Issuu on Google+

DIARIO LA LIBERTAD

SUPLEMENTO LITERARIO

Barranquilla, Colombia / 27 de Abril de 2014 / Diario La Libertad / Esper Impresores / 8 paginas / 72潞 Edici贸n


2

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 27 de Abril de 2014

SUPLEMENTO

LITERARIO

El monje shaolin y el publicista en Nueva York POR: GUILLERMO ROCA LLANOS

Entender que la vida no obedece al azar, sino que es una infinita sucesión de causas y efectos ha sido durante siglos un secreto celosamente guardado dentro de las antiguas es-cuelas esotéricas del conocimiento. Este principio Hermético y su aplicación práctica en el campo del ejercicio comercial, son recreados de una manera especial por Luis Felipe Vásquez Aldana en estos “Relatos Místicos sobre el Marketing”, donde el autor experto en el manejo de los tiempos, como recurso literario, nos profundiza en el tema de los futuros potenciales, asociados esta vez a los factores controlables e incontrolables del Mercado, donde en palabras del autor “tener la realidad que te mereces” obedece en muchos casos a creaciones que hemos construido en el pasado. Para los más avezados empresarios o comerciantes e incluso para los especialistas en Marketing que por lo general han centrado el éxito de sus operaciones comerciales en las utilidades que se puedan derivar a partir del precio al que venden sus productos, esta obra les puede aportar mucho, ayudándoles a entender intrínsecamente, a través de las experiencias de los personajes, la importancia de la generación de valor a partir de mantener los productos en una constante espiral evolutiva. Un poco más allá del bien tratado tema del Mercadeo, nuevamente nos encontramos los amantes de la buena lectura con la fuerza expresiva y la narrativa única de Luis Felipe Vásquez Aldana, joven escritor Colombiano de quien el famoso Carlos Fuentes; Ganador de los Premios: Rómulo Gallegos, Cervantes y Príncipe de Asturias, se expresara en términos elogio-

sos señalándolo como una de las nuevas promesas literarias de América Latina. En esta su cuarta obra después de haber publicado “Águilas que encarnaron en Tortugas”, “Eliseo el Gladiador Mágico” y el poemario “Apocalipsis del Alma”, podemos disfrutar de un autor más maduro, poseedor de un estilo claro y conciso que comunica claramente y de una manera sencilla, cualquier idea que quiera trans-

Director: Roberto Esper Rebaje Director de Redaccion: Javier De la Hoz Luna Directores Literarios: Ricardo Avila/ Federico Santodomingo Director de Arte y Diseño: Julio De Oro Sierra Colaboradores: Carlos Angulo Menco// Amaury Díaz//German Morales// José Angulo E-mail: Supleliterario@Gmail.com; riavica@yahoo.com; Jdeorosierra@Gmail.com. Suplemento Literario de La Libertad

Issuu: Suplemento Literario

mitir sin afectar la profundidad del tema tratado. A Luis Felipe el escritor; le deseo que su obra sea cada día más grande y le permita seguir dando vueltas por los recovecos del alma en beneficio de nosotros los lectores. A Luis Felipe el amigo le pido que se siga atreviendo, ojalá permitiéndole al sol posarse en su frente y al viento vagabundo de la tarde que lo impulse en su largo camino.

¿Escribes? ¿te gusta La poesía, la literatura,y todo lo relacionado con el arte? llamanos o escribenos y publicaremos tus obras de arte hecha letras... Cel. 3216909351 E-Mail:Supleliterario@Gmail.com; lalibertad@lalibertad.com.co


SUPLEMENTO

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 27 de Abril de 2014

LITERARIO

El hombre más allá de la anécdota (II)

