Page 1

Fundada en 1909

Fundada en 1909

Unión, Proyección, Liderazgo

Unión, Proyección, Liderazgo

Escenario Geopolítico del Siglo xxi

Escuela Superior de Guerra

Escuela Superior de Guerra Cra. 11 Nº 102-50 Of. 209, Bogotá Conmutador 6204066 www.esdegue.edu.co

Escenario Geopolítico del Siglo xxi


Escenario geopolítico del siglo xxi

Julián Andrés Vargas Cardona

ESDEGUE – SIIA – CEESEDEN


© Escuela de Guerra Autor: Julián Andrés Vargas Cardona Primera edición diciembre 2012 ISBN: 978-958-57400-2-0 Coordinación editorial: División de Investigación ESDEGUE Diseño, diagramación e impresión: Legis S.A. Av. Calle 26 No. 82-70 Bogotá, Colombia Conmutador: 4 255255 Impreso en Colombia – Printed in Colombia

Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida ni en su todo ni en sus partes, ni registrada en o trasmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro-óptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo por escrito de la editorial. El contenido de este libro corresponde exclusivamente al pensamiento de los autores y es de su absoluta responsabilidad. Las posturas y aseveraciones aquí presentadas son resultado de un ejercicio académico e investigativo que no representa la posición oficial, ni institucional de la Escuela Superior de Guerra, de las Fuerzas Militares o del Estado colombiano.


Agradecimientos Al Origen, el CEESEDEN y la CofradĂ­a Ampliada.

v


El autor Julián Andrés Vargas Cardona. Politólogo de la Universidad Nacional de Colombia. Magister en Seguridad y Defensa Nacionales de la Escuela Superior de Guerra. Se desempeño como Director del Observatorio Regional y Jefe de la Línea de Investigación en Geopolítica, Estrategia y Seguridad Hemisférica del Centro de Estudios Estratégicos sobre Seguridad y Defensa Nacionales (CEESEDEN) de la Escuela Superior de Guerra.

vii


Contenido Presentación .................................................................................................. 1 Introducción .................................................................................................. 3 Capítulo 1 La geopolítica neoclásica ....................................................................... 7 1. La Geopolítica Neoclásica como Teoría ................................................ 7 2. La Geopolítica como concepto ............................................................... 12 2.1. Lo Geo de la Geopolítica ............................................................... 13 2.2. Lo político de la Geopolítica ........................................................ 16 Capítulo 2 El realismo en la geopolítica neoclásica ........................................ 21 2.1. Motivaciones y causas de la guerra en el realismo .............................. 26 Capítulo 3 Las fronteras en el siglo xxi ................................................................. 39 1. Territorio, soberanía y fronteras ............................................................. 39 2. Presión sobre las fronteras y la importancia de las políticas de disuasión ................................................................................................. 43 3. La Importancia de las Fronteras en el Siglo XXI ................................ 51 Capítulo 4 La jerarquía en el sistema internacional ....................................... 55 1. Los Estados como observadores del Sistema Internacional ............. 57 Capítulo 5 El escenario geopolítico del siglo xxi ............................................... 63 1. Un orden mundial cambiante: desde el fin de la Guerra Fría hasta la primera década del siglo XXI ................................................... 64 2. El declive del poder relativo de Estados Unidos .................................. 71 3. Los poderes emergentes y el orden mundial multipolar ................... 77 4. Una transición inestable ........................................................................... 84

ix


Julián Andrés Vargas Cardona

Capítulo 6 Escenario geopolítico regional ........................................................... 87 1. Brasil ............................................................................................................... 88 2. República Bolivariana de Venezuela ........................................................ 96 3. Colombia........................................................................................................ 107 Conclusiones................................................................................................... 115 Bibliografía .................................................................................................... 119


Presentación El estudio de la geopolítica es esencial para comprender los escenarios de poder internacional en que una Nación se desenvuelve. Para ello, es necesario contar con una herramienta teórica y conceptual que permita caracterizar dicho escenario. Con este propósito, los autores del presente libro emplean la Geopolítica Neoclásica, como un enfoque teórico que facilita la comprensión de las mega-tendencias que definen la arquitectura del poder internacional en la actualidad. En tal teoría, se resalta la posición central que aún posee el Estado en las relaciones internacionales del siglo XXI. De ahí que las relaciones de poder continúan siendo factores que definen la estructura geopolítica internacional, a pesar de la influencia de la globalización y de los actores no estatales. Por lo tanto, para comprender el comportamiento de los Estados, especialmente en situaciones en las que existen fluctuaciones en su poder relativo, los autores recurren al neorrealismo como un cuerpo teórico ampliamente reconocido que explica dicho comportamiento en términos de intereses nacionales y relaciones de poder. Las hipótesis acerca del por qué los Estados van a la guerra, desarrolladas por Stephen Van Evera, sirven como base para el diseño de un modelo de comportamiento estatal, útil para interpretar sucesos y tendencias que afectan la geopolítica mundial. En este sentido, en el texto se analizan las variaciones actuales en el poder relativo de los Estados, las cuales configuran un escena1


rio multipolar de geopolítica mundial. Allí, los atentados del 11 de septiembre de 2001, las guerras de Afganistán e Irak y la emergencia de nuevos polos de poder internacional como Brasil, Rusia, India y China, configuran la actual arquitectura internacional. Frente a un escenario de tales características, el Estado colombiano debe prepararse; y para ello, el primer paso es conocer las mega-tendencias de la geopolítica global. Este libro ofrece al lector un modelo para observar el panorama internacional de la actualidad, haciendo énfasis en el poder y los intereses de los Estados en el siglo XXI. Director de la Escuela Superior de Guerra

2


Introducción Las transformaciones sucedidas en el escenario internacional desde el fin de la Guerra Fría, conllevan a la necesidad de una revaluación acerca de cómo los Estados interactúan entre sí bajo las nuevas condiciones del sistema internacional. Dichas condiciones se caracterizan, en el plano global, por el debilitamiento relativo de Estados Unidos, y el mundo occidental junto a él, como líder y garante del orden internacional. Tal debilitamiento relativo, se presenta como consecuencia de diversos factores, que incluyen la crisis económica mundial y, sobre todo, el surgimiento de nuevos polos de poder global dispuestos a competir por el prestigio y la distribución de privilegios en el sistema internacional, como es el caso de las consideradas potencias emergentes Brasil, Rusia, India y China, los llamados países BRIC. Igualmente, las distintas tendencias políticas en el contexto global, han facilitado la emergencia de poderes regionales que cada vez se reclaman más autónomos, y en algunos casos contrarios, frente a los intereses de la súper potencia occidental, como lo demuestran los casos de Irán, Turquía y Venezuela. Como consecuencia, la gran arquitectura del sistema internacional ha sufrido una transición desde la bipolaridad que caracterizó la Guerra Fría, pasando por un periodo de supuesta unipolaridad durante la década de los noventa, hasta la actualidad en donde se presenta un escenario multipolar. 3


Julián Andrés Vargas Cardona

Estás transformaciones en las relaciones de poder entre los Estados, conllevan a la necesidad de establecer marcos teóricos y conceptuales propicios para el entendimiento de la nueva arquitectura del poder internacional, la cual se encuentra en constante transformación pero con una tendencia cada vez más clara hacia la multipolaridad. En el presente trabajo, se sostiene que la Geopolítica Neoclásica es el marco teórico y conceptual más propicio para comprender la nueva arquitectura del poder internacional, en cuanto continúa siendo principalmente determinada por los Estados. De ahí que la Geopolítica Neoclásica, a diferencia de su hermana la Geopolítica Crítica, reasuma al Estado como núcleo de su interpretación y análisis del sistema internacional. Para sustentar lo anterior, el presente documento se subdivide en seis capítulos. En los cuatro primeros, se realiza una amplía descripción de la teoría de la Geopolítica Neoclásica y su entramado conceptual. En los dos últimos, se interpretan las megatendencias actuales del escenario geopolítico, basándose en el marco teórico y conceptual desarrollado en los capítulos previos. En el capítulo 1, se presenta el origen de la Geopolítica Neoclásica como teoría, para lo cual se presenta el marco histórico en el que surge junto a su hermana, la geopolítica crítica, como una respuesta al vacío ideológico y conceptual resultado de los cambios de fin de siglo. En tal sentido, se describe la geopolítica neoclásica como una herramienta útil para comprender a los Estados y sus relaciones de poder en el siglo XXI. En la segunda parte del capítulo, se describe la geopolítica como concepto binario, compuesto por la geografía y lo político. En el capítulo 2, se establece la correlación existente entre la geopolítica clásica y el realismo clásico, así como la evolución del pensamiento neorrealista y su impacto en la geopolítica neoclási4


Escenario geopolítico del siglo xxi

ca. Posteriormente, con el propósito de desarrollar el entramado conceptual de la geopolítica neoclásica, se presentan las motivaciones y las causas de la guerra según el neorrealismo. En el capítulo 3, se presenta la importancia de las fronteras en el siglo XXI, para lo que se realiza un recorrido por los conceptos de territorio, soberanía y fronteras. Posteriormente, se exhiben las fuerzas que históricamente han generado presiones sobre las fronteras con el objetivo de modificarlas. Y finalmente, se realiza una defensa acerca de la función que continúan teniendo las fronteras en el siglo XXI, especialmente en Suramérica. En el capítulo 4, se muestra la existencia de un orden jerárquico en el sistema internacional, el cual se encuentra en constante transformación debido a las variaciones en el poder relativo de los Estados. Posteriormente, se muestra la necesidad de que el Estado realice una observación preventiva y proactiva del escenario internacional, para prever oportunidades o eventuales crisis que afecten su proyección estratégica. En el capítulo 5 se realiza un análisis del escenario geopolítica del siglo XXI, basado en la perspectiva de la geopolítica neoclásica. Para ello, se describen los cambios en el orden mundial desde el fin de la Guerra Fría. Posteriormente, se argumenta acerca del declive relativo de Estados Unidos. A continuación, se muestra la emergencia de nuevos polos de poder en el sistema internacional. Y por último, se argumenta por qué la transición hacia un modelo multipolar no será pacífica, según el enfoque neorrealista. Por último, en el capítulo 6 se observa la situación geopolítica de América Latina, caracterizada por un repliegue político de Estados Unidos, la emergencia de Brasil como una potencia regional y el modelo bolivariano revolucionario de Venezuela.

5


Capítulo 1 La geopolítica neoclásica 1.  La Geopolítica Neoclásica como Teoría La perspectiva del presente análisis se contextualiza en la postura neoclásica de la geopolítica. Esta teoría, al igual que la geopolítica crítica de Ó Tuathail1, emergió de la fragmentación epistemológica e ideológica resultante de los eventos de final del siglo XX, tales como la caída de la Unión Soviética, el avance de la globalización, los efectos de las tecnologías de la información, las redes del narcotráfico latinoamericanas y los desastres humanitarios del África Subsahariana y los Balcanes Occidentales:

1

Critical geopolitics challenges the state-centrism and Darwinian philosophy of orthodox geopolitics. Instead of operating from the perspective of powerful institutions and groups within dominant states, it articulates the perspectives and arguments of a transnational coalition of peace movements, human rights activists and environmental organizations. Critical geopolitics seeks to challenge how orthodox geopolitics presents the world as ‘us’ and ‘them’ and how it defines ‘national security threats’ in terms of military threats from other states and outlaw groups. It rejects the ethnocentric and chauvinist geopolitics of ‘us’ versus ‘them’ in favor of a more complex vision of world politics characterized by states dominated by power structures and technological systems that threaten the conditions of habitation and survival on the planet as a whole. Critical geopolitics, in other words, rejects state-centric reasoning and questions the monopoly of the powerful over the definition of ‘national security’. Ó TUATHAIL, Gearóid. Post-cold War Geopolitics: Contrasting superpowers in a world of global dangers. School of Public and International Affairs, 2001.pp. 6 y 7.[En Línea] Disponible en: http://www.nvc.vt.edu/toalg/Website/Publish/ papers/Superpowers.pdf

7


Julián Andrés Vargas Cardona

When this geopolitical master frame fell apart in 1989, a new global metanarrative was needed. The fact that the old geopolitical framing almost completely disintegrated within one decade made the change in the discursive formation quite visible. There was a demand for new interpretations, for new geopolitical storylines framing the massive transformations that took place on the world stage in the 1990s and at the beginning of the new millennium2.

Sin embargo, la postura neoclásica evolucionó en una dirección diferente a la tomada por la postura crítica. En palabras de Alexander Murphy, la geopolítica neoclásica “representa un genuino renacimiento, en el sentido que supone un explícito retorno a las categorías conceptuales originales de la geopolítica clásica”3. En otras palabras, se propone una revisión y revaluación de los paradigmas clásicos de la geopolítica, los cuales se encuentran directamente relacionados con los requerimientos del Estado para garantizar su seguridad y defensa. Por tal razón, se hace énfasis en el Estado y en conceptos como la seguridad nacional, el interés nacional y el poder nacional, entre otros4. En este punto, la seguridad se entiende como una condición en la que los riesgos, las amenazas y las vulnerabilidades se encuentran reducidos a mínimos aceptables, mientras que la defensa hace re-

2

MURPHY, Alexander;AGNEW, John; BASSIN, Mark; NEWMAN, David y REUBER, Paul.Is there a Politics to Geopolitics? En Progress in Human Geography, Nº 28,5 de 2004, p. 631.

3

Ibíd.p. 621.

4

The resonances of this alternative geopolitical perspective are with a ‘realist’ view of international relations, which prioritizes the principles of national power and ‘national interests’ and is anchored securely on the right. Here it oscillates between conservative perspectives that are mainstream and those that are radical or extreme. With these resonances, this alternative perspective displays a genuine continuity with the classical geopolitical tradition, for which reason it may be termed ‘neoclassical geopolitics’.Ibíd. p. 621.

8


Escenario geopolítico del siglo xxi

ferencia a una acción de fuerza necesaria para que los niveles de seguridad retornen a niveles admisibles. Luego, decir que un Estado está seguro, implica aceptar que se encuentra en condiciones de defenderse de amenazas y agresiones en caso de ser necesario5. Como se observa, la geopolítica neoclásica reasume al Estado y su interacción con entornos geográficos específicos, como el núcleo epistemológico de su análisis, ya que la geopolítica clásica emergió como una disciplina subsidiaría del Estado, encaminada a defender su integridad política y territorial6. Tal postura es válida en el siglo XXI, porque a pesar de que la globalización ha afectado en algunos aspectos el concepto tradicional de soberanía estatal, la relevancia del territorio, de las fronteras internacionales, de los recursos naturales, del poder internacional y la influencia geopolítica permanecen tan vigentes como siempre. Como lo afirma Armando Borrero, los Estados, allí en donde lograron consolidarse, aún son fuertes y continúan siendo los principales actores en el concierto internacional: Los Estados nacionales fuertes afrontan mejor la globalización en lo externo y la regionalización en lo interno. El Estado nacional está vivo aún: es la primera referencia de los ciudadanos y el marco más importante, todavía, para el ejercicio de las libertades públicas. El orden jurídico es mayor-

5

DE VERGARA, Evergisto. Las Diferencias Conceptuales entre Seguridad y Defensa. Buenos Aires: Instituto de Estudios Estratégicos de Buenos Aires, 2009,p. 2.

6

La geopolítica moderna planteaba el afincamiento del proyecto de Estado-Nación a partir de la fortificación de sus perímetros de seguridad, para certificar, de esta forma, un equilibrio interno y una supervivencia del país en el concierto internacional. UYABÁN, Mauricio. Muerte y Resurrección de la Geopolítica: de la geopolítica moderna a la postmoderna. En: Ensayos Sobre Seguridad y Defensa No. 5. Bogotá: Escuela Superior de Guerra, 2009,p. 222.

9


Julián Andrés Vargas Cardona

mente nacional. El internacional se ha desarrollado pero está lleno de carencias. Sin Estado fuerte, una sociedad no puede negociar su ingreso al mundo globalizado7.

En este sentido, en oposición a aquellos que abogaron por una posguerra Fría “hiperglobalizada” y “desterritorializada” en donde los Estados dejarían de existir, la posguerra Fría no evidenció la debilidad o el fracaso de estas instituciones, sino la relatividad de las mismas en un mundo supremamente grande8. Al respecto, no sobra recordar que el Estado moderno es una invención occidental con características institucionales específicas. Por lo tanto, el Estado moderno continuará existiendo por mucho tiempo allí en donde ha logrado apuntalarse, como en Europa, Estados Unidos y Canadá, o allí en donde los valores políticos se encuentren profundamente vinculados con la modernidad occidental, como es el caso de América Latina. Allí en donde las instituciones occidentales no lograron consolidarse, la mayor parte del mundo, principalmente Eurasia, África subsahariana y el Mundo Musulmán, es en donde los detractores postmodernos del Estado encuentran varios de sus argumentos relacionados con la pérdida de control territorial y las nuevas 7

BORRERO, Armando. Defensa y Seguridad Nacional: Elementos para una política democrática. En: Análisis Político No. 42. Bogotá: IEPRI-Universidad Nacional de Colombia, enero-abril 2001,p. 26.

8

[Se esperaba que] la emergencia del mundo occidental desde el siglo XVIII, y sus principios de ordenamiento político de Estado-Nación, secularidad, laicidad, primacía interpretativa de la economía y ubicación en un papel secundario de los factores culturales al hablar de orden político, condujesen, forzados por la Guerra Fría, a entender la totalidad de las sociedades del mundo sólo desde tales principios. Únicamente cuando la Guerra Fría termina, Occidente redescubre al mundo, quizá trágicamente, junto con lo relativo de sus modelos de orden y estructuración de las instituciones políticas.” PATIÑO, Carlos. Religión, Guerra y Orden Político: La ruta del siglo XXI. Medellín: Editorial Universidad Pontificia Bolivariana, 2006,p. 19.

10


Escenario geopolítico del siglo xxi

amenazas, tales como el crimen organizado transnacional, el terrorismo, las guerras étnicas o religiosas, entre otras, para posteriormente afirmar que “El Estado ha cedido o perdido su rol de proveedor de seguridad y bienes, y este papel lo han asumido otros actores”9. Sin embargo, parten de una premisa equivocada: las “nuevas” amenazas a la seguridad internacional no emergen de la desintegración del Estado, sino de regiones en donde el Estado no ha logrado consolidarse; en otras palabras, no existe una disolución del Estado simplemente porque allí el Estado nunca ha existido de forma plena. Por esta razón, surge la categoría de Estados Fallidos como un mecanismo para explicar estos fenómenos de violencia por fuera del control estatal10. Por otro lado, sí existen Estados fallidos es porque, de manera opuesta, existen Estados que se suponen estables o sin riesgos aparentes, Estados modernos que cumplen sus funciones en un marco territorial preestablecido, el cual, a pesar de la globalización, no ha perdido su vital importancia11. En este sentido, como lo sostiene Mamadouh, la geopolítica neoclásica se define como “the effects of geographical location and other geographical features on the foreign policy of a state”12. Esta perspectiva, en el mundo real de los discursos políticos naciona9 ROTBERG, Robert. Los Estados Fallidos o Fracasados: un debate inconcluso y sospechoso. Bogotá: Siglo del Hombre Editores, 2007,p. 130. 10

FOREIGN POLICY. Índice de Estados Fallidos. 2010. [En Línea] Disponible en: http://www.fp-es.org/indice-de-estados-fallidos-2010

11

Despite the claims made in favour of ever more intense forms of globalization, the relevance of territory, international boundaries, and claims to sovereignty remain as pressing as ever.DODDS, Klaus. Geopolitics, A Very Short Introduction. New York: Oxford University Press, 2007, p. 1.

12

MAMADOUH, V.D. Geopolitics in the nineties: one flag, many meanings.GeoJournal Nº 46, 1998.p. 242.

11


Julián Andrés Vargas Cardona

les, de las relaciones internacionales y de la seguridad internacional es la que prevalece, especialmente conectada a los gobiernos de tendencia nacionalista en Estados poderosos como Estados Unidos (George W. Bush), Rusia (Vladimir Putin) y China (Hu Jintao)13.

2.  La Geopolítica como concepto Como concepto, la geopolítica es binaria, debido a que se encuentra compuesta por dos palabras: geo y política. En este sentido, existe una correlación entre la geografía y la política. De ahí que, en un nivel básico, Jean-François Gagné defina la geopolítica en las siguientes palabras: “En la mayoría de los casos, la geopolítica se refiere al estudio de la relación interactiva entre las políticas de un Estado, su relación con otros Estados y el contexto geográfico”14. Para entender dicha correlación, es necesario disgregar analíticamente los dos conceptos componentes de la geopolítica. Primero se verá el factor geográfico y posteriormente el político.

13

This imperative comes first of all from the fact that, beyond the orbits of academic political geography and certain sections of cognate disciplines such as political science and international relations, the neoclassical perspective is decidedly the more prevalent. In the real-world discourses of national politics, international relations and international security, the term geopolitics continues to resonate most powerfully among, and to be most clearly connected with, actors, perspectives and policies on the right wing. Indeed, it was precisely the neoclassical revival of the 1980s and early 1990s that sanitized and popularized the term to the extent that it became available for the very different purposes of ‘critical’ geopolitics in the first place. MURPHY, Alexander; AGNEW, John; BASSIN, Mark; NEWMAN, David y REUBER, Paul.Op. Cit. p. 625.

14

(Traducción del Autor) GAGNÉ, Jean-François. Geopolitics in a Post-Cold War Context: From geo-strategic to geo-economic considerations. En: Occasional Paper Nº 15. Montréal: Raoul Dandurand Chair of Strategic and Diplomatic Studies. 2007,p. 5.

12


Escenario geopolítico del siglo xxi

2.1.  Lo Geo de la Geopolítica En primera instancia, el prefijo geo hace referencia a la geografía, entendida como la “ciencia que trata de la descripción de la tierra”15. En este sentido, la geografía emerge de la representación y análisis de las variaciones espaciales16. La necesidad de describir el entorno geográfico surgió cuando los pueblos primitivos requirieron abstraer gráficamente la localización de alguna fuente de recursos o de otra población, para lo cual se guiaron con el movimiento del sol y la ubicación de referencias topográficas como montañas, ríos, bosques y lagos, entre otros. Posteriormente, como lo sostiene Jairo Durango, las antiguas civilizaciones: Necesitaron ejercer posesión y defensa del espacio donde interactuaban, adoptando formas de organización social, sistemas de producción y estructuras político administrativas que le permitieran subsistir y ejercer control del territorio. En este sentido, la naturaleza humana resulta profundamente ligada a la dimensión del espacio y del tiempo y en consecuencia el hombre, como agente espacial, piensa, representa y transforma la superficie terrestre17.

15 REAL ACADEMIA ESPAÑOLA. Diccionario de la Lengua Española, Vigésima Segunda Edición. Primera Acepción de ‘Geografía’. [En línea] Disponible en: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=geograf%EDa 16

Si comparamos las distintas ciencias, encontraremos que mientras en muchas de ellas la unidad reside en las materias de estudio, en otras reside en el método de estudio. La Geografía pertenece al segundo grupo. Así como la Historia y la Geología Histórica consideran el desarrollo de la raza humana o de la Tierra en términos de tiempo, la Geografía dimana del punto del punto de vista de las variaciones espaciales. HETTNER, Alfred. Geographische Forschungund Bildung. Citado por HARTSHORNE, Richard. El Concepto de Geografía como Ciencia del Espacio: de Kant y Humboldt a Hettner. En: Documents D’Anàlisi Geogràfica Nº 18, 1991, p. 33.

17

DURANGO, Jairo. La Geografía como Ciencia Aplicada a la Solución de Problemas Prácticos. En: Sociedad Geográfica de Colombia (SOGEOCOL), p. 1. [En línea] Disponible en: http://www.sogeocol.edu.co/documentos/02lage.pdf

13


Julián Andrés Vargas Cardona

Por tal razón, si se tiene en cuenta que el hombre es quien describe, piensa y transforma el territorio para su beneficio social, entonces es posible afirmar que el uso del conocimiento geográfico implica asumir una posición política, ya que, como lo sostiene Durango, “el control y administración del territorio ha representado una necesidad fundamental que sólo se logra mediante la organización política de la sociedad”18. Por este motivo, el uso del conocimiento geográfico resulta útil para los políticos, en tanto deben administrar e intervenir sobre el territorio; y para los militares, debido a que deben defender dicho territorio. En la modernidad, la geografía empieza a ser utilizada en beneficio del Estado, el cual le otorga dos funciones principales. Por un lado, la delimitación del territorio y las fronteras, ya que en ese espacio geográfico reside la soberanía estatal. Por el otro lado, la descripción del territorio nacional, haciendo énfasis en los recursos naturales estratégicos y zonas de poblamiento, para lo cual se realizaron misiones corográficas y se fundaron institutos geográficos. Adicionalmente, en el campo militar, el Estado encuentra en la geografía la base para la seguridad de la Nación, en tanto la otorga la descripción topográfica del terreno para la movilización de las tropas así como para la ocupación y control de territorios estratégicos para la defensa. La utilización de la geografía por parte del Estado moderno, conllevó a que la geopolítica clásica estuviera atravesada por el determinismo geográfico, el cual sostiene que la geografía influye directamente sobre la definición de la política19. A pe-

18

Ibíd.p. 2

19

Geographic environment has an impact on relationships of power and rule. The environment certainly influences boundary-making and centreperiphery relations, but it is a political choice whether and which geogra-

14


Escenario geopolítico del siglo xxi

sar de que en el ámbito de la geopolítica contemporánea existe una tendencia hostil contra cualquier insinuación de determinismo geográfico, tal rechazo no debe evitar que se reconozca que la lógica geo-determinista continúa siendo popular e influyente en los discursos políticos20. Como lo sostiene Mark Bassin: Indeed, there is a logical problem here, for if we dismiss the proposition that geographical factors figure in some way as an objective element in the political process - if, for example, we stress instead their exclusive status as the subject of ideological construction and cultural representation - then it ceases to be clear exactly what the geographical element is supposed to mean for the larger calculation. It is not enough merely to insist that geography and space ‘matter’ to the political process. The real challenge for political geographers is to explain in meaningful detail how it matters. This is what those studying political processes will want to learn from us, and it is consequently what political geography must seek to elaborate21.

Como se observa, la geografía importa en tanto es utilizada políticamente. Este es el núcleo de la geopolítica: un territorio carece de valor hasta que en él es depositado algún interés político. En este sentido, como bien lo advierte José Luis Cadena Montenegro, las conclusiones de la geopolítica son políticas:

phical factors are used to mould political relationships. Therefore, any political territory requires permanent maintenance through human action. VOLLAARD, Hans. The Logic of Political Territoriality. En: Geopolitics. Routledge.2009,p. 691. 20

MURPHY, Alexander; AGNEW, John; BASSIN, Mark; NEWMAN, David y REUBER, Op. Cit. p. 626.

21

Ibíd. p. 626.

15


Julián Andrés Vargas Cardona

La geopolítica nace de las ciencias políticas y de la geografía política, y por lo tanto, hace parte de las primeras y se constituye en una ciencia dinámica que estudia la influencia de los factores históricos, políticos, sociales y económicos en la vida y proyección del Estado y por lo tanto, sus conclusiones son de tipo político; es útil para deducir necesidades y determinar los objetivos del Estado con miras a mantenerlo o como forma de alcanzarlos, para lo cual, se basa en la geografía política. A la inversa, establece las consecuencias geográficas de una política y guía al estadista y al conductor político22.

2.2.  Lo político de la Geopolítica En segunda instancia se encuentra la palabra política. Este es un concepto polisémico que, de forma básica, hace referencia a las relaciones y organizaciones que el hombre, como animal social, establece para organizarse, identificarse y administrarse. Para el caso concreto que nos ocupa –la definición de lo político en la geopolítica– se empleará un significado concreto: la política como las relaciones de poder entre los Estados en el sistema internacional. Se hace referencia a la descripción y análisis de las relaciones de poder entre los Estados en el sistema internacional, lo cual hace que la definición de política se acerque a la propuesta por Carl Schmith en su reconocido libro “El Concepto de lo Político”, en el sentido en el que este autor la concibe como el “último estadio

22

CADENA, José Luis. La Geopolítica y los Delirios Imperiales: de la expansión territorial a la conquista de mercados. Bogotá: Revista de la Facultad de Relaciones Internacionales, Estrategia y Seguridad; Universidad Militar Nueva Granada, enero-junio de 2006,p. 117.

