Page 1

Tendido de sol maduro

Julia del Prado Morales


JULIA DEL PRADO MORALES Bibliotecaria, periodista, escritora. Nacida en Lima, de raíces arequipeñas universales. Reside entre Lima y el puerto de Huacho. Promotora cultural de la región Lima – Provincias y de la Provincia de Huaura, desde hace 30 años. Pertenece a la Comisión de Escritoras del PEN Club Peruano, que preside la destacada escritora peruana Marita Troiano. Próximo libro a editarse de haiku: Círculo de sueños. En preparación un libro de cuentos. Participa la escritora en algunos foros literarios por Internet y varios de sus poemas han sido traducidos al catalán por el escritor, lingüista valenciano Pere Bessó y al alemán por Wolfrang Ratz para su revista Barca de Papel. Publicada en revistas virtuales como: Isla Negra de Gabriel Impaglione, Estrellas y Latidos de Catalina Zentner, Letras Libres de Josef Carel, Voces de hoy de Pedro Pablo Perez Santisteban, Con voz propia de Analía Pascaner, Artesanías Literarias de Andrés Aldao, Mis poetas contemporáneos de Gustavo Tisocco, Letralia de Jorge Gómez Jiménez, Poemas en añil de Viviana Álvarez, La guinda, revista española y Sentido figurado, revista portorriqueña, entre otros. Colaboradora con artículos en la revista cultural de Lima: Voces, dirigida por la destacada intelectual Amalia Cornejo. Y colabora en dos revistas virtuales con artículos en Estrellas y Latidos y Palabras al Sol. Participa activamente en programas literarios de radio como Momentos de Ramón Rojas Morel, Corrientes-Argentina; Al borde de la palabra de Liliana Varela y Patricia Ortiz, Buenos AiresArgentina; Una noche inolvidable de Carlos Fernández yAdriana Valor, BuenosAires-Argentina. Sus dos libros para niños están recomendados dentro del Plan Lector de nuestro país.


Tendido de sol maduro


Julia del Prado Morales

Tendido de sol maduro


Tendido de sol maduro c) Julia del Prado Morales juliadelp@yahoo.com juliadelprado@gmail.com http://Juliesusfotosyescritos.blogspot.com http://vienenpajaritasdepapel.blogspot.com www.juliadelprado.huacho.org

Diseño y diagramación: Erick Alder Gutiérrez Maldonado Ilustración de tapa o cubierta: El niño de la barquita de Sorolla. Museo Sorolla. Depósito Legal Nº 2009-12400 Ley Nº 26905, modificada por Ley Nº 28377 y Ley Nº 29165 Biblioteca Nacional del Perú Impreso en Octubre de 2009

Julia del Prado Morales


Para Hugo y los hijos


Tendido de sol maduro

Sensibilidad e inocencia en la poesía de Julia del Prado

Los versos contenidos en este libro que lleva el peculiar título de Tendido de sol maduro, ponen de relieve una poesía de profunda raigambre emocional, una visión lírica de la realidad que tiene mucho de una infancia revivida, y la exposición de experiencias personales que han demandado de precisas metáforas y bellas imágenes para poder ser expresadas verbalmente. Julia del Prado, de reconocida trayectoria como narradora de cuentos para niños y niñas, en esta oportunidad eleva su voz para cantarle al amor, a la vida, a la tierra, al río y a la lluvia. Vale decir, poetiza a la naturaleza en pleno, y con el mismo énfasis, hace lo propio con aquellas vivencias cotidianas e intangibles que definen día a día nuestra existencia. La esencia poética de la autora, se manifiesta plena de intuición y felizmente alejada de artificios retóricos y elaboraciones intelectualizadas, logrando acercarnos sin prejuicios a sus cálidos versos brotados de una singular espontaneidad creativa. En este punto, debo señalar que su palabra poética si bien se refiere fundamentalmente al paisaje que la rodea y a su entorno familiar, no impide que tan importantes temas personales conjuguen armoniosamente con hondas

