Page 1


Monumento a los CaĂ­dos en Malvinas - RĂ­o Gallegos

Cenotafio - Mar del Plata


MALVINAS

Impreso en Imprenta DE CESARE

Sigue la ocupación británica en el MAR ARGENTINO; recordemos que desde febrero opera en aguas cercanas a Malvinas la “Ocean Guardian”, plataforma submarina empleada por distintas empresas petroleras; se ha anunciado que en los próximos meses operará la “Erik Raude”, una plataforma petrolera semisumergible de origen chino, que opera hasta 10.000 pies de profundidad. Las informaciones respecto del rédito comercial de la extracción de petróleo en la zona, son contradictorias, desde el anuncio que nuestro mar posee en su lecho, la capacidad potencial de suministrar más de 60.000 millones de barriles de petróleo; se contradice con lo anunciado por las distintas petroleras que actúan en el día de hoy. Recordemos que operan seis empresas con inversiones importantes: Desire Petroleum, Rock Hooper Exploration, BHP Billiton, asociada a Falkland Oil And Gas Ltd., Argos Resources, Bordesrs & Southern Petroleum. La acción la desarrollan en las 200 millas de mar que rodean a Malvinas, tomadas unilateralmente a partir de 1986. Hasta ese año, Gran Bretaña sumaba a la ocupación histórica de Malvinas, 12 millas marítimas a su alrededor. Es trascendente que Argentina, junto a los reclamos diplomáticos ante los distintos organismos internacionales (Naciones Unidas, Organización de Estados Americanos, Organización Marítima Internacional), diseñe políticas a largo plazo, junto a sus socios solidarios del continente que han mostrado un admirable compromiso respecto de nuestro reclamo de soberanía. Ellos nos darán la fuerza y la decisión de no favorecer estas acciones, que les deben resultar costosas a los usurpadores y operativamente dificultosas, si los puertos de nuestro continente se cierran para su abastecimiento y reacondicionamiento necesario, en las más de 14.000 millas marítimas de travesía de estas pesadas plataformas. A la política del reclamo diplomático, que no debemos abandonar, debemos -dentro de la leycausar daños económicos a quienes sobrepasan nuestros derechos. Ellos saben de intereses, siempre evalúan costos y beneficios. Como el 20 de noviembre de 1845, ante la férrea defensa nacional de nuestros ríos, a la flota anglo-francesa, la más importante de la época, se les hizo dificultoso penetrar el Paraná, y no cumplir satisfactoriamente con sus propósitos comerciales y de intervención territorial. Lo que trajo como consecuencia que finalmente, al año siguiente, reconozcan la soberanía nacional de la Argentina sobre sus ríos. No somos inocentes. Detrás del comercio, también está la pretensión estratégica de controlar la entrada hacia el continente antártico; la historia, la geografía y más de 200 argentinos en 6 bases permanentes atestiguan nuestra soberanía. La publicación del mapa bicontinental de la Argentina, por ley 26651 y votado por la Honorable Cámara de Senadores el 20/10/2010, es un aliciente positivo; pero los usurpadores nos miden por la capacidad de definición sobre cuestiones estratégicas, el daño comercial sobre ellos, es imprescindible. Hasta que esto no se produzca, junto a la concientización patriótica del conjunto y de las nuevas generaciones, los mares del sur, sus tierras, sus hielos y el sacrificio de 649 héroes, quedarán muy lejos. Dr. Miguel Ángel Ríos


X

En varias oportunidades hemos destacado que la Causa Malvinas, que ya lleva más de 500 años de historia jurídica, además de ser de la Nación Argentina, trasciende mucho más allá y, entre otras particularidades, su carácter es también Latinoamericano. Así fue entendido por casi todos los países del continente cuando se atravesó una de las etapas de esa Causa, la de la recuperación del ejercicio pleno de la soberanía argentina en las islas en 1982 entre el 2 de abril y el 14 de junio de ese año. Las documentaciones obrantes en los organismos internacionales son apabullantes en ese sentido. Hoy queremos presentar una de ellas, proveniente de la hermana República de Panamá, tal vez el país más prolífero al respecto, quizás por haber sido, en esos momentos, el único miembro latinoamericano del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Habiendo muchísima y rica documentación de esa hermana república, hemos elegido ésta, porque, además de su contenido, está registrada el 17 de junio de 1982, es decir tres días después del cese del fuego en Malvinas. Dejamos aclarado que su texto es muy extenso, y ello nos ha obligado, en mérito a la limitación de este espacio, a trascribir partes del mismo -que se observará por la introducción del signo de puntos suspensivos entre paréntesis (...)-, Cuidando de mantener lo conceptual. EXTRACTO DE LA CARTA DEL REPRESENTANTE PERMANENTE DE LA REPÚBLICA DE PANAMÁ, EMBAJADOR CARLOS OZORES, DIRIGIDA AL PRESIDENTE DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS. 17 DE JUNIO DE 1982. (1) Los miembros de esta Asamblea están enterados hasta la saciedad que la ilegítima ocupación británica de las Islas Malvinas obedece a un acto de fuerza consumado en 1833 bajo las repetidas y renovadas protestas de la nación argentina. Sabe, asimismo, esta Asamblea que la Argentina tiene un limpio título de soberanía sobre las mencionadas Islas Malvinas y sus dependencias, como lo reconoció el Comité Jurídico Interamericano, la Reunión de Consulta de los Ministros de Relaciones Exteriores del TIAR, y las Conferencias Cumbres de los Países No Alineados celebradas en 1976 en Colombo y en 1979 en La Habana. La crisis de las Malvinas, como es de público conocimiento se origina en la obstinación británica de mantener una anacrónica situación colonial en el Atlántico Sudamericano, en franca contravención de la Carta de las Naciones Unidas y de la Declaración de la Asamblea General sobre descolonización contenida en la resolución 1514(XV). Inglaterra ha creado así una situación lesiva a la dignidad y a la integridad territorial de la República Argentina, que, mientras no se solucione de raíz, será una causa permanente de conflicto entre esa Potencia extracontinental y sus aliados por una parte, y la Argentina y los demás países latinoamericanos por la otra.