3

POR: RICARDO ENRIQUE SANDOVAL BARROS

El principal aporte de Consuegra a la teoría de la inflación radica en su interpretación novedosa y original sobre el fenómeno de la inflación que incluso desde la óptica marxista causó en su momento diversos halagos y discusiones en el ámbito académico nacional e internacional de la década de los setenta del siglo pasado, así por ejemplo, sus postulados fueron pieza de discusión en la Academia de Ciencias de la antigua Unión Soviética e impulsó la traducción de su obra al ruso. En el escenario nacional sus planteamientos fueron acogidos por algunos economistas de prestigio, y controvertidos por otros. Pese a ser un aporte original, su obra es poco conocida, salvo en algunos círculos pequeños de economistas. La siguiente cita es, a manera de ejemplo, una muestra de la opinión que despertó su teoría en algunos académicos, entre ellos el economista venezolano Gastón Parra Luzardo, quien comenta al respecto: “El doctor Consuegra ha realizado valiosas contribuciones al pensamiento económico que en mucho se ha enriquecido con el aporte de su libro Apuntes de EconomíaPolítica. Así surgió la obra Teoría de la Inflación, el Interés y los Salarios, que hasta la fecha cuenta con siete ediciones, en la cual nos presenta un nuevo enfoque consustancial a la realidad de América Latina”. En él aclara, a su juicio, entre otros aspectos, las confusiones de Marx y de la escuela marxista europea sobre el origen de la inflación y de nuevo advierte sobre la necesidad del pensar propio, sin embargo, Consuegra ha corrido con la misma suerte que su maestro Antonio García y todos los que pretenden tener un pensamiento original, ser más estudiados en otros lugares que en su propio entorno. Algunas anécdotas representativas de su talante La vida del pensador José Consuegra Higgins estuvo llena de muchas anécdotas, las cuales fueron compiladas en una obra titulada José Consuegra Higgins un hombre a través de la anécdota, de esta obra he extraído algunas que nos permitirán completar su semblanza. Eruditos y subdesarrollados En Atenas el profesor Consuegra, doña Anita su esposa y dos amigos se acercaron una tarde a conocer la Academia. Al entrar a la sala de actos encontraron que estaba por iniciarse una ceremonia para recibir un nuevo académico. Uno de los visitantes le hizo saber al que parecía ser el coordinador de la sesión, que el profesor Consue-

gra era rector de una universidad colombiana. De inmediato fueron invitados a sentarse en sitio especial. Terminada la sesión, con la ayuda de un intérprete, el profesor Consuegra dialogó con el nuevo académico sobre el contenido de La Republica y los Diálogos. Entonces como para halagarlo le dijo: ¿Es usted un erudito?-Erudito no, subdesarrollado-contestó-¡Es que por nuestras tierras sabemos más de ustedes que de nosotros, y eso es el subdesarrollo. En esta anécdota muestra algo de la teoría expresada en el pensamiento del maestro Consuegra Higgins en la idea de pensar lo propio si queremos avanzar como latinoamericanos Oye, ¿Y ese eres tú…? Julio Borelly, parlamentario por el Atlántico, llamó un día al Maestro Consuegra, y le dijo: -Oye José, he recibido una carta de mi cuñado Gonzalo Castillo, quien es sociólogo, vive en Nueva York y es profesor de una prestigiosa universidad norteamericana, donde me dice que en Barranquilla una revista que en su género es lo mejor que se publica en Colombia y América Latina, que dizque la dirige un tal José Consuegra y me pide que le mande unos ejemplares. Yo creo que está equivocado, pero como este tipo tiene tú mismo nombre,

aconséjame que debo contestarle al despistado de mi cuñado…Este relato es una pequeña muestra de que el Maestro Consuegra era más conocido en otras latitudes. Semblanza Carlos Arboleda en su escrito José Consuegra Higgins un personaje imprescindible de la historia nacional indica que es un hombre elegante no solo en el vestir sino también en el hablar. Fue un viajero frecuente que visito diversas regiones del país y el exterior, hombre de vasta cultura adquirida en su formación con los jesuitas y de la mano de grandes maestros como Antonio García, Darío Samper, Gerardo Molina y Alfredo Vásquez Carrizosa entre otros. Mantuvo relaciones con grandes escritores y pensadores como David Sánchez Juliao y Gastón Parra, en vida recibió múltiples homenajes y reconocimientos de instituciones académicas y gubernamentales de diversos países, fue miembro de diversas academias de historia, economía y bolivarianas, que evidencian su legado que consistió en proponer un pensamiento latinoamericano, que incidiera en lo económico y lo social, que contribuyera a mejorar la situación de nuestros pueblos amerindios.