9


Julia del Prado Morales

preocupaciones existenciales que a todos y todas nos tocan, y que Del Prado comunica con éxito a través de un discreto tono de confidencia y particular musicalidad, sin recurrir a sofisticaciones del lenguaje ni grandilocuencias, que casi siempre limitan las posibilidades de comunicaci de la poesía, cuya esencia y motivo es y será precisamente vincular a los seres humanos a través de la emoción por la vivencia compartida. Por otra parte, lo inefable poético en su obra, se complementa con el temple vital y el original desenfado de sus versos, que no ofrecen al lector pensamientos hechos, sino reflexiones sugeridas sobre la existencia humana y la interacción que establecemos con el universo. Los versos de Tendido de sol maduro, libres en su estructura, configuran sin menoscabo, una poétca de valiosa simplicidad, cordial en sus contenidos y con refrescantes asomos a un mundo infantil que la autora cumple desde hace mucho a través de la escritura de sus libros para niños. Por ello, no nos sorprenda que exprese sus experiencias de mujer, madre y escritora, a través de una acuarela de relatos y coloridos juegos verbales, con precisas onomatopeyas y emplendo giros que nos remiten a la magia y a la evocación de ese universo lírico y teñido de fantasías que todos llevamos dentro.

10


Tendido de sol maduro

Debo señalar así mismo, que la grata experiencia poética propiciada por la lectura de sus versos, se debe también a la adecuada formulación de dos temas con los que podemos identificarnos espontáneamente: el agua y la tierra. Así vemos sus referencias al agua, común elemento vital, a través de su canto al mar en muchos poemas de la Sección IMare Nostrum /Mare Mágnum; y la celebración de la tierra, nuestro común hábitat natural en los poemas de la Sección II titulada precisamente Tendido de sol maduro. En el primer caso, poetiza al agua con sus constantes alusiones al océano, misterioso, inmenso, habitado por tritones y ondinas; y en otras instancias, pero con la misma intensidad, versifica el sonido de las corrientes, las gotas de rocío, la lluvia, y en algún momento de dramática intensidad, a sus lágrimas. En la II sección, se adentra en cuestiones propias a la tierra y al paisaje de su provincia, subrayando devociones por la familia y su casa, poniendo en evidencia su gratitud con los verdes prados, las aves de plumaje multicolor, y aquellas hamacas que fueron haciendo verdad tibias siestas que detenían setiembres de ensueño. Y en estas expresiones intimistas, es donde se condensan con mayor acierto el estado espiritual de una

11


Julia del Prado Morales

mujer que agudiza sus sentidos para contemplar el universo con los ojos de una Julia- niña, un universo que luego aprehende con la mente y el corazón de una Julia- adulta, desbordada en la emoción y decidida a exponer líricamente este encuentro y una recóndita comunicación con la naturaleza, que no solo la define, sino que la reconstituye. Luego, la autora no solo comparte imaginativamente su experiencia, sino que plena de fundamentos y desde lo hondo de su ser, nos invita a transitar por los senderos de gozo y dolor que definen su biografía.

Concluyo esta breve introducción, felicitando a Julia del Prado por el feliz nacimiento de estos poemas que a todas luces nos permiten atisbar el infinito a través de su mirada y descubrir con su palabra insondables misterios del alma con genuina sensibilidad y legítima inocencia. Sensibilidad e inocencia: dos condiciones que a mi entender representan las mayores virtudes para quien escriba poesía. Una poesía que siempre sea el fruto maduro de nuestro espíritu, ya sea tendido bajo un radiante sol o un cielo tachonado de estrellas.

Marita Troiano Lima, 21 de marzo de 2009

12


Tendido de sol maduro

Mare Nostrum

Mare Magnum

13


Julia del Prado Morales

Desde el peñasco Me veo en el peñasco El mar pródigo y fuerte engendra la Tierra Recibo el rocío de las aguas que limpian las heridas que el tiempo perfora Señalo el horizonte y me siento tan breve En mis rodillas coloco mi testa estoy sola en la inmensidad Descubro la humedad del mundo en soledad.

14


Tendido de sol maduro

Les cuento a estas peque単as el mar desteje nostalgia las lunas de a単os vienen ahora como gaviotas a saludarme les cuento a estas peque単as mi pena mi nombre mi sue単o.

15


Julia del Prado Morales

Su canci贸n y su bramido El sonido de esas aguas me arrulla cuando llega a destino tonos asonantes y consonantes tiene este r铆o que no me abruma que no me duele cuando llega su canci贸n y su bramido.