16


Escenario geopolítico del siglo xxi

en el desarrollo de la doctrina de la razón de Estado”23. De esta manera, el autor establece un símil entre el concepto de lo político y el Estado, ya que considera a este último como “el status político de un pueblo organizado dentro de un espacio territorial delimitado”24. De la misma forma, al establecer la diferenciación entre amigo y enemigo como criterio básico para definir lo político25, Schmith otorga un fundamento esencial para comprender las relaciones de poder entre los Estados en el sistema internacional, ya que estas se establecen en términos de entendimiento y cooperación entre amigos, y en términos de competencia y guerra entre enemigos. De ahí que el autor considere “la guerra como una manifestación visible de la enemistad”26.

23

El escrito sobre el concepto de lo político —como toda investigacióncientíficojurídica sobre conceptos concretos— contiene el tratamiento deun material histórico. Consecuentemente, se dirige en primer lugar a losconocedores de la época de la vigencia del Estado europeo y de la transicióndel conflictualismo medieval hacia el Estado soberano estratificado, con sudiferenciación entre Estado y sociedad. En este contexto hay que mencionarel nombre de un gran historiador, Otto Brunner, quien en su precursora obra”Tierra y Dominio” (1ª Edición 1939) ha producido una importanteverificación de mi criterio acerca de lo político. Incluso le concede alpequeño escrito cierta atención, aún cuando lo registra tan sólo como un”punto final”, en el sentido de entenderlo como último estadio en eldesarrollo de la doctrina de la razón de Estado. SCHMITT, Carl. El Concepto de lo Político. Libro Digital, 1946,p. 5. [En Línea] Disponible en: http://obinfonet. ro/docs/tpnt/tpntres/cschmitt-el-concepto-de-lo-politico.pdf

24

Ibíd. p. 9.

25

La diferenciación específicamente política, con la cual se pueden relacionar los actos y las motivaciones políticas, es la diferenciación entre el amigo y el enemigo. Esta diferenciación ofrece una definición conceptual, entendida en el sentido de un criterio y no como una definición exhaustiva ni como una expresión de contenidos. En la medida en que no es derivable de otros criterios, representa para lo político el mismo criterio relativamente autónomo de otras contraposiciones tales como el bien y el mal en lo moral; lo bello y lo feo en lo estético, etc. Ibíd. p. 12.

26

Ibíd. p. 14.

17


Julián Andrés Vargas Cardona

Adicionalmente, la dialéctica binaria entre amigo y enemigo se asocia directamente con la llamada arquitectura geopolítica, en tanto esta es utilizada para las fronteras que los Estados establecen con el objetivo de diferenciar el adentro del afuera y el nosotros de los otros. Como lo expresa Dodds: The term geopolitical architecture is used to describe the ways in which states and non-state organizations access, manage, and regulate the intersection of territories and flows and in so doing establish borders between inside/outside, citizen/alien, and domestic/international. Governments, for instance, invest greatly in the regulation of borders as they provide the entry/exit point into a national territory. Such border controls also become a significant element in demonstrating effective sovereignty27.

En este sentido, para que un Estado pueda tomar decisiones acerca de qué otro Estado es amigo o enemigo, primero debe conformarse como una unidad política organizada. Para ello, la sociedad debe reducir a mínimos aceptables la contraposición y el antagonismo en su interior, de forma tal que pueda tomar líneas de acción en un marco pacífico y sin violencia28.

27

DODDS. Op. Cit. pp. 55 y 56.

28

En el interior de un Estado —que como unidad política organizada toma, por sí y como conjunto, la decisión sobre la amistad/enemistad— y además, junto a las decisiones políticas primarias y en defensa de la decisión tomada, surgen luego numerosos conceptos secundarios de lo “político”. De pronto, surgen merced a la equiparación de lo político con lo estatal tratada en el primer punto. Esta equiparación hace que, por ejemplo, la “política de Estado” confronte con las posiciones político-partidarias; o que se pueda hablar de la política religiosa, la política educativa, la política comunal, la política social, etc. del propio Estado. Aunque a pesar de todo incluso aquí subsiste, y es constitutivo para el concepto de lo político, una contraposición y un antagonismo dentro del Estado — bien que, en todo caso, relativizados por la existencia de la unidad política estatal, abarcadora de todas las demás contraposiciones. SCHMITT. Op. Cit.p. 16.

18


Escenario geopolítico del siglo xxi

De esta forma, el Estado debe neutralizar cualquier enemigo interno, para lo que requiere controlar el territorio y la población, monopolizar lar armas y evitar el surgimiento de terceros armados. Por ende, el Estado podrá definir sus intereses nacionales y decidir quiénes son sus amigos y quienes sus enemigos, ante lo cual debe prepararse para la guerra en el escenario internacional. Al respecto, el principal cuerpo teórico que ha otorgado una amplia comprensión de las relaciones de poder entre los Estados y la guerra interestatal, es el realismo29. En él, se prioriza el poder nacional y los intereses nacionales como elementos axiomáticos, centrales para la comprensión de la actuación de los Estados en un sistema internacional que se supone anárquico30, como se observará a continuación.

29

But the main schools of general theory of international relations are not proven in any scientific sense: rather they constitute ways of perceiving international relations, metaphors or models which appeal to their adherents because that is the way they prefer to view the world. It could be argued that if a particular approach to interpreting international relations becomes sufficiently widely held it could become self-fulfilling. A good example of this is realist theory of international relations, still arguably the most influential school of thought in international relations on both sides of the Atlantic. WILKINSON, Paul. International Relations: A very Short Introduction. Oxford University Press, 2007, p. 2.

30

As an approach to the study of international relations, realism has been highly significant, especially in the United States. It tends to assume that states inhabit a world which is anarchical because of an absence of a world government capable of restricting their actions. In the most basic forms of realism, self-interest and power projection are assumed as a consequence to be axiomatic. DODDS. Op. Cit. p. 42.

19


Capítulo 2 El realismo en la geopolítica neoclásica En el presente capítulo, se describe la estrecha relación entre realismo y la geopolítica. Para Klauss Dodds, la geopolítica usualmente se utiliza para argumentar el enfoque más realista de las relaciones internacionales, debido a su énfasis particular en el rol del territorio y los recursos31. En un sentido similar, el general francés Pierre Gallois y el académico Pascal Boniface describieron la geopolítica así: “Geopolítica es el estudio de la relación entre la aplicación de políticas de poder en el campo internacional y el contexto geográfico en el que estas ocurren”32. Para Jean-François Gagné, “geopolitical analysis in international relations is in fact monopolized by geo-strategic considerations. What is more, the realist approach seems to influence, if not complete envelop, contemporary geopolitics”33. 31

It is necessary to appreciate fully the genesis of geopolitics as an intellectual term. Coined in 1899, by a Swedish professor of political science, Rudolf Kjellen, it has often been taken to signify a hard-nosed or more realistic approach to international politics that lays particular emphasis on the role of territory and resources in shaping the condition of states. This ‘science’ of geopolitics posited ‘laws’ about international politics based on the ‘facts’ of global physical geography (the disposition of the continents and oceans, the division of states and empires into sea- and land-powers). Ibíd. pp. 24 y 25.

32

Traducción propia. GAGNÉ. Op. Cit. p. 5.

33

Ibíd. p. 9.

21


Julián Andrés Vargas Cardona

Como se observa, la correlación entre geopolítica y realismo es profunda. Por un lado, la geopolítica le otorga una base física del análisis al realismo, fundamentada en el Estado, el territorio y los espacios geográficos. Por el otro lado, el realismo le da a la geopolítica una interpretación política acerca del comportamiento de los Estados, su relación en el sistema internacional y las causas de la guerra. En efecto, los dos conceptos son ampliamente complementarios. Para entender mejor tal correlación y complementariedad, a continuación se realiza una descripción de la evolución del enfoque realista, haciendo especial énfasis en sus definiciones y en cómo observa las causas de la guerra. Para comenzar, según Paul Wilkinson, los precursores del realismo son Nicolás Maquiavelo y Tomas Hobbes. En sus obras maestras, El Príncipe y El Leviatán respectivamente, se asume que los hombres se encuentran motivados fundamentalmente por su propio interés y apetitos, de los cuales el más peligroso es la búsqueda de poder. Por tal razón, el soberano (el Estado) es el único garante de la paz interna porque tiene la capacidad para forzarla, mientras que en el ámbito internacional el “Estado de Naturaleza” es la que se impone34. En este sentido, la política internacional es una constante lucha por el poder que implica estar siempre preparado para la guerra: In their view, international politics was a constant struggle for power, not necessarily resulting in constant open warfare, but always necessitating a readiness to go to war. In this continual state of anarchy the only prudent course for the prince was to accumulate as much power as possible and to use that power to defend and pursue their national interest. For

34

WILKINSON. Op. Cit. p. 2.

22


Escenario geopolítico del siglo xxi

this purpose military power was the key requirement: wealth from commerce and industry were seen mainly as a means to acquiring the necessary military power35.

Como se observa, el realismo clásico sostiene que la política internacional está formada por la búsqueda de poder de los Estados y por la distribución (o distribución percibida) del poder entre los mismos. Esta perspectiva, desarrollada ampliamente por Hans Morgenthau durante los primeros años de la Guerra Fría, propone que los Estados buscan el poder como meta principal por razones arraigadas en la naturaleza humana36. Sin embargo, dicha perspectiva ha sido replanteada por los neorrealistas de la última etapa de la Guerra Fría y del siglo XXI, ya que sostener que el poder es la meta principal de los Estados se encuentra estrechamente relacionado con el expansionismo, imperialismo y colonialismo europeo de los siglos XIX y XX, incluyendo el nazismo y la Segunda Guerra Mundial. En consecuencia, el neorrealismo realizó una reinterpretación ingeniosa al proponer la seguridad, en vez del poder, como la meta principal de los Estados37. Esta reinterpretación se presentó igualmente en la geopolítica, dada su estrecha relación con el realismo. En tal sentido, la definición más diciente, debido a que se planteó en oposición a la geopolítica de Ratzel que incentivó el expansionismo alemán, es la realizada por el politólogo estadounidense Nicholas Spykman en 1940: “La Geopolítica es el estudio y la pla35

Ibíd. p. 2.

36

VAN EVERA, Stephen. Causes of War: Power and Roots of Conflict. New York: Cornell University Press, 1999,p. 7.

37

(Traducción propia) El neorrealismo propone que los Estados buscan como meta principal la Seguridad, por razones arraigadas en la naturaleza anárquica del sistema internacional. Ibíd. p. 10.

23


Julián Andrés Vargas Cardona

neación de políticas de seguridad que no pueden ser definidas ni desarrolladas independientemente de las características del área en donde existe la tensión”38. Aun así, se mantuvo la idea de que el sistema internacional es anárquico. El motivo es la existencia de los llamados greedy states, los cuales son Estados revisionistas, agresivos y contrarios al status quo, razón por la que buscan por todos los medios, incluyendo la confrontación armada, maximizar su poder39. La existencia de los greedy states ha revalidado el supuesto realista de la anarquía, debido a que, como lo sostiene John Mearsheimer y Fareed Zakaria, animan a los demás Estados a maximizar su poder relativo simplemente porque jamás pueden estar seguros de cuando un verdadero poder revisionista pueda emerger40. Esto sucede, a pesar de que las instituciones internacionales creadas en los últimos 50 años han regulado las relaciones entre Estados, lo que ha disminuido las guerras interestatales debido a que los menos poderosos se han comprometido con dichas instituciones y las grandes potencias que las respaldan, lo que reduce su margen de autonomía para ir a la guerra41. Por lo tanto, la pervivencia de lo que se podría denominar un sistema internacional semianárquico, debido a que aún no existe una suerte de Leviatán o autoridad central en el sistema internacional que tenga la capacidad de controlar el comportamiento de los actores, para proteger los unos de los otros, conlleva a la 38

Traducción propia. GAGNÉ. Op. Cit. p. 6.

39

GLASER, Charles. The Security Dilema Revisted .World Politics Nº 50, octubre de 1997,p. 190.

40

WALT, Stephen. International Relations: One World, Many Theories. Foreign Policy, spring 1998.p. 37.

41

Ibíd.p. 32.

24


Escenario geopolítico del siglo xxi

revalidación de los demás supuestos del realismo, los cuales se presentan a continuación: 1)

Los Estados son los actores más importantes en la política mundial: los Estados son actores unitarios y racionales, que calculan cuidadosamente los costos de los cursos de acción alternativos y los recursos para realizarlos, razón por la que si biensu meta principal es la seguridad, buscan poder y calculan sus intereses en términos de poder42.

2)

La necesidad de un balance de poder: El balance de poder se da cuando una multiplicidad de Estados, basándose tanto en el poder como en la diplomacia, impiden que un solo actor dentro del sistema se vuelva hegemónico por medio de la guerra43. De ahí que el balance de poder se entienda como un sistema de seguridad colectiva44, definido como un sistema fundamentado en la disuasión y en la respuesta militar, lo que implica que si un país del grupo es atacado por otro, los demás reaccionarán contra el agresor, pero no por solidaridad con el agredido, sino para evitar que el agresor adquiera mayor poder45.

42

VAN EVERA. Op. Cit. p. 10.

43

Para mayor información sobre la teoría del balance de poder con aplicaciones matemáticas de teoría de juegos, véase: CHATTERJEE, Partha. The Classical Balance of Power Theory. Journal of Peace Research, Vol. 9, Nº 1, 1972,pp. 51-61

44

Para mayor información sobre los modelos de seguridad colectiva y sus diferencias con los modelos de seguridad cooperativa, véase: GARCÍA COVARRUBIAS, Jaime. La Disuasión Convencional. Military Review, marzo-abril de 2001, pp. 77 y 78.

45 Realistas como John Herz advierten que una política consciente de balance de poder, al interior de una red de seguridad colectiva, no se puede dar únicamente entre dos actores, ya que el balance de poder solo puede funcionar bajo ciertas restricciones y castigos que nada más pueden imponer cierta cantidad de Estados. Para mayor información sobre el funcionamiento de un sistema de balance de poder, véase: ROE, Paul, Tragedy in Security Dilemma .Central European University, IRES 5156, octubre de 2005,pp. 2 y 3

25


Julián Andrés Vargas Cardona

3)

El balance ofensiva/defensiva46: Robert Jervis define el balance entre ofensiva-defensiva en términos de la facilidad de invadir un territorio en comparación con la facilidad de defender el mismo territorio cuando es atacado. Cuando existe una mayor probabilidad de invadir el territorio, se dice que la ofensiva lleva la ventaja; cuando es más probable defender el territorio de manera exitosa, se dice que la defensiva lleva la ventaja47.

Los anteriores supuestos, permiten plantear una teoría acerca de las motivaciones y causas de la guerra en el sistema internacional. Para el llamado Fine-Grained Structural Realism, dichas causas se encuentran en la estructura final del poder internacional.Es decir, en el balance entre ofensiva y defensiva, la ventaja por primer movimiento/ataque, el tamaño y la frecuencia de las fluctuaciones de poder, y el grado de acumulación de recursos48. A continuación se presenta una teoría de las motivaciones y causas de la guerra, según una reinterpretación de la propuesta neorrealista de Stephen Van Evera.

2.1. Motivaciones y causas de la guerra en el realismo Las guerras, a lo largo de la historia, se han presentado por dos motivaciones fundamentales: 1) la búsqueda de poder propio, y 2) el temor al poder de los otros49. Como se observa, el poder, aquí 46

Offense-defense theory is the most powerful and useful Realist theory on the causes of war. If recast as the theory of perceptions – ‘war is more likely when governments believe conquest is easy’ – it becomes even stronger and offers a potent explanation for much modern war. VAN EVERA. Op. Cit. p. 117.

47

JERVIS, Robert. Cooperation under security dilemma. World Politics, Vol. 30, Nº 2, January 1978. p. 187.

48

VAN EVERA. Op. Cit. p. 11.

49

Las causas de la Gran Guerra no son en esencia más complejas o profundas que las de cualquier guerra anterior, o ciertamente de aquellas descritas por

26


Escenario geopolítico del siglo xxi

entendido como la capacidad de hacer lo que se quiere e “influir en el comportamiento de otros actores de acuerdo con los propios objetivos”50, es el elemento central que subyace a las motivaciones humanas para la guerra. Es en este sentido en el que Thomas Hobbes, un personaje primario en la aproximación realista a las relaciones internacionales, expresa que “existe como inclinación general de toda la humanidad, un perpetuo e incansable deseo de poder y más poder, que cesa solamente con la muerte”51. Es también desde esta misma perspectiva que el realismo clásico de Hans Morgenthau define el carácter anárquico del sistema internacional: “Los Estados buscan poder como su meta principal por razones arraigadas en la naturaleza humana”52. Sin embargo, la búsqueda de poder propio y el temor al poder de otros, como características de la naturaleza humana53, son elementos pasionales y emotivos, desprendidos de cualquier racionalización del acto de la guerra y no explican por sí solos las

Teucídides como subyacentes a la Guerra del Peloponeso: ‘Lo que hizo que la guerra fuera inevitable fue el crecimiento del poder de Atenas y el miedo que este causaba en Esparta’.”(Traducción propia) HOWARD, Michael. The Causes of War. Harvard University Press, 1983,p. 10. 50

A nivel nacional, esta influencia está basada en las relaciones entre un EstadoNación (A) y otro actor (B), donde (A) busca influenciar a (B) para que actué de acuerdo a los intereses de (A), haciendo X, continuando haciendo X, o para que no haga X.” (TraducciónPropia) SPANIER, John; WENDZEL, Robert. Games Nations Play. CQ Press, Washington, 1996, p. 128

51

HOBBES, Thomas. Leviathan.Editorial Bobbs-Merril, Indianapolis, 1958, p. 86.

52

(Traducción propia) VAN EVERA. Op. Cit.p. 10.

53

La naturaleza humana ha sido identificada como la principal motivación de la guerra desde la época de Teucídides, cuando este concluye que “sea lo que fuere lo que creamos y profesamos, la conducta humana es guiada por el miedo (Phobos), el interés propio (Kerdos) y el honor (Doxa). Estos aspectos de la naturaleza humana provocan guerra e inestabilidad, que justifican la anthropinon, la condición humana”. KAPLAN, Robert. El Retorno de la Antigüedad. Ediciones B, Barcelona, 2002, p. 87.

27


Julián Andrés Vargas Cardona

condiciones en las que se desata la violencia organizada entre las sociedades humanas, razón por la que se constituyen en motivaciones y no en causas. Estas últimas, por el contrario, son elementos racionalizados que se encuentran en el preludio de las guerras y conducen invariablemente a ellas. En este sentido, si bien las causas de la guerra son un reflejo de las motivaciones, las primeras otorgan elementos para identificar las condiciones en las que la guerra se hace más probable como expresión de las últimas. ¿Cuáles son las causas de la guerra? Diversos autores han intentado definir las condiciones en las que la guerra se hace más probable; para el caso que nos ocupa se utilizarán las cinco hipótesis de causas de la guerra identificadas por Stephen Van Evera en su libro “Causes of War: power and roots of conflict”, que son: 1) la guerra es más probable cuando los recursos son acumulativos, esto es, cuando el control de los recursos permite a los Estados proteger o adquirir otros recursos; 2) la guerra es más probable cuando el poder relativo de los Estados fluctúa repentinamente, es decir, cuando las ventanas de oportunidad y vulnerabilidad son grandes; 3) la guerra es más probable cuando la conquista es fácil, esto es, cuando las condiciones para aventuras expansionistas son propicias; 4) la guerra es más probable cuando la ventaja radica en ser el primer lado en movilizar o atacar, lo que aumenta las posibilidades de desencadenar ataques preventivos, y 5) la guerra es más probable cuando los Estados caen presas del falso optimismo acerca del resultado, es decir, cuando sobreestiman las posibilidades de una victoria.

Relación entre motivaciones y causas de la Guerra ¿De qué manera se relacionan las motivaciones y las causas de la guerra? Esta pregunta es útil porque permite crear un marco 28


Escenario geopolítico del siglo xxi

teórico mediante el cual se logran establecer las condiciones en las que la guerra se hace más probable como expresión de la búsqueda de poder propio y del temor al poder de otros: La búsqueda permanente de poder (Motivación 1), conlleva a que los Estados intenten adquirir recursos acumulativos, los cuales otorgan poder y ayudan a mantenerlo (Causa 1). Debido a que en esa búsqueda de poder algunos países logran adquirir mayores recursos que otros, se presentan variaciones en el poder relativo de los Estados, lo que abre ventanas de oportunidad y vulnerabilidad (Causa 2). La apertura de estas ventanas hace que las aventuras de conquista sean más probables (Causa 3). El miedo a la conquista, es decir, el temor al poder de los otros (Motivación 2), puede desencadenar dos situaciones diferentes: una en la que la ventaja radica en realizar el primer movimiento, lo que aumenta las posibilidades de un ataque preventivo (Causa 4); y otra en la que se busca compensar el desequilibrio, reiniciando el ciclo de búsqueda de poder propio con el objetivo, esta vez, de hacer que la aventura de conquista por parte del otro sea difícil, lo que conduce al clásico dilema de seguridad54, el cual se rompe cuando alguno de los Estados cae preso del falso optimismo y espera una victoria en la guerra (Causa 5). Lo anterior se puede expresar gráficamente de la siguiente manera:

54

El dilema de seguridad es definido por Robert Jervis como una situación en la que los medios por los cuales un Estado intenta incrementar su seguridad, disminuyen la seguridad de otros Estados, lo que lleva a que estos últimos tomen medidas compensatorias que pueden producir que el primer Estado busque nuevos medios para incrementar su seguridad, tornándose en un círculo vicioso que lleva a carreras armamentistas potencialmente desestabilizadoras y a la guerra.GLASER. Op. Cit. pp. 171 y 174.

29


Julián Andrés Vargas Cardona

Motivaciones de Guerra Ventaja 1º Movimiento Búsqueda Poder

Recursos Acumulativos

Miedo Poder Otros Variaciones Poder

Ataque Preventivo

Conquista Fácil Dilema Seguridad

Causas Guerra

Falso Optimismo

Las causas de la guerra son elementos racionalizados que se encuentran en el preludio de las guerras y conducen invariablemente a ellas, lo que permite identificar las condiciones en las que la guerra se hace más probable como expresión de la búsqueda de poder propio y del temor al poder de los otros. Teniendo en cuenta esa definición, la conformación de un marco teórico en el que se establecen las relaciones entre motivaciones y causas de la guerra, permite crear una herramienta de análisis con la que es posible rastrear las condiciones en las que es más probable que se presenten guerras futuras.

Motivación 1: Búsqueda de Poder Propio En el sistema internacional existen lo que Charles Glaser denomina “greedy states”55. Estos son Estados revisionistas y ávidos de poder que buscan por todos los medios, incluyendo la confrontación armada, maximizar sus capacidades para modificar el status quo. 55

Críticos han argumentado que la Primera Guerra Mundial, la Guerra Fría, ciertas guerras entre imperios mayores y mucho del comportamiento de las alianzas, se explica mejor si el análisis se centra en la avidez de poder de los Estados que en la inseguridad. (Traducción propia) Ibíd. p. 194.

30


Escenario geopolítico del siglo xxi

Estos Estados se identifican a partir de tres factores: primero, usualmente se autodenominan revolucionarios, con lo que buscan expandir a los países vecinos la órbita de influencia de su ideología insurreccional. Segundo, la política exterior de sus gobiernos es abiertamente de confrontación al status quo, hecho que se evidencia en las alianzas estratégicas establecidas con otros Estados revisionistas que buscan, explícitamente, la estructuración de un nuevo ordenamiento mundial. Y tercero, son Estados que mantienen programas de adquisición y desarrollo de armamento militar, con capacidades que advierten de intenciones que van más allá de la seguridad.

Causa 1: Recursos acumulativos Los recursos son acumulativos si su posesión ayuda a su dueño a proteger o adquirir otros recursos56; en este sentido, los recursos acumulativos son elementos que otorgan poder y ayudan a mantenerlo, razón por la que los Estados compiten agresivamente por su adquisición y control. Un factor adicional, que incrementa la inestabilidad, es la presencia de recursos acumulativos en zonas de frontera, ya que provoca que pequeñas victorias territoriales otorguen más poder57. Los elementos que otorgan poder son de diversa índole, y como señala David Jablonsky, están determinados por factores como la geografía, los recursos naturales, la economía, lo militar, la política, lo psicológico, la tecnología y la información.58 En la época moderna el recurso acumulativo por excelencia ha sido el petróleo, debido a que su posesión (que depende del acceso a territorios 56

(Traducción propia) VAN EVERA. Op. Cit. p. 105.

57

La paz es más frágil si muchos recursos son altamente acumulables y yacen expuestos cerca a las fronteras nacionales. (Traducción propia) Ibíd. p. 109.

58

JABLONSKY, David. National Power. En: BARTHOLOMEES, Boone. Guide to National Security Policy and Strategy. US Army War College, 2004,pp. 101–117.

31


Julián Andrés Vargas Cardona

con yacimientos y a la capacidad de extracción) permite incrementar otros tres recursos fundamentales: la economía, la capacidad militar y la influencia política. Debido a que la capacidad energética global depende en gran medida de los combustibles fósiles, el precio del petróleo es un marco de referencia para el sistema financiero mundial. La posesión de petróleo permite el acceso a grandes flujos de capital financiero internacional que son inyectados directamente a las economías de las Naciones, lo que incentiva la adquisición de mayor capacidad militar con la compra de tecnología bélica en el mercado internacional. De igual manera, la capacidad económica que otorga el petróleo, junto al incremento en la capacidad militar, conlleva a que los Estados acumulen poder político en términos de influencia sobre otras Naciones. Por estas razones la búsqueda de acceso al petróleo, o su negación, ha sido la causa de diversas guerras en la historia. Por ejemplo, en la Segunda Guerra Mundial, Hitler decidió invadir la Unión Soviética en parte porque requería el acceso a los yacimientos petrolíferos del Cáucaso. En la misma guerra, Japón decidió realizar el ataque sorpresa a Pearl Harbor porque el embargo petrolífero instaurado por Estados Unidos hubiese acabado sus reservas energéticas en poco tiempo. Otros recursos cobran cada vez mayor relevancia estratégica en el siglo XXI. Para resaltar solo dos, se pueden mencionar el coltán y el agua. El primero es un mineral esencial para la fabricación de nuevas tecnologías, el cual ya causa guerras irregulares en África59; el segundo es el recurso esencial para la vida, y la escases

59

La piedra Coltán tiene una apariencia oscura con un brillo, pesada, es un gran conductor de electricidad y es utilizado en la guía de satélites, en teléfonos

32


Escenario geopolítico del siglo xxi

de agua dulce hace pensar que las próximas grandes guerras podrían generarse por el acceso y control al preciado líquido.

