Issuu on Google+


Escrito por:

Juleidy CrespĂ­n

El mEjor amigo


Mi nombre es Juleidy tengo 16 años la historia que les contaré a continuación es sobre un gran amigo que llego a mi vida de forma inesperada su nombre es Amigo Fue un 24 de julio día de mi cumpleaños cuando lo vi por primera vez, me dirigí a una caja de regalos que se encontraban en la sala y ahí estaba él era tan lindo y tan pequeño parecía un peluche con su pelito alborotado, me sentí tan contenta que en ese mismo instante lo primero que hice fue sacarlo a pasear por el vecindario para que todos lo puedan ver. Las horas habían pasado y ya era tiempo de regresar; una vez dentro de mi casa me di cuenta que no había hecho lo más importante, ponerle nombre así que me puse a pensar ¿cuál sería el nombre indicado para ese pequeño amigo? Fueron varios las opciones que se me ocurrieron en ese momento pero ninguno parecía el correcto hasta que logre elegir un nombre poco común el cual fue AMIGO desde ese momento sabía que él siempre iba a estar cerca de mí. Pasaron tres años y mi querido Amigo ya era todo un jovencito, ambos íbamos de paseo todos los días ya sea por el vecindario o a lugares más alejados pero siempre nos divertíamos, él era mi confidente, le contaba todo lo que me pasaba yo en el fondo sabía que me podía entender porque siempre respondía mis preguntas a su manera pero me las respondía me ladraba cuando era algo positivo y se quejaba cuando veía que lo que decía estaba mal, cuando decía cosas incoherentes el solamente se tapaba los ojitos; realmente me sentía aliviada junto a él. Unos meses después de que Amigo cumpliera cuatro años a nuestro barrio llegaron una pareja de recién casados junto a su mascota el cual era muy importante para ellos. Ambos eran muy trabajadores, salían desde muy temprano dejando a su perro encadenado en el jardín y regresaban ya en la noche; así eran todos los días. Un domingo en la mañana Amigo y yo salimos a nuestro paseo cotidiano por el vecindario mientras que le recordaba todas nuestras anécdotas, estábamos tan felices pero la felicidad nos duró poco. Ya cerca de nuestra casa Amigo se inquietó un poco al escuchar los ladridos agresivos que salían de la casa vecina, yo le hable fuerte y le di un jalón de con la correa con eso Amigo se tranquilizo un poco pero al dar unos pasos más logre escuchar levemente el sonido de una cadena arrastrándose provocando que me voltee dándome cuenta que Chester el perro de mis vecinos venía a mi; todo ocurrió tan rápido lo único que sentí fue los colmillos incrustándose en mi piel, me estaba debilitando poco a poco pero el dolor paro por un momento cuando Amigo se le abalanzó a Chester provocando que ambos salieran bruscamente lastimados pero el más perjudicado fue mi Amigo, mis gritos eran desgarradores al ver como mi compañero se había sacrificado por mí, yo inmediatamente me acerque a él abrazándolo y me respondió agitando su cola con gran satisfacción De esta forma pude ver que tuve un verdadero amigo.-


juleidy crespin