16


Tendido de sol maduro

Drake, el pirata Desde esta orilla solitaria, breve agito palabras mĂ­nimas al recibir la botella de Drake, el pirata.

17


Julia del Prado Morales

Ese amor y su tejido Miro la mar hoy Brilla con sus noctilucas Al vuelo Trae indicios De ese amor y su tejido Alborada nueva De noticias tiernas.

18


Tendido de sol maduro

Ondina y Tritón Vibrante Ausente Presente añoro días preservo otros la mar me hizo Ondina a ti Tritón bailamos valses el agua nos lleva a cuevas de lecho cálido enamor Dicha emerge celestinas algas Noche de ronda brinda sus transparencias dulces cantos de Ondina a Tritón.

19


Julia del Prado Morales

Saludo al sol El sol anda breve cuando se casa con la mar y yo lo veo en lontananza -en ocasode tanto trabajar Verano nadie lo detiene en su largo caminar Suspiro que da el hombre más allá de sus barrios calles pueblos sol que todavía abraza saludo que dará a otro continente -tarde hoyen su sabia danza con las olas Las olas las olas del mar.

20


Tendido de sol maduro

Muelle Rumor de esas olas que a su orilla viajan pel铆canos y gaviotas con su vuelo aplauden ese lenguaje c贸mplice de pescadores en faena y la chalanita pescadora pasea su figura graciosa y coqueta bajo ese sol redondo de altamar en mecida.

21


Julia del Prado Morales

A la sombra de la muchacha en flor

Ya no más trenzas largas que como señuelo llegaba a mis caderas Ya no más esa boca en flor Ya no más ojos negros de misterio con seducción momentánea Mirar a la mar desde esa playa amiga en ese espejo de agua Ya no.

22


Tendido de sol maduro

Pregunté a las noches Pregunté a las noches por su voz hallé respuestas inconclusas deambulé por tierras y calles Personas no existentes me miraban hoy apareció es tarde los mares acarician mi cuerpo no en soledad.

23


Julia del Prado Morales

Misterio en la mar Mares y mil rostros a ellos voy y no me corro Mares siestos y mares bisiestos mares de enero o de diciembre montaĂąas mĂĄs caminos unos furiosos / otros calmos de alegrĂ­as mĂĄs derrotas Mare Nostrum Mare Magnum Mare Padre Mare Madre a sus orillas llega el repliegue de campanas con misterio en horizonte.

24


Tendido de sol maduro

De los caballitos de mar C贸mo responderte hoy de este nuestro mar si hay caballitos de mar que acojo en mi casa me cuentan sus historias C贸mo responderte hoy su lenguaje no me es ajeno esos hombres orientales cazan ballenas y tambi茅n delfines hasta sus ecos de esa mar / lobos de afuera de esa mar / de adentro / lobos.

25


Julia del Prado Morales

Tarde de collar de perlas Tarde no tan tarde en esa belleza de agua cristalina que me mira: Lucas, el delf铆n, serena a ese hombre que medita a orillas de bajamar Los sonidos le llegan hondamente, su coraz贸n entra en calma Como tarde de collar de perlas.

26


Tendido de sol maduro

Amarrada a su bolero A las seis de la tarde el sol se casa con la luna en esa bahĂ­a larga de chalanitas y figuras El viento azuzado por el fuego se lleva heridas trae otoĂąos tiernos ese juego / su presente Odisea se da de plumas blancas / azules en los juncales la mar / siempre ella dibuja una antigua terraza de madera EtĂŠreo tiempo de pareja amarrada a su bolero.

27


Julia del Prado Morales

Tarde de mar Ayer tuve mar tarde de mar Vino la garza blanca se posó cerca sentí su pluma paseo sutil sobre mi cuerpo No me dijo: -¡Adios! sólo pronunció un hasta luego.

28


Tendido de sol maduro

Garúa Hoy cuando la garúa cae por mi ciudad huelo a tierra y siento tu intensidad Cierto es hay un sol hay dos hay varios soles los veo a veces nos permite acercarnos a ritmo de estufa el uno al otro para suavizar esa frialdad que viene del cielo y de más allá.

29


Julia del Prado Morales

Me pregunto quién soy A veces la vida da flores conciertos de cellos y violines llena vacíos silencios ausencias con marinas barquitos y las niñas de lámparas azules montadas en los hipocampos de esas olas que se traducen en infinito A veces cuando veo el océano me pregunto quién soy.