Causa 2: Variaciones en el poder relativo Las variaciones en el poder relativo de los Estados llevan a la guerra porque a menudo dicho poder relativo no puede ser calculado sin una prueba en el campo de batalla. Si los Estados están de acuerdo con su poder relativo, esta prueba es innecesaria; pero si están en desacuerdo, un combate en armas puede ofrecer la única manera de persuadir al lado más débil de que lo es y que, por lo tanto, debe conceder60. Las “ventanas”61, entendidas aquí como los momentos en los que las variaciones de poder hacen que un Estado piense que ese es el instante que mejor le conviene para ir al campo de batalla, pueden ser distinguidas en tres dimensiones, todas las cuales pueden disparar un pensamiento del tipo “una guerra es mejor ahora que después”: 1) Ventana de Oportunidad vs. Ventana de Vulnerabilidad: La primera es una oportunidad ofensiva descendente; la segunda es una vulnerabilidad defensiva ascendente. Una sola celulares, en computadoras, por lo que es un mineral que reviste un carácter estratégico que despierta las apetencias imperiales y de los negociantes que buscan obtener la máxima ganancia, sin importar dañar el ambiente y desestabilizar los países. Gobierno Nacional lanza operación “Oro Azul” para combatir la minería ilegal. En la página web de la Vicepresidencia de la República Bolivariana de Venezuela, el 5 de noviembre de 2009: http://www.vicepresidencia.gob.ve/noticia.php?id=2334 60

(Traducción propia) VAN EVERA. Op. Cit. pp. 14 y 15.

61

El uso de “Ventana” como termino para “variación de poder” data de los 70’s, siendo atribuido a James Wade, oficial del Departamento de Defensa de Estados Unidos. Se refiere a un periodo cuando la fuerza relativa de un Estado esta apunto de decaer, o está en decadencia. (Traducción propia) Ibíd. p. 74.

33


Julián Andrés Vargas Cardona

ventana puede ser tanto de oportunidad como de vulnerabilidad. 2) Ventana de Larga Duración vs. Ventana de Corta Duración: Las ventanas de larga duración emergen desde tendencias lentas en el balance de poder, como las tasas de crecimiento económico o fortalecimiento militar. Las ventanas de corta duración emergen de acciones que cambian rápidamente el balance de poder, incluyendo movilizaciones y despliegues militares. 3) Ventanas Internas (económicas y militares) vs. Ventanas Externas (diplomáticas): Las ventanas pueden provenir de cambios al interior de los Estados (por ejemplo, del crecimiento económico de larga duración, o de movilizaciones militares de corta duración); o de cambios diplomáticos al exterior de los Estados (por ejemplo, un Estado consigue en poco tiempo más aliados de los que usualmente tiene)62. En este punto se debe resaltar que cabe la posibilidad de que un Estado, teniendo una ventana de oportunidad creciente en referencia a su capacidad militar, y otra ventana decreciente en relación a su influencia política, puede decidir lanzarse a la guerra antes de que se cierre la segunda ventana, así la primera no haya alcanzado su máximo tamaño.

Causa 3: La conquista es fácil Que la conquista sea fácil significa en la teoría entre ofensiva y defensiva, que la ofensiva lleva la ventaja63.Cuando la conquista es

62

(Traducción propia) Ibíd. pp. 74 y 75.

63

GLASER. Op. Cit. pp. 185 y 186

34


Escenario geopolítico del siglo xxi

fácil, la guerra es más probable al menos por dos razones: 1) los Estados persiguen más a menudo oportunidades expansionistas, porque existen mayores probabilidades de alcanzar la conquista con éxito y esta pagará mayores recompensas con menores posibilidades de represalias, ya que la guerra es más decisiva e inhabilita al agredido para responder64, y 2) los Estados persiguen más a menudo expansiones defensivas porque se sienten inseguros: al ser más vulnerables a la conquista, los Estados están más ansiosos de expandir sus fronteras hacia líneas que otorguen más capacidades para la defensa65. Existen diversos ejemplos históricos para confirmar la teoría: en el primer caso (oportunidades expansionistas) se puede citar al dictador norcoreano Kim II Sung, quien evitó invadir Corea del Sur mientras las tropas estadounidenses estuvieron emplazadas allí; una vez la marina de Estados Unidos se retiró en 1949, Kim II Sung atacó con esperanzas de una rápida victoria basándose en su gran capacidad militar66. En el segundo caso (expansionismo defensivo) se encuentra el caso de la negación de Israel de devolver los territorios árabes conquistados después de la Guerra de los Seis Días en junio de 1967 argumentado que las fronteras previas a dicha guerra eran indefendibles y fueron las que crearon la posibilidad de que los Estados árabes atacaran a la primera oportunidad67. La posibilidad de un expansionismo defensivo también se puede presentar porque los Estados ávidos de poder (greedystates) tam-

64

VAN EVERA. Op. Cit. pp. 119 y 123.

65

(Traducción propia) Ibíd. pp. 119 y 124.

66

(Traducción propia) Ibíd. p. 123.

67

(Traducción propia) Ibíd. p. 127.

35


Julián Andrés Vargas Cardona

bién se pueden sentir inseguros68. Si un Estado ávido de poder percibe que una coalición internacional puede interferir en sus proyectos mediante mecanismos de aproximación y contención militar, como el establecimiento de flotas cercanas y la apertura de bases militares en regiones fronterizas, dicho Estado podrá verse tentado a lanzarse más rápidamente a la guerra, antes de que el equilibrio de poder vire en su contra.

Motivación 2: El temor al poder de otros Como se ha mostrado, el temor al poder de otros, es decir, el miedo a las posibilidades de éxito en una aventura expansionista por parte de un adversario, constituye una motivación para la guerra. El temor a una agresión por parte de un Estado ávido de poder puede llevar a que un Estado que solo busca su seguridad tome dos direcciones diferentes: una en la que prime la ventaja del primer movimiento (Causa 4) y otra en la que se busque compensar el desequilibrio de poder, los que podría desencadenar el clásico dilema de seguridad.

Causa 4: Ventaja del primer movimiento Los estrategas han advertido que el riesgo de guerra se incrementa con el tamaño de la ventaja que acumula el primer lado en movilizar y atacar. La ventaja de la primera movilización se obtiene cuando uno de los adversarios obtiene la superioridad al movilizar primero sus fuerzas, en otras palabras, en prepararse para la guerra.La ventaja del primer golpe se obtiene cuando uno de los adversarios obtiene la superioridad al ser el primero en usar la

68

El dilema de seguridad no se vuelve despreciable en un mundo con Estados ávidos de poder debido a que estos Estados también pueden sentirse inseguros. GLASER. Op. Cit. p. 190.

36


Escenario geopolítico del siglo xxi

fuerza. La necesidad de adquirir dicha ventaja puede disparar la guerra por medio de sus efectos secundarios: específicamente, a través de los incentivos de ataques preventivos69. En una situación de crisis, un Estado “A”, al sentirse inseguro y temeroso de una agresión por parte de un Estado “B”, puede verse en una situación en la que deba usar la fuerza mediante un ataque preventivo para evitar que el Estado “B” golpee primero con un poder tal, que sus efectos devastadores puedan disminuir considerablemente las posibilidades de una respuesta por parte del Estado “A”. Sin embargo, esta posibilidad se encuentra restringida por el derecho internacional, pues en él la única guerra legítima es la de defensa, así que una acción preventiva por parte del Estado A, si bien traería dividendos estratégicos, generaría repercusiones negativas para él en el contexto internacional, en términos de alianzas y cooperación, corriendo el riesgo de quedar aislado.

Causa 5: Falso optimismo La otra dirección que puede tomar el Estado “A” frente al temor que representa el poder del Estado “B” y la posibilidad de una agresión, es intentar compensar el desequilibrio de poder. Para ello, el Estado “A” debe buscar los recursos y los mecanismos que le permitan adquirir mayor poder, con el objetivo de incrementar su seguridad y hacer que una eventual aventura de conquista por parte del Estado “B” se convierte en algo difícil, cuando no imposible. En este aspecto, el establecimiento de alianzas militares opera igual que los programas de mejoramiento de las capacidades militares. El problema con la ruta de compensación del poder, es que se puede desencadenar el clásico dilema de seguridad, definido por

69

(Traducción propia) VAN EVERA. Op. Cit. pp. 35 y 37.

37


Julián Andrés Vargas Cardona

Robert Jervis como una situación en la que los medios por los cuales un Estado intenta incrementar su seguridad, disminuyen la seguridad de otros Estados, lo que lleva a que estos últimos tomen medidas compensatorias que pueden producir que el primer Estado busque nuevos medios para incrementar su seguridad, tornándose en un círculo vicioso que lleva a carreras armamentistas potencialmente desestabilizadoras y a la guerra70. La situación en la que guerra se hace más probable cuando se presenta el dilema de seguridad entre dos Estados, es decir, cuando estos compiten por mayor poder para garantizar su seguridad, es cuando uno de los dos bandos asume de manera optimista que puede lograr una victoria, lo que lo lleva a lazarse a la guerra. Esta situación es lo que se define como Falso Optimismo. Falsas esperanzas de victoria pueden surgir cuando Estados contrarios malinterpretan su poder militar relativo, su voluntad relativa, y el poder y la voluntad de los aliados de cada uno de los bandos71.

70

GLASER. Op. Cit. pp. 171 y 174.

71

(Traducción propia) VAN EVERA. Op. Cit. p. 16.

38


Capítulo 3 Las fronteras en el siglo xxi En la primera sección de este capítulo, se mostrará la formación e importancia del territorio, la soberanía y las fronteras. En segunda instancia, se describirán dos tipos de presiones que históricamente han modificado las fronteras políticas (por un lado se verá el expansionismo como medida de defensa, y por el otro, los proyectos geopolíticos que buscan modificar el status quo), razón por la que son necesarias políticas de disuasión. En la tercera sección, se sostendrá que a pesar de los procesos de globalización, las fronteras continúan siendo un factor importante en la política internacional del siglo XXI, en especial en América Latina.

1. Territorio, soberanía y fronteras El territorio es el escenario donde el ser humano vive, actúa, hace política, hace historia y produce bienes y servicios. De ahí que surja la territorialidad como una “disposición natural e instintiva que adquieren los seres vivos frente al lugar que habitualmente ocupan y del cual sustraen su medio de subsistencia” 72. Este es el motivo por el cual el control territorial ha sido explicado como algo innato, como una inclinación instintiva de los seres huma-

72

MENDOZA, Alberto. Geopolítica, Visión General. Bogotá: Educar Editores, 2009, p. 30.

39


Julián Andrés Vargas Cardona

nos a poseer y defender un territorio frente a cualquier invasor, de forma similar a lo que hacen los demás animales73. En este sentido, la territorialidad es un fenómeno pre-westfaliano que, posteriormente en la modernidad, fue integrado al Estado. Para el Estado, el territorio es el espacio geográfico en el cual ejerce plenamente su soberanía, sin intervención de otros Estados74. El reconocimiento interno y externo del monopolio de la fuerza por parte del Estado le otorga el dominio soberano de su territorio, lo que le permite establecer una jerarquía en la política doméstica que se diferencia de la anarquía en la política internacional75. Por ende, el Estado establece una demarcación física de su área de influencia con el objetivo de instaurar mecanismos e instituciones sociales y de coerción que le permitan mantener el control sobre dicho territorio76. Este es el origen, como lo sostiene el general brasilero Carlos de Meira Mattos, de las fronteras: La vinculación inseparable entre Estados y territorio, ambos integrados en el principio fundamental de la soberanía, obliga al Estado a tener definidos en el suelo, en el mar y en el aire los límites a su área de poder. De ahí proviene la frontera, una faja que rodea el cuerpo estatal77.

73

VOLLAARD. Op. Cit.p. 688.

74

Sovereignty is explicitly recognized by other parties in the form of non-intervention. Developed by the Swiss jurist Emmerich de Vattel, the idea that states should be able to conduct their own affairs without intervention from outside powers is a vital ingredient of the current political architecture.DODDS.Op. Cit. p. 60.

75

VOLLAARD. Op. Cit. p. 690.

76

Ibíd.p. 691.

77

MATTOS, Carlos de Meira. Geopolítica y Teoría de las Fronteras. Buenos Aires: Círculo Militar, 1997,p. 26.

40


Escenario geopolítico del siglo xxi

Durante gran parte de la historia de la humanidad, las fronteras naturales, como montañas, ríos, océanos, desiertos, etc., representaron la primera línea de defensa frente a cualquier amenaza o agresión externa. Sólo con los desarrollos tecnológicos78, la importancia de las fronteras naturales, estáticas por definición, se relativizó a un papel estratégico-operacional en la geografía militar, mientras el protagonismo lo asumieron las fronteras políticas, aquellas impuestas por medio del poder. De ahí que sean flexibles por definición, ya que las variaciones en el poder relativo de los Estados generalmente tienen efectos sobre la forma de las fronteras79. Tales efectos, han sido plasmados por Everardo Backheuser en forma de leyes que describen la evolución dinámica de las fronteras, las cuales se exponen a continuación: 1. Ley de Voluntad o Fuerza. La localización de las fronteras es un acto de voluntad de dos contratantes que actúan de acuerdo, o de la fuerza de alguno de ellos, o de terceros suficientemente poderosos que intervienen en la vida de los confrontantes. 2. Ley del Equilibrio Dinámico. En virtud de las presiones reciprocas, la frontera solo es estable como expresión

78

Despite the ‘geo’ in geopolitics, such theories are as much about technology as geography –‘In discussing geography, geopoliticians at best have been talking about the technologies of communications, or transport, or weapons. Thus, combinations of particular geographies and technologies together constitute the material context. Furthermore, communication and transportation are as integral to the forces of destruction as are specifically destructive technologies in shaping both the velocity and volume of violence available in particular material context. DEUDNEY, Daniel. Geopolitics as Theory: Historical Security Materialism. Londres: European Journal of International Relations, Vol. 6,2000, p. 89.

79

Las fronteras políticas presentan un carácter temporario y pasajero. MATTOS, Carlos de Meira. Op. Cit. p. 19.

41


Julián Andrés Vargas Cardona

de un equilibrio dinámico (transitorio) resultante de las acciones que mutuamente ejerzan los Estados confrontantes. 3. Ley de Fricción. La faja fronteriza es siempre una zona de fricciones entre los Estados confrontantes, en la cual se pueden encontrar gérmenes de futuras fluctuaciones de la línea limítrofe. 4. Ley de Presión. La presión que se ejerce en las fronteras es función de la vitalidad relativa de los confrontantes y de los elementos de fuerza a su disposición80.

Estás leyes han sido reducidas por Mattos a la ecuación P=VF, en donde P significa presión en la frontera; V la vitalidad del Estado (es un coeficiente compuesto de varios factores); y F la fuerza a disposición del Estado (también compuesta por varios elementos. Si un Estado A ejerce una Presión en la frontera mayor que la Presión ejercida por un Estado B, la frontera pasará de su posición original a una nueva posición al interior del Estado B81. Sin embargo, las leyes y la ecuación propuestas por Backheuser y Mattos son demasiado abstractas, si se tiene en cuenta que para ejercer presión sobre una frontera un Estado debe contar, además de vitalidad y fuerza, con voluntad política. Es esta voluntad política, ejercida por medio de presiones diplomáticas, económicas, psicológicas y, en última instancia, militares, la que conlleva a la modificación de las fronteras, como se verá a continuación.

80

Ibíd. p. 78.

81

Ibíd. p. 80.

42


Escenario geopolítico del siglo xxi

2. Presión sobre las fronteras y la importancia de las políticas de disuasión Las fronteras, por sí mismas, carecen de valor. Es el interés político sobre ellas es lo que les otorga un marco axiológico82. En este sentido, el grado de modificación de las fronteras políticas depende, además del contexto material histórico impuesto por la geografía y las tecnologías en confrontación, de la motivación política por la que se origine la presión en la frontera: si es por medidas defensivas que buscan garantizar la seguridad geopolítica del Estado o si es por un proyecto geopolítico que busca modificar el status quo internacional. A pesar de la diferenciación, en muchas ocasiones la línea divisoria entre las dos motivaciones puede tender a cero. Primera motivación: Cuando no existe presión en las fronteras y se presenta una situación de seguridad, el Estado sólo buscará mantener una capacidad disuasoria que le permita defender sus fronteras y su soberanía ante un eventual ataque, mientras su proyección geopolítica tendrá que ver más con la creación y protección de rutas comerciales que con el expansionismo territorial. Si el Estado logra ambas cosas - disuasión y comercio- se considerará que se encuentra en una situación de seguridad. En situaciones opuestas, en donde la seguridad del Estado se encuentra amenazada o atacada, el Estado puede verse obligado a tomar medidas defensivas que incluyan el uso de la fuerza y la intervención, aduciendo una situación de inseguridad. En otras

82

Las fronteras no tienen valor propio. No existen problemas entre fronteras, sino problemas entre Naciones. Se trata, por lo tanto, de un problema político. Ibíd. p. 77.

43


Julián Andrés Vargas Cardona

palabras, cuando el Estado se considera amenazado, se mostrará más interesado en adoptar medidas defensivas con implicaciones expansionistas. Según lo expresa Charles Glaser: Making an adversary more insecure will often increase its interest in expansion, since expansion can often increase security. A more insecure adversary will find expansion more desirable when it can provide more secure borders, strategic depth, or control of resources that are valuable for building military capabilities83.

Como se observa, al quebrantarse el entorno de seguridad el Estado adoptará medidas defensivas que le permitan retornar a niveles de seguridad aceptables. ¿Cuándo se considera quebrantado el entorno de seguridad? Esa es una decisión política. Es en este punto donde las diferencias entre el expansionismo defensivo y la agresión geopolítica empiezan a desaparecer, ya que la presión que se pueda ejercer en una frontera por parte de cualquier Estado depende de los requerimientos geopolíticos que considere vitales para su seguridad y supervivencia en un determinado momento histórico. Dichos requerimientos geopolíticos de la seguridad estatal se encuentran condicionados y sustentados por los procesos políticos internos, los cuales, en algunas ocasiones, requieren un entorno geográfico más amplio para la seguridad y la defensa, lo que conlleva a la agresión. En estas ocasiones, la seguridad se entiende como un concepto político que pretende justificar la agresión que implica cualquier expansión territorial. Existen diversos ejemplos históricos para ilustrar lo anterior: Israel negó devolver los territorios árabes conquistados después 83

GLASER. Op. Cit. p. 177

44


Escenario geopolítico del siglo xxi

de la Guerra de los Seis Días en junio de 1967, argumentado que las fronteras previas a dicha guerra eran indefendibles y fueron las que crearon la posibilidad de que los Estados árabes atacaran en primera instancia84. Estados Unidos invadió Hawái en 1898 con el propósito de proyectar una línea defensiva lo más lejana posible de su territorio continental85. El 14 de mayo de 2008, cuando el presidente de la República Bolivariana de Venezuela advirtió que si Bogotá instalaba una base militar con presencia estadounidense en la Guajira, entonces Caracas reclamaría como suya esa región norte de Colombia, aduciendo que la presencia militar estadounidense en esa región fronteriza representaría una amenaza para su seguridad86. Rusia justificó la invasión de Finlandia en 1939 como una necesidad para otorgarle mayor profundidad estratégica a la defensa de Leningrado. El Estado Mayor Británico consideró el Cáucaso como zona de interés para defender a la India al final del siglo XIX, y con el mismo propósito le disputó a la Rusia zarista la influencia en Afganistán. Japón incluyó a Corea, Manchuria y un vasto círculo de islas en el Pacífico como líneas adelantadas de defensa del suelo metropolitano87.

84

VAN EVERA. Op. Cit.p. 127.

85

MAHAN, Alfred. Mahan on Naval Warfare.New York: Dover Publications, 1999. p. 285.

86

Denuncio al Gobierno de Colombia de estarse prestando a un juego perverso para desestabilizar Sudamérica, no solo a Venezuela, a Ecuador y otros países más. Eso es muy peligroso; esto es jugar con fuego. Creo que el Gobierno de Colombia está jugando con fuego. {...} Esto es una cosa que nosotros no podemos aceptar. Eso, por ejemplo, es una cosa explosiva, porque entonces nosotros pudiéramos decir: ¿La Guajira venezolana hasta dónde llega? Venezuela era toda la Guajira. Ese terreno nos lo quitaron. ¿Ahora qué quiere Colombia, qué volvamos a discutir eso? {...} si van a montar ahí una base militar gringa, nosotros empezamos a discutir La Guajira completa. “Colombia está jugando con fuego”: Semana.com. En: http://www.semana.com/wf_InfoArticulo. aspx?IdArt=111813

87

BORRERO. Op. Cit. p. 30.

45


Julián Andrés Vargas Cardona

Estos, son el ejemplo clásico en donde la mejor defensa es el ataque88. La seguridad es empleada de forma política para justificar los requerimientos de recursos naturales y territorios estratégicos, lo que incluye el control de la población y de la industria. Para la Alemania Nazi, ese concepto político de seguridad se concibió como la teoría del Espacio Vital, pero cualquier guerra iniciada con el objetivo acceder a recursos naturales y territorios estratégicos cumplirían con los postulados de la teoría del Espacio Vital: obtener el territorio suficiente para garantizar la seguridad, presente y futura, del Estado y la población. La presencia de Estados Unidos en Medio Oriente, con dos guerras en desarrollo, ejemplifica lo anterior: búsqueda de acceso a territorios con recursos naturales vitales para la supervivencia de la Nación, como el petróleo, y control de territorios estratégicos para el dominio global, como lo ha sido Eurasia para Estados Unidos desde los postulados que Nicholas Spykman publicó en 1944 en su libro Geografía de la Paz: “Quien domine el rimmland, dominará Eurasia, y quien domine Eurasia dominará el mundo”89. Si un Estado solo busca garantizar su seguridad y defensa, utilizará las herramientas geopolíticas para construir y mantener una capacidad disuasoria que le permita proteger la integridad de las fronteras establecidas. En los casos en los que la seguridad geopo-

88

“Las decisiones que toman los Estados en estas condiciones, son estudiadas por la teoría del balance entre ofensiva-defensiva, la cual es definida por Robert Jervis en términos de la facilidad de invadir un territorio en comparación con la facilidad de defender el mismo territorio cuando es atacado: cuando existe una mayor probabilidad de invadir el territorio, se dice que la ofensiva lleva la ventaja; cuando es más probable defender el territorio de manera exitosa, se dice que la defensiva lleva la ventaja. (Traducción propia) GLASER .Op. Cit. pp. 185 y 186.

89

SUÁRES, Marcela. Los Intereses Geopolíticos y Geoeconómicos de EE.UU. en Eurasia. En: DERI WorkingPaper Nº 011, Doctorado de Economía y Relaciones Internacionales, Universidad Autónoma de Madrid. 2006,p. 14.

46


Escenario geopolítico del siglo xxi

lítica del Estado requiere de medidas de defensa expansionistas, será más difícil diferenciar las intenciones del Estado en relación a un proyecto geopolítico agresivo. Segunda motivación: Los proyectos geopolíticos agresivos pueden ser definidos como aquellos que buscan modificar el status quo internacional por medio del poder y la fuerza, lo que históricamente ha significado la transformación de las fronteras políticas. Los Estados que ascienden en el sistema internacional tienden a cuestionar el orden existente, ya que no está diseñado según el equilibrio de poder que el momento dicta; cuando los mecanismos diplomáticos fallan en aliviar la fricción resultante de tal situación, la guerra se asume como el medio más expedito para dirimir el conflicto. De ahí que se sostenga que la guerra es más probable cuando el poder relativo de los Estados fluctúa rápidamente90. Los proyectos geopolíticos que buscan alterar el status quo están compuestos por al menos cinco elementos o subproyectos que, al actuar de forma conjunta, lo dotan de coherencia y proyección. Estos han sido definidos de la siguiente forma por Ricardo Esquivel91: — Histórico: estos proyectos regularmente se basan en rei-

vindicaciones históricas que le permiten al Estado crear un marco simbólico que facilita la movilización de la población y justificar la agresión. En el caso del proyecto geopolítico de Bismarck que llevó a la unificación alemana y permitió arrebatar los territorios de Alsacia y

90

VAN EVERA. Op. Cit. pp. 73 y ss.

91

ESQUIVEL, Ricardo. Entrevista sobre la Geopolítica. [Audio Digital], Bogotá, Escuela Superior de Guerra, octubre 27 de 2010. [1 Audio Digital: min 46 al min 62].

47


Julián Andrés Vargas Cardona

Lorena a Francia, el marco histórico de referencia fue el Sacro Imperio Romano Germánico. En el caso israelí, la antigua Sión y el reino del Rey David otorgan la motivación histórica. En la Venezuela bolivariana, la figura del libertador Simón Bolívar y la Gran Colombia del siglo XIX dotan al proyecto chavista de ese marco histórico y simbólico. En otras ocasiones, el sustento histórico de los proyectos geopolíticos no se basa en reminiscencias al pasado, sino al futuro, como es el caso de Estados Unidos con el destino manifiesto: la proyección futura de crear una gran Nación. — Político: los proyectos geopolíticos se construyen con

base del discurso político que se desarrolla dentro del Estado. Dichos discursos políticos buscan expandirse por fuera de las fronteras nacionales, principalmente al entorno regional. Fue este el caso de la ideología marxista de la Unión Soviética y del pensamiento liberal y democrático occidental durante el siglo XX, en el contexto de la Guerra Fría. Durante la Segunda Guerra Mundial, el fascismo y el nazismo fueron los proyectos políticos que se expandieron e iniciaron la guerra. En Venezuela ese proyecto político se enmarca en el socialismo del siglo XXI y el bolivarianismo. En Irán, al encontrarse la religión y la política en la misma esfera, el proyecto político se relaciona con el chiismo.

— Económico: para sustentar el proyecto geopolítico, los

Estados deben mantener estructuras económicas que le permitan financiar los requerimientos militares y el sostenimiento de la población. Generalmente los modelos económicos hacen parte del proyecto político, razón por la que las reivindicaciones de la economía nacional hacen parte del discurso político. Desde luego el caso paradigmático de lo anterior es la Guerra Fría, en donde Occidente defendió el modelo de producción capitalista mientras que la Unión Soviética defendió el comunismo

48


Escenario geopolítico del siglo xxi

marxista como modelo de producción económica. Otro ejemplo es la República Bolivariana de Venezuela que, basada en los dividendos de la producción petrolera, mantiene un discurso económico-político denominado Socialismo del Siglo XXI, el cual busca ser esparcido en la región suramericana como parte del proyecto geopolítico bolivariano. — Territorial: los proyectos geopolíticos buscan la conse-

cución de territorios, y los recursos en ellos, que permitan al Estado sobrevivir o permanecer seguro, de ahí que dichos proyectos se relacionen con reclamos territoriales específicos que pueden o no estar conectados con reivindicaciones históricas. Fue este el caso de la Alemania nazi en relación con los territorios de Alsacia y Lorena perdidos con Francia tras la Primera Guerra Mundial. En Venezuela los reclamos territoriales frente a Colombia se relacionan con la pretensión de recobrar la extensión geográfica de la antigua Capitanía General de Venezuela.

— Militar: para llevar a cabo un proyecto geopolítico, los

Estados deben construir una capacidad militar que les permita adquirir la suficiente fuerza y poder para doblegar cualquier resistencia a la puesta en marcha de dicho proyecto. Así lo hizo la industria militar nazi en la década de 1930, al igual que estados Unidos con la Iniciativa Estratégica de la década de 1950 contra la Unión Soviética. El proyecto nuclear iraní y el fortalecimiento de su capacidad militar buscan proteger su proyecto geopolítico y teológico. Situación similar se vive en Venezuela con el ambicioso proyecto de compra de armas que el gobierno bolivariano ha iniciado desde 2005.

La conjugación de estos subproyectos compone el gran proyecto geopolítico de un Estado que busca modificar el status quo internacional. Usualmente, este tipo de proyectos implican la modifica49


Julián Andrés Vargas Cardona

ción de las fronteras de una forma violenta por medio de la guerra, razón por la que son necesarias políticas de disuasión por parte de los Estados que se encuentran amenazados por tal proyecto. La lógica de la disuasión clásica es simple; el propósito es convencer al adversario de no cometer una agresión, amenazándolo con una respuesta que no solo rechazaría su ataque, sino que también le infringiría pérdidas inaceptables92. Los Estados solo buscan la disuasión cuando los vientos de guerra se acercan y el adversario posee tanto la intención política como la capacidad militar de cometer una agresión93. Sin embargo, la implementación de políticas disuasivas tiene el riesgo de desencadenar carreras armamentistas que puedan conducir aún más rápido a la guerra. Este escenario se presenta porque si un Estado se arma de manera ofensiva y su rival hace lo mismo, el primer Estado se sentirá inseguro y llevará más rápido sus acciones hacia una guerra. Esta situación es lo que se conoce como el cásico dilema de seguridad, descrito anteriormente. Aun así, el mismo Robert Jervis advierte que ante la presencia de Estados agresivos con la intención política y la capacidad militar de agredir, las medidas disuasorias deben ser tomas porque de no ser así, la consecuencia sería la indefensión del territorio nacional94. Si el Estado que se siente amenazado no cuenta con los recursos necesarios para adelantar una carrera armamentista o no desea iniciarla, entonces cuenta con dos opciones: adoptar un modelo de Disuasión No Ofensiva (DNO) o buscar alianzas internacionales que restablezcan el balance de poder.