(...) El Gobierno de Su Majestad Británica no puede ignorar que la pretensión de la Primera Ministra Thacher de prolongar indefinidamente la dominación colonial inglesa de las Malvinas es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas (resolución 1514 (XV). (...) En la resolución 502 (1982) el Consejo de Seguridad decretó: 1) la cesación de las hostilidades; 2) el retiro de las fuerzas argentinas; 3) la verificación de negociaciones entre la Argentina y el Reino Unido para la solución diplomática de sus diferencias. (...) Inglaterra no ha cumplido ni con el párrafo 1) ni con el párrafo 3) de la resolución 502 (1982). Dicha resolución no autorizó al Reino Unido a usar la fuerza contra la Argentina, como señalé en la carta que dirigí al Presidente del Consejo de Seguridad el 14 de abril de 1982. Así quedó establecido en la 2350ª sesión del Consejo de Seguridad cuando el señor Ministro de Relaciones Exteriores de Panamá, Dr. Jorge E. Illueca, dejó este punto establecido, sin objeción de ninguno de las Estados miembros del Consejo, al expresar: “Que quede claro que el Consejo no ha autorizado al Reino Unido para una operación bélica como la que está actualmente desarrollando a través del Atlántico y que se dirige ahora hacia el territorio argentino de las Islas Malvinas”. En la misma comunicación puse de relieve que las medidas adoptadas por el Reino Unido contra la Argentina no encuadran dentro de la legítima defensa tal como está descripta en el Artículo 51 de la Carta. Un gran conocedor de la Carta, Rubén Kaplan quien sirvió en la Secretaría General de 1948 a 1951, rechaza hoy en el “New York Times” la cómoda tesis del Embajador Parsons. “Para los británicos -dice Kaplan- invocar el Artículo 51 de la Carta sobre “legítima defensa”, es risible por lo ridículo” (...) En cuanto concierne al párrafo 3 de la resolución 502 (1982) del Consejo de Seguridad (...) La Asamblea General en la reso9lución 2065 (XX) no aceptó el título que alegaba tener el Reino Unido. (...) Dispuso, por lo tanto, que los dos Gobiernos prosiguieran sin demora las negociaciones para encontrar una solución pacífica al problema, mediante el proceso de descolonización de las Islas. (...) Conviene Vista panorámica de las Islas Malvinas recordar en estas circunstancias al Reino Unido, después de haber transcurrido 17 años desde que se a p r o b ó l a resolución 2965 (XX), que la Asamblea General no careció de razón cuando en su resolución 3160 (XXVIII) del 14 de diciembre de 1973 volvió a insistir en que “de acuerdo con las prescripciones de las resoluciones pertinentes de la Asamblea General prosigan sin demora las negociaciones para poner término a la situación colonial”


(La libre determinación tal como está concebida en la Carta, los Pactos de Derechos Humanos y en múltiples resoluciones de los órganos de las Naciones Unidas, es un derecho que se reconoce a favor de los oprimidos y no a favor de los opresores. En su carta, el representante del Reino Unido acepta oficialmente que las Islas Malvinas (Falkland Islands) no tienen una población nativa, ya que admite paladinamente que (...) “Es una población de descendencia y nacionalidad británica”. Aquí, tiene vigencia el adagio jurídico que determina que “a confesión de parte relevo de pruebas”. Sería llevar al colmo del absurdo pretender como pretende Inglaterra que se ejerza el derecho de libre determinación en un territorio colonial inglés, por una minipoblación inglesa situada artificialmente en el territorio argentino de las Islas Malvinas. Esta situación colonial que ha originado el doloroso y sangriento conflicto fue certeramente

Malvinas ayer

Malvinas hoy

Denunciada por el Dr. José Alberto Zambrano Velazco, Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela en Washington, el 26 de abril de 1982, en los siguientes términos: “(...) Las Malvinas no eran sino piezas de un esquema imperial según el cual el dominio de los estrechos era fundamental para el de los mares; y el dominio de éstos para el aprovechamiento de las riquezas de la tierra, en orden a consolidar una amplia base económica como fundamento del imperio político. (...) En el caso de Argentina, su violento despojo de las Malvinas, y el mantenimiento de esta situación hasta nuestros días, forma parte de la misma concepción del imperio. En prosecución de sus objetivos, se prescinde de los derechos de los pueblos y de los hombres.” En síntesis, es evidente que el colonialismo territorial de las Malvinas que se administra desde Londres le da nueva vigencia al discurso de John Briht sobre “Moralidad y grandeza militar”, en el que expresó que las grandes familias territoriales de Inglaterra, que se entronizaron durante la Revolución (1688) “han seguido su presa como los chacales del desierto” (...) En conclusión, señor Presidente, manifiesto a la Asamblea General, en cumplimiento a mi Cancillería, que a juicio del Gobierno de Panamá y no obstante las declaraciones del representante británico, el Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, no solo incumplió la cesación de las hostilidades decretada por el Consejo de Seguridad, sino que se sigue negando hasta ahora a la verificación de negociaciones entre ese país y la Argentina para la solución diplomática de sus diferencias, en la forma decretada por la resolución 502 (1982). El Gobierno de la Primera Ministra Thatcher, según registra la prensa internacional, ha rechazado toda posible participación de las Naciones Unidas en el proceso de restablecimiento de la paz. “Nuestros hombres -dice la Primera Ministra- no arriesgaron sus vidas por una administración fiduciaria de las Naciones Unidas”. (...) El triunfo aparente de las armas británicas en la batalla de las Malvinas es un victoria pírrica que no podrá superar el supremo designio de la humanidad de erradicar el colonialismo de la faz de la tierra.


