestras amable, atento y diligente, cada vez que tratas de comprenderme, cada vez que me aceptas tal y a pesar de lo que soy. Porque me quieres, mi coraz´ on palpita y renace. Quiero que sepas lo importante que eres para m´ı y el poder que tienes, si quieres, de sacar a la luz la persona que yo soy. Esc´ uchame, te lo ruego. T´ u puedes derribar las barreras tras las que me refugio, t´ u puedes arrancar mi m´ ascara, t´ u puedes liberarme de mi prisi´ on solitaria. ¡ No me ignores ¡ ¡ No pases de largo, por favor ¡ Ten paciencia conmigo. A veces parece que, cuanto m´ as te acercas, tanto m´ as me rebelo contra tu presencia. Es irracional, pero es as´ı: Combato aquello de lo que tengo necesidad.

26

i

i i

i


i

i

i

i

¡ As´ı somos los humanos muchas veces ¡ Pero el amor, el amor de Dios que habita en ti, es m´ as fuerte que toda resistencia, y ah´ı reside mi esperanza, mi verdadera esperanza. Ay´ udame a derribar las barreras con tus manos firmes, pero a la vez delicadas, pues dentro de mi habita un ni˜ no y un ni˜ no es siempre muy fr´ agil. ¿Te preguntas qui´en soy? Soy alguien a quien conoces muy bien. Soy cada persona con quien te encuentras. Soy. . . T´ u mismo “. Texto de autor desconocido recogido por Arnaldo Pangrazzi en su libro GIRASOLES JUNTO A SAUCES

Conquisto el mundo con palabras. lunes 4 de julio de 2005 Niebla

Conquisto el mundo con palabras, conquisto la lengua materna, verbos, sustantivos, sintaxis. Barro los comienzos de las cosas y con un nuevo lenguaje que tiene la m´ usica del agua el mensaje del fuego enciende la edad venidera y detengo el tiempo en tus ojos y borro la linea que separa el tiempo de este momento singular. Nizar Qabbani

27

i

i i

i


i

i

i

i

Desde los afectos martes 5 de julio de 2005 Niebla

C´ omo hacerte saber que siempre hay tiempo? Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que

uno tiene que buscarlo y d´ arselo. . . nadie establece normas, salvo la vida. . . la vida sin ciertas normas pierde formas. . . la forma no se pierde con abrirnos. . . abrirnos no es amar indiscriminadamente. . . no est´ a prohibido amar. . . tambi´en se puede odiar. . . la agresi´ on porque s´ı, hiere mucho. . . las heridas se cierran. . . las puertas no deben cerrarse. . . la mayor puerta es el afecto. . . los afectos, nos definen. . . definirse no es remar contra la corriente. . . no cuanto m´ as fuerte se hace el trazo, m´as se dibuja. . . negar palabras, es abrir distancias. . . encontrarse es muy hermoso. . . el sexo forma parte de lo hermoso de la vida. . . la vida parte del sexo. . . el por qu´e de los ni˜ nos, tiene su por qu´e. . . querer saber de alguien, no es s´olo curiosidad. . . saber todo de todos, es curiosidad malsana. . . nunca est´ a de m´ as agradecer. . . autodeterminaci´ on no es hacer las cosas solo. . . nadie quiere estar solo. . . para no estar solo hay que dar. . . para dar, debemos recibir antes. . . para que nos den tambi´en hay que saber pedir. . . saber pedir no es regalarse. . . regalarse en definitiva no es quererse. . . para que nos quieran debemos demostrar qu´e somos. . . para que alguien sea, hay que ayudarlo. . .

28

i

i i

i


i

i

i

i

Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que Que

ayudar es poder alentar y apoyar. . . adular no es apoyar. . . adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara. . . las cosas cara a cara son honestas. . . nadie es honesto porque no robe. . . cuando no hay placer en las cosas no se est´a viviendo. . . para sentir la vida hay que olvidarse que existe la muerte. . . se puede estar muerto en vida.. se siente con el cuerpo y la mente. . . con los o´ıdos se escucha. . . cuesta ser sensible y no herirse. . . herirse no es desangrarse. . . para no ser heridos levantamos muros. . . ser´ıa mejor construir puentes. . . sobre ellos se van a la otra orilla y nadie vuelve. . . volver no implica retroceder. . . retroceder tambi´en puede ser avanzar. . . no por mucho avanzar se amanece m´as cerca del sol. . .

C´ omo hacerte saber que nadie establece normas, salvo la vida? Mario Benedetti ( Uruguay, 1920 )

25 de julio mi´ercoles 13 de julio de 2005 Niebla

Menudas las palabras, los gestos diminutos, las cotidianas voces; He aqu´ı lo que uno recoge a lo largo del d´ıa. Y mientras tanto, sobre tu coraz´ on crece la ausencia de los labios queridos.

29

i

i i

i


i

i

i

i

¡Qu´e enorme es el naufragio tan cotidiano y duro de los hombres! Sobre la mesa, como siempre, mudo queda el diario de un loco abandonado. Jos´e Antonio Labordeta (Diario de un n´ aufrago)

Putas jueves 14 de julio de 2005 Niebla

Canonicemos a las Putas Santoral del s´abado: Betty, Lola, Margot, v´ırgenes perpetuas, reconstruidas, m´artires provisorias llenas de gracia, manantiales de generosidad. Das al placer, oh puta redentora del mundo, y nada pides a cambio sino unas monedas miserables. No exiges ser amada, respetada, atendida, ni imitas a las esposas con los lloriqueos, las reconvenciones y los celos. No obligas a nadie a la despedida ni a la reconciliaci´ on; no chupas la sangre ni el tiempo; eres limpia de culpa; recibes en tu seno a los pecadores, escuchas las palabras y los sue˜ nos, sonr´ıes y besas. Eres paciente, experta, atribulada, sabia, sin rencor. No enga˜ nas a nadie, eres honesta, ´ıntegra, perfecta; anticipas tu precio, te ense˜ nas; no discriminas a los viejos, a los criminales, a los tontos, a los de otro color; soportas las agresiones del orgullo, las asechanzas de los enfermos; alivias a los impotentes, estimulas a los t´ımidos, complaces a los hartos, encuentras la f´ ormula de los desencantados. Eres la confidente del borracho, el refugio del perseguido, el lecho del que no tiene reposo. Has educado tu boca y tus manos, tus m´ usculos y tu piel, tus v´ısceras y tu alma. Sabes vestir y desvestirte, acostarte, moverte. Eres precisa en el ritmo, exacta en el gemido, d´ocil a las maneras del amor.

30

i

i i

i


i

i

i

i

Eres la libertad y el equilibrio; no sujetas ni detienes a nadie; no sometes a los recuerdos ni a la espera. Eres pura presencia, fluidez, perpetuidad. En el lugar en que oficias a la verdad y a la belleza de la vida, ya sea el burdel elegante, la casa discreta o el camastro de la pobreza, eres lo mismo que una l´ ampara y un vaso de agua y un pan. Oh puta amiga, amante, amada, recodo de este d´ıa de siempre, te reconozco, te canonizo a un lado de los hip´ ocritas y de los perversos, te doy todo mi dinero, te corono con hojas de yerba y me dispongo a aprender de ti todo el tiempo. Jaime Sabines ( M´exico, 1926-1999 )

Los deseos mi´ercoles 20 de julio de 2005 Niebla

Te deseo primero que ames y que, amando, tambi´en seas amado. Y que, de no ser as´ı, seas breve en olvidar y que despu´es de olvidar, no guardes rencores. Deseo, pues, que no sea as´ı, pero que si es, sepas ser sin desesperar. Te deseo tambi´en que tengas amigos, y que, incluso malos e inconsecuentes, sean valientes y fieles, y que por lo menos haya uno en quien puedas confiar sin dudar. Y porque la vida es as´ı, te deseo tambi´en que tengas enemigos. Ni muchos ni pocos, en la medida exacta, para que, algunas veces, te cuestiones tus propias certezas. Y que entre ellos, haya por lo menos uno que sea justo, para que no te sientas demasiado seguro.

31

i

i i

i


i

i

i

i

Te deseo adem´ as que seas u ´til, m´as no insustituible, y que en los momentos malos, cuando no quede m´as nada, esa utilidad sea suficiente para mantenerte en pie. Igualmente, te deseo que seas tolerante; no con los que se equivocan poco, porque eso es f´acil, sino con los que se equivocan mucho e irremediablemente, y que haciendo buen uso de esa tolerancia, sirvas de ejemplo a otros. Te deseo que siendo joven no madures demasiado de prisa, y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer, y que siendo viejo no te dediques al desespero. Porque cada edad tiene su placer y su dolor y es necesario dejar que fluyan entre nosotros. Te deseo de paso que seas triste, no todo el a˜ no, sino apenas un d´ıa; pero que en ese d´ıa descubras que la risa diaria es buena, que la risa habitual es sosa y la risa constante es malsana. Te deseo que descubras, con urgencia m´axima, por encima y a pesar de todo, que existen, y que te rodean, seres oprimidos, tratados con injusticia y personas infelices. Te deseo que acaricies un gato, alimentes a un p´ajaro y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal, porque de esta manera, te sentir´ as bien por nada. Deseo tambi´en que plantes una semilla, por m´ as min´ uscula que sea, y la acompa˜ nes en su crecimiento, para que descubras de cu´ antas vidas est´a hecha un ´arbol. Te deseo, adem´ as, que tengas dinero, porque es necesario ser pr´ actico, y que por lo menos una vez por a˜ no pongas algo de ese dinero enfrente a ti y digas:«Esto es m´ıo», s´ olo para que quede claro qui´en es el due˜ no de qui´en.

32

i

i i

i


i

i

i

i

Te deseo tambi´en que ninguno de tus afectos muera, pero que si muere alguno, puedas llorar sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable. Te deseo por fin que, siendo hombre, tengas una buena mujer, y que siendo mujer, tengas un buen hombre, ma˜ nana y al d´ıa siguiente, y que cuando est´en exhaustos y sonrientes, a´ un sobre amor para recomenzar. Si todas estas cosas llegaran a pasar, no tengo m´ as nada que desearte. Victor Hugo

Quiero s´ abado 23 de julio de 2005 Niebla

Quiero que me oigas sin juzgarme. Quiero que opines sin aconsejarme. Quiero que conf´ıes en m´ı sin exigirme. Quiero que me ayudes sin intentar decidir por m´ı. Quiero que me cuides sin anularme. Quiero que me mires sin proyectar tus cosas en m´ı. Quiero que me abraces sin asfixiarme. Quiero que me animes sin empujarme. Quiero que me sostengas sin hacerte cargo de m´ı. Quiero que me protejas sin mentiras. Quiero que te acerques sin invadirme. Quiero que conozcas las cosas m´ıas que m´as te disgusten, que las aceptes y no pretendas cambiarlas. Quiero que sepas que hoy, hoy pod´es contar conmigo. Sin condiciones. -Jorge Bucay- Cartas para Claudia

33

i

i i

i


i

i

i

i

Palabras sin importancia viernes 29 de julio de 2005 Niebla

Esc´ uchame al pasar, como yo escucho, la lluvia que murmura en la ventana, pensando en algo que olvid´e hace mucho, entre las cosas de la vida vana. Esc´ uchame, tambi´en como si oyeras, esa canci´ on que se enred´ o en tu vida, y que vuelve, de pronto, sin que quieras, y que es m´ as triste, cuanto m´ as se olvida. Y piensa que mi voz es tu voz misma, y que murmuras lo que ya te dije, y que mi vida se encuentra con la vida, y que estamos los dos un poco tristes. Aqu´ı estoy junto a ti, toma mi mano, no me preguntes para que he venido. Piensa que soy tu amigo m´ as lejano, y que esta noche vuelvo del olvido. Esc´ uchame pensando que estoy lejos. Nada acerca mejor que la distancia. No te dir´e sentencias ni consejos, ni escuchar´ as mentiras ni alabanzas. Esc´ uchame, al pasar, indiferente, como se escucha el ruido en la distancia. Olvida las palabras que te cuente, mis palabras no tienen importancia. Homero Manzi

34

i

i i

i


i

i

i

i

¿Para qu´ e? lunes 1 de agosto de 2005 Niebla

. . . Y pens´e: “¡Si t´ u supieras la cantidad de vidas distintas que puede haber en una s´ ola vida..! Pero no se lo dije. . . . . . ¿Para qu´e?. Rosa Montero

Tal vez no sepas domingo 21 de agosto de 2005 Niebla

Tal vez no sepas nunca cu´ ando y c´ omo quise salvar mi amor, tu amor. El nuestro. Una vez ser´ a tarde. Yo presiento esa herida que avanza, ese cierto dolor de no querernos. C´ omo decirte ahora: m´ırame a´ un, as´ı, trata de verme como soy, duramente. Con mi ternura. Claro, y mis tormentas. C´ omo decirte: s´ alvalo, si quieres y cu´ıdalo. Se te ha ido de las manos, se me va de la sangre y no regresa. C´ omo decirte que te quiero menos y que quiero quererte como entonces. Y que entiendas y no te encierres m´ as. Y me dejes creer en ti, de nuevo. C´ omo decirte nada. Un d´ıa ser´ a tarde. Tarde y lejos.