4

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 27 de Abril de 2014

SUPLEMENTO

El barril POR: FERMIN MOLINA VARGAS

Una mañana perdida en el olvido, la reina de un gigantesco hormiguero laborioso, le dio vacaciones a milena, la hormiga más trabajadora que se haya visto en la clase de Insectos, para que pasara unos días de descanso en las atractivas playas del Caribe acogedor. Nuestra hormiga milena, de inmediato se fue a un gran centro comercial. Compró cremas bronceadoras, gafas para el sol, una enorme toalla y algunos accesorios apropiados para el descanso codiciado. Y partió ligerita y sonriente para la agradable bahía de Santa Verónica donde se confundió con turistas llegados de los cuatro puntos cardinales. Para mal de sus antojos, se sintió incómoda con tantos bañistas. Buscó un sitio solo y apartado donde podía bañarse sin mirones a la vista, observar el panorama, untarse cremas y recibir cómodamente en su espalda los rayos solares. Al rato, cuando quiso acomodarse cara al cielo miró, de improviso, al inmenso mar y sorprendida vio que las olas empujaban hacia la playa un enorme barril jamás visto por ojo himenóptero. Cuando aquel barril llegó a tierra, milena vio que estaba herméticamente sellado y tenía unos letreros grabados en mayúsculas. Como no sabía leer, porque nunca fue a la escuela por estar dedicada desde niña al arduo trabajo, pensó en voz alta: •Debe ser melaza lo que contiene este barril y con ella se alimentarán, de por vida, todas mis hermanas del hormiguero… ¿Pero cómo lo llevaré a casa si es muy grande y pesado? En esas estaba con sus cavilaciones cuando llegó a curiosear la avispa melusa que intrigada le preguntó: •¿Y este barril? ¿De dónde lo trajiste? ¿Por qué lo tienes aquí en la playa? ¿Qué contiene? •Este barril lo sacaron a tierra firme las olas del mar y, como no sé leer, quisiera saber qué dice lo escrito en él, porque pienso que debe contener melaza extraída de los mejores cañaverales conocidos del planeta y quiero me leas para estar segura de su contenido. – Insinuó hormiga milena. – •Qué tristeza amiga mía, yo tampoco sé leer porque nunca fui a la escuela por andar de pizpireta y vivaracha, pero creo que el contenido no es melaza sino fina miel fabricada por mis parientas las abejas en los floridos prados del edén. – Dijo la avispa melusa pensando que tendría perdurable miel para su exigente paladar. – De pronto, revoloteando, apareció con su impertinencia la mosca melisca que preguntó con mucha burla y picardía: •¿Y ustedes dos qué hacen ahí mirando lo que no les pertenece? •Esto que tú ves es un barril y me pertenece porque lo vi salir del mar y, además, creo que contiene melaza – Dijo la hormiga milena con mucha humildad. – •¿Tuyo? ¿Melaza? ¡Ni lo pienses! Este barril no contiene melaza. Tú no sabes leer, por lo tanto no puedes descifrar lo que dice en las duelas y mi natural sentido indica que contiene miel y me pertenece; y pido a Usted, mosca melisca, lea lo que dice en este barril para que nuestra amiga, la hormiga milena, sepa de una vez por todas que el contenido es miel y no melaza. – Espetó la avispa melusa – •¡Qué pena con ustedes. – Respondió la mosca melisca