92

KUGLER. Op. Cit.p. 1.

93

Ibíd. p. 1.

94 ROE. Op. Cit.p. 4.

50


Escenario geopolítico del siglo xxi

En el primer caso, las armas adquiridas para garantizar la disuasión no deben ser de carácter ofensivo sino defensivo. Algunos ejemplos son baterías antiaéreas en vez de aviones caza y misiles antitanque en vez de tanques, entre otros. De esta manera, el Estado que se siente amenazado aumentará su seguridad sin disminuir sustancialmente la seguridad del contendor, razón por la que no se presentaría el dilema de seguridad. En el segundo caso, se entiende que las alianzas funcionan de manera similar a las mejoras en la capacidad armamentista de un Estado95. En este sentido, lo que buscaría el Estado amenazado es sumar aliados de forma tal que el Estado contendor se vea enfrentado a muchos opositores, lo que lo disuadiría de atacar. Este es el clásico balance de poder en la teoría realista de las relaciones internacionales, ampliamente descrito en el primer capítulo.

3.

La Importancia de las Fronteras en el Siglo XXI

La globalización ha relativizado la importancia de las fronteras en un doble sentido: por un lado, los entes supranacionales como la Unión Europea han disminuido la importancia estratégica de las fronteras estatales en relación con los países vecinos; por otro lado, la fragmentación de algunos Estados ha producido entidades más pequeñas sin fronteras claramente definidas. En el siglo XXI las fronteras siguen siendo importantes: en Estados Unidos, en especial después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, las fronteras han sido nuevamente parte del debate público;la petición de la sociedad ha sido fortalecer

95

GLASER. Op. Cit.p. 183.

51


Julián Andrés Vargas Cardona

las fronteras para impedir la entrada de inmigrantes ilegales, del narcotráfico y de terroristas96. El ejemplo más diciente al respecto es el muro que en 2005 empezó a ser construido en la frontera entre ese país y México97. En Israel, la construcción del muro en la frontera con la Franja de Gaza es una prueba más de la importancia de las fronteras en el siglo XXI, al igual que la líneas fronterizas militarizada entre Corea del Norte y Corea del Sur y entre India y Pakistán. En América Latina las fronteras también son relevantes, como lo sostiene Klaus Dodds: I was first of all surprised about the importance of military writers in the Latin American academia: they represent an authentic authority when it comes to geopolitics and everybody discussing it, is subsequently inclined to a realist conception of space: national security is seen as the main objective when discussing geography. That has much to do with the second big difference between Latin America and Europe in terms of their interpretation of geopolitics: in Latin America, borders matter. They are constantly being disputed, and the continent has a long history of conflicts over such issues as the exact denomination of borders (think about the conflict between Argentina and Chile over the Straight of Beard in the 90s) and the legitimate control over resources and territories.

96

Prior to 9/11, real-world geopolitics was creating a new peace discourse, but this has once again been pushed aside in favor of a (re)newed securitization and threat discourse. Borders have been re-established to protect us from the ‘outsider’, foreign immigrants who were beginning to be part of a new melting-pot culture are once again suspected of disseminating the evil cultures of the ‘other’, while the ‘us’ and ‘them’ syndrome forms the foundations of what is now seen as the new foreign policy-making. AGNEW, John. Is There a Politics to Geopolitics? En: Progress in Human Geography Nº28. 2004,p. 628.

97

Aprueban muro entre EE.UU. y México. BBC Mundo. Consultado el 19 de noviembre de 2010. Disponible en línea: http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_4537000/4537238.stm

52


Escenario geopolítico del siglo xxi

In Europe, this kind of issues has generally been settled a long time ago, which is why we engage in a different kind of geopolitical analysis98.

Lo interesante de la observación de Klaus Dodds, es que las perspectivas postmodernas acerca de las relaciones internacionales, y de la geopolítica en específico, no tienen una aplicabilidad plena en el contexto latinoamericano. En esta región el análisis geopolítico moderno, al que hace referencia la geopolítica neoclásica, se requiere para garantizar la seguridad, la defensa y la proyección estratégica de los Estados. Hechos recientes evidencian la idea del profesor Dodds: los continuos reclamos entre Chile, Perú y Bolivia por el acceso al mar perdido por este último país durante la Guerra del Pacífico entre 1879 y 1884. La guerra del Cenepa entre Perú y Ecuador en 1995. Las tensiones fronterizas entre Colombia, Venezuela y Ecuador desde marzo de 2008. La invasión de Nicaragua a territorio de Costa Rica en noviembre de 2010, entre otros.

98

DODDS, Klaus. Theory Talk #6.Disponible en: http://www.theory-talks.org/2008/05/ theory-talk-6.html

53


Capítulo 4 La jerarquía en el sistema internacional La geopolítica clásica centró su atención en la dimensión geográfica de la política mundial, especialmente en la competencia por el poder establecida por los Estados con suficiente capacidad para proyectar sus intereses nacionales sobre amplias regiones del globo. Estos Estados, considerados potencias, son los determinantes de la estructura del sistema internacional, en tanto su poder es el suficiente para influir categóricamente en otras Naciones. En tal sentido, “la geopolítica no era el lenguaje de los pobres, sino de los poderosos”99. De ahí que para Waltz, los Estados tienen por naturaleza un orden jerárquico que determina la interacción de los Estados en el sistema internacional según relaciones de supra o subordinación100. En consecuencia, la geopolítica se convirtió en el término comúnmente usado para describir el juego de poder entre las potencias. Sin embargo, dicha jerarquía no es estática. Aunque el mundo geopolítico se encuentra determinado por los poderes hegemó-

99

Ó TUATHAIL. Op. Cit. p. 6.

100

WALTZ, Kenneth. Teoría de la Política Internacional. Buenos Aires: Gel Publicaciones. 1988, p.123.

55


Julián Andrés Vargas Cardona

nicos y sus aliados, estos están siendo constantemente retados por alianzas de Estados menos poderosos101. Finalmente, llega un momento en el que el declive relativo de los poderes hegemónicos se consolida a favor de los Estados ascendentes en el sistema, lo que conlleva a variaciones en el orden jerárquico. Históricamente, dichas variaciones en el orden jerárquico no se presentan sin una guerra de por medio, debido a que las variaciones en el poder relativo de los Estados hacen la guerra mucho más probable102. En este sentido, los Estados van a la guerra porque dicho poder relativo no puede ser calculado sin una prueba en el campo de batalla. Si los Estados estuvieran de acuerdo con su poder relativo, esta prueba sería innecesaria; pero si están en desacuerdo, un combate en armas puede ofrecer la única manera de persuadir al lado más débil de que lo es y que por lo tanto debe conceder103. De ahí que, cuando se presenta un inminente cambio en el balance de poder entre Estados o alianzas contendoras, es posible que se presenté la siguiente situación: el Estado decadente querrá una guerra más temprano que tarde, cuando su poder aún sea fuerte; por su lado, el Estado ascendente querrá evitar la guerra hasta que la variación en el balance de poder se consolide. En esta situación, aumenta la posibilidad de que el Estado decadente lance un ataque preventivo para evitar que la guerra se desarrolle posteriormente bajo peores circunstancias104. Esta teoría se fundamenta en la perspectiva realista, la cual sostiene que la meta última de toda potencia es maximizar y acumular 101

Ó TUATHAIL. Op. Cit. p. 7.

102

H3. War is more likely when the relative power of states fluctuates sharply. That is, when windows of opportunity and vulnerability are large. VAN EVERA. Op. Cit. p. 4.

103

Ibíd. pp. 14 y 15.

104

Ibíd. p. 73.

56


Escenario geopolítico del siglo xxi

poder para, eventualmente, dominar el sistema internacional105. Básicamente, el Estado ascendente quiere ganar más autoridad en el sistema internacional, mientras que el Estado decadente teme perder su posición dominante, lo que conlleva a conflictos por la distribución de privilegios106.

1.  Los Estados como observadores del Sistema Internacional Ante los cambios constantes en el escenario geopolítico, que conllevan a la modificación del orden jerárquico internacional, es necesario que todos los Estados en desarrollo, no sólo las potencias, realicen una observación continua y una valoración sistemática del escenario geopolítico, en cuanto le permite conocer las dinámicas del sistema internacional y su posición en el mismo. De esta forma, el Estado puede establecer las tendencias de la política internacional con el objetivo de identificar retos, oportunidades, riesgos y amenazas que afecten su supervivencia y proyección estratégica. Lo anterior, también incluye a los nuevos actores y fenómenos con capacidad de influir en el orden internacional, como el terrorismo transnacional, el narcotráfico, las organizaciones no gubernamentales, las migraciones, las empresas transnacionales, entre otros, que figuran cada vez con mayor relevancia como sujetos de análisis en el escenario internacional, en tanto tienen la capacidad de afectar la seguridad y la proyección estratégica de los Estados.

105

MEARSHEIMER, John. China’s Unpeaceful Rise. En: Current History, abril de 2006, p. 160.

106 ZHOU, Jinghao. Does China Rise Threaten the United States? En: Asian Perspective, Vol. 32, Nº 3, 2008, p. 171.

57


Julián Andrés Vargas Cardona

La observación que el Estado haga del escenario internacional, debe realizarse con un enfoque preventivo y proactivo. Preventivo, porque se realiza una evaluación del escenario geopolítico que permite un entendimiento de las grandes tendencias de la política exterior, de forma tal que sea posible prever circunstancias o sucesos que afecten directamente la supervivencia del Estado o su proyección estratégica. De ahí que sea necesario crear un criterio de interpretación y análisis del escenario geopolítico, de modo que sea posible prever hechos o circunstancias futuras, en tanto sean realidades posibles según su factibilidad107. Y proactivo, porque a partir de la evaluación del escenario geopolítico permite que el Estado se prepare para afrontar los retos, las oportunidades, los riesgos y las amenazas derivadas de ámbito internacional. En consecuencia, es proactivo porque propone unas líneas de acción estratégicas ante el escenario descrito, lo que facilita la reacción oportuna del Estado ante convulsiones o crisis previsibles. Por esta razón, la proyección estratégica del Estado basada en el análisis del escenario geopolítico, es a lo que se le denomina geoestrategia. La principal herramienta que posee el Estado para realizar sistemáticamente el análisis preventivo y proactivo del escenario geopolítico, es la inteligencia estratégica, indispensable para el diseño e implementación de la Gran Estrategia o Estrategia Nacional108, la cual hace referencia a la geoestrategia que el Estado debe adop-

107

CÁCERES, José. Inteligencia Estratégica: Visión Preventiva y Visión Proactiva para la Decisión. En: www.intelpage.com, p. 2. [En Línea] Disponible en: http:// www.intelpage.info/web/exterior/textos/estrategica.pdf

108 HEIDENRICH, John. The State of Strategic Intelligence, the Intelligence Community’s Neglect of Strategic Intelligence. En: Central Intelligence Agency (CIA). p. 1.[En Línea] Disponible en: https://www.cia.gov/library/center-forthe-study-of-intelligence/csi-publications/csi-studies/studies/vol51no2/thestate-of-strategic-intelligence.html

58


Escenario geopolítico del siglo xxi

tar, de una forma coherente con los objetivos e intereses nacionales para afrontar los retos, las oportunidades, los riesgos y las amenazas previsibles en el escenario geopolítico internacional109. Como herramienta, la inteligencia estratégica adquiere relevancia al reducir el rango de incertidumbre que, inevitablemente, rodea el proceso de toma de decisiones relacionadas con la seguridad y la defensa nacionales110. Su importancia es aún mayor, cuando logra esclarecer el panorama estratégico en el momento en que las decisiones a tomar tienen implicaciones a largo plazo o se realizan en momentos de crisis. Concretamente, los análisis suministrados por la inteligencia estratégica al tomador de decisiones se caracterizan porque en su elaboración se emplea, parcial o totalmente, información secreta que el propietario no quiere que sea conocida y que, por lo tanto, no se encuentra en fuentes abiertas111. El valor añadido que supone la información secreta, es un factor adicional que contribuye a reducir el riesgo que supone la toma de decisiones, debido al conocimiento profundo que brinda acerca de una situación sobre la que se ha de decidir y sobre sus posibles escenarios de evolución futura112. 109 La inteligencia estratégica es el radar que busca colocarnos mejor dentro del contexto internacional, ayudándonos a identificar las amenazas y las oportunidades para obtener nuestros propios objetivos nacionales. DE VERGARA, Evergisto. La Empatía Cultural y la Inteligencia Estratégica ¿estamos comprendiendo ‘al otro’? En: Instituto de Estudios Estratégicos de Buenos Aires, p. 2. [En Línea] Disponible en: http://www.ieeba.com.ar/docu/La%20empatia%20 cultural%20y%20la%20inteligencia%20estrategica.pdf 110

CÁCERES. Op. Cit. p. 4.

111 ROSALES, Ignacio. La Inteligencia en los Procesos de Toma de Decisiones en la Seguridad y Defensa. En: El Papel de la Inteligencia ante los Retos de la Seguridad y la Defensa Nacionales; Cuadernos de Estrategia Nº 130 del Instituto Español de Estudios Estratégicos, Ministerio de Defensa de España, p. 35. [En Línea] Disponible en: http://www.ieee.es/publicaciones/cuadernos-estrategia/ cuadernos/cuaderno-130.html 112

Ibíd. p. 38.

59


Julián Andrés Vargas Cardona

Para la consecución de información secreta, el Estado cuenta con diferentes organismos de inteligencia externa encargados de recolectar la información, procesarla, analizarla y presentarla al tomador de decisiones de una forma ordenada y coherente. En muchos sentidos, gran parte de la responsabilidad de los servicios de inteligencia estatales es la consecución de este tipo de información confidencial, la cual otorga una mejor idea de las intenciones de los demás actores en el escenario internacional y sin la cual sería difícil guiarse entre la multiplicidad de intereses que componen las relaciones internacionales. En este mismo sentido, se debe tener en cuenta que si bien la cooperación y coordinación con agencias de inteligencia internacionales brinda una herramienta útil para la neutralización de riesgos y amenazas comunes, no es recomendable que un Estado deje en manos de un tercero la consecución de información confidencial, de la cual dependa su planeamiento estratégico o la toma de decisiones en momentos de crisis, ya que la información puede ser moldeable por los intereses propios de dicho actor y siempre estará supeditada a la aprobación de concesiones; es decir, no es gratuita. Por su lado, la información obtenida en fuentes abiertas es útil en cuanto permite un análisis más amplio y completo de una situación dada113. En otras palabras, la información pública facilita describir el contexto y sustentar hipótesis de escenarios futuros de una forma más coherente, lo que representa un valor agregado para el tomador de decisiones. En consecuencia, parte de la información pública que el analista de inteligencia debe procesar tiene relación con el conocimiento cultural de las sociedades objeto de análisis, ya que la correc113

Ibíd. p. 36

60


Escenario geopolítico del siglo xxi

ta apreciación del contexto tiene mucho que ver con los marcos culturales y políticos que guían el comportamiento estratégico de los actores en el sistema internacional. Tal y como lo señala el General (R) Evergisto de Vergara, del Ejército de Argentina: “Gravísimo error cometería quien tuviera la responsabilidad de la inteligencia estratégica, si en ese proceso de búsqueda no tuviese en cuenta las culturas donde incursiona”114. Otra parte de la información pública que se debe considerar proviene de los ámbitos académicos, en donde se describen las grandes tendencias geopolíticas y se construyen marcos teóricos propicios para la comprensión del sistema internacional y del comportamiento de los actores que en él se correlacionan y compiten. Adicionalmente, para identificar cuáles son los intereses de los actores internacionales que tienen una incidencia directa sobre la seguridad y defensa nacionales, es necesario que el Estado desarrolle y perfeccione una contrainteligencia estratégica que le permita explotar a su favor la información proveniente de la identificación, evaluación y neutralización de las actividades de inteligencia que poderes foráneos o redes terroristas y criminales realizan, tanto en el territorio nacional como en el exterior, para afectar la seguridad de la Nación115. Incorporar la información de contrainteligencia a los análisis de inteligencia estratégica permitirá al tomador de decisiones identificar puntos críticos en la gran estrategia que se encuentra implementando, ya que mostrará los aspectos que más les interesa a los actores internacionales acerca del propio Estado. 114

DE VERGARA. Op. Cit. p. 4.

115

VAN CLEAVE, Michelle. Counterintelligence and National Strategy. National Defense University, School for National Security Executive Education, 2007, p. 5. [En Línea] Disponible en: http://www.ndu.edu/cisa/docUploaded/Web%20 version%20Van%20Cleave.pdf

61


Julián Andrés Vargas Cardona

Por último, es necesario resaltar que cada vez más la información estratégica se obtiene en el ciberespacio. Los Estados deben responder con mayor rapidez e innovación frente a los ataques virtuales que a diario se realizan para acceder a información valiosa que se encuentra en los sistemas gubernamentales y militares. Así mismo, es necesario que existan cibersoldados y ciberespías que realicen las actividades de inteligencia que requiere el Estado para garantizar la seguridad y defensa nacional116. Para concluir, la unión de la información proveniente de los escenarios descritos anteriormente y que componen el análisis de inteligencia estratégica, tiene el objetivo de otorgar al tomador de decisiones una previsión de las grandes tendencias globales, hemisféricas, regionales y vecinales, de forma tal que en el plano político y militar resulte menos difícil elegir la ruta estratégica a seguir. En tal sentido, la inteligencia estratégica debe producirse en el marco con proyección de futuro. La inteligencia se considera estratégica, en tanto se concibe bajo una visión prospectiva de lo posible117, de forma tal que permita trazar objetivos realizables por parte del Estado, aprovechar oportunidades y prepararse, preventivamente o reactivamente a tiempo, para enfrentar crisis provenientes del escenario geopolítico internacional.

116

If we don’t have a credible defense strategy, we will be forced to escalate in a cyber conflict very quickly. We will need to be more aggressive in getting our adversary’s so that we can stop their attacks before they reach our undefended systems. That will be destabilizing, forcing us to treat potential adversaries as current ones. We will also need to take a stronger declaratory posture to try to deter attacks in our system by threatening to “go kinetic” in response to a cyber attack, and it will be more likely that our adversaries will think they can call that bluff. CLARKE, Richard. Cyber War: the next threat to national security and what to do about it. New York: Harper Collins Publishers, 2010, p 158.

117

CÁCERES. Op. Cit. p. 2.

62


Capítulo 5 El escenario geopolítico del siglo xxi118 En el presente capítulo, se describe el nuevo escenario geopolítico global alterado profundamente desde el fin de la Guerra Fría. Describir dicho escenario es fundamental para entender las transformaciones, las tendencias y las crisis a las cuales los Estados deberán enfrentar en el siglo XXI en los ámbitos global, hemisférico y regional. El mundo de la posguerra Fría se ha transformado aceleradamente: el supuesto modelo unipolar de la década de 1990, en donde Estados Unidos fungía como la máxima súper potencia y policía global, entró en crisis con los atentados del 11 de septiembre de 2001; el mundo viró hacia un tendencia multipolar, una transición en la que nuevos poderes emergen en el escenario internacional, todos ellos con vocación de poder. Pero dicha transición, según la teoría realista, no será pacífica. Para sostener el enunciado anterior, el capítulo se subdivide de la siguiente forma: primero, se realiza una descripción de los cam118 El presente capítulo es una versión modificada del artículo publicado en la revista Estudios en Seguridad y Defensa del CEESEDEN como resultado de la presente investigación. VARGAS, Julián. Un Orden Mundial Cambiante y Altamente Inestable. Bogotá: Revista Estudios en Seguridad y Defensa, CEESEDEN – ESDEGUE, Edición 11, julio de 2011, pp. 52 – 64.

63


Julián Andrés Vargas Cardona

bios que han sucedido en la estructura del orden mundial desde el fin de la Guerra Fría hastala primera década del siglo XXI; segundo, se analiza los factores por los cuales se ha asumido en los últimos años que Estados Unidos, y con él el mundo occidental, se encuentra en un declive relativo; tercero, se examinan las tendencias de los poderes emergentes o BRIC; y, por último, se establece porqué según la teoría realista, las variaciones en el poder relativo de los Estados hacen que una transición hacia un orden mundial multipolar sea altamente inestable.

1. Un orden mundial cambiante: desde el fin de la Guerra Fría hasta la primera década del siglo XXI La disolución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas en 1991 supuso el triunfo de Estados Unidos, y con él, el de Occidente y sus valores modernos119. Parecía en aquellos momentos que una nueva era de paz y prosperidad – la Pax Americana – gobernaría el mundo según los preceptos de la modernidad y los legados científico-tecnológicos de la civilización occidental120. Esta visión de la década de 1990 generó la teoría que sostiene que el sistema internacional de la posguerra Fría es unipolar y que Estados Unidos es el gran hegemón o imperio global121. 119

PATIÑO. Op. Cit. p. 281.

120 Economic globalization is mostly a code word for ‘Americanization’ and dynamic, open markets. (…) U.S. conventional military forces now dominate those of any adversary, and again our allies account for the next most modern military forces. (…) For Better or worse, American culture, especially American popular, is pervasive; (…) And American principles of inalienable individual politics right continue to find increasing acceptance. DONNELLY, Thomas. Preserving Pax Americana: Defense reform for the unipolar moment. En: Outlook: ideas for the future from Hudson Institute, Vol. 3, Núm.1, enero de 2003,p. 4. 121

Esta idea surgióinicialmente en 1990 con el artículo de Charles Krauthammer ‘The Unipolar Moment’, en el cual se sostenía que: “Thinking about post-Cold

64


Escenario geopolítico del siglo xxi

No obstante, diversas problemáticas en el escenario internacional pusieron rápidamente en entredicho la teoría unipolar. Por un lado, los fracasos de las coaliciones militares lideradas por la ONU y Estados Unidos en los conflictos étnicos y nacionalistas del África Subsahariana (Ruanda 1994; Somalia 1992 - 95)122. Por el otro lado, la pervivencia de la violencia del narcotráfico en países como México y Colombia123. Ambas cuestionaron la capacidad de la súper potencia para imponer modelos de seguridad colectiva y orden global, al mismo tiempo que advirtieron tempranamente sobre la dificultad de las Fuerzas Militares estaWar US foreign policy has been led astray by three conventionally-accepted but mistaken assumptions about the character of the post-Cold War environment (1) that the world is now multipolar, whereas it is in fact unipolar, with the USA the sole superpower, at least for present policy purposes (2) that the US domestic consensus favours internationalism rather than isolationism (3) that in consequence of the Soviet collapse, the threat of war has substantially diminished. KRAUTHAMMER, Charles. The Unipolar Moment. En: Foreign Affairs, Vol. 70, Nº 1, diciembre de 1990, p. 23. 122 Uno de los ejemplos más claros sobre el fracaso occidental en el África Subsahariana fue el caso de Somalia, con el llamado ‘Efecto CNN’ o ‘Efecto Mogadishu’, cuando se hizo evidente que Estados Unidos no estaba dispuesto a pagar el costo en vidas humanas por ser el ‘Policía del Mundo’: “America’s involvement in Somalia is an example of the ‘push’ and ‘pull’ effects of television imagery. The heart-wrenching images of starving people in Somalia ‘pushed’ US troops into Somalia coining the phrase ‘the CNN effect’. Within a year, the horrible images of an American soldier being dragged through the streets of Mogadishu ‘pulled’ US troops out, coining the phrase ‘Mogadishu effect’.” BELKNAP, Margaret. The CNN Effect: Strategic Enabler or Operational Risk? En: US Army War College, Strategy Research Project, marzo de 2001, p. 8. [En Línea]. Disponible en: http://www.au.af.mil/au/awc/awcgate/army-usawc/ cnn-belknap.pdf 123

En lugar de reducir el narcotráfico de Colombia hacia Estados Unidos, el crecimiento en la interdicción en el Caribe más bien disparó las actividades ilegales en América Central y México, junto con la consecuente corrupción y violencia que típicamente acompañan las actividades de narcotráfico a gran escala.” BAGLEY, Bruce. Narcotráfico, Violencia Política y Política Exterior de Estados Unidos Hacía Colombia en los Noventa. En: Colombia Internacional, Nº 49-50, mayo-diciembre de 2000, Universidad de los Andes, p. 8. [En Línea]. Disponible en: http://colombiainternacional.uniandes.edu.co/view.php/369/index. php?id=369

65


Julián Andrés Vargas Cardona

dounidenses para enfrentar las nuevas amenazas en contextos de guerra asimétricas y de baja intensidad124. Sumado a esto, y de forma paradójica, la civilización que se suponía iba a liderar y gobernar el nuevo orden mundial asumió una postura neo-aislacionista125: Por un lado, la administración Clinton en Estados Unidos declaró una política de mínimo envolvimiento en las problemáticas internacionales, aunque mantuvo un ojo avizor sobre las tendencias y crisis alrededor del globo; y por el otro lado, los europeos decidieron retirarse a sus concepciones etnocéntricas y sus logros de bienestar y opulencia126.

124

American public, strategic, and military culture is not friendly to the means and methods necessary for the waging of warfare against irregular enemies. The traditional American way of war was developed to defeat regular enemies. It reflects many of the strengths of American society and culture. The pertinent question, therefore, is “Can that traditional way of war adapt so as to be effective against irregular enemies?” The answer of this monograph is “perhaps, but only with difficulty. GRAY, Colin. Irregular Enemies and the Essence of Strategy: Can the American Way of War Adapt? En: Strategic Studies Institute, marzo de 2006,p. vii. [En Línea] Disponible en: http://www.strategicstudiesinstitute. army.mil/pubs/display.cfm?pubID=650

125

The new isolationism subscribes to a fundamentally realist view of international politics and thus focuses on power. Its advocates ask: who has the power to threaten the sovereignty of the United States, its territorial integrity, or its safety? They answer that nobody does. […] Like traditional isolationism, this strategy observes that the oceans make such a threat improbable in any event. The new isolationism is strongly motivated by a particular understanding of nuclear weapons. It concedes that nuclear weapons have increased the potential capacity of others to threaten the safety of the United States. But nuclear weapons make it very hard, indeed nearly inconceivable, for any power to win a traditional military victory over the United States. POSEN, Barry y ROSS, Andrew. Competing Visions for U.S. Grand Strategy. En: International Security, Vol. 21, Nº 3, Invierno 1996–1997, pp. 10 y 11.

126

PATIÑO. Op. Cit. p. 282.