35

i

i i

i


i

i

i

i

Julia Prilutzky

Tengo tanto sentimiento. . . . . . viernes 26 de agosto de 2005 Niebla

Tengo tanto sentimiento que es frecuente persuadirme de que soy sentimental, mas reconozco, al medirme, que todo esto es pensamiento que yo no sent´ı al final. Tenemos, quienes vivimos, una vida que es vivida y otra vida que es pensada, y la u ´nica en que existimos es la que est´ a dividida entre la cierta y la errada. Mas a cu´ al de verdadera o errada el nombre conviene nadie lo sabr´ a explicar; y vivimos de manera que la vida que uno tiene es la que ´el se ha de pensar. Fernando Pessoa

He aqu´ı que tu est´ as sola domingo 4 de septiembre de 2005 Niebla

He aqu´ı que tu est´ as sola y que yo estoy solo. Haces cosas diariamente y piensas

36

i

i i

i


i

i

i

i

y yo pienso y recuerdo y estoy solo. A la misma hora nos recordamos algo y nos sufrimos. Como una droga m´ıa y tuya somos, y una locura celular nos recorre y una sangre rebelde y sin cansancio. Se me va a hacer llagas este cuerpo solo, se me caer´ a la carne trozo a trozo. Esto es lej´ıa y muerte. El corrosivo estar, el malestar muriendo es nuestra muerte. . Yo no s´e d´ onde est´ as. Yo ya he olvidado qui´en eres, d´ onde est´ as, c´ omo te llamas. Yo soy s´ olo una parte, s´ olo un brazo, una mitad apenas, s´ olo un brazo. Te recuerdo en mi boca y en mis manos. Con mi lengua y mis ojos y mis manos te s´e, sabes a amor, a dulce amor, a carne, a siembra, a flor, hueles a amor, y a m´ı. En mis labios te s´e, te reconozco, y giras y eres y miras incansable y toda tu me suenas dentro del coraz´ on como mi sangre. Te digo que estoy solo y que me faltas Nos faltamos, amor, y nos morimos y nada haremos ya sino morirnos. Esto lo s´e, amor, esto sabemos. Hoy y ma˜ nana, as´ı, y cuando estemos en estos brazos simples y cansados, me faltar´ as, amor, nos faltaremos. Jaime Sabines

37

i

i i

i


i

i

i

i

Balada para los poetas mi´ercoles 7 de septiembre de 2005 Niebla

¿Qu´e cantan los poetas andaluces de ahora? ¿Qu´e miran los poetas andaluces de ahora? ¿Qu´e sienten los poetas andaluces de ahora? Cantan con voz de hombre, ¿pero donde est´an los hombres? con ojos de hombre miran, ¿pero donde los hombres? con pecho de hombre sienten, ¿pero donde los hombres? Cantan, y cuando cantan parece que est´an solos. Miran, y cuando miran parece que est´an solos. Sienten, y cuando sienten parecen que est´an solos. ¿Es que ya Andalucia se ha quedado sin nadie? ¿Es que acaso en los montes andaluces no hay nadie? ¿Qu´e en los mares y campos andaluces no hay nadie? ¿No habr´ a ya quien responda a la voz del poeta? ¿Qui´en mire al coraz´ on sin muros del poeta? ¿Tantas cosas han muerto que no hay m´as que el poeta? Cantad alto. Oireis que oyen otros oidos. Mirad alto. Ver´eis que miran otros ojos. Latid alto. Sabreis que palpita otra sangre. No es m´ as hondo el poeta en su oscuro subsuelo. encerrado. su canto asciende a m´as profundo cuando, abierto en el aire, ya es de todos los hombres. Rafael Alberti

38

i

i i

i


i

i

i

i

Iron´ıa s´ abado 10 de septiembre de 2005 Niebla

De esta forma amaban todos a Siddhartha. A todos causaba alegr´ıa, era un placer para todos. Pero ´el, Siddhartha, no se causaba alegr´ıa, no era un placer para s´ı mismo. Herman Hesse

El regalo domingo 11 de septiembre de 2005 Niebla

Fui a la librer´ıa a comprar un ramillete de versos. El floricultor que la atend´ıa me dijo que no quedaban m´as. Pero no me rend´ı. Fui a la florer´ıa y ped´ı un libro de jazmines oliendo a poes´ıa. El editor se excus´ o amablemente alegando que ese libro se hab´ıa marchitado. Terco como soy, entr´e en el circo para comprar la tristeza del payaso, pero el domador de ilusiones s´ olo quiso vender la caricatura de su sonrisa. De all´ı, fui hasta la maternidad para comprar un poquito de ternura. La partera de turno me dijo que tal sentimiento s´olo es encontrable en el u ´tero de algunos poemas. Entonces, frente al dilema de parar o seguir, decid´ı continuar la b´ usqueda, porque deseaba mandar un regalo que significase algo m´as que una peque˜ na muestra de afecto. S´ı, busqu´e algunos gritos de felicidad, pero s´ olo encontr´e gemidos de segunda mano. Intent´e encontrar suspiros de placer, pero el tendero s´olo ten´ıa silencios que no paraban de gritar. Revolv´ı todos los estantes buscando un vino a˜ nejo hecho de sudor nacido en el deseo y de l´agrimas lloradas en la emoci´on del encuentro, pero apenas hall´e botellas vac´ıas que pacientemente esperaban por la mano que las llene.

39

i

i i

i


i

i

i

i

Y as´ı, de estante en estante, de tienda en tienda, de barrio en barrio, agot´e todas las posibilidades, ya que en la ciudad solo sobraron sin m´ acula las esquinas de la vida, las plazas de la esperanza, los a´rboles imp´avidos, y los nidos sin candado en los que habitan los p´ajaros sin tristeza. Por eso, no tuve otra alternativa. Ojal´a que puedas usar la esquina que te mando para esperar sin temor a que el sem´aforo de la felicidad se ponga verde de alegr´ıa; la plaza, para que en ella puedas deshojar la alegor´ıa de tus sue˜ nos en flor, recitando mariposas de todos los colores; los ´arboles, para que den sombra a la inspiraci´ on, siempre que ella visite el jard´ın de tu memoria; los nidos, para que en ellos florezca el gorjeo que tu sensibilidad entone en prosa y verso; y los p´ajaros felices, para que sobrevuelen los paisajes que tu imaginaci´on cincele en sus retinas. Fue lo u ´ nico que encontr´e para mandarte. S´e que es muy poco, poqu´ısimo, pero, como trat´e de explicarte, fue lo u ´nico que encontr´e para mandarte. Bruno Kampel

Un Amante domingo 11 de septiembre de 2005 Niebla

Un Amante es: “Cualquier cosa que nos apasione”. Lo que ocupa nuestro pensamiento antes de quedarnos dormidos y tambi´en aquello que a veces, no nos deja dormir. Nuestro amante es lo que nos vuelve distra´ıdos frente al entorno. Lo que nos deja saber que la vida tiene motivaci´on y sentido. Un amante puede ser nuestra pareja, si nos animamos a encontrarlo all´ı. En otros casos es otro alguien que no es nuestra pareja. Tambi´en podemos hallarlo en la investigaci´on cient´ıfica, en la literatura, en la m´ usica, en la pol´ıtica, en el deporte, en el trabajo cuando es vocacional, en la necesidad de trascender espiritualmente, en la

40

i

i i

i


i

i

i

i

amistad, en la buena mesa, en el estudio, o en el obsesivo placer de un hobby que nos monopilza cada instante “suelto”.. En fin, es “alguien” o “algo” que nos perturba la conciencia al punto de dibujarnos una sonrisa al solo pensarlo apart´ andonos aunque sea un momento del triste destino de sobrevivir. Extraido de www.bucay.com De autor desconocido.

Vida martes 13 de septiembre de 2005 Niebla

Despu´es de todo, todo ha sido nada, a pesar de que un d´ıa lo fue todo. Despu´es de nada, o despu´es de todo supe que todo no era m´ as que nada. Grito ¡Todo!, y el eco dice ¡Nada! Grito ¡Nada!, y el eco dice ¡Todo! Ahora s´e que la nada lo era todo. y todo era ceniza de la nada. No queda nada de lo que fue nada. (Era ilusi´ on lo que cre´ıa todo y que, en definitiva, era la nada.) Qu´e m´ as da que la nada fuera nada si m´ as nada ser´ a, despu´es de todo, despu´es de tanto todo para nada. Jos´e Hierro

41

i

i i

i


i

i

i

i

Un amor peque˜ no martes 13 de septiembre de 2005 Niebla

“. . . . . . Y para que sepas que no lo has hecho tan mal, llega a la cima, sube de una vez y baja, y ver´as que no hac´ıa falta correr. Que no existen las monta˜ nas malditas, que no existe lo que pudo haber sido y no fue, que lo que tienes no es peor que lo que hubieras tenido. Que no te perdiste en ninguna monta˜ na y mucho menos te perdiste por no haberla subido. (. . . ) No te has perdido ninguna monta˜ na, porque nadie pierde monta˜ nas. (. . . ) No hace falta subir monta˜ nas. No hace ninguna falta. Alejandro G´ andara

El hombre cre´ o la m´ aquina mi´ercoles 14 de septiembre de 2005 Niebla

Una m´ aquina no siente amor, odio o temor; no padece u ´lceras, ataques al coraz´ on, ni trastornos emocionales. Quiz´as la u ´nica posibilidad de supervivencia del hombre sea convertirse en una m´ aquina. Algunos lo han conseguido. A veces esta evoluci´on se produce sin que el hombre lo advierta. Sucede quiz´ as la primera vez que se dice: Me duele, y su subconsciente contesta: “Si corto todos los sentimientos de mi vida, no podr´ a lastimarme”.

42

i

i i

i


i

i

i

i

Tu voz habla amorosa viernes 16 de septiembre de 2005 Niebla

Tu voz habla amorosa. . . Tan tierna habla que me olvido de que es falsa su blanda prosa. Mi coraz´ on desentristece. S´ı, as´ı como la m´ usica sugiere lo que en la m´ usica no est´ a, mi coraz´ on nada m´ as quiere que la melod´ıa que en ti hay. . . ¿Amarme? ¿Qui´en lo creer´ıa? Habla con la misma voz que nada dice si eres una m´ usica que arrulla. Yo oigo, ignoro, y soy feliz. Ni hay felicidad falsa, mientras dura es verdadera. ¿Qu´e importa lo que la verdad exalta si soy feliz de esta manera? Fernando Pessoa

Primera p´ agina. domingo 18 de septiembre de 2005 Niebla

Veinte a˜ nos en el camino del amor y a´ un no conozco el camino. Veinte a˜ nos, libro del amor, y todav´ıa voy por la primera p´ agina. Nizar Qabbani

43

i

i i

i


i

i

i

i

Delirios domingo 18 de septiembre de 2005 Niebla

(. . . ..) En general los humanos no nos permitimos otros delirios, pero si el amoroso. La enajenaci´ on pasajera de la pasi´ on es una chifladura socialmente aceptada. Es una v´alvula de seguridad que nos permite seguir siendo cuerdos en lo dem´ as. (. . . ..) Rosa Montero. “La loca de la casa”

Utop´ıa jueves 22 de septiembre de 2005 Niebla

Ella est´ a en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos m´as all´a. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzar´e. ¿Para qu´e sirve la utop´ıa? Para eso sirve: para caminar. Eduardo Galeano (Ventana sobre la utop´ıa)

Ser viernes 23 de septiembre de 2005 Niebla

“Lo que un d´ıa me dijiste de nuevo suena en mi o´ıdo. La soledad no es tan triste. Ser es tambi´en no haber sido.” Jorge Guill´en – Tr´eboles

44

i

i i

i


i

i

i

i

La cuerda cortada martes 27 de septiembre de 2005 Niebla

La cuerda cortada puede volver a anudarse, vuelve a aguantar, pero est´ a cortada. Quiz´ a volvamos a tropezar, pero all´ı donde me abandonaste no volver´ as a encontrarme. Bertolt Brech

Vistas mi´ercoles 28 de septiembre de 2005 Niebla

Dud´o si darse un toque de carm´ın en los labios, pero finalmente decidi´o que tal como hab´ıa quedado estaba bastante hermosa, aun cuando se tratara de una hermosura en decadencia por la que hab´ıan pasado ya cuarenta y tres a˜ nos, cuarenta y tres a˜ nos que no hab´ıan logrado destruir el brillo de sus ojos ni corregir el gesto desafiante de sus labios. Se torci´o la falda para acentuar la sensaci´ on de urgencia y regres´ o al sal´on, donde li´o un porro que fum´o junto al ventanal contemplando las oscilaciones de la luz. Viv´ıa en un piso alto de la zona norte de Madrid (. . . ) Cuando apag´o el canuto, intent´o elaborar un pensamiento brillante o tr´ agico, adecuado a la p´erdida que acababa de padecer, pero no se le ocurri´ o nada. JJ Mill´ as “La soledad era esto”

45

i

i i

i


i

i

i

i

Contradicciones. . . mi´ercoles 28 de septiembre de 2005 Niebla

Secreto jueves 29 de septiembre de 2005 Niebla

Antes yo no sab´ıa por qu´e debemos todos -d´ıa tras d´ıaseguir siempre adelante hasta como se dice que el cuerpo aguante. Ahora lo s´e. Si te vienes conmigo te lo dir´e. J. A. Goytisolo

46

i

i i

i


i

i

i

i

Desde el umbral de un sue˜ no domingo 2 de octubre de 2005 Niebla

Desde el umbral de un sue˜ no me llamaron. . . Era la buena voz, la voz querida. -Dime: ¿vendr´ as conmigo a ver el alma?. . . . Lleg´ o a mi coraz´ on una caricia. -Contigo siempre. . . . Y avanc´e en mi sue˜ no por una larga, escueta galer´ıa, sintiendo el roce de la veste pura y el palpitar suave de la mano amiga. Antonio Machado

Palabras nunca dichas lunes 3 de octubre de 2005 Niebla

No sab´ıa decirlas, no pod´ıa; porque jam´ as las pronunciar´ a antes, juntas as´ı. La angustia la mataba, imposible aguantar aquel anhelo que era dolor cruel de tan agudo. Y las palabras nunca dichas fueran el u ´nico remedio en aquel trance que alteraba su cuerpo: de la piel, hasta lo m´ as profundo. Con voz rota ella pide: ¡oh t´ u, por caridad ay´ udame a decirte que. . . Palabras.

47

i

i i

i


i

i

i

i

J. A. Goytisolo

Hoy baja el list´ on mi´ercoles 5 de octubre de 2005 Niebla

Hoy el list´ on de la calidad literaria, me temo que va a descender considerablemente. Mis disculpas a los amigos. Hoy en mi nebulosa no hay poes´ıa, no hay fragmentos, no hay citas. . . .. Hoy la nebulosa llega llena de estrechez. Hace ya mucho, cuando naci´o nebulosas como un complemento a “Mis musas”1 , era algo m´as espont´aneo menos encorsetado, infinitamente menos medido. ´ Ultimamente he necesitado medir al mil´ımetro las palabras, y eso, francamente, me est´ a imposibilitando una gran parte de su prop´ osito, porque aunque desde ya muy peque˜ na aprend´ı de una manera eficaz y contundente que en esta vida hay muchas cosas (el dolor y las cosas negativas, e incluso las no negativas pero si ´ıntimas), que hay que esconder, disimular (porque aburren, desagradan y producen rechazo), hay ocasiones en que algo crece dentro y necesita salir. Pero necesita salir sin que por ello nos perjudique, de una manera silenciosa, sin que nadie lo tergiverse, sin que nadie lo utilice. He rebuscado en mi memoria, pero no he conseguido encontrar nada que exprese lo que hoy bulle en mi nebulosa (si Don Casimiro, es algo que se relaciona estrechamente con los comentarios de ayer) de una manera que se pueda exponer en este foro y por eso hoy u ´nicamente dejo dudas, dejo sensaciones, que quien quiera entender, que entienda y quien no quiera entenderlas, quien utilice esta casa s´ olo para informarse y utilizarlo, que me haga un favor: “V´ayase de mi casa”. Siento el bajonazo, pero “es lo que hay”. Hoy necesito esa mano.