– A mí, por ser molestosa, impertinente y pesada, no me aceptaron en la escuela y me da vergüenza decirle que tampoco sé leer! Es más, Me da lo mismo que contenga melaza o miel; ambos sabores son agradables a mi paladar. Es aconsejable buscar a la mariposa melissa; ella es muy culta porque vive en jardines de doctores y letrados libando el dulce néctar de las flores, viste elegantemente y ella nos puede decir qué contiene el barril. Además. deben saber que el barril no es de la una ni de la otra porque una vez destapado debe repartirse equitativamente y a mí me toca una parte por ser mediadora y consejera. Y partieron, en vertiginoso vuelo avispa melusa y mosca melisca en busca de la mariposa melissa. Hormiga milena, por no tener alas, se quedó cuidando el barril. Después de un corto tiempo llegó mariposa melissa con su resplandeciente vestido multicolor; bailando en los aires el acompasado ritmo de un cadencioso vals imaginario. Se posó delicadamente para no ensuciar su vestimenta; orgullosamente abría y cerraba sus alas para mostrar los llamativos colores. Miró el barril y habló con propiedad: •Me siento complacida porque se han dignado consultarme sobre este caso, motivo de investigación, relacionado con el imperativo interés por conocer a fondo lo que lleva guardado en su interior este voluminoso y descomunal recipiente llamado barril. Para iniciar, se hace necesario comunicarles o informarles que, por ser tan vagarosa, vanidosa y creída no asistí a la escuela y me quedé sin aprender a leer; pero hay otra forma de averiguar con certeza lo que nos motiva esclarecer en este momento: Si me abren el barril puedo precisar su contenido sin temor a equivocarme. Ya sé que ninguna de nosotras tiene la suficiente fuerza para destaparlo o llevarlo a la impenetrable y entronerada selva de “El Salao”, donde vive el astuto y sagaz zorro “mielero” que conoce toda serie de artimañas para estos menesteres; por lo tanto, hay que contratar los servicios del escarabajo hércules para transportarlo por esos caminos difíciles de transitar y no se les olvide que la consulta deben pagarla con una

LITERARIO

buena parte del contenido; además, tengo la libertad de tomarlo en propiedad porque el sexto sentido me dice que contiene exquisito vino de los mejores viñedos andinos, que venderé al mejor postor y con el dinero plantaré un amplio jardín que florezca perennemente donde pueda degustar por siempre el apetitoso néctar de apetecidas flores. Y contrataron al fornido escarabajo hércules con la promesa de entregarle una parte del misterioso contenido que llenaba de ilusiones a los codiciosos insectos iletrados que iniciaron su marcha hacia la espeluznante región selvática de “El Salao”. Discutían, sin ponerse de acuerdo. Todas se creían propietarias. Ninguna quería compartir e iban detrás del escarabajo hércules que, empujando el barril, repetía una y otra vez: •No peleen tanto ni canten victoria porque este barril no contiene melaza ni miel, que tampoco vino, sino excelente petróleo extraído de las profundas entrañas de la madre tierra. Lo venderé a buen precio para comprar con los petrodólares una mansión con vista al mar, ir a la escuela, aprender a leer, dejar de trabajar en el fango y olvidarme del lodo y el estiércol donde mis antepasados han vegetado a través de todos los tiempos. Llegando donde iban, encontraron al zorro “mielero” esperando en la puerta de su madriguera. Ya estaba enterado gracias a las informaciones obtenidas del colibrí florencio que estuvo espiando en el camino, interesado en obtener, a cualquier costo, el producto en contienda. El escarabajo hércules se retiró a descansar un rato mientras el viejo zorro le daba vueltas y vueltas al barril, lo olfateaba una y otra vez, de lado a lado. Cansado de olfatear anunció con la seriedad propia de un zorro costeño que se respete: •Esto me huele a barril vacío. Este armatoste está tan hueco como la cabeza de los que no estudian. Están perdiendo el tiempo discutiendo, pugnando, bregando, aspirando a cosas vanas e imposibles de alcanzar por no saber leer y, como tampoco sé leer, les recomiendo que vayan donde el oso meloso que vive en la cima del Morro Ferú, él se los destapará porque tiene mucha fuerza muscular, allá sabrán de una vez la verdad y saldrán de la real duda que los confunde. Díganle que van de parte mía. No exijo honorarios porque no tienen con qué pagarme. Cabizbajos partieron en busca del oso meloso. Era tarde y el sol se reía de los retardados transeúntes. Salieron de la tétrica selva y cruzaron los frescos arroyos del sendero; atravesaron la extensa llanura y comenzaron el ascenso del empinado Morro Ferú. El escarabajo hércules empujaba el pesado artefacto con dificultad y fuerza agotadora hasta llegar a la impresionante cima. Cuando vio que había ganado la cúspide, para descansar soltó el barril que rodó cuesta abajo cayendo al vacío y estrellándose contra un encrestado arrecife del profundo mar. Todos quedaron apesarados, tristes y desencantados, porque se rompieron también todas las ilusiones sin saber qué contenía el barril y se fueron a sus casas llorando sin consuelo, arrepentidos porque nunca fueron a la escuela. Semanas después, el abuelo salió a darse un baño en una de las playas del Caribe y encontró algunas duelas rotas del famoso barril donde podía leerse claramente el siguiente aviso: Moraleja La vida es barril sellado Y los libros son las duelas. Si no aprendes en la escuela Te quedarás iletrado