66


Escenario geopolítico del siglo xxi

Adicionalmente, la “fiebre del fin de la historia” provocada por la teoría unipolar127, no permitió observar dos fenómenos políticos trascendentales acontecidos en diciembre de 1991: primero, el fin de la Guerra Fría dio por terminado el periodo más estable y de mayor gobernabilidad mundial; y segundo, el derrumbamiento de la URSS generó un vacío de poder internacional que Estados Unidos fue incapaz de llenar: En primera instancia, la Guerra Fría se puede considerar el periodo más estable y de mayor gobernabilidad mundial porque la competencia entre los dos bloques globales, mediada por la Disuasión Mutua Asegurada de las armas nucleares, garantizó que no surgieran terceros poderes que desestabilizaran el sistema internacional128. Cada bloque dominó política y militarmente su entorno geográfico, manteniendo un orden global que sólo se vio afectado por las fricciones de las dos potencias en la periferia de sus orbitas de influencia, como fueron los casos de las guerras de Corea y Vietnam y los conflictos de baja intensidad motivados por guerrillas comunistas en América Latina y Asia129. 127 Fiebre del fin de la historia” hace referencia al controvertido libro de Francis Fukuyama: El Fin de la Historia y el Último Hombre, publicado en 1992, el cual se basó en su artículo de 1989: ¿El Fin de la Historia? FUKUYAMA, Francis. El Fin de la Historia y el Último Hombre. Editorial Planeta, 1994. 128 El resultado de la Guerra Fría puede ser visto en tres niveles descendientes: en el primero se aseguró la gobernabilidad internacional en dúo por parte de sus protagonistas; en otro, nivel permitió la expansión de los conceptos occidentales más modernos de orden político, estructura internacional y creó una estandarización en los modelos de organización y desarrollo económico; y en el tercer nivel, permitió la eliminación de los poderes europeos, más cercanos al siglo XIX, a través de una doble acción: la descolonización y la creación de nuevos Estados. PATIÑO, Carlos; RAMÍREZ, Laura; ORTIZ, Diego. Posguerra Fría: acercamiento histórico y político. Medellín, Editorial Universidad Pontificia Bolivariana, 2006, p. 20. 129

LOURDES, Valeria. Cuando la Guerra Fría Llegó a América Latina. En: Centro Argentino de Estudios Internacionales. [En línea] Disponible en: http://www. caei.com.ar/es/programas/historia/08.pdf

67


Julián Andrés Vargas Cardona

Además, el respaldo de las superpotencias al orden legal constituido tras la Segunda Guerra Mundial, encarnado en la Organización de Naciones Unidas, permitió que una parte de los conflictos regionales fueran solucionados diplomáticamente en vez de ser dirimidos por la vía armada130. En segunda instancia, cuando la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas se disolvió el 25 de diciembre de 1991, se generó un vacío de poder en toda su antigua órbita de influencia131. Dicho vacío de poder se consolidó por dos razones: primero, Washington no tuvo la capacidad ni la voluntad para dominar geopolíticamente las zonas de influencia de la Unión Soviética tras su repliegue militar y político; y segundo, la Disuasión Mutua Asegurada derivada las armas atómicas continuó existiendo a pesar de la caída del bloque soviético, lo que disuadió a Estados Unidos de copar dicho vacío132. La cuestión es que, cuando en política

130 “{…} los dos grandes bloques, depositarios de las claves de la modernidad, el desarrollo y el ordenamiento político correcto, determinaban las formas de conducir los conflictos internacionales, {…} las acciones de los grandes bloques estaban dirigidas a asegurar que los grandes procesos políticos no se saldrían de su cauce, es decir, no tomarían rumbos no modernos. Este aseguramiento se hizo por medio de un monopolio importante: el de los grandes mecanismo para la guerra, en especial a través del monopolio de las armas nucleares, que a la vez que servían para la contención entre los grandes bloques, sirvieron para la neutralización y direccionamiento de terceros Estados.” PATIÑO, Carlos; RAMÍREZ, Laura; ORTIZ, Diego. Op.Cit. p. 25. 131

One can say that the end of the Cold War and the collapse of the Soviet Union have had at least three major effects. These watershed events created 1) an ideological vacuum, 2) a power vacuum, and 3) the largest weapons bazaar and black market in world history. DENNIS, Anthony. A new and More Dangerous Era. En: Ariel Center for Policy Research. p. 26.[En Línea] Disponible en: http://www.acpr.org.il/pp/pp119-Muhammads_MonstersDennis.pdf

132

OELRICH, I.C. Sizing Post-Cold War Nuclear Forces. En: Institute for Defense Analysis, IDA Paper Nº 3650, octubre de 2001. [En Línea] Disponible en: http:// www.fas.org/programs/ssp/nukes/doctrine/szngnuclearforces.pdf

68


Escenario geopolítico del siglo xxi

internacional se presentan vacíos de poder, siempre emergen actores dispuestos a ocupar esos espacios133. Como consecuencia, diversos actores estatales y no estatales, invisibles durante la polarización ideológica de la Guerra Fría, empezaron a competir por el control de territorios y recursos en Europa del Este, Eurasia, Asía, África, América Latina y Medio Oriente134. El problema para Occidente con estos actores emergentes, sean extremistas islámicos como los Talibanes y Al-Qaeda, potencias regionales como Irán, Corea del Sur, Turquía, Israel e Indonesia, o potencias emergentes como China, India, Rusia y Brasil, es que representan culturas e intereses diferentes, y en algunas ocasiones contrarios, a los valores modernos que Occidente consideró universales tras la caída de la Cortina de Hierro135. No obstante, dicho vacío de poder, aunque existió desde la caída de la Unión Soviética, no era evidente: durante la década de 1990 Estados

133

Throughout the Cold War, what the United States and the Soviet Union did, and how they interacted, were dominant factors in international politics. The two countries, however, constrained each other. Now the United States is alone in the world. As nature abhors a vacuum, so international politics abhors unbalanced power. Faced with unbalanced power, some states try to increase their own strength or they ally with others to bring the international distribution of power into balance. WALTZ, Kenneth. Structural Realism After Cold War. En: International Security, Vol. 25, Nº 1, Verano de 2000,p. 28. [En Línea] Disponible en: http://www.columbia.edu/itc/sipa/U6800/readings-sm/Waltz_Structural%20Realism.pdf

134

The Cold War ended with the collapse of the Soviet Union, that resulted in the emergence of new independent states, which became the pawns of the new rivalry between big powers to fill the power vacuum after the Soviets to utilize from their natural resources. AHMADOV, Ramin. The U.S. Policy Toward Middle East in the Post Cold War Era. En: Turkish Journal of International Relations, Vol. 4, Nº 1, primavera – verano de 2005, p. 139. [En Línea] Disponible en: http://www.alternativesjournal.net/volume4/number1/ramin.pdf

135

PATIÑO. Op. Cit. p. 280.

69


Julián Andrés Vargas Cardona

Unidos, y Occidente junto a él, se consideró la única súper potencia con roles de la policía mundial136. Sólo con los atentados terroristas del 11 de septiembre en Nueva York y Washington, Occidente “despertó de su sueño kantiano y de la ilusión del positivismo”137. El éxito de la degradada acción terrorista logrado ese día por una organización como Al-Qaeda produjo al menos cuatro fenómenos políticos de relevancia para Occidente: 1) Se confirmó la incapacidad del supuesto Imperio Global para imponer modelos de orden y seguridad colectiva en amplias regiones geográficas que escapan a su dominio geopolítico, particularmente allí en donde las instituciones estatales no se ha consolidado; 2) Se reintrodujo la religión – y con ella otros factores culturales como lo étnico y el nacionalismo – a la discusión política internacional, justamente cuando se pensaba que los valores modernos de la laicidad, la secularidad y la libertad individual se habían vuelto universales, permitiendo dejar de lado los problemas asociados a los factores culturales en la política internacional138; 3) Los valores de la modernidad y la civilización Occidental estaban siendo retados y agredidos, lo que validó la tesis del choque de civilizaciones planteada por Samuel Huntington en 1996139; y 4) El primer ataque

136 Los Estados Unidos se encontrarían obligados a actuar si tuviesen la oportunidad y estuviesen preparados para terminar con la perpetración de crímenes contra la humanidad en cualquier parte del mundo; como también, para impedir la propagación de aquellos conflictos y sus consecuencias. De esta forma los Estados Unidos asumirían el rol de “policía mundial” obteniendo el legítimo uso de la fuerza. GUERISOLI, Emmanuel. La Doctrina Clinton: Las guerras humanitarias. En: Centro Argentino de Estudios Internacionales, WorkingPaper Nº 13 de 2006, p. 1. 137 El 11 de septiembre de 2001 se convirtió en el punto de partida para que el mundo occidental despertara del sueño kantiano y la ilusión del positivismo. PATIÑO. Op. Cit. p. 9. 138

Ibíd. pp. 10 y 11.

139

HUNTINGTON, Samuel. El Choque de Civilizaciones. Madrid, Editorial Paidós, 1997.

70


Escenario geopolítico del siglo xxi

en suelo estadounidense desde Pearl Harbor, abrió una grieta de vulnerabilidad en la seguridad y la defensa del Estado más poderoso del mundo, lo que produjo que el terrorismo se convirtiera en la amenaza número uno, y combatirlo la primera prioridad de la agenda política internacional140. Pero despertar del sueño kantiano no fue precisamente algo positivo para los Estados Unidos. La doctrina neoconservadora, intervencionista y unilateral adoptada por el gobierno de George W. Bush, en oposición al neo-aislacionismo y multilateralismo práctico de la administración Clinton141, conllevó a que un proceso empezara a cobrar visibilidad tras las invasiones a Afganistán e Irak: el progresivo desgaste del liderazgo de Estados Unidos como única súper potencia global debido a la pérdida de su poder relativo frente a potencias emergentes.

2.  El declive del poder relativo de Estados Unidos En este punto, es necesario partir de dos salvedades: primero, por ahora Estados Unidos continúa siendo la economía más grande del mundo, aún posee las universidades líderes en desarrollo científico-tecnológico y su fuerza militar es mucho más poderosa que la de cualquier otro adversario simétrico142. Segundo, Estados

140

VEGA, Jorge. Medidas para la Eliminación del Terrorismo Internacional: Análisis normativo del accionar de las Naciones Unidas post 11-S. En: Centro Argentino de Estudios Internacionales, e-book Nº 6 [En Línea]. Disponible en: http://www.caei.com.ar/ebooks/ebook6.pdf

141

DALBY, Simon. Geopolitics, Grand Strategy and the Bush Doctrine .En: Institute of Defense and Strategic Studies, Paper Nº 90, octubre de 2005 [En Línea]. Disponible en: http://www.rsis.edu.sg/publications/WorkingPapers/WP90.pdf

142 RACHMAN, Gideon. Think Again: American Decline. En: Foreign Policy, enero-febrero de 2011, p. 1. [En Línea]. Disponible en: http://www.foreignpolicy. com/articles/2011/01/02/think_again_american_decline

71


Julián Andrés Vargas Cardona

Unidos ya ha pasado por periodos en los que se ha considerado que su poder relativo se encuentra en declive y que, por lo tanto, su supremacía puede ser retada143. Ejemplos de estos periodos son la década de 1960, cuando el candidato presidencial John F. Kennedy, advirtió que el poder relativo de Estados Unidos frente a la Unión Soviética se encontraba en declive144. Y la década de 1980, cuando el libro de Ezra Vogel titulado Japan as Number One, publicado en 1979145, generó años de paranoia acerca de las técnicas de manufactura y las políticas de comercio japonesas146. Finalmente, estos dos retos a la supremacía estadounidense fueron superados: el modelo económico de la Unión Soviética demostró ser altamente ineficiente e inflexible en una era dominada por los criterios de innovación y desarrollo científico-tecnológico147. Y aunque Japón dominó ampliamente dichos criterios, lo que le permitió un rápido desarrollo económico y crear una amplia capacidad exportadora, la demografía y la carencia de recursos naturales estratégicos limitó su margen de crecimiento148. En efecto, existen argumentos para afirmar que esta vez es diferente. Si bien es cierto que el declive de Estados Unidos, y el de Occidente, se presenta en términos relativos, es decir, en compa143

Ibíd. p. 2.

144 RACHMAN. Op. Cit. p. 2. 145

VOGEL, Ezra. Japan as Number One. Harvard University Press, 1979.

146 RACHMAN. Op. Cit. p. 2. 147

SERVICE, Robert. Historia de Rusia en el Siglo XX. Madrid: Editorial Crítica, 2000.

148

Japan, of course, also experienced many years of rapid economic growth and is still an export powerhouse. But it was never a plausible candidate to be No. 1. The Japanese population is less than half that of the United States, which means that the average Japanese person would have to be more than twice as rich as the average American before Japan’s economy surpassed America’s. That was never going to happen. RACHMAN. Op. Cit. p. 2.

72


Escenario geopolítico del siglo xxi

ración con el incremento del poder de otros Estados, es igualmente cierto que el incremento del poder de potencias emergentes está generando un desplazamiento del centro de la política internacional desde el eje Atlántico (Estados Unidos y Europa) hacia el eje Asía Pacífico (China e India)149. En este sentido, las razones por las que se puede argumentar que el declive de Estados Unidos esta vez tendrá implicaciones mucho más complejas y a largo plazo para la política internacional, se pueden identificar en dos puntos concretos: primero, en el desgaste del liderazgo estadounidense tras las guerras de Afganistán e Irak y; segundo, en el rápido incremento del poder de potencias emergentes, lo que se evidencia en al menos dos variables: la economía y el gasto militar. Por un lado, el proceso de desgaste del liderazgo de Estados Unidos como única súper potencia mundial está contextualizado en los fracasos de las guerras de Afganistán (2001) e Irak (2003), debido a que en ninguno de los dos casos se puede hablar de una victoria efectiva150. Tan solo nueve años y ochos meses después de los atentados del 11 de septiembre, las fuerzas de seguridad de estadounidenses lograron dar de baja a Osama Bin Laden; y aun así es difícil hablar de una derrota de Al Qaeda151. De ahí que la férrea re-

149

Nuestro mundo multipolar de hoy, aún asimétrico muy a favor de Estados Unidos como única potencial global, cambiará de rostro (de rostros) durante este siglo. El eje de poder va desplazándose hacia Asia. Las nuevas caras del futuro sistema global serán China y también India. PAGE, David. China e India no son Rivales: conquistarán el mundo juntas. En: www.expansion.com [En Línea]. Disponible en: http://www.expansion.com/2010/03/18/economia-politica/1268928928.html [Consultado el 3 de mayo de 2011].

150 SNOW, Donald. The Unresolved Dilemmas in Afghanistan and Irak. En: National Security for a New Era, Capítulo 12, p. 301 y ss [En Línea]. Disponible en: http://www.pearsonhighered.com/assets/hip/us/hip_us_pearsonhighered/ samplechapter/0205779034.pdf 151

Al-Qaeda y su estrategia de desgaste se han visto gravemente menoscabadas con

73


Julián Andrés Vargas Cardona

sistencia planteada por las insurgencias afgana e iraquí, ha logrado fortalecer la idea de que el gran poder militar de la superpotencia es insuficiente para afrontar amenazas asimétricas152. Adicionalmente, la autorización del gobierno Bush para usar técnicas de tortura en la guerra contra el terrorismo, como se evidenció con el caso de Guantánamo153, resintió profundamente el liderazgo moral de Estados Unidos, ya que degradó al grado de retórica uno de los pilares fundamentales de los valores occidentales: los Derechos Humanos. Además, la falsa acusación del gobierno Bush al régimen de Sadam Husein acerca del desarrollo armas de destrucción masiva, y la predisposición de Estados Unidos a actuar unilateralmente desconociendo las resoluciones de la ONU y la voluntad general de la Comunidad Internacional, provocaron un sentimiento de rechazo a dicha guerra y el aumento de sentimientos anti-estadounidense alrededor del globo154. El liderazgo de Estados Uni-

la muerte de Osama Bin Laden, pero su verdadero legado es un terrorismo global de carácter polimorfo y con múltiples focos, que supone para las sociedades occidentales una amenaza compuesta y especialmente compleja. REINARES, Fernando. Después de Osama Bin Laden: ¿Cómo queda Al Qaeda y el terrorismo global? En: Real Instituto Elcano, ARI 83 de 2011, p. 1 [En Línea]. Disponible en: http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano/contenido?WCM_ GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/ari83-2011 152

The war in Irak is but the latest demonstration of the limits of America’s power.” RECORD, Jeffrey. The American Way of War: Cultural Barriers to Successful Counterinsurgency. En: CATO Institute Policy Analysis Series, Nº 577, septiembre de 2006, p. 2. [En Línea] Disponible en: http://www.cato.org/pubs/pas/pa577.pdf

153

759 informes secretos destapan las vejaciones de Guantánamo. Los documentos revelan que el principal propósito de la prisión era “explotar” toda la información de los reclusos a pesar de la reconocida inocencia de muchos de ellos. El 60% fue conducido a la base militar sin ser una amenaza probable. Los Abusos de Guantánamo al Descubierto. En: www.elpais.com [En Línea]. Disponible en: http://www.elpais.com/articulo/internacional/abusos/Guantanamo/descubierto/elpepuint/20110425elpepuint_4/Tes [Consultado el 3 de mayo de 2011].

154

En el año 2006, se filtró a la prensa estadounidense la primera valoración con-

74


Escenario geopolítico del siglo xxi

dos se vio seriamente resentido: Francia, Alemania, Rusia, China, entre otros, se opusieron activamente a la acción unilateral de Estados Unidos contra Irak155. Por otro lado, el rápido incremento del poder de potencias emergentes en relación con Estados Unidos se evidencia en al menos dos variables: la economía, el gasto militar: Economía: según los más recientes estimados del Centro para el Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD por sus siglas en inglés), la crisis financiera y económica global iniciada en el sector inmobiliario de Estados Unidos en el 2008, ha acelerado las transformaciones estructurales de largo plazo en la economía global: mientras que en el año 2000 las potencias emergentes y los Estados en desarrollo tenían una participación del 40% en el poder adquisitivo global, en el 2010 es del 49% y para el año 2030 se estima ronde el 57%. Los datos del mismo estudio indican que los principales responsables por ese cambio estructural son países como China, India, Rusia, Indonesia, Brasil, Suráfrica, Chile e Israel, en donde en los últimos años se ha logrado producir la riqueza necesaria para incrementar de forma constante el consumo156. junta de los 16 servicios de inteligencia estadounidenses sobre la guerra contra el terror. En dicho informe, titulado “Trends in Global Terrorism: Implications for theUnited States”, se señala que la guerra en Irak se ha convertido en la causa célebre de una nueva generación de líderes y operativos terroristas, lo que ha generando un grave resentimiento en el mundo musulmán y ha permitido a los extremistas reclutar más simpatizantes. Dicha filtración llevó a que Estados Unidos admitiera que la intervención en Irak incrementó la amenaza terrorista. OFFICE OF THE DIRECTOR OF NATIONAL INTELLIGENCE.Trends in Global Terrorism: Implications for the United States. 2006. [En Línea] Disponible en: http://www.dni.gov/press_releases/Declassified_NIE_Key_Judgments. pdf [Consultado el 11 de mayo de 2011]. 155 MEARSHEIMER, John y WALT, Stephen. An Unnecessary War. En: Foreign Policy, enero-febrero de 2003. Pp. 51 y ss. 156

Developing countries set to account for nearly 60% of world GDP by 2030, according to

75


Julián Andrés Vargas Cardona

Esta tendencia se confirma con el informe de Perspectivas de la Economía Mundial 2010, publicado por el Fondo Monetario Internacional, según el cual China superó por primera vez el Producto Interno Bruto de Japón, posicionándose como la segunda economía del mundo y acercándose velozmente a Estados Unidos. En el mismo informe, Brasil se posicionó como la octava economía mundial desplazando a España, mientras Indonesia avanzó diez puestos ubicándose en el puesto 16157. Otro informe que muestra el lento pero progresivo desplazamiento de Estados Unidos y el mundo occidental en la economía mundial, es el realizado por el Institute for Managment Development (IMD) en 2010, según el cual, por primera vez en décadas, Estados Unidos fue desplazado del primer puesto en el Ranking de Competitividad Mundial. Este puesto fue asumido por Singapur, mientras el segundo puesto lo obtuvo Hong Kong, relegando a Estados Unidos a un tercer lugar. En este informe también resulta claro que la dinámica asiática, impulsada por países como Taiwán, Malasia, China e India, será la de mayor desempeño económico y comercial en el siglo XXI, desplazando regiones como la Unión Europea y Estados Unidos158. Militar: según el estudio anual que realiza el instituto SIPRI de Estocolmo, el gasto militar global total se ha incrementado en un 49% desde el año 2000, sin embargo, mientras Estados Unidos

new estimates. En: OECD Development Center 2010 [En Línea]. Disponible en: http:// www.oecd.org/document/14/0,3343,en_2649_33959_45467980_1_1_1_1,00.html 157 FONDO MONETARIO INTERNACIONAL. Perspectivas de la Economía Mundial 2010: recuperación, riesgo y equilibrio. En: www.imf.org [En Línea]. Disponible en: http://www.imf.org/external/spanish/pubs/ft/weo/2010/02/ pdf/texts.pdf 158 INSTITUTE FOR MANAGEMENT DEVELOPMENT. World Competitive Yearbook 2010.En: www.imd.org [En Línea]. Disponible en: http://www.imd. org/research/publications/wcy/index.cfm

76


Escenario geopolítico del siglo xxi

representaba el 51% del gasto global en seguridad y defensa para inicios de siglo, en el año 2009 participó solo con el 43%. Este declive relativo se presenta a pesar de que la potencia norteamericana ha aumentado su gasto militar en un 81% desde 2001159. Paralelamente, en Europa el gasto en seguridad y defensa de 2010, en comparación el de 2009, decayó un 2,8% como consecuencia de los recortes presupuestales a los que obligó la crisis económica mundial160. China se posesionó como segunda en el índice, desplazando al Reino Unido y a Francia; sin embargo, el gasto militar de Estados Unidos continua siendo seis veces mayor161. América Latina fue la región que tuvo un mayor crecimiento porcentual en el gasto de seguridad y defensa, alcanzando un 5,8% de incremento, para un total de 63.300 millones162.

3.  Los poderes emergentes y el orden mundial multipolar El desgaste del poder relativo de Estados Unidos es tan visible, que incluso algunos estudiosos como Manuel Castells prevén un repliegue político y militar de la súper potencia en los próximos años:

159

STOCKHOLM INTERNATIONAL PEACE RESEARCH INSTITUTE. El Gasto Militar Mundial Alcanzó $1,63 Billones de Dólares. Comunicado de Prensa, 11 de abril de 2011[En Línea]. Disponible en: http://www.sipri.org/media/pressreleases/milex

160

STOCKHOLM INTERNATIONAL PEACE RESEARCH INSTITUTE. El Gasto Militar Mundial Alcanzó $1,63 Billones de Dólares. Op. Cit.

161 STOCKHOLM INTERNATIONAL PEACE RESEARCH INSTITUTE. SIPRI Yearbook 2010: Armaments, Disarmament and International Security;Executive Resume, p. 11 [En Línea]. Disponible en: http://www.sipri. org/yearbook/yearbook/2010/files/SIPRIYB10summary.pdf 162

América Latina incrementó el gasto militar en un 5,8% durante 2010, un total de 63.300 millones de dólares. En: www.infodefensa.com [En Línea]. Disponible en: http://www.infodefensa.com/?noticia=america-latina-incremento-el-gasto-militar-en-un-58-durante-2010-un-total-de-63-300-millones-de-dolares

77


Julián Andrés Vargas Cardona

Cuando digo que su política es acabar con el imperio, significa acabar con el unilateralismo y no utilizar el superpoder militar para poner orden en el mundo, sino ser mucho más selectivo, trabajar con los demás y abogar por respuestas multilaterales para conseguir la paz en determinadas zonas del planeta. {...} Con Obama, los ataques militares de EE.UU. se producirán únicamente allí donde sea necesario, y sólo cuando sea necesario. {...} Por ello Obama es una figura parecida a Gorbachov, impulsor de la Perestroika y de reformas estructurales en el seno de la URSS a lo largo de los años 80, con la finalidad de procurar su modernización163.

En este sentido, es posible afirmar que el desgaste del liderazgo de Estados Unidos como única súper potencia, implica un cambio en la estructura del poder internacional: el supuesto orden mundial unipolar ha llegado a su fin decisivo y los nuevos poderes en el escenario internacional proponen un reordenamiento con base en un modelo multipolar164, en el que “el liderazgo de Estados Unidos, y con él el de Occidente, es un liderazgo desplazado”165. Los poderes emergentes llamados a construir ese nuevo orden mundial multipolar son los BRIC (Brasil, Rusia, India y China)166.

163

Manuel Castells compara a Obama con Gorbachov. En: www.lavanguardia.es [En Línea]. Disponible en: http://www.lavanguardia.es/lv24h/20080930/53551801484. html [Consultado el 7 de febrero de 2011]

164 Henry Kissinger, el antimodelo realista de los neoconservadores, escribió antes del 11 de septiembre: ‘En las relaciones entre Estados, el nuevo orden del siglo XXI se parecerá más al sistema de estados europeos del siglo XVIII y XIX (...). Habrá al menos seis grandes potencias: Estados Unidos, Europa, China, Japón, Rusia y probablemente India’. BATALLA, Xavier. Bipolar, Unipolar, Multipolar, 1983 – 2006: Los cambio más profundos desde el inicio de la Guerra Fría. En: Fundación CIDOB, Policy Paper Nº 100, Madrid, 2006, p. 7. [En Línea] Disponible en: http://www.cidob.org/es/publicaciones/revistas/dcidob/1983_2006_nuevos_tiempos_nuevas_miradas 165

PATIÑO. Op. Cit. p. 290.

166

Los BRIC son potencias económicas que buscan compensar

78


Escenario geopolítico del siglo xxi

Estos países han dado importantes avances en su desarrollo económico, comercial, científico-tecnológico y militar167, lo que les ha permitido realizar continuas presiones para reformar la estructura política internacional (Organización de Naciones Unidas; Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, entre otras) con base al amplio reconocimiento del que actualmente gozan en el escenario global. Lo interesante de dichas presiones, es que denotan el claro objetivo de estos poderes emergentes en asumir el liderazgo según sus propios intereses, lo que ha llevado a fricciones con Estados Unidos en diferentes momentos. Para comenzar, Brasil ha planteado clara y abiertamente su intención de ser miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y si bien su asenso en el escenario internacional se ha presentado en un marco de respeto mutuo con Estados Unidos, la intención de asumir un liderazgo internacional bajo sus propios intereses se evidenció en mayo de 2010, cuando el entonces presidente Luis Ignacio Lula da Silva asumió una política

167 El BRIC disputa el poder político y económico del siglo XXI y plantea la multipolaridad como factor de equilibrio ante las tendencias unipolares o, en el mejor de los casos, bipolares, de Estados Unidos y sus aliados de la Unión Europea (UE). Sin duda, el potencial del BRIC es enorme: sus cuatro integrantes representan 41.6 por ciento de la población mundial, 22 por ciento de la superficie del planeta y 27 por ciento del PIB global: China es el quinto del mundo, seguido por Brasil (10), Rusia (11), y la India (12). Suman 15 por ciento de la economía del planeta y reúnen 40 por ciento de los recursos naturales. Goldman Sachs considera que pueden convertirse en las cuatro economías dominantes hacia el año 2050, con un PIB combinado de casi 35 billones de dólares. En casi cada escala, serían las más grandes en la escena global. CIRCULO LATINOAMERICANO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES. El Grupo BRIC: Eje Económico del Futuro. En: CLAEI [En Línea] Disponible en: http://www.claei.org.mx/pdf/GRUPO-BRIC-ALEL-NUEVO-ORDEN-GLOBAL.pdfpdf/GRUPO-BRIC-AL-EL-NUEVOORDEN-GLOBAL.pdf

79


Julián Andrés Vargas Cardona

divergente frente a la estrategia diseñada por la primera potencia mundial para aislar y sancionar el programa nuclear iraní168. En segunda instancia, el presidente de Rusia, Dmitry Medvedev, durante una conferencia de prensa el día 30 de agosto de 2008 en la cual reconocía la independencia de Abjazia y Osetia del Sur tras la guerra con Georgia, dio una clave importante sobre la dirección de la política exterior rusa en el nuevo contexto internacional: El mundo debe ser multipolar. Un mundo unipolar es inaceptable. La dominación es algo que nosotros no podemos permitir. Nosotros no podemos aceptar un orden mundial en el que un solo país tome todas las decisiones, incluso si es un país serio e influyente como los Estados Unidos de América. Un mundo así es inestable y está amenazado por el conflicto169.