1 http://www.grita.org/musas

48

i

i i

i


i

i

i

i

Qu´ e alegr´ıa vivir jueves 6 de octubre de 2005 Niebla

Qu´e alegr´ıa vivir sinti´endote vivido. Rendirse a la gran certidumbre, oscuramente, de que otro ser, fuera de m´ı, muy lejos me est´ a viviendo. (. . . ) Pedro SalinasY si mira al cielo (soleado a ser posible) y escucha. . . . . . ¡lo ver´ a mucho mejor! (Paciencia. . . . pesa y tarda un poquito en cargar)2

Luz que nunca se extingue viernes 7 de octubre de 2005 Niebla

“ Te equivocas, sin duda. Alguna vez alcanzan tus manos el milagro; en medio de los d´ıas indistintos, tu indigencia, de pronto, toca un fulgor que vale m´ as que el oro puro: con plenitud respira tu pecho el raro don de la felicidad. Y bien quisieras que nunca se apagara la intensidad que vives. Despu´es, cuando parece que todo se ha cumplido, te entregas, cabizbajo, a la a˜ noranza del breve resplandor maravilloso que hizo hermosa tu vida y sortilegio el mundo. Tu error est´ a en creer que la luz se termina. Al cabo de los a˜ nos he llegado a saber 2 http://www.grita.org/musas/music/kit.mp3

49

i

i i

i


i

i

i

i

que en la naturaleza del milagro se funden lo fugaz y lo perenne. Tras su apariencia ef´ımera, el rel´ ampago sigue viviendo en quien lo vio. Porque su luz transforma y ya no eres el hombre aquel que fuiste antes de que en tus ojos, de que en el fondo oscuro de tu ser fulgurase. No, la luz no se acaba, si de verdad fue tuya. Jam´ as se extingue. Est´ a ocurriendo siempre. Mira dentro de ti, con esperanza, sin melancol´ıa. No conoce la muerte la luz del coraz´on. Contigo vivir´ a mientras t´ u seas: no en el recuerdo, sino en tu presente, en el d´ıa continuo del sue˜ no de tu vida. ” Eloy S´ anchez Rosillo

En las noches claras domingo 9 de octubre de 2005 Niebla

En las noches claras, resuelvo el problema de la soledad del ser. Invito a la luna y con mi sombra somos tres. Gloria Fuertes

El alma ten´ıas lunes 10 de octubre de 2005 Niebla

El alma ten´ıas tan clara y abierta,

50

i

i i

i


i

i

i

i

que yo nunca pude entrarme en tu alma. Busqu´e los atajos angostos, los pasos altos y dif´ıciles. . . A tu alma se iba por caminos anchos. Prepar´e alta escala -so˜ naba altos muros guard´ andote el alma-, pero el alma tuya estaba sin guarda de tapial ni cerca. Te busqu´e la puerta estrecha del alma, pero no ten´ıa, de franca que era, entrada tu alma. ¿En d´ onde empezaba? ¿acababa, en d´ onde? Me qued´e por siempre sentado en las vagas lindes de tu alma. Pedro Salinas

Felicidad martes 11 de octubre de 2005 Niebla

A pesar de sus treinta a˜ nos, a Berta Young le hubiera gustado correr en vez de andar; o deslizarse por los pisos brillantes de su casa en instantes como este; haciendo pasos de bailarina; hacer rodar un aro; arrojar cualquier cosa al aire para volverla a agarrar, o permanecer quieta y re´ır. . . sencillamente por nada. ¿Qu´e puede hacer uno si, a pesar de sus treinta a˜ nos al doblar la

51

i

i i

i


i

i

i

i

esquina de su casa le acomete de golpe una sensaci´on de felicidad. . . , de felicidad absoluta. . . como si de golpe se hubiese tragado un pedazo brillante de crep´ usculo y le ardiera el pecho, arrojando una lluvia de chispas por toda su carne? ¿Es que no hab´ıa forma de decirlo sin que a uno lo confundieran con “un borracho, con un loco”? La civilizaci´on es una estupidez. ¿Para qu´e tenemos un cuerpo entonces, para que lo encerremos en una caja antigua como si se tratara de un stradivarius? Katherine Mansfield

Buscabas una flor mi´ercoles 12 de octubre de 2005 Niebla

Buscabas una flor y hallaste un fruto. Buscabas una fuente y hallaste un mar. Buscabas una mujer y hallaste un alma. ¡Est´ as desencantado! Edith S¨ odergran

Sin palabras jueves 13 de octubre de 2005 Niebla

Quisiera que t´ u me entendieras a m´ı sin palabras. Sin palabras hablarte, lo mismo que se habla mi gente. Que t´ u me entendieras a m´ı sin palabras como entiendo yo al mar o a la brisa enredada en un ´alamo verde.

52

i

i i

i


i

i

i

i

Me preguntas, amigo, y no s´e qu´e respuesta he de darte, Hace ya mucho tiempo aprend´ı hondas razones que t´ u no comprendes. Revelarlas quisiera, poniendo en mis ojos el sol invisible, la pasi´ on con que dora la tierra sus frutos calientes. Me preguntas, amigo, y no s´e qu´e respuesta he de darte. Siento arder una loca alegr´ıa en la luz que me envuelve. Yo quisiera que t´ u la sintieras tambi´en inund´andote el alma, yo quisiera que a ti, en lo m´as hondo, tambi´en te quemase y te hiriese. Criatura tambi´en de alegr´ıa quisiera que fueras, criatura que llega por fin a vencer la tristeza y la muerte. Si ahora yo te dijera que hab´ıa que andar por ciudades perdidas y llorar en sus calles oscuras sinti´endose d´ebil, y cantar bajo un ´ arbol de est´ıo tus sue˜ nos oscuros, y sentirte hecho de aire y de nube y de hierba muy verde. . . Si ahora yo te dijera que es tu vida esa roca en que rompe la ola, la flor misma que vibra y se llena de azul bajo el claro nordeste, aquel hombre que va por el campo nocturno llevando una antorcha, aquel ni˜ no que azota la mar con su mano inocente. . . Si yo te dijera estas cosas, amigo, ¿qu´e fuego pondr´ıa en mi boca, qu´e hierro candente, qu´e olores, colores, sabores, contactos, sonidos? Y ¿c´ omo saber si me entiendes? ¿C´ omo entrar en tu alma rompiendo sus hielos? ¿C´ omo hacerte sentir para siempre vencida la muerte? ¿C´ omo ahondar en tu invierno, llevar a tu noche la luna, poner en tu oscura tristeza la lumbre celeste? Sin palabras, amigo; ten´ıa que ser sin palabras como t´ u me entendieses. Jos´e Hierro

53

i

i i

i


i

i

i

i

Hagamos un trato viernes 14 de octubre de 2005 Niebla

Compa˜ nera usted sabe Puede contar conmigo no hasta dos o hasta diez sino contar conmigo Si alguna vez advierte que a los ojos la miro y una veta de amor reconoce en los mios no alerte sus fusiles ni piense que deliro A pesar de esa veta de amor desprevenido Usted sabe que puede contar conmigo Pero hagamos un trato nada definitivo yo quisiera contar con usted Es tan lindo saber que usted existe uno se siente vivo. Quiero decir contar hasta dos o hasta cinco no ya para que acuda presurosa en mi auxilio sino saber y asi quedar tranquilo que usted sabe que puede contar conmigo. Mario Benedetti

54

i

i i

i


i

i

i

i

A veces, con alguien que amo s´ abado 15 de octubre de 2005 Niebla

A veces, con alguien que amo me lleno de ira por temor a prodigar amor no correspondido, Pero ahora creo que no hay amor no correspondido, la retribuci´ on es segura, de uno u otro modo, (Am´e ardientemente una persona y mi amor no fue correspondido, Sin embargo, aquel amor ha hecho que escriba estos cantos.) Walt Whitman

La otra mitad depende de ti lunes 17 de octubre de 2005 Niebla

La mitad de la belleza depende del paisaje; y la otra mitad de la persona que la mira. . . Los m´ as brillantes amaneceres; los m´ as rom´ anticos atardeceres; los para´ısos mas incre´ıbles; se pueden encontrar siempre en el rostro de las personas queridas. Cuando no hay lagos m´ as claros y profundos que sus ojos; Cuando no hay grutas de las maravillas comparables con su boca; Cuando no hay lluvia que supere a su llanto; Ni sol que brille m´ as que su sonrisa. . . La belleza no hace feliz al que la posee;

55

i

i i

i


i

i

i

i

sino a quien puede amarla y adorarla; Por eso es tan lindo mirarse cuando esos rostros se convierten en nuestros paisajes favoritos. Hermann Hesse

Con las piedras, con el viento (hablo de mi reino) martes 18 de octubre de 2005 Niebla

Mi reino vivir´ a mientras est´en verdes mis recuerdos. C´ omo se pueden venir nuestras murallas al suelo. C´ omo se puede no hablar de todo aquello. El viento no escucha. No escuchan las piedras, pero hay que hablar, comunicar, con las piedras, con el viento. Hay que no sentirse solo. Compa˜ n´ıa presta el eco. El atormentado grita su amargura en el desierto. Hay que desendemoniarse, liberarse de su peso. Quien no responde, parece que nos entiende, con las piedras, con el viento. Se exprime as´ı el alma. As´ı se libra de su veneno. Descansa, comunicando con las piedras, con el viento.

56

i

i i

i


i

i

i

i

Jos´e Hierro

Trascurrir mi´ercoles 19 de octubre de 2005 Niebla

“Y entretanto la vida se me va entre n´ umeros y cuentas, documentos internos y disquetes de ordenador, y resulta dif´ıcil recordar que mi cerebro no est´ a hecho de chips, que soy humana. Aunque cada d´ıa se me note menos.” Luc´ıa Etxebarria (Amor, curiosidad, prozac y dudas)

El buen momento mi´ercoles 19 de octubre de 2005 Niebla

Aquel momento que flota nos toca con su misterio. Tendremos siempre el presente roto por aquel momento. Toca la vida sus palmas y ta˜ ne sus instrumentos. Acaso encienda su m´ usica s´ olo para que olvidemos. Pero hay cosas que no mueren y otras que nunca vivieron. Y las hay que llenan todo nuestro universo. Y no es posible librarse de su recuerdo. Jos´e Hierro

57

i

i i

i


i

i

i

i

Lucidez jueves 24 de enero de 2008 Niebla

(. . . ) Soy tu lucidez. soy la parte de ti que te defiende de lo que podr´ıa da˜ narte. Durante mucho tiempo me has mantenido negado, excluido, y no he podido cumplir mi misi´ on de cuidarte. - ¿Negado y excluido por qu´e? - Porque te excluiste a ti mismo, dejaste de tenerte en cuenta. - No entiendo. . . - A veces uno se encuentra en la vida personas que viven de los dem´as, y hacen que el otro viva para ellos. Para eso es necesario aislar a la v´ıctima de cualquier apoyo interno o externo. Esas personas son muy h´abiles, son especialistas en quitarle a la presa toda su fuerza y su respaldo sin que se de cuenta. T´ u has vivido mucho tiempo sin advertir ese despojo. Viv´ıas sin tenerte en cuenta. Carlos Nessi (Encuentros m´ agicos)

El inicio de la mudanza lunes 4 de febrero de 2008 Niebla

Pues eso. . . que hoy comienzo la mudanza desde la vieja casa de ya.com3 hasta esta nueva casa de blogger. En principio la publicaci´on ser´a doble. . . es decir. . . . aqu´ı y all´ı, para que la transici´ on sea m´ as f´ acil para todos

3 http://blogs.ya.com/nebulosas

58

i

i i

i


i

i

i

i

Nostalgia lunes 4 de febrero de 2008 Niebla

. . . ” Me hab´ıa repetido a mi misma miles de veces, que esa no era manera de arreglar mis problemas, para explicarme a continuaci´ on, con m´as o menos energ´ıa, que ni mis problemas eran tan graves ni exist´ıa soluci´ on alguna para terminar con ellos, pero no ten´ıa fuerzas para renunciar a mis propias fantas´ıas, parec´ıa tan f´ acil, enamorar otra vez, enamorarse otra vez, y tirar de la manta, acabar con la vida gris, con el despilfarro de los a˜ nos, con la nostalgia de tantas cosas que no he pose´ıdo jam´as. . . . . . . Yo s´olo quiero flotar y por m´as que est´e dispuesta a retorcerle el cuello al azar para conseguirlo, nadie parece dispuesto a pasarme la receta“. . . . Almudena Grandes (Atlas de geograf´ıa humana)

Palabras mi´ercoles 13 de febrero de 2008 Niebla

” All´ a en el fondo, todas las palabras que dijimos y de las cuales ya no guardamos recuerdo, duermen bajo las aguas. Duermen aquellas que no supimos decir y esperan su turno para salir a flote. Las cartas que hemos roto, las no recibidas y las veces que hemos dicho adi´os. La pena que sentimos y que ahora, al recordarla, nos parece peque˜ na. La risa o el llanto que no lleg´o a brotar. La amistad que buscamos en el momento dif´ıcil y que result´o m´as d´ebil que nosotros, m´as falta de ayuda. La persona a quien quisimos consolar y nos sirvi´o de consuelo. . . Todo duerme all´ı, en ese fondo. ” Carmen Kurtz. Duermen bajo las aguas (fragmento)

59

i

i i

i


i

i

i

i

Una mujer. . . . martes 11 de marzo de 2008 Niebla

“Una mujer es la historia de sus actos, de sus pensamientos, de sus c´elulas y neuronas, de sus heridas y entusiasmos, de sus amores y desamores. Una mujer es inevitablemente la historia de su vientre, de las semillas que en ´el fecundaron, o no lo hicieron, o dejaron de hacerlo, y del momento aquel, el u ´nico en que se es diosa. Una mujer es la historia de lo peque˜ no, de lo trivial, lo cotidiano, la suma e lo callado. Una mujer es siempre la historia de muchos hombres. . . ..” Marcela Serrano

Cristales de tu ausencia domingo 23 de marzo de 2008 Niebla

Cristales de tu ausencia acribillan mi voz, que se esparce en la noche por el glacial desierto de mi alcoba. -Yo quisiera ser ´ angel y soy loba-. Yo quisiera ser luminosamente tuya y soy oscuramente m´ıa. Gloria Fuertes

El agua ensimismada s´ abado 19 de abril de 2008 Niebla

Para Edison Simons

60

i

i i

i


i

i

i

i

El agua ensimismada piensa o sue˜ na? El ´ arbol que se inclina buscando sus ra´ıces, el horizonte, ese fuego intocado, ¿se piensan o se sue˜ nan? El m´ armol fue ave alguna vez; el oro, llama; el cristal, aire o l´ agrima. ¿Lloran su perdido aliento? ¿Acaso son memoria de s´ı mismos y detenidos se contemplan ya para siempre? Si t´ u te miras, ¿qu´e queda? Mar´ıa Zambrano1950. Roma (antes de abril) .

Historias del se˜ nor Keuner mi´ercoles 30 de abril de 2008 Niebla

” El se˜ nor K. contemplaba un d´ıa una pintura que representaba ciertos objetos bastante caprichosamente. -A algunos pintores -dijo- les ocurre lo mismo que a muchos fil´ osofos cuando contemplan el mundo. Tanto se preocupan por la forma que se olvidan de la sustancia. En cierta ocasi´on, un jardinero con el que trabajaba me di´ o una podadora con el encargo de que recortase un arbusto de laurel. El arbusto estaba plantado en un macet´on y se empleaba en las fiestas como elemento decorativo. Hab´ıa que darle forma esf´erica. Comenc´e por podar las ramas m´as largas, mas por mucho que me esforzaba en darle la forma apetecida, no consegu´ıa ni siquiera aproximarme. Una vez me exced´ıa en los cortes por un lado; otra vez, por el lado opuesto. Cuando por fin obtuve una esfera, result´o demasiado peque˜ na. El jardinero me coment´o decepcionado: “Muy bien, la esfera ya la veo, pero ¿d´ onde est´ a el laurel?”.