30


Tendido de sol maduro

Basílica dorada

Basílica dorada estás ahora en la mar como marco en cielo de tapices te abraza con su manjar la luna de orquídeas rojas estabas en el arroyuelo recibías su olfato de agua ¿Dónde andas ahora Basílica dorada? Dice el oráculo: -anda en la mar-.

31


Julia del Prado Morales

Yo soy

Yo soy de los mares y de los destinos que corren. De los acantilados que hablan y de los Apus que miran / más allá de nosotros. Soy del dolor de los pueblos y de la alegría que cunde /menos mal para ellos. Soy la espina que hinca / la flor que toco en mañanas de otoño y la fruta que como / así la vida sigue con la historia que habla: de himnos de guerras de Patrias de amor a la Tierra.

32


Tendido de sol maduro

Cantan las ballenas Cantan las ballenas no s贸lo en Nueva Zelanda sino en los mares del Sur dejan su canto dentro de los pianos y de las guitarras teclas cuerdas arpegio de 煤ltima ola Herman Melville el viento las trae.

33


Julia del Prado Morales

Hace tarde A Erick Strada

Hace tarde gris de Lima se aferra Julia a las noches marinas olor de gaviotas Hace tiempo su huella queda en ese cĂĄntaro blanco lleno de agua con la que baĂąarĂĄ a Erick y lo pinta de verdesazules naranjasrosas serranos dulce / dulce pincel abrigo de este invierno que no se va / que permanece sembremos amigo libros / muchos libros en este hoy que nos queda breve.

34


Tendido de sol maduro

Las gotitas de agua He tomado las gotitas para ponerlas en mi mano Más gotitas para colocarlas en mi frente Caen ahora en mi cuerpo vivo Vienen más recorren mi espíritu Las gotitas hacen su setiembre en mi primavera Gotitas bailarinas alegres risueñas que tocan al hombre lo nuestro

35


Julia del Prado Morales

En

Caricia Cordura Sonido Sentido Sentimiento

36


Tendido de sol maduro

Tu diciembre viene a mí Tu diciembre viene a mí en estación nueva El mar azul plata saluda a la luna en encuentro de amor imaginario con pasión de capullo y ese nomeolvides Evocación y presencia si arrulla la sala de charla con juego de agua y verde jardinero Tu diciembre No Me Olvides.

37


Julia del Prado Morales

Volver A Trilce Ximena, mi hija

Ahora es otro el cantar Es otra la música la estrella es otra la luna que ilumina toda llena Es otra la rama que acaricia mi mano Es otra la luciérnaga que alumbra la cañada Es otro el arroyo que canta diferente hoy Es otra la colina que calma las pisadas Otro es el lago que como cajón queda en mi mirada

38


Tendido de sol maduro

Otra es la lluvia que humedece el cĂĄntaro Y es otro el paraguas que amortigua la gota Es otra la calle que me enseĂąa el hombre Es otra la charla Es otra.

39


Julia del Prado Morales

Tendido de sol maduro Mis tres luceros La vida me ha dado. Proa altamar

40


Tendido de sol maduro

Invento Invento palabras que me da la luna invento nombres que vienen del alba lloran los afectos y yo quedo enhiesta frente a un espejo que me contarรก una historia ausente la espero con sudor y batalla.

41


Julia del Prado Morales

Cópula de fuego y ternura Llega ese perfume del jardín al espejo en que no me miro a diario así quizás un día regrese al vientre de mi madre cópula de fuego y ternura de dos seres que se amaron Nacimiento enraizado rastro que ya no sangra.

42


Tendido de sol maduro

El tiempo detenido La plazuela permanece quieta, es como si el tiempo se hubiera detenido. los hombres conversan, platican en las bancas perennes. Son los mismos de antes y los otros de ahora. Unos están ahí pensando quién sabe rememoran historias con son y sin son. Y los niños sólo pasan, alegres, despreocupados. Son los mismos de antes y los otros de ahora. Se siente a plenitud el ulular del viento. Los árboles se mueven hoy, lentamente.

43


Julia del Prado Morales

La plazuela permanece quieta, callada, aunque hay voces a lo lejos. Son los mismos de antes y los otros de ahora.