En tercer lugar, India ha sido considerada una potencia emergente cercana a Occidente, en parte por su democracia de carácter multiétnico y en parte porque se espera que, ante un eventual expansionismo de China, Nueva Delhi se alíe con las potencias 168

Brasil y Turquía están decididas a demostrar que en el mundo ya no mandan las potencias surgidas tras la II Guerra Mundial y que el Consejo de Seguridad de la ONU se ha quedado pequeño. Tras descolocar a la diplomacia de Estados Unidos y Europa con un acuerdo con Irán para enriquecer uranio fuera de este país, las dos potencias emergentes piden una silla en el G-6 (EE UU, Rusia, China, Reino Unido, Francia, y Alemania) para participar en todas las negociaciones sobre el programa nuclear iraní. Brasil y Turquía piden igualdad con las potencias. En: www.elpais.com [En Línea]. Disponible en: http://www. elpais.com/articulo/internacional/Brasil/Turquia/piden/igualdad/potencias/ elpepuint/20100518elpepuint_13/Tes [Consultado el 4 de mayo de 2011].

169 (TraducciónPropia).The world should be multi-polar. A single-pole world is unacceptable. Domination is something we cannot allow. We cannot accept a world order in which one country makes all the decisions, even as serious and influential country as the United States of America. Such a world is unstable and threatened by conflict. Russia won’t accept unipolar world: Medevedev. En: www.globalsecurity.net [En Línea]. Disponible en: http://www. globalsecurity.org/wmd/library/news/russia/2008/russia-080831-medvedev01.htm[Consultado el 08 de febrero de 2011].

80


Escenario geopolítico del siglo xxi

occidentales, Japón, Taiwán y Corea del Sur para contener a Beijín170. Sin embargo, si Estados Unidos se ve forzado a replegarse política y militarmente de Asia Pacífico, es posible que los actuales aliados de Washington prefieran acomodarse a las condiciones que impondría una China poderosa en la región171. Por otro lado, aunque India y Estados Unidos han establecido una estrecha relación en materia de seguridad, cooperación militar y asuntos nucleares172, esto no es necesariamente una garantía de que Nueva Delhi se alinee con Washington; de hecho, como lo afirma Pablo Bustelo, India tiene mayores incentivos para acercarse a China, ya que sus economías son plenamente complementarias, con pocos solapamientos y competencia decreciente, lo que supone que los intereses comunes se podrían imponer sobre las rivalidades de los gigantes asiáticos173. 170

India is on the verge of becoming a great power and the swing state in the international system. As a large, multiethnic, economically powerful, non-Western democracy, it will play a key role in the great struggles of the coming years. Washington has recognized the potential of a U.S.-Indian alliance, but translating that potential into reality will require engaging India on its own terms”. MOHAN, Raja. India and the Balance of Power. En: Foreign Affairs, julio-agosto de 2006, p. 17.

171

A common Chinese view is that the United States will instead eventually find it can no longer afford its military position in the Pacific. U.S. allies in the region -- Japan, South Korea, and increasingly India -- may partner more with Washington to try to counter rising Chinese power. But if the United States has to scale back its presence in the Pacific for budgetary reasons, its allies will start to accommodate themselves to a rising China. Beijing’s influence will expand, and the Asia-Pacific region -- the emerging center of the global economy -- will become China’s backyard.” RACHMAN, Gideon. Op. Cit. p.5.

172

KIESOW, Ingolf; NORLING, Nicklas. The Rise of India: problems and opportunities. En: Central Asia-Caucasus Institute and Silk Road Studies Program, Washington, 2007, p. 109 y ss [En Línea]. Disponible en: http://www.silkroadstudies.org/new/docs/Silkroadpapers/2007/0701India.pdf

173

China e India van a dominar el mundo en el siglo XXI, y lo harán antes, más y mejor si se ponen de acuerdo’, asevera con gravedad Pablo Bustelo, investigador principal para Asia del Real Instituto Elcano y autor de Chindia: Asia a la conquista del siglo XXI, editado por Tecnos y Elcano. PAGE, David. Op. Cit.

81


Julián Andrés Vargas Cardona

Por último, China representa el principal polo de poder que reta la supremacía estadounidense en el mundo contemporáneo. Hace unos 20 años, tras la caída del Muro de Berlín, el mundo occidental aún le prestaba poca importancia a las reformas económicas que Deng Xiaoping implementó en 1978; en la presente década, esas reformas son el origen del “milagro económico chino”, milagro que hoy tiene al “País del Centro” como la segunda potencia económica y comercial del mundo174. No es gratuito entonces, que en los últimos años cada vez sean más los autores que desestiman la tesis oficial de que en términos históricos el siglo XXI comenzó en 1989 con la caída del Muro de Berlín; estos autores prefieren ubicar el inicio de la nueva centuria en el Beijín de 1978175. De ahí que se afirme que el siglo XXI es el siglo de China. El poder alcanzado por China le ha permitido enfrentarse a Estados Unidos en asuntos de relevancia global como lo son: la devaluación del Yuan para favorecer las exportaciones chinas en detrimento de las estadounidenses176; las restricciones a la información en internet con el caso Google177; y la invasión del Tíbet. 174

WILHELMY, Manfred. El Proceso de Reformas en China y su Política Exterior. En: Estudios Públicos Nº 78, otoño de 2000, Editorial Universidad Jorge Tadeo Lozano. p. 243 y ss. [En Línea] Disponible en: http://avalon.utadeo.edu.co/comunidades/grupos/asiapacifico/uploads/politica_exterior_china_por_wilhelmy.pdf

175

PAGE. Op. Cit.

176

EE.UU denunciará la devaluación artificial de Yuan cada vez que se reúna con los líderes chinos. En: www.elmundo.es [En Línea]. Disponible en: http://www. elmundo.es/mundodinero/2010/04/05/economia/1270487163.html [Consultado el 5 de abril de 2011]

177 Google sigue en China, pero su buscador se fue a Hong Kong. Tras semanas de especulación, el gigante de internet decidió dejar de censurar los resultados de las búsquedas y enfrentarse al gobierno chino. La gran pregunta es ¿por qué Google decidió darle la espalda a los cerca de 400 millones de usuarios de internet de China? El buscador con sede en California asegura que lo hace en

82


Escenario geopolítico del siglo xxi

En los próximos años, China incluso podría empezar a discutir el estatus político de Taiwán, aliado de Estados Unidos en Asia. De lo anterior, se deduce por qué los neorrealistas estadounidenses como John Mearsheimer se preguntan continuamente ¿El ascenso de China será pacífico? ¿El ascenso de China amenazará a Estados Unidos? En realidad esta pregunta se puede realizar para todos los países emergentes, sean estos los BRIC o no, como Irán, Venezuela o Turquía, y la respuesta sería la misma que hace Mearsheimer para China: “si China continua con su impresionante crecimiento económico en las siguientes décadas, los Estados Unidos y China probablemente se enzarzarán en una intensa competencia por seguridad, con un potencial considerable para la guerra”178. En todo caso, el ascenso económico, político y militar de los BRIC y su tendencia a asumir un liderazgo internacional basado en sus propios intereses, dará como resultado que estos Estados busquen compensar su poder en términos militares, estratégicos y de prestigio internacional, lo que conllevará a una competencia cada vez más cerrada por el poder y la seguridad179.

respuesta a los ataques cibernéticos que sufrió en enero y ante un renovado intento “por restringir la libertad de expresión” en territorio chino. ¿Por qué Google se va de China? En: www.bbc.co.uk [En Línea]. Disponible en: http:// www.bbc.co.uk/mundo/economia/2010/03/100323_1516_google_china_analisis_dc.shtml[Consultado el 2 de mayo de 2011] 178 (Traducciónpropia).Can China rise peacefully? My answer is no. If China continues its impressive economic growth over the next few decades, the United States and China are likely to engage in an intense security competition with considerable potential for war.” MEARSHEIMER, John. China’s Unpeaceful Rise. En: Current History, abril de 2006, p. 160. 179

JAMES, Harold. The Rise of the BRIC: and the new logic in international politics. En: International Economy, Verano de 2008, p. 41.

83


Julián Andrés Vargas Cardona

4. Una transición inestable La razón principal por la que la actual transición hacia un sistema multipolar incipiente es altamente inestable, es porque las variaciones en el poder relativo de los Estados hacen la guerra mucho más probable, como se detalló en los capítulos 1 y 2. Según lo visto en este capítulo, el orden mundial se encuentra en medio de una variación en el poder relativo de los Estados alrededor del globo: no solo se trata de que Estados Unidos sea un país cuyo liderazgo decae rápidamente, sino también que existen diversos Estados cuyo poder está ascendiendo de manera acelerada. En las actuales condiciones de balance de poder, nadie puede siquiera imaginar lo que sucederá en las próximas dos o tres décadas, pero lo que nos dice la teoría realista en las relaciones internacionales es que seguramente la transición hacia un sistema multipolar no será pacífica. Es poco probable que se presente una confrontación mundial entre las grandes potencias, ya que la Disuasión Mutua Asegurada derivada de las armas atómicas aún se mantiene, sin embargo, sí es posible un escenario en el que las fricciones entre las grandes potencias engendren o faciliten guerras en contextos regionales. Esta situación se puede presentar como resultado del proceso de producción de regiones en el orden global emergente180, teoría que sostiene que el repliegue de militar y político de las potencias hegemónicas permite el surgimiento de poderes construidos con base en una región, que posteriormente buscan lanzar proyectos de mayor alcance.

180 ALBERT, Mathias; REUBER, Paul. The Production of Regions in the Emerging Global Order. En: Geopolitics, Número 12:4,pp. 549 y 550.

84


Escenario geopolítico del siglo xxi

En esta dirección, es casi imposible para cualquier Estado conquistar la hegemonía global, ya que es demasiado difícil proyectar y sostener el poder nacional en territorios lejanos de todo el globo. De ahí que lo mejor que puedan esperar los Estados es ser hegemónicos en sus respectivas regiones, de forma tal que puedan dominar su propia área geográfica. Posterior a la hegemonía regional, los Estados buscarán evitar que otros Estados hagan lo mismo en sus respectivas regiones, razón por la que querrán mantener otras regiones divididas entre el poder de diferentes Estados, de forma tal que estos compitan entre sí. De esta manera, ser el único poder hegemónico regional es lo más cercano a ser un poder hegemónico global181. América Latina clasifica dentro de la anterior teoría y la explica ampliamente: los intereses de Estados Unidos en Medio Oriente han permitido un periodo en el que América Latina goza de mayor autonomía frente a la potencia hemisférica en comparación al periodo de la Guerra Fría182, de hecho, de no ser por ese distanciamiento, proyectos políticos de corte socialista como el de Hugo Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia y Rafael Correa en Ecuador, no hubieran alcanzado fácilmente el poder en sus respectivos países.

181

MEARSHEIMER. Op. Cit. pp. 160 y 161.

182

Dante Caputo, Secretario de asuntos políticos de la OEA otorgó las siguiente declaraciones a la BBC: “Washington ha dejado de controlar la región como lo hacía en el pasado, en la época de la Guerra Fría, porque ahora sus prioridades en materia de seguridad se concentran en Medio Oriente {...} El problema es que no sé si los dirigentes de la región son conscientes de este aumento de autonomía, porque no me parece que la usen suficientemente. {...} Habría que evitar, en la medida de lo posible, que entremos en el foco del interés de seguridad norteamericano, porque cada vez que América Latina ha sido parte del interés de seguridad estratégica norteamericano, nuestros márgenes de autonomía se han reducido”.Rearme de A. Latina, ‘Muy peligroso’. En: www.bbc. co.uk [En Línea]. Disponible en:http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_7672000/7672505.stm [Consultado el 4 de mayo de 2011].

85


Julián Andrés Vargas Cardona

En efecto, en este momento, dos proyectos políticos de impacto internacional están sobre la mesa suramericana: por un lado está Brasil, constituido como una potencia regional, busca proyectarse a escala global bajo la bandera del liderazgo suramericano183; por el otro lado se encuentra Venezuela, con una política más ideologizada, agresiva y potencialmente expansionista, busca realizar cambios en el status quo por medio de una política de confrontación contra Estados Unidos184.

183

KPMG. Think BRIC: Brazil. [En Línea] Disponible en: http://www.kpmg.com. br/publicacoes/industrial_markets/Think_BRIC_Brazil.pdf

184 ELLNER, Steve. Toward a ‘Multipolar World’: Using Oil Diplomacy to Sever Venezuela’s Dependence. En: The Multipolar Moment?, NACLA ReportontheAmericas, septiembre–octubre de 2007, pp. 15 y ss. [En Línea] Disponible en: http://www.mediaaccuracy.org/files/pdfs/Trade_Venezuela.pdf

86


Capítulo 6 Escenario geopolítico regional Teniendo en cuenta lo planteado en el anterior capítulo, es posible afirmar que el retroceso político y militar de Estados Unidos en todo el globo también se ha presentado en Suramérica. Lo que se ha conocido como la década pérdida de Estados Unidos, debido a su prioridad geopolítica en Medio Oriente y Asia desde el 11 de septiembre de 2001, favoreció el surgimiento de regímenes políticos latinoamericanos no alineados con la potencia del norte. En este sentido, como lo plantea Larry Birns, “el 11 de septiembre de 2001 marca más o menos el momento en que América Latina nació como una verdadera entidad independiente”185. Efectivamente, después de las décadas de la Guerra Fría en las que la Doctrina de Seguridad Hemisférica de Estados Unidos dominó en escenario político y de seguridad regional186, Sur185

BBC MUNDO. América Latina Saca Provecho de la ‘Década Perdida’ de EE.UU. [En Línea] Disponible en: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/09/110830_11s_ eeuu_america_latina_decada_perdida_wbm.shtml [Consultado el 5 de septiembre de 2011]

186 La continuidad de esta política exterior con la Doctrina Truman puede vislumbrarse en los principios de la Seguridad Hemisférica formulados a partir del enfrentamiento con el bloque comunista. Este discurso era directamente defensivo-ofensivo, planteaba sin demasiados rodeos la necesidad del hemisferio occidental de imponerse ante la avanzada del comunismo, el socialismo, e incluso del nacionalismo. A partir de ese momento el comunismo devino una “excusa” (más allá de haber constituido o no una amenaza real) que dio al

87


Julián Andrés Vargas Cardona

américa emerge en el ámbito global con un peso geopolítico propio. La autonomía lograda por los Estados suramericanos tiene dos tendencias diferenciables. Por un lado, se destaca el Brasil de Luis Ignacio Lula da Silva, país que busca posicionarse en el escenario internacional como una potencia emergente. Por el otro lado, se ubica la República Bolivariana de Venezuela de Hugo Chávez, con una tendencia más populista. A continuación se mostrarán las perspectivas de política exterior de estos Estados, los cuales marcan el ritmo geopolítico de la región. Igualmente se hará énfasis en como dichas perspectiva tienen un impacto en Colombia.

1. Brasil Para comenzar, es necesario resaltar que la protección y defensa de los recursos naturales es un tema de relevancia estratégica para Brasil, según se deduce de su Estrategia de Defensa Nacional, en la cual se prevé el aumento de la presencia militar en la región amazónica y el despliegue del Sistema de Protección del Amazonas (SIPAM)187. Se debe aclarar que para Brasil el tema supera la protección e incursiona ampliamente en la defensa, lo que implica que se prevé una amenaza extra regional futura sobre la región amazónica. En este sentido, se puede establecer una diferenciación entre protección y defensa de los recursos naturales en la región amazónica.

gobierno norteamericano un poder indiscutido en el plano internacional y particularmente en las relaciones con América Latina. ROMANO, Silvina. América Latina y la Política de Seguridad Norteamericana: Continuidades. Buenos Aires: Centro Argentino de Estudios Internacionales, p. 34 y 35. [En Línea] Disponible en: http://www.caei.com.ar/es/programas/historia/13.pdf 187

BRASIL, MINISTERIO DE DEFENSA. Estrategia Nacional de Defensa. 2008, p. 14.

88


Escenario geopolítico del siglo xxi

Protección hace referencia a la conservación de la biodiversidad frente a amenazas del orden interno, tales como la minería ilegal, la deforestación y la plantación de cultivos ilícitos. Por su lado, la Defensa se refiere a la preparación militar frente a la hipótesis de una guerra contra una amenaza extra regional con intereses sobre el Amazonas; dicha defensa se plantea, según la Estrategia Nacional de Defensa de Brasil, en términos de una guerra asimétrica contra un enemigo de poder militar muy superior, en la que sería necesaria una resistencia nacional: Los imperativos de flexibilidad y de elasticidad culminan en la preparación para una guerra asimétrica, sobretodo en la región amazónica, a ser sostenida contra enemigo de poder militar muy superior, por acción de un país o de una coligación de países que insista en contestar, a pretexto de supuestos intereses de la Humanidad, la incondicional soberanía brasileña sobre su Amazonia188.

El Amazonas: Un nexo vital En este punto, es necesario resaltar la importancia que en el siglo XXI tienen los Recursos Naturales Estratégicos (RNE). Los recursos naturales se convierten en estratégicos si cumplen las siguientes condiciones: 1) son escasos; 2) son vitales para la pervivencia de la Nación y del Estado; 3) incrementan el poder nacional, y 4) ayudan a la protección o adquisición de otros recursos. El Amazonas debe ser entendido como la gran reserva mundial de RNE, entre los que se encuentran: los recursos biológicos y la biodiversidad, en los que se sustentan gran parte de los desarro-

188

Ibíd. p. 27.

89


Julián Andrés Vargas Cardona

llos científico-tecnológicos de la actualidad189; los bosques, como generadores de oxigeno en un contexto global de alta contaminación190; los recursos mineros, como el oro y el coltán; y el agua, principal recurso sobre el que se han realizado hipótesis de guerras futuras similares a las del petróleo191. Si se tiene en cuenta que gran parte de los 1644,2 kilómetros de extensión de la frontera colombo brasilera hacen parte del Amazonas, resulta lógico concluir que el nexo vital entre las dos Naciones es esta región, y que en consecuencia, la cooperación pasa necesariamente por la protección y defensa de la Amazonia.

189

A continuación, (Roberto Bloch) tocó el tema de la geoeconomía y biodiversidad, que está provocando grandes cambios producto de las innovaciones, tanto a nivel civil como militar. El eje de esos cambios está constituido por las patentes que protegen hallazgos, invenciones y/o procesos productivos, las que se generan, generalmente, en países desarrollados, comercializándolos luego con grandes beneficios. Entre ellos, se destacan los productos de consumo humano (alimentos, fármacos, etc.) basados en biodiversidad, las tecnologías transgénicas y otras aplicaciones de la biología. BLOCH, Roberto. Recursos Naturales Estratégicos: Petróleo, Gas, Agua Dulce, Biodiversidad y Alimentos. Instituto de Estudios Estratégicos y de Relaciones Internacionales. Conferencia. [En Línea] Disponible en: http://www.ieeri. com.ar/conferencias/economia/recursos-bloch.php [Consultado el 18 de septiembre de 2011].

190 Las proyecciones a largo plazo de los científicos tampoco son alentadoras. Si la situación de deforestación y recalentamiento sigue como hasta ahora, entre el 30 por ciento y el 60 por ciento de la selva se perdería en 40 años. Esa es la conclusión a la que llegaron los especialistas en modelos climáticos en sus últimos estudios, y que presentaron en la Conferencia de medio ambiente de Naciones Unidas el pasado mes de marzo, en Curitiba, Brasil.” REVISTA SEMANA. Amazonas Bajo Presión. [En Línea] Disponible en: http://www.semana.com/vida-moderna/amazonas-bajo-presion/94839-3.aspx [Consultado el 30 de mayo de 2006]. 191

Sudamérica es una región que, aunque cuenta con el 6% de la población mundial, dispone del 28% de los recursos hídricos del planeta. LINCK, Annekathrin y WEEMAELS, Nathalie. Hacía una Agenda Sudamericana del Agua. Fundación Friedrich Ebert, 2010, p. 25.

90


Escenario geopolítico del siglo xxi

La defensa del Amazonas Como se mencionó anteriormente, Brasil presenta para sí mismo y para la región, la hipótesis de una guerra de defensa del Amazonas contra un enemigo de poder militar muy superior. Dicha guerra se plantearía en términos asimétricos y de resistencia nacional. En este aspecto, Brasil comprende que en la defensa del Amazonas todos los países de la región, especialmente los amazónicos, deben asumir un compromiso; en esta dirección se entienden propuestas brasileras como la del Consejo Suramericano de Defensa de la UNASUR. Aún así, se debe resaltar que existe un amplio desbalance en cuanto a las capacidades estratégicas de los Estados en términos de defensa del territorio. Si es intención de Brasil que los Estados de la región se comprometan aún más con la defensa del Amazonas, es necesario que exista cooperación para reducir la brecha en las capacidades estratégicas. Dicha cooperación, puede servir a Colombia en su interés de construir una capacidad creíble de disuasión con respecto a otras amenazas simétricas sobre el territorio. Es necesario que se continúen construyendo puntos e intereses en común con relación a la defensa del Amazonas. En este aspecto, el escenario del Consejo Suramericano de Defensa de la UNASUR es ideal para llegar a los acuerdos multilaterales indispensables en tal dirección. Se recomienda que, con el objetivo de tener una mejor comprensión y realizar mejores aportes en al ámbito multilateral, los Ministerios de Defensa y las Fuerzas Militares incentiven ampliamente el estudio y el debate sobre los temas estratégicos relacionados con el Amazonas, en especial los referidos a su defensa. 91


Julián Andrés Vargas Cardona

Es necesario que las Fuerzas Militares profundicen los debates acerca de amenazas extra regionales al territorio. Se sugiere que las Fuerzas Militares generen relaciones que les permitan plantear posibles cursos de acción con Estados de la región para la defensa de la región amazónica. La UNASUR es un escenario en el que se puede avanzar en esta materia. Por ejemplo,teniendo en cuenta que la ley de movilización nacional de Brasil prevé un escenario de crisis en la región amazónica, es posible plantear una política conjunta de movilización regional ante un eventual ataque de una potencia extra regional.

Industria militar y el desarrollo científico tecnológico El 17 de septiembre de 2009, el ministro de defensa de Brasil, Nelson Jombim, declaró: Brasil no es una Venezuela que compra en supermercados de armas por el mundo. Lo que nosotros queremos es la capacitación. (…) No estamos en un festival de compras, estamos en un festival de capacitación nacional. (…) Brasil condiciona sus adquisiciones a la transferencia de tecnología y la construcción de los equipos en su territorio192.

Esta declaración, demuestra la concepción estratégica de Brasil en relación con su industria militar, concepción en la que se infiere una comprensión a largo plazo de lo que es la supervivencia del Estado y la Nación; de allí que Brasil insista en la necesidad de crear una autonomía en cuanto al desarrollo y producción de armamento militar. Tal perspectiva ha sido incluida en la Estrategia Nacional de Defensa:

192

Brasil no compra armas en supermercado: Ministro Jobim. http://www.laopinion.com.co/noticias/index.php?option=com_content&task=view&id=336362 &Itemid=30

92


Escenario geopolítico del siglo xxi

La defensa de Brasil requiere la reorganización de la industria nacional de material de defensa, de acuerdo con las siguientes directrices: a) Dar prioridad al desarrollo de capacitaciones tecnológicas independientes. Esta meta condicionará las coparticipaciones con países y empresas extranjeras al desarrollo progresivo de pesquisa y de producción en el País. b) Subordinar las consideraciones comerciales a los imperativos estratégicos. Eso importa en organizar el régimen legal, reglamentario y tributario de la industria nacional de material de defensa para que refleje dicha subordinación. c) Evitar que la industria nacional de material de defensa se polarice entre investigación avanzada y producción rutinaria. Se debe cuidar para que la investigación sirva a la producción de vanguardia. d) Usar el desarrollo de tecnologías de defensa como enfoque para el desarrollo de capacitaciones operacionales. Eso implica buscar la modernización permanente de las plataformas, sea por la reevaluación a la luz de la experiencia operacional, sea por la incorporación de mejorías provenidas del desarrollo tecnológico193.

En este sentido, para Brasil la educación y la capacitación científica y tecnológica son un factor estratégico para la seguridad y la defensa de la Nación. Por lo tanto, es interés de Brasil profundizar los acuerdos de intercambio militar y académico en el área de la seguridad y la defensa194. 193

BRASIL, MINISTERIO DE DEFENSA. Op. Cit. pp. 34 y 35.

194

Promover mayor integración y participación de los sectores civiles gubernamentales en la discusión de los temas ligados a la defensa, así como la participación efectiva de la sociedad brasileña, por intermedio del medio académico y de institutos y entidades ligados a los asuntos estratégicos de defensa. Ibíd. p. 58.

93


Julián Andrés Vargas Cardona

Guerra irregular y aprovechamiento del territorio Para Brasil, saber aprovechar al máximo las características del terreno es una ventaja estratégica en una guerra de defensa por el Amazonas. En este sentido, Colombia posee una amplia experiencia en operaciones militares en entornos selváticos y guerra asimétrica, experiencia que es valiosa tanto para Brasil como para potencias extra regionales, como ya ha sido el caso de Estados Unidos en relación con Afganistán. Colombia debe evaluar detenidamente si responde más a sus intereses brindarle esta experiencia a Brasil o a potencias extra regionales, teniendo en cuenta la hipótesis de guerra de Brasil. En todo caso, Colombia debe conocer, en cuanto a su experiencia, qué guardar, qué dar y en qué grado dar.

Ciber defensa A partir de la consolidación del ciberespacio, gracias a la globalización de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), los Estados del mundo sufren diariamente ataques cibernéticos a sus redes y sistemas informáticos a nivel gubernamental y militar, provenientes de agentes terroristas, países enemigos y, como se está evidenciando actualmente con mayor frecuencia, por los hackers activistas. Es preciso reconocer bajo estos principios que Brasil, al igual que en otras áreas de la seguridad y defensa, gracias a su capacidad presupuestal, ha demostrado un gran avance de capacidades y fortalezas en relación con los países de la región. En materia ciberespacial, Brasil no ha sido la excepción, tal y como fue definido en su Estrategia Nacional de Defensa: Las capacitaciones cibernéticas se destinarán a la más amplia gama de usos industriales, educativos y militares. Incluirán,

94


Escenario geopolítico del siglo xxi

como parte prioritaria, las tecnologías de comunicación entre todos los contingentes de las Fuerzas Armadas de modo a asegurar su capacidad para actuar en red. Contemplarán el poder de comunicación entre los contingentes de las Fuerzas Armadas y los vehículos espaciales. En el sector de la cibernética, será constituida una organización encargada de desarrollar la capacitación cibernética en los campos industrial y militar195.

En consecuencia, el día 16 de junio del presente año, el Gobierno brasileño tiene prevista la construcción de su Centro de Defensa Cibernética (CDCiber): “El centro tiene su sede en Brasilia y su principal misión será la de proteger los sistemas informáticos, tanto de cuerpos militares como gubernamentales, así como infraestructuras críticas que, de verse comprometidas, causarían daños públicos irreparables”196. La sinergia de los factores presentados, debe invitar de igual manera a que los gobiernos y fuerzas militares también amplíen su rango de acción binacional y se comiencen a aunar esfuerzo en materia de defensa cibernética. La información, al igual que los recursos naturales, las personas y la soberanía también deben empezar a ser interpretadas como un valor esencial de la seguridad de la defensa de una Nación; sobre todo cuando de esta dependen las actividades de los ciudadanos y la infraestructura crítica del Estado.

195

Ibíd. p. 33.

196 INFODEFENSA. El gobierno brasileño abrirá su Centro de Defensa Cibernética en la segunda mitad de año. [En Línea] Disponible en: http://www. infodefensa.com/?noticia=el-gobierno-brasinelo-abrira-su-centro-de-defensa-cibernetica-en-la-segunda-mitad-de-ano [Consultado el 15 de septiembre de 2011].

