Page 59

Quien aprecie una buena comida no puede dejar de acompañarla con un buen vino, es el binomio perfecto de la gastronomía.

Alma Tapia Lima

E

legir el vino apropiado para cada plato es una tarea difícil, aún para los grandes conocedores. La regla clásica aconseja que con carnes blancas van los vinos blancos y con las rojas, los tintos.

Lo que actualmente está en vigor dice que se deben unir sabores con colores. Es decir, ningún sabor (del vino o de la comida) debe tapar al otro. Los sabores delicados deben ser acompañados por bebidas de iguales características y así equilibrar el encuentro. Nadie compite y los dos deben de destacar por igual en sabor.

junio 2014 •

57

REVISTA ONE 01  

Vida y estilo de hoy

REVISTA ONE 01  

Vida y estilo de hoy

Advertisement