La Primera Ministra le ha rendido tributo a las fuerzas británicas, pero ha olvidado que los honores de su ominosa campaña colonial deben ser compartidos con los Estados Unidos, con la Comunidad Económica Europea, con la OTAN y con los mercenarios gurkhas, ya que sin el concurso de estos elementos, la restauración de su anacrónica presencia colonial en Malvinas, jamás se hubiera logrado, ni podrá mantenerse en el futuro a 8.000 millas de

Plataforma petrolera “Ocean Guardian” operando en las Islas Malvinas

.La Argentina no fue vencida por Inglaterra. Nuestra hermana nación austral ha tenido que ceder el paso a la abrumadora embestida de los recursos mancomunados de Inglaterra, Estados Unidos y la Comunidad Económica Europea. Panamá lamenta la secuela de muerte, destrucción, dolor, resentimiento y deterioro institucional que la batalla colonial de las Malvinas ha dejado tanto en la Argentina e Inglaterra, así como en la región europea y en la región latinoamericana, con grave perturbación para las relaciones de nuestro hemisferio. Los latinoamericanos hemos asimilado profundas lecciones, gracias al heroísmo, a la gallardía, a la dignidad y a la voluntad de los argentinos de restaurar su integridad territorial. Las generaciones latinoamericanas están forjando nuevos símbolos para la conquista de su futuro. Entre ellos, se destacan con orgullo, las hazañas de la fuerza aérea argentina, cuyos pilotos con intrepidez e insuperable técnica, asombraron al mundo con sus repetidas victorias sobre la moderna flota colonial británica. Ruego al señor Presidente hacer distribuir esta carta como documento del duodécimo período extraordinario de sesiones de la Asamblea General. ***************** Notas: (*Veterano de Guerra de Malvinas, Marina Mercante Argentina, ex Presidente y ex Vicepresidente del Centro de Civiles Veteranos de Guerra “Operativo Malvinas” (Para el texto completo ver Naciones Unidas Documento A/S - 12/30.


Historia de la Sanidad

en

Malvinas

Comodoro (R) Odontólogo Roberto O. Stvrtecky Se desempeñó como odontólogo cirujano maxilofacial y realizó tareas de búsqueda y acondicionamiento de cadáveres en Puerto Argentino, durante el conflicto del Atlántico Sur. El 11de abril de 1982, con el grado de mayor, arribó a las Islas Malvinas. desarrollar el personal de sanidad? Comodoro: El personal de sanidad, es decir, el capitán Barusso, el cabo principal Liccarelli y los dos soldados debían instalar un Puesto Sanitario para atender a todo el personal de la Fuerza Aérea, que eventualmente lo necesitase. Se recomendó mantener el secreto y evitar todo tipo de comentarios.

Malvinas: ¿Cómo fue el primer contacto del personal de Sanidad con la Cuestión Malvinas? Comodoro: El 29 de marzo el director del Hospital Aeronáutico Central, recibió un mensaje que ordenaba la designación del capitán médico Luis M. Baruso, el cabo principal enfermero y dos soldados camilleros, para participar de un operativo que se realizaría en la zona sur del país, conducido por la Fuerza Aérea Sur (Fas), con una duración estimada de diez días. El Martes 30 de marzo por la mañana abordamos con otro personal en El Palomar un avión Boeing 707, con destino final Comodoro Rivadavia y escalas previas en Mendoza y Tandil, donde también embarcó personal de esas brigadas. El avión arribó a la IX Brigada Aérea en Comodoro Rivadavia a última hora de ese día. Probablemente muy pocos conocían la operación que se avecinaba y de la cual se enterarían al siguiente día. El Miércoles 31 de marzo, el jefe de la IX Brigada Aérea Luis Guillermo Castellano, nos comunicó que muy probablemente nos embarcaríamos en dos aviones C-130 Hércules para participar de la recuperación de las Islas Malvinas. Malvinas: ¿Cuál era la tarea que debía

Malvinas: ¿Cuándo vió este grupo a Malvinas? Comodoro: El 2 de abril. Al arribar a las islas, se trasladó con su personal a la sala de preembarque del aeródromo, que se transformó de inmediato en una sala de primeros auxilios del personal de la tres fuerzas que operaban en los alrededores del todavía llamado Puerto Stanley. Malvinas: ¿Tuvieron que realizar atenciones médicas ese 2 de abril? Comodoro: Si, se efectuaron varias suturas y curaciones, como también atenciones médicas de diversos tipos. Malvinas: ¿Le enviaron el material de sanidad solicitado y el personal de refuerzo? Comodoro: Si, el 3 de abril llegó del continente el material de sanidad solicitado (que eran equipos EM 15 y 25). Con ese material se pudieron satisfacer no solamente las presentaciones sanitarias al personal de la Fuerza Aérea, sino también al del Ejército y de la Armada. Con respecto al personal, cabe recordar que de acuerdo con las previsiones del planeamiento, no se incrementaría la cantidad de personal que permanecería en las islas. Sino que una vez consolidada la recuperación, parte del personal interviniente sería embarcado de regreso al continente.