95


Julián Andrés Vargas Cardona

2. República Bolivariana de Venezuela En 1999, el Coronel Hugo Chávez Frías accedió a la presidencia de Venezuela con su movimiento Quinta República. Doce años después, las repercusiones de aquel momento histórico son notorias en el escenario geopolítico de la región suramericana. El ascenso de varios regímenes de izquierda en de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua ha planteado un nuevo escenario político y estratégico regional.

Tendencia política El 20 de diciembre de 1999, pocos meses después de que Hugo Chávez accedió al poder, la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela promulgó una nueva Constitución Política. Esta Carta, con la cual se refundó el Estado bajo el nombre de República Bolivariana de Venezuela197, representa la esencia del proyecto político que el Movimiento Quinta República, y hoy el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), han planteado durante las dos últimas década para Venezuela, la región y el hemisferio. Dicho proyecto se encuentra conformado por dos núcleos, el Socialismo del Siglo XXI y el Bolivarianismo, que si bien se encuentran correlacionados, se pueden diferenciar metodológicamente para explicar el proyecto interno y el proyecto externo de la Revolución Bolivariana. 197 Según se explica en la Exposición de Motivos de la Constitución Política, se renombra al Estado bajo el título de República Bolivariana de Venezuela con el objetivo de recuperar “el ideario de Simón Bolívar, el Libertador, su patrimonio moral y los valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional. De esta manera se rescata el legado histórico de la generación emancipadora que, en la gesta heroica de la independencia de Venezuela, luchó para forjarnos una patria libre, soberana e independiente de toda potencia extranjera. REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA. Gaceta Oficial Nº 5.453, Extraordinario. Viernes 24 de marzo de 2000, p. 2. Disponible en Línea en: http://www.constitucion.ve/constitucion.pdf

96


Escenario geopolítico del siglo xxi

En relación con el proyecto interno, el Socialismo del Siglo XXI representa un modelo económico de corte socialista, como lo evidencia el proceso de centralización de la producción nacional en manos del Estado198, el expreso desprecio por la concentración de capital por parte de actores privados199 y el explícito propósito de trascender el modelo de producción capitalista200. Como antecedentes se encuentran los modelos socialistas, en especial los marxistas, leninistas y maoístas, los cuales fueron fuertemente reprimidos durante la Guerra Fría en Suramérica. Por esta razón, el Movimiento Quinta República es considerado un éxito por parte de los grupos guerrilleros de tendencia comunista, que fueron incapaces de acceder al poder por la vía de las armas entre las décadas de 1960 y 1990 en todo el continente. Entre estos movimientos se encuentran las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), agrupación que por más de 50 años ha retado por la vía armada la institucionalidad del Estado colombiano.

198 DIARIO EL NUEVO HERALD. Chávez avanza en estatización de economía venezolana. [En línea] Disponible en: http://www.elnuevoherald. com/2009/05/22/456411/chavez-avanza-en-estatizacion.html [Consultado el 14 de marzo de 2010]. 199 DIARIO EL UNIVERSO. El sector privado lanza advertencias a Chávez. [En línea] Disponible en: http://www.eluniverso.com/2010/01/12/1/1361/sector-privado-lanza-advertencias-chavez.html[Consultado el 14 de marzo de 2010]. 200 El objetivo de largo plazo en lo económico, y nadie puede tener duda de ello, es trascender el modelo capitalista. El modelo económico capitalista es inviable, imposible; nosotros los líderes, sobre todo los líderes, debemos tenerlo muy claro. HARNECKER, Marta. Discurso La Nueva Etapa. en: Intervención del Presidente el día 12 de Noviembre de 2004 (Teatro de la Academia Militar), p. 17. [En línea] Disponible en: http://web.sumate.org/democracia-retroceso/ attachments-spanish/T3%20ST05%20N5%20Discurso.pdf

97


Julián Andrés Vargas Cardona

Como consecuencia, existe una discusión revitalizada entre izquierdas y derechas en la región201. Por un lado, los Estados que se encuentran alineados con las denominadas políticas económicas neoliberales, lo que incluye un proceso de privatización y reducción del Estado frente a la economía y la apertura comercial de los mercados por medio de Tratados de Libre Comercio. Por el otro lado, se encuentran los Estados que desarrollan políticas destinadas a la nacionalización de los recursos naturales y la erradicación de los efectos de las políticas neoliberales que han dominado el escenario regional desde principios de la década de 1980202. Las políticas internas del proyecto bolivariano, como herederas de las ideologías comunistas que fueron reprimidas durante la década de la Guerra Fría, autodefinen al régimen venezolano como una revolución. Históricamente, las revoluciones se han distinguido por su intención de expandir las ideas que enarbolan al ámbito regional, como lo demuestran los casos de la Revolución Bolchevique durante la expansión de la Unión Soviética, y la Revolución Cubana con el

201

El segundo conflicto con Venezuela puede tomarse como un conflicto de nivel 2 (conflicto manifiesto) por el tipo de sistema e ideología, que se viene gestando desde 2004, con un aumento en su intensidad y más aún desde la mencionada incursión en el Ecuador. MAGNASCO, Alejandro. Análisis Histórico de la Defensa Colombiana. en: Colaboraciones N° 2392 del Grupo de Estudios Estratégico GEES, septiembre 8 de 2008.

202 Correa reconoció ser un amigo y un gran admirador de Chávez, con quien compartía un nacionalismo de izquierda y neoconstitucional, el rechazo a cualquier integración mercantil con Estados Unidos, fuera mediante un tratado bilateral (“botaremos el TLC al tacho de basura de la historia, pues no es un tratado de libre comercio, es un bobo aperturismo y claudicación de la soberanía nacional”) o a través del Acuerdo de Libre Comercio de Las Américas (ALCA), así como una valoración negativa del presidente George W. Bush.” [En Línea] Disponible en: http://www.cidob.org/documentacion/biografias_lideres_politicos/america_del_sur/ecuador/rafael_correa_delgado

98


Escenario geopolítico del siglo xxi

apoyo otorgado a los movimientos guerrilleros latinoamericanos durante las décadas de 1960, 1970 y 1980. En este sentido, la Revolución Bolivariana no es diferente a los ejemplos planteados. Como heredero de las ideologías que durante la Guerra Fría fueron reprimidas en todo el continente, el régimen venezolano busca la expansión regional de las ideas socialistas y antiimperialistas de las que se considera defensor. Es este el punto de partida del proyecto exterior de la Revolución Bolivariana. En relación con el proyecto exterior, el Bolivarianismo representa una empresa regional que busca reivindicar las ideas socialistas contenidas durante la Guerra Fría, en un claro desafío al poder de Estados Unidos. En principio, el Bolivarianismo hace referencia a una estrecha vinculación simbólica entre la refundada República Venezolana y el Libertador, como se establece en la Constitución Política de este país203. Esta estrecha vinculación simbólica tiene dos consecuencias políticas; Por un lado, se hace alusión a la histórica confrontación entre bolivarianos y santanderistas, cuyo origen se puede establecer el 25 de noviembre de 1825, la noche de la “Conspiración septembrina”, cuando un grupo de seguidores de Francisco de Paula Santander emboscó sin éxito a Simón Bolívar en una casa en el centro de Bogotá. Posteriormente, la disolución de la llamada “Gran Colombia” en 1830 se produjo en medio de continuas recriminaciones entre bolivarianos caraqueños y santanderistas bogotanos204. De igual forma, entre las décadas de 1840 y 1850 la diferenciación ideológica entre santanderistas y bolivarianos se tradujo en la confor203 REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA. Op. Cit. p. 2. 204

PARDO, Rafael. La Historia de las Guerras. Ediciones B, Bogotá, 2008, pp. 253 y ss.

99


Julián Andrés Vargas Cardona

mación de los dos partidos tradicionales de Colombia, el Liberal y el Conservador respectivamente205. Más recientemente, en marzo de 2008, el gobierno bolivariano ha retomado la histórica confrontación para referirse al gobierno de Bogotá como “los hijos de Santander, los traidores”, en alusión a la Operación Fénix y la oposición del gobierno colombiano al proyecto bolivariano206. Como consecuencia, aunque Colombia no se autodefina como santanderista, existe una renovada confrontación en este orden de ideas. Por el otro lado, el bolivarianismo hace referencia a una antigua discusión continental acerca de la posición que debe asumir América Latina en relación con Estados Unidos. Al respecto existen dos tendencias: el Monroísmo y el Bolivarianismo. En primera instancia, el Moroísmo o Panamericanismo implica un hemisferio unido bajo la bandera estadounidense, al estilo de la Doctrina Monroe de “América para los americanos”. Por el contrario, el bolivarianismo o Anti-imperialismo significa una 205 Ibíd. pp. 294 y ss. 206 Bienvenida la agresión de la oligarquía colombiana, es la misma oligarquía que mandó a matar a Sucre, el gran mariscal de América, es la misma oligarquía que mandó a matar a Bolívar, es la misma, la Santanderista. Nosotros somos los bolivarianos, ellos son los hijos de Santander, nosotros somos los hijos de Bolívar, los hijos de Sucre, los hijos de Manuela Sáenz, también maltratada por esa oligarquía, usada por esa oligarquía bogotana. Este cuento es viejo, este cuento lleva ya 200 años. Aquí estamos, repito, los hijos de Sucre, los hijos de Manuela Sáenz, los hijos de Bolívar, y allá están los hijos de Santander, los traidores, históricamente cargan ese signo de nacimiento, es su propia génesis, la traición a la propia patria, conspirar contra su propia patria, servir de lacayos a imperios extranjeros, es la conducta de Bush-Uribe, la doctrina Bush-Uribe. [...] Les garantizamos que con el favor de Dios, aquí no se impondrá ninguna doctrina Bush-Uribe, se impondrá nuestra doctrina, la de nuestros pueblos, la de la hermandad, la de la integración, la de la paz. Ecuador contará con nuestro incondicional apoyo.[VIDEO]. APORREA. Ecuador sabrá responder la agresión si no hay condena contundente al ultraje del gobierno de Uribe. [En Línea] Disponible en: http://www.aporrea.org/tiburon/n110293.html

100


Escenario geopolítico del siglo xxi

América Latina, en especial la subregión andina, unida bajo la idea de Simón Bolívar de una gran nación suramericana, la Gran Colombia, lo que excluye a Estados Unidos y se opone a sus intereses en la región. Desde la actual perspectiva venezolana, Colombia hace parte del eje panamericano por su estrecha relación con Estados Unidos y su oposición al proyecto bolivariano continental, representado en la Alianza Bolivariana para Nuestros Pueblos de las Américas (ALBA), organización liderada por Caracas. Bajo los principios del bolivarianismo, Venezuela lanzó desde 2004 una política exterior basada en los ingresos petroleros, que busca la difusión del Socialismo del Siglo XXI y el antiimperialismo en todo el continente. El proyecto de expansión de la revolución bolivariana tuvo su génesis pública con el discurso llamado “La Nueva Etapa”, realizado por Hugo Chávez el día 12 de noviembre de 2004 en el teatro de la academia militar del Fuerte Tiuna. En este discurso se dibujó el mapa estratégico para la traición de la revolución bolivariana, desde la fase interna hacia la exportación y confrontación externa, lo que implica una necesaria ruptura del eje monroísta207. Parcialmente, la estrategia de ruptura del eje monroísta tuvo cierto éxito, en medio de repetidos escándalos de financiación indebida por parte de agentes venezolanos a las campañas electorales de los candidatos presidenciales cercanos o afectos a la revolución bolivariana.

207 Monroe o Bolívar, este es el eje monroísta y este es el eje Bolívar (muestra en el mapa). Claro que la estrategia nuestra debe ser quebrar ese eje y conformar la unidad Sudamericana y creo que no es un sueño, creo que nunca antes en América se había dado una situación como esta. Hace tres años atrás éramos Cuba y Venezuela, a nivel de gobierno, y ahora cómo ha cambiado la situación. HARNECKER. Martha. Op. Cit.p. 18.

101


Julián Andrés Vargas Cardona

En Bolivia, el líder cocalero Evo Morales ganó las elecciones a la presidencia en diciembre de 2005208; Rafael Correa ganó las elecciones presidenciales de Ecuador en noviembre de 2006; en Nicaragua ganó la presidencia Daniel Ortega en noviembre de 2006; y Cristina Kirchner ganó las elecciones a la presidencia de Argentina en octubre de 2007209. El expansionismo de la Revolución Bolivariana, frente al cual el gobierno de Álvaro Uribe Vélez se expresó210, solo se ha podido lograr gracias a un progresivo debilitamiento de Estados Unidos como potencia global211, hecho que se evidenció en América Latina durante la administración de George W. Bush:

208 Respondiendo a críticas de Estados Unidos a la supuesta intervención venezolana en la política boliviana, el candidato presidencial Evo Morales negó que estuviera siendo financiado por el gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez. Morales niega financiación de Chávez, Ver en: http://news.bbc.co.uk/ hi/spanish/latin_america/newsid_4163000/4163950.stm 209 El periódico El Nuevo Herald informa en su última edición que Carlos Kauffmann, uno de los implicados en el “caso del maletín”, ha vinculado al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en la trama para financiar la campaña electoral de la actual presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. {...} la Oficina Federal de Investigaciones de EEUU (FBI) dijo que el abogado Moisés Maionica le aseguró que el presidente Chávez estaba involucrado en el asunto. Chávez, implicado en la financiación ilegal de la campaña de Cristina Kichner. [En Línea] Disponible en: http://www.libertaddigital.com/noticias/kw/argentina/hugo_Chávez/kirchner/kw/noticia_1276334240.html 210

[...] La verdad, Presidente Chávez, es que si usted está fomentando un proyecto expansionista en el Continente, en Colombia ese proyecto no tiene entrada. [...] No se puede maltratar al Continente, incendiarlo como usted lo hace hablando de imperialismos, cuando usted, basado en su presupuesto, quiere montar un imperio. [...]No admitimos que se abuse de nuestra tragedia para venir a incorporar a Colombia a un proyecto expansionista que poco a poco va negando las libertades que con tanta dificultad este Continente ha logrado conquistar. Declaración del Presidente Álvaro Uribe Vélez, desde Calamar, Bolívar,25 de noviembre de 2007 [En línea]: http://web.presidencia.gov.co/sp/2007/noviembre/25/08252007.html

211

PATIÑO. Op. Cit. pp.. 280 y ss.

102


Escenario geopolítico del siglo xxi

Dante Caputo, Secretario de asuntos políticos de la OEA, otorgó las siguiente declaraciones a la BBC: “Washington ha dejado de controlar la región como lo hacía en el pasado, en la época de la Guerra Fría, porque ahora sus prioridades en materia de seguridad se concentran en Medio Oriente {...} El problema es que no sé si los dirigentes de la región son conscientes de este aumento de autonomía, porque no me parece que la usen suficientemente. {...} Habría que evitar, en la medida de lo posible, que entremos en el foco del interés de seguridad norteamericano porque cada vez que América Latina ha sido parte del interés de seguridad estratégica norteamericano, nuestros márgenes de autonomía se han reducido.212.

El debilitamiento relativo de Estados Unidos ha facilitado que la estrategia antiimperialista del régimen bolivariano adquiera una dimensión global. El propósito de la Revolución Bolivariana de aportar a la construcción de un nuevo orden mundial multipolar213, se evidencia en las alianzas establecidas por Caracas con poderes mundiales que persiguen el mismo objetivo de obtener mayor liderazgo y poder internacional, en detrimento de la potencia norteamericana214: 212 Rearme de A. Latina, ‘Muy peligroso’,BBC Mundo, octubre 15 de 2008. [En Línea] Disponible en: http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/ newsid_7672000/7672505.stm 213

Putin ha destacado que el objetivo es hacer el mundo más democrático, equilibrado y multipolar”. Chávez y Putin sellan una “alianza estratégica” con la firma de una treintena de acuerdos. RTVE. [En Línea] Disponible en:http:// www.rtve.es/noticias/20100403/chavez-putin-sellan-alianza-estrategica-firma-treintena-acuerdos/326256.shtml

214

“En los últimos siete años, la Revolución Bolivariana ha implementado una intensa política exterior, rompiendo con la pasividad histórica que caracterizó la relación de Venezuela con el mundo, en la cual el elemento fundamental fue la mediatización y subordinación a los intereses geopolíticos del imperialismo norteamericano. En la actualidad, Venezuela recuperó su independencia y soberanía en la formulación de su agenda internacional. Las nuevas circunstancias presentes determinan que Venezuela avance hacia una nueva etapa en la geopolítica mundial, fundamentada en una relación estratégica de mayor cla-

103


Julián Andrés Vargas Cardona

Empero lo que está de fondo es una diferencia sustancial en cuanto a la ejecución de las políticas exteriores de ambos países, Venezuela y Colombia. Venezuela ha construido un entorno diplomático y de alianzas militares y económicas que va muchísimo más allá de su entorno geopolítico inmediato, y que está cifrado en la introducción de tres actores internacionales extraregionales: Rusia, China e Irán. Con los tres países Venezuela ha firmado acuerdos de cooperación militar, intercambio económico y de cooperación técnico-científica, que en el caso particular de Irán incluye el intercambio de diferentes tecnologías de defensa. A Rusia, Chávez le ha hecho una compra sustancial de armamentos, que incluye tanques de guerra, misiles y fusiles, a la vez que ha construido una planta para la producción de fusiles Ak-107. Adicionalmente la firma de los acuerdos con Irán ha traído una consecuencia inesperada: la presencia de miembros de Hezbollah en Venezuela, que según informaciones de prensa, han llegado hasta la frontera con Colombia y tendrían como objetivo generar procesos islamización de poblaciones aborígenes215.

La Reconstrucción de la Gran Colombia En el Congreso de Angostura, celebrado el 15 de febrero de 1819, seis meses antes de la Batalla de Boyacá y con la región aún bajo el dominio español, los líderes independentistas se reunieron para desarrollar una nueva constitución que dos años más tarde, el 30 de agosto de 1821, se consolidó en la Constitución de Cúcuta que dio nacimiento a la Gran Colombia como ente estatal que recogió ridad en la búsqueda de objetivos de mayor liderazgo mundial. República Bolivariana de Venezuela, Líneas Generales del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2007-2013,p. 45. [En Línea] Disponible en: http://www.gobiernoenlinea.ve/noticias-view/shareFile/lineas_generales_de_la_nacion.pdf 215

PATIÑO, Carlos. Guerra y Construcción del Estado en Colombia, 1810 -2010: de la improvisación a la institucionalización. Bogotá, Ediciones B, 2010, p. 221.

104


Escenario geopolítico del siglo xxi

en su seno las entidades territoriales coloniales de la Nueva Granada, la Capitanía General de Venezuela y Quito. Sin embargo, la Gran Colombia duró poco y, finalmente, tras constantes confrontaciones políticas entre bolivarianos caraqueños y santanderistas bogotanos, se diluyó oficialmente en 1830. A partir de entonces nacieron tres nuevas entidades estatales: la República de Ecuador, la República de la Nueva Granada y la República de Venezuela. Esa Gran Colombia es lo que los bolivarianos describen como el gran sueño de Simón Bolívar, una gran Nación suramericana que la Revolución Bolivariana pretende reconstruir, como lo demuestran las continuas referencias por parte de Hugo Chávez a la Nueva Gran Colombia, la cual sería “liberada” y construida tras el “Ayacucho del siglo XXI”216: Alguien lo dijo, han pasado 200 años, la última batalla de aquella guerra armada de independencia hace 200 años en Sur América fue Ayacucho, allá en el Perú, porque era el Perú, y ya lo había dicho Bolívar en la carta de Jamaica, era el Perú el enclave más fuerte que había construido en esta parte del mundo el imperio español durante 300 años, por eso es que fue la última batalla, Ayacucho, y fue necesario que primero se liberara Venezuela, la Nueva Granada, Ecuador, el alto Perú, las Provincias Unidas del Río de la Plata, Chile, todas estas tierras estaban liberadas ya de la presencia imperial española y quedó el último reducto en el Perú. Allá fue Bolívar, allá fue Sucre, allá se reunieron todos los pueblos de Suramérica […] allá combatieron todos a las órdenes del mariscal de América, el gran mariscal An-

216

(VIDEO) Presidente Chávez Ordenó Cerrar Embajada en Bogotá y a Movilizar Tropas a la Frontera. [En Línea] Disponible en: http://www.aporrea.org/venezuelaexterior/n110050.html

105


Julián Andrés Vargas Cardona

tonio José de Sucre, y echaron al imperio español. Bueno, anótenlo, que el Ayacucho de este siglo será en Colombia, tenemos que liberar a Colombia, ya no del imperio español […] Venezuela se ha liberado, le llegará el día de la liberación a la Colombia bolivariana, a la Colombia de Bolívar, a la Colombia de Antonio Nariño, llegará el día de la liberación de Colombia, y por supuesto, quien lo hará no seremos nosotros desde aquí, no, lo hará ese pueblo que lleva en su esencia, al igual que nosotros, la sangre de Bolívar, la sangre de Sucre, de Nariño, el pueblo colombiano, desde aquí lo decimos siempre, amamos a Colombia.

Las continuas referencias a la Gran Colombia son coherentes con la definición constitucional del territorio venezolano217. La Constitución Política aprobada en 1999, publicada por la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N°5.453 Extraordinario, del viernes 24 de marzo del 2000, define en su Artículo 10 el territorio con el cual la nación venezolana se identifica: El territorio y demás espacios geográficos de la República son los que correspondían a la Capitanía General de Venezuela antes de la transformación política iniciada el 19 de abril de 1810, con las modificaciones resultantes de los tratados y laudos arbitrales no viciados de nulidad.

Según Carlos Patiño, la implicación más importante que se desprende de este artículo es que es una política de Estado para Venezuela, cualquiera sea su gobierno, la obtención del territorio que correspondía a la entidad del Imperio Hispánico de la Capitanía General de Venezuela, con la que los constituyentes de 1999 se identifican territorialmente. 217

PATIÑO, Carlos. Venezuela ¿con planes expansionistas? Definición constitucional de su territorio. En: UN Periódico, Bogotá D.C. N° 108, domingo 10 de febrero de 2008, pp. 2 y 3.

106


Escenario geopolítico del siglo xxi

3. Colombia Para evaluar el papel de Colombia en la región, es necesario observar el giro en la política exterior del país que introducido el gobierno de Juan Manuel Santos y la Canciller María Ángela Holguín. La nueva política exterior colombiana ha sido diseñada estratégicamente con una perspectiva a largo plazo, como se muestra a continuación. Efectivamente, tal y como lo dijo el Presidente Santos en marzo del año 2012, “Colombia ha dejado de ser el ‘Patito Feo’ de la Región”218. Pero las implicaciones de la nueva diplomacia proactiva trascienden la sola recuperación de la imagen perdida. Cada vez son más los indicadores que señalan que Colombia está logrando un papel de liderazgo regional; a continuación se presentan algunos de dichos indicadores: Primero: Colombia, a través de la excanciller María Ema Mejía, obtuvo la secretaría general de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), con lo cual se logró una importante influencia política en el ámbito regional y en un escenario multilateral que hace poco más de un año era adverso a los intereses de la Nación, al punto que el anterior gobierno pensó en retirarse de dicho organismo219. 218

En Unasur hace unos meses éramos los ‘patitos feos’; hoy somos presidentes de Unasur. Es un cambio bastante abrupto, pero muy positivo, dijo el presidente Santos al señalar que ese liderazgo le va a permitir a Colombia jugar un papel importante en la región. Presidente Santos dice que Colombia dejó de ser el “patito feo” en Unasur. RCN Radio, [En Línea] Disponible en: http://www. rcnradio.com/noticias/12-03-11/presidente-santos-dice-que-colombia-dejde-ser-el-patito-feo-en-unasur#ixzz1W5qrvcSR [Consultado 24 de agosto de 2011].

219

La delegación venezolana, encabezada por un general, llegó con una posición que resultó inamovible y que de entrada incomodó a los representantes de Colombia: que el nuevo arreglo con E.U. no garantizaba que no hubiera acciones contra un tercer país. “Los militares conocemos bien esos acuerdos. Que no

107


Julián Andrés Vargas Cardona

En oposición, la UNASUR se ha convertido en una exitosa plataforma política para el gobierno de Juan Manuel Santos. Desde allí, se ha logrado recuperar la imagen política del país, se han lanzado importantes programas para la integración regional y se ha podido neutralizar, hasta cierto punto, la confrontación ideológica con el gobierno venezolano. En este punto, es importante resaltar los proyectos que lidera la Secretaria General de la UNASUR, María Emma Mejía, en cuanto a la defensa común del Amazonas. A partir de la Declaración de Lima, en dónde los Estados de la región se comprometieron a proteger la biodiversidad y los recursos naturales, se han presentado una serie de pronunciamientos en los que sistemáticamente se resalta la necesidad de crear elementos de disuasión para proteger los valiosos recursos naturales, energéticos y alimentarios de la región ante eventuales agresiones externas220. Con ello, Colombia empieza a concebir un escenario geopolítico transversal en Suramérica, en dónde la región amazónica resalta por su importancia geoestratégica, razón por la que su defensa es de interés común. Segundo: el Presidente J.M. Santos ha logrado ocupar el vacío en el liderazgo político regional, generado por la retirada de Luis Ignos vengan con cuentos”, se le oyó decir a ese general. Por eso, la discusión principal, que se cumplió ayer en el Hotel Hilton fue tensa. Tanto que la delegación colombiana incluso consideró pararse de la mesa y planteó el eventual retiro de Unasur si el país no recibía garantías suficientes para que se desarrollara un debate equilibrado.Colombia estuvo a un paso de anunciar su retiro de Unasur durante encuentro de ministros en Quito. Diario El Tiempo, [En Línea] Disponible en: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-6113587 [Consultado el 24 de agosto de 2011]. 220 Ministros de Defensa de UNASUR piden proteger recursos estratégicos. RPP Noticias, [En Línea] Disponible en: http://www.rpp.com.pe/2011-05-27-ministros-de-defensa-de-unasur-piden-proteger-recursos-estrategicos-noticia_369675.html [Consultado el 24 de agosto de 2011].

108


Escenario geopolítico del siglo xxi

nacio Lula da Silva de la presidencia de Brasil y la enfermedad del presidente venezolano, Hugo Chávez. Por un lado, la presidenta Dilma Rousseff se ha ocupado de una serie de problemas internos que la han alejado del escenario regional y, además, no cuenta con el carisma y la iniciativa política de su antecesor. Por otro lado, el cáncer padecido por el presidente Hugo Chávez ha generado dudas acerca de su capacidad para mantenerse al frente de la Revolución Bolivariana en un futuro cercano, lo que le ha generado problemas de legitimidad interna y perdida de liderazgo internacional. Tercero: La crisis económica mundial, agravada con la problemática de la deuda externa estadounidense y la subsecuente caída de las bolsas financieras alrededor del globo, ha sido el principal tema tratado en la reciente gira del Presidente Juan Manuel Santos por el Cono Sur, cuyo enfoque y liderazgo le ha valido el reconocimiento internacional. Las medidas propuestas por Colombia para unificar las defensa económica de la región, incluyen: neutralizar la excesiva liquidez derivada de los capitales golondrina, que conlleva a la revaluación de las monedas locales en detrimento de su competitividad internacional221; profundizar el intercambio comercial intrarregional ante la disminución de la demanda global222; avanzar en un sistema regional de pagos en moneda local, desestimando el Dólar para las transacciones comerciales; coordinar las reservas

221

‘Este huracán financiero no sabemos para dónde va’: Presidente Santos. Presidencia de la República de Colombia, [En Línea] Disponible en: http://wsp.presidencia.gov.co/Prensa/2011/Agosto/Paginas/20110817_01.aspx [Consultado el 24 de agosto de 2011].