SUPLEMENTO

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 27 de Abril de 2014

LITERARIO

5

Intimidades... poesĂ­a ilustrada Lorena Trespalacios


6

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 27 de Abril de 2014

SUPLEMENTO

LITERARIO

Tertulias literarias en Barranquilla a finales del siglo XIX POR: JOSÉ ERMIDES CANTILLO PRADA

Las tertulias constituyeron –y constituyen- no sólo espacios para divertirse, sino para hacer amigos y contactar cómplices literarios. Es así como en la Barranquilla de finales del siglo XIX son muy comentadas las tertulias del Camellón Abello, el café La Estrella y la Botica Fuenmayor, tertulias que no sólo son importantes por su oralidad, sino porque en ellas se gestaron libros de poemas, revistas, periódicos, crónicas y comentarios varios. A fuerza de multas el alcalde Antonio Abello hizo construir en 1886 en la calle Ancha de Barranquilla (hoy Paseo de Bolívar o calle 35) entre callejón del Progreso (carrera 41) hasta el callejón de la Niña China (carrera 43) una especie de bulevar con bancas, árboles y lámparas, que la gente llamó Camellón Abello. Allí solían darse cita comerciantes, industriales y políticos. Era un lugar para la tertulia, especialmente en las noches de los jueves y domingos cuando la banda militar, dirigida por Lucio Bonell, ofrecía conciertos con instrumentos de viento (retretas) y el camellón era frecuentado por las damas jóvenes de las familias de la vecindad. Evaristo Rivas Groot, en una descripción que hace de Barranquilla en 1892, anotó que el verdadero encanto de la ciudad era el Camellón Abello, “un espacioso anden, vistosamente embaldosado de mosaicos, sombreado por frondosos árboles. Es allí donde se da cita la mejor sociedad del lugar las noches del jueves y domingos; las señoritas se pasean en fila de tres o cuatro, charlando alegremente; los jóvenes las siguen de cerca y parecen custodiaran el precioso botín defendiéndolas de las suplicantes miradas del deslumbrado forastero. Al ver estas elegantes muchachas, de ojos incendiarios y diminuto pie, se cree estar en plena Andalucía”. En el Camellón Abello se improvisaban recitales, se leían ensayos y se comentaban los libros recién llegados por el correo, establecido en la ciudad desde 1866. Al camellón eran invitados personajes de significación en la literatura, las artes y las ciencias que por cualquier circunstancia se detenían en la ciudad. Muchos de los contertulios del Camellón Abello continuaban la conversación (o la iniciaban muchas veces en el café La Estrella, de don David Pereira, alrededor de mesas en que se servían sendos vasos de cerveza mientras sonaban los tocados al piano por Dieguito Castro (“Murga”) y Carlos Echeverri. Del grupo La Estrella sobresalen Eduardo Ortega, Fernando E. Baena, Carlos Montero, Joaquín

Rafael Laza (Jorge Andueza), Pedro R. de Castro, Silvio Colimodio, Pepe Lascano, David Senior, Pablo J. del Real, Víctor Dugand, Gabriel Arango Valencia, Manuel Abello Palacio y Pepillo Blanco. Este grupo de bohemios e intelectuales, aparte de beber cerveza, hablar de las señoritas bellas de la ciudad, del acontecer político, comentar algún libro, aterrarse por la falta de buenos servicios públicos, una noche calurosa de junio de 1902 perpetraron el periódico “El Repórter”, siendo sus directores Pepillo Blanco y Manuel Abello Palacio. En este periódico aparecieron los versos de Eduardo Ortega, los Fuenmayor, Laza, Gabriel Abello, crónicas sociales y artículos de los demás miembros del grupo “La Estrella”. A parte de las tertulias del Camellón Abello y el café La Estrella, hubo otro sitio importante para el comento y la discusión literaria, este fue la Botica Fuenmayor, establecida en 1880 en el callejón del Mercado y a la que concurrían, entre otros, sus propietarios Heliodoro y Eduardo