44


Tendido de sol maduro

Los pasos A lo largo del camino se levanta uno se levantan dos Y otra vez uno y otra vez dos De pronto se queda el uno y también el dos Parece que no se llega que no se puede más el atajo atasca Y permite ¡el zas! de llegar al punto a la culminación.

45


Julia del Prado Morales

Aquella paloma dulce Fuiste aquella paloma dulce un día de invierno Eras el centro del amor de esa vida que tomó su vuelo Pusiste unas velas en tu mesita de trabajo plantaste jazmines en ese jardín La fragancia esencia del fuego Sombra que ya no te aturde Palomita hace tu pluma Delicias

46

en buenos días


Tendido de sol maduro

Lis dorada

Ambos renacemos en rostro de alborada la hojarasca se fue de nuestra casa y en su lugar fluye -ahorauna flor de lis dorada.

47


Julia del Prado Morales

Melodía de sueño Anoche entre líneas difusas surgieron vientos afables de caminantes en vuelo pañuelos de afecto mi espíritu todavía frágil acepta esa melodía de sueño apacigua mi llama de Quilla en asombro dormida a veces quimera que queda en sonidos de pututos y sicus danza queda pero no fiesta.

48


Tendido de sol maduro

Lo inesperado Leve viene mi pequeĂąo estira sus manitas me da un dulce en mi boca de viento Le atrae mi vestido de maja vestida y yo lo abrazo lo llevo al juego en el jardĂ­n de colores dada al encuentro de locuras y cuento Lo inesperado.

49


Julia del Prado Morales

Estación de setiembre Aún no llega esa esa primavera a mi encuentro tristes todavía las cuculíes lloran porque no tienen abrigo Sueño en mis noches con ese estallido de flores ésta no viene espero esa ternura cálida de estación de setiembre.

50


Tendido de sol maduro

Madre Madre apareció anoche, sostuvo mi cabeza llena de interrogantes en su regazo, como lo hacía antes cuando era niña y adolescente y otras eran mis dudas. Madre apareció y me miraba con esos ojos negros enormes de vicuña paciente, sentí ternura de su setiembre nacido y lloré de contento. Me hizo caricias, las mismas que recibió mi niño cuando ella marchaba a ese mundo sereno. Madre apareció, me dio la luz de aguas celestes que mi vida requiere. Estás conmigo Madre y me acoges en tu setiembre dormido.

51


Julia del Prado Morales

Rosa del Tíbet Tañidos de cuencos y campanas monjes del Tíbet rosa de Chamuel que pinta nuestro cielo tardediferente.

52


Tendido de sol maduro

Mundo de cuerdas Cosecha interna de mundo sugerido Voy tras corcheas azules semifusas doradas de escala solitaria en alegrĂ­a de levĂ­simo perfume.

53


Julia del Prado Morales

Las musas Dejemos que las musas duerman dejémoslas así quietas duermen cosita breve no hay lluvia no hay tormenta en ellas sólo existe silencio shiss shiss shiss no le demos socorro ellas vendrán de apacibles sueños bríos se traen a su nueva vereda de poesía Cosita breve duermen shiss shiss shiss amable poeta.

54


Tendido de sol maduro

Tendido de sol maduro Río hoy río a mi antojo a líneas y a viento Río en playa ancha en poesía de cajón moreno en arenal tendido de sol maduro en brillo de farola compartida Alas danzan con su viento en esta América que habla sorda no está / escucha.

55


Julia del Prado Morales

¡Esto es risa! Risa fresca, alegre como ese árbol que cuando quiere, tiene ojos enormes. Y voces que cuando se anuncian viven en sosiego, el amanecer en sonoro. Risa fresca, alegre como esas hojas de gotitas bañadas que corren - unita a una - poquito a poco -, hacia diversos solares en infinitos lugares. Risa fresca, alegre como ese río que la niña descubre en esa tierra de relato de ojos en sol.

56


Tendido de sol maduro

De otra tierra que al contestarle, lo hace con el cuento de ojos en luna. Risa fresca, alegre como la mar que cuando llega a la orilla, lo hace cargada de espuma vivida. Y asĂ­ en el transcurrir de risa fresca alegre.

ÂĄVivo!...