61

i

i i

i


i

i

i

i

Bertolt Brecht Historias del se˜ nor Keuner (fragmento)

Carta de Fernando Savater jueves 8 de mayo de 2008 Niebla

¿La u ´nica obligaci´on que tenemos en esta vida? es . . . no ser imb´ eciles La palabra imb´ecil es mas sustanciosa de lo que parece, no te vayas a creer. Viene del lat´ın Baculus, que significa bast´on: el imb´ecil es el que necesita bast´on para caminar. Que no se enfaden con nosotros los cojos ni los ancianitos, porque el bast´on al que nos referimos no es el que se usa muy leg´ıtimamente para ayudar a sostenerse y dar pasitos a un cuerpo quebrantado por alg´ un accidente o por la edad. El imb´ecil puede ser todo lo a´gil que se quiera y dar brincos como una gacela ol´ımpica, no se trata de eso. Si el imb´ecil cojea no es de los pies, si no del a´nimo: Es su esp´ıritu el debilucho y cojitranco, aunque su cuerpo pegue unas volteretas de ´ordago. Hay imb´eciles de varios modelos, a elegir: a) El que se cree que no quiere nada, que dice que todo le da igual, el que vive en un perpetuo bostezo o en siesta permanente, aunque tenga los ojos abiertos y no ronque. b) El que cree que lo quiere todo, lo primero que se le presenta y lo contrario de lo que se presenta: marcharse y quedarse, bailar y estar sentado, masticar ajos y dar besos sublimes, todo a la vez. c) El que no sabe lo que quiere ni se molesta en averiguarlo. Imita los quereres de sus vecinos o les lleva la contraria porque s´ı, todo lo que hace esta dictado por la opini´on mayoritaria de los que lo rodean: es conformista sin reflexi´ on o rebelde sin causa. d) El que sabe que quiere y sabe lo que quiere y, m´ as o menos, sabe por que lo quiere pero lo quiere flojito, con miedo o con poca fuerza. A fin de cuentas termina haciendo siempre lo que no quiere, y dejando lo que quiere para ma˜ nana, a ver si entonces se encuentra mas entonado. e) El que quiere con fuerza y ferocidad, el plan b´arbaro, pero se

62

i

i i

i


i

i

i

i

ha enga˜ nado a s´ı mismo sobre lo que es la realidad, se despista enormemente y termina confundiendo la buena vida con aquello que va a hacerle polvo. Todo estos tipos de imbecilidad necesitan bast´on, es decir, necesitan apoyarse en cosas de afuera, ajenas, que no tienen nada que ver con la libertad y la reflexi´on propias. Siento decirte que los imb´eciles suelen acabar bastante mal, crea lo que crea la opini´on vulgar. Cuando digo que acaban mal no me refiero a que terminen en la c´arcel o fulminados por un rayo, eso solo suele pasar en las pel´ıculas, si no que te aviso de que suelen fastidiarse a si mismos y nunca logran vivir la buena vida, esa que tanto nos apetece a ti y a mi. Y todav´ıa siento m´as tener que informarte que s´ıntomas de imbecilidad solemos tener casi todos; vamos, por lo menos yo me los encuentro un d´ıa si y otro tambi´en, ojal´ a a ti te valla mejor en el intento. . . Conclusi´on: Alerta!, en guardia!, la imbecilidad acecha y no perdona. Fernando Savater

¿Mi coraz´ on se ha dormido? lunes 26 de mayo de 2008 Niebla

¿Mi coraz´ on se ha dormido? Colmenares de mis sue˜ nos, ¿ya no labr´ ais? ¿Est´ a seca la noria del pensamiento, los cangilones vac´ıos girando, de sombra llenos? No, mi coraz´ on no duerme. Est´ a despierto, despierto. ni duerme, ni sue˜ na, mira, los claros ojos abiertos, se˜ nas lejanas y escucha a orillas del gran silencio.

63

i

i i

i


i

i

i

i

Antonio Machado

Muerte de la certeza martes 17 de junio de 2008 Niebla

Una vida llena de certezas puede llegar a ser agobiante para los dem´as. Quienes no dudan de lo que creen o saben, ni tienen empacho en espetar, con una seguridad sin matices, lo que piensan en donde sea y ante quien sea, destruyen la frescura del debate, de la discusi´on y hasta de la diatriba. Quien jam´as se ve atribulado por la duda no fluct´ ua nunca. Es siempre el mismo y es tambi´en, por ello, previsible, pues su constancia no es sino una incansable repetici´on de sus certezas, las cuales se le presentan en tan alto de grado de irrebatibilidad, que no puede resistir la tentaci´on de convertir su certidumbre en evangelio para prodigarlo a las buenas y a las malas sobre la pobre humanidad ignorante. La sabidur´ıa popular asegura que s´ olo los idiotas no dudan. Y quiz´as esto pueda aplicarse no s´olo a la masa inerme sino tambi´en a los hombres y mujeres notables, es decir, a quienes desparraman sus certezas a manos llenas desde p´ ulpitos, tribunas, micr´ ofonos, c´ amaras, escritos y dem´as medios adecuados para servir a una verdad sin apellido ni matiz. Son los idiotas notables: los que lejos de dudar, repiten lo que les dicen sus mentores, quienes, a su vez, son tambi´en meticulosos repetidores de libros, ideas, citas citables, fragmentos sin contexto y nociones sin coyuntura hist´ orica ni jerarqu´ıas metodol´ogicas. Los hombres y mujeres que no dudan constituyen un peligro letal porque el est´atico peso agobiante de sus rotundas certezas los lanza sin remedio hacia la acci´ on redentora de la humanidad, sometiendo a los infieles y premiando a los serviles, hasta provocar la conocida epifan´ıa del desastre. Ya lo dice Cioran: “En cuanto se es rozado por una certeza, cesa uno de desconfiar de s´ı mismo y de los dem´as. La confianza es, en todos sus aspectos, fuente de acci´on, y por consiguiente de error”.

64

i

i i

i


i

i

i

i

Porque ese es el problema con los notables que no dudan: que son una inagotable fuente de error, pues al poner en pr´actica verdades sobre las que no se permiten dudar, lo que hacen es imponer dogmas, aunque a menudo vengan disfrazados de pensamiento cient´ıfico. Ellos son los “l´ıderes de acci´ on positiva” que suelen llevar a las sociedades a la bancarrota. Los que dicen: “Hemos llegado al borde del abismo, es hora de dar un paso adelante”. Y legiones como ellos los siguen. Pero de las palabras de Cioran no debe inferirse que haya que vivir en la inseguridad, sino que hay que ser cautelosos con nociones que se nos presentan como verdades irrebatibles e indudables. Tito Monterroso dec´ıa que ´el era tan chiquito que no le cab´ıa ni la menor duda. Bromeaba confundiendo su baja estatura con el enanismo intelectual de los que no dudan jam´ as, de los idiotas notables. Es por estas bromas que la exigua estatura de Monterroso se les agiganta a quienes hurgan demasiado en su risue˜ na peque˜ nez. La duda, cuando es met´ odica, posee un alto valor de avance cognoscitivo. Cuando es resultado de la inseguridad y la ignorancia, debe ser resuelta mediante el conocimiento. Pero cuando no existe porque es sustituida por el dogma por parte de quienes se proponen como intelectuales, acad´emicos, maestros y gu´ıas espirituales, entonces es fuente perpetua de estupidez notable, de alta mediocridad sin l´ımites, de gran mala literatura, de profunda superficialidad acad´emica y de s´ olida sof´ıstica intelectual. El mundo de hoy, regido por la l´ogica de ampliar sin tregua los m´argenes de lucro, est´a infestado de seres repletos de certezas. A ellos recomiendo, con todo respeto, su pena de muerte disuasiva. Mario Roberto Morales La Insignia. Guatemala, febrero del 2008

Convivencia domingo 6 de julio de 2008 Niebla

Sufra menos, sea eficiente. . . .

65

i

i i

i


i

i

i

i

Si abri´ o, cierre. Si encendi´ o, apague. Si conect´ o, desconecte. Si desorden´ o, ordene. Si ensuci´ o, limpie. Si rompi´ o, repare. Si no sabe reparar, busque quien lo haga. Si no sabe que decir, c´ allese. Si debe usar algo que no le pertenece, pida permiso. Si le prestaron, devuelva. Si no sabe como funciona, no lo toque. Si es gratis, no lo desperdicie. Si no es asunto suyo, no se entrometa. Si no sabe hacerlo mejor, no critique. Si no puede ayudar, no moleste. Si prometi´ o, cumpla. Si ofendi´ o, disc´ ulpese. Si no sabe, no opine. Si opin´ o, h´ agase cargo. Si algo le sirve, tr´ atelo con cari˜ no. Si no puede hacer lo que quiere, trate de querer lo que hace. Andr´es Farenga

Una mujer.. domingo 3 de agosto de 2008 Niebla

“Conoc´ı una vez a una mujer que me cont´o su historia; estaba casada y ten´ıa tres hijos ya crecidos, y, seg´ un ella, su familia la trataba con la misma atenci´on y sentimiento con que trataban al calentador de la ducha o al frigor´ıfico, unos u ´ tiles dom´esticos imprescindibles para la comodidad cotidiana, pero con los que no sol´ıan mantener conversaciones apreciables. Y como prueba de lo que dec´ıa explicaba

66

i

i i

i


i

i

i

i

que una vez se golpe´o con la puerta de una alacena y se le qued´o el ojo morado durante dos semanas; y que durante todo ese tiempo nadie, ni su marido ni los tres gamberros salidos de sus entra˜ nas, mencionaron ni una sola vez el ojo machacado”. Rosa Montero (La Hija del Can´ıbal)

Lo que no vemos lunes 22 de septiembre de 2008 Niebla

“A veces, la gente que exteriormente tiene las cosas muy claras, no las tiene tanto en su interior. . . . pueden sentirse muy desgraciados y no demostrarlo nunca”. Alexander McCall Smith (El club filos´ ofico de los domingos)

Repesca domingo 5 de octubre de 2008 Niebla

A partir de hoy, voy a iniciar un traslado, que no una copia, de las viejas nebulosas de ya.com, a esta nueva casa, respetando su fecha de publicaci´ on y si puedo tambi´en sus comentarios, para que no sea necesario ir hasta all´ı, . . . . que ya todos nos conocemos. Intentar´e agruparlas bajo la etiqueta viejas nebulosas. Como siempre. . . .. mil gracias por vuestra presencia

67

i

i i

i


i

i

i

i

De piedra. . . lunes 27 de octubre de 2008 Niebla

De piedra, los que no lloran. Yo nunca ser´e de piedra. Llorar´e cuando haga falta. Canto, r´ıo, con tus aguas De piedra, los que no gritan. De piedra, los que no r´ıen. De piedra, los que no cantan. Yo nunca ser´e de piedra. Gritar´e cuando haga falta. Reir´e cuando haga falta. Cantar´e cuando haga falta. Canto, r´ıo, con tus aguas Espada, como t´ u, r´ıo. Como t´ u tambi´en, espada. Tambi´en, como t´ u, yo, espada. Espada, como t´ u, r´ıo, blandiendo al son de tus aguas: De De De De

piedra, piedra, piedra, piedra,

los los los los

que que que que

no no no no

lloran. gritan. r´ıen. cantan

Rafael Alberti

68

i

i i

i


i

i

i

i

Una querencia tengo por tu acento domingo 18 de enero de 2009 Niebla

Una querencia tengo por tu acento, una apetencia por tu compa˜ n´ıa y una dolencia de melancol´ıa por la ausencia del aire de tu viento. Paciencia necesita mi tormento urgencia de tu garza galan´ıa, tu clemencia solar mi helado d´ıa, tu asistencia la herida en que lo cuento. ¡Ay, querencia, dolencia y apetencia!: tus sustanciales besos, mi sustento, me faltan y me muero sobre mayo. Quiero que vengas, flor, desde tu ausencia, a serenar la sien del pensamiento que desahoga en m´ı su eterno rayo. Miguel Hern´ andez

Balada del Mal Genio s´ abado 31 de enero de 2009 Niebla

Hay d´ıas en que siento una desgana de m´ı, de ti, de todo lo que insiste en creerse y me hallo solidariamente cretino apto para que en m´ı vacilen los rencores y nada me parezca un aceptable augurio. D´ıas en que abro el diario con el coraz´on en la boca como si aguardara de veras que mi nombre fuera a aparecer en los avisos f´ unebres seguido de la n´ omina de parientes y amigos y de todo ind´ ocil personal a mis ´ ordenes.

69

i

i i

i


i

i

i

i

Hay d´ıas que ni siquiera son oscuros d´ıas en que pierdo el rastro de mi pena y resuelvo las palabras cruzadas con una rabia hecha para otra ocasi´on digamos, por ejemplo, para noches de insomnio. D´ıas en que uno sabe que hace mucho era bueno bah tal vez no hace tanto que sal´ıa la luna limpia como despu´es de jab´ on perfumado y aquello si era aut´entica melancol´ıa y no este malsano, dulce aburrimiento. Bueno, esta balada s´ olo es para avisarte que en esos pocos d´ıas no me tomes en cuenta. Mario Benedetti

Alegr´ıa viernes 20 de febrero de 2009 Niebla

Pod´ıa precindir de la justicia, de la raz´on, de un sentido de la existencia y del universo, hab´ıa comprobado que el mundo se las areglaba de maravilla sin todas esas abstracciones, , , pero no pod´ıa prescindir de un poco de alegr´ıa y el anhelo de este poquito de alegr´ıa era de hecho una de aquellas llamas que ard´ıan en m´ı, en las que a´ un cre´ıa y a partir de las cuales pensaba recrearme de nuevo en el mundo. . . Herman Hesse (Rastro de un sue˜ no)

Recuerdos. . . lunes 27 de abril de 2009 Niebla

“Marina me dijo una vez que s´olo recordamos lo que nunca sucedi´o. Pasar´ıa una eternidad antes de que comprendiese aquellas palabras” Carlos Ruiz Zaf´ on

70

i

i i

i


i

i

i

i

Yo soy. Mon´ ologos del loco pluscuamperfercto y homicida domingo 8 de noviembre de 2009 Niebla

La u ´ ltima vez que me mor´ı doctor, fue como una ola, a la orilla del Mar Muerto, durante la guerra que dio origen al nacimiento del estado de Israel, ya sabe, en el a˜ no cuarenta y ocho, al acabar la mundial. All´ı, tambi´en tuve que matar desde luego. Tuve que elegir entre vivir o morir y dispar´e contra aquella figura borrosa que apuntaba su arma contra m´ı. La m´ıa temblaba entre mis manos, la respira¬ci´ on temblaba en mis jadeos, me temblaban la vista y el pensamiento, la convic¬ci´on y la hombr´ıa. La tierra entera y el cielo me temblaban, pero dispar´e. Apret´e el gatillo y los dientes contra aquella figura borrosa que temblaba su arma contra m´ı, El Enemigo, y lo abat´ı. Yo tuve m´as suerte, segu´ı vivo y durante muchas noches, estuve viendo caer su cuerpo una y otra vez. Estuve viendo la sorpresa de sus ojos en su cara de enemigo, mirarme desde el umbral de la muerte, hasta que me hizo comprender que ´el y yo ´eramos lo mismo. Ver blog del autor4

Momentos felices domingo 15 de noviembre de 2009 Niebla

Cuando llueve, y reviso mis papeles, y acabo tirando todo al fuego: poemas incompletos, pagar´es no pagados, cartas de amigos muertos, fotograf´ıas, besos guardados en un libro, renuncio al peso muerto de mi terco pasado, soy f´ ulgido, engrandezco justo en cuanto me niego, y as´ı atizo las llamas, y salto la fogata, 4 http://unanochealsol.blogspot.com