Malvinas: ¿Pudieron visitar el hospital de Puerto Stanley? Comodoro: Pudieron visitarlo y el médico inglés que los recibió, les recordó algunos párrafos de la Convención de Ginebra, respecto del armamento que ellos portaban Malvinas: ¿Cuando arribó usted a las islas? Comodoro: El 11 de abril a las 04:10 horas aterrizamos en las Islas Malvinas en un C-130 Hércules con los mayores médicos Fernando Espinella y Juan R. Martín, los primeros tenientes auxiliar Carlos Ortíz y el cabo principal Osvaldo Quiroga, ambos enfermeros. Al ser especialista en Cirugía y Traumatología Buco Maxilo Facial, sabía que figuraba en varias listas para el despliegue que se estaba programando. En el mismo Hércules en el que arribamos, el capitán Barusso se fue de las islas, regresando al continente, quedándose con nosotros el cabo principal enfermero Miguel Luccarelli. Malvinas: ¿Que fue lo primero que hicieron cuando el grupo arribó a Puerto Argentino? Comodoro: Nos presentamos con el brigadier Castellano, relevamos el terreno, edificios, materiales existentes, medios de movilidad, carpas y comunicaciones. Visitamos el hospital donde comprobamos que sus instalaciones eran pequeñas e insuficientes para su uso en caso de guerra, ya que tenía capacidad para solo 40 camas y un quirófano pequeño, con una mesa quirúrgica. Inmediatamente comenzamos la planificación de Sanidad en Campaña. De ese planeamiento surgieron requerimientos de médicos cirujanos, clínicos, traumatólogos, anestesiólogos, enfermeros generales, radiólogos y soldados camilleros; además de material médico quirúrgico (cajas de cirugía general, de traumatología, mesas quirúrgicas y de anestesia, equipo de rayos portátil, estufas de esterilización, camillas de traslado tipo Franck, férulas para inmovilización y lencería quirúrgica) medicamentos (antibióticos, analgésicos, etc.), soluciones electrolíticas en laboratorio (microscopio, reactivos, etc.) y ambulancias. Decidimos también

nuclearnos bajo un estandarte que nos unificara. Así nació el conejo alado en operaciones. El conejo significa la resurrección y la continuidad de la vida. Malvinas: ¿Tuvieron contactos con el personal médico de las otras Fuerzas Armadas? Comodoro: Si, el día 31 el mayor Espinella promovió una reunión con el personal médico perteneciente a las tres fuerzas. Esa noche se realizó en el edificio escolar, que el Ejército utilizaba como hospital. Los profesionales, rápidamente comprendimos que era indispensable y necesario aunar esfuerzos, unificar personal y material. Cada fuerza aportó todo lo que tenía y así se constituyó naturalmente, el Hospital Militar Conjunto, cuyo director fue el mayor médico Enrique Mariano Ceballos. El 18 de abril, estaban ya estructurados los servicios del Hospital Militar Conjunto de las Islas Malvinas; guardia médica; sala de recepción y clasificación de heridos; sala de yesos; salas para internados; sala para terapia intensiva; quirófanos; esterelización; sala para radiología, odontología; laboratorio, hemoterapia; farmacia y depósito de farmacia; helipuerto; playa para ambulancias (sobre la puerta principal del hospital); depósito para cadáveres y cocina.


Malvinas: ¿En esos días tuvieron que atender al personal por algún problema médico? Comodoro: Si, en el interín se detectaron casos de gastroenterocolitis en el 40% del personal del aeródromo, se les aconsejó no ingerir agua de deshielo, de lluvia o de otros lugares que no fuese la proveniente de la planta potabilizadora de la población.Una muestra del agua fue enviada al continente, se detectaron gérmenes del tipo Estreptococus Faecalis y Escherichiacoli. En general, el agua de las Islas Malvinas no era potable por su elevado índice de alcalinidad, se recomendaba utilizarla sólo para lavado. El agua potable era traída de la población en un tanque cisterna. Malvinas: ¿Cuantos médicos, bioquímicos, odontólogos y farmacéuticos hubo en Malvinas? Comodoro: Un total de 53, de los cuales 45 eran médicos (28 del Ejército, 10 de la Fuerza Aérea y 7 de la Armada), 4 bioquímicos (2 del Ejército y 2 de la Fuerza Aérea y Armada respectivamente), 2 odontólogos (1 de la Fuerza Aérea y otro del Ejército) y 2 farmacéuticos del Ejército. Malvinas: ¿Una de sus funciones fue también ocuparse del depósito de cadáveres? Comodoro: Así es. Se instaló una carpa en los fondos del hospital. Los cadáveres eran envueltos, al principio con un plástico semitransparente que se unía con tela adhesiva; posteriormente recibieron fundas de plástico blanco con cierre automático. Nos ocupamos junto con el doctor Cordero del Ejército y el bioquímico de la Armada, doctor Pandolfi. Los cadáveres eran enterrados en el cementerio local, en un sector dispuesto para el personal militar. Cada uno de nosotros se ocupó de los entierros del personal de su respectiva fuerza. Cuando estuvimos prisioneros en el frigorífico de San Carlos enterramos a 9 argentinos, que según se manifestó el jefe Pág. 10

de campo de concentración, no estaban identificados; 6 se enterraron en una fosa común y 3 en distintas fosas. Ayudaron 2 suboficiales de cada armada, luego el padre Pacheco rezó un responso al que concurrimos todos los prisioneros que estábamos en el frigorífico. Malvinas: ¿Cómo constituyeron los Puestos de Socorro? Comodoro: El Puesto de Socorro estaba ubicado detrás de una loma a 200 metros de las instalaciones del aeródromo, de modo tal que uno de sus lados quedaba protegido por el accidente geográfico natural y el otro se lo cubrió con parantes y tierra. La construcción del mismo se inició el 23 de abril y se finalizó al día siguiente. En el techo de la carpa colocamos una bandera blanca con la cruz roja, de 1 metro de lado. El Puesto de Socorro contaba con todos los elementos necesarios para la recepción de bajas del aeródromo y su clasificación. Se efectuaba el primer auxilio necesario y luego se lo evacuaba al Hospital Militar Conjunto. D´ i s p o n í a m o s d e 3 0 camillas, tubos de oxígeno, cajas de curaciones, canalización y traqueo-tomía, férulas, etc. Se lo dotó de luz eléctrica y de 2 calefactores a combustible líquido. El 29 de abril se logró instalarle un pequeño grupo electrógeno. La única carpa que no fue destruida durante el período que abarcó el conflicto, fue la que se montó para que funcionara como puesto de socorro. Malvinas: ¿Cómo se las arreglaron con la movilidad? Comodoro: Las ambulancias resultaron aptas debido a su doble tracción, pero consumían mucho combustible y ante la escasez de éste se limitaba su accionar. Dispusimos también de 2 helicópteros sanitarios del Ejército y en caso de evacuación se tenía un médico que rotaba por fuerza y por misión.