Fuenmayor Reyes, el cónsul francés Alberto Luz, Julio H. Palacio y Tomás Suri Salcedo, hombres sensibles y grandes lectores de los clásicos franceses y clásicos románticos españoles e ingleses. Apostilla: El anterior texto es un resumen de una amplia investigación. Mientras su autor redactaba la presente síntesis recordó una extraordinaria tertulia literaria en Barranquilla, pero a finales del siglo XX, la cual se dio en el acogedor patio de la casa del sociólogo, escritor y excelso conservador Abel Ávila Cardona. En dicha tertulia durante los años ochenta y noventa muchos intelectuales amigos disfrutamos, por ejemplo, de diálogos exquisitos con Manuel Zapata Olivella, Homero Mercado, Aquiles Escalante, Amaury Díaz Romero, Tomás Rodríguez Rojas, Federico Santodomingo Zárate, David Sánchez Juliao, José Cotuá Valdés, Reinaldo Bustillo Cuevas, Luis Eduardo Bobadilla, Víctor Manuel Gómez Ríos, Elvia Chadid de Feris, entre otros contertulios caribes. ¡Tiempos aquellos!


SUPLEMENTO

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 27 de Abril de 2014

LITERARIO

Comunidad, cultura y televisión

7

POR: SANTANDER ROJAS DE LA ROSA

Si revisamos la historia política nuestra llegaremos a conocer que la televisión nació por un pensar populista untada de necesidades estatales, que quisieron esconder. Su fundación se originó mediante orden presidencial en el Gobierno del General Gustavo Rojas Pinilla sin estudios previos y debates en la Cámara y el Congreso, al brinco de normas que pudieron existir en aquella Colombia del ayer. Fue Fernando Gómez Agudelo quien recibió la autorización del General Rojas Pinilla para traer a nuestro país la televisión estrenándose un 13 de junio de 1.953 en celebración al aniversario del primer golpe de opinión, su esquema dependía exclusivamente del Jefe del Estado y por ende de la Radiodifusora Nacional. Todo fue fríamente calculado saliendo al aire con la antena de emisora en la azotea del Hospital Militar y los estudios en los sótanos de la Biblioteca Nacional. Su llegada al país la fundamentó el Decreto Legislativo 3418 de 1.954, transcurridos dos años se creó el Decreto 2427 donde se especificaba que la televisión se destinaría a elevar niveles culturales de la sociedad, y su programación era destinada para ese propósito, el Gobierno se reservaba el derecho a participar cuando lo considerara conveniente El mismo decreto indicaba que los ´programas podían

ser patrocinados por firmas privadas y públicas, en pocas palabras su comercialización quedó definida desde ese momento, y así permanece a la fecha donde gana el de mayor poder empresarial. En lo corrido del tiempo su estructura ha sido poco modificada, y es posible que el Estado esté confundido con los intereses financieros del sector privado. Su salida al aire estuvo amparada con el nombre de Radio Televisora Nacional de Colombia. Más tarde cuando sus horarios fueron comercializados se le llamó Televisora Nacional de Colombia Con el correr de los años se le dio el nombre de Instituto Nacional de Radio y televisión INRAVISION. El Gobierno avaló su programadora estatal de inmediato para competir libremente con su canal audio visual. En 1.985 se firmó la polémica Ley 42 donde señalaba el Gobierno que la televisora quedaría en manos de la comunidad para su direccional, pero al llegar otro presidente de la República fue desfortalecida la sana intención, es decir, los sectores políticos aniquilaron la participación comunitaria. Además del Consejo Nacional de Televisión, el Director y su Junta Administradora crearon la Comisión para la Vigilancia de la televisión como organismo de control para la presentación de programas de calidad a la teleaudiencia