71

i

i i

i


i

i

i

i

y apenas si comprendo lo que al hacerlo siento, ¿no es la felicidad lo que me exalta? Cuando salgo a la calle silbando alegremente –el pitillo en los labios, el alma disponible– y les hablo a los ni˜ nos o me voy con las nubes, mayo apunta y la brisa lo va todo ensanchando, las muchachas estrenan sus escotes, sus brazos desnudos y morenos, sus ojos asombrados, y r´ıen ni ellas saben por qu´e sobreabundando, salpican de alegr´ıa que as´ı tiembla reciente, ¿no es la felicidad lo que siente? Cuando llega un amigo, la casa est´a vac´ıa, pero mi amada saca jam´ on, anchoas, queso, aceitunas, percebes, dos botellas de blanco, y yo asisto al milagro –s´e que todo es fiado–, y no quiero pensar si podremos pagarlo; y cuando sin medida bebemos y charlamos, y el amigo es dichoso, cree que somos dichosos, y lo somos quiz´ a burlando as´ı a la muerte, ¿no es felicidad lo que trasciende? Cuando me he despertado, permanezco tendido con el balc´ on abierto. Y amanece: las aves trinan su algarab´ıa pagana lindamente: y debo levantarme, pero no me levanto; y veo, boca arriba, reflejada en el techo la ondulaci´ on del mar y el iris de su n´acar, y sigo all´ı tendido, y nada importa nada, ¿no aniquilo as´ı el tiempo? ¿No me salvo del miedo? ¿No es felicidad lo que amanece? Cuando voy al mercado, miro los abridores y, apretando los dientes, las redondas cerezas, los higos rezumantes, las ciruelas ca´ıdas del ´ arbol de la vida, con pecado sin duda pues que tanto me tientan. Y pregunto su precio, regateo, consigo por fin una rebaja, mas terminado el juego, pago el doble y es poco,

72

i

i i

i


i

i

i

i

y abre la vendedora sus ojos asombrados, ¿no es la felicidad lo que all´ı brota? Cuando puedo decir: el d´ıa ha terminado. Y con el d´ıa digo su traj´ın, su comercio, la busca del dinero, la lucha de los muertos. Y cuando as´ı cansado, manchado, llego a casa, me siento en la penumbra y enchufo el tocadiscos, y acuden Kachaturian, o Mozart, o Vivaldi, y la m´ usica reina, vuelvo a sentirme limpio, sencillamente limpio y, pese a todo, indemne, ¿no es la felicidad lo que me envuelve? Cuando tras dar mil vueltas a mis preocupaciones, me acuerdo de un amigo, voy a verle, me dice: “Estaba justamente pensando en ir a verte.” Y hablamos largamente, no de mis sinsabores, pues ´el, aunque quisiera, no podr´ıa ayudarme, sino de c´ omo van las cosas en Jordania, de un libro de Neruda, de su sastre, del viento, y al marcharme me siento consolado y tranquilo, ¿no es la felicidad lo que me vence? Abrir nuestras ventanas; sentir el aire nuevo; pasar por un camino que huele a madreselvas; beber con un amigo; charlar o bien callarse; sentir que el sentimiento de los otros es nuestro; mirarse en unos ojos que nos miran sin mancha, ¿no es esto ser feliz pese a la muerte? Vencido y traicionado, ver casi con cinismo que no pueden quitarme nada m´ as y que a´ un vivo, ¿no es la felicidad que no se vende? Gabriel Celaya

73

i

i i

i


i

i

i

i

Si una espina me hiere, me aparto de la espina. . . mi´ercoles 17 de marzo de 2010 Niebla

¡Si una espina me hiere, me aparto de la espina, . . . pero no la aborrezco! Cuando la mezquindad envidiosa en m´ı clava los dardos de su inquina, esqu´ıvase en silencio mi planta, y se encamina hacia m´ as puro ambiente de amor y caridad. ¿Rencores? ¡De qu´e sirven! ¡Qu´e logran los rencores! Ni resta˜ nan heridas, ni corrigen el mal. Mi rosal tiene apenas tiempo para dar flores, y no prodiga savias en pinchos punzadores: Si pasa mi enemigo cerca de mi rosal, se llevar´ a las rosas de m´ as sutil esencia; y si notare en ellas alg´ un rojo vivaz, ¡ser´ a el de aquella sangre que su malevolencia de ayer, verti´ o, al herirme con encono y violencia, y que el rosal devuelve, trocada en flor de paz! Amado Nervo

Garantes domingo 25 de abril de 2010 Niebla

Los pedacitos de felicidad son como fiebres migratorias llegan con la estaci´ on en alza se van con el segundo fr´ıo

74

i

i i

i


i

i

i

i

los pedacitos de congoja en cambio derraman p´etalos o miedos pero tambi´en espinas despaciosas que no se van / se quedan desdicha y gloria retenidas a puro ´ animo en su borde permanecen ah´ı como garantes de la conciencia y de la muerte Mario Benedetti (LA vida, ese par´entesis)

Jorge Bucay s´ abado 1 de mayo de 2010 Niebla

Me gusta como lo ve. . . .. siempre me ha encajado.

El cuervo martes 11 de mayo de 2010 Niebla

Una fosca media noche, cuando en tristes reflexiones, sobre m´ as de un raro infolio de olvidados cronicones inclinaba so˜ noliento la cabeza, de repente a mi puerta o´ı llamar; como si alguien, suavemente, se pusiese con incierta mano t´ımida a tocar: “¡Es – me dije – una visita que llamando est´a a mi puerta: eso es todo y nada m´ as!”. ¡Ah! Bien claro lo recuerdo: era el crudo mes del hielo, y su espectro cada brasa moribunda enviaba al suelo. Cuan ansioso el nuevo d´ıa deseaba, en la lectura

75

i

i i

i


i

i

i

i

procurando en vano hallar tregua a la honda desventura de la muerta Leonora; la radiante, la sin par virgen rara a quien Leonora los querubes llaman, ahora ya sin nombre. . . ¡nunca m´ as! Y el crujido triste, incierto, de las rojas colgaduras me aterraba, me llenaba de fant´ asticas pavuras, de tal modo que el latido de mi pecho palpitante procurando dominar, “¡Es, sin duda, un visitante-repet´ıa con instanciaque a mi alcoba quiere entrar: un tard´ıo visitante a las puertas de mi estancia. . . , eso es todo, y nada m´ as!”. Poco a poco, fuerza y br´ıos fue mi esp´ıritu cobrando: “Caballero, dije, o dama: mil perdones os demando; mas, el caso es que dorm´ıa, y con tanta gentileza me vinist´eis a llamar, y con tal delicadeza y tan t´ımida constancia os pusist´eis a tocar, que no o´ı”, dije, y las puertas abr´ı al punto de mi estancia: ¡sombras s´ olo y. . . nada m´ as! Mudo, tr´emulo, en la sombra por mirar haciendo empe˜ nos, qued´e all´ı-cual antes nadie los so˜ n´o-forjando sue˜ nos; m´ as profundo era el silencio, y la calma no acusaba ruido alguno. . . , resonar s´ olo un nombre se escuchaba que en voz baja a aquella hora yo me puse a murmurar, y que el eco repet´ıa como un soplo: ¡Leonora. . . ! Esto apenas, ¡nada m´ as! A mi alcoba retornando con el alma en turbulencia, Pronto o´ı llamar de nuevo, esta vez con m´as violencia: “De seguro-dije-es algo que se posa en mi persiana, pues, veamos de encontrar la raz´ on abierta y llana de este caso raro y serio, y el enigma averiguar:

76

i

i i

i


i

i

i

i

¡Coraz´ on, calma un instante, y aclaremos el misterio. . . : es el viento, y nada m´ as!”. La ventana abr´ı, y con r´ıtmico aleteo y garbo extra˜ no, Entr´ o un cuervo majestuoso de la sacra edad de anta˜ no. Sin pararse ni un instante ni se˜ nales dar de susto, con aspecto se˜ norial, fue a posarse sobre un busto de Minerva que ornamenta de mi puerta el cabezal; sobre el busto que de Pallas representa fue y pos´ ose, y ¡nada m´ as! Troc´ o entonces el negro p´ ajaro en sonrisas mi tristeza con su grave, torva y seria, decorosa gentileza; y le dije: “Aunque la cresta calva llevas, de seguro no eres cuervo nocturnal, ¡viejo, infausto cuervo oscuro vagabundo en la tiniebla. . . ! Dime, ¿cu´ al tu nombre, cu´ al, En el reino plutoniano de la noche y de la niebla. . . ? Dijo el cuervo: “¡Nunca m´ as!”. Asombrado qued´e oyendo as´ı hablar al avechucho, si bien su ´ arida respuesta no expresaba poco o mucho; pues preciso es convengamos en que nunca hubo criatura que lograse contemplar ave alguna en la moldura de su puerta encaramada, ave o bruto reposar sobre efigie en la cornisa de su puerta cincelada, con tal nombre: “Nunca m´ as”. Mas el cuervo fijo, inm´ ovil, en la grave efigie aqu´ella, s´ olo dijo esa palabra, cual si su alma fuese en ella vinculada, ni una pluma sacud´ıa, ni un acento se le o´ıa pronunciar. . . Dije entonces al momento: “Ya otros antes se han marchado, y la aurora al despuntar, ´el tambi´en se ir´ a volando cual mis sue˜ nos han volado”. Dijo el cuervo: “¡Nunca m´ as!”. Por respuesta tan abrupta como justa sorprendido, “no hay ya duda alguna -dije-, lo que dice es aprendido;

77

i

i i

i


i

i

i

i

aprendido de alg´ un amo desdichoso a quien la suerte persiguiera sin cesar, persiguiera hasta la muerte, hasta el punto de, en su duelo, sus canciones terminar y el clamor de su esperanza con el triste ritornelo de: ¡Jam´ as, y nunca m´ as!”. Mas el cuervo provocando mi alma triste a la sonrisa, mi sill´ on rod´e hasta el frente de ave y busto y de cornisa; luego, hundi´endome en la seda, fantas´ıa y fantas´ıa dime entonces a juntar, por saber que pretend´ıa aquel p´ ajaro ominoso de un pasado inmemorial, aquel hosco, torvo, infausto, cuervo l´ ugubre y odioso al graznar: “¡Nunca jam´ as!”. Qued´e aquesto investigando frente al cuervo, en honda calma, cuyos ojos encendidos me abrasaban pecho y alma. Esto y m´ as-sobre cojines reclinado-con anhelo me empe˜ naba en descifrar, sobre el rojo terciopelo do imprim´ıa viva huella luminosa mi fanal, terciopelo cuya p´ urpura ¡ay! Jam´as volver´a ´ella a oprimir, ¡ah, nunca m´ as! Pareci´ ome el aire, entonces, por inc´ognito incensario que un querube columpiase de mi alcoba en el santuario, perfumado. “¡Miserable ser-me dije-Dios te ha o´ıdo, y por medio angelical, tregua, tregua y el olvido del recuerdo de Leonora te ha venido hoy a brindar: bebe, bebe ese nepente, y as´ı todo olvida ahora!”. Dijo el cuervo: “Nunca m´ as”. ¡Oh, Profeta -dije- o duende!, mas profeta al fin, ya seas ave o diablo, ya te env´ıa la tormenta, ya te veas por los ´ abregos barrido a esta playa, desolado pero intr´epido, a este hogar por los males devastado, dime, dime, te lo imploro. ¿Llegar´e jamas a hallar

78

i

i i

i


i

i

i

i

alg´ un b´ alsamo o consuelo para el mal que triste lloro?. Dijo el cuervo: “¡Nunca m´ as!”. “¡Oh, Profeta -dije- o diablo! Por ese ancho, combo velo de zafir que nos cobija, por el sumo Dios del cielo a quien ambos adoramos, dile a esta alma dolorida, presa infausta del pesar, si jam´ as en otra vida la doncella arrobadora a mi seno he de estrechar, la alma virgen a quien llaman los arc´angeles Leonora. . . ”. Dijo el cuervo: “¡Nunca m´ as!”. “¡Esa voz, oh cuervo, sea la se˜ nal de la partida -grit´e alz´ andome-, retorna, vuelve a tu h´orrida guarida, la plut´ onica ribera de la noche y de la bruma. . . ! ¡De tu horrenda falsedad en memoria, ni una pluma dejes, negra! ¡El busto deja! ¡Deja en paz mi soledad! ¡Quita el pico de mi pecho! ¡De mi umbral tu forma aleja. . . !”. Dijo el cuervo: “¡Nunca m´ as!”. ¡Y aun el cuervo inm´ ovil!, fijo, sigue fijo en la escultura, sobre el busto que ornamenta de mi puerta la moldura. . . . y sus ojos son los ojos de un demonio que, durmiendo, las visiones ve del mal; y la luz sobre ´el cayendo, sobre el suelo flota. . . , nunca se alzar´ a. . . , nunca jam´ as! Edgar Allan Poe (Versi´ on de Juan Antonio P´erez Bonalde)

Libros mi´ercoles 12 de mayo de 2010 Niebla

Hasta el autor m´as riguroso, m´as empe˜ nado en ese est´ upido prop´osito, se espantar´ıa de aburrimiento si alguien le obligara a leer mi vida. Por eso, porque no se parece en nada a una novela, necesito los libros. Para que me anclen precisamente a la vida.