222 Países latinoamericanos deben fortalecer relaciones para enfrentar el ‘huracán financiero’, reiteró el Presidente Santos. Presidencia de la República de Colombia, [En Línea] Disponible en: http://wsp.presidencia.gov.co/Prensa/2011/ Agosto/Paginas/20110818_03.aspx

109


Julián Andrés Vargas Cardona

internacionales de la región para realizar inversiones y desarrollar proyectos con alto impacto local223; y coordinar las posturas de Brasil, Argentina y México ante el G-20, de forma tal que se represente una voz unificada de los consensos regionales224. De fondo, la crisis económica generará una progresiva disminución de la ayuda internacional proveniente de Estados Unidos y Europa para todos los sectores, incluyendo el militar. Además, habrá una disminución en la demanda de estos mercados internacionales, lo que golpeará las exportaciones de los Estados de la región. Ante este escenario, acudir a la cooperación y los mercados regionales resulta lógico y necesario. Cuarto: durante la reunión con el presidente chileno, Sebastián Piñera, J.M. Santos resaltó la importancia de la “Alianza Pacífico”, compuesta por Chile, Perú, Colombia y México. Para el presidente colombiano, dicha alianza implica una nueva concepción geopolítica que requiere una capacidad para llegar con proyectos e influencia política hasta Chile en el sur, y hasta México en el norte225. En tal alianza, resalta la importancia de Asia Pacífico como el más importante escenario comercial y económico global en el siglo XXI. Lo que se busca con la cooperación entre los cuatro países, es lograr una coordinación y un apoyo mutuo frente a los retos que impone la emergencia de China e India en el mundo contemporáneo. 223 Ibíd. 224

Colombia pide a México, Brasil y Argentina fijar una misma posición económica ante el G-20. Presidencia de la República de Colombia, [En Línea] Disponible en: http://wsp.presidencia.gov.co/Prensa/2011/Agosto/Paginas/20110817_04. aspx [Consultado el 24 de agosto de 2011].

225

Presidente Santos resaltó Alianza Pacífico con Chile, Perú y México. Presidencia de la República de Colombia, [En Línea] Disponible en: http://wsp.presidencia.gov.co/Prensa/2011/Agosto/Paginas/20110816_02.aspx [Consultado el 25 de agosto de 2011].

110


Escenario geopolítico del siglo xxi

Todo lo anterior, demuestra un giro en el enfoque de la política exterior colombiana. En primera instancia, se evidencia un desvanecimiento de la tradición aislacionista colombiana (este aislacionismo se ha interpretado en el pasado como “parroquialismo”), en donde primó un enfoque unidireccional hacía Estados Unidos y de espalda a la región suramericana, al Asia y a Europa. En segunda instancia, y más importante aún, se empieza a dibujar una concepción geopolítica con objetivos a largo plazo, en dónde deben primar los intereses de la Nación bajo el direccionamiento de políticas de Estado. Esta concepción geoestratégica nacional, se inscribe en la idea de que “el Siglo XXI es el Siglo de América Latina”, expresada en repetidas ocasiones por el Presidente J.M. Santos226. Es necesario enfatizar, que no es prudente generar un optimismo desmesurado frente al nuevo enfoque de la política exterior de Colombia, debido a las limitaciones impuestas por las capacidades económicas, políticas, sociales y militares de la Nación. Lo que busca el presente análisis, es resaltar la necesidad de que las Fuerzas Militares se coordinen con las líneas de acción de la nueva política exterior, implementando proyectos a largo plazo que sean coherentes con las oportunidades, retos, riesgos y amenazas que surgen en el escenario presentado anteriormente. En tal sentido, las implicaciones para la seguridad y la defensa de la Nación se identifican en cuatro ámbitos principales:

226

Si nosotros jugamos nuestras cartas bien, si actuamos con responsabilidad, con visión hacia el futuro, efectivamente esta región, que ya se está proyectando como la región del futuro, podemos hacer que sea también la región del presente. Este es el siglo de América Latina: Presidente Santos. Presidencia de la República de Colombia, [En Línea] Disponible en: http://wsp.presidencia.gov. co/Prensa/2011/Agosto/Paginas/20110816_05.aspx [Consultado el 25 de agosto de 2011].

111


Julián Andrés Vargas Cardona

Ámbito Económico: Por un lado, la crisis económica de Estados Unidos y Europa conllevará a una disminución continua de los aportes económicos y en especie que brindan a las Fuerzas Militares de Colombia por corresponsabilidad para combatir el narcotráfico y el terrorismo, razón por la que buscar mecanismos de cooperación con los Estados de la región es de vital importancia para mantener e incrementar la capacidad de actuación contra estas amenazas. Por otro lado, en el intercambio comercial el Presidente J.M. Santos busca fortalecer a la región, las FF.MM tienen importantes productos y servicios que ofrecer, principalmente en lo relacionado con municiones, explosivos, combate en ambientes selváticos y entrenamientos específicos de cada fuerza. Se recomienda que las Fuerzas Militares estén presentes en las giras internacionales del Presidente, de forma tal que puedan ofrecer los productos y servicios del Grupo Social y Empresarial de la Defensa (GSED). En el mismo sentido, el liderazgo que Colombia empieza a ejercer en la región debe ser aprovechado por las Fuerzas Militares para establecer mecanismos de cooperación e intercambio científico tecnológico, con el objetivo de impulsar una industria militar propia y fuerte, que conlleve a abandonar la dependencia estratégica en relación con el material militar dotado por otros Estados. Ámbito Geopolítico del Amazonas: el impulso otorgado por parte de la Secretaria General de la UNASUR, María Emma Mejía, a la defensa común del Amazonas conlleva la necesidad de que las FF.MM. de Colombia generen herramientas para interpretar las posibles amenazas simétricas sobre la valiosa región geoestratégica, de forma tal que se establezcan capacidades de disuasión y mecanismos de entendimiento con las Fuerzas Militares de los demás Estados amazónicos. 112


Escenario geopolítico del siglo xxi

Con dicho objetivo, se recomienda que las FF.MM. fortalezcan los ejercicios militares multinacionales para la defensa del Amazonas, en cooperación y coordinación con las Fuerzas Militares suramericanas. Igualmente, es necesario que las FF.MM. profundicen en su conocimiento y análisis sobre la importancia estratégica del Amazonas. Ámbito Geopolítico del Pacífico: la “Alianza Pacífico” que el Presidente J.M. Santos busca profundizar, implica un fortalecimiento de la Armada Nacional a largo plazo para cubrir las rutas marítimas en las cuales se basaría el intercambio entre Chile, Perú, Colombia y México. Además, sería necesario empezar a pensar en los mecanismos que permitan a la armada llegar hasta las costas de Asia Pacífico. Adicionalmente, en el ámbito interno, sería necesario fortalecer la infraestructura de la Costa Pacífica colombiana, lo que incluiría robustecer el proceso de consolidación territorial en esta zona, vigorizar la red de carreteras y la ampliación de los puertos.

113


Conclusiones A continuación se plantean las principales conclusiones extraídas del proceso de investigación. — La geopolítica neoclásica es un cuerpo teórico útil para com-

prender las mega-tendencias de la política internacional definida por los Estados, en el siglo XXI.

— La geopolítica neoclásica no niega la influencia de actores

novedosos en el escenario internacional; simplemente considera que el Estado continúa siendo el principal actor del sistema. Por lo tanto, el Estado debe conocer su interacción con otros Estados y los nuevos actores.

— Si la geopolítica llega a conclusiones esencialmente políticas

y el concepto de seguridad es político en cuanto es definido por los procesos políticos internos de cada Estado, los requerimientos de seguridad geopolítica de cualquier Estado son esencialmente políticos y responden ante los intereses nacionales que dicho Estado tenga en un determinado momento histórico.

— La seguridad geopolítica debe garantizar la defensa de las

fronteras y rutas comerciales establecidas; sin embargo, como la geopolítica y la seguridad son conceptos políticos, un Estado puede considerar que su seguridad requiere de expansiones territoriales, lo que desvirtúa la seguridad geopolítica y permite que surja un proyecto geopolítico agresivo y expansionista. 115


Julián Andrés Vargas Cardona

— La geopolítica es simplemente un marco interpretativo de

las razones por las que un Estado decide emprender proyectos expansioncitas, al otorgar los elementos de análisis geográficos para tomar decisiones políticas. Suponer que la geopolítica instiga proyectos expansionistas es desconocer los motivos que han llevado durante siglos a que los grupos humanos realicen invasiones y conquistas.

— Complementar la capacidad militar con información de inteli-

gencia y de geografía militar, es indispensable para garantizar la seguridad y la defensa de la Nación, ya que sin dicha información, y sin importar las capacidades tecnológicas con las que cuente el ejército, este andará ciego en el campo de batalla.

— La elaboración de un marco teórico en el que confluyen las

motivaciones y las causas de la guerra, permite establecer un modelo teórico que ayuda a determinar las circunstancias y las condiciones en las que la guerra se hace más probable como expresión de la búsqueda de poder y el temor al poder de los otros.

— Los Estados de América Latina, en especial los de Suraméri-

ca, como unidades políticas descendientes de la modernidad occidental, requieren del clásico análisis geopolítico moderno para garantizar su seguridad y defensa.

— Estados Unidos y Occidente, se encuentran en un periodo de

declive relativo en relación con el poder de potencias emergentes, principalmente las BRIC.

— Dicho declive relativo no implica que Estados Unidos deje de

ser la primera potencia mundial, al menos no por ahora. Sí significa que están emergiendo nuevos polos de poder, cada uno de ellos con intereses propios, los cuales buscan que la toma de decisiones globales se hagan de forma multilateral. 116


Escenario geopolítico del siglo xxi

Es decir, el sistema mundial está girando definitivamente hacía un modelo multipolar. — El crecimiento económico y comercial de los gigantes asiá-

ticos (China e India), ha generado un desplazamiento del centro político internacional desde el eje Atlántico (Estados Unidos y Europa) hacía el eje Pacífico.

— China se proyecta como el principal retador de la supremacía

estadounidense, debido a su crecimiento económico y militar. La variación en el poder relativo entre estos dos Estados hace que una eventual guerra sea probable.

— La variación en el poder relativo frente a otros Estados como

Rusia, India y Brasil, hace igualmente probable el desencadenamiento de una eventual guerra.

— La guerra entre potencias nucleares es poco probable, pero

sí es probable que se presenten fricciones o guerras en zonas periféricas de las regiones.

— Los vacíos de poder, tanto el de la Unión Soviética como el

que está dejando Estados Unidos, favorecen le emergencia de potencias regionales dispuestos a consolidar su poder para posteriormente intentar influir, cuando no dominar, el sistema internacional.

117


Bibliografía AGNEW, John. Is There a Politics to Geopolitics? En: Progress in Human Geography Nº28. 2004. AHMADOV, Ramin. The U.S. Policy Toward Middle East in the Post Cold War Era. En: Turkish Journal of International Relations, Vol. 4, Nº 1, primavera – verano de 2005. [En Línea] Disponible en: http://www.alternativesjournal.net/volume4/number1/ramin.pdf ALBERT, Mathias; REUBER, Paul.The Production of Regions in the Emerging Global Order.En: Geopolitics, Nº 12:4, 2007. BAGLEY, Bruce. Narcotráfico, Violencia Política y Política Exterior de Estados Unidos Hacía Colombia en los Noventa. En: Colombia Internacional, Nº 49-50, mayo-diciembre de 2000, Universidad de los Andes. [En Línea]. Disponible en: http:// colombiainternacional.uniandes.edu.co/view.php/369/index. php?id=369 BATALLA, Xavier. Bipolar, Unipolar, Multipolar, 1983–2006: Los cambio más profundos desde el inicio de la Guerra Fría. En: Fundación CIDOB, PolicyPaper Nº 100, Madrid, 2006. [En Línea]. Disponible en: http://www.cidob.org/es/publicaciones/revistas/ dcidob/1983_2006_nuevos_tiempos_nuevas_miradas BELKNAP, Margaret. The CNN Effect: Strategic Enabler or Operational Risk? En: US Army War College, Strategy Research Project, marzo de 2001. [En Línea]. Disponible en: http://www.au.af.mil/ au/awc/awcgate/army-usawc/cnn-belknap.pdf 119


Julián Andrés Vargas Cardona

BLOCH, Roberto. Recursos Naturales Estratégicos: Petróleo, Gas, Agua Dulce, Biodiversidad y Alimentos. Instituto de Estudios Estratégicos y de Relaciones Internacionales. Conferencia. [En Línea] Disponible en: http://www.ieeri.com.ar/conferencias/ economia/recursos-bloch.php BORRERO, Armando. Defensa y Seguridad Nacional: Elementos para una política democrática. En: Análisis Político Nº 42. Bogotá: IEPRI-Universidad Nacional de Colombia, enero-abril 2001. BRASIL, MINISTERIO DE DEFENSA. Estrategia Nacional de Defensa, 2008. CÁCERES, José. Inteligencia Estratégica: Visión Preventiva y Visión Proactiva para la Decisión. En: www.intelpage.com [En Línea] Disponible en: http://www.intelpage.info/web/exterior/ textos/estrategica.pdf CADENA, José Luis. La Geopolítica y los Delirios Imperiales: de la expansión territorial a la conquista de mercados. Bogotá: Revista de la Facultad de Relaciones Internacionales, Estrategia y Seguridad; Universidad Militar Nueva Granada, enero-junio de 2006. CASTELLS, Manuel. La Era de la Información: la sociedad red. Madrid: Editorial Paidós, 1997. CHATTERJEE, Partha. The Classical Balance of Power Theory. Journal of Peace Research, Vol. 9, Nº 1, 1972. DE VERGARA, Evergisto. la empatía cultural y la inteligencia estratégica ¿estamos comprendiendo ‘al otro’? En: Instituto de Estudios Estratégicos de Buenos Aires. [En Línea] Disponible en: http://www.ieeba.com.ar/docu/La%20empatia%20cultural%20 y%20la%20inteligencia%20estrategica.pdf —Las Diferencias Conceptuales entre Seguridad y Defensa. Buenos Aires: Instituto de Estudios Estratégicos de Buenos Aires, 2009. 120


Escenario geopolítico del siglo xxi

DENNIS, Anthony. A new and More Dangerous Era. En: Ariel Center for Policy Research. [En Línea] Disponible en: http://www. acpr.org.il/pp/pp119-Muhammads_Monsters-Dennis.pdf DEUDNEY, Daniel. Geopolitics as Theory: Historical Security Materialism. Londres: European Journal of International Relations, Vol. 6, 2000. DODDS, Klaus. Geopolitics, A Very Short Introduction. New York: Oxford University Press, 2007. DONNELLY, Thomas. Preserving Pax Americana: Defense reform for the unipolar moment.En: Outlook: ideas for the future from Hudson Institute, Volumen 3, Número 1, enero de 2003. DURANGO, Jairo. La Geografía como Ciencia Aplicada a la Solución de Problemas Prácticos. En: Sociedad Geográfica de Colombia (SOGEOCOL). [En línea] Disponible en: http://www.sogeocol. edu.co/documentos/02lage.pdf ELLNER, Steve. Toward a ‘Multipolar World’: Using Oil Diplomacy to Sever Venezuela’s Dependence. En: The Multipolar Moment? NACLA ReportontheAmericas, septiembre–octubre de 2007 [En Línea]. Disponible en: http://www.mediaaccuracy.org/files/pdfs/ Trade_Venezuela.pdf ESQUIVEL, Ricardo. Entrevista sobre la Geopolítica. [Audio Digital], Bogotá, Escuela Superior de Guerra, octubre 27 de 2010. [1 Audio Digital: min 46 al min 62]. FONDO MONETARIO INTERNACIONAL. Perspectivas de la Economía Mundial 2010: recuperación, riesgo y equilibrio. En: www.imf.org [En Línea]. Disponible en: http://www.imf.org/external/spanish/pubs/ft/weo/2010/02/pdf/texts.pdf FOREIGN POLICY. Índice de Estados Fallidos. 2010. [En Línea] Disponible en: http://www.fp-es.org/indice-de-estados-fallidos-2010 121


Julián Andrés Vargas Cardona

FUKUYAMA, Francis. El Fin de la Historia y el Último Hombre. Editorial Planeta, 1994. GAGNÉ, Jean-François. Geopolitics in a Post-Cold War Context: From geo-strategic to geo-economic considerations. En: Occasional Paper Nº 15. Montréal: Raoul Dandurand Chair of Strategic and Diplomatic Studies. 2007. GARCÍA COVARRUBIAS, Jaime. La Disuasión Convencional. MilitaryReview, marzo-abril de 2001. GLASER, Charles. The Security DilemaRevisted.World PoliticsNº 50, octubre de 1997. GRAY, Colin. Irregular Enemies and the Essence of Strategy: Can the American Way of War Adapt?En: StrategicStudiesInstitute, marzo de 2006. [En Línea] Disponible en: http://www.strategicstudiesinstitute.army.mil/pubs/display.cfm?pubID=650 GUERISOLI, Emmanuel. La Doctrina Clinton: Las guerras humanitarias. En: Centro Argentino de Estudios Internacionales, WorkingPaper Nº 13 de 2006. HARNECKER,Marta. Discurso La Nueva Etapa. En: Intervención del Presidente el día 12 de noviembre de 2004 (Teatro de la Academia Militar). [En línea] Disponible en: http://web.sumate.org/democracia-retroceso/attachments-spanish/T3%20ST05%20N5%20Discurso.pdf HEIDENRICH, John. The State of Strategic Intelligence, the Intelligence Community’s Neglect of Strategic Intelligence.En: Central Intelligence Agency (CIA). [En Línea] Disponible en: https://www. cia.gov/library/center-for-the-study-of-intelligence/csi-publications/csi-studies/studies/vol51no2/the-state-of-strategic-intelligence.html 122


Escenario geopolítico del siglo xxi

HOBBES, Thomas. Leviathan.Editorial Bobbs-Merril, Indianapolis, 1958. HOWARD, Michael. The Causes of War.Harvard University Press, 1983. HUNTINGTON, Samuel. El Choque de Civilizaciones. Madrid, Editorial Paidós, 1997. INSTITUTE FOR MANAGEMENT DEVELOPMENT. WorldCompetitiveYearbook 2010.En: www.imd.org [En Línea]. Disponible en: http://www.imd.org/research/publications/wcy/index.cfm JABLONSKY, David. National Power. En: BARTHOLOMEES, Boone. Guide to National Security Policy and Strategy. US Army War College, 2004. JAMES, Harold. The Rise of the BRIC: and the new logic in international politics. En: International Economy, Verano de 2008. JERVIS, Robert. Cooperation under security dilemma.World Politics, Vol. 30, Nº 2, January 1978. p. 167 - 214. KAPLAN, Robert. El retorno de la antigüedad. Ediciones B, Barcelona, 2002. KIESOW, Ingolf; NORLING, Nicklas. The Rise of India: problems and opportunities. En: Central Asia-Caucasus Institute and Silk Road Studies Program, Washington, 2007. [En Línea]. Disponible en: http://www.silkroadstudies.org/new/docs/ Silkroadpapers/2007/0701India.pdf KRAUTHAMMER, Charles. The Unipolar Moment.En: ForeignAffairs, Vol. 70, Nº 1, diciembre de 1990. KUGLER, Richard. Dissuasion as a Strategic Concept. Strategic Forum Nº 196, Institute for National StrategicStudies, diciembre de 2002, p. 1. 123


Julián Andrés Vargas Cardona

LINCK, Annekathrin y WEEMAELS, Nathalie. Hacía una Agenda Sudamericana del Agua. Fundación Friedrich Ebert, 2010. LOURDES, Valeria. Cuando la Guerra Fría Llegó a América Latina. En: Centro Argentino de Estudios Internacionales. [En línea] Disponible en: http://www.caei.com.ar/es/programas/historia/08.pdf MAGNASCO, Alejandro. Análisis Histórico de la Defensa Colombiana. En: Colaboraciones N° 2392 del Grupo de Estudios Estratégico GEES, septiembre 8 de 2008. MAHAN, Alfred. Mahan on Naval Warfare. New York: Dover Publications, 1999. MAMADOUH, V.D. Geopolitics in the nineties: one flag, many meanings. Geo-Journal Nº 46, 1998. MATTOS, Carlos de Meira. Geopolítica y Teoría de las Fronteras. Buenos Aires: CírculoMilitar, 1997. MEARSHEIMER, John y WALT, Stephen.An Unnecessary War. En: ForeignPolicy, enero-febrero de 2003. MEARSHEIMER, John. China’s Unpeaceful Rise. En: CurrentHistory, abril de 2006. MENDOZA, Alberto. Geopolítica, Visión General. Bogotá: Educar Editores, 2009. MOHAN, Raja. India and the Balance of Power. En: Foreign Affairs, julio-agosto de 2006. MURPHY, Alexander; AGNEW, John; BASSIN, Mark; NEWMAN, David y REUBER, Paul.Is there a Politics to Geopolitics? En Progress in Human Geography, Nº 28,5 de 2004. Ó TUATHAIL, Gearóid. Post-cold War Geopolitics: Contrasting superpowers in a world of global dangers. School of Public and 124


Escenario geopolítico del siglo xxi

International Affairs. [En Línea] Disponible en: http://www.nvc. vt.edu/toalg/Website/Publish/papers/Superpowers.pdf OELRICH, I.C. Sizing Post-Cold War Nuclear Forces.En: InstituteforDefenseAnalysis, IDA Paper Nº 3650, octubre de 2001. [En Línea] Disponible en: http://www.fas.org/programs/ssp/nukes/ doctrine/szngnuclearforces.pdf PAGE, David. China e India no son Rivales: conquistarán el mundo juntas. En: www.expansion.com, [En Línea]. Disponible en: http://www.expansion.com/2010/03/18/economia-politica/1268928928.html PARDO, Rafael. La Historia de las Guerras. Ediciones B, Bogotá, 2008. PATIÑO, Carlos. Guerra y Construcción del Estado en Colombia, 1810-2010: de la improvisación a la institucionalización. Bogotá: Ediciones B, 2010. —Religión, Guerra y Orden Político: La ruta del siglo XXI. Medellín: Editorial Universidad Pontificia Bolivariana, 2006. PATIÑO, Carlos; RAMIREZ, Laura; ORTIZ, Diego. Posguerra Fría: acercamiento histórico y político. Medellín, Editorial Universidad Pontificia Bolivariana, 2006. POSEN, Barry y ROSS, Andrew. Competing Visions for U.S. Grand Strategy.En: International Security, Vol. 21, Nº 3, Invierno 1996 – 1997. RACHMAN, Gideon. ThinkAgain: American Decline. En: Foreign Policy, enero-febrero de 2011. RECORD, Jeffrey. The American Way of War: Cultural Barriers to Successful Counterinsurgency. En: CATO Institute, Policy 125


Julián Andrés Vargas Cardona

Analysis Series Nº 577, septiembre de 2006.[En Línea] Disponible en: http://www.cato.org/pubs/pas/pa577.pdf REINARES, Fernando. Después de Osama Bin Laden: ¿Cómo queda Al Qaeda y el terrorismo global? En: Real Instituto Elcano, ARI 83 de 2011. [En Línea]. Disponible en:http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano/contenido?WCM_GLOBAL_ CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/ari83-2011 REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA. Gaceta Oficial Nº 5.453, Extraordinario. Viernes 24 de marzo de 2000. [En línea] Disponible en:http://www.constitucion.ve/constitucion.pdf ROE, Paul. Tragedy in Security Dilemma. Central European University, IRES 5156, octubre de 2005. ROSALES, Ignacio. La inteligencia en los procesos de toma de decisiones en la seguridad y defensa. En: El Papel de la Inteligencia ante los Retos de la Seguridad y la Defensa Nacionales; Cuadernos de Estrategia Nº 130 del Instituto Español de Estudios Estratégicos, Ministerio de Defensa de España. [En Línea] Disponible en: http://www.ieee.es/publicaciones/cuadernos-estrategia/ cuadernos/cuaderno-130.html ROTBERG, Robert. Los Estados Fallidos o Fracasados: un debate inconcluso y sospechoso. Bogotá: Siglo del Hombre Editores, 2007. RUBIN; Banett y RASHID, Ahmed. From Great Game to Grand Bargain. En: Foreign Affairs, noviembre–diciembre de 2008. SCHMITT, Carl. El Concepto de lo Político. Libro Digital, 1946. [En Línea] Disponible en: http://obinfonet.ro/docs/tpnt/tpntres/ cschmitt-el-concepto-de-lo-politico.pdf SERVICE, Robert. Historia de Rusia en el Siglo XX. Madrid: Editorial Crítica, 2000. 126


Escenario geopolítico del siglo xxi

SNOW, Donald. The Unresolved Dilemmas in Afghanistan and Irak.En: National Security for a New Era, Capítulo 12. [En Línea]. Disponible en: http://www.pearsonhighered.com/assets/hip/us/ hip_us_pearsonhighered/samplechapter/0205779034.pdf SPANIER, John; WENDZEL, Robert. Games Nations Play. CQ Press, Washington, 1996. STOCKHOLM INTERNATIONAL PEACE RESEARCH INSTITUTE. SIPRI Yearbook 2010: Armaments, Disarmament and International Security; Executive Resume.[En Línea]. Disponible en: http://www.sipri.org/yearbook/yearbook/2010/files/SIPRIYB10summary.pdf SUÁREZ, Marcela. Los Intereses Geopolíticos y Geoeconómicos de EE.UU. en Eurasia. En: DERI Working Paper Nº 011, Doctorado de Economía y Relaciones Internacionales, Universidad Autónoma de Madrid, 2006. UYABÁN, Mauricio. Muerte y Resurrección de la Geopolítica: de la geopolítica moderna a la postmoderna. En: Ensayos Sobre Seguridad y Defensa Nº5. Bogotá: Escuela Superior de Guerra, 2009. VAN CLEAVE, Michelle. Counterintelligence and National Strategy. National Defense University, School for National Security Executive Education, 2007. [En Línea] Disponible en: http://www.ndu. edu/cisa/docUploaded/Web%20version%20Van%20Cleave.pdf VAN EVERA, Stephen, Causes of War: Power and the roots of conflict, Cornell University Press, 1999. VARGAS, Julián. Un Orden Mundial Cambiante y Altamente Inestable. Bogotá: Revista Estudios en Seguridad y Defensa, CEESEDEN – ESDEGUE, Edición 11, julio de 2011,Pp. 52–64. VEGA, Jorge. Medidas para la Eliminación del Terrorismo Internacional: Análisis normativo del accionar de las Naciones Uni127


Julián Andrés Vargas Cardona

das post 11-S. En: Centro Argentino de Estudios Internacionales, e-book Nº 6 [En Línea]. Disponible en: http://www.caei.com.ar/ ebooks/ebook6.pdf VOGEL, Ezra. Japan as Number One. Harvard University Press, 1979. VOLLAARD, Hans. The Logic of Political Territoriality. En: Geopolitics. Routledge. 2009. WALT, Stephen. International Relations: One World, Many Theories. Foreign Policy, spring 1998. WALTZ, Kenneth. Structural Realism After Cold War. En: International Security, Vol. 25, Nº 1, Verano de 2000. [En Línea] Disponible en: http://www.columbia.edu/itc/sipa/U6800/readings-sm/ Waltz_Structural%20Realism.pdf WALTZ, Kenneth. Teoría de la Política Internacional. Buenos Aires: Gel Publicaciones, 1988. WILHELMY, Manfred. El Proceso de Reformas en China y su Política Exterior. En: Estudios Públicos Nº 78, otoño de 2000, Editorial Universidad Jorge Tadeo Lozano. pp. 243 y ss. [En Línea] Disponible en: http://avalon.utadeo.edu.co/comunidades/grupos/ asiapacifico/uploads/politica_exterior_china_por_wilhelmy.pdf WILKINSON, Paul. International Relations: A very Short Introduction. Oxford University Press, 2007. ZHOU, Jinghao. Does China Rise Threaten the United States?En: AsianPerspective, Vol. 32, Nº 3, 2008. [En Línea]. Disponible en: http://www.asianperspective.org/articles/v32n3-g.pdf

128

Vargas, Julián. Escenario Geopolítico del Siglo XXI. Bogotá: Editorial ESDEGUE, 2012.  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you