Malvinas: ¿Cuáles fueron las heridas más comunes durante el conflicto? Comodoro: Fueron, en su casi totalidad, producidas por impactos de artillería. La mayoría de los heridos que llegaban al Hospital Militar Conjunto, presentaban lesiones tales como fracturas cerradas o expuestas, únicas o múltiples, desgarros de partes blandas, piel, músculos, amputaciones traumáticas de dedos en pies o manos, lesiones vasculares, tendinosas o nerviosas. También se observaron lesiones o heridas del tronco, las cerebrales y de globos oculares fueron muy escasas; las quemaduras también, de grados A o AB, poco extensas. Se trataron unos 40 traumatismos a nivel buco-maxilo-facial, la mayoría, por esquirlas y heridas contusas.

índice de complicaciones. Mientras estuvieron en el Hospital Militar Conjunto, no hubo infecci-ones sobre agregadas en ningún caso y la mortalidad fue ínfima (un paciente falleció en el postoperatorio de un hemo-neumotórax, con evisceración abdominal y estallido de bazo; otro paciente murió en el postoperatorio por amputación de masa muscular de ambos muslos y de músculos de la región glútea). No hubo en general problemas psiquiátricos.

Malvinas: ¿Que inconvenientes tuvieron durante el conflicto? Comodoro: Tuvimos varios ya que hubo imposibilidad de esterilizar todo el Malvinas: ¿Cómo organizaron los material quirúrgico y no se repuso el procedimientos médico-quirúrgicos? material médico agotado, como tampoco Comodoro: El tratamiento de bajas en el las camillas y mantas, con las que evacuábamos a los heridos. En relación con el personal, En relación con el personal, faltaron anestesistas e faltaron anestesistas instrumentistas y no previó relevo. e instrumentistas y no Existió la necesidad de más médicos y enfermeros, tanto s e p r e v i ó r e l e vo. para el Hospital Militar Conjunto, como para los Puestos Existió la necesidad Sanitarios, para permitir no solo el descanso del personal, de más médicos y sino también para poder brindar una asistencia enfermeros, tanto satisfactoria. para el Hospital Militar Conjunto, como para los Puestos Sanitarios, para Puesto de Socorro, fue muy satis-factorio permitir no solo el descanso del personal, merced a la rápida y eficiente asistencia sino también para poder brindar una médica y el hecho de contar con los asistencia satisfactoria. elementos necesarios. Hubo falta de helicópteros sanitarios y Los heridos de Darwin fueron trasladados ambulancias de repuesto para reemplazo. en helicóptero al Hospital Militar Varias evacuaciones aeromédicas se Conjunto. realizaron sin el personal de sanidad. Las bajas se recibían en la sección Recepción y Clasificación de heridos de cada uno de los equipos correspondientes. Malvinas: ¿Que otras cifras resultan Las bajas asistidas en las últimas 72 horas necesarias conocer? de combate fueron al-rededor de 400, cifra Comodoro: Me parece que es necesario que hubiese superado la capacidad de conocer el total de personal desplegado en internación del Hospital Militar Conjunto, las islas. de no haberse contado con el hospital civil Del Ejército fueron 7.200 hombres, de la y la casa alquilada. Armada 2.90, y de la Fuerza Aérea 820 hombres. Como epílogo de la parte netamente profesional sanitaria es Malvinas: ¿Cómo fue el criterio seguido en conveniente recalcar que un grupo de cirugía? profesionales del Ejército, la Armada y la Comodoro: Fue ser lo más conservador Fuerza Aérea, se reunió a trabajar en posible. forma mancomunada en el Hospital De los 1.200 heridos y enfermos Militar Conjunto, en los Puestos internados asistidos, se destacó muy bajo


de Socorro de Puerto Argentino y de Darwin y en los equipos de evacuación aeromédicas. Fueron 45 profesionales, 2 de ellos odontólogos (1 cirujano bucomaxilo-facial) y 44 auxiliares. Se atendieron 3.050 consultas patológicas en tiempo de paz y 630 heridos de guerra. Se realizaron 1.200 internaciones, se atendieron 731 presentaciones odontológicas, 40 de las cuales fueron traumatismo buco-maxilo-facial debido a quemaduras, fracturas, proyectiles o esquirlas de bombas, misiles y contusiones.Hubo falta de helicópteros sanitarios y ambulancias de repuesto para reemplazo. varias evacuaciones aeromédicas se realizaron sin el personal de sanidad. El trabajo en equipo, la reunión cuyo principal estímulo fue la profesionalidad, permitió atender exitosamente a todos los heridos y enfermos. Si hubo soldados que no recibieron tratamiento no fue por que el hospital no se lo brindó, sino porque no pudieron llegar a él.

Malvinas: ¿Que puede decir con respecto al pie de trinchera? Comodoro: El 5 de junio se detecto pie de trinchera en personal de Ejército y de la Armada. El 19 de junio, los últimos prisioneros en salir del aeropuerto fueron embarcados en el buque inglés Norland, donde se le ordenó al mayor Espinella hacerse cargo de los heridos y enfermos argentinos. Comprobó un alto número de efectivos del Ejército con pie de trinchera. Malvina:. ¿Dónde vivían, comían y dormían? Comodoro: Mientras pudimos, vivimos y dormimos en una casa cercana al hospital, que compartimos después con pilotos de Pucará, luego, creo que un helicóptero le tiró unos misiles. La apodamos la tregua; en la tregua cocinábamos, amasábamos pan, en la medida que podíamos, invi-tábamos a com-partir la mesa y a distenderse con el personal de la isla. El tiempo como prisionero pasó rápido. De acuerdo con mis registros durante la época de prisionero atendí por odontologías a 15 pacientes, administrándoles analgésicos y a 3 les drene procesos Flegmonosos y les di antibióticos y analgésicos Malvinas: ¿Que opinión tiene de la Gesta de Malvinas, habiendo transcurrido ya más de 20 años? Comodoro: En el plano personal, sin darme cuenta, la vida me fue preparando para desempeñar un rol en la Gesta de Malvinas. Desempeñé mi rol con la mayor entrega y eficacia posible, en el lugar donde debía estar por mi especialidad. Cumplí con lo que juré en la facultad el día que me recibí. En lo institucional, traté de darles el mayor apoyo posible a mis camaradas, a todos; que cumplieron su función de defensa de lo nuestro; TERRITORIO Y PATRIMONIO.