79

i

i i

i


i

i

i

i

Almudena Grandes (Atlas de geograf´ıa humana)

El coraz´ on del t´ artaro mi´ercoles 19 de mayo de 2010 Niebla

” Apag´o el despertador, que todav´ıa alborotaba sobre la mesilla, y se sent´ o en la cama. El aire del dormitorio se acomod´o flojamente alrededor de su cuerpo, como una chaqueta que no termina de ajustar. A esas mismas horas, en ese mismo instante, miles de personas solitarias se levantaban, metidas en el caparaz´on de sus casas vac´ıas. Zarza sinti´ o el peso del resto del mundo sobre sus espaldas. Si sufriera un repentino ataque card´ıaco y se muriera, tardar´ıan por lo menos un par de d´ıas en descubrirla. Pero Zarza no dispon´ıa ahora de tiempo para morir. Ten´ıa que levantarse. Chanclete´o por el dormitorio hacia el cuarto de ba˜ no, que carec´ıa de ventanas. Encendi´o la fila de bombillas que enmarcaba el espejo y se mir´o. Siempre la misma palidez y la sombra azulosa rubricando los ojos. Aunque tal vez fuera efecto de la luz artificial, tal vez bajo una violenta luz solar no tuviera ese aspecto l´ anguido y morboso. La gente dec´ıa que era hermosa, o al menos alguna gente a´ un lo dec´ıa, y ella se lo hab´ıa cre´ıdo mucho tiempo atr´as, en otra vida. Ahora simplemente se encontraba rara, con esa mata desordenada de pelo rojizo veteado de canas, semejante a un fuego que se extingue; con la piel lechosa y las ojeras, y con una mirada oscura en la que no se pod´ıa reconocer. Un vampiro diurno. Hac´ıa mucho tiempo que no consegu´ıa reconciliarse con su aspecto. No se sent´ıa del todo real. Por eso jam´as se hac´ıa fotos, y procuraba no mirarse en los espejos, en los escaparates, en las puertas de vidrio. S´olo se asomaba a su reflejo por las ma˜ nanas, todas las ma˜ nanas, en su cuarto de ba˜ no. Se enfrentaba al azogue, con los p´arpados pesados y la boca sabiendo todav´ıa al salitre de la noche, para intentar acostumbrarse a su rostro de ahora. Pero no, no avanzaba. Segu´ıa siendo una extra˜ na. A fin de cuentas, tampoco los vampiros pueden contemplar su propia imagen. ” Rosa Montero (El coraz´ on del t´ artaro)

80

i

i i

i


i

i

i

i

Moral martes 22 de junio de 2010 Niebla

“La moral depende de la comprensi´on de los sentimientos de los dem´ as. Si uno carece de visi´on moral – y existe gente de ese tipo – entonces simplemente no ser´a capaz de identificarse con ellos. El dolor, el sufrimiento, la infelicidad de los dem´ as no le parecer´an reales porque no los percibir´ a”. Alexander McCall Smith ( El club filos´ ofico de los domingos )

Defensa de la alegr´ıa s´ abado 28 de agosto de 2010 Niebla

Defender la alegr´ıa como una trinchera defenderla del esc´ andalo y la rutina de la miseria y los miserables de las ausencias transitorias y las definitivas defender la alegr´ıa como un principio defenderla del pasmo y las pesadillas de los neutrales y de los neutrones de las dulces infamias y los graves diagn´ osticos defender la alegr´ıa como una bandera defenderla del rayo y la melancol´ıa de los ingenuos y de los canallas de la ret´ orica y los paros cardiacos de las endemias y las academias defender la aleg´ıa como un destino defenderla del fuego y de los bomberos de los suicidas y los homicidas

81

i

i i

i


i

i

i

i

de las vacaciones y del agobio de la obligaci´ on de estar alegres defender la alegr´ıa como una certeza defenderla del ´ oxido y de la ro˜ na de la famosa p´ atina del tiempo del relente y del oportunismo de los proxenetas de la risa defender la alegr´ıa como un derecho defenderla de dios y del invierno de las may´ usculas y de la muerte de los apellidos y las l´ astimas del azar y tambi´en de la alegr´ıa. (a trini) Mario Benedetti

La vida viernes 10 de septiembre de 2010 Niebla

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. . . Por eso, canta, r´ıe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida. . . . . . antes que el tel´ on baje y la obra termine sin aplausos. ¡Hey, hey, sonr´ıe! m´ as no te escondas detr´ as de esa sonrisa. . . Muestra aquello que eres, sin miedo. Existen personas que sue˜ nan con tu sonrisa, as´ı como yo. ¡Vive! ¡Intenta! La vida no pasa de una tentativa.

82

i

i i

i


i

i

i

i

¡Ama! Ama por encima de todo, ama a todo y a todos. No cierres los ojos a la suciedad del mundo, no ignores el hambre! Olvida la bomba, pero antes haz algo para combatirla, aunque no te sientas capaz. ¡Busca! Busca lo que hay de bueno en todo y todos. No hagas de los defectos una distancia, y si, una aproximaci´ on. ¡Acepta! La vida, las personas, haz de ellas tu raz´ on de vivir. ¡Entiende! Entiende a las personas que piensan diferente a ti, no las repruebes. ¡Eh! Mira. . . Mira a tu espalda, cuantos amigos. . . ¿Ya hiciste a alguien feliz hoy? ¿O hiciste sufrir a alguien con tu ego´ısmo? ¡Eh! No corras. . . ¿Para que tanta prisa? Corre apenas dentro tuyo. ¡Sue˜ na! Pero no perjudiques a nadie y no transformes tu sue˜ no en fuga. ¡Cree! ¡Espera! Siempre habr´ a una salida, siempre brillar´ a una estrella. ¡Llora! ¡Lucha! Haz aquello que te gusta, siente lo que hay dentro de ti.

83

i

i i

i


i

i

i

i

Oye. . . Escucha lo que las otras personas tienen que decir, es importante. Sube. . . Haz de los obst´ aculos escalones para aquello que quieres alcanzar. Mas no te olvides de aquellos que no consiguieron subir en la escalera de la vida. ¡Descubre! Descubre aquello que es bueno dentro tuyo. Procura por encima de todo ser gente, yo tambi´en voy a intentar. ¡Hey! T´ u. . . ahora ve en paz. Yo preciso decirte que. . . TE ADORO, simplemente porque existes. Charles Chaplin

Ahora. . . . . . . viernes 10 de septiembre de 2010 Niebla

Nunca era despu´es, siempre era ahora. Y ahora siempre estaba empezando a ser, y era un comienzo demasiado precioso, demasiado intenso y placentero y nuevo y especial como para desperdiciarlo con tonter´ıas Almudena Grandes (El coraz´ on helado)

84

i

i i

i


i

i

i

i

El sue˜ no del Rey viernes 17 de septiembre de 2010 Niebla

-Ahora est´ a so˜ nando. ¿Con qui´en sue˜ na? ¿Lo sabes? -Nadie lo sabe. -Sue˜ na contigo. Y si dejara de so˜ nar, ¿qu´e ser´ıa de ti? -No lo s´e. -Desaparecer´ıas. Eres una figura de su sue˜ no. Si se despertara ese Rey te apagar´ıas como una vela.

El artista domingo 10 de octubre de 2010 Niebla

Un d´ıa naci´o en su alma el deseo de modelar la estatua del “Placer que dura un instante”. Y march´ o por el mundo para buscar el bronce, pues s´ olo pod´ıa ver sus obras en bronce. Pero el bronce del mundo entero hab´ıa desaparecido y en ninguna parte de la tierra pod´ıa encontrarse, como no fuese el bronce de la estatua del “Dolor que se sufre toda la vida”. Y era ´el mismo con sus propias manos quien hab´ıa modelado esa estatua, coloc´andola sobre la tumba del u ´ nico ser que am´o en su vida. Sobre la tumba del ser amado coloc´o aquella estatua que era su creaci´on, para que fuese muestra del amor del hombre que no muere nunca y como s´ımbolo del dolor del hombre, que se sufre toda la vida. Y en el mundo entero no hab´ıa m´ as bronce que el de aquella estatua. Entonces cogi´o la estatua que hab´ıa creado, la coloc´o en un gran horno y la entreg´ o al fuego. Y con el bronce de la estatua del “Dolor que se sufre toda la vida” model´ o la estatua del “Placer que dura un instante” Oscar Wilde “Poemas en prosa”

85

i

i i

i


i

i

i

i

¿Hombre? ¿Cerdo? martes 12 de octubre de 2010 Niebla

Dos voces gritaban enfurecidas y eran todas iguales. No hab´ıa duda de la transformaci´on ocurrida en la cara de los cerdos. Los animales asombrados pasaron su mirada del cerdo al hombre, y del hombre al cerdo; y nuevamente del cerdo al hombre; pero ya era imposible distinguir quien era uno y quien era otro George Orwell (Rebeli´ on en la granja)

Vivir. . . . . . . mi´ercoles 13 de octubre de 2010 Niebla

“. . . Pero ¿a qu´e llaman vivir? Para m´ı vivir es no tener prisa, contemplar las cosas, prestar oido a las cuitas ajenas, sentir curiosidad y compasi´ on, no decir mentiras, compartir con los vivos un vaso de vino o un trozo de pan, acordarse con orgullo de la lecci´on de los muertos, no permitir que nos humillen o nos enga˜ nen, no contestar que s´ı ni que no sin antes haber contado hasta cien como hac´ıa el Pato Donald. . . Vivir es saber estar solo para aprender a estar en compa˜ n´ıa, y vivir es explicarse y llorar. . . y vivir es re´ırse. . . ” Carmen Mart´ın Gaite (Caperucita en Manhattan)

Sentimientos lunes 18 de octubre de 2010 Niebla

Quiere decir que tenemos palabras de m´as. Quiero decir que tenemos sentimientos de menos. O los tenemos, pero dejamos de usar las palabras que los expresan.

86

i

i i

i


i

i

i

i

Y, en consecuencia, los perdemos. Jos´e Saramago (Ensayo sobre la ceguera)

Cicatrices de la vida mi´ercoles 3 de noviembre de 2010 Niebla

De pronto, de las sombras surgi´ o una lumbre, una serpiente esfumada, y, detr´as, un hombre ceniciento y deshilachado, de cabellos muertos y ojos vivos, le pidi´o una moneda a cambio de una rosa marchita. Tir´o su cigarrillo al suelo y un polvillo de fuego se desprendi´o creando una arco rojo. Mientras le entregaba la flor, el desconocido la mir´o f´ıjamente. – Se˜ nora. . . – le dijo -, se le nota en los ojos una inmensa cicatriz. Ella lo mir´ o interrogante y, sin saber porque, le contest´o. – Es lo u ´nico que me queda. – Pero a´ un no ha sanado, le supura. P´ongale un parche, que por ese agujero se le puede escapar la vida. . . y cr´eame, quedarse sin vida y viva es lo peor que le puede suceder. Angela Becerra (Ella, que todo lo tuvo)

Ojos. . . . . . . lunes 8 de noviembre de 2010 Niebla

No hay nada mas interesante que los ojos. ¿Ya miraste a los ojos de la otra persona? De la persona amada y no amada. Del amigo y del conocido. Del jefe y del compa˜ nero de trabajo. De un ni˜ no y un anciano. Los ojos emiten una energ´ıa que es la misma energ´ıa del alma, por eso son conocidos como las ventanas del alma. Cuando miro en los ojos y dejo que los otros miren en mis ojos, estoy abriendo puertas hacia un mundo de comprensi´on y amor. Pablo Neruda

87

i

i i

i


i

i

i

i

La llama martes 9 de noviembre de 2010 Niebla

Leer es una llama. El libro que estoy leyendo me aguarda ah´ı, en la mesa, apagado. Al leerlo lo enciendo. Si yo no lo encendiera, ´el no brillar´ıa. Los libros no son pel´ıculas: no arden en salas vac´ıas, sin ojos espectadores. Los libros no son m´ usicas: no suenan por error o por descuido, no se escuchan en radios que nadie oye, no hacen ruido de fondo. No son esculturas ni pinturas, tan quietas y abandonadas, tan ellas mismas pese a todo. Los libros son luces apagadas. Mi libro me necesita para encenderse. Ah´ı est´ a, cerrado y en apariencia inofensivo. S´olo en apariencia: deja que alguien lo lea y el libro arda, y ver´as c´omo quema y cu´ anto alumbra. Y cuando as´ı sucede, ni el agua ni el fuego logra extinguirlos: lo saben todos los tiranos. Apagar un libro consiste en no leerlo. Haz este experimento: d´ejalo a merced del viento, que el aire hojee sus p´ aginas. ¿Qu´e sucede? Nada. No se enciende. No pide ser abierto sino le´ıdo. S´olo nosotros podemos encenderlos. La llama que enciende todos los libros est´a en nuestros ojos. Vamos por ah´ı, tan tranquilos, nos despertamos y volvemos a acostarnos, contemplamos la tele o un rostro querido, un espejo o unas nubes, lo vemos todo sin encender nada, s´olo los libros arden con la mirada. No sabemos cu´ antos libros encendemos al cabo del tiempo, cu´antas p´ aginas han ardido bajo nuestros ojos. Si te pones a pensar, no hay nada m´as extra˜ no que leer. Vas leyendo y vas alumbr´andote. Te gusta lo que lees, y te incendias. Jose Carlos Somoza

88

i

i i

i


i

i

i

i

Te regalo un cuento mi´ercoles 1 de diciembre de 2010 Niebla

Te regalo un cuento. Pod´ıa haber sido un paseo por el parque o una canci´on a medio hacer. Una carta de amor, un capuccino en tu plaza favorita o un truco de magia sin ensayar apenitas. Pero no. Quer´ıa que fuera un cuento. No para despu´es de hacer el amor ni para que nos echemos de menos. No para que suene el Adaggieto de la quinta de Mahler, ni nada por el estilo. Te regalo un cuento para que puedas hacerlo tuyo dibuj´andole una narizota, para que lo compartas con tu vecina de escalera o con tu gato. Para que elijas la banda sonora que te apetece que suene de fondo mientras lo lees. Yo tengo mis canciones para escribirte. Tu las tuyas para leerme. Te regalo un cuento para que puedas llevarlo contigo, dobladito en el bolso, o entre las p´aginas de un libro de Benedetti. Para que cuando te enfades conmigo puedas estrujarlo y hacer con ´el una pelota de papel, arrojarlo por la ventana y mirar complacida c´ omo lo atropella un autob´ us. Para que lo fotocopies mil veces y le entregues una copia a quien m´as te apetezca. Para que envuelvas con ´el una manzana o para colgarlo en tu pared. Para que le claves alfileres los d´ıas en los que me matar´ıas. O para apuntar encima del t´ıtulo el tel´efono de tu banco. Te regalo un cuento improvisado. De esos que empiezas a escribir sin pensar y que no sabes cu´ ando acaban. Te regalo esta noche y todas las dem´ as. Te ofrezco mi sonrisa non stop, sin conservantes ni colorantes. A´ un a riesgo de poder ser acusado de alevos´ıa y nocturnidad, y aunque puedan encontrarse muchos m´ as agravantes. Te dejo abierta la ventana para que te cueles, para que me esp´ıes ´esta noche. Para que me veas sin que te vea. Para que me cuides un poco sin que yo lo sepa.

89

i

i i

i


i

i

i

i

Te regalo una idea. El concepto m´ as hermoso de complicidad, un escenario vac´ıo en el que buscar la manera de encontrarse. Te regalo un cuento que habla de amigos y de sue˜ nos, de noches de verano pegajosas, de m´ı mismo mientras me imagino tu cuarto desde lo alto del cielo, antes de lanzarme en picado sobre tu almohada. De kamikazes que se estrellan en tus brazos y que no vuelven a despegar, ni falta que les hace. Te regalo el kit completo de cari˜ no, el malet´ın m´agico con el que jugabas de ni˜ na a maquillar mu˜ necas y cocinar guisos de plastilina mientras yo fabricaba dinamita con el Quimicefa. Te regalo un cuento indeterminado sin pies ni cabeza, sin trama ni desenlace final, sin argumentos y sin actores de reparto. Sin moraleja. Y si la tiene, que s´ olo t´ u la conozcas. Lo u ´ nico que necesitas es apagar la luz, cerrar los ojos y la puerta de tu habitaci´ on, no necesariamente en ese orden. Dejar que te lea al o´ıdo, olvidarte de las facturas y del telediario. Quererme un poco m´as que hace cinco minutos y hac´ermelo saber, de alguna manera. Te regalo un deseo. Llenarte de unas ganas locas de re´ır y de que salgas corriendo en busca de una diadema bonita para el pelo. Que necesites llamarme y te encuentres pidi´endome que apague la luz, que cierre mi puerta y entonces, empieces a leer el mismo cuento que est´as leyendo ahora. Y ojal´a no podamos dejar de llamarnos cada noche, para contarnos el mismo cuento. Toda una vida. Un cuento para llevarte de viaje, y para leerle a tus hijos y a los m´ıos, a tus nietos y a mi abuela. A las calles y a los parques. Te regalo un cuento sin papel de colores ni un “espero que te guste”. Sin aplicar el IVA y sin descuento por pronto pago. Un cuento que habla de ti y de m´ı, que pueda leerse cualquier d´ıa del a˜ no, a cualquier hora, sea cual sea tu estado de a´nimo o tu sabor favorito de helado. Te regalo este cuento.

