Page 22

Especial para GESTA DE CANTORES

Caliwood y el festival de cine de Cali. Por: Eddie Ferreira. - Corresponsal del Semanario LA VOZ HISPANA y Juglares de New York. Garras de Oro (1926)

Hola Amigos lectores de NUMENs la revista. Caliwood, el mítico cine club de La Sultana del Valle, Cali, la sucursal del cielo de la década de los 70, la de los cortos de la misma década y de las películas de los 80, de la formación de realizadores en la Universidad del Valle, y del programa de televisión Rostros y Rastros. Luis Ospina, cabeza principal de este movimiento ha colaborado y continúa colaborando hasta hoy con el desenvolvimiento de ese mito caleño: en parte inventándolo, en parte documentándolo, en parte haciéndole propaganda. En el 2009, después de un prolongado exilio Luis Ospina regresó a su ciudad natal a dirigir el Primer Festival Internacional de Cine de Cali. Yo, tuve la oportunidad de hablar con el realizador caleño en este mismo año durante el Festival de Cine de Cuba 2009 en New York donde iba como invitado especial por Diana Vargas para rendirle homenaje por su trayectoria artística. Fue una tarde alegre pero algo nostálgica; cuando supo que residí mi infancia en Cali, a pesar de mi natalicio en Ibagué, y a donde llegué exiliado a los tres años de edad, regresando como él, tiempo diez años mas tarde, para volver a salir al “exilio” de New York cuando el cineasta

salía para el suyo de Bogotá. porque ante la Secretaría de Cultura y Turismo de Cali lleEra atrás entonces la época garon varias propuestas para. del “Enmaleta´o”, de Nicholls hacer un festival de cine. Publicidad con Hernán su visionario profeta, padre de la La propuesta que les había publicidad en Colombia, del parecido mejor era una para Grillo, de Chucho Nivia, el M19, hacer un festival de cine del de Andrés Caicedo. Ahora en- Pacífico. Así que en una oportonces nos dispusimos, como tunidad en que Luis Ospina esmovidos por los recuerdos, a taba en Cali con Ramiro Arberememorar esa época floreci- láez quien iba para una reunión ente del perico en la sexta, de en la Secretaria de Cultura a raíz “la Tertulia”, “Dary Frost” y “My de la serie de propuestas para Flower”, de la inauguración del hacer un festival de cine en primer “Kokorico”, fue la época Cali, asistieron a esa reunión exquisita del nacimiento de la donde señalaron a Ospina: cinemateca caleña que hoy por ¡Usted tiene que ser el director hoy denominamos “Caliwood”. sea cual sea el festival! EntonIntentábamos explicar el extra- ces, aceptó, pero argumentó ño fenómeno de la sana y fruc- que quería cambiarle un poco tífera competencia que se daba la orientación, porque hacer un entre los amigos por esta épo- festival de cine del Pacífico era ca, y mientras me contaba de un poco absurdo, porque Hollylas distintas generaciones de ci- wood queda en el Pacífico. Esto complicaba un poco el fesnéfilos y cineastas caleños, me ya tival, y traer películas del orihizo ver cómo incluso películas ente y subtitularlas saldría muy sobre Bogotá, como Satanás y caro. Ospina le dio otro perfil, La sangre y la lluvia, de caleños que fue el que tuvo éste primer que hace rato se radicaron en Festival y que es: “Encuentros la sabana de Bogotá, se puede cercanos de la ficción y de la no decir que son caleñas, por esa ficción”, precisamente porque manera de contar y de mirar éste es uno de los debates más las cosas, que no sabemos si es importantes ahora en muchos verdad o es un invento de sus encuentros internacionales de cinéfilos, o un invento de sus cine y así fue que se hizo. Fue cinéfilos que se volvió verdad. en febrero o marzo de 2009, cuando se organizó y se puso ¿Cómo arrancó la idea del Fes- en marcha el proyecto poco tival de cine de Cali de 2009? antes de viajar al “Havana Film La idea del Festival surgió Festival” de New York.

Luis Ospina había estado viajando por varios festivales durante casi cuatro años con dos películas que había hecho: “La desazón suprema” y “Un tigre de papel”. Y sin proponerse hacer un festival de cine, ya había hecho muchos contactos con gente autorizada, con directores de festivales… y con base en esos contactos fue que el festival logró conseguir tantas películas en un tiempo tan corto. En esta oportunidad hubo un curador invitado que fue Maximiliano Cruz, programador del Festival de cine de Guadalajara, que organizó la muestra ¡Que Viva México!, de México país invitado, ayudó a conseguir películas mexicanas y a conseguir películas de la selección internacional. La gran mayoría de películas venían en diferentes formatos de video: llegaron películas desde betacam digital hasta DVD. Algunas se consiguieron pagando y otras se consiguieron gratis pues hubo gente muy solidaria y generosa con el primer festival. Para la escogencia de salas para la proyección, se hizo una relación de todas las salas que proyectan video y cine en la ciudad y con esta base se hizo la selección. La experiencia del Salón Nacional de Arte también nos sirvió, porque éste funcionó en diferentes lugares. Cali es un sitio muy apropiado para un festival de cine porque es una ciudad amigable, cercana, en el sentido que puedes caminar de una sala a la otra. Hubo proyecciones en el centro de la ciudad, pero también en la periferia, en los centros comunales de los barrios, en las bibliotecas, hasta en un cine-bus, con funciones al aire libre. Había un poco de temor porque la propuesta de hacer un festival de cine era muy arriesgada, la presentación de esa cantidad de películas… que el público no asistiera… pero la respuesta del público fue increíble. La mayoría de las películas fueron gratis, en las salas de 35mm sí se cobraba, y de todos modos las salas de Centenario estuvieron al tope casi todas.

Numens noviembre2013  

NUMEN´s la revista. edición de NOVIEMBRE 2013

Numens noviembre2013  

NUMEN´s la revista. edición de NOVIEMBRE 2013

Advertisement