El Servicio Religioso en Malvinas Cuando el Pbro. Roque Puyelli pisó las Islas Malvinas, el 5 de abril de 1982, se constituyó en el primer Capellán de la Fuerza Aérea. Desde el primer instante su preocupación, fue la de mantener alta la fe y la moral de todos los hombres que formaban la tropa argentina, por lo cual no cesó en esfuerzos, bregó por donaciones que no tardaron en llegar, desde una imagen de Nuestra Señora de Fátima y 10.000 rosarios, guitarras y decenas de pelotas de fútbol, que en gran medida ayudaron a los hombres a sobrellevar tantos momentos difíciles durante el conflicto. A Él se le sumó el Padre Norberto Sorrentino de la Fuerza Aérea, quién llegó con tres capellanes auxiliares provenientes de Comodoro Rivadavia en calidad de voluntarios y de manera transitoria. Bastante complicado resultó todo lo concerniente a las celebraciones de oficios religiosos, el viento, el frío y la lluvia, no fueron precisamente amigables, pero por supuesto, siempre pudo más la voluntad de la gran cantidad de combatientes, que se reunían en los improvisados altares, un ejemplo claro constituyen los casi 14 grados bajo cero que se sufrieron entre el viento y la persistente lluvia durante la misa celebrada en una carpa ubicada en

para morir y dar con ello abundante fruto, porque nos diste una Patria Grande que va de la Quiaca a la Antártida y desde la Cordillera al Atlántico, donde nuestras son estas islas que hoy huellan con orgullo nuestros pies de argentinos bien nacidos y porque tanto amamos la vida que no tememos a la muerte, porque si morimos en tu gracia, resucitaremos

...bregó por donaciones que no tardaron en llegar; desde una imagen de Nuestra Señora de Fátima y 10.000 rosarios, guitarras y decenas de pelotas de fútbol, que en gran medida ayudaron a los hombres a sobrellevar tantos momentos difíciles durante el conflicto... cercanías del aeropuerto aquel Domingo de pascua en el año 1982 En esa misa de pascuas el brigadier Castellano dirigió unas palabras que fueron importantes, emotivas y una inyección de ánimo para toda la tropa. Estos párrafos son parte de ese discurso: “Omnipotente Señor de las Batallas, que con tu poder y providencia eres Rey de Reyes, de los cielos, la tierra y el mar, porque nos enseñaste a dar a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César, porque nos aseguraste buscar primero el reino de Dios y su justicia, porque caíste en la tierra como semilla

contigo para la Vida Eterna”. El día 16 de abril se hizo presente en las islas el Vicario General Castrense Monseñor José Miguel Medina, arribaron también Monseñor José Mario Menestrina de Ejército, los Pbros. Ovidio Félix Tripodi de Fuerza Aérea, Domingo Carmelo Ginise de Armada, y el Capellán Castrense Pbro. José Fernández quien era el único con experiencia de guerra (Congo de 1959, y áfrica en 1966, donde por milagro, se salvó de ser fusilado). Fueron los primeros religiosos en permanecer de manera efectiva en las islas.


El padre Fernández, actuó como coordinador castrense, efectuaba las transmisiones de televisión. Participó activamente, tanto en el diario La Gaceta, como en las emisiones radiales que llevaron tranquilidad a las familias de los soldados, y, por cuales, se haría muy conocido por todos. Él fue quien llevó a las islas las 10 bolsas con 1.000 rosarios cada una (lo que en parte le produjo inconvenientes para ser transportados). Con motivo de relevar a Puyelli, quien no se hallaba bien de salud, y ante la consulta verbal del Pbro.Ovidio Tripodi, el padre Gonzalo Eliseo Pacheco, también la Fuerza Aérea, aceptó con gusto la oportunidad de viajar a Malvinas. El 23 arribó a Puerto Argentino, inmediatamente se reunió con Puyelli, quién le hizo entrega de los elementos para la celebración de la Santa Misa. Los dos regresaron el mismo día 23 al continente. Esa noche Pacheco quedó en el casino de la brigada, para regresar, a las islas, al promediar la madrugada del Sábado 24, allí permaneció hasta el final de los acontecimientos. Era la primera vez que vestía el uniforme de combate, con la expectativa de saber cuál sería su exacta ubicación en las islas. El 24 pernoctó en el aeropuerto, en un lugar ocupado por el GOE, quienes eran de la misma unidad a la que pertenecía el sacerdote, encontrándose con muchos conocidos. Al día siguiente se trasladó a Goose Green, donde se hallaban el vicecomodoro Pedrozo y el My Pose. Prestó servicios junto a otros dos capellanes. Luego de conversar con ellos y con los jefes, decidió regresar a Puerto Argentino, el 30, ante la gran cantidad de gente de Fuerza Aérea que necesitaba atención religiosa. Aunque nadie le había asignado una misión específica, todos sus esfuerzos se centraron en afianzar más su conocimiento de la gente, charlando largamente con los grupos de soldados y celebrando algunas misas. En estos casos, son muy significativas las participaciones de los oficiales y suboficiales, a pesar de que, por aquel