Es difícil que la población reciba la orientación de la televisora y menos en los canales regionales donde el Estado siempre subsidia porque sus administraciones no cierran válvulas, todo lo contrario las abren, y es aquí donde las organizaciones ciudadanas deben pedir que le respeten sus derechos. Esa representación de papel que tiene la población puede rescatarse con voluntad sin pretender polemizar con el Estado que hace las normas y es el invitado para cumplirlas. Bien es cierto que el Ministerio de Comunicaciones juega una posición regulativa en la televisora, pero la participación ciudadana goza de un precio al amparo de ley, que engavetaron porque los monopolios se han posesionado para absolver los presupuestos privados y oficiales, lo que si debemos respetarle al Estado es que aun sus canales promocionan nuestra rica cultura llena de un sin número de valores mientras que los canales privados venden sosiegos, desesperos, conflictos, ríos de sangre y dimes y diretes de dirigencias que buscan pantallas para favorecer proselitismos y enraizar poderes llevándose a muchos por delante sin medir cualidades y capacidades de una sociedad que quiere lo mejor para esta patria social de derecho a merced de polémicas, favoritismos y exclusiones (trinos).    


8

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 27 de Abril de 2014

SUPLEMENTO

La ventana de los Poetas

LITERARIO

POR: ALEJANDRA MORENO

NECESITO UN POETA

MARIA MULATA

LA COMA Y EL PUNTO

¿Quién necesita un poeta? ¿Un amante de letras? ¿Un cocinero de versos? Un poeta que se haga sol se transforme en flor y nos haga sonreír. Un poeta que tome la luna con sus manos, y la transforme en beso. Un poeta que repare las heridas que sane emociones con la tinta tricolor de los sueños. un poeta que convierta en música lo inaudible, lo sensible lo mágico de la metáfora para curar almas perdidas en sí mismas. un poeta, que no se canse de gritarle al mundo que la paz es posible desde las letras por eso y más “necesito un poeta”.

a mi hija Helena

Voy bajando, como una gota de agua tibia por tu pecho como un sorbo de vino discreto como un roce debajo de la mesa. Remisamente, voy descendiendo por el camino de tu ombligo como la lluvia en la ventana y mis palabras, se prenden de tus labios. dame licencia para ser tu antojo como un capricho de hambre como un amor carnal que se esconde en el buzón del deseo. déjame navegar en tu piel descender al sur de tus sentidos como la sangre que viaja por tus venas como el fogón que calienta tus poros. Seamos la coma y el punto de un párrafo soy así… …Una rosa para recorrer tu cuerpo, la tinta que nunca se agota para escribir de ti.

La poesía es una bella MaríaMulata vive a orillas del caribe paseándose por la playa. Curiosa como el poeta es mariamulata de sus ojos nada se escapa y en su pico un verso se lleva. Versos de plumas azules versos de plumas purpuras versos negros la mariamulata se posa con su aire de misterio y cuando el horizonte se viste de naranja mariamulata emprende su vuelo en la inmortalidad de artistas y poetas. ¡oh! mariamulata tan cerca tan lejos en el corazón te llevo.

PRIMAVERA

SEGUIR

CULPABLES

Mi cuerpo es flor que se abre, al rocío de tu piel que excita mis hojas reconociendo tus manos. Caricias recorriendo cada pétalo cada raíz cada humedad de mi jardín; jardín que es cielo, prado terciopelo que acaricia tus ansias mezcladas con miel. hacemos primavera como si de amor viviera en el rocío de tu piel.

Todos esperan que lo supere que tenga piel de hierro y corazón de cobre cada día un intento más los ojos no aprenden a nadar las manos van recorriendo paredes mudas confidentes de mis penas comparto colchón con el frio de la ausencia el alcohol no desinfecta las heridas del holocausto esperan que lo supere con ojos de piedra paciencia de roble y… ¿ahora? Para seguir viviendo insisto en desgarrar mis cadenas de lo contrario, seguiría viva pero muerta.

La vida no se extingue en llanto se pierde en la poca voluntad de existir. los muros crecen ventanas y puertas se funden en el cemento del dolor entre ladrillos de impaciencias entre tachuelas de amargura el descanso es una utopía cuando el alma no quiere levantarse de su miseria el tiempo pasa y la tristeza no deja de ser tristeza y la sal en el cuerpo sigue siendo llanto.


Suplemento literario #72 abril 27