Jorge Gonzalvo D´ıaz

90

i

i i

i


i

i

i

i

. . . . . . Y no dije nada martes 7 de diciembre de 2010 Niebla

Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los jud´ıos y no dije nada porque yo no era jud´ıo. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los cat´olicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por m´ı, pero para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada. Martin Niemoller

No creais. . . s´ abado 29 de enero de 2011 Niebla

No cre´ais en nada simplemente porque lo diga la tradici´on, ni siquiera aunque muchas generaciones de personas nacidas en muchos lugares hayan cre´ıdo en ello durante muchos siglos. No cre´ ais en nada por el simple hecho de que muchos lo crean o finjan que lo creen. No cre´ais en nada s´olo porque as´ı lo hayan cre´ıdo los sabios en otras ´epocas. No cre´ ais en lo que vuestra propia imaginaci´on os propone cayendo en la trampa de pensar que Dios os inspira. No cre´ ais en lo que dicen las Sagradas Escrituras s´olo porque ellas lo digan. No cre´ ais a los sacerdotes ni a ning´ un otro ser humano.

91

i

i i

i


i

i

i

i

Creed u ´ nicamente en lo que vosotros mismos hab´eis experimentado, verificado y aceptado despu´es de someterlo al dictamen de la raz´ on y a la voz de la conciencia Siddharta Gautama Buda

Cerdos. . . . lunes 31 de enero de 2011 Niebla

Chicken a la Carte domingo 20 de febrero de 2011 Niebla

View this movie at cultureunplugged.com5 Esta pel´ıcula fue la ganadora en un festival de cine en Alemania. . . dura 6 minutos Sin palabras. . . . . . .. no son necesarias. . . . . . ¿no crees?

Familia lunes 21 de febrero de 2011 Niebla

“El v´ınculo que te une a tu verdadera familia no es el de la sangre, es el del respeto y la alegr´ıa que t´ u sientes por las vidas de ellos, y ellos por la tuya. Muy raramente los miembros de una familia crecen bajo el mismo techo” Richard Bach 5 http://www.cultureunplugged.com/play/1081/Chicken-a%20la%20Carte

92

i

i i

i


i

i

i

i

Comparaciones martes 22 de febrero de 2011 Niebla

En la ribera sur que hay al otro lado del mismo Mare Nostrum en el que nos ba˜ namos todos los veranos, las masas urbanas y los universitarios en paro de los pa´ıses ´ arabes nos est´an dando una lecci´on de civismo, al arriesgar su integridad f´ısica reclamando libertad, derechos, democracia y lucha contra la corrupci´on. Lo cual nos llena de orgullo a los europeos, por cuanto tiene de reconocimiento de la superior legitimidad de nuestros sistemas pol´ıticos por parte de nuestros ancestrales adversarios hist´oricos (desde la expansi´ on del islam y las Cruzadas hasta el demasiado reciente colonialismo). Pero si contemplamos la cuesti´on con mayor distanciamiento cr´ıtico, prescindiendo de prejuicios etnoc´entricos, deberemos reconocer que nuestro complejo de superioridad parece del todo desenfocado. ¿Seguro que nuestras decadentes democracias son ´eticamente superiores a sus cleptocracias autoritarias? Pero entonces, ¿por qu´e las hemos venido apoyando, y continuaremos haci´endolo con las dictaduras que sobrevivan, pese a cuanto ahora digamos con c´ınica hipocres´ıa? ¿No ser´a que en el fondo nuestros sistemas son demasiado parecidos a los suyos, por impecablemente democr´atica que sea nuestra fachada jur´ıdica? Al plantear esa inquietante posibilidad cabe llegar a una desalentadora sospecha, y es que los manifestantes a´rabes quiz´a est´en pecando de ingenuos, si piensan que la democracia de estilo europeo les va a redimir y salvar de su actual desesperaci´on pol´ıtica. Es posible que mis sospechas sean demasiado exageradas, pues lo que parece seguro es que la juventud a´rabe envidia desde luego todas nuestras libertades. Ahora bien, aqu´ı tambi´en podr´ıamos decir como Lenin: ¿libertad para qu´e? Es verdad que nuestros universitarios est´an casi tan desempleados como los suyos, y si quieren medrar tambi´en tienen que emigrar a Reino Unido (los m´edicos) o a Alemania (los ingenieros). Pero al menos, nuestros j´ovenes gozan de toda clase de libertades. Una libertad que no invierten en masivas manifestaciones para reclamar el fin de la corrupci´on y la reforma del injusto sistema pol´ıtico, como hacen los j´ovenes a´rabes, sino que la gastan en masivos

93

i

i i

i


i

i

i

i

botellones (¡incluso en el Paraninfo de la Universidad Complutense!) o masivas descargas ilegales de m´ usica y cine gratuitos, mientras esperan sine die que sus familias o las autoridades les busquen empleo fijo. Ya s´e que estoy cayendo en la demagogia, pero es que hay cosas indignantes. Y para evitar la ca´ıda en estas comparaciones odiosas, tratemos de hacer otras que resulten m´as justas. La comparaci´on entre los sistemas sociales del norte y del sur del Mediterr´aneo arroja abismales diferencias tanto demogr´aficas (g´enero, familia y estructura de la poblaci´on) como econ´omicas (estructura productiva y distribuci´ on de la renta) y educativas (alfabetizaci´on, escolarizaci´ on, secularizaci´ on). Pero en materia de sistemas pol´ıticos las semejanzas subterr´ aneas son demasiado insidiosas como para pasarlas por alto. La u ´nica diferencia, aunque muy significativa, es el grado de limpieza, pluralismo y libertad de las elecciones presidenciales y legislativas. Al norte del Mediterr´aneo hay aut´entica incertidumbre electoral, pues nunca se sabe qui´en va a ocupar el poder tras vencer en los comicios. Mientras que en el sur, en cambio, las elecciones est´an ama˜ nadas y no alteran el acceso al poder (exactamente igual que en la Restauraci´on de C´anovas de hace un siglo, que tanto enorgullece a la derecha espa˜ nola). De ah´ı que, con arreglo a la definici´ on minimalista (o electoral) de la democracia, podamos decir que nuestros sistemas son plenamente democr´ aticos y los del Magreb no lo son. Pero en todo lo dem´as, y sobre todo por cuanto afecta al ejercicio ordinario del poder efectivo, nuestros sistemas pol´ıticos son demasiado parecidos. Solo citar´e cinco rasgos an´alogos: 1) la poblaci´ on no se siente en absoluto representada por una clase pol´ıtica que se comporta como una casta predatoria o parasitaria; 2) el poder siempre se ejerce en beneficio privado de sus redes clientelares con excluyente sectarismo; 3) los niveles de flagrante corrupci´on pol´ıtica son ciertamente escandalosos dada su patente impunidad; 4) no existe imperio de la ley ni cultura de la legalidad porque la justicia est´a politizada y subordinada al poder pol´ıtico; y 5) las instituciones carecen de autoridad leg´ıtima porque el poder siempre est´ a personalizado a escala tanto estatal (presidencialismo) como local (caciquismo). Y para advertir estas inquietantes semejanzas no hay m´as que comparar a Gadafi con Berlusconi o a Ben Ali con Camps: la diferencia es que los magreb´ıes

94

i

i i

i


i

i

i

i

ya se han hartado de sus dirigentes mientras que los italianos o los valencianos todav´ıa los reeligen con indulgencia plenaria. Enrique Gil Calvo (el Pa´ıs 21/02/2011)

Adagio in G Minor (Albinoni) martes 8 de marzo de 2011 Niebla

¡Me gusta! . . . .. ¿C´ omo decir . . . ? ¡Me gusta!

A los amigos. jueves 10 de marzo de 2011 Niebla

No puedo darte soluciones para todos los problemas de la vida, Ni tengo respuestas para tus dudas o temores Pero puedo escucharte y compartirlo contigo No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro. Pero cuando me necesites estar´e junto a ti. No puedo evitar que tropieces. Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes y no caigas. Tus alegr´ıas, tus triunfos y tus ´exitos no son m´ıos. Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz. No juzgo las decisiones que tomas en la vida. Me limito a apoyarte, a estimularte y a ayudarte si me lo pides. No puedo trazarte l´ımites dentro de los cuales debes actuar, Pero s´ı te ofrezco el espacio necesario para crecer. No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te parta el coraz´ on. Pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos para armarlo de nuevo. No puedo decirte quien eres ni quien deber´ıas ser.

95

i

i i

i


i

i

i

i

Solamente puedo amarte como eres y ser tu amigo. En estos d´ıas pens´e en mis amigos y amigas, entre ellos, apareciste tu. No estabas arriba, ni abajo ni en medio. No encabezabas ni conclu´ıas la lista. No eras el n´ umero uno ni el n´ umero final. Y tampoco tengo la pretensi´on de ser el primero, el segundo o el tercero de tu lista. Basta que me quieras como amigo. Gracias por serlo. Jorge Luis Borges

Silencio domingo 13 de marzo de 2011 Niebla

Contemplamos el mundo que nos rodea en silencio. Hemos tardado toda una vida para aprender a hacerlo. Al parecer, s´ olo los viejos son capaces de estar juntos sin decir nada y sentirse bien. Los jovenes, impulsivos e impacientes, siempre rompen el silencio. Es una l´astima, pues el silencio es puro. El silencio es sagrado. Une a las personas, porque s´olo aquellos que se sienten c´omodos con la compa˜ n´ıa del otro pueden estar juntos sin hablar. Es una gran paradoja. “The Notebook” de Nicholas Sparks

Cambio en Grita.org mi´ercoles 23 de marzo de 2011 Niebla

Hoy me gustar´ıa contaros que Grita.org ha cambiado. Los cambios han sido no s´ olo en su aspecto, sino tambi´en su filosof´ıa. Se trata de que sea una p´agina mucho m´as participativa, donde los visitantes, podeis dejar vuestra opini´ on, es decir, que tambi´en podeis

96

i

i i

i


i

i

i

i

gritar ( y se espera que lo hagais), podeis uniros a su red social y sus foros, asi como las opciones habituales en toda red social (red de amigos, mensajes de actividad entre la red de amigos, mensajes privados entre red de amigos, perfil personalizado. . . etc.). Voy a recuerar las musas, s´e que tienen muchos seguidores. Ir´e posteando tanto las antiguas musas, como nuevas, con la diferencia de que en esta nueva versi´ on, podeis dejar vuestros comentarios. En fin. . . . que ya os ir´e contando las novedades a medida que las vaya subiendo y espero veros por all´ı.

Recuerdos. . . jueves 24 de marzo de 2011 Niebla

Donde el coraz´ on te lleve viernes 25 de marzo de 2011 Niebla

Qu´edate quieta, en silencio, y escucha a tu coraz´on. Y cuando te hable, lev´ antate y ve donde ´el te lleve.

97

i

i i

i


i

i

i

i

Y luego cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cu´al escojer, no te metas en uno cualquiera al azar: si´entate y aguarda. Susanna Tamaro (Donde el coraz´ on te lleve)

L´ıderes. . . viernes 25 de marzo de 2011 Niebla

La vida. . . domingo 27 de marzo de 2011 Niebla

La vida deber´ıa ser como un calendario. Cada d´ıa se deber´ıa poder arrancar una p´agina para iniciar otra en blanco. Pero la vida es como

98

i

i i

i


i

i

i

i

la capa geol´ogica. Todo se acumula, todo influye. Todo contribuye. Y el aguacero de hoy puede suponer el terremoto de ma˜ nana. Luc´ıa Etxebarria – Amor, curiosidad, prozac y dudas

Realidad. . . falsedad. . . domingo 27 de marzo de 2011 Niebla

99

i

i i

i


i

i

i

i

Inteligencia. . . bestialidad. . . domingo 3 de abril de 2011 Niebla

Niebla domingo 3 de abril de 2011 Niebla

Los hombres no sucumbimos a las grandes penas ni a las grandes alegr´ıas, y es porque esas penas y esas alegr´ıas vienen embozadas en una inmensa niebla de peque˜ nos incidentes. y la vida es esto, la niebla. La vida es una nebulosa. Ahora surge de ella Eugenia. ¿Y qui´en es Eugenia? Ah, caigo en la cuenta de que hace tiempo la andaba buscando. Y mientras yo la buscaba ella me ha salido al paso. Miguel de Unamuno. Niebla

100

i

i i

i


i

i

i

i

El mago. . . El pol´ıtico viernes 8 de abril de 2011 Niebla

Casualidades s´ abado 9 de abril de 2011 Niebla

Nuestra vida cotidiana es bombardeada por casualidades, m´as exactamente por encuentros casuales de personas y acontecimientos que se llaman coincidencias. Coincidencia significa que dos acontecimientos inesperados ocurren al mismo tiempo, que se encuentran: Tom´as aparece en el restaurante y al mismo tiempo suena la m´ usica de Beethoven. La gente no se percata de la inmensa mayor´ıa de estas coincidencias. Si en el restaurante hubiera estado el carnicero en lugar de Tom´as, Teresa no se hubiera dado cuenta de que en la radio sonaba Beethoven (aunque el encuentro entre un carnicero y Beethoven es tambi´en una interesante coincidencia). . . Milan Kundera (La insoportable levedad del ser)

101

i

i i

i


i

i

i

i

Beethoven Symphony 7 + Hubble images domingo 10 de abril de 2011 Niebla

No me he podido resistir. . .