entonces, se hallaban muy ocupados en otras tareas; y por cierto, todavía no se tenía gran conciencia del peligro. Había alegría y cordialidad, en esta etapa se acentuó el espíritu religioso de quienes ya presentían que vivirían situaciones difíciles, tal fue el caso de los pilotos que realizaban a diario, gran cantidad de vuelos. El 1 de mayo, a las 04:40 horas, todos se despertaron de un salto, en el hangar donde estaban pernoctando, se había lanzado el primer bombardeo sobre la zona del aeropuerto. Los impactos fueron muy próximos. La falta de instrucción del padre para el combate, hizo que quedara expuesto en esa posición, junto a dos integrantes del GOE y gente del Ejército. Esa mañana se produjeron las dos primeras bajas de soldados, por no hallarse correctamente protegidos en pozos de zorro. Este tipo de acciones sirvieron para agolpar los recuerdos, los propósitos, las promesas; el patriotismo se tiñó de rojo vivo. Se acentuó la oración, rezaron los hombres con fe y confianza, y reclamaron la presencia de los capellanes para sentirse más fortalecidos. Durante el día, Pacheco se dirigió hacia la torre de vuelo, allí le avisaron de inminente ataque de los Sea Harrier, se fue a proteger a un gran pozo, donde se amontonaron todos.


En esas idas y vueltas perdió su bolso, lo habían enviado por error a Darwin, creyendo que pertenecía a un piloto de Pucará, junto con la bolsa de dormir y su manta, dejadas en el refugio luego del ataque. En este estado de continua alerta, la gente necesitaba rezar en grupo y participar activamente en las celebraciones, las cuales se realizaban en los lugares más diversos, toda oportunidad era buena. En el CIC, a pedido del Brig. Castellanos, en la escuelita en donde se hospedaban, y suboficiales en turno de descanso, en la casa de piedra, en el depósito de la Fuerza Aérea y la capilla católica sirvió para que el padre Pacheco se reuniera con hombres de todas las fuerzas y compartiera la misa sin distinción de jerarquias.

Hubo algo que sorprendió notablemente; la capacidad de oración de nuestros hombres de armas. En la paz, el valor religioso no se manifiesta demasiado, en cambio, en la guerra, Dios ocupa el lugar que le corresponde y es buscado por las almas creyentes, ahí se vivencia la altura de valores que caracterizaron a nuestros hombres.

Hubo algo que sorprendió notablemente, la capacidad de oración de nuestros hombres de armas, en la paz, el valor religioso no se manifiesta demasiado, en cambio en la guerra Dios ocupa el lugar que le corresponde y es buscado por las almas creyentes, ahí es vivencia, la altura de valores que caracterizaron a nuestros hombres.

En general, Pacheco utilizaba los domingos para visitar el hospital y otras casas, donde se hallaban gente de comunicaciones, radar y también la Marina y el Ejército, cada día las visitas a la zona del aeropuerto eran menos frecuentes, pues las sucesivas alar-mas rojas y la falta de movilidad lo impedían, en la mayoría de los casos, el traslado dependía de hacer dedo, luego del toque de queda. Haciendo una evaluación posterior, Pacheco pudo afirmar que al menos en la Fuerza Aérea, el personal estuvo en el sitio adecuado, con o sin alarma roja; destacaba el desempeño de los jefes del aeropuerto; médicos, suboficiales, enfermeros, soldados camilleros, el servicio contra incendio presente en cada llegada del avión, los encargados de carga y descarga, y hasta el suboficial que llevaba la comida diariamente, él creía que en todos ellos, la mística patriótica se amalgamaba con la mística religiosa vivida a su manera.


Reportaje a un Intendente Malvinero El Dr. Mario Blanco es el Intendente de la ciudad de Cruz del Eje, Córdoba. uno de los Intendentes malvineros de la provincia cordobesa, quién nos recibe en su despacho y nos concede esta nota. Éste es un efecto post Malvinas; porque se distingue claramente, que una cosa eran nuestros soldados, quienes fueron a combatir y otra cosa era el gobierno de facto. Ambas, totalmente distintas.

Malvinas: Gracias por recibirnos. Dr. Blanco, ¿Qué pensó y sintió aquél 2 de abril del año 1982? Intendente: En primer lugar, les doy la bienvenida a nuestra ciudad. En el año 1982, cuando tomamos conocimiento, yo tenía algo más de 20 años y estaba estudiando abogacía en la ciudad de Córdoba. A este hecho, yo le asigno una significación muy especial; primero, por lo que representa tomar las armas para defender a la patria en nombre de todos. En segundo lugar, por tratarse de Islas que solamente con mirar el mapa, basta para saber que son argentinas y están usurpadas por una potencia internacional que, históricamente ha usurpado territorios en todo el mundo, o sea, es su hábito. Por otro lado, le asigno algunas crueldades propias de la dictadura militar, más el sacrificio al que fueron sometidos tantos jóvenes, como el caso de los Veteranos de Malvinas. Estos, fueron los dos elementos que aceleraron el retorno de la democracia a nuestro país.

.. Por eso, desde mi función, hemos buscado darles a los veteranos, el espacio y reconocimiento de tipo institucional. No conozco país en el mundo que haya evolucionado sin darles un reconocimiento a sus héroes de guerra; porque es una cuestión ejemplar. Si los soldados no son reconocidos, a nadie le va a interesar combatir, menos aún, por aquellos que después no los van a reconocer.