57


Julia del Prado Morales

Vitrola de arroz Renán está sentado en una vitrola de arroz comiendo rosquitas de maíz con pompas de jabón de maní.

58


Tendido de sol maduro

Esperanza guardada Hombres veloces no buscan la charla no encuentran el silencio que cristalice su ilusiĂłn, de esperanza guardada. QuizĂĄs un dĂ­a la hallen en luna nueva de los siete patios.

Reloj del

de libro

arena de la nada.

59


Julia del Prado Morales

Nicolasa llora su tregua Nicolasa llora su tregua pura triste Se ha puesto sus guantes para que el ruido no la toque.

60


Tendido de sol maduro

Siesta eterna de casa dormida Domingos dormidos en hamacas sintiempo sรณlo a veces din don don din de campana oxidada En esa esquina un viejo espera oyentes sobre calles de piedra Una princesa del Ubinas acude a una foto con su sombrero de flores Ligeras charlas chismes de cuatro de la tarde Silencio luego que vendrรก como tromba cuando el Ubinas reviente Serรก tarde para esa diferencia latente

61


Julia del Prado Morales

acunada en boleterĂ­a de siglos En esa estaciĂłn ya no (para entonces) ni un pelo maullarĂĄ su suerte Siesta eterna de casa dormida.

62


Tendido de sol maduro

Los jardines de Manuel Y Manuel nos llevó a sus jardines de alegorías Formábamos con él diversos cielos montados en caballos negros alazanes Como trotábamos sin hostilidades sin dueños de cada uno de nosotros salía historias con sabor a jugo de frutas se las dábamos a los niños en sus caballos blancos Y nosotros los poetas reíamos ¡cómo reíamos! se dio así de pronto esa ronda ronda libertad añorada en los aires.

63


Julia del Prado Morales

Ver para ti; en vis vos A mis tres hijos

¡Oh mi niño has visto el vis del vis vos! De ríos que andan hacia las profundidades de los caminos. Que se vuelven sogas de lenguas, algunas todavía sin llegar a su destino. De ojos que cuando lloran en ocasiones, se transforman en ríos que fluyen hacia las montañas cargadas de limo. II ¿Has visto mi niño el vis? ¡del vis vos!

64


Tendido de sol maduro

en la mano que Dios que tus amigos te dan para que te sostengas Y andes en ese río que corre que vertió de tus ojos, para transformarse en camino. En los cristales que ayudan a salir de la sombra para llevarte hacia tu destino. ¿¡Lo has visto!? al vis vos mi niño.

65


Julia del Prado Morales

Volátil ella A mi abuela materna: Abigail

Caminé en su casa como antes, cuando era cumpleaños del Niño Dios y nosotras éramos sus pastoras. Como cuando rescatábamos recocijos de amor y ternura al retozar en sus patios al trensillo y la gallina ciega. Como cuando escondíamos osadías en colusión silenciosa de esos ojos atravesantes de la abuela. Esta vez volátil ella me tocó con su mano envuelta en velos. No me sorprendí. Habló poco. Sólo me dijo:

66


Tendido de sol maduro

L U z

LUZ

Yo le dije: A G U A AGUA

67


Julia del Prado Morales

La niña de la lámpara azul La niña de la lámpara azul mata al rojo rey con su gorda guitarra Y su verde violín Ya cierra el círculo de su fuego sagrado.

68


Tendido de sol maduro

Pequeña mujer A mi madre

Pequeña mujer que flotas en mí desde tu cuerpo de Venus a mi ser de agua Pequeña mujer que vienes a mí desde tu luna pérdida a mi guitarra vuelada.

69


Julia del Prado Morales

Casas viejas Las casas viejas hablan de desasosiego y descanso de elogios en declaraciones sonoras Dicen holas desde ventanas aĂąejas a los transeĂşntes en paso Guardan secretos de redondos recuerdos Las casas viejas traman historias en juegos eternos Suenan en agudos chirridos de graves sonidos Esconden baĂşles de historias de noches de invierno Las casas viejas adornan calles y avenidas

70


Tendido de sol maduro

con olores a mirra, tabaco e incienso mientras el hombre lo quiere Pobres esas viejas casas: Malolientes Sedientas Abandonadas Siniestras.

71


Julia del Prado Morales

Viento del Oeste El viento no escucha lamentos transita en ese germen de sue単o venido del Oeste y no muere en tierra de Oto単o.

72


Tendido de sol maduro

Julie Un día no lejano saldrá de la flor de lis el poeta dirá: - compraré un planeta con caja de frutas para los críos América cantará a su Agua sin fronteras. Y el hombre cocinará la paz como una danza de sonrisas frescas. Alrededor de la chimenea el fuego aquietará su corazón en casita de madera. Uno para todos / todos para uno dirá ese Ser Hombre / Ser Sueño. Entonces Yo Mujer Anciana beberé esa fuente del gavilán y su escritura tomaré fotos de la flor de lis y su poeta no queda más / abordaré la nave.

73


Julia del Prado Morales

La retama y el jazmín ¡Ah ah ah! la retama y el jazmín todavía sostienen nuestra risa que no se va en horas de madrugada en horas de nocturnidad con ese golpe de martillo que transita sabio -entre nosotrosdesde tiempos cálidos y añejos.

74


Tendido de sol maduro

Viento verde -多Hay viento verde? te pregunto y me respondes: -si, lo hay. Viento verde que envuelve a tu monta単a.

75


Julia del Prado Morales

Palabras Las palabras vendrán en momentos sabios no abrirán heridas no darán escarmiento sólo esmero de nuevos sueños Palabras aflojan momentos de mañana de paz.

76


Tendido de sol maduro

RetoĂąo A mi hija Trilce

Quisiera hija contarte mi historia de agua de luna de viento Fuego perenne que no se apaga Quisiera hoy hija contarte mi historia que es como la tuya Venimos un dĂ­a a la Madre Tierra a la Pachamama al reto de la vida al gozo de la lluvia Gota que cae en nuestra mano CĂĄliz de la aurora que viene en asombro

77


Julia del Prado Morales

Fragancia de esa miel que brota de una rosa Picaflor la fertiliza Quisiera mi pequeña contarte más: sólo - entre nosotras queda la vieja canción de la vida y su retoño.

78


Tendido de sol maduro

Oyes padre Oyes padre, mi canto en estas maĂąanas de invierno gris. Oyes padre, mi risa en primavera de alegrĂ­as y cuentos. Mi llanto en noches de refugio en almohada. Mis historias en brisa de olas en pausa. En Selva de capironas y renacos que rĂ­en y lloran cuando las huambras abren sus ojos y extienden su mano. Mi silencio en cura de alma.

79


Julia del Prado Morales

Mi plática en dìas de otoño compartidos. Oyes padre, las guerras en las que el hombre se abate en oscuro reproche. La Paz en el ingreso de libélulas mariposas y orquídeas a mi casa con luz.

80


Tendido de sol maduro

Soy aquella Soy aquella que se pierde entre las sombras de ese verano que atomiza que se sostiene en esta vida hasta la llegada de ese punto de salida Soy aquella niña parada en la estación a la espera del tren y su bocina Soy aquella que no pide fechas que alborota los cuadros de un mañana dominguero que duda de la historia de mi Tierra de esa de la mala de la fea Soy aquella la misma y otra

81


Julia del Prado Morales

que vuelve a esta vida como luz en su crisรกlida Soy muchas mรกs soy la misma.

82


Tendido de sol maduro

Los amigos Tomo la almohada entre mis manos, para posar mi cabeza en somnolencia El mantel plagado de caricia en alimento La voz de los amigos, que en ternura me dan más que la palabra La plaza el paisaje, cada hoja que cae de los árboles de Ibarra Con ellos la fuerza telúrica del hombre en verde conmovido La voz que escuché algunas veces en territorio americano, vuelve en otro tiempo, hoy cercano presente en ausencias y querencias de un hoy, en verde movimiento.

83


Julia del Prado Morales

Vibramos en pintura, música, arte y escritura al unísono en azul de melodía. El silencio más allá queda etéreo Etéreo Etéreo Etéreo.

84


Tendido de sol maduro

El timbre Es motivo de juego, suena ligero, rápido - prendido en el tiempo en la mano de un niño que en rauda carrera pasa por una puerta, de un vecino cualquiera. El timbre entonces ríe - cómplice en este juego de niños. Es motivo de angustia, suena fuerte, sonoro - prendido en el tiempo en la mano de una abuela que pide ayuda en socorro al pasar por la puerta. Con el compás de los años el timbre, el timbre busca como su dueño la paz compartida en una casa donde todavía quede el aire en atizado fuego.

