Issuu on Google+

En Navidad los niños volvieron a pedir un bote a remos. -De acuerdo -dijo el papá,

lo compraremos cuando

volvamos a

Cartagena.

Totó, de 9 años, y Joel, de 7, estaban más decididos de lo que sus padres creían.


1