Malvinas: A 28 años de la Guerra de Malvinas, viendo claramente cuáles fueron los reales intereses del Reino Unido, que son nuestros recursos y riquezas; ¿Qué opinión le merece hoy, que los usurpadores de nuestras islas, estén explotando los recursos que nos pertenecen a todos los argentinos?. Intendente: Sin ningún lugar a dudas, uno ve esto sumamente mal. Está claro que han apuntado desde siempre a posicionarse estratégicamente en distintos lugares del mundo, y a controlar. En el caso de Malvinas, tiene por un lado la riqueza ictícola y por otro lado, el petróleo. Al estar cerca del paso interoceánico entre el Atlántico y el Pacífico, tiene que ver con la soberanía de la Antártida (una mina de oro en reserva de agua potable). O sea, que hay muchos intereses en juego, y estas acciones, que conllevan una impronta de tipo imperialista, tienen este tipo de planificaciones y posicionamiento. Es esto en lo que nosotros tenemos que ir avanzando y actuar con la misma estrategia que ellos, teniendo en claro qué es lo que estamos defendiendo.


Malvinas: Del mismo modo que Europa generó un paraguas de protección, tanto para sus territorios y economía, unificando la moneda y generando tratados y leyes que protegen su territorio y archipiélagos, para de este modo, seguir explotando sus recursos, ¿Usted cree que América debería formar un paraguas de las mismas características para el continente? Intendente: Si; seguramente se tiene que hacer. Se están dando pasos en ese sentido, tal es así, que en este conflicto puntual hemos tenido la adhesión de todos los paises latinoamericanos, con posiciones muy firmes; por ejemplo: Brasil, que es un jugador muy importante a nivel mundial. Pero también, esto tiene que ver con una cuestión de inteligencia colectiva. Los europeos actúan juntos respecto a muchas cosas, los asiáticos hacen lo p`ropio, Norteamérica (considerándolo como continente), igual. Entonces, es absolutamente legítimo que los países latinoamericanos, teniendo historia en común e idiosincracias parecidas, cuidemos nuestros espacios y recursos que son tan vitales y están en constante discusión. Como ibamos a imaginar hace tantos años atrás, que uno de los grandes problemas que ibamos a tener en el mundo, es el tema del agua, entonces hay que cuidar este recurso. El tema del petróleo, también, porque está prácticamente probado que en unos cuantos años más, no va a haber la suficiente cantidad como para dar la energía que hace falta para sostener el mundo; o sea, hay que imaginarse un mundo sin combustible para los vehículos, como generar energía eléctrica, y todo lo que significa la energía en general. Los sustitutos de este tipo de energía tampoco se darían a tiempo. O sea, el tema del petróleo es algo más que estratégico, entonces, América latina tendrá que hacer lo propio en este sentido. Malvinas: En el Departamento Cruz del Eje hay 30 Veteranos Combatientes de Malvinas y 3 gloriosos héroes caídos en combate; ¿Cómo los ve usted desde su óptica como Intendente y ciudadano común?, ¿Y qué le gustaría que ellos dejen

en esta tierra Intendente: Yo veo una gran reconocimiento por parte de la gente. Sin ir más lejos, en el desfile del 25 de mayo, el gran aplauso se lo llevaron los Veteranos de Guerra. Seguramente, los veteranos, les han contado que el municipio otorgó un terreno para que allí, construyan su sede social. Es por eso, que habrá que avanzar con ese proyecto para que puedan tener su sede propia en el menor tiempo posible, para que cumpla la función de reservorio de la memoria y la cultura. Donde haya bibliografía y videos que contengan todas las cuestiones

Maqueta Sede Institucional de los Veteranos de Malvinas

históricas, y hermanarlos con nuestra propia historia. Siempre suelo recordar que, si bien en Malvinas fuimos supuestamente derrotados, cuando choca un auto grande con uno chico, después hay que ver la composición de ambos daños. Si uno se pone a pensar en términos históricos, el caso de uno de nuestros máximos próceres, Manuel Belgrano, tuvo grandes victorias como Salta y Tucumán, luego, tuvo dos estrepitosas derrotas, Vilcapugio y Ayohúma, donde prácticamente perdió más de la mitad de su ejército. Estos hechos, lo fueron acercando a su retiro en Buenos Aires, falleciendo el 20 de junio de 1820. Este gran prócer fallece casi en el olvido. Para colmo, ese día, Buenos Aires había cambiado tres veces de gobernante, en el mismo día, así que, su muerte paso totalmente desapercibida, pero por suerte, la historia lo ha ido rescatando.


Por eso, los Veteranos de Guerra de Malvinas, deben buscar los medios para que en el futuro, su historia, también sea rescatada. Este municipio, desde mi gestión, va a hacer todo lo posible para que así suceda. Malvinas: En nombre de nuestro Intendente Hugo Curto, quién auspicia esta revista (única a nivel nacional) para que se publique y sea distribuida gratuitamente, y del Secretario General de la municipalidad, Dr. Miguel ángel Ríos, quién ejecuta las acciones de la Comisión de Homenaje Permanente a la Gesta de Malvinas e Islas del Atlántico Sur, y es a la vez director de la misma, y de todos los que somos parte activa de estos hechos, le agradecemos el habernos recibido con tanta deferencia. Intendente: Muchas gracias por visitarnos, y permítame enviarle un enorme saludo al Intendente y Compañero Hugo Curto, y al Secretario General Dr. Miguel Ríos, por la enorme tarea que realizan manteniendo viva la Gesta de

Malvinas, y la historia que nos pertenece a todos los argentinos. Quedan abiertas las puertas para que nos visiten cuando así lo deseen.

Veterano de Cruz del Eje - Córdoba, exibiendo nuestra revista “Malvinas”

Componentes del Centro de Veteranos de Cruz del Eje - Córdoba


Monumento a los pilotos de la Fuerza AĂŠrea Argentina - RĂ­o Gallegos


Monumento a los CaĂ­dos en Malvinas - Plaza San MartĂ­n - Buenos Aires


r

u

S

o

c

ti

n

á

tl

A

l

e

d

ta

s

e

G

la

a

te

n

e

n

a

m

r

e

P

je

a

n

e

m

o

H

e

d

n

is

m

o

C

la

e

d

n

s

u

if

d

e

d

o

n

a

g

r

Ó


Revista Malvinas ejemplar 11  

Revista Malvinas

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you