85


Julia del Prado Morales

El timbre, el timbre comparte la historia de cada hogar, en familia suena no siempre igual. Diferente, Ish Ish, sordo, Quedado (a veces) Din don Don din Alegre (a veces) El timbre es música cuando se introduce - sutilmente en una cena, en familia. El timbre asusta cuando el hombre duerme la siesta, en suave profundo; o en el sueño de una noche casi eterno (a veces). El timbre vibra ¡Cómo vibra! en dulzura, en fiesta, El timbre danza cuando nos trae una buena nueva

86


Tendido de sol maduro

¡Y cómo! en suave murmullo se sabe poner triste como las noches en pena, en su sonar, en silencio. Y es que triste, triste el timbre suena largo cuando el hombre está en duelo, cuando la angustia lo embarga. El timbre habla, -dice muchoa través de su música en solidario afecto al hombre, en silencio. Y así sabio, en sabiduría -de años aprendidatrae al hogar en familia una historia de sabor a cuento.

87


Julia del Prado Morales

88


Tendido de sol maduro

Sensibilidad e inocencia en la poesía de Julia del Prado

10-12

Mare Nostrum Mare Mágnum Desde el peñasco Les cuento a estas pequeñas Su canción y su bramido Drake el pirata Ese amor y su tejido Ondina y Tritón Saludo al sol Muelle A la sombra de las muchachas en flor Pregunté a las noches Misterio en la mar De los caballitos de mar Tarde de collar de perlas Amarrado a su bolero Tarde de mar Garúa Me pregunto quién soy Basílica dorada Yo soy Cantan las ballenas Hace tarde

14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34

89


Julia del Prado Morales

Las gotitas de agua Tu diciembre viene a mí Volver

35-36 37 38-39

TENDIDO DE SOL MADURO Invento Cópula de fuego y ternura El tiempo detenido Los pasos Aquella paloma dulce Lis dorada Melodía de sueño Lo inesperado Estación de setiembre Madre Rosa del Tíbet Mundo de cuerdas Las musas Tendido de sol maduro ¡Esto es risa! Vitrola de arroz Esperanza guardada

90

41 42 43-44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56-57 58 59


Tendido de sol maduro

Nicolasa llora su tregua Siesta eterna de casa dormida Los jardines de Manuel

60 61-62 63

Ver para ti; en vis vos

64-65

Volátil ella

66-67

La niña de la lámpara azul

68

Pequeña mujer

69

Casas viejas

70-71

Viento del Oeste

72

Julie

73

La retama y el jazmín

74

Viento verde

75

Palabras

76

Retoño

77-78

Oyes padre

79-80

Soy aquella

81-82

Los amigos

83-84

El timbre

85-87

91


Blogs literarios de Julia del Prado: http://Juliesusfotosyescritos.blogspot.com http://eltuturutudejulie.blogspot.com http://losamigosdejulie.blogspot.com http://vienenpajaritasdepapel.blogspot.com (Haiku y Breves) y un blog de fotografía aficionada y videos del Perú: http://elblogderegina2.blogspot.com. (Rastros y fotos) Libros editados: Estampas y leyendas de Huacho y del Norte Chico. Huacho: 1999 En toda el alma hay una sola fiesta. Libro de poemas. Huacho: 2000 Encuentro con Huacho y allende lo mares. Libro de testimonios y crónicas en la que hablan los viejos. Lima: Biblioteca Nacional del Perú, 2001 (edición agotada) Cabriolas. Cuentos breves en verso para niños. Lima: Editorial San Marcos, 2004 La tortuga Alicia. Historia en verso de una tortuga pirata con tres patas y una ruedita. Lima: 2007 Tendido de sol maduro. Libro de poemas. Huacho: 2009


Río hoy río a mi antojo a líneas y a viento Río en playa ancha en poesía de cajón moreno en arenal tendido de sol maduro en brillo de farola compartida Alas danzan con su viento en esta América que habla sorda no está / escucha

Tendido de sol maduro  

Cálidos versos brotados de una singular espontaneidad creativa. Poemario de agua, alusivo al oceano; a las gotas de rocio0, a la lluvia ya l...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you