No se trata de hablar martes 12 de abril de 2011 Niebla

No se trata de hablar, ni tampoco de callar: se trata de abrir algo entre la palabra y el silencio. Quiz´ a cuando transcurra todo, tambi´en la palabra y el silencio, quede esa zona abierta como una esperanza hacia atr´ as. Y tal vez ese signo invertido constituya un toque de atenci´ on para este mutismo ilimitado donde palpablemente nos hundimos. Roberto Juarroz

102

i

i i

i


i

i

i

i

Querer. . . vivir. . . domingo 17 de abril de 2011 Niebla

Pasiones lunes 18 de abril de 2011 Niebla

Las pasiones humanas son un misterio, y a los ni˜ nos les pasa lo mismo que a los mayores. Los que se dejan llevar por ellas no pueden explic´arselas, y los que no las han vivido no pueden comprenderlas. Hay hombres que se juegan la vida para subir a una monta˜ na. Nadie, ni siquiera ellos, puede explicar realmente por qu´e. Otros se arruinan para conquistar el coraz´ on de una persona que no quiere saber nada de ellos. Otros se destruyen a s´ı mismos por no saber resistir los placeres de la mesa. . . o de la botella. Algunos pierden cuanto tienen para ganar en un juego de azar, o lo sacrifican todo a una idea fija que jam´as podr´ a realizarse. Unos cuantos creen que s´olo ser´an felices en alg´ un lugar distinto, y recorren el mundo durante toda su vida. Y unos pocos no descansan hasta que consiguen ser poderosos. En resumen: hay tantas pasiones distintas como hombres distintos hay. Michael Ende (La Historia Interminable)

103

i

i i

i


i

i

i

i

Coraz´ on lunes 18 de abril de 2011 Niebla

No rechaces los sue˜ nos por ser sue˜ nos. . . jueves 21 de abril de 2011 Niebla

No rechaces los sue˜ nos por ser sue˜ nos. Todos los sue˜ nos pueden ser realidad, si el sue˜ no no se acaba. La realidad es un sue˜ no. Si so˜ namos que la piedra es la piedra, eso es la piedra. Lo que corre en los r´ıos no es un agua, es un so˜ nar, el agua, cristalino. La realidad disfraza su propio sue˜ no, y dice: ”Yo soy el sol, los cielos, el amor.” Pero nunca se va, nunca se pasa, si fingimos creer que es m´ as que un sue˜ no. Y vivimos so˜ n´ andola. So˜ nar es el modo que el alma tiene para que nunca se le escape lo que se escapar´ıa si dejamos

104

i

i i

i


i

i

i

i

de so˜ nar que es verdad lo que no existe. S´ olo muere un amor que ha dejado de so˜ narse hecho materia y que se busca en tierra. Pedro Salinas

Cosas. . . jueves 21 de abril de 2011 Niebla

Depende. . . s´ abado 30 de abril de 2011 Niebla

Hay algo extraordinario en todos los idiomas del mundo. Se trata de la palabra “depende”. Es muy u ´til, y deber´ıamos aprender a utilizarla convenientemente. Cuanto m´as, mejor. Sirve para ir eliminando prejuicios. Es una palabra perfecta para desencasillar. ¿Son malas las moralejas? Depende. ¿Queda bien que un escritor, o cualquiera que invente una historia, introduzca en su relato una conclusi´ on moral?. Depende. Juan Carlos Ortega. (Buenos d´ıas S´ ocrates)

105

i

i i

i


i

i

i

i

Atajos. . . s´ abado 30 de abril de 2011 Niebla

It’s a beautiful day and i can’t see it ! martes 3 de mayo de 2011 Niebla

Cuervo blanco jueves 5 de mayo de 2011 Niebla

“El hecho de que jamas se haya visto, no quita la posibilidad de que en alguna parte del mundo exista un cuervo blanco” Jostein Gaarder. (El mundo de Sof´ıa)

106

i

i i

i


i

i

i

i

Compa˜ n´ıa. . . martes 10 de mayo de 2011 Niebla

Creo que disfruto de la compa˜ n´ıa de personas inquisitivas, sobre todo si son perceptivas. Hacen que, a menudo, descubra m´as de misma.

Seres originales s´ abado 14 de mayo de 2011 Niebla

No permitas. . . s´ abado 14 de mayo de 2011 Niebla

“No permitas que se extinga tu fuego, chispa a chispa, cada una de ellas irreemplazable, en los pantanos sin esperanza de lo aproximado, lo casi, lo no a´ un, lo nunca jam´ as. No permitas que perezca el h´eroe que llevas en tu alma, en solitaria frustraci´on por la vida que merec´ıas pero que nunca pudiste alcanzar. Revisa tu ruta y la naturaleza de tu batalla. El mundo que deseas puede ser ganado, existe, es real y posible; es tuyo.” Ayn Rand

107

i

i i

i


i

i

i

i

El mejor regalo. . . . . . domingo 15 de mayo de 2011 Niebla

Siempre he pensado que los mejores regalos son los personalizados y siempre, los regalos de mis hijos, por el d´ıa de la madre, tengan los a˜ nos que tengan. . . . . . . . . ¡¡Son los mejores!! :)

Democracia Real Ya mi´ercoles 18 de mayo de 2011 Niebla

Jose Luis Sampedro escribe a Democracia Real Ya Queridos amigos: Ante la imposibilidad de asistir a vuestra convocatoria, deseo con estas l´ıneas manifestar mi adhesi´on a la iniciativa ¡Democracia real ya! Naturalmente interpretando la palabra “real” como adjetivo referido a realidad y no a realeza. Hace unos meses me un´ı a St´ephan Hessel prologando su panfleto Indignaos. Era un llamamiento a no aceptar sin m´as la tiran´ıa del

108

i

i i

i


i

i

i

i

poder financiero y el abandono de los valores que encarnaba nuestra civilizaci´ on (Europa). Poco despu´es, Rosa Mar´ıa Artal tom´ o el relevo y bajo el t´ıtulo Reacciona nos invit´o a unos cuantos estudiosos a profundizar en las razones para actuar frente a la crisis econ´omica, pol´ıtica y social del sistema. Ahora es vuestro turno, mucho m´as importante. Me ilusiona ver que los receptores del mensaje, muy certeramente, hab´eis comprendido que no basta con indignarse, que es necesario convertir la indignaci´on en resistencia y dar un paso m´ as. El momento hist´orico impone la acci´on, la movilizaci´on, la protesta, la rebeli´on pac´ıfica. El llamamiento a indignarse no debe quedarse en un best-seller f´acilmente digerible por el sistema y as´ı lo est´ ais demostrando con esta convocatoria. Por eso me adhiero a vuestras reivindicaciones, hago m´ıo el manifiesto, me solidarizo y deseo un clamoroso 15-M. Pero sobre todo, os animo a avanzar en la lucha hacia una vida m´ as humana. Los medios oficiales no se van a volcar con vosotros y encontrar´eis muchos obst´aculos en el camino, pero est´a en juego vuestro futuro. El 15 de mayo ha de ser algo m´as que un oasis en el desierto; ha de ser el inicio de una ardua lucha hasta lograr que, efectivamente, ni seamos ni nos tomen por “mercanc´ıa en manos de pol´ıticos y banqueros”. Digamos NO a la tiran´ıa financiera y sus consecuencias devastadoras. Jos´e Luis Sampedro v´ıa Democracia Real YA! Madrid: Jose Luis Sampedro escribe a Democracia Real Ya6 .

Acampada Puerta del sol mi´ercoles 18 de mayo de 2011 Niebla

6 http://democraciarealyamadrid.blogspot.com/2011/05/jose-luis-

←-

sampedro-escribe-democracia.html

109

i

i i

i


i

i

i

i

Democracia real ¡Ya! domingo 22 de mayo de 2011 Niebla

Democracia real YA!7 on Dipity8 .

Necesidad y sed mi´ercoles 8 de junio de 2011 Niebla

” Si hoy me preguntaran en qu´e se reconoce el amor, si tuviera que establecer un diagn´ostico de lo que es el amor, dir´ıa: “En primer lugar, la necesidad de la presencia”. Y digo bien: necesidad, tan absoluta, tan vital como una necesidad f´ısica. “Despu´es, la sed de comunicarse.” La sed de comunicarse consigo mismo y con el otro, porque uno se encuentra tan maravillado, tiene tal seguridad de estar viviendo un milagro, tanto miedo de perder algo que jam´ as hab´ıa esperado, que la suerte no le deb´ıa y quiz´a le dio por distracci´on, que a todas horas se experimenta la necesidad de tranquilizarse y, para tranquilizarse, de comprender. ” Georges Simenon

7 http://www.dipity.com/julioesteban/Democracia-real-YA/ 8 http://www.dipity.com/

110

i

i i

i


i

i

i

i

Imposibles mi´ercoles 8 de junio de 2011 Niebla

Buscar. . . mi´ercoles 15 de junio de 2011 Niebla

Cuando alguien busca-dijo Siddhartha-, suele ocurrir que sus ojos s´olo ven aquello que anda buscando, y ya no logra encontrar nada ni se vuelve receptivo a nada porque s´ olo piensa en lo que busca, porque tiene un objetivo y se halla pose´ıdo por ´el. Buscar significa tener un objetivo. Pero encontrar significa ser libre, estar abierto, carecer de objetivos. Herman Hesse-Siddharta

111

i

i i

i


i

i

i

i

Siempre he pensado que soy una persona afortunada domingo 19 de junio de 2011 Niebla

Hay etapas en la vida que parece que brillan. Son etapas en las que a´ un a pesar de mil cosas, hay mucho de bueno. Hay personas muy especiales en mi vida, que se preocupan por mis necesidades, que hacen que me sienta muy querida, aparecen nuevas personas de manera inesperada que hacen que me levante con una gran sonrisa y vuelva luego a casa con otra, quiz´as, a´ un mayor. El jueves 9, fue uno de esos d´ıas que siento que esto es cierto, que soy una persona muy, muy afortunada y tengo que confesar, que, cosa rara, por primera vez en a˜ nos, un regalo inesperado me hizo llorar. ¿C´ omo decir. . . ?. . . . . . ..¡Gracias, gracias por estar en mi vida! Un regalo inolvidable9 on Prezi10

Lenguajes. . . mi´ercoles 22 de junio de 2011 Niebla

9 http://prezi.com/prngbaai-x5s/un-regalo-inolvidable/ 10 http://prezi.com

112

i

i i

i


i

i

i

i

Satisfacciones jueves 30 de junio de 2011 Niebla

La primera mirada por la ventana al despertarse, el viejo libro vuelto a encontrar, rostros entusiasmados, nieve, el cambio de las estaciones, el peri´odico, el perro, la dial´ectica, ducharse, nadar, m´ usica antigua, zapatos c´omodos, comprender, m´ usica nueva, escribir, plantar, viajar, cantar, ser amable. . . Bertolt Brecht (Satisfacciones)

Queda prohibido s´ abado 2 de julio de 2011 Niebla

Queda prohibido llorar sin aprender, Levantarte un d´ıa sin saber que hacer, Tener miedo a tus recuerdos. Queda prohibido no sonre´ır a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sue˜ nos. Queda prohibido no demostrar tu amor, Hacer que alguien pague tus deudas y el mal humor. Queda prohibido dejar a tus amigos, no intentar comprender lo que vivieron juntos, llamarles solo cuando los necesitas. Queda prohibido no ser t´ u ante la gente, fingir ante las personas que te importan, hacerte el gracioso con tal de que te recuerden, olvidar a toda la gente que te quiere. Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo, no creer en dios y hacer tu destino,

113

i

i i

i


i

i

i

i

tener miedo a la vida y a sus compromisos, no vivir cada d´ıa como si fuera un u ´ltimo suspiro. Queda prohibido echar a alguien de menos sin alegrarte, olvidar sus ojos, su risa, todo porque sus caminos han dejado de abrazarse, olvidar su pasado y pagarlo con su presente. Queda prohibido no intentar comprender a las personas, pensar que sus vidas valen mas que la tuya, no saber que cada uno tiene su camino y su dicha. Queda prohibido no crear tu historia, No tener un momento para la gente que te necesita, No comprender que lo que la vida te da, tambi´en te lo quita. Queda prohibido no buscar tu felicidad, No vivir tu vida con una actitud positiva, No pensar en que podemos ser mejores, No sentir que sin ti este mundo no seria igual. Alfredo Cuervo Barrero

An´ alisis domingo 3 de julio de 2011 Niebla

114

i

i i

i


i

i

i

i

Crueldad mi´ercoles 6 de julio de 2011 Niebla

El hombre puede ser infinitamente cruel con su semejante. Puede ser cruel sin conocer al pr´ ojimo, sin haberle visto el rostro o sostenido su mirada. Puede ser cruel por decisi´ on soberana y aut´ onoma. como si ese pr´ ojimo no fuera un espejo. Cuando destruye al espejo, se destruye a si mismo. Mario Benedetti, “La Borra del Caf´e”

Fan´ atico viernes 8 de julio de 2011 Niebla

115

i

i i

i


i

i

i

i

Con el tiempo. . . mi´ercoles 13 de julio de 2011 Niebla

Despu´es de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compa˜ n´ıa no significa seguridad, y uno empieza a aprender. . . que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de ma˜ nana es demasiado inseguro para planes. . . y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad. Y despu´es de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calor del sol quema. As´ı que uno planta su propio jard´ın y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende. . . y con cada d´ıa uno aprende. Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querr´as volver a tu pasado. Con el tiempo comprendes que s´olo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

116

i

i i

i


i

i

i

i

Con el tiempo te das cuenta de que si est´as al lado de esa persona s´olo por acompa˜ nar tu soledad, irremediablemente acabar´as deseando no volver a verla. Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se ver´a rodeado s´ olo de amistades falsas. Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida. Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es s´ olo de almas grandes. Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jam´as volver´a a ser igual. Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible. Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrir´a las mismas humillaciones o desprecios, multiplicados al cuadrado. Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionar´ a que al final no sean como esperabas. Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante. Con el tiempo ver´as que aunque seas feliz con los que est´an a tu lado, a˜ norar´as terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado. Con el tiempo aprender´as que intentar perdonar o pedir perd´on, decir que amas, decir que extra˜ nas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba, ya no tiene ning´ un sentido. Autor desconocido

117

i

i i

i


i

i

i

i

Ilusiones. . . domingo 17 de julio de 2011 Niebla

Todos los seres, todos los acontecimientos de tu vida, est´an ah´ı porque t´ u los haz convocado. De ti depende lo que resuelvas hacer con ellos. Nunca te conceden un deseo sin concederte tambi´en la facultad de convertirlo en realidad. Sin embargo es posible que te cueste trabajo.” Richard Bach (Ilusiones)

118

i

i i

i


i

i

i

i

El u ´ltimo recurso viernes 22 de julio de 2011 Niebla

En los malos momentos, no os pong´ais a llorar, porque os har´ an callar con la limosnita de un poco de pan. En los malos momentos, decid que no entend´eis. Y tras escuchar, decid, porque es verdad, que segu´ıs sin entender. Cuando os digan: «Caridad», vosotros decid: «Justicia», porque ped´ıs lo que es vuestro, no descanso de conciencia para los que dormitan. Cuando os digan que el problema va a estudiarse, salid gritando a la calle las razones que los justos llamar´ an irracionales. Gabriel Celaya

119

i

i i

i


i

i

i

i

En busca de la felicidad martes 26 de julio de 2011 Niebla

Merece la pena o織覺r esta entrevista hecha a Enrique rojas, en la que trata sobre la felicidad

Disidentes jueves 28 de julio de 2011 Niebla

Los abruptos pueden ser violentos tozudos y hasta sectarios pero los exabruptos

120

i

i i

i


i

i

i

i

son siempre resentidos. M. Benedetti

Miedo. . . martes 2 de agosto de 2011 Niebla

El temor a lo desconocido pone a los hombres en una actitud mental favorable a todas las maldades y a todas las violencias. La imaginaci´on del ignorante forja los mitos que lo hacen esclavo, paralizando su voluntad con las cadenas del terror supersticioso. EL hombre turbado por el miedo pierde el deseo de conocer la verdad y poco a poco, intoxicada su fantas´Ĺa por los errores que ella misma inventa, llega a odiar la verdad. Jos´e Ingenieros

121

i

i i

i


i

i

i

i

Juicios. . . .. viernes 5 de agosto de 2011 Niebla

Nunca me ha gustado juzgar a mis semejantes, fundamentalmente por dos razones: la primera, porque mi experiencia me ense˜ na que son las personas m´as deficientes y mezquinas las que tienen mayor soltura para calificar la condici´ on ajena; y la segunda, porque soy consciente de mis propias faltas y he tenido que aprender a convivir con ellas, lo que mal me faculta para ser demasiado severa con las de los dem´as. Creo que pocas frases encierran a la vez tanta belleza, humanidad y sabidur´ıa como aquellas del evangelio de Mateo: “No juzgu´eis si no quer´eis ser juzgados, pues la misma medida que apliqu´eis a otros, a vosotros se os aplicar´ a”. Lorenzo Silva (El blog del inquisidor)

122

i

i